Version classiqueVersion mobile

Creative Commons: guı́a de usuario

 | 
Simone Aliprandi

Appendix II. Creative Commons en América Latina: una perspectiva comparada

Résumé

Resumen: El acceso abierto se ha convertido en un estándar deseable para las publicaciones académicas y científicas y su implementación suele asociarse con el uso de las licencias Creative Commons, especialmente para las publicaciones en línea. El artículo busca mirar estas publicaciones en la región desde la óptica de la filosofía del acceso abierto y del uso de esas licencias, analizar su penetración, las oportunidades que generan, las ventajas que hacen evidentes, e incluso los retos y desventajas que afrontan. El análisis comparativo permite extraer algunas conclusiones útiles para prever posibles rutas en el futuro del sector, particularmente en lo atingente a la armonización de las prácticas de licenciamiento de contenidos con los modelos y políticas de las editoriales universitarias de América Latina.

Texte intégral

  • * Version original publicada en “e-Colabora – Revista de ciencia, educación, innovación y cultura ap (...)

1(un articulo por Carolina Botero Cabrera y Alberto Cerda Silva)*

1. Introducción

2El uso de las licencias Creative Commons es muy amplio; puede darse respecto de cualquiera de las obras protegidas por el derecho de autor y por tanto ser aplicado por artistas, escritores, científicos, profesores, estudiantes, oficinistas, etc. Sin embargo, el ejercicio de análisis y comparación que proponemos respecto al uso de1 licencias Creative Commons es para un escenario más cerrado que pueda atender a los intereses propios del sector al que va dirigida esta publicación en particular, es decir, al objeto de trabajo de las editoriales universitarias en América Latina, a las publicaciones académicas. Por tanto, este documento se ocupará concretamente del uso de las licencias Creative Commons en las publicaciones académicas en línea, mirándolas desde la óptica del acceso abierto [1] (Labastida i Juan; Iglesias, 2006) y pensándolas desde la filosofía que las perfila, su penetración, las oportunidades que generan, las ventajas que hacen evidentes, e incluso los retos y desventajas que afrontan.

3Creemos entonces que esta delimitación del objeto de estudio permitirá hacer un análisis comparativo y extraer algunas conclusiones que puedan servir para prever posibles rutas para el futuro del sector. Este análisis servirá de excusa para presentar algunos datos y estudios que comienzan a aportar información sobre las publicaciones, su gestión del derecho de autor y la forma como se usan las licencias abiertas en esta región.

4En este sentido, el documento presentará los resultados de una investigación que sobre el tema de políticas editoriales en publicaciones académicas venimos desarrollando conjuntamente la ONG Derechos Digitales (Chile) y la Fundación Karisma (Colombia) (Cerda et al, 2011) y las compara con otros estudios regionales que muestran algunas aproximaciones en relación con el mismo objeto.

2. Las licencias Creative Commons: una opción flexible y abierta

5El 16 de diciembre de 2002 se inicia el primer y más conocido proyecto de la Fundación Creative Commons: las licencias. Ellas son un conjunto de textos legales que sirven para que el titular de los derechos patrimoniales pueda autorizar el ejercicio de algunos de ellos sobre la creación, en unas condiciones determinadas, reservándose sólo algunos. De esta idea se deriva el lema: “Algunos derechos reservados” (Some rights reserved), en contraposición al clásico y tradicional “Todos los derechos reservados” (All rights reserved).

  • 2 Con todo, no debe entenderse que las respectivas versiones locales de las licencias tiene utilidad (...)

6Cuando se inició el proyecto de las licencias, Creative Commons redactó sus textos en el marco legal de los Estados Unidos y, dado el interés que comenzaron a manifestar otras instituciones del planeta que querían ese tipo de textos para sus propias iniciativas, se da inicio al proyecto de internacionalización que busca adaptar las licencias a las legislaciones de otros países. Cada proyecto, en cada país donde se inicia, debe mantener la misma filosofía de la licencia original en la adaptación que haga a su legislación interna2, pero modificando, añadiendo o suprimiendo aquellas partes que sean necesarias para que los textos tengan validez y mejor oportunidad de enfrentar satisfactoriamente un juicio legal en cada país en que se implementa la iniciativa.

7El proceso de adaptación es abierto y se coordina por los líderes locales y la(s) institución(es) afiliada(s) a Creative Commons en cada país. A partir de un primer borrador de una de las licencias se abre una discusión pública con el objetivo de consensuar un texto definitivo. Al final del proceso se tienen los 6 textos (derivados de las posibles variaciones de las condiciones) adaptados y traducidos al idioma del país en cuestión.

8Actualmente, las licencias Creative Commons han sido adoptadas o se encuentran en proceso de adaptación en más de 70 países, incluidos 11 de América Latina. En cada uno de ellos, han sido debidamente adecuadas a su legislación interna. En concreto, en América Latina fue Brasil el primer país que desarrolló un proyecto de este tipo.

9Hoy ya 9 jurisdicciones cuentan con sus propios textos (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guatemala, México, Perú y Puerto Rico) y por lo menos 2 jurisdicciones más se encuentran en proceso de adopción (Costa Rica y Venezuela). No obstante, debemos consignar que la ausencia de la iniciativa en un determinado país no ha obstado al licenciamiento de una publicación con la licencia adoptada en otro país; así, por ejemplo, la Revista Cubana de Información en Ciencias de la Salud (ACIMED) licencia sus contenidos con una licencia Creative Commons de España.

10Además, las licencias están disponibles en más de treinta idiomas, incluidos el alemán, catalán, chino, español, francés, inglés, japonés, y portugués, entre muchos otros. Esto permite que aún desconociendo el idioma en que está licenciada una obra, siempre sea posible acceder a la licencia en algún otro idioma, pues las distintas versiones lingüísticas son compatibles entre sí. Esto no sólo minimiza las barreras para los usuarios, sino también las trabas legales para las iniciativas editoriales que trabajan sobre la base de la traducción de obras. Así, por ejemplo, un editor interesado en traducir al español un artículo desde el Journal of Stress Physiology & Biochemistry, publicación en inglés y ruso del Siberian Institute of Plant Physiology & Biochemistry, puede de antemano saber cuáles son las condiciones en que dicho artículo está disponible, a pesar de no saber ruso.

11Las licencias de Creative Commons hacen expresa la intención de compartir y permitir usos que tradicionalmente la ley de derecho de autor prohibe, en un esquema que se ha dado en llamar licencias libres o abiertas. Sin duda, estas licencias son una respuesta a la tecnología con que hemos dado la bienvenida al siglo xxi, particularmente a esa capacidad de reproducción y distribución de contenidos que ella ofrece y que reta las bases mismas del régimen legal autoral. Si para la ley, que se soporta en forma central en el control de la reproducción y por tanto de las posibilidades de circulación y modificación de esa obra, “todos los derechos (están) reservados”, para quienes buscan explotar la Internet y aprovechar sus capacidades de difusión y re-creación, la opción “algunos derechos reservados” resulta atractiva por la idea de facilitar y, por tanto, “liberar” algunos usos de las obras. Con todo, esto no debe llevar a la errada conclusión de que las licencias Creative Commons tienen utilidad sólo en el entorno en línea; de hecho, diversas iniciativas hacen uso de las licencias con obras disponibles en formatos análogos y también allí se asocian muchas veces con la idea de apertura.

12Aun cuando licenciar una obra con Creative Commons no es un requerimiento esencial para una publicación abierta, en el estudio de ONG Derechos Digitales y Fundación Karisma sobre publicaciones académicas en América Latina (Cerda et al, 2011), como veremos más adelante, se establece que un número significativo de dichas publicaciones emplea alguna de las licencias en cuestión. Esto conduce a la pregunta: ¿por qué un número significativo de editores universitarios adopta dicha opción? Responder a este interrogante lleva a detenerse en las oportunidades y ventajas que ofrecen las licencias Creative Commons.

13El éxito de ellas se debe a que ofrecen gratuitamente un set de licencias estándares adecuadas a la legislación interna de los países y un conjunto de herramientas legales y tecnológicas para optimizar el acceso a los contenidos, los que son una herramienta estándar que remueve barreras legales a la circulación de la obra. De ello se desprende que las principales características de Creative Commons son la gratuidad, la estandarización y flexibilidad, la internacionalización y soporte de la iniciativa.

14A diferencia de otras iniciativas que ofrecen licencias del tipo acceso abierto, licenciar una publicación con Creative Commons no tiene un costo directo asociado, las licencias están gratuitamente disponibles en línea para su uso por cualquier creador. Básicamente, tratándose de una publicación académica, el editor debía dirigirse al sitio web de Creative Commons, escoger el país de su preferencia, responder a tres preguntas, y el sistema le ofrece automáticamente todas las herramientas que necesita para licenciar sus contenidos. Esto incluye, un extenso contrato de licencia, una breve explicación de la licencia, y logotipos digitales para incluir en la obra.

15Creative Commons cuenta con un set de 6 licencias; cada una de ellas satisface específicas necesidades de licenciamiento. Por ejemplo, algunas permiten que el usuario de una obra pueda generar otras derivadas (v. gr., una traducción), otras no, o bien algunas licencias permiten usos comerciales, mientras que otras no. Lo importante es que dichas licencias obedecen a un estándar acordado internacionalmente y que es flexible, pues no sólo resuelve las trabas legales para la circulación del contenido, sino además, al ofrecer alternativas de licenciamiento, permite ajustarse a las necesidades específicas de una edición universitaria, a su propio modelo editorial.

16La iniciativa de Creative Commons no se agota en proveer licencias estándar, sino también en brindar cierto soporte. Tecnológicamente, además de disponer de una herramienta que permite el licenciamiento automático en línea, ofrece “metadata” que permite identificar los contenidos como licenciados en la maraña de Internet. En efecto, el sistema provee un logotipo digital que debe ser adosado a las obras licenciadas; dicho logotipo incluye metadata que permitirá que los servicios avanzados de buscadores, tales como Yahoo! (www.yahoo.com) y Google (www.google.com), identifiquen la obra a requerimiento del usuario. Esto facilita el acceso y el uso de los recursos en línea.

17Adicionalmente, como ya fue mencionado, Creative Commons dispone de equipos locales de trabajo en cada uno de los países que han adoptado la iniciativa. Dichos equipos son responsables de la adecuación de las licencias a la legislación interna del país, y también realizan labor de promoción, difusión, capacitación y, en algunos casos, asistencia técnica a los usuarios de las licencias. En varios países de la región son universidades las que llevan adelante la iniciativa, por sí mismas o en asociación con terceros; así, por ejemplo, sucede en Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y Guatemala.

18Con todo, el proyecto Creative Commons cuenta con varias limitantes, siendo, de entre ellas, la más significativa que su labor se sustenta básicamente en trabajo de voluntariado. Dado que ninguno de los equipos locales recibe financiamiento para llevar adelante la iniciativa, esta queda librada a la mayor o menor disponibilidad de recursos por las instituciones u organizaciones locales. Esto redunda en la ausencia de la iniciativa en determinados países, así como en el disímil nivel de soporte disponible de un país a otro.

19A pesar de las limitaciones que presenta Creative Commons, las licencias han experimentado una progresiva aceptación, especialmente en entornos académicos. Inicialmente, ellas fueron adoptadas por universidades en países desarrollados, tales como del Massachusetts Institute of Technology, Harvard University, Oxford University, Duke University, la Université de Paris y la Universidad de Barcelona. Hoy también lo es por universidades de América Latina, tales como la Universidad Nacional Autónoma de México, la Universidad de Sao Paulo, La Universidad del Valle y la Universidad de Chile, entre otras.

3. Las publicaciones académicas en línea en América Latina

20Existen muy pocos estudios que busquen entender el sector de las publicaciones académicas en América Latina, menos en relación con el reciente fenómeno de Internet, y menos aún que se ocupen del punto de vista de nuevas formas de gestión del derecho de autor. Sin embargo, es posible extraer datos y conclusiones de algunos de los que se han aproximado a ese escenario, o de partes de él, durante la última década.

21En un estudio de Cerlalc y la Fundación GIE sobre el libro en Iberaoamérica para 2008, se encuentra un capítulo dedicado a las editoriales universitarias (Uribe, 2008, pág. 153) que empieza reconociendo la importancia del papel que juegan estas instituciones en el mundo editorial de la región, la relación estrecha que ellas tienen con las publicaciones periódicas y comenta los cambios que la tecnología está imponiendo especialmente en la actividad de estas entidades dentro del sector de las editoriales, entre otros muchos aspectos. El estudio se ocupa de las publicaciones académicas desde la perspectiva de la universidad como el sujeto creador de las mismas y toma como base los datos suministrados por las propias editoriales universitarias a los responsables del registro ISBN en los diferentes países durante los años 2004 a 2006. Más recientemente, una versión actualizada de dicho estudio ha provisto información relativa al funcionamiento del sector editorial universitario con datos entre los años 2006 y 2009, inclusive (Uribe, 2010, pág. 169).

  • 3 El estudio se extendió a una muestra aleatoria de 292 publicaciones indexadas por el Catálogo de p (...)

22Ahora bien, es sabido que no todas las publicaciones académicas son producidas en universidades, sino también por centros de estudios, sociedades científicas, organismos públicos e internacionales (Cerda, 2009, págs. 16-17). El estudio de la ONG Derechos Digitales y la Fundación Karisma se ocupa de las publicaciones académicas periódicas en línea de Latinoamérica, extendiéndose a una muestra significativa de las aquéllas indexadas por los tres principales índices y repositorios académicos de la región: Latindex, SciELO, y RedALyC.3 El estudio que fuera realizado en septiembre de 2010, establece que no todas las publicaciones académicas provienen de las editoriales universitarias, pero las universidades son inequívocamente las principales responsables de la produccción de publicaciones de carácter académico en la región (Cerda et al, 2011, pág. 9). Si bien estos estudios no son perfectamente comparables, si pueden aportar, cada uno desde su particularidad, datos para un análisis y conclusiones interesantes.

23La importancia que el primer estudio de Cerlalc le reconoció a la tecnología, indicando como ella impone nuevos retos a la actividad de las universidades, proviene especialmente de la posición de vanguardia que las editoriales universitarias muestran entre las editoriales de la región en la publicación de títulos en otros formatos diferentes al papel y directamente relacionados con tecnología (Internet, e-books, etc) (Uribe, 2008, pág. 155). Si bien el estudio de Cerlalc indica que el papel seguía siendo el principal soporte utilizado para la edición universitaria en América Latina en la época, también señala que, aunque las cifras eran todavía muy pequeñas, desde 2003 las editoriales universitarias venían publicando en Internet, y menciona que, de acuerdo con los datos, desde entonces esos otros formatos diferentes del papel ganaban cada vez más terreno entre las editoriales universitarias, comparado con los datos de la penetración de los mismos en las otras editoriales de la región (Uribe, 2008, pág. 164).

24Las cifras del segundo estudio Cerlalc evidencian el creciente número de obras que las editoriales universitarias ponen a disposición en algún formato electrónico. Entre los años 2007 y 2009, sobre un 11% de los títulos públicados por sellos universitarios en Latinoamérica lo eran en formatos electrónicos (Uribe, 2010, pág. 176).

25La tendencia en la región de que las publicaciones en Internet están primordialmente asociadas con universidades aparece también, y por tanto se corrobora, en estudios más recientes. Efectivamente, el estudio de la ONG Derechos Digitales y Fundación Karisma estima que al menos un 60% de las publicaciones académicas de la región provienen de centros universitarios (Cerda et al, 2011, pág. 8). Para Chile, dicha cifra asciende a 69% de las publicaciones periódicas académicas, tanto en línea como impresas (Cerda, 2009, pág. 16). Para Colombia, el estudio de indicadores de Ciencia y Tecnología de 2005 (Daza et al, 2005) estableció que el 78,99% de las revistas indexadas (que son el principal vehículo de circulación de los artículos científicos) provienen de Instituciones de Educación Superior del país, cifra que subió al 85,93% para el mismo estudio publicado en 2009 (Lucio et al, 2009).

26Mientras que en el caso de Brasil, estimaciones de la Universidad de Sao Paulo (Craveiro et al, 2008, pág. 46-47) indican que en el sector de los libros técnico-científicos, más de la mitad de los contenidos brasileros (en algunos casos hasta el 86%) son producidos por autores vinculados a las universidades públicas.

27Si el estudio del Cerlalc indica que en 2003 comienzan las universidades a publicar en Internet (Uribe, 2008, 164), lo que sabemos del estudio de la ONG Derechos Digitales y la Fundación Karisma es que la publicación en línea ya es un hecho consolidado en el ámbito de las publicaciones periódicas académicas y que este formato no ha sustituido a la publicación impresa. Efectivamente, los datos de este estudio indican que hoy el 95,2% de las publicaciones académicas en línea también disponen de versión impresa (Cerda et al, 2011, pág. 11). Los datos más recientes sugieren que la tendencia en las publicaciones latinoamericanas es a hacer coexistir ediciones impresas con las digitales; el ejemplar impreso bajo pago y suscripción, mientras la versión en línea disponible gratuitamente. A título de ejemplo, en 2009, un 68,6% de las publicaciones académicas chilenas circulaba en ambos formatos, un 21,7% solamente impresas, y un 9,7 sólo en formato electrónico (Cerda, 2009, pág. 25-26).

28En América Latina es la academia la que ha comenzado a ensayar los nuevos formatos de publicación y distribución de sus contenidos y publicaciones, explorando los beneficios del nuevo medio. ¿Cómo lo viene haciendo? ¿Qué lecciones se pueden extraer a la fecha?

4. Uso de las licencias Creative Commons en las publicaciones académicas de América Latina

  • 4 Estos resultados son consistentes con un estudio previo que estableció que de las publicaciones ac (...)

29De los resultados del estudio de la ONG Derechos Digitales y Fundación Karisma, al analizar las publicaciones académicas en línea de la región podemos deducir la forma como ha cambiado el perfil de la publicación en línea para acomodarse a las características del nuevo medio. Efectivamente, constata que las publicaciones estudiadas se caracterizan por seguir patrones usuales entre las publicaciones de acceso abierto y, por tanto, en muchos aspectos contrarios a la fórmula tradicional de publicación impresa en papel. El estudio establece que las versiones en línea de las publicaciones académicas periódicas son de acceso gratuito y a texto completo en el 100% de los casos analizados4. Del mismo modo, el 73,6% de las publicaciones están disponibles desde dos o más sitios web, y el 71,6% en dos o más formatos electrónicos (Cerda et al, 2011, pág. 11-12).

30Adicionalmente, el estudio recién mencionado estableció que sólo un reducido número de publicaciones en línea hace uso de alguna medida de protección tecnológica para restringir el acceso o uso de la publicación por sus usuarios; por lo general, resultante más de la naturaleza del formato empleado para su puesta en línea que de una consciente decisión por limitar el acceso o uso a la publicación. En otros términos, las características mismas de la distribución en línea de las publicaciones académicas latinoamericanas dejan en evidencia una ostensible vocación por el acceso abierto, aún cuando ello no se refleja en los términos legales de su distribución y/o puesta a disposición (en línea).

  • 5 Según la definición básica de la Declaración de Budapest, se entiende por acceso abierto la dispon (...)

31Como opuesto a cerrado, abierto se refiere a la idea de permitir que cualquiera pueda usar (abrir) producciones intelectuales que están sujetas a ese control del titular del derecho; la idea se relaciona con los conceptos de "compartir" y "difundir" el conocimiento, reivindicando el papel del usuario y replanteando la función y finalidad del autor en la producción de saberes5, ideas e ideales que son fácilmente asumidos por quienes están encargados de publicaciones académicas que normalmente privilegian su vocación de apertura.

  • 6 Se puede profundizar más en las economías de este concepto en el estudio que hizo para JISC la pro (...)

32Por tanto, es importante resaltar que cuando se habla de ‘acceso abierto’ existe el compromiso de seguir una serie de requisitos que van más allá de la idea de ‘acceso gratis’ del ejemplar en línea al texto completo (Melero, 2005, pág. 3). El acceso gratuito o público a un texto permite verlo, leer el material, pero no necesariamente reutilizarlo, descargarlo, distribuirlo, mucho menos modificarlo (Maccallum, 2007). En cambio, el acceso abierto permite leer el material y, según la licencia que otorgue el autor, usarlo y reutilizarlo de diversas formas – permitiendo la copia, reproducción, traducción, etc. (Fitzgerald, 2007, pág. 5). Es decir, para estar frente a un documento con características e impacto de acceso abierto, es necesario que ese documento levante las barreras legales mediante autorizaciones expresas que permitan decidir sobre la forma en que se quiere que el usuario haga uso de él, sin olvidar también que se vienen trabajando modelos de sostenibilidad y negocio que permitan el cambio de paradigma.6

33El estudio de ONG Derechos Digitales y Fundación Karisma constata la existencia de distintos modelos de sustentabilidad editorial entre las publicaciones académicas. Algunas cobran por acceso al papel, mas no al ejemplar digital; otras requieren membresías para accesar a la versión impresa, mas no al digital. Algunas publicaciones proporcionan el digital libremente, pero con cierto retraso temporal respecto de la disponibilidad de contenidos en papel. Lo que sí es inequívoco es que la publicación académica en línea se ajusta a estándares abiertos, a pesar del descuido que se constata en sus condiciones legales de distribución, como se verá enseguida.

34Ni el estudio de 2008 ni el de 2010 de Cerlalc y la Fundación GIE se ocupan del marco jurídico de las publicaciones que nacen en las editoriales universitarias, silencio que, por otra parte, se puede también interpretar como una visión unitaria del régimen legal. En otros términos, el estudio no concibe una mirada crítica al modelo legal tradicional con “todos los derechos reservados” y su adecuación a la labor editorial de las universidades en la región. De hecho, aunque el más reciente de dichos estudio reconoce la importancia del modelo open access y del modelo web 2.0, no clarifica el sentido de ellos, ni ofrece una reflexión acerca de los obstáculos legales que dichos modelos encuentran en el marco legal vigente (Uribe, 2010, pág. 169).

35Seguramente debido a esa mirada tradicional, lo que ambos estudios del Cerlalc y la Fundación GIE sí analizan, para el caso de las editoriales universitarias, es “la reprografía ilegal” y anuncia en relación con este tema que “las editoriales universitarias son algunas de las principales víctimas de la reprografía ilegal” (Uribe, 2008, pág. 164; Uribe, 2010, pág. 176). El uso de la fotocopia sin pagos de derechos de autor es una práctica generalizada en la región (Uribe, 2008, pág. 164). Agrega el estudio que como respuesta a esta práctica ilegal se vienen implementando mecanismos de “protección” al derecho de autor, como son la creación de sociedades de gestión colectiva de reprografía en los países y los convenios que van firmando éstas con las universidades (Uribe, 2008, pág. 164). De otro lado, el estudio informa que en Brasil las editoriales están facilitando que fracciones de los libros entren a formar parte de las carpetas de lecturas para los cursos en las universidades a cambio de una suma (Uribe, 2008, pág. 164).

  • 7 Por ejemplo, el estudio sobre indicadores de Ciencia y Tecnología en Colombia publicado en 2005 in (...)

36El estudio del Cerlalc y la Fundación GIE para 2008 no considera para las editoriales universitarias las opciones que ya para entonces empezaban a aparecer en el sector7 relacionadas con “Acceso Gratis”, mucho menos “Acceso Abierto”, tampoco se detiene a revisar el uso de las licencias Creative Commons. Tampoco lo hace el estudio 2010.

37De haberlo hecho, habrían detectado que en las emergentes publicaciones en línea estas opciones modifican la aproximación que ellos anuncian, por cuanto convierten en legales las fotocopias e incluso la reproducción, distribución y modificación de los libros así licenciados para los espacios educativos de la región que normalmente se consideran como espacios “no comerciales”.

38No es posible entonces derivar conclusiones de este estudio de Cerlalc y la Fundación GIE, que nos permitan mirar el uso de Creative Commons o filosofías similares hace unos años en la región. En cambio, en el reciente estudio de ONG Derechos Digitales y Fundación Karisma, que sí tiene como finalidad analizar los aspectos legales asociados a la edición de publicaciones académicas, no sólo se revisan aquellos aspectos que vinculan a las publicaciones con sus lectores, sino también los que se derivan de la relación entre las publicaciones con quienes contribuyen a ellas, esto es, con la comunidad de autores.

39Sobre este último punto cabe consignar que, de acuerdo con el estudio de ONG Derechos Digitales y Fundación Karisma, una de cada 3 publicaciones carece de políticas editoriales en cuanto a la fórmula jurídica que media entre la editorial y los autores (un 32,9%); es más usual encontrar publicaciones que obligan a los autores a renunciar a sus derechos (43,8% requiere que los autores cedan o confieran licencia exclusiva y sin limitación de todos sus derechos sobre la obra), aunque un número significativo se reserva sólo aquellos derechos inherentes a su quehacer editorial (un 20,9% requiere una licencia de efectos más limitados, ya sea reservándose la exclusividad temporal de la obra, su primera reproducción, u otros derechos), permitiendo a los propios autores gestionar los restantes (por ejemplo, la traducción de la obra a otro idioma). Vale la pena mencionar que de la muestra analizada un 0,4% dispone de términos de sumisión simplemente ininteligibles (Cerda et al, 2011).

40En cuanto al marco jurídico que los editores diseñan para sus usuarios en las publicaciones académicas en línea en la región, el análisis de estas publicaciones desde las plataformas de SciELO y RedALyC, en la forma como lo hace el estudio de la ONG Derechos DIgitales y la Fundación Karisma, permite constatar que, a septiembre de 2010, sólo 1 de cada 4 publicaciones académicas de la región disponibles en línea cuenta con las condiciones de uso para sus lectores. Las restantes publicaciones no disponían de tales condiciones, dejando su determinación a la ley.

41Ahora bien, de aquellas publicaciones que sí disponen de condiciones de uso por sus usuarios, un 24,7% hace uso de alguna de las licencias Creative Commons. Las restantes disponen de condiciones redactadas por sus propios editores y que difieren de una publicación a otra (Cerda et al, 2011, pág. 14-15).

42Naturalmente, no todas las publicaciones de acceso abierto se encuentran licenciadas con Creative Commons.

  • 8 DOAJ es un servicio que indexa publicaciones científicas y académicas acreditadas, disponibles gra (...)

43De hecho, a septiembre de 2010, de las 5434 revistas de acceso abierto indexadas en el Directory of Open Access Journals (DOAJ)8, 999 eran publicaciones latinoamericanas, sin que todas ellas estuviesen licenciadas con Creative Commons.

  • 9 Para una revisión de las principales prácticas de licenciamiento referidas, el más práctico de los (...)

44Esto se debe a que, por un lado, existen múltiples opciones de licenciamiento que se inspiran en la filosofía de proveer un acceso más permisivo a los contenidos para los usuarios9 y, al mismo tiempo, es posible que cada editor redacte sus propios términos de licenciamiento, eventualmente también inspirados en proveer mejor y más amplio acceso a sus contenidos por los usuarios de sus publicaciones. De hecho, según el estudio de ONG Derechos Digitales y Fundación Karisma, el 75,3% de las publicaciones académicas que disponen de políticas de licenciamiento explícito, lo hacen sobre la base de una licencia que no sigue un estándar determinado.

45De acuerdo con el recién mencionado estudio, en el caso de las publicaciones latinoamericanas que hacen uso de las licencias Creative Commons (24,7% del universo analizado), las opciones preferentes son: la licencia Reconocimiento o BY, que confiere una amplia libertad de uso de los artículos, siempre que se preserve la identificación del autor (50,0%); seguida de la licencia Reconocimiento-NoComercial o BY-NC, que también permite un amplio uso de la obra, siempre que se respete la autoría y el uso no revista carácter comercial (17,0%); y la licencia Reconocimiento-NoComercial-NoDerivadas o BY-NCND, que a las condiciones precisadas en la anterior suma la prohibición de generar obras derivadas a partir de la obra licenciada (17,0%).

  • 10 En el caso de Chile, las licencias Creative Commons empleadas son BY-NCND (85,0%) y BY (15,0%), vi (...)

46Se debe aclarar que en caso de que un usuario desee hacer un uso distinto al permitido por las licencias, es necesario requerir autorización al respectivo titular de los derechos de autor10, volviendo así a la lógica tradicional, al fin y al cabo la licencia es simplemente una herramienta de gestión del derecho de autor.

5. Importancia del acceso abierto en las publicaciones académicas de América Latina

47La literatura suele concentrarse en la importancia que la filosofía del acceso abierto tiene para los usuarios de las publicaciones que siguen tales estándares. Ellos no sólo ven mejorado sustancialmente el acceso a las obras, especialmente en línea, sino también la posibilidad de usarlas, ya sea simplemente permitiendo su reproducción, o facilitando usos más sofisticados, como su traducción y/o adaptación. Esta mejoría en las condiciones de acceso es particularmente relevante en los países en desarrollo, como es el caso de todos los países de América Latina, en que la carencia de libros y material impreso socava las oportunidades de desarrollo de su población (Chon, 2011).

48Sin embargo, el acceso abierto no sólo es importante para los usuarios; lo es también para los autores, editores y universidades. De hecho, dada su importancia, es posible apreciar la progresiva adopción de políticas públicas que alientan la adopción de los estándares abiertos, así como de las licencias Creative Commons para el licenciamiento de las publicación académicas, sean períodicas o no.

49La gran mayoría de los autores de publicaciones académicas son parte de algún plantel universitario. Para ellos, la lógica de reservarse para sí todos los derechos carece de sentido; de hecho, muchos buscan oportunidades para publicar sus descubrimientos, estudios y reflexiones, sin que la venta de ejemplares constituya un aliciente significativo; por el contrario, el interés de estos creadores es lograr una amplia difusión de sus publicaciones, generar impacto en sus áreas de estudio y quizá reconocimiento entre sus pares. Para aquellos autores de publicaciones académicas, particularmente aquellos que contribuyen a publicaciones periódicas (tales como journals, revistas, y otros), el modelo de acceso abierto se ajusta más a sus objetivos.

50Para los editores de publicaciones académicas, el modelo en cuestión representa oportunidades. El esquema tradicional de gestión de derechos de autor puede ser útil para algunos editores universitarios, pero ciertamente no lo es para todos ni para todo tipo de publicaciones. El hecho de que el grueso de las publicaciones académicas períodicas que están disponibles en línea lo están gratuitamente y a texto completo es un claro indicio de que el esquema tradicional no se adecua a tal modelo editorial. Para los editores, el modelo de acceso abierto ofrece diversas oportunidades, desde hacer uso de contenidos preexistentes licenciados abiertamente por sus autores (por ejemplo, traduciendo o adaptando obras) hasta explorar modelos de negocios, construir audiencias y obtener posicionamiento de mercado.

51Para las universidades y centros de estudios, las publicaciones de acceso abierto representan también oportunidades tanto de acceso a contenidos que tradicionalmente han estado limitados como de audiencias más bastas. Un excelente caso de estudio tiene lugar con varias publicaciones períodicas chilenas. Ellas suelen imprimirse en reducido tiraje que rara vez excede los 800 ejemplares y sus suscriptores de pago son escasos, cuando los hay. El entorno en línea les ha permitido alcanzar públicos antes inaccesibles, y la opción por descarga a texto completo y gratuito, incluso cuando ella es retrasada respecto del papel, les permite cimentar audiencias y construir demanda.

52Adicionalmente, las publicaciones en open access permiten el posicionamiento de los centros de estudio, así como la incidencia oportuna en débates académicos.

53En razón de los múltiples beneficios que estas publicaciones representan para usuarios, editores, universidades y el público en general, es necesario enfatizar las políticas públicas, tanto desde el sector privado como del gubernamental, a su respecto. Naturalmente, proveer acceso a la cultura y educación no es una tarea que se agote en los derechos autorales y el licenciamiento de las obras; hay más medidas, tales como las compras públicas, excenciones arancelatrias y/o tributarias, entre otras. Sin embargo, el régimen de derechos autorales es un componente esencial de las políticas culturales. En lo que respecta a políticas públicas relativas al licenciamiento abierto o libre de las publicaciones académicas, es posible constatar diversas iniciativas en la región. Algunas universidades exigen la disponibilidad en acceso abierto de las públicaciones académicas de los miembros de sus planteles, a efectos de garantizar acceso, transparencia, e incidencia. Más de alguna iniciativa intenta exigir que las publicaciones financiadas con fondos públicos sigan la pauta del open access, lo cual es particularmente relevante en una región donde el financiamiento público juega un rol preponderante. En Brasil, Scielo, uno de los principales repositorios de publicaciones académicas de la región, ha adoptado las licencias Creative Commons por defecto; de este modo, si las publicaciones incluidas en él nada dicen se sobrentienden disponibles bajo un modelo legal de acceso abierto. En Chile y Colombia, ONG Derechos Digitales y Fundación Karisma llevan adelante una iniciativa que provee información, asistencia técnica y promociona la apertura de las publicaciones en la región.

54En suma, son numerosas las oportunidades que el modelo de publicaciones de este tipo ofrece para el entorno académico, particularmente en América Latina. Dicho modelo permite satisfacer necesidades públicas más eficientemente que el modelo tradicional de derechos autorales con reserva de todos los derechos. De ahí la urgente necesidad de desarrollar políticas públicas que permitan la adopción de una decisión consciente e informada al respecto, por parte de los editores universitarios de la región.

6. Conclusiones

55El entorno académico ha estado dentro de los primeros sectores en reconocer la facilidad con que se accede y propagan los contenidos con la ayuda de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) y, en consecuencia, sabe que hoy se demanda más que nunca agilidad para publicar, difundir, ajustar y actualizar sus publicaciones, lo que se confirma en la tendencia evidenciada ya en el estudio 2008 de Cerlalc y la Fundación GIE, que ubica a este sector como el primero de la región en ocuparse de los nuevos formatos de publicación facilitados por las TIC.

56La situación descrita en el párrafo anterior representa viejas necesidades con nuevas oportunidades tecnológicas a las que se vinculan especialmente para el contexto académico responsabilidades sociales en relación con la creación, difusión y reutilización del conocimiento. Este panorama, su conceptualización e implementación se ha concretado en la idea de acceso abierto y en él las licencias Creative Commons se han convertido en un estándar para la implementación de la estrategia jurídica que exige flexibilidad, adaptabilidad y fácil recordación.

57Sin embargo, en la realidad de las publicaciones académicas en línea de la región se mantiene un dilema. De un lado, como se pudo comprobar en el estudio de la ONG Derechos Digitales y la Fundación Karisma, las características mismas de la distribución en línea de las publicaciones académicas latinoamericanas (gratuidad, texto completo, disponibilidad en más de dos sitios simultáneamente, etc.) deja en evidencia una ostensible vocación por el acceso abierto y, sin embargo, por otro lado, dichas características no necesariamente se reflejan en los términos legales de su distribución y/o disponibilidad.

58Los datos del estudio de la ONG Derechos Digitales y la Fundación Karisma indican que en la región se apuesta por el acceso abierto desde la idea, pero no se materializa en el marco jurídico, el que sigue viéndose mayoritariamente bajo parámetros tradicionales. Si se considera el marco legal con que se distribuyen, 3 de cada 4 publicaciones académicas en línea no se ocupan de establecer políticas editoriales, y de las restantes, las que hacen uso de licencias inapropiadas son mayoría (es normal, en estos casos, que los términos de tales textos resulten equívocos, y ciertamente no estandarizados, lo que dificulta por ejemplo la compatibilidad o comprensión de los usuarios a la hora de intentar usos más allá de la lectura en pantalla), sin olvidar que hay publicaciones que, aunque son minoría, tienen marcos jurídicos definidos en forma ininteligible. Se concluye entonces que la gran mayoría deja el tema del marco jurídico de uso de la publicación a la ley por defecto o no logran hacer una implementación comprensible y sencilla del mismo, por tanto, se dificulta mantener la afirmación de que sean publicaciones en acceso abierto.

59Que la mayor parte de las publicaciones académicas deje la regulación de las condiciones de uso a la ley implica que se impide cualquier uso por los usuarios, salvo el inherente a la adquisición de un ejemplar de la publicación, pues tienen “todos los derechos reservados”, sumado al hecho de que muchas de estas publicaciones intenten establecer sus propias condiciones y con ello generen escenarios poco claros y seguros para favorecer otros usos por parte de los lectores, ambos son indicios de que algo no concuerda entre la intención de apertura, que queda en evidencia al constatar la disponibilidad que se hace de ellas a través de Internet, y su implementación. Pero, no se asegura aquí que esto sea intencional: muchas de estas publicaciones carecen de mejores términos de acceso para los usuarios porque simplemente desconocen el alcance de la ley, no están familiarizados con las opciones o ni siquiera han reflexionado sobre ellas manteniendo los parámetros de la industria y la impresión análoga (como lo refleja el estudio de Cerlalc y Fundación GIE).

60En todo caso, la tendencia que reflejan los datos aportados en el caso de las publicaciones académicas es la de desmarcarse de las lógicas tradicionales cerradas del derecho de autor, acercándose a aproximaciones abiertas para facilitar con ayuda de las TIC otras dinámicas propias del sector y directamente relacionadas con la prioridad de difusión del conocimiento y la posibilidad de reutilizar los contenidos para favorecer procesos de apropiación de conocimiento. Todavía está por determinarse cómo se valorarán estos cambios de paradigmas en nuestra región, pero se ve que, al menos en relación con el objeto estudiado por ONG Derechos Digitales y Fundación Karisma, los editores del sector académico están haciendo sus apuestas para determinar cómo comportarse en el nuevo entorno y establecer en él cuáles serán los ajustes necesarios.

61En relación con quienes sí se ocupan expresamente de las condiciones legales de publicación y lo hacen aprovechando las características de estandarización de Creative Commons, la vocación de apertura de estas publicaciones está más relacionada con una decisión consciente sobre herramientas de estrategia jurídica. En primer lugar, se debe mencionar que dentro del uso de las licencias Creative Commons por parte de los responsables de publicaciones académicas periódicas en línea, es ampliamente mayoritario el de la licencia más abierta y, en segundo lugar, las licencias que le siguen son las que buscan controlar el uso comercial de las publicaciones. Este último hecho pareciera denotar que hay una preocupación porque el carácter altruista de compartir en red este conocimiento no sea explotado comercialmente por otros sin más, o al menos precaver ingresos ante una eventual explotación comercial de una publicación que permitan algún retorno económico.

62Considerando la paridad de intereses entre la función de las licencias como herramienta y la de la publicación como vehículo de circulación de conocimiento, es un hecho que a la fecha es muy baja la penetración de las licencias abiertas y más concretamente de las de Creative Commons, entre las publicaciones periódicas académicas en línea. Sin embargo, a medida que se afiance el concepto de acceso abierto en el sector, se entienda que nos referimos a un acceso que va más allá del acceso gratuito por Internet al texto completo, que suele ser lo que se entiende popularmente como acceso abierto, los editores podrán dimensionar cómo el remover las barreras técnicas y económicas, pero también las jurídicas, les permite asumir otros valores en las posibilidades que las TIC ofrecen para estas publicaciones. La apertura se asocia con gratuidad, pero se reconoce que no significa que la producción sea gratuita sino que al facilitar el acceso se privilegia un acceso gratis para el usuario, de modo que el retorno económico se busca de otra manera diferente de la venta del producto final, al menos en lo digital. El modelo económico de sostenibilidad en estas publicaciones académicas cambia, de hecho viene siendo objeto de análisis (Swan, 2010) para determinar cómo lograr el retorno económico necesario. En todo caso, a medida que esto suceda debería apreciarse que progresivamente las editoriales encontrarán ventaja de soluciones de licenciamiento abierto y estándar que aprovecharán en su propio esquema de publicación.

63Una vez se logre un espectro regional más amplio de implementación del concepto de acceso abierto en lo jurídico y, ojalá, se amplíe con ello el uso de las licencias Creative Commons, seguramente habrá una masa crítica mucho más formada y dispuesta a discutir los temas de fondo que subyacen a las decisiones en materia de propiedad intelectual en publicaciones académicas (como la idea de que los productos intelectuales financiados con dinero público deberían ser gestionados en forma amplia, ojalá en acceso abierto), que quiera identificar problemas (como los de compatibilidad que se derivan de los sistemas de licenciamiento o los derivados de la necesidad de encontrar esquemas de sostenibilidad en el nuevo entorno) y pueda buscar soluciones y diálogo con pares, incluso internacionales, preocupados y trabajando en temas similares.

64La ausencia de documentos informativos, estudios y datos suficientes que aporten información y recursos para fortalecer la capacidad de las universidades, de sus editoriales y en general de los responsables de las publicaciones académicas sobre las formas de gestión de derecho de autor, dadas las nuevas condiciones tecnológicas y respecto del impacto del marco jurídico en la forma como estas circulan y pueden ser usadas, es una tarea pendiente que debe abordarse y que exige una iniciativa más amplia sobre acceso abierto y uso de las licencias de Creative Commons, entre otros muchos temas. Estudios como el desarrollado por ONG Derechos Digitales y la Fundación Karisma buscan propiciar y abrir este tipo de espacios.

65Se espera que este análisis de los datos que se conocen del sector sirva para revisar lo que sucede y comience a mostrar caminos. Esto representa un primer paso para el fortalecimiento y definición de las rutas a seguir, en un proceso del cual se espera continuidad y retroalimentación por parte de los responsables de las publicaciones académicas, de las políticas sectoriales y por los propios usuarios. Sólo así podrá aprovecharse en una mejor forma las capacidades de las TIC dentro de la dinámica ordinaria de las actividades y publicaciones académicas de la región.

7. Referencias

66[1] A. Cerda Silva, “Políticas Editoriales de Publicaciones Académicas en Chile”, ONG Derechos Digitales, Santiago de Chile, 2009, disponible en http://www.derechosdigitales.org/​downloads/​publicaciones-academicas

67[2] A. Cerda Silva, y J.C. Lara, “Políticas Editoriales de Publicaciones Académicas en Línea en Latinoamérica”, ONG

68Derechos Digitales (Chile) y Fundación Karisma (Colombia), 2011, disponible en http://www.revistasabiertas.com/​wpcontent/​uploads/​Informe-Politicas_Editoriales_de_Publicaciones.pdf.

69[3] G. Craveiro, J. Machado y P. Ortelado (coor.), “O Mercado de livros técnicos e científicos no Brasil: subsídio público e acesso ao conhecimento”, Grupo de Pesquisa em Políticas Públicas para o Acesso à Informação da Universidade de São Paulo, 2008, disponible en http://www.gpopai.usp.br/​relatoriolivros.pdf

70[4] M. Chon, “Copyright and capability for education: an approach ‘from below’, en T. Wong, y G. Dutfield (ed.), Intellectual Property and Human Development: Current Trends and Future Scenarios, Cambridge University Press, 2011, pp. 218-249.

71[5] S. Daza y D. Lucio (editoras), “Colombia 2005, Indicadores de ciencia y tecnología”, Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología, Colombia, 2005. Disponible en http://ocyt.org.co/​html/​archivosProyectos/​COLOMBIA2005.pdf

72[6] B. Fitzgerald, “Open Content Licensing (OCL) for Open Educational Resources”, CERI - OECD, 2007, disponible en http://learn.creativecommons.org/​wpcontent/​uploads/​2008/​07/​oecd-open-licensing-review.pdf

73[7] I. Labastida i Juan, e C. Iglesias Rebollo, “Guía sobre gestión de derechos de autor y acceso abierto en bibliotecas, servicios de documentación y archivos”, SEDIC Asociación Española de Documentación e Información, 2006, disponible en http://www.sedic.es/​dchos_autor_normaweb.01.07.pdf

74[8] L. Liang, “Guide to open content licenses, v1.2”, Piet Zwart Institute, Willem de Kooning Academy Hogeschool, Rotterdam, 2004, disponible en http://media.opencultures.net/​open_content_guide/​ocl_v1.2.pdf

75[9] J. Lucio, et al, “Indicadores de Ciencia y Tecnología, Colombia 2009”, Observatorio de Ciencia y Tecnología, Edición de Bolsillo, Bogotá, 2009. Disponible en http://ocyt.org.co/​html/​archivosProyectos/​COLOMBIA_2009_FINAL.pdf

76[10] CJ. Maccallum, “When is open access not open access?” Plos biol 5(10), (2007), e285doi:10.1371/journal.pbio.0050285. Disponible http://www.plosbiology.org/​article/​info:doi/​10.1371/​journal.p

77[11] R. Melero, “Acceso Abierto a las publicaciones científicas: definición, recursos copyright e impacto”, El profesional de la información, julio 2005, disponible en http://www.elprofesionaldelainformacion.com/​contenidos/​2005/​julio/​3.pdf

78[12] A. Swan, “How to build a business case for an Open Access policy”, JISC Report, febrero 2010, disponible en http://openaccess.eprints.org/​index.php?/​archives/​715-Alma-Swan-JISC-Report-How-to-build-a-businesscase-for-an-Open-Access-policy.html

79[13] R. Uribe Schroeder, “El espacio iberoamericano del libro, 2008”, Centro Regional para el fomento del Libro en América Latina, el Caribe, España, Portugal- Cerlalc y la Fundación Grupo Iberomaricano de Editories – GIE, Julio 2008, disponible en http://www.cerlalc.org/​secciones/​libro_desarrollo/​El_espacio_iberoamericano.pdf

80[14] R. Uribe Schroeder, “El espacio iberoamericano del libro, 2010”, Centro Regional para el fomento del Libro en América Latina, el Caribe, España, Portugal- Cerlalc y la Fundación Grupo Iberomaricano de Editories – GIE, 2010.

Sobre los autores

Carolina Botero Cabrera

81Abogada, LL.M. on Internacional Legal Cooperation – Vrije Universiteit Brussel, 1994. Obtuvo la suficiencia investigativa del doctorado en 2006 –Universidad Autónoma de Barcelona. Se ha desempeñado como docente en varias universidades de Bogotá, es investigadora y consultora en temas de acceso y cultura libre. Miembro de Fundación Karisma, es parte del Board de Connexions –Proyecto de la Universidad de Rice, y Gestora para América Latina de Creative Commons.

Alberto Cerda Silva

82Profesor Asistente de Derecho Informático de la Universidad de Chile. Magister en Derecho Público, Universidad de Chile, 2003; LL.M. in International Legal Studies, Georgeton University, 2010. Actualmente, becario de la Comisión Fulbright prosiguiendo estudios doctorales en Georgetown University. Es Director de Estudio de ONG Derechos Digitales y Líder Legal de Creative Commons para Chile.

Notes

1 Consultar http://creativecommons.org/.

2 Con todo, no debe entenderse que las respectivas versiones locales de las licencias tiene utilidad sólo en su respectivo país. De hecho, ellas resultan de utilidad también para otros países que carecen de las mismas. Así, por ejemplo, se han identificado publicaciones académicas de Bolivia y Cuba, países que no han adoptado aún las licencias Creative Commons, que usan las versiones de la licencia de otros países (Cerda et al, 2011).

3 El estudio se extendió a una muestra aleatoria de 292 publicaciones indexadas por el Catálogo de publicaciones on line de Latindex, y por los repositorios de SciELO y RedALyC. Esto es, al 17,4% de dicho universo de publicaciones.

4 Estos resultados son consistentes con un estudio previo que estableció que de las publicaciones académicas chilenas disponibles en línea: el 97,6% lo estaban a texto completo, y el 99,0% gratuitamente (Cerda, 2009, pág. 29).

5 Según la definición básica de la Declaración de Budapest, se entiende por acceso abierto la disponibilidad gratuita y pública en la red, permitiendo a cualquier usuario la lectura, descarga, copia, distribución, impresión, búsqueda o enlace a textos completos sin barreras económicas, legales o técnicas (BOAI) 2002, http://www.soros.org/openaccess.

6 Se puede profundizar más en las economías de este concepto en el estudio que hizo para JISC la profesora Swan, en el que tomando el caso de las universidades de Gran Bretaña analiza costos de producción intelectual y forma de cubrirlos en lógicas de acceso abierto (Swan, 2010).

7 Por ejemplo, el estudio sobre indicadores de Ciencia y Tecnología en Colombia publicado en 2005 indicaba en un píe de página: “Debido al relativo bajo costo de mantenimiento, a las facilidades de acceso que da Internet y a la necesidad de aumentar la velocidad de la diseminación de la comunicación científica, en los últimos años han aparecido formas de reconocimiento entre comunidades científicas que se han alejado de las estructuras editoriales y han tomado la forma de directorios de acceso libre” (Daza et al, 2005).

8 DOAJ es un servicio que indexa publicaciones científicas y académicas acreditadas, disponibles gratuitamente y a texto completo, en las diferentes áreas del conocimiento y en distintos idiomas. El directorio puede ser consultado en http://www.doaj.org.

9 Para una revisión de las principales prácticas de licenciamiento referidas, el más práctico de los textos es Guide to open content licenses (Liang, 2004).

10 En el caso de Chile, las licencias Creative Commons empleadas son BY-NCND (85,0%) y BY (15,0%), vid. (Cerda, 2009, pág. 42).

Notes de fin

* Version original publicada en “e-Colabora – Revista de ciencia, educación, innovación y cultura apoyadas por Redes de Tecnología Avanzada” (Volumen 1, N. 2, Julio – Diciembre 2011); http://publicaciones.renata.edu.co/index.php/RCEC/article/view/43.

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search