Version classiqueVersion mobile

Renouveau conciliaire et crise doctrinale. Rome et les Églises nationales (1966-1968)

 | 
Christian Sorrel

Perspectives nationales

El eco de la encuesta Ottaviani en la Iglesia española (1966-1967)

Feliciano Montero

Texte intégral

El contexto político-eclesial español de la primera recepción del Concilio

1En junio de 1966, después de las Jornadas nacionales de la Acción Católica, que anualmente se celebraban en Madrid (en el Valle de los Caídos) estalló la crisis de la Acción Católica (AC): las primeras medidas disciplinares, además de una normativa muy estricta sobre reuniones y declaraciones públicas, incluían los ceses y la aceptación de las dimisiones de los principales líderes de la AC «especializada», el consiliario nacional Miguel Benzo, el primero de ellos.

  • 1 Vid. Jesus Iribarren (edit.), Documentos colectivos del episcopado español, 1868-1974, Madrid, Edit (...)

2En el otoño de 1966 e invierno de 1967 se intentó un diálogo «imposible» entre los obispos y los dirigentes para tratar de reconducir la tensión. Pero en marzo de 1967, la Asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal española (CEE), dedicada monográficamente a la crisis de la AC española aprobó un documento con recomendaciones en el que se validaba y ampliaba la descalificación de la línea de la AC española desarrollada en los años 601.

3La llamada crisis de la AC española en realidad no era una crisis interna, de identidad, sino un conflicto de naturaleza política, sobre la legitimidad o no, desde una perspectiva cristiana postconciliar (la Gaudium et Spes sobre todo), del régimen franquista. Mientras la mayoría de los obispos y la cúpula de la Conferencia Episcopal, justificaban la especificidad del caso español, precisamente al amparo de la doctrina conciliar sobre «la autonomía de lo temporal» y el legitimo pluralismo político, los Movimientos especializados de AC y la Acción Católica en su conjunto denunciaban críticamente el carácter autoritario del Régimen, y demandaban las reformas correspondientes.

  • 2 Ibid., p. 370-403.

4Coincidiendo con el estallido de la crisis de la Acción Católica, el Comité Permanente de la Conferencia Episcopal, publicó el 29 de junio de 1966 una larga Nota urgente sobre «La Iglesia y el orden temporal a la luz del Concilio» que tuvo gran impacto en la opinión pública católica2. Se trataba de presentar la doctrina del Vaticano II sobre la Libertad religiosas y la Gaudium et Spes, en relación con las cuestiones políticas, y en concreto con el Régimen español. En la misma línea de la censura a la AC, se prohibían declaraciones públicas, y se reservaban estas al Magisterio jerárquico. De forma inteligente se hacía una interpretación reduccionista de la doctrina social y política de la Gaudium et Spes, apelando al principio de la «autonomía de lo temporal», y la consiguiente superación de un único modelo católico (el marcado por la Doctrina Social de la Iglesia y la Democracia cristiana). En la misma línea se defendía el legítimo pluralismo político dentro del mundo cristiano, dando por supuesto que el régimen de Franco propiciaba el ejercicio de ese pluralismo.

5El carácter urgente de la Nota, cuando sólo quedaban pocos días para la celebración de la Asamblea Plenaria, suscitó los primeros recelos y críticas de lo que se consideraba una maniobra política. Pero sobre todo, en algunos sectores católicos disidentes con el régimen, se analizó muy críticamente, dentro de un respeto genérico a la Jerarquía episcopal, los principios y contenidos de la Nota, y sobre todo su aplicación al régimen español en el último apartado. Por otra parte, frente a la posición firme y autoritaria de la Jerarquía (tanto en el caso de la AC como en la citada Nota), se reclamaba diálogo.

  • 3 La Ley Orgánica del Estado promulgada en 1967 trataba de dar una mayor legitimidad seudo-constituci (...)
  • 4 Un informe anónimo sobre «Política eclesiástica», del entorno del subsecretario del ministerio de J (...)

6Posteriormente, en vísperas del Referendum de diciembre de 1966 sobre la Ley Orgánica del Estado3, el episcopado animaba a los fieles a participar (legitimando indirectamente esta iniciativa, que los Movimientos especializados de AC cuestionaban por la falta de garantías mínimas). Todas estas medidas de la Conferencia Episcopal eran muy bien valoradas en medios gubernamentales4.

  • 5 Falta un estudio de la participación de los obispos españoles en el Concilio. Hay algunas referenci (...)

7La mayoría del episcopado español había vivido el Concilio con creciente perplejidad en la medida en que alteraba su formación teológica tradicional, y su asentamiento o instalación en el régimen de unidad católica de la nación definido en el Concordato de 19535.

  • 6 Antonio de Castro Albarrán, «Lo nuevo conciliar y lo eclesial perenne. De la antitesis a la inserci (...)

8No es extraño pues que la novedad de la doctrina conciliar fuese reinterpretada adaptándola a la realidad española. Un ejemplo extremo de esa «inserción» de lo nuevo en lo perenne es el ciclo de conferencias dadas en Madrid por Antonio Castro Albarrán, por encargo y bajo el impulso del arzobispo Morcillo. El hilo argumental de las conferencias era demostrar que no había contradicción entre la nueva doctrina conciliar y la tradición. Lo que procedía era leer la novedad a la luz de la tradición para llegar a una síntesis, fruto de la «inserción» de la nueva doctrina en la tradición. La conferencia tercera, dedicada a la «inserción de lo pragmático», terminaba con una alusión específica a «el caso de España», para defender específicamente la defensa del Concordato de 1953 y de la unidad católica española frente a la declaración conciliar sobre la libertad religiosa6.

  • 7 J. Ruiz-Giménez, miembro relevante de la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) y de organiza (...)
  • 8 AA. VV., Buscando la Iglesia conciliar, Barcelona, enero 1968, Prólogo de Joaquín Ruiz-Giménez.

9La revista Aún, muy ligada a la Fundación «Hogar del Empleado», dedicó dos números monográficos a criticar la Nota de la Permanente de la Conferencia Episcopal, y demandar diálogo Jerarquía y laicos. A comienzos de 1968 se publicó en el editorial catalana Nova Terra, dentro de una colección dedicada a impulsar la recepción del Concilio, un libro colectivo titulado Buscando la Iglesia conciliar, prologado por Joaquín Ruiz-Giménez7. El libro era en buena medida la reedición de los textos publicados en sendos números de la revista Aun en 1966 sobre la Nota de urgencia de la Comisión Permanente de la CEE en junio de 1966, y, en general, sobre el difícil diálogo entre la autoridad jerárquica, el clero y los fieles8.

10En este sentido, los números de la revista Aun, uno de ellos secuestrado a instancias de monseñor Morcillo, representan al sector más crítico y progresista del catolicismo español y catalán en relación con la limitada o reduccionista recepción de la doctrina conciliar por parte de la Jerarquía española. La atención central dedicada por la revista al análisis critico del documento de la Permanente de la CEE revela la importancia y relevancia que le concedían. Ciertamente el documento y la fuerte polémica desatada en el catolicismo español revela la proyección socio-política dominante en la recepción del Concilio, en el mismo momento en el que Ottaviani enviaba a los episcopados del mundo su encuesta sobre las posibles desviaciones. Para el catolicismo español, apenas conocedor de la encuesta Ottaviani, la Nota urgente de la Comisión Permanente de la CEE era la piedra de toque de la recepción española del Concilio, en clave fundamentalmente política. Lo que sectores renovadores del catolicismo español no podían tolerarera la interpretación reduccionista que hacia la citada nota en la aplicación de la doctrina conciliar a la realidad política del régimen español, especialmente el apartado ultimo de la nota: «Además de las orientaciones y recomendaciones ya expresadas, la Iglesia tendría que dar su juicio moral sobre las instituciones político-sociales sólo en el caso de que, por la índole misma de su estructura o por el modo general de su actuación, lo exigiesen manifiestamente los derechos fundamentales de la persona y de la familia, o la salvación de las almas, es decir la necesidad de salvaguardar y promover los bienes del orden sobrenatural. No creemos que éste sea el caso en España.»

  • 9 Josep M. Piñol, La transición democrática de la Iglesia española, Trotta, 1999, 524 p. El año 1966  (...)

11La preocupación por el contenido de la Nota, que trataba de frenar los posicionamientos antifranquistas de algunos grupos católicos, se añadía a la censura de la Jerarquía a las conclusiones de las últimas Jornadas Nacionales de la Acción Católica, en el mismo junio de 1966. Este era el contexto político-eclesial español en el momento de la encuesta Ottaviani9.

12Así pues, en el verano de 1966, cuando la CEE recibe la circular de Ottaviani, las preocupaciones eclesiales españolas, en este primer año postconciliar, parecen estar centradas más en la dimensión política del impacto del Concilio, que en cuestiones dogmáticas y morales. A pesar de que probablemente comienzan en algunos sectores progresistas esas aplicaciones de las reformas del Vaticano II sobre las que advertía la epístola de Ottaviani; así como las alarmas que provocaba en sectores conservadores e integristas.

La respuesta de la Conferencia Episcopal española a la Circular de Ottaviani

13La Circular de Ottaviani de julio de 1966 tenía formalmente el tono y carácter de una consulta, pero en el fondo, incluso en la forma, se traslucía el viejo espíritu vigilante y censor de la antigua Congregación inquisitorial, y así fue percibido en los comentarios de varios sectores católicos y por la propia Conferencia Episcopal, en su respuesta a la encuesta.

14Por otra parte, el elenco de desviaciones sobre las que se preguntaba y advertía, parecía reproducir algunos de los debates conciliares, como si por esta vía (de la vigilancia en la aplicación) trataran de replantearse debate conciliares más allá de los acuerdos consensuados en los documentos conciliares; una forma de devaluar y desprestigiar los propios documentos. Además, la consulta sólo preguntaba por los excesos digamos «progresistas» en materia de doctrina y moral, pero no sobre las resistencias integristas. La advertencia final al estricto secreto de la consulta impidió realmente (hasta la publicación de Le Monde) valorar el alcance real de esta iniciativa. Por ello, en el estudio del eco de la consulta hay que tener en cuenta la fecha en que se conoció realmente el contenido y se publicó el elenco concreto de preguntas. Los medios «afines» inmediatamente detectan el tono de la consulta: vigilancia y advertencia.

15La respuesta de la CE española (diciembre 1966) es acorde y conforme con el espíritu y el contenido de la consulta, aunque el comunicado resumido distribuido lo enmascare y lo suavice, señalando desviaciones polares a uno y otro lado, como si la posición de la Conferencia se situara en el centro ortodoxo.

  • 10 La III Plenaria de la CEE duró varios días (noviembre-diciembre 1966) y despachó una agenda amplia, (...)
  • 11 Aunque no está estudiada sistemáticamente es conocida la perplejidad de buena parte de los obispos (...)

16La respuesta de la CEE a la Circular de Ottaviani se aprobó en la III Plenaria (noviembre-diciembre 196610) a partir de una ponencia preparada por los obispos López Ortiz (Tuy) y Temiño (Orense), discutida en la mañana del 2 de diciembre. En el comunicado oficial se publica un resumen de unas 15 líneas (el documento ocupa 3 folios) que fue lo que se divulgó en varios medios españoles y extranjeros. Según ese resumen la respuesta de la CEE era tranquilizadora. En los medios teológicos españoles no se manifiesta ningún signo de desviacionismo de los advertidos por la Circular. Aunque reconoce que en algunas revistas de divulgación (sin nombrar) pueden publicarse interpretaciones erróneas, excesivas. Lo que preocupa a la CEE es que hay sectores en los dos extremos que tratan de malinterpretar la doctrina del Concilio. De esta manera la postura de la CEE, siguiendo el espíritu de la Circular de Ottaviani, parecía colocarse en una supuesta posición centrista ortodoxa, equidistante, cuando a tenor de la posición dominante en ese momento en la CEE, asumía las advertencias de la Circular, en continuidad con los recelos y resistencias expresadas durante las sesiones conciliares11.

17El resumen presentaba la equidistancia y una cierta ambigüedad, pero el documento aprobado era mucho más pesimista y crítico que el resumen publicado. En primer lugar no era tan equidistante. Le preocupaban mas las desviaciones «progresistas» que los excesos integristas (que en cierto modo los justificaba por su carácter de reacción defensiva frente a los ataques a la Jerarquía).

  • 12 La respuesta de la CEE no se refiere a todo el elenco de cuestiones. Elude algunas referidas a la d (...)

18Respondiendo en concreto a alguna posibles desviaciones planteadas en la consulta12, las confirmaba con cierta concreción, siempre referidas a teorías o prácticas que desbordaban la ortodoxia: en relación con el sacramento de la penitencia, con la moral sexual y matrimonial, con el compromiso humanista (más que cristiano) en sus diálogos y colaboraciones con el marxismo.

  • 13 Sería interesante conocer el tenor del debate interno que suscitó su aprobación, si se recogió en l (...)

19Por otra parte el documento de la Conferencia Episcopal española no se conformaba con la respuesta al cuestionario sino que hacía una serie de proposiciones en el sentido de reforzar la vigilancia y censura, y posibles penas sobre esas desviaciones. Estimulando la vigilancia de cada obispo en su diócesis, y de una necesaria Comisión episcopal de fe y moral, y pidiendo con urgencia a la Santa Sede la reforma del Derecho Canónico, preguntaba sobre la posibilidad de aplicar, mientras tanto, dos cánones. Finalmente pedía a la Congregación algún documento guía para vigilar y castigar las desviaciones. Por tanto, el documento tranquilizador publicado no reflejaba fielmente el aprobado por la CEE, mucho menos ambiguo, más crítico directamente contra los excesos progresistas y por tanto más alarmista y vigilante, en el tono y en la forma13.

El eco de la Circular de Ottaviani y de la respuesta de la CE española en algunos medios católicos españoles14

  • 14 Esta es una exploración selectiva, no exhaustiva, de algunos medios y expresiones del catolicismo e (...)

20Un rastreo de los medios católicos desde el verano de 1966 al de 1967 revela en primer lugar un silencio o escasa atención al tema, salvo en el caso de La Ilustración del Clero, y la revista Palabra, aunque sí se puede apreciar bien el contexto y el debate, sobre todo político, en torno a las repercusiones de la doctrina del Concilio. Ciertamente varios medios recogen y reproducen la notificación de la III Plenaria de la CEE, el resumen de la respuesta elaborada por la CEE a la Circular de Ottaviani, e incluyen algún comentario (Palabra, La Ilustración del Clero). La Ilustracion del Clero publicó incluso las respuestas íntegras de otras conferencias episcopales, como la francesa o la austriaca. La difusión en los medios de la respuesta francesa parece avivar el debate sobre la Circular.

21En el eco sobre la Circular se reflejan las tendencias del catolicismo español ante la renovación exigida por el Concilio, y la mínima adaptación del régimen político exigida por la misma doctrina conciliar (libertad religiosa):

  • La posición que representa la CEE (especialmente la Permanente), partidaria de reducir el alcance de la doctrina políticas (GS) para adaptarla a la naturaleza y orgánica del Régimen.

    • 15 José Guerra Campos, Crisis y conflicto de la Acción Católica española y otros órganos nacionales de (...)

    La posición de los sectores renovadores, clero joven, AC especializada, Congregaciones Marianas (Fecum). Es decir, los sectores frenados por la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar en la crisis de 1966-68, tal como lo argumenta y justifica Guerra Campos en su versión de la crisis15.

  • La posición de los sectores franquistas más integristas, partidarios de volver a las esencias fundacionales (la Cruzada) sin ningún tipo de concesión.

  • 16 La Ilustración del Clero, 1966, p. 490-491, publica un resumen amplio de la Circular de Ottaviani, (...)

22En el primer año del Postconcilio, la posición de medios clericales conservadores como el representado por La Ilustración del Clero, se mantiene abierta a una interpretación moderada de la doctrina conciliar, entre la tradición y la innovación, subrayando sobre todo los riesgos de la innovación, a partir de las propias advertencias contenidas en la Circular de Ottaviani, que la revista asocia a intervenciones del propio Pablo VI, haciéndolas coincidir con las de la Circular. Porque en la presentación de la consulta de Ottaviani subraya precisamente su tono y carácter principalmente de advertencia frente a los desviacionismos16.

  • 17 «Orientaciones pontificias en torno al Aggiornamento pastoral», Ilustración del Clero, Noviembre 19 (...)

23Al margen de las referencias concretas a la Consulta de Ottaviani, y las respuestas, La Ilustración del Clero, mantiene en diversos artículos y comentarios una posición entre recelosa y expectante sobre la interpretación de la doctrina conciliar, bastante próxima a la de la propia respuesta de la CEE en la Asamblea plenaria de noviembre-diciembre de 1966. Aparte de la importancia y el subrayado concedido a las intervenciones arbitrales de Pablo VI, entre el impulso a la fidelidad al Concilio y la advertencia sobre los excesos, esta posición de la revista se puede apreciar en su crónica del Congreso de teólogos en Roma, a finales de 196617.

“Palabra”: Balance del primer año del Postconcilio en España (1966)

  • 18 Fundada en 1965, se sigue publicando en la actualidad como «Revista mensual sobre Iglesia y Cultura (...)

24La revista Palabra18, órgano de expresión del Opus Dei, sigue también con especial atención la consulta de Ottaviani y las respuestas, y, en general, el impacto y la primera recepción del Vaticano II en España, en comparación con otros países católicos, Alemania, Francia. Un balance de Carlos Escartín se muestra más bien optimista sobre la capacidad del catolicismo español para renovarse a partir de la aplicación del Vaticano II, aunque advierte de algunos riesgos, derivados del lastre acumulado por el modelo del Concordato de 1953, y por el riesgo de no controlar ni encauzar las tensiones provocadas por dos minorías antagónicas. Un enfrentamiento que habría que evitar desarrollar.

  • 19 Palabra, 28 diciembre 1967.
  • 20 Qué Pasa, órgano de expresión del grupo integrista liderado por Blas Piñar, fundador y líder del pa (...)

25Sin embargo la valoración moderadamente positiva y optimista del proceso parece quebrarse en un editorial de diciembre de 1967, «Algo se pudre entre nosotros19 » en el que se lamenta de la tendencia a la polarización, y de la descalificación recíproca que bloquea el espíritu de diálogo que habría de presidir la recepción y aplicación complementaria del Concilio. Lamentaba en definitiva el crecimiento de la batalla postconciliar, como si la situación se hubiera ido deteriorando a lo largo de 1966 y 1967, en una línea crecientemente «progresista», como denunciaba radicalmente el integrista Qué Pasa20.

26El balance de Escartín se basa en una valoración positiva del primer desarrollo de la Conferencia Episcopal española, incluyendo sus declaraciones más políticas. En este sentido, la posición de Palabra, parece bastante identificada con la de la propia CEE. Urge la reforma o negociación del Concordato, y en el plano social y político, trata de evitar clericalismos de uno y otro signo, y salvaguardar la separación o neutralidad, sobre la base del respeto a la autonomía de lo temporal, sin considerar las limitaciones que un régimen autoritario como el español imponía al ejercicio del pluralismo político.

  • 21 Carlos Escartín Nuñez, Alfredo García Suárez, Pedro Rodríguez, José Luis Martin Descalzo, Postconci (...)

27Esta valoración de Escartín es el primer capítulo de un Cuaderno monográfico de Palabra, que pretende un balance del Concilio en España en el primer año postconciliar (196621). El capitulo de Escartín lo completan otros tres autores, dos miembros del Opus Dei, y el periodista sacerdote Jose Luis Martín Descalzo (cronista del Concilio para el diario ABC), cuyo balance en el diario reproduce el Cuaderno.

  • 22 El capítulo de Alfredo García Suárez, colaborador habitual en la revista, refleja una valoración e (...)

28Por tanto este Cuaderno, publicado en abril de 1967, pero escrito a finales de 1966, es el que mejor representa la posición de la revista Palabra, órgano del Opus Dei, aunque publica también un balance de Martín Descalzo, publicado en ABC. En conjunto se trataba, o intentaba ser, un balance equilibrado, moderado ; por otra parte esperanzado y optimista, a pesar de que se reconocen los problemas, las limitaciones y las tensiones (especialmente en el artículo de Descalzo22).

  • 23 Pedro Rodríguez, «Las repercusiones del Concilio Vaticano II en España», en Postconcilio en España, (...)

29El trabajo de Pedro Rodríguez, previamente publicado en una revista alemana, es especialmente interesante23. Su diagnóstico previo del «catolicismo español» como «una estructura de cristiandad de evolución», era ajustado a la realidad:

Por una parte, un régimen político centralista, estado confesional, protección jurídica y económica de la Iglesia por parte del Estado y, a su vez, la estructura eclesiástica como pilar fundamental del orden social, catolicismo de masas, identificación de la “causa católica” con la “causa nacional”. Por otra parte, una creciente apertura cultural, política y económica de la sociedad española en el plano de las ideas, de las costumbres y del desarrollo económico y cultural, con la consiguiente presión sobre la estructura política a la que se pide una democratización profunda de la vida social y una real instauración de la libertades jurídicas.

30En este contexto, la aplicación de las reformas conciliares era una oportunidad o posibilidad de encauzar adecuadamente esa « cristiandad en transición ». Según el autor la clave de ese encauzamiento positivo, teniendo en cuenta las limitaciones del pueblo católico, tan acostumbrado a la obediencia, reside en la minorías dirigentes, jerarquía, clero, laicado responsable. Por ello, pasa revista a cada una de estas instancias: ¿Es conservadora la Conferencia Episcopal ?, se pregunta ; y responde con una doble valoración del polémico documento de junio de 1966 «Instrucción sobre la Iglesia y el orden temporal». Por un lado valora negativamente el «juicio» exculpatorio del documento sobre régimen español a la luz de los valores democráticos defendidos por la GS, aunque matiza : « Tiene un signo conservador, que queda tímidamente compensado con las continuas exhortaciones a la evolución y al perfeccionamiento de las estructuras político-sociales.»

31Valora en cambio muy positivamente la libertad (y pluralidad) de opción política de los católicos españoles, y la consiguiente «renuncia a tener una especie de brazo secular que se constituya en cauce o intérprete político de la “causa católica”», tal como, según él, defendía el documento. Lo que significaba, según Rodríguez, el fin de cualquier política confesional o clericalismo de derechas o de izquierdas. Esta era una línea fundamental defendida por Palabra, sin tener en cuenta que tal pluralismo y aconfesionalidad política sólo se podía plantear en un régimen de libertades democráticas.

32En cuanto al clero, reconocía la fuente de tensiones que generaban las diferencias generacionales, como ocurría en otros países europeos ; pero le parecía que el principal problema era que «faltan en el conjunto del clero español unos presupuestos teológicos suficientemente profundizados que le permitan captar las virtualidades del Magisterio conciliar y aplicarlas reflexivamente a la circunstancia española». Por otra parte criticaba la tradicional distribución del clero, según la cual, el más joven y preparado era destinado a zonas rurales, mientras la población urbana era atendida pastoralmente por un clero envejecido.

33En cuanto al laicado español Pedro Rodríguez se fijaba en los dos sectores que consideraba más relevantes, el Opus Dei y los Movimientos especializados de Acción Católica. En cuanto al Opus Dei rechazaba la identificación entre la opción política personal de algunos miembros del Opus, y la posición absolutamente aconfesional de la Asociación, entendiendo que la doctrina de Gaudium et Spes no hacía sino confirmar esta posición.

34En relación con la crisis de los Movimientos especializados de la AC entendía normal el conflicto planteado con la Jerarquía a causa del «engagement» de los militantes, imposible de compatibilizar con la vinculación estrecha a la propia Jerarquía, intrínseca al modelo de la Acción Católica. Pero lamentaba la pérdida que la solución de la crisis pudiera suponer: «La llamada de atención de la Jerarquía responde a unas preocupaciones legítimas, pero corre el riesgo de dejar dispersas e incomprendidas energías que tienen mucho que aportar a la renovación postconciliar.»

35En conjunto, el balance de Pedro Rodríguez, representativo de la posición de Palabra y del Opus Dei, contenía una valoración matizada, diferente (quizá porque estaba escrita para una revista alemana) de las valoraciones más polarizadas del interior.

  • 24 José Luis Martíndescalzo, «Año importante y difícil en la vida religiosa», en Postconcilio en Españ (...)

36El Cuaderno de Palabra incluía también una valoración externa a la del propio círculo interno del Opus Dei, el balance del periodista Jose Luis Martín Descalzo, extraído del ABC24. Un año era demasiado poco para hacer un balance pero su impresión era que en conjunto el año 1966 no había sido de «aceleración» ni de «frenazos», sino de «medio gas», un año «lento y gradual» (citando a Pablo VI), más allá de los fogonazos «polémicos».

37Más allá de las impresiones ensayaba una valoración de las reformas internas de la Iglesia, el ecumenismo, y las «relaciones entre la Iglesia y el mundo de hoy».

38En conjunto valoraba positivamente los pasos graduales que Pablo VI estaba dando en la reforma de la curia, especialmente en la transformación del Santo Oficio, como «congregación de defensa» y prohibición, en Congregación de «promoción de la doctrina». Y en este sentido valoraba positivamente el carácter colegial de la consulta de Ottaviani a las conferencias episcopales, obviando el tono de advertencia de la circular. Por otra parte reconocía la ausencia de verdadero diálogo entre las diversas corrientes teológicas que se había revelado en el Congreso de Roma.

39Fuera de Roma valoraba positivamente la constitución de las conferencias episcopales y las primeras medidas de aplicación de las reformas conciliares; a la vez que reconocía las tensiones, de distinta índole, en los diversos países católicos. En relación con el ecumenismo, gran objetivo del Concilio, le parecía que había sido «un año más bien pobre», incluso de retroceso por el conflicto sobre «los matrimonios mixtos». En cuanto a la relación de la Iglesia con el mundo, valoraba positivamente los esfuerzos de Pablo VI a favor de la paz; y, en conjunto, los «intentos de mantener contactos y diálogos con el mundo comunista».

  • 25 En noviembre-diciembre de 1966, aun estaba abierto un diálogo entre la Jerarquía y los Movimientos (...)

40Un último apartado amplio estaba dedicado al « catolicismo español ». Lo que más le preocupaba era la polarización, en gran medida azuzada por los «medios», entre conservadores y renovadores: «El conservador ve inmediatamente un revolucionario en todo renovador. El renovador llama reaccionario, sin más, al que habla de conservación. Aquí hay que ser blanco o negro. Y una reforma postconciliar no podía ser ni blanca ni negra, sino matizadamente gris.» En este clima surgían dos «enormes peligros»: el «anticlericalismo» de unos y el «antiepiscopalismo» de otros. Lo más positivo es que, según Descalzo, por primera vez había nacido «una opinión pública en la Iglesia española», aunque más confrontada que en diálogo. Y mientras las élites se dedicaban a combatirse de forma excluyente, «el Concilio no llegó ni al pueblo ni a la teología». Y tampoco se atendía a los «alejados». Pero este balance agridulce terminaba con unas propuestas y llamamientos esperanzadores: «una preocupación central por el pueblo», para catequizarle sencillamente en la nueva mentalidad y religiosidad conciliar; un «voto de confianza al Episcopado por parte de sacerdotes y grupos apostólicos»; «un renovado afán de comprensión del clero por parte de sus directores»; «una fe en los actuales movimientos apostólicos25 ».

La ACNP entre la renovación y la tradición, 1966-1967

41Si había una Asociación católica española fiel y leal a la Iglesia esta era la Asociación Católica Nacional de Propagandistas (ACNP) fundada en 1909 por el jesuita Ayala con una selección de ex-alumnos, miembros de las Congregaciones Marianas, entre los que desde el principio destaca el liderazgo de Ángel Herrera. La ACNP representó fielmente en la España anterior a la guerra civil (y después), la orientación accidentalista y posibilista de León XIII, del principio del mal menor, en su proyecto restaurador católico.

  • 26 El Boletín de la ACdP, enero 1967, p. 4, reproduce un fragmento del diario Ya (25-01-1967), en el q (...)

42A la altura del Concilio la Asociación había envejecido y estaba en cierta medida anclada, estancada, en la fidelidad a un Régimen, con el que había colaborado estrechamente, y en un modelo de relación Iglesia-Estado (el Concordato de 1953), claramente obsoleto en el nuevo contexto eclesial. Por ello abogaba por su necesaria reforma26.

43El nuevo presidente de la Asociación, a partir de 1965, Abelardo Algora, era el encargado de adaptar la ACNP al nuevo contexto eclesial, marcado por el Concilio, alentando la renovación pero dentro del respeto a la tradición, impulsando la renovación generacional pero respetando e integrando la generación de los mayores, que, a pesar de su estricta fidelidad a la Iglesia, tendrían dificultades para reconvertirse.

44Un repaso a los contenidos del Boletín de la ACdP, de los años 1966 y 1967 ofrece señales de esta difícil situación de síntesis entre renovación y tradición, fundamentalmente identificada con la posición de la Conferencia Episcopal de esos años, de acuerdo con la línea de fidelidad a la Jerarquía siempre mantenida por la Asociación.

45En general se aprecia un cierto eclecticismo o desconcierto entre la presentación de noticias relacionadas con el impulso renovador y las reformas (por ejemplo las litúrgicas, el ecumenismo, el giro social de los Jesuitas promovido por el Padre Arrupe), y las relacionadas con los «excesos», los riesgos, y las tensiones y divisiones correspondientes. Quizá se puede apreciar una pequeña evolución desde un cierto optimismo reformista, a lo largo de 1966, y una creciente preocupación por las divisiones y tensiones a lo largo de 1967.

  • 27 El Boletín de la ACdP reproduce un fragmento de una intervención de Bueno Monreal en el que lamenta (...)

46El Boletín no se refiere expresamente a la encuesta de Ottaviani, ni a la respuesta del episcopado español (salvo indirectamente a través de una reflexión del arzobispo de Sevilla Bueno Monreal27), pero expresa de varias maneras su temor a los riesgos y las exageraciones de la renovación. Por ejemplo, el presidente Algora en su discurso a unas Jornadas en Montserrat afirmaba:

  • 28 Discurso del Presidente Algora en la clausura de las Jornadas de Montserrat, Boletín de la ACdP, 82 (...)

Pero ante las impaciencias permaneceremos serenos; ante las rebeldías estrechamente unidos; ante las posturas revisionistas de “borrón y cuenta nueva” la nuestra es evolutiva y operativa desde la realidad actual; ante los problemas nacionales tomaremos aquellas decisiones meditadas que el estudio, la experiencia y la doctrina aconsejan cada momento28.

  • 29 En esos momentos se estaba acabando de elaborar la ley de libertad religiosa de 1967 (en realidad d (...)

47Los discursos del presidente, los documentos de trabajo, las conclusiones de las Jornadas y de las Asambleas anuales insisten en la voluntad de renovar los objetivos y métodos de la Asociación de acuerdo con el espíritu del Concilio, especialmente en el ámbito de las exigencias sociales derivadas de la Doctrina Social de la Iglesia y de la Gaudium et Spes, pero alertan contra el excesivo «temporalismo» y los radicalismos. Y, sobre todo, tratan de salvaguardar y reformar desde dentro el Régimen y el modelo de Iglesia protegida en una interpretación restrictiva de la «libertad religiosa29 ».

  • 30 El Boletín de la ACdP dedica amplio espacio a conferencias y entrevistas de Morcillo sobre la doctr (...)
  • 31 Ambos extractos, mas amplio el de Ceñal, en Boletín ACdP, enero-febrero 1966.

48Precisamente la preocupación por la aplicación del principio de libertad religiosa a España domina en los primeros meses de 1966. Publica amplios extractos de conferencias y declaraciones del arzobispo de Madrid, Casimiro Morcillo30, y de dos conferencias del jesuita Ramón Ceñal y del sacerdote del Opus Dei Amadeo Fuenmayor sobre la libertad religiosa. Ceñal afirmaba rotundamente que la aplicación del principio de libertad religiosa era compatible con Estado confesional; Amadeo Fuenmayor por su parte reconocía que el principio de tolerancia, recogido en la Constitución canovista de 1876, había sido superado en el Concilio, por el de la libertad religiosa31.

49En cuanto a las consecuencias políticas de la Gaudium et Spes en el Régimen Político el Boletin se adhería a la doctrina de la CEE sobre el legítimo pluralismo (como si el marco legal de un Estado autoritario lo permitiera) en nombre del principio conciliar de la «autonomía de lo temporal»; y a la posibilidad de reformar desde dentro, especialmente en un dirección social pero también política (participación), respetando siempre el orden institucional.

  • 32 El Boletín ACdP, publica un extracto muy amplio del documento final. Por otra parte publica una cró (...)

50La información del Boletin sobre el apostolado de los laicos y en concreto sobre los Congresos que en ese momento se celebran en Madrid (Unión Nacional de Apostolado Seglar) y en Roma, en el contexto de la «crisis» de la ACE, a la que se alude indirectamente sin utilizar ese término, confirma la posición de la Asociación de fidelidad a la Jerarquía; así como su acuerdo con las decisiones de la Plenaria de la Conferencia Episcopal española dedicada a la AC32.

51La posición de la Conferencia Episcopal sería presentada y defendida (aunque con algún matiz) por el órgano de expresión oficial y oficioso de la Iglesia y de la Acción Católica, la revista Ecclesia. Con matices sutiles en la medida en que ese momento, verano de 1966-primavera de 1967, se mantenía un «pulso» entre la línea de la AC y la de la Comisión episcopal de apostolado seglar (CEAS), y estaba pendiente una Plenaria del episcopado (marzo de 1967) monográfica sobre la crisis de la ACE.

  • 33 Ecclesia, 1320, 10-XII-1966.

52En un número monográfico de Ecclesia dedicado a informar sobre la III Plenaria y publicar diversos comunicados sobre la aplicación de la doctrina conciliar, siguiendo la bula Ecclesia sancta33, la revista dedicaba atención especial al resumen de la respuesta episcopal a la consulta de Ottaviani, y, de otra parte, a la propuesta de renuncia a privilegios y a la participación en instituciones del Estado. Aparte de la publicación de los comunicados, el editorial firmado por su director Antonio Montero, destacaba y comentaba estas dos cuestiones.

  • 34 «Frutos de la Conferencia Episcopal», Ecclesia, 1320, 10-XII-1966, en pag. 25 reproducía la parte s (...)

53En relación con la respuesta episcopal a la consulta de Ottaviani, subrayaba la advertencia final sobre el desviacionismo de los extremismos de ambos lados: «La advertencia es firme y delicada y como tal debe aceptarse, mirando cada cual a sí mismo sin disparar hacia el vecino», comentario que implícitamente reconocía la existencia real de un vivo debate34.

  • 35 Ibid. En pagina interiores, p. 21-23, ampliaba la referencia a esta cuestión, subrayando sus limite (...)

54En cuanto a la renuncia a privilegios, la contextualizaba en un proceso previo; valoraba la buena acogida de Pablo VI, y admitiendo una cierta ambigüedad moderada, animaba a cumplirla y desarrollarla como una expresión del espíritu conciliar: «Aún no cabe predecir que concreciones tendrá esto, dada la imprecisión del concepto de privilegio, no menos delicado que el de testimonio. El estudio y la decisión serán pasos consecutivos de este primero, el del gesto, a todas luces ejemplar desde el mirador del posconcilio35

  • 36 La Ley Orgánica del Estado (LOE) trataba de garantizar la continuidad institucional del post-franqu (...)
  • 37 Precisamente el debate sobre esas garantías dividiría una vez más la posición de los Movimientos de (...)

55Finalmente el editorial se refería al «comunicado tan breve como denso» en el que se dan al pueblo español, en vísperas del Referendum sobre la ley Orgánica del Estado36, «la pauta moral por la que debe regirse la libre decisión de cada uno en esta coyuntura cívica». La referencia aséptica, aparentemente positiva, no entraba en más valoraciones sobre lo que implícitamente suponía una bendición del propio Referendum, que se realizaría sin respetar unas mínima garantías de libertad de expresión37.

56La línea de la revista Incunable, nacida y vinculada a la Universidad Pontificia de Salamanca, y estrechamente dependiente del canonista Lamberto Echeverría, podría considerarse inicialmente como un apoyo a la posición moderada de la CEE. Sin embargo parece adoptar progresivamente una posición próxima al «espíritu conciliar», abierta a las novedades, según denunciaba Qué Pasa. Incunable parece que no recoge expresamente el comunicado de la CEE sobre la consulta de Ottaviani, pero en general se muestra favorable a impulsar las reformas conciliares, y a renovar los seminarios y la formación de los sacerdotes, muy sensible a los primeros síntomas evidentes de la crisis sacerdotal. También se muestra especialmente sensible a la pastoral obrera, y a la cuestión renacida de los curas obreros.

  • 38 Antonio Montero, «Contacto con la realidad», Incunable, 201, abril 1966.

57Un repaso a los índices de la revista en 1966 y 1967 revela su tendencia a impulsar las reformas conciliares. Los editoriales generalmente están firmados por su director Lamberto Echeverría, pero quien marca mejor la línea de apertura es Antonio Montero. Un editorial suyo en abril de 1966, «Contacto con la realidad» marcaba la ruta y el consejo, en la línea de una sociología pastoral que estaba descubriendo el mito de la católica España. Tras una serie de preguntas retóricas sobre los límites de esa unanimidad católica y los diversos frentes de cuestionamiento, la receta era el contacto con la realidad: «Hay que oir a los que están contacto con la gente. Y saber por ellos lo que piensan los obreros, los estudiantes, lo que fueron perseguidos en la guerra, los que no llegaron a conocerla, los que se encuentran situados, los que no envidian.» Esta mirada atenta a la disidencia más o menos clandestina era tanto más importante ( «Si no hay prensa anticlerical o comunista; si las consignas o los bulos antirreligioso han de correr bajo cuerda, tal situación obligará a una sensibilidad más despierta38 »).

  • 39 Antonio Montero, «Escándalos que escandalizaban», Incunable, 203, junio 1966. Aparte de otros artíc (...)

58Otro editorial de Montero, en junio de 1966, «Escándalos que escandalizan», a propósito del escándalo, sobredimensionado en los medios, sobre la contestación sacerdotal (Manifestación en Barcelona, «Operación Moisés»), provocó controversia, dentro y fuera de la revista. Montero criticaba el « escandalo nacional » provocado por la prensa, y denunciaba la emergencia de «un anticlericalismo de derechas», con la misma virulencia que el no extinguido «anticlericalismo de izquierdas39 ».

  • 40 Antonio Montero, «Contra tensiones, diálogo», Incunable, 206, octubre 1966.

59Ya en octubre de 1966, otro editorial de Montero abogaba ahora por el diálogo frente a las tensiones. Consciente de las tensiones intraeclesiales entre tendencias, expresadas en diversos conflictos a lo largo de 1966, demandaba el ejercicio de un pluralismo limpio y abierto, frente a los que creen «en el anónimo, la lucha clandestina, al guerra sicológica». Los obispos debían implicarse en la vigilancia de esas reglas del diálogo respetuoso40.

  • 41 Antonio Aradillas, «Prensa anticonciliar», Incunable, 206, octubre 1966.

60En el mismo número un articulo firmado por Antonio Aradillas, denunciaba tres tipos de «prensa anticonciliar41 ». Entre ellas la prensa integrista (sin citar este calificativo), citando además una condena reciente del Consejo permanente del episcopado francés. Pero también advertía sobre «aquellos grupos católicos españoles que, como les come la prisa y el afán de eficacia… corren ahora el riesgo de faltar a la comprensión y el respeto hacia los demás». De modo que este artículo parecía anticipar el comunicado episcopal de respuesta a la consulta en su doble descalificación de los extremos.

  • 42 Antonio Montero, «Salirse de la polémica», Incunable, 210, febrero 1967.

61El crecimiento de la polémica y de las tensiones, expresada entre otras en el dramático editorial de Palabra ( «Algo se pudre»), o en las polémicas con Que Pasa, parecían aconsejar un tiempo de silencio. Es lo que pedía Montero en el editorial, «Salirse de la polémica», de febrero de 1967. Dedicarse a trabajar dejando a un lado el exceso de la polémica, sin «escapismo», ni abandono de la línea: «No propugnamos la reforma personal para esquivar la colectiva, ni hablamos de espiritualidad para dejar en paz las estructuras viciadas42

62Vale también la pena explorar la posición integrista, absolutamente resistente al nuevo «espíritu del Concilio» y crecientemente alarmada por sus avances demoledores. La revista Qué Pasa, fundada en 1964, impulsada por Blas Piñar, representa bien esa posición. Una revisión de sus artículos en los años 1966 y 1967 revela su preocupación creciente y denuncia del «progresismo cristiano», la progresiva radicalización de sus posiciones cada vez más aisladas, crecientemente confrontada con el amplio abanico de posturas alineadas con el espíritu del Concilio: desde «los Ruiz Giménez, González Ruiz, Miret Magdalena», pero también, “Incunable” (recién conversa al espíritu de novedades), Sal Terrae, ABC, Ya, Pueblo.

  • 43 Que Pasa, Parece como si la revista conociera el texto completo de la respuesta episcopal, que efec (...)
  • 44 En concreto, polemiza con un artículo de Monseñor Añoveros, obispo de Cádiz, en ABC, febrero de 196 (...)

63Sólo le queda a la revista integrista la posición de la Jerarquía o de algunos obispos de la CEE, cuya respuesta a la consulta de Ottaviani interpreta a su favor. Pues considera que la denuncia velada del Comunicado oficial sobre los desviacionismos de los dos extremos no les incluye. Entienden que la denuncia del desviacionismo sólo afectaba al progresismo, y, por tanto, coincidiría con sus propias posiciones43. Por ello mismo rechaza y polemiza con las opiniones y los medios que, quizá como consecuencia del documento de los obispos, criticaban expresamente las posiciones integristas del Qué pasa44.

Los medios progresistas. Buscando la Iglesia conciliar

64Es significativo del contexto español, eclesial y político, que los medios que más reciben y siguen la Circular de Ottaviani, sean los medios conservadores, los dominantes o hegemónicos en ese momento (1966) en el panorama español. Mientras que los emergentes progresistas, recién nacidos (o refundado como Vida Nueva), Iglesia Viva, Pastoral Misionera, Aún, parecen guardar prudente silencio, en un contexto de hostilidad y represión.

65Vida Nueva iniciaba, en 1967, una etapa nueva con un proyecto claro de impulsar la renovación conciliar en España, y, por tanto, en una dirección distantemente crítica frente a la tendencia conservadora dominante en la CEE, básicamente legitimadora del Régimen, y resistente a aplicar los principios del Vaticano II que más afectaban.

66En enero de 1965 se comenzó a publicar la revista Pastoral Misionera, como continuación del Boletín de la JOC, en el mismo espíritu y objetivos de difusión de la pastoral obrera juvenil, según el método y la ideología de la JOC; pero también con el objetivo de difundir el espíritu y la doctrina del Concilio Vaticano II. Según el diseño la revista conjugaría en sus contenidos la publicación de reflexiones pastorales con el tratamiento de temas pastorales de actualidad, y la presentación de experiencias.

  • 45 Sobre la trayectoria y contenidos de Pastoral Misionera vid. Casimir Marti, Iglesia y sociedad en E (...)

67En este sentido, Pastoral Misionera junto a Iglesia Viva y otras revistas, son hoy una fuente importante y significativa para el estudio de la recepción española del Concilio45. La revista, lógicamente, dedicó un tratamiento especial a la crisis de la Acción Católica de 1966-68, a la Asamblea Conjunta de 1971. En la revista no se han encontrado referencias concretas a la Encuesta de Ottaviani y la respuesta de la Jerarquía española, pero la línea de la revista está claramente alineada a favor del «espíritu del Concilio», y en contra de su interpretación reduccionista.

  • 46 Iglesia Viva, continua publicándose. El último número lo ha dedicado a hacer un balance de sus 50 a (...)

68En 1966, maduraba en un grupo de teólogos de la Universidad Pontificia de Salamanca, el nacimiento de una revista de pensamiento de largo alcance, Iglesia Viva46. Según su presentación, escrita principalmente por uno de sus fundadores, Fernando Sebastián, entonces profesor de la Universidad Pontificia, se trataba de propiciar la buena recepción de la doctrina del Concilio Vaticano II, contribuyendo a renovar una teología española, cuyos límites y atrasos se reconocían. Muy conscientes, por otra parte, de la tarea histórica pendiente y de la oportunidad que esa recepción del Concilio podía ayudar a encauzar. Es decir, de la dimensión política y social, además de religiosa-pastoral, que el Concilio contenía, especialmente en el caso de España.

69A diferencia de Pastoral Misionera, Iglesia Viva nacía más como una revista de pensamiento teológico, aunque muy vinculada a los problemas pastorales y socio-políticos de la realidad eclesial y política española. En este sentido la consulta de su colección es una buena fuente para el análisis de ese tiempo y contexto.

  • 47 Vid. Octavio Fullat, «España, es católica», Iglesia Viva, 4, 1966, p. 58-67; Julián Uncilla, «Aspec (...)

70Si se repasan los contenidos de sus primeros números se observa la atención preferente, casi exclusiva, a la doctrina conciliar, su desarrollo normativo, las reuniones teológicas y pastorales que apoyan y difunden la doctrina. Con una atención especial a la sociología pastoral como cauce de critica y renovación pastoral47. No hay que olvidar que la sociología pastoral fue el instrumento y el método que la Comisión del Clero de la CEE utilizó en la indagación que llevó a la celebración de la Asamblea Conjunta de 1971.

  • 48 Vid. José María González Ruiz, «En torno a El Cristianismo no es un humanismo», Iglesia Viva, 13, 1 (...)

71Tampoco en Iglesia Viva, nacida al mismo tiempo que se planteaba la encuesta de Ottaviani, se encuentran referencias concretas a ella, pero es evidente, repasando su carta de presentación y los contenidos de los primeros números que su reflexión y posición era completamente contraria al espíritu que la inspiraba y a sus prevenciones y miedos. Por el contrario la revista seguía y comentaba las expresiones más renovadoras. Una muestra de debate doctrinal de altura, en el que planeaban directamente los fundamentos teológicos de la nueva doctrina conciliar sobre la Iglesia y su relación con el mundo, fue la amplia reseña crítica que Fernando Sebastián dedicó al libro de Jose María González Ruiz, El cristianismo no es un humanismo, y la réplica correspondiente48.

72En un contexto cronológico más amplio (1967-1971), se apreciaría mejor el impacto en España de la batalla por la aplicación y la interpretación de la doctrina conciliar – que era la cuestión de fondo de la circular de Ottaviani – expresión de la resistencia de la minoría del Concilio a la doctrina aprobada, o al menos al «espíritu» dominante en las última sesiones del Concilio.

73En los documentos de la CEE entre 1967 y 1971 se observa la preocupación por salvar las tradiciones religiosas y morales, y advertir de los riesgos y desviaciones que progresivamente iban apareciendo en la sociedad española, en proceso de secularización, y en sectores de la Iglesia más sensibles a la renovación conciliar.

  • 49 Vid. Jesus Iribarren, Documentos Colectivos…, p. 520-554.

74En esos años, la recepción y aplicación del Concilio se hace en un contexto de «iglesia dividida», que se expresa en las tensiones en el interior de la CEE, entre una mayoría conservadora, mas bien reduccionista en la aplicación del Concilio, y, sobre todo, defensora de la legitimidad del Régimen; y una minoría ( «los 12 apóstoles»), sensible a la doctrina conciliar y critica con el modelo Iglesia-Estado del Concordato de 1953. Progresivamente esta relación de fuerzas va cambiando, hasta invertirse, en 1971-1972, por la pérdida de voto de los obispos dimisionarios y el aumento de los nuevos obispos auxiliares promovidos por el nuncio Dadaglio. Los documentos de la CEE, a partir de 1972, son el contrapunto de los anteriores. Especialmente se aprecia en el documento sobre El Apostolado de los Seglares, en comparación con el de 1967; y, sobre todo en el documento « Iglesia y comunidad política », en comparación con la nota de la Permanente de junio de 196649.

  • 50 Salvador Muñoz Iglesias, Así lo vimos otros, Valencia, Edicep, 2002, 232 p. Informe presentado en l (...)

75Un informe crítico presentado por el sacerdote madrileño Salvador Muñoz Iglesias, en diciembre de 1975, puede ser representativo de la resistencia anticonciliar50. El núcleo de su balance se centraba en la crítica a la deriva postconciliar de la Iglesia española y más en concreto de la Iglesia de Madrid. El balance de Muñoz Iglesias era un duro y crítico alegato de los frutos perversos de una mala aplicación de la doctrina conciliar, y de la responsabilidad de la autoridad jerárquica (Tarancón). Repasaba sucesivamente la aplicación de la reforma litúrgica, la situación de los medios de comunicación social de la Iglesia, los asuntos económicos, la situación de las Religiosas, Aspectos jurídicos, el presbiterio diocesano, la educación cristiana de la juventud, el Seminario, y finalmente las «desviaciones doctrinales». En cada uno de esos apartados, tras una breve referencia a los efectos positivos, se centraba sobre todo en denunciar los efectos perversos y desviaciones. Sus críticas se referían especialmente a la gestión del Seminario.

76El elenco de críticas puede ser representativo y significativo de la resistencia anticonciliar en la España del final del franquismo, aunque es cierto que el informe no contiene (apenas) referencias directas al contexto político y su peso específico en el debate postconciliar. Casi diez años después de la Encuesta de Ottaviani, el balance de Muñoz Iglesias, parece en buena medida guiado por ella, con el agravante pesimista y la verosimilitud que, en la perspectiva de este sector, el paso de los años daba al diagnóstico implícito en la Encuesta.

Annexe Réponse de la Conférence épiscopale espagnole (décembre 196651)

    • 51 Le 13 janvier 1967, Mgr José Guerra Campos, évêque auxiliaire de Madrid et secrétaire général de la (...)

    Dans les publications théologiques espagnoles, livres et revues de niveau scientifique, on ne voit paraître ni les doctrines auxquelles se réfère le document de la S. Congrégation, ni d’autres qui s’écarteraient de la pensée de l’Église.

  1. Dans des traductions d’œuvres étrangères, on voit filtrer certaines de ces théories, plutôt à travers des ambiguïtés et des insinuations que par des assertions précises.

  2. Dans des publications ayant un caractère de vulgarisation, y compris des périodiques atteignant le grand public, paraissent souvent des articles sans consistance doctrinale, mais susceptibles d’impressionner profondément, présentant avec insistance une thématique révisionniste qui ne laisse intactes ni les institutions ni la doctrine même de l’Église. On peut parfois signaler des erreurs dans ce genre de littérature; le plus souvent, il s’agit d’imprécisions susceptibles de désorienter. Dans certains de ces articles, on met en doute la validité de la doctrine couramment admise dans l’Église, sans excepter des doctrines définies par le plus haut Magistère infaillible; habituellement, on traite par omission les affirmations du Magistère ordinaire lorsqu’on estime que celui-ci n’appuie pas l’opinion que l’on préfère. On propose une Église plus pure, plus évangélique et conciliaire, en dépréciant les réalités existantes que l’on qualifie de caduques et dépassées.

Annexes

Il existe aussi d’autres publications, en nombre beaucoup plus restreint, dans lesquelles, sous prétexte d’une fidélité plus entière, on combat sournoisement le Concile Vatican II, où l’on dénigre une partie du clergé, comme pour compenser les attaques contre la hiérarchie dont les publications de l’autre secteur ont coutume de se faire gloire.

Cette prolifération d’articles à thèmes religieux, malgré son manque de solidité, trouble beaucoup de gens de bonne volonté, qui ressentent la crainte que tout change, que rien ne soit stable, même sur le plan des convictions religieuses les plus pures.

En nous référant aux divers points du document, sur lesquels il faut faire rapport, il nous paraît que, mise à part telle ou telle attitude personnelle, non entièrement vérifiée et, par conséquent, sans grande importance, notre clergé et notre laïcat ne sont touchés que sur ce qui suit:

N° 3 – Des appréciations audacieuses, qui comportent un dédain pratique du Magistère, y compris celui du pontife romain. On en vient à mettre en question le caractère obligatoire de l’assentiment, même s’agissant de points expressément affirmés dans des encycliques pontificales. On appuie de telles théories sur le caractère faillible que l’on attribue à ces documents.

N° 7 – Partant de ce que le sacrement de pénitence est d’abord pour réconcilier les fidèles avec l’Église, on tend à sous-estimer sa pratique dévote et fréquente. On met en doute la convenance, voire la validité, de la confession des péchés véniels. On prétend que la confession expresse et spécifique des péchés est en voie de suppression.

N° 8 – Morale conjugale et sexuelle. Outre la large diffusion d’opinions incertaines et visant à la sensation dans des publications de tous genres, y compris dans la presse quotidienne, dans des livres même munis de la censure ecclésiastique, dans des conférences, etc., nous constatons que l’on avance l’argument de l’explosion démographique pour conclure que les normes en vigueur dans l’Église nous conduisent vers un avenir catastrophique, que l’on affirme inadmissible.

On met en doute la validité de la conception catholique de loi naturelle. On passe sous silence des éléments essentiels, et l’on déclare caduque ce qu’on appelle morale traditionnelle.

On rejette la doctrine selon laquelle il n’y a pas de matière légère en cette matière, et l’on avance que seuls sont graves les excès qui portent préjudice à d’autres personnes. Concrètement, on considère comme légère ou indifférente la masturbation, et d’autres péchés du même genre.

L’usage d’anovulatoires pour éviter la conception est fréquemment conseillé, y compris par des prêtres.

N° 10 – Certains tentent de réduire la mission de l’Église à une interprétation humaniste, oubliant la primauté des facteurs spécifiquement religieux et de la Révélation chrétienne. Parfois, certaines attitudes paraissent correspondre à une mentalité historiciste postchrétienne.

À l’occasion de dialogues avec des athées, certains abandonnent et même rejettent les conceptions chrétiennes de Dieu et de son action providentielle, surestimant ce qu’ils estiment être pensée constructive dans les idéologies matérialistes. Tout cela est habituellement présenté comme un développement légitime et nécessaire de ce que le Concile Vatican II se serait borné à insinuer timidement, selon la pensée des auteurs en cause.

Nous proposons, comme l’autorise le document de la S. Congrégation:

  1. L’accomplissement, adapté à ces circonstances spéciales, du devoir de vigilance des évêques dans leurs diocèses, plus attentif, comme le suggère tel prélat, en ce qui concerne les séminaires, les livres et les publications qu’on y reçoit et lit, les courants d’idées qui prédominent, l’attitude des supérieurs et professeurs dans les cas qui demandent des mesures particulières, etc. Il faudrait organiser l’exercice de la censure préalable, tant obligatoire que facultative, certainement avec une exigence plus grande, mais pourtant dans un esprit de collaboration avec les auteurs, pour opérer les rectifications qui conviennent.

  2. Que la Commission épiscopale pour la foi et les mœurs, ou tel autre organisme à qui serait confiée cette tâche, tienne les évêques informés de ce qui, en cette matière, pourra dépasser les limites diocésaines, en proposant les moyens opportuns qui pourraient être adoptés dans les diocèses.

  3. Cette même commission ou organisme et l’épiscopat dans son ensemble doivent accomplir un travail positif. Le désir que la vérité catholique soit exposée de façon mieux adaptée aux fidèles, à leur mentalité et à leurs préoccupations actuelles mérite sans aucun doute une attention particulière. L’étude des problèmes qui préoccupent aujourd’hui sera improvisée par n’importe qui, bien ou mal intentionné, si nous ne faisons pas en sorte qu’elle soit menée par des personnes préparées et compétentes.
    La hiérarchie, nous semble-t-il, a le devoir de chercher les moyens de promouvoir l’étude et l’exposition de ces thèmes et de faire bénéficier des secteurs qui vraiment le désirent des progrès légitimes obtenus par les sciences sacrées.
    Il pourra parfois être utile que l’épiscopat expose collectivement tel de ces thèmes qui attirent l’attention des fidèles et sur lesquels circulent des doctrines pernicieuses.

  4. Il serait souhaitable que le Saint-Siège envisage la possibilité de réviser, sans attendre la réforme du droit canon, les sanctions en matière de foi; en particulier la transformation des peines latae sententiae en ferendae52.

Certains désirent que l’on n’ait pas à mettre en marche le mécanisme pénal lorsqu’il s’agit de signaler ce qui s’oppose à la vérité révélée, ou passe pour tel sans l’être. Ils pensent que pour celui qui est de mauvaise foi et s’est déjà séparé de l’Église dans son cœur, une excommunication encourue ipso facto a peu de signification. Pour celui qui cependant conserve une fidélité substantielle au Christ et à son Église, ce genre de sanction est parfois un obstacle pour un retour à la maison paternelle.

Déliés sous ses deux aspects, les pasteurs auraient une obligation plus pressante d’avertir leurs fidèles de ce qui peut être un danger pour leur Salut.

Nous désirerions que la S. Congrégation nous éclaire sur les nouveaux critères qui, en tenant compte des dispositions du Concile Vatican II et des normes pontificales qui régissent cette S. Congrégation Pro Doctrina Fidei, pourraient être utilisés pour l’application des canons 1384-139453.

La Conférence exprime le désir qu’un document pontifical vienne stimuler le sentiment d’attachement des prêtres aux orientations doctrinales de leurs évêques, dans un esprit d’adhésion à la hiérarchie que le Christ a donnée à son Église.

Notes

1 Vid. Jesus Iribarren (edit.), Documentos colectivos del episcopado español, 1868-1974, Madrid, Editorial católica, 1975, BAC, «Actualización del Apostolado Seglar en España», 4-03- 1967, p. 404-411 ; y, en una línea diferente, « Orientaciones pastorales sobre Apostolado Seglar », 27-11-1972, p. 493-520.

2 Ibid., p. 370-403.

3 La Ley Orgánica del Estado promulgada en 1967 trataba de dar una mayor legitimidad seudo-constitucional al Régimen, pensando sobre todo en la sucesión monárquica al franquismo.

4 Un informe anónimo sobre «Política eclesiástica», del entorno del subsecretario del ministerio de Justicia, Alfredo López, valoraba positivamente estas posiciones. AGUN, Fondo Alfredo López, caja 5, D 23/01/1967 81.

5 Falta un estudio de la participación de los obispos españoles en el Concilio. Hay algunas referencias y testimonios personales, como el de González Moralejo, el de Jacinto Argalla, el de Mauro Rubio, el de Tarancón.

6 Antonio de Castro Albarrán, «Lo nuevo conciliar y lo eclesial perenne. De la antitesis a la inserción», Studium, 1967, p. 99---104. Las cinco conferencias, solo a hombres, fueron dadas en mayo de 1966. En el prólogo anuncia un libro más elaborado con el título, «Uso y abuso del Concilio. Inserción de la Conciliar en la eclesial perenne».

7 J. Ruiz-Giménez, miembro relevante de la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) y de organizaciones católicas internacionales como Pax Romana, había sido embajador en la Santa Sede (1948-1951) y ministro de Educación entre 1951-1956. Pero en este momento mantenía posiciones críticas con el Régimen, y lideraba una posición evolucionista dialogante. Acababa de fundar en 1964 la revista Cuadernos para el Diálogo.

8 AA. VV., Buscando la Iglesia conciliar, Barcelona, enero 1968, Prólogo de Joaquín Ruiz-Giménez.

9 Josep M. Piñol, La transición democrática de la Iglesia española, Trotta, 1999, 524 p. El año 1966 es destacado en el libro por estos conflictos político-eclesiales (la manifestación de sacerdotes en Barcelona en mayo y la llamada “operación Moisés”), pero no hay curiosamente referencia al impacto de esta Circular de Ottaviani.

10 La III Plenaria de la CEE duró varios días (noviembre-diciembre 1966) y despachó una agenda amplia, principalmente relacionada con la reglamentación de diversas instituciones (Consejo Presbiteral, Consejo Pastoral) que habían de ponerse en marcha para cumplimiento de la normativa conciliar. En la prensa católica se publican resúmenes de los trabajos y conclusiones.

11 Aunque no está estudiada sistemáticamente es conocida la perplejidad de buena parte de los obispos españoles ante la nueva doctrina conciliar; y, especialmente, su resistencia a la libertad religiosa. Vid. Jesus Iribarren, Papeles y memorias. Medio siglo de relaciones Iglesia-Estado, Madrid, Editorial católica, 1992, p. 223-278.

12 La respuesta de la CEE no se refiere a todo el elenco de cuestiones. Elude algunas referidas a la doctrina y dogma y se centra principalmente en los apartados 3, 7, 9 y 10. Ante la imposibilidad de acceder al archivo de la CEE, se ha consultado la versión en francés, facilitada por el Prof. Sorrel.

13 Sería interesante conocer el tenor del debate interno que suscitó su aprobación, si se recogió en las Actas, en función de la posibilidad de acceso al archivo de la CEE. Y así mismo seguir las posibles referencias en las pastorales y circulares de cada obispo.

14 Esta es una exploración selectiva, no exhaustiva, de algunos medios y expresiones del catolicismo español. No habría sido posible sin la ayuda generosa de Luis Carlos Gutiérrez Conde que recopiló la mayor parte de los materiales hemerográficos. Hay que tener en cuenta que durante varios meses sólo se conoció el comunicado publicado, un resumen suavizado de la respuesta completa aprobada. No sabemos hasta qué punto alguno de los comentaristas conocía el documento completo.

15 José Guerra Campos, Crisis y conflicto de la Acción Católica española y otros órganos nacionales de apostolado seglar desde 1964, Madrid, ADUE, 1989. Es su versión de la crisis; contiene una amplia selección de documentos; fuente principal para comprender la posición de los obispos.

16 La Ilustración del Clero, 1966, p. 490-491, publica un resumen amplio de la Circular de Ottaviani, con los términos concretos de la consulta y advertencias (más tarde, en marzo 67, publica la Circular íntegra), y una referencia resumida del comunicado distribuido por la CEE sobre la respuesta española, pero no publica el documento íntegro.

17 «Orientaciones pontificias en torno al Aggiornamento pastoral», Ilustración del Clero, Noviembre 1966, p. 513-518. Editorial en el que glosa «la voz de alerta de Pablo VI contra el inmovilismo y el radicalismo pastorales» en varias alocuciones.

18 Fundada en 1965, se sigue publicando en la actualidad como «Revista mensual sobre Iglesia y Cultura», vinculada al Opus Dei.

19 Palabra, 28 diciembre 1967.

20 Qué Pasa, órgano de expresión del grupo integrista liderado por Blas Piñar, fundador y líder del partido « Fuerza Nueva ».

21 Carlos Escartín Nuñez, Alfredo García Suárez, Pedro Rodríguez, José Luis Martin Descalzo, Postconcilio en España, Cuadernos Palabra, 5, Madrid, Epalsa, 1967, 78 p.

22 El capítulo de Alfredo García Suárez, colaborador habitual en la revista, refleja una valoración e interpretación muy parecida a la de Escartín.

23 Pedro Rodríguez, «Las repercusiones del Concilio Vaticano II en España», en Postconcilio en España, p. 51-59, publicado en Wort und Wahrheit, XII-1966.

24 José Luis Martíndescalzo, «Año importante y difícil en la vida religiosa», en Postconcilio en España, p. 60-73, publicado en ABC, 27-XII-1966.

25 En noviembre-diciembre de 1966, aun estaba abierto un diálogo entre la Jerarquía y los Movimientos de AC, tras la crisis desatada en el verano. La decisión de la IV plenaria de la CEE en marzo de 1967 acabaría con esa posibilidad.

26 El Boletín de la ACdP, enero 1967, p. 4, reproduce un fragmento del diario Ya (25-01-1967), en el que a propósito de una demanda de la Santa Sede, aconseja la renuncia del Gobierno al Derecho de Presentación en el nombramiento de obispos.

27 El Boletín de la ACdP reproduce un fragmento de una intervención de Bueno Monreal en el que lamentando los excesos de los resistentes a las reformas, alude al comunicado de la CEE de respuesta a la consulta.

28 Discurso del Presidente Algora en la clausura de las Jornadas de Montserrat, Boletín de la ACdP, 823-824, mayo-junio 1966.

29 En esos momentos se estaba acabando de elaborar la ley de libertad religiosa de 1967 (en realidad de tolerancia religiosa), cuyo proyecto alentaba el ministro Castiella desde 1960.

30 El Boletín de la ACdP dedica amplio espacio a conferencias y entrevistas de Morcillo sobre la doctrina del Concilio, especialmente sobre el alcance y significado de la libertad religiosa y su aplicación a España. Se esfuerza en demostrar que no debe afectar sustancialmente al estatus español de estado confesional. No hay contradicción. Boletin ACdP, enero-febrero 66.

31 Ambos extractos, mas amplio el de Ceñal, en Boletín ACdP, enero-febrero 1966.

32 El Boletín ACdP, publica un extracto muy amplio del documento final. Por otra parte publica una crónica crítica del III Congreso internacional de apostolado seglar, por su excesiva tendencia «temporalista». La acusación de «temporalismo» era quizá la principal que se atribuía a la AC especializada. Vid. el libro de José Guerra Campos, Crisis y conflicto en la Acción Católica española y otros órganos nacionales de apostolado seglar desde 1964, Madrid, ADUE, 1989 y la respuesta del consiliario nacional Miguel Benzo, «Aclaraciones de algunas dificultades sobre la actual Acción Católica», en Ecclesia, 20-02-1965; cfr. Feliciano Montero, La Acción Católica en el franquismo. Auge y crisis de la Acción Católica especializada, Madrid, Uned, 2000, p. 140-144.

33 Ecclesia, 1320, 10-XII-1966.

34 «Frutos de la Conferencia Episcopal», Ecclesia, 1320, 10-XII-1966, en pag. 25 reproducía la parte sustancial del Comunicado.

35 Ibid. En pagina interiores, p. 21-23, ampliaba la referencia a esta cuestión, subrayando sus limites de acuerdo con la declaración de la Permanente de junio de 1966 sobre «La Iglesia y el orden temporal a la luz de Concilio»: «La Iglesia no puede renunciar a lo que al mismo tiempo entraña un derecho de los ciudadanos, sus hijos, sobre todo, los más necesitados, y singularmente en el campo de la educación, la beneficencia y las obras sociales.»

36 La Ley Orgánica del Estado (LOE) trataba de garantizar la continuidad institucional del post-franquismo. Fue aprobada por las Cortes del Régimen, y votada masivamente en Referendum en diciembre de 1966.

37 Precisamente el debate sobre esas garantías dividiría una vez más la posición de los Movimientos de AC respecto de la de la Conferencia Episcopal.

38 Antonio Montero, «Contacto con la realidad», Incunable, 201, abril 1966.

39 Antonio Montero, «Escándalos que escandalizaban», Incunable, 203, junio 1966. Aparte de otros artículos y comentarios publicados en la revista que aluden al título, Que Pasa reaccionó polémicamente.

40 Antonio Montero, «Contra tensiones, diálogo», Incunable, 206, octubre 1966.

41 Antonio Aradillas, «Prensa anticonciliar», Incunable, 206, octubre 1966.

42 Antonio Montero, «Salirse de la polémica», Incunable, 210, febrero 1967.

43 Que Pasa, Parece como si la revista conociera el texto completo de la respuesta episcopal, que efectivamente centraba sus críticas en los desviacionismos progresistas.

44 En concreto, polemiza con un artículo de Monseñor Añoveros, obispo de Cádiz, en ABC, febrero de 1967; con un artículo publicado en Sal Terrae, con un articulo de Jaime Campmany en Pueblo, difundido en varios periódicos.

45 Sobre la trayectoria y contenidos de Pastoral Misionera vid. Casimir Marti, Iglesia y sociedad en España 1965-2010. En la trayectoria de las revistas Pastoral Misionera y Frontera, Valencia, Atrio LLibres, 2013, 349 p. El autor destaca el seguimiento especial que hace la Revista de las vicisitudes y los conflictos sociopolíticos que suscitó la recepción del Concilio en el final del franquismo.

46 Iglesia Viva, continua publicándose. El último número lo ha dedicado a hacer un balance de sus 50 años. La colección se puede consultar on line. Fernando Sebastián, en sus Memorias con esperanza, Madrid, Encuentro, 2016, 469 p., se refiere a su protagonismo en la fundación y primera etapa, hasta 1972, siendo ya rector de la Universidad Pontificia. Posteriormente, en los ochenta entró en conflicto abierto con la orientación de la revista.

47 Vid. Octavio Fullat, «España, es católica», Iglesia Viva, 4, 1966, p. 58-67; Julián Uncilla, «Aspectos pastorales de la sociología religiosa», Iglesia Viva, 5, 1966, p. 89-94; Juan Antonio Bernard, «Urgencias de la pastoral española», Iglesia Viva, 9, 1967, p. 239-248. A partir de la crónica de unas Jornadas sobre Pastoral de Conjunto, organizadas por el secretariado presidido por el obispo de Gerona, Narciso Jubany, y dirigida por el grupo francés liderado por F. Boulard, el autor reflexiona sobre los problemas de fondo de la pastoral española, los obstáculos, los riesgos de aplicar una copia mimética de la experiencia francesa.

48 Vid. José María González Ruiz, «En torno a El Cristianismo no es un humanismo», Iglesia Viva, 13, 1968, p. 99-103; Fernando Sebastián, «A propósito de El Cristianismo no es un humanismo», Iglesia Viva, 12, 1967, p. 545-557.

49 Vid. Jesus Iribarren, Documentos Colectivos…, p. 520-554.

50 Salvador Muñoz Iglesias, Así lo vimos otros, Valencia, Edicep, 2002, 232 p. Informe presentado en la Iglesia de los Jerónimos en Madrid, ante una asamblea de unos 400 sacerdotes, y en presencia del cardenal Tarancón que comenta en sus Confessiones «la famosa reunión de San Jerónimo», p. 115---180.

51 Le 13 janvier 1967, Mgr José Guerra Campos, évêque auxiliaire de Madrid et secrétaire général de la Conférence épiscopale espagnole, communique la réponse de son pays, approuvée par l’assemblée plénière de l’épiscopat le 2 décembre 1966, au président et au secrétaire général de la Conférence épiscopale française. Ce dernier, Mgr Etchegaray, la fait traduire en français (l’original espagnol n’est pas conservé dans le dossier) et l’envoie le 27 janvier aux cardinaux, aux membres du bureau du Conseil permanent et aux membres du Bureau d’études doctrinales (CNAEF, 4 CE 6).

52 La première est encourue du fait même du délit, la seconde ne frappe le coupable qu’après une décision judiciaire ou administrative.

53 Ils visent la censure préalable des livres (code de 1917).

© LARHRA, 2017

Licence OpenEdition Books

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search