Version classiqueVersion mobile

Historias de hombres y tierras

 | 
María Teresa Rodríguez
, 
Bernard Tallet

Introducción

Bernard Tallet et María Teresa Rodríguez

Texte intégral

  • 5 Delgado (2000: 27) identifica siete sub-regiones en el sur de Veracruz o Sotavento veracruzano; una (...)

1Los autores de este volumen nos hemos propuesto partir de una perspectiva de larga duración para aproximarnos a la historia de la ocupación y construcción del municipio de Playa Vicente (véase cuadro 1), hasta llegar a comprender los cambios sociales y económicos más recientes. La intención fundamental es entender la compleja realidad actual de este municipio ubicado en el trópico húmedo del sureste mexicano –en la amplia y diversa región conocida como Sotavento veracruzano – (véase figura 1).5

  • 6 El análisis detallado del proceso de conformación del municipio de Santiago Sochiapan a partir de s (...)

2La fragmentación del territorio municipal de Playa Vicente en 2003, con la creación del nuevo municipio de Santiago Sochiapan,6 cuestionó aspectos fundamentales relativos a la unidad de aquel municipio creado en 1873, en detrimento de las tierras comunales de Xochiapa y Tatahuicapa. Las tensiones políticas y sociales alrededor de esta reciente división remiten a la larga historia de un espacio que en diversas épocas y hasta la fecha, ha sido un espacio de frontera. La referencia a la frontera alude a su carácter de zona de contacto entre poblaciones muy diferentes y en distintas épocas. Dicha frontera se expresa en el paisaje y en la organización física del municipio, área de confluencia entre la sierra y los llanos. Esta ruptura entre la sierra de Oaxaca y las zonas bajas se aprecia muy bien en los días claros después de la lluvia: la barrera de la sierra se yergue como un muro frente al horizonte y parece sobresalir del resto del municipio. Este fuerte obstáculo físico ha sido, paradójicamente, una franja de intercambios entre las tierras altas y las tierras bajas, gracias a las vías de acceso que constituyen los ríos que emergen desde las montañas. La organización física de este espacio, más allá de la contundente impresión de ruptura, subraya la permanencia de su función de zona de contacto en el curso de los tiempos.

Cuadro 1. Datos generales municipales

Cuadro 1. Datos generales municipales

Fuente: inegi. II Conteo de Población y Vivienda 2005.

3Éste ha sido particularmente el caso entre la población zapoteca y la población mestiza, la cual remontó –en los primeros años de la Colonia– la rivera del río Tesechoacán y se estableció a lo largo de su curso, único eje de comunicación desde la costa hacia el interior de esta región dominada por las corrientes fluviales, los pantanos y la selva. El mapa que representa el espacio ocupado en 1907 por el actual municipio de Playa Vicente, ilustra esta frontera interna entre las zonas de poblamiento denso y las zonas vacías, recubiertas de selva (véase figura 2). El crecimiento poblacional a lo largo del cauce del río Tesechoacán, fue el resultado del esfuerzo de habitantes atraídos por la sucesión de ciclos económicos que incrementaban el valor de las tierras bajas.

Figura 1. El municipio de Playa Vicente en el sur de Veracruz

Figura 1. El municipio de Playa Vicente en el sur de Veracruz

4Siguiendo el cauce del río Tesechoacán, la relación económica estaba dominada por los intercambios con el puerto fluvial de Tlacotalpan –situado en la confluencia de los ríos Papaloapan y San Juan– y más allá, con los puertos de Alvarado y Veracruz. Esta disposición fundamental para la historia del poblamiento y de los intercambios económicos en los tiempos de la Colonia, sería poco a poco modificada por el trazo de la vía férrea a fines del siglo xix, y más tarde por la apertura de carreteras, en particular la carretera que une las localidades oaxaqueñas de Tuxtepec y Palomares al pie de la sierra. Una nueva geografía de lugares aparecerá poco a poco, conducida por los movimientos de crecimiento demográfico, generando una nueva distribución de la población al interior del municipio de Playa Vicente (véase figura 8).

Figura 2. Playa Vicente y Xochiapa con los centros urbanos y rurales de mayor interacción: Tuxtepec y María Lombardo (Oaxaca); las villas de Azueta, Isla y Juanita (Veracruz)

Figura 2. Playa Vicente y Xochiapa con los centros urbanos y rurales de mayor interacción: Tuxtepec y María Lombardo (Oaxaca); las villas de Azueta, Isla y Juanita (Veracruz)

5La última frontera visible al interior del municipio –señalada en el mapa de 1907– entre las riveras del Tesechoacán y los asentamientos zapotecos en contacto con la sierra, desaparecerá hasta después de 1950. La apertura de colonias agrícolas y ganaderas en el marco de la política del Estado mexicano de marcha al mar y de colonización del trópico, jugará un papel determinante dentro del municipio de Playa Vicente. Fue éste un momento central en las diferentes etapas del proceso de poblamiento del espacio municipal, puesto que en la misma época, bajo el sello de la Comisión del Papaloapan, se realizó la reubicación de pobladores desplazados a causa de la construcción de la presa Miguel Alemán en el piedemonte de la sierra mazateca (véanse capítulos iii y iv de este volumen).

6Los acontecimientos de la década de los años cincuenta del siglo veinte, agitaron la distribución interna del poblamiento en el municipio y dieron lugar a nuevas combinaciones, moviendo –en una suerte de rebote– el juego habitual de relaciones entre zapotecos y mestizos de la cabecera municipal: nuevos actores intervienen y se insertan en las dinámicas municipales. La permanencia o actualización de las fronteras inter-étnicas en el caso de los poblados mazatecos está en el centro del cuestionamiento señalado por Rodríguez en el capítulo iv: ¿cómo se han insertado estas poblaciones indígenas en el nuevo contexto regional? ¿Se han mantenido, después de 50 años, los lazos con la región de origen desde la cual fueron desplazadas hasta el trópico veracruzano las familias mazatecas?

7El cuestionamiento sobre la identidad de los diferentes grupos étnicos presentes en Playa Vicente, no puede separarse del análisis de las transformaciones económicas que han acompañado en el curso del tiempo las relaciones internas del municipio. Estos procesos han influido vigorosamente la distribución espacial de las actividades y de las personas. Así, la presentación sobre el tiempo largo en la historia de la región de Playa Vicente (véase el capítulo i elaborado por Palma & Hoffmann) remite a la época en que el cultivo de algodón dio lugar a relaciones económicas entre la población zapoteca, productora de la planta, y los comerciantes mestizos instalados en torno al embarcadero que se ubicaba en el sitio de la actual cabecera municipal, quienes controlaban la transformación, el comercio y la salida del algodón.

8En términos generales, la sucesión de ciclos económicos ha marcado los deslizamientos de las fronteras internas del municipio. Una delimitación esencial, determinada por los distintos ciclos productivos, descansa sobre la diferenciación física entre las tierras bajas, sometidas a inundaciones anuales en periodos de crecimiento de las corrientes fluviales, y las tierras altas. Las tierras bajas, próximas al río, han estado sucesivamente cultivadas de algodón, plátano, tabaco, arroz y actualmente maíz en la estación seca. Estas etapas sucesivas, determinantes para la historia del poblamiento y de la economía regional, se han desarrollado de manera casi independiente de lo que sucedía en el espacio interior del municipio, acaparado por grandes haciendas inutilizadas como terrenos agrícolas durante el Porfiriato. Durante la década de 1950, estas tierras se abrieron a la colonización, a partir de decisiones políticas tomadas desde las esferas gubernamentales y sin la concertación con las autoridades locales.

9La historia de la colonización de dichas tierras vacantes durante los años cincuenta del siglo xx subraya, casi de manera calcada, el papel preponderante de las corrientes globales sobre las dinámicas locales. Como muchas otras regiones, el municipio de Playa Vicente ha conocido fases sucesivas de avance y de retroceso determinadas por centros de decisión externos a la región y –en ocasiones– al país. El ocaso de la producción de algodón a fines del siglo xix, y el fin de los cultivos de plátano en el curso del siglo xx, son ejemplos de la inserción económica regional en el mercado internacional, así como de la contundencia de los cambios ligados a la reorganización de circuitos de aprovisionamiento de materias primas agrícolas. Actualmente, el movimiento de ganaderización de la totalidad de las tierras del municipio no puede comprenderse sin analizar –como lo hace Bernard Tallet en el capítulo iii– la repercusión de las transformaciones económicas a nivel nacional, tal y como ocurre con las políticas públicas de acceso a los créditos y con la apertura del mercado de carne en el marco del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (tlcan). En consecuencia, el movimiento actual de uniformidad del paisaje ante la expansión de la ganadería, parece cancelar los antiguos límites, las viejas fronteras. La aparente desaparición de las fronteras físicas ligadas a los sistemas de producción, no puede soslayar las recomposiciones sociales en curso. La atención centrada en los comportamientos de jóvenes estudiantes indígenas (como anotan Cossío y Sánchez en el capítulo V), revela la pujanza de los cambios de mentalidades. Las entrevistas que las autoras realizan a los estudiantes traducen la visión de una parte de la juventud local sobre la mediocridad actual en el campo: “...no queda otra más que salir de aquí”. A esta falta de perspectivas económicas y de condiciones de vida agradables asociadas al mundo rural, se agrega la presencia de imágenes sobre la vida urbana transmitidas por la televisión, así como las referencias de los migrantes que vuelven de visita a los lugares de origen. El contraste entre las condiciones de vida de las familias rurales y las imágenes de modernidad vertidas por la televisión, presentes constantemente en los hogares, llama la atención de los jóvenes, quienes las interpretan en términos de un mundo rural “atrasado”, en el cual si bien permanecen todavía debido a su calidad de estudiantes, ha dejado de ser su principal universo de referencia. Su atracción por el aprendizaje del ingles y su fascinación por las computadoras y el internet, muestran muy bien su proyección hacia un universo diferente que posiblemente no será jamás el suyo; este estado de ánimo expresa, sin embargo, su negativa a permanecer en el medio rural. En la medida en que la escolarización conlleva al abandono de las actividades productivas agrícolas ¿constituye también la preparación para otras rupturas?

10Los jóvenes escolarizados expresan esta descalificación de lo rural que se encuentra fuertemente relacionada con la carencia de fuentes de empleo alternativas a las actividades agrícolas o ganaderas, a las cuales tienen acceso –en la mayoría de los casos– sólo como asalariados. El municipio de Playa Vicente se revela incapaz de responder a las necesidades de empleos; la emigración queda como la única alternativa ante la inexistencia de perspectivas locales. La salida de los jóvenes y el envejecimiento de la población traducen esta crisis de la reproducción del mundo rural para una buena parte de la población. El análisis de los procesos recientes de transformación de la ganadería en el capítulo elaborado por Tallet, destaca la fuerza de la marginalización económica de un gran número de unidades familiares incapaces de seguir el ritmo de la modernización económica, carentes del apoyo financiero elemental y de recursos para solventar sus requerimientos mínimos. Los cambios recientes se dirigen, por lo tanto, hacia el provecho de una minoría que controla los mecanismos esenciales de creación de riqueza en el municipio: tierra, comercios, maquinaria e infraestructura.

  • 7 El nombre oficial del municipio es Santiago Sochiapan, su cabecera se denomina Xochiapa (Gaceta Ofi (...)

11Es en referencia a este último aspecto, que es necesario analizar la dimensión cultural e identitaria de ciertos movimientos sociales que se han propuesto un mejor posicionamiento en el escenario municipal. Ha sido el caso del movimiento que culminó con la creación en el año 2003 de un nuevo municipio veracruzano: Santiago Sochiapan, con cabecera en el poblado zapoteco de Xochiapa.7 Por su parte, los habitantes de Nuevo Ixcatlán-poblado conformado por la reubicación de pobladores mazatecos provenientes de lo que hoy es el embalse de la presa hidroeléctrica Miguel Alemán-expresan la reivindicación de una identidad indígena mazateca con la finalidad de dar sentido a una nueva voz en tanto sujeto político colectivo, como señala Rodríguez en el capítulo iv. Algo similar ocurre en la congregación Abasolo del Valle, cuyos habitantes se auto-identifican como mixtecos, buscando también un posicionamiento más favorable en la correlación de fuerzas económicas y políticas a escala regional. Manifestaciones de índole cultural, como el Festival del Tesechoacán, han tomado fuerza en los últimos años, enfatizando la adscripción de los habitantes de Playa Vicente a la región cultural sotaventina. Este tipo de manifestaciones culturales y de movimientos sociales que han tenido lugar en nuestro municipio, nos demuestran que los procesos de animación y recreación colectiva responden a los contextos políticos y sociales con notable creatividad.

12A partir del panorama municipal someramente descrito, señalaremos brevemente, para finalizar, algunas interrogantes que por ahora no responderemos, pero que enfatizan la importancia de profundizar en los temas apenas apuntados en este libro: ¿cuáles serán las consecuencias de los movimientos sociales que en Playa Vicente se han fincado en las diferencias étnicas, buscando una nueva configuración del territorio municipal? ¿Cuáles serán los designios de este territorio marcado por la alta movilidad de su población joven? ¿Hasta dónde llegan los efectos de las remesas enviadas por los migrantes en la dinámica socio-económica del municipio? Aparentemente las aportaciones de quienes emigran se invierten en la resolución de las necesidades más apremiantes en materia de alimentación y vivienda, y pocas veces se reflejan en la activación económica de las labores del campo, ya sea en actividades agrícolas o ganaderas. Por otra parte, se vislumbra un paisaje cada vez más dominado por la ganadería pero sin crecimiento de la población; antes bien, los movimientos de salida de las generaciones jóvenes tienden a acrecentarse, dando lugar a un estancamiento demográfico, como indica Palma en el capítulo ii.

13La diversidad de experiencias que han protagonizado los habitantes de este territorio, algunos herederos de familias y comunidades de antiguo cuño, otros pioneros y colonos recién llegados, revelan un potencial humano capaz de construir proyectos de apropiación de su entorno, ya sea asociados a la tradición y a la continuidad histórica, o bien a la construcción colectiva de un futuro posible adecuado a los correlatos de la modernización y la tecnificación. La historia nos muestra que cada sociedad configura sus lógicas de acción con creatividad e inventiva difíciles de predecir.

14Xalapa, Veracruz, mayo de 2008.

Notes

5 Delgado (2000: 27) identifica siete sub-regiones en el sur de Veracruz o Sotavento veracruzano; una de ellas es la que denomina Llanos de Playa Vicente-San Juan.

6 El análisis detallado del proceso de conformación del municipio de Santiago Sochiapan a partir de su escisión del territorio de Playa Vicente, no será analizado en este libro, puesto que su importancia y complejidad merecerían un espacio mucho más amplio del que disponemos por ahora.

7 El nombre oficial del municipio es Santiago Sochiapan, su cabecera se denomina Xochiapa (Gaceta Oficial 259 de diciembre, 2003). Sin embargo la costumbre local es reconocerlo como Xochiapa o Xochiapan.

Auteurs

Doctor en geografía por la Universidad París i (Panthéon-Sorbonne), donde actualmente es profesor, impartiendo cursos de geografía rural y estudios sobre el desarrollo. Ha realizado trabajo de investigación en África del Oeste sobre temas de migraciones, tenencia de la tierra y desarrollo local. Fue investigador huésped en el ciesas/Golfo del año 2002 al 2006, participando de un convenio de colaboración entre el ird y el ciesas, en el programa de la Unidad de Investigación 095 del ird “Regulaciones agrarias, políticas públicas y lógicas de actores» a partir del cual ha colaborado en diversas publicaciones, por ejemplo: Tallet, Bernard y Rafael Palma, 2007. “¿Hacia un nuevo ordenamiento del espacio rural en el Sotavento Veracruzano?”, en: Margarita Estrada y Pascal Labazée (coords.) Globalizacion y localidad: espacios, actores, movilidades e identidades, México, ciesas-ird, pp. 369-395.
Bernard.tallet@univ-paris1.fr

Doctora en antropología por la Universidad Autónoma Metropolitana. Investigadora titular del ciesas/Golfo desde 1994 y miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Sus investigaciones se han desarrollado alrededor de temáticas relacionadas con las identidades étnicas y comunitarias, organizaciones ceremoniales y procesos rituales, así como dinámicas multiculturales. Durante el periodo de 2002 a 2006 fue co-coordinadora del grupo de investigación denominado “Identidades y movilidades. Las sociedades regionales en los nuevos contextos políticos y migratorios, una comparación entre México y Colombia”. Su más reciente publicación en colaboración con Odile Hoffman es la edición del libro Los retos de la diferencia. Los actores de la multiculturalidad entre México y Colombia (ciesas-ird-cemca-icanh).
mtrguez@ciesas.edu.mx

© IRD Éditions, 2009

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Volume papier

IRD Éditions
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search