Version classiqueVersion mobile

Caminos cruzados

 | 
Catherine Alès
, 
Jean Chiappino

Capítulo II. Sistemas Políticos, Práctica e Identidad

El «yo consciente», la «vida de los deseos» y el apego a las costumbres: una teoría piaroa de la práctica

Joanna Overing

Texte intégral

  • 1 No existe un término español equivalente al inglés «agency». En vista de su importancia central en (...)

1Durante años he intentado entender las nociones Piaroa de la materialidad, sus ideas acerca de lo físico y la práctica en el mundo. Esta no ha sido una tarea fácil. Hoy mencionaré varios de (aunque no todos) los obstáculos que dificultan una coherente traducción de sus perspectivas acerca del poder instrumental humano1. No nos sorprende pues que sus nociones del yo contrasten en gran medida de las tendencias dominantes de nuestras propias teorías acerca del poder instrumental humano y la cognición humana. Debemos estar constantemente conscientes de estos contrastes, y estar alertas de esos «amigos engañosos» mediante los cuales pensamos que podemos ligar sus entendimientos a los nuestros. Los Piaroa distinguen una «vida de los sentidos» de una «vida de los pensamientos», y es mediante esta atractiva dicotomía indígena que pude dilucidar una senda para la traducción. Pensé haber encontrado un sólido «puente conceptual» al indicar una conmensurabilidad con nuestra tan familiar oposición entre mente y cuerpo. Yo creí que de esta manera podría desenmarañar todo el resto, todas esas otras piezas y pedazos que parecen tan diferentes. Lo que descubrí en realidad al compatibilizar ambos pares de oposiciones, el suyo y el nuestro, fue un verdadero «falso amigo».

  • 2 No existe un término español equivalente al inglés «embodiment». En el texto se utiliza el término (...)

2Veamos algunos de los problemas de la comparación entre nuestras nociones de mente y cuerpo con los entendimientos piaroa de la persona humana. En primer lugar, es difícil glosar las categorías piaroa con nuestras nociones de corporalidad y «encarnación»2. Si bien los Piaroa distinguen su «vida de los sentidos» de su «vida de los pensamientos», esto no significa que podamos consecuentemente asumir que ellos también separen algo llamado «cuerpo» de algo llamado «mente». A pesar del reconocimiento de su propia existencia sensual, ellos no hablan de «tener cuerpos». Bien podemos preguntarnos acerca de las implicaciones filosóficas de carecer de un concepto de cuerpo o corporalidad, al menos del modo en que nosotros pensamos en ellos. Nuestras definiciones de «cuerpo» incluyen detalles tales como, 1) «la estructura física de un animal vivo o muerto, 2) un cadáver, 3) el torso o la masa principal de una cosa, 4) la estructura física de un animal, menos las extremidades y la cabeza». En nuestro entendimiento, «el cuerpo» se refiere al organismo material de un individuo humano o animal, vivo o muerto, pero los Piaroa no tienen una expresión léxica que signifique lo que sería para nosotros la materialidad de la «corporalidad». He intentado durante muchas horas obtener de mis perplejos interlocutores Piaroa una referencia del cuerpo, un rótulo que pueda identificar una noción abstracta del marco corporal. Para referirse a un cuerpo muerto, ellos simplemente dijeron «muerto» o, lo que es más común, señalaron el olor de la persona moribunda o muerta (tuhasa wa’a). Se hizo referencia a un cuerpo humano vivo, cuya silueta se observa en la distancia, como «alma humana», una «vida humana de pensamientos». Uno se puede preguntar entonces si ellos distinguen entre la carne y el espíritu. Ellos sí se refieren a la «carne humana» (tuha tidépae), pero esta no es una referencia a la forma, y no está claro en absoluto si ellos relacionan la carne directamente a la «vida de los sentidos». Sus dioses Tianawa son de carne y hueso, pero no tienen una «vida de los sentidos».

3Los Piaroa dividen en forma compleja lo que nosotros llamaríamos «cuerpo» (y lo mismo se aplica para el «esqueleto») en sus elementos funcionales, como conjuntos de músculos o partes generativas. En forma básica, el «cuerpo» es considerado como una herramienta, o un conjunto de herramientas que se usan para tareas reproductivas, para comer, para el esfuerzo físico en la creación. Como argumentaré en seguida, una condición para vivir una vida humana terrenal es que la «vida de los pensamientos» del individuo domine (y dirija) estas herramientas – de músculos, carne, sangre y huesos. La vida material, física y también afectiva de una persona se desempeña mediante su «vida de los pensamientos» y se puede incluso decir que es creada por ella. En otras palabras, para los Piaroa el agente cognitivo es siempre un actor en el mundo. Es la condición humana en la tierra que la existencia material, mental y afectiva sean mutuamente constitutivas. Ningún otro ser contemporáneo tiene el poder instrumental de combinar los aspectos mentales, afectivos y materiales de la existencia. Hemos mencionado en forma creciente el estrecho vínculo en la etnografía amazónica entre lo mental, lo afectivo y lo físico (ver por ejemplo Els Lagrou 1998 sobre los Cashinahua: «cualquier transformación del cuerpo tiene efectos sobre la mente, los pensamientos y los sentimientos»). Si bien no es un asunto simple traducir estos lazos entre lo mental y lo material (la continuidad ontológica del pensamiento, los deseos y el mundo material), es de todos modos imperativo que lo hagamos, si queremos trascender nuestro paradigma normal, simplista y durkheimiano de la socialidad amazónica.

4En su artículo, «Pronombres Cosmológicos y Perspectivismo Amerindio», Eduardo Viveiros de Castro (1998) nota al contrastar nociones amazónicas de «corporalidad» con las nuestras, que la «corporalidad» en sociedades amazónicas debe ser entendida en el contexto de sus fundamentos cosmológicos. El argumenta que, desde el punto de vista indígena, lo que nosotros llamaríamos «cuerpos» no corresponde a un mundo de «procesos naturales». Esto es porque los cuerpos humanos no son «dados», se deben hacer. Como ya lo he señalado antes, la característica de las teorías amazónicas del yo humano que más sorprende a la imaginación moderna occidental es que la idea de las capacidades «naturales», o de una consciencia innata o de base biológica les sea totalmente ajena a ellos. Para los Piaroa, no es mediante procesos naturales que el cuerpo, la mente y la vida afectiva toman forma. Según su metafísica, no existen en el mundo humano poderes para la existencia (material o no) previos a su introducción (mediante un esfuerzo chamánico) desde fuera del «cielo de lo domesticado», bajo el cual ellos viven. La mayoría de las capacidades para su propia existencia material y social fueron encapsuladas, al final del tiempo mítico, en las cajas de cristal que pertenecen hoy a los dioses Tianawa, seres etéreos que habitan alto en las nubes, cada uno bajo su propio cielo, en las cavernas de sus hogares, en las cimas de las montañas. El líder chamán de una comunidad piaroa recoge estas capacidades de las cajas de cristal, para colocarlas como «cuentas de conocimiento» dentro de individuos piaroa. Entonces, en relación a la fuente de las capacidades humanas, la perspectiva piaroa es radicalmente externalista: las fuerzas de la mismidad tienen un origen externo al sí mismo y, como tales, son significativas en un orden más amplio del cosmos.

5Tal perspectiva se encuentra en contraposición a la noción moderna occidental del sí mismo, que es radicalmente interiorizada desde el principio, con la conciencia y la razón concebidas en gran medida como autóctonas de la misma mente. También tendemos a pensar que esas capacidades, que son notablemente humanas, están ancladas biológicamente en los miembros de nuestra especie. Pero no existe una base biológica en la teoría piaroa, incluida su vida de los sentidos y del deseo. Existe, sin embargo, un relativismo cultural de la teoría indígena que se concentra en la variación en capacidades para la acción, y que afirma que cada forma de ser vive de acuerdo a su propio y específico conjunto de actividades y hábitos (adquiridos en otro mundo).

6Viveiros de Castro también argumenta, si mi lectura de su trabajo es correcta, que el «cuerpo» amerindio no debería ser pensado en términos de una categoría sustantiva, sino más como un «ropaje» dotado de los afectos específicos y las capacidades distintivas de la «especie», o el conjunto de hábitos y procesos que permiten tanto la creación de cuerpos como una forma distintiva de actuar en el mundo. Lo que es relevante aquí es que él subraya, como lo hacen los Piaroa, el énfasis indígena en lo performativo. Es porque los Piaroa actúan de la forma en que lo hacen, que ellos viven su distintiva y humana existencia terrenal.

7Los Piaroa privilegian su propia existencia porque, en relación a la vida terrenal, la capacidad de unir la conciencia y las particulares destrezas para la acción con una vida de los deseos, es una exclusividad de los seres humanos. La posibilidad de una distintiva creatividad humana en la tierra se debe a que los seres humanos pueden adquirir en forma individual, tanto una «vida de los pensamientos» (ta’kwaru) como una «vida de los sentidos» (kaekwae), de los dioses Tianawa. En términos cosmológicos, estos son los dos modos de ser disponibles que ejemplifican distintos aspectos de poder, sobre los cuales los Piaroa desarrollan un interminable juego en su discurso de alteridad. En la distinción de especies o tipos de vida, ellos no enfatizan tanto la forma o apariencia (somos nosotros quienes hablamos de «formas de vida»), sino más bien las actividades que caracterizan cada forma particular de vida en el mundo de los seres, por ejemplo sus capacidades para cazar o comer. Se enfatiza lo que el ser hace, y cómo lo hace. Por ejemplo, el gigante y acorazado Espíritu Maestro de la Selva, quien es el protector de todos los habitantes selvícolas, ejecuta sus tareas como una pura «fuerza sensual»; es mediante su fuerza física y su enorme poder que él puede llevar a cabo su labor de cuidar (y de esa manera fertilizar) los recursos de la jungla. En contraste, los etéreos dioses Tianawa, quienes viven una neta «vida de los pensamientos», protejen a los Piaroa dotándoles con sus propias potentes y fértiles capacidades de pensamiento, que incluyen las capacidades para cazar, cocinar y tener hijos. Son estas capacidades del intelecto, recibidas de los dioses, que los Piaroa enfáticamente valorizan: mediante ellas, ellos pueden actuar en forma humana. Sin embargo, a diferencia de los dioses (quienes no usan en forma personal las fuerzas del pensamineto contenidas en sus cajas de cristal de poder), los Piaroa son tan dependientes de su «vida de los sentidos» como de su «vida de los pensamientos», para alcanzar su propia forma particular de ser humanos. Los dioses, quienes también son humanos, pasan el tiempo inmortal cantando y fumando sus enormes cigarros. Por otro lado, los humanos no podrían actuar en este mundo en una forma terrenal sin sus capacidades sensuales: ellos no podrían casarse y actuar en forma concertada. Ellos no podrían comer en forma humana. Aunque a diferencia de los dioses, el agente cognitivo humano es un actor, es la vida del intelecto que los Piaroa entienden como lo más significativo para el satisfactorio logro de estas prácticas; pues es mediante la «vida de los pensamientos» que ellos obtienen sus capacidades, así como la habilidad de reflexionar sobre ellas y, por lo tanto, de dirigirlas.

8Los actos de los Piaroa no fueron siempre dominados mediante sus pensamientos. Durante el poderoso período de creación, sus deseos estuvieron por un tiempo controlados por la vida de los sentidos, concentrada en un peculiar conjunto de partes corporales; sus azules y brillantes anos y genitales. Los Piaroa recibieron en una primera instancia sus capacidades para vivir una vida humana fértil, el día que estas «partes picaras» perdieron su colorido. Este decisivo evento ocurrió cuando su Dios creador y un cuñado empezaron a disputar por la continua relación incestuosa de aquél con su hermana, quien estaba casada con éste. En el ciclo mítico, los anos y los ojos se intercambiaban a menudo para crear un ser, mientras el color azul era una marca específica de la ignorancia, o una demostración de «falta de pensamientos». Una vez que los Piaroa perdieron sus coloridas partes anatómicas, ellos pudieron entonces ordenar sus propias acciones sexuales mediante sus pensamientos - cuyo dominio reside en los ojos (y el corazón) de los Piaroa - más que a través de sus anos - el centro de los sentidos. Esta es pues la historia de la adquisición de conciencia social de los Piaroa: al recibir conocimiento de los peligros del incesto (i.e. la disputa), ellos adquirieron una omnipresente conciencia del otro social. Este aspecto muy personalizado de la vida de los pensamientos de cada persona, que permite la reflexión social, se denomina ta’kwakomenae.

9El brillante ano azul que se transformó en los ojos conocedores es el símbolo central que expresa esta transición; es el papel del ano, no de los genitales, que los narradores de mitos enfatizan en esta historia. Esta es una imagen de la defecación, como un asunto de los sentidos (kaekwae), siendo reemplazada por el conocimiento social, un asunto de la «vida de los pensamientos» (ta’kwaru). Desde entonces, la sexualidad (y la fertilidad en general) pudo convertirse en un problema del intelecto y, es así que fue posible moderarla al ser dominada por el pensamiento. Por ejemplo, es una responsabilidad de la mujer Piaroa dominar sus capacidades de tener hijos, mediante su «vida de los pensamientos».

10La sexualidad de los dioses creadores fue por el contrario notable por su perversidad. En el tiempo mítico, las fuerzas de la fertilidad suficientemente poderosas para el propósito de la creación original fueron necesariamente sobrehumanas y, como tales, notablemente asociadas tanto con la violencia como con una pervertida y desviada sexualidad. Lo resultante de dicha sexualidad no era a menudo normal, sino horrible (en la forma de enfermedad), en congruencia con el hecho de que la fertilidad de tipo mítico era frecuentemente asociada con defecación y diarrea, o con la expulsión violenta de otros desperdicios de los varios orificios corporales. El vómito, los excrementos y la sangre tenían poderes fertilizantes similares, aunque no análogos, al semen, pues había una perversidad asociada a los resultados de aquellos. Por su falta de moderación, sexual y de otro tipo, les era muy difícil a los dioses creadores lograr una vida social apropiada. La lección de los eventos míticos es que sólo mediante una fecundidad civilizada y, por lo tanto, moderada tiene una persona el poder de casarse y crear hijos, y de crear relaciones de parenteso duraderas. Esta fecundidad dominada debe contrastarse con la potente pero monstruosa fertilidad de los dioses creadores.

11Junto a las capacidades socialmente reflexivas de ta’kwakomenae, la «vida de los pensamientos» de cada persona también está compuesta por otro aspecto poderoso denominado ta’kwanya. Ta’kwanya es la palabra del idioma Piaroa que más se acerca a nuestra noción de «tradición» o «costumbre». Nuestro término «conocimiento» es un rótulo demasiado débil para captar su significado, aunque ta’kwanya es un concepto que incluye nuestra noción de conocimiento. Por ejemplo, mediante ta’kwanya uno conoce el bosque y los hábitos y la historia de todos sus habitantes, tanto plantas como animales. Sin embargo, ta’kwanya se refiere más significativamente a aquellas poderosas fuerzas activas del sí mismo que emergen de la vida de los pensamientos, las cuales permiten a la gente tener las capacidades para actuar sobre el mundo, transformándolo para el uso en su forma propia y particular. La costumbre (ta’kwanya) se refiere según los Piaroa a formas particulares de hacer las cosas, a actividades y prácticas en el mundo, y no a reglas y reglamentos. Estas capacidades del intelecto son distintas de aquellas para la consciencia social, aunque por supuesto ellas deberían ir juntas. Para una lectura indígena de ta’kwanya, el concepto puede ser entendido de la mejor forma si incluye aquellas fuerzas de la vida de los pensamientos que otorgan poder de fertilidad a una persona. Como tales, estos son los poderes que permiten a una persona crear, ser productiva y tener en general un efecto característicamente Piaroa sobre el mundo. Ta’kwanya incluye las capacidades para el lenguaje, los medios para adquirir y procesar comida; también incluye las capacidades de reproducción y de acción ritual. Crear herramientas, tener bebés, cazar, cuidar el jardín y curar a una persona – esto es lo que significa ser fértil en una forma humana: los objetos, como los bebés, son creados mediante las fecundas fuerzas del pensamiento. Nótese que lo que Viveiros de Castro denomina «cuerpo» (esas capacidades que permiten acciones distintivas en el mundo), en su reciente re-pensamiento sobre el problema de naturaleza y cultura, los Piaroa entienden como un aspecto del «pensamiento».

12Lingüísticamente, todas estas prácticas piaroa se clasifican juntas como capacidades de la «vida de los pensamientos». Un hombre puede decir «mediante el pensamiento yo canto» (cha’kwanae pausae), y puede de esta manera curar enfermedades; o, mediante chakwanae (mediante mis pensamientos) puedo hacer una cerbatana, o construir una casa o una trampa de pesca. Una mujer puede decir que es mediante chakwanae que ella hace su jardín. Todas las creaciones que son responsabilidad de una persona son manifestaciones de la ta’kwanya, o fuerzas de fertilidad de esa persona. Se dice que el producto de cada creación es «un pensamiento» (a’kwa) de esa persona. El rallador de mandioca o el curare que una persona hace, el niño de una persona, un hechizo de transformación en un jaguar o colibrí; todos ellos se entienden como el «pensamiento» de una persona. La crianza de los niños que una mujer llegó a dominar se dice que es su a’kwa, así como el dominio de la caza o la brujería es el a’kwa de un hombre. Mas aún, en el vocabulario piaroa, las palabras curar, hacer, transformar y crear tienen la misma raíz. Uno puede decir, tu aditusae (yo curo) a esta mujer; tu aditusae (yo hago esta cerbatana o este taparrabo). La palabra que se acerca a nuestro término «trabajo» es adi’kwae; mientras aquella para «creador» es haditino. En forma similar, adikwino es «transformarse» uno mismo (en un rayo luminoso o un pájaro de trueno, como un acto chamánico). En resumen, ta’kwanya, como una clase de fuerzas, proporciona a los seres humanos los poderes creativos de fertilidad. En contraste, si bien los animales en su actual existencia terrenal viven una plena «vida de los sentidos», ellos no tienen ta’kwanya, y por lo tanto no tienen medios para su propia reproducción. Los animales sólo procrean mediante los rituales de los chamanes humanos.

El apego a la «vida de los sentidos» y la «vida de los pensamientos»

13En nuestra visión representacional de la mente, generalmente se asume que las representaciones mentales pueden ser definidas y estudiadas en forma totalmente independiente del cuerpo o de las circunstancias materiales en las que la actividad mental tiene lugar. Como ya mencioné antes, ésta no tiende a ser la visión amerindia de la actividad mental, en la que lo mental y lo físico son a menudo vistos como muy cercanos, o como formando parte el uno del otro. La imagen piaroa ilustra un lazo concreto entre la «vida de los pensamientos» y la «vida de los sentidos», en el cual una engloba a la otra. Cuando un Piaroa recibe estas fuerzas vitales de los dioses Tianawa, ellas son interiorizadas para formar un aspecto diseñado, interno y muy privado de la persona, proporcionando un embellecimiento englobado en una forma que los Piaroa llaman sus «cuentas de la vida». El poderoso imaginario de las «cuentas de la vida» habla en forma adecuada de la condición humana terrenal, tal como ellos la entienden.

14Las cuentas son literalmente llamadas «las cuentas de la vida de los sentidos» (kaekwaewa reu). Denominadas de esta manera, ellas designan aquellas fuerzas que permiten que una persona respire, coma y beba, que tenga relaciones sexuales y que lleve en general una vida física de impulsos y deseos. Esto es de alguna manera sorprendente, dado que los Piaroa enfatizan la importancia de su «vida de los pensamientos» para el logro de su existencia material. La explicación es que es la envoltura de las cuentas en sí que dota a las personas con una «vida de los sentidos». Se dice que esta envoltura está hecha de un granito especial (me pregunto si será azul) formado por los afloramientos de excrementos de la suprema deidad subterránea, Tapir/Anaconda, quien es el ser más poderoso y peligroso del universo, y también el ser originalmente responsable de la mayor parte de vida sobre la tierra. Cada niño recibe en su nacimiento su primera cuerda interna de cuentas de la vida (sus envolturas) de las cajas de cristal de los dioses Tianawa. En un ritual posterior, la persona recibe de los dioses las fortalezas para su «vida de los pensamientos», que el chamán a cargo coloca cuidadosamente dentro las envolturas ya residentes en la persona. Entonces los excrementos fosilizados del Tapir/Anaconda, los cuales proporcionan la potencia para la «vida de los sentidos», encapsulan y contienen las «fortalezas de los pensamientos». Como lo puso un Piaroa, «la inteligencia reside en las cuentas», o, en forma más literal, «los pensamientos que son buenos y fuertes» (adiwa amukwaedu) se encuentran encerrados en las cuentas.

15Su imaginario de las «cuentas de la vida» afirma la relación estrecha entre la «vida de los sentidos» y la «vida de los pensamientos». Sin embargo, nótese que son los contenidos –al menos de algunas fortalezas para el pensamiento (aquellas que dotan de conciencia y permiten la volición reflexiva)– que ordenan las fortalezas encapsulantes de los sentidos. Es porque ellos están dotados con las «cuentas de la vida», que los Piaroa pueden vivir su vida física de los sentidos en una forma distintivamente humana, lo que significa que su (salvaje) vida de los deseos puede ser dominada por su vida de los pensamientos. Es importante notar que tanto la «vida de los pensamientos» como la «vida de los deseos», como un diseño interno del cuerpo humano, son cualidades somáticas – lo que crea otro problema más para nuestro conjunto mental mente/cuerpo.

Expresiones de mismidad: Lo personal y lo cultural

16Probablemente es bastante general en el pensamiento amerindio la inclusión de una fuerte noción del yo diestro en su concepto del sí mismo humano. El hecho de que el énfasis -ciertamente en la teoría piaroa de la mismidad- reside en aquellas capacidades que permiten la experiencia de una particular existencia material y social, da lugar a la interrogante acerca de cómo los indígenas conciben la relación del sí mismo con el mundo de lo cultural y lo social. Estoy hablando aquí de la interacción entre lo personal y lo cultural, en sociedades que otorgan un énfasis extremo a la autonomía personal y a la individualidad de la persona. Los individuos piaroa otorgan un alto valor a la capacidad de «vivir la vida de uno a su propia manera». En esta sección exploraré aquello a lo que ellos se refieren con «vivir la vida a su propia manera», donde quizás el problema para nosotros sea que, desde el punto de vista piaroa, la autonomía personal es tanto una capacidad social como humana: el Yo consciente (humano) es también el Yo social y cultural – y viceversa. ¿Cuál es pues la relación entre el sujeto consciente e independiente y sus preciadas relaciones sociales? ¿Cuál es la relación del agente consciente y las preciadas formas culturales de hacer las cosas? Un conjunto de valores asociado de esta manera -el Yo volitivo, la relación social, el artificio cultural– es confuso para quienes entre nosotros tienden a separar a los tres firmemente en nuestras propias teorías sobre la mente (ya sea formuladas mediante el sentido común o con métodos filosóficos más rigurosos). La suya es, sin embargo, una particular teoría de interdependencia que propone la autonomía personal como el punto de partida de lo social y, como tal, necesariamente expresabie mediante mecanismos culturales. Esto se debe en gran medida al hecho de que los Piaroa no tienden a oponer, en la forma en que nosotros lo hacemos, el pensamiento a la acción. Lo que los Piaroa distinguen claramente es el pensamiento y el deseo. Para que la autonomía personal sea social, se debe en primer lugar someter el crudo deseo al pensamiento reflexivo, lo que es también para los Piaroa una capacidad cultural.

17Los Piaroa expresan «mismidad» mediante el concepto ta’kwakomenae, que puede ser traducido en forma variada como las capacidades para la conciencia, la comprensión, la intencionalidad, la volición y la responsabilidad. Este es un aspecto de la «vida de los pensamientos» (ta’kwaru) que el niño también recibe de los dioses. Ta’kwakomenae significa literalmente «mis pensamientos puestos de pie», lo que implica que mediante la voluntad personal una persona usa sus fortalezas del pensamiento. También expresa el dominio personal de las emociones, o la «vida de los sentidos», que son consideradas salvajes hasta que son de esta manera dominadas. Quizás la expresión que más a menudo escuché en la vida cotidiana de una comunidad piaroa fue «cha’kwakomenae!», una aserción enfática de propósito o autonomía personal. «Cha’kwakomenae!» proclama la propia individualidad de uno como actor humano – su conciencia, intencionalidad o volición. Declara que ésta o aquélla es la forma propia en que la persona hace las cosas, y el énfasis se encuentra en la muy preciada elección personal. Si una persona cuestiona a otra acerca de una decisión personal, o acerca de sus hábitos alimentarios, decisiones de residencia, o la razón por la cual el otro hace una tarea de una manera particular, lo más posible es que la respuesta sea «cha’kwakomenae!». Básicamente, la réplica tiene el significado afectivo de «lo que yo hago es mi problema, no es de ti ni de ninguna otra persona».

18Además de voluntad, ta’kwakomenae puede también especificar comprensión, o responsabilidad, culpa y falla. Sólo el contexto puede permitirle a quien escucha un apropiado entendimiento de la expresión «tu ahukusa cha’kwakomenae»: esto puede significar «yo escucho a quien quiero» o «cuando escucho, yo entiendo». Existen también frecuentes referencias de una «voluntad» que se atribuye tanto a otros como a uno mismo. En dichos casos la connotación es a menudo negativa, con la culpa o falla atribuida a la acción de los otros. Una calamidad o un incidente desafortunado puede ocurrirle a una persona, y uno escucha a los mirones proclamar «a’kwakomenae» o «kwa’kwakomenae» (es su culpa) – de lo que se entiende que la falla es el resultado de la personal acción, decisión o carencia de pensamiento de ese particular hombre o mujer. Por otro lado, una persona puede anunciar su propia culpa: cuando menstrua, una mujer puede decir «tu cha’kwakomenae haeani» (tengo peligro para transmitir), tanto para informar a otros acerca del peligro de su estado, como para expresar su responsabilidad al respecto.

19Existe una adicional ambigüedad en el uso de cha’kwakomenae. Me explicaron que la expresión tu cha’kwakomenae puede significar «yo mismo» o «mis costumbres». En forma similar, uwótuha ta’kwakomenae puede significar «nosotros mismos» o «usando las costumbres de los Piaroa» (uwótuha = Piaroa). Entonces cha’kwakomenae puede ser traducido en forma variada como «yo hago esto porque es mi voluntad», «porque quiero», «porque es mi manera» – o igualmente, «lo hago porque es la costumbre de mi gente». En el primer caso el énfasis se encuentra en la forma particular de hacer las cosas que tiene una persona, mientras en el segundo caso el énfasis está en usar las formas culturales distintivas de esa persona. Dicha ambigüedad nos lleva al centro de ta’kwakomenae como noción y, por lo tanto, a lo que podríamos clasificar como la versión piaroa del sí mismo (ver abajo): si bien el énfasis está en el poder instrumental individual, existe siempre una interacción entre el sí mismo autónomo y el uso de un conjunto de capacidades o habilidades culturalmente específicas. La expresión ta’kwakomenae podría expresar la tensión entre ambas.

20Tomando en cuenta que los Piaroa no tienen una palabra para el «ser de carne y hueso» o cuerpo, surge un interesante equivalente que es además un modo más moderno de expresar la mismidad, mediante la noción de la piel tihaenikwae. Aquí encontramos nuevamente el énfasis que los Piaroa le dan al recipiente o la envoltura. Una persona puede decir «mi piel» para referirse a «yo mismo«o «mis costumbres«; o uwótuha tihaenikwae (nuestras pieles) para referirse a «nosotros mismos» o «las costumbres de los Piaroa». Para los Piaroa podría parecer paradójico el uso de «piel» como una metáfora de las costumbres, pues el énfasis tanto en tihaenikwae como en ta’kwakomenae reside siempre en el poder instrumental desde dentro la piel, y no desde afuera: por lo que la respuesta a la pregunta, «¿dónde (o cómo) aprendiste a hacer esto (esta cerbatana)?» es Tu chihénikwai aditusae – «lo hago como mi costumbre», esto es, «desde dentro mí mismo». Probablemente el mejor entendimiento de «mi piel» como «yo mismo» es en referencia a la piel como la envoltura del internalizado y dominado sí mismo, el cual a su vez se encuentra englobado en las cuentas de la vida: la piel es entonces la envoltura de una envoltura.

21Existe otra capa del sí mismo: Las hermosas «cuentas de la vida» que uno luce sobre la piel y los diseños pintados sobre el cuerpo. Juntos, ellos proporcionan una réplica de los diseños, las cuentas y los poderes contenidos dentro del cuerpo. El propósito de esta decoración exterior (o envoltura exterior) es de expresar, como representación, el estado de las fortalezas de vida (las capacidades potenciales) contenidas dentro del cuerpo: anuncia tanto la cantidad como el dominio de estas fuerzas interiores. Las fortalezas de vida dominadas mediante la voluntad personal son consideradas fuerzas bellas; y es el papel de la bella pintura corporal y las cuentas en los collares contarnos acerca de esta fertilidad dominada. Sin embargo, si la vida de los pensamientos y la vida de los sentidos de una persona no están suficientemente dominadas, o domesticadas mediante la conciencia personal (ta’kwakomenae), ellas son internamente feas, así como venenosas. Los Piaroa me contaron que es entonces posible para un hombre o una mujer mentir al crear su bella envoltura exterior de decoración.

La creación de la vida y la transferencia de poderes, o la fertilidad de los pensamientos y sus peligrosos residuos

22Los Piaroa entienden que recibir la vida es un proceso continuo y complejo. Se dice que varios factores, actos y eventos contribuyen a la creación o transformación de las fuerzas vitales propias de una persona. Por ejemplo, el acto de dotar conocimiento es un acto reproductivo: es un trabajo que da vida. Por lo tanto, la adquisición de vida no es un mero proceso físico, establecido de una vez por todas mediante el acto sexual. Cada persona recibe gradualmente a lo largo de su vida aspectos adicionales del sí mismo que llegan a conformar su poderosa «vida de los pensamientos». Es por esto que los ancianos son considerados más fuertes que los jóvenes: ellos han acumulado con el tiempo mayores fortalezas interiores del sí mismo para combatir el peligro. Según esta teoría, la «vida de los pensamientos» afecta a la «vida de los sentidos» y, como ya se observó, estos dos aspectos de sí mismo están relacionados. Entonces, se piensa que aquellos hombres y mujeres de edad madura son físicamente más sanos que los más jóvenes, por su más poderosa «vida de los pensamientos». De esta manera pueden ellos ignorar impunemente tabúes alimenticios, una falta que enfermaría a un adolescente. En forma suscinta, el conocimiento y las capacidades no pueden ser separados de lo que significa ser humano, estar vivo y sano. La «vida de los pensamientos» de una persona y, por lo tanto, su misma salud cambia con el tiempo, en la medida en que crece la ta’kwanya (conocimiento y capacidades) dentro de uno, así como también se desarrollan las facultades de voluntad, intencionalidad y razón (ta’kwakomenae).

23Las envolturas del sí mismo no son impermeables y, de este modo, la gente que vive junta se ve también continuamente involucrada en un proceso de creación mutua mediante un proceso relacionado a la transferencia de poderes creativos. Por definición, todo el trabajo que una persona realiza está representado mediante sus fortalezas de fertilidad, contribuyendo de esta manera a la dotación de vida de aquellos que son miembros de la misma comunidad. Mediante la proximidad de vivir juntos, trabajar y comer juntos, compartir y cuidarse los unos a los otros en las actividades cotidianas, los miembros de una comunidad se encuentran involucrados en un proceso de mutua creación. Así los parientes son creados no solamente mediante la capacidad reproductiva de las parejas casadas, pero también por medio del continuo trabajo llevado a cabo por quienes viven juntos. Dicho de mejor manera, todo trabajo tiene un efecto reproductivo sobre quienes se encuentran en cercano contacto diario. La comida que uno consume es generalmente tanto el resultado de los esfuerzos de otros como de uno mismo y, como tal, un producto de sus pensamientos y de los de uno mismo. Por lo tanto, al comer la comida producida, procesada o cazada por otro, una persona incorpora en su propio sí mismo los poderes personales de la vida de los pensamientos del productor. La gente se encuentra a diario rodeada de los poderosos productos de los pensamientos creados por otros, un proceso que lleva con el tiempo a la creación de una «comunidad de similares».

24Existe sin embargo un peligro en dicha transferencia de poderes. Es especialmente mediante las excreciones corporales que se transfieren la potencia de la comida y los poderes del sí mismo, y cada persona tiene la responsabilidad de proteger a sus parientes de los peligros de las propias excreciones corporales, que pueden impregnarlos perversamente y enfermarlos. El semen, la sangre menstrual, la orina, el sudor, la pus, el vómito, los excrementos, todos ellos se entiende que son manifestaciones particularmente potentes, no dominadas, de la fertilidad de una persona que tienen la potencia de impregnar a otros. Como ya se mencionó, fue mediante el sangrar, orinar y defecar que las perversas y peligrosas creaciones del tiempo mítico sucedieron. Las excreciones se entienden de la mejor manera como residuos de ta’kwanya, o aquellas fuerzas del pensamiento que una persona no ha podido domesticar, y que deben ser desechadas en favor de la seguridad y fertilidad de la misma persona. Mediante la menstruación - que significa el acto de desechar tanto las propias fuerzas no dominadas como las de otras personas co-residentes que ella incorporó-una mujer queda poderosamente limpia de suciedad y por lo tanto apropiadamente fértil. Un chamán adquiere sus poderes de transformación mediante un rito de menstruación que se inflinge él mismo dos veces al año, al forzar la espina de un pez raya a través de su propia lengua. Al hacer esto, él se deshace de toda suciedad, o fertilidad no dominada, que él ha acumulado de aquellos con quienes él vive, incluida la sangre menstrual de las mujeres. Por la grandeza de su «vida de los pensamientos», su sudor y orina pueden ser especialmente dañinos para quienes le rodean.

25No obstante, las excreciones de todos los adultos pueden ser peligrosas para otros. Un adulto debe ser extremadamente cuidadoso con lo que come, al tratar con los muy jóvenes o vulnerables. Como resultado, es posible que los tabúes de comida se respeten tanto por la protección de los otros como por los beneficios para uno mismo. El peligro de la comida demasiado fuerte puede ser transmitido al niño mediante el semen del padre. Con un niño muy joven, los padres no deben comer la carne de animales grandes, pues es también el caso que los animales grandes pueden pasar enfermedades a los humanos, (impregnándolos) mediante sus excreciones que son la manifestación de su propia fertilidad perversa, o pensamientos no domesticados, que recibieron al final del tiempo mítico. Los Piaroa no consumen la sangre de los animales por sus impregnantes poderes de transmisión de enfermedades. Una forma en que los Piaroa piensan acerca del proceso de las enfermedades es como embarazo perverso.

  • 3 El ejemplo más espectacular de un lazo amazónico entre muerte y regeneración es el argumento de Is (...)

26Bien podemos preguntarnos, ¿por qué es ta’kwanya, o el pensamiento no-dominado, tan peligroso? La noción piaroa del poder humano supone una teoría de la materialidad que localiza las capacidades de tener efecto sobre este mundo en el dominio de los pensamientos. Tan etérea como pueda sonar dicha teoría, las bellas fuerzas de ta’kwanya que provienen de las cajas de cristal de los dioses –esas capacidades creativas y fértiles para cazar, pescar, cuidar el jardín, para la cura y el ritual y para tener hijos– son también en origen las poderosas fuerzas para la predación y el canibalismo, la preocupación amazónica por excelencia. Comer es matar, y matar es al mismo tiempo impregnar y ser impregnado. Impregnar es al mismo tiempo matar y regenerar. El proceso, en esta matanza y regeneración, es circular3, El énfasis piaroa reside en cómo entrar en este ciclo en la forma más segura posible, por ejemplo sin devorar (o ser devorado por) quienes uno más necesita. La pregunta es cómo lograr una existencia de una civilizada predación/fecundidad. Es aquí donde encontramos la respuesta a la insistencia piaroa acerca de las envolturas al interior de envolturas. La predación civilizada -que requiere una procreación civilizada (cuando un hombre no impregna perversamente a su hermana) y el uso cotidiano de las artes culinarias (cuando se consume comida cocida y no cruda)- sólo es posible cuando las violentas fuerzas de la creación, tomadas de las cajas de cristal de los dioses Tianawa, son domesticadas mediante la voluntad humana individual, tras haber sido interiorizadas como el sí mismo en una caja de excrementos fosilizados y envueltas nuevamente por la piel.

Almas del cuerpo y alma del espíritu

27Finalmente, me gustaría meditar un momento acerca del enigma de las almas del cuerpo y espíritu, desde una perspectiva piaroa. Yo nunca he utilizado estos términos al hablar de su manera de entender el poder instrumental humano, aunque podría ser tentador rotular su «vida de los sentidos» y «vida de los pensamientos» de esta manera. Compartiré con ustedes otro detalle que me permitirá explicar más claramente mi reticencia, pues los Piaroa no son tan directos, en relación a nuestro propio pensamiento. Además de los aspectos del sí mismo de los que ya he hablado, los Piaroa también hablan de ta’kwa ruwang, su «espíritu de vida» que habita en el corazón de una persona y se refleja como un ser diminuto en el ojo de otra persona. Neyawae (Renacuajo), uno de los dioses Tianawa, dota al feto con ta’kwa ruwang, como una versión de su incorporación en la persona. También el semen/huevo (iutiu) de Neyawa entró en cada feto; ésta es una fuerza que en parte le permite a uno más tarde la fertilidad, en el sentido de producir niños. Ta’kwa ruwang es esencial para toda acción terrenal de cada persona, pues sin esto el individuo moriría. Si el ta’kwa ruwang de una persona viva logrará salir del cuerpo y deambular hasta extraviarse permanentemente, la persona moriría por la pérdida de esta fuerza vital. La traducción literal de ta’kwa ruwang es «Amo de los Pensamientos», pero en este papel es también responsable por la «vida de los deseos». Me dijeron que en vida, al entrar ta’kwa ruwang en el feto, se le dota a éste con su inicial y crítica «fuerza de vida» (kaekwae, la vida de los sentidos). Esta ambigüedad en el papel de ta’kwa ruwang como amo tanto de los pensamientos como de los sentidos, refleja el estrecho vínculo entre la «vida de los pensamientos» y la «vida de los sentidos»: como ya se explicó, ambas forman juntas las «cuentas de la vida» que proporcionan a la persona su decoración interior de inteligencia, voluntad y poder productivo. Debo admitir que no tengo certeza acerca de la relación precisa entre ta’kwa ruwang, el «Amo de los Pensamientos» y las cuentas de la vida.

28Ta’kwa ruwang crece con la criatura, desde el momento en que se le unió al feto. Poco después del nacimiento de un niño o niña, se le da a este espíritu un nombre que viene de la tierra de los muertos, de la generación de los abuelos o bisabuelos, y es el nombre que fija ta’kwa ruwang al niño o niña. Los Piaroa negaron enfáticamente la noción de un reciclaje de las almas, e insistieron que lo importante es reciclar los nombres (y no las almas) de los parientes, a través de las generaciones. Una vez nombrado, el ta’kwa ruwang se convierte en el agente vital del sí mismo, responsable desde entonces y durante la vida de la persona de todas las capacidades, conocimientos y poderes que permiten una existencia material y social en la tierra. Se dice que el niño o la niña empieza su vida como u’ur’o, el «animal recién-nacido»: no tiene «vida de los pensamientos». En este caso, la domesticación individualiza. A medida que el niño o la niña llena a través del tiempo sus «cuentas de la vida» con pensamientos que le son únicos, es su ta’kwa ruwang quien ordena este conocimiento. En relación a las descripciones, se puede decir con precisión que, una vez nombrado, el ta’kwa ruwang se convierte en el agente activo (antropomorfizado) del sí mismo. El ta’kwa ruwang de una persona sirve, junto a las fuerzas dominadas del pensamiento, para constituir y definir la singularidad del ser de esa persona.

29¿Se puede decir que los Piaroa tienen con el ta’kwa ruwang un «alma del espíritu», pero no un «alma del cuerpo»? Sin embargo, en su papel como «Amo de los Sentidos», ta’kwa ruwang sirve de alma tanto del cuerpo como del espíritu. Después de todo, las dos fuerzas vitales se encuen tran ligadas. La respuesta no es más clara cuando consideramos el destino de ta’kwa ruwang tras la muerte de una persona. Después de la muerte, esta «fuerza vital» se convierte en el aspecto inmortal del sí mismo y, como tal, es vista como dotada de una «vida de los sentidos» (kaekwae), pero no de una «vida de los pensamientos» (ta’kwaru). Ta’kwa ruwang pierde todos los logros, las capacidaddes y la fertilidad de la vida. Pierde todo logro individual de la persona viva, para vivir desde entonces eternamente una vida no adulterada de los deseos. Separado de su «vida de los pensamientos» y, por lo tanto, de toda potencia distintiva para ser humano y estar vivo en este mundo, ta'kwa ruwang se convierte verdaderamente entonces en un «alma cuerpo». Su potencia se convierte idéntica a la de los animales vivos en la tierra: en ambos casos se puede experimentar una vida plena de los sentidos, pero es una vida de lo salvaje, donde no puede crecer la individualidad, pues se han perdido tanto el pensamiento como la conciencia. Los salvajes y bellos muertos son sólo un clon el uno del otro. Por otro lado, si definimos la «corporalidad» amazónica como todas esas capacidades a través de las cuales la gente vive sus distintivas existencias humanas, este «cuerpo» se ha perdido. Todavía nos queda el acertijo del ta’kwa ruwang inmortal, viviendo su neta «vida de los sentidos» eternamente. Probablemente la mejor solución es aceptar la idea del punto de vista piaroa, que plantea que para vivir una vida distintivamente humana, la acción, el pensamiento y el afecto son mutuamente constitutivos: no existe una separación del espíritu y el cuerpo, pues esto es precisamente lo que caracteriza a la condición humana.

Bibliographie

Referencias

Arhem, K. (1996) «The cosmic food web: human-nature relatedness in the Northwest Amazon», en P. Descola & G. Palsson, Nature and Society, Routledge: 185-204.

Lagrou, E. (1998) Cashinahua Cosmovision. PhD. thesis, University of St Andrews.

Isacsson, S.-E. (1993) Transformations of Eternity. PhD. thesis, Department of Social Anthropology, Gothenborg.

Overing, J. (1985) ‘There is no endofevil: the guilty innocents and their fallible god», en D. Parkin, ed., The Anthropology of Evil. Oxford: Blackwell Publications: 244-78.

— (1986) «Men control women? The ‘Catch 22’ en Gender Analysis», International Journal ofMoral and Social Studies 1 (2): 135-156.

— (1993) «Death and the loss of civilised predation among the Piaroa of the Orinoco Basin», L’Homme XXV1-XXV111 (av-déc.), titulado «La Remontée de l’Amazone»: 195-215.

— (1995) «O Mito como «História«: um problema de tempo, realidade e outras questóes», Mana 1 (1): 107-140.

— (1996) «Who is the mightiest of them all? Jaguar and Conquistador in Piaroa images of alterity and identity», en J. Arnold, ed., Monsters, Tricksters and Sacred Cow. Charlottesville, VA: New World Studies, University Press of Virginia: 50-79.

— (1999) «Elogio do cotidiano: a confiança e a arte de vida social em urna comunidade Amazónica», Mana 5 (1):81-108.

Viveiros de Castro, E. (1998) «Cosmological deixis and Amerindian Perspectivism», Journal of the Royal Anthropological Institute 4 (3):469-88.

Notes

1 No existe un término español equivalente al inglés «agency». En vista de su importancia central en el texto, se este término se traduce como «poder instrumental», en referencia a las capacidades del «agente» (NT).

2 No existe un término español equivalente al inglés «embodiment». En el texto se utiliza el término «encarnación», en referencia a la incorporación de atributos del contexto (social, cultural, mítico-religioso, etc.) en la materialidad de los sujetos u objetos (NT).

3 El ejemplo más espectacular de un lazo amazónico entre muerte y regeneración es el argumento de Isacsson (1993: 122-123,191-201) acerca de la relación entre el cazador y su presa. Véase también el trabajo de Arhem (1996) en el Nor-Oeste amazónico, acerca del mismo tema.

Auteur

Departement of Social Anthropology, University of St Andrews, Scotland.

© IRD Éditions, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Volume papier

IRD Éditions
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search