Version classiqueVersion mobile

Yato' ramuesh : plantas medicinales yaneshas

 | 
Geneviève Bourdy
, 
Céline Valadeau
, 
Joaquina Albán Castillo

Origen de las enfermedades y de las plantas medicinales yaneshas

Katalina López et Pablo Espíritu Entazú

Texte intégral

1Antiguamente había mucha gente que vivía en el valle del Palcazú. Un día, Yato’ Cros, la divinidad mala que vive debajo de la tierra, envió a los yaneshas cuatro enfermedades para matarlos. En esa época, las enfermedades estaban representadas por personas: Errasañats, Yonnañets, Puetsarñats y Shornañets. Errasañats era un hombre alto, pintado con achiote, vestido con una cushma roja. A Yonnañets le temblaban todos sus miembros sin parar. Puetsarñats era gordo, lleno de granos, y Shornañets tenía heridas en todo su cuerpo.

2Las enfermedades llegaron a este mundo juntas, a la cumbre de un cerro de Cacazú, y bajaron el valle del Palcazú, pasando por Iscozacín. En el camino mataron sin cesar a toda la gente que encontraban, para comérselas como alimento, chupando la grasa y llevando siempre un poco de grasa en su bolsa para chupar más en el camino. Una vez rendidos, al final del valle, empezaron a regresar. Pero rápidamente se dieron cuenta de que habían matado a tantas personas que ya no había nada más que comer: los pocos sobrevivientes habían huido hacia el monte para esconderse. Los cuatro compañeros, caminando y caminando, empezaron a sentir mucha hambre, y finalmente Puetsarñats y Shornañets murieron.

3Errasañats y Yonnañets siguieron el camino en dirección a Cacazú para volver al cerro de donde habían llegado y salir de esta tierra. Pero llegó un momento en el que Yonnañets, cansado de caminar, con hambre y muy débil, dejó a Errasanats y emprendió su propio camino. Finalmente, Yonnañets se instaló sobre una gran piedra, en la desembocadura del río Azulis. En este sitio, desde entonces llamado “la tabla del paludismo”, encontró más personas; y como tenía hambre por tanto caminar, las mataba y se las comía. Un día, de repente, Yonnañets desapareció.

4Errasañats, por su lado, caminó hasta Cacazú. Allí vio a un hombre que estaba en el pueblo asegurándose de que no había más peligro, para poder anunciar a las personas escondidas en el monte que ya podían regresar. Erratsañats fue a ver al hombre y le dijo: “¡No tengas miedo! ¡No voy a matarte ni a hacerte daño! Solo enséñame el camino para volver de donde he venido. Estoy perdido y no tengo fuerzas para buscar el sitio, porque estoy muy cansado y con hambre. Estoy perdido, no sé como regresar allí... ¿podrías ayudarme?, tengo que irme, te prometo que no te haré nada”.

5El hombre reflexionó, con miedo y dudas, y respondió: “Sí, creo que puedo llevarte”. Entonces, el hombre y Errasañats empezaron a caminar juntos. En el camino, Errasañats le dijo: Voy a enseñarte las plantas que van a ayudar a todos a curarse del paludismo, de las hemorragias, del sarampión y de la viruela. Así que escúchame con atención”. Y de hecho, le mostró las plantas de Yonnañtsopar, Errastspan y muchas más, explicándole cómo utilizarlas y cuáles eran sus nombres.

6Cuando llegaron a la cumbre del cerro, Errasañats dijo al hombre: “Gracias por tu ayuda. Si algún día llegan otras enfermedades como nosotros, ahora ya sabes cómo curarlas. Tienes que enseñar estas plantas a todos”. “Lo haré”, contestó el hombre. Errasañats siguió diciendo: “Ahora tienes que volver a tu casa, pero ten cuidado de andar por otro camino, para que no salgas lastimado.

7En ese momento, Errasañats se despidió y desapareció en el aire.

Auteurs

Loma Linda, junio del 2008

© IRD Éditions, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Volume papier

IRD Éditions
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search