Version classiqueVersion mobile

Donde no habite el olvido

 | 
Ana María González Luna
, 
Ana Sagi-Vela González

Voces femeninas del testimonio

Un testimonio guerrillero desde la óptica femenina: Rosa Albina Garavito

Edith Negrín

Texte intégral

Turbulenta su fluida calma
Coral Bracho

1. Rosa Albina, reflexión y remembranzas

1En 2014 Rosa Albina Garavito, destacada representante de la izquierda parlamentaria mexicana, profesora y periodista, publicó su libro titulado Sueños a prueba de balas. Mi paso por la guerrilla, donde rememora, como reza el subtítulo, el periodo de su apoyo a la lucha armada. El texto lleva un prólogo del intelectual combatiente por la democracia José Woldenberg.

2Garavito cuenta con publicaciones anteriores, entre otras: Los espejismos del cambio 2000-2002 (2002) y Apuntes para el camino. Memorias sobre el PRD (2010). Todos sus libros y ensayos se articulan alrededor de la misma búsqueda de un proyecto de nación desde la izquierda. Una indagación con la que se ha comprometido por entero; al decir del historiador Lorenzo Meyer, ella personifica la integración de la teoría con la práctica, y su biografía imbrica la evolución personal con la colectiva, como consecuencia de la voluntad y el compromiso razonado. Reconoce, asimismo Meyer, la contribución de Rosa Albina Garavito a la transformación política de México, y destaca su carácter crítico (Garavito Elías 2002: 15, 20).

  • 1   Para Enrique Krauze, que estudia las generaciones en la historia de México, la del 68 está formad (...)

3Nacida en 1947 en un pueblo fronterizo sonorense, su trayectoria la muestra como una hija genuina del 68 y comparte, con los mejores representantes de esta generación, la desilusión crítica del sistema político mexicano y la búsqueda militante de nuevos caminos para la justicia social1.

4El libro fue escrito en 2002, permaneció inédito doce años, «por pudor, porque a pesar de ser una experiencia política, es sobre todo una experiencia personal», explica la autora en un post scriptum de 2014 que precede al relato. Cuenta que, finalmente, decidió sacarlo a la luz para contribuir a crear conciencia entre las nuevas generaciones, para que éstas conocieran las luchas que conquistaron determinadas libertades y derechos democráticos actuales. Justifica su resolución de publicar porque en la etapa clandestina compartió la utopía colectiva de forjar, por la vía de las armas, un país mejor (Garavito 2014a: 22-25).

5El mismo año en que se publica la rememoración de Garavito aparece otro testimonio personal de un militante de la izquierda partidaria, José Luis Hernández Jiménez, titulado, glosando una frase de Heberto Castillo, Cuando correteábamos utopías. Desde la madurez, Rosa Albina prologa este libro reiterando su propia inscripción generacional y su constante preocupación ética (Garavito 2014b).

6La aclaración citada del post scriptum de Sueños a prueba de balas es importante porque da cuenta del dilema personal de la autora al escribir estas memorias, de los silencios tangibles en ellas. Narrar en primera persona, convencida de que el yo, el individuo, sólo importa en tanto representa a una colectividad, de acuerdo a los postulados tradicionales del materialismo dialéctico. Desde su punto de vista, la narración adquiere legitimidad en tanto conlleva una enseñanza política. Tras estas premisas, no extraña a los lectores que el relato fluya siempre contenido por los diques de lo que la autora, en el presente, con la perspectiva histórica afinada de una activa participante en la vida de la nación, considera políticamente correcto.

2. La semilla del madera

7A través de los quince capítulos de Sueños a prueba de balas, la narradora relata su experiencia en un grupo armado, pero la desborda, mirándola a distancia e imbricándola con información, reflexiones y análisis de determinadas coyunturas. Sus comentarios sobre la situación política nacional en conjunto forman un fresco histórico de las diversas acciones de oposición y resistencia en el país, con las consecuentes represiones gubernamentales en las décadas que van de los sesenta a los noventa de la anterior centuria.

8Recapitula así las luchas que en la década de los sesenta protagonizaron mineros, ferrocarrileros, médicos y maestros. Remembra el asesinato del dirigente campesino Rubén Jaramillo, en 1962, a manos de militares y policías judiciales, bajo el gobierno del presidente Adolfo López Mateos.

9Recuerda, asimismo la escritora, el fallido asalto al cuartel militar Madera por un grupo de militantes del norte del país en 1965. Vale la pena reiterar que éste es un acontecimiento fundamental en la historia de las luchas guerrilleras en México. Sobre esta acción relata Jorge Luis Sierra Guzmán:

En la madrugada del 23 de septiembre de 1965, una docena de maestros, líderes agrarios, estudiantes y campesinos intentaron tomar por asalto el cuartel del Ejército mexicano en Ciudad Madera, en la región suroccidental de la sierra Tarahumara que colinda con Sonora.
Esa acción fue la primera y última importante de la organización llamada Grupo Popular Guerrillero (GPG). Ahí murieron sus principales líderes y casi todos sus miembros (2003: 31).

10Ciertamente, los movimientos armados contemporáneos en nuestro país tuvieron su fase más intensa en la década de los setenta —de 1971 a 1977—, con un referente geográfico disperso, pues se trataba de agrupaciones de diversos matices ideológicos izquierdistas, en distintos lugares, desconectadas entre sí, como apuntan Patricia Cabrera López y Alba Teresa Estrada (Cabrera López-Estrada 2012: 24). Sin embargo, historiadores y militantes coinciden en localizar algunas de estas luchas hacia 1964, y subrayan el intento de toma del Madera, sangrientamente reprimido por las fuerzas gubernamentales, como el inicio simbólico de las luchas partisanas. En ello coincide el investigador Francisco Pérez Arce: la guerrilla mexicana «había empezado en 1964 pero retenemos como el comienzo de esta historia una fecha: 23 de septiembre de 1965, y un lugar: Madera» (Pérez Arce 2007: 147). La cronista Laura Castellanos insiste: la «onda expansiva» generada por el embate al campamento militar trascendería «para convertirse en símbolo de lucha armada de otros jóvenes en el país» (Castellanos 2008: 64). Carlos Montemayor escribió dos novelas recreando el asalto al cuartel militar, Las armas del alba (2003) y Las mujeres del alba (2010). En un acercamiento ensayístico a la lucha armada, llegó a afirmar que desde el amanecer del 23 de septiembre de 1965 el país había vivido un estado de guerra casi ininterrumpida (Montemayor 2007: 24). En suma, la toma del Madera era un operativo «para alcanzar el cielo», advierte el guerrillero y escritor Fritz Glockner (2007: 168).

11Evoca también la narradora la guerrilla rural de Lucio Cabañas, jefe del grupo armado Partido de los Pobres en la sierra de Guerrero, muerto en 1974 durante el gobierno de Luis Echeverría Álvarez.

12Alude Rosa Albina a la guerra sucia del estado contra la guerrilla (1962 y 1982). Evoca la insurgencia estudiantil en universidades del interior y en el DF en diversos momentos, que culmina en 1968 y padece la masacre de Tlatelolco, así como la represión del 10 de junio de 1971.

13Por lo que hace a la izquierda parlamentaria, Garavito trae al presente las batallas por la democracia electoral de Heberto Castillo y Cuauhtémoc Cárdenas (1996), en algunas de las cuales tomó parte. Recuerda, además, la irrupción del ejército Zapatista de Liberación Nacional en 1994. En cuanto a referentes históricos externos de la situación nacional, habla de las formas diversas que asume la dominación económica norteamericana, y de la esperanza para toda América Latina que significó la Revolución castrista. Evoca igualmente otros acontecimientos internacionales significativos para las izquierdas: el asesinato de Martin Luther King, la guerra de Vietnam o el 68 francés.

3. El cuerpo herido

14A través del hilo conductor de la actuación política, en Sueños a prueba de balas la voz narradora va y viene entre el presente y el pasado, recordando diversos periodos de su trayectoria vital. Si ordenamos la historia, sabemos que ella nació en Sonora en 1947 y a los cuatro años fue llevada por su familia a vivir a la desértica Mexicali, Baja California. Ofrece la estampa fugaz de una infancia campirana, con árboles y animales, agua y sol, y juegos con otros niños, en una casa familiar amorosa, cómoda y acogedora. Dicha vida segura fue pronto interrumpida, cuando ella rondaba los quince años, por las agresiones del sistema.

  • 2   La novela Jardín de milagro fue escrita en 1956 por la prolífica escritora inglesa Rumer Godden, (...)

15Rosa Albina pasó su cumpleaños en un campamento improvisado con techos de cartón junto a las vías del ferrocarril, donde se tuvo que alojar un grupo de familias que, como la suya, habían sido desplazadas violentamente de sus casas en una colonia llamada Benito Juárez. Informa con orgullo que su padre había dirigido la resistencia de los colonos y había sido encarcelado. Y reflexiona: «me daba cuenta de que estaban destruyendo mi mundo de adolescente, ese que construía llena de fantasía desde una esquina detrás de la mesa del comedor, donde leía novelas como Jardín de Milagro2, o La Ilíada y La Odisea, y tantos otros libros que no entendía» (2014a: 55). En otro pasaje reitera «un día me echaron de mi casa junto con los míos. Desde entonces hay un ángel caído dentro de mí que se rebela contra las injusticias» (63).

16La apasionada lectora, a los dieciséis años, se traslada a Monterrey con una beca para estudiar economía en la Universidad de Nuevo León. Obtiene la licenciatura precisamente en 1968, año significativo para la juventud mexicana y, en términos generales, la occidental. Ese mismo año viaja con su compañero José Luis a estudiar una Maestría en Sociología en Santiago de Chile, donde tiene importantes experiencias intelectuales, políticas y afectivas. Así, la lectura de Marx la convence de las posibilidades del materialismo histórico para comprender el mundo, en las cuales nunca ha dejado de creer. Otra revelación fue la escritura de Simone de Beauvoir; ella afirma que le afectó más en tanto a la relativización de los sentimientos que en cuanto al feminismo; sin embargo, su visión del mundo y su actuación pueden calificarse de feministas. Pero la vivencia chilena más importante no fue intelectual sino política; se trata, por supuesto, del triunfo de Salvador Allende, que la condujo a conocer la solidaridad entre latinoamericanos.

17A su vuelta a México, en agosto de 1971, cuando andaba por los veinticuatro años, se sumó al grupo armado que encabezaba en Monterrey Raúl Ramos Zavala, economista y maestro, que había sido parte de la Juventud Comunista neoleonesa. Este grupo, que luego se llamaría Los Procesos, fue fundamental para formar dos años después la Liga Comunista 23 de Septiembre, la guerrilla urbana más importante del siglo XX en el país.

18Rosa Albina fue una más entre los universitarios desencantados del sistema político mexicano, insatisfechos de las organizaciones políticas de izquierda y testigos o participantes del movimiento de 1968, una «fiesta de libertad», en palabras de José Woldenberg (Garavito 2014a: 13), que culmina en la masacre de la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco, por una parte. Por otra parte, aquellos jóvenes alumbrados por la incandescencia promisoria de la Revolución cubana se radicalizaron, y concibieron la vía armada como la única posibilidad de cambio revolucionario. Para Patricia Cabrera López, que ha estudiado las manifestaciones literarias y los diversos proyectos culturales generados por la insurrección del 68, este año da fin a la década de los sesenta y constituye el inicio de la de los setenta (Cabrera López 2006: 163).

19Como Rosa Albina, otros jóvenes de clases medias abandonaron sus hogares y sus ciudades, en algunos casos sus estudios o sus profesiones, convencidos de poseer la verdad histórica. Con precisión, la autora reconoce al inicio, desde el post scriptum, que su paso por la guerrilla fue efímero, pero a la vez tan intenso que definió su visión del mundo y su posterior militancia (Garavito 2014a: 21). Ciertamente, Rosa Albina no alcanzó a ser parte de ningún episodio donde tuviera que tomar las armas; apenas unos cinco meses después de haber ingresado al grupo, mientras estaba encerrada con otros dos militantes en un departamento, la policía irrumpió con gritos, amenazas, disparos y bombas lacrimógenas y ella recibió un balazo en el estómago.

20La descripción de este asalto policiaco es el episodio que la narradora elige para iniciar su relato, y se abre con la exclamación de uno de los representantes de las fuerzas del orden:

“¡Es una pinche vieja!”, fue lo último que escuché antes de caer herida. Cuando me recuperé, estaba tirada en el suelo al lado de José Luis. Los Judiciales disparaban contra una de las paredes del pequeño departamento de los Condominios Constitución. Estaban enloquecidos. Era el primer enfrentamiento planeado de la policía contra un grupo armado en Monterrey […] Seguramente pensaban que encontrarían un comando super entrenado […] y no al trío compuesto por dos maestros de la Facultad de Economía y un alumno que estaban más espantados que ellos, y sólo con una escuadra calibre .38 y un viejo revólver .22 (31).

21Poco más adelante, ella hace el recuento de sus daños:

La bala me había entrado por la espalda y me había salido por el lado izquierdo, debajo de las costillas. El impacto me destrozó un pedazo de pulmón, el bazo y la tercera parte del intestino grueso. La ingenua idea de tres días de reparación se convirtieron en siete meses de hospital y cinco intervenciones quirúrgicas (35).

22La herida de la joven, y las circunstancias en que acontece, es uno de los múltiples ejemplos de la carencia de respeto a los derechos humanos por parte del poder en las acciones contra la guerrilla. Los policías, describe Rosa Albina, «no traían orden de cateo. A José Luis lo torturaron, al Tolo lo acribillaron. A mí casi me matan» (42). La lesión puede verse como una doble metáfora, la que las acciones guerrilleras en su conjunto infligieron al cuerpo del sistema político mexicano, y a la inversa, la que la represión produjo en el movimiento armado. Guerrilla y sistema se recuperaron, la lucha seguiría.

23Días antes de la detención, el grupo al que ella pertenecía había llevado a cabo un operativo. Rosa Albina cuenta que había manifestado su voluntad de participar:

Pero sólo Jorge Sánchez Hirales apoyó la idea. El resto argumentó que una mujer en un asalto bancario en Monterrey llamaría demasiado la atención, de modo que fácilmente darían con su paradero […]. Así que ni modo, tuve que ir a dar mi clase el viernes a la Escuela de Trabajo Social de la Universidad Autónoma de Nuevo León, mientras mis compañeros realizaban un desastroso doble asalto bancario, con un policía muerto y el auto identificado casi de inmediato (39).

24Si bien no llegó a participar en las operaciones armadas del grupo, Rosa Albina estaba íntimamente vinculada a los guerrilleros. Recuerda su matrimonio con José Luis en el penal de Topo Chico (en Nuevo León), donde el militante estaba encarcelado y, reitero, había sido torturado. Algunos combatientes queridos por ella murieron, otros desaparecieron. Así dice, «conocí la muerte por la represión. La muerte de mis amigos, de mis compañeros» (104). Cuando a la militante, además de sus propias laceraciones, le fue prohibido ver a sus compañeros en Topo Chico, el dolor y la necesidad de sobrevivir le hicieron desear ser insensible:

No lloré […], me fui construyendo una coraza […], no podía derrumbarme […] Me convertí en la reina de la negación: era invulnerable y todo estaba muy bien. Con los años fui cambiando, ahora sí le doy permiso a la tristeza, al cansancio, y a veces me derrumbo. Parece que ya me quité la escafandra con la que andaba por la vida (104, 150-151).

4. La guerrilla vista a la distancia

25El inventario casuístico que ofrece la narradora es breve y, no obstante, suficiente para sustentar sus conclusiones. En más de un pasaje recalca que aunque entiende y justifica la opción por la vía armada en ese momento, como una respuesta generacional, actualmente —a inicios del siglo XX en que escribió el texto— opta por una vía «legal y pacífica». Si bien la guerrilla «fue una locura necesaria», afirma, el costo «en vidas, en pérdida de libertades, en violación masiva de los derechos humanos, en impunidad» fue muy alto (Garavito 2014a: 22-23, 144).

26Poner la fuerza de las armas por encima de la fuerza de las ideas, explica, lleva al militarismo. El examen de los expedientes sobre la guerrilla revela claramente «[su] vulnerabilidad frente a las infiltraciones, la consecuente manipulación y el autoritarismo a que conduce»; así como la posibilidad de su exterminio (24-25). Concuerda con ello el historiador Barry Carr, quien localiza la campaña de asaltos bancarios, expropiaciones y secuestros a manos de diversos grupos armados urbanos hacia 1970, y su virtual derrota hacia 1975. Atribuye las limitaciones de la guerrilla a su aislamiento de los movimientos populares y a sus conflictos con la izquierda no clandestina (Carr 1996: 262).

  • 3   Aunque no utiliza los mismos adjetivos que Garavito, el testimonio de Gustavo Hirales, exmilitant (...)

27Advierte Garavito que, ya en la Liga 23 de Septiembre, el radicalismo llegó a un extremo de «delirios teóricos e ideológicos» que tuvo su manifestación más evidente en el grupo autonombrado Los enfermos de Sinaloa3. Éstos no sólo consideraban como enemigos a los representantes del sistema político, sino a todas las personas y los grupos que optaban por una transformación política gradual de las universidades y del país. La reflexión crítica de la autora continúa entrelazándose con episodios de su biografía.

28Así, en la historia, asiente que no fue a la cárcel gracias a la estrategia de su abogado defensor; si bien ella estaba en desacuerdo en que la presentara como «una mujer enamorada de su compañero que nunca se enteró de las actividades ilícitas en las que él se había involucrado» (Garavito 2014a: 168). Una consideración sin duda comprensible desde la óptica feminista. Rosa Albina salió, pues, en libertad condicional, pero su proceso legal continuaba abierto; en 1978, cuando residía en la capital del país con su hija de cuatro años y trabajaba en la Universidad Autónoma Metropolitana, se enteró de que acababa de ser sentenciada a veinticuatro años de prisión. Por fortuna, pocos días después de esta noticia supo que el CONACYT (la representación académica del estado mexicano) le había otorgado una beca para estudiar en Italia. Jugó con la posibilidad de refugiarse en los Estados Unidos, donde tenía compañeros, pero finalmente viajó a Italia, donde permaneció tres años. Una etapa de la que apenas habla en este libro; pero la reflexión del exilio agudizó su conciencia autocrítica: examina y censura en sí misma y otros guerrilleros esa voluntad ciega de actuar sin tener en cuenta las condiciones reales. Así, al pasar de Nuevo León al DF, encontró «la distancia necesaria para empezar a curarme de mi voluntarismo político». Y respecto a Roma, repite, «allí me curaría de mi voluntarismo político. A partir de entonces ya no me invadiría la prisa. Ahora sí, nada más las ganas de hacer de México una casa luminosa para todos» (180, 185).

29El voluntarismo al que alude la militante ha sido, sin duda, inherente a la guerrilla latinoamericana. Una y muchas veces se encuentran citadas en las memorias y novelas de guerrilleros las palabras de Ernesto Che Guevara «no siempre hay que esperar a que se den todas las condiciones para la revolución; el foco insurreccional puede crearlas» (Guevara 1970).

5. El sello generacional

30Insisto, el testimonio de Rosa Albina Garavito lleva un sello generacional. Comparte la formación cultural de los universitarios mexicanos coetáneos en la capital y en el interior de la República: libros, canciones, películas que se integraban con familiaridad al discurrir cotidiano y a cuyos autores, directores, intérpretes se refiere casi siempre sólo por su apellido. Menciona así a los autores que determinaron sus ideas y visión del mundo, desde los clásicos hasta los modernos: Karl Marx, Jean Paul Sartre, Maurice Merleau-Ponty, Simone de Beauvoir, Albert Camus, Isaac Deutscher, Herbert Marcuse. Y respecto al tercer mundo, José Carlos Mariátegui, Frantz Fanon, Enzo Faletto. Recuerda a narradores como Hermann Hesse, Cesare Pavese, Miguel Hernández y Gabriel García Márquez. A cineastas como Luis Buñuel, Luchino Visconti y Michelangelo Antonioni. A los músicos que escuchaban los jóvenes en los Estados Unidos y en Europa: los Doors, Jimmy Hendrix, Bob Dylan, Janis Joplin, Bob Marley, los Rolling Stones. A los compositores y cantantes que amaban los jóvenes latinoamericanos: Violeta Parra, Alfredo Zitarrosa, Daniel Viglietti, Enrique Santos Discépolo, Jorge Cafrune. A los cantantes consagrados por la tradición popular mexicana, Pedro Infante y Jorge Negrete; e incluso a alguno menos famoso pero en su momento muy escuchado en el ámbito de la música norteña, Cornelio Reyna. A Reyna lo cita en uno de los escasos momentos en que alude a sus sentimientos personales, en este caso, los celos: «Me caí de la nube en que andaba» (Garavito 2014a: 32, 122-125).

31La revisión detenida del suplemento La Cultura en México de la revista política Siempre!, durante 1968, permite a Jorge Volpi no sólo analizar la relación de los intelectuales mexicanos con el poder, que es su intención, sino mostrar la repercusión de los acontecimientos internacionales en el pensamiento del país (Volpi 2008). Editado en la capital, el suplemento era leído también en el interior de la República. Independientemente de que Rosa Albina Garavito, estudiante en Monterrey, frecuentara la revista, su inquietud intelectual y política coincide con las preocupaciones manifestadas en los artículos de ese año. Así, ella compartía el imaginario social de los jóvenes occidentales de izquierda, de los sesenta en adelante.

6. La narración serena

32La narrativa de Rosa Albina Garavito tiene un ritmo sereno. Tal vez, como lectores y lectoras de ficción-real hubiéramos deseado un poco menos de calma, de contención, y un poco más de incursión en los sentimientos. Fuera de pasajes de ternura como el que se refiere a un niñito vecino, hay pocas menciones sentimentales, y casi siempre sin profundizar. Me atrevería a preguntarle a la autora, recordando un título de otro escritor exguerrillero, Salvador Castañeda: «¿Por qué no dijiste todo?», pensando en lo mucho que decidió callar, y en la turbulencia y la intensidad que se perciben bajo el apacible ritmo narrativo. Sin embargo, tal vez es un reclamo injusto que obedece sólo al deseo de saber más.

33Las omisiones de Rosa Albina son conscientes y deliberadas, pues su pluma está guiada por la intención política, a la que todo lo demás se subordina. Así, por ejemplo, cuando habla de algunas feministas en Roma dice: «encontré mucha ideologización», y entre guiones comenta con humor, «quién lo dice» (Garavito 2014a: 72).

34Más que explicaciones detalladas, la autora ofrece sugerencias. Por citar un caso, habla poco de su hija, pero la niña, joven, está presente siempre, a través de breves menciones, en los momentos significativos de la vida de la militante, como el exilio en Roma con que cierra la narración.

  • 4   De estas dificultades da cuenta la compilación de ensayos más completa sobre el tema, la editada (...)

35Nos encontramos ante un texto excepcional. Si en términos generales, por las condiciones propias de la práctica clandestina, rescatar la memoria de los guerrilleros mexicanos ha sido una labor muy ardua4, lo es aún más en el caso de las mujeres. Contamos con pocos testimonios publicados de participantes en las guerrillas, aunque la estudiosa Macrina Cárdenas afirma que a inicios de los setenta más de la cuarta parte de los militantes guerrilleros eran mujeres, o sea, que aún hay mucho por descubrir (Cárdenas Montaño 2006: 609).

36El profundo compromiso político de Rosa Albina Garavito permite leer en su biografía los extremos del país, la violencia de la represión y la existencia de una izquierda democrática. En un libro anterior a éste, pero que se refiere a acontecimientos posteriores, la autora renuncia al partido político más importante de la izquierda mexicana, el Partido de la Revolución Democrática. Canceladas las posibilidades de la lucha armada y apuntados los fallos de la izquierda parlamentaria, urge en este momento abrir una discusión para evaluar las posibilidades de las izquierdas en los momentos de injusticia y violencia que atraviesa el país. Sin duda, la voz de esta militante continuará siendo esclarecedora.

37Cerraría citando el amplio concepto de lo que la autora, en un texto reciente, define como izquierda. No es una ideología, ni mucho menos un partido o gobierno, «es una actitud ante la vida, una actitud colectiva en contra de toda forma de dominación u opresión» (Garavito 2014b: 19). Sin duda estamos ante una mujer de izquierda; Rosa Albina Garavito aún tiene mucho que aportar.

Bibliographie

Obras Del Autor

Garavito Elías R. A., 2002, Los espejismos del cambio 2000-2002, Prólogo de Lorenzo Meyer, México, Unidad Autónoma Metropolitana, Azcapotzalco.

—, 2010, Apuntes para el camino. Memorias sobre el PRD, Ediciones Eón/UAM-Azcapotzalco.

—, 2014a, Sueños a prueba de balas. Mi paso por la guerrilla, Prólogo de J. Woldenberg, México, Cal y Arena.

—, 2014b, Prólogo, en J. L. Hernández Jiménez, Cuando correteábamos utopías, México, José Luis Hernández Jiménez.

Bibliografía Complementaria

Aguilar Terrés M. L. (comp.), 2014, Guerrilleras, México, s.p.i.

Cárdenas Montaño M., 2006, La participación de las mujeres en los movimientos armados, en V. Oikión Solano-M. E. Ugarte (eds.), Movimientos armados en México, siglo XX. II. La guerrilla en la segunda mitad del siglo, México, El Colegio de Michoacán/CIESAS: 609-624.

Carr B., 21996, La izquierda mexicana a través del siglo XX, trad. P. Villegas, México, Ediciones Era, (1982).

Cabrera López P., 2006, Una inquietud de amanecer, México, Plaza y Valdés.

Cabrera López P.-Estrada A. T., 2012, Con las armas de la ficción: el imaginario novelesco de la guerrilla en México, Universidad Nacional Autónoma de México.

Castellanos L., 22008, México armado 1943-1981, México, Ediciones Era, (2007).

Glockner F., 2007, Memoria roja. Historia de la guerrilla en México (1943-1968), México, Ediciones B.

Hirales G., 1996, Memoria de la guerra de los justos, México, Cal y Arena.

Godden R.,1956, An episode of sparrows, New York, The Viking Press.

Guevara E., 21970, Pasajes de la guerra revolucionaria, en Obras 1957-1967. I. La Habana, Casa de las Américas, (1963).

Hernández Jiménez J. L., 2014, Cuando correteábamos utopías, México, José Luis Hernández Jiménez.

Krauze E., 1983, Caras de la historia, México, Joaquín Mortiz.

Montemayor C., 2003, Las armas del alba, México, Joaquín Mortiz.

—, 2007, La guerrilla recurrente, México, Debate.

—, 2010, Las mujeres del alba, México, Grijalbo Mondadori.

Oikión Solano V.-Ugarte M. E. (eds.), 2006, Movimientos armados en México, siglo XX, 3 vols., México, El Colegio de Michoacán/CIESAS.

Pérez Arce Ibarra F., 2007, El principio. 1968-1988: años de rebeldía, México, Itaca.

Sierra Guzmán J. L., 2003, El enemigo interno. Contrainsurgencia y fuerzas armadas en México, México, Centro de Estudios Estratégicos de América del Norte/Universidad Iberoamericana/Plaza y Valdés.

Volpi J., 22008, La imaginación y el poder. Una historia intelectual de 1968, México, Ediciones Era, (1998).

Notes

1   Para Enrique Krauze, que estudia las generaciones en la historia de México, la del 68 está formada por aquellos nacidos entre 1936 y 1950, y se unifica alrededor de los rasgos mencionados (Krauze 1983: 154).

2   La novela Jardín de milagro fue escrita en 1956 por la prolífica escritora inglesa Rumer Godden, con el título An episode of sparrows (Un episodio de gorriones). Es protagonizada por una niña desprotegida de los barrios bajos londinenses —los gorriones— quien encuentra y siembra una semillita que luego florecerá, pese a la adversidad. No es extraño que resultara inspiradora a una adolescente con la sensibilidad y experiencias de Rosa Albina Garavito.

3   Aunque no utiliza los mismos adjetivos que Garavito, el testimonio de Gustavo Hirales, exmilitante de la Liga 23 de Septiembre, en su novela Memorias de la guerra de los justos, coincide en el relato de la descomposición interna de los grupos guerrilleros, que los hacía vulnerables (Hirales 1996).

4   De estas dificultades da cuenta la compilación de ensayos más completa sobre el tema, la editada por Verónica Oikión Solano y M.a Eugenia Ugarte (2006). Acerca de los testimonios de la participación femenina en las luchas armadas, aparece, en 2014, la memoria de tres encuentros de mujeres exguerrilleras, en 2003, 2008 y 2010 (Aguilar Terrés 2014); y actualmente existe también un caudal interesantísimo de entrevistas en la red.

Auteur

Universidad Nacional Autónoma de México

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search