Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Caminos cruzados

 | 
Catherine Alès
, 
Jean Chiappino

Capítulo III. Sociedad y Medio Ambiente

El problema de la tierra indígena en Mérida: una constante histórica

Luis Bastidas Valecillos

Texte intégral

1El trabajo con comunidades campesinas, mestizas y descendientes de indígenas, genera sin lugar a dudas un sinnúmero de inquietudes. Una de éstas es la relacionada con la tenencia de la tierra, pues ésta ha sido una problemática que ha estado presente desde la llegada de los españoles y, por ende, la podemos definir como una constante histórica en el proceso sociohistórico de Venezuela y de América Latina.

2Las fuentes utilizadas para el estudio de esta temática son las orales y las escritas, en este caso espacio, tiempo, fuentes y el mismo hombre se articulan y vinculan. Se pondrá el énfasis en los testimonios e inquietudes de los campesinos, pues el punto de vista de estos por lo general es ignorado al considerarlos incapaces de formular y generar respuestas a los problemas que les atañen. No obstante, al evaluar dichos testimonios notamos que de ser tomados en cuenta por las políticas oficiales, se obtendría información que de ser aplicada repercutiría de manera positiva en las comunidades estudiadas; lo anterior generaría una actitud que llevaría a aliviar el divorcio existente entre planificadores, investigadores y los miembros de las comunidades objeto de investigación. De lo contrario los re sultados (como lo indica Gonzáles 1993: 10) continuarán siendo: “doblemente frustrantes: por una parte los programas oficiales experimentan rotundos fracasos. De otra los investigadores se desalientan al ver que sus resultados no son evaluados, ni tomados en cuenta para la estructuración de acciones concretas”.

3Ahora bien, sabemos que a la llegada de los españoles los indígenas se organizaron en la región andina venezolana en un contra-poder armado, poniendo en práctica estrategias activas y/o pasivas, con la finalidad de que el invasor abandonara sus tierras, constituyéndose de esta manera «zonas de refugio» que a su vez eran una especie de confederación en zonas específicas desde donde se planificaban las actividades guerreras.

4A pesar de que las autoridades españolas hacían constantes reducciones en las «zonas de refugio» con el objetivo de insertar dentro de las estructuras civiles del orden colonial a los aborígenes, éstos volvían a huir de los pueblos de doctrina, encomiendas y resguardos. Pues la mayoría de los indígenas que se encontraban en estas «zonas de refugio» eran aquéllos que no se habían dejado encomendar, así como los que huyeron posteriormente de encomiendas y pueblos de doctrina.

5Entre otras características de la resistencia encontramos el asalto a pueblos y encomiendas, hostigamientos en ríos navegables y caminos reales. La finalidad de estas estrategias era: a) huir de las encomiendas para que al verse el invasor sin mano de obra, abandonara las tierras indígenas, b) preservar las tierras, los aborígenes resistiendo a entregar sus tierras ya que sabían que las asignadas a ellos por los invasores eran estériles y no producían siquiera para la subsistencia.

6Durante la época colonial tenemos que el problema de la tierra indígena continuó siendo una constante, durante dicho período fueron innumerables las quejas de los indígenas a los visitadores. El interrogatorio leído durante las Visitas a los indígenas por las autoridades españolas se puede dividir en tres secciones:

  1. lo relacionado con el adoctrinamiento;
  2. lo referente al trato que daban los encomenderos a los aborígenes;
  3. finalmente la parte que se refiere a las tierras. Esta última sección se puede subdividir a su vez en: lo relacionado con el lugar y condiciones del sitio donde se hallan las tierras indígenas (cantidad y calidad), y lo referente a los daños e invasiones de que eran objeto las mismas.

7En relación con la calidad y cantidad de tierras, tenemos que en la mayoría de los casos se le daba al indígena las zonas más estériles y cuando le eran asignadas tierras fértiles, eran insuficientes para la cantidad de aborígenes que debían sembrarlas, o les eran arrebatadas por los encomenderos. Así tenemos que, para el año 1619, algunos indígenas de Timotes se quejaron ante el visitador Alonso Vásquez de Cisneros ya que se encontraban en tierras enfermizas “porque beven mala agua de unos manantiales y pantanos que allí hay de que les ha resultado tener los más de ellos; hinchados las gargantas y en ellos grandes paperas” (R 18/19).

8Para esa misma época tenemos que los aborígenes de las parcialidades de Escagüey, de Mucurubá y Moconoque se quejaron por la escasez de tierras, por los daños que cometían los animales del encomendero y por la invasión por parte de éste a las tierras de ellos. El testimonio de Don Gonzalo, indio Cacique de la parcialidad de Escagüey, indica “que los indios desta parcialidad de Escagüey están faltos de tierras en tanto grado que sino les presta Juan Sánchez tierras en que sembrar de la otra banda del río algunosyndios no siembran” (A.N.C.S.F.C., R-3: 45).

9En cuanto a los despojos de tierra por parte del encomendero, da una clara ilustración el testimonio del indio Thomás del repartimiento de Mucurubá: “Juan de Reynoso continuamente todos los años les a entrado en sus tierras y en ellas a sembrado maíz alberjas, turmas, havasy que este año a cogido ya la sementera de maíz y que dicha tierra se las a quitado a los yndios de por la fuerza y les han hecho mucha falta para sus labranzas" (A.N.C. S.F.C., Mérida, R-3:. 78).

10Tenemos también el testimonio del Indio Joseph del repartimiento de Mucurubá el cual describe los daños cometidos por los animales del encomendero en los sembradíos de los aborígenes «que continuamente los bueyes, caballos, yeguas y mulos del dicho Don Juan de Reynoso han hecho daños generalmente todos los años en las labranzas de los indios y todos se quexan dellos y de que no se pagan estos daños...» (A.N.C.S.F.C., Mérida, R-3: 186).

11Finalizado el período colonial y adentrado el proceso de independencia y formación de los Estados nacionales, observamos que el problema de la tenencia de la tierra indígena sigue estando presente. Con el surgimiento de la primera República en 1811, surge también un interés por el estudio legal de la cuestión indígena, específicamente lo relacionado con la tenencia de la tierra, dándose la primera legislación sobre resguardos con la ley del 11 de octubre de 1811; luego le sucedieron la ley del 2 de octubre de 1836, la ley del 7 de abril del838, la ley del 1o de mayo de 1841 y posteriormente a estas leyes habrá otras; sin embargo, la que logró finalmente desestructurar los resguardos indígenas fue la ley del 5 de mayo de 1885.

12Las soluciones planteadas y las leyes creadas para resolver el problema de la tierra indígena en el siglo XIX estuvieron ligadas a las ideas que animaron la independencia de América, tales ideas estaban estrechamente relacionadas con el surguimiento de una economía (liberal) mercantil y por ende muy diferente al modelo que había predominado en los tres siglos del período colonial. De las conocidas frases que sirvieron de bandera en la guerra de independencia (libertad, fraternidad e igualdad), la que sin duda alguna aceleró la desestructuración de las comunidades aborígenes fue la de la igualdad, ya que so pretexto de equiparar a los indígenas con los campesinos se dio un duro golpe a la estructura social y agraria aborigen.

13La Constitución federal del 21 de diciembre de 1811 en el artículo 200 deja ver claramente su política asimilacionista al plantear la necesidad de insertar al indígena en la estructura de la naciente república, y encarga a los gobiernos provinciales de ejecutar tal disposición: «...encarga muy particularmente a los Gobiernos provinciales, que así como han de aplicar sus fatigas y cuidados para conseguir la ilustración de todos los habitantes del Estado,... Procuren por todos los medios posibles atraer a los referidos ciudadanos naturales (indígenas) a estas casas de ilustración y enseñanza... y que no permanescan por más tiempo aislados... y permitiéndoles el reparto de la propiedad de las tierras que les estan consedidas y de que están en posesión, para que a proporsión entre los padres de familia de cada pueblo las dividan y dispongan de ellas como verdaderos dueños y señores, según los términos y reglamentos que formen el gobierno provincial«(Armellada 1997: 17-18).

14Las ideas liberales del siglo XIX llevaron al empeoramiento de la situación del indígena en lo que respecta a la tenencia de la tierra, específicamente la interpretación que se le dio al decreto dado por el Libertador el 20 de febrero de 1820: tal ley tenía como finalidad entregar a cada familia indígena el terreno que pudieran cultivar, las tierras sobrantes del resguardo serían arrendadas. Lo anterior originó (Amodio l991: 217) que muchos indígenas fueran “despojados de sus tierras y confinados en muchas partes a terrenos estériles y reducidos a una menor extensión que la que ya gozaban antes”.

15Lo anterior movió a Bolívar a rectificar y reconocer que hubo una interpretación erranda de tal decreto, reintegrando a los indígenas a través del decreto del 12 de febrero de 1821, todos los resguardos que les correspondían.

16A pesar de que este proyecto mercantilista no tuvo éxito en las comunidades indígenas, debió haber dejado huellas profundas, pues en la Ley del 7 de abril de 1838, se establece que las tierras a adjudicar serían aquéllas en las que se lograra demostrar la ocupación permanente, lo que movió a muchos indígenas a establecerse en las tierras más fértiles, a construir allí sus viviendas y demás bienechurías, con la finalidad de asegurar un espacio para su sustento; esto originó que, a finales del siglo XIX, ya muchos indígenas estuvieran viviendo en pequeñas unidades agrícolas.

17Aún cuando el proyecto integracionista contemplaba la transformación del indígena en “pequeños propietarios, su equiparación fiscal a ciudadanos y la imposición de la escuela” (Amodio 1991: 218), en el punto que se hizo más énfasis fue en el de reducir a cada familia a un lote de terreno, según el modelo europeo.

18La ley del 5 de mayo de 1885 vuelve a repetir esta misma proposición: “En la adjudicación de los lotes obtendrán preferencia el individuo o familia que tenga allí casa sementera, u otro establecimiento" (Armellada 1977: 210) y, al igual que en la ley del 7 de abril de 1838 se confia la repartición de las tierras a los mismos indígenas, los cuales acompañaron al agrimensor para indicarle cuáles eran las unidades de tierra que poseía cada familia indígena, lo que originó que aquellos ubicados en tierras poco fértiles se desplazaran a zonas más productivas, como ya lo habían hecho otras familias aborígenes.

19Es a partir de entonces que esa propiedad comunal cuyos orígenes se encuentran en el pasado prehispánico, experimentó de manera efectiva mani festaciones que culminarían con su desintegración parcial, ya que era necesario, según las ideas liberales, repartir las tierras para integrar a los indígenas a la vida nacional y por ende insertarlos en un moderno sistema de desarrollo.

20No obstante el proceso de partición y adjudicación de los resguardos, en los Andes venezolanos se realizó mediante las disposiciones contenidas en la ley sobre resguardos indígenas del 5 de mayo de 1885. Dichas disposiciones no variaron en lo absoluto con respecto a las leyes dictadas a comienzos del siglo pasado, pues éstas al igual que aquéllas estaban impregnadas de ideales liberales. El objetivo sin duda era terminar la lucha por la defensa de las tierras ancestrales con la desintegración del resguardo y por consiguiente del colectivismo, acentuando de esta manera el individualismo característico del sistema capitalista.

21Un ejemplo de estas disputas lo constituye el resguardo de Chiguará, ya que los chiguaraes, al igual que los indios de otras comunidades, mantuvieron permanentes luchas para no ser despojados de sus tierras, sobre todo por los otros propietarios de tierras. Según Varela, “cuando se distribuyeron los terrenos que correspondieron a los resguardos, concluyó la existencia de la propiedad comunal indígena en Chiguará, para dar paso así a la implementación de la propiedad privada en esa área” (1988: 67).

22Lo señalado en la cita anterior fue sólo en el aspecto agrícola ya que en la cría continuaron usándose espacios comunes hasta hoy, o hasta muy recientemente, según las zonas. De los 34 «lotes de cría» que quedaron en Chiguará después de la adjudicación y división del resguardo en 1886, muchos se continúan usando hoy como tales, mientras otros han sido invadidos por extranjeros o personas de otras comunidades; sus legítimos dueños han planteado, en conjunto con el poder oficial local, hacer un análisis del parentesco y un rastreo en los archivos (genealogías) de las personas que dicen tener derecho sobre las tierras de resguardo, con la finalidad de determinar los herederos legítimos de las mismas, a fin de legalizarlas dividiendo los lotes por parcelas y familias.

23Otro caso interesante de conocer es el de El Paramito, ubicado en el Municipio Autónomo Miranda del Estado Mérida; allí esa estructura política, económica, social y cultural que sufre sus primeros resquebrajamientos con la llegada del liberalismo en el siglo pasado, aún hoy se niega a desaparecer a pesar de las múltiples transformaciones que ha venido sufriendo.

24El resguardo como institución de carácter comunal, que tuvo sus antecedentes en el mundo indígena prehispánico y que se expresó físicamente en la colonia a través del área que se le asignó a los «pueblos de indios», se tradujo en toda Hispanoamérica en motivo de constante codicia por parte de aquéllos que hicieron de la tierra un bien lucrativo o comercial, para de esa manera protagonizar el indígena del momento y sus descendientes una larga lucha por lo que les pertenece ancestralmente.

25Este también es el caso de la Mancomunidad o Reserva Indígena como la llaman los habitantes de El Paramito. Según el documento de partición de 1889, este terreno se dejó según los indígenas para su uso exclusivo: «De acuerdo con el deseo de los indígenas y la instrucción cuarta he dejado el globo de sierra denominada “El Paramito”, situada en la parte occidental del Resguardo y que mide trescientas ochenta y una hectárea y una área de superficie para beneficio común de aquellos exclusivamente... sin que ninguno de ellos pueda enagenar ni ceder su derecho por ningún título (f: 22)».

26Según la tradición oral, los indígenas del momento de la partición (1889) decidieron frenar la ubicación de tierras ya que no estaban dispuestos a dejar desaparecer su estructura agraria, puesto que son comunidades en las que el elemento más importante es la agricultura. El hecho de sufrir modificaciones la estructura agraria implica todo un cambio en los diferentes ámbitos culturales. Como lo expresa un miembro de esta Mancomunidad:

«Los indígenas de antes de nosotros, de los antepasados de nosotros vieron que ya quedaban sin tierras, entonces hicieron los linderos que están aquí de al pasar de aquí, esa es la cerca que va de quebrada a quebrada, ahí hicieron la cerca y se propusieron a no dejar repartir más tierras, entonces quedó esta reserva indígena... eso es antiguo, mi difunto padre estaba todavía, la mamá de mi papá estaba todavía muy joven, comprende, ellos mismos intervinieron de la cerca y entonces ellos se pararon y no dejaron, se opusieron a que siguieran repartiendo. Allá no se mete nadie porque allá no puede venir nadie de afuera, porque de una vez se saca pa fuera, uno mismo lo saca».

27A pesar de que los habitantes de El Paramito han decidido mantener sus tierras comunales, temen ser expropiados pues, de acuerdo al artículo 123 de la Ley de Régimen Municipal “son terrenos municipales, los que no han pasado a terceras personas después del repartimiento del resguardo indígena'. No obstante, desde principios de este siglo se han hecho algunos intentos por expropiar a los campesinos de El Paramito, pero los intentos de expropiación que han generado movilización de toda la comunidad, fueron, en el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, cuando Inparques intentó reforestar la mayor parte de la reserva indígena:

Entonces, cuando vinieron por ahí a sembrar árboles me los conseguí pu’ allá abajo a los que venían a sembrar árboles y les dije que se devolvieran por que había una reunion en el pueblo, de los derechantes, entonces me dijieron “no, vamos pu’ allá arribita”, entonces yo me puse a esperarlos abajo. Cuando llegaron les dije “paren, paren... no”, y ahí me zumbaron el carro y se fueron, no pararon.
Cuando iban a sembrar unos pinos nos dijeron que hasta la guardia nos iba a echar palo, acaso nosotros teníamos alguna vaina. Ahí sí nos hubieramos jodido, porque ya habían tirado la cerca, ellos pensaban sembrar bastantes pinos porque habían dicho que si del picacho pa’atras se podían criar los pinos que sembrarían también, entonces ahí está la vaina jodida, así han sido todas las cosas, nos han asustado feo. Pero no hubo nada, aquí siempre a uno lo han asustado, lo mismo que a las ovejas.

28En otra ocasión, uno de sus miembros, en combinación con personas de la Corporación de Turismo, trató de hacer creer a los demás comuneros que lo mejor era arreglar los papeles y vender. Esto produjo que ahora este individuo sea rechazado por toda la comunidad: «Bueno quería vender una parte y trajo abogados y todo, entonces toda la gente, toda la comunidad se opuso... Bueno eso no se supo como fue, eso sí fue cierto que se le quemó la casa, pero no se supo si fue fojata de él mismo o sería gente extraña. Esto no es de ningún gobierno, sino es una reserva indígena, son tierras que nadie puede meterse ni a repartir ni a invadir, ni a vender las tierras, o sea que aquí nadie tiene una propiedad privada».

29Recientemente Inparques ha declarado la zona parte del Parque Nacional La Culata, lo que trajo como consecuencia que las tierras indígenas se han reducido nuevamente y el área cultivable es cada vez menor.

30Actualmente, según Melquíadez Uzcátegui, representante de la Mancomunidad, existen los siguientes proyectos:

El MAC en la línea divisoria de la Mancomunidad hacia arriba está presupuestado, simplemente falta el permiso del Ministerio del Ambiente para construir una laguna artificial que reforzará las reservas de agua para el sistema de riego de El Paramito (parte baja), además se tiene como propósito del gobierno es que a través de una vía de penetración se incentiva el turismo en la parte alta de El Paramito.

31Es evidente en el testimonio anterior que, aunque la laguna y el desarrollo turístico se van a llevar a cabo en tierras de la Mancomunidad, no beneficiarán a sus habitantes ya que el agua beneficiaría sólo a la parte baja, que es de propiedad privada. El dinero obtenido por ingresos turísticos iría directamente a la Alcaldía, lo que implicaría nuevamente una reducción de las tierras indígenas.

  • 1 Frailejón: planta típica del ambiente de páramo, que crece en la Cordillera de Mérida a partir de (...)

32Es interesante señalar que las tierras que no se repartieron en 1889 fueron las más estériles, por lo que deben de dejarse descansar, luego de haber sido trabajadas con cierta regularidad, lo que lleva a un nuevo problema: En el período de descanso crece el frailejón1 en esa área, planta que, según el Ministerio del Ambiente, no se puede cortar, lo que lleva nuevamente a reducir las áreas de cultivo y a tener problemas con la Guardia Nacional.

33La comunidad de El Paramito Parte Alta actualmente se ha organizado de acuerdo con las pautas establecidas por el poder oficial, pues han notado que, para defender sus derechos, deben valerse de las mismas armas usadas contra ellos por la sociedad envolvente; ya que están conscientes de estar insertos en una sociedad mayoritaria, es por ello que se han constituido primero como Asociación de Vecinos para dirigirse y tener presencia en la Alcaldía y, segundo, como Asociación Civil a fin de dirigirse a los tribunales de justicia con el objetivo de legalizar oficialmente la tenencia de dichas tierras, obviando la posibilidad de su venta o división.

34De la misma manera podemos decir que existe cierto desconocimiento e ignorancia por parte de la sociedad global acerca de los hechos que ocurrieron a lo largo de la historia en torno a la cuestión indígena. La historia oficial sólo ha dejado escritos los hechos en forma parcializada y éstos han quedado congelados en el tiempo y en el espacio, como parte de un pasado muy lejano que impide ver todo el proceso dinámico que se desarrolló a lo largo de estos 500 años y que conformó la realidad actual que viven los descendientes de indígenas.

  • 2 Actualmente, la comunidad indígena del Paramito de Timotes ha ingresado al programa de Demarcación (...)

35Se puede decir que actualmente éstos han iniciado una recuperación de su identidad y autoestima, además de comenzarse a gestar de manera inconsciente las primeras manifestaciones de etnodesarrollo y autogestión. Asimismo se debe considerar que este esfuerzo no tendría sus frutos si intentan actuar de manera independiente, sin contar con el apoyo del resto de la sociedad. Es decir, debería haber todo un movimiento en el cual los intereses del Estado y los derechantes o comuneros se conciben para que la realidad de los pueblos aborígenes y sus descendientes se conozca, se comprenda y se acepte; sólo de este modo, a través de la minimización de los prejuicios y prácticas discriminatorias que recaen sobre estas comunidades, será posible una articulación positiva.2

Bibliographie

Referencias

Archivo Nacional de Colombia, Ciudades de Venezuela, R 3 y R 18/19. Sala Tulio Febres Cordero, Mérida.

Amodio, E. (1991) «Los Resguardos Indígenas en la Legislación Venezolana (1810-1852)», Law and Anthropology, No 6.

— (1989) «Invasión y defensa de los resguardos indígenas en el Oriente de Venezuela (1770-1850,)», Montalbán, No 17.

Armellada, Fray Cesareo (comp.) (1977) Fuero Indígena Venezolano, Caracas: UCAB.

Clarac de Briceño, J. (1986) «Introducción al problema del uso y tenencia de la tierra en relación a los grupos indígenas o de origen indígena», en Boletín Antropológico, Universidad de Los Andes, Mérida, No 10,7-14.

Gonzáles, A. y M. A. Vásquez, coords. (1993) Etnias, Desarrollo, Recursos y Tecnología en Oxaca. México: CIESAS.

Registro Principal de Mérida (1887-1889) Partición de los Resguardos de la Comunidad de Indígenas de Timotes.

(1886) Partición de los Resguardos de la Parroquia Chiguard.

Várela, D. E. y Y. Toro (1988) Algunos Aspectos de la Historia de Chiguard del Siglo XVI al XIX. Tesis de grado, Facultad de Humanidades, ULA, Mérida.

Notes

1 Frailejón: planta típica del ambiente de páramo, que crece en la Cordillera de Mérida a partir de los 3.000 metros de altitud y comprende varias especies del género Espeletia, siendo las especies más comunes en dicha Cordillera: Espeletia spicata o Frailejón morado, Espeletia grísea o Frailejón blanco, Espeletia floccosa o Frailejón lanudo.

2 Actualmente, la comunidad indígena del Paramito de Timotes ha ingresado al programa de Demarcación Territorial Indígena, empezado en el año 2000 y basado en la nueva Constitución Bolivariana de Venezuela.

Auteur

Centro de Investigaciones Etnológicas (CIET), Universidad de los Andes, Mérida.

© IRD Éditions, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Freemium

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr