Version classiqueVersion mobile

Historias de hombres y tierras

 | 
María Teresa Rodríguez
, 
Bernard Tallet

Primera parte. Procesos territoriales y demográficos

Introducción a la primera parte

Medio ambiente y territorio: entrando por los paisajes de la cuenca del Papaloapan

Rafael Palma

Texte intégral

1Parece tarea difícil hablar de Playa Vicente sin empezar por el río Tesechoacán. Y es que sin duda éste y otros en el sur de Veracruz funcionaron, desde la Colonia hasta las primeras décadas del siglo xx, como ejes primordiales en la comunicación y colonización del trópico húmedo veracruzano. Sus cursos jugaron un papel central en la estructura del poblamiento, particularmente en las tierras bajas. La ausencia de caminos, salvo aquellos que abrieron las rutas del ganado y algunos senderos locales, provocó que los asentamientos se desarrollaran en ciertos lugares elevados sobre los márgenes de los principales cauces, y muchas veces coincidiendo con los principales puntos de cruce fluvial. El ejemplo más evidente de este modelo aparece en la cuenca del Papaloapan donde ciudades, cabeceras municipales y un sinnúmero de rancherías prevalecen a los costados de esta importante corriente, desde Alvarado en su desembocadura en el Golfo de México hasta Tuxtepec, al pie de la Sierra Madre Oriental. Lo mismo se nota al lado de sus grandes afluentes como el Obispo, Santo Domingo, Tesechoacán y en ciertas secciones del San Juan. Si bien desde los últimos años del siglo xix la construcción del ferrocarril y después de las carreteras se tradujo con el tiempo en un cambio fuerte en las estructuras del doblamiento; esa ocupación a lo largo de los ríos jamás desapareció: las ciudades y pueblos fluviales de antaño permanecen hoy día en su lugar de fundación.

2Anteriormente vivir junto a los ríos no significaba únicamente aprovecharles como vías de tránsito para personas y mercancías, si bien ello fue una base muy importante que impulsó el crecimiento económico de lugares como Tlacotalpan o Cosamaloapan. Sus recursos en pesca, en agua dulce para la ganadería e irrigación de campos alejados, la explotación de sus vegas aún limitadas a las temporadas de seca, ofrecían –y ofrecen– un amplio abanico de posibilidades productivas que es bien valorado, a pesar de los riesgos que implican los periódicos desbordes. A lo largo del Tesechoacán estos usos agropecuarios se notan por doquier, formando un mosaico de aprovechamientos donde el medio ambiente es un factor importante. Y para tratar de exponer tal naturaleza física sigamos su recorrido desde el mar.

3Si remontamos el caudaloso río Papaloapan, desde su desembocadura en la gran laguna de Alvarado y viejo puerto colonial del mismo nombre, primero hay que atravesar un extenso sistema lagunar y pantanoso, estructurado por una densa y confusa red hidráulica, antes de llegar a la confluencia con el San Juan. En este punto, sobre la margen izquierda del “río de las mariposas”, el Papaloapan, se asentó el puerto fluvial de Tlacotalpan que fue un importante centro de comercio del Sotavento hasta los inicios del siglo xx. Corriente arriba, un poco más, se alcanza la confluencia con el río Tesechoacán, que aporta un caudal más modesto que el San Juan (véase figura 3). Los cauces de estos dos ríos corren en paralelo y a corta distancia entre si, apenas separados por ligeras colinas que distinguen sus amplios valles y que corresponden a una gran franja de tierras bajas (menos de 10 metros de altitud) e inundables, prácticamente despobladas (hoy con un centenar de pequeños ranchos que aprovechan montículos y escarpes aislados para escapar de los desbordes). Estos planos inundables se dirigen unos 35 kilómetros hacia el sur-sureste, hasta que sus amplios valles fluviales se separan dibujando una suerte de herradura, abierta hacia el suroeste, de tal manera que rodean un vasto conjunto de mesetas y lomeríos sedimentarios que no rebasan los 200 metros de altitud.

Figura 3. Grandes unidades ambientales en el interfluvio Tesechoacán, San Juan

Figura 3. Grandes unidades ambientales en el interfluvio Tesechoacán, San Juan

4A la mitad de tal herradura que conforma el interfluvio Tesechoacán-San Juan, los valles fluviales se cierran siguiendo cursos poco más encajonados. En dos de los primeros tramos estrechos, situados casi a la misma latitud, aparecen sendos lugares que funcionaron hasta el final del xix como importantes puntos de rompimiento de carga en el tráfico terrestre y fluvial: Playa Vicente sobre el río Tesechoacán y San Juan Evangelista, sobre la corriente que lleva su nombre. Finalmente los dos ríos llegan a tocar las vertientes serranas de donde nacen sus primeros arroyos. Ahí el contacto es fuerte, pues los lomeríos enfrentan esas vertientes con un brusco cambio de pendiente: en menos de 15 kilómetros se alcanzan los 1 000 metros de altura, en 30 los 2 500 metros. Este cambio nos revela que pasamos de las tierras calientes a las más templadas con sus pequeños valles y sus crestas cársticas; también pasamos del estado de Veracruz al de Oaxaca. Hoy todo este territorio comprendido entre los ríos Tesechoacán y San Juan se encuentra compartido por el municipio de Playa Vicente (fundado en 1887) y otros dos mucho más jóvenes: Isla (1967, segregado de Tesechoacán) y Juan Rodríguez Clara (1960, separado de San Juan Evangelista).

LOS PAISAJES ENTRE LOS RÍOS SAN JUAN Y TESECHOACÁN

5A la altura de Playa Vicente este espacio interfluvial de tierras bajas y calientes (25 C como media anual) presenta matices locales que entrelazan formas de relieve, suelos y regímenes de lluvia que, en resumen, conforman tres grandes tipos de paisaje: las tierras bajas inundables, las terrazas del norte y las mesetas colinas. El primero corresponde a un medio natural dominado por las inundaciones que provocan esos dos grandes ríos. Las abundantes precipitaciones serranas someten estas corrientes a un régimen torrencial que en la temporada de lluvias llega a causar grandes avenidas, ocasionalmente violentas desde las angostas cañadas donde nacen. Después sobre las tierras bajas esas fuerzas se transforman en silenciosos aumentos en el nivel de sus aguas, induciendo desbordes que llegan a cubrir varias decenas de kilómetros durante varios días cada año, y cuando han llegado los huracanes muchos días mas. Esos desbordes ocurren luego de la presencia de un déficit hídrico que se produce con los meses secos de la primavera (Revel-Mouroz 1980), estiaje que se nota más en la cuenca del San Juan por la sombra pluviométrica que provocan las elevaciones cercanas al mar de San Martín Tuxtla y Santa Marta: principales conos (1 600 y 1 500 metros respectivamente) en el alineamiento volcánico de Los Tuxtlas. Los otros dos tipos, las terrazas y las mesetas, configuran una serie de ondulaciones de baja altitud pegadas a la sierra, generalmente con flancos muy disectados por la erosión, y por donde drenan numerosas corrientes secundarias destacando el arroyo Xochiapa, afluente del San Juan. Es en estos lomeríos donde se asienta la mayor parte del municipio de Playa Vicente. Veamos algunas características de estas grandes unidades de paisaje.

Las zonas inundables y sus vegas

6El Tesechoacán es un río bordeado por terraplenes de suelos cenagosos, donde algunos pantanos y sabanas arboladas ocupaban los cauces de inundación. En ocasiones a la orilla del río aparecen playas en forma de media luna creadas por la deriva de la corriente, lugares donde se ha realizado una agricultura intensiva (sandía, melón y otros cultivos de ciclo corto como tomate y pepinos) que generalmente son posibles durante el estiaje. Los terraplenes menos arenosos corresponden a las vegas, bien representadas por las tierras planas donde la fertilidad igualmente se renueva cada año debido a la creciente. Aquí los suelos lateríticos son profundos, arcillosos y no pedregosos, sujetos a inundaciones que duran alrededor de tres meses por año y por tanto con rasgos de hidromorfismo a menos de 50 centímetros. Son generalmente más fértiles por la saturación de bases (mayor al 50%) y poco permeables, propicios para las antiguas siembras de algodón, luego para las plantaciones de plátano; hoy para cultivos de ciclo corto donde sus agricultores, casi todos ejidatarios, cultivan el maíz de tapachole (o maíz de invierno, sembrado en noviembre y cosechado entre febrero y marzo) con un rendimiento elevado: seis a ocho toneladas por hectárea, contra un máximo de cuatro en las tierras sujetas al temporal. También se realiza un segundo ciclo de maíz en el transcurso de la estación de lluvias, pero ante el hecho de las inundaciones mal controladas los riesgos de pérdida de la cosecha son grandes (Alessio & Bonnet 2002). Bajo estas condiciones la ocupación humana de los valles fluviales no ha sido del todo fácil y hoy día los encontramos con densidades relativamente bajas, aunque hubo un tiempo en que la margen izquierda del Tesechoacán contuvo asentamientos importantes, como el viejo pueblo que dio nombre al río.

Las colinas y las terrazas

7En contacto con los cauces de inundación, describiendo un arco dentro del interfluvio, aparece una zona de terrazas, generalmente breves e inclinadas que anteceden a una serie de suaves colinas con crestas redondeadas, apenas discontinuas por la cañada que separa la villa de Juan Rodríguez Clara del ejido Los Tigres (184 metros, el punto más alto en todo el conjunto) la cual dibuja en su flanco norte un parte aguas más agudo. Estamos dentro de la principal zona de producción de piña cayena a nivel nacional, donde dominan con fuerza los acrisoles, que son suelos profundos de textura arenosa, poco fértiles, muy permeables y que ofrecen una resistencia media a la erosión. La acidez que presentan (pH 4.5 aproximadamente) favorece la obtención de rendimientos elevados y buena talla de ese fruto, aunque los suelos alrededor de Los Tigres, por ser más arcillosos, resultan en una menor calidad aunque con buen rendimiento (Alessio & Bonnet 2002). El corazón de la zona de producción de piña corresponde a las terrazas bajas (máximo 50 metros) casi planas, en muchas partes todavía inundables, que se sitúan al oriente de la Villa de Isla, entre la vía del ferrocarril y la autopista que discurren del noreste al sureste atravesando todo el interfluvio. En ese cuadrante de cerca de 20 000 hectáreas la menor variación topográfica hace la diferencia entre parcelas adecuadas para el cultivo de la piña, que soporta mal los excesos de humedad, y los pastizales dedicados a la ganadería de engorda y lechera: montículos que se elevan apenas un metro impiden los encharcamientos, y las hondonadas (llamadas jagüeyes) poco permeables sólo sirven como abrevaderos para el ganado.

Las mesetas meridionales

8Aproximadamente 10 kilómetros al sur de los viejos límites septentrionales del corregimiento de Huazpaltepec, o de la línea del ferrocarril, comienza el paisaje de mesetas colinadas, con algunos flancos empinados que dan la impresión de un relieve muy ondulado, sobre todo cuando se desciende hacia los valles encajonados de arroyos como el Serrano y Xochiapa, o el río Lalana, que es el nombre que toma el San Juan cuando se aproxima a la Sierra Madre. Se trata de un conjunto amplio que abarca prácticamente todo el municipio de Playa Vicente, formado por un mosaico de suelos generalmente profundos, obscuros y pesados, de fertilidad débil-a no ser por las lluvias constantes que reciben-que mejora un poco conforme nos acercamos a las cabezas de valle o aquellas partes con antiguos arrastres de suelos. Son los territorios ocupados desde siglos por poblaciones indígenas. Al centro de todo este conjunto domina la meseta de Abasolo del Valle, lugar con un relieve suavemente ondulado y representativo de los últimos frentes de colonización.

9La diferencia climática entre los grandes paisajes antes descritos ocurre por la distribución de las lluvias: pasamos del tropical sub-húmedo que priva sobre las zonas inundables y las terrazas, con precipitaciones medias anuales del orden de 1 000 a 1 200 milímetros; al tropical húmedo en las mesetas, con valores medios que oscilan entre 2200 y 2 700 milímetros. Esta variación es provocada por la sombra que produce la sierra volcánica de Los Tuxtlas la cual, antepuesta a las tierras bajas, actúa como barrera del monzón atlántico. Las lluvias vuelven a recuperar importancia hasta que tocan la segunda barrera que forman las vertientes serranas de Oaxaca. Así, se dibuja un gradiente pluviométrico que va del noreste al suroeste: en disminución hacia los valles fluviales, en aumento hacia las sierras que bordean el norte y sur del interfluvio. Hay que agregar que las lluvias no se distribuyen uniformemente en el transcurso del año, sino que se presentan en dos periodos bien marcados: de junio a octubre, cuando se precipita el 80% del total anual, y de febrero a mayo, que es la época de sequía. Entre estos dos periodos ocurre la transición de las lluvias de invierno, que acaparan el 12%. El 8% restante coincide con los meses más cálidos del año (abril y mayo con 31° C) que es cuando se presenta el mayor déficit hídrico.

10El estiaje que se prolonga por esos tres meses significa serios apremios para los ganaderos más que para los agricultores, ya que la mayoría de los pastizales cultivados, que soportan mal la sombra de los árboles y por tanto se promueven a pleno sol, se vuelven escasos para sostener a los hatos en libre pastoreo, sobre todo aquellos que ocupan las tierras bajas al norte del municipio, desde Tesechoacán hasta San Juan Evangelista. Entonces las manadas tienen que moverse hacia praderas más verdes, que son aquellas más cercanas, vastas e igualmente húmedas establecidas sobre el paisaje de mesetas onduladas. ¿Ha sido entonces la lluvia uno de los factores que promovió la especialización ganadera en las tierras de Playa Vicente? La presencia de ranchos de cualquier talla y sobre todo el aumento de la ganadería a medias han provocado la progresión constante de los pastizales. Si bien el predominio de la actividad ganadera es una realidad fuerte en todo el Sotavento, en este municipio adquiere un dinamismo particular: durante los últimos 20 años del siglo xx los pastizales aumentaron a un ritmo de 1 031 hectáreas por año, mientras que la agricultura lo hizo en 129 hectáreas anuales. Así, para el año 2000, los pastos representaban el 74% de la superficie agrícola útil municipal.

Bibliographie

Bibliografía

Alessio, Anne Catherine y Emmanuelle Bonnet.
2002 “Sistemas de producción en Isla, (Veracruz, México), origen y modelos económicos actuales”, memoria de dea en Desarrollo Agrícola, inap-g, París.

Revel-Mouroz, Jean
1980 Aprovechamiento y colonización del trópico húmedo mexicano. La vertiente del Golfo y del Caribe, fce, México.

Table des illustrations

Titre Figura 3. Grandes unidades ambientales en el interfluvio Tesechoacán, San Juan
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/20207/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 232k

Auteur

Maestro en antropología social por el ciesas y maestro en geografía por la Universidad de París I. Ha participado en el proyecto “El Istmo mexicano en el actual contexto de desarrollo” (ciesas/golfo-conacyt) y en el proyecto “Porvenir de las pequeñas agriculturas en el sur de Veracruz” (ciesas-ird). Sus campos de investigación son: los sistemas de información geográfica, la formación de las estructuras agrarias, las evoluciones del doblamiento rural y las relaciones campo-ciudad. Actualmente es investigador del Instituto de Investigaciones Económico-Sociales de la Universidad Veracruzana y profesor de la facultad de Geografía de la misma Universidad. rafael.palma.g@gmail.com

© IRD Éditions, 2009

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search