Version classiqueVersion mobile

El istmo mexicano: une región inasequible

 | 
Emilia Velázquez
, 
Éric Léonard
, 
Odile Hoffmann
, 
et al.

Cuarta parte. El Istmo posrevolucionario (2): culturas y espacios petroleros allende los avatares del régimen corporativista

La población zapoteca en el Istmo veracruzano: redes sociales y territorialidad

Manuel Uribe

Texte intégral

INTRODUCCIÓN

  • 1 Dicho trabajo formó parte de una investigación mayor que se llevó a cabo en el inah-Veracruz entre (...)
  • 2 Me refiero a mi participación en los equipos de trabajo que dirigieron Eric Léonard y Emilia Veláz (...)

1En un trabajo anterior que realicé en el Istmo veracruzano1 me enfoqué en analizar las maneras en que a lo largo del siglo xx se expresó la identidad étnica de nahuas, popolucas e inmigrantes zapotecas que habitaban las ciudades y pueblos del Istmo veracruzano, frente al proceso de industrialización asociado a la exploración y refinación del petróleo. Mi posterior participación en otros equipos de investigación2 me condujo a hacer otras lecturas de mi información de campo a la luz de nuevas preguntas de trabajo. Me propuse entonces reflexionar sobre dos aspectos relacionados con la inmigración zapoteca a la ciudad de Minatitlán, atraída por las oportunidades de trabajo que representaba la industria petrolera. Me refiero a los mecanismos socioculturales que estos inmigrantes zapotecas utilizaron para adaptarse a sus nuevos ámbitos de trabajo y residencia, así como a las maneras en que se fueron apropiando de nuevos espacios geográficos y sociales.

2El inicio de la actividad petrolera en el sur de Veracruz a principios del siglo xx produjo una fuerte demanda de mano de obra, lo que derivó en la conformación de una población de muy diferentes orígenes étnicos: mexicanos procedentes de varias partes del país –principalmente del Istmo oaxaqueño, Chiapas y Tabasco–, chinos, ingleses, sirio-libaneses, entre los principales. De estos nuevos pobladores de Minatitlán, los zapotecas del Istmo oaxaqueño sobresalieron por dos motivos: 1) en contraposición con los sirio-libaneses y los chinos, cuyas especificidades culturales quedaron “desdibujadas” o “escondidas” en el proceso de interacción con la población local, los zapotecas mantuvieron visibles sus particularidades culturales y las usaron exitosamente para insertarse en los ámbitos urbano y laboral, construyendo una territorialidad propia; 2) a diferencia de los popolucas y nahuas, quienes en las décadas de 1960 y 1970 sólo pudieron acceder a trabajos no calificados y poco renumerados, los zapotecas que empezaron a llegar a vivir a Minatitlán a principios del siglo xx se fueron insertando en la industria petrolera como mano de obra calificada y, más tarde, escalaron posiciones en el poderoso sindicato petrolero.

3Respecto del sur de Veracruz, Marie-France Prévót-Schapira (1988, y en este volumen) ha explicado que el proyecto estatal de creación de polos de desarrollo regional en torno a la industria petrolera derivó en la constitución de enclaves espaciales gremiales –territorios del corporativismo, los llamó ella– asociados a la estructuración administrativa del sindicato petrolero. Sin embargo, estos procesos de construcción de territorios a partir de lógicas “venidas de arriba” no pudieron impedir que, “desde abajo”, grupos sociales particulares dibujaran territorialidades alternas. Precisamente, el objetivo de este capítulo será mostrar y explicar cómo una comunidad de trabajadores zapotecas fue capaz de trasladar a su nuevo destino laboral formas de organización propias, creando así una territorialidad que en algunos momentos se empalmó con la lógica corporativa.

4Son dos los conceptos clave que subyacen a lo largo de este trabajo. Uno de ellos es el de redes sociales, las cuales, como ha señalado Larissa Adler (2001: 135-136), se configuran a través de intercambios de reciprocidad –horizontal y vertical– que permiten a sus integrantes asegurar su supervivencia o subir en la escala social. Las redes sociales se construyen en torno a relaciones interpersonales, siendo la confianza y lealtad entre sus miembros lo que garantiza su funcionamiento y mantenimiento. En el proceso migratorio de los zapotecas, estas redes de reciprocidad fueron fundamentales para su desenvolvimiento en un nuevo entorno de residencia y trabajo. Tales redes operaron tanto en momentos clave de las vidas personales de sus integrantes –enfermedades, defunciones, casamientos, bautizos, etc.– como en la consolidación de una “comunidad zapoteca” que mediante festividades particulares diferenciaron lo “propio” de lo “ajeno”.

5El otro concepto central para la historia que aquí narro es el de territorialidad, el cual refiere al “grado de dominio que tiene determinado sujeto individual o social en cierto territorio o espacio geográfico, así como al conjunto de prácticas y sus expresiones materiales y simbólicas, capaces de garantizar la apropiación y permanencia de un territorio dado bajo determinado agente individual y social” (Montañez, 2001: 23). Desde esta perspectiva, en este capítulo también buscaré mostrar cómo fue que los inmigrantes zapotecas desplegaron una serie de prácticas sociales para apropiarse de espacios urbanos particulares (barrios, mercados), es decir, cómo fueron produciendo territorios y creando territorialidades propias desde las cuales han interactuado con otros grupos sociales.

EL ISTMO VERACRUZANO: UNA REGIÓN DE INMIGRANTES

  • 3 En este trabajo me refiero al Istmo veracruzano como al espacio territorial que se extiende entre (...)

6El Istmo veracruzano3 fue durante los siglos xix y xx el campo de aplicación de políticas modernizadoras que de diferentes maneras, y con distintos ritmos e intensidades, modificaron y transformaron el paisaje natural y cultural (Uribe, 2002: 29-94). En el siglo xix, los intentos de colonización y concentración de la tierra, la explotación forestal de maderas preciosas, la producción agrícola para la exportación por medio de las plantaciones y la construcción del Ferrocarril Nacional de Tehuantepec fueron factores decisivos en la conformación y recomposición del espacio regional, y en su articulación definitiva al circuito del capitalismo mundial (Velázquez, en este volumen).

7A principios del siglo xx, la industria petrolera actuó como el principal motor del crecimiento demográfico y de urbanización del eje Minatitlán-Coatzacoalcos. A partir de 1907, con el impulso de las actividades petroleras y la apertura del Ferrocarril Nacional de Tehuantepec, la migración fue constante hacia estas dos ciudades del Istmo veracruzano, lo que explica que entre 1900 y 1930 Minatitlán y Coatzacoalcos casi triplicaran su población, contrastando con el moderado crecimiento demográfico registrado para otros municipios de la región. Tal tendencia demográfica continuó en las siguientes décadas, favorecida por la apertura de la carretera del sureste en 1950 y por la construcción de los complejos petroquímicos en los años 1960-1970. Este último acontecimiento marcó una segunda etapa de intensa inmigración hacia la región, de tal manera que entre 1950 y 1980 la población de Minatitlán pasó de 44 359 a 145 268 habitantes, y la de Coatzacoalcos creció de 28 347 a 186 129 habitantes (véase cuadro 9).

  • 4 Para una referencia visual sobre esos años en Minatidán y Coatzacoalcos, véase el documental de Ed (...)

8Para finales de la década de los ochenta existía en el Istmo veracruzano un importante corredor industrial que funcionaba a toda su capacidad, conformado entre otros por la planta de amoniaco de Cosoleacaque, que inició su funcionamiento en 1962; la planta Pajaritos en Coatzacoalcos, a la que se le habían agregado cuatro nuevas plantas; la refinería Lázaro Cárdenas de Minatitlán, en donde se instaló un complejo productor de aromáticos –benceno, tolueno y paraxileno–, y la planta de acrilonítrico de Coatzacoalcos.4 Para 1982 Cangrejera producía 42 productos petroquímicos básicos que constituían 70% de la producción nacional (Uribe, 2002: 134); y hacia 1984 la producción petroquímica sumaba en conjunto un total 7 764 904 de toneladas (inegi, 1988), la cual aumentó a 11 162 800 toneladas para 1993 (inegi, 1994).

9Con la construcción de los complejos petroquímicos en Coatzacoalcos se generaron nuevas oleadas migratorias, cuyas procedencias diferían un tanto respecto de las ocurridas a principios del siglo xx. Según un estudio realizado por Margarita Nolasco en 1977, 64% de los inmigrantes de esa época procedía de lugares y municipios relativamente cercanos a Minatidán y Coatzacoalcos –Jesús Carranza, San Juan Evangelista, Acayucan, Veracruz, Catemaco y Tesechoacán–, en tanto que 31% era nativo de los estados de Oaxaca y de Tabasco, y 9.3% procedía de Chiapas. Se trataba, pues, de una inmigración predominantemente regional, cuya composición étnica incluía mestizos, nahuas, popolucas, zapotecas, chinantecos y mixtecos (Nolasco, 1979: 19-23).

  • 5 Para mayor detalle sobre este proceso véase Mezger (1981: 83-111).

10Durante el auge petrolero de las décadas 1960 y 1970, Minatitlán y Coatzacoalcos experimentaron un crecimiento espectacular que se prolongó hasta 1990 (véase cuadro 9). Sin embargo, el proceso de reconversión industrial iniciado por Pemex a finales de los años 1980, sumado a la disminución de la demanda de crudo por parte de los países industrializados,5 revirtió el proceso demográfico que había tenido lugar durante más de medio siglo, de tal manera que entre 1990-1995 la población de la región disminuyó a un ritmo del 1.6% anual (Palma, Quesnel y Delaunay, 2000).

Cuadro 9. La población del Istmo veracruzano entre 1900 y 1995

Cuadro 9. La población del Istmo veracruzano entre 1900 y 1995

Fuente: Base Sotavento, Sistema de Información Geográfica, ciesas-ird, citado en Ochoa (2000: 73).

  • 6 Una cuestión relevante en la implementación de la política de reconversión industrial fue la recla (...)

11En México, la reconversión industrial implicó el desplazamiento del proteccionismo estatal –apoyado en subsidios– y la transferencia de decisiones acompañadas de una reestructuración administrativa en la producción industrial. Esta reconversión o modernización industrial se tradujo, a partir de 1992, en la desincorporación –fusión, venta o liquidación– de las empresas del Estado (Moreno, 1992: 89). En este contexto, Pemex quedó fraccionado en seis empresas agrupadas en tres áreas: a) Pemex Exploración y Producción Primaria; b) Pemex Refinación; y, c) Pemex Petroquímica (Alafita y Aguilar, 1997).6

12Como consecuencia de la reconversión petrolera, durante 1992 en el Istmo veracruzano se perdieron 50 mil empleos directos en las industrias petroleras y petroquímica, afectando a las ciudades de Coatzacoalcos, Minatitlán y poblados aledaños (Alafita y Aguilar, 1997: 181-185), que es donde se localiza 90% de las unidades industriales (la refinería “Lázaro Cárdenas” y los complejos Cangrejera, Morelos, Cosoleacaque y Pajaritos).

  • 7 Diario de Xalapa, 19 de mayo de 1998.

13En junio de 1997 la comisión de energéticos anunciaba que el proceso de desincorporación de la petroquímica secundaria finalizaría en 1999, para iniciar su apertura al capital privado nacional e internacional. Ello generó una importante movilización de trabajadores petroleros contra el propósito gubernamental de trasladar a manos privadas una industria nacional. En mayo de 1998, como parte del proceso de privatización de la petroquímica secundaria, Pajaritos redujo su número de empleados de 2 500 a 1 700; un proceso semejante ocurrió en los complejos Cangrejera y Morelos.7

  • 8 El estado de Veracruz ocupaba en 1997 el segundo lugar nacional de desempleo, Diario del Istmo, 06 (...)

14Desde entonces, el incremento del desempleo ha sido visible en las principales ciudades de la región. Cientos de trabajadores transitorios y de planta quedaron sin empleo por los cambios administrativos. Los que contaban con más tiempo en la región, con el pago obtenido por liquidación abrieron pequeños negocios de abarrotes, panaderías, herrería, etc., o se integraron al sector informal de la economía como vendedores ambulantes en la región.8 Los más optaron –y siguen haciéndolo– por migrar al norte de la república para emplearse en las maquiladoras que se encuentran a lo largo de la franja fronteriza, principalmente en Ciudad Juárez, Monclova, Piedras Negras, Tijuana, Ciudad Acuña y Nogales (Uribe, 2002: 142-145).

En el principio fue la refinería

15La principal razón por la que la compañía Pearson decidió instalar en 1907 una refinería en la ciudad de Minatitlán fue porque éste era el lugar más céntrico en relación con los campos petrolíferos que la Compañía Mexicana de Petróleo El Aguila tenía en explotación en la región. Estos campos eran el San Cristóbal, Santa María, Concepción, El Plan, Agua Dulce, Las Choapas, Tecuanapa. Al ubicar la refinería en Minatitlán, la casa Pearson intentaba reducir al mínimo el costo del transporte del crudo a la refinería (Valdivieso, 1963: 16-17). La refinería se hallaba (y aún está) situada en la margen izquierda del río Coatzacoalcos, al noreste de la ciudad, entre dos pantanos y sobre unas lomas de 20 a 30 metros de altura. En los alrededores no se encontró terreno seco que pudiera servir para su edificación.

16En esa época, la vía de comunicación más propicia para la refinería era el río Coatzacoalcos y sus afluentes: Chichigapa, Coachapa y Uxpanapa. Su cauce tenía una profundidad no menor a cinco metros, lo cual facilitaba la entrada de barcos-tanques que acarreaban del puerto de Coatzacoalcos a la refinería el petróleo crudo procedente de los campos que la empresa Pearson tenía en el norte de Veracruz. Asimismo, los campamentos de la región utilizaban el río y sus afluentes para mandar a la refinería, a través de chalanes, el crudo extraído. Por vía fluvial se enviaba también casi toda la maquinaria, víveres y el transporte de empleados, entre otros. Había además un ramal ferroviario que partía de la refinería y que se unía con la vía del Ferrocarril de Tehuantepec en la estación Del Carmen, lugar que se encontraba a 12 km de la refinería. Esta vía tenía como fin primordial transportar productos refinados para el consumo interno del país, aunque también era utilizada para el traslado de personas y el tráfico de carga de la ciudad de Minatitlán.

17Las compañías petroleras que empezaron a operar en México contaban con un alto grado de desarrollo tecnológico e inversión de capital para la adquisición de maquinaria, terrenos, edificios, transportes, oleoductos y plantas de refinación; en contraparte, el desarrollo de la industria en cuanto a la productividad residía fundamentalmente en el empleo de mano de obra a muy bajo costo (Uribe, 1983: 58-60). En la exploración y explotación de los pozos, así como en la construcción de las primeras plantas de la refinería, se empleó a una gran masa de obreros para desmontar y abrir brechas en los inhóspitos territorios selváticos, trasladar el equipo, levantar campamentos, cavar zanjas y otras actividades que no requerían ninguna capacitación laboral.

18Las compañías, a fin de abaratar los costos de producción, contrataban a trabajadores transitorios con bajos salarios, los cuales eran despedidos cuando se terminaba la obra. Éstos por lo general se podían volver a emplear, pues las oportunidades de trabajo abundaban. Los campesinos zapotecas –al igual que otros campesinos mestizos y nahuas procedentes de poblados cercanos (Cosoleacaque, Jáltipan, Chinameca)– formaban parte de esta incipiente clase obrera que se desplazaba entre los diversos campos petroleros de la región (Uribe, 1983: 62). Por el contrario, en la refinería se empleaba menos personal pero con cierta calificación –soldadores, mecánicos, pintores, electricistas, etc.–, por lo que su remuneración era mejor, aunque estos sueldos no se comparaban con el que recibían los administradores y empleados extranjeros cuya paga era en dólares.

19De esta manera, la mano de obra en la industria petrolera era de diferentes tipos: obreros con cierta calificación, técnicos extranjeros encargados de dirigir y vigilar el proceso de producción; y obreros menos calificados que trabajaban en la apertura y explotación de pozos. Es decir, las labores al interior de las compañías petroleras se organizaban en torno a una marcada división del trabajo y jerarquía laboral. Criterios étnicos, ocupacionales y de nacionalidad fueron centrales en la asignación de las diversas tareas y de ciertas posiciones jerárquicas.

20La marcada jerarquía entre los trabajadores del petróleo se observaba claramente en el personal que laboraba en la refinería. Quienes tenían a su cargo la administración y la parte económica eran ingleses; el personal técnico que se encargaba de la refinería era austríaco, con la excepción de los ingenieros civiles, que eran ingleses. Casi todos los obreros eran mexicanos, y era “muy raro ver a éstos ocupando puestos de importancia en la refinería, a no ser en las oficinas donde ocupaban a algunos como escribientes o llevando la contabilidad” (García Lozano, 1916: 267).

LA NUEVA CIUDAD INDUSTRIAL: UNA BABEL TROPICAL

21Debido a la nueva dinámica introducida por la industria petrolera, el perfil de los poblados se transformó rápidamente. En el caso de Minatitlán, un testigo de la época registró así el cambio ocurrido:

  • 9 Un proceso igualmente impactante de transformación de la vida local como consecuencia de la explot (...)

En unos cuantos años transcurridos, Minatitlán fue cambiando vertiginosamente su aspecto pueblerino. Nuevos edificios de madera y láminas se levantan en el lugar del caserío primitivo. Las escasas calles, trazadas de norte a sur, se van ampliando por el uso, mostrando sus fondos de arcilla roja y amarilla; y otras nuevas, transversales, se trazan ondulantes sobre las lomas resbaladizas. Establecimientos comerciales, fondas y tabernas se instalan por todas partes de la población. En la ribera del río, bajo las sombras de los árboles o en toldos improvisados funcionan, día y noche, las modestas pulquerías. Un inmenso gentío llena los mercados dispersos en la vera del río y se escucha variedad de idiomas de todo el mundo, dialectos autóctonos, y castellano en toda la gama musical [...] De noche, la población se cubre de fiesta; principalmente los sábados, en que el dinero se gasta con derroche inaudito. En las tabernas, los obreros beben copiosamente y hablan la jerga de sus especialidades: paileros, carpinteros, mecánicos, marinos, perforadores y constructores de torres petroleras (Valdivieso, 1963: 22-23).9

22Con el arribo de trabajadores de distintos orígenes étnicos a Minatitlán para emplearse en la industria petrolera se fueron construyendo diversas fronteras internas que resguardaban a poblaciones particulares. Una de éstas era la colonia de los trabajadores europeos, que en 1923 fue descrita por un empleado de la compañía El Águila en los siguientes términos:

Vivo en Tacoteno, el pueblo europeo. Su núcleo está formado por un grupo de ingleses conservadores y muy distinguidos. Todos los otros son de posición inferior; estos caballeros distinguidos miran a los daneses como los más cercanos a ellos. Parece extraño que las criaturas más inferiores sean los hijos de padres ingleses nacidos en este país. De acuerdo con las leyes mexicanas estas personas son ciudadanos mexicanos y nativos, los de “sangre azul” consideran esto como una gran “mancha negra”. Después de los blancos vienen los mexicanos, viven en casas separadas. Los indígenas no cuentan para estos caballeros distinguidos, aunque acá son los más importantes, quizá la selva resulte más interesante para ellos. En adición de estos ingleses, Tacoteno está habitado por gente de todo el mundo, rusos (yo vivo cerca de un viejo ruso robusto, que toma su botella de habanero cada día, nunca toma hasta quedar borracho, sólo para entonarse, el día en que no pueda conseguir alcohol estará listo para el manicomio, pobrecito, ya tiene 21 años aquí de manera que puedo entenderlo), rumanos, holandeses, franceses y gentes de las más remotas y extrañas colonias inglesas, jóvenes mandados directamente desde Londres, vestidos a la moda, que escriben a máquina y patean a los indios (Blom, 1993: 67-68).

23Pero no sólo los europeos se agruparon en espacios particulares, como Tacoteno, lo mismo sucedió con los inmigrantes zapotecas, quienes se establecieron en diversos barrios y colonias de la ciudad de Minatitlán. Posteriormente, sobre todo en la década de los años 1960 y 1970, la población zapoteca se fue extendiendo hacia las ciudades de Coatzacoalcos, Las Choapas, Acayucan y Nanchital (Uribe, 2002; Pino, 2002).

24En Minatitlán, los primeros asentamientos de inmigrantes zapotecas se ubicaron en una zona apartada del centro, enfrente de la portada norte, hoy llamada Colonia Obrera. Era una zona de lomeríos –como es en general la estructura topográfica de la ciudad–, donde había una exuberante vegetación que tuvieron que ir talando a fin de construir sus casas de adobe, techadas con ramas de cocotero y con su respectivo pozo para dotarse de agua. Aquí residía población zapoteca procedente de diversas regiones de Oaxaca, aunque destacaba un espacio denominado “galeras de los juchitecos” (véase figura 39).

25En ese entonces era común que los cerros y las colinas de la ciudad se denominaran de acuerdo con el apellido de las mujeres y sus familias que las habitaban (Pérez, 1948: 117-123): cerro de las mulatas Clark, de las Joachín, de las Riveroll, etc. Otros barrios eran identificados por el lugar de origen de quienes ahí vivían: el Barrio del Vacilón, situado en la Loma del Vacilón, estaba habitado por gente oriunda de Chilapa de Díaz; el Barrio de los Barreños, cuyos residentes procedían del Barrio de la Soledad, Oaxaca; el Barrio de los “Tecos”, habitado por inmigrantes de Juchitán, Oaxaca, y otros más (véase figura 39).

Figura 39. Minatitlán en los años treinta: un espacio urbano pluricultural

Figura 39. Minatitlán en los años treinta: un espacio urbano pluricultural

Elaboración: M. Uribe. Edición cartográfica: O. Hoffmann.

26Al paso del tiempo, y conforme se fueron estableciendo las colonias “zapotecas”, se fueron acondicionando pequeños mercados callejeros y servicios similares a los de sus pueblos de origen. En los puestos se empezaron a vender productos llevados desde el Istmo oaxaqueño: huaraches, ollas de barro negro, bolsas y productos comestibles (queso, totopo, camarón y otros). Estos dispositivos materiales y visibles constituyeron algunas de las formas de marcar el espacio y de apropiárselo, de formar “territorio” en el espacio urbano y, junto a los elementos culturales no-visibles –idioma, parentesco, reciprocidad, etc.– han estructurado los intercambios y las acciones que tienen efecto en el espacio público.

27Otros inmigrantes se instalaron también en barrios o colonias específicos. Así, por ejemplo, la población china y sirio-libanesa se afincó en la zona cercana al malecón; los primeros se hicieron restauranteros y los segundos establecieron tiendas de ropa y mercería. Sin embargo, para el fuereño que visitaba la ciudad estos inmigrantes eran poco visibles, a diferencia de lo que ocurría con los zapotecas, en particular con las mujeres, y con otras mujeres indígenas. Fueron las zapotecas, nahuas y popolucas las que reclamaron la atención de Covarrubias cuando en los años 1940 visitó el Istmo veracruzano:

El Minatitlán industrial no produce los alimentos que consume. Para nutrirse depende de un mercado agitado que se desborda por las calles aledañas hasta la orilla del río, donde todos los días los pescadores ponen a la venta su captura y donde se descargan grandes piraguas llenas de elotes. Como en todos los pueblos del Istmo, el mercado de Minatitlán está bajo el control de tehuanas, las mujeres zapotecas de Tehuantepec, y los comerciantes del Istmo, quienes importan y revenden los productos de los agricultores del sur [...] Se entremezclan con ellos las mujeres nahuas y popolucas, quienes bajan grácil y tímidamente de los autobuses en los que llegan desde sus pueblos para vender frijoles, maíz y frutas. Su indumentaria consiste de blusas escotadas y sin mangas, pañoletas blancas sobre los hombros, faldas enrolladas de tela rayada, modalidad que contrasta con las vestimentas amplias, sueltas, brillantemente teñidas y bordadas de las alegres tehuanas (Covarrubias, 1980: 66).

  • 10 La Razón, 18 de marzo de 1933.
  • 11 La Opinión, 23 de enero de 1937, primera plana.

28Por otra parte, los inmigrantes de diversas regiones del país y del mundo no sólo se agruparon en barrios específicos (véase figura 39). También crearon organizaciones particulares para adaptarse a sus nuevas condiciones sociales y laborales. En la década de 1930 era frecuente que la prensa local informara de asociaciones de residentes de algún estado o región que se organizaban para ayudarse entre ellos y realizar actividades recreativas. Así, en 1933 la Sociedad Chiapaneca invitaba a formar parte de la asociación a todos los chiapanecos residentes en Minatitlán, “sin distinción de clase ni categoría”, indicando que su finalidad era “el auxilio mutuo de sus asociados”.10 En el mismo sentido, en 1937 se reseñaba en la prensa una reunión celebrada “en el domicilio del señor Miguel Santos Piquet”, cuyo objetivo había sido “fundar la sociedad Fraternidad San Andrescana, integrada por todos los elementos de la región de San Andrés Tuxtla” que radicaban en Minatitlán.11

  • 12 Estas formas de asociación, así como otras nuevas formas de sociabilidad que surgieron en la regió (...)

29Los integrantes de estas asociaciones practicaban entre ellos el mutualismo, lo que les permitía solventar gastos especiales.12 En caso de enfermedad o defunción, por ejemplo, se agrupaban para auxiliar a los familiares del afectado. Estas formas de solidaridad fueron muy comunes entre las primeras organizaciones obreras que surgieron en la región durante las dos primeras décadas del siglo xx (Uribe, 1983). Si bien sus orígenes están relacionados con asociaciones profesionales de carácter religioso que luego se transformaron en corporaciones o gremios –cada cual con su santo patrono–, en el fondo tenían un carácter social que no abandonarían. Por eso mismo, se constituyeron en espacios de fusión, convergencia e interacción entre diversos campos profesionales, gremiales, mutualistas y religiosos.

LA POBLACIÓN ZAPOTECA EN LA CIUDAD DE MINATITLÁN13

Los espacios familiares

30En la medida en que los trabajadores zapotecas se fueron arraigando en la ciudad con sus familias, las primeras casas de adobe dieron paso a las construcciones de muros de concreto y láminas galvanizadas que trataban de mantener el mismo patrón de vivienda de sus lugares de origen: una sala grande en la que –como es costumbre en la actualidad– había una hamaca atravesada, y en donde el mobiliario –mesas, sillas, vitrinas, adornos y demás– se distribuía de acuerdo con el gusto de la mujer. Las habitaciones del matrimonio y los hijos invariablemente estaban divididas por cortinas, en lugar de puertas. Una construcción separada cumplía las funciones de cocina. En la parte del fondo se instalaba el baño, el lavadero, el horno de pan o “comescal” para hacer los totopos. Más allá se disponían los gallineros y chiqueros para los cerdos. Los terrenos eran grandes, como condición necesaria para que los hijos construyeran su casa cuando formaran una familia. Un lugar especial lo ocupaba –como hasta ahora– el altar familiar, en donde se encuentran los santos y santas y deidades (Cristo, ángeles, etc.) protectoras del grupo doméstico. Entre los adornos de la casa nunca podía faltar, de manera destacada, la fotografía de las mujeres que ahí vivían, ataviadas con su traje de gala durante una mayordomía.

31La familia extensa patrilocal era –y sigue siéndolo– la más generalizada entre los zapotecas. La familia nuclear pertenece a una gran familia que conserva su cohesión mediante un patrón específico de residencia y apropiación territorial. Conforme a este patrón de residencia, cuando los hijos contraen matrimonio erigen su propia casa o habitación dentro del solar paterno. A veces, conservan tal residencia hasta que están en posibilidades de construir su propia casa fuera del solar de la familia de origen.

Traspasando el espacio doméstico: compadres, padrinos y paisanos

32La familia binni lidxi (el hogar o la casa de los parientes) forma parte de una extensa red social de paisanaje. El paisano (binni xquidxi) es aquella persona oriunda del mismo pueblo de origen —o que procede de algún pueblo zapoteca del Istmo de Tehuantepec, es decir, que es istmeña—. Con los paisanos se establecen distintas formas de ayuda mutua. No es aventurado señalar que, en cierta medida, estas formas de ayuda mutua han evitado la mendicidad y las actividades delictivas; es raro ver a mendigos o limosneros zapotecas por las calles de las ciudades de la región.

33El concepto de reciprocidad, de dar la mano, “guendarudiina”, constituye el eje de la vida colectiva. El sistema de cooperación recíproca entre familiares, amigos y vecinos se proyecta en el ámbito de las relaciones sociales y políticas, como lo describo más adelante, en la medida en que éstas constituyen servicios a la comunidad y suponen reciprocidades diferidas, que serán cumplidas en el futuro por los donantes. Se relaciona con el concepto de guendalisaá, emparentar, que se utiliza cuando se inician relaciones parentales por medio de los matrimonios o compadrazgos (xumbale). Hay diferentes ocasiones para establecer alianzas interfamiliares vía el compadrazgo. Así, cuando los compadres son parientes, “lisaa”, se supone la consolidación de relaciones de ayuda mutua, “guendarudiina”, y cuando no lo son se permite ampliar el parentesco y la solidaridad más allá de la familia e incluso del ámbito comunitario. Las fiestas de mayordomía y del santo patrono son la ocasión propicia para establecer relaciones de parentesco entre familias con otras comunidades zapotecas.

34Cuando uno de los miembros de la familia contrae matrimonio –o realiza cualquier otro rito de iniciación: bautizo, primera comunión, quince años, etc.), es común que la madre, acompañada por algunos de los hijos, anuncie la fecha inminente del acontecimiento y se inicie la selección de padrinos y madrinas para música, vestido, bebida, comida y demás entre familiares y amigos. No es raro que este tipo de anuncios lleve a la madre hasta el Istmo oaxaqueño o, en algunos casos, la celebración se realice en alguna ciudad de allá:

  • 14 El son Mediu Xhiga es una pieza importante ejecutada en las bodas zapotecas del Istmo. Se trata de (...)
  • 15 Entrevista a la señora Alicia Pineda el 16 de septiembre de 2000 en Minatitlán, Ver.

Yo me casé allá en el Istmo, en Espinal, allá no hay fiestas pequeñas, sino en grande. Fueron a pedirme mi esposo, sus papás, su hermana y muchos parientes que son de allá. Yo trabajaba en una estética (en Minatitlán) y él en Pemex Refinería... Unos días antes mi mamá se encargó de que alguien arreglara la enramada y después viajó al Istmo [oaxaqueño] para invitar a la familia y amigos que tenemos allá, para anunciarles a los conocidos de la boda. Mi esposo dijo que si mis papás querían fiesta grande, esperaríamos hasta diciembre, por el dinero. El día de la boda bailamos con un conjunto y tocaron sones istmeños, eso no puede faltar... El dinero y los regalos que se juntaron en la boda cuando bailamos el Mediu Xhiga14 lo vamos a devolver cuando alguien se case. El dinero se devuelve como dinero, o un cartón de cerveza como cartón de cerveza. Antes de la boda al novio se le hace una fiesta y a la novia también, si es que los dos son del mismo lugar. De regalo nos dieron ollas, plancha, licuadora, estufa, ropero, y otras cositas. La comida de la boda fue estofado... pastel y, al final, mi padrino hizo un brindis.15

La expansión a nuevos espacios urbanos

35En la actualidad, cuando la casa paterna resulta insuficiente para las nuevas familias formadas por los hijos, se compra un terreno en las nuevas colonias ubicadas en la orilla de la ciudad, como la Oaxaqueña, la Sebastián Guzmán Cabrera –colonia que lleva el nombre de un ex líder petrolero de origen zapoteca–, la Díaz Ordaz o la Insurgentes Sur y Norte, respectivamente, donde viven la primera y segunda generación de zapotecas nacidos en Minatitlán.

36En cada una de estas colonias, al igual que en los primeros asentamientos, se han establecido pequeños mercados y locales comerciales donde se expenden todo tipo de productos del Istmo. Algunos de los locales comerciales tienen un nombre zapoteca, o refieren al lugar de origen de los comerciantes o residentes de la colonia en la que se ubican, como el mercado “Juchitán Chiquito” en la colonia Cuauhtémoc. En algunos casos, como sucede en el mercado de la colonia Díaz Ordaz, el espacio es compartido tanto por las mujeres comerciantes zapotecas como por las vendedoras nahuas de Mecayapan (Sierra de Santa Marta). Éstas traen hortalizas de su tierra y verduras compradas en la Central de Abastos de Minatitlán.

37En sus puestos del mercado, las vendedoras zapotecas se especializan en la venta de productos comestibles originarios del Istmo oaxaqueño: cuajada, crema de paisana, tasajo de res o puerco, gorditas de camarón, mole negro, chiles rellenos, tamales de res, pescado seco, tamales o chanchamitos, bollitos de elote, tortitas de camarón, dulce de almendra, nanche y ciruela curtida, raspado de coco, hierbas de olor, pescado, horneado seco, pan de marquesote, pan de paisana y otros. Los domingos se vende horneado de cerdo, atole de maíz, mole, pozol, etcétera. En caso de solicitar algún producto en especial, se le pide a alguna de las “viajeras” –como se les conoce a las mujeres zapotecas dedicadas al comercio itinerante (Coronado, en este volumen)–, quienes se desplazan entre el Istmo oaxaqueño, Minatitlán y Chiapas, para que traiga un determinado artículo, indicándole las características específicas de lo que se desea. Una variante del comercio zapoteca la representan los pequeños negocios comerciales establecidos en el mismo domicilio, atendidos regularmente por las mujeres.

38El contacto personal es la forma mediante la cual se han establecido redes comerciales entre los consumidores y los productores. Gracias a estas redes, los zapotecas que habitan en el Istmo veracruzano mantienen un constante intercambio con el oaxaqueño y con otras regiones del sureste del país y de Centroamérica. En efecto, los artículos de consumo zapoteca han logrado trascender el ámbito regional, ya que también son solicitados en Chiapas y Guatemala, de donde también se traen productos que se han incorporado al consumo zapoteca.

LAS MAYORDOMÍAS ZAPOTECAS: OTRA FORMA DE APROPIACIÓN DEL ESPACIO URBANO

39A partir de su establecimiento en las ciudades de Minatitlán, Coatzacoalcos, Las Choapas, Nanchital y Agua Dulce, los zapotecas reprodujeron, refuncionalizaron y adaptaron a nuevos contextos sus mayordomías y su organización social comunitaria (Uribe, 2002). Ahí se reorganizaron en asociaciones mutualistas y recreativas con la finalidad de celebrar mayordomías y realizar actividades de ayuda mutua y recreación, a la par de autoafirmarse como etnia. Pronto estas sociedades se fortalecieron y sacralizaron el espacio de su barrio mediante las procesiones y la afirmación de su presencia, que con el tiempo se traduciría físicamente en la construcción de grandes salones sociales que funcionan como espacio central de toda actividad comunitaria.

  • 16 La Razón, 30 de mayo de 1933.
  • 17 Ibidem, 15 de julio de 1933.
  • 18 La Opinión, 10 de marzo de 1940.
  • 19 La Opinión, 15 de febrero de 1936.
  • 20 Entrevista al señor Rolando Esteva en Nanchital en septiembre de 1998.
  • 21 La Opinión, 15 de mayo de 1937.

40Frans Blom (1993: 79-82) señala que hacia 1920 ya se celebraban en Minatitlán las mayordomías. En 1933 la colonia juchiteca festejaba a su santo patrono San Vicente Ferrer en la Portada Norte de la refinería;16 la colonia tehuana celebraba a la Virgen del Carmen con la participación de una banda de músicos tehuanos residentes en la ciudad;17 el Barrio de la Loma del Vacilón veneraba a Santa Cecilia, y la Sociedad Mutualista Ixtepecana a San Jerónimo Doctor.18 Asimismo, en 1936 la Sociedad Mutualista del Barrio de la Soledad conseguía reducción de pasajes en el Ferrocarril Nacional de Tehuantepec para quienes quisieran asistir a la fiesta anual del Barrio en el Istmo oaxaqueño.19 La presencia zapoteca también empezó a notarse en ciudades cercanas como Coatzacoalcos, lo que mostraba el peso social que empezaban a tener en el Istmo veracruzano. En 1937 la colonia istmeña de Agua Dulce20 y Nanchital realizaban su fiesta anual el 12 de octubre.21

41En Minatitlán, desde 1927 se construyó en la colonia Obrera el Centro Cultural Istmeño. Para 1934, la directiva de este centro era ya la encargada de coordinar los diversos festejos de la colonia zapoteca en general: fiestas patrias, bailes, campañas en favor de mejoras para diversas obras de infraestructura, como asfaltar calles, rellenar zonas pantanosas, introducir drenaje, luz eléctrica y demás. Organizaciones zapotecas similares surgieron en Coatzacoalcos, Nanchital, Agua Dulce y Las Choapas con el mismo fin, e incluso mandaban aportaciones económicas para mejoras a sus lugares de origen.

42En Minatitlán, la Sociedad Mutualista Juchiteca de San Vicente Ferrer fue una de las primeras en contar con una estructura organizativa propia: presidente, vicepresidente, secretario, subsecretario, tesorero y seis vocales que se renovaban anualmente. Esta Sociedad organizaba cada año la mayordomía, elaboraba las invitaciones que eran repartidas entre la comunidad residente y se enviaban a otras sociedades locales y regionales. La realización de su mayordomía, como la del resto de las agrupaciones zapotecas, procuraba apegarse al festejo de sus pueblos de origen, tal y como veremos a continuación.

Los participantes: su organización y funcionamiento

  • 22 A este respecto, véase el video de Portilla y Uribe: Fiesta de la Candelaria. Convivencia multicul (...)

43Desde que empezaron a celebrarse en la región las mayordomías zapotecas, éstas han seguido en términos generales un mismo patrón de organización y han sido un importante medio de reproducción cultural e identitaria.22 Su desarrollo gira en torno a una fecha central indicada en el calendario, la cual corresponde a un santo patrón. Se requiere de amplios preparativos y de múltiples participantes que entran en escena desde por lo menos un año antes. Aquellos que patrocinan y encabezan la fiesta son los mayordomos. Éstos pueden ser un matrimonio, o una viuda acompañada por su hijo, algún familiar o, en algunos casos, un homosexual, ya sea hombre o mujer. Los mayordomos asumen su responsabilidad públicamente ante los directivos de las sociedades istmeñas y el grupo de migrantes de donde son originarios. Al término de la fiesta, los mayordomos harán entrega de esta responsabilidad a sus sucesores.

44La participación en el sostenimiento de una mayordomía ha sido una fuente de prestigio que implica la disposición de un cierto capital económico, así como un acervo mínimo de relaciones interpersonales. La celebración de las fiestas requiere la imbricación de redes de apoyo mutuo entre los grupos domésticos participantes. Estas redes de intercambios recíprocos fomentan y dinamizan la interacción de las diversas comunidades zapotecas en la región, posibilitando que el sistema de fiestas funcione como un elemento importante de cohesión regional y no sólo comunitario. La fiesta de las mayordomías suele realizarse en el siguiente orden:

  1. Vela o baile de gala. Se lleva a cabo con una semana de antelación a la fiesta del santo.
  2. Calenda. Desfile inaugural que marca el inicio formal de las actividades, que duran entre seis a 10 días. El recorrido que hacen comúnmente las mayordomías tiene dos momentos. El primero parte de la casa del mayordomo y desde ahí se procura delimitar el barrio de donde se es originario y visitar las casas de las familias que colaboran con el mayordomo, en donde se ofrecen bebidas y bocadillos a los participantes. Un segundo momento tiene que ver con la toma del primer circuito de la ciudad, teniendo como eje la avenida principal hasta llegar al parque que se encuentra en el centro de la localidad. Dicho recorrido se hace también demarcando espacios de pertenencia o lugares que tienen que ver con algún suceso histórico importante para los inmigrantes. En el caso de Minatitlán, invariablemente se rodea la colonia Obrera, residencia de los primeros inmigrantes zapotecas, hasta la colonia 18 de Marzo, antigua sede de los administrativos y técnicos estadounidenses y cuyo nombre evoca la fecha en que se consumó la expropiación petrolera. De ahí, se retoma la Avenida Hidalgo para enfilarse hacia el centro de la ciudad y, por último, posesionarse del Parque Independencia y realizar diversas actividades, como la regada de frutas.
  3. Convite de flores y regada de frutas (Guendarire Guie). En el caso de algunas sociedades istmeñas, como los ixtaltepecanos, se celebra el “paseo del toro vivo” por las calles de su colonia.
  4. Fiesta grande. Se dedica al Santo Patrón o Virgen, y se divide en tres momentos: “las mañanitas” en la madrugada del día de la celebración del santo, la misa que se efectúa al medio día en la capilla del santo o Iglesia, y la fiesta que se realiza al término de la misa, ya sea en la casa del mayordomo, en el salón social de la sociedad encargada de la fiesta o en un salón alquilado al que puede asistir cualquier persona o familia que lo desee.
  5. Lavado de olla. Baile que se celebra al día siguiente de la Fiesta Grande. Es el momento en el que se anunciará al mayordomo que organizará la fiesta el siguiente año. Por lo regular se lleva a cabo en el mismo salón en donde fue la fiesta o en ocasiones en la casa del mayordomo.

45Además de las mayordomías, hay otras actividades rituales que se efectúan durante el año y que forman parte del ceremonial zapoteca, como las siguientes:

  • La labrada de cera o recibida de cera. Es la primera actividad formal de los mayordomos y consiste en recibir de los mayordomos salientes el pabilo que se usará para elaborar las velas de la fiesta. Esto se realiza con seis u ocho meses de antelación a la fiesta y la fecha es fijada en común acuerdo entre la directiva de la sociedad y los mayordomos. Algunas sociedades realizan sólo el acto formal de recibir las velas, ya que las compran hechas.
  • Rezos. Se lleva a cabo uno por mes durante el año, el día en que corresponde la celebración del santo ya sea en la capilla del barrio o la casa del mayordomo.
  • Rosarios. Éstos se rezan durante el mes que corresponde a la fecha de la celebración del santo, y son realizados a diario por una familia diferente, hasta llegar la fecha de conmemoración. En los rosarios, cada familia se compromete a ofrecer comida y bebida a quienes los acompañan para tal fin.

Los mayordomos

46El mayordomo es el centro de una vasta red de relaciones sociales de reciprocidad que involucra a varias familias emparentadas mediante vínculos matrimoniales, de compadrazgos y de amistad. Tales relaciones de reciprocidad entran en funcionamiento durante acontecimientos rituales como las mayordomías, pero también en bodas, bautizos, etc. Capitanes, padrinos, ayudantes y demás se buscan y eligen entre los familiares y amigos más cercanos. En el Istmo oaxaqueño se les llama Gopa bidoo, que en español significa guardián del santo o dios. Según Münch (1999: 117-134), a semejanza de los antiguos dioses zapotecas Cocijo y su esposa Nohuichana, el matrimonio de mayordomos es la réplica y reproducción de los dioses de la abundancia y el bienestar común. En la estructura actual de la organización ceremonial de la región, como en Tehuantepec, el matrimonio de mayordomos es una imagen central. Se ofrecen por decisión propia para pagar alguna promesa, o porque el santo se aparece en sueños para solicitar la fiesta. Sigue siendo, como señalamos arriba, un medio fundamental para adquirir distinción y reconocimiento público. El cargo requiere tener cierta riqueza para compartir; generalmente, los mayordomos gastan fuertes sumas de dinero que muy rara vez recuperan y sólo les queda el gusto de haber servido a su pueblo y el prestigio que más tarde, dependiendo de las circunstancias, se puede convertir en recurso político, sindical, laboral o económico. En el caso de Minatitlán, la mayoría de los líderes sindicales y municipales han ocupado puestos de mayordomos (Uribe, 2002: 148-164).

47Durante las etapas previas de la fiesta y la celebración, los mayordomos reciben donaciones voluntarias que son conocidas en la región como “limosna” (Xindxaa). Los donantes son miembros de la comunidad que desean participar ya sea porque en un futuro no lejano buscarán algún cargo en la mayordomía y parte de su contribución les será retribuida; o bien, porque desean ampliar o consolidar sus relaciones con los demás grupos zapotecos, que más tarde podrán invocar al solicitar algún tipo de favor o apoyo político, sindical, económico, etc., dependiendo de las expectativas y el prestigio del individuo. Estas contribuciones van desde animales domésticos como gallinas, cerdos, borregos, etc., hasta dinero en efectivo que se apunta minuciosamente en un cuaderno especial donde se especifica cada una de las contribuciones, las cuales serán devueltas en su justa cantidad cuando el donante lo solicite para realizar alguna actividad ritual en el futuro.

48La serie de intercambios que operan en las mayordomías remiten, como he señalado arriba, a una institución más amplia conocida en la región del Istmo oxaqueño como guendarudiiná o mano vuelta, que conforma un sistema de ayuda mutua y de intercambios recíprocos que inciden sobre las actividades ceremoniales, aunque no se limitan exclusivamente a ellas. La guendarudiiná enlaza a grupos de familias extensas que se ponen en funcionamiento durante una mayordomía, un bautizo, boda o funeral, y que refuerzan los compromisos y obligaciones. En Minatitlán, por ejemplo, cuando uno de mis informantes iba a contraer matrimonio, su madre viajó especialmente hasta a Ixtaltepec, Oaxaca, para anunciar que su hijo se iba a casar, al tiempo que mencionaba, como de paso, que sería muy agradable recibir de vuelta algunas “limosnitas” que ella había entregado en años anteriores. Esta red de endeudamiento entre distintos grupos de familias tiene una función social: cohesionar a los miembros de la comunidad mediante un circuito de intercambios en el que todos son deudores potenciales.

49Anteriormente, sobre todo en las primeras décadas del siglo xx, sólo los adultos podían aspirar al cargo de mayordomo. Sin embargo, con el paso del tiempo, el trabajo bien remunerado en Pemex ha permitido que dicha regla haya sido trastocada, ya que ahora los jóvenes se pueden proponer como mayordomos o aspirar a cualquiera de los cargos de su preferencia. Otra forma de acceder al cargo es por el prestigio proveniente de los vínculos familiares del solicitante. Son consideradas de mayor prestigio aquellas familias con antigüedad en la región, y en mayor medida las que hayan mostrado una actitud de servicio y solidaridad para con la comunidad, así como de devoción al santo venerado por la agrupación.

50La actividad de los mayordomos en el contexto de la fiesta patronal está fuertemente ritualizada, pues se sustenta en una serie de conductas sociales de repetición, con objetivos y fines ya previstos por itinerarios y funciones prefijados que están legitimados por la “tradición”. La evaluación de su desempeño corre a cargo de sus paisanos y del santo que lo juzga. Al igual que en la región del Istmo oaxaqueño (Millán,l 993: 114-115), el mayordomo, en su calidad de responsable de la festividad, solicita a familiares o miembros de la comunidad ocupar en primer término los cargos de capitanes y capitanas y, en segundo, los de padrinos y madrinas. Éstos, a su vez, invitan a un número indeterminado de personas. Para los primeros, aceptar el cargo implica participar en la organización de los paseos y, para los segundos, aportar los alimentos y regalos que serán distribuidos durante esas actividades.

51De tal manera, quienes desempeñan los cargos superiores de la mayordomía contraen deudas ceremoniales con aquellos que ocupan los cargos inferiores, las cuales deberán saldarse en el momento en que éstos decidan desempeñar algunos de los niveles de mayor prestigio. Se establece así una línea de intercambios verticales, en la que los bienes viajan inicialmente de la base hacia la cúspide para descender más tarde en vía contraria (Millán, 1993: 115). En ese sentido, quien haya participado varias veces como capitán o padrino está en posibilidades de asumir una mayordomía y de solicitar a antiguos mayordomos que le retribuyan sus contribuciones para cubrir las obligaciones de ese cargo. Cada uno de estos cargos tiene sus propias características y una forma variable de organización. Exhiben un complejo mosaico de funciones y obligaciones en las que participan, en primer término, los integrantes de cada familia del participante, así como un número considerable de miembros de la comunidad.

  • 23 Existen también los siguientes cargos: capitana de señoras, capitana de señoritas, capitana de niñ (...)

52Los cargos de capitán o capitana tienen su precedente en el caporal que, durante la Colonia, era elegido por el mayordomo para la administración de los bienes comunales de los santos (Münch, 1999: 82). En la actualidad sigue siendo designado por el mayordomo y su función ceremonial consiste en ayudar a organizar el paseo en el que se portan los estandartes con la imagen del santo. Los capitanes, al igual que los padrinos, madrinas y demás, pueden ser jóvenes, niños o adultos que aceptan el cargo a instancias de los mayordomos.23

  • 24 Al respecto véase también el trabajo de Miano (2001) y el video de Islas (2005).

53Mención especial merecen dentro de esta estructura ceremonial la presencia y participación de los homosexuales muxe’o “chotos”, como son comúnmente llamados en la región. Aunque participan en cualesquiera de los cargos como responsables o ayudantes, fungen como una especie de anfitriones no oficiales a los que se recurre para informarse sobre los horarios de la fiesta, dónde se sentarán los invitados más importantes, a qué hora acostumbra llegar determinada familia, etc. En general son requeridos para los arreglos y decorado del salón, de los carros alegóricos, el diseño de la escenografía y de la coreografía que será utilizada en la coronación de la reina, entre otras actividades. Conscientes de la importancia de su papel, viajan periódicamente a la ciudad de México, Veracruz, Cancún, Acapulco o a cualquier otra urbe para tomar cursos de modelaje, personalidad, maquillaje, manualidades, baile... En fin, están en continua actualización para combinar las tendencias actuales de moda con la parafernalia tradicional zapoteca, misma que intentarán reflejar en la recreación y ambientación del estilo zapoteca en las festividades regionales. Es decir, se pretende que todo contribuya a exaltar el derroche y la suntuosidad de la fiesta zapoteca.24

54Hasta hace algunos años, la figura de la Gusaana era utilizada dentro de las mayordomías en la región como la anfitriona designada para recibir a los invitados, según su cargo y dignidad, organizar a los cocineros, repartir la comida, cervezas, refrescos y demás. En la ciudad de Minatitlán, como en el resto de la región, este cargo lo desempeñan los vocales de la directiva o algunos miembros de la sociedad designados por ésta para integrar un comité de recepción que divide sus tareas.

55Así, la red de reciprocidad que se teje alrededor del mayordomo refuerza lazos de endeudamiento mutuo, consolida las jerarquías y a la vez permite la inserción de jóvenes o nuevos “miembros”. Esta reiteración de los códigos formales en las ceremonias –y de actores encargados de hacerlas respetar– posibilita que “la tradición” se conforme como regla. Las mayordomías aparecen frente al grupo y otros actores sociales como una institución muy “autocentrada” con sus propias reglas, y susceptible de ser proyectada en el ámbito de las relaciones políticas.

LA INSERCIÓN DE LOS TRABAJADORES ZAPOTECAS EN LA POLÍTICA SINDICAL

56La diversidad de orígenes entre los trabajadores de la industria petrolera se hizo evidente desde un principio, configurando una división clara entre el “nosotros” y “ellos”: los veracruzanos y minatitlecos por un lado, y por otra parte los “otros”, es decir los oaxaqueños, tabasqueños, chiapanecos y extranjeros. En su mayoría, los primeros trabajadores zapotecas eran analfabetas, de tradición campesina y con escaso dominio del español: “Había un gran número de analfabetos y algunos apuradamente sabían medio leer y escribir. No eran obreros calificados, originalmente vinieron trabajadores de pico y pala”. Así, enfrentados a un nuevo espacio industrial y laboral –tiempos de trabajo diferente, herramientas y tecnologías desconocidas, etc.–, en donde la falta de capacitación y las malas condiciones de trabajo eran evidentes, no era raro que se sucedieran accidentes que ponían en riesgo su vida.

57Estas precarias condiciones laborales eran compartidas por el conjunto de los trabajadores asociados a la industria petrolera. Para hacer frente a estas dificultades, como señalamos anteriormente, se crearon asociaciones mutualistas con la finalidad de mejorar las condiciones de vida y laborales. En un primer momento, tales asociaciones estuvieron dirigidas y formadas por obreros calificados de origen veracruzano y tabasqueño (Uribe, 1983). Los años veinte y treinta del siglo xx fueron una época en la región sur de Veracruz –y en general en todo el estado de Veracruz– de una intensa actividad política y sindical (Clark, 1979). Movimientos huelguísticos organizados por diversas asociaciones sindicales petroleras surgieron a lo largo de la costa del Golfo en contra de las compañías petroleras británicas y estadounidenses, a las que se reclamaba el mejoramiento de las condiciones de trabajo y el reconocimiento de sus organizaciones sindicales. La tensión entre trabajadores y empresas llegó a tal punto que en 1938 el gobierno del presidente Lázaro Cárdenas decidió intervenir y decretar la expropiación de la industria petrolera.

58Por esta época, la presencia zapoteca no sólo se expresaba en la diferencia de costumbres y tradiciones respecto de otros trabajadores inmigrantes. Desde un principio, los zapotecas habían adquirido la fama de ser buenos trabajadores que lograban adaptarse y sobreponerse a las malas condiciones derivadas del tipo de contratación de la mano de obra que imperaban tanto en los campos petroleros como en el trabajo fabril (Valdivieso, 1963: 42). Si bien inicialmente se emplearon en trabajos no especializados, muy pronto se desempeñaron como aprendices y ayudantes de obreros calificados –tuberos, fogoneros, mecánicos, etc–, lo que con el tiempo les permitió dominar el oficio y ascender en la escala laboral.

59Los años de la década de 1940 fueron escenario de una intensa pugna sindical y electoral entre comunistas y oficialistas, la cual tenía como telón de fondo los intentos del Estado de corporativizar un movimiento obrero que amenazaba con salirse de su control. En este contexto de agitación política y sindical se escenificó una lucha por conquistar el poder político municipal y el control sindical de la Sección 10 del naciente Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (stprm). La pugna más evidente fue la que se dio entre el grupo nativo de los veracruzanos y los inmigrantes zapotecas. Los primeros –en alianza con grupos de tabasqueños y chiapanecos– habían manifestado durante los años veinte y treinta una oposición más o menos permanente a las empresas y al gobierno posrevolucionario. Una vez consumada la expropiación petrolera, estos trabajadores continuaron en la lucha, ahora reclamándole al gobierno una serie de derechos: autonomía sindical, elecciones democráticas, mejores prestaciones sindicales, mayor apoyo del gobierno estatal federal a la gestión municipal, etc. Basaban sus reivindicaciones en los derechos adquiridos por el papel que habían jugado durante la gesta nacionalista de la expropiación petrolera.

60Por su parte, los obreros zapotecas, que carecían de una experiencia de lucha sindical –en contraposición a los trabajadores veracruzanos, quienes contaban con una trayectoria significativa de participación en grupos anarcosindicalista y comunistas–, mantuvieron una actitud de mayor colaboración y negociación con el gobierno. A la larga este comportamiento los favoreció en su lucha para desplazar de la cúpula sindical a los veracruzanos en los años 1950, formalizándose y consolidándose una actitud de abierta negociación y colaboración con el régimen corporativista del Estado posrevolucionario (Uribe, 2002: 148-168).

61Constituido en 1934, el stprm no tardaría en seguir los pasos de otros sindicatos fuertes a nivel nacional –como el de electricistas, ferrocarrileros y telefonistas–, en el sentido de reforzar los espacios de poder a nivel local y expandir la representatividad sindical petrolera a la esfera pública. Así surgió la necesidad, por parte del sindicato, de ocupar algún puesto público, como la presidencia municipal, una regiduría o una diputación, para consolidar su presencia política en la región. El municipio se convirtió en una extensión y soporte del poder sindical.

62A partir de los años 1950, al igual que las demás secciones del stprm, la Sección 10 del sindicato –ya bajo la dirección de los líderes zapotecas– jugará cada vez más un papel relevante en la organización del espacio urbano, lo que Marie-France Prévót-Schapira (1988) ha llamado la “corporativización del espacio urbano”. Es decir, el control sindical y político que ejercían las secciones sindicales petroleras se extendía sobre el territorio de cada una de sus jurisdicciones, la cual comúnmente correspondía al municipio donde se encontraban ubicadas. El sindicato, previo acuerdo y negociación con las autoridades de Pemex y con otros grupos de interés, organizaba y delimitaba las actividades no sólo de los empleados, sino también de los procesos de urbanización e infraestructura urbana para la creación de colonias y fraccionamientos de sus trabajadores, técnicos y especialistas. Erigía tiendas para trabajadores, espacios deportivos (estadios de beisbol), cines, hospitales y, en algunos casos, aportaba los recursos para la construcción de los salones sociales de las asociaciones zapotecas; además, gestionaba ante diversas instancias gubernamentales la introducción de servicios públicos, como luz eléctrica, pavimentación, etcétera.

  • 25 A este respecto véanse Meléndez y Cruz (1986: 343-381) y Nicasio (1997).

63Esta supremacía sindical y política se consolidó a partir de 1964, cuando el zapoteca Sergio Martínez Mendoza de la Sección 10 de Minatitlán asumió la dirección nacional del ya consolidado stprm. En efecto, inmediatamente después de la expropiación petrolera habían surgido grupos como Oposición, Primero de Mayo, 18 de Marzo, Unificación y Justicia y el Frente Liberal Sindicalista (fls), por citar los más relevantes.25 Estos grupos contendían a través de sus planillas y candidatos por la representatividad de la Sección 10. Sergio Martínez apareció por primera vez en un comité ejecutivo local en 1958, a raíz de la alianza del grupo Oposición y el fls, dirigidos por Felipe Mortera Prieto y Apolinar Jiménez Regalado, respectivamente. De este último grupo provenía Sergio Martínez.

64El grupo Oposición se había constituido en 1942 con minatitlecos y oriundos de otras partes del estado –aunque participaban también algunos tabasqueños y uno que otro zapoteca–, bajo el liderazgo de Felipe L. Mortera, y tenía como objetivo la representación de los trabajadores veracruzanos. Este grupo se mantuvo en la dirección sindical de la Sección 10 hasta que se escindió –por diferencias en cuanto a estrategias políticas– y una parte del grupo se alió a los grupos 18 de Marzo y Unificación y Justicia; su intención era arrebatarle el poder al grupo de Mortera, pero fueron derrotados. En este juego de alianzas y con la finalidad de mantenerse en el poder se coaligaron con el fls, el cual se había constituido en 1949 bajo la dirección del juchiteco Apolinar Jiménez Regalado. Y aunque hasta ese momento el fls no constituía una mayoría representativa, su alianza con Oposición le permitió obtener posiciones sindicales en el comité ejecutivo local. Obviamente, los puestos más importantes –como la secretaría general– los conservaba para sí este último grupo, privilegio que mantendría hasta 1959, cuando se crearon las condiciones para que los zapotecas arribaran al poder sindical de la Sección 10.

65La consolidación de un grupo de zapotecas que formaban parte del sindicato como trabajadores de planta y transitorios encabezados por Apolinar Jiménez Regalado les permitió desplazar al grupo Oposición de la dirigencia sindical de la Sección 10. Como señalaba un viejo sindicalista:

  • 26 Entrevista al señor Anatolio Ramos el 26 de agosto de 2002 en Minatitlán, Veracruz (vease video de (...)

A pesar de que no tenían una tradición sindical, inician su desplazamiento con la presencia de Apolinar Jiménez, que es quien convoca a los zapotecos, quien les dice: “vengan conmigo que aquí nosotros vamos a mandar. Somos mayoría en número y quien es mayoría es mayor en derecho y mayor en todo”. En el 59 surge la disputa y al elegir la nueva directiva que manejaban los veracruzanos, Apolinar convoca a sus paisanos y fácilmente le ganaron a la de los veracruzanos.26

  • 27 Entrevista al señor José Luis Santiago, presidente de la Sociedad Mutualista Juchiteca (Minatitlán (...)

66La presencia de Jiménez Regalado no era nueva entre las filas de los trabajadores zapotecas. Nacido en Juchitán y llegado a Minatitlán con las primeras oleadas migratorias, había contribuido a la fundación en 1927 de la Sociedad Juchiteca para la celebración de San Vicente Ferrer, que era el santo patrón de los juchitecos, y del cual –junto con su familia– sería uno de sus primeros mayordomos. De esta organización “saldría una pléyade de dirigentes políticos y sindicales juchitecos formados aquí en Minatitlán”,27 y que explica en gran medida el auge que adquiriría la Sociedad Juchiteca al correr del tiempo, tanto por el número de sus miembros como por contar entre sus socios a Líderes como Sergio Martínez Mendoza, Juan Meléndez Pacheco, Pablo Pavón y Alberto Pineda. Estos personajes, quienes en diferentes momentos fueron mayordomos junto con sus familiares, jugarían un papel relevante en la política regional. Sin embargo, Apolinar Jiménez disfrutó muy brevemente de su triunfo, pues ese mismo año (1959) falleció a raíz de un accidente automovilístico, con lo que la dirección de la sección petrolera de Minatitlán fue ocupada por Sergio Martínez Mendoza.

67Esta supremacía sindical y política se consolidó a partir de 1964, cuando el zapoteca Sergio Martínez Mendoza asumió la dirección nacional del STPRM. Hasta el momento, el sindicato ha podido mantener –pese a la crisis laboral y económica por la que atraviesa la región– las instancias de poder político y retener su fortaleza económica mediante la negociación con otros grupos de interés dentro y fuera del sindicato.

68Acerca de la supremacía zapoteca en el sindicato petrolero, Juan Meléndez de la Cruz, hijo de juchitecos y perteneciente a la primera generación de zapotecas nacidos en Minatitlán, escribió:

Otro factor que desempeñó un importante papel fue la vinculación a su grupo étnico, los “tecos” (apócope de la palabra zapoteco que se ha generalizado para denominar a los nativos de la región oaxaqueña del Istmo de Tehuantepec), los cuales respaldaron en todo momento las decisiones de “uno de los suyos”; apoyo que fue decisivo tanto por el arrojo de éstos como por la importancia numérica en la refinería. [...] Aún más: este factor fue aprovechado por el fls para derrotar a Mortera, quien utilizaba despectivamente el término “tecos” para referirse a sus opositores. [...] Esta pertenencia a la raza zapoteca, que es reforzada mediante compadrazgos, relaciones familiares, participación en las fiestas de los istmeños y otras actividades sociales [...] le da cohesión al liderazgo. [...] Por otro lado, facilita en cierta medida la posibilidad de empleo, ya que la cercanía social permite a los trabajadores, a cambio de lo anterior, devolver “el favor” por medio de regalos, prestación de servicios en la casa de los líderes, etc., propiciando así situaciones claramente patriarcales, que se ilustran en la forma en que los subordinados y amigos se dirigen al “jefe”, al “patrón”, a “tata Sergio”. Aunque si bien, como hemos dicho, esto le da cohesión al grupo, no es determinante para asegurar el liderazgo (Meléndez y Cruz, 1986: 359,361).

69Por supuesto que no, y un estudio más detallado de las formas de control sindical –grados de consenso, grupos de poder al interior, articulación con otras organizaciones sindicales y políticas, etc.–, así como la relación de las asociaciones de mayordomías zapotecas con el sindicato, partidos políticos, logias masónicas, asociaciones profesionales y demás requieren de una descripción y análisis más acucioso que rebasan los objetivos de este capítulo. Sólo me he limitado a señalar algunos de los elementos y recursos que los zapotecas utilizaron para insertarse en el ámbito político sindical y plantear una hipótesis de trabajo: los zapotecas lograron obtener el poder político y sindical haciendo uso de las estructuras sociales que conocían y manejaban: el paisanaje, la mano vuelta y la familia, lo que les ha permitido, hasta el momento, mantener la supremacía política en el ámbito sindical.

REFLEXIONES FINALES

70El proceso de industrialización que tuvo lugar en el sur de Veracruz en diferentes momentos del siglo xx alteró de manera notable el espacio regional y redimensionó a largo plazo las relaciones interétnicas y los espacios urbanos donde se asentaron los diversos grupos migrantes, entre los que destacaron los zapotecas por su número y visibilidad. Para asegurar su permanencia y reproducción social y cultural, echaron mano de diversos tipos de recursos simbólicos y sociales con el fin de ejercer un control y apropiación del espacio geográfico y de relaciones sociales en el que se insertaron al inmigrar al sur de Veracruz. Entre estos recursos destacó la organización festiva de las mayordomías, mediante las cuales se fueron construyendo redes sociales que conectaron a las diversas familias zapotecas que en diferentes épocas se trasladaron a vivir y trabajar a Minatitlán.

71Sustentadas en una organización comunitaria que va del espacio doméstico a los barrios y colonias de la ciudad, las mayordomías han persistido como prácticas que delimitan simbólicamente un territorio de pertenencia. Asimismo, las visitas de santos y mayordomos, directivos de sociedades y embajadoras de otros barrios y ciudades, tanto del Istmo veracruzano como oaxaqueño, han contribuido a reafirmar los lazos de pertenencia étnica, a la vez que han constituido un principio integrador social y religioso que ha posibilitado la incorporación e identificación de un territorio como propio.

72En un primer momento, la dinámica y constitución de redes sociales basadas en lealtades familiares y locales, vinculadas a una lógica cultural específica, fueron determinantes para adaptarse y dominar un espacio urbano novedoso para los inmigrantes. Así se crearon “barrios zapotecas” y mercados especiales que estimularon la interacción e intercambio de productos e información entre los inmigrantes y comerciantes procedentes del Istmo oaxaqueño. Más tarde, esas mismas redes sociales, cuya construcción fue facilitada por la ejecución de las mayordomías, hicieron posible que los trabajadores zapotecas se apropiaran de un espacio de relaciones sociales –el sindicato petrolero– central para su inserción exitosa en la industria del petróleo.

73La capacidad de la población zapoteca para construir eficientes redes sociales les permitió: a) desplegarse horizontalmente tanto a nivel local (los barrios) como regional (otras sociedades istmeñas y conexiones con sus lugares de origen); y 2) insertarse y escalar posiciones en nuevos ámbitos, como lo laboral y sindical, que con el tiempo favoreció su acceso al poder sindical y político.

74La diversidad en las prácticas sociales de la población zapoteca asentada en Minatitlán muestra que un mismo actor, ya sea individual o colectivo, se asocia a varios espacios (familiar, barrio, regional, público, privado, etc.) en función de sus múltiples pertenencias, activadas o reactivadas según lo exigen las situaciones. Esta relación de pertenencia, o apropiación, no se refiere exclusivamente a vínculos de propiedad, sino también a aquellos lazos subjetivos de identidad y afecto existentes entre el sujeto y el territorio. Ello les ha permitido crear formas específicas de “marcar” el espacio y de “apropiárselo”, de formar “territorio” en el área urbana de Minatitlán. Estos procesos de construcción territorial tradujeron sus propias lógicas y formas de concebir y modelar el espacio.

75Por otro lado, la expropiación petrolera sirvió como un detonador de profundos cambios en las relaciones laborales, sindicales y políticas que alteraron las relaciones interétnicas en el ámbito regional y los espacios urbanos donde se asentaban los diversos grupos migrantes. En este proceso, la comunidad zapoteca fue la más beneficiada, dado que en unos cuantos años obtuvo una representatividad mayoritaria al interior del sindicato para favorecer a los suyos.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

Adler-Lomnitz, Larissa
2001 [1994] Redes sociales, cultura y poder: Ensayos de antropología latinoamericana, Miguel Angel Porrúa, México, D. F.

Alafita, Leopoldo y Martín Aguilar
1997 “El Tratado de Libre Comercio y su impacto social en el Golfo de México”, en Sotavento, núm. 2, iihs/uv, pp. 175-194.

Ariel de Vidas, Anath
1994 “La bella durmiente: el norte de Veracruz”, en O. Hoffmann y E. Velázquez (coord.), Las llanuras costeras de Veracruz: la lenta construcción de regiones, uv/orstom, México, D. F., pp. 39-73.

Barabas, Alicia M. (coord.)
2003 Diálogos con el territorio. Simbolizaciones sobre el espacio en las culturas indígenas de México, vol. II, inah, Colección Etnografía, México, D. F.

Barbosa, Fabio
1993 La reconversión de la industriapetrolera en México, iie-unam, Col. Cuadernos de Economía, México, D. F.

Blom, Frans
1993 En el lugar de los grandes bosques, Gobierno del Estado de Chiapas, México, D. F.

Braverman, Harry
1975 Trabajo y capital monopolista, Editorial Nuestro Tiempo, México, D. F.

Clark, Marjorie Ruth
1979 La organización obrera en México, Era, México, D. F.

Covarrubias, Miguel
1980 [1946] El sur de México, Instituto Nacional Indigenista, Colección ini, núm. 9, México, D. F.

García Lozano, Germán
1916 “Estudio descriptivo de la refinería de petróleo en Minatitlán, Ver.”, en Boletín del Petróleo, Instituto Mexicano del Petróleo, marzo de 1916, pp. 217-267.

Hoffmann, Odile y Emilia Velázquez (coords.)
1994 Las llanuras costeras de Veracruz. La lenta construcción de regiones, uv/orstom, México, D. F.

Léonard Eric y Emilia Velázquez (coords.)
2000 El Sotavento veracruzano. Procesos sociales y dinámicas territoriales, ciesas/ird, México, D. F.

Meléndez, Juan y Miguel Ángel Cruz Bencomo
1986 “La caída de Sergio Martínez. La extensión del sistema quinista a la Sección 10 del stprm (Minatitlán)”, en J. Aguilar (coord.), Los sindicatos nacionales petroleros, GV Editores, México, D. F., pp. 343-381.

Meyer, Lorenzo e Isidro Morales
1990 Petróleo y nación (1900-1987). La política petrolera en México,fce/semip/Pemex/El Colegio de México (Col. La Industria Paraestatal en México), México, D. F.

Mezger, Dorotea
1981 “Crisis energética y nueva división internacional del trabajo”, en M. Kaplan (coord.), Petróleo y desarrollo en México y Venezuela, Nueva México, Editorial Imagen/unam, pp. 83-111.

Miano, Marinella
2001 Hombre, mujer y muxe en el Istmo de Tehuantepec, Plaza y Valdés, México, D. F.

Millán, Saúl
1993 La ceremonia perpetua,ini-Sedesol, México, D. F.

Montañez, Gustavo
2001 “Razón y pasión del espacio y el territorio”, en Espacioy territorios. Razón, pasión e imaginarios, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá, pp. 15-32.

Moreno, Saúl H.
1992 “Modernización industrial y relaciones laborales en Petróleos Mexicanos 1983-1989”, tesis de licenciatura, Facultad de Sociología-uv, Xala pa, Ver.
2003 “La subordinación como modo de vida. Cultura y sindicalismo petrolero en el Golfo de México. Estudio de caso en Agua Dulce, Veracruz”, tesis de doctorado, Departamento de Antropología-uam-i, México, D. F.

Münch, Guido
1994 Etnología del Istmo veracruzano,unam, México, D. F.
1999 La organización ceremonial de Tehuantepec y Juchitán,unam, México, D. F.

Nicasio, Irma M.
1997 “La identidad cultural de los zapotecos del Istmo en la ciudad petrolera de Minatitlán, Veracruz”, tesis de licenciatura, Escuela Nacional de Antropología e Historia, México, D. F.

Nolasco, Margarita
1979 Ciudades perdidas de Coatzacoalcos, Minatitlán y Cosoleacaque,cecodes, México, D. F.
1981 Cuatro ciudades: el proceso de urbanización dependiente, inah, México, D. F.

Ochoa g., Rocío
2000 “La construcción de un sistema regional complejo en torno a dos polos rectores: Acayucan y Minatitlán-Coatzacoalcos”, en E. Léonard y E. Velázquez (coords.), El Sotavento veracruzano. Proceso sociales y dinámicas territoriales, ciesas/ird, México, D. E, pp. 63-81.

Palma, Rafael, André Quesnel y Daniel Delaunay
2000 “Una nueva dinámica del poblamiento rural en México: el caso del sur de Veracruz (1970-1995), apuntes sustantivos y metodológicos”, en E. Léonard y E. Velázquez (coords.), El Sotavento veracruzano. Proceso sociales y dinámicas territoriales, ciesas/ird, México, D. E, pp. 83-108.

Pérez, Abel R.
1948 Minatitlán y otros tópicos de interés general, edición del autor, México, D. F.

PinoC., Lorena
2002 “Nanchital: Una localidad petrolera del Istmo veracruzano”, tesis de licenciatura en Antropología, Facultad de Antropología, Universidad Veracruzana, Xalapa, Ver.

Prévôt-Schapira, Marie-France
1988 “Espacio petrolero y poder sindical en la costa del Golfo”, en J. Padua y A. Vanneph (coords.), Poder local, poder regional, El Colegio de México/cemca, México, D. F.

Uribe, Manuel
1983 “El movimiento obrero petrolero en Minatidán, Ver. (1906-1924)”, tesis de licenciatura, Facultad de Antropología-Universidad Veracruzana, Xalapa, Ver.
2002 “Identidad étnica en zonas de alta concentración industrial. El caso de los nahuas, popolucas y zapotecas del Istmo veracruzano en el siglo xx”, tesis de doctorado, iih-s-Universidad Veracruzana, Xalapa, Ver.
2005 “Minatitlán: la construcción de una urbe multicultural en el Istmo veracruzano”, en Ulúa, núm. 6, iihs-Universidad Veracruzana, pp. 81-112.

Valdivieso Castillo, Julio
1963 Historia del movimiento sindical petrolero, edición del autor, México, D. F.

Otras fuentes escritas

inegi
1988 Anuario Estadístico del Estado de Veracruz,inegi/Gobierno del Estado de Veracruz, México, D. E inegi
1994 Anuario Estadístico del Estado de Veracruz,inegi/Gobierno del Estado de Veracruz, México, D. E Diario Razón de Minatitlán, Ver.
18 de marzo de 1933; 30 de mayo de 1933; 15 de julio de 1933.

Diario Ea Opinión de Minatitlán, Ver.
15 de febrero de 1936; 23 de enero de 1937; 10 de marzo de 1940.

Videos

Islas, Alejandra
2005 Muxe’s: auténticas, intrépidas, buscadoras de peligro, Instituto Mexicano de Cinematografía, 105 mn.

Portilla, Melesio y Manuel Uribe
2004 Fiesta de la Candelaria. Convivencia multicultural en Minatitlán, Veracruz, Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Proyecto Identidades y Movilidades, Idymov/ciesas/ird/icanh, 50: 20 mn.

Maldonado, Eduardo
1982 Laguna de dos Tiempos, guión: Eduardo Maldonado, Manuel Uribe, Victoria Novelo y Diana Roldan, ini-Fonapas, 106 mn.

Notes

1 Dicho trabajo formó parte de una investigación mayor que se llevó a cabo en el inah-Veracruz entre 1999 y 2002, como parte del proyecto “Etnografía de las Regiones Indígenas de México en el Nuevo Milenio”; resultados de esta investigación fueron publicados en Barabas (2003: 101-159) y en mi tesis doctoral (Uribe, 2002).

2 Me refiero a mi participación en los equipos de trabajo que dirigieron Eric Léonard y Emilia Velázquez al interior del proyecto “El Istmo Mexicano en el Contexto Contemporáneo de Desarrollo”, coordinado por Hipólito Rodríguez en el ciesas-Golfo, así como a mi participación en el proyecto “Identidades y Movilidades” (Idymov), promovido por ciesas-icanh-ird y encabezado por Odile Hoffmann y María Teresa Rodríguez.

3 En este trabajo me refiero al Istmo veracruzano como al espacio territorial que se extiende entre el volcán San Martín Pajapan –en la Sierra de Santa Marta– hasta el río Tonalá –en la parte occidental del estado de Tabasco–. Geográficamente abarca la cuenca del río Coatzacoalcos y comprende los municipios de Acayucan, Coatzacoalcos, Cosoleacaque, Chinameca, Las Choapas, Hidalgotitlán, Hueyapan de Ocampo, Ixhuadán del Sureste, Jáltipan, Jesús Carranza, Mecayapan, Minatitlán, Moloacán, Oluta, Oteapan, Pajapan, San Juan Evangelista, Sayula, Soconusco, Soteapan, Texistepec y Zaragoza (Münch, 1994: 15).

4 Para una referencia visual sobre esos años en Minatidán y Coatzacoalcos, véase el documental de Eduardo Maldonado Laguna de dos tiempos (1982).

5 Para mayor detalle sobre este proceso véase Mezger (1981: 83-111).

6 Una cuestión relevante en la implementación de la política de reconversión industrial fue la reclasificación de los productos petroquímicos en básicos y secundarios. En lo concerniente a la producción básica –exploración-producción, gas, petroquímica básica y refinación–, el manejo quedaría a cargo del Estado. Asimismo, se concedería a la participación del capital privado, nacional y extranjero, la elaboración de productos semielaborados, plásticos, detergentes, hules, sintéticos y fertilizantes, la rama más rentable de la industria petroquímica. Para mayores detalles de este proceso véase Barbosa (1993).

7 Diario de Xalapa, 19 de mayo de 1998.

8 El estado de Veracruz ocupaba en 1997 el segundo lugar nacional de desempleo, Diario del Istmo, 06/08/97, p. 6.

9 Un proceso igualmente impactante de transformación de la vida local como consecuencia de la explotación petrolera ha sido registrado por Ariel de Vidas (1994: 57-60) para La Huasteca.

10 La Razón, 18 de marzo de 1933.

11 La Opinión, 23 de enero de 1937, primera plana.

12 Estas formas de asociación, así como otras nuevas formas de sociabilidad que surgieron en la región (como las de los masones, por ejemplo), permitieron la articulación de actores de diverso origen (social, étnico, cultural, político) para la creación de un nuevo orden de relaciones sociales, y las he desarrollado en mi trabajo (Uribe, 2005).

13 El material utilizado en este apartado proviene de mis observaciones de trabajo de campo realizado en la ciudad de Minatitlán, durante el periodo de mayo-diciembre de 2000.

14 El son Mediu Xhiga es una pieza importante ejecutada en las bodas zapotecas del Istmo. Se trata de un baile en torno a los desposados, quienes sentados enmedio del salón o enramada y acompañados de sus padrinos de velación esperan que se les arrojen cerca de los pies unos cántaros de barro. Un poco antes de arrojar los cántaros al piso, con la intención de quebrarlos a los pies de los novios, se les coloca dinero en unas bandejas que cada uno de los novios sostiene en sus manos.

15 Entrevista a la señora Alicia Pineda el 16 de septiembre de 2000 en Minatitlán, Ver.

16 La Razón, 30 de mayo de 1933.

17 Ibidem, 15 de julio de 1933.

18 La Opinión, 10 de marzo de 1940.

19 La Opinión, 15 de febrero de 1936.

20 Entrevista al señor Rolando Esteva en Nanchital en septiembre de 1998.

21 La Opinión, 15 de mayo de 1937.

22 A este respecto, véase el video de Portilla y Uribe: Fiesta de la Candelaria. Convivencia multicultural en Minatitlán, Veracruz (2004).

23 Existen también los siguientes cargos: capitana de señoras, capitana de señoritas, capitana de niñas, capitán de niños, capitán de cabalgata, padrinos de labrada de cera, madrina de flores y florero y demás.

24 Al respecto véase también el trabajo de Miano (2001) y el video de Islas (2005).

25 A este respecto véanse Meléndez y Cruz (1986: 343-381) y Nicasio (1997).

26 Entrevista al señor Anatolio Ramos el 26 de agosto de 2002 en Minatitlán, Veracruz (vease video de Portilla y Uribe, 2003).

27 Entrevista al señor José Luis Santiago, presidente de la Sociedad Mutualista Juchiteca (Minatitlán, Ver., 18/08/03 (véase video de Portilla y Uribe, 2004).

Auteur

Antropólogo por la Universidad Veracruzana y doctor en Historia Regional por el Instituto de Investigaciones Histórico Sociales de la misma Universidad Veracruzana. Actualmente es investigador del Centro Regional Veracruz del inah y miembro del Sistema Nacional de Investigadores, nivel I.

© IRD Éditions, 2009

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Volume papier

IRD Éditions
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search