Version classiqueVersion mobile

Los retos de la diferencia

 | 
Odile Hoffmann
, 
María Teresa Rodríguez

Cuarta parte. Subvertir la diferencia

Tres formas de apropiación del espacio regional: los límites de la construcción comunitaria en el sur de Veracruz

Manuel Uribe

Texte intégral

Introducción

1Mi contribución en este capítulo intentará destacar cómo en una región expuesta a la recomposición y fragmentación de su espacio por su articulación al capitalismo mundial, se configuran nuevos procesos identitarios y cómo las distintas formas de apropiación del espacio construyen y articulan la diferencia entre distintos estilos de vida, percepciones y acciones sociales. Sostengo que a través del espacio urbano es claramente distinguible una dimensión multicultural donde coexisten distintos sujetos y actores sociales.

2La idea central que guía este trabajo es que la dinámica entre lo global y lo local, la modernidad y tradición, globalización e identidad, forma parte de un sistema de complementariedades que articula tanto las prácticas sociales como sus representaciones. La multiculturalidad no sólo tiene la vertiente que surge de la globalización y la política del Estado, sino que también tiene raíces en las historias urbanas particulares de los grupos y las clases sociales que la forman, en su práctica y en sus representaciones imaginarias.

3La identidad colectiva, es entendida aquí como el proceso de construcción de sentido atendiendo a un atributo cultural, o a un conjunto relacionado de atributos culturales, al que se da prioridad sobre el resto de las fuentes de sentido (Castells, 1999:28). Se entiende por sentido la identificación simbólica que realiza un actor social del objetivo de su acción, el cual se organiza en torno a una identidad primaria (ya sea étnica, laboral, urbana, ciudadana, etc.), que enmarca al resto y que se sostiene por sí misma a lo largo del tiempo y del espacio.

4Si bien desde una perspectiva sociológica y antropológica todas las identidades son construidas (Touraine, 1994 y Giménez, 1994), lo importante es cómo se construyen, por quien y para qué, pues ello determina en buena medida su contenido simbólico y su sentido para quienes se identifican con ella o se colocan fuera de ella. En este trabajo intentaré hacer una distinción entre tres formas de apropiación del espacio, para entender cómo éstas originan y configuran nuevos procesos identitarios.

5Cabe preguntarse: ¿De qué manera los distintos procesos de apropiación del espacio configuran los procesos identitarios en la región? ¿Cómo se articula la multiculturalidad en el espacio regional? ¿Cuáles son los ejes de articulación identitaria que cada uno de los grupos privilegia frente a “el otro” y/o “los otros”? y, finalmente, ¿cuáles son los límites de la construcción comunitaria frente a estos procesos regionales? Propongo como hipótesis que el proceso de crecimiento urbano industrial en la región articula los posicionamientos identitarios de unos frente a otros pero, sobre todo, frente al Estado.

6Para efectos de este trabajo considero a la zona metropolitana del sur de Veracruz, como aquella zona integrada por nueve municipios, en donde se encuentran las ciudades de Coatzacoalcos, Minatitlán, Cosoleacaque, Zaragoza, Agua Dulce, Las Choapas, Ixhuatlán, Moloacán y Nanchital.

  • 1 En este trabajo nos referimos al Sur de Veracruz, o Istmo Veracruzano, cómo al espacio territorial (...)

7El Sur de Veracruz o Istmo Veracruzano,1 como parte del Istmo de Tehuantepec, ha sido —desde la conquista hasta el siglo xx—, campo de experimentación de los proyectos más disímiles y de aplicación de políticas modernizadoras que, de diferentes maneras, ritmos e intensidad, han modificado y transformado el paisaje natural y cultural (Uribe, 2002).

8Los conquistadores españoles no tardaron en darse cuenta de la importancia estratégica de la región. El lugar ideal para una ruta comercial entre las naciones del lejano Oriente y los países europeos. Desde entonces, la idea de establecer una comunicación interoceánica, figuró en la agenda de quienes gobernaron el país durante la Colonia y el México independiente.

9Esta obsesión se convertiría en realidad a principios del siglo xx, con la inauguración del ferrocarril Interoceánico en 1907, que comunicó los puertos de Coatzacoalcos y Salina Cruz. La historia moderna del Istmo arranca con este hecho decisivo y a ella se agregaron nuevas tentativas para explotar sus inmensos recursos hidroeléctricos, petroleros, azufreros, forestales, pesqueros y turísticos.

10En la actualidad, un grupo de ciudades costeras tropicales en cuyo eje figura Coatzacoalcos, Minatitlán y Cosoleacaque constituyen una importante zona industrial. El área de influencia de estos centros fabriles abarca a otras ciudades importantes como Agua Dulce, Las Choapas, Nanchital y Acayucan. En conjunto, la población que la habita supera el millón de habitantes.

11Fuera y dentro de esos centros urbanos existen núcleos de población formados por los pobladores originales: nahuas, zoque-popolucas, mixes-popolucas y otros grupos de diferente filiación nacional, étnica, social y ocupacional (ingleses, chinos, coreanos, norteamericanos, chiapanecos, tabasqueños, zapotecos, siriolibaneses, comerciantes, funcionarios, ingenieros, obreros, etc.). En este marco los zapotecos ocupan un lugar privilegiado por su número y su visibilidad en el espacio público y político-laboral, a través de su participación en la industria petrolera y el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (stprm).

12Esta zona metropolitana ha sido caracterizada por un crecimiento industrial notable, producto de la explotación del petróleo y de la petroquímica, por un anárquico desarrollo urbano, precarios niveles de vida que identifican a los pobres de la región y los contrastan brutalmente con el resto de la población, formas de organización clientelares particularmente alrededor del sindicato petrolero, entre otros aspectos.

13En 1979, la antropóloga Margarita Nolasco, en su texto Ciudades Perdidas de Coatzacoalcos, Minatitlán y Cosoleacaque, describía la situación de sus habitantes así:

La vida diaria es monótona y rutinaria y apenas si se rompe en los fines de semana y en las fiestas populares generalizadas. La participación social de los marginados es mínima [...] La no participación más importante y más significativa se da alrededor de la vida política y sindical [...] de ahí que puedan fácilmente ser usados como grupos de presión por otros grupos de presión y siguiendo intereses que les son ajenos; asimismo —finalizaba la autora— se explica que ellos no sean capaces de constituir un grupo de presión para obtener la solución a sus problemas como ciudadanos, como trabajadores y como precaristas (Nolasco, 1979: 124).

14Una aproximación etnográfica más puntual nos indica que la conformación regional es el resultado de diferentes etapas de formación que tienen que ver, fundamentalmente, con las diversas formas de apropiación del espacio como producto del desarrollo y expansión capitalista. Así, consideré necesario un análisis etnográfico que me permitiera aproximarme a los diversos procesos en que ha sido construida espacial y temporalmente esa región metropolitana.

Tres aproximaciones a las formas de apropiación y construcción del espacio regional

  • 2 Desde esta perspectiva véanse los trabajos de Portal (1997 y 1999), Safa (2001), Uribe (2004a) y N (...)

15Considero apropiado entender la región desde la perspectiva de la multiculturalidad, categoría que nos ayuda a aprehender la heterogeneidad presente en la composición y experiencia cotidiana de sus distintos habitantes. Entendida aquella no como política de Estado, sino como práctica social y cotidiana, como sistemas culturales y formas de organización de símbolos para producir sentido social (Nivón, 1998). Como concepto articulado con lo urbano: las ciudades como concentradoras de una diversidad de grupos humanos marcados por una particular concepción del mundo y de la vida.2 La ciudad como síntesis de lo heterogéneo. Condensación de diferencias generadas por identidades sociales específicas a través de las cuales se organiza la vida social, se construye un tipo de memoria e identidad y se habita la ciudad.

16Podemos decir, grosso modo, que en la forma en que se ha construido y expandido la zona urbana, se observan fundamentalmente tres procesos desiguales que revelan el crecimiento de esta zona metropolitana. De igual manera, en algunos momentos, dichos procesos se superponen o complementan dependiendo de la dinámica social, política y económica de la región; es posible reconocer en estos procesos tres ámbitos urbanos distinguibles: 1) El espacio urbano-industrial, que corresponde a la zona metropolitana conformada por las ciudades de Minatitlán y Coatzacoalcos; 2) El área de los pueblos indígenas que han sido incorporados —a través de procesos de conurbación— al espacio urbano-industrial (Cosoleacaque, Zaragoza, Ixhuatlán y Moloacán), y 3) La aparición de nuevos colonos urbanos en el espacio urbano-regional. En cada de estos espacios habitan grupos sociales diferenciados, aunque relacionados entre sí, que han construido a lo largo del tiempo una forma particular de ser ciudadano, de apropiarse y de habitar el medio urbano, de sentirlo y organizado.

17La distinción tiene que ver fundamentalmente con la construcción de referentes identitarios primordiales para sus habitantes, con los cuales se sintetiza su historia y su memoria. Desde esta óptica, el territorio no sólo es una determinante geográfica, sino que es fundamentalmente una construcción histórica y una práctica cultural (Hoffmann, 2001).

Primera aproximación: El espacio industrial y obrero (Minatitlán-Coatzacoalcos)

18Un primer proceso corresponde a la urbanización de los municipios más antiguos donde se inicia el desarrollo petrolero y cuyo período iría de 1917 a 1950, pues constituyen los inicios y consolidación de la actividad petrolera en la región, la cual está ligada a los procesos migratorios relacionados con esta actividad (Uribe, 1983).

19En ese primer momento, el espacio fabril se estructuró a través de la refinería, los muelles para la exportación del crudo, los talleres para las actividades de exploración y explotación, almacenes, oleoductos, las estaciones ferroviarias del ferrocarril Nacional de Tehuantepec, etc., y; a su vez, el espacio urbano se conformó: a) por las colonias residenciales de los extranjeros, cercadas con malla metálica para protegerla de los fuereños, con sus casas de maderas estilo inglés, sus jardines y pastos bien cuidados, campos de golf y calles bien delineadas; b) el ámbito comercial, que se configuró en el centro de las ciudades de Minatitlán y Coatzacoalcos y en donde se ubicaron las tiendas de comercio y de servicio para los obreros, y c) el asentamiento de los migrantes que se situaron alrededor de los centros fabriles y los muelles de esas ciudades sobre cerros y lomeríos, dunas y zonas pantanosas. Allí se establecen los caseríos donde los migrantes se agruparan por filiación étnica o pueblo de origen y que, con el tiempo, se irán expandiendo.

20Hacia 1923, Frans Blom (1993: 67-68), un agudo observador, empleado de la compañía El Águila, describía la situación así:

Aquí tenemos campo para estudiar al ser humano y las culturas diferentes. Vivo en Tacoteno, el pueblo europeo. Su núcleo está formado por un grupo de ingleses conservadores y muy distinguidos. Todos los otros son de posición inferior; estos caballeros distinguidos miran a los daneses como los más cercanos a ellos. Parece extraño que las criaturas más inferiores sean los hijos de padres ingleses nacidos en este país. De acuerdo a las leyes mexicanas estas personas son ciudadanos mexicanos y nativos, los de “sangre azul” consideran esto como una gran “mancha negra”. Después de los blancos vienen los mexicanos, viven en casas separadas. Los indígenas no cuentan para estos caballeros distinguidos, aunque acá son los más importantes, quizá la selva resulte más interesante para ellos. En adición de estos ingleses, Tacoteno está habitado por gente de todo el mundo, rusos (yo vivo cerca de un viejo ruso robusto, que toma su botella de habanero cada día, nunca toma hasta quedar borracho, sólo para entonarse, el día en que no pueda conseguir alcohol estará listo para el manicomio, pobrecito, ya tiene 21 años aquí de manera que puedo entenderlo), rumanos, holandeses, franceses y gentes de las más remotas y extrañas colonias inglesas, jóvenes mandados directamente desde Londres, vestidos a la moda, que escriben a máquina y patean a los indios.

21El otro ámbito estaba conformado por un caserío que se iba expandiendo sin traza alguna sobre cerros y lomeríos, donde los migrantes se agrupaban por filiación étnica, laboral o pueblo de origen. Un obrero (Valdivieso, 1963: 22-23) lo describió así:

En unos cuantos años transcurridos, Minatitlán fue cambiando vertiginosamente su aspecto pueblerino. Nuevos edificios de madera y láminas se levantan en el lugar del caserío primitivo. Las escasas calles, trazadas de norte a sur, se van ampliando por el uso, mostrando sus fondos de arcilla roja y amarilla; y otras nuevas, transversales, se trazan ondulantes sobre las lomas resbaladizas. Establecimientos comerciales, fondas y tabernas se instalan por todas parte de la población [...] En las tabernas, los obreros beben copiosamente y hablan la jerga de sus especialidades: paileros, carpinteros, mecánicos, marinos, perforadores y constructores de torres petroleras.

22La gran diversidad de obras que realizaban las compañías petroleras en la región, condujo, desde un principio, a una amplia división del trabajo y jerarquía, guiada principalmente por criterios étnicos, ocupacionales y de nacionalidad bien delimitada, cuya asignación de las diversas tareas dependía de éstos. En un principio, en la exploración, explotación y construcción de las plantas se requirió una gran masa de obreros, los cuales debido al carácter de estas actividades —en las que se trabajaba según la capacidad de los pozos—, y a fin de mantener bajos los costos de producción, se empleaba a trabajadores transitorios que eran despedidos cuando se terminaba la obra. Éstos por lo general, se podían volver a emplear en cualquiera de las diversas compañías que operaban en el lugar, pues las oportunidades de trabajo abundaban. Así, los campesinos zapotecas y, en menor medida, los nahuas y popolucas de la región que procedían de los poblados de Cosoleacaque, Jáltipan, Chinameca, Oluta, Sayula y San Pedro Soteapan principalmente, carecían de calificación para el trabajo industrial, eran empleados en las áreas de exploración y explotación de los campos petroleros y como peones, barrenderos, ayudantes de albañilería, tuberos, etc., durante la construcción de las plantas.

23En cambio, en las refinerías y en los muelles portuarios de Coatzacoalcos, se requería de obreros con cierta calificación, que habían sido desplazados de otras industrias: electricistas, maniobristas, chóferes, soldadores, mecánicos, fogoneros, pintores, etc. Todos ellos, junto con los jefes de departamento y técnicos especializados, generalmente extranjeros (perforadores, medidores, probadores, mayordomos, etc.) completaban el cuadro laboral en la industria petrolera. Esto traía como consecuencia una marcada división del trabajo, debido a la mecanización del proceso.

24Así, surgieron las colonias y barrios obreros demarcados por sus características étnicas y culturales que los diferenciaban notablemente de la población local, configurando un espacio urbano diferenciado, jerarquizado, funcional y en donde lo étnico tiene su lugar no “en sí” mismo (sustancializado, esencializado), sino por su efectividad en cohesionar y movilizar. Con el tiempo irían apareciendo las organizaciones recreativas de migrantes para la celebración de sus fiestas tradicionales y cuyas estructuras y formas de organización se adaptaron y transformaron a la nueva situación urbano industrial.

  • 3 Y que, como en el caso de los zapotecos, los siguen diferenciando; al respecto véanse el documenta (...)

25Ello posibilitó la construcción de elementos identitarios visibles y no visibles (idioma, parentesco, reciprocidad, etc.), y de un espacio local más ligado a una identidad de barrio o etnia y propicio para el mantenimiento, la restauración y reinvención de la identidad cultural y étnica como procesos “abiertos”, como fue el caso de los zapotecos, los chinos, chiapanecos o siriolibaneses. Les permitió una construcción identitaria que se expresó de diferentes maneras e intensidades en el diseño de sus barrios y colonias, la celebración de sus festividades emblemáticas y mayordomías, salones comunitarios, estilos de vida, comercio, etc., que los diferenciaban y contrastaban con los otros sectores de la población.3

26De igual manera, las difíciles condiciones de trabajo impuestas por las compañías petroleras (trabajo a destajo, condiciones antihigiénicas en los centros laborales, malos tratos, etc.) que, aunadas al tipo de contratación de la mano de obra y la falta de entrenamiento, se hicieron evidentes en el trabajo industrial con fatales consecuencias para los trabajadores (Uribe, 1983: 95-100).

27Las primeras agrupaciones obreras que surgieron en defensa de mejores condiciones laborales tuvieron un carácter netamente mutualista, y estuvieron dirigidas y formadas por obreros calificados de origen veracruzano y tabasqueños. Los años veinte y treinta del siglo xx constituyeron una época en la región sur de Veracruz —y en general en todo el estado— de una intensa actividad política y sindical. Movimientos huelguísticos organizados por los sindicatos petroleros surgieron a lo largo de la costa del Golfo en contra de las compañías petroleras británicas y estadounidenses; así como una viva pugna sindical y electoral entre comunistas y oficialistas —que tenían como telón de fondo los intentos del Estado de corporativizar un movimiento obrero que amenazaba con salirse de su control—, fueron factores que repercutieron profundamente en la vida social y económica de la región (Clark, 1979).

28Fue en este contexto de agitación política y sindical, cuando fue permisible la construcción de discursos públicos por parte de los grupos sociales de la región. Hacia fines de los años 1940, tenían una utilización estratégica evidente: la conquista del poder y control político-sindical del naciente stprm y el ámbito municipal. La pugna más evidente que se protagonizaba era la que se daba entre el grupo nativo de los veracruzanos y los migrantes zapotecos. Los primeros (apoyados por grupos de tabasqueños y chiapanecos) habían manifestado durante los años 1920 y 1930 una oposición más o menos permanente frente al Estado y reclamado ante este privilegios (autonomía sindical, elecciones democráticas, mejores prestaciones sindicales, mayor apoyo del gobierno estatal federal a la gestión municipal, etc.) por la actitud jugada durante la gesta nacionalista de la expropiación petrolera. Los segundos, dada su condición de migrantes y, en cierta medida, sin una tradición sindical de oposición (al contrario de los veracruzanos, entre los cuales existía una participación significativa de grupos anarcosindicalista y comunistas), habían mantenido una actitud de mayor colaboración y negociación con el Estado que a la larga, les favoreció en su lucha para desplazar de la cúpula sindical a los veracruzanos en los años 1950. Esta actitud se formalizó y consolidó en una actitud de abierta de negociación y colaboración con el Estado (Uribe, 2002: 148-168).

29A partir de los años 1950 en adelante, el stprm jugará cada vez más un papel relevante en la organización del espacio urbano, lo que Marie-France Prévôt-Schapira (1988) ha llamado la “corporativización del espacio urbano”. Es decir, el control sindical y político que ejercen las secciones sindicales del stprm sobre el territorio que abarca cada una de sus jurisdicciones y que comúnmente corresponden al municipio donde se encuentran ubicadas. El sindicato organiza y delimita las actividades no sólo de los trabajadores sino también los procesos de urbanización e infraestructura urbana para la creación de colonias y fraccionamientos de sus trabajadores, técnicos y especialistas. Así, el municipio se convierte en una extensión y soporte del poder sindical. Desde luego, otros sindicatos —aunque sin la influencia del stprm, como el de transportistas, estibadores y demás— tendrán una cierta influencia en planeación de colonias y construcción de viviendas para sus trabajadores.

30Este proceso de corporativización, iniciado durante el gobierno del General Lázaro Cárdenas (1934-1940), respondía a los intentos del Estado por cooptar y mantener bajo su hegemonía a los diversos grupos y sectores de la sociedad, especialmente a las organizaciones campesinas y sindicales. El Estado en formación absorbió en su seno las iniciativas de la sociedad y buscó deliberadamente monopolizar todas las arenas de acción dejando poco espacio para la libertad asociativa (Olvera, 2002). Este monopolio fue garantizado a través del partido oficial (pri) que había sido reorganizado por Cárdenas en 1938 en sus tres sectores: el campesino en la Confederación Nacional Campesina (cnc), el sector obrero en la Confederación de Trabajadores de México (ctm); y el sector popular, cuyos miembros se agruparon en la Confederación Nacional de Organizaciones Populares. La fusión de los intereses sindicales y demandas campesinas en esa estructura corporativa-populista incidieron notablemente en la configuración del espacio urbano y político de la región.

Segunda aproximación: los antiguos pueblos indígenas transformados por el espacio urbano-industrial (Cosoleacaque, Zaragoza, Ixhuatlán, Molocán y las Choapas)

31Este segundo proceso comprende el periodo de 1950 a fines de la década de 1970, corresponde a la creación y expansión de la industria petroquímica nacional y a la conformación de nuevas zonas industriales. Está caracterizado por la conurbación de antiguos poblados, comunidades y rancherías de origen indígena ligados a las actividades rurales y, cuyo proceso de conurbación terminó por aprovechar y potenciar la infraestructura mínima con que ya contaban dichos poblados (electricidad, alcantarillado, mercado, servicios públicos, etc.); así como la construcción de cuartos de vecindad o pequeñas casas de barro y palma en el gran solar de propiedad familiar para satisfacer la necesidad de alojamiento de los nuevos migrantes (Palma, 1975; Uribe, 1983; Pino, 2002).

  • 4 Para una mejor referencia visual sobre este proceso véase el documental de Eduardo Maldonado, (198 (...)

32La expansión de la industria petrolera se inició en 1957 con la construcción de los complejos petroquímicos de Pajaritos, el de Cosoleacaque en 1962 y el de Cangrejera-Allende-Morelos en 1973 que generó más de 30 mil empleos en la zona y que eran otorgados a través de la Sección 11 del stprm. Su construcción incrementó de manera importante la población en la zona petrolera de Minatitlán y Coatzacoalcos, propiciando procesos de conurbación por la atracción de migrantes en busca de empleos y mejores condiciones de vida.4 De igual manera, y con la instalación de diversas industria privadas en la región, ésta se convirtió en una de las zonas de concentración industrial y de inversión de capital más importante del país en esa época (Nolasco, 1979 y 1981).

33En 1951 se inauguró la carretera Panamericana cuyo impacto fue definitivo en la configuración actual de las ciudades y el desarrollo industrial agropecuario del Istmo de Tehuantepec (Munch, 1980: 17). La infraestructura carretera y portuaria fue aprovechada no sólo para el transporte de la producción del complejo portuario-petroquímico, sino también de zonas agropecuarias de reciente creación.

34Así, durante las décadas del sesenta y setenta, con la creación de los complejos petroquímicos se generaron oleadas migratorias de las cuales, según el estudio realizado por Margarita Nolasco (1979: 19-20), en 1977, sólo 37.3% de la población había nacido ahí; 29% procedía de lugares y municipios relativamente cercanos a Minatitlán y Coatzacoalcos (Jesús Carranza, San Juan Evangelista, Acayucan, Veracruz, Catemaco y Tesechoacan) y 33.3% era nativo de los estados de Oaxaca (Tehuantepec y Matías Romero del Istmo y de la ciudad capital y Tuxtepec), de Tabasco (Macuspana, Teapa y centro de Tabasco) y de Chiapas (Tuxtla Gutiérrez y Tonalá). Se trataba pues de una migración predominantemente regional. El grueso de la migración estaba compuesto por mano de obra no calificada, de procedencia rural (campesinos e indígenas) y cuya composición étnica abarcaba principalmente a zapotecas, chinantecos, mixtecos, mazatecos, zoque, mixe y tzotzil (Molina, 1992), y en menor proporción, por mano de obra altamente calificada venida principalmente del Distrito Federal, Estado de México, Michoacán, Puebla y el norte del país.

35En este proceso de expansión, las nuevas zonas industriales de las grandes empresas tienden a alejarse de los cascos urbanos, mientras que las pequeñas industrias y las actividades artesanales tienden a aglomerarse dentro de las ciudades. La traza urbana de las ciudades se extiende cada vez más y la localización alejada de la industria propicia procesos de conurbación: Minatitlán, Cosoleacaque, Zaragoza; Coatzacoalcos, Nanchital, Ixhuatlán, Moloacán y Las Choapas. A excepción de esta última, estaban habitadas por grupos étnicos de origen nahua dedicados tradicionalmente a la agricultura (Nolasco, 1981; García de León, 1976 y Munch, 1994).

36A esta nueva forma de configuración territorial, corresponden poblaciones donde existen formas de vida y valores comunitarios de origen étnico, con sus respectivas visiones del mundo que, de alguna manera, han subsistido en el nuevo contexto urbano industrial (no desde luego sin tensiones y conflictos). La construcción identitaria encuentra su expresión en las estructuras barriales y religiosas (Cruz, 1990,1993 y Absalón, 1999).

37Los ejes de articulación identitaria siguen estando ligados a la organización social de sus localidades de origen, (familia extensa, organización por barrios), a la permanencia de elementos étnicos-culturales de su identidad (creencias y prácticas mágico-religiosas) y su afiliación al grupo de parientes, donde el sistema de parentesco aún ordena y clasifica la posición y función de la persona dentro del grupo domestico. Las fiestas religiosas (mayordomías, fiestas patronales) del pueblo y del barrio, así como los ritos de iniciación (bautizos, 15 años, bodas y demás) le dan sentido a la convivencia familiar y colectiva.

38A diferencia de los zapotecos o de los veracruzanos, los grupos indígenas no han podido construir un discurso identitario público, estratégico, que los hiciera visibles en el escenario regional. Es interesante notarlo porque dicho discurso hubiera sido posible dada su localización estratégica, pues en su territorio se encuentran, por ejemplo, una petroquímica (Cosoleacaque) y una factoría (Nanchital). Aunque si bien es cierto que ha habido intentos significativos por participar y tener representatividad en las estructuras de poder político y sindical, no han tenido los resultados esperados. Quizás algunas de las causas sean que desde los inicios de la actividad petrolera, los nahuas no se articularon de manera significativa al trabajo industrial y que, sin una tradición sindical, no han podido acceder a las estructuras de poder del stprm. Estuvieron más abocados a la defensa y conservación de su territorialidad, como lo muestran varios conflictos: en 1988 Ixhuatlán fue despojado de la mitad de su territorio por la influencia de la sección 11 del stprm para conformar el municipio de Nanchital; otro caso, que ya lleva tiempo ventilándose en tribunales, es el de Cosoleacaque en contra de Minatitlán, al que acusa de extender sus límites territoriales sobre colonias que legítimamente le pertenecen.

39Un caso relevante lo constituye el municipio de Zaragoza el cual, en 1979, ante la represión ejercida por las autoridades municipales al servicio de grupos de ganaderos que codiciaban sus tierras y la violación de sus derechos humanos, conformó el Comité de Defensa Popular de Zaragoza (cdpz). Como resultado de una prolongada lucha de resistencia que incluyó tomas del palacio municipal, marchas ante las autoridades, mítines, etc. Las Comunidades Eclesiales de Base, vinculadas a la doctrina de la teología de la liberación jugaron un papel importante: desde mediados de los sesenta, habían iniciado su trabajo de evangelización y preparación de catequistas en las comunidades indígenas de la Sierra de Soteapan.

40Los objetivos del Comité han sido principalmente la defensa de la voluntad popular, —del voto en particular—, la consulta ciudadana para hacer obras, la lucha por medios de comunicación y transporte y por un sistema de abasto que permitiera abatir los costos de los productos entre la población. Así como también los intentos por consolidar una organización democrática más amplia y de unidad con otros pueblos para “atravesar los mares del egoísmo, la opresión y la injusticia” (Paré, 1998: 29-30).

41Como resultado de lo anterior, la organización popular ha ocupado la Presidencia municipal de 1985 a 1998 y si bien es cierto que a nivel local ha logrado fortalecer una importante participación en la democratización y participación del pueblo, no ha conseguido consolidar alianzas estratégicas y duraderas con otros grupos y sectores sociales de la región. Sus conquistas, a la vez que nos muestran los alcances de su acción colectiva, evidencian también, hasta el momento, los límites de la organización comunitaria en la región.

  • 5 Si bien en porcentaje la población indígena de los municipios de Cosoleacaque e Ixhuatlán es minor (...)

42Sin embargo, es necesario notar que estas formas de vida tradicionales, esbozadas en líneas arriba, son las que predominan en las ciudades de esos “municipios indígenas”;5 más bien se verifica para los nativos que habitan la parte urbana que concierne a la traza original de esos pueblos. Como lo expongo a continuación, las periferias se han extendido vertiginosamente y la mayor concentración de obreros y precaristas tienen sus asentamientos ahí. Sin embargo, consideré necesario referirme a ellas para destacar cómo estas formas de vida pueden prevalecer y reproducirse en un medio fabril.

43Por otra parte, me ha interesado mostrar también como estas identidades basadas en elementos étnicos-culturales y formas de apropiación territorial se reconfiguran, se reprocesan, se mezclan, se combinan con otras fuentes de significado (como los movimientos urbanos, democráticos, defensa territorial, etc.), mediante los cuales se descubren y defienden intereses comunes. Se comparten y puede producirse un nuevo sentido; no obstante son constantemente redefinidas por los procesos económicos y de globalización.

Tercera aproximación: los nuevos colonos urbanos en el espacio regional

44Un tercer proceso, de 1980 a finales del siglo xx, cuya intensidad estaría determinada por la reconversión de la industria y terciarización de la economía (Moreno, 1992 y Ochoa, 2000), agudizaría la expansión urbana sobre la frontera agrícola, reservas territoriales, terrenos ejidales y comunales. Dicha expansión tiene su origen en los diversos proyectos llevados a cabo por el Estado y diversos actores. Entre ambos procesos de urbanización (el del Estado y los actores sociales) se erige un sistema que se evoca y sostiene mutuamente en sus representaciones y prácticas sociales.

45El auge petrolero que había experimentado el país y la región durante los años sesenta y setenta decayó en la década de los ochenta debido a las políticas de comercialización y a la disminución del consumo en los países industrializados. Un nuevo orden económico mundial se manifestó como un cambio en los patrones de producción, de administración y consumo, que afectó de diversas maneras las relaciones de los trabajadores con la industria en general. El proceso de reconversión industrial o modernización aparece ligado a las innovaciones tecnológicas surgidas en Alemania y Japón basadas en la microelectrónica de fibra óptica, la informática y la automatización que les permiten una mayor adaptabilidad y programación (Mezger, 1981: 83-111; Moreno, 1992).

46La reconversión implicó el desplazamiento del proteccionismo estatal (apoyado en subsidios) y la transferencia de decisiones acompañadas de una reestructuración administrativa en la producción industrial, necesaria para adaptarse a los nuevos entornos tecnológicos y alcanzar un nivel óptimo de competitividad en el mercado internacional.

47En México, la reconversión o modernización industrial se tradujo en la desincorporación (fusión, venta o liquidación) de las empresas del Estado (Moreno, 1992: 89). En 1992 Pemex quedó fraccionado en seis empresas, agrupadas en tres áreas: a) Pemex Exploración y Producción Primaria, b) Pemex Refinación, y c) Pemex Petroquímica (Alafita y Aguilar, 1997: 175-194). Una cuestión relevante en la implementación de esta política fue la reclasificación de los productos petroquímicos en básicos y secundarios. En lo concerniente a la producción básica el manejo quedaría a cargo del Estado; es decir, exploración-producción, gas, petroquímica básica y refinación. Por otro lado, se concedería a la participación del capital privado, nacional y extranjero, la elaboración de productos semielaborados, plásticos, detergentes, hules, sintéticos y fertilizantes, la rama más rentable de la industria petroquímica (Barbosa, 1993).

48A consecuencia de esa reconversión petrolera, en la zona sur de Veracruz se perdieron durante 1992,50 mil empleos directos en las industrias petrolera y petroquímica afectando a las ciudades de Coatzacoalcos, Minatitlán y poblados aledaños; ya que 90% de los establecimientos se localizaban en los Complejos Morelos, Cosoleacaque y Pajaritos en Veracruz (Alafita y Aguilar, 1997: 181-185).

49Desde entonces, el incremento del desempleo fue visible en las principales ciudades de la región. Cientos de familias de trabajadores transitorios y de planta que se quedaron sin empleo, con el pago obtenido por liquidación, abrieron pequeños negocios de abarrotes, panaderías, herrerías, etc., o se volvieron parte del sector informal de la economía como vendedores ambulantes o prestadores de servicios domésticos o personales.

50En este proceso de terciarización de la economía, el autoempleo, el empleo temporal y su constante inseguridad constituyen la característica principal de la estructura ocupacional de la región. Ante este panorama, la creatividad de los desempleados se intensifica y con frecuencia ellos mismos inventan sus empleos como, por ejemplo, quienes trabajan por su cuenta en talleres artesanales urbanos y se dedican a servir en el desempeño de su actividad a los que sí tienen empleo, como los estibadores y maquileros.

51De igual manera, la economía familiar de estos grupos se caracteriza por la participación potencial de todos los individuos mayores de ocho años en la obtención del ingreso. Con los recursos económicos que cada uno puede conseguir en empleos temporales se conforma el ingreso familiar total. Los adultos y los niños desempeñan diversas actividades para procurarse algún ingreso. Unas veces son los adultos varones quienes encuentran empleo; otras, son la mujeres, y otras más son los niños quienes trabajan vendiendo tamales o dulces, que sus madres o hermanas confeccionan, lavando coches, boleando zapatos o haciendo mandados para obtener algo de dinero para la familia. Así, —y en lo que podría ser una paradoja, que por lo demás requiere de investigaciones de mayor profundidad)—, los problemas de empleo que obligan a incorporar a la mujeres (madres e hijas) y a los hijos al trabajo; más que generadores de problemas de desintegración familiar (como hasta ahora lo ha documentado cierto tipo de investigación sociológica), constituyen una forma de cohesión familiar de los marginados y desempleados de la región para hacer frente a sus precarias condiciones de vida y dotarse de algún tipo de vivienda.

52El crecimiento urbano no sólo tuvo como origen la invasión y transformación de los antiguos pueblos vecinos, sino también ha sido el resultado de la expansión incontrolada de innumerables asentamientos y colonias ubicados en la periferia, sobre zonas pantanosas e insalubres o en terrenos de difícil acceso. En estos espacios miles de familias obtuvieron la propiedad del suelo (después de procesos legales mucho más complejos que los que aquí se mencionan), mediante múltiples prácticas de invasión urbana en predios públicos y privados, así como de ventas ilegales donde surgieron las denominadas ciudades perdidas, eufemismo con que se designaba a los asentamientos irregulares urbanos carentes de los más elementales servicios (Nolasco, 1979). Una de las estrategias populares para dotarse de vivienda fue el proceso de autoconstrucción de las mismas que conllevó la realización de diversas gestiones para obtener servicios urbanos y educativos. Al paso del tiempo, las calles fueron asfaltadas, se reconstruyeron las aceras, se introdujeron el drenaje y el agua potable, se instaló el alumbrado público, antes instalado de manera informal, y se sembraron árboles. No tanto como producto de la gestión municipal, sino como resultado del esfuerzo colectivo de los grupos organizados, y de variadas e incontables empresas personales. El resultado fue que el ambiente pantanoso y arenisco fue transformado y adaptado hasta donde fue posible y permitió el surgimiento de una intensa vida social.

53Con base en lo expuesto anteriormente, podríamos señalar provisionalmente que la desatención, el abandono o impotencia estatal frente a las inmensas necesidades colectivas de esta población, propiciaron la conformación y consolidación de nuevas identidades urbanas. Ante la ausencia de mecanismos institucionales que le permitieran a los vecinos ser interlocutores para la consecución de sus demandas, se posibilitó el surgimiento de formas de organización vecinales forjadas en la confrontación y negociación que no sólo tenían que ver con la demanda de mejores servicios públicos, sino también con una pedagogía de la democracia en donde se tenía que elegir quiénes, cómo y con qué legitimidad tomarían decisiones que correspondían a la mayoría.

54Estos factores ayudaron a consolidar procesos identitarios que estuvieron basados en nuevas formas de sociabilidad que se desarrollaron durante décadas en esas zonas periféricas. Las redes de paisanaje, reciprocidad, afinidad y solidaridad fueron la trama en la que se fue tejiendo una densa vida barrial y vecinal que al no conocer antecedentes fue inventada. La vida en la colonia, el vecindario, fue el resultado de múltiples experiencias acumuladas. Esto explica en gran medida la tolerancia y diversidad de valores como, por ejemplo, la variedad de credos religiosos y prácticas curativas que ahí se desarrollaron, a la par de un gran sentimiento de solidaridad y participación política en la construcción pionera de un ambiente urbano.

55Los nuevos ejes de articulación identitaria tuvieron sustento en esas organizaciones vecinales y de colonos, cuyas demandas fueron susceptibles de ser consensuadas y legitimadas por un discurso público que apelaba a una nueva identidad ciudadana conformado por nuevas formas de representación social (Mellucci, 1989). En ellas se mezclan tradición y nuevos rituales, formas de vida diferentes y estilos de organización comunitaria, donde las fronteras y los límites (reales o simbólicos), establecen el referente colectivo en relación con los “otros” y los demás territorios, y en donde el derecho a la diversidad constituye la garantía para vivir y habitar la ciudad. En este modelo no se apela a los orígenes geográficos (como en los migrantes zapotecos) o étnicos (nahuas) sino a una contemporaneidad política que legitima al sujeto colectivo. Es decir, a la noción de sociedad civil que remite a un grupo de individuos que voluntariamente unen sus acciones con un propósito común, en un marco de pluralidad y respeto mutuo y ponen en duda la legitimidad del orden establecido (Olvera, 2002).

A manera de conclusión

56Desde luego no se ha pretendido hacer una descripción exhaustiva de las formas de apropiación territorial ni una tipología de cómo los grupos sociales viven y habitan las ciudades de estudio; sino solamente poner en evidencia tres modalidades de articulación y expresión identitaria que se generan entre los procesos de globalización y las dinámicas sociales locales, las cuales dan lugar a reconstituciones identitarias que encuentran sustento en: a) estilos de vida étnicos que configuran nuevos espacios urbanos jerarquizados y diferenciados, en donde lo étnico le da sentido a los objetivos del sujeto y a sus representaciones; b) prácticas políticas y sindicales que han incidido en la “corporativización” del espacio urbano regional y en la construcción, por parte de los grupos sociales que lo habitan, de un discurso público que los legitima ante el Estado y ante otros sujetos sociales; c) nuevas formas de organización de la población indígena que han permitido, con relativo éxito, la defensa y conservación de sus territorios originales, articulándose con otras fuentes de significado (defensa de la democracia, movimientos ecologistas, organizaciones vecinales, etc.), y d) la conformación y consolidación de nuevas identidades urbanas basadas en nuevas formas de sociabilidad y de participación política ligadas al movimiento urbano-popular.

57Me ha interesado describir las formas y estilos de vida de esos contextos urbanos enfatizando, desde la perspectiva etnográfica, la dimensión multicultural del espacio regional. El análisis me permitió entrever cómo las formas de compartir y coexistir en el espacio urbano y la relación y tensión que los sujetos sociales mantienen entre sí ha dado origen a una forma especifica de multiculturalidad. En esa coexistencia cultural, las identidades se construyen, se activan, se representan y se constituyen en los ejes que articulan la multiculturalidad en los diversos ámbitos (político, social, económico, cultural, religioso, etc.) del espacio regional.

58Finalmente, las identidades constituyen el núcleo duro a través del cual las organizaciones vecinales y comunitarias se organizan para defender sus lugares de residencia, en esa búsqueda para mejorar la calidad de vida. Estas formas de organización, vinculadas a la defensa de sus necesidades cotidianas más apremiantes, pueden aparecer, como hasta ahora, desvinculadas entre sí (circunscritas a los límites de sus colonias o barrios), pero pueden convertirse en alternativas que vinculen a una gran variedad de sectores sociales en torno a nuevos proyectos urbanos.

59En todo caso, la construcción de la identidad llevada a cabo por los actores sociales es el proyecto de una vida diferente: el lugar de comienzo para la construcción de un sentido no sólo de autonomía e identidad, sino también de orden social y de propósito político (Touraine, 1992 y Castells, 1999). El cómo se construyen los diferentes tipos de identidades, por quiénes y con qué resultados no puede abordarse en términos generales y abstractos sino que depende del contexto social y de su ubicación en el proceso histórico particular.

Bibliographie

Bibliografía

Absalón, Carlos B.
1999 Peregrinares en la “abuela tierra”, tesis de licenciatura, Facultad de Antropología, uv, Xalapa.

Alafita, Leopoldo, y Martín Aguilar
1997 “El tratado de libre comercio y su impacto social en el Golfo de México”, en Sotavento, núm. 2, iihs-uv, Xalapa, pp. 175-194.

Barbosa, Fabio
1993 La reconversión de la industriapetrolera en México, Col. Cuadernos de Economía, unam-iie, México.

Blom, Frans
1993 El lugar de los grandes bosques,dif-Chiapas-icch, México.

Castells, Manuel
1999 La Era de la Información. El poder de la identidad: Economía, Sociedad y Cultura, vol. ii, Siglo xxi, México.

Cruz Martínez, Florentino
1990 Cosoleacaque. Génesis de un pueblo nahua, serie Documentos, núm. 6, Dirección General de Culturas Populares, Unidad Regional Sur, Veracruz.
1993 Zaragoza, Ver, Dirección General de Culturas Populares, Unidad Regional Sur, Acayucan.

Clark, Marjorie Ruth
1979 La organización obrera en México, Isabel Vericat (trad.), Col. Problemas de México, Era, México.

García de León, Antonio
1976 Pajapan: un dialecto mexicano del Golfo,inah, México.

Giménez, Gilberto
1994 “Comunidades primordiales y modernización en México”, en Giménez y Pozas (coords.), Modernización e identidades sociales,unam-Instituto Francés de América Latina, México, p. 194.

Mellucci, Alberto
1989 “El reto simbólico de los movimientos contemporaneos”, en El Nacional Suplemento Político, núm. 14, 10 de agosto, México.

Mezger, Dorotea
1981 “Crisis energética y nueva división internacional del trabajo”, en Marcos Kaplan (coord.), Petróleo y desarrollo en México y Venezuela, Nueva Imagen-unam, México, pp. 83-111.

Molina, Virginia
1992 Los Indios de Veracruz, Col. V Centenario, Gobierno del Estado de Veracruz, Xalapa.

Moreno Andrade, Saúl
1992 Modernización industrial y relaciones laborales en Petróleos Mexicanos: 1983-1989, tesis de maestría, Facultad de Sociología, uv, Xalapa.

Munch, Guido
1980 El sur de México. Datos sobre la problemática indígenas,unam-iia, México.
1994 Etnología del Istmo Veracruzano,unam, México.

Nieto, Raúl
1997 Ciudad, cultura y clase obrera. Una aproximación antropológica, Conaculta-Culturas Populares, México.

Nivón, Eduardo
1998 Mirar la ciudad desde la periferia, tesis de doctorado, Facultad de Filosofía y Letras, unam, México.

Nolasco, Margarita
1979 Ciudades perdidas de Coatzacoalcos, Minatitlán y Cosoleacaque, Centro de Ecodesarrollo, México.
1981 Cuatro ciudades. El proceso de urbanización dependiente,inah, México.

Ochoa G., Rocío
2000 “La construcción de un sistema regional complejo en torno a dos polos rectores: Acayucan y Minatitlán Coatzacoalcos”, en Eric Leonard y Emilia Velázquez (coords.), El Sotavento veracruzano. Procesos sociales y dinámicas territoriales,ciesas-ird, México, pp. 63-82.

Olvera, Alberto
2002 “Las tendencias generales de desarrollo de la sociedad civil en México”, en Alberto Olvera (coord.), Sociedad civil, esfera pública y democratización en América Latina: México,fce-Universidad Veracruzana, México, pp. 43-70.

Palma Alor, Augusto
1975 Las Choapas ayer, hoy y siempre, Federación Editorial Mexicana, México.

Pare, Luisa
1998 “Nemi ti neenemi”, en Son del sur, núm. 6, Chuchumbe A.C-Conaculta, Jáltipan.

Pino, Lorena
2002 Nanchital, una localidad petrolera en el Istmo veracruzano: 1930-2000, tesis de licenciatura, Facultad de Antropología, uv, Xalapa.

Portal, Ana María
1997 Ciudadanos desde el pueblo,uam Iztapalapa-dgcp-cemca, México.
1999 “Multiculturalidad urbana en México y las diversas maneras de apropiarse de la ciudad”, en Rubens Bayardo y Mónica Lacarrieu (comps.), La dinámica global/local, ciccus, Buenos Aires, pp. 105-116.

Prévot-Chapira, Marie France
1988 “Espacio petrolero y poder sindical en la Costa del Golfo”, en Jorge Padua y Alain Vanneph (coords.), Poder local, poder regional, Colegio de México-cemca, México, pp. 246-260.

Safa, Patricia
2001 Vecinos y vecindarios en la dudad de México, ciesas-uam Iztapalapa-M. Á. Porrua, México.

Touraine, Alain
1994 Crítica de la Modernidad,fce, México.

Uribe, Manuel
1983 El movimiento obrero petrolero en Minatitlán, Veracruz (1908-1921), tesis de licenciatura, Facultad de Antropología, uv, Xalapa.
2002 Identidad étnica y mayordomías en zonas de alta concentración industrial. El caso de los nahuas, popolucas y zapotecos del Istmo veracruzano en el siglo xx, tesis de doctorado en Historia y Estudios Regionales, Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales, uv, Xalapa.
2004a “Minatitlán: la construcción de una urbe multicultural en el Istmo Ve-racruzano”, en Memoria de la Segunda reunión anual del proyecto: Identidades y movilidades, las sociedades regionales frente a los nuevos contextos políticos y migratorios. Una comparación entre México-Colombia,ciesas-ird-icanh-Conacyt, México, pp. 31-38.

Valdivieso, Julio
1963 Historia del Movimiento sindical petrolero en Minatitlán, Veracruz, edición del autor, México.

VIDEOS

Fiesta de la Candelaria
2004b Fiesta de la Candelaria. Convivencia multicultural en Minatitlán, Veracruz, Melesio Portilla y Manuel Uribe, DVD, Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Proyecto idymov-ciesas-ird-icanh, México.

Laguna de dos Tiempos
1982 Laguna de dos tiempos, Eduardo Maldonado, Instituto Nacional Indigenista y coplamar, México.

Notes

1 En este trabajo nos referimos al Sur de Veracruz, o Istmo Veracruzano, cómo al espacio territorial que comprende la planicie que se extiende a partir del volcán de San Martín Pajapan hasta el río Tonalá, el cual limita con la parte occidental del estado de Tabasco. Geográficamente abarca la cuenca del río Coatzacoalcos y comprende los municipios de Acayucan, Coatzacoalcos, Cosoleacaque, Chinameca, Las Choapas, Hidalgotitlán, Hueyapan de Ocampo, Ixhuatlán del Sureste, Jáltipan, Jesús Carranza, Mecayapan, Minatitlán, Moloacán, Oluta, Oteapan, Pajapan, San Juan Evangelista, Sayula, Soconusco, Soteapan, Texistepec y Zaragoza (Munch, 1994: 15).

2 Desde esta perspectiva véanse los trabajos de Portal (1997 y 1999), Safa (2001), Uribe (2004a) y Nieto (1997).

3 Y que, como en el caso de los zapotecos, los siguen diferenciando; al respecto véanse el documental de Melesio Portilla y Manuel Uribe Fiesta de la Candelaria. Convivencia multicultural en Minatitlán, Veracruz (2004b). También Uribe (2002 y 2004a).

4 Para una mejor referencia visual sobre este proceso véase el documental de Eduardo Maldonado, (1982).

5 Si bien en porcentaje la población indígena de los municipios de Cosoleacaque e Ixhuatlán es minoritaria, su importancia absoluta es relevante; no así en el caso del municipio de Zaragoza donde la población indígena es mayoritaria: según el censo más reciente, en 2 000 residían en Cosoleacaque 16 302 hablantes de lengua nahua, en el municipio de Ixhuatlán 1 072 hablantes que representan 16.77% y 8.07% con respecto a la población total respectivamente. En el municipio de Zaragoza con 7 929 nahua hablantes representan 88.62%.

Auteur

Doctor en historia y estudios regionales por el Instituto de Investigaciones Histórico Sociales de la Universidad Veracruzana. Ha participado en proyectos del Instituto Nacional de Antropología e Historia, del Instituto Veracruzano de la Cultura y de la Dirección General de Culturas Populares. Actualmente es catedrático del Colegio de Veracruz. muribe_mx@yahoo.es

© IRD Éditions, 2007

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Volume papier

IRD Éditions
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search