Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Dinámicas de los sistemas agrarios en Chile árido: La región de Coquimbo

 | 
Patrick Livenais
, 
Ximena Aranda

Conclusion

Texte intégral

1¿Cómo concluir cuando todavía nos faltan tantos elementos? Sin duda, tratando de hacer resaltar los resultados más destacados de los textos reunidos en esta obra, y de los animados debates que tuvieron lugar durante el Coloquio SAMZA donde fueron presentados por primera vez.

La aridez, la desertificación

2En esta obra, la aridez es aprehendida no como maldición esterilizante sino como un contexto apremiante y cuando se aborda el tema de la desertificación, no es para evocar su inexorable progresión contemporánea, ya que no está establecida.

3Lejos de un tono alarmista, los textos recuerdan por una parte, los antiguos orígenes del estado actual del complejo suelo-vegetación, por otra, muestran globalmente que las agriculturas contemporáneas están más bien orientadas hacia la conservación de los recursos naturales que a su degradación.

4Con respecto a los espacios de secano, esta orientación de preservación ha sido observada en la cordillera interior, Comunidad Agrícola de Los Rulos, donde, en un contexto de recursos naturales escasos, la población aplica prácticas agro-pastorales extensivas, con la preocupación de un consumo mínimo tanto en el plano de las aguas superficiales como en el plano energético.

5La misma constatación se ha realizado en la alta cordillera, Comunidad Agrícola de Las Ramadas de Tulahuén, donde la trashumancia sigue siendo testimonio de la extrema inquietud y de la antigua sabiduría de los crianceros, en lo que atañe a la gestión de los espacios de pastoreo.

6En lo que respecta a los espacios irrigados, se ha registrado una orientación comparable en el caso de Chillepín. En un contexto de escasa seguridad de irrigación, el uso parsimonioso del recurso agua es una característica esencial de la pequeña agricultura del Choapa, que muestra además, su aptitud para la conservación del pluricultivo y el mantenimiento de la biodiversidad.

7En definitiva, si existe un caso en que el diagnóstico es reservado, es el de los Complejos Agro-Industriales de exportación, que utilizan las aguas subterráneas, recurso cuya importancia y renovación se desconoce actualmente.

El poblamiento

8La obra considera la demografía como un signo. La expulsión, retención o atracción de la población por un territorio o alguna de sus partes, se percibe como un poderoso indicador del grado de viabilidad social y económica de este territorio o de esas partes. Estos términos son tomados en un sentido relativo, así, la retención en un territorio (es decir la estabilidad poblacional), en ausencia de aporte migratorio, significa que una población equivalente a la totalidad del crecimiento natural (diferencia entre natalidad y mortalidad) es expulsada.

9Desde hace 20 años, la región de Coquimbo ha conocido un crecimiento destacable de la población, uno de los más elevados del país, sobre todo entre 1992 y el 2002. En un primer análisis, esta gran atracción demográfica sería el producto, concentrado exclusivamente en las ciudades, de un aporte migratorio y de éxodo rural, ya que esta población rural aparece en disminución; y las múltiples razones de este fenómeno provendrían esencialmente del desarrollo de las actividades urbanas, se piensa en el conjunto del sector terciario, y en particular, del gran potencial turístico regional.

10Pero, al mirar desde cerca, este doble diagnóstico es superficial, por lo menos, por tres razones. Primero, porque son numerosos los habitantes de las ciudades, se trate de nativos o de residentes recientemente instalados, que trabajan en zona rural, directa o indirectamente relacionados con el sector agrícola (Ovalle es un buen ejemplo).

11En seguida, porque el criterio de tamaño utilizado para definir lo urbano es engañador (se consideran urbanas las localidades con más de 2.000 habitantes). Así, en las zonas de estudio y según este criterio, Chañaral Alto (comuna de Monte Patria) sería una ciudad, mientras que Huatulame quedaría en el campo y, en la comuna de Salamanca, El Tambo se distinguiría de Chillepín del mismo modo, por supuesto, ¡no es así! Juntas, estas localidades de carácter netamente rural, están experimentando un período de crecimiento demográfico más o menos fuerte y es este crecimiento el que hace pasar a algunas de ellas hacia un urbano ficticio, puesto que sobrepasan el umbral de los 2.000 habitantes.

12Finalmente, y esto va en el mismo sentido que el párrafo precedente, porque a la escala con que se trabajó, es decir, a escala de los territorios (distritos) cuyas localidades principales tienen una población de alrededor de 1.000 habitantes, territorios rurales por excelencia, se sigue observando vigor en la demografía. Los estudios presentados en esta obra muestran que durante los últimos 20 años, lo rural es zona de atracción de la población (el caso de Huatulame) o de retención (el caso de Chillepín y de Las Ramadas de Tulahuén), lo mismo que de expulsión (el caso de Los Rulos). Y aún así, en el caso de Los Rulos, la emigración de la población activa no provoca una disminución del número de familias presentes, los sitios de habitación siguen ocupados por familiares.

13Así, éxodo rural y retención de la población (o a veces, leve atracción o leve expulsión) a menudo van a la par, indicando el dinamismo cierto de las agriculturas, en el marco de la diversidad, y en ningún caso, un marasmo generalizado.

Las dinámicas de los sistemas agrarios

14Comunidades Agrícolas, pequeñas agriculturas irrigadas, Complejos Agro-Industriales de exportación..., la región de Coquimbo presenta una gran diversidad de sistemas agrarios cuyo funcionamiento y resultados son analizados en esta obra. En el plano de la gestión de los recursos naturales, estos sistemas aparecen como consecuentes, punto abordado precedentemente y sobre el que no volveremos. Pero, ¿qué balance se puede hacer con respecto a la viabilidad socio-económica de estos sistemas agrarios?

15Tratándose de las Comunidades Agrícolas estudiadas, los resultados son contrastantes, en términos de condiciones de reproducción del sistema y del nivel de vida de las poblaciones.

16Sin lugar a dudas, Los Rulos es el territorio de más débil rendimiento económico, en parte porque es el más desprovisto de recursos naturales, pero sería erróneo quedarse ahí, ya que desde hace tiempo la migración es un mecanismo esencial de la reproducción del sistema agrario. La pregunta es ¿por cuánto tiempo todavía? Hay que señalar que la situación de enclave de Los Rulos en la cordillera interior está subrayada por la falta de infraestructura de todo tipo. Paradojalmente, la escuela instalada en la Comunidad Agrícola, se perfila a futuro como el instrumento responsable del no retorno de las nuevas generaciones migrantes, por el alza del nivel educativo que significa.

  • 1 Ver la película de Sergio Olivares “Trashumantes. Huellas de vida y viajes” (www.trashumantes.cl). (...)

17En Las Ramadas de Tulahuén, los beneficios de la ganadería trashumante son más consistentes, son la contrapartida de una vida muy sacrificada y una garantía de preservación de la identidad cultural1. Aquí igualmente, la pregunta es ¿por cuánto tiempo todavía? En efecto, el período es crítico y las dificultades se acumulan: prohibición coyuntural de las veranadas en Argentina debido a la epidemia de fiebre aftosa, y sobre todo, la promulgación apresurada de una ley apremiante y de difícil aplicación sobre la calidad sanitaria del queso de cabra de leche cruda, ley inspirada por una sobredimensión de los riesgos a que estarían expuestos los consumidores.

18En Atunguayco y El Potrero de Huatulame la situación es totalmente diferente y las condiciones parecen reunidas para la desaparición de estas comunidades, ya que frente a las solicitudes de las empresas frutícolas, los comuneros han adoptado progresivamente un comportamiento de aristócratas terratenientes, dilapidando a precios bajos los espacios comunitarios. Sin embargo, algunos comuneros han conservado las tierras y han logrado vincularse con el sector frutícola de exportación.

19Pero más allá de estos contrastes descritos a grandes rasgos, domina una situación general de ingresos reducidos, que a menudo, equivale económicamente a un estado de pobreza. En el contexto contemporáneo de la comprobada promoción de la empresa privada, las Comunidades Agrícolas parecen amenazadas en su naturaleza misma: su modo histórico de organización comunitaria.

20Durante los últimos 30 años, en Chillepín, la reproducción del sistema de pequeña agricultura irrigada ha estado asegurada. La primera generación de parceleros (aquella de los asignatarios de la Contra Reforma), ha sabido administrar, sin preparación particular, pero definitivamente con sabiduría, un espacio de producción de escasa seguridad de irrigación y enclavado (lejos de los mercados). La especialización parcial en la producción de uva pisquera en un marco cooperativo (Capel y Control), ha correspondido a una seguridad de salida para este producto, pero el pago mensual de las entradas del año ha representado un freno para las inversiones tecnológicas. Las otras producciones (frutales, nueces, ají, cítricos y miel) han quedado como una renta aleatoria, dados los problemas de comercialización que derivan de la debilidad de la red de PYMES agrícolas en el Choapa. Los ingresos de los parceleros se sitúan en una gama muy mediocre y últimamente se han visto disminuidos por la crisis del sector pisquero, pero son bastante superiores a los ingresos de los campesinos sin tierras del pueblo, los que a menudo deben emigrar ya que el trabajo es escaso en Chillepín.

21Actualmente comienza un nuevo ciclo con la transferencia de las parcelas a una segunda generación de campesinos. La tendencia a la división parcelaria inherente al proceso de sucesión (herencia), constituye en sí misma un factor de recomposición interna de la pequeña agricultura. Pero, también hay otros elementos susceptibles de transformar el panorama del valle y de llevarlo próximamente a la apertura de un mercado de la tierra: el mejoramiento de la seguridad de irrigación, consecutiva a la puesta en marcha del tranque Los Corrales; la anunciada reestructuración del sector pisquero; el aumento de las faenas de producción cuprífera en la cordillera. Lógicamente, el valle debería atraer a los inversionistas, los que se decidirán en función de los precios de la tierra y de la mantención o no de la calidad de las aguas del río Choapa.

22Desde el año 1980 el Valle del río Huatulame ha sufrido profundas transformaciones socio-económicas y medioambientales ligadas a la instalación de los Complejos Agro-Industriales especializados en la fruticultura de exportación (uva de mesa). En este libro estos Complejos Agro-Industriales no han sido tratados bajo el ángulo habitual que es el del trabajo de los temporeros itinerantes, sino desde el punto de vista de los mecanismos de su instalación y de las consecuencias económicas y sociales en las colectividades de origen.

23En Huatulame esta instalación se realizó por la infiltración progresiva de las estructuras de organización de las Comunidades Agrícolas Atunguayco y El Potrero, permitiendo la adquisición de las tierras comunitarias de secano, tierras que posteriormente fueron artificializadas. Simultáneamente, los Complejos Agro-Industriales integraron las principales instituciones encargadas de la gestión y distribución de los recursos hídricos superficiales del conjunto Cogotí-La Paloma, otorgándose al mismo tiempo los medios de acceso a las aguas subterráneas.

24Las consecuencias económicas y sociales de la instalación de los Complejos AgroIndustriales en las colectividades de origen son importantes: la desarticulación de las Comunidades Agrícolas, la fragilización de la pequeña agricultura irrigada tradicional, la generalización del trabajo asalariado. Considerando este último punto, actualmente el 60% de las familias de Huatulame tiene, por lo menos, a uno de sus miembros empleado como asalariado en los Complejos Agro-Industriales y estos empleados representan la mayor parte de la mano de obra necesaria para la fruticultura de exportación, los temporeros itinerantes constituyen el complemento. La sujeción de los empleados locales se realiza por la extensión de los períodos de trabajo durante el año, en relación al desarrollo de producciones adicionales, como la mandarina. La emergencia del trabajo asalariado, si bien es cierto, significa un aumento de oportunidades (hay más trabajo en Huatulame que en Chillepín), también provoca situaciones laborales extremas, en términos de debilidad y precariedad de los salarios y de las condiciones de trabajo.

25En definitiva, los beneficios del sistema de Complejos Agro-Industriales son casi invisibles en Huatulame y, en tanto que modelo, no aparece como exitoso frente a criterios esenciales del desarrollo, como la disminución de la pobreza.

*

26Considerando los hechos con perspectiva, se percibe que estos diferentes sistemas agrarios, con sus lógicas internas y sus ritmos propios, participan en la valorización plural de los espacios rurales de la región de Coquimbo. Los textos y las discusiones del Coloquio SAMZA indican que esta diversidad debería ser considerada como una ventaja más que un inconveniente. En una amplia perspectiva del fomento del territorio y del desarrollo económico y social, se trata de valorizar las experiencias de cada uno de los sistemas, identificando sus puntos débiles con el propósito de ponerles remedio.

27En la práctica esto conduce a un cuestionamiento de las políticas obsesivas que incitan sistemáticamente a los agricultores a producir para la exportación. En el contexto actual de mundialización económica, no se trata de discutir el aporte de una agricultura de exportación (sería útil promover la participación nacional y las modalidades de redistribución de la riqueza creada), sino de asumir que todas las agriculturas no pueden volcarse únicamente a la exportación. Existe un mercado nacional con agriculturas de larga data vueltas hacia él, su consolidación y refuerzo aparecen igualmente como una prioridad.

Notes

1 Ver la película de Sergio Olivares “Trashumantes. Huellas de vida y viajes” (www.trashumantes.cl). Este documental describe la vida de una familia de crianceros de la Comunidad Agrícola Olla de Caldera durante la veranada 2002.

© IRD Éditions, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter