Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Dinámicas de los sistemas agrarios en Chile árido: La región de Coquimbo

 | 
Patrick Livenais
, 
Ximena Aranda

Segunda Parte. La representación de los territorios: el aporte de las aproximaciones estadísticas y espaciales

Poblamiento de la región de Coquimbo: El rol de las migraciones

Philippe Hamelin

Texte intégral

Introducción

1En demografía el estudio de la distribución espacial de las poblaciones impone la definición y combinación de escalas de espacio y tiempo. Los métodos clásicos de la disciplina afirman un buen dominio del análisis temporal sobre el conglomerado nacional o familiar, pero cuando se trata de espacio a una escala intermedia faltan los indicadores apropiados (Delaunay, 1993). A pesar que la población rural de un país o una región sea estable en un largo período, puede ser que haya atravesado profundos cambios en su estructura o repartición espacial. De este modo, una variable demográfica puede ser espacialmente homogénea y no discriminante a una cierta escala, pero completamente heterogénea y muy analítica si se cambia de malla (Le Bras, 1993). Teniendo en cuenta todos estos efectos ópticos, parece primordial abordar el análisis del poblamiento con una capacidad de manipulación de las escalas de tiempo y espacio.

2La construcción de una base de datos de población a escalas encajadas, ofrece numerosas posibilidades de espacialización y agregación. Esta gestión constituye una etapa que permite poner en relación sistemática variables sociales y medioambientales.

3Primero se describirá el proceso de construcción de la herramienta y luego se indicarán las posibilidades, analizando la evolución del poblamiento al interior de la región de Coquimbo. Para establecer las relaciones entre la IV Región y el país en su totalidad se utilizará la variable lugar de nacimiento del Censo de 1992, que permite una evaluación de los saldos migratorios, finalmente, se concluirá con las perspectivas ofrecidas, en el interés de aplicar esta gestión a los datos del Censo 2002.

Métodos y Datos

4Las estadísticas chilenas de población ofrecen la ventaja de una tradición de censos. Entre 1865 y 1997 se efectuaron 13 censos de población y 5 agrícolas. La comparación de los censos está determinada por las definiciones de las variables, nomenclaturas y división estadística del espacio. Mientras se trabaje con las variables de base, la división estadística del espacio sigue siendo el aspecto más problemático. La fiabilidad de los ajustes es inversamente proporcional a la fineza del nivel de agregación de los datos, pero si se dispone de unidades espaciales bastante finas, automáticamente se pueden recomponer los conjuntos superiores y, por lo tanto, modular el margen de error. Otra ventaja evidente es una malla fina que facilite el acoplamiento de los datos demo-económicos con información sobre el medio. Se ha tratado de constituir una serie estadística que implique el máximo de censos a nivel de la agregación más exhaustiva posible.

Medida del movimiento inter-regional

5El censo registra la comuna de nacimiento de cada individuo y sobre esta base, se pidió al INE un extracto del conjunto de residentes nacidos en la región de Coquimbo y residentes fuera de la región en 1992. Esta base, completada con un análisis de la comuna de nacimiento de los residentes de la IV Región, permitió establecer los saldos de los flujos migratorios intra e ínter regionales a nivel comunal a la fecha del censo de 1992. El lugar de nacimiento, registrado solamente a nivel de la comuna, no permite estudiar el impacto de las migraciones en la recomposición territorial de la IV Región por debajo del nivel comunal y, en particular, distinguir lo urbano de lo rural.

La búsqueda de una malla óptima para el estudio de las variaciones espacio-temporales del poblamiento regional: elección del distrito censal

6La región de Coquimbo está compuesta por tres provincias y quince comunas en un territorio de 40.000 km2. El objetivo de una división infra-comunal sistemática hace difícil la utilización de los censos anteriores a 1952, teniendo en cuenta la heterogeneidad de las reparticiones administrativas, la ausencia de mapas y publicaciones sobre las transformaciones sufridas.

División rural - urbano

7Las localidades urbanas han sido objeto de un tratamiento específico. Se han agregado los distritos estrictamente urbanos y las zonas urbanas de los distritos contiguos en una misma aglomeración. La mancha urbana de 1992 sirvió de plantilla para el ajuste de los censos anteriores, lo que subevalúa ligeramente la población rural, pero permite obtener la evolución de la población en referencia a un mismo espacio y paliar el problema de variación de las definiciones de lo urbano. Finalmente, se obtiene una malla compuesta de 198 distritos (17 urbanos, 181 rurales) que permiten realizar espacializaciones inéditas de datos bio-demográficos en un período de 40 años. Disponiendo de una base de datos que corresponde a superficies estables y apoyándose en una definición única de la zona urbano/rural, se evitan errores de interpretación de envergadura, como lo muestran los ejemplos siguientes.

8La simple agregación de lo urbano y rural con un criterio común, permite constatar lo estacionario de la población rural desde 1952 y corregir las distorsiones debidas al cambio de definición de lo urbano y de lo rural. En 1982 se consideraban urbanas las localidades de más de 300 habitantes, en 1992 el INE ha retenido el criterio de 2.000 habitantes. Cuando se comparan las cifras brutas de los censo, la población rural pasa de 110.807 habitantes en 1982 a 150.315 habitantes en 1992 (INE, 1993), mientras que si se recalcula a partir de la definición de 1992, la población rural de 1982 era de 148.337 habitantes.

La integración de modificaciones de los límites políticoadministrativos: correcciones de los efectivos según distritos y comunas

9Se han tomado los anuarios estadísticos del INE de los censos de 1952, 1960 y 1970, publicados con siete variables (tipo de localidad, urbano/rural, nombre de la localidad, hombres, mujeres, total, número de residencias) clasificadas por distritos y comunas. Las localidades cambian de nombre y no siempre reflejan un mismo espacio de un censo a otro, el nivel de agregación más fino permitido para estos censos es el distrito. Hasta 1982 el mapa político-administrativo prácticamente no ha sido modificado. Para los censos de 1982 y 1992 se usó la base de datos informatizada y completa, las divisiones administrativas de la región de Coquimbo han sido modificadas 2 veces y los límites comunales fueron modificados en 1982 y 1992 reafectando y/o dividiendo el 35% de los distritos. Para adaptar la cartografía estadística a la malla de 1992 ha sido necesario realizar una matriz que registre estos cambios en los censos precedentes. La primera reestructuración no fue objeto de publicación, pero se utilizó un formulario interno del INE que consignaba la transformación de los distritos y comunas, las características de la segunda reestructuración fueron notificadas en la publicación regional del censo de 1992. El ajuste de los datos en relación a 1992 pudo ser efectuado con exactitud por el censo de 1982, comparando los mapas de cada distrito correspondiente. En cambio, para los censos precedentes, el trabajo de ajuste debió apoyarse exclusivamente en la toponimia citada en las publicaciones y llevada al material cartográfico disponible (mapas topográficos 1/50.000, 1/250.000, mapas censales de 1982 y 1992).

10La agregación de los datos a escala comunal proporciona una nueva base para la interpretación de la evolución de las poblaciones que, a veces, varían considerablemente según las cifras publicadas habitualmente.

Cuadro 1: POBLACIÓN DE PUNITAQUI Y COMBARBALÁ EN 1982 Y EN 1992.

Combarbalá

Punitaqui

Censo 1992

14.382

8.723

Censo 1982

12.509

9.848

1982 Corregido

15.505

7.949

11El ejemplo de las comunas de Combarbalá y Punitaqui es un claro reflejo de los errores de interpretación que se pueden cometer. Según las cifras publicadas de 1982 y 1992, la población de Combarbalá ha crecido en un 15% y Punitaqui ha perdido el 11% de su población, mientras que con un límite administrativo constante, el resultado es inverso: pérdida de 7% de la población para Combarbalá y ganancia de 9% para Punitaqui.

La distribución Espacial de las Personas Originarias de la IV Región

Flujo migratorio inter-regional

12El censo de 1992 cuenta 494.845 residentes habituales, de los cuales, 80.945 nacieron fuera y 176.596 nacieron en la IV Región y residen habitualmente en otras regiones de Chile. El Gráfico 1 muestra el desequilibrio existente de los intercambios de población entre la IV Región y el resto de Chile. La región de Coquimbo es una tierra de emigración, las tres regiones del norte de Chile tienen el “primer lugar de emigración e inmigración”.

13Se supone que una parte de los inmigrantes nacidos en el norte son hijos de padres nacidos en la IV Región y que los han seguido a su vuelta. La región Metropolitana y la región de Valparaíso reciben muchos emigrantes de la IV Región, pero proporcionan pocos inmigrantes. Hay que hacer notar que el saldo migratorio de la IV Región es positivo únicamente si se compara con las regiones situadas al sur de Santiago, aun cuando los flujos son poco importantes.

14El estudio de la migración reciente muestra una reducción del saldo migratorio de 2,35 emigrantes por 1 inmigrante sobre el conjunto y, por la migración reciente entre 1987 y 1992 que era solo de 2,10 emigrantes por 1 inmigrante. El norte refuerza su lugar: representa más del 50% de los flujos tanto en términos de inmigración como de emigración (Ver Gráfico 1). La V Región y el sur participan menos de los cambios y atraen mucho menos a los emigrantes de la IV Región. La Región Metropolitana produce más emigrantes, pero atrae menos personas de la IV Región.

GRÁFICO 1: Inmigrantes y Emigrantes según Lugar de Nacimiento y Lugar de Residencia Habitual.

GRÁFICO 1: Inmigrantes y Emigrantes según Lugar de Nacimiento y Lugar de Residencia Habitual.

GRÁFICO 2: Flujo Proporcional de Inmigrantes, Emigrantes Totales y Recientes, según Lugar de Nacimiento y Lugar de Residencia Actual.

GRÁFICO 2: Flujo Proporcional de Inmigrantes, Emigrantes Totales y Recientes, según Lugar de Nacimiento y Lugar de Residencia Actual.

15La región de Coquimbo es una tierra tradicional de emigrantes, preferentemente hacia la zona minera del norte, pero los flujos migratorios recientes muestran un comienzo de inversión de esta tendencia.

Características socio-económicas de los flujos migratorios

16Los hombres de la IV Región emigran en su mayoría al norte, mientras que las mujeres prefieren las regiones de Valparaíso y Santiago (ver Cuadro 2). Es una población adulta cuyo promedio de edad es de 40,2 años (varía de 37,6 años en el norte a 44,2 años en la Región Metropolitana), contra 28,3 años (27,8 años para la población originaria y 32,5 años para los inmigrados) para la población residente en la IV Región. Este promedio de edad elevado proviene de la sub-representación de los menores de 15 años y de una sobre representación de los mayores de 65, mientras que los menores de 15 años representan el 31% de la población residente en la IV Región y representan solo el 7,4% de la población emigrante (ver Cuadro 3). Los hijos de las parejas que emigran, nacidos en la región, no son contabilizados por definición, pero es insuficiente para explicar el débil porcentaje de los menores de 15 años (el de la población de inmigrantes es de 20%).

Cuadro 2: LOS EMIGRANTES SEGÚN REGIÓN DE MIGRACIÓN Y SEXO.

Cuadro 2: LOS EMIGRANTES SEGÚN REGIÓN DE MIGRACIÓN Y SEXO.

17Existen varias hipótesis para explicar estas sub representaciones: los hijos pequeños quedan en la IV Región al cuidado de los abuelos, una migración forzada de los solteros (empleadas domésticas en Valparaíso o Santiago, trabajo en los campamentos mineros), y también de los jefes de familia que prefieren dejar a su familia en la región.

Cuadro 3: POBLACIÓN NACIDA O INMIGRANTE DE LA IV REGIÓN SEGÚN GRUPOS DE EDAD.

Cuadro 3: POBLACIÓN NACIDA O INMIGRANTE DE LA IV REGIÓN SEGÚN GRUPOS DE EDAD.

18Este desequilibrio en la estructura por edad de la población inmigrante se refleja en la tasa de actividad global de 57% contra 50% para los residentes de la IV Región. Entre la población activa originaria de la región, el 39% son emigrantes mientras que la población total de emigrantes representa solo el 29% del total de la población nacida en la IV Región. La región de Coquimbo con 81.000 trabajadores fuera de su territorio y solo 156.000 en el territorio (127.000 originarios de la región y 28.000 inmigrantes), era en 1992 un territorio exportador de mano de obra.

Impacto de los flujos migratorios en la distribución espacial de la población regional

19Los flujos migratorios, a largo plazo, participan en la recomposición del territorio. El análisis por provincia muestra la heterogeneidad de las consecuencias de las migraciones. El Elqui, la provincia más poblada, a pesar de un saldo negativo de las migraciones externas tiene un saldo migratorio ligeramente positivo (ver Cuadro 4), gracias a los emigrantes internos de la región. El saldo migratorio negativo del Limarí equivale al 43% de la población residente en 1992, resultado de una emigración externa a la que se agrega un importante flujo interno en dirección del Elqui. Un saldo migratorio global, que representa casi la mitad de la población residente (48%), cuestiona el futuro del poblamiento del Choapa que con muy pocas migraciones internas, parece volcado hacia el exterior.

Cuadro 4: NACIDOS EN LAS PROVINCIAS DE LA IV REGIÓN SEGÚN STATUS MIGRATORIO Y PORCENTAJE, EN FUNCIÓN DE LA POBLACIÓN RESIDENTE EN 1992.

Cuadro 4: NACIDOS EN LAS PROVINCIAS DE LA IV REGIÓN SEGÚN STATUS MIGRATORIO Y PORCENTAJE, EN FUNCIÓN DE LA POBLACIÓN RESIDENTE EN 1992.

20El destino de los emigrantes varía según la provincia de origen (ver Gráfico 3). Los emigrantes del Elqui se distribuyen equitativamente entre el norte y sur del país. Los hombres que van al norte son más numerosos, mientras que las mujeres prefieren el sur y, sobre todo, la capital, Santiago. Cuando dejan El Limarí es para ir hacia el norte, aun las mujeres que en un 50% prefieren el norte, siendo Santiago el segundo destino. La originalidad del Choapa es la importancia de la migración de proximidad hacia la V Región: Valparaíso y Viña del Mar son los destinos más frecuentes, sobre todo para las mujeres. Cuando no se dirigen a la V Región, los destinos son para los hombres el norte y para las mujeres Santiago. La provincia de Choapa, situada a medio camino entre La Serena y Santiago, mantiene relaciones privilegiadas con el conjunto urbano más próximo: la conurbación Valparaíso-Viña del Mar. Los emigrantes de Elqui y del Limarí se dirigen hacia las dos zonas económicamente más dinámicas de Chile: los hombres, prioritariamente, van hacia las industrias mineras del norte y las mujeres son atraídas por las actividades de servicio diversificadas de la capital.

GRÁFICO 3: Emigrantes de las Provincias según Lugares de Migración.

GRÁFICO 3: Emigrantes de las Provincias según Lugares de Migración.

21Los movimientos migratorios tienen influencia preponderante en la evolución de la población de las comunas. Sin movimiento migratorio, el perfil de las comunas sería diferente, La Serena sería la comuna más poblada, seguida por Ovalle y Coquimbo estaría solo en tercer lugar, (ver Gráfico 4).

Cuadro 5: SALDO MIGRATORIO COMUNAL EN% DE LA POBLACIÓN RESIDENTE EN 1992.

Coquimbo

15%

La Serena

3%

Vicuña

-19%

Monte Patria

-24%

Los Vilos

-29%

Ovalle

-34%

Andacollo

-44%

Salamanca

-47%

Illapel

-50%

Río Hurtado

-66%

Canela

-77%

Combarbalá

-97%

Paiguano

-98%

Punitaqui

-109%

La Higuera

-178%

Cuadro 6: INMIGRANTES EN% DE LA POBLACIÓN NACIDA EN LA COMUNA.

Coquimbo

49%

La Serena

41%

Vicuña

27%

Los Vilos

23%

Ovalle

22%

Andacollo

19%

Illapel

17%

Monte Patria

16%

Salamanca

14%

Punitaqui

12%

Paiguano

12%

Río Hurtado

11%

La Higuera

8%

Combarbalá

8%

Canela

7%

22Los cuadros 5 y 6 son explícitos, solo dos comunas, Coquimbo y La Serena, tienen un saldo migratorio positivo y atraen a numerosos inmigrantes. Vicuña goza del desarrollo de la agricultura irrigada como Monte Patria, que limita la emigración y con el turismo, como en Los Vilos, que atrae a los inmigrantes. Ovalle y Andacollo han sufrido un declive de la industria minera; Illapel y Salamanca tienen centros urbanos importantes, pero sufren de aislamiento. Las otras 6 comunas, de difícil acceso, sin irrigación y que han perdido los recursos de la minería artesanal, han sufrido o sufren un éxodo masivo. Punitaqui y Paiguano, próximos a centros urbanos importantes y con el desarrollo de la agricultura irrigada, pueden frenar su declive, a la inversa de Canela y de Combarbalá, que están en una situación muy difícil.

GRÁFICO 4: Nacidos en las Comunas de la IV Región según Lugar de Residencia en 1992

GRÁFICO 4: Nacidos en las Comunas de la IV Región según Lugar de Residencia en 1992

GRÁFICO 5: Habitantes de las Comunas según Lugares de Nacimientos

GRÁFICO 5: Habitantes de las Comunas según Lugares de Nacimientos

23El Gráfico 5 muestra el estado de poblamiento de cada comuna de la región en 1992 según el origen de los individuos. La utilización de la variable “lugar de nacimiento” permite estudiar la orientación de los flujos y hacer un estado de la existencia a la fecha del censo, por el contrario, no informa de las variaciones de los flujos en el tiempo, no permite saber si las situaciones constatadas actualmente resultan de movimientos migratorios recientes o antiguos y si las dinámicas son actualmente positivas o negativas, tampoco permite caracterizar los emigrantes e inmigrantes ni saber si los primeros son rurales y si los segundos son urbanos.

24Esta aproximación de la migración, según el lugar de nacimiento de los individuos, permite verificar la hipótesis que la IV Región ha sido un lugar de producción de fuerza de trabajo para el norte y la región central de Chile, ya que ha exportado un número importante de trabajadores. La elevada edad promedio de la población emigrante induce a la hipótesis que esta emigración es relativamente antigua y que ahora tiende a disminuir. Los flujos migratorios internos han favorecido la consolidación de un polo regional alrededor de la conurbación La Serena-Coquimbo.

Evolución de las Poblaciones Rurales de la IV Región

25A partir de la base de datos de población construida con los 5 censos y desagregada a nivel de los distritos, es posible llegar a descomponer un mismo fenómeno en diferentes escalas. Se ilustrará con el estudio de la evolución de la población rural entre 1952 y 1992.

Las provincias

26A nivel regional se observa una notable estabilidad de la población rural, más del 0,38% en 40 años (de 149.739 en 1952 a 150.315 en 1992). La variación de población es inferior al riesgo estadístico. Durante el mismo período, la población urbana se ha triplicado, pasando de 112.000 habitantes en 1952 a 356.000 en 1992. Se deduce que el campo de la IV Región había llegado al máximo de su capacidad y que pocas cosas han cambiado en el mundo rural.

27La provincia de Elqui, la más urbanizada y en el límite con el desierto, ha acrecentado su población rural en un 13%; la provincia de Choapa, la más rural, ha perdido el 10% de población rural; en la provincia de Limarí, que dispone de una importante red de irrigación, la población rural ha permanecido estable. Este análisis por provincia muestra tres paradojas :

  • se observa un crecimiento de la población rural en la provincia de Elqui, la más árida y urbanizada (solo 15% de rurales contra 49% para las otras dos provincias);
  • la provincia del Choapa, donde la Reforma Agraria distribuyó más tierras, ha sufrido una baja en su población rural;
  • la provincia de Limarí ha estancado su población rural, mientras que la agricultura llegó a ser en 1992 el primer campo de actividad, gracias al desarrollo de la irrigación y de la fruticultura de exportación.

Las comunas

28La variación comunal de la poblaciones rurales revela que 4 de 15 comunas sufren un crecimiento importante de su población rural. Se trata de las tres comunas principales de la región que reagrupan el 65% de la población total y el 75% de la población urbana. La comuna de Vicuña, próxima y bien conectada a la conurbación La Serena-Coquimbo, goza del desarrollo de la agricultura irrigada y del turismo.

Cuadro 7: EVOLUCIÓN DE LA POBLACIÓN RURAL DE LAS 15 COMUNAS ENTRE 1952 Y 1992.

Máximo de población

Mínimo de población

Crecimiento entre ‘52 y’ 92

Vicuña

92

52

58%

Coquimbo

92

70

32%

La Serena

92

60

25%

Ovalle

92

52

25%

Salamanca

60

52

6%

Monte Patria

60

70

-2%

Hurtado

60

70

-5%

Illapel

60

70

-14%

Paihuano

60

92

-15%

Canela

60

92

-16%

Punitaqui

52

82

-19%

Los Vilos

52

92

-25%

Combarbalá

52

92

-27%

Andacollo

52

82

-42%

La Higuera

60

92

-42%

Fuente: IRD/INE

29Tres comunas tienen una población rural estable, son las comunas en que la agricultura irrigada es dinámica. En la comuna de Monte Patria el desarrollo de la producción de uva de mesa para exportación ha permitido el desarrollo de pequeños centros urbanos, las 6 comunas siguientes han perdido entre el 15 y 30% de su población rural. Son comunas en que el desarrollo de la agricultura irrigada ha sido insuficiente para compensar el declive del agropastoralismo tradicional. Las dos últimas comunas pierden casi la mitad de su población debido, sobre todo, a la desaparición de la actividad minera artesanal. Las dos primeras columnas del cuadro permiten observar que la población rural de la región estaba en crecimiento al comienzo del período, la época problemática de la Reforma Agraria que, de manera contradictoria, vació los campos. Las comunas que no sufrieron la contraReforma Agraria del gobierno militar han podido desarrollar la irrigación y han logrado estabilizar su población, las otras sufren una decadencia que parece inexorable.

Cuadro 8: VARIACIÓN DE LA POBLACIÓN DE 181 DISTRITOS RURALES DE LA REGIÓN DE COQUIMBO ENTRE 1952 Y 1992.

Cuadro 8: VARIACIÓN DE LA POBLACIÓN DE 181 DISTRITOS RURALES DE LA REGIÓN DE COQUIMBO ENTRE 1952 Y 1992.

Fuente: IRD/INE

Los distritos

30De los 181 distritos rurales (ver Cuadro 8), 101 han perdido población, passando de 89.500 habitantes en 1952 a 59.000 en 1992; los 78 distritos en crecimiento han ganado 31.000 habitantes, pasando de 60.000 habitantes en 1952 a 91.000 en 1992; el crecimiento de la población rural se concentra especialmente en 33 distritos, mientras que las pérdidas de población corresponden a un grupo más importante. Tres zonas concentran el 80% del aumento de población rural (ver Mapa 1): el Valle de Elqui entre La Serena y Vicuña (más de 10.600 habitantes); el Valle del Limarí, cerca de la ciudad de Ovalle (más de 12.000 habitantes) y el Alto Valle del Choapa, en la comuna de Salamanca (más de 2.000 habitantes).

31En el Alto Valle del Choapa, el crecimiento se atribuye a la redistribución de las tierras a los antiguos trabajadores de las haciendas por medio de la Reforma Agraria. La situación es más compleja en el Valle de Elqui y alrededor de Ovalle: el desarrollo agrícola tiene un rol importante, pero insuficiente para explicar la totalidade del crecimiento. La expansión de grandes centros urbanos es también determinante en el poblamiento de los campos circundantes, en el mismo sentido que el dinamismo económico de la agricultura de exportación favorece el crecimiento urbano, como lo ha mostrado un estudio precedente sobre la provincia de Limarí (Pouget, 1996). En estas zonas se asiste a una re-urbanización en los dos sentidos: los trabajadores, a menudo temporeros y las empresas agro-exportadoras, frecuentemente residen en la ciudades para sobrevivir durante las inter-estaciones, mientras que una parte de las clases más acomodadas instalan su residencia en los campos circundantes.

32La disminución de la población, a excepción de las zonas mineras, incumbe al conjunto del territorio. Las zonas costeras, donde domina la gran propiedad y las zonas montañosas de difícil acceso, son las más afectadas por el éxodo rural (ver Mapa 2). En 1952 la mayoría de los distritos de la zona costera había alcanzado el máximo de población y se piensa, lógicamente, que empezaba el declive en esa época. Por el contrario, los distritos montañosos estaban aun en crecimiento y llegaron al máximo de población en 1960 (Mapa 3), pero por falta de infraestructura caminera adecuada, el declive parece irreversible en 1992. Todos estos distritos llegan al mínimo de población (Mapa 4). En la costa, el mínimo se alcanzará en 1970 y 1982 para más de la mitad de los distritos, luego se observa un ligero repunte del poblamiento a lo largo de la ruta Panamericana.

Evolución de la población urbana

33La población urbana se triplicó en 40 años, pasando de 110.000 habitantes a 354.000. El crecimiento de la población regional es estrictamente urbano, todas las ciudades de la región han tenido un crecimiento positivo entre 1952 y 1992. Las tres ciudades más importantes: Coquimbo, La Serena y Ovalle, que representaban el 74,8% de la población urbana en 1952, concentran el 77,4% en 1992 (Ver Cuadro 9). La jerarquía de las ciudades ha sido poco modificada, las 5 primeras ciudades en 1952 son las mismas que en 1992, salvo que la ciudad de Coquimbo pasó a ocupar el primer lugar frente a La Serena. Entre las cuatro siguientes, Combarbalá y Andacollo fueron duramente afectadas por la crisis minera, mientras que Vicuña y Los Vilos han progresado. Punitaqui y La Chimba, muy cercanas a Ovalle, han progresado poco en comparación con Tongoy y Monte Patria, que han progresado gracias al turismo y a la agricultura de exportación.

Cuadro 9: POBLACIÓN DE LAS CIUDADES EN 1952 Y EN 1992.

Cuadro 9: POBLACIÓN DE LAS CIUDADES EN 1952 Y EN 1992.

34En 40 años la jerarquía urbana ha cambiado poco, a pesar de las diferencias en las tasas de crecimiento bastante importantes entre Punitaqui, que no llega a doblar su población, y Monte Patria y Tongoy que han multiplicado su población por 6 y 7, respectivamente. Cuando se comparan las tasas de crecimiento del conjunto con las tasas de crecimiento entre 1970 y 1992, se nota una disminución del crecimiento para la ciudad de Ovalle y otro tanto para las ciudades satélites de La Chimba y Punitaqui, que tienen las tasas de crecimiento más débiles. Cabe preguntarse cómo va a reaccionar la empequeñecida Canela Baja, a la sensible baja de la población de la comuna en 2002.

Cuadro 10: CIUDADES DE LA IV REGIÓN CLASIFICADAS SEGÚN TASAS DE CRECIMIENTO ENTRE 1952 Y 1992 Y ENTRE 1970 Y 1992.

Ciudades

Tasa de crecimiento entre 1952 y 1992

Ciudades

Tasa de crecimiento entre 1970 y 1992

Punitaqui

174%

Punitaqui

123%

Andacollo

218%

La Chimba

143%

Combarbalá

229%

Andacollo

151%

Illapel

231%

Combarbalá

151%

La Chimba

237%

Illapel

154%

Vicuña

259%

Ovalle

166%

Salamanca

287%

Vicuña

169%

La Serena

292%

Salamanca

170%

Ovalle

305%

La Serena

175%

Canela Baja

311%

Canela Baja

201%

Coquimbo

389%

El Palqui

202%

Chañaral Alto

396%

Coquimbo

207%

El Palqui

421%

Tongoy

221%

Los Vilos

539%

Monte Patria

223%

Monte-Patria

672%

Los Vilos

229%

Tongoy

720%

Chañaral Alto

245%

35Frente a la baja de población rural en numerosos sectores, las ciudades permiten mantener núcleos de población en el conjunto del territorio. Sin embargo, la situación es delicada en la zona de la precordillera, las comunas de Paiguano y Río Hurtado no tienen núcleo urbano y las ciudades de Combarbalá e Illapel son muy poco dinámicas.

Síntesis e interpretación

La Reforma Agraria

36En 1970 numerosos distritos alcanzan una población mínima, la tasa de crecimiento anual promedio de la población rural regional es de 0,7% entre 1952 y 1960. Cae a-1,1% entre 1960 y 1970 (expulsión de los colonos de las haciendas) para llegar a ser ligeramente positiva después, es la consecuencia inesperada de una Reforma Agraria que agita los campos desde 1965. En los lugares en que se distribuirán las parcelas irrigadas de 5 Há. (Alto Valle del Choapa, sur de la comuna de Ovalle, etc.) permite una mantención o crecimiento de la población, además del declive del agropastoralismo ligeramente acelerado por la Reforma Agraria.

Las estructuras territoriales

37La crisis del sistema de producción agrícola en zona seca es general, pero las estructuras comunitarias parecen resistir mejor el despoblamiento que las zonas de grandes propiedades. En las comunidades, un cierto dinamismo social (D’Andrea, 1999) mantiene una parte de la población, mientras que las haciendas parecen ligadas una baja de la producción agrícola con una baja de la población.

La transformación de la agricultura

38El desarrollo de la fruticultura para exportación favoreció el crecimiento de la población rural en las zonas irrigadas próximas a las grandes ciudades. El Bajo Valle de Elqui y la zona irrigada alrededor de Ovalle concentran para un total de 30 distritos, el 75% de aumento de la población rural.

Las recles de comunicación

39La cartografía de las zonas en despoblamiento muestra la correlación entre nivel de equipamiento y desertificación rural, especialmente donde se terminan los caminos el despoblamiento parece irremediable.

La re-urbanización

40Se pueden notar tres fenómenos distintos. El más importante es el de la concentración de población en el Bajo Valle de Elqui y la región de Ovalle, donde existe un efecto de inter-penetración entre grandes centros urbanos dinámicos y zonas rurales contiguas. El desarrollo de la produción agrícola no explica todo ya que en la comuna de Monte Patria, centro de producción de uva de exportación, la dinámica de la producción agrícola ha beneficiado casi exclusivamente a lo urbano. Los 3 pequeños centros urbanos de la comuna han multiplicado por 5 su población en 40 años. Además hay que tener en cuenta el impacto de la actividad turística en el Valle de Elqui y en la costa, que sustenta toda o parte de la economía de varias localidades (Vicuña, Los Vilos y las estaciones balnearios). Finalmente, se produce un fenómeno de urbanización administrativa alrededor de las capitales de las comunas que concentran los servicios (Canela, Punitaqui) que mantienen el poblamiento de las comunas.

41El estudio longitudinal de las escalas intermediarias de espacio, permiten comprender que bajo la aparente estabilidad de la población rural regional, ha habido un verdadero cambio de la ruralidad en la región de Coquimbo.

42Un proceso de urbanización se intensifica a partir de 1970 (ver Gráfico 6) implicando al conjunto de las aglomeraciones de la región. En 50 años la población urbana se multiplicará por más de 5 (de 110.000 a más de 600.000 habitantes). El crecimiento unirá las ciudades de Coquimbo y La Serena en una conurbación que concentra actualmente a más del 50% de la población de la región. La provincia de Limarí tiene una verdadera capital en Ovalle, mientras que en el Choapa, a pesar del inicio de producción de la mina, Illapel es una capital poco dinámica y en el futuro podría perder su lugar como primera ciudad de la provincia, dejando paso a Los Vilos. Las ciudades más dinámicas están ligadas a la agricultura irrigada de exportación y al turismo, las dos nuevas actividades económicas que se han desarrollado en los últimos 30 años.

GRÁFICO 6: Crecimiento de la Población Regional Rural y Urbana entre 1952 y 2002.

GRÁFICO 6: Crecimiento de la Población Regional Rural y Urbana entre 1952 y 2002.

GRÁFICO 7: Tasa de Crecimiento Anual de Chile y de la IV Región entre los Censos de 1960 y 2002.

GRÁFICO 7: Tasa de Crecimiento Anual de Chile y de la IV Región entre los Censos de 1960 y 2002.

Conclusión

43La evolución del poblamiento de la IV Región es atípica en relación al conjunto de Chile. Cuando Chile sufre una tasa elevada de crecimiento de su población entre 1960 y 1982, la tasa de la IV Región es débil. Cuando la tasa de crecimiento de Chile cae rápidamente a partir de 1982, la de la IV Región continúa creciendo y, a pesar de una ligera disminución entre 1992 y 2002, la diferencia se acentúa con la tasa chilena promedio (ver Gráfico 7).

44En 50 años una triple transición demográfica, urbana y económica modifica totalmente el poblamiento de la IV Región. En 1960 estaba en la primera fase de la transición demográfica (baja mortalidad asociada a una fecundidad todavía elevada), una agricultura débilmente productiva que ocupa la totalidad del espacio y la actividad minera en declive son incapaces, como las ciudades, de absorber el crecimiento de población que emigra hacia los polos dinámicos de Chile. En 1970 los cambios de la Reforma Agraria provocan la transición urbana, existe una alternativa para la migración lejana, al mismo tiempo, el desarrollo de la fruticultura de exportación y el desarrollo del turismo también ofrecen alternativas a las migraciones de trabajo lejanas.

45En 1952 la IV Región era rural y poco dinámica, una parte importante de la mano de obra debía emigrar y la región parecía destinada a un ocaso cierto. A partir de 1970 una rápida urbanización y el desarrollo de nuevas actividades permitieron detener este declive y en 1992, una tasa de crecimiento ligeramente superior al promedio nacional, la sitúa en sexto lugar entre las 13 regiones de Chile.

46En este contexto los resultados preliminares del censo 2002 son sorprendentes: la IV Región salta al tercer lugar, antes que Santiago, en crecimiento de la población. Este avance es sorprendente ya que es el resultado contrastado de un crecimiento urbano (33,9%), el más fuerte de todas las regiones de Chile, y de una disminución rural (-16,4%) que es casi la más baja, solo derrotada por la poco poblada XI Región. Esta pérdida de 1 de 6 habitantes rurales, ¿anuncia un declive irreversible de la ruralidad tradicional de la región? o ¿un final acelerado de la transición urbana?

47Las comunas de La Serena y Coquimbo concentran más del 80% del crecimiento regional: ¿se va hacia una hipertrofia de la conurbación capital en perjuicio del conjunto de la región? La ciudad de Ovalle con una tasa de crecimiento de 14,1% en 10 años ¿será absorbida por el polo La Serena-Coquimbo? o ¿guardará una capacidad de desarrollo autónomo? Cuatro comunas (Andacollo, Río Hurtado, Combarbalá y Canela) pierden población ¿es solo una pérdida de población rural? o ¿también serán afectados los núcleos urbanos?

48Los resultados preliminares del censo 2002 parecen confirmar que la región, en relación con el resto de Chile, conoce una dinámica tal que no había sufrido desde hace un siglo. En 50 años la IV Región habrá traspasado con éxito los obstáculos de una triple transición y estará lista para afrontar la globalización y los mercados, pero muchas preguntas quedan en suspenso y habrá que leer con mucha atención los resultados definitivos y detallados del censo en 2003.

Bibliographie

Bibliografía

D’Andrea, N. 1999. Les changements agraires et la redistribution du peuplement régional au Chili. Impacts de la migration sur les structures territoriales d’une commune de la région de Coquimbo, Memoria de DEA, Univ. Aix-Marseille III, 102 p.

Delaunay, D. 1993. Lespopulation dans leur environnement agraire: une application des systemes d’information géographique, International population conference Montreal, vol 3, p. 175-187.

INE1952, 1960,1970, 1982, 1992. datos de Censo.

INE 1982, 1992. Mapas de distritos censales.

INE 1993. Informe demográfico de Chile, censo 1992 Santiago; 60 p.

Le Bras, H. 1993. La planete au village. Migration et peuplement en France, Editions del’Aube, Paris.

Pouget M. J. et. al. 1996. Ambiente árido y desarrollo sustentable. La provincia de Liman, Universidad de Chile-ORSTOM, Santiago; 96 p.

Table des illustrations

Titre GRÁFICO 1: Inmigrantes y Emigrantes según Lugar de Nacimiento y Lugar de Residencia Habitual.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24938/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 109k
Titre GRÁFICO 2: Flujo Proporcional de Inmigrantes, Emigrantes Totales y Recientes, según Lugar de Nacimiento y Lugar de Residencia Actual.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24938/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 135k
Titre Cuadro 2: LOS EMIGRANTES SEGÚN REGIÓN DE MIGRACIÓN Y SEXO.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24938/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 53k
Titre Cuadro 3: POBLACIÓN NACIDA O INMIGRANTE DE LA IV REGIÓN SEGÚN GRUPOS DE EDAD.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24938/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 53k
Titre Cuadro 4: NACIDOS EN LAS PROVINCIAS DE LA IV REGIÓN SEGÚN STATUS MIGRATORIO Y PORCENTAJE, EN FUNCIÓN DE LA POBLACIÓN RESIDENTE EN 1992.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24938/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 78k
Titre GRÁFICO 3: Emigrantes de las Provincias según Lugares de Migración.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24938/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 109k
Titre GRÁFICO 4: Nacidos en las Comunas de la IV Región según Lugar de Residencia en 1992
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24938/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 92k
Titre GRÁFICO 5: Habitantes de las Comunas según Lugares de Nacimientos
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24938/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 94k
Titre Cuadro 8: VARIACIÓN DE LA POBLACIÓN DE 181 DISTRITOS RURALES DE LA REGIÓN DE COQUIMBO ENTRE 1952 Y 1992.
Légende Fuente: IRD/INE
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24938/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 59k
Titre MAPA 1
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24938/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 226k
Titre MAPA 2
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24938/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 263k
Titre MAPA 3
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24938/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 295k
Titre MAPA 4
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24938/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 298k
Titre Cuadro 9: POBLACIÓN DE LAS CIUDADES EN 1952 Y EN 1992.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24938/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 154k
Titre GRÁFICO 6: Crecimiento de la Población Regional Rural y Urbana entre 1952 y 2002.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24938/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 48k
Titre GRÁFICO 7: Tasa de Crecimiento Anual de Chile y de la IV Región entre los Censos de 1960 y 2002.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24938/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 46k

Auteur

Demo-estadístico IRD/LPED, Santiago

© IRD Éditions, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter