Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Dinámicas de los sistemas agrarios en Chile árido: La región de Coquimbo

 | 
Patrick Livenais
, 
Ximena Aranda

Primera Parte. La identidad de los territorios: la necesidad de una perspectiva histórica

La Vuelta de los años”: reseñas y perspectivas sobre las comunidades, el pastoreo y la trashumancia en la región semiárida de Chile

Gastón Castillo

Texte intégral

1Sobre la situación del campesinado donde se inserta el pastoreo, ya sea aquel que se practica de manera libre y, principalmente, en aquella práctica propia de las Comunidades Agrícolas, se han escrito decenas de informes desde el punto de vista de especialistas ligados a la agricultura, recursos forestales, desarrollo rural y consultorías. Esto eclosiona a partir de la década de los 80 y se va fusionando con los informes oficiales o gubernamentales, en pro de encontrar caminos para mejorar la calidad de vida de quienes figuran en las estadísticas con los mayores índices de pobreza en la región.

2Es evidente que en el tema de la cabra y la desertificación del entorno hay nuevas visiones que cambian el enfoque de la irreversibilidad. Así también se espera que la pobreza y el banquillo de los acusados que mantiene prisionero a un hombre al cual se le achacan todas las culpas en el deterioro del medio ambiente en que se mueve, especialmente cuando arrecian las sequías, encuentre caminos de análisis renovados.

3Más allá de las cifras existe un hombre real que las estadísticas, normalmente, convierte en meros números o queda inmerso entre sentencias tales como “erradicar las cabras” o “cambiar la manera de pensar”. El origen sociocultural del pastoralismo histórico, la fuerte ligazón hombre/tierra, la cosmovisión y hasta la desorientación y efectos antrópicos sobre la tierra, en suma lo que hace y deshace un grupo cultural determinado, son tópicos atingentes a las ciencias sociales, disciplina con poca intervención ante la urgencia por encontrar soluciones a corto plazo.

4En el desarrollo de los puntos que exponemos a continuación, se conjuga la historia con la etnografía. Desde la antropología, fuente matriz de quien escribe, es un transitar por un tema cultural de fuerte tradición en valles e interfluvios locales, donde la responsabilidad final es la visión de un etnógrafo que en buena parte se mueve en el escenario histórico regional.

El Ganado y los Ambientes Precolombinos

5No es posible hablar de ganadería con toda propiedad para las épocas prehistóricas locales, porque la arqueología aun se maneja más en base a supuestos teóricos que a resultados concretos.

6La práctica trashumante no solo dice relación con la domesticación de camélidos y su aprovechamiento con afanes ganaderos, sino con un concepto de complemento económico mucho más amplio. Vale decir, poblaciones que en el largo plazo establecen asentamientos en hábitat de distinta naturaleza, llámese costa, valles, interfluvios y cordillera, buscando obtener lo mejor de cada nicho ecológico (incluido parajes de vegas y pasos altos andinos como en los tiempos actuales).

7Dicha movilidad estacional marca al hombre y a la geografía semiárida desde tiempos inmemoriales hasta nuestros días, porque las quebradas interfluviales comienzan a ser ocupadas a lo menos desde el año 8.000 a. C., llegando al máximo en la etapa agroalfarera temprana (0-650 d.C.), cuando representantes de la cultura El Mofle heredan actividades cazadoras-recolectoras y prácticamente se asientan junto a las mismas vertientes que usan los pastores modernos.

8No hay antecedentes concluyentes sobre pastoreo Mofle en las quebradas. Tal vez lo hubo en los valles, por ejemplo, en las tierras altas de Copiapó, donde el entierro de un camélido joven asociado a un individuo de sexo masculino y la posible presencia de un corral en una de varias aldeas agrícolas, sugiere actividades pastoriles por los años 300 y 400 de nuestra era. Una mandíbula de camélido ofrendada a un niño retrotrae las posibilidades al año 30 d. C (Punta de Teatinos), aunque la tendencia cazadora también puede tener incidencia en estos y en otros hallazgos en Huasco Bajo, Quebrada Honda, Caleta Arrayán y Valle de Hurtado.

9Mientras los especialistas no diriman si se trata de caza o pastoreo, por las diferencias osteológicas entre guanacos y flamas, solo queda agregar pinceladas como las posibles escenas de pastoreo en petroglifos, unos cuantos torteros de arcilla o metal, restos de tejidos, lana trenzada, ceramios en forma de “llamitas” o dibujos de estilizados camélidos en la decoración de ciertas vasijas.

10Aproximadamente desde el año 700 de la era, en la medianía del valle de Copiapó florecen asentamientos de la cultura Las Animas, que incluye una más repetida presencia de camélidos sacrificados en ritos fúnebres, y desde entonces enterratorios en grandes túmulos se hermanan con sepulturas a ras de piso registradas más al sur, donde uno y hasta cinco animales acompañaban a personas sepultadas en el perímetro de la actual plaza de Coquimbo.

11La cultura Diaguita, que mantiene la costumbre Animas de ocupar excepcionalmente las quebradas, reduce estas ofrendas a cráneos y extremidades presentes en ciertas ocasiones. Las crónicas hispánicas hablan de gordas ovejas de la tierra entre los indígenas de Copiapó al sur. El dominio Inca, que seguramente aumenta la masa ganadera local, genera una vuelta a las quebradas por razones netamente mineras y en vegas alto andinas del valle de Copiapó, parece haber desarrollado ingentes proyectos para multiplicar los “rebaños de Inca” aunque, en general, el volumen de los hatos precolombinos parece haber sido discreto, facilitando una rápida extinción y reemplazo por el ganado europeo.

12Entre tanto, el viejo tema del “chillihueque” como ganado Diaguita y Mapuche sigue rondando en estas disquisiciones teóricas, sobre lo cual Erize puntualiza:

“Chillihueque: s. Llama. Denominado por los cronistas “carneros de la tierra”, animal doméstico de los indígenas chilenos en tiempos de la conquista. Numerosos autores han sostenido que se trataba de una raza especial hoy desaparecida, pero pacientes investigaciones han permitido comprobar que el llamado Chillihueque o Hueque (que es lo mismo) es simplemente el animal conocido por llama; el nombre verdadero del animal entre los indígenas ha sido Hueque; el de Chillihueque o de Llihueque ha sido dado bajo la influencia de los españoles para diferenciarlo del carnero de castilla” (Erize, E. 1960).

Matanza y Crianza: Paradigmas de los Nuevos Escenarios Para el Pastoralismo y la Trashumancia

13La comunidad indígena local sufre un proceso de deterioro importante bajo la administración española. Encomiendas, fuertes mestizajes, traslados y otras situaciones significan que no es ella quien actúa en plena majestad en los nuevos escenarios de la economía regional.

14El ganado caprino entra a sentar sus reales cuando animales de regiones secas como Andalucía y Castilla, proliferan en desmedro de las llamas por las utilidades más inmediatas y el menor cuidado para su mantención (Villalobos, S., 1983 a). La pluma de Gerónimo de Bibar registra en 1558 a Antonio de Ulloa y Diego Maldonado introduciendo ganado caprino por el despoblado de Atacama. De allí en más, hitos históricos que van dejando en la sombra a los cabreros como entidad sociológica, se suceden con el común denominador de las ventajas obtenidas por la crianza de caprinos en manos de ciertos hacendados.

15En la temprana colonia los naturales de Chile central multiplicaban sus ganados de carneros y cabros, puesto que en 1567 se entregan cifras de hasta 5.000 ovejas en poder de los indios encomendados por Rodrigo de Quiroga. Se dice que no quemaban ni desperdiciaban el ganado como los españoles y, a pesar que en muchos casos los edictos eran letra muerta, en ellos se encuentra la preocupación por asegurar una efectiva multiplicación de esos piños, según se desprende de las ordenanzas de Santillán en el año 1559 (Villalobos, S., 1983 a). El encomendero Cristóbal Fernández Pizarro, dueño de tierras en Huasco y Hurtado es considerado en 1635 como el mayor proveedor de cecinas, grasa y cueros a Valdivia (Góngora, M. 1970), así como en 1646 uno de los herederos de las tierras de Pachingo mantenía 500 yeguas, 1000 ovejas y casi 2000 cabras (Villalobos, S., 1983 b).

16Proveedores, dueños de grandes y variados ganados, sacrificadores, etc., son rasgos propios de la matanza, industria de alto perfil entre los hacendados de la época en comunión con la crianza, labor que hasta nuestros días otorga un cariz de identidad a pobladores que antes que nada se definen como crianceros.

17Un informe de Corvera sobre Coquimbo apuntaba en 1790:

“Anualmente se matan en la Provincia de 16 a 20.000 chivatos y cabras. Sus pieles se llevan en pelo a Maulé donde los benefician para cordovanes y de allí vuelven a la capital donde los tiñen y los mejores se embarcan para el Perú quedando los restantes para el consumo del Reino. La cecina de estos no se desperdicia y los sebos de estos con los que produce la matanza de vacas se consumen en este distrito, Guaseo y Copiapó a excepción de mil qq poco más o menos que se embarcan para Lima anualmente”...” Se consumen en esta ciudad y chacras inmediatas 350 vacas y 7000 carneros, igual cantidad suele entrarle de los últimos de Chillan....”

  • 1 Estamos conscientes sobre lo apócrifo de varios pasajes incluidos por el autor en esta obra. El mis (...)

18La relación sobre el Reino de Chile entre 1761 y 1817, elaborada por Thaddaeus Peregrinus Haenke1 acentúa que Coquimbo:

“sobresale en la labranza de cobre y en la peletería que beneficiada en las tenerías y principalmente en Talca surte de cordovanes las Provincias y al Perú en cantidad de 12 mil anuales”.

19Los ejemplos de aceleradas pariciones en el ganado caprino, luego de haberse rectificado tempranamente el intento de aclimatar cabras en Concepción y ovejas en Coquimbo (Villalobos, S., 1983 a), garantizan éxitos empresariales. En el siglo XVII, Luis Tribaldo de Toledo es testigo de aquella bonanza con el ganado de Castilla, exponiendo el caso de La Ligua, donde el vecino Gonzalo de los Ríos mantenía más de 40.000 cabras de cría. Procrear, en el sentido de lo que expresan las crónicas, es criar. Pero también, abiertas las posibilidades para que los dueños de modestas majadas pudieran participar de la demanda de productos desde la minería, la matanza resulta ser condición indispensable para asegurar el sustento diario. Así, matanza y crianza son ingredientes de un mismo ritmo de vida.

20Al mismo tiempo, es preciso considerar lo que reflejan otros documentos oficiales porque, a pesar del panorama que en general da una sensación de ganados por doquier y de una floreciente industria de cabritos y subproductos de los mismos, al menos en los albores del siglo XVIII hablar de pueblos y gente de trabajo pastoril no es un tema palpable en la trama social de ciudades como Copiapó, ya que este corregimiento, escaso de bienes agropecuarios y “práctico” como lo definen las autoridades de la época:

“Carece todo su distrito de ganados mayores y menores, pues obliga a que sin embargo los que conducen a Coquimbo, para su abasto de estas partes de Santiago provean su valle; el del Huasco y sus minerales, los que trafican en esta especie, y con la pensión de no llevar a este paraje, sino muy poco, porque ni aún da con qué mantenerlos mientras se consumen, dando la misma escasez de pastos..” (Campino, J. (1744) 1981).

21Mientras que Coquimbo, un poco más beneficiado en recursos agrícolas, no le va en saga ante el mismo problema:

“...siendo siempre preciso el que de otros parajes y jurisdicciones se lleven porción de vacas y carneros para su abasto, charqui o cecinas, grasa y sebo, sin cuyo socorro lo pasaran con mucho trabajo, tanto en su principal ciudad de Coquimbo como en sus minerales y alrededores” (ob. cit).

22Debemos pensar que la industria de la matanza no alcanza ribetes voluminosos en todas partes del reino de Chile y que avanza de acuerdo a épocas y circunstancias. Se desprende que esta actividad, especialmente la matanza de toros, es una cuestión que se mantiene en cifras más permanentes entre los hacendados de Chile central. Los datos que cualitativa y cuantitativamente muestran a encomenderos y otros dueños de grandes ganados en la región semiárida de Chile durante el siglo XVII, y aquellos que en las postrimerías del XVIII hablan del sacrificio de “16 a 20.000 chivatos y cabras”, sugieren una suerte de curva con un impulso inicial, un momento intermedio de franco retroceso y una etapa de bonanza que va traspasándose a dueños de ganado menor, contexto que se percibe en el siglo XIX con los apuntes de Domeyko, Gay y Chouteau.

23Ignacio Domeyko en 1840 y Claudio Gay en 1847 pasaron por los numerosos ranchos de la costa coquimbana, apreciando como el ganado producía ganancias por la facilidad de reproducción y el mínimo esfuerzo que exigía su cuidado. En los hechos se repite aquello del cuidado mínimo, cuestión que acarrea el manejo de una “cabra rústica”, “criolla” o “chilena” (apelativo de “mala clase” usado por los propios crianceros) y, más que nada, un pastoreo bastante arbitrario donde, hechas las excepciones para los tradicionales arreos en las épocas de parición y engorda, los piños prácticamente deben buscar su propio sustento. Pruebas al canto. En su itinerario por la zona Domeyko acota:

“...el rebaño se alimenta de cualquier arbusto, trepa por las rocas, saca de las grietas hierbas secas, va y viene del campo sin mayor vigilancia y se reproduce rápidamente”.

24Pensando en trashumancia y veranadas, decía Gay (1847) que llegando a cierta edad, los animales eran llevados a lugares reservados para engordarlos de cuatro a cinco meses y así obtener el sebo preferido en la fabricación de velas, el charqui y los cueros para cordovanes o para fabricar odres en que transportar el vino, agregándose el uso de cueros para elaborar sacos y bolsas para el oro y la plata (Chouteau, E. 1897; Mellet, J. (1808-1820)1969).

25Esenciales para las familias más pobres, los caprinos aportan por entonces cuero, sebo, carne, leche y hasta estiércol seco para ahumar vasijas de greda en el ingenio del azogue en Punitaqui (Lastarria, M. J. 1789; en Pinto, J. 1980 a). La leche mezclada con harina de trigo y cebada tostada constituía un alimento ideal, lo mismo que el charqui, alimento que hasta el siglo XIX figuraba como comida de segunda y era destinado principalmente a la nutrición de los esclavos. Las cabras, como verdaderas tablas de salvación para los campesinos, generan lazos de dependencia insoslayables. No hay vuelta atrás en tan acentuada relación y antes, más que ahora, los inquilinos de haciendas podían manejar hatos de cierta consideración, como es el caso de Cutún (valle de Elqui) y los ganados de 400, 500 y más cabras que a fines del siglo XIX figuraban en el patrimonio de familias lugareñas (Chouteau E. 1897).

26El mismo Chouteau aseguraba:

“La crianza de cabras en las estancias de Coquimbo, constituye uno de los principales negocios i se puede decir el más importante, después de la minería”...“En todas las quebradas donde hai vertientes hai grandes majadas de cabras. Este es un animal que presta grandes servicios al pobre por su gran sobriedad, que le permite aprovechar las plantas que desdeñan los demás animales i por los numerosos cueros que proporcionan a la industria”... “Las cabras dan cada una tres pesos de beneficio a su dueño. Su matanza se hace en Febrero i Marzo clavándoles un cuchillo en la olla, a lo largo del pescuezo, sin degollarlas”... “El matancero separa el sebo de la grasa, charquea la carne i estaca los cueros, lo que hace quitándolos del animal cuando todavía están calientes, les hecha salmuera para darles cuerpo, después de limpiarles la sangre, los afrecha, i los estiende clavándolos en el suelo por medio de clavos o de espinas de algarrobo” (op. cit.; el subrayado es nuestro).

27A estas alturas se entiende que la ganadería caprina hace tiempo ocupa un lugar importante en las quebradas, aquello significa un repoblamiento de vastos territorios laterales a los valles (Castillo, G.1987 b). La minería, especialmente en casos como Quitana, Rodeito y Condoriaco al norte del Elqui; Andacollo, en las serranías al interior de la costa o Tamaya, bordeando el río Limarí, favorecen concentraciones de población que no se ubica estrictamente en costa y valles. En un ir y venir de las placidas, se hace vida entre montañas y se acentúan procesos de identidad que ahora se conocen principalmente al amparo de las comunidades agrícolas, estancias y uno que otro lugarejo de pirquineros. La densidad de población sigue en niveles bajos, con quebradas que se han convertido en el hábitat de agrupaciones sin poder económico fuerte. El capital industrial se puede percibir en alguna empresa de pequeña minería, pero no es el industrial quien vive en tal o cual lugar. De modo que distribuyendo su majada o posesión en cientos de rincones con su vital vertiente, hombre y ganado colonizan la tierra 14 ó 15 siglos después de haberse interrumpido la ramificación de asentamientos Molle en los tiempos prehistóricos.

28La rápida ocupación de los mejores suelos en los valles, por parte de destacados encomenderos, solo deja retazos en los confines más interiores que, junto a ambientes de quebradas, pronto se constituyen en tierras marginales (Villalobos S. 1983 b). Indígenas, y más tarde inquilinos, constituyen la fuente donde es posible pensar en un pastoreo de caprinos que en los valles pudiera alcanzar cierto desarrollo, pero es un intento que prolifera en los cerros circundantes antes que en la verde franja ribereña. De los cerros a las quebradas y del encierro en los valles a la libertad de las vastas extensiones interfluviales hay solo un paso. De todas maneras, ¿cuándo y por qué cobran vigencia los asentamientos históricos en los interfluvios? Conocemos mejor el caso de las tierras entre el valle del Elqui y quebrada Los Choros, y en ello se desprende que en principio son tierras pedidas a la corona por militares o personajes de distintos rangos, al parecer más con afanes mineros que pastoriles.

29La opinión de funcioñarios administrativos de la Corona española y viajeros que describen la región de Coquimbo tres o cuatro siglos atrás, es precisa en relación al contrastante paisaje que observan. Desde una perspectiva más puntual, fluye desde la temprana excursión ibérica a los valles locales un relato que magnifica bondades climáticas apoyando, entre otras cosas, la fundación de la ciudad de La Serena. Aridez y bondades son ciertas, solo que con mayor conocimiento del medio las visiones cambian a enfoques más realistas. Por ejemplo, la del oficial José Fernández Campino (1744) al hablar del Obispado de Santiago:

“Su temperamento es por lo general seco; y en particular, todo lo que le pertenece de la otra banda de la cordillera y provincia de Cuyo; y de ésta el corregimiento de Copiapó, Coquimbo, y aún mucha parte del de Quillota, por ser más escasos los ríos y manantiales; motivo porque se trafica con miramiento a los alojamientos que suelen estar faltos de agua, y con ningún pasto, y porque se atrasan las labores y beneficio de las minas, que cargan casi el todo por esta parte; hasta que con beneficio de las lluvias y nevadas de la cordillera, vuelven a correr los manantiales y a reverdecer los campos; de suerte que mirando y cotejando lo fértil y hermoso de la primavera, abundancia de todas flores y pastos, con lo agostado, árido y seco del estío e invierno, no tiene semejanza, y porque va de extremo a extremo, sólo los parajes de ríos, son abundantes sus vegas o serranías, o las haciendas que merecen alguna acequia de ellos; fructifica incesantemente copiosísimos frutos y cuantos quisiesen plantar o sembrar en ellos, con tal abundancia que todo es un múltiplo; casi incapaz de decirse por la contingencia de creerse. Sin este beneficio del agua es comúnmente todo el Obispado muy seco; porque en todo el verano no se ha experimentado nunca aguacero alguno ni temporal de truenos ni granizo (excepto en la jurisdicción de Mendoza); porque único excepto, lo demás de este país de tempestades en él; y sólo le dura la sustancia y riego a la campaña que recibió el invierno; y por donde según su abundancia se gradúan las cosechas y engordas, para el beneficio del sebo, la grasa y cecina, de que abunda según el año más o menos lluvioso. Son parajes éstos tan pingues y abundantes, que si no se experimentaran las contingencias referidas era capaz de mantener un Reino el mayor del mundo; tan agradecido, que al primer rocío del cielo salen los pastos, y de una inmensa polvareda, en que se contemplaban sus campañas, se truecan en corto tiempo, con el más hermoso pencil de variación de flores, pastos y amenidad frondosa de todos ellos”.

30El acento puesto en la carencia de agua tiene que ver con la comparación que se hace sobre la frondosidad que ofrece el Obispado de Concepción, enseguida está el tema de las sequías, que como sabemos, es un efecto recurrente sobre la economía regional. Los equilibrios son delicados, sin lluvias es sequedad total; sin agua ni pasto, atraso en labores mineras; pocas o malas cosechas, desmedro en las engordas y matanzas. Con lluvias, “capaz de mantener un Reino el mayor del mundo”. En estos equilibrios también es cara y sello lo que le toca a cada campaña, como lo acota Campino en su discurso: “sólo los parajes de ríos, son abundantes sus vegas o serranías”. Aun con la seguridad expresada en documentos como estos, sin dudas los detalles más conspicuos tienen que ver con los valles, donde está el grueso de los intereses económicos. Porque hablar de serranías no necesariamente es la vasta serranía, sino los cerros que forman la caja de los ríos, quedando al margen la gran extensión entre valle y valle, indirectamente aludida en tópicos como “alojamientos faltos de agua y pasto” o “beneficio de Las minas”. El inestable régimen pluviométrico y, consecuentemente, los atrasos en las minas, abundantes y cargando con el peso de la economía según el relato, seguramente ayudan a un pastoreo que pudo acentuarse en tales contingencias, solventando la vida de quienes a esas alturas dependían tanto de minas como de cabras.

31Entre itinerancias de placilla en placida, tempranos asentamientos con afanes pastoriles y la poca o nada información sobre la ganadería caprina en las serranías intervalles, las ocupaciones históricas más tempranas y abundantes se concentran al sur del valle de Elqui, surtidas entre estancias y pedimentos mineros. Aledaños a Choapa y Limarí, desde 1558 en adelante, lavaderos y asientos mineros como Chigualoco concitan el interés de los españoles por solicitar mercedes de tierra fuera de los valles. Combarbalá figura como paraje en 1559 cuando se comenta sobre minas en quebradas rumbo al Choapa (Santillán H, en Jara A. 1965). En 1579 se concede el estero de Conchalí para agricultura y ganadería y en 1576 la Estancia de Taibon (Pachingo) era explotada en actividades ganaderas. A la vez, en los primeros años del siglo XVII una amplia faja que cubría por el sur, desde el estero de Conchalí al río Choapa y desde la costa hasta Mincha, era utilizada con fines agroganaderos (Villalobos S. 1983 a). En este mismo siglo son ocupados otros parajes inmediatos al Choapa por el norte, desde Mincha a Quebrada Totoral y desde la costa al cerro Llampangui, disponiéndose de serranías, quebradas y sectores costeros cruzados por manantiales y esteros como La Canela, Llano Largo o Coligue. Los años 1616 y 1630 apuntan modificaciones en estos dominios, originándose la Estancia La Canela y posteriores subdivisiones (1710-1750), como la partición en Canela Baja y Canela Alta en 1739, tierras que a la vez quedan comprometidas con el origen de varias comunidades agrícolas y de la Hacienda Espíritu Santo (Cañon, P. 1964).

32Acercándonos al Limarí, los paños productivos no son menos aprovechados. Fuera del citado Pachingo, un oasis levemente al interior de Tongoy, está la misma estancia de Tongoy que articula gente, ganado y caseríos dependientes del ambiente costero. Un poco más al sur, entre 1600 y 1613 se activaban las tierras de El Teniente, Pama es estancia en 1654, lo mismo que Punitaqui. en 1679 (Villalobos, S., ob cit; Sayago C.M. 1973; Góngora, M. 1970).

33El movimiento en las estancias con ganado mayor y menor en torno a aguadas y manantiales encuentra al siglo XVIII con propiedades en Coquimbo y Limarí como Cerrillos de Pan de Azúcar, Lagunillas y Talca, en manos de la Marquesa de Piedra Blanca. Esta acaudalada dama testa a favor de los jesuítas las tierras de Tambillos y Maitencillo, los mismos jesuítas de La Serena poseían en 1755 la estancia de Quiles, al suroeste de Punitaqui, y más avanzado el siglo, lugares entre Tongoy y Choapa, nómbrese El Tangue, Camarones, Peñablanca y Canela, albergaban a españoles, indígenas y mulatos (Balbontín, P. 1778; Castillo, G. 1987 b).

34Por horizontes más septentrionales, en 1697 unas áridas serranías distantes 60 km al noreste de La Serena pertenecen al Corregidor de Coquimbo Lucas Arqueros (Asta-Buruaga, F.S. 1899). En ese mismo sector, que abarca un amplio y áspero territorio al norte del valle de Elqui, encontramos funcionando minas de oro en Quebrada Honda y quebrada Santa Gracia (1785 y 1786), pasando por veneros de plata en Chingoles (1787) y el auge de esta riqueza argentífera en Arqueros, Rodeito, Quitana y Condoriaco, mientras que el cobre asomaba en Gualcuna y Cerro Salapor; ingenios trabajados a partir del siglo XIX, llegando a poblaciones de 790 habitantes en el mejor momento de Arqueros, 240 almas en Rodeito y 200 “vivientes” en Gualcuna (Corvera, V. 1792, en Pinto J. 1979 b; Asta-buruaga, F.S.; ob.cit.; Castillo G. 1987 b y 1994 Ms).

35Viejas copias de documentos notariales en poder de familias ya desligadas troncalmente de oficiales españoles, aunque por múltiples razones herederas de sus tierras, permiten conocer fragmentos sobre tempranas asignaciones, por ejemplo, el caso de la Estancia Marquesa:

“...al Cabildo, Justicia y Rejimiento de esta dicha ciudad pongan el traslado de esto mi cédula en el libro de Cabildo donde están las demás estancias que por mi les han sido dadas. En fe de lo cual di la presente firmada de mi nombre i refrendada de Gaspar de Medina mi Escribano Mayor de mi Juzgado que es fecho en la ciudad de la Serena a quince días del mes de Marzo de mil i quinientos i cincuenta i cinco años i sea cada legua de las que así amojonasen de a seis mil pasos cada una. Fecha ut (sic) Francisco de Aguirre. Por mandado de su señoría Gaspar de Medina-Y visto por los dichos señores Alcaldes Luis Ternero i Juan Gutiérrez siéndoles leído por mi Juan de Céspedes i ante mi dijeron que la obedecían como a mandado de su gobernador i señor i que están prestos de lo cumplir como su señoría lo manda siendo testigos Juan de Fijon i Bartolomé Sánchez estantes en dicha cuidad-Juan de Céspedes Escribano Publico i del Cabildo.-...” (alcostado izquierdo donde se nombra a Francisco de Aguirre, la escritura tiene la siguiente anotación: “supra Obedecimiento”)

36Hilvanando situaciones históricas, al definir los límites de la comunidad Olla de Caldera, se dice que deslinda por el sur con:

“...la estancia de Marqueza que fue don Fernando de Aguirre Hurtado de Mendoza y de don Miguel Aguirre Riberos…"(Posesión efectiva de su madre, solicitada por Agustín Aracena, La Serena, 1900).

37Junto con reiterar el mencionado límite, otros documentos matizan lo relativo al viejo tronco colonial nombrando a:

“... la Estancia de Marqueza que fue del señor gobernador Don Francisco y del Coronel Don Miguel Aguirre y Riberos” (Testamento de José Doroteo Contreras, La Serena 1920).

38Añosas libretas de comuneros anotan datos ligados al origen de Olla de Caldera, por ejemplo, “título de Mancamarcuna llamada también Caldera expedido a favor de don Santiago Flores, año 1695, protocolo Gaspar Caldera, oficina N.C.”, o, “Petición de Flores al Rey de España, año 1695". Quien solicita tierras para estancia es un Teniente de ejército que sigue la línea de otros oficiales, seguramente, más que nada en busca de beneficios mineros. El mapa de las tempranas reocupaciones de suelos en las quebradas incluye al Maestre de Campo Agustín Callejas, otrora dueño de la estancia Yerba Buena, al Maestre de Campo Juan Ortiz de Godoi, de Santa Gracia, al Capitán Valeriano Carmona y la estancia Tres Cruces, o al Capitán Jerónimo Ramos de Torres, quien parece haber sido también poseedor de esta misma estancia (Venta a favor de Juan José y Santos Rodríguez Peña de los derechos que le corresponden a la familia Canninghan en la estancia “Guarcamarcuna”, La Serena 1895; Demanda judicial de 1913; Testamento de Andrea Robledo, La Serena 1875; Venta a favor de Ignacio Villalobos Rojas de los derechos que doña Gregoria Villalobos poseía en la estancia Olla de Caldera, La Serena 1901).

39De las concesiones de mercedes de tierras a las compras de derechos, herencias y otros mecanismos para adquirir bienes, la historia se va nutriendo de intentos por salir airoso en la minería, mantener pequeños huertos o chacarería, recurrir a la pesca artesanal, si es el caso de posesiones costeras y, sobre todo, depender de la cabra como tabla de salvación. Caseríos o poblaciones mayores como Chacay, Quebrada Honda, Los Choros y La Higuera viven en el vaivén de estos proyectos y son ejemplos de enlaces con otras realidades nortinas que dan paño para rato.

Lejanas Tierras, Ajena Ciudad: Estancias y Comunidades en el Pastoralismo Regional

40Fuera de los valles o los conglomerados residenciales de la costa, donde es más visible quien tenga actividad criancera, los habitantes de interfluvios siempre han quedado en una suerte de patio trasero o escondidos como realidad social a los ojos del ajetreo urbano. Con ingeniosos e ingentes esfuerzos han hecho patria como todo ciudadano y con el tiempo se ha perfilado un hábitat donde no existen pueblos pastores, en el sentido de convivir plenamente hombre y ganado en un mismo conglomerado residencial. Lo que hay son pueblos o villorrios donde viven familias que tienen ganados, pero estos últimos son mantenidos en apartadas majadas, por ejemplo, en torno al pueblo de Almirante Latorre, corazón de la comunidad Olla de Caldera. Si hubo alguna vez intentos por convivir con los hatos en las mismas ciudades y bajo un mismo techo, estos fueron efímeros porque una cabra de buen apetito y rápida multiplicación, ayudada por la falta de cuidado en su mantención, es la suma perfecta para generar aprehensiones entre los vecinos desde los mismos cimientos de la Colonia. Entonces, desde un principio se justifican motivos para mandarlas a los cerros, como sucede en 1557, donde el Cabildo de Santiago dicta un bando para alejar las cabras de la ciudad y aquellos que poseían tales ganados, debían inscribir sus hierros para marcar en el libro respectivo, entre otros, el Alcalde Gerónimo de Alderete, quien señala con una flor de Lis sus vacas y yeguas, marcando a fuego con una A griega a cabras y ovejas (Actas del Cabildo de Santiago).

41Una vez más se ve que en los inicios de la Colonia prominentes vecinos no trepidaron en manejar ganado caprino y que la herencia de estos hábitos, en parte, es consecuencia de aquellos siglos, cuando se reservaban voluminosos hatos para un comercio que rendía buenas ganancias.

42En amplios territorios, como las estancias y las comunidades agrícolas, se ha debatido la suerte del pastoralismo regional. También existe el denominado pastoreo libre que normalmente pulula en torno a las ciudades. Sus cultores aparecen y desaparecen a cada instante y, por lo general, derivan a la crianza de cabras no como una tradición familiar sino para mejorar las condiciones económicas, no siendo la mayoría de las veces dueños del suelo ocupado y sufriendo constante presión por el crecimiento de las ciudades o el aprovechamiento, por razones industriales/turísticas, de los terrenos fiscales donde se asientan.

43Todo indica que gracias a las estancias fue posible ocupar vastas extensiones de tierras que podían o no complementar posesiones afincadas en los valles. No se sabe de algún encomendero o connotado vecino que haya sido dueño de comunidad alguna, porque éstas han sido usuales dominios de múltiples y modestas personas, perfilándose también como propiedades que históricamente surgen en forma más tardía. Sí es común encontrar a personas prominentes ligadas a las estancias y hallar a herederos de estas viejas vastedades manteniendo el carácter original de la propiedad o bien convertidas al régimen de uso comunitario. En el paso de una a otra forma de tenencia de la tierra está la clave para comprender mejor el origen de las Comunidades Agrícolas, en un escenario donde se viene preparando el uso común del suelo desde las primeras décadas de la Colonia.

44En efecto, ordenanzas de 1541 ó 1556 recomiendan que todos los pastos, montes y aguas sean aprovechados compartidamente entre los vecinos, donde las mercedes de asientos y estancias llevan la cláusula de no conferir posesión, sino solo el derecho a pastoreo y a construir corrales de unas dos cuadras. Las praderas naturales o estancias permiten la crianza de animales en terrenos alejados de los campos agrícolas, ayudando a la reproducción del ganado sin causar daño en los sembradíos, gozándose del beneficio de los pastos comunes y otras granjerias (Brüger, M.E. 1962; Villalobos, S. 1983 a; Castillo G. 1987 a).

45Las citadas ordenanzas contienen detalles que sin dudas se reflejan en las actuales normas y estatutos de las Comunidades Agrícolas. Incluso, en Haenke encontramos una sutileza donde podríamos estar hablando indistintamente de estancia o comunidad. Al referirse a las primeras dice:

“Son abundantes en pastos, y tienen unas casas bastantes capaces, algunos oratorios, y muchas un crecido número de vecinos, formando una especie de pueblecito en donde cultivan además el trigo, maíz, etc”..."tienen viñas y muchos árboles frutales”...”en algunas estancias matan desde 300 a 600 toros; en otras mil, y aún más”.

46El cuadro que pinta Haenke es de estancias de Chile central, con varios siglos de funcionamiento a cuestas. En términos agrarios, tal descripción está de acuerdo con la observación acerca del:

“...carácter puramente agrícola de las primeras donaciones, su distribución, tamaño, valor como tierra de labranza, el modo como se las utilizó y las consecuencias que trajeron para el desenvolvimiento del país” (Mc Bride,]. M. 1938).

47Cultivos y canales de regadío también son la tónica de estancias como San Agustín (1896), Cuncumén y Tranquilla, repartidas entre los valles de Chalinga y Choapa (Riso Patrón, L. 1903). Por lo visto, matices y demasiada generalidad se contraponen, si recordamos a Villalobos en su visión moderna (1983 a), planteando que el sentido de las primeras estancias más bien era alejar los ganados de las tierras fértiles y por lo tanto alejarse de los campos agrícolas. Mc Bride domina información estrictamente de Chile central al sur, mientras que la ubicación de varias estancias del territorio semiárido-nombradas anteriormente-corresponde a suelos pobres, con uno que otro estero de por medio, la mayoría solo con aguadas, sujetas más que otras realidades al rigor de las sequías, con población dispersa y posibilidades agrícolas reducidas. Un párrafo referido a las llanuras ovallinas que bajan en dirección a la costa establece un punto intermedio entre las dos posturas:

“Estos terrenos altos que constituyen enormes llanos y suaves colinas con abundantes pastos naturales, en años normales están divididos en grandes propiedades que se conocen con el nombre de Estancias, dedicadas especialmente a la crianza de ganado lanar y cabrío, y como campo de pastoreo de primavera para el ganado vacuno de los valles. En años de lluvias regulares, se dedican también a la siembra de trigo y cebada, haciéndose cosechas excelentes, pues hay terrenos de buena calidad...” (Estudio Agronómico del Departamento de Ovalle, 1928).

48La cita de Haenke mostrando estancias con pueblos, siembras y hasta viñas, posee detalles que la acercan bastante a lo que luego se estandariza bajo el término de comunidades agrícolas, especialmente de aquellas que perduran entre los valles de Limarí y Choapa, más avecindadas a cursos de ríos.

49¿Cuándo surgen las comunidades en Chile?, es una pregunta recurrente. La idea de considerar distintas variables y hablar de orígenes en vez de origen para estas organizaciones comunitarias, la expone Agapito Santander al reunir siete posibles causas desde la perspectiva de varios autores, barajándose la participación del sistema incaico, las encomiendas y mercedes de tierra, la fragmentación de la propiedad agraria, el papel de antiguos asientos y placidas mineras, el reagrupamiento de indígenas durante el período colonial, la participación de los pueblos de indios y las influencias del sistema comunitario castellano.

50Antes que pensar en los Incas nos parece más útil seguir indagando en el rol jugado por la administración española, porque no existe en la región detalle alguno sobre la entrega “a cada jefe de familia de una superficie determinada de terreno que le permitiera a él y a los suyos un nivel de vida adecuado” (Ramírez, I. 1963; en Santander, ob. cit.). Con la caída de los Incas las propias etnias locales se encargan de borrar las huellas de ese dominio, y enseguida la Corona española hace ingentes esfuerzos por preservar tierras y propiedades de agrupaciones aborígenes, aunque no había garantía que los ibéricos frenaran sus ansias por instalar estancias en tierras indígenas y, por lo tanto, las buenas intenciones distaban mucho de hacerse realidad. De todas maneras, en el siglo XVI se dictaban recomendaciones para la multiplicación del ganado en poder de los naturales, para el aprovechamiento de su lana y otros tópicos relativos a la crianza, economía y administración, como cruzamiento y parición, elaboración de quesos, obtención del sebo, manteca y tocino, control de libros de registros, movilidad, elección de buenos pastos y de aguas (García Oñez de Loyola, M. 1593; en Jara, A. 1965).

51Otras vertientes de investigación sobre el origen de las comunidades ha sido indagar directamente en los papeles de los comuneros, al estilo de lo obrado en Yerba Loca y Carquindaño (Gastó, J. et.al.1990; en Santander, ob. cit.), o bien realizar monografías como “Jiménez y Tapia” y “San Isidro”, analizando acumulados litigios, problemas de derechos superpuestos, constitución espontánea de poblados, etc (Solís de Ovando J. 1992 a y b). Jiménez y Tapia, “la comunidad más numerosa del país”, colinda con la ciudad de Combarbalá. De acuerdo a papeles notariales, la propiedad parte con el vecino Juan de Tapia que en 1678 compra el terreno llamado El Sauce, lugar que:

“...hacia mediados del XVIII era todavía una estancia entendida en el sentido tradicional con un propietario unipersonal, hombre de poca fortuna, y que a su muerte, fuera del terreno, dejó unos pocos bienes y algunas muías además de una yegua madrina con cencerro” (Solís de Ovando 1992 a).

52En el siguiente siglo sus parientes figuran en posesión de tierras que van formando el régimen comunitario:

“Es a partir de los hijos y allegados a Ramón Jiménez Tapia que se comienza a constituir el proceso de fijación de la comunidad en mano común”...” Sus hijos, de dos matrimonios distintos, no se repartieron la tierra ni el ganado en términos legales, ni tampoco, por lo mismo, testaron posteriormente. Sus descendientes continuaron ocupando de hecho y explotando, en base al derecho que los asistía, diversos pedazos de terreno dentro de la gran extensión y ocupando esta para el pastoreo de sus respectivos piños”... “De este modo, se fue dando origen a los diversos caseríos, siendo presumiblemente el sector de El Sauce el único que se encontraba claramente poblado a la muerte del último propietario unipersonal e incluso ya un siglo antes. Seguramente por la mayor abundancia de agua fue allí donde primero se edificó y se sembró y fue, en consecuencia, este sector el que dio el nombre a la estancia” (ob. cit.).

53En el caso de la organización elquina, a pesar de ser entidades diferenciadas, allí se mezcla la historia de la comunidad con el desarrollo del pueblo de San Isidro, donde residían españoles, indígenas, negros, mulatos, zambos y mestizos, conservándose legajos que hablan de estancias como Daín, Sauce, Peral, Quebrada Seca y Guamayuca, prueba palpable que varias de esas viejas propiedades participaron en la constitución de la comunidad. Así:

“Todo indica, que existe una fuerte vinculación entre el origen de la comunidad y los fundadores del pueblo, probablemente porque sus primeros vecinos, al igual que sus descendientes ocupaban con ánimo de señor y dueño las tierras que son en la actualidad el campo común de la comunidad y que los comuneros aprovechan para el pastoreo de animales...” (1992 b)

54Estancias de bien común es un concepto que asoma en documentos notariales tempranos, como preámbulo a lo que luego es la esencia misma de las comunidades, ya que la idea del bien común se traspasa de una a otra realidad territorial. La estancia, como concepto de propiedad histórica fundacional, cruza el grueso de las tierras regionales, varias se mantienen tal como fueron concebidas en sus orígenes, pero otras han derivado en un uso comunitario de la tierra o han pasado a ser parte de comunidades. Aun con el tema de la subsistencia puesta en tela de juicio, hay una gran diferencia entre quienes continúan manejando vastas unidades territoriales en común y aquellos que se rigen por el principio de las “hijuelas”, contrapuesto a las primeras como sinónimo de excesiva subdivisión de la tierra.

55Respecto al ejemplo de Olla de Caldera, una comunidad al noreste de La Serena y la más grande de la provincia de Elqui, que también comienza como estancia unipersonal, puesto que páginas atrás se ha dicho que en 1695 el teniente Santiago Flores solicita a la Corona española las tierras de Mancaguarcuna, hoy estancia Gualcuna, externa a la comunidad. Rodeada de 10 estancias (incluida Gualcuna), que indica la preponderancia de éstas como propiedades históricas rurales, el origen de Olla de Caldera se percibe a partir del testamento de Santiago Flores redactado en 1714:

“...natural de la ciudad de la Serena, hijo natural de Francisco Manuel Flores i doña Bartolina Cisternas”..."Declaro que soi casado según orden de nuestra madre iglesia con María Osandon i durante el matrimonio huvimos y procreamos por nuestros hijos lejítimos a Nicolás, Pedro, Pablo, Ygnacio, José, Ambrosia i Bartolina, a los cuales constituyo i elijo por mis herederos universales. Ytem. Declaro que al tiempo i cuando contraje el dicho matrimonio con la dicha mi mujer, se me dieron, Mateo Osandon mi suegro, para ayuda de las cargas del matrimonio, doce quintales de cobre, a razón de cinco pesos cada quintal”... “Ytem declaro por mis bienes la estancia de “Mancaguarcuna” de mil cuadras de tierra, donde tengo señaladas doscientas cuadras a mi hija Ambrosia, como tengo señalado en la clausula antecedente, i en el resto es mi voluntad que mis hijos lejítimos entrando mi hija Bartolina partan igualmente. Ytem declaro que además de lo que llevo referido le di a mi hija”... “Ambrosia cincuenta cabras i asimismo mi hija Bartolina una mula de camino ensillada i enfrenada i dos muías de carga-Ytem declaro por mis bienes la chacra que tengo en la otra banda del río de esta ciudad”... “Ytem declaro por mis bienes hasta ocho caballos mansos i tres yeguas, la una de camino. Ytem veinticuatro vacas chicas i grandes que están entre las de Aracena, las cuales le pertenecen a Cristóbal Rodríguez, mando que mis hijos las entreguen al susodicho...” (La Serena, 06de marzo de 1714, el subrayado es nuestro).

56La dote de 50 cabras a una hija es independiente a la no declaración de ganado caprino entre los bienes reconocidos por este vecino. Junto a la entrega de un determinado número para inicio de una nueva crianza, el documento refleja que cabras y cobre componen la típica relación entre minería y ganadería en las quebradas. Se trata de terrenos perdidos entre las serranías al norte de La Serena donde todavía cuesta llegar. Según la chacra que Flores poseía en el actual sector de Las Compañías, este era un pequeño agricultor que no declara tierras cultivadas en su estancia. Despejada la cuestión ganadera, suponemos que había interés por trabajar minas en un áspero condado, proclive a entregar riquezas desde explotaciones incaicas en cerros adyacentes como Los Infieles y Los Puntiudos, hasta la Gualcuna del siglo XIX con su yacimiento de cobre albergando 200 habitantes.

57Mediante ajados papeles los comuneros de Olla de Caldera se sienten herederos de militares españoles, donde los apellidos Flores y Aracena permanecen en la memoria colectiva. Establecido que los primeros dominios tienen que ver con la posesión unipersonal de una estancia, queda la pregunta cómo y cuándo se deriva hacia el actual régimen comunitario. La respuesta va surgiendo en otros testamentos:

“...yo el Capitán don Francisco de Aracena, natural de la ciudad de la Serena, hijo lejítimo del Capitán don Francisco de Aracena i doña Ysabel Flores i Odar”... “Ytem. Declaro que soi casado”... “con doña Ambrosia Flores, i durante el matrimonio hubimos y procreamos por nuestros hijos lejítimos a Francisco i Juan”... “Ytem. Declaro que al tiempo i cuando contraje matrimonio con la dicha mi mujer, se me dieron por el Teniente Santiago Flores, mi suegro, doscientas cuadras de terreno en la estancia nombrada “Mancaguarcuna”, adonde tengo posesión de vivienda con arboleda”... “Ytem Declaro por mis bienes un pedazo de estancia nombrada “La Olla”, que compré a mi cuñado Pablo Flores”... “Ytem. Declaro por mis bienes diez muías mansas con tres madrinas. Ytem Tres caballos mansos”... “Ytem. Declaro que crié dos huérfanos, hombre y mujer, llamado el hombre Norberto, a quien le tengo dado su decencia de vestir i ganados mayores y menores, de donde ha criado siempre a mi abrigo i alimento de un todo...” (Testamento de Francisco de Aracena, La Serena, 11 de agosto de 1740, el subrayado es nuestro).

58Casi al unísono, el primogénito de este capitán-Francisco como su padre-entrega a su hijo Bartolo Aracena un poder para testar entre los años 1741 a 1746, declarando poseer “cortos bienes” para repartir entre sus once vástagos (incluido Bartolomé). Junto con manifestarse la típica prole numerosa de aquellos tiempos y empezar a insinuarse el común síntoma de deterioro económico que van sufriendo las familias extensas, no se habla de las tierras de Mancaguarcuna y La Olla. En el esplendor de aquellos años, el abuelo Francisco también fue dueño de “un cuartito de solar” “...con sus plantas de olivo i otros árboles”, afín a la costumbre de vivir tanto en la ciudad como en el campo. Su testamento incorpora la palabra posesión en la misma idea de las actuales posesiones de comunidades, agregando arboledas, que se refiere a árboles frutales y más de alguna siembra. A poca distancia de la posesión La Olla, bajando por la quebrada del mismo nombre, irrumpen la quebrada de Las Aracenas y las ruinas de una vieja posesión que denota haber tenido años mejores, entre ello, la crianza de ganado mayor y menor. Conjugadas las situaciones, todo indica que razones económicas anteceden a los lazos matrimoniales que se establecen entre los Flores y Aracena, de allí la aclaración testamentaria de Santiago respecto a vacas criándose “entre las de Aracena”.

59El uso de tierras para crianza es un hecho según palabras de Francisco de Aracena, pero lo más interesante es saber que en principio La Olla también fue un paraje usufructuado como estancia, con participación de la misma familia Flores, lo que explica mejor la conexión que va de Mancaguarcuna a Olla de Caldera. Sobre el particular, la venta del “pedazo” de tierras que Pablo Flores traspasa a Francisco de Aracena consigna que éstas correspondían a:

“...la parte de lejítima Paterna y me puede tocar y pertenecer en qualquier manera en la estancia nombrada la Holla que quedó por fin y muerte del dicho mi padre difunto” (La Serena, 1720).

60Hoy la comunidad Olla de Caldera abarca un territorio de 122.600 hectáreas, gracias a la suma de diversas propiedades, entre las cuales se cuentan varias estancias como La Olla, Yerbas Buenas, Potrerillos o San Antonio. Un documento relativo al Maestre de Campo Juan Ortiz de Godoy, exponiendo fechas como 1638,1658 y 1731, señala que este oficial español adquiere terrenos para estancia “en una oyada como caldera”... “en los parajes de Santa Gracia...” (Demanda Judicial iniciada el 7 de enero de 1913). A no ser que haya sido una expresión común a la hora de señalar la forma de ciertas cuencas, de “oyada como caldera” a “Olla de Caldera” hay un solo paso, pero los dominios de Juan Ortiz de Godoy quedaban más de 15 kilómetros al sur de las tierras ocupadas por Santiago Flores y Francisco Aracena, sugiriendo que el actual nombre de la comunidad nace de una concepción territorial mucho más amplia que el acotado y arrinconado paraje en la parte norponiente del territorio ahora compartido.

61La anexión de estancias y tierras de distinta naturaleza en Olla de Caldera tiene una larga explicación, esbozándose algo de esto cuando Francisco de Aracena declara posesiones en Mancaguarcuna y La Olla, unas por dádiva de su suegro y otras por compra a un cuñado. Así se van perfilando compras, dotes, permutas, cesiones, herencias o litigios, hasta encontrarnos con el sistema que hoy conocemos. Entre los actuales comuneros la idea de estancia aflora en cualquier momento, es más, sienten que derivan de antiguos estancieros. En viejos timbres, epístolas y documentos varios es palpable que después de los troncos Flores y Aracena, otros apellidos se van acentuando para convertirse en sinónimos de un determinado territorio. Por ejemplo, una carta de 1858 se refiere a “Contreras o Urrutia” como signos de poder local y una demanda judicial de 1919 nombra a “estancia Olla de Caldera"... “conocida también con el nombre de Contreras”. Además, el testamento de José Doroteo Contreras, del año 1900, remarca “derechos hereditarios en la estancia común y proindivisa denominada Olla de Caldera” (el destacado es nuestro), y en fechas tan tardías como 1962, los talonarios de pago siguen encabezados con el rótulo “Comunidad Estancia Olla de Caldera”.

62En suma, varios terrazgos de estancias contribuyen en la formación de esta comunidad. Las viejas propiedades unipersonales, adquiridas 200 ó 300 años atrás cambian de rango al convertirse en posesiones. No sabemos si esto implica una reducción de tamaño de aquellos suelos, porque bien podría tratarse de una serie de pequeñas estancias que no ven mayormente alterada su faz original, pero se percibe que con el tiempo hay disminución de categoría, pues pasan a ser una más de las decenas de posesiones repartidas en el amplio territorio común. De todas maneras esto no explica cómo, cuándo y bajo qué regla, ordenanza o procedimiento comienza a regir la organización con el carácter comunitario que hoy conocemos. Se sabe que lo común y lo indiviso viene de antes, abonando parte del camino, pero en general se dice que en tal o cual siglo aparecen las comunidades, dominando una sensación de generación espontánea. En el abanico de posibilidades para indagar, la unión de estancias, el cruce o alianzas entre familias, los conflictos de intereses, la oportunidad de manejar amplios territorios y, consecuentemente, aprovechar en común recursos que se multiplican y hasta diversifican al controlar un rango mayor de pisos ecológicos, juegan a favor de la conversión hacia un sistema comunitario.

63Al tenor de los casos revisados, se aprecia un cambio de tierras de estancias a tierras comunitarias, mostrando que, en el fondo, las segundas literalmente se tragan a las primeras. No obstante, habría que revisar la situación general del sistema estanciero en cuanto a tamaños de las propiedades, y ver en qué medida aquello que sugieren los casos expuestos representa alguna tendencia en el panorama nacional. De todas maneras, el destino del pastoralismo regional y la trashumancia ganadera descansa en la existencia de estancias y comunidades, especialmente de las últimas. Depende, en suma, de la permanencia de amplios espacios para movilizarse a gran escala y del manejo colectivo de la tierra.

64El saneamiento de títulos y la posesión legal del terreno garantiza al grueso de la población dedicada al pastoreo el derecho a ocupar su propio suelo. Pero también hay una franca dependencia de los pastos cordilleranos, sin olvidar que los suelos fiscales aportan lo suyo, aunque proyectos mineros, inmobiliarios y turísticos cierran cada vez más las posibilidades a una actividad basada en la movilidad estacional. Después no hay otras opciones que no sean sitios baldíos o retazos en torno a ciudades o villorrios, por lo general ocupados por el denominado pastoreo libre. Entre tanto, y a pesar de novedosos proyectos agro industriales alternativos, la mayor parte de la población pastoril se aferra a sus dominios comunitarios, ya que no es cuestión de manejar por decreto la suerte de estos habitantes, incluido el dilema de permitir o no la proliferación de las cabras, en esencia, es el derecho que le asiste a cualquier ciudadano de vivir en la tierra que le pertenece.

Mineros y Hacendados: Una Realidad Sociocultural Dominante

65Si bien se ha hablado de ganaderos, crianceros, pastores, etc, y también se han fijado semblanzas del territorio ocupado, sumado a otros detalles que la pluma de funcionarios administrativos, viajeros e historiadores pinta desde diversos ángulos e intereses, en el fondo, la gente de carne y hueso que desde la Colonia se ha identificado con el pastoralismo queda en la trastienda, ignorada como cuerpo social. Existen citas que traen a colación pinceladas sobre “majadas”, “cabreros”, “casitas pajizas”, “ranchos”, donde el común denominador son las referencias a la pasada.

66No hay que olvidar que en general la población de entonces es menguada, por lo tanto, quienes se adentran en zonas de quebradas quedan diluidos en inmensos parajes, y que la fuerte dispersión de las majadas, en suma, de la población comprometida históricamente con el pastoreo de ganado menor, impide describir o tener amplia noción de esta parte de la sociedad regional, más aun si se trata de zonas fuera de la ruta de funcionarios y viajeros (especialmente al norte del Elqui). Este aquí y allá como pauta general de asentamiento es diferente a las llamadas “sociedades agrarias cerradas”, provistas de una delimitación territorial específica (Goicovic, I. 2002). Aquello redunda que en la mayoría de los casos exista una visión centrada en referencias individuales o que la gente pastora, quede inmersa en la generalidad histórica de “inquilinos” y “peones” para las estadísticas de la época, de tal suerte que es recién en el siglo XIX cuando adquiere cierto volumen (en términos de masa social) la descripción de pastores, majadas y ganado con los detalles comentados por viajeros como Haenke, Gay, Domeyko o Chouteau.

67Según los especialistas, hasta 1948 la historia del rol jugado por las clases populares en el desarrollo del país era considerada prácticamente cero como área temática de interés (Salazar G. 1989). Al no haber conciencia que más allá de las apariencias individuales el pastoralismo constituía una masiva y concreta actividad, era difícil pensar que autoridades o personas doctas pudieran estar preocupadas por el destino de estos ciudadanos rurales. Contribuye a esta suerte el hecho que, bajo una característica de autosuficiencia económica, por décadas las familias crianceras han vivido encerradas en su territorio, prácticamente sin intención (o necesidad) de golpear puertas en busca de ayuda, identificadas por la singularidad de pertenecer a una población rural donde históricamente la mayoría ha producido su propio alimento (Goicovic, I. 2002).

68Como la esencia del pastoreo regional queda englobada en el régimen de las comunidades, dos citas bibliográficas ayudan a entender mejor el porqué del desconocimiento comentado. Mc Bride (1938) intuye que en Chile hay propiedad colectiva de la tierra asemejándola a “los pueblos y rancherías de México o a las comunidades agrarias de las mesetas andinas de los países de más al norte”. Enseguida comenta:

“Poco se sabe aun en Chile sobre la organización y manejo de esas últimas, pues nadie ha hecho un estudio más profundo de ellas. Hasta los últimos años ni siquiera pagaban contribución. A menudo agentes bien informados del Gobierno me aseguraron que no había tales propiedades colectivas en la parte central del país. Se sabía, sin embargo, que en el territorio araucano existían muchas reducciones indivisas, de propiedad de grupos emparentados, y que en el norte, hasta donde había alcanzado la influencia incásica, aun persistían vestigios de ayllus en las faldas occidentales de los Andes, pero se ignoraba, y aun las autoridades lo desconocían, que existiesen tales posesiones en el centro de Chile” (el destacado es nuestro).

69Otra fuente acota:

“Su origen es muy antiguo, pero fueron descubiertas “legalmente” por el Estado chileno sólo en los años 1930 al tratar de crearse, como consecuencia de la crisis, un impuesto adicional gravando la propiedad rural. Al momento de la recaudación de dicho impuesto, el Servicio de Impuestos Internos se percata de la existencia de “estancias” cuyos límites eran difíciles de precisar, que tenían numerosos propietarios y funcionaban en moldes comunitarios. Se estableció para estas comunidades una ley especial en 1967 (D.F.L. No 5), modificada en 1982 y 1992, respectivamente” (Chonchol, J.; en Santander, A. 1992-1993).

70Ahora bien, hemos encabezado este artículo de acuerdo al discurso que emana de las fuentes consultadas y cuya explicación resumida puede apreciarse en el siguiente texto:

“La economía chilena hasta los primeros cincuenta años del siglo XIX se basaba en actividades agrícolas, mineras y comerciales con sus arquetipos: el hacendado, el minero y el comerciante, con sus características propias en cada región del país, no trabajaron en conjunto, salvo casos en el Norte Chico actual. Es común encontrar en esa zona del país la simbiosis del hacendado minero comerciante desde el siglo XVII. La economía basada en estos tres aspectos, sin ser una economía natural, se desenvolvía precariamente” (Aranguiz, H. 1994).

71La vocación minera en un suelo “pobre y nada fértil en producciones vegetales” se impone a otras consideraciones sobre alternativas económicas y manejo de recursos naturales. Así se percibe en las observaciones sobre bondades y defectos del Obispado de Santiago, ponderando la tierra que corre hasta Coquimbo porque “encierra en su seno una riqueza inagotable de quanto metal precioso ofrece el Reyno mineral” (Haenke, T. P. 1942).

72En lo sucesivo y por razones del tipo de trabajo abordado, antes que referirnos a terratenientes o empresarios mineros, nuestro objetivo es la masa laboral de estos rubros. Una vez que existe mayor conocimiento sobre el Reyno de Chile, las estimaciones para el siglo XVIII hablan de reducidas familias presentes en las áreas rurales (Pinto J. 198 b), y así como algunos autores ponen acento en la sequedad de la región, otros lo hacen en la falta de población, por ejemplo, Frezier en sus sentencias acerca de un “gran reino, pero tan poco habitado’y que “el norte de Chile está casi desierto”, es decir, hasta Copiapó. En los años de Frezier en suelo nacional-1712 a 1714-éste constata solo cinco ciudades, cuatro aldeas de mayor importancia y el resto son “haciendas o estancias” (Frezier, A. 1982).

73Por el año 1714 se dice que “como son poco hallan lo más necesario”, en 1790 la villa de Combarbalá es reconocida como un centro de población coetánea a La Serena, mientras que para la segunda mitad del XVIII y los primeros años del XIX el suelo coquimbano registra 17.000 almas repartidas en un “dilatado país’(Campino. J. 1981; Corvera. V. 1790 Ms.; Haenke. T. P. 1942).

74El concepto de Comunidad Agrícola para habitantes que en la mayoría de los casos ocupan tierras de secano, engloba la idea de una población históricamente vinculada al agro. En buena parte de estas tierras aquello va en retroceso, sino no es un hecho francamente del pasado. De todas maneras, un criancero sabe de agricultura como de minería. La preparación del huerto para sembrar alfalfa es la práctica más recurrente en una u otra quebrada. En medio de lozanos y verdes paños-sin olvidar decir, “encajonados y hasta modestos”-, que contrastan con la agreste serranía, el recuerdo de un pasado mejor o la esperanza de años buenos para cultivar, asoman bajo el mismo efecto que produce la mantención de pequeñas pilas de minerales en algunas majadas, inspirado en el deseo de encontrar la veta deseada o que se abra un buen proyecto minero para volver al combo y al martillo. Aunque en el horizonte no se otee ningún proyecto de esta naturaleza, por muy sencillo que sea, no falta quien asegura criar cabras solo por necesidad, como disculpándose ante terceros, pudiendo agregar “esto es trabajo para mujeres”.

75Entonces, cual idea de los paraísos artificiales acuñados por los historiadores, se reflejan reminiscencias de tiempos agrícolas y mineros de mejor pronóstico, sin olvidar que en su tiempo muchas personas de origen criancero migraron a las salitreras y a complejos de la gran minería del cobre.

76Tal como ayer, minería y pastoreo continúan complementándose. Espacios abiertos, suma movilidad, aires de libertad e independencia para realizar la diaria actividad, familiaridad con las cabras en el devenir económico tradicional, dureza y convencimiento en el exigente quehacer, acompañan la ruta de uno y otro sujeto, la mayor de las veces fundido en una suerte de especialistas para enfrentar ambas labores. De hecho, cuando arrecian los tiempos de sequías el pirquineo socorre al cabrero en su afán de capear los duros momentos.

77Con tantos años a cuestas, albañilería u otro oficio circunstancial tampoco faltan a la hora de palear el déficit económico, incluso la migración campo-ciudad resulta una alternativa viable. La clave es explayar ductilidad ante las crisis, caso contrario, no habría mucho que hacer.

78Más allá de cifras que hablen de sebo, charqui, cueros, chivatos y otros productos exportables de la ganadería menor en el siglo XVIII, la visión acerca de hombres y ganados sumidos en su cotidianeidad es escasa, y la mayoría de las veces hay que inferirla en los textos cuando se habla genéricamente de campo, tierras cultivables, valles, parajes, haciendas, población, asientos, lavaderos y una más repetida referencia a mineros. Un particular comentario sobre la comarca de Valparaíso retrata una vieja costumbre que puede extenderse a la vida rural del corregimiento de Coquimbo:

“En general puede decirse que toda la región es muy rica, y que, sin embargo, sus habitantes están muy escasos de metálico, porque en lugar de trabajar en las minas, se concentran con el comercio de cueros, sebo, carne seca, cáñamo y trigo” (Frezier, A (1712-1714) 1982).

79Algo parecido aprecia Miguel José de Lastarria (en Pinto J. 1980 a), al visitar las minas de azogue de Punitaqui y referirse en 1789 a una población dispersa en apartados ranchos, aprovechando las posibilidades de criar ganado caprino y a menudo aficionándose a la agricultura, a pesar del mejor salario obtenido en las minas.

80Con sus moradores vivendo “... esparcidos y sin forma de ciudad, villa ni lugar, sino salpicados en ranchos, según el terreno, comodidad o tierras les ofrece”, o actuando como “receptáculos de familias pobres” (Campino J. 1981; Haenke, T.P. 1942), los valles no reflejan la pujanza económica que, a ojos de no especialistas, debería haber inyectado el sistema de las encomiendas. Entonces es esperable que los minerales y alrededores formen:

“...en substancia unas poblaciones o caseríos dispersos en donde lo permite el beneficio de agua de puquios o vegas de ríos, según el temperamento o paraje en que se halla; al calor, o bien de siembra para pasar la vida, o de trapiches para el beneficio de minas en que muelen los metales; o asiento de ellas, que es el paraje donde concurre y se junta la gente para sus comercios, tomando nombre de ella mientras duran, y donde forman un lugar y se mantiene según su auge, concurriendo mercaderes a él con ropas, plata y bastimentos para trocar el oro y comprarlo con ellos, durando sólo esta población (que por lo común suele ser en una ladera o paraje en todo irregular) mientras dura el mineral que se descubrió, y a proporción de él se aumenta o disminuye la concurrencia, con que nunca hacen situación, asiento ni casas permanentes en estos parajes, porque se mudan a otro que esté de mejor fama, cuando se descubren nuevos minerales" (Campino, J.; ob. cit.).

81El desamparo es la idea más común que se vierte en papeles de la época. Algunos funcionarios no trepidan en lanzar epítetos como hábitos dormidos, desidia o ceguedad; agregando conformidad y falta de previsión entre los pobladores de la región de Coquimbo. (Aguirre Riveros, 1790; en Pinto, J. 1979 b).

82Entre tanto, la poca sujeción de la gente en una mina cualquiera, así como los desarreglos de los peones en los propios asientos y el estado de precariedad de estos últimos, es un tema que trastorna a la minería colonial. Tema en que por demás la historiografía ha puesto acento. El auge de este rubro en el siglo XVIII significa periódicas visitas de funcionarios gubernamentales a los minerales del país con la intención de conocer mejor y controlar el movimiento de las faenas. Deja claro también que la actividad imperante en las quebradas es la extracción de metales y que el pulular de personas de placilla en placilla es pan de cada día.

83Para la época todos son mineros que, según sus responsabilidades dentro de la cadena de mando, se distribuyen en peón de minas, sirvientes, barreteros, apires, ayudantes, arrieros, patrón, amos, administradores, mayordomos (Martínez de Mata, A. 1788-1790; en Pinto J. 1979 a). Si se quiere ser más específico todavía, basta citar el caso de Punitaqui, donde las categorías “empleados” y “peones” contemplaban ocho especialidades cada una (Lobos, M. 1985).

84En nuestros días el gremio minero es más pirquinero-artesanal que industrial. Artesanía que quedará grabada en las letras de viajeros o funcionarios una que otra vez, por ejemplo, en el Huasco:

“Afuera de las mencionadas vetas hay muchos pirquineros, denominación apropiada para unos mineros pobres, sacando estos metales ya a solas, ya en compañía de unas vetas pobres y poco trabajadas, o de otras abandonadas por sus legítimos dueños. En fin, es laboreo personal: y sin establecimiento de faena” (Heuland, C. 1797; en Barreiro, A. 1929).

85El aire de pequeños productores explotando minas en empresas familiares sigue corriendo en el siglo XIX (Goicovic, I. 2002), en tanto que antiguos mineros de Olla de Caldera recuerdan numerosos laboreos en un territorio mucho más trabajado de lo que significó el auge de la plata. Son vetas en medio de las majadas, afines al espíritu de libertad de sus moradores, y la diferencia entre trabajar”apatronado” o independiente porque, según se entiende, pirquineo es sinónimo de particular o, como también se dice, trabajar por las de uno nada más.

86A propósito, de mezclas entre pirquineo, cateadores y derroteros deriva Juan Villalobos, descubridor en 1786 del mineral de oro de Santa Gracia (Corvera, V. 1792; en Pinto, J. 1979 b). Santa Gracia y Villalobos tienen vinculación con Olla de Caldera tanto en vecindad territorial por el suroeste como en la tradición del apellido, así es posible que aquel centenario minero y cateador, nombrado por cuestiones del azar, sea el ancestro de alguna de las ramas Villalobos, hoy crianceras.

87Las relaciones que describen el estado de las minas coinciden en apuntar al agua y la leña como dos recursos esenciales para su funcionamiento (Corvera, V, ob. cit.). La necesidad de alentar al Gremio de Mineros para un mejor rendimiento es otra condición explicita. El viaje de O’Higgins padre a las provincias del norte extiende ideas de mejoramiento para agricultura y pesca. Al respecto, ya que no hubiera gremio visible (cuestión apenas abordada en las últimas décadas del siglo XX) y que las cabras no constituyeran un problema ecológico para la corona, los proyectos de mejoramiento pueden haber rozado solamente la realidad de los crianceros, especialmente aquellos dirigidos al colectivo minero, y esto en un terreno muy especulativo, porque suponemos que a ojos gubernamentales había gente criando cabras, cabreros salpicados por aquí y por allá, pero para esos mismos ojos, sociológicamente hablando, no había “masa” criancera. Hablar de gremio en esas circunstancias resultaría una quimera.

88Al inicio del artículo se dijo que las viejas estadísticas oficiales generalizaban en inquilinos y peones cuando se referían a la clase trabajadora más rural, quedando escondido o, si se quiere, mimetizado, el estamento pastor/criancero. Siempre en la habitual pertinencia de una sociedad minero-agrícola como eje de la economía regional, algunos estudios de casos aportan variables sobre oficios y actividades donde tampoco figura en forma específica el rubro criancero. Por ejemplo, en La Serena del siglo XVIII (1738) aparecen agricultores, mineros, arrieros, peones y chacareros, o en la subdelegación de Aucó, en que el censo de población de 1854 registra hilanderas, peones, mineros (pirquineros), labradores y arrieros (Cavieres, E.-Cortés, H. 1992; Goicovic, I. 2002). Tal vez la crianza de cabras no era considerada como oficio específico porque cruzaba muchas de las actividades recién nombradas –como se dice, “cabras hay en todas partes”-,y solo se le miraba como la mantención/aprovechamiento de un animal doméstico más entre las familias dependientes de las fuentes laborales sañaladas.

89Un corto análisis sobre el censo de 1813 distingue que el grueso de trabajadores individualizados en dicho ejercicio se basa en la presencia de “Labradores inquilinos” y “Peones y Sirvientes de Minas” (Egaña, J. (1813) 1953). Ciertamente hay otros oficios de raigambre popular, pero solo nos detendremos en los recién nombrados.

90Partiendo en Copiapó, según sea la zona dentro de este valle, las tendencias se inclinan hacia la agricultura o bien hacia la minería, imponiéndose casi en el doble el inquilinaje agrario sobre la peonada minera en el recuento general (452 versus 259 personas). Se supone que el control más expedito de la población y sus oficios era en el valle, de allí que resulte más convincente-como cifra real-el número de labradores, pues seguramente hubo mineros inmersos en las serranías al norte y sur de Copiapó sin encuestar, que podrían haber emparejado un poco los guarismos. Por ejemplo, en El Cobre-Tierra Amarilla se nota mayor presencia de mineros, sin embargo, los 11 peones versus 6 inquilinos registrados allí no reflejan la realidad, porque se trata de un reconocido distrito minero y puede que el control grafique lo que estaba más a la mano solamente. La contraparte es la Villa de Copiapó y sus 135 mineros en relación a los 50 labradores, pudiendo haber existido mayor esmero en recoger los datos por tratarse de la capital del valle.

91La descripción de los oficios es una tabla que refleja la realidad de la época y, al margen que no figuren crianceros, marca las tendencias en uno y otro sector. Así es muy claro el papel de la costa copiapina, allí solo habían pescadores.

92No obstante, esta lógica tambalea de inmediato porque, extendiendo el horizonte hacia el sur, llama la atención la ausencia de pescadores en sectores costeros del litoral coquimbano como Los Choros-Quebrada Honda, La Serena y otros parajes próximos a la bahía de Tongoy, entiéndase Talca-Amolanas. Para el Censo de 1813 la fuerza laboral de tales lugares quedaba sujeta a placillas mineras y retazos agrícolas. Lo cierto es que en la suma de inquilinos y peones de la región de Coquimbo sigue primando el primer oficio, con totales de 1894 y 1326 personas, respectivamente, correspondiendo a un 11.06% de las 29.110 almas encuestadas. En esta tendencia agrícola general, los distritos mineros reconocidos muestran datos concordantes con la realidad, por ejemplo, la superior presencia de peones de minas en Los Choros-Quebrada Honda (72 contra 21 inquilinos), Andacollo (266-43) y Talca-Amolanas (147 y 43). Sorprenden dos lugares en el valle de Hurtado: Recoleta, con un elevado número de mineros en la parte baja del valle (226 contra 218), aunque el documento advierte que es población y sus vecindarios, significando también zonas de quebradas, a lo cual ayuda la cita que hace Haenke al promediar una “población que constará de 80 hogares, pasando de 200 los esparcidos en su jurisdicción”; es decir, pudo haber mineros que hasta trabajaran en el cercano Andacollo.

93El otro lugar es Guamalata y valle al oriente y estancias, mostrando equilibrados guarismos entre los dos oficios (202 mineros, 197 peones agrícolas), pero al hablar de estancias comprende encuestar también personas de parajes externos al valle de Hurtado, cuya geomorfología es más apropiada para la práctica minera.

94Es posible que los 428 peones y sirvientes de minas registrados en Hurtado, más los 284 de similar oficio repartidos en los valles de Elqui, Limarí y río Grande, obedezcan a la alternativa de moverse entre agricultura y minería (porque no es ajeno uno u otro oficio), también a la presencia de minas en los valles o cerca de estos, y al hecho que los trapiches (“beneficios de metales”) se encontrarán a orilla de los ríos.

95Cuando el documento menciona lugares de planicies costeras o quebradas de interfluvios, parece estar englobando también a personas de majadas y por lo tanto a crianceros, cuya identificación más afín a los propósitos del censo pudo haber quedado dentro de un grupo general de “labradores inquilinos”. En Los Choros-Quebrada Honda figuran 21 labradores, en Andacollo 43, en Pachingo 188, y en TalcaAmolanas 43. ¿Qué hacían en aquellas tierras con uno que otro arroyo y/o vertiente?, seguramente lo mismo que hacen los actuales habitantes del secano, aprovechar cualquier resquicio hídrico para plantar arboledas y/o sembrar alguna semilla que de frutos.

96Los catastros de Comunidades Agrícolas registran siembras de rulo o secano que implican cosechas de variados productos, destacando la producción de trigo. Exceptuando ejemplos más afines al territorio entre Limarí y Choapa y, en este tramo, lo relativo a campos más florecientes, al lado de los ríos, en varias comunidades el término agrícola gradualmente va quedando ajeno a los principios económicos que las rigen, aunque la convicción agrícola de sus habitantes despierta cada vez que se puede.

97Las ruinas de pequeñas represas en Olla de Caldera invocan la costumbre por almacenar aguas lluvias con el afán de sacarle partido a los pequeños paños entre quebrada y quebrada, como asimismo ganarle algo de terreno a las catastróficas sequías. En tales disyuntivas, es común oír hablar acerca de tiempos con “agua corriente” que, sin embargo no han sido más que relativos escurrimientos y/o apozamientos de aguas que permanecen en las quebradas después de ciertos períodos lluviosos.

98Desolados recodos acusan haber tenido años mejores, cuando la economía se enfrentaba con verdadero sentido familiar, se aprovechaban mejor las escasas aguas, había un poder comprador directo de la minería circundante y no existía el éxodo de ahora. Entre otros ejemplos de una agricultura superior a los intentos actuales, la documentación acota:

“La finca de potrerillo está ubicada..al principio de la estancia Olla Caldera”...; consta de dos potreros, uno de ellos se riega con el agua de la quebrada de la Cuesta de Potrerillo, (en) cuya confluencia se encuentra la finca, una área claustrada, de seis cuadras más o menos i afuera de los claustros, las casas habitación construida de una casita edificada por mi suegro don Bernardo Villalobos, que consta de dos piezas habitación i corredor i cinco ranchos i un corral para animales menores; la finca además de esos potreros, casita i ranchos, corrales, tiene el agua de las dos quebradas i derechos a la estancia de la Comunidad o sea la estancia de Olla Caldera…” (Sentencia declaratoria de dominio a nombre de Tomás Narbona, La Serena 12 de julio de 1897).

99Hay otros casos similares e incluso más específicos en producción agrícola, como sucede con un inventario del año 1900 sobre las posesiones Bateíta y Peralito que señala pasto aprensado, “pastales” de alfalfa, melgas de cebolla, arboleda de duraznos, matas de parra e higueras.

100Quien gatilla el éxodo de lugares otrora productivos no es otro que el factor sequía. Sin ir muy lejos, el mismo año del documento sobre la Finca de Potrerillo, Chouteau lo describe como de gran sequedad. Las estadísticas son concluyentes sobre los efectos de las sequías, principalmente en la masa ganadera, y aquello es escenario para dramatizar si se quieren mostrar cifras sobre mortandad animal. Es claro que para un hombre curtido en los vaivenes de su actividad, con un ganado que no le va en saga-acostumbrados a las asperezas del entorno-, la sequía es la prueba más difícil de sortear. Por lo tanto, entre el verdor de ayer y el gris actual de los suelos está el efecto de los temidos años secos. Porque si se pregunta cuál es el motivo principal para que una familia o un grupo de familias abandonen la morada de muchos años, la respuesta es:

“...el agua, la falta de agua, los años secos, sequías muy prolongadas. Un año seco o dos, ahí se pasa, pero cuando son tres o cuatro años ahí ya no quedan animales, no queda agua, no tienen ya de que vivir, porque sus recursos son esos, son los medios de subsistencia de ellos” (Ismael Contreras, 86 años, parte de otra antigua y extensa familia en Olla de Caldera).

101La ecuación es agua igual siembras, sino la alternativa es mantener algo de alfalfa y recurrir a las sufridas cabras como pivotes de una economía de subsistencia. A fines del siglo XIX Eugenio Chouteau fue testigo de los años de mayor agricultura en las quebradas al norte del Elqui:

“La quebrada del Romero, está llena de posesiones i majadas de cabras que hacen más agradable el camino. Hasta el pié del cerro de Rodeito hai manantiales i vejetación. He visto pequeñas siembras de trigo i cebada. La alfalfa crece admirablemente. Hay frutas, entre otras, duraznos i brevas en abundancia”... “La quebrada de Arqueros trae agua todo el año. Desde la Placilla hasta Arqueros Nuevo, o más bien hasta la mina Buena Esperanza, hai una cantidad de pequeñas chácaras donde los mineros cultivan trigo cebada, maíz, legumbres de toda clase i árboles frutales, entre los cuales figuran en primera línea las higueras que dan frutos esquisitos i en abundancia”.

102Asimismo, por lo temprano de las citas, lo variado de los detalles, el hecho que se muestre parte de una realidad más al centro de la región de Coquimbo, destacando la presencia de cabreros en un valle como el Hurtado y, en fin, por el valor etnográfico sobre principios y actividades todavía muy vigentes, vale la pena reunir los aspectos realzados por Antonio Pineda en un viaje de Coquimbo a Punitaqui en 1790, citado a su vez por Haenke en su relación entre 1761 y 1817, empezando por la Cuesta del Cura o Martencillo (Maitencillo) cuando Pineda sube a Andacollo:

“Un pobre cabrero nos aloxó en su choza con la buena voluntad y hospitalidad propias de estas gentes. En todo el espacio de 8 leguas no se vio más que esta solitaria habitación a fabor de un arroyuelo donde crecen algunos árboles frutales y cultiva este colono alguna hortaliza”...”Las cabras constituyen su principal capital; aprovecha el cuero, el sebo y la carne. La leche le ofrece un continuo alimento”. “La leche la mezclan con un poco de harina de trigo y cebada molidas y juntas después de tostarlas, y de este modo la usan como alimento sano. Las pieles y crías del año las cambian por tucuy y bayeta del país, lo cual les basta para cubrirse de la intemperie. Todas las posesiones de un colono de esta clase se reduce a un rebaño de 60 a 70 cabras”.
“Aquellas esparcidas casillas buscan la vecindad del agua; y las quebradas y valles donde corre es lo que únicamente se puebla. Los parages altos son solitarios desiertos”

103Una vez en el río Samo (Hurtado), el viajero acota:

“...Veiánse en todo el valle hermosas viñas de parra y sembrada su área, ya de grupos de chozas, ya de chozas solitarias y esparcidas entre los árboles que figuran los más sencillos y bellos obgetos de perspectiva”... “En las faldas de los montes y bordes del valle se presentan casitas pajizas de cabreros que con sus pintadas reses concurren a formarlo todavía más agradable y pintoresco”.
“La vecindad del río por la comodidad de la agua y la del monte por la del pasto les hace fixar sus moradas en estos parages con permiso de sus respectivos dueños, que aunque hay tanta extensión de territorios en América, hay muy pocas vacantes”. “El fondo de estas pobres familias de las campañas se reduce a un corto rebaño de cabras. Su vestido es una camisa de bayeta azul grosera que texen sus mugeres en telares iguales a los de Chiloé, y unos calzones del mismo genero, que les cubre hasta las pantorrillas; sus hijos hasta 10 años sólo llevan camisa, y las mugeres agregan a ésta una saya de lo mismo de corto vuelo”.
“No tienen idea alguna de comercio, y todas sus especulaciones se reducen al cambio de sus cabritos y cueros por mate, poco de azúcar y algunos tocuyos con los mercaderes que recorren las campañas provistos de estos efectos en los meses de agosto y septiembre...”

Temporadas y Primaveras: Alcances Territoriales del Bagaje Trashumantico

104En los inicios de la década de los 70, Ximena Aranda describió el modelo general por el cual se rige la trashumancia ganadera en la región semiárida. Homologada como una “trashumancia mediterránea”, a partir de ese momento se asentó una base de conocimiento que es y seguirá siendo una fuente de consulta permanente. Con el tiempo, otros análisis de los movimientos estacionales entre invernadas y veranadas configuran hechos que caracterizan a realidades más acotadas, por ejemplo, los recientes trabajos de Nathalie Cialdella realizados en la zona de Choapa y Limarí, en el marco del Programa Coquimbo.

105Gracias a nuestra mayor afinidad con las tierras al norte del valle de Elqui y particularmente con los dominios de la comunidad Olla de Caldera, podemos aportar otros detalles, especialmente desde la perspectiva de pastores que no pasan por las aduanas, que en su viaje a la cordillera habitualmente traspasan la línea de su comunidad, que antiguamente emprendían viajes a empastadas argentinas, que hoy forman un abanico de posesiones veraniegas orientadas hacia los formativos del río Huasco, que en caso de sequías extremas es posible encontrarlos buscando el sur, por ejemplo, camino a Ovalle, parajes del Limarí, distantes pastizales de La Calera-El Melón, o que lamentan la pérdida del tren nortino, vital para largos viajes de emergencia.

106A continuación exponemos una semblanza de la trashumancia localizada en Olla de Caldera, cuyas particularidades pueden o no ser compartidas en el amplio rango territorial del pastoralismo, pero con toda seguridad se convierten en fuentes de comparación con las actividades trashumantes circunvecinas.

107Usualmente el habitante de Coquimbo y Atacama ha dependido de estrategias de movilidad para sustentar su economía. Es una cuestión que de una u otra forma se mantiene en el tiempo y queda plasmada en las visiones históricas. Se trata de una condición indispensable para salir adelante en la búsqueda del sustento familiar y en determinados períodos afecta por igual a urbanos y rurales.

108Entonces, se puede colegir que el desplazamiento pastoril está dentro de un cuadro de movilidad social de rango mayor. Vive en un escenario móvil, empezando por su cercanía con las centenarias labores en las minas. Por los años 1712 a 1714 Frezier advertía que al descubrirse una mina todo el mundo corría hacia ella, y no solamente mineros o gente del ámbito rural, pues la misma Serena queda desolada en los albores del siglo XVIII porque:

“El descubrimiento de las minas de Copiapó y las vejaciones de los corregidores contribuyeron a despoblarla cada vez más; aunque esas minas quedan casi a cien leguas de Coquimbo, yendo por tierra, muchas familias fueron a establecerse allí, de modo que hoy no quedan más de doscientos hogares y, cuando mucho, trescientos hombres capaces de tomar las armas, sin contar los vecinos” (Frezier (1712-1714) 1982).

109Campino también capta estas inquietudes, señalando en 1744:

“...tan presto hacen viajes, rompen minas, se alquilan para peones y gañanes, hacen el servicio a V. Majestad en la costa de soldados, como toman la esteva y el azadón para el cultivo...”.

110Reiterando la permanente disposición para cambiarse a otros lugares que ofrezca mejores ventajas, se forma un numeroso gremio, cuyos integrantes:

“...se mudan a donde la codicia les señala alguna conveniencia, que habiendo éstos nacido o criadose en esta vida la consideran por la más apreciable, todos pobres, mas con esperanzas y humos de riquezas y por el manejo que ven en los demás igualados con el gusto de lo que les alegra el corazón el oro, y la vida suelta que tienen”.

111Las citas se repiten en el transcurso del mismo siglo. En 1789 tercia Martínez de Mata en relación a problemas como los adelantos de salarios, fugas a otras faenas, persecuciones, merodeadores indeseados en los asientos minero y otros perjuicios que involucran tanto a peones de minas, haciendas y chacras. La figura de la esteva y el azadón se repite en palabras de Chouteau casi 100 años después, refiriéndose al espíritu aventurero y nómade del campesino local como un rasgo más notable que en cualquier parte de Chile:

“Tan luego trueca la barreta por el arado como el arado por la barreta. No tiene apego a la casa que lo vio nacer. Es cierto también que lo obliga a ello la sequedad de los campos. Se muda de un lugar a otro, buscando pasto para sus cabras i ovejas”... “Cuando se descubrió el mineral de Quitana, salían de Coquimbo i la Serena, zapateros, carpinteros, talabarteros, etc, que entendían tanto de vetas como un peón de literatura...” (Chouteau E. 1897).

112En un contexto social de esta naturaleza, el éxito de la trashumancia ganadera tiene que ver con la eficiencia para optimizar el uso de las empastadas fronterizas (Aranda, X. 1970-1971). Sin ir más lejos, aprovechando que los hacendados argentinos no ocupaban sus veranadas por dificultades geográficas insalvables, los principales pastizales estaban en manos de chilenos: Los valles de Palillos y Mondaca pertenecieron a don Feliciano Cortés, de Mialqui; los cajones de Cerrado a Críspulo Varela, de Elqui; el cajón de Calderon a Fernando Cortes, de Ovalle; los cajones Salinas y Tambos eran de Fernando Cortés Monroy, de Santiago; las invernadas de Donoso las explotaba la familia Villarroel, de Combarbalá; mientras que el tramo superior del río Santa Cruz y el valle de Los Patos fueron de la familia Alamo Cuadra, vinculados a las tierras del Limarí (Riso Patrón, L. 1903).

113En 1928 “Las Mondacas” seguían en poder de un Cortés, “don Ángel Custodio Cortez, chileno, residente en Ovalle” (Estudio Agronómico del Departamento de Ovalle). Disminuido el dominio de las vegas trasandinas y habiéndose interrumpido por un buen tiempo el tráfico permanente entre las zonas de Ovalle, Combarbalá e Illapel con la región de Calingasta, don Jaime Alamo persiste con una empresa ganadera principalmente ovina. Mientras que en la década del'80 continuaban traspasando la frontera piños que salían de pueblos como Las Breas, Los Puquios, Las Mollacas, El Maitén, Rapelcillo, Pedregal, Tulahuén, Las Ramadas, Combarbalá, Valle Hermoso, El Espino, Carén, Salamanca, San Agustín, Zapallar, Cuncumén y Almendrillo (Gambier, M. 1986).

114Ventajas por la ausencia de ganaderos trasandinos e imperativos por subir a las veranadas se unen a las bondades de los pastos argentinos. Lo avalan las palabras de Luis Riso Patrón y el citado informe agronómico de Ovalle. Este último, refiriéndose a un “recurso inapreciable porque los ganados reciben recursos forrajeros de primera calidad por espacio de tres meses”, certifica que las veranadas de mayor importancia corresponden al territorio vecino, agregando presencia de un ancho valle en Las Mondacas “...de faldas igualmente suaves que contrastan enormemente con los cordones chilenos, abruptos y con escasa vegetación”.

Trashumancia en olla caldera

115En dos artículos publicados en 1987 y en otro inédito, de 1994, hemos individualizado rasgos trashumantes en la comunidad Olla de Caldera. Para los efectos de graficar sucintamente la tónica de los movimientos al norte del Elqui, articularemos parte del escrito inédito con detalles tomados de diarios de vida que un comunero lleva como agenda de su propia rutina con el ganado.

116Cada descenso de las veranadas y con los animales repuestos, más aun si el año ha sido seco, el desafío es lograr una buena invernada, situación no exenta de ajetreadas peregrinaciones, especialmente para aquellos que bajan a distancias más largas. En espera de las pariciones (agosto), la temporada invernal (“temporá”, en palabras locales) transcurre en una constante observación de las primaveras, vale decir, el crecimiento del pasto, desde su inicio a la maduración, independiente de la primavera como estación anual.

  • 2 Terrenos ubicados al oeste de la comunidad llamados localmente la costa.

117Según el escalonamiento de los pisos ecológicos ocupados, hay primaveras en distintas épocas del año. Mientras el pasto se va secando en la parte baja de la comunidad (costa), más arriba está creciendo, caracterizando la gente tres ambientes típicos de primaveras: 1. La costa2 (1.200-1.700 m de altura), donde los pronósticos locales señalan que si llueve en mayo habrá pasto en junio-julio; 2. La precordillera (1.700-2.000 m), con pasto que entra a madurar (florecer) y alcanzar pleno desarrollo en octubre; 3. La cordillera (2.200-3.400 m), que a partir de diciembre-enero verdea en vegas después de los deshielos.

118El esquema de los reglamentados movimientos para subir a la “línea” y salir a veranadas externas ha variado, básicamente para impedir que algunos ganados tomen ventajas sobre el resto. Si el pasto está madurando sin que se aproveche el verde, se da la entrada a partir de octubre, iniciándose el primer movimiento desde la costa, que en realidad ocupa casi las 3/4 partes de la comunidad, alberga la mayor cantidad de majadas y está marcada por una línea imaginaria que cruza por los altos del Plomo, Empedrado y Chacrita. Sorteada esta línea, los piños deben detenerse ante otro límite imaginario que se proyecta de sur a norte desde Morro del Inca, cruza por Agua Rica, Yerba Loca, El Chaucho, El Pingo, Los Chacayes y culmina en el portezuelo La Manga. En noviembre comienza una segunda cambiada para acceder a forrajes de plena cordillera, ya sea en territorio local o remontado a pastizales fuera de la comunidad.

119Este esquema ideal va cambiando según las circunstancias y se ha llegado a establecer un solo movimiento del oeste al límite o línea. La regla infalible es evitar que los ganados ansiosos se vayan por su cuenta y riesgo (“ganado andariego”, según sus dueños), frenándose a costa de multas los adelantamientos que perjudiquen a los demás.

120La bajada es libre, porque concluida la veranada cada ganado retorna cuando el tiempo y la experiencia así lo aconsejan. Si el año resulta bueno, tanto los hatos costeros como aquellos del interior van amontonándose en la parte baja de la comunidad.

121Para quienes arrean fuera del bien común, Casablanca del Calvario es el lugar habitual de veranadas, ocupando puntos tradicionales para familias comuneras y no comuneras, en el último caso, pastores que arriban de Las Rojas o Viñita de Marquesa (valle de Elqui), sindicados como personas de la costa o afuerinos respecto a la comunidad. La transacción comercial ha ido variando, antiguamente se cobraba un 10% del total de ganado movido, luego pasó al cobro por el “ciento de cabras”, y ahora se pacta un precio fijo de $ 120.000 por puntos, más $ 2.500 por cabeza de ganado mayor (mular, caballar, asnal), lo que en la práctica significan temporadas de tres meses, en majadas cuyos nombres identifican al punto elegido y se identifican con los arrendatarios que una y otra vez pastorean en torno a la misma posesión.

122Ganaderos del río Hurtado o Calingasta (Elqui) instalados en la ribera del río Del Medio, ruinas de majadas en Sancarrón, otras majadas en la confluencia del Del Medio con el Apolinario, etc, traman movimientos que unen valles limarinos, elquinos y huasquinos. A las cabeceras del río El Carmen ha derivado Hernán Contreras, un singular trashumante de Olla de Caldera que desde antiguos arreos familiares arriba a una etapa más personal de movimientos, en alianza con Daniel Torres o contratando pastores en determinadas ocasiones. También rompe la tradición familiar que desde la década del 20 acudía a Casablanca de Los Tambos, moviéndose por altas pasturas en el flanco sur del valle El Carmen.

123La posesión histórica de los Contreras es La Olla. Pese a las ruinosas condiciones del presente, Hernán sigue bajando a ella cada invierno, especialmente si es tiempo lluvioso y se puede evitar la ingesta del guayacán, sumamente dañino para las cabras. Precisamente, esa fue una de las razones del abandono de este lugar y la justificación para fijar postura en la quebrada de Potrillo, más de 20 km al interior de La Olla, bordeando los 2.000 m de altura. No obstante, la vieja posesión es el campamento base de las pariciones y el punto de donde surge uno de los arreos más largos hacia la cordillera huasquina, impulsado por el convencimiento que las veranadas más cercanas no alcanzan para todos los ganados de la comunidad.

124Preparativos de aparejos, azarosas jornadas de herraje, compras de víveres o remesas para un par de meses, revisión de los cajones para alimentos, vituallas y quesos, búsqueda de sacos y costales de cuero, reunión de los monos y cutamas (útiles, ropa personal, camas), todo acomodado en la tropa o piara, ocupan el tiempo de pastores que ahora deben oficiarlas de arrieros.

125Desde la “antigua prosperidad de principios de siglo", como se recuerda a La Olla del siglo XX, la tradicional ruta, que asciende a la línea en sentido oeste-este, pasa por Almirante Latorre, Romerito, El Churque, El Plomo, Potrillo, Carrizal, Polvito y Los Quemados. Saliendo de la comunidad por Vicente Ortíz para ir torciendo rumbo al noreste, el camino entra en la estancia de Guanaqueana en dirección a El Cuyano, sigue por Llano Seco, cruza por Corrales de Pollito, llega a Las Animas, en el estero Calvario, sigue la orientación del estero, continúa por Cazaderos, más arriba La Cañada Seca, enseguida cerro Peralta, El Toro, Las Tolitas del Calvario, asciende a la línea de Los Tambos y luego comienza el descenso hacia Casablanca de Los Tambos.

126Jornadas, “refresca”, “aplanar”, “arrinconar”, “pasteo” y otros términos que se refieren a detalles como el recorrido diario de tropa y ganado, los descansos en el día, las bajadas de una parte a otra (“aplanar”), los descansos al fin de una jornada y la alimentación del ganado una vez arrinconado, jalonan el recorrido de varios días. A punto de entrar en la veranada es importante que alguien se adelante para revisar como está el campo, planeando sobre la marcha la llegada y, si no hay mucho pasto, los posibles movimientos que se deban realizar.

127Viviendas por lo general de material ligero, ranchitos de “monte”, corrales reparados cada año, “rucos” y/o carpas, pircados que amparan a los viajeros, etc, abundan en la montaña. La división del trabajo según la composición del grupo y la experiencia en esas lides, así también la disposición para moverse prestamente a otros pastizales o capear los temporales, la elaboración de quesos, el envío de remesas para su venta, etc, marcan la cotidianeidad de un pastor sumido en el tráfago de diversificar labores, escudriñar el horizonte e interpretar señales de buen o mal tiempo.

128En la serie de cuadernos iniciados en 1974 por Hernán se aprecia que luego de permanecer 11 días en Los Quemados, un ocho de diciembre de ese año la familia arriba a la cordillera, encontrándose con un campo ralo en talaje por el adelanto de otros ganados. El 27 de enero del año siguiente realizan una serie de movimientos entre Casablanca de Los Tambos y otros puntos a nivel de ríos, comenzando por Colorado, a donde viajaron directamente desde la invernada. Al cabo de 40 días en Casablanca marchan a Vega de Riego, definido como un campo bueno en el río Potrerillos. Transcurren dos semanas y se mueven a Tres Quebradas, un río más al interior, donde acampan 25-26 días, devolviéndose a Vegas de Riego el 20 de marzo. Cuatro días después vuelven a Colorado y del 03 al 21 de abril completan la veranada en Casablanca, en un periplo de seis movimientos que cierra una temporada de tres meses y 25 días por pasturas cordilleranas.

129En la veranada 75-76, Los Quemados es una vez más el campamento de altura, donde se dan los aprontes finales para el gran cambio. Casi 40 días de espera cuentan con buen campo de pastoreo hasta las proximidades de Polvito por el oeste, saliendo un 30 de diciembre para arribar a Casablanca el 07 de enero. Escasos otra vez de pastos, después de una semana y media salen a Agua Fría Alta, 4-5 km al norte de Casablanca, con vegas de varillales y pajonales. El 07 de febrero están en quebrada de Ricardo, unos 7 km al sureste de Agua Fría, sin que la relación indique cuando fue la salida de la cordillera.

130La siguiente temporada consigna anotaciones tardías, a partir del 03 de febrero del ‘77. Pudiendo haberse realizado un par de movimientos hasta esa fecha y sin precisar el lugar, queda la impresión que las anotaciones se refieren al campamento base de la cordillera (Casablanca), a juzgar por indicaciones sobre menesteres como la terminación de un corral y la repetida observación sobre el campo en estado regular. El 12 de febrero salen a la vega de Gálvez ("maluras notables”, según los pastores), con un ganado de 7 dueños formado por 424 cabras. La frase el pasto duró 3 días”, anticipa una cambio a Ricardo y enseguida a Las Moradas.

131En la veranada 1993-94 la situación es similar. Apremiados por una sequía, el movimiento refleja un febril peregrinaje por Casablanca de Los Tambos, Agua Fría Alta, Agua Fría Baja, La Fortuna, Las Moradas y Quebrada de Ricardo, retornando a la invernada un 20 de marzo.

132A pesar de las agobiantes peregrinaciones por las vegas, en caso de años malos, siempre es preferible subir antes que quedarse en el yermo territorio invernal. La hora del retorno lo anuncia el tiempo amenazante, entiéndase nubes y viento norte que en abril es sinónimo de lluvias y tempestades de nieve. ¿Cuándo comenzarán a bajar?, acercándose gradualmente a La Olla y al momento de las pariciones, depende de la cantidad de posesiones (“posturas”) que maneje el grupo y de las relaciones ínter grupos que permitan ocupar (“amparar”) otros lugares si las circunstancias lo exigen. Habiendo suficiente pasto no se requiere mucho movimiento, pero lo normal es cambiarse 2 ó 3 veces en la invernada.

133El punto de retorno de 1994 fue Los Cuyanos, a las puertas de la comunidad, permaneciendo hasta el 10 de abril, obligados a bajar a Los Quemados por las bajas temperaturas. En el regreso a la invernada no hay garantías de forraje asegurado. Entonces, desde los clásicos campamentos de altura en Los Cuyanos y Los Quemados deben circular por los alrededores inmediatos y luego descender hacia la costa, deteniéndose en puntos intermedios, a veces poco habituales, como Escondida de la Sierra o El Cobre. La misión es competir en forma airosa con otros trashumantes o con crianceros de posturas más estables.

134Durante 1994 pararon en Potrillo y en la planificación para deslizarse hacia La Olla, realizan una variante que de a poco se convierte en alternativa real. En vez de bajar directo de Potrillo marchan por primera vez a Llanos de Charqueadero, unos 25 km al noroeste, armando campamento en El Olivillo porque había buen pasto a pesar de la sequía. La cuestión era evitar llegar a La Olla en malas condiciones y hacer tiempo para sortear el temido Guayacán, que las cabras no desprecian si escasea el forraje.

135Avanzados los ‘90, vega de Los Soberados (“Los Cuartitos”, en lenguaje general de los pastores) es la nueva veranada de Hernán Contreras. Tres Figuras incluidas en el texto aportan apoyo gráfico para entender mejor estos problemas de decisiones, disyuntivas y alternativas bastante complejas. Así mismo, en anexo puede leerse in extenso la relación de un ciclo anual de pastoreo que, incluido en los diarios de vida de este particular trashumante, contempla parte del año 1995 y sus aprontes para la veranada próxima, tiene como médula los hechos de 1996, y culmina en los inicios del año siguiente. Comienza con la decisión de cambiarse a las vegas de Soberado (río Apolinario), vierte inquietudes y reflexiones, establece puntos de comunicación con el mundo exterior, señala planes, cálculos y aprehensiones religiosas. En fin, la vida tal y cual como es para un pastor que sin más escribe a diario lo que piensa. Con el propósito de contribuir a una mejor lectura, nuestra intervención subraya las fechas, condensa los párrafos entre fecha y fecha, y arregla lo estrictamente necesario en ortografía.

Figura 1: Ubicación de la Comunidad Agricola Olla de Caldera

Figura 1: Ubicación de la Comunidad Agricola Olla de Caldera

Figura 2: Tipologia de movimientos a las veranadas y arreos hacia el sur de la comunidad.

Figura 2: Tipologia de movimientos a las veranadas y arreos hacia el sur de la comunidad.

Figura 3: Rutas de id a y retorno de los pastores de La Olla al Huasco.

Figura 3: Rutas de id a y retorno de los pastores de La Olla al Huasco.

Las Pobres Familias de la Campiña: ¿Un Problema de Discursos Contrapuestos?

136Este artículo es una invitación a percibir la vida de los crianceros bajo perspectivas más amplias que el focalizado hilo de la pobreza, esperando que el tema cultural y particularmente la identidade sirvan de bálsamo a un problema que a menudo se torna en una práctica demasiado vertical en manos de quienes interpretan los hechos en determinadas realidades sociales.

137Si no nos traiciona nuestro conocimiento sobre la história social del país, como nunca se habían perfilado tantas actividades que, más allá de las políticas normales de bien común, buscan mejorar la calidad de vida de las personas con menores ingresos. Sin negar los principios de buena fe presentes en estos casos, enunciados tan categóricos como la pretensión de erradicar la pobreza, cual si fuera un acto de mera voluntad, a la larga tiene más efecto propagandístico que real. Seminarios y textos sobre la solidaridad abundan en estos días, El Programa para la Superación de la Pobreza surge como primer abanderado de los gobiernos democráticos en boga, continuando otras iniciativas como Chile Solidario, Chile Califica, Servicio País, Programa Puente y más de alguno que se nos escape. Dichas alternativas no quedan exentas de críticas, especialmente en lo que se refiere a la burocracia, no obstante, lucen como una mirada distinta a la hora de concebir acciones en comunión con sujetos de carne y hueso, sin dejar de mencionar los proyectos llevados a cabo por organismos no gubernamentales de diversa índole.

138Desde las más tempranas noticias sobre majadas y cabreros el estigma de la pobreza cruza los discursos por igual. Ya sea en boca de funcionarios administrativos, viajeros o científicos, “lo pobre” y “el pobre” se repite con majadería. En la insistencia hay comentarios demasiados sesgados, más aun si a ojos de quienes describen hechos de la vida rural, estos se encuentran lejos de lo que se entiende como ideal de una vida digna. La pobreza fluye en constataciones históricas ya comentadas o en apreciaciones sobre la villa de La Serena en 1738 y tierras del Choapa en 1854, denotando, por ejemplo, desigual distribución entre un corto número de grandes productores y una infinidad de pequeños productores agrícolas (muchas veces convertidos en peones o inquilinos), persistencia de mineros y agricultores con bienes “de muy regular envergadura”, una Serena marcada por la “pobreza de la vida material”, y un territorio con “pocos y demasiado pobres habitantes urbanos” (Cavieres, E.-Cortés, El. 1992; Goicovic, I. 2002).

139Podríamos redundar en esto con las apreciaciones en extenso efectuadas por Haenke, cruzadas con los comentarios de Antonio Pineda, pero preferimos puntualizar los adjetivos que en general ellos vierten sobre el campesinado de Santiago al norte, calificándolos de “pobres vecinos”, “pobresy mal vestidos colonos” (u “hombre mal vestido y pobrísimo”), “miserables colonos” o “familias pobres”.

140No podemos cerrar los ojos ante la pobreza, aunque casi siempre se comparan formas de vida urbanas y rurales para establecer los parámetros entre quienes viven bien y quienes viven mal. El ciudadano común y corriente de uno y otro ámbito queda al margen de estas decisiones y no se enfrasca en luchas territoriales más allá de defender su metro cuadrado, pero queramos o no, lo urbano se torna un inexorable signo de status y los gobiernos conminan a la población a cerrar filas en torno a las bondades de las ciudades.

141En el inocente apelativo de nombrar a la cabra como “la vaca de los pobres” y establecer a las zonas de secano como los parajes más deprimidos, también se está diciendo que invariablemente cabra y secano es igual a pobreza. Incluso, la indicación como ganado menor deja a las cabras en una escala de menos importancia, porque no es solo una cuestión de porte respecto a los vacunos, sino un tema de valor social, de rentabilidad, comodidad y es posible que hasta de estética, una vez que los grandes hacendados optan por el ganado mayor en desmedro de los caprinos y en menor caso de los ovinos.

142Siguiendo apreciaciones de Claudio Gay, un artículo publicado en el Boletín de la Sociedad Nacional de Agricultura consideraba que “Chile puede dividirse, en cuanto a la distribución de sus animales, en cuatro rejiones. La del norte, para los cabros; la del centro, para las vacas; la del sur, para los carneros; i la insular, para los chanchos”. Argumentando enseguida que “los animales vacunos i caballares estranjeros están ya bien estudiados hoi dia i bastante jeneralizados; pero los cabríos son casi del todo desconocidos” (Contardo L. 1892).

143En un panorama entre los años 1870 y 1915 sobre el movimiento ganadero de Mendoza-San Juan y su comercio con Chile central y norte semiárido, la cabra no es importante en las transacciones comerciales, comparado con bovinos, mulares, equinos y ovinos, quedando en el rubro “otros” junto a los asnos (Richard-Jorba R. Ms, sin fecha). Ella participa mayormente de los movimientos trashumánticos a las veranadas chilenas y argentinas. El rol en la economía regional o, más bien, la importancia que se le ha dado a la cabra como gestora de progreso macroeconómico es escaso. Según un censo ganadero del departamento de Ovalle, fechado en 1926, un total de 167.220 cabezas representan a vacunos, ovejunos, equinos y porcinos (Estudio Agronómico del departamento de Ovalle, 1928). La cabra no figura por ningún lado, y eso que entre Ovalle y Choapa se encuentra la mayor población criancera de la región.

144Respecto a esta misma población, se ha escrito demasiado sobre las comunidades agrícolas en forma generalizada, quedando marcadas como los bolsones de extrema pobreza. No obstante haber cordones marginales en La Serena, Coquimbo y en todas las ciudades de la IV Región, nadie habla de extrema pobreza en esos casos, quizás porque las viviendas no se puedan calificar como simples ranchos, “quinchos” u otro apelativo dado a la morada rural, porque hay mayor y más variado número de electrodomésticos y porque están más cerca del mercado y de lo créditos que los pobladores rurales. Sin embargo, a falta de trabajo, escaso salario, desarraigo de los lugares de origen (normalmente rurales), falta de espacio para recrear formas de vida habituadas a lugares más holgados, necesidad de hacer cualquier cosa para sobrevivir, etc, la pobreza en las ciudades está más cerca de la miseria y hasta se puede oler en muchos casos. Jamás se podría comparar la sencillez o, si se quiere, la modestia de los hogares campesinos con la miseria de hacinamiento, hambre y desesperanza que sume a los campamentos santiaguinos, por ejemplo.

145Barrios serenenses como Las Compañías y La Antena acogen a familias de origen campesino, muchas de las cuales mantienen sus derechos en las comunidades de los alrededores. Vivir en la ciudad manteniendo derechos y moradas en las organizaciones de base es una opción para acercar la educación a los hijos, tener mejor acceso a la salud, complementar alternativas de trabajo y otras necesidades que se considera oportuno atender. Entonces, ¿son extremadamente pobres cuando viven en el campo y menos pobres cuando están en la ciudad?.

146Pensando más que nada en el mercado, también se ha llegado a comparar lo que se denomina “sector bajo riego” y “sector de secano” en una ecuación donde el primero representa un “desarrollo moderno”y el segundo a “condiciones marginales”, “extrema pobreza”, “condiciones de vida de subsistencia” y hasta “bajo nivel cultural de la población rural” (Comisión Regional de Ganado Caprino, 1994).

147Trabados en la cruzada por revertir aquellas situaciones, especialmente y también curiosamente cuando arrecian las sequías, cuesta encontrar visiones que junto con proponer solución a los problemas consideren que se trata de formas de vida distintas y arraigadas en los espacios que habitan, opciones de libre elección, rasgos culturales que identifican a las familias con su tierra. Guardando las proporciones, es algo similar al pensamiento indígena que no concibe otro horizonte para vivir que no sea la tierra de nacimiento. A pesar de todo, es población con unos cuantos siglos de adaptación a medios donde difícilmente otro tipo de pobladores pudieran tener éxito. Tienen la libertad de quedarse o emigrar parcial o totalmente a la ciudad y no ignoran lo que ofrece la urbe, como tampoco la posibilidades de mejorar el futuro de los hijos, para no referirnos a calidad de vida, porque ésta no es condición exclusiva de la ciudad, solo podemos nombrar a la mendicidad para ver cuál es el espacio donde ésta se reproduce permanentemente.

148Como es de mayor costo invertir en los programas rurales, y ni hablar de aquellos territorios francamente alejados de la urbe, los dardos apuntan a las “atrasadas” comunidades, casi siempre en discursos que caen en la generalidad. Todo es extrema pobreza, así como todas las comunidades son prácticamente lo mismo, agrícolas por obra y gracia de su apellido.

149Sin dudas hay pobreza entre los crianceros y en el ámbito campesino en general. Expuesto el tema ante los afectados alguien acota “en último caso matamos un chivato y comimos carne, habiendo sal y fósforos, hambre no se pasa compañero” (Máximo Gómez, 66 años, Olla de Caldera). Normalmente la gente expresa sentimientos distintos a lo que se piensa desde afuera, pero aunque aquello refleje voluntad para imponerse a los contratiempos, la situación no es tan simple como parece. Claro está que si comparamos la vida de los asalariados rurales con el sustento de los crianceros, la norma señala que mientras unos dependen de magros sueldos, programas de trabajo muchas veces convertidos en eternos paliativos y se mueven en palpable inseguridad laboral, otros manejan su economía con mejor suerte, y en esto las cabras emergen como el recurso más seguro para alimentar a la familia y obtener circulante, en definitiva, dan para comer en forma permanente.

150Junto a los problemas detectados por especialistas (deficiencias técnicas, baja productividad de los recursos lácteos y cárneos, mal manejo en el proceso reproductivo de la cabra, problemas de manejo en el pastoreo, maltrato al ganado, sobre explotación del suelo, problemas de gestión, etc), las organizaciones comunitarias arrastran una serie de falencias, verbo y gracia, manejo del concepto comunidad en muchos casos no muy convencidos de sus bondades; parsimonia/pasividad para prever los efectos que cada ciertos años acarrean las sequías; problemas de atomización de tierras y derechos por ingreso de personas sin interés comunitario ni menos pastoril; elección de dirigentes más como una forma de salir del problema que como compromiso real; cobro de cuotas de bajísimo valor; morosidad en el pago de esas cuotas y de créditos asistenciales, etc. No se puede generalizar livianamente ni tampoco suponer que estos son los únicos y más graves problemas que sufre la región, pero tales inconvenientes marcan la pauta de unas cuantas realidades comuneras.

151Muchos informes debaten ideas, propuestas y proyectos para mejorar la calidad de vida de los crianceros, cruzados por la intención de erradicar la extrema pobreza de estos habitantes. Si sacamos cuenta de los años transcurridos en esos propósitos y del nivel de resultados obtenidos a la fecha, sin duda que una buena parte es deuda pendiente. Ni siquiera pensamos en cuestiones extremas como la palabra erradicar, sino en la necesidad de apoyar efectivamente los proyectos afines al desarrollo campesino. Pero la ruta es larga, de menos planteamientos repetitivos, más voluntades reales para colaborar y entender el trasfondo cultural presente. Voluntad también de los propios afectados por comprometerse en programas de desarrollo viables y, además, es una vía espinuda cuando la vuelta de los años trae los años secos. Faltan caminos expeditos, postas, mejores escuelas y profesores con una visión más empática (“enrolarse” con la gente, según palabras de campesino), proyectos más viables, control (seguimiento) para que estos resulten (casetas para quesos, estanques, huertos, etc, que varias veces duermen el sueño de los justos), insistencia en el trabajo con las organizaciones de base para inyectar mejoras concordadas con los propios afectados, exposición de resultados de cara a los interesados y no publicaciones que poco o nada retornan a las bases o no se entienden mucho, relación de trabajo menos vertical y alternativas para acceder al mercado sin disfrazar esta palabra, imponiéndola según la jerga económica dominante, fuera de contexto y sin el proceso educativo correspondiente. Lo que también es atingente a términos como “ventajas comparativas”, “reconversión” y una serie de dichos que de la noche a la mañana se convierten en ley, a pesar que parecen encontrarse en retirada.

152Más de alguna autoridad piensa que la solución es aprender a vivir en la ciudad, agrupándose, quedando más cerca del progreso o cambiando de actividad como si nada, aunque no se ve que esto pase más allá de una normal y voluntaria migración de familias movidas por distintas circunstancias. Tampoco tiene demasiado asidero aquello que presupone erradicar las cabras, menos si se trata de intenciones arbitrarias, porque no es solo una cuestión de ecología caprina sino de familias que dependen del ganado. Hay discursos y discursos ¿pero quién reconoce a la identidad como base del arraigo de la gente con su tierra? Es natural que los programas de desarrollo asuman la necesidad de desentrabar lo que se pueda entender como hábitos arcaicos de la población, no necesariamente de acuerdo a la opinión de los propios afectados. Sin embargo, la lectura de ciertos propósitos depende de la forma como estos sean enunciados, por ejemplo, cuando se habla de:

“...conseguir que el programa llegue con más rapidez a cumplir sus objetivos y que los productores de cabras cambien actitudes, destrezas y MANERA DE PENSAR” “CORPRADECO, analizando esta situación está convencida que debe haber un organismo que modere o coordine todas estas actividades en un programa común, con todos los planes que sean necesarios, sin que se pierda la institucionalidad de cada participante, pero con una filosofía que apunte a la raíz o causa de los asuntos que se quiere cambiar o mejorar en forma integral, y que es... LA MANERA DE PENSAR” (CORPRADECO, enero de 1996; lo destacado en mayúsculas es parte del texto original).

153Este mensaje dirigido a los productores de cabras es tajante en requerir lo que en otras palabras suena a algo así como un cambio de mentalidad, llevándonos más al plano psicológico que al terreno de lo social, porque de otra manera es difícil percibir la intención que expresa la propuesta. En todo caso, aquella porfía que se achaca a campesinos y, particularmente, a los crianceros por no meterse en la corriente de los cambios tiene sus razones históricas. Entre otras cosas, en la vieja necesidad de adentrarse en aislados y/o lejanos parajes para asegurar pasto y multiplicar las crianzas, en el acostumbramiento a resolver problemas por si solo, en la inseguridad por enrolarse en proyectos de vida que no conocen, en la libertad para forjar su propio futuro, en las brechas entre estas formas de vida y la vida urbana y, consecuentemente, en el desconocimiento del Estado sobre los rasgos culturales de la vida pastoril.

154Pero ¿cómo se perciben los propios comuneros en el cuadro de la pobreza?, sin duda el concepto extrema pobreza nace de los discursos académicos/gubernamentales, instalándose desde hace un par de décadas como argumento central de las iniciativas sobre desarrollo rural y traspasándose luego al discurso de las asociaciones campesinas. Hablando en términos amplios, la documentación de las mismas comunidades poco toca el tema. En Olla de Caldera los viejos papeles reflejan mejores expectativas de vida en el pasado. Condiciones que significaron mayor desarrollo de actividades agrícolas, comercialización de productos en forma más directa y a escala superior (embarque de cabras al norte), mantención de administradores remunerados, una más fuerte cohesión de las familias en el entorno productivo y en el nivel organizativo. En esas condiciones preocupa más el tema de los deslindes, el respeto de los asociados con las normas establecidas, la marcha de la comunidad o la solución de ciertos conflictos internos. El tema de la pobreza surge más a nivel individual que colectivo. Alguien que no puede pagar sus cuotas, otro que se siente afectado por un vecino u otro que reclama consideración a su precaria situación económica.

155Las conclusiones y propuestas del Primer Congreso de Comunidades Agrícolas realizado en Vicuña (1994), definen el tema “La Pobreza y las Comunidades Agrícolas” en un contexto amplio, interactuando comunidades y población no comunitaria del sector rural, estableciendo que la medida para determinar situación de pobreza se basa en:

“...el alto grado de deterioro en que se encuentran los suelos de las comunidades agrícolas. 10 de las 15 comunas de la Región se encuentran con sobre el 35,13% de la superficie comunal erosionada”. La presión sobresuelos pobres preocupa también cuando se denuncia que los campos son invadidos por una “gran presencia de propietarios de ganado trashumante, que ocupan las tierras de las comunidades agrícolas sin control” (JUNDEP, 1995).

156Más que atrincherarse tras el fenómeno de la pobreza dura, para los asistentes al conclave de Vicuña las discusión de los temas transversales se basó en los siguientes aspectos:

1.-Comunidad y comuneros (derechos (acceso, pérdida, venta), saneamiento de títulos, estatutos, consolidación de las Comunidades Agrícolas);2.-Fuentes de trabajo;3.-Proyectos (mejoramiento de la producción caprina, desarrollo de micro empresas, creación de viveros, proyectos de riego);4.-Crédito(mejoramiento del sistema crediticio orientado a las comunidades);5.-Riego y forestación (más información, fiscalización, capacitación, oportunidades, optimización del recurso agua, problemática de la deforestación, erosión y desertificación, fomento forestal);6.-Capacitación y oportunidades para la juventud comunera (programas, autogestión agropecuaria, proyectos productivos, aprovechamientos de los recursos y las potencialidades, conservación del medio, gestión dirigencial, recreación, más participación de los jóvenes en la toma de decisiones);7.-Situación de la mujer rural (marginación social y económica); 8.-Educación (mejorar calidad de la educación, adecuación a la realidad comunera, construcción de Liceo Politécnico).

157Un antecedente importante que sustenta a este Corpus de preocupaciones es el documento titulado “Demandas y Propuestas de las Comunidades Agrícolas”. Dirigido a las autoridades de Elqui en 1990, que permite irrumpir por primera vez la voz concertada de los comuneros de Choapa, cuya introducción acota:

“Todas estas demandas no constituyen solo un petitorio, muy lejos de ello nuestra intención, son la base para que con nuestro compromiso y capacidades propias, contemos en el corto, mediano y largo plazo con la resuelta voluntad del Estado para ayudarnos a salir de la extrema pobreza en que nos encontramos, abandonados secularmente de las políticas públicas y los programas oficiales”.
“Levantamos nuestra voz, con proposiciones concretas, para que nos permita integrarnos a la realidad del país, y superar el abandono histórico en que se nos ha relegado. Queremos que las comunidades dejen ser la “capital de la extrema pobreza.

158Se diría que en lo que toca a políticas públicas, el abandono reclamado es una cuestión que tiene mejor pronóstico a partir de la década del ‘80, también en lo que dice relación con la eclosión de especialistas y textos específicos surgidos desde esos años a la fecha. No obstante, al margen de lo voluminoso y hasta heterogéneas que puedan parecer las demandas, “la voz y las proposiciones concretas” poco o nada se discuten en su fondo valórico. Están guardadas como libro de biblioteca y hasta los comuneros se han conformado más que nada con ponerlas por escrito, sin olvidar que el resurgimiento federativo que hace unos años los llevó á ocupar un espacio en la capital regional también es cosa del recuerdo.

159En suma, con sus proyectos a cuestas los conquistadores españoles introdujeron la cabra sin dimensionar las contraversias que en adelante esto iba a generar, aunque palparon la punta del problema en la naciente ciudad de Santiago, fijaron propiedades como las estancias, mandaron el ganado menor a los cerros, trataron de ordenar la crianza y, finalmente, se deshicieron de las cabras como producto rentable. Las voces discordantes con la multiplicación de los caprinos muchas veces no son meros reclamos y están basadas en razonables aprehensiones que se cruzan con los proyectos para “combatir” la pobreza. A la vez, los análisis concuerdan en que el punto neurálgico tiene que ver con deficiencias mostradas en el manejo de este tipo de ganado, y ello sería el caldo de cultivo para la generación de pobreza territorial y humana. Años también de trabajo en capacitación intentan revertir lo que, en las visiones más extremas, se entiende como un pastoreo arbitrario o heterogéneo, aunque da la impresión que los discursos no convergen mucho como para proyectar vías de soluciones compartidas, más bien se perciben señales de desconfianza mutua a la hora de evaluar las acciones de uno y otro actor involucrado en el problema de fondo.

160Es posible que el tema de las deficiencias impida valorar, por ejemplo, el éxito alcanzado por los caprinos en su adaptación a tierras secas por excelencia. No se trata de poner en la balanza deficiencias versus adaptación, al contrario, los inconvenientes de manejo se perciben en los discursos de los propios crianceros. Lo que pasa es que en un panorama geográfico, para algunos nada alentador, es más socorrido el aspecto negativo del problema.

161En un viejo trabajo del agrónomo Augusto Opazo (1917) se dice que “...la adaptación de las cabras a ese medio es admirable porque soportan perfectamente el frío i el calor por excesivo que sea”. Convengamos que esto puede entenderse como una simple apreciación personal y que la cualidad ponderada no convenza mucho cuando se ventilan las cifras de desertificación alcanzadas hasta la fecha, pero es un aspecto que en ningún caso se debe ignorar.

162Para Opazo, el perjuicio de las cabras “en los cerros susceptibles de repoblamiento forestal” no impedía que económicamente la zona fuera favorable para este tipo de crianza, sobreponiéndose al daño comentado, aunque en esto último solo aduce razones de valor económico para la flora, bastante discutibles (‘"abundantes quiscos i pocos arbustos de escaso valor i de esplotación anti-econonómica para la leña"). En una región con la mayor presencia de crianceros y que, a decir de Opazo, “reúne las condiciones naturales de medio más apropiados para la explotación de las cabras”, éstas se acomodan a un relieve donde:

“las montañas altas i los llanos elevados que no permiten la esplotación de los otros animales domésticos, encuentran en la cabra un animal que aprovecha los pocos pastos naturales, los arbustos i demás ramoneos que allí crecen, transformándolos en carne i leche, cueros i pelos, ya que de otro modo serían casi inaprovechables. para el hombre. La sola enunciación de lo anterior, basta para comprobarnos que la esplotación de las cabras en nuestro país, tiene un valor inmenso que nos permite sacar provecho de terrenos que de otro modo serían casi absolutamente improductivos”.

163Todavía nos preguntamos y seguramente la pregunta seguirá por años, cómo vive la gente en esos cerros o cómo soporta una vida tan dura y desolada en medio de lo que para muchos es la nada misma. La respuesta fue dada a Ignacio Domeyko en la costera posesión de Yerbas Buenas, hace más de 150 años:

“Durante la cena pregunté al joven estanciero si no le resultaba muy triste vivir tan lejos de la gente y de la ciudad. Pareció no comprender mi pregunta. Le pregunté también si allí siempre había tanta calma. Respondió que no tenía vecinos en la proximidad y que no tenía motivos ni razones para pelear con nadie ni para ser atacado por nadie. Cuando la charla recayó sobre la política, le pregunté si se había inscrito en el registro electoral y en que distrito votaría. Sonrió y dijo: “No tengo ganas ni tiempo pensar ni inmiscuirme en ello; para eso habría que viajar a Coquimbo, pero yo y mi mujer detestamos la ciudad y sólo viajamos a ella por necesidad, para vender higos y queso”. Pero, tras una breve reflexión, me miró de reojo y como si examinara si yo era uno de esos que viajan comprando votos, agregó: “Pero ya lo veremos, cuando llegue el momento lo pensaré. ¿Y usted qué opina?”-me preguntó. Le respondí: “Soy extranjero y me ocupo de la minería”. “Buenas noches, entonces”. Y nos separamos” (1840, 1978).

Bibliographie

Bibliografía

Aranda, X. 1970–1971. Algunas consideraciones sobre la trashumancia en el Norte Chico. Informaciones Geográficas. Número especial. Departamento de Geografía de la Universidad de Chile. Santiago.

Aránguiz, H. 1994 Notas para el estudio de algunos hacendados, mineros y comerciantes serenenses. Siglos XVI alXIX. Boletín de la Academia Chilena de la Historia, No 103. pp. 203-225. Santiago.

ASOCIACION DE COMUNIDADES PROVINCIA DE CHOAPAY LIMARE 1990 Demanda y propuesta de las Comunidades Agrícolas. Provincia de Choapay provincias de Liman, provincia de Elqui. Illapel/Ovalle.

Astaburuaga, F.S. 1899. Diccionario geográfico de la República de Chile. Segunda Edición. 903 páginas. Santiago.

Balbontín, P. 1777 Cuadro resumen del padrón de La Serena Fondos Varios, volumen 450. Documentos manuscritos, Archivo Museo de La Serena.

Baraona, R. et al. 1961. Valle de Putaendo. Estudio de estructura agraria. Universidad de Chile, Santiago.

Barreiro, A. 1929. El viaje científico de Conrado y Cristian Heulanda Chile y Perú. Organizado por el Gobierno Español en 1795.127 páginas. Madrid.

Bibar, G. 1966. Crónica y Relación Copiosa y Verdadera de los Reinos de Chile (1558). Fondo Histórico José Toribio Medina, Santiago.

Brucher, M. 1982. Eugenia Estudio socio-económico de la comunidad agrícola de Caleu (Provincia de Santiago). Tesis para optar al título de ingeniero agrónomo. Universidad de Chile, Santiago.

Campino, J. 1981. Relación del obispado de Santiago. Editorial Universitaria. Serie Escritores Coloniales de Chile. 102 páginas. Santiago.

Cañón, P. 1964. Las comunidades agrícolas de la provincia de Coquimbo frente a una reforma agraria: el caso de Mincha. Tesis para optar al título de ingeniero agrónomo. Universidad de Chile. Santiago.

Caroca, M. 1979. Panorama de la población de bautizos y apellidos en el territorio de la doctrina de Elqui entre 1667y 1682. U. de Chile, sede La Serena, Departamento de Ciencias Sociales.

Castillo, G. 1987. (a) Pastoreo en el Norte Chico: apuntes sobre un sistema de vida tradicional. Revista Minka de Coquimpu No 1 Biblioteca Pública Municipal, pp 7-24. Coquimbo.

Castillo, G. 1987. (b) Adaptaciones a quebradas semiáridas en el Norte Chico: Una visión arqueológica-histórica. Actas del Primer Congreso Chileno de Antropología. Colegio de Antropológos de Chile A.G. pp. 357-373. Santiago.

Castillo, G. 1994. Asentamientos en quebradas y movimientos trashumánticos de pastores contemporáneos (una aproximación comparativa). Museo Arqueológico de La Serena.

Castro, M. Desertification and poverty: Agropastoral communities of Chiles arid lands Ms. Sin fecha.

Cavieres, E; Hernán, C. 1992. Historia regional y estructuras socioeconómicas tradicionales: La sociedad agrícola–minera de La Serena en el siglo XVIII. En: El Agro Colonial. Universidad de Santiago de Chile. Depto. de Historia, pp. 81-99. Santiago.

COLECCIÓN DE HISTORIADORES DE CHILE Y DOCUMENTOS RELATIVOSALA HISTORIA NACIONAL. TOMO I. 1861 Primer Libro de Actas del Cabildo de Santiago. 1541-1557. Imprenta del Ferrocarril. Santiago.

COMISIÓN REGIONAL DE GANADO CAPRINO, IV REGIÓN DE COQUIMBO. 1994 Programa de desarrollo caprino en la IV Región. 42 páginas. La Serena.

COMUNIDAD AGRÍCOLA OLLA DE CALDERA-ARCHIVO DOCUMENTAL MUSEO DE LA SERENA. Documentos varios.

Contreras, H. Diarios de un criancero, serie 1974–1997. Comunidad Agrícola Olla de Caldera-Archivo documental Museo de La Serena. Manuscritos.

Contardo, L. 1892. La primera importación de cabros del Tibet. Boletín de la Sociedad Nacional de Agricultura. Tomo XXIII, No 1. pp. 286-289 Imprenta Cervantes. Santiago.

CORPORACIÓN PARA EL DESARROLLO DE LA REGIÓN DE COQUIMBO (CORPRADECO). 1996. Informe avance proyecto Transferencia de tecnología para la explotación integral del ganado caprino, IVRegión. Período septiembre-diciembre 1995.46páginas. La Serena.

Corvera, V. 1790. Descripción de Coquimbo Archivo Museo La Serena. Manuscrito.

Chouteau, E 1897 Informe sobre la provincia de Coquimbo presentado al Supremo Gobierno. Imprenta Nacional. Santiago.

Domeyko, 1.1978. Mis viajes. Ediciones de la Universidad de Chile, Tomo I. Santiago.

Egaña, J. 1953. Censo de 1813. Archivo Nacional. Imprenta Chile. Santiago.

Erize, E. 1960. Diccionario comentado Mapuche-Español (Araucano, Pehuenche, Picunche, Ran cülche, Huilliche). Instituto Nacional de Humanidades. Universidad Nacional del Sur. 550 páginas. Argentina.

Frezier, A. 1982. Relación del viaje por el mar del sur. Biblioteca Ayacucho. 360 páginas. Venezuela.

Gambier, M. 1986. Los valles interandinos o veranadas de la alta cordillera de San Juan y sus ocupantes: Los pastores chilenos. Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo de la Universidad Nacional de San Juan. Publicación No 15.

Goicovic, I. 2002. Trabajo y mecanismos de reproducción social en la familia popular: La subdelegación de Aucó. Norte Chico de Chile (siglo XIX). Actas Americanas 10. Universidad de La Serena, pp. 61-81. La Serena.

Góngora, M. 1970. Estancieros y Encomenderos. Estudios acerca de la constitución social aristocrática de Chile después de la conquista, 1580-1880. Universidad de Chile, Sede Valparaíso. Area de Humanidades, departamento de Historia, Santiago.

Haenke, T.P. 1942. Descripción delReyno de Chile. 1761- 1817. Editorial Nascimento. Santiago.

Jara, A. 1965. Fuentes para la historia del trabajo en el Reino de Chile. Universidad de Chile. Centro de Investigaciones de Historia de América. Santiago.

JUNDEP. 1995. Primer Congreso Federación Nacional de Comunidades Agrícolas. Conclusiones y propuestas. 107 páginas. La Serena.

Lobos, M.1985. Punitaqui; empleados y peones en el siglo XVIII. En Dimensión Histórica de Chile No 2. Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación, pp 9-21. Santiago.

Mc Bride, J. 1938. Chile: su tierra y su gente. Versión castellana de Guillermo Labarca. Imprenta de la Universidad de Chile. 365 páginas. Santiago. 1938.

Mellet, J. 1959. Viajes por el interior de la América Meridional. 1808-1820. Editorial del Pacífico. Santiago.

MINISTERIO DE FOMENTO, DEPARMENTO DE AGRICULTURA. 1928. Estudio Agronómico del Departamento de Ovalle. No 156. 30 páginas. Santiago.

O’Higgins, A. 1929. La visita de las provincias del Norte. Revista Chilena de Historia y Geografía. Tomo LXIII No 67. pp. 118-135. Santiago.

Opazo, A. 1917. Las cabras i su esplotación en la provincia de Coquimbo. Imprenta Santiago. 36 páginas. Santiago.

Pinto, J. 1979. a Dos documentos relativos a la visita de Antonio Martínez de Mata a los minerales del país. 1788-1790. Serie Fondo Documental, No 4-5. Museo Arqueológico de La Serena. 21 páginas. La Serena Pinto, J.1979. (b) Dos informes relativos al partido de Coquimbo 1790-1792. Universidad de Chile, sede La Serena. Departamento de Ciencias Sociales. 34 páginas. La Serena.

Pinto, J. 1980. (a) Informes de Miguel José de Lastarria sobre los trabajos de las minas de azogue de Punitaqui 1789. Universidad de Chile, La Serena, departamento de Ciencias Sociales.

Pinto, J. 1980. (b) La población del Norte Chico en el Siglo XVIII. Crecimiento y distribución en una región minero-agrícola de Chile. Talleres gráficos Universidad del Norte. Coquimbo.

Richard, R.A. Un panorama del sector ganadero de Mendoza y San Juan y su comercio con el Valle Central y el Norte Chico chileno. 1870-1915. Desarrollo, crisis y recreación de un espacio regional. Instituto de Ciencias Humanas (Intihusa-Conicet) y Universidad Nacional de Cuyo. Manuscrito, 22 páginas. Mendoza. S/fecha.

Riso Patrón, L. 1903. La Cordillera de los Andes entre las latitudes 30° 41'y 35° 5' Imprenta Cervantes. Santiago.

Salazar, G. 1989. Labradores, peones y proletarios. Ediciones Sur. Colección Estudios Históricos. 328 páginas. Santiago.

Santander, A. 1993. Norte Chico (Chile). Contribución al estudio del impacto de la economía minero-cuprífera en el desmonte o tala de la vegetación arbórea y arbustiva. 1601-1900.169 páginas. Ovalle-Illapel.

Sayago, C. M. 1973. Historia de Copiapó. Editorial Francisco. de Aguirre. Santiago.

Solís de Ovando, J (Compilador). 1992.(a) Comunidad Agrícola Jiménez y Tapia. Editorial Procodes Ltda. 236 páginas. SantiagoSolís de Ovando, J (Compilador). 1992. (b) Comunidad Agrícola San Isidro. Procodes. 138 páginas. Santiago.

Tribaldo de Toledo, L. 1864. Vista general de las continuadas guerras: difícil conquista del gran Reino, provincias de Chile; desde su primer descubrimiento por la Nación Española en el orbe antártico hasta la era presente.

Barros Arana, D. Colección de Historiadores de Chile, Imprenta del Ferrocarril. 150 páginas. Santiago.

Villalobos, S. 1983. (a) Historia del pueblo chileno. Tomo II. Editorial Zig-Zag, Santiago.

Villalobos, S. 1983. (b) Ocupación de tierras marginales en el Norte Chico: Un proceso temprano. Cuadernos de Historia No 3. Universidad de Chile. Santiago.

Annexes

Anexo

Extracto de actividades pastoriles. Diario de vida de hernán contreras. Comunidad agrícola olla de caldera. Años 1995-19973

“24/11/1995"...”...ahora tenimos pensado de ir con el ganado a los cuartitos...

“22/11" (debe ser error de fecha, por lo menos un 25 de noviembre en adelante) “...para llegar ala cordillera costó un poco, el ganado de nosotros, las de Pile y las de don Juan Roja. Pile 164, nosotros 276, Juan Roja 84. Vinimo alojar a la manga, de ahí más acá, después a los soberao, paramos un día, después los fuimos para (A)polinario y regresamos al tiro a los Soberao. Paró Daniel 10 día y se fue para la Torre, quedé yo con el Teno chico, un compañero incontrastable, nunca había tenido un compañero así, lesea por todo los lado como que se disgusten con el. Quesos no (ha) habio rinde, merma más bien dicho. Porque en los Cuyanos hacía 5.5 y día por medio 6, aquí incluyendo las de Pile salen 5 y el Teno 1,2. Hasta hoy 27/1 (h) a temporaleado 5 día y hasta (ah)ora está nublado, que son 10 para las3 de la tarde. El río va bien turbio porque para (ar)riva es todo el temporal. Con los temporales le (h)a mermado la leche a las cabras. Los ganado no dan afán ninguno, tal vez el día de temporal”.

“26 de Marzo 1996. Hasta aquí estubimos en los Cuyano. Ahí el león los cazó 14 cabras, más una que se murió en el corral, después los vinimos para el olivillo, sector bastante sólo. Aquí llegamos el 19 y el 20 en la noche había echado a las 9.10 de la noche un león. Al principio yo creí que era un perro, pero no lo podía distinguir bien por el color del pelo, me levanté no le dispare apegar por que creía que era perro y era un tremendo león, después que apagué la radio nuevamente llegó mas cerca pero yo no lo vi. Los perros lo corrieron, después como las 4 de la mañana de nuevo lo corrieron y en la amanecía, aclarando, nuevamente lo sacan de por ay donde había estado echado primero. No cazó, siendo que se habían quedado dos piños de cabras en diferentes parte. Ahora me faltan 2 guatones, agua hay mas que el año pasado. Hasta (a) quí no (h)a llovido nada, pero se ven nuves todo los días, viento norte no (h)ay”.

“Estamos en 18/6/96. Cayó una lluvia por la zona sur, llovió hasta Serena, pero en Serena fue un(a) garúa solamente que veneficia muy poco. El ganado a pesar de tener algo de comida se están adelgazando. Por (a)quí (h)a hecho frío. El tiempo a cambiado como si fuera a llover. Al llegar aquí encontré la siguiente novedad, el perro que tenía se me envenenó. Veneno que puse llo mismo para el león, el león no comió, vinieron 3 leonas, miraron la red y se devolvieron. La cordillera no se ve ningún poquito de nieve. En los altos del Olivillo se ven muchos buitre, salí pero un poco, encontré una cabra ajena cazada de león”.

“20/6/1996. Hoy amaneció limpio pero muy (h)elado. Feliciano se fue (h)oy para la Torre, lleva 4 carga de leña. 20. Hoy malparieron y parieron cabras”.

“30. Hoy salimos del Olivillo para la Olla de Caldera con 13 cabritos, para el 2 iré a buscar talaje adonde encuentre en el sur”.

“4/8/96. Hoy cayó una lluvia de salvación, para Chungungo había algo, por otro lado estaba muy chiquito”.

“20/8/96. Fui a dejar los niños a la Torre, ahí tube la noticia que Daniel fuera a buscar los animales grandes para arriba porque se les terminó el pasto”.

“21. Hoy se fue la Lola para Almirante porque tiene que irse a pagar a Serena la plata de los niño, ya que no le dieron nunca traslado para Almirante. Paredes también vino haber el campo. Se ven varias cabras preñada para parir en septiembre, ganado actual 240. Hoy se los fueron las cabras al serro, faltó un cabrito, el ganado está llegando sólo porque con la comida que se ve están mas o menos, las cabras paría han estado comiendo aquí en la majada solamente. En la cordillera se (h)a desecho mucha nieve, Rosendo continua casando guanacos y todo por negocio.

“29, el 26 los falto un piño de cabras, también 3 lecheras, hasta hoy no han llegado trascurrido 4 día. Daniel llegó hoy de la Laja, trajo la mula chica y caballo zaino, dijo (que) el campo tenía grandes posibilidades de haber pasto, en caso de haber pasto para los días de septiembre los iríamos para (a)lla. También hay mucho daño de león para (a)lla por Polvito. Hacen 7 días empecé hacer 1 queso, hoy 2 queso. Las cabras que faltaban llegaron solas después de tanto buscarlas, el Carlos busca 40 cabras que estaban aquí”.

“1/9/96. Hoy fue la reunión de la Comunidad Olla de Caldera, también la de la (a)sociación”.

“3/9/96. Faltaron mas de cabras, el campo (se) está componiendo Guillermo se cambio al...., el ganado le comienza a parir”.

“5/9/96. Hoy pasó el Augusto Robledo a buscar 30 cabras que le faltan, en la majada del tiene 85 cabras. En la cordillera todavía se ve nieve. Aquí no han parío mas cabras, mañana 6 va uno a buscar los niños, yo quero ir para traer el perrito chico. Aquí hago 2 queso y 3 queso, los niños llegaron hoy 5".

“6/9/96. Daniel fue y volvió para (La) Torre, había que firmar una lista sólo para socios de un proyecto, van entregar un chivo por socio”.

“7. Fui para Almte. pero no era para mi ya que yo no pertenesco a este sector”.

“8/9/1996. Se fue Daniel con toda la familia para la Torre. La Lola va a la reunión de la Junta de vecino, ya que ella es tesorera. También me faltaron aproximada(mente) 100 cabras. También Daniel dijo que podía mandar la Yenifer conmigo para Santiago en busca de remedio por intermedio de la Yglesia Pentecostal Dios es amor. Para eso tengo que tener $ 200.000 para los dos. Puede ser un día, no se como puede ser. Este tiene que ser luego ya que después comienza el turismo y cuesta para viajar, porque los saumerio no se han podido hacer por falta de un ingrediente”.

“9/9/1996. Hoy hice 3 queso, ayer mandé 17 queso a valor de un queso $ 1,500, pero están vajando de precio. Esto no esta legalizado para que tenga un precio establecido”.

“11/9/96. Mañana iré a Serena para hacerme un examen medico por que siento un dolor en un testículo derecho que me corresponde para la pierna y para el lado del hígado”.

“14/9/1996. Fui para Serena, las platas a INDAP no han llegado, fui sólo por un día, no alcancé hacer todo los tramites”.

“16/9/1996. Hasta (a)qui no paren las cabras todavía, se han atrazado algunos, otros ganao lla están pariendo, pero poco, serán los que los van a parir 100. El tiempo de (h)oy muy caluroso, en Santiago fue (el) día mas caluroso, aún que dicen que habrá un 18 con lluvia”.

“17/9/1996. Daniel con la Lola se fueron para la torre ayer, la Lola va a cooperar con la Junta de vecino. También aquí faltaron cabras, algunas con leche. El campo se puede creer que está bueno, como año bueno. (H)oy amaneció nublado y con niebla y viento encontrado, talvez no llueva pero si el viento cambia llueve. Cabrito tenimos 17, alguno con dos mama, los otros con una. Walterio Villalobos se fue el 11 con el ganado para Lambert, ya le iban pariendo cabras. Daniel dice que vuelve (h)oy, pero el solamente. La Lola el 19 con los niño chico. Yo también quero ir a Santiago el 26 del presente para buscarle remedio a la Yeni. Ir con ella y yo también buscarme remedio, y ir a un culto Ebanjelico. Se han producido algunos choques entre Norteamericanos y de IRAK, para (ar)riba no está bueno. El ganado del Rafa tiene como 50 preñadas. Para (h)oy puede llover porque se ve bastante nube para la cordillera y pre-cordillera. Nó boy el 18 a la torre porque siempre en la torre me a ido mal con las mujeres de aquí, no como las del interior y de otros lados. En Condoriaco me a ido bien con mujeres. Don Checho Ortiz hacía 12 quesos, siempre a este caballero le a ido bien, los gana en hacer quesos”.

“19/9/1996. Hoy llegó Daniel con la Lola y los niño que salieron de la escuela. Llenamos con los niños una posa con agua para bañarlo, cada vez que los bañamo estamos media hora dentro del agua”.

“23/9/1996. Ayer se fue Daniel con toda la familia del a la inaguración de la escuela. (H)oy parieron dos cabras, deven dentrar a parir. Tengo que ir a Santiago con la Yeni, no se cuanto se puede gastar, cuanto puede valer una havitación con dos cama. El ganado llegó temprano, (h)oy deve ser porque se llenaron, aquí ay mucho pasto, se llenan en un rato, pasan puro durmiendo. Plata para ir a Santiago es poca. El día de (h)oy muy fresco. Niebla alta. Lo único que (h)ay que hacer al ir a Santiago e(s) no hacer gasto excesivo, economizar el máximo, incluso pagar una sola cama, ella es niñita chica, aún que sea grande es mi sobrina, la llevo para que se haga remedio o buscar una (h)avitación muy barata con dos cama. A otro día ir a la Yglesia donde tenimo que ir. Tenimo 240 cabras, si paren toda tendrían que dar 50 quesos diario”.

“24/9/1996. (H)oy caparon los macho, los capó Juan Contreras y también trajo los animales de Calderón. Don Raúl Robledo se cambió (h)oy a Las Aracenas. Las cabras están pariendo, anteayer parieron dos, (h)oy dos mas. El ganado llega solo. El tiempo, tiempo con nubarrones, fresco y con algún poquito de viento norte. El 26/9/1996 salí de Almte. para la Serena con la Yeni, de ahí fuimos para Santiago. Solo estube un solo día en Santiago”.

“15/10/1996. Ya han parió casi todas las cabras, ahora asimo 12, 13 queso. Casi todas las preñada. Hoy pensamos apartar para que duerman en el cerro. El tiempo fresco. Las cabras paría son muy poquitas, se hacen 16 y 17 a veces. Hicimos dormir el ganado en el cerro, los cundió el queso, pero la pega cundió un 200% más. Fuimos a las votaciones, aquí en el ganado quedó la Checha con los niños, no hicieron queso. De la Torre para bajo los fuimos en una liebre pero todos se mariaron, y un 90% de la gente de aquí votó por Adriana Peñafiel, yo también le di mi voto”.

“3/11/1996. Hoy fue la reunión de la Comunidad. Punto importante, que Rosendo todavía no (h)a dado ningún peso”.

“9/11/1996. Ya los ganao se queren ir ala pre-cordillera. La dentrada se acordó para el 10 del presente, pero un ganado se fue ante. También se acordó que todo ganado que se fuera ante de la dentrada será multado con una multa entre $ 50,000 y 100,000. Según dicen que para la pre-cordillera hay muy poquito. Nosotros querimos irlos como el 18/11, aún que tenimos cabritos chico, y otra que el león está muy bravo para arriva y también por aquí cerca. El 7 le cazó a don Checho Ortiz 5 cabra aquí en Hualcuna, temimos que se acerque por aquí, hay mucho león en el interior”.

“13/11/1996. Ya empezaron a irse los ganados para el interior, nosotros salimos como el 20 por la reunión que tenimo el viernes 14. (H)oy hicimos 14 queso. La mula cillera se fue anteayer para Chaucho, tendré que ir a buscar los niño en el caballo. También esperamos a don Gastón que iva a venir aquí a Los infieles. Lo que hace falta es uno o dos perros para protegerme de león”.

“17/11/1996. Anteayer se fue Daniel a ver a don Teno para conversar. Ya hoy salen los Robledo para Pollito. A nosotros se los han entregado cabritos, no hacimos todo los quesos que teníamos que hacer, el ganado se atrasa en llegar, lo hacen muy tarde. (H)oy no llene la posa, hubo poca agua, hice 14 queso. Al ganado lo dejé de falda para bajo y se me fueron 6 cabras entregado. La Lola se fue a buscar pacules con los niños. No (h)e hecho el sahumerio que me dieron, la Yeni no quere. Este sahumerio tiene que ser entre dos. Lo dieron para los ruido que se ciernen”.

“18/11/1996. Hoy trabajamos todo el día porque el ganado llegó de a piñito chico. En la tarde llegaron 33, se alojaron aquí, hice 8 quesos”.

“3/1/1997. Ahora estamos en Los Soberado, el viaje hize los dos con Daniel, salimos de la Olla el 24/11, vinimos alojar a la Torre, encerramos en el corral de don José Carmona, de ahí salimos, vinimos alojar al Plomo el 25/11, me encamino Chibuno con el Guido hasta el lindero blanco más arriba, al otro día 26/11, vinimos alojar a Potrillo donde se los cortó el agua, trabajamos un buen rato para poder tener agua para el ganado, porque paramos un día, el día 27/11/1996, el día 28 también. No pude ir a ver a la Teruca que estaba solita en la Laja, y el día 28 vinimos a alojar a Polvito. El 29 vinimos alojar a los Cuyanos donde Daniel fue ha Chaucho y volvió en la misma noche tipo 11.00 P.M. Al otro día 30 salimos para La Anima, refrescamos en Las Tolitas, donde la Nancy, pensábamos de conbidarle pero no lo hicimos, deveríamos haberlo hecho. El 31 salimos tarde porque queríamos ir a ver a los Tambo. Vinimo alojar a Los Poleos, de Los Poleos salimos, vinimos alojar ha Guachacán, después de ahí vinimos alojar a La Manga, la otra alojada, Matancilla, ahí encontramos los Torres Paredes, los dijeron que Los Soberado estaba arrendado, paramos, no los vinimos nada, hicimos un chiquero para los guatones, por que no había chiquero ni corral. Fui yo aver a los Tambo si es que hubiera algo, no había nada, estaba muy malo, me vine, me mandó el capataz a Cruzadero. Ay estaba bueno el campo, pensaba sacarme la lámina del rancho, no lo hice porque quedábamos sin techo. Tubimo 5 día, se los venían las cabras a los soberado. El 18 vino una camioneta que iva para la mina del campamento del alto”.

“3/4. Estamos en los Cuyano, hago un queso, pero tengo 100 cabra preñada para parir en mayo. Daniel fue para la torre aver su familia, yo tengo que ir a dejar una plata que consiguieron, $ 150.000 de comunidad”.

“17/4/1997. Fui para Serena a buscar talaje, no me gustó porque había muchos animales. También tenimo que hacer gasto. Nosotros los vinimos de la cordillera en 16/1, salimos de los soberado, demoramos 7 días para llegar a los Cuyano. Hoy 17 de abril, Humberto Carmona pasó a buscar leña para hacer carbón, tenimo 100 cabras preñada para parir entre el 5 de Mayo y el 20 de Mayo. Si logramos hacer 3 queso con ese piño los salvamos, menos no. También encontramos los guatones que faltaban. Le boy a comprarle una bicicleta a la Yeni. El tiempo, esta corriendo viento norte, esto hace pensar que puede llover pronto”.

“20/4/1997. Ayer fui para Polvito a buscar el pan, no había venido el camión. El Humberto Carmona también fue y por la tarde cuando estaba echando al corral llego don Alberto Rivera alojar con un nieto, en busca de un macho que se había venido con los animales que traía el Galo Torres. Hoy 20/4/1997 fue el Humberto a buscar sing a Las Breas con Daniel y Ceferino, yo no fui por que ya estamos por irlos. Todavía se ven nubes y corre viento norte. Aquí en El Quemado está entre verde ceco el campo. 100 cabras los daría 12 quesos porque es parte buena para la leche. También ayer soñé un sueño muy bonito, era una Virgen o duende que se acostó conmigo. Yo en el sueño le pregunté donde estaban los clavos de herrar que no podíamos encontrar, que se habían escondido (en) 1987. Los buscamos pero no los encontramos. Me dijo a la izquierda de donde los buscan, me levanté temprano y me fui, los encontré al tiro. También le pregunté si había que hacerle remedio a la Yeni y Michael, me dijo que si (que) hiciéramos lo sahumerio al pie de la letra. Lo otro que le pregunté qué pasaba si la gente los envidiaba, me dijo que si, que los mismos sahumerio que hacía con Yeni lo hiciera sin fallar. También le pregunte por un dolor que siente Daniel en el cuello, me dijo que era una mala fuerza. La niña que soñé se me atracó y me apretó en el sueño y era muy bonita y chica. Le pregunte como los iva a tocar con el ganado, hagan las cosas como se las indican, los sahumerios y otras prueba, les va a tocar muy bien, si no fracazan y puede ser muy peligroso. De lo (de)mas no me acuerdo, se me olvidó”.

Notes

1 Estamos conscientes sobre lo apócrifo de varios pasajes incluidos por el autor en esta obra. El mismo párrafo citado de la pluma de Corvera lo usa Haenke sin poner la fuente. También hay copia de la obra de José Campino con el mismo error de procedimiento, de manera que empleamos los datos que estimamos conveniente, dando fe de nuestro conocimiento sobre el problema recién expuesto.

2 Terrenos ubicados al oeste de la comunidad llamados localmente la costa.

3 Se ha intervenido el texto original estrictamente lo necesario para su mejor comprensión.

Table des illustrations

Titre Figura 1: Ubicación de la Comunidad Agricola Olla de Caldera
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24911/img-1.jpg
Fichier image/, 172k
Titre Figura 2: Tipologia de movimientos a las veranadas y arreos hacia el sur de la comunidad.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24911/img-2.jpg
Fichier image/, 140k
Titre Figura 3: Rutas de id a y retorno de los pastores de La Olla al Huasco.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24911/img-3.jpg
Fichier image/, 131k

Auteur

Arqueólogo, Museo de la Serena

© IRD Éditions, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter