Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Dinámicas de los sistemas agrarios en Chile árido: La región de Coquimbo

 | 
Patrick Livenais
, 
Ximena Aranda

Primera Parte. La identidad de los territorios: la necesidad de una perspectiva histórica

Evolución de la propiedad agraria en el norte Chico (siglos XVI-XIX)

Hernán Cortés

Texte intégral

El Asentamiento Inicial y El Ordenamiento del Territorio. 1544-1580

1La transformación del espacio del Norte Chico se ha dado en dependencia directa de circunstancias y factores, no solo físicos o climáticos, sino ligados a un larguísimo proceso, que convierten el espacio humanizado en un espacio económico desigualmente ocupado y más desigualmente repartido. Es precisamente este punto el que motiva nuestro trabajo, la evolución de la propiedad territorial en el Norte Chico.

2Luego de la conquista española, la región de Coquimbo inició muy temprano un desarrollo histórico diferente al de otras regiones del país. Su ocupación fue relativamente fácil pues los españoles no encontraron en ella la tenaz resistencia presentada por los mapuches al sur de Concepción. Esta región contenía una escasa población aborigen y ello explicaría la falta de interés por parte de los primeros gobernadores, lo que terminó por convertirla en una zona de tránsito hacia el Perú.

3En medio de este aislamiento se moldeó la sociedad regional, desarrollando actividades que le permitían una cierta holgura económica. La economía regional, desde el siglo XVI hasta mediados del XVII, centró su crecimiento en las actividades mineras y agrarias. Luego la agricultura concentrada en el cultivo del trigo y la vid desplazó la ganadería y a partir de 1720, la minería se impuso y subordinó a ella la ganadería y la agricultura.

4Sin embargo, la importancia de la actividad minera y su predominio como actividad-salvo períodos muy cortos-se debió a que los metales preciosos o industriales, eran un elemento estabilizador de la balanza de pagos y agente acumulador de capitales en el más breve plazo.

5La llegada de los conquistadores españoles al territorio de Chile y, especialmente en el Norte Chico, implica la estructuración de un nuevo ordenamiento territorial sobre el espacio ocupado por las distintas poblaciones indígenas que habitan el territorio, que en el momento de la llegada europea, está sometida a la dominación inca.

6La visita realizada por el Oidor Hernando de Santillán en 1558 y la tasa aplicada a todos los pueblos de indios, desde el despoblado de Atacama hasta el límite sur del obispado de Santiago, nos muestra los diferentes pueblos repartidos en las siguientes encomiendas con sus respectivos encomenderos:

  1. Pedro de Herrera, con el cacique Lungui que gobierna su pueblo a 11 leguas de La Serena y de las minas de Andacollo;

  2. Pedro de Cisternas, con los caciques Queopo y Cobicopo a 12 leguas de La Serena. También la encomienda del pueblo de Los Diaguitas con sus caciques Asanlo y Calco;

  3. Garci Díaz de Castro, con los caciques Andocalla y Cheoqueandi ubicados a 2 días de La Serena;

  4. Juan González, con tres caciques Guanchal, don Alonso y don Diego, es el dueño de las tierras de Tuquí ubicadas en el valle del Limarí;

  5. Luis Ternero con el cacique Guanduli y su pueblo a 30 leguas de La Serena;

  6. Diego Sánchez de Morales con el cacique don Pedro del pueblo de Huasco;

  7. Francisco de Aguirre con 6 caciques y sus pueblos que fueron de Joan Bohon asentados en el Valle de Copiapó; En el valle de Elqui con el cacique don Hernando y Ticalñaca de los pueblos de Paygane (Paiguano) y Meldata a 9 leguas de La Serena. Los indios están asentados en la Estancia y en la Hacienda de Marquesa la Alta y la Baja;

  8. Alonso de Torres, con los caciques don Alonso y don Rodrigo, ubicados a 8 leguas de La Serena;

    • 1 Cortés,Hernán. Visita y Tasa Aplicada por el Oidor Hernando de Santillán en los Repartimientos de i (...)

    Luis de Cartagena con los pueblos del valle del Choapa, distantes 5 jornadas a las minas de Andacollo.1

7En total los caciques son aproximadamente 36 y sus pueblos 19. Contabilizándose caciques, curacas y principales, hombres y mujeres de trabajo, jóvenes y niños, ancianos, viudas y huérfanos llegamos a 3.630 naturales. Debemos tener presente que hacia el año 1558, la población indígena ubicada desde el Choapa al norte había sufrido los castigos inflingidos por los españoles desde la llegada de Almagro, Joan Bohon, Francisco de Villagra y Francisco de Aguirre hasta alcanzar la absoluta sumisión. Jorge Hidalgo en su estudio “Las Culturas Protohistóricas del Norte Chico” establece una población indígena de aproximadamente 20.000 individuos en esa época. (Figuras 1 y 2).

  • 2 Colección Documentos Inéditos de Chile. Tomo X pp 467 y Tomo XIX pp 170-183.

8Si comparamos esta información con la que señala Tomás Thayer Ojeda respecto al viaje que realizara Valdivia a La Serena en 1546, una vez fundada por Bohon, para nombrar Cabildo y repartir los indios entre 10 encomenderos (se excluye Valdivia), existe coincidencia solo con cuatro encomenderos entre uno y otro listado. Al parecer, la destrucción de La Serena en 1549 incidió en la recomposición de las encomiendas, como asimismo la muerte de Valdivia en 1553 y la llegada de García Hurtado de Mendoza. De todas maneras, entre 1550 y 1561 los vecinos encomenderos de la Serena eran ocho.2 Respecto al número de indios, la cifra debió ser mucho mayor en 1544 si se considera que la población ha sido afectada solo por los castigos de Almagro a su regreso al Perú.

9Los Encomenderos nombrados por Valdivia son:

  1. Pedro de Valdivia, quien se reservó para sí todo el valle de Coquimbo;

  2. Juan Bohon, el valle de Copiapó;

  3. Diego Sánchez de Morales, el valle del Huasco;

  4. Pedro de Cisternas, el valle del Choapa;

  5. Juan González;

    • 3 Thayer Ojeda,Tomás. Las Antiguas Ciudades de Chile.pp.41.

    Santiago Pérez o Lázaro Pérez, el valle del Huasco;3

  6. Juan de Oliva;

  7. Garci Díaz de Castro;

  8. Pero Esteban;

  9. Pedro de Léon;

  10. .Agustín de la Serna.

Figura 1: Pueblos de indios 1536-1544 (Regió de Coquimbo).

Figura 1: Pueblos de indios 1536-1544 (Regió de Coquimbo).

Figura 2: Mercedes de tierras concedidas 1544, 1549 Y 1558 (Regió de Coquimbo).

Figura 2: Mercedes de tierras concedidas 1544, 1549 Y 1558 (Regió de Coquimbo).

10Al comparar la lista de encomenderos y propietarios de tierras proporcionadas por Valdivia y Santillán, apreciamos una acelerada dinámica en el traspaso de la mano de obra indígena y en la ocupación de las tierras de los valles e interfluvios de la región.

11El establecimiento del sistema señorial conforme a premios, prebendas y regalías por servicios prestados al rey, se expresan en esta primera etapa de la conquista, mediante la concesión de las encomiendas que servirán como mano de obra en los lavaderos auríferos de Andacollo, luego al descubrirse las minas del Choapa, los desarraigos forzosos de los pueblos se hará más intenso y la población indígena será víctima de la sobreexplotación física, la malnutrición y las enfermedades, por lo que comenzará a disminuir drásticamente haciendo crisis en 1580. Uno de los procesos sociales que corre parejo con el crecimiento de la economía y el ordenamiento territorial es el repoblamiento con indígenas traídos desde el sur del Perú, la región trasandina de las provincias de San Juan, Cuyo y Mendoza, desde la región de la frontera mapuche y la isla de Chiloé, Península de Taitao y el golfo de Penas, además de la importación de negros desde Portugal, España y Africa mediante la trata de esclavos. Por ejemplo, en este repoblamiento regional del siglo XVI destaca un comerciante de los Países Bajos, Joan Valdovinos de Leyden, cuyas ganancias le permitieron comprar varias posesiones agrarias en el valle del Limarí.

12¿Qué ocurre con la concesión de mercedes de tierras a los conquistadores en el siglo XVI?

13Los valles del Copiapó, Huasco, Elqui, Limarí y Choapa, al igual que los pueblos de indios, son distribuidos entre los once y luego ocho primeros conquistadores-encomenderos. Por disposiciones en la legislación sobre mercedes de tierras, ningún conquistador puede ser propietario de un valle entero con las aguas corrientes sino solo de una parte, también quedan fuera de sus dominios las quebradas e interfluvios adyacentes a los mismos, denominadas estas últimas “tierras de pan llevar”aptas para sembrar trigo o aptas para criar todo tipo de ganados. Estas tierras reciben el nombre de estancias que, posteriormente, darán origen a las singulares comunidades agrarias del Norte Chico.

14La primera etapa que comprende el repartimiento de tierras, abarca aproximadamente el período de 1544 a 1580, y se caracteriza porque su demanda obedece a la satisfacción de la actividad minera, pues la explotación de las estancias está dedicada a la crianza de ganados y cultivo del trigo. Ambos rubros proporcionan cueros para trasladar metales, carnes secas o charqui para la alimentación de los indios, el trigo y el maíz para satisfacer la alimentación de los españoles. Las chácaras ubicadas cerca de las villas sirven para cultivar hortalizas y verduras, árboles frutales como el olivo para elaborar aceite y cosechar aceitunas, la crianza de animales domésticos como conejos, gallinas, patos, cerdos abastecen la cocina para preparar la comida cotidiana de los españoles y sirvientes de los señores.

15La ciudad de La Serena y su comarca fueron repartidas en su primera fundación–1544-entre 13 vecinos principales, cuya población total se elevaba a 40 cristianos al momento de su destrucción por los indígenas en 1549.

16La propiedad de la tierra, a la usanza europea, tiene un carácter individual o personal basada en la voluntad del rey para concederla, se constituye mediante títulos o mercedes sobre tierras realengas y demasías (tierras sobrantes), que con el correr del tiempo pueden ser obtenidas por herencia, dote, donación, compraventa, arriendo, medianías o inquilinaje. Este sistema de tenencia de la tierra es totalmente opuesto al de la sociedad aborigen que la concibe como de usufructo comunitario.

  • 4 CORFO. Geografía Económica. Tomo III pp. 20-25.

17La repartición de la tierra por parte de la Corona se realiza de acuerdo a la jerarquía del individuo que postula a ella y en mérito de sus servicios o nobleza. A los nobles caballeros la medida de la tierra se hace por Caballería, a los soldados se les entrega peonías.4

  • 5 Latifundio y poder rural en Chile en los siglos XVII y XVIII. Cuadernos de historia N° 1.U.de Chile (...)

18Tradicionalmente, se ha afirmado que la entrega de mercedes de tierras marca el inicio del latifundismo en Chile, dicha aseveración ha sido analizada y rebatida por Mellafe en dos estudios sobre la agricultura,5 en los cuales establece una evolución de la propiedad que tiene cuatro etapas denominadas: prelatifundio, latifundio antiguo, latifundio tradicional y latifundio moderno. Por su parte, los estudios de Mario Góngora, Armando de Ramón Folch y Alvaro Jara han establecido que luego del agotamiento de las arenas auríferas al finalizar el siglo XVI, y sin entrar en mayores detalles o caracterizaciones, se desarrolla el redescubrimiento de las tierras del valle central para la explotación agrícola y ganadera a escala exportadora, creándose un verdadero mercado de la tierra que permitirá el intercambio masivo de la propiedad de la tierra en Chile colonial.

  • 6 Hernán Cortés O. La Tasa del Oidor Hernando de Santillán. Instituto Historia. UCV.

19En el caso del Norte Chico, la gran propiedad agraria con abastecimiento de agua de los valles, se constituye desde el siglo XVI bajo el estímulo de las demandas del mercado interno que constituyen la guerra y las faenas mineras. La Tasa de Santillán nos muestra una clara funcionalización de la mano de obra indígena, mayoritariamente concentrada en los yacimientos auríferos como en las actividades agro-ganaderas y el servicio doméstico.6

20En párrafos anteriores hemos sostenido que la refundación de la ciudad de La Serena en 1549 por el gobernador Francisco de Aguirre, inicia el proceso de ordenamiento territorial de la ciudad, demarcando para el casco urbano las seis cuadras españolas de latitud y longitud para distribuir a los vecinos en retazos como solares, continuándose con el reparto de las tierras aledañas a la ciudad en forma de chácaras, huertas y dehesas y, más allá de este segundo anillo territorial, se adjudican las estancias o tierras para el ganado. Todas estas concesiones o mercedes deben ser ratificadas por el rey.

21Francisco de Aguirre recibió los valles de Copiapó y Coquimbo. Los otros conquistadores favorecidos fueron Garci Díaz; Diego Sánchez de Morales; Pedro Cisternas; Luis Ternero; Bartolomé de Ortega; Baltasar de Barrionuevo y el escribano Juan González. De esta forma las 151 leguas de extensión que comprendía el territorio fueron entregadas a 8 vecinos, a excepción de las tierras de los pueblos de indios, las que en el corto tiempo fueron transadas por ovejas. En 1562 Diego de Villarroel, sobrino de Aguirre, remata las tierras del Tambillo del Inga en Copiapó. Posteriormente, Villarroel hizo el traspaso a Juan González, quien lo cedió a doña María de Torres, esposa de Francisco de Aguirre. En 1575 el propio Aguirre compra las tierras de Morro Moreno a una cacica y en menos de 10 años las deja en condiciones de producir vinos y aguardientes, en 1580 las traspasa a su hijo menor por los cuidados y desvelos con que le atendía en su vejez.

  • 7 A.N.S. Not.L.S. vol. 1 y 4.

22Además de las propiedades del valle de Copiapó, Aguirre tenía las estanciashaciendas de Marquesa La Alta y Marquesa La Baja en el valle del Elqui, la primera dedicada a la explotación y manufactura del cobre, habilitada con galpones, canchas de acopio, fraguas y calderos. La segunda, para la crianza de ganados mayores y menores con todos sus aperos para fabricar cueros, charqui, sebo, molinos para fabricar harinas y frangollo. Asimismo, la plantación de viñas y olivos le permitía elaborar vinos y aguardientes para el consumo de la región, de la zona de guerra y para exportar al Perú. También debemos agregar las propiedades ubicadas en el valle de Limarí, como son las estancias de Tongoy en la costa, la hacienda de Limarí y la hacienda y el mineral de cobre de Tamaya. Por si fuera poco, en 1576 el gobernador de Chile don Rodrigo de Quiroga le hace merced de todo el valle de Ramadilla. La fortuna que logró amasar Aguirre como encomendero, agricultor, minero, comerciante, militar y político fue inconmensurable.7

23La repartición de grandes extensiones de tierras en la costa o los interfluvios de los ríos continúa, el Mariscal Ruiz de Gamboa con fecha 25 de Febrero de 1576 otorga la estancia de Talinay (no existe referencia a quien), Rodrigo de Quiroga en 1580, concede la merced de tierras, estancia de Fray Jorge a Francisco de Ortega. Esta propiedad aparece en 1741 bajo el dominio de don José de Morales y doña Rosa de La Carrera, que es a su vez colindante con la estancia de Tongoy cuyo dueño es Fernando de Aguirre y Riberos.

24El territorio del valle del Limarí fue entregado a las familias de los Cisternas; Galleguillos; Vega; Guerrero; Pastene; Fuica; Pizarro del Pozo y Cajal; Cortés Monroy, etc., y conservan sus propiedades en base a los enlaces matrimoniales entre ellos mismos. En el área de Limarí-Punitaqui don Pedro Pastene, hijo de Joan Baptista Pastene, se casó con una de las hijas de Francisco de Aguirre, recibiendo como dote la estancia de Limarí de dos leguas cuadradas de superficie, además de la hacienda de Rucapini cerca del pueblo de indios de Guamalata, los descendientes aumentan sus tierras con la estancia de Quiles y de Guallillinga, ésta última perteneciente primero a Valdovinos de Leyden. La tercera generación continúa acumulando propiedades como es la estancia de Tamaya y la estancia del Espíritu Santo, colindante con el valle del Choapa. Otro integrante de la familia Pastene adquiere la estancia de Tabalí y una parte de la estancia del Romeral.

25La desintegración de este gran latifundio comienza ante la imposibilidad de pagar los censos y préstamos para comprar las tierras o para invertir en las faenas mineras. Las deudas fueron contraídas con las Ordenes religiosas de la Merced y de la Compañía de Jesús, los mayores prestamistas del reino, quienes ante la morosidad arrastrada por años ejecutan las deudas sacando a remate las estancias. Así, en 1782 la estancia de Quiles, perteneciente a la familia de los Pastene es rematada en $ 7.500 de a ocho reales para pagar una deuda de $ 9.500 a favor de la Compañía de Jesús. Sus dimensiones eran extraordinarias, 10 leguas de ancho por 14 de largo con una superficie de 181.440 cuadras castellanas, abarcando desde el río Limarí por el norte hasta el cordón del Espíritu Santo por el sur, por el este desde el río Grande hasta el mar por el oeste.

26Otro gran propietario de Punitaqui fue don Pedro de Cisterna quien permutó la estancia de Punitaqui perteneciente a don Francisco Ortiz de Godoy por la de Chungungo. La estancia de Tabalí adquirida por Juan de Mendoza en 1600, la venderá en 1640 a don Diego de Morales quien consigue un préstamo a los mercedarios, la que es rematada en pública almoneda por don Gregorio Quiróz al no poder su dueño cancelar dicho crédito. La propiedad es entregada como dote a su hija de Quiroz al momento de casarse con don Antonio Barraza en 1680.

27Los pequeños propietarios tales como soldados, huérfanos y viudas también recibirán pequeñas mercedes en el lugar donde hubiere tierras vacas. El rey concede a doña Rosa Alarcón una merced de 800 cuadras, que posteriormente vende a la familia López Araya.

28Durante los sucesivos procesos económicos del período colonial las transacciones agrarias son permanentes y, en la medida que aumenta la población en los predios, se irán subdividiendo en pequeños pedazos de tierra. En 1718 don Francisco Antonio de Loza vende cuatro partes de su estancia que tenía en el valle de Punitaqui por un valor de $ 400 de a ocho reales, y que deslindan por el norte con la estancia de Salala, por el poniente con la estancia de los Escorza y por el sur con el cerro de Punitaqui y los herederos de López Araya. En 1770 se vende un pedazo de tierras de 40 cuadras, la estancia de Peñablanca ubicada en el valle de Carvajal al precio de $ 80,00.

29Un litigio de deslindes acaecido en 1823 obliga a marcar los deslindes de tres estancias de la costa en el valle del Limarí, ellas son Talca, La Sebada y Talinay. La primera corre por la quebrada de las Cachinas que colinda con la estancia de la Sebada y con el nacimiento de la quebrada del Arranyancillo, cuyas vertientes limitan por la parte norte con la estancia de Talca y por el sur con Peñablanca, luego la cumbre del cerro Comorro, siguiendo la cuchilla del Arranyancillo, sus vertientes dividen las estancias de Talca y Talinay hasta llegar al portezuelo de Talinay en la parte sur del camino real.

30En el valle del Choapa, si bien es cierto existe muy poca información documentada y explícita sobre lo que allí aconteció, podemos decir que gracias a la riqueza minera aurífera que atrajo a los españoles desde los inicios de la conquista, durante el gobierno de García Hurtado de Mendoza se descubrieron los lavaderos de oro de Choapa. Diego de Rosales dice que desde estos yacimientos se sacaron más de un millón doscientos mil pesos en 1561. Uno de los encomenderos favorecido por estas riquezas fue don Gonzalo de Los Ríos, pues percibía de sus indios de diez a doce mil pesos anuales. Los litigios por la mano de obra indígena eran frecuentes, tenemos el ejemplo de doña Esperanza de Rueda, viuda de don Jerónimo de Alderete y casada en segundas nupcias con el conquistador Pedro de Miranda, contra Juan Godínez por unos indios heredados de su primer marido en Choapa. El encomendero y propietario Juan Godínez, compañero de Valdivia, recibió encomiendas y mercedes de indios en el Choapa, se casó con doña Catalina de La Cueva y ambos fueron los primeros propietarios de la gran hacienda del Choapa.

Las estancias de la costa

31La estancia de Conchalí y Chigualoco, actuales haciendas de Conchalí, Agua Amarilla, Millahué y Huentelauquén. El primer propietario con registro es el conquistador Francisco Hernández Ortiz, venido a Chile en 1575, casó con la hija de Pedro Cortés y recibió una merced de tierras en 1600, “que hay desde el río Conchalí al río de Choapa y desde la travesía de la Mar hasta Mincha”, la que luego pasó en herencia a su hijo Cristóbal (1628), dividiéndose en 1672 entre los hijos de éste y, posteriormente en 1710, será reunificada por la viuda María Magdalena Arqueros. Ella inicia un pleito con Bartolomé Rojo, el propietario de la estancia de Mincha, en la ribera sur del río Choapa, litigio que heredaron los comuneros de Mincha Sur y Tunga Sur. La estancia queda en manos de Pedro Pizarro Arqueros, natural de Sotaquí quién al fallecer en 1761, deja tres estancias en el Choapa: Quebrada del Negro y Conchalí y la estancia de Chigualoco. La estancia de Huentelauquén pertenecía en 1761 a don Francisco Astaburuaga y Echeverría, quien falleció en 1783. José Tomás Echeverría y Azcarate es dueño de la estancia de Conchalí en 1795.

Las Estancias de Mincha, Tunga y Atelcura

32El año 1605, el gobernador Alonso García Ramón, concede la estancia de Mincha al capitán Juan Alonso de Ahumada, la que comprendía toda el área del valle del Choapa desde la quebrada de Painiquielén por el poniente, hasta deslindar con la estancia del Choapa por el oriente, vale decir, la junta de los ríos Illapel y Choapa (Coyuntagua). Por la ribera sur abarcaba las tierras que hoy conforman las comunidades de Tunga y Mincha sur y, por la ribera norte, todas las tierras comprendidas entre las comunidades de Mincha y Tunga norte inclusive, internándose hacia Atelcura y Agua fría. En 1709 sale a remate la estancia de Mincha para cubrir los censos y capellanías adeudadas al convento La Merced de Santiago. Fue adjudicada a la iglesia catedral de Santiago y enajenada de inmediato en don Alonso Pastor. La estancia de Mincha es loteada por primera vez en tres estancias: Mincha, Tunga y Agua Fría. Este fue el punto de partida de las actuales Comunidades Agrícolas del Choapa, debido a que estas propiedades paulatinamente se van subdividiendo entre los herederos, conservándose como bien común las tierras altas de secano que no se pueden subdividir y que sirven para la crianza de ganado menor y siembras de rulo. Las tierras de riego que, generalmente, se extienden entre el camino que bordea serpenteando las serranías y el río se subdividen en pequeñas propiedades. Los comuneros conservan con orgullo la memoria familiar, sus tradiciones y el hecho de ser descendientes de los primeros conquistadores e hijosdalgos de España, por cuyos servicios el rey les concedió estas mercedes de tierras.

33Un análisis pormenorizado sobre la subdivisión de la tierra de la estancia de Mincha, que dará origen a las comunidades del Choapa, nos revela que luego de la subdivisión de 1709 el Alférez Bartolomé Rojo, adquiere de la Iglesia catedral de Santiago todas las tierras que actualmente comprenden las comunidades de Mincha norte y Mincha sur, cuyos deslindes son de una y otra parte del río Choapa, la quebrada de Guelchuguallén hasta la quebrada de Runi, por el lado norte lindan con tierras del capitán Agustín de Jorquera y los deslinda la loma que baja del cerro de Guayecura, hasta el cerro Mincha y las vertientes del cerro Guayecura, que caen a la quebrada de Runi que deslinda con el capitán Diego de Valencia y, por el sur deslindan dichas tierras con la quebrada de Pyniquelén hasta la punta del cerro del Lobo.

34La estancia del Capitán don Diego de Valencia comprende las comunidades de Tunga norte y Tunga sur, deslindando hacia el poniente con las estancias de don Bartolomé Rojo, al oriente con la estancia de Choapa del Comisario José Valeriano de Ahumada, al sur, se supone, con la estancia de Choapa y al norte, con las tierras de don Agustín de Jorquera.

35La estancia del capitán Agustín de Jorquera está ubicada al norte de las comunidades de Mincha norte y Tunga norte, vale decir Atelcura, Agua Fría, el Arrayán y tierras adyacentes que pasan a denominarse estancia de Atelcura. Uno de sus hijos heredó las estancias de Atelcura y Agua Fría quien a su vez en 1781, las deja en poder de sus hijos partiéndose por partes iguales.

La estancia de La Canela

  • 8 Serey Cortés, Arturo. Illapel Crónicas históricas, pp 68-76. Illapel 1988.

36Tuvo su origen en una merced concedida por el gobernador Alonso García Ramón alrededor del año 1607 a un descendiente del conquistador Francisco de Aguirre. A este Aguirre le corresponden las tierras que por el sur limitaban con el río Choapa, por el norte con el Totoral, por el oriente con la sierra del Llampagni y por el poniente con el mar. Este permutó una parte de sus tierras con don Pedro Cortés y Monrroy, quien a su vez vendió una parte ubicada al sur de la estancia a don Juan de Ahumada. En 1739 doña Magdalena Zabala, propietaria de la estancia, la subdivide entre sus dos hijos. A don Diego Cortés y Zavala le correspondió la estancia de Canela La Alta y a don Pedro Cortés y Zavala la estancia Canela La Baja. Los descendientes de ambas propiedades dieron origen a las comunidades de Canela Alta y Canela Baja. (Doña Magdalena fue casada con don Pedro Cortés y Riveros, encomendero del pueblo de Guana, dueño de la Estancia de Piedra Blanca situada entre los cerros de Llampagni y el Colorado8.)

37La familia de Los Ríos obtuvo por merced nuevas tierras en 1615, las estancias de Tilama y Pupío por mandato del gobernador Alonso de Rivera.

38Podemos afirmar sin temor a equivocarnos que durante esta primera etapa de la historia económica de la región del Norte Chico, el desarrollo de la propiedad agraria está en directa relación con la red de explotaciones mineras desplegadas en el territorio durante toda la Colonia y la República Novocentista. En la Colonia, los yacimientos auríferos comprendían los asientos de Andacollo y el Choapa, descubiertos en 1559. Igualmente en el Choapa se explotaba oro en Chigualoco, Agua Fría, Mincha, Atelcura, la Placilla, Nuestra Señora, Espíritu Santo y el Maray. En el valle de Elqui la actividad minera se concentra en la explotación del cobre en los asientos mineros del Brillador, los Choros y la Higuera. En el valle del Limarí radica en el mineral de cobre en los asientos mineros de Tamaya, Punitaqui, Quiles, Tulahuén, Combarbalá, Llampagni, Llaguin, cerro Colorado, en los cuales se explotaban indistintamente el cobre y el oro.

  • 9 A.N.S. F.A.J.L.S. leg. 15. fs. 213.

39Un fenómeno telúrico acaecido en la ciudad peruana de Arequipa entre los años 1600 y 1604 incidirá muy favorablemente en el crecimiento y desarrollo del mercado agrario, pues obligará a las autoridades a iniciar obras de regadío para ampliar las tierras cultivables. La región de Arequipa sufrió los embates de dos terremotos sucesivos, destruyendo el sistema de regadío de la región, catástrofe que incidió en la baja de la producción y la calidad de vinos. La baja de la producción peruana será suplida, en parte, por la región del Norte Chico. Sin embargo, existen otros antecedentes que permitirían aseverar que el proceso de expansión de tierras bajo riego se inicia tempranamente en el valle de Elqui, siendo los estímulos el crecimiento de la población, las demandas del territorio en guerra y la demanda de mercados externos. De una u otra manera, en el año 1575 se justifica la construcción de nuevas acequias “pues la antigua es insuficiente para el normal abastecimiento de agua” y la acequia antigua permanecerá en servicio hasta el año 1624. La bocatoma estaba ubicada más arriba de Marquesa la Alta y su constructor fue don Francisco de Riberos y Aguirre.9

40Este período histórico culmina con las Mensuras de Ginés de Lillo, en un intento por conocer la verdadera situación de la propiedad en el reino de Chile, mediante un relevamiento catastral de todas las mercedes de tierras entregadas a los conquistadores. La Corona pretendía por una parte, cuantificar las tierras de realengo y vacantes, como también restaurar los verdaderos deslindes de las propiedades o en su defecto, cobrar los derechos de composición para regularizar los títulos. De todas maneras, una y otra acción permitía a la corona recuperar sus derechos o el dinero para sus arcas.

El Desarrollo de un Mercado Agrario Productivo en el Siglo XVII y XVIII

  • 10 Amunátegui Solar, Dgo Un soldado. pp59-60.

41La situación de la propiedad agraria en el Norte Chico al iniciarse el siglo XVII la podemos visualizar a través de uno de los conquistadores más relevantes de Chile, don Pedro Cortés Monroy, quien pese a sus brillantes y connotados servicios militares, no recibe los premios que le correspondían por la altura de sus méritos. Una encomienda de 20 indios desterrados es la primera merced por 16 años de servicios militares, felizmente se casa con doña Elena de Tobar Cisternas, hija del General Pedro de Cisternas, encomendero y estanciero del valle del Choapa, quien recibe una dote de 12.000 pesos. Pese a que en 1578 se le concede una encomienda por valor de 2.000 pesos, la escasez de indios era tan grande que en 1603 aun esperaba vanamente que la concesión fuese efectiva. Otro tanto ocurre con la posible entrega de alguna merced de tierras, ni su suegro ni los gobernadores insinúan la posibilidad de ser acreedor a algunas cuadras de tierras. En 1604 Alonso de Ribera, antes de dejar su cargo de gobernador y en vista de los servicios prestados a la Corona le hace merced de 800 cuadras de tierras donde las hubiere en el valle de Limarí “...en el río arriba de Sotaquí, que se llama Huana, donde al presente están asentados los indios del dicho Maestre de Campo, dos leguas donde el capitán Juan Valdovinos de Leyden tiene los suyos”...10. Este último había recibido la merced de manos del gobernador García Ramón el año 1600, pues solicitaba tierras de reparto para su ganado y estas tierras estaban ubicadas desde las vertientes de la quebrada el Teniente hasta el mar y, por el arreo desde las minas de aquí hasta las del Espíritu Santo, veinte leguas de la ciudad de La Serena y diez leguas del valle del Limarí.

42En el año 1607 Cortés Monroy se retira del ejército, trasladándose a La Serena portando un permiso para iniciar una explotación minera de cobre, según consta en el documento extendido por el Presidente Jaraquemada, posiblemente el mineral de Brillador. Aquí se reitera la relación de dependencia económica entre la minería y la propiedad agraria, pues la posesión del asiento minero demanda gran cantidad de alimentos y ganados por lo cual solicita y le es concedida en 1612, una nueva merced de tierras por cantidad de 2.000 cuadras de tierras “...que están a las espaldas de las Minas de Madre de Dios, mirando a la cordillera poco más de dos leguas de un esterillo, que hacen unos totorales que corren hacia la cordillera, y junto a un cerro muy alto en derecho de las Minas de Madre de Dios...”.

43El tercero de los hijos de don Pedro Cortés, don José Francisco Cortés Cisternas, era encomendero en “primera vida” de los indios del pueblo de Diaguitas y estanciero en Rivadavia, pues casó con doña Catalina Ortiz de Carabantes, heredera de la encomienda de su padre y de la mitad de la estancia de Rivadavia, ocurrido en 1628. Siguiendo la línea de herencia de don Pedro Cortés Monroy, su hijo menor es Gregorio Cortés y Cisternas, dueño de la chacra Los Cerrillos en el valle del Limarí y de una viña en Elqui, y en la misma línea sus herederos son dueños de la estancia del Cobre en Lagunillas de la Punta (Punta de Teatinos) y de la mina Brillador en La Serena. Una de las hijas de don Gregorio obtendrá por vía del matrimonio la estancia Hornillos del Totoral en las serranías del sur del río Limarí. En la familia quedan también por vía dotal la estancia de Andacollo. En otras palabras, hacia 1620 y a partir de las vinculaciones matrimoniales de los descendientes de los conquistadores como Aguirre, Cisternas, Cortés, Mendoza y otros, llegaron a constituirse en las familias más poderosas de la región, concentrando en sus manos la mayor parte de las grandes propiedades, cargos políticos y militares, mercedes y privilegios, es decir, el Poder Regional. La base de las vinculaciones sociales y económicas estuvo centrada en la posesión de la tierra.

44Para la sociedad regional colonial la tierra no solo alcanzó su valor por la adecuada integración de los varios factores existentes para hacer su explotación más racional y lucrativa, sino porque al alcanzar su propiedad las correspondientes significaciones económicas, otorgó también otras valoraciones de carácter social e ideológicas imposibles de cuantificar. En este sentido radicó el particular sello y estilo de la elite regional y ninguna familia escapa a esta singularidad. El alcanzar la propiedad agraria fue un requerimiento de poder y status y para ello se estructuraron y pusieron en funcionamiento los mecanismos descritos: mercedes de tierra, dotes, compra, venta y donaciones.

45Si continuamos el análisis de la acumulación de la tierra en manos de una familia y siguiendo la línea de los primogénitos, don Pedro Cortés y Cisternas, a la muerte de su padre heredó las encomiendas en “segunda vida” más las tierras de 800 cuadras de Huana, junto a otras 600 de su propiedad ubicadas en la confluencia de los ríos Huana y Combarbalá, concedidas en 1607 por García Ramón, se le agregan en 1606 una faja de dos y media legua de ancho desde el cerro Llampagni hasta el cerro Colorado, entre el valle del Choapa y el de Limarí. Además se le añaden 1.000 cuadras en 1617 en los términos de la ciudad de La Serena o “...donde las hubieren vacas, juntas o divididas, en el valle de Guamasca y Quichiguel que lindan con el río arriba que viene de Cogotí y Combarbalá, por una parte y de otra, del dicho río como vamos al sitio que llaman de porquerillos, y frente a la cordillera por el camino que va a las minas de Madre de Dios...”. Su matrimonio le va a reportar la estancia de Quilacán en el valle de Elqui.

46La estancia de Quilacán nos permite conocer el proceso dinámico del mercado agrario en la región. La propietaria en 1589 era doña Mariana de Aldana, quién vende a don Alonso de Torres, vecino de la Serena cuyas tierras lindaban con las del capitán Miguel de Silva y tierras de ejidos de la ciudad y, por el sur con tierras de Juan de Cristóbal Gonzalo. Posteriormente, el dueño de Quilacán fue don Francisco de Ortega, quien además fue uno de los primeros dueños de la estancia de Fray Jorge ubicada en la desembocadura del río Limarí, en el siglo XVI.

47El heredero don Pedro Cortés y Riberos obtiene en 1651 para crianzas y labranzas, una merced de 1.000 cuadras de tierras en las demasías de dos pueblos, Guana y Guanilla y en el de Leyton y Porqueros. Una revisión de los deslindes nos muestra que prácticamente todas estas tierras figuran como estancias y pertenecen a distintos dueños, en el caso de Porqueros, una vecina es doña María Tapia, en otro linda, por la costa, con la estancia de don Miguel de Abanussa y con el capitán Pedro de Ahumada.

48La Compañía de Jesús, que llega hacia 1678 a la región de La Serena, inicia la compra de tierras mediante el remate o la compra directa, así es como la estancia de la Punta (del Teatino) perteneciente a los Cortés y Riberos, pasa a poder de los jesuítas junto con la estancia del Arrayán y la estancia de Buenos Aires ubicada hacia el norte de La Serena. Anexarán también, por merced real, 2.000 cuadras de tierras en Peralillo en el valle de Elqui y, por ejecución de una deuda por 4.000 pesos de a 8 reales, la estancia de Quiles, Rucapini y Limarí ubicadas en las riberas del río Limarí, perteneciente a los herederos de Juan Baptista Pastene, Capitán de la Mar Océano del Sur de Pedro de Valdivia. La estancia de Limarí tenía dos leguas cuadradas de superficie y contaba con obrajes de calderería, jarcia, molino y viñas que habían pertenecido al gobernador Francisco de Aguirre y dada como dote a su hija María de Aguirre.

49El primogénito de Pedro Cortes Riberos y doña Magdalena Zabala, hereda de su padre las encomiendas de Atelcura, la chacra de Quilacán, sus estancias y haciendas de Guanilla, La Laja en Ovalle y la estancia de Piedra Blanca en el valle del Choapa, además del asiento minero de cobre en los Choros y otras actividades mineras y comerciales. Su fortuna le permite comprar la estancia de Monterrey a don Gáspar Marín y Godoy, que posteriormente se la devuelve por el mismo valor. Su casamiento con doña María Bravo de Morales le reportó la hacienda de Copiapó, la chacra de Cutún con el asiento minero de Talca y la estancia de Lagunillas. Luego heredó de su suegro la estancia de Pangue, vendida posteriormente al Maestre de Campo don José de Bega y Mendoza, ubicada en la cuesta las Cardas que linda con la estancia de Camarones y la estancia de Caldera. Por vía de la herencia de su esposa se agregan las tierras de Tambillos y Pan de Azúcar, estancia de la Cuesta, más tres títulos de tierras en el Huasco. En 1697 el rey le concede el título de Marqués de Piedra Blanca Guana y Guanilla, pagando la suma de 562.500 maravedíes. En 1713, su descendiente, don Pedro Cortés y Zavala agrega más posesiones y el título de Marqués. Con el deceso del primer Marqués y sin herederos directo, se produce un paulatino desmembramiento de la gran propiedad, la cual pasa a manos de las órdenes religiosas, familiares y allegados.

  • 11 A.N.S. R.A. yol. 912.

50En 1617, Alonso de Ribera concede una merced al capitán Lope de Estrada, vecino corredor de La Serena “...que son tierras de labranza y crianza baldías y sin dueño y son unas aguadas y quebradas que llaman los Maytenes y Arrayanes que deslindan por la parte de arriba con el Arrayán, tierras de don Antonio Chacón, por abajo con Cochaco salen las quebradas al río Salala, sendero de un cerro que se llama Manque un poco arriba del camino real que viene a Santiago y la otra quebrada y aguada, es una legua del cerro Punitaqui que se llama Pichén donde hay muchos arrayanes y a tres leguas del ganado del capitán Valdovinos sale la quebrada al río Salala”.11

51Otro caso en el cual queda representado el proceso de acumulación de tierra por parte de españoles avecindados en la región en el siglo XVII y XVIII, vinculados a través del matrimonio queda perfectamente representado en la familia de los Pastene. El primero de sus integrantes llega a la región hacia 1598 y hacia 1710 esta familia registra casas y morada en la ciudad de La Serena, edificada y plantada la chacra de Coquimbo con todas sus tierras, entradas y salidas, usos y costumbres y todos los aperos, ganados, mayores y menores, a más de lo plantado, una viña en el valle de Elqui con todas sus tierras; Una estancia llamada el Carrizal con todas sus tierras entradas y salidas, bodegas y vasijas, con su molino y demás aperos; Una hacienda en el valle del Limarí con todo lo edificado y plantado en ella, con molino, curtiduría, fragua, una viña, bodegas, tierras, aguadas, entradas y salidas, usos y costumbres, ganados mayores y menores y todo lo que hubiese de siembras; La hacienda de Tamaya con su viña, ganados mayores y menores, con todas sus tierras y aguadas; La estancia de Quiles con todas sus tierras, entradas y salidas, usos y costumbres y los ganados mayores y menores que se hallasen en ella; La estancia de Espíritu Santo con todos sus ganados mayores y menores además de sus aperos; Las minas de cobre del Brillador con todos los ganados mayores y menores, herramientas y aperos para su fundición de cobre; La estancilla de Tamarca con sus aguadas, tierras entradas y salidas, usos y costumbres ubicada en el valle de Elqui, y la hacienda de Guallillinga. Este es el basamento territorial de la fortuna de una familia del siglo XVII. El modelo se reproduce en toda la elite de la región. (Figuras 3 y 4).

  • 12 Entre 1818 y 1824 el Intendente Regional, Gregorio Cordobés, procederá en esta región a mensurar la (...)

52Entre 1709 y 1711, nuevamente la Corona trata de conocer la situación de las propiedades agrarias mediante la realización de un nuevo catastro, el cual es rechazado por la mayor parte de los propietarios u ocupantes ilegítimos de las tierras realengas o de los indios. Pese a la resistencia y a la gran cantidad de litigios acumulados en la Real Audiencia y en los Cabildos, se inician las mensuras de las tierras del Norte Chico. Los datos permiten cuantificar la disminución de la población indígena con la subsecuente declaración de tierras vacas, las que en público remate serán adjudicadas a los nuevos hombres de negocios. Este procedimiento perdurará hasta los inicios de la República con el advenimiento del Estado Nacional12.

53En el siglo XVII, las huertas primitivas, chácaras y tierras de pan llevar son insuficientes para satisfacer la demanda externa e interna. Según el historiador Marcelo Carmagnani, en los valles del Norte Chico, los cultivos trigueros se habían desarrollado al compás del desenvolvimiento de la minería, pero pasado el primer tercio del siglo se constata un incremento triguero, lo que plantea un vuelco en la economía regional, es decir, una transformación de la economía mineroganadera a una economía minero-agrícola. Pero la agricultura no solo tiene como producto principal el cultivo del trigo, sino que también otro producto muy necesario en las explotaciones mineras; la producción de vinos, aguardientes y pasas. Testimonio de este proceso de cambio se aprecia hacia 1624, cuando en los documentos judiciales se comienza a hablar de los “señores de las viñas”, a propósito de un litigio entre los productores y consumidores de vinos y aguardientes. Los primeros, además de subir los precios en forma desmesurada, venden los caldos sin la maduración necesaria, lo que provoca enfermedades y muertes entre la población, incluso se dicta orden de detención, cárcel y multa para los transgresores usureros. En la lista de demandados están los grandes dueños de tierras de la región.

54Respecto al cultivo cerealero, entre 1620 y 1690, las haciendas del Norte Chico se han dedicado en gran parte al cultivo de sementeras de trigo, coincidentemente con ello los testamentos denuncian gran cantidad de “molinos para pan”. Los inventarios ubicados en los archivos Notariales y Judiciales de La Serena registran la existencia de bodegas para almacenar los granos y otras especies.

Figura 3: Dinámica de la propiedad rural entre 1560-1699 (Región de Coquimbo)

Figura 3: Dinámica de la propiedad rural entre 1560-1699 (Región de Coquimbo)

Figura 4: Dinámica de la propiedad rural en el siglo XVIII (Región de Coquimbo)

Figura 4: Dinámica de la propiedad rural en el siglo XVIII (Región de Coquimbo)
  • 13 Carmagnani Marcelo. El Salariado minero, pp 37.

55Se presenta aquí una diferencia con el desarrollo de los cultivos de trigo de la zona central, en donde la demanda externa gatillo su crecimiento y no la actividad minera. En esta época el Norte Chico se convirtió en una zona abastecedora de cereales para la región peruana y zona central hasta aproximadamente 1720, pero la excesiva demanda externa deja sin abastecimiento a la sociedad regional, escasez que aumenta con los desastres naturales provocados por la sequía, pese a todos los esfuerzos por ampliar los territorios cultivables talando la vegetación y construyendo canales, utilizando las terrazas cercanas a los ríos y desecado de los terrenos pantanosos. Estas innovaciones tecnológicas no pudieron superar el problema, pero proyectó a la región como la mejor cultivada del país. Debido a esta situación, el Norte Chico tuvo la obligación de abastecer de trigo y otros productos agroganaderos a todos aquellos distritos incapacitados para autoabastecerse, como sucedió con Copiapó.13

  • 14 A.N.S. F.R.A. VOL 371 FJS 77.
  • 15 A.N.S. F.R.A. vol. 371 fjs66-90.

56En el siglo XVIII la nueva expansión de la minería aurífera determinó un aumento poblacional y con ello aumenta la demanda de trigo y ganado. El Cabildo de La Serena, ante el desabastecimiento de trigo para el consumo interno establece la prohibición de exportar dado que en 1692 se inicia un período de malas cosechas por la escasez de agua y por las ingentes exportaciones al Perú debido a los mejores precios lo que provoca un déficit en el abastecimiento de pan. Esta prohibición pena con 200 pesos a los productores y con 2.000 pesos a los comerciantes y dueños de barcos, pudiendo solo abastecerse de harina y bizcochos para alimentar a la tripulación.14 En 1698 ante el grave desabastecimiento que afecta a la población, el Cabildo de La Serena mandó construir molinos de pan y prorratear todo el trigo encontrado en los valles de Coquimbo.15

  • 16 Espejo.J.L. Generaciones pp 41.

57Durante los primeros treinta años del siglo XVIII se aplicaron políticas restrictivas en el Norte Chico, llegando a establecerse el sistema de doble precio para la venta del cereal, es decir, un precio para la exportación de alto beneficio y otro de mercado interno, ajustado al precio tradicional del trigo.16 La crisis por el desabastecimiento triguero en Chile obliga a las autoridades a cesar las exportaciones al Perú.

58En cuanto a las viñas, hacia 1735 reinician una recuperación de las superficies plantadas y ya en 1790, la producción agrícola regional de vinos y aguardientes alcanzaba las 40.000 arrobas de vino y 5.000 arrobas de aguardiente.

59La minería como un factor de estímulo hacia la expansión del mercado agrario nuevamente se hace presente al comenzar el siglo XVIII, los nuevos descubrimientos de oro en el Teniente; Talca (Limarí); Talinay; Chamonate; Chachoquín; Potrero Seco y otros yacimientos (Copiapó y Huasco), la nueva acumulación de capital y la demanda de mayor cantidad de alimentos y animales para las recuas de transporte hacia el sur, el norte y la región trasandina obligan a mensurar nuevamente las tierras para reconocer las realengas de los privados y establecer los verdaderos deslindes para iniciar el proceso de composición de las propiedades.

60A lo largo del siglo XVIII la minería del oro, el cobre y, en menor escala la plata, mantienen el crecimiento y el desarrollo socioeconómico regional pues estas actividades permitieron vincular el Norte Chico directamente con España, Perú, Francia e Inglaterra. Se estima que entre 1786 y 1795 el 54% del cobre que exportaba Chile salió desde el Norte Chico. La agricultura no se queda atrás, Chile enviaba al Callao cobre, vino, sebo y cueros por valor de $ 72.125. Los cordobanes de la región eran transados en $ 12.000 anuales. Para satisfacer el mercado interno cada año se mataban en la región de Coquimbo 3.000 a 4.000 vacas y las cecinas, grasa y sebo se consumían en La Serena, Huasco y Copiapó, quedando un excedente de charqui y de cecinas que se enviaban a Santiago. También se mataban entre 16.000 y 20.000 chivatos y cabras, llevándose sus pieles en pelo a Maule en donde eran beneficiadas para cordobanes y posteriormente se enviaban a Santiago para el teñido.

61Uno de los hechos históricos más relevantes que se viven en Chile y que afecta todas las estructuras del país es la expulsión de los jesuítas en el año 1767. Desde la perspectiva económica, todo el complejo agrario, industrial, minero y comercial levantado por la Compañía de Jesús en noventa años, es destruido en menos de diez, la imposibilidad de comprar las estancias y haciendas en su valor real de producción conduce a la adjudicación por arriendo con compromiso de venta a varios particulares, que sin un dominio de la planificación administrativa y sin los métodos y técnicas de producción que solo los jesuítas manejaban, fracasan una y otra vez, deteriorándose las tierras, los bienes muebles e inmuebles. Al cabo de veinte años la mayor parte de las propiedades jesuítas estaban en la más completa ruina, rebajándose su valor a precios ínfimos. Las estancias de los jesuítas ubicadas entre Copiapó y Vallenar son vendidas a muy bajo costo, lo mismo ocurre con las estancias del Romeral, La Punta de Teatinos, la hacienda de la Compañía en Elqui y la estancia de Quiles en Punitaqui (Limarí).

  • 17 A.N.S. A.C.G. Vol 475

62Los remates de las tierras de los jesuítas vienen a reforzar una tendencia que se aprecia en la región y que se encuentra muy bien documentada en los archivos notariales y judiciales, esto es el acopio de tierras por parte de algunos empresarios de antiguas familias de la zona. Este proceso se inicia más o menos alrededor del año 1750, ante un nuevo ciclo de desarrollo de la minería. A esta fecha la Corona trataba de regular la extensión de las grandes propiedades mediante la Ley de Títulos de Tenencia de Tierras, las cuales no debían sobrepasar las doscientas cuadras. En la región de Coquimbo el cargo de Subdelegado Agrimensor lo ejerce el Maestre de Campo don Francisco de Fuyca y Aguirre, su reemplazante en el año 1754 es el Maestre de Campo don Joseph Antonio Gaviño y Sereno, quien recibe la orden de apremiar a los hacendados a que en conformidad a los bandos publicados, corrijan los títulos en cuya virtud gozan las tierras “...si resultaren baldías y pertenecientes a la Real Corona, las medirá separadamente, pregonará y tasará por personas inteligentes y desapasionadas. Todos deben concurrir a los juzgados a mostrar sus títulos o serán declaradas por vacas las tierras que gozaren”.17 Una pequeña revisión del sector del río Limarí en su curso medio arroja cerca de 30 propiedades en forma de estancias y haciendas.

63La habilitación de diferentes estructuras productivas al interior de las estancias y haciendas, tales como trapiches de moler metal, molinos de trigos; tenedurías y curtiembres para faenar cueros; fraguas y calderas para forjar herramientas; puertas y ventanas de hierro; máquinas y encatrados para telares; bodegas y bodegones para almacenar los granos y frutos secos; asientos mineros para fundir metales; estructuras de alambiques; ollas y fogones para destilar aguardientes y procesar los vinos; construcciones para la arriería y el transporte, etc., van generando un valor agregado a las unidades agrarias de tal forma que su valor se incrementa cada vez más, esto permite hipotecar las tierras por dinero de contado, el que es usado para ampliar las mejoras y emprender nuevos negocios o invertir en la actividad minera. Esta última actividad incide en la ruina de los propietarios, pues el incierto éxito en los descubrimientos o la baja ley de los metales, obligan a hipotecar las tierras o a pagar las deudas sacando a remate sus propiedades. En el valle de Elqui la propiedad inicia una fragmentación temprana de tal magnitud, que a fines de la Colonia existen muy pocas grandes propiedades.

64Al comenzar el siglo XIX, varios propietarios del valle del Limarí, Elqui y Choapa deben vender sus tierras al mejor postor. Otro factor que influye en el traspaso o enajenación de las tierras es el efecto de las largas sequías que azotan la región o bien, las lluvias torrenciales y los consiguientes desbordes de los ríos y aluviones de las quebradas que dejan a su paso una estela de cosechas perdidas, árboles arrancados de cuajo y animales muertos. Otro suceso que determina muchas veces la transferencia de la propiedad es el deceso del jefe de familia ya que los bienes y propiedades, al quedar en manos de albaceas, se deterioran rápidamente provocando la ruina de muchas familias. Lo mismo ocurre cuando solo quedan mujeres como únicas herederas pues al no estar habituadas a llevar los negocios familiares, pronto son víctimas de personajes inescrupulosos o cónyuges que dilapidan las fortunas o realizan malas inversiones. Otro factor que influye en el inicio de un nuevo proceso de desintegración y reconstrucción de la gran propiedad agraria es el proceso de independencia. La aparición de un nuevo sujeto histórico en el escenario socioeconómico regional y nacional, influirá extraordinariamente en la constitución de la propiedad agraria en el Norte Chico: el empresario extranjero.

Propiedad, Modernización y Expansión Agraria en el Siglo xix

  • 18 ANS. NLS VOL 70. FJ 3-5.1823
  • 19 ANS NLS VOL 72 FJ 22 1826
  • 20 ANS JLS LEG 173 P.4
  • 21 ANS NLS VOL 56 FJ 519-522
  • 22 ANS JLS LEG 73 Y LEG 173

65A partir de 1815 comienza un nuevo proceso de transferencia de la tierra hacia los nuevos propietarios sean estos comerciantes, militares, políticos o empresarios mineros. Por ejemplo, las estancias de Tongoy y Tongoicillo fueron vendidas por Félix Ventura Marín a don Juan Munizaga, próspero empresario minero, en la cantidad de $ 4.000, de los cuales $ 3.000 fueron de contado y el resto quedaron para una capellanía a favor del presbítero Rafael Bachiller.18 La estancia de Tongoy fue vendida por José Cisternas el año 1826 a Munizaga en un valor de $ 4.000, de los cuales se cancelaron $ 2.000 al contado y $ 1.700 a favor del santuario de Andacollo.19 Estas propiedades se destinaron a la crianza de animales, en 1847, ambas estancias eran tasadas en $ 20.826.20 También se agregan las estancias del Tangue, la estancia de Cerro Colorado, la estancia del Canelo o Camarones y la estancia de Chingoles ubicada en Huasco.21 Se agregan otras haciendas en el valle de Elqui, en 1819 Munizaga compra la hacienda Saturno, conformada por varios potreros, ranchos con distintas funciones, secado de charqui, sitio de matanza, secado de cueros, trapiche, buitrón, molino y una fragua. El ganado tenía un valor de $ 14.900 y la hacienda con todos sus aperos $ 109.001.22 Otra hacienda fue Altovalsol, heredad secular de los Pastene que se conservó hasta el año 1918, que contenía un olivar con 1.061 olivos más trapiches y cuyo valor total en 1847 era $ 129.630 y los animales $ 11.482. La hacienda de La Florida y de Marquesa La Baja destinadas a la crianza de ganados pasaron de las manos de los Aguirre a los Munizaga. El ejemplo de cómo los capitales mineros fueron invertidos en el mercado agrario, también se verifica en uno de los nuevos empresarios de la minería del cobre, don Carlos Lambert, quien creó cinco grandes haciendas y construyó canales para colocar estas tierras bajo riego.

66Un caso emblemático es lo que ocurre en el valle del Choapa. A su muerte, doña Matilde Salamanca deja en su testamento como único heredero, su alma. Ante esta situación, el Estado de Chile representado por don Bernardo O’Higgins reclama ante el tribunal dichas tierras. La iglesia, considerando que por tratarse de asuntos tocantes a la fe le corresponde por derecho propio, también reclama las heredades. El litigio culmina con la entrega de todas las tierras al Estado chileno y en virtud de esto, el Director O’Higgins traspasa estas propiedades a la Junta de Beneficencia para su administración y explotación. Todas las haciendas son arrendadas a las familias de la región o de Santiago hasta que el presidente Pedro Aguirre Cerda decide terminar con los arriendos sacándolas a público remate, originándose un traspaso de la tierra desde las familias conservadoras a las familias radicales.

67Los cambios en la organización económica del Norte Chico inciden en una renovación del grupo poseedor del poder económico debido, principalmente, a la incapacidad de los más antiguos para adaptarse a las nuevas condiciones determinadas por necesidades, hasta este entonces, desconocidas, como fue el vincularse a la economía internacional con nuevos mercados y nuevos modelos de transacción financiera. El vacío dejado fue llenado por nuevos hombres que poseían una nueva cultura económica, que se adaptaron a las condiciones del mercado, que sabían como explotarlo y que cuando se sintieron sobrepasados o no sabían como actuar ante un cambio o fluctuación económica, dejaron el lugar a otros que sí respondieron, como lo habían hecho ellos mismos en sus propios momentos y circunstancias.

  • 23 Suarez Donaire,Leticia. Juan Munizaga y Trujillo. Estudio sobre un minero y comerciante del Norte C (...)

68La sociedad serenense fue permeable ante los nuevos grupos emergentes y se produjo el entronque de la aristocracia regional con la nueva burguesía capitalista del siglo XIX.23 Durante el siglo XIX la región del Norte Chico se verá favorecida por diferentes factores que estimularon fuertemente la agricultura. En primer lugar, la demanda interna desde la minería del Norte Chico al Norte Grande; la guerra del Pacífico y su demanda de alimentos y animales de transporte para carga y tiro; el crecimiento sostenido de la población y las demandas externas desde California y Australia. La incidencia de estos factores en la agricultura significa la habilitación de una mejor y más moderna infraestructura de riego y la introducción de nuevos tipos de cultivos. Otro factor favorable es la utilización de la energía a vapor en la maquinaria agrícola como en el transporte terrestre y marítimo. Por último, la formación de un mercado permanente estabiliza los precios y la demanda.

69Se promueve la innovación agrícola en el país mediante la creación de la Sociedad Nacional de Agricultura en 1838. Su órgano difusor, “El Agricultor” abogó por la construcción de caminos, de canales de irrigación, de canales de navegación y regadío de pocos artesianos, promulgación de leyes agrícolas, mejoramiento de razas y transferencia de ciencia y tecnología desde Europa. El espíritu de progreso agrario queda demostrado en la primera exposición agrícola de 1869 y en el congreso libre de agricultores en 1875. En 1877 la SNA estableció en Santiago la primera feria de animales.

70Al promoverse la formación de una cultura agraria, el Estado funda en 1842 la Quinta Normal y la organización de la primera escuela agrícola en 1851, ambas en Santiago. En 1869 se funda el Instituto Agronómico destinado a la enseñanza superior y a la investigación. En esos años se funda la escuela agrícola de Salamanca y con el presidente Balmaceda, se crea la escuela agrícola de Elqui.

71En 1821, autoridades y privados sientan las bases del proyecto canal de regadío Bellavista, para poner bajo riego los llanos situados al pié del cerro Grande hasta la cuesta de las Cardas. Por otra parte, las primeras medidas orientadas a mejorar y aumentar la producción agraria, inician un proceso de entrega de tierras a los interesados. Don Mariano Egaña, por Decreto del 10 de Junio de 1832, ordenó que las tierras sobrantes de propiedad del Estado se remataran en porciones de 1 a 10 cuadras, para dividir la propiedad y proporcionar a muchos el que puedan ser propietarios. El objetivo era aumentar el número de predios y aumentar el número de agricultores, lo cual incentivaría el mejoramiento y el aumento de la producción. Lamentablemente el proceso se transformó en una expropiación de las tierras indígenas en los tres valles, las que fueron traspasadas legalmente mediante remate a quienes poseían un capital o tenían fiadores para el crédito.

72La demanda de tierras influye en el interés por construir canales en todos los valles, en Elqui el año 1838 se inicia la construcción del canal Bellavista, en el Limarí el canal Romeral. En 1844 se inicia la construcción del canal de Tuquí por iniciativa de don Félix Escobar, pero debido a la falta de mano de obra se posterga (y se concreta en 1895). La minería de Tamaya absorbía la mano de obra en desmedro de las faenas agrícolas y, por otra parte, la escasa tecnología agrícola atentaba contra la posibilidad de hacer frente a la alta demanda externa, como ocurre en 1849, en que se requiere un aumento de la producción de 30.000 fanegas de trigo. Un factor del atraso tecnológico se ejemplifica en el uso de la trilla de yeguas, en que para trillar mil fanegas se necesitaban 20 hombres y 100 yeguas durante 57 días, mientras en el sur se trabajaba con trilladoras mecánicas. A ello se suma la falta de graneros y la falta de caminos y elementos de transporte para el acarreo a los centros industriales, portuarios y de consumo.

73En 1854, a nivel nacional existían 32.822 propietarios con una renta agrícola de $ 7.408.871 y la provincia de Coquimbo con 62.518 km2, registra 1.521 propietarios. En 1867 la superficie cultivable en cuadras en la provincia de Coquimbo era de 56.632 cuadras y la superficie bajo explotación agrícola es de 10.140 cuadras. En 1871 los agricultores eran 5.833, hacia fines de la década los hacendados del valle de Elqui cultivaban 22.000 cuadras bajo riego y todas estaban dedicadas a la explotación vitícola, forrajera y molinera.

74En el departamento de Ovalle, creado el 31 de diciembre de 1888, las propiedades y superficie bajo riego en el año 1896 eran 38.000 Há., distribuidas de la siguiente forma: río Grande 10.000 Hás.; río Limarí 10.000 Hás.; río Hurtado 6.000 Hás.; río Huatulame 3.000 Hás.; río Rapel 5.000 Hás.; río Mostazal 1.500 Hás., y finalmente, esteros de Punitaqui, Lagunillas y Quebrada Seca 2.500 Hás.

75El crecimiento de la superficie regada es el resultado de la construcción de una infraestructura ramificada de riego, compuesta por decenas de canales que nacen de los afluentes del río Limarí, por ejemplo, los canales Limarí; Tuquí; La Chimba; el Palqui; Camarico y Talhuén, construidos en su mayoría en el decenio 1890-1900 e integrando alrededor de 10.000 Has. de tierras productivas.

76Respecto a la propiedad de la tierra según el rol de avalúos de 1896, en el departamento de Ovalle existían 67 propietarios de haciendas, fundos, estancias e hijuelas. En el departamento de Combarbalá figuran siete haciendas y fundos, más las propiedades ubicadas en las subdelegaciones de Valdivia, Manquegua y Chañaral Alto, que no figuran roladas por tener bajos rindes productivos.

77El departamento de Illapel con 7.945 km2 aproximadamente tiene una superficie bajo riego de 11.000 cuadras en los valles. En 1896 la cantidad de grandes propiedades ascendía a 22 y en su mayor parte su producción estaba relacionada con la viticultura, cereales, apicultura y ganadería. La hacienda de San Agustín de Ladislao Errázuriz tenía 1.000 cuadras bajo riego y extensos campos en la cordillera para la engorda de animales. La Casa de Espósitos de Santiago era administradora de las haciendas Las Casas, Llimpo, Cuncumén y Chillepín.

78La ampliación de los cultivos sobre terrenos menos fértiles nos hace suponer un alza en el valor de la tierra, por lo cual la presión sobre los pequeños y medianos propietarios debió ser constante.

79La incidencia y participación que tuvo la estructuración del Estado nacional durante todo el siglo XIX es bastante importante, considerando las leyes que fueron dictadas para impulsar el sector agrícola y ganadero. La mayoría de los decretos tuvieron una aplicación nacional, pero también hubo otros de exclusividad para la región de Coquimbo, dadas sus especiales características climáticas y los efectos que tenía en la producción. O’Higgins dicta la ley que ordenaba la unidad de medida para el regador o canales, que obtenían el agua de los ríos y decretaba el libre tránsito o rasgos de las aguas por cualquier terreno que sea conveniente al comprador.

80En 1823, Ramón Freire, dicta la ley que ordenaba que los terrenos sobrantes se remataran en porciones de 1 a 4 ó 10 cuadras, para satisfacer el deseo de muchos de llegar a ser propietarios. En 1831, Joaquín Prieto, deroga todas las contribuciones e impuestos y establece un catastro con el fin de equilibrar los presupuestos anuales, este cobro gravaba todas las propiedades en un 3% sobre la renta anual de los predios. Luego, en 1835, se establece la alcabala con un 4% sobre los fundos rústicos y el Estado toma la iniciativa de crear un registro nacional de propiedades agrícolas.

81Durante el gobierno de Manuel Montt quedan definitivamente desvinculadas las propiedades de los mayorazgos, y al término de seis años sus poseedores están obligados a transformarlas y censarlas. Las fincas debían ser tasadas por tres peritos y el valor de las tasaciones con conocimiento de la Corte de Apelaciones y sujetas a un 4%. El catastro se llevó a cabo en el año 1875 bajo la presidencia de Federico Errázuriz y se ordenó de acuerdo al rendimiento de los predios. El número de propiedades a nivel nacional con rendimiento superior a $ 25, en el año 1834, llegaba a los 12.028 y en 1875 pasaban de 47.000 propiedades. Todas las propiedades quedaron sujetas al pago de contribuciones o impuesto agrícola que contribuiría al desarrollo agrario.

82La modernización del campo se inicia con Manuel Bulnes, al crear la Sociedad Nacional de Agricultura. Para agilizar las transacciones, se deroga el antiguo sistema de pesas y medidas colonial y lo reemplaza el sistema métrico decimal, también se impulsa el cultivo de la morera. Manuel Montt crea ordenanzas especiales para el uso del agua y las deja bajo la tuición de las municipalidades. También crea la Caja de Crédito Hipotecario Agrícola para facilitar los préstamos sobre hipotecas y su reembolso a largo plazo o para comprar maquinarias e insumos agrícolas y ganaderos.

83Durante los dos últimos decenios del siglo XIX, la agricultura se ve afectada por una baja de los precios en el mercado internacional y un aumento de los costos a nivel de producción interna. El peso se desvaloriza a partir de 1878, a pesar de mejorar los precios después de 1896, la agricultura no logró restablecerse.

84El gran hacendado poseedor de la mayor parte de la tierra como fundos, haciendas y estancias tiene los capitales y el espíritu empresarial y, por ende, construirá caminos, canales, introducirá nuevos cultivos, adquirirá nuevas técnicas para aumentar y mejorar la producción y aumentar sus ingresos. En cambio, el pequeño y mediano agricultor sin capital, sumido en la rutina de subsistencia, practica una agricultura intensiva y jamás pensará en asociarse en agrupaciones agrícolas para ayudarse y salir de su pobreza. Si bien el Estado se preocupa de mejorar la agricultura mediante una modernización técnica, la distribución y venta de la producción la deja en manos de particulares, quienes gravan excesivamente los precios. Se cierra el acceso de estas innovaciones al pequeño y mediano propietario que debe continuar con sus sistemas de cultivos transmitidos de generación en generación, además de los altos precios se suman los elevados costos de los fletes que limitan el transporte de los productos agropecuarios hacia los centros consumidores del país e internacionales. La falta de difusión de las normas impuestas por el gobierno también inhibe el desarrollo agrícola, la Legislación Agrícola de Chile solo es conocido por una pequeña elite, despreocupándose las autoridades administrativas por enseñárselo a los sectores más bajos y numerosos.

Conclusiones

85La ocupación de los territorios comprendidos entre Copiapó y el río Choapa y la repartición de la población indígena entre los conquistadores españoles desde los inicios de la conquista, estuvo orientada hacia la explotación de los yacimientos mineros de oro y de cobre.

86La concesión de mercedes de tierras en los distintos valles y quebradas del Norte Chico se realizó, en un primer momento, ocupando todas las tierras bajo riego y sin perjuicio de los naturales ya que estos habían disminuido drásticamente. Los pueblos indígenas repartidos en encomiendas fueron trasladados en su gran mayoría a los yacimientos auríferos de Andacollo (Elqui), Mincha, Chigualoco (Choapa), a las minas de cobre de Tamaya (Limarí), a Brillador, Los Choros y la Higuera (Elqui).

87El proceso de constitución de la propiedad en el Norte Chico, dada sus especiales características geográficas de valles transversales, incide en que las mercedes de tierra sigan una línea de irradiación concéntrica a los poblados de españoles y a los yacimientos mineros. Por otra parte, los espacios cercanos a la costa y bajo la influencia de las neblinas y lloviznas matinales-apropiadas para la crianza de ganados-, sean distribuidos rápidamente de tal manera que al terminar el siglo XVII existe una ocupación total del sector costero entre Copiapó y el río Choapa.

88El segundo sector territorial entregado a los nuevos propietarios españoles es en los valles interiores como el del río Recoleta, río Grande, río Ponio, río Guatulame, río Cogotí, río Combarbalá, río Quilimarí, entre otros tantos. Posteriormente, se iniciará la entrega de todas aquellas tierras que quedan en la precordillera de Los Andes y en todos aquellos sectores en que se pueden ubicar pequeños retazos de tierras realengas. Una preocupación permanente de las autoridades de la Corona fue identificar estos espacios conjuntamente con las tierras de los indios, a vacos por su extinción, pues la demanda por tierras se hizo más intensa a partir de 1630 y, habitualmente, las solicitudes remarcaban el hecho de tenerlas “donde las hubiere, por juntas o separadas”. Un ejemplo de esta demanda es lo que ocurre con la quebrada El Teniente, que es repartida entre seis españoles (1631) o en la quebrada de las Siete Hermanas (1638).

89El proceso histórico de ocupación del territorio del Norte Chico culmina hacia 1650. En este momento podemos apreciar dos procesos simultáneos: el primero, que los mayores y más influyentes descendientes de los primeros conquistadores como Diego Sánchez de Morales, Francisco de Aguirre, Pedro de Cisternas, Pedro Cortés Monroy, inician un fuerte proceso de acumulación de tierras que perdura hasta 1730 aproximadamente. Este proceso se debe en gran parte al éxito en las diferentes actividades económicas que desarrollan, tanto en la economía regional como en la dinámica de las relaciones comerciales con otras economías extra regionales. La compra de tierras se debe en gran medida a la necesidad de invertir el capital acumulado, lo que a su vez, les permitirá conseguir nuevos préstamos bajo hipotecas. Sin embargo, el fuerte endeudamiento con la Iglesia o con particulares en el largo plazo, significa la pérdida de las propiedades, las fortunas y, finalmente el empobrecimiento familiar.

90En forma paralela ocurre la emergencia de otras familias llegadas a la región desde la metrópolis o desde otras ciudades hispanoamericanas, lo que se vincula a la expansión y el crecimiento de las actividades mineras, agropecuarias y manufactureras, generando un amplio comercio con la región trasandina, el mercado peruano y España, presionando sobre el mercado de la tierra, lo que produce una permanente transferencia de propiedades desde 1650 hasta fines y comienzos del siglo XX.

91El segundo proceso es la subdivisión de las grandes propiedades debido a la asignación de las herencias, por la concesión de dotes o la fragmentación de la propiedad para pagar deudas o conseguir más capital. Este hecho se proyecta desde los inicios del siglo XVIII hasta los comienzos de la República, y se puede apreciar en el valle de Elqui donde la cantidad de pequeñas propiedades en el censo de 1813 sobrepasa las 300 chacras, hijuelas o quintas, siendo muy pocas las grandes propiedades sobrevivientes de las primeras mercedes entregadas en el siglo XVI.

92En los diferentes valles de la hoya hidrográfica del Limarí y sus interfluvios el proceso de fragmentación es mucho más lento, pero las superficies permiten la aparición de las haciendas y luego de los fundos, siendo muy escasas las hijuelas.

93El valle del Choapa, sin embargo, escapa a este proceso evolutivo de división pues desde la merced de tierras nombrada estancia de Choapa La Alta y Choapa La Baja, entregada a Pedro de Cisternas en 1549 y a Juan de Ahumada en 1555, cuyos deslindes abarcan desde la confluencia del río Illapel con el río Choapa hasta las tierras cordilleranas de Cuncumén, y la merced concedida a Diego García de Cáceres en 1546, como estancia de Illapel que comprende todo el valle del río Illapel, permanecen absolutamente indivisas hasta 1821. Por el contrario, incrementan su extensión en forma permanente, sea por nuevas concesiones reales, enlaces matrimoniales, compra o donaciones a lo largo del período colonial. Las haciendas Illapel y Choapa, cubren prácticamente toda la hoya hidrográfica del río Illapel y el río Choapa, permaneciendo por generaciones en el mismo tronco familiar durante trescientos años.

94El origen de las comunidades rurales del Norte Chico está íntimamente asociado a este proceso de fragmentación de la propiedad por las continuas divisiones ocurridas desde comienzos del siglo XVIII. La partición de los bienes por herencia familiar culmina con la atomización de los derechos de propiedad, como es el caso de las comunidades de Canela (1739); Mincha yTunga en el Choapa; en Limarí las de Punilla, Punitaqui y Alcones. Respecto a la hipótesis que dice que las comunidades rurales tienen su origen en las tierras de los indios, no hay evidencias documentadas, pues durante todo el período colonial y la República las pequeñas propiedades indígenas fueron reasignadas, donadas, expropiadas o bien vendidas por los propios indígenas. La estancia de Litipampa ubicada cerca de Punitaqui (Limarí) perteneciente a los indios del pueblo, es la única que se conserva en sus manos hasta fines del siglo cuando es vendida al español Santiago Vega en 1789.

Bibliographie

Bibliografía

Amunátegui Solar, D. 1898. “Un Soldado en la Conquista de Chile”. Anales U. de Chile.

Arancibia Arancibia, S.; Casmo Díaz, R. 1981. Cuadernos Historia Regional del Norte Chico. Seminario de Título Historia y Geografía. Universidad de La Serena.

Alfaro Díaz, H.; Espinoza, L.; García Ferrada, Y. 1981. Fisonomía de la estructura social del Curato de Cutún. Corregimiento de Coquimbo. 1753-1813. Seminario deTítulo Historia y Geografía. Universidad de La Serena.

Campos Núñez, D.; Botarro Castro, I. La Doctrina del Limarí Siglo XVIII. Estudio Social. Seminario Historia Regional. Universidad de Chile.

Carmagnani, M. 1975. “Formación de un mercado compulsivo y el papel de los mercaderes: la Región de Santiago de Chile. 1559-1600”. Jahrbuch Fur Geschichte. Band 12.

Carmagnani, M. 1963. El Salariado Minero en Chile Colonial. Su desarrollo en una sociedad provincial: el Norte Chico1690-1800. Universidad de Chile. Centro de Historia Colonial.

Cortés Olivares, H. 1984. Origen y Formación del Complejo Agrario Jesuíta en el Corregimiento de Coquimbo. 1593-1767. Departamento Ciencias Sociales. Universidad de La Serena. Mimeo.

Cortés Olivares, H. 1995. Origen, Producción y Comercio del Pisco Chileno. 1549-1930. Departamento Ciencias Sociales. Universidad La Serena.

Cortés Olivares, H. 1996. “Visita y Tasa Aplicada por el Oidor Hernando de Santillán en los repartimientos de indios en la ciudad de La Serena. 1559”, Vo Seminario Taller: Problemas de la Historia y la Historiografía Colonial. Universidad Católica de Valparaíso.

Espejo, J.L, 1967. Generaciones y Fortunas. BACH. Año XXXI. N° 71.

Fuentes Mellado; Torres Alcayaga. 1991. Estudio Histórico Evolutivo de la Interacción del Hombre del Semiárido en una Región del Norte Chico. Fray Jorge Reserva Mundial de la Biosfera. Memoria Universidad de La Serena.

Haenke, T. P. 1942. Descripción del Reyno de Chile. 1716-1817. Editorial Nascimento.

Hidalgo Lehuede, J. Las Culturas Protohistóricas del Norte Chico.

Jara, A. 1958. “Importación de trabajadores indígenas en el siglo XVII”, Revista Chilena de Historia y Geografía. N° 124.

Mellafe Rojas, R. 1975. “Las primeras crisis coloniales, formas de Asentamiento y el origen de la sociedad chilena: siglos XVI y XVII”, Siete estudios. Homenaje de la Facultad de Ciencias Humanas a Eugenio Pereira Salas. Universidad de Chile.

Mellafe Rojas, R.; Salinas, R. 1988. Sociedad y población rural en la formación de Chile actual. La Ligua 1700-1850. Santiago de Chile.

Mellafe Rojas, R. 1981. “Latifundio y Poder Rural en Chile siglos XVII-XVIII”, Cuadernos de Historia N° 1. Departamento Ciencias Históricas, Universidad de Chile.

Muñóz Cifuentes, T. 1991. El Crédito en La ciudad de La Serena y sus términos en relación con el crecimiento económico y comercial. 1750-1800. Memoria, Universidad de La Serena.

Novoa Jerez, E. 1989. Geografía y Medio Ambiente. Colosos del Norte Verde. Universidad de La Serena.

Perry, D. L. 1931. El Departamento de Ovalle. El suelo, la Raza el Porvenir. Talleres Gráficos El Tamaya. Ovalle.

Peña Alvarez, S. 1984. El Niño Dios de Sotaqui. Historia y Tradición. Un aporte a la Historia Regional. Seminario de Título Pedagogía Historia y Geografía. Universidad de La Serena.

Serey Cortés, A. 1988. Crónicas Históricas de Illapel. Ciudad de Los Naranjos. 1754-1988. Illapel.

Suárez Donaire, L.; Juan Munizaga y Trujillo. 1996. Estudio sobre un minero y comerciante del Norte Chico. 1770-1850. Tesis de Magíster en Historia. Universidad Católica de Valparaíso.

Torrealba Díaz, F. 1991. Entre el Señorío y la adaptación social. Formación y descenso de una fortuna colonial. Memoria Universidad de La Serena.

Thayer Ojeda, T. Formación de la Sociedad Chilena y Censo de la Población de Chile en los años de 1540 a 1565. Con datos estadísticos, biográficos, étnicos y demográficos. Prensas de la Universidad de Chile. Tomos I. 1539; II. 1941; III. 1943.

Thayer Ojeda, T. Antiguas Ciudades de Chile.

Villalobos Rivera, S. Historia del Pueblo Chileno. Tomos II y III. Empresa Editora Zig-Zag. 1983, 1986.

Vega Jofré, X. 1987. Constitución de la gran propiedad Agraria en el Partido de Coquimbo. Un estudio socioeconómico a través de la Familia Cortés Monroy. 1557-1817. Seminario de Título Historia y Geografía. Universidad de La Serena.

Vega Jofré, X. 1987. Constitución de la gran propiedad Agraria en el Partido de Coquimbo. Un estudio socioeconómico a través de la Familia Cortés Monroy. 1557-1817. Seminario de Título Historia y Geografía. Universidad de La Serena.

Annexes

Anexo

Fuentes:

Repositorios archivísticos de las iglesias e instituciones públicas de La Serena; Algarrobito; Vicuña; Barraza; Ovalle; Sotaquí; Illapel; Chalinga y Salamanca, conjuntamente con los Fondos Documentales conservados en el Archivo Histórico Nacional de Santiago, tales como Junta Superior Gobierno o Capitanía General; Real Audiencia; Fondos Varios; Fondo Claudio Gay; Fondo Gay Moría Vicuña; Fondo Antiguo; Fondo Jesuitas de Chile; Archivo Judicial de La Serena y Ovalle; Notariales de La Serena y Ovalle; Fondo Contaduría Mayor Primera y Segunda Serie; Archivo Municipalidad de La Serena y Ovalle y de las Gobernaciones de La Serena, Ovalle y Combarbalá.

Notes

1 Cortés,Hernán. Visita y Tasa Aplicada por el Oidor Hernando de Santillán en los Repartimientos de indios de la Ciudad de La Serena. 1559. pp 11. en Actas Vo Seminario Taller “Problemas de la Historia y la Historiografía Colonial”.U.C. Valparaíso. Septiembre 1996.

2 Colección Documentos Inéditos de Chile. Tomo X pp 467 y Tomo XIX pp 170-183.

3 Thayer Ojeda,Tomás. Las Antiguas Ciudades de Chile.pp.41.

4 CORFO. Geografía Económica. Tomo III pp. 20-25.

5 Latifundio y poder rural en Chile en los siglos XVII y XVIII. Cuadernos de historia N° 1.U.de Chile. Agricultura e Historia Colonial Hispanoamericana. Revista Nova.

6 Hernán Cortés O. La Tasa del Oidor Hernando de Santillán. Instituto Historia. UCV.

7 A.N.S. Not.L.S. vol. 1 y 4.

8 Serey Cortés, Arturo. Illapel Crónicas históricas, pp 68-76. Illapel 1988.

9 A.N.S. F.A.J.L.S. leg. 15. fs. 213.

10 Amunátegui Solar, Dgo Un soldado. pp59-60.

11 A.N.S. R.A. yol. 912.

12 Entre 1818 y 1824 el Intendente Regional, Gregorio Cordobés, procederá en esta región a mensurar las tierras de los indígenas ubicadas en todos los valles y a realizar una nueva redistribución, igual suerte corren las propiedades confiscadas a los realistas españoles y criollos, las cuales salen a público remate.

13 Carmagnani Marcelo. El Salariado minero, pp 37.

14 A.N.S. F.R.A. VOL 371 FJS 77.

15 A.N.S. F.R.A. vol. 371 fjs66-90.

16 Espejo.J.L. Generaciones pp 41.

17 A.N.S. A.C.G. Vol 475

18 ANS. NLS VOL 70. FJ 3-5.1823

19 ANS NLS VOL 72 FJ 22 1826

20 ANS JLS LEG 173 P.4

21 ANS NLS VOL 56 FJ 519-522

22 ANS JLS LEG 73 Y LEG 173

23 Suarez Donaire,Leticia. Juan Munizaga y Trujillo. Estudio sobre un minero y comerciante del Norte Chico. 1770-1850. Tesis de Magíster en Historia. UCV. 1996.

Table des illustrations

Titre Figura 1: Pueblos de indios 1536-1544 (Regió de Coquimbo).
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24905/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 136k
Titre Figura 2: Mercedes de tierras concedidas 1544, 1549 Y 1558 (Regió de Coquimbo).
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24905/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 136k
Titre Figura 3: Dinámica de la propiedad rural entre 1560-1699 (Región de Coquimbo)
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24905/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 224k
Titre Figura 4: Dinámica de la propiedad rural en el siglo XVIII (Región de Coquimbo)
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24905/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 292k

Auteur

Historiador, Universidad de La Serena.

© IRD Éditions, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter