Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Dinámicas de los sistemas agrarios en Chile árido: La región de Coquimbo

 | 
Patrick Livenais
, 
Ximena Aranda

Introducción

Texte intégral

La Ruralidad como Tema

1El presente libro está centrado en las transformaciones del mundo rural árido y semi-árido en Chile. Por tanto, los temas que aquí se tratan están referidos a los espacios, actividades y sociedades rurales.

  • 1 “Chambardement”, es una palabra francesa que significa cambio rápido, mutación importante y, en alg (...)

2Muchos textos de este libro recogerán como propia la idea de un “grand chambardement”1 del campo. Esta conocida metáfora de Braudel merece algunas precisiones de orden general.

3Podemos preguntarnos: ¿Ha permanecido alguna vez fijo el mundo rural? Sin duda que no, porque permanentemente ha estado obligado a responder en el plano de la producción alimentaria a la variabilidad demográfica. De Malthus a Boserup, existe una abundante literatura que trata de este ajuste, considerado como problemático por largo tiempo. Sin embargo, unas veces la extensión de la frontera agrícola, otras la introducción de prácticas innovadoras y otras el desarrollo de los intercambios comerciales, han facilitado este ajuste, incluso antes que apareciera la “Revolución Verde” y aquella de las biotecnologías.

4La fórmula de Braudel se aplicaba a las transformaciones radicales sucedidas en el campo del norte de Europa durante el siglo XX, donde consecutivamente se registraron dos hechos: el éxodo rural y la modernización de los modos de producción agrícola. Actualmente, en casi todo el mundo, estando todavía activas estas transformaciones, se ha ido superponiendo otra mirada, partiendo de evidencias observables. Por un lado, lo rural no se reduce solo al campo, ni siquiera a lo agrícola, en el sentido en que las actividades industriales y el sector terciario tienen un lugar cada vez más importante. Por otro lado, lo rural sufre a veces un nuevo período de repoblamiento, desde el momento en que está dotado de infraestructuras (redes viales, agua, electricidad, escuelas y consultorios), y la presencia o no de esta infraestructura acarrea, en definitiva, la integración o marginalización de los territorios, al mismo tiempo que la participación de sus producciones en los mercados.

5Ha nacido una nueva palabra, “la ruralidad”, que traduce estas nuevas transformaciones de lo rural: la agricultura y la ganadería siguen siendo las gestoras del espacio, pero ya no emplean a la mayoría de la población; se acrecientan los lazos tejidos entre lo rural y lo urbano, vinculados con la calidad de vida y una “necesidad de medioambiente”.

  • 2 “Perspectivas para la ruralidad en Chile”, M. L. Zeise, Editorial Universidad de Santiago, 2001.

6La actualidad de estas mutaciones en el Chile rural ya ha sido objeto de investigación2. La presente publicación, a su manera, participa de esta reflexión.

7“La Ruralidad”, ¡está bien! Pero ¿qué entendemos por ruralidad?

8Primero, una construcción social original continua de un medio físico por sus poblaciones (población originaria, olas migratorias y nuevos actores residentes o no). Esta construcción social se caracteriza por procesos de apropiación de los recursos naturales fundamentales (o de base): la tierra y el agua, por procesos de innovación de naturaleza tecnológica aplicados al campo cultivado, así como de naturaleza social relativos a aspectos organizacionales y legislativos. Es decir, la importancia de la perspectiva histórica y del referente identitario que conducen, y al mismo tiempo, obligan a un análisis de las dinámicas propias del funcionamiento de las sociedades rurales, de sus modos de producción y de gestión de los recursos naturales en función de sus objetivos sociales y sus representaciones del espacio.

9Segundo, una construcción social intervenida de manera creciente por las nuevas funcionalidades atribuidas a los espacios o territorios rurales por las sociedades urbanas. Si bien es cierto existe una cierta “demanda de desarrollo” de parte del mundo rural, ésta se refiere generalmente a infraestructura: acceso al agua, electricidad, educación e instalaciones de salud. No obstante, resulta evidente que los procesos de cambio propuestos son definidos en la ciudad y traducen, sobre todo, las necesidades del mundo urbano. Desde las reorientaciones de la producción agrícola en vista de las exigencias macro económicas hasta la promoción de complejos turísticos; desde la habilitación de zonas residenciales principales o secundarias para la población urbana hasta la instalación de parques nacionales, los espacios y territorios rurales parecen sujetos a evoluciones que ya no provienen (o cada vez menos) de la elección de las poblaciones rurales.

El Modelo Económico Neo Liberal Como Contexto

10En todo el mundo, Chile se ha convertido en un referente porque desde hace 30 años es el laboratorio de una aplicación pragmática del modelo neo liberal, identificado en los años 80 con la Universidad de Chicago. Un arquetipo, pero marcado por la singularidad misma del país: la diversidad de medios físicos del territorio (desde la frontera tropical con Perú hasta la Antártica) y la dotación de recursos naturales; su demografía (el peso de la inmigración en el poblamiento y sus consecuencias sobre la precocidad de la transición demográfica); y su historia política (su particular transición de la dictadura a la democracia).

  • 3 Escaith H. y Livenais P., 1999. Implications sociales du nouveau modele de développement en Amériqu (...)

11El modelo neo liberal chileno puesto en práctica por el régimen militar, constaba de cinco características originales fundamentales3:

  • Una gran apertura al comercio exterior, cuyo objetivo era instalar un modelo de crecimiento en base a las exportaciones, en particular para permitir al país aprovechar las potencialidades de la exportación del conjunto del sector primario (recursos mineros, forestales, productos frescos de la agricultura y de la pesca);

  • Sucesivas privatizaciones de empresas públicas, del sector bancario, de servicios sociales y un reposicionamiento del Estado en los sectores abandonados por los privados;

  • La captación de los ahorros de los hogares por la creación de un sistema de jubilación forzada por la capitalización, administrado por sociedades privadas;

  • La instauración de un conjunto de medidas en vistas a promover la flexibilidad laboral;

  • La imposición de limitaciones en el campo laboral: ataque a las libertades sindicales, la supresión del derecho a huelga, la revocación de las negociaciones colectivas y la abolición de los tribunales del trabajo.

12Con excepción de la última característica, este modelo se ha mantenido con los gobiernos civiles electos a partir de 1990, los que además han capitalizado oportunamente los resultados en términos de equilibrio macro-económico, mostrando así-lo que en el plano político es esencial para el Chile actual-que la democracia no conduce al caos. Importantes resultados se han obtenido a partir de 1990 en términos de crecimiento del PIB, de las exportaciones y la inflación parece superada. La cesantía por el contrario, después de haber tenido una notable disminución, sigue siendo un punto preocupante, a un nivel altamente superior al de los gobiernos de la Democracia Cristiana de los años 1960.

13Pero los gobiernos civiles también se han fijado otro objetivo: el de una mejor integración entre la política económica y social; en otros términos, responder al desafío consistente en mostrar la capacidad del modelo neo liberal a los ajustes con el propósito de cancelar la “deuda social”. Así, se tiende a reforzar la protección de los empleados, consolidando el principio de un mercado de trabajo flexible. También se busca satisfacer las reivindicaciones de los asalariados, pero sin autorizar un descontrol: indexación del aumento del salario mínimo al aumento de la productividad. El dispositivo se complementa con el refuerzo o colocación, en los diferentes ministerios, de instituciones o programas que apuntan no solo a la asistencia, sino a la formación (“habilitación social” o “capacitación”) de grupos vulnerables: Fondo de solidaridad e inversión social, FOSIS; Servicio nacional de la mujer, SERNAM; empleo para jóvenes, CHILE JOVEN; Instituto de desarrollo agropecuario, INDAP.

14A partir de 1987, la información disponible sobre la situación social de las poblaciones ha mejorado notablemente gracias a la realización de encuestas periódicas de caracterización socio-económica nacional (CASEN). Estas encuestas indican, desde esa fecha, un retroceso constante del porcentaje de población en situación de pobreza e indigencia. Pero, más allá de las cifras, todo mejoramiento de la situación social pasa por la reducción de la cesantía y por una repartición más equitativa de los ingresos, dos variables que las contradicciones actuales del modelo no permiten controlar fácilmente.

15Estas orientaciones generales de política macro-económica tienen versiones tangibles en el plano de las regiones, donde se enfatiza especialmente el discurso que fomenta el producir para la exportación, discurso recientemente alentado por los acuerdos de libre comercio firmados por Chile con la Unión Europea y Estados Unidos.

La Región de Coquimbo como Lugar de Estudio: Las Apuestas Cruzadas de Desarrollo

16En Chile, el Norte Chico es un vasto territorio de articulación entre una de las regiones más áridas del mundo (el desierto de Atacama), y las zonas templadas del centro del país. La región de Coquimbo, cuya superficie es de 40.579,9 km2, corresponde a la parte sur de este Norte Chico.

Figura 1: Carta base IV Región de Coquimbo

Figura 1: Carta base IV Región de Coquimbo

17La población regional alcanza 603.210 habitantes en el último censo del 2002 y la densidad es de 15 habitantes por km2. El 70% de esa población está concentrada en 3 de las 15 comunas (Coquimbo, La Serena y Ovalle).

18Geográficamente (ver Figura 1), la región articula de norte a sur tres valles transversales diseñados por los ríos Elqui, Limarí y Choapa, que han dado nacimiento a tres provincias del mismo nombre. Los espacios cordilleranos, sobre los 1.400 m., ocupan la mitad de la superficie regional.

19La red vial (Ruta 5, caminos pavimentados y no pavimentados) es bastante densa y, en general, transitable todo el año, pero el interior del Choapa queda enclavado y vuelto hacia Valparaíso más que hacia La Serena. Sin embargo, se puede esperar que la conexión entre Illapel y Combarbalá vía Los Pozos, abra nuevas perspectivas en dirección al norte. Además, Chile y Argentina se han puesto de acuerdo en la finalización del paso vial fronterizo que conectará el Elqui con la provincia de San Juan.

20Durante largo tiempo la provincia del Limarí era la única que disponía de embalses hidráulicos que permitieron la extensión de las superficies irrigadas y/o un mejoramiento de la seguridad de riego (embalses Recoleta: 1929; Cogotí: 1936, La Paloma: 1965, con interconexiones posteriores de las 3 obras). Recientemente el Elqui y el Choapa han sido dotados de infraestructuras parecidas (Puclaro y Los Corrales, respectivamente y el proyecto del embalse El Bato). En el Limarí, a partir de los años 1980, los alrededores de estos embalses han sido un lugar privilegiado para el desarrollo de una agricultura tecnificada, que produce para la exportación teniendo como única salida marítima el puerto de Coquimbo.

21Los espacios rurales de la región de Coquimbo son la sede de “apuestas cruzadas de desarrollo”, en el plano medioambiental, humano y económico.

22En tanto que medio físico, los espacios áridos y semiáridos, sometidos a una pluviometría aleatoria (de 100 a 300 mm., de norte a sur, con fuertes variaciones anuales) presentan, a veces, un importante estado de degradación del suelo y vegetación (problemas de desertifícación). Pero, es normal que los ríos tengan agua en forma permanente y que los pozos estén en servicio la mayor parte del tiempo, lo que puede explicarse por la existencia de importantes reservas potenciales de agua, que son profundas alteraciones hidrotermales de rocas volcánicas de la alta cordillera y por las gruesas alteritas de la cordillera costera, restos de un pasado volcánico y tropical indiscutibles. La degradación de la cobertura vegetal es, por tanto, un proceso concentrado históricamente, que empezó en el siglo XVII, ha tenido una probable aceleración en el siglo XIX y hasta inicios del siglo XX (desmonte debido a la producción cerealera, deforestación ligada a la explotación minera, a la construcción del ferrocarril, y al funcionamiento de las destilerías). Este proceso de degradación, de manera mucho más atenuada, sigue estando activo actualmente en algunas partes de los interfluvios (por la práctica de desmonte, la permanencia de una agricultura de secano y el impacto de la ganadería caprina). En el estado actual del complejo suelo-vegetación, nada permite pensar que sea un proceso irreversible.

Figura 2: Densidad de población rural a nível distrital. IV Región de Coquimbo.

Figura 2: Densidad de población rural a nível distrital. IV Región de Coquimbo.

23En tanto que lugares de ocupación humana antigua, son espacios en que la presión del hombre es relativa (ver Figura 2) debido a una escasa densidad y un crecimiento atenuado de la población, que corresponde al fin de un proceso de transición demográfica de débil coeficiente multiplicador.

24Por el contrario, la ocupación humana del espacio está en profunda redefinición y participa en el bosquejo de una nueva relación con el espacio en que la dicotomía urbano/rural tiende a disminuir. La acentuación de las movilidades, ya sean tradicionales o de formas más contemporáneas, corresponde a la atracción urbana (La Serena, Coquimbo y Ovalle), al desplazamiento de la actividad minera hacia las regiones vecinas del norte del país y al desarrollo-in situ-de las zonas agrícolas irrigadas. Esto significa una acrecentada distinción entre los lugares de residencia y los lugares de actividad, que conduce a la “ruralización de las ciudades” y a una “urbanización de los pueblos”. Pero aquí se trata de ciudades y pueblos de los valles transversales, donde la población tiende a concentrarse. En otras zonas, la disminución de la actividad agraria, el despoblamiento y la desertificación se encuentran, a veces, asociados, reflejando las situaciones de precariedad o de pobreza de las poblaciones.

25En tanto que territorio económico, actualmente estos espacios están enfrentados a una exigencia de productividad que se desprende de una política económica nacional, dirigida notoriamente a los principales mercados internacionales: norteamericano, asiático y europeo. Esta voluntad nacional de integración induce un esfuerzo de identificación del potencial productivo de cada una de las regiones, en una perspectiva de especialización y de descentralización administrativa, con el fin de favorecer la promoción.

26La región de Coquimbo participa de esta orientación general de política macroeconómica. Además del sector minero, se considera que dispone de un gran potencial en el campo de la agricultura y en las producciones derivadas del agropastoralismo (ver recuadro 1).

Recuadro 1: EXPORTACIONES DE LA IV REGIÓN EN 2001

Recuadro 1: EXPORTACIONES DE LA IV REGIÓN EN 2001

Fuente: Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales del Ministerio de Relaciones Exteriores, Informe 2001.

27Pero, localmente las diferencias son grandes y corresponden a las distintas realidades de las zonas de secano e incluso en las zonas irrigadas, donde se yuxtaponen varios sistemas agro-pastorales a las lógicas territoriales y vocaciones económicas propias (Comunidades Agrícolas, pequeña agricultura, Complejos AgroIndustriales), cuyas perspectivas de integración al mercado nacional o internacional son desiguales.

28En este libro se abordarán estas “apuestas cruzadas de desarrollo” en el plano socioeconómico y ambiental.

Estructura del Libro

29El libro está organizado en tres partes. En la primera parte, titulada “La identidad de los territorios: la necesidad de una perspectiva histórica”, se asume la convicción de que los estudios contemporáneos no pueden ignorar los procesos antiguos y sucesivos de valorización de los territorios por las poblaciones. Este conocimiento es esencial para la comprensión de las contrastadas situaciones socioeconómicas y medioambientales que se observan actualmente.

30En consecuencia, en esta parte se tratarán, situándolas en tiempo y espacio, las primeras formas de apropiación de los territorios y las posteriores evoluciones que han conducido a la actual partición del espacio rural: fundos, Comunidades Agrícolas, régimen de pequeña agricultura y Complejos Agro-Industriales. Por otra parte, se tiene presente que ¡con la tierra había agua! conformando una sola unidad. Este tema se revisará hasta llegar a los importantes cambios introducidos en este ámbito por la Ley de Riego de 1981.

31Las principales actividades desarrolladas en los territorios en los últimos siglos, se tratarán, siempre situándolas en tiempo y espacio en especial, en el campo minero y agropecuario y sus consecuencias sociales y ambientales.

32La segunda parte titulada “La representación de los territorios: el aporte de las aproximaciones estadísticas y espaciales” reagrupa los trabajos realizados a escala regional, es decir, relativos al territorio de la IV Región en su totalidad. El objetivo es llegar a representaciones estadísticas y/o espacializadas de las mayores transformaciones en curso que intervienen en el campo demográfico, agrario, medioambiental y sus interrelaciones.

33Estos trabajos han sido posibles, de una parte, por una “tradición estadística” chilena bien establecida en lo que se refiere a los censos de población y a los censos agrícolas, y de otra parte, a la disponibilidad de nuevas herramientas tecnológicas: tratamiento de imágenes satelitales, elaboración de sistemas de información geográfica (SIG), que permiten aprehender mejor el espacio en su totalidad y en sus partes.

34Los trabajos presentados se referirán al análisis del poblamiento y, en particular, al componente migratorio; a la situación agropecuaria; a los indicadores biológicos y socioeconómicos de la desertificación.

35Finalmente, la tercera parte titulada “La dinámica de los territorios: el aporte del enfoque de sistemas agrarios” presenta un conjunto de estudios de casos que atañe a la escala local (el distrito).

36Estos estudios tienen como objetivo caracterizar el funcionamiento y evolución de los diversos sistemas agrarios actualmente observables en la región de Coquimbo: Comunidades Agrícolas, regímenes de pequeña agricultura, Complejos Agro-Industriales.

37Los trabajos proponen en primer lugar un análisis de estos sistemas agrarios en tanto que modelos de desarrollo, es decir, una evaluación de sus resultados desde el punto de vista de sus lógicas internas, tanto en el plano socioeconómico como en el plano de la gestión de los recursos naturales (esencialmente la tierra y el agua); en segundo lugar un análisis de los procesos de innovación puestos en marcha y las perspectivas de integración al mercado nacional e internacional que ellos podrían significar y, finalmente, un análisis de las interrelaciones entre sistemas agrarios y los eventuales deslizamientos de un sistema agrario a otro.

Notes

1 “Chambardement”, es una palabra francesa que significa cambio rápido, mutación importante y, en algunos casos, puede ser leída como revolución.

2 “Perspectivas para la ruralidad en Chile”, M. L. Zeise, Editorial Universidad de Santiago, 2001.

3 Escaith H. y Livenais P., 1999. Implications sociales du nouveau modele de développement en Amérique Latine, Seminario sobre “Les différentes approches de la pauvreté”, París.

Table des illustrations

Titre Figura 1: Carta base IV Región de Coquimbo
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24890/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 264k
Titre Figura 2: Densidad de población rural a nível distrital. IV Región de Coquimbo.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24890/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 260k
Titre Recuadro 1: EXPORTACIONES DE LA IV REGIÓN EN 2001
Légende Fuente: Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales del Ministerio de Relaciones Exteriores, Informe 2001.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/24890/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 113k

© IRD Éditions, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter