Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Donde no habite el olvido

 | 
Ana María González Luna
, 
Ana Sagi-Vela González

Voces femeninas del testimonio

Memoriando la reflexión: el diario de campo desde una escritura etnográfica feminista

Amaranta Cornejo Hernández

Texte intégral

Introducción

1El ejercicio de la memoria es ante todo un acto anclado en la subjetividad, y por tal motivo considero importante poner en juego la expresión emocional misma, pues es ahí donde he encontrado pistas que me ayudan a entender algunos de los cómos y porqués genera, genero, conocimiento. Lejos de ser un acto solipsista, desde y para mí, esta generación ha sido siempre una acción colectiva. Esta colectividad está formada por todas y todos los compañeros de viaje en esta vida que me han permitido conocer más y de otras formas. Desde pasarme los tips para tomar un taxi de forma segura, hasta quienes me han presentado a personas conectadas con las redes activistas en los diversos espacios donde he transitado. Vivencias como estas y muchas más configuran espacios donde realizar un trabajo permanente de etnografía. Por todo lo anterior, en este texto hay muchas citas, conforme lo dicta el canon académico, y también hay mucha reflexión, es decir, mucha intersubjetividad.

2En el presente artículo zarpo desde y hacia la reflexión misma. La idea original de este texto hacía referencia a mis investigaciones doctoral y pos-doctoral, realizadas en Chiapas (México) y Managua (Nicaragua); sin embargo, conforme fui construyendo el esquema previo a la escritura, decidí retomar mi actual trabajo en Chiapas. Opté por esta ampliación para, por un lado, enriquecer el análisis y las reflexiones que aquí comparto, y también para comenzar a dar forma al trabajo que realizo desde el otoño del 2014. Es importante para mí hacerlo de esta forma porque sigo mi corazón feminista: darle continuidad a mis acciones y no compartimentarlas según cambie de casa, ciudad, adscripción institucional. Así, en las siguientes páginas entrelazo la reflexividad con la escritura etnográfica, en un amplio compás que comprende tanto el espacio geográfico como la temporalidad de mi trabajo investigativo de 2010 a la fecha.

1. Trabajo etnográfico: la apuesta feminista

3La disciplina antropológica plantea una noción de trabajo de campo que implica un desplazamiento físico y geográfico del investigador o investigadora, además de suponer una permanencia prolongada en ese otro espacio, que es el de estudio (Clifford 2008). Estas dos condiciones permiten una inmersión en la cultura con la cual se trabaja, garantizando así mejores referencias que permitan un análisis más complejo. De tal forma, el trabajo de campo es visto como un rito de pasaje (82) entre una cultura y otra, lo cual implica una distancia entre quien investiga y lo que investiga.

  • 1   Ruth Behar (1995) plantea diversos cuestionamientos acerca del carácter elitista de la antropolog (...)

4Epistemológicamente, siguiendo a Ruth Behar cuando reconoce el perfil elitista de un trabajo de campo que implica desplazamientos físico-geográficos lejanos1, cuestiono que el espacio de investigación, así como sus sujetos, tengan que ser distintos a los de quien investiga. Aquí retomo la propuesta del conocimiento implicado (Harding 1996), el cual hace un borramiento epistémico de la frontera entre lo conocido y quien conoce. El viaje puede plantearse en términos analíticos, y el desplazamiento entonces es hacia un horizonte de participación como sujeto que investiga y de investigación al mismo tiempo.

  • 2   Aquí me refiero a las páginas de internet, los blogs, revistas, periódicos y videos producidos po (...)
  • 3   Hay quienes consideran esto un rasgo de democracia en la investigación, aun así, el discurso de d (...)

5La cuestión geográfica es en definitiva un dato. He dicho que geográficamente se puede una desplazar o no, y eso se afianza cuando en un contexto globalizado las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) facilitan la comunicación y, en ese sentido, el desarrollo de una parte de la investigación. A través de internet se puede tener acceso a información de los sujetos de investigación2, y también se puede obtener información a través de entrevistas o conversaciones utilizando plataformas como las redes sociales —Facebook y Twitter—, Skype y salones de chat. El trabajo de campo a través de las TIC abre la posibilidad de interactuar con personas en muchas partes del mundo sin tener que invertir grandes recursos financieros3. Así, el trabajo de campo se vuelve multisituado.

6Sin embargo, la multisituación va más allá de lo geográfico. En este sentido, George Marcus plantea una etnografía móvil, es decir, una investigación que no se ancla en un sólo espacio geográfico; de esta forma, no depende del contexto para explicar y analizar la re-construcción socio-cultural de los sujetos de estudio. Marcus propone este tipo de trabajo para el rastreo de un discurso, conociendo así sus cambios a lo largo del tiempo y del espacio. Esto puede llevar a conocer no sólo una cultura, sino varias. De esta manera se genera una comparación (Marcus 2001: 116).

  • 4   Utilizo los términos ‘multisituado’ y ‘multilocal’ como sinónimos, sin que implique una diferenci (...)

7En esa multiplicidad de conocimiento Marcus reconoce que la etnografía multilocal4 lleva a un «conocimiento de varias intensidades y calidades» (114), con lo cual se reconoce que no implica una totalidad ni un mismo nivel de análisis de lo investigado. Aquí la propuesta feminista explota el carácter multisituado de las investigaciones para llegar a un plano analítico complejo, porque además de poner atención en los diferentes lugares físicos y geográficos, también atiende «los lugares de concentración del poder o de la marginalidad, de la reproducción social, de la creatividad personal o colectiva, buscando con insistencia las marcas del género en la construcción del espacio» (Castañeda Salgado 2010: 229). Esto implica un cruce de datos acerca del sexo, la edad, la clase, la etnia y el nivel educativo o formativo. De esta forma, las apuestas feministas reconocen los diversos niveles de análisis. En esta variedad, la subjetividad de quien investiga puede ser parte de la intersubjetividad estudiada y puede ser también un dato que aporta a la investigación.

2. Sujetos de investigación, ¿quiénes somos?

  • 5   Promedios de Comunicación Comunitaria es una organización fundada en 1998 y tiene su sede en San (...)
  • 6   El Movimiento en Defensa de la Tierra, el Territorio y por la Participación y el Reconocimiento d (...)

8Mi trabajo etnográfico, como lo anuncio desde el título de la ponencia, parte de un posicionamiento epistémico feminista; es así que me adscribo a la generación de un conocimiento situado: hablo desde Latinoamérica, desde las ciencias sociales, y en un autoreconocimiento de ser tanto académica como activista. Es este activismo desde el cual me he abocado a generar un conocimiento implicado. Cuando realicé la investigación doctoral trabajé con Promedios, una organización de comunicación comunitaria5. Al momento de realizar la investigación yo formaba parte de las colaboradoras externas, sin embargo, de 2004 a 2006 fui parte integrante del staff permanente. Actualmente trabajo en una investigación en torno a la problemática de las mujeres indígenas y campesinas en Chiapas con relación a la tenencia de la tierra. Esta investigación supone una relación tan estrecha con el Movimiento6 de mujeres campesinas e indígenas que soy parte de él. Apoyo en todo lo referente a la comunicación, difusión y procesos de formación y apropiación de tecnologías.

  • 7   La Colectiva desde las Gafas Violeta es un grupo autoconvocado por feministas que habitan en Mana (...)

9Sin embargo, la implicación no pasa únicamente por ser parte formal de una organización ni por la adscripción a un movimiento social, también transita por procesos de identificación con grupos, organizaciones y movimientos sociales. Este es el caso de la relación que establecí con la Colectiva desde las Gafas Violeta7, con quienes trabajé mi investigación posdoctoral. En este caso, la implicación pasa por la identificación con los intereses de las sujetos de estudio. Esta identificación tiene su ápice en el compartir el afán por transformar la sociedad.

10La situación de identificación con la Colectiva me permite abordar el punto de la implicación como un proceso, y por tanto es vital reconocer su carácter de inestabilidad y mutabilidad. Este rasgo es vital para el posicionamiento epistémico feminista, ya que confiere la libertad y congruencia de reconocerme como académica y activista al mismo tiempo, deconstruyendo así la dicotomía entre teoría y práctica. De esta forma, el conocimiento es situado e implicado al mismo tiempo, con lo cual se da pie a la multisituación de la observación y del análisis etnográfico.

3. Intersubjetividades en juego: cartografías memoriosas

11El trabajo etnográfico situado e implicado es un bello horizonte en la generación de conocimiento, y en tanto horizonte entraña tensiones que deben ser consideradas, asumidas y trabajadas en profundidad como parte de un compromiso pleno. La primera tensión tiene que ver con la actitud permanente de mirar desde otras perspectivas el mismo espacio. Este es el caso del diario de campo que elaboré mientras hacía el trabajo doctoral. Este tipo de documento tiene un valor heurístico tal que me permitió re-conocer las ciudades de Managua y San Cristóbal y el mismo espacio de la oficina de Promedios como espacios múltiples, que eran re-configurados de acuerdo a quien lo habitara y transitara. Este habitar supone también una experiencia configurada de la percepción y emocionalidad. James Jasper afirma que:

las acciones, ya se hagan conscientes o no como opciones, se nos presentan junto a una larga lista de riesgos, costos y beneficios potenciales. Debemos incluir estos riesgos, costos y beneficios emocionales porque ayudan a darle forma a las acciones y las decisiones [...] Si hemos de comprender las acciones emprendidas, necesitamos entender las emociones que las conducen, acompañan y son resultado de ellas (2013: 59).

12Así, re-configurar los espacios habitados por las y los sujetos de estudio implica una descripción ‘densa’, la cual incluye la emocionalidad de las y los sujetos y de mí, en tanto investigadora. De esa forma se pueden re-construir mapas trazados desde la memoria que implica la vivencia, la experiencia, la performatividad, en suma, el habitar. Ahí comienza el entendimiento planteado por Jasper.

13Mientras que el trabajo en Promedios supuso un acercamiento que me permitía re-crear un desconocimiento metodológico para así lograr hacerme preguntas que alimentaran el análisis, el trabajo en Managua implicó un acercamiento en donde las emociones a flor de piel me aportaron indicios de análisis que terminé profundizando durante la investigación posdoctoral.

Es como si existiera una pasión que funda la razón, una pulsión que nace en la profundidad del cerebro, se desliza hacia los otros niveles del sistema nervioso, y se manifiesta por fin en la percepción de una emoción o en una influencia no consciente que orienta un proceso de toma de decisión. La razón, desde su forma práctica a su forma teórica, se desarrolla probablemente sobre la base de esta pulsión innata (Damasio 2005: 308).

14Entonces, aquello que podría haber definido, y de hecho definí, como intuición (Cornejo Hernández 2016) es lo que Damasio reconoce como la emergencia de pulsiones en la figura de la teoría. Es decir, que ese sentir en la piel el machismo al transitar las calles de Managua, o al recordar las amenazas que implica(ba) el ser activista en Chiapas (ibidem), fueron las guías cognoscitivas surgidas desde la empiria que fueron nutriendo el trazo de la metodología en mis investigaciones.

15La segunda tensión radica en la decisión sobre qué sí y qué no ‘poner’, no tanto en el diario, sino en el análisis que se nutre de la etnografía. Regreso a mi experiencia en el trabajo con Promedios. Desde que comencé a idear el proyecto de investigación platiqué con Paco, uno de los fundadores de la organización y gran amigo mío. Por esa misma amistad le pregunté cómo sería todo cuando yo plasmara mi análisis en la tesis. Me preocupaba que siendo crítica pudieran generarse conflictos personales. No estaba dispuesta a arriesgar una amistad de años por una tesis. Su respuesta fue contundente: «Hay que hacerlo, hay que ser críticos y si esa crítica está planteada con respeto, no debe haber ningún problema». Actualmente, en el trabajo con el Movimiento, comienzo a elaborar el diario de campo y, por tratarse de un movimiento político, sopeso qué información pudiera ser sensible, y estas ponderaciones son parte de mi trabajo etnográfico. El último ejemplo respecto a lo ‘correcto’ emana del diario de campo del doctorado. Cuando presenté el proyecto a los coordinadores de Luciérnaga, se suscitó una situación por demás desagradable, en la cual yo me sentí acosada sexualmente. Esto quedó reportado en mi diario. Ya en el proceso de escritura de la tesis, mi comité tutoral recomendó que esa escena fuera parte de mi análisis porque develaba algunos de los puntos que yo desarrollaba en torno a la cotidianidad de la violencia de género en las sociedades machistas. Dudé, pues me sentía apenada al evidenciar comportamientos machistas de quienes se suponía eran mis compañeros de trabajo. Al final lo hice, analicé el suceso, y eso me permitió profundizar en mi argumentación sobre el valor analítico de la cotidianidad para entender dónde se anudan diversos tipos de violencia, y cómo esto afecta las interrelaciones.

  • 8La traducción es mía.

16Esta última tensión sobre qué es ‘correcto’ publicar me lleva a la cuestión sobre cómo analizarlo y cómo comunicarlo. Para esto retomo la apuesta de Laurel Richardson, quien reconoce que la comunicación de la ciencia no siempre sigue los caminos más amenos y atrayentes, y de esta forma termina constituyéndose en un conocimiento excluyente. «¿Cómo creamos textos que sean vitales, a los que se les preste atención, que hagan la diferencia? Una forma de crear esos textos es poniendo la atención en la escritura como método de investigación» (Richardson 1994: 517)8. Las preguntas planteadas por Richardson giran en torno a la cuestión del conocimiento, para qué y para quiénes. Es así que el debate del derecho a la información toma forma también en los espacios académicos. Como plantea Gabriela Delgado (2010), el trabajo con las y los sujetos de investigación es en sí ya un proceso de generación de conocimiento. Regresaré a este punto más adelante enfocándome en la Investigación Acción Participativa (Olivera Bustamante 2014; Fals Borda 1993; Villasante 2007).

17Entonces, si retomamos las críticas de Laurel Richardson y nos comprometemos a una generación de conocimiento horizontal y no excluyente, tendremos que re-pensar las herramientas con las cuales trabajamos. A partir de una postura feminista revaloro la subjetividad propia como la posibilidad de trabajar desde el método autoetnográfico (Rambo Ronai 1995; Bénard 2013), para que a partir de ahí pueda reconocer las dinámicas de poder y exclusión que reproduzco en mi práctica como investigadora. Esto me lleva a una permanente actitud reflexiva en torno a mi quehacer.

18La cartografía trazada con y desde la intersubjetividad requiere de un rigor científico que permita atender las tensiones apenas señaladas. No se trata sólo de exponer la emocionalidad capturada en el diario de campo, ni de describir los discursos emocionales que llevan al trabajo de campo y lo dirigen, se trata de ser consciente de los viajes emocionales que permiten politizar las emociones (Ahmed 2004) y entender cuál es su rol, tanto en la generación de conocimiento como en las acciones realizadas por las y los sujetos de estudio.

4. Mirar con ojos de desconocimiento, sentir con el corazón cercano

19Este trabajo etnográfico y autoetnográfico me recuerda el lema impreso en los espejos retrovisores de los carros, porque las sujetos están más cerca de lo que aparentan. Esto entraña, como ya dije previamente, la dificultad de mantener una mirada, un sentir y un pensar de extrañamiento, para así darle forma compleja al trabajo implicado. Ya no se trata sólo de preguntarse qué reportar, sino cómo analizar lo conocido, lo familiar, incluso lo naturalizado. Esto abona el ejercicio de re-construcción de la memoria colectiva, y por lo tanto requiere de una mira crítica, la cual se aleje de esencialismos, y también de justificaciones que avalen conductas y espacios sexistas, racistas, homófobos, xenófobos, y/o gerontocráticos.

20Además, la actitud y mirada de extrañamiento permite abonar en la deconstrucción del pensamiento binario, que separa la práctica de la reflexión y, por lo tanto, aleja la sociedad de la academia. Mirar, sentir, reflexionar, analizar supone un trabajo crítico hacia lo observado, entre lo cual me incluyo como investigadora. Nutro este trabajo con las propuestas feministas hechas a partir del giro emocional, porque es una forma de generar la objetividad dinámica que plantea Evelyn Fox-Keller, la cual responde a la «búsqueda de conocimiento que hace uso de la experiencia subjetiva en interés de una objetividad más efectiva» (2001: 126-127). Reconocer cómo opera mi emocionalidad en el trabajo de investigación implica politizarla, y así complejizar la construcción del conocimiento. Esto tiene que ver con los viajes emocionales que plantea Sara Ahmed porque a través de ellos se «reanima la relación entre el sujeto y el colectivo» (2004: 171). Este aspecto, en relación con mis trabajos, se ha traducido en entablar los diálogos de forma sostenida y compleja entre activismo y academia, desde la emocionalidad y reflexividad. Tal politización de lo emocional despoja de cualquier esencialismo a los sentires, re-conociéndolos como construcciones sociales ancladas en contextos históricos específicos. Así, busco contribuir a ese conocimiento situado que se aleja de las universalizaciones.

21En consonancia con el conocimiento situado, retomo la propuesta de la Investigación Acción Participativa, ya que ésta en gran medida ancla el conocimiento con la cotidianidad, tanto de los sujetos como de la investigación. De esta forma se vuelve relevante retomar la propuesta dialéctica del conocimiento (Villasante 2007: 144), ese camino de ida y vuelta continua entre práctica y reflexión, sociedad y academia. Es importante reconocer los aportes de cada sujeto involucrado en el proceso investigativo. Retomo aquí lo que Maribel Ríos (2010) nos dice respecto a que el proceso investigativo es el proceso de conocer a los sujetos de investigación, de conocernos a nosotras mismas como investigadoras y que los sujetos de investigación se conozcan a sí mismos.

22El reto mayor para re-construir la dialéctica planteada por Villasante tiene que ver con la exposición a entornos familiares pero en situaciones de desventaja. Aquí me refiero específicamente a que el trabajo con las mujeres del Movimiento significa un espacio bilingüe, español-tseltal, porque en el proceso de conocimiento continuo y entre distintos sujetos la lengua cobra vital importancia. La gran mayoría de las mujeres no habla español, y aunque lo hagan se sienten más cómodas expresándose en su lengua. Esta exposición implica para mí una desventaja porque no sé tseltal; sin embargo, esta situación me ha permitido tomar consciencia de la traducción como herramienta que acerca y que al mismo tiempo recuerda la diferencia en la experiencia. Cuando cada una de nosotras mujeres podemos expresar nuestras ideas en nuestra propia lengua se enriquece el trabajo. Esto supone, sin duda alguna, mayor tiempo; sin embargo, el proceso que se genera es precisamente ese: conocernos en la acción. De esta forma, el conocimiento no sólo es aquel que se comunica y difunde a través de textos, sino lo que cada una lleva ya en su corazón. Así, la cercanía se re-genera en lo que podría ser llamado un contagio (Von Scheve-Ismer 2013) o viralización a través del sentir.

5. Coda

23Más que llegar al punto de las conclusiones marco un punto y seguido en el quehacer de mi investigación académica, porque se trata de un trabajo en curso, un trabajo permanente, un trabajo como opción de vida.

24En el espacio autogenerado por el presente texto reflexioné a partir de la memoria que implica el diario de campo, y lo hice desde mi postura feminista. Si, como Ruth Behar plantea, la escritura es nuevamente invisibilizada en la labor etnográfica hegemónica, consideré preciso retomar ese espacio de enunciación y aportar la mirada feminista como ejercicio del derecho a la libertad de expresión y de acceso a la información, y también como un aporte analítico al conocimiento. Tenemos, entonces, que el diario de campo no implica una escritura neutra, sino que está posicionada epistémicamente. Así, escribir desde una conciencia feminista implica reconocer las tensiones que genera mirar, describir y analizar con la finalidad de deconstruir lógicas binarias que plantean polos supuestamente irreconciliables, como teoría/práctica, intelecto/emocionalidad e investigadoras/sujetas de investigación.

25El diario de campo ha servido, de esta forma, como un doble testimonio que sustenta el presente artículo. Por un lado, deja asentadas vivencias y reflexiones individuales y colectivas sobre el habitar espacios de trabajo político. Por otro lado, da pie a las reflexiones epistemológicas aquí vertidas. Ese mismo develar nutre la reflexividad en torno al testimonio en cuanto a su relevancia y valor heurístico.

Bibliographie

Ahmed S., 2004, The cultural politics of emotions, Edinburgh University Press.

Behar R.-Gordon D. A. (eds.), 1995, Women writing cultures, University of California Press: 1-29.

Bénard S. M., 2013, From impressionism to realism: painting a conservative Mexican city, «Cultural Studies, Critical Methodologies» 18/07/2013, http://csc.sagepub.com/content/early/2013/07/18/1532708613495801 (última consulta 24/12/2016).

Castañeda Salgado M. P., 2010, Etnografía feminista, en N. Blázquez Graf- F. Flores Palacios et al. (coords.), Investigación feminista. Epistemología, metodología y representaciones sociales, México, UNAM: 217-238.

Clifford J., 2008, Itinerarios trasnculturales, Barcelona, Gedisa.

Cornejo Hernández A., 2016, Género y comunicación radical. Discursos de disrupción, tensión y transformación en Chiapas y Nicaragua, México, UNAM.

Damasio A., 2005, El error de Descartes: la emoción, la razón y el cerebro humano, Barcelona, Crítica.

Delgado Ballesteros G., 2010, Conocerte en la acción y el intercambio. La investigación: acción participativa, en N. Blázquez Graf-F. Flores Palacios et al. (coords.), Investigación feminista. Epistemología, metodología y representaciones sociales, México, UNAM: 197-216.

Fals Borda O., 1993, La investigación participativa y la intervención social, «Documentación social. Revista de Estudios Sociales y Sociología Aplicada» 92: 9-22.

Fox-Keller E., 2001, Reflexiones sobre género y ciencia, Valencia, Institució Alfons el Magnanim.

Harding S., 1996, Ciencia y feminismo, Madrid, Ediciones Morata.

Jasper J., 2013, Las emociones y los movimientos sociales: veinte años de teoría e investigación, «Revista Latinoamericana de Estudios sobre Cuerpos, Emociones y Sociedad» 10.4: 48-68.

Marcus G., 2001, Etnografía en/del sistema mundo. El surgimiento de la etnografía multilocal, «Alteridades» 11: 11-127.

Olivera Bustamente M., 2014, Documento de trabajo, Ms., Cuerpo Académico de Género y Feminismos, CESMECA, Chiapas.

Rambo Ronai C., 1995, Multiple reflections of child sex abuse: an argument of layered account, «Journal of Contemporary Ethnography» 4.23: 395-426.

Richardson L., 1994, Writing as a method of inquiry, en The handbook of qualitative research, London, Sage.

Ríos Everardo M., 2010, Metodología de las ciencias sociales y perspectiva de género, en N. Blázquez Graf-F. Flores Palacios et al. (coords.), Investigación feminista. Epistemología, metodología y representaciones sociales, México, UNAM: 179-195.

Tang L.-Yang P., 2011, Symbolic power ant the Internet: the power of a ‘horse’, «Media, Culture and Society» 33, 29/06/2011.

Villasante T. R., 2007, Una articulación metodológica: desde textos del socio-análisis, I(A)P, F. Praxis, Evelyn F. Keller, Boaventura S. Santos, etc., «Política y Sociedad» 44.1: 141-157.

Von Scheve C.-Ismer S., 2013, Towards a theory of collective emotions, «Emotion Review» 4.5: 406-413.

Notes

1   Ruth Behar (1995) plantea diversos cuestionamientos acerca del carácter elitista de la antropología. Retomo, entonces, esa noción de ampliar el horizonte epistémico y dejar de considerarme a mí misma como la autora y la experta que posee el conocimiento necesario para explicar los discursos de los otros, en este caso, de Luciérnaga y Promedios, organizaciones para el trabajo comunitario con las que trabajé y de las que formé parte.

2   Aquí me refiero a las páginas de internet, los blogs, revistas, periódicos y videos producidos por los mismos sujetos o que giran en torno a ellos.

3   Hay quienes consideran esto un rasgo de democracia en la investigación, aun así, el discurso de democracia en tanto acceso a internet plantea otros retos, como la eliminación de la brecha tecnológica, digital y cognitiva para poder garantizar un acceso más amplio y pleno a las TIC. Al respecto, Tang y Yang advierten que «es una ilusión entonces creer que el Internet distribuye el poder simbólico a la gente común. Es más correcto decir que Internet ofrece a la gente común el potencial del poder simbólico» (2011: 677).

4   Utilizo los términos ‘multisituado’ y ‘multilocal’ como sinónimos, sin que implique una diferencia conceptual alguna. En el artículo de Marcus al que hago referencia la traducción es ‘multilocal’, aunque en otros textos, como el de Martha Patricia Castañeda Salgado (2010), se refiere a lo ‘multisituado’ en relación al mismo artículo de Marcus.

5   Promedios de Comunicación Comunitaria es una organización fundada en 1998 y tiene su sede en San Cristóbal de las Casas. Su nacimiento responde a una de las demandas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional: la autodeterminación y autorepresentación en los medios de comunicación. Así, una de las funciones de Promedios ha sido la transferencia de tecnología y de los conocimientos necesarios para que las comunidades zapatistas puedan operar sus propios medios.

6   El Movimiento en Defensa de la Tierra, el Territorio y por la Participación y el Reconocimiento de las Mujeres en las Decisiones fue conformado el 8 de marzo del 2015, y sus dos reivindicaciones principales son el derecho de las mujeres a co-poseer la tierra en el esquema de la propiedad social y a participar en la toma de decisiones colectivas. Estos dos derechos podrían garantizar una plena participación de las mujeres en las luchas por la defensa de la tierra y el territorio.

7   La Colectiva desde las Gafas Violeta es un grupo autoconvocado por feministas que habitan en Managua, Nicaragua. Sus integrantes reconocen la cualidad de provisionalidad del espacio, ya que participan y se reconocen como parte de la Colectiva en tanto comparten intereses —ciberfeminismo, acoso sexual callejero, defensa personal para mujeres, autocuidado —; cuando éstos cambian, su adhesión también. Las integrantes son mujeres de diversas edades y de diversa procedencia geográfica a nivel mundial.

8 La traducción es mía.

Auteur

Conacyt-Cesmeca, Chiapas, México

Lire

Freemium

open access

Offert par L’éditeur de ce site