Version classiqueVersion mobile

Globalización y localidad

 | 
Margarita Estrada Iguiniz
, 
Pascal Labazée

Sección I. Espacios productivos

La evolución de las configuraciones productivas locales en Brasil: tendencias e interpretaciones1

Lia Hasenclever et Isleide Maeda

Texte intégral

  • 1 Este artículo fue preparado para el seminario internacional Los Espacios de la Globalización. Mutac (...)

1La desconcentración industrial que vivió Brasil entre 1970 y 2000 vino acompañada del surgimiento de varios polos de localización industrial y de un cambio en el perfil empresarial, principalmente en lo que se refiere al tamaño y a la organización de las empresas. El objetivo de este trabajo es analizar, críticamente, los estudios sobre el desarrollo económico local en Brasil que han realizado diferentes grupos de investigación brasileños, y la manera en que han utilizado conceptos y definiciones de las diferentes escuelas y programas de investigación basados en otras realidades sociales.

2Los estudios sobre desarrollo económico local han registrado avances significativos en relación con las metodologías cuantitativas que permiten identificar las especializaciones sectoriales. Sin embargo, no hay consenso entre los investigadores sobre cuáles son las metodologías y fuentes estadísticas más apropiadas para la realidad brasileña. Por otra parte, es preciso avanzar en los métodos de medición de la densidad de las redes de empresas y de sus aspectos cualitativos.

3El estudio del desarrollo económico local presenta varios desafíos, todos relacionados con la complejidad intelectual de este tema, que reúne diversos campos del conocimiento como la economía, la sociología y la política y, al mismo tiempo, con la juventud del énfasis teórico en el enfoque local de las teorías del crecimiento y del desarrollo económico. Hasta los años ochenta, el fenómeno del crecimiento y del desarrollo era considerado esencialmente un fenómeno macroeconómico que debía ser abordado en el ámbito nacional y no en el local (territorial) y empresarial.

  • 2 Sobre las razones histórico-institucionales brasileñas surgidas desde la década de 1990, destaca el (...)

4Un gran número de razones, desde las histórico-institucionales hasta las teórico-abstractas, pueden ser apuntadas para la relevancia del nuevo enfoque local y empresarial en el estudio del tema.2 Este artículo, sin embargo, pondrá un énfasis especial sobre los trabajos empíricos dedicados al estudio de la desconcentración industrial que experimentó Brasil durante el lapso que va de 1970 a 2000, y al surgimiento de nuevos polos de localización industrial que vinieron acompañados de un cambio en el perfil empresarial, especialmente en lo que se refiere al tamaño y la organización de las empresas allí instaladas, y a las consecuencias positivas y negativas que estos fenómenos pueden traer para el desarrollo local. Sobre estos aspectos, se agrega el contexto económico de cambio que intensificó la competencia entre las empresas brasileñas y extranjeras con la desregulación generalizada y con la apertura económica iniciada en los años noventa.

5La constatación empírica de esta desconcentración industrial, espacial y empresarial es el motivo de proponer un artículo sobre los estudios del desarrollo económico local que tienen como objetivo interpretar y captar esa nueva realidad, dando una especial atención a la forma en que los diferentes grupos de investigación brasileños y extranjeros abordaron el fenómeno de desconcentración, naturalmente no exclusivo de Brasil, que se presentó en varias otras regiones del mundo (Markusen, 1994) y a la forma en que estos grupos utilizaron conceptos y definiciones de las diferentes escuelas y programas de investigación de otras realidades.

6El interés de este estudio se justifica por el debate de las transformaciones radicales de la realidad industrial anterior, explicada a través del modelo de producción fordista, así como por el propósito de explicar el crecimiento de estas nuevas aglomeraciones productivas a través del modelo de producción flexible. La motivación principal del estudio está en que sólo a través del análisis crítico y comparado de las diferentes proposiciones metodológicas y empíricas escritas sobre estas transformaciones será posible conocer mejor las diversas formas que adquieren los modos de producción, específicos y diferentes de una región a otra, y las diferencias y especificidades regionales sobre las causas que lo generan: la utilización de conjuntos específicos de recursos, las atribuciones y vocaciones históricas, el nivel de actividad económica, las opciones políticas y sociales y las dinámicas de organización de la sociedad.

7De hecho, cabe cuestionar en qué medida el régimen de producción flexible, como sustituto del régimen de producción fordista, es capaz de capturar la realidad de las aglomeraciones brasileñas. O si, desde otra perspectiva, el modelo de distrito industrial serviría mejor para capturar la realidad en lugar del modelo de industrialización flexible. ¿Hay convergencia entre modelos? ¿Cuáles son las principales diferencias entre ellos? ¿Cuáles son las causas de tales diferencias?

8La hipótesis principal adoptada para dirigir este análisis crítico es, principalmente, adoptar la postura metodológica de no construir una realidad a priori a través de las categorías teóricas analíticas bien definidas. Éste parece ser un procedimiento más adecuado en la realización de los estudios donde el conocimiento se presente más maduro y consolidado, tanto conceptual como empíricamente, con disponibilidad de estadísticas secundarias reveladoras y conformes o adecuadas a la realidad observada.

9Para el estudio del desarrollo económico local, tema complejo y reciente, donde existe más acumulación de conocimiento sobre experiencias históricas en Europa y en los Estados Unidos que en países de reciente industrialización (NIC o Newly Industrialized Countries), parece más adecuada la realización de estudios que permitan “traer la realidad” subyacente a las transformaciones económicas vivenciadas a fin de construir una taxonomía basada en la observación de los principales hechos estilizados en lugar de trabajar con conceptos y definiciones que nacieron de realidades económicas, sociales y políticas diferentes (Fauré y Hasenclever, 2003).

10El objetivo de este artículo es comparar y analizar críticamente varios estudios de caso realizados en Brasil sobre el desarrollo económico local con énfasis en los múltiples conceptos y definiciones desarrolladas por diversos autores. Dichos conceptos representan las opciones metodológicas realizadas por equipos de investigación brasileños y extranjeros que estudian el Brasil, relacionados con clusters, distritos industriales, sistemas productivos locales, etc. Será enfatizada la dificultad que estos diversos enfoques representan para realizar comparaciones entre los diferentes estudios empíricos ya realizados y, por lo tanto, para el avance del conocimiento. La elección metodológica determina también aspectos como las escalas de observación, los instrumentos de colecta de datos, las fuentes secundarias de los datos utilizados y las taxonomías construidas, aspectos todos que serán también objeto de análisis.

11El artículo está organizado en tres secciones. La primera describe brevemente los cambios en el mapa de la industrialización brasileña entre los años de 1970 y 2000, enfatizándose las pérdidas de algunas regiones y el surgimiento de otras en términos de Producto Interno Bruto (PIB), población, trabajo industrial y especializadones sectoriales. La segunda parte presenta algunos de los grupos e instituciones de investigación que estudian el fenómeno brasileño de transformación industrial y desarrollo económico local, identificando los principales conceptos y definiciones utilizados y, siempre que sea posible, destacando sus afiliaciones a las escuelas y a los conceptos disponibles en la literatura europea y americana. La tercera parte comenta las semejanzas y diferencias entre las diversas metodologías de estudio, emitiendo diagnósticos sobre las dificultades de su compatibilidad para realizar análisis comparados y sobre el estado del arte del conocimiento en Brasil.

TRANSFORMACIONES EN EL MAPA DE LA INDUSTRIALIZACIÓN BRASILEÑA ENTRE 1970 Y 2000

12Durante las últimas tres décadas, el patrón de localización de la industria en todo el mundo sufrió profundas alteraciones. Un ejemplo de estos cambios fue la desindustrialización que tuvo lugar en el noreste de los Estados Unidos y norte de Inglaterra o el crecimiento de nuevas regiones industriales, tales como oeste, montañas y sur de los Estados Unidos estudiadas por Markusen (1994). Específicamente en América Latina, Diniz y Crocco (1996), citando a Portes (1999), indicaron la reducción de la importancia de 12 entre 15 ciudades dominantes de la polarización industrial y el surgimiento de otras ciudades pequeñas o medianas.

13Entre los factores responsables por estos cambios en el mapa de industrialización mundial se encuentran: (i) la nueva división internacional del trabajo, evidenciada principalmente por la aparición de nuevos países industrializados (NIC) y zonas de procesamiento de exportación en países no industrializados desde finales de los años setenta; (ii) la crisis del modelo fordista de producción provocada por alteraciones registradas en los procesos de trabajo que, en la mayoría de las veces, se encontraban asociadas al surgimiento de nuevas tecnologías microelectrónicas y de la información (Balassa, 1991); (iii) el surgimiento del régimen de producción flexible (Piore y Sabel, 1994); y, (iv) el aumento de los flujos internacionales de comercio, el proceso de globalización y las reacciones a la formación de bloques económicos. Estos factores reemprendieron el debate sobre la cuestión espacial en la competencia entre las empresas, donde los territorios formados por regiones, subregiones o ciudades jugaban un papel más importante en la competencia que los espacios nacionales (Porter, 1996; Krugman, 1991).

14Entre los nuevos países industrializados, como es el caso brasileño, el fenómeno de la desconcentración industrial se presentó, por un lado, con la pérdida de importancia económica de las graneles metrópolis dominantes (Río de Janeiro y Sao Paulo) y, por otro, con el desarrollo de nuevas áreas industriales caracterizadas por el rápido crecimiento de ciudades de pequeño y mediano porte (Ribeiráo Preto en Sao Paulo o Macaé en Río de Janeiro). Estas transformaciones motivaron la realización de diversos estudios de economía regional buscando capturar esa nueva realidad. Entre ellos se destacan los de Diniz y Crocco (1996), Pacheco (1999) y Andrade y Serra (2001).

15Todos estos autores mostraron que, a pesar de haber ocurrido esta desconcentración, ella fue bastante relativa y se dio alrededor de los ejes metropolitanos de Río y Sao Paulo. La única región que pudo rivalizar con la centralidad de estas dos metrópolis fue el Mercosur, que extendió esta desconcentración en dirección al sur de Brasil y al centro oeste de Minas Gerais. No obstante, éstas son regiones alejadas del patrón brasileño e internacional en su tamaño.

16Los principales determinantes de esta nueva configuración industrial a partir de la década de 1970 se resumen en: (i) las deseconomías externas de las áreas metropolitanas de Río de Janeiro y Sao Paulo; (ii) la creación de economías de urbanización en varias ciudades de mediano porte y la unificación del mercado nacional; (iii) la política industrial activa a través de inversiones directas del Estado así como de incentivos fiscales regionales, como los creados por la Superintendencia de desarrollo del Noreste (Sudene) y de la Superintendencia de desarrollo de Amazonas (Sudam); y (iv) el papel de la expansión de las fronteras agrícolas y de las economías regionales buscando recursos naturales.

17A partir de la década de los ochenta, se asistió a un rápido debilitamiento del Estado fruto de la reducción de las inversiones directas y de la importancia de las políticas regionales que vino asociada a una crisis económica generalizada. En términos de desarrollo económico, esta década fue conocida como la “década perdida”. La situación de política industrial desactivada y de crisis económica generalizada se mantuvo durante la década de los noventa. Surgen como fenómenos adicionales los efectos del cambio tecnológico y de la fuerte reestructuración productiva realizada por la industria para adecuarse a los modelos competitivos mundiales; la amplia apertura comercial externa y la creación de Mercosur en 1994. El fenómeno de desconcentración industrial, difícilmente percibido por los bajos niveles de inversión realizada en estas décadas, continuó siendo una tendencia.

18En el espacio regional, el nuevo mapa de la industria brasileña y su evolución desde los años de 1970, puede presentarse de distintas maneras según la metodología utilizada por diferentes autores.

19Según Diniz y Crocco (1996), la unidad básica del estudio es la microrregión homogénea (mrh). Este concepto fue definido por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (ibge) y es frecuente en las encuestas brasileñas, las cuales fueron renombradas por los autores según la ciudad más importante de cada microrregión. De las mrh del país fueron seleccionadas aquellas que en 1970, 1980 y 1991 tenían 10000 o más personas ocupadas en la industria, pasando a ser denominadas “Aglomeraciones Industriales Relevantes” (air).

20Después de haber hecho la selección de las air, los autores analizaron su desempeño considerando la población ocupada (1970-1971) y el valor de transformación industrial (1970-1985). Los principales resultados obtenidos fueron la existencia de 33 air en 1970,76 en 1980 y 91 en 1991. Utilizando la misma metodología, fue realizada la actualización de estos resultados. En 2001 se identificaron 115 air (véase el cuadro 1).

21En 1991 se percibe claramente el fenómeno de la desconcentración industrial. Las regiones norte y nordeste, que apenas poseía 4 air en 1970, pasó a registrar 16 air en 1991, seguida por la reducción del número de air en las regiones sur y sureste que llevó a una disminución de su participación en el total de air para un 79% y a una disminución de su participación en el empleo industrial del 84% en 1985, según la tabla 2. El resultado de este proceso de desconcentración es, según Diniz (1993), un proceso de desarrollo poligonal limitado al entorno sur, sureste y al interior de Sao Paulo.

Cuadro 1. Arranjos” productivos locales por tipo de gobierno, grado de territorialidad y mercados de destino de la producción

Cuadro 1. “Arranjos” productivos locales por tipo de gobierno, grado de territorialidad y mercados de destino de la producción

Fuente: Cassiolato y Szapiro (2003: 10).

22En 2001 fueron identificadas 115 air, 56 en la región sureste y 33 en la región sur. La tendencia de desconcentración industrial iniciada en los años setenta, conforme fue indicado por Diniz y Crocco, continúa siendo observada. De las 33 air en 1970,19 se encontraban en la región sureste y 9 en la región sur. Estas dos regiones concentraban 85% de las air identificadas en el país y aproximadamente 87% del trabajo industrial (véase la tabla 2). Las regiones sureste y sur juntas detentaban en 2001 solamente 77.4% de las air del país y el 79.8% del trabajo industrial total (véase el cuadro 2).

23Como fue indicado anteriormente, el límite de la desconcentración puede ser explicado por un conjunto de factores relacionados con fuerzas motrices polarizadoras. El primero y más importante es la fuerza aglomeradora de Sao Paulo asociada a una expansión de ciudades de porte medio del propio interior de Sao Paulo y al impulso provocado por el Mercosur en dirección hacia los estados del sur y a la integración de la industria metalúrgica del estado de Minas Gerais a la industria metal mecánica de Sao Paulo.

Cuadro 2. Tipología y ejemplos de SLPS en el estado de Sao Paulo

Cuadro 2. Tipología y ejemplos de SLPS en el estado de Sao Paulo

Fuente: Suzigan et al. (2003: 13).

24El segundo factor se refiere a los cambios tecnológicos y organizativos y a la creación de nuevos sectores industriales que cuentan con ventaja de localización por su proximidad a los grandes centros urbanos donde la infraestructura de comunicación está más desarrollada. Algunos ejemplos son el surgimiento de numerosas incubadoras dedicadas a la creación de empresas en estos sectores a lo largo del eje de Sao Paulo y su entorno y la franja que va desde Belo Horizonte a Porto Alegre.

25El tercero y último factor es la creación del Mercosur, en 1994, que dio lugar a una reestructuración productiva de las empresas multinacionales en dirección al eje Sao Paulo Porto Alegre, desplazándose de otros lugares de Brasil o de América Latina. Las razones son las mismas: poder actuar en un nuevo espacio comercial y estar ubicado en un lugar donde la infraestructura productiva sea de mejor calidad.

  • 3 Arranjo es un término en portugués utilizado para indicar especificidades de las nuevas configuraci (...)

26El mapa de desconcentración brasileña, en términos locacionales, también posee nuevas especializaciones productivas. El trabajo de Puga (2003) constituye un intento por identificar las aglomeraciones productivas brasileñas en sus especializaciones sectoriales. El autor define su unidad de análisis como Arranjo Produtivo Local (apl) que puede ser definido como una concentración geográfica de empresas e instituciones que se relacionan en torno a un sector particular. Este arranjo3 incluye, en general, suministradores especializados, universidades, asociaciones de clase, instituciones gubernamentales y otras organizaciones que proveen educación, información, conocimiento y apoyo técnico. En la mayoría de los casos, un número significativo de pequeñas y medianas empresas participa de un apl.

27Su metodología de identificación utiliza como principales instrumentos el Cociente Locacional (ql) y el Gini Locacional (gl), ambos asociados a los parámetros de inclusión o exclusión de las aglomeraciones en el papel de aglomeraciones especializadas. El ql es tradicionalmente definido como la razón entre la participación del empleo del sector en el empleo total de la microrregión y participación del empleo total del sector sobre el total del empleo en el país. Sólo fueron consideradas las aglomeraciones con un ql > 5, con una cantidad mínima de empresas ≥ 50; con una cantidad mínima de trabajadores ≥ 1000 y con una participación mínima de 70% de micro y pequeñas empresas sobre el conjunto de empresas que forma el apl.

28El gl es utilizado para distinguir sectores con un elevado grado de concentración geográfica eliminando aquellos en los que la producción sea bastante dispersa. Sólo fueron consideradas las aglomeraciones que, además de cumplir con los criterios anteriores, tenían un gl ≥ 0.5. De esta manera, fueron identificados en Brasil, en 2001,193 apl, ubicados en 152 microrregiones, representando 77 mil establecimientos y 680 mil empleos, de los cuales sólo 105 registraron alguna actividad de exportación. Según el autor, estas exportaciones representaban apenas 6.5% del total de las ventas externas brasileñas.

29La primera observación de este resultado es que el número de microrregiones identificadas es muy superior al encontrado por Diniz y Crocco (1996) y actualizadas en este trabajo –115 contra 152 en 2001. Probablemente, las diferencias metodológicas explican las diferencias en los resultados. Las diferencias metodológicas dificultan el consenso sobre la identificación de regiones que deberían ser objeto de políticas públicas.

30La segunda observación es que, según Fuga (2003), fueron encontrados APL en todas las regiones del país, aunque la tendencia de concentración en la región sureste y sur, ya identificadas por Diniz y Crocco (1996), siguió siendo una tendencia incontenible: 71% de los apl estaban en las regiones sureste y sur, representando 67% de los establecimientos y 77% del empleo. Los datos de establecimiento no son directamente comparables con los de Diniz y Crocco (1996), pero los de empleo muestran un crecimiento de dos puntos porcentuales para estas regiones en conjunto. Las exportaciones de los apl, en el trabajo de Puga (2003), sin embargo, se presentan dos veces mayores en los apl del sur que en los del sureste.

31La tercera observación es que, según Puga (2003), en la región norte sobresalen apl del sector de la madera, destacando el de Paragominas (Pará). En el noreste, la especialización es agropecuaria, destacando los de Petrolina (Pernambuco) y Juazeiro (Bahía), dedicados al cultivo de frutas. El sureste, como cabía esperarse, dado el mayor grado de concentración local de la industria, presenta una gran diversificación sectorial de apl: rocas ornamentales en Cachoeiro de Itapemirim (Espirito Santo), moda íntima en Nova Friburgo (Río de Janeiro), calzado en Franca y Birigui (Sao Paulo), joyas en Limeira (Sao Paolo), muebles en Votuporanga (Sao Paulo) y Ubá (Minas Gerais), producto químicos en Divinópolis (Minas Gerais) e industria naval en Río de Janeiro. La región sur se destaca por lo que el autor denominó como “superarranjo” del sector de cuero y calzado en la región del Vale dos Sinos (Río Grande do Sul). En la región sur, concretamente en la microrregión de Porto Alegre (Río Grande do Sul), hay un apl de máquinas y equipos que provee a las industrias del cuero y calzado y textil. En Blumenau (Santa Catarina) se localiza el apl del textil; en Sao Bento do Sul (Santa Catarina) el del mueble; en Criciúma (Santa Catarina) el de productos cerámicos y en Caxias do Sul (Río Grande do Sul) el del vino. En la región centro-oeste, la crianza de ganado bovino se destaca en los estados de Mato Grosso do Sul y de Goiás; la industria de la madera en Mato Grosso y la actividad de informática en Brasilia-D.F. y Cuiabá (Mato Grosso). A la vista de estos resultados, se puede concluir con que las diferentes macrorregiones brasileñas atienden a diferentes especializaciones sectoriales.

32Finalmente, podemos tener una idea de la organización interna de estas empresas a partir de los estudios de Schmitz (1995) y Fauré y Hasenclever (2004) respectivamente sobre el Vale dos Sinos en Río Grande do Sul y sobre algunas aglomeraciones en el estado del Río de Janeiro.

33Schmitz (1995) afirmó que algunas de las regiones brasileñas anteriormente identificadas (como es el caso del Vale dos Sinos), a pesar de que se constituyeron verdaderamente en distritos industriales muy desarrollados, no se presentaban como un show case de industrialización flexible, de lo cual el distrito industrial, según el autor, es una variante. En realidad, en varios de los casos estudiados en esta región se constató la presencia de empresas que pueden ser denominadas gigantes fordistas por estar fuertemente integradas verticalmente pero que conviven con otras pequeñas empresas especializadas. Además de las grandes empresas, se pudo verificar la existencia de instituciones públicas y sin finalidad lucrativa, como instituciones gubernamentales con papeles importantes en el desarrollo del distrito.

34De esta manera, la realidad se presenta como un híbrido que sobrepone el modelo de producción flexible al modelo de producción fordista. El primer modelo es muy útil para identificar los factores presentes en las aglomeraciones que explican su desempeño superior, como la fuerte presencia de cooperación entre empresas, la importancia de las acciones colectivas o la importancia del conflicto social de los actores, entre otros. Los principales contrastes entre el modelo industrial de producción flexible y la realidad observada fueron: (i) ignorar la diferenciación por tamaños, a pesar de que el modelo enfatiza la especialización (diferenciación de productos y procesos) y (ii) no investigar las interrelaciones del distrito con el exterior, a pesar de enfatizar la importancia de las relaciones internas.

35En lo que se refiere a estos dos últimos factores, se destaca que, en primer lugar, el tamaño de las empresas varió a lo largo del tiempo, mostrando que aunque las pequeñas empresas más flexibles tengan ventajas derivadas de su rápida reacción a los cambios, las grandes empresas también tienen ventajas porque poseen habilidad en ser proactivas en calidad e innovación. Es más, en general, el crecimiento implica obligatoriamente líderes y seguidores, en grandes y pequeños emprendimientos. En segundo lugar, los vínculos con el mercado internacional tienen que ser considerados en un análisis dinámico. Los agentes del mercado internacional tienen un papel importante en la exportación y también funcionan como agentes de desarrollo, dado que para vender los productos del cluster necesitan incentivar a los productores locales a alcanzar patrones de calidad y entrega internacionales, así como atender a los patrones del design exigidos en los mercados internacionales. Pueden también significar una amenaza cuando el patrón de introducción de nuevos productos y procesos estén sólo dirigidos por el agente externo.

36Finalmente, también se observó que condiciones de oferta local, como la proximidad entre productores y la existencia de instituciones, permite la aparición de habilidades dando una mayor capacidad de respuesta y adaptación a partir de la reducción del ambiente de incertidumbre, influyendo positivamente en las percepciones del riesgo y sobre las decisiones de inversión de los empresarios de manera más sólida y más eficiente de lo que las tradicionales vías de política macroeconómica.

  • 4 Estas diferencias pueden ser observadas en el artículo de Hasenclever et al. (2004).
  • 5 Sugeridos por los estudios realizados en Italia y Alemania.

37Fauré y Hasenclever (2004), estudiando 500 empresas ubicadas en el estado de Río de Janeiro en los municipios de Campos, Itaguaí, Macaé y Nova Friburgo y 16 Proyectos de Apoyo (pa) dedicados a la transformación de estas empresas, constataron que los municipios estudiados presentaban algunas diferencias cuando eran comparados entre sí.4 De una forma general, se puede decir que están bastante lejos de los casos virtuosos de los distritos industriales, considerados modelos alternativos de organización productiva para que las PYMES enfrenten los desafíos del mundo globalizado y de la competencia intensificada. De un lado, las empresas entrevistadas presentan patrones de organización interna inferiores a los de las empresas ideales5 en varias áreas: prácticamente ausencia de funciones especializadas; empresas fuertemente integradas verticalmente a pesar de contar con un tamaño reducido; difusión y uso de tecnologías de información y comunicación muy limitados; reducidos esfuerzos de innovación y aprendizaje; baja capacidad de endeudamiento y de acceso a crédito; y, reducidos esfuerzos de entrenamiento de los empleados. El mercado de las empresas investigadas es principalmente interno y poco controlado por ellas a diferencia de las empresas ubicadas en los distritos industriales italianos que destinan una parte significativa de sus ventas al mercado externo. Por fin, destaca la falta de cooperación entre empresas y entre éstas e instituciones, lo que parece ser la diferencia más importante entre los lugares investigados y los distritos industriales italianos.

38Por otro lado, el análisis de los pa mostró que, a pesar de que indujeron a un mejor desempeño interno de las empresas y de la colaboración entre ellas (principalmente la horizontal), afectan a una población empresarial muy restringida y son vistos con cierto recelo por las empresas beneficiarías por haber frustrado sus expectativas en relación con los resultados esperados en términos de desempeño económico.

39En resumen, las nuevas áreas industriales emergentes de Brasil se caracterizan por; i) estar todavía fuertemente concentradas; ii) diferir en sus especializaciones de acuerdo con la macrorregión geográfica a la que pertenecen; iii) exportar muy poco y iv) tener estructuras de tamaño y organización interna muy diferentes de los tipos ideales basados en el modelo de producción flexible. Las nuevas configuraciones productivas brasileñas difícilmente se encuadran en las categorías propuestas por la literatura, como se comprobó a partir de los estudios de Diniz y Crocco (1996) y Fuga (2003) en lo que se refiere a microrregiones relevantes y especializaciones productivas o en lo que se refiere a la organización interna de las empresas a partir de los estudios de Schmitz (1995) y Fauré y Hasenclever (2004) sobre los calzados en Vale do Sinos (Río Grande do Sul) y sobre las configuraciones productivas locales del estado de Río de Janeiro. Para poder construir una taxonomía de las diferencias presentadas y de su relación con los modelos industriales construidos a partir de otras realidades históricas, esfuerzos adicionales serían exigidos, entre ellos, la comparación entre los estudios ya realizados. La próxima sección introduce las dificultades que se presentan para este fin.

PRINCIPALES ESTUDIOS DE DESARROLLO ECONÓMICO LOCAL: CONCEPTOS, DEFINICIONES Y CONSTRUCCIONES DE DATOS

40Las aglomeraciones industriales caracterizadas empíricamente con anterioridad han sido estudiadas por diversos autores de forma diferente utilizando conceptos distintos. Algunos de estos conceptos evocan a los modelos de distrito. Otros, los modelos de chistar (por ejemplo, Schmtiz, 1993; Vargas, 2001). Otros, los sistemas productivos localizados (por ejemplo, Suzigan et al., 2003). Otros, sistemas industriales localizados (Galváo, 1999). Otros, complejos industriales o de industrialización descentralizada (Raud, 1999; Tironi, 2001), de comunidades industriales (Bazan y Schmitz, 1997), o de arranjos productivos y de innovación locales (Cassiolato y Lastres, 2003). Otros que sólo pretenden entender los aspectos relevantes para la competitividad de las micro y pequeñas empresas (Lins, 2000). Y, finalmente, Fauré y Hasenclever (2004) que proponen el término Configuración Productiva Local (CLP) para no identificar a priori el tipo de hechos estilizados, como acontece tradicionalmente en el estudio de las especializaciones productivas brasileñas.

41La primera observación importante es que esa variedad de conceptos confunde a los lectores más que ayuda en la comprensión de una realidad tan compleja y variada, como es el surgimiento de esas nuevas regiones industriales, cuyas características y hechos estilizados son muy diferentes del modelo fordista de producción, pero que tampoco se acerca al régimen de producción flexible y de sus variantes (distrito industrial, cluster y sistemas productivos localizados).

42De hecho, algunos de estos autores se apoyaron en abordajes y metodologías que fueran capaces de interpretar los procesos de desconcentración industrial, cambios en los patrones regionales de la industria y surgimiento de nuevas regiones y áreas de rápido crecimiento industrial. Varios autores se preguntaron si los distritos industriales marshalianos o los nuevos distritos industriales serían las unidades analíticas adecuadas para el entendimiento de los nuevos regímenes de producción que se presentaban.

43Otros, con pretensiones más teóricas y abstractas, prefirieron trabajar con la categoría de “régimen de producción flexible", donde las pequeñas y medianas empresas (pymes) tendrían un papel central. Éstas obtendrían ventajas sobre las grandes empresas localizadas próximamente porque podrían responder más rápidamente a los fuertes cambios ambientales, anteriormente descritos, que las empresas tuvieron que enfrentar. La proximidad locacional entre pymes les permitiría apropiarse de las economías externas generadas por la complementariedad y facilidad de hacer transacciones entre las fábricas, así como aumentar la división técnica del trabajo como resultado del contacto directo, del intercambio de informaciones, articulaciones estratégicas, flujos de mercancía y trabajo. Las economías externas y la mayor flexibilidad de las pymes serían capaces de compensar con ventajas respecto a las grandes empresas integradas verticalmente del modelo de producción fordista. La filiación teórica de estos autores está en los trabajos de Piore y Sabel (1994), Scott (1998) y Storper (1989).

44Otros autores, con preocupaciones más empíricas que teóricas, procuraron desarrollar estudios amplios del conjunto de nuevas regiones y crear algunas taxonomías. Éste es el caso de Markusen (1994) y de Schmitz (1995). La primera autora adoptó esta metodología porque no estaba tan segura de la posibilidad de que las pymes se autoorganizasen en un régimen de producción flexible y creía firmemente en el poder jerárquico de las instituciones y del gobierno a través de la provisión de infraestructuras, así como de las grandes empresas en establecer las trayectorias industriales en las regiones. A partir de los patrones encontrados en sus varios estudios empíricos, creó una taxonomía compuesta por cuatro tipos morfológicos: aglomeración marshaliana o italiana, aglomeración centro radial-, aglomeración plataforma satélite y aglomeración soportada por el gobierno o por importantes instituciones. Las principales características del primer tipo morfológico son: gran grupo de pymes controladas localmente, redes de cooperación, intensas relaciones y fuertes economías externas. Entre las principales características del segundo tipo morfológico destaca una estructura productiva regional de pymes que gira alrededor de una o más grandes corporaciones, atracción de suministradores especializados que aumentan la especialización regional y liderazgo de ciertas empresas que son las que establecen las relaciones del distrito con el exterior. El tercer tipo es un distrito formado por filiales de empresas multinacionales o de grandes corporaciones que se desplazaron atraídas por los bajos sueldos o por los subsidios ofrecidos por la localidad. Poseen vínculos locales débiles y las empresas matrices (centros de decisión) están ubicados fuera del distrito. El cuarto ejemplo es resultado de los efectos de spin offs de I+D realizada en los centros de investigación y universidades o de grandes proyectos gubernamentales que, a través de infraestructura especializada, crean condiciones para una localización industrial privilegiada.

45El segundo autor, H. Schmitz, al estudiar el caso particular del cluster de calzados localizado en Vale dos Sinos (Río Grande do Sul), encontró algunas diferencias significativas con los modelos de distrito industrial entre las cuales destacan: la fuerte presencia de grandes empresas, la necesidad de enfatizar el estudio de los vínculos externos y las diferentes capacidades de respuesta en los diferentes casos estudiados. Todos estos factores llevaron al autor a especular sobre el surgimiento de varios modelos híbridos entre el antiguo modelo de producción fordista y el nuevo régimen de producción flexible.

46Los autores, al estudiar Brasil, buscaron apoyarse en una de estas dos vertientes de estudios: la vertiente más teórica y abstracta de régimen de producción flexible o la vertiente más empírica de identificación de las categorías de regímenes de producción híbridos y la creación de taxonomías. A pesar de estas diferencias de partida, los autores avanzaron en el reconocimiento de los rasgos distintivos de las aglomeraciones industriales presentes tanto en abordajes más abstractos como en abordajes más empíricos (la especialización, la flexibilidad o la concentración espacial). Las cuestiones relativas a la coordinación, cooperación, eficiencia colectiva o la competencia dentro de los clusters son aspectos importantes para identificar sinergias y desempeño en cualquiera de las líneas de abordaje. Sobre estos temas, la literatura se presenta menos desarrollada, como pasamos a discutir.

47En Brasil, muchas veces se exageró la importancia del papel de las pymes destacado por la vertiente abstracta. En ocasiones, incluso ideologizándolas, olvidándose de investigar la medida en que su desempeño ampliado se debe más a los efectos de aglomeración, de concentración espacial, de economías de aprendizaje y de densidad de las redes que a las cualidades intrínsecas de las pymes.

48Sin embargo, en varios autores fue posible constatar la creación de taxonomías que procuraban captar este trazo distintivo de las aglomeraciones brasileñas que es una baja densidad de las redes entre las empresas y entre éstas y las instituciones. El problema es que no siempre está explícito en las metodologías cómo medir la presencia de redes o si esta presencia es débil. Éste es el caso de la metodología de Cassiolato y Lastres (2003) que crearon el término Arranjo Productivo Local (apl) para identificar esta fragilidad de cooperación en Brasil junto al término Sistemas Productivos e Innovadores Locales, tomado de las literaturas francesa e inglesa. El primer término, apl, representa una aglomeración territorial de agentes económicos, políticos y sociales  –con foco en un conjunto específico de actividades económicas que presentan vínculos, aunque sean incipientes. El segundo término Sistemas productivos e innovadores locales, son aquellos arranjos productivos en los que la interdependencia, articulación y vínculos consistentes resultan en interacción, cooperación y aprendizaje, con potencial de generar el incremento de la capacidad innovadora endógena, de la competitividad y del desarrollo local.

49En otras palabras, existe una diferencia entre los términos “vínculos incipientes” y “vínculos consistentes” y no está establecido ningún parámetro, cuantitativo o cualitativo, que permita saber cuándo el vínculo es incipiente o cuándo es consistente. Tomar un concepto excesivamente amplio puede ser peligroso porque permitiría la clasificación de cualquier aglomerado de empresas como un apl.

  • 6 datar, Délégation a l’Aménagement du Territoire et à l’Action Régionale.
  • 7 Cedeplar, Centro de Desenvolvimento e Planejamento Regional da Universidade Federal de Minas Gerais

50Los autores que procuraron asociar metodologías más cuantitativas de especialización y concentración industrial podían estar engañándose en la identificación de las especializaciones mediante el establecimiento de parámetros arbitrarios. Éste es el caso de Fuga (2003), quien no consideró el promedio de los empleos o de los establecimientos en el nivel nacional para establecer el criterio de relevancia de las especializaciones. El organismo francés de gestión del territorio (datar)6 que prevé parámetros para la selección de aglomeraciones teniendo en cuenta el promedio nacional, es más riguroso y corre menor riesgo de clasificar especializaciones y aglomeraciones indebidamente. Éste es un pecado que también el Cedeplar,7 celoso en su tradición de análisis regional, no cometió en el trabajo de Diniz y Crocco (1996) al considerar la media nacional de la tasa de crecimiento para establecer si las aglomeraciones eran dinámicas o no.

51Metodologías poco cuidadosas dificultan la selección de los apl que deben ser objeto de políticas públicas. La creación de estos conceptos por la Red de Investigación en Sistemas Productivos e Innovadores Locales (Redesist) dominó el escenario político de una forma poco cuidadosa y rigurosa. Un trabajo destacado por dar un importante paso en la creación de una metodología cuantitativa para seleccionar las aglomeraciones que posteriormente deberían ser objeto de estudios de caso es el trabajo de Suzigan el al. (2003). Los autores definen el concepto de Sistema Productivo Local (spl) como aglomerados de agentes económicos, políticos y sociales, localizados en un mismo territorio, que presentan vínculos consistentes de articulación, interacción, cooperación y aprendizaje. Incluyen no sólo empresas productoras de bienes y servicios finales, proveedores de insumos y equipamientos, prestadoras de servicios, comercializadoras, clientes, etc., y sus variadas formas de representación y asociación, sino también otras instituciones públicas y privadas volcadas a la formación y entrenamiento de recursos humanos, investigación, desarrollo e ingeniería, promoción y financiamiento. En este sentido, el spl adopta también el concepto de la Redesist. Los autores proponen adicionalmente la aplicación del Cociente Locacional (ql) y del coeficiente de Gini Locacional (gl), combinados con variables de control y filtros que son el número de establecimientos y la participación en la clase industrial del estado de Sao Paulo, estado para el cual prepararon la metodología. A partir de esta metodología, fueron caracterizados cuatro tipos básicos de spl:

  1. Núcleos de desarrollo sectorial-regional, son spl que se destacan doblemente por su enorme importancia para una región y para el sector de actividad económica en torno al cual giran sus actividades.

  2. Vectores avanzados, poseen enorme importancia para el sector (en términos de participación en la producción y el empleo), pero están diluidos en un tejido económico mucho mayor y más diversificado. Ellos son importantes para el sector aunque el desarrollo económico regional no dependa de una forma tan pronunciada.

  3. Vector de desarrollo local, son importantes para una región aunque no tengan una contribución decisiva para el sector principal al cual están vinculados.

  4. Embrión de Arranjo Productivo, es un spl que posee poca importancia para el sector y convive en la región con otras actividades económicas (Suzigan et al., 2003: 12).

52Estos cuatro tipos permiten una política industrial más enfocada a las características identificadas en la anterior taxonomía. Para los spl del primer tipo, spl con una historia y tradiciones industriales largas pero con una dependencia comercial fuerte, se propone una superación de la dependencia de los canales y de las formas de comercialización, entre otras medidas; para los spl del tipo embrión, la identificación de núcleos de mercado para impedir la competencia predatoria por precios.

53Algunos organismos brasileños formuladores de políticas han tenido interés en comprender mejor estos procesos de desarrollo industrial localizado con el objetivo de formular políticas reproductivas de los casos de éxito. Éste es el del Instituto de Pesquisa Económica Aplicada (ipea) que estudia desde 1996 esta temática y que realizó un estudio sobre el tema publicado en el libro organizado por Tironi (2000). El estudio propone una metodología amplia sobre el tema y presenta 11 casos, realizados por equipos pertenecientes a varios centros de investigación, relativos a las más alejadas regiones brasileñas mostrando especializaciones productivas diferenciadas.

54El Servicio de Apoyo a la Micro y Pequeña Empresa en Brasil (sebrae), el Instituto Evaldi Lodi (iedi) y el Banco Nacional de Desarrollo Económico e Social (bndes) también son órganos de fomento a la industria que propusieron medidas de apoyo y están buscando metodologías de identificación y acompañamiento de apl en Brasil.

55Los estudios más generales realizados por los grupos de investigación brasileños fueron el de Redesist, Campinas e ipea. El primero generó estudios sobre 26 arranjos y Sistemas Productivos Locales en Brasil realizados a partir de 1998. A continuación se presentan algunos ejemplos de los estudios realizados que fueron clasificados según la taxonomía propuesta por Cassiolato y Szapiro (2003).

56La propuesta de esta taxonomía es mucho más descriptiva y explicativa que analítica, constatando apenas los hechos estilizados identificados en cada caso. Como se observa en el cuadro 1, se encuadran en la misma clasificación categorías muy distintas de sectores industriales tales como el de telecomunicaciones con muebles, textil y confección. No hay un esfuerzo en identificación de los problemas sobre el ejercicio de coordinación y gobernabilidad tan importante para explicar la cooperación entre las empresas. Las jerarquías y las redes son apenas clasificadas en función de la territorialidad. Aun cuando éste sea un aspecto importante y reconocido por la mayoría de los autores que estudian el tema, excluye otros factores explicativos más importantes en la formación de jerarquías y redes tales como los intereses económicos de los agentes y los intereses extraeconómicos.

57Maeda (2003) realizó un ejercicio teórico basado en la teoría de los juegos cooperativos, tratando de averiguar si existen incentivos para que las empresas de confección cooperen para exportar. Muls (2004) efectuó un ejercicio para identificar factores económicos y extra económicos, presentes en la región de Itaguaí, para explicar la cooperación y, en particular, la acumulación de capital social. Estos ejercicios corresponden, respectivamente, a tesis de maestría y doctorado. Por lo tanto, estos resultados son todavía muy particulares y parciales, sirviendo apenas como pistas para nuevos estudios más amplios y estructurados que consideren mejor estos factores y también los aspectos sectoriales.

58Un estudio más general, aunque restringido a los casos del estado de Sao Paulo, fue la taxonomía construida por Suzigan et al. (2003). Este estudio procura clasificar tales casos y alinearlos a los tipos de SPL propuestos. El cuadro 2 ilustra este intento.

COMPARACIÓN ENTRE LOS ESTUDIOS: PRINCIPALES DIFERENCIAS Y SEMEJANZAS

59Es innegable que Brasil también vio aparecer, a partir de los años setenta, nuevos sistemas productivos localizados que, si por un lado presentan características de los modelos estilizados (proximidad o concentración geográfica, grupos de pequeñas empresas, pequeñas empresas girando en torno a una gran empresa, existencia de asociaciones, instituciones de apoyo, servicios, enseñanza e investigación, fomento, financieras, etc.), por otro presentan características muy diferentes en lo que respecta a la intensa división de trabajo entre las firmas (flexibilidad de producción y de organización, especialización, grado de calificación de mano de obra, competencia entre firmas basada en innovación, estrecha colaboración entre las firmas y demás agentes, flujo intenso de informaciones, identidad cultural entre los agentes y complementariedad y sinergia).

60De hecho, como se comprobó anteriormente, estos conjuntos productivos localizados presentan intensidades de cooperación y de división de trabajo particulares, llevando a la creación de variaciones en los modelos que les sirven de referencia.

61Asimismo, se observa que la mayoría de los estudios enfatiza en la existencia de una especialización productiva dominante, incluso en los casos en que las micro y pequeñas empresas presenten pocas relaciones entre sí. Se percibe que hay algunos focos productivos dinámicos en las ciudades de pequeñas dimensiones o en microrregiones, los cuales se organizan, en ocasiones, alrededor de una cadena productiva principal.

62El estado del arte de los estudios sobre desarrollo está bastante avanzado en lo que respecta a las metodologías cuantitativas de identificación de las especializadones sectoriales. No obstante, no existe claridad sobre los parámetros utilizados para definir la validez de la especialización o concentración. Falta todavía avanzar en los métodos de medición de la densidad de las redes, destacando sus aspectos cualitativos, y desarrollar metodologías confiables que nos permitan identificar cuáles son los vínculos incipientes y cuáles son los consistentes.

63La justificación para avanzar en este sentido es reducir la dificultad para identificar nuevos focos de política y los objetos que deberán ser sus objetivos. La infinidad de metodologías, fuentes estadísticas y formas de tratamiento de los datos indican que no existe ningún consenso entre los investigadores. Lo más grave es la ausencia de consenso entre los formuladores de política económica, lo que dificulta la estructuración y el diseño institucional de una política eficaz.

64El resultado es una baja adherencia de las empresas a los proyectos de apoyo formulados para la transformación y dinamización de los distritos industriales brasileños que están todavía muy lejos de ser distritos industriales virtuosos capaces de provocar innovaciones y desarrollo sustentable. Política sin foco. Resultados sin eficacia.

CONCLUSIÓN

65Los estudios sobre desarrollo local presentan varios desafíos, entre los cuales está focalizar y explicar la evidencia empírica sobre la descentralización industrial en el espacio geográfico y los cambios del tamaño de las empresas. La complejidad del mundo real y la relativa juventud del tema abren camino para diversas interpretaciones de dicha evolución. A partir de aquí, la cuestión que se coloca es si existe adecuación entre la realidad y los cuadros explicativos disponibles, cualesquiera que sean los distritos industriales, Sistemas Productivos Locales y clusters, con sus respectivos énfasis teóricos.

66Los modelos, a través de los cuales los autores más influyentes de la comunidad académica caracterizan las manifestaciones de industrialización flexible o descentralización, vienen de construcciones estilizadas muy distantes de la realidad en Brasil. Una de las principales lecciones de este trabajo es que antes de tomarse abstracciones basadas en realidades distintas a la brasileña, es importante profundizar en el conocimiento empírico de las características de este país.

67Si este procedimiento fuera adoptado, se observaría que hay carencia de metodologías cuantitativas y cualitativas para identificar y evaluar las características de las configuraciones productivas locales. Los estudios brasileños indican niveles indiscutibles de especialización y de concentración espacial. Pero, como no hay consenso sobre las metodologías cuantitativas de enfoque, las conclusiones difieren de un estudio a otro.

68Es consensual, entretanto, la importancia creciente de las empresas de tamaño pequeño y mediano. Sin embargo, la ausencia de conocimiento suficiente de la realidad brasileña provoca una tendencia de idealización de esas empresas por los autores y por las agencias de desarrollo y apoyo.

69Muchos piensan que sólo la existencia de apoyo es suficiente para activar el desarrollo y la competitividad. Otros autores tienen conciencia de que las pequeñas y medianas empresas necesitan cooperar para obtener resultados económicos eficaces. Ahora bien, la forma de medir de la intensidad en cooperación divide a estos autores, no habiendo claridad sobre las definiciones de cadenas productivas y de clusters. Otros, finalmente, piensan que las relaciones técnicas animadas por motivos económicos son capaces de provocar la aparición de los tipos ideales de distrito industrial, sistema productivo local o cluster, aunque otros estudios destaquen la importancia de la dimensión institucional en el desarrollo y la consolidación de las aglomeraciones.

70Es posible que la implementación de políticas inadecuadas para el contexto brasileño, debido a la falta de conocimiento sobre el contenido de las relaciones entre las empresas, provoque el atraso en su pleno desarrollo. La falta de nitidez para los empresarios sobre el papel de las instituciones de apoyo y de las políticas económicas propuestas puede llevarlos a la formación de expectativas equivocadas sobre la actuación de las mismas. La frustración de tales expectativas puede herir la credibilidad de dichas entidades, volviendo el proceso de implementación de políticas de desarrollo todavía más complejo.

Notes

1 Este artículo fue preparado para el seminario internacional Los Espacios de la Globalización. Mutaciones, Articulaciones e Interacciones, organizado por el ciesas, Universidad de Guanajuato, ird y cemca, en México, en junio de 2004. Los autores agradecen los comentarios y sugerencias realizados por Ana Urraca Ruiz, profesora de Economía de la Univesidade Federal Fluminense, Brasil.

2 Sobre las razones histórico-institucionales brasileñas surgidas desde la década de 1990, destaca el trabajo de Fauré y Hasenclever (2003) y sobre el nuevo enfoque teórico abstracto del desarrollo económico, el trabajo de Carlsson y Eliasson (2003).

3 Arranjo es un término en portugués utilizado para indicar especificidades de las nuevas configuraciones productivas brasileñas y será definido con más precisión en páginas posteriores.

4 Estas diferencias pueden ser observadas en el artículo de Hasenclever et al. (2004).

5 Sugeridos por los estudios realizados en Italia y Alemania.

6 datar, Délégation a l’Aménagement du Territoire et à l’Action Régionale.

7 Cedeplar, Centro de Desenvolvimento e Planejamento Regional da Universidade Federal de Minas Gerais.

Auteurs

IE-UFRJ, Brasil

IE-UFRJ, Brasil

© IRD Éditions, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search