Version classiqueVersion mobile

Caminos cruzados

 | 
Catherine Alès
, 
Jean Chiappino

Capítulo I. Salud, Religión y Política

Enfermedades y despoblamiento: El Orinoco Medio entre los siglos xvi y xvii

Alexander Mansutti Rodríguez

Texte intégral

1La literatura etnográfica y etnohistórica que trata los efectos del contacto sobre los grupos indígenas americanos nos refiere la ocurrencia de una aguda caída de sus cifras de población (Borah 1962 en Dobyns 1966: 414; Clastres 1974: 85; Colmenares 1970: 61; Cook 1966 en Dobyns 1966: 410,412, 413; Cook & Borah 1971: 423; Denevan 1970: 252; 1976: 212; Hopkins 1983: 205,213, 214,215; Jaramillo Uribe 1964: 269; Mora Camargo 1986/8: 88; Morey 1979: 82, 83; Sánchez Albornoz 1974: 43) a causa, entre otras razones, de la sucesión de epidemias producidas por la llegada a América de agentes infecciosos causantes de patologías crónicas y agudas desconocidas en este continente (Castellanos 1886: 272; Merbs 1992: 3, 36; Gumilla 1745: 349; Mansutti Rodríguez 1987; Sánchez Albornoz 1974: 65; Simón 1882,I: 190).

2Al evaluar en varios escenarios la asociación estadística entre la sobrevivencia o no de las sociedades indígenas del Orinoco Medio con algunas características cualitativas de sus tecnologías y de la distribución de sus poblaciones, obtuvimos como resultado que la dispersión demográfica y la ocupación de territorios interfluviales en los llanos eran los únicos factores que favorecían abiertamente su permanencia (Mansutti Rodríguez & Bonneuil s.f.a.). Ello no nos sorprendió.

  • 1 De hecho, nuestros resultados no pueden cuestionar los de Cook y Borah pues, en última instancia, n (...)

3En contraste, sí llamó la atención que factores como el patrón residencial (concentrado, comunitario o precario), la altitud del hábitat (montañoso o no) o la calidad de las relaciones con la misión (masivas, eventuales o inexistentes) no tuvieran significación estadística alguna para el modelo. Ello, aun cuando incomparable por las diferencias de métodos, permite repensar los resultados de algunas investigaciones previas que indicaban, a base de series históricas de registros demográficos, que el despoblamiento por epidemias había sido menos grave en las poblaciones de montaña que en las de planicies bajas (Cook & Borah 1971: 4)1 o en base a hipótesis derivadas de la epidemiología como el posible efecto severo de las infecciones occidentales en los entornos misionales y en los pueblos de mayores dimensiones.

4De hecho, parte del problema puede estar en la fragilidad de los escenarios utilizados para la puesta a prueba, los cuales fueron elaborados a partir de datos poco confiables. Por otra parte, el diseño del modelo puede tener limitaciones pues el manejo estadístico realizado relacionaba la sobrevivencia con características tecnológicas y de poblamiento en grupos sociales que estaban sometidos a varias presiones de despoblamiento y no solamente a las epidemias de nuevas enfermedades. Los resultados obtenidos aludían entonces a la posibilidad de sobrevivencia ofrecida a los sociedades indígenas por la convergencia de los efectos despobladores de la totalidad de los procesos que producían pérdidas demográficas, sin permitir discernir el peso de cada uno. En consecuencia, el procedimiento sólo hubiera podido informarnos eficazmente sobre los factores sociales y ambientales que favorecían la sobrevivencia de un grupo en particular si hubiera habido una sola causa de pérdida demográfica. Pero ello no fue el caso.

5Tomando en cuenta la importancia de las epidemias para la comprensión del proceso histórico aborigen en el Orinoco Medio, hemos considerado oportuno analizar los escenarios epidemiológicos y los factores que favorecieron la mortalidad asociada a ellos, haciendo abstracción de la presencia de otras causales de despoblamiento. Para ello, construiremos nuestro razonamiento tomando como eje las características posibles de los procesos epidémicos desencadenados por tres de las enfermedades occidentales más importantes que asolaron el Orinoco Medio (malaria, viruelas y sarampión) a partir de los diferentes tipos de poblamiento que caracterizaron la región al momento del contacto. Hemos escogido estas tres enfermedades porque son las más nombradas por los cronistas, las que lucen haber llegado más pronto, y las que mayor morbilidad y/o mortalidad parecen haber provocado, lo que por ende debe haberse traducido en un impacto social más severo.

Epidemiología y poblamiento

Presuposiciones

6Antes de entrar en los detalles epidemiológicos, es conveniente aclarar las presuposiciones de nuestro modelo. Asumimos a partir de los más importantes trabajos sobre epidemiología americana del post-contacto (Hopkins 1983; McNeill 1976; Merbs 1992) que, más allá de las dudas razonables existentes, en América no estaba presente ninguna de las cepas de Plasmodium (falciparum, vivax, ovale y malariae) causantes de malaria en el ser humano, ni los virus que producían las viruelas (Victoria major) y el sarampión. Así mismo, vamos a suponer que, cuando los cronistas de la colonización hablaban de fiebres recurrentes o fiebres tercianas y cuartanas se estaban refiriendo a fiebres palúdicas y que cuando se referían al sarampión y a la viruela, se trataba efectivamente de las enfermedades que hoy conocemos con tales nombres.

Poblamiento

7En trabajos recientes (Arvelo-Jiménez & Biord 1994; Biord 1985; Mansutti Rodríguez 1990, 1991; Morey & Morey 1975; Morey 1976) se ha mostrado que en el Orinoco Medio había un sistema complejo de redes sociales articuladas a través de lazos positivos (comercio, servicios) y negativos (guerras, rivalidades) que se constituían desde los grupos locales y se ordenaban alrededor de los ríos y rutas terrestres. Su existencia era condición para el indispensable flujo de los bienes y servicios y, con ello, de la reproducción de sus unidades integrantes.

8En este sistema, el sentido, la intensidad y la permanencia de las relaciones estaban reguladas por alianzas perentorias e inestables entre lí deres de grupos domésticos, locales y/o pequeños agregados regionales. El resultado de la articulación de las redes que se constituían alrededor de los líderes era un sistema heterogéneo de microredes egocentradas y entrelazadas, cuyos integrantes mantenían unos con otros y en cada coyuntura relaciones de calidad y dimensión variables en el tiempo. Se puede entonces afirmar la riqueza de situaciones posibles del sistema y la variabilidad diacrónica y sincrónica de la frecuencia, cantidad y densidad de sus relaciones constituyentes.

9Así mismo, hemos demostrado que el poblamiento sobre el cual se articulaba la red, era heterogéneo, pues la densidad de población era variable, así como las características de los asentamientos, el tipo de movilidad espacial, los niveles de violencia, las estrategias de dispersión y/o concentración poblacional, la extensión del territorio étnico, la altura sobre el nivel del mar de los asentamientos y la cercanía a los ríos (Mansutti Rodríguez, s.f; Mansutti Rodríguez & Bonneuil, s.f.).

10En general, afirmamos que la densidad de la población en la varzea llanera (ríos Orinoco en su margen izquierda, Apure, Arauca y Meta) era mayor que en la varzea guayanesa (margen derecha del Orinoco) y en la del río Guaviare. De igual manera, los igapós llaneros (Capanaparo, Sinaruco, Vichada) soportaban mayor densidad de población que los guayaneses (ríos Sipapo, Parguaza, Suapure y Cuchivero).

11La altura sobre el nivel del mar y los perfiles fisiográficos también influenciaban la distribución de la población. Los valores de la densidad de población eran directamente proporcionales con la cercanía al Orinoco, por definición a pocos metros sobre el nivel del mar y ubicada en terrenos planos o suavemente ondulados, e inversamente proporcional con la altitud, pendiente e irregularidades del terreno. Estos hechos nos permiten proponer que, siendo similares la altitud, el perfil geográfico y las características físico-químicas de los ríos del Orinoco Medio, la densidad de población en los llanos era mayor que en la selva húmeda tropical guayanesa. Así mismo, que el poblamiento era mayor en la cercanía de los grandes ríos que en sus cuencas de recolección.

12Aun cuando este era un patrón general, es importante destacar que podía verse perturbado merced a la influencia de otras variables. Así, factores ecológicos autónomos de la cercanía a las varzeas o de la altura sobre el nivel del mar podían influenciar el poblamiento. Por ejemplo, los primeros grandes raudales de los ríos navegables, aquéllos que impiden el paso de los peces mayores, eran sitios de mayor poblamiento que otras áreas más bajas de la misma cuenca debido a la riqueza íctica que caracteriza estos biotopos.

13Además, el poblamiento podía verse afectado por factores sociales. Por ejemplo, era frecuente la existencia de discontinuidades en la ocupación humana de los territorios (no man’s land) que, siendo dependientes de los niveles de violencia intra e intersocietaria, eran independientes del potencial de recursos de la región; tal era el caso de ricas áreas de varzea que permanecían despobladas por el riesgo implícito de que sus pobladores fueran atacados y destruidos.

  • 2 Un caso típico, a nuestro juicio, era el ocurrido en los llanos donde el monopolio en la producción (...)

14Los asentamientos podían tener dimensiones mayores en centros comerciales y/o rituales, en áreas comparativamente más seguras y en la cercanía de los grandes caminos comerciales donde la acción de mecanismos sociales como las redes de intercambio compensaban una eventual pobreza en el volumen y/o la diversidad de los recursos2 que determinaban la capacidad de carga “natural”.

15Las variaciones de la densidad estaban asociadas con otras características del poblamiento. Así, en la varzea llanera eran dominantes los conglomerados de churuatas o malocas en pueblos concentrados y aledaños a los ríos que, como muestra Carvajal (1985), conformaban grandes agregados regionales, mientras que en las regiones interfluviales, la estrategia de agrupamiento poblacional dominante era una churuata o maloca comunitaria, probablemente asociada a través de caminos montañosos con unas pocas como ella que le eran social y geográficamente próximas, pero siempre distantes, en conjunto, de otros agregados regionales similares. Entre una y otra estrategia parecían existir opciones intermedias en las que se combinaban una mayor o menor concentración de algunas malocas y la cercanía variable entre los pueblos.

16Sobre este mundo irregular, heterogéneo, con redes de relaciones intensas y contactos fluidos, actuaron las enfermedades traídas de Occidente.

Epidemias y epidemiología histórica

La universalización de la epidemiología

  • 3 No siendo un paraíso demográfico sin variaciones bruscas de los indicadores fundamentales, no hay r (...)

17De acuerdo con Merbs (1992: 16), la situación sanitaria de los pueblos indígenas americanos al momento del contacto no era excepcional pero tampoco peor que la existente en la Europa de esos tiempos. De hecho, información demográfica confiable nos indica que, durante el siglo XVIII, 50% de los niños europeos morían antes de los 5 años y que 20% de los sobrevivientes no alcanzaban a cumplir 30 años (Le Bras 1991: 76). En América, la mortalidad infantil precedente a 1492 parecía alcanzar 40% de los nacidos vivos (Merlos, 1992) un 10% por debajo de las cifras europeas arriba citadas para dos siglos después3.

  • 4 La polémica sobre el origen de la sífilis está vigente. Lo que está fuera de discusión es su presen (...)

18A pesar de estas cifras de mortalidad, las poblaciones americanas no parecían tener que enfrentarse a infecciones agudas como las que regularmente asolaban a las europeas (Le Bras 1991: 76; McNeill 1976: 199; Merbs 1992: 3, 13; Neel & Weiss 1975: 48). McNeill (1976: 210-211) postula que en tierras bajas el tamaño de la población no permitía mantener epidemias de infecciones agudas por largo tiempo. Ello no obstaba para que se vieran sometidas regularmente a pérdidas de efectivos por la acción de enfermedades como las ocasionadas por los coccos (stafilococcos, streptococcos y otros), trepanomatosis (sífilis4 y pinta), tuberculosis, hepatitis, leishmaniasis y gastroenteritis (Merbs 1992: 9; Salas Cuesta 1982: 96), entre las más importantes. Así mismo, debían sufrir los efectos de acciones bélicas frecuentes y períodos de hambre, eventualmente asociados a fuertes epidemias (Ohlin 1970: 4).

  • 5 Algunas de estas plagas pudieron ser zoonosis en su primera etapa evolutiva (Learmonth 1988: 140).

19La llegada de los europeos y africanos a América implica también el arribo de enfermedades que eran entonces endémicas en esos continentes como la viruela, el sarampión, la difteria, la tosferina, la lechina, la peste bubónica, la malaria, el tifus, la fiebre amarilla, el dengue, la encefalitis, la escarlatina, la disentería amibiana y las infecciones helmínticas, un impresionante inventario de patologías cuya riqueza puede estar asociada a la larga tradición pastoril5 que se había desarrollado en el viejo continente (Merbs 1992: 9, 13,36).

20Tomando como muestra lo que conocemos de la epidemiología de la malaria, la viruela y el sarampión, propondremos escenarios posibles para evaluar la acción de las enfermedades de origen europeo sobre el poblamiento indígena de la cuenca del Orinoco Medio durante dos momentos: el período que precedió a la implantación de las misiones jesuítas del Orinoco en 1681 y el tiempo transcurrido entre 1681 y 1804.

Y llegaron primero las enfermedades

21El mito piaroa de origen de las enfermedades postula que ellas fueron originadas por Wahari, su demiurgo creador, en Puerto Ayacucho (¿Atures?) para luego ir remontando los ríos como lenguas de fuego. Ello no nos extraña pues esta región era un sitio estratégico, un gran mercado, donde se encontraban individuos de diferentes etnias venidos de los más lejanos rincones de la cuenca orinoquense y de más allá. Por tanto, sitio ideal para la llegada y transmisión de enfermedades venidas de otras tierras, particularmente de las más densamente pobladas en la cordillera andina y en la costa marina.

22Si esta hipótesis es correcta, entonces es posible que entre 1492 y 1681 hayan llegado a tierras orinoquenses enfermedades europeas junto con las mercancías que portaban intermediarios indígenas que ya habían entrado en contacto comercial con los españoles, aun cuando no nos haya quedado registro escrito de ellas. Ello coincide con proposiciones de autores como Beckerman (1979: 554), Denevan (1976: 211), Hopkins (1983: 209,214) y McNeill (1976: 210) quienes asumen que las enfermedades europeas llegaron al mundo indígena, tierra adentro, aun antes de que hubiera penetrado el primer español.

23De hecho, desde muy temprano se hacían incursiones a tierra firme que partían de La Española para capturar esclavos y comerciar (Aguado 1915: 40); ya en 1512 (González Oropeza & Donis Ríos 1989: 53) se establecen los perleros españoles en la isla de Cubagua, en 1525 en Santa Marta y en 1529 en Coro. Morey (1979: 80) reporta que sólo durante el siglo XVI entran al menos 27 expediciones a los llanos. Ello implica que los contagios pudieron producirse desde cualquiera de estas fuentes, tal como ocurrió con la epidemia de viruelas que introdujo Pánfilo de Narváez en Yucatán en 1519 al llevar en su barco un esclavo negro infectado (Hopkins 1983: 205; Merbs 1992: 29).

  • 6 El caso del Aedes, transmisor de la fiebre amarilla y el dengue, es un poco más complejo pues este (...)

24De la misma manera, no hay razón para pensar que la malaria no hubiera llegado junto con los primeros conquistadores y esclavos para luego extenderse rápidamente sobre un territorio propicio para su establecimiento y dispersión. Ello nos distancia de Whitehead quien, intentando restarle importancia al peso de las epidemias como factor de despoblamiento y transformación de los sistemas indígenas, asume a partir de McNeill (1976: 212) que ni la malaria ni la fiebre amarilla llegaron a América hasta 1650. Ello obvia que ambas enfermedades eran crónicas en África y al menos la malaria también lo era en las grandes ciudades europeas (Merbs 1992: 13), lo cual crea condiciones básicas para la emigración del patógeno. Igualmente obvia que, en el caso de la malaria, el viaje, el ingreso y su establecimiento en América pudo hacerse sin mayores problemas ya que esta enfermedad se mantiene en el cuerpo del enfermo entre 6 meses (variedad falciparum) y 7 años (variedad vivax) lo cual facilita que, luego del largo viaje desde Europa y África, los portadores de la enfermedad, pudieran infectar los potenciales anofelinos transmisores de América que se encargarían de contagiar a los indígenas, hasta entonces ajenos a ella6. Agréguese a ello las condiciones climáticas idóneas de América, la baja letalidad de la enfermedad que permite mantener muchos focos, la rapidez con la que se incuba (de 8 a 17 días en P. vivax y P. falciparum) y la capacidad de una de sus cepas (P. vivax) para mantenerse latente en individuos aparentemente sanos y luego regresar abruptamente a la corriente sanguínea (Markell & Voge 1981:91).

25Por ello, son interesantes las referencias tempranas a fiebres malignas que azotaban a los europeos en América (Simón 1882,I: 368-369; II: 56; Beckerman 1979: 554). Merbs (1992: 13) reporta malaria en Virginia en 1607. En lo que concierne a Venezuela, nos parecen particularmente interesantes los casos de Alfinger, Gobernador Welser de la Provincia de Coro, quien en 1531 viaja a Santo Domingo para curarse unas fiebres cuartanas, es decir con una periodicidad entre los paroxismos febriles de cuatro días y por tanto extrañamente similares a las palúdicas (Federmann 1985: 56; López 1985: 17), y su contemporáneo Federmann (1985: 81, 89, 90,108, 113) quien nos habla sobre las fiebres que diezman sus sol dados mientras realiza un viaje por los llanos nor-occidentales de Venezuela. Este mismo fenómeno ocurrirá 60 años después a los expedicionarios de Berríos que bajan el Orinoco (Simón 1882, I: 368-369). Todo ello, junto con la noticia de calenturas en Santa Marta durante 1536 aportada por Simón (1882, II: 56) indica la existencia de fiebres incapacitadoras, similares a las palúdicas, cuyos agentes causales pululaban las tierras aledañas al Orinoco.

26Aun cuando lo que pudo aquejar a estos hombres no haya sido la malaria, nosotros no vislumbramos obstáculos para que los anofelinos transmisores darlingi y albimanus, que tanto abundan en costas, sabanas y selvas de América del Sur (Gabaldón 1950: 6), hayan dispersado rápidamente la enfermedad en el sub-continente. De hecho, aquí había reservorios potenciales, transmisores y condiciones climáticas. Lo único que faltaba era un enfermo para que el contagio pudiera multiplicarse. Si ello es correcto, debe haber bastado un foco y unos pocos años de conquista para que la malaria hubiera devenido endémica y crónica, y en su acción deteriorar el estado de salud de los pueblos indígenas y su capacidad para continuar siendo económicamente eficientes al facilitar la extensión de focos tuberculosos entre los afectados, asociarse con altas fiebres periódicas y recurrentes (40° a 41,7° cada 36-48 horas de 2 a 8 semanas), ocasionar anemia y lesiones del sistema nervioso central, suprimir las respuestas a diferentes antígenos y producir un aumento del número de muertes fetales (Markell & Voge 1981: 91,102; Petersdorf 1986: 1659-1660).

  • 7 Cliff y Haggett (1985: 111) calculan en 250.000 el mínimo de población concentrada en un asentamien (...)

27En lo que concierne a la viruela y el sarampión, la situación era diferente ya que la virulencia de ambas, combinada con la presencia de poblaciones totalmente susceptibles de contraerías, multiplicaron su potencial de destrucción, el cual, en acción, suponemos que podía llegar a desarticular la cadena epidemiológica y atentar contra sus posibilidades de permanecer endémicas en el continente americano7.

28Cliff y Haggett (1985: 110-111), estudiando un territorio relativamente aislado como Islandia, han demostrado que las epidemias de sarampión tienen un comportamiento irregular y discontinuo cuando actúan en pequeñas poblaciones, como suponemos eran las de tierras bajas, y que el virus muere, requiriéndose un nuevo contacto con el foco infeccioso donde la enfermedad es endémica para que se produzca una nueva ola epidémica. Igualmente demuestran que los pueblos de más de 2.000 habitantes eran siempre tocados por los brotes epidémicos, mientras que los pequeños y aislados apenas eran tocados por la mitad (Clifif y Haggett 1985: 115). Ello nos permite suponer, por las similitudes en la acción de ambos virus, que estos atacan prioritariamente a las zonas más pobladas y comunicadas para luego, en un desarrollo azaroso, tocar a algunas de las periféricas. En este proceso y una vez devastadas las zonas altas más pobladas de Mesoamérica y el altiplano andino, la cadena epidemiológica se destruye y los virus mueren para luego ser regularmente reintroducidos cuando ocurren los brotes epidémicos en Europa.

29Por ello, a diferencia de una enfermedad crónica como la malaria, el sarampión y la viruela, ambas infecciones agudas y letales (Clifif y Haggett 1985: 110; Learmonth 1988: 150), dependían del reservorio europeo para manifestarse regularmente en América luego de haber devastado las únicas regiones donde numéricamente podían llegar a ser endémicas: México y Perú (McNeill 1976: 200-201). De hecho, en Europa había brotes frecuentes y la viruela era la enfermedad que provocaba mayor número de muertes durante el siglo XVII, llegando incluso a provocar el deceso de reyes (Hopkins 1983: 29-30, 32, 42-43, 54-55).

30Nuestra pregunta es ¿pudo la cuenca del Orinoco Medio ser tocada antes de la instalación de las misiones jesuítas por alguna de estas pandemias durante su azarosa expansión hacia los sectores menos poblados del continente? y, si ello ocurrió, ¿como se dispersaron estas enfermedades y a quiénes afectaron más? El hecho de que no hayan quedado referencias escritas de que las viruelas, el sarampión, la tosferina o cualquier otra infección aguda hayan podido devastar territorios aledaños al Orinoco antes del establecimiento de las misiones, no es indicador de que ello no haya ocurrido. Quizás sí llegaron y subieron los ríos de la cuenca cual lenguas de fuego, destruyendo las poblaciones que encontraban al paso, tal como cuentan los Piaroas.

31Nos parece evidente, en este escenario hipotético, que la cadena de transmisión de la primera gran epidemia debía establecerse principalmente entre los pueblos más grandes y cercanos a los ríos navegables (¿Meta? ¿Apure?) y a los principales caminos. Estos, a su vez, se constituían en focos de irradiación hacia las regiones periféricas y de menor presencia y concentración poblacional. Una vez establecida en un foco, la epidemia seguiría, junto con la gente, los caminos más concurridos, tal como suele suceder (Dobyns 1966: 402; Learmonth 1988: 155,185), para incluso irradiarse hacia y desde las fiestas rituales más importantes (Cliff & Haggett 1985: 114). Allí donde las relaciones sociales permitían mayor movilidad, como debieron ser las grandes comunidades, debió producirse la huida de muchos individuos enfermos, pero aparentemente sanos por estar en período de incubación, que llevaron consigo la enfermedad a otras comunidades.

32Estas epidemias han debido afectar intensamente a los centros comerciales y mercaderes más activos, a los asentamientos de los líderes más prestigiosos y, porqué no, a los jefes de guerra que mayor consenso a su alrededor generaban. Una vez concluida su labor de destrucción, la epidemia dejaría sociedades descalabradas a causa de la disminución y dispersión de sus efectivos, lo cual disminuiría sustancialmente la posibilidad de que se constituyeran nuevas cadenas epidemiológicas de gran alcance. Ocurrido esto, los efectos de nuevos brotes infecciosos tendrían alcances sociales y geográficos mucho más limitados. Por ello, pensamos que, aun cuando hubo muchas epidemias en los entornos del Orinoco Medio, es muy probable que sólo unas pocas hayan podido afectar a la totalidad del territorio.

33Los brotes que ocurrieron primero en el Orinoco Medio debieron ser epidemias regulares pero discontinuas en virtud de que en tierras bajas no había suficiente población como para que se mantuvieran endémicas, mientras que las que ocurren luego serían epidemias discontinuas e irregulares, pues dependían del azar implícito en el desarrollo de brotes en poblaciones dispersas, congregadas en pequeñas comunidades.

  • 8 La epidemiología nos enseña que el alcance de las epidemias depende de la relación entre el número (...)

34Nuestra hipótesis es que, durante el período considerado, al menos una de las grandes pandemias que sabemos afectaron al continente americano debió constituirse en la primera gran epidemia en llegar al Orinoco Medio. Un escenario interesante es el del posible contagio con el brote de viruelas que ocurrió en 1519 en Yucatán, México, y al que Hopkins (1983: 209,214) atribuye la responsabilidad de la epidemia que devastará al Imperio Inca entre 1524 y 1527. Si esta relación es correcta, podría implicar que la enfermedad bajó lentamente desde México hasta el Perú siguiendo probablemente las áreas densamente pobladas de los Andes, lo cual incluye aquellas donde nacen afluentes importantes del Orinoco Medio como los ríos Apure, Meta y Guaviare o, en su defecto, llegar por barco a las costas continentales del Caribe desde donde siguió el camino de las regiones más densamente pobladas. En ambos casos pudo haber ocurrido la expansión del contagio hacia el gran río8 pues, incluso en el supuesto de un poblamiento llanero disperso, la posibilidad de transmisión era alta en virtud de que toda la población era susceptible a la viruela, existían grandes centros comerciales concurridos por viajeros del entorno o lejanos lugares, espacios densamente poblados cercanos a ríos, y caminos importantes en los que parentelas completas se congregaban en una sola casa que, a su vez, avecindaba de otra u otras similares, que mantenían intercambios frecuentes de bienes y servicios entre ellas y con otros vecindarios próximos. Si esta epidemia llegó a bajar de los Andes a los llanos, ella probablemente afectó pueblos aledaños a los ríos más transitados hasta llegar a los más importantes centros comerciales, Atures incluido, lo cual permitiría explicar el hecho de que tres expediciones, una de Nicolás Federmann en 1534, otra de Alonso de Herrera en 1535 y la última de Reynoso y Losada en 1538 hayan encontrado vestigios de pueblos abandonados en los llanos del Meta (Aguado 1915: 171,405; Morey 1979: 80).

35Luego del primer gran choque, pudieron darse otros encuentros indeseados (ver Figura 1). Morey (1979) realiza un impactante recuento de las numerosas epidemias reportadas en los documentos de la colonización en los llanos. La sola presencia europea en Coro (1529) y Cubagua (1512), que se va densificando con la fundación de otros enclaves como Santa Fe de Bogotá, San Juan de los Llanos, etc., (Morey 1979: 82), genera las condiciones para restituir parcialmente, en el supuesto de su destrucción previa, la cadena epidemiológica en la que circularían las enfermedades europeas. Epidemias de viruelas, por ejemplo, son registradas en Tunja y Pamplona en 1558 y 1559 (Colmenares 1970: 57; Cook & Borah 1971:423) y en Nueva Granada en 1566 y en 1587-1590 (Hopkins 1983: 213; Jaramillo Uribe 1964: 263; Morey 1979: 80). En Venezuela, brotes de la enfermedad son comunes en la década de 1570 a 1580 en El Tocuyo, Barquisimeto y Trujillo (Morey 1979: 81-82). El sarampión, por su parte, es registrado en 1529 y 1531 en México y Centroamérica y en Caracas en 1576 (Sánchez Albornoz 1974: 61). Morey (1979: 82) recoge testimonios de que era común en El Tocuyo, al norte de los llanos occidentales de Venezuela.

36Dados los efectos sobre el poblamiento de la primera o primeras epidemias, sería probable que las subsiguientes hayan tenido un alcance más limitado al encontrarse con pocas posibilidades de constituir cadenas epidemiológicas de gran profundidad.

37Resumiendo, el escenario epidemiológico más probable del período proto-histórico es:

  1. Los establecimientos europeos, intermediarios mayores en el establecimiento de la cadena epidemiológica, están en la periferia del Orinoco Medio.

  2. La malaria se hace rápidamente endémica afectando el potencial productivo y reproductivo de las sociedades indígenas, especialmente aquellas ubicadas abajo de los 500 msnm.

    • 9 Un nodo de primer orden es un asentamiento adonde se pueden encontrar todos los bienes y servicios (...)

    La existencia de un poblamiento indígena con circuitos densamente poblados y nodos de primer orden9 son condición suficiente para el arribo del primer gran brote de infecciones agudas, probablemente viruelas o sarampión, que dura largo tiempo, hasta más de un año, para luego desaparecer.

  3. A partir de ese momento, surgen brotes epidémicos periféricos y locales que desaparecen rápidamente, asociados a nuevas cadenas epidemiológicas producidas por la densificación de las redes de asentamiento europeas y la intensificación de los intercambios comerciales entre los indígenas y europeos.

  4. La clínica aborigen se muestra ineficiente para atacar las nuevas enfermedades.

38Las consecuencias más notables pudieron ser:

  1. Afectación de los eslabones más densamente poblados y mejor ubicados estratégicamente tales como las mayores poblaciones del río Meta y Atures, mientras que sólo se alcanzan, si ello ocurre, algunos sectores aislados interfluviales.

  2. Desnutrición y desorganización social a consecuencia de la malaria y de los efectos de la(s) epidemia(s) de infecciones agudas sobre la red comercial.

  3. Aumento de los conflictos intersocietarios por atribuir a la voluntad de los enemigos la causa de la enfermedad.

    • 10 Entendemos por efecto de gravitación demográfica al proceso de concentración poblacional y de densi (...)

    Primeros efectos de reconcentración por gravitación demográfica10, lo que pudo dar lugar a zonas de refugio, como la que encuentra Carvajal (1985: 154,157, 163) entre el Apure y el Arauca, donde la densidad de población y los patrones de asentamiento eran más concentrados y densos que los que reportan los jesuitas para los llanos del Meta y Vichada.

  4. Probable cambio de patrones de asentamiento en otras zonas como entre los Sálivas del Orinoco, quienes a decir de dos misioneros jesuitas, vivían antes en pueblos concentrados, pero que habían debido dispersarse, aun cuando cercanos unos de otros, a consecuencia de las incursiones caribes (Poeck 1974: 177; Rivero 1956: 259,291).

  5. Aumento de la mortalidad y disminución de la natalidad en los grupos directamente afectados por la malaria, que induce pérdidas de feto por anemia (Markell y Voge 1981: 102). Si llegan epidemias de infecciones agudas ocurre aumento de la mortalidad, y si ésta es la viruela, caída además de la fecundidad y natalidad por afectarse la epidídimis de los hombres sobrevivientes (Hopkins 1983: 215). Posible balance demográfico negativo.

39Nuestro escenario, en cualquiera de sus modalidades, nos indica que hubo un impacto severo, básicamente sobre los más grandes poblados aledaños a los ríos navegables y caminos principales, y que este impacto debe haber sido progresivamente menor a medida que nos alejábamos de ellos. Sin embargo, su magnitud, a despecho de los cambios que debió promover en roles, patrones de asentamiento, redes de alianzas, etc., no debe haber puesto en peligro la reproducción del sistema aborigen de interdependencia regional del Orinoco pues, no habiendo aún presencia activa de los europeos y sus normas relacionales, la reorganización debía ocurrir atendiendo a las modalidades propias de los socios indígenas aún cuando atendiendo a las nuevas condiciones impuestas. El riesgo de descalabramiento se hizo real poco después, durante el período misional.

Y luego llegaron los misioneros

40Si se produjeron los impactos sobre la población que hemos postulado, entonces la presencia de asentamientos que acortaran la distancia social y geográfica entre los enfermos y los susceptibles era condición para la reconstitución de las cadenas epidemiológicas de enfermedades, cuyo contagio impone el contacto directo entre ambos. Por otra parte, sólo la densificación de esta red de asentamientos podía producir crisis o catástrofes demográficas en una población disminuida en número, y ya dispersa y maltrecha por eventos anteriores del mismo tipo.

  • 11 De acuerdo con Le Bras (1969: 862-863) una crisis demográfica es aquella por la que fallece entre u (...)

41Luego de cuatro frustrados establecimientos en el Orinoco en 1669, 1681,1691 y 1694, los jesuítas lograron finalmente consolidar pueblos misionales en el gran río a partir de finales del año de 1731 (Del Rey Fajardo 1971: 29, 32-34, 50). Son, a nuestro juicio, estos asentamientos los eslabones que hacían falta a la destruida cadena epidemiológica para reconstituirse y abrir de nuevo paso a las epidemias de enfermedades agudas que con pasmosa regularidad asolaban al mundo europeo de entonces (Le Bras 1991: 76)11. Ello ocurriría en condiciones sanitarias similares a las del período previo. La malaria es claramente endémica (Carvajal 1985: 68; Gilij 1965, II: 68-69; Humboldt 1956, IV: 4, 17; Morey 1979: 86, 92, 93; Poeck 1974: 172; Rivero 1956: 242,248, 448) contribuyendo seguramente, como en Mojos y otras áreas (Denevan 1970: 252; McNeill 1976: 213), a disminuir la calidad de la salud y aumentar los niveles de mortalidad. En contraste, las viruelas, el sarampión y otras infecciones agudas parecen venir de fuera.

42La acción de la malaria, asociada a una estrategia de recolección de “infieles” y posterior concentración en pueblos misionales (Rivero 1883: 243), magnificó el potencial destructor de las epidemias de enfermedades agudas al acercar entre sí a cientos de sujetos, ya debilitados y susceptibles de enfermarse y morir. La creación de una red de establecimientos misionales permitió la estructuración de una nueva cadena epidemiológica, mucho más eficaz que la que había actuado a partir de las condiciones socio-culturales previas a la implantación europea en el Orinoco, ya que fue capaz de alcanzar y desolar regiones que habían quedado aisladas, epidemiológicamente hablando, luego de las primeras epidemias.

43La primera constatación que podemos hacer al respecto es que, como dice joseph Gumilla (1963: 478), Superior de las Misiones Jesuítas de la Orinoquia, las epidemias bajaron de nación en nación desde la costa del mar. Ello, dada la época en que ocurre (1741), sólo ha podido acaecer al servir de eslabones la cadena de establecimientos europeos que comienzan a estructurar el suelo venezolano y que habían logrado establecer un entramado que partía de los asentamientos centro-norte-costeros como Coro, Valencia, Caracas, Barcelona y Cumaná para adentrarse por los llanos utilizando caminos comerciales, ciudades emergentes, pueblos y hatos hasta llegar al Orinoco.

44Una vez llegada la epidemia a los establecimientos misionales del Orinoco, muchos vecinos caían enfermos y morían, otros huían despavoridos y algunos pocos se quedaban y sobrevivían. El más ilustrativo ejemplo del proceso nos lo dan los sálivas, la más populosa y pacífica de las naciones orinoquenses, quienes son pasto de epidemias de viruelas y sarampión que se siguen entre 1738 y 1746, diezmándolos brutalmente (Morey 1979: 89-90; Morey & Morey 1980: 247). De acuerdo con un testigo de excepción, el jesuíta Agustín de Vega (1974: 104-105):

Lo que ayudo notablemente por voluntad de Dios a la destruzion en gran parte de las Naciones y gentes del Orinoco, fue que a principios del año 738,39 y parte de Quarenta... se paso en todos grandísima pena por dichas enfermedades (la viruela y el sarampión), los que entraron en dicho Orinoco, a manera de fuego, por un cañaberal muy seco... de manera que todos los dias se enterraban, en cada Pueblo, de seis a siete difuntos...
De 1.100 personas que había en Pararuma y más de 600 en Carichana......
no quedaron cabales, 400 almas... (Vega 1974: 105).

45Pero allí no terminaban los suplicios, pues aquéllos que lograban sobrevivir una enfermedad extremadamente virulenta como la viruela, debían todavía pasar las penurias del sarampión. Dice el mismo Vega (1974: 143):

...entre los ordenes que dejo, fue uno, que se juntaran los Yndios Sálivas, en un Pueblo, por que estaban divididos en tres. Al Padre Rotella se le dió el cargo de Superior, y luego executo el Orden, con tanta desgracia, que lo mismo fue juntarlos, en el sitio en que aora perseveran, que vino la epidemia del sarampión el que hizo un estrago mayor que el de las viruelas, pues de ella murieron muchos mas que en la antecedente...

46Así pues, unas tras las otras, las epidemias iban acabando con las poblaciones de indios reducidos al régimen misional. Según una serie recabada por Morey y Morey (1980: 247-248) una población total sáliva estimada en 4.000 para 1730 va bajando sistemáticamente hasta llegar a entre 150 y 200 en 1800.

47Enfrentados al reto de mantener vigente el régimen de misión, los jesuitas redoblan sus esfuerzos para llenarlas con nuevos indígenas entre aquéllos que habían escapado y los que habían logrado mantenerse libres hasta ese momento. Reunir indígenas en una misión y verlos sucumbir de inmediato a enfermedades era frecuente:

y estando mal contentos (los yaruros) en dicho sitio..., pidieron mudarse a Anaveni cercano al Orinoco. Fue tal la desgracia de estos indios que en este ultimo sitio enfermaron todos, murieron muchos, y de los pocos que quedaron se huyeron los mas... (Román 1970: 315).

48Y esta experiencia era repetición de lo ocurrido en Tame (1703), en San Francisco Xavier (1717-1718), Nuestra Señora del Carmen de Buria (1724) y Beato Regis de Guanapalo (1725) (Morey 1979: 87-88) y de lo que ocurrirá luego a Gilij en La Encaramada con los Pareca del Cuchivero (Gilij 1965,I: 70; III: 115). Incluso, 21 años después de la expulsión de los jesuitas, un franciscano, el P. Bueno, sacó 30 Arenacotos del Caura para reducirlos a misión, y todos menos uno murieron (Bueno 1965: 134).

49De hecho, la estrategia de concentración misional se había demostrado contraproducente a los intereses mismos de los jesuitas, pues en lugar de permitir aumentar el número de evangelizados sólo servía para disminuirlos. El sistema estaba en peligro y, sin embargo, los jesuítas continuaron obstinadamente aplicando la reducción e, incluso, perfeccionándola. Es así que crean la figura del misionero volante:

...hombres de salud robustísima y dotados de un conocimiento no común de las lenguas, quienes sistemáticamente debían recorrer las selvas para entablar contactos con los indios gentiles y reclutar neófitos para las reducciones (Del Rey Fajardo 1971: 73).

50Estos indígenas, los pocos que se aislaban en las tierras más difíciles o alejadas, eran reclutados para las misiones donde morían muchos de males extraordinarios y malaria (Gilij 1965, II: 68-69, 75, 76). En consecuencia, las sucesivas epidemias que ocurren en las misiones y que van diezmando sus poblaciones, obligan a una búsqueda cada vez más extensa e intensa de indígenas evangelizables, que a su vez, eran cada vez menos a consecuencia de la intensificación del esclavismo y los severos efectos que habían tenido las epidemias sobre las poblaciones de indígenas libres.

51Nos cuenta Vega (1974: 105-106), a propósito de la epidemia de viruelas que asuela entre 1738 y 1740 los establecimientos misionales:

Se deja considerar, que si en los pueblos debajo de tan prolijo cuydado (el de los misioneros), murieron tantos Yndios. Quantos moririan en sus tierras, y gentilidad, donde entro la dicha: Peste con mas rigor, de manera que despues que paso la primera epidemia, pase yo a reconocer las tierras de los Mapoyes, que empezaba a reducir a pueblo, visitando sus rancherías, las halle desiertas, y entrando en los ranchos halle los muertos por el suelo, o los chinchorros podridos, sin que huviese havido quien les hiciese la caridad de enterrarlos...

  • 12 El período de incubación de las viruelas es de 9 a 14 días y del sarampión es de 10 a 14 días y en (...)

52El brote epidémico de viruelas de 1738-1740 no se había restringido a atacar a los pueblos de misión, sino que también había afectado a los pueblos de indios libres. Ello podía presumirse pues, a pesar de los esfuerzos de sus operarios, los indígenas escapaban de la misión en cuanto podían luego de un brote epidémico (Anónimo 1964: 164-165; Gumilla 1970: 205; Morey 1979: 92; Fernández Pedroche 1974: 191; Rivero 1956: 350-351,358; Tapia 1966: 208-209; Vega 1974: 104-106) y, seguramente, alguno que ya estaba infectado al momento de huir se convertía en foco de irradiación (Mansutti Rodríguez 1987: 6) que contagiaba a sus anfitriones y eventuales visitantes quienes, a su vez, saldrían o intentarían escapar aparentemente sanos, luego de infectados, para convertirse en nuevo foco infeccioso12. De esta manera, la epidemia remontaba el cauce de los ríos siguiendo un trazado azaroso hasta que la dispersión, el hacinamiento en pequeñas malocas comunitarias, la pequeña población de las comunidades y la fortaleza de los lazos entre sus integrantes hacía que aumentara la virulencia del patógeno y disminuyera el número de “escapados”.

53La inexistencia de individuos inmunes por la carencia de experiencia epidemiológica multiplicó la virulencia de las enfermedades al agregar a los males orgánicos producidos la imposibilidad de que un grupo de sanos cuidara a aquellos que caían víctima de la enfermedad. Los asentamientos comunitarios tipo maloca debieron verse devastados una vez que el contagio tocaba a sus integrantes. Ello queda claro en la patética descripción de Vega que acabamos de citar sobre restos esparcidos por el suelo, pero también nos es referido para otros contextos (Neel 1970: 819; Ribeiro 1977: 130-133). En estos casos, cuando toda la comunidad era afectada y desaparecía, allí moría el patógeno.

54Cuánta gente murió por el shock epidemiológico es imposible de determinar, así como no se puede establecer a ciencia cierta cuál fue exactamente cada camino tomado y cuáles no fueron tocados. Lo que sí podemos afirmar es que, una vez culminado el siglo XVIII, sociedades de población importante como los Caberres, Sálivas, Kiruvas, Avanis, Maypures, Tamanacos y Atures que en conjunto ocupaban la cuenca del Sipapo y parte de la del Ventuari estaban extinguidas o mestizándose y en trance de desaparición, o todos sus sobrevivientes sometidos al régimen de misión (Bueno 1965: 141,143,146,147,149; Humboldt 1956, III: 305; IV: 14, 95, 352).

55Resumiendo, el escenario epidemiológico de la etapa misionera puede caracterizarse:

  1. Los europeos penetran el Orinoco Medio y se establecen en sitios de importancia estratégica como centros comerciales (Atures), puertos obligados (Atures y Maypures), confluencia de ríos mayores (Pararuma), nodos de redes de caminos (Cabruta) y sitios de concentración de recursos naturales (Playas de tortugas de Uruana y La Encaramada). La distancia social entre las grandes ciudades europeas, fuentes de enfermedades, y las poblaciones sobrevivientes de la primera etapa se acorta sustancialmente.

  2. Reconstitución de la cadena epidemiológica con la red de establecimientos misionales que permitió el ingreso de infecciones agudas como la viruela y el sarampión, lo cual dio como resultado epidemias discontinuas pero regulares, que continuaron diezmando la población hasta que el régimen de misión no pudo mantener grandes contingentes en sus establecimientos. Esta etapa comenzó en 1738 y culminó en 1746.

  3. A partir de la epidemia de viruelas de 1746 ocurren pequeñas epidemias localizadas, discontinuas e irregulares, salvo quizás por una epidemia de tosferina que afecta las misiones en fecha indeterminada entre 1749 y 1767 (Gilij 1965, II: 76). Ya en ese momento no habría población susceptible suficiente como para que se desataran grandes epidemias de viruelas y sarampión como las sufridas entre 1738 y 1746.

  4. Malaria endémica afectando intensamente a todas las tierras bajas.

  5. Clínica aborigen y misional (Vega 1974: 106) ineficiente para controlar los efectos de las infecciones agudas.

56Las consecuencias más notables fueron:

  1. Desaparición de las redes de asentamientos cercanas al Orinoco Medio y a la cuenca media y baja de sus afluentes mayores (Sipapo, Ventuari, Guaviare, Vichada, Meta, Apure, Cuchivero, Suapure y Parguaza). Concentración de los sobrevivientes en las misiones.

  2. Los pueblos de montaña, más dispersos y aislados, económicamente autónomos y generalistas, y menos expuestos al flagelo de la malaria, soportan mejor los embates de las infecciones agudas. Algunos de ellos, probablemente nunca fueron afectados directamente.

  3. Se mantiene la exacerbación de los conflictos intersocietarios a consecuencia de la atribución de las epidemias al poder maligno del otro (Gumilla 1745: 71-72, 74). Este proceso revierte eventualmente en los misioneros quienes comienzan a lucir sospechosos a los ojos de los indígenas pues nunca se enfermaban (Rivero 1956: 144-146,232, 235-238; 1883: 164,232; Vega 1974: 91).

  4. Aparecen enormes espacios vacíos, sobre todo en la cercanía de los grandes ríos, mientras suponemos que los sectores más afectados de las regiones interfluviales son aquéllos donde llega mayor cantidad de gente, es decir jefes de comercio, shamanes prestigiosos y líderes de guerra. Puede presumirse entonces que las élites de la jerarquía social tenían mayores probabilidades de verse afectadas que los sectores periféricos.

  5. Al desaparecer élites y entramados completos de la red del sistema de interdependencia regional aborigen, se debió afectar sus puntos de referencia, el alcance y la densidad, intensidad y frecuencia de las relaciones de interdependencia económica.

    • 13 Entendemos el término “subsunción formal” tal como lo define Marx en el “Capítulo VI, Inédito”, com (...)

    Este fenómeno, asociado al atractivo intrínseco a la oferta europea de bienes industriales sustitutivos, a la fundación de establecimientos misionales y consecuente control por los europeos de puntos neurálgicos del entramado geográfico como el curso del Orinoco, Atures, Maipures, La Encaramada y Cabruta, y al aumento del control político de los jesuitas sobre las poblaciones locales, debe haber facilitado la reorientación y sumisión hacia los puntos de oferta occidental de muchas de las redes de intercambio de un sistema de interdependencia ya invertebrado allí donde había sido atravesado por la colonización. Este fue un punto de no retorno, una catástrofe del sistema (Ekeland 1984: 109), a partir del cual avanzó aceleradamente la subsunción formal13 del proceso de trabajo indígena al proceso de valorización de la fuerza de trabajo típico del capitalismo.

  6. La reorientación hacia Occidente del sentido y dirección de las redes de intercambio mercantil y la desaparición de muchos grupos, incluidos los llaneros productores de quiripa, simplificó sustancialmente las normas y procedimientos, y disminuyó el número de artículos y su volumen.

  7. Se desencadena masivamente el proceso de gravitación demográfica que dará lugar al panorama poblacional aborigen característico de finales del siglo XIX y la totalidad del XX. Éste girará alrededor de los grupos que salen demográficamente mejor librados del shock y que en el Orinoco Medio están representados por los Piaroas, los Guahibos, los Yaruros y los Panare.

  8. Elementos básicos de las relaciones socio-ambientales como los patrones de asentamiento, los de movilidad y la concepción de la territorialidad debieron verse transformados para estimular el proceso de ocupación de territorios vacíos y reconstitución de redes que se desencadena simultáneamente (Mansutti Rodríguez 1994).

  9. La desaparición de grandes contingentes de población y la disminución de la presión sobre las fuentes de proteína animal deben haber presionado a una simplificación del nivel trófico y aumentado el peso de los productos de la pesca y la cacería en la ingesta cotidiana tal como sugiere Beckerman (1979: 553) para situaciones similares.

    • 14 La población indígena disminuye sistemáticamente a partir del contacto. El nadir es, resumiendo, el (...)

    En lo que concierne a la dinámica de poblaciones puede estimarse una caída severa del número de individuos que en el caso de los sobrevivientes de las regiones cercanas a los ríos (Yaruros, Mapoyos y Sálivas) puede haber alcanzado la proporción mínima histórica de sobrevivencia estimada por Dobyns (1966: 414) de uno por cada 50 muertos. La proporción tendería a disminuir a medida que nos alejamos de los cauces de los ríos principales para acercarnos a montañas y llanos. Entre los sobrevivientes con malaria o experiencia inmunológica en viruelas, se evidencia una disminución de la fecundidad (Hopkins 1983: 215). Tasa de reproducción abiertamente negativa hasta que se alcanza el nadir14 (Dobyns 1966: 413), el cual nosotros estimamos que ocurre en la región a principios del siglo XIX.

57Cuando los jesuítas son expulsados de la Orinoquia en 1767 ya hay una nueva distribución de sociedades y poblaciones que, en ese momento, están en pleno proceso de reordenamiento impulsadas por la enorme entropía desencadenada por la furia de los efectos del despoblamiento. Grandes espacios sociales y geográficos vacíos y la consolidación incipiente pero creciente de la economía seglar en la región, serán poderosos estímulos para reconstituir redes que densifiquen las relaciones con Occidente mientras se fortalecen algunos de los circuitos aborígenes sobrevivientes del sistema como por ejemplo la red Piaroa-Ye’kwana-Pemón-Akawaio que permitirá el flujo entre los indígenas de bienes guayaneses hacia el Atlántico hasta el tercer cuarto del siglo XX (Butt-Colson 1973; Coppens 1972; Mansutti Rodríguez 1986; Thomas 1972).

58La coexistencia de circuitos aborígenes con la economía mercantil de corte capitalista, no puede esconder que el sistema de interdependencia regional indígena había recibido un golpe severo del que no volverá a recuperarse, entrando en una lenta agonía que culminará en la segunda mitad del siglo XX con la desaparición de los circuitos fundamentales del entramado que había logrado sobrevivir. El análisis de este tema será objeto de otro artículo.

Recapitulemos elproceso

59Nuestros escenarios nos indican que la cadena epidemiológica global para la malaria pudo estructurarse inmediatamente después del contacto para luego mantenerse, y que la de enfermedades agudas desconocidas en América pudo constituirse en los dos momentos en que existió población y relaciones frecuentes e intensas entre sus componentes, es decir durante el siglo XVI mientras estaba intacto el sistema de interdependencia regional del Orinoco, y, luego, al consolidarse los establecimientos jesuítas en la región (1738). Durante el intermedio, es muy probable que haya habido epidemias de menor alcance temporal y geográfico y que la frecuencia con la que ocurrían haya sido función del tamaño de la población indígena, del calendario epidemiológico de las metrópolis y del avance y densificación de los frentes de colonización europea. Estas epidemias debían afectar mayormente a los agregados de población indígena que estaban más cercanos o mejor interconectados con los asentamientos pioneros de los europeos, contribuyendo así a generar nuevos espacios vacíos y abiertos a la expansión de las fronteras de la colonización.

60Una vez ocurridas las grandes epidemias de 1738 a 1746, la población que queda, en su mayoría dispersa en sus difíciles ambientes montañosos, no tiene condiciones para permitir el desarrollo de nuevas epidemias de gran alcance. Así mismo, es probable que se hubiera comenzado en Venezuela en 1769 la inmunización con Victoria minor, el virus de la lechina, (Hopkins 1983: 220), lo cual protege contra la viruela y crea una barrera que dificulta la llegada de nuevos brotes. Se repiten entonces las condiciones del período posterior a la(s) primera(s) gran(des) epidemia(s), cuando la llegada de las enfermedades occidentales a asentamientos indígenas generaba brotes epidémicos de alcance limitado.

61Sin embargo, el hecho de que no hubiera noticias de epidemias no quiere decir, de nuevo, que no hayan ocurrido. Nuestras genealogías de piaroas están repletas de referencias a epidemias de sarampión, tosferina e influenza que debieron asolar su territorio a fines del siglo XIX, principios del XX. De nuevo, sólo basta escarbar un poco en el aparente silencio para que las infecciones agudas de origen europeo aparezcan como causantes de muerte.

62Las tendencias demográficas, una vez ocurrida la primera catástrofe, han debido caracterizarse por una tasa de reproducción negativa similar a las descritas por Cook y Borah (1971), con una caída violenta inicial que luego se va mitigando a medida que disminuyen los grupos más accesibles y concentrados. La expulsión de los jesuitas y las guerras de independencia, al descalabrar la red misional y los frentes de expansión criolla, dieron un respiro a los pueblos indígenas. Este período debió ser aprovechado para recuperar fuerzas. Sin embargo, una tasa de reproducción abiertamente positiva sólo se alcanzará durante la segunda mitad del siglo xx.

63Las grandes epidemias desajustaron el sistema y lo debilitaron. Las pequeñas ayudaron a desalojar los obstáculos de los frentes de expansión. Mc-Neill (1977: 207) plantea que ni Cortés ni Pizarro hubieran conquistado los imperios Inca y Azteca con la misma facilidad sin la ayuda del General Epidemia. Nosotros estamos convencidos de que lo mismo hubiera ocurrido en la cuenca del Orinoco Medio.

64Modelos como los utilizados por Cliff y Haggett (1985) para evaluar la dinámica de brotes infecciosos en ambientes aislados del reservorio de una enfermedad aguda como el sarampión, nos han sido de mucha utilidad para la recreación de escenarios factibles de expansión epidemiológica para las condiciones en que se encontraba la población del Orinoco Medio al producirse el contacto. El resultado de la aplicación de estos escenarios nos indica que los grupos con mayor riesgo de desaparición son aquéllos con mecanismos más sofisticados de producción, de asentamientos concentrados y mayor alcance en el sistema comercial, los que habían desarrollado estrategias de intermediación más efectivas y los altamente especializados y asociados a espacios mercantiles de grandes e intensas transacciones. Por contraste, los que tienen mayores probabilidades de sobrevivir son los que aplicaban estrategias económicas generalistas promotoras de mayor autonomía económica y política, los que vivían más dispersos y a la vez eran más móviles (aun cuando fuera en perímetros limitados) y los que jugaban roles de intermediación más modestos.

65Las epidemias convirtieron a los fuertes en débiles y a los débiles en fuertes (Mansutti Rodríguez & Bonneuil. s.f). Aquellos con estructuras sociales más flexibles y autónomas, que pudieron aprovechar mejor las pocas oportunidades que dejaron las epidemias, el esclavismo, la desorganización social y la aparición de poderes distintos, fueron los que sobrevivieron. El resto, desapareció.

66Si lo que aquí hemos esbozado es correcto, la arqueología debe informarnos mucho aún sobre las características del sistema de interdependencia regional del Orinoco que nos permita generar escenarios de una enorme riqueza y complejidad organizativa, heterogénea y jerarquizada, llena de conflictos y contradicciones pero también de promesas y potencialidades, que poco tendrá en común con esa imagen anodina y pasiva que la historiografía oficial nos ha brindado sobre los pueblos indígenas de la región.

Bibliographie

Referencias

Aguado, Fr. P. (1915) Historia de Venezuela. Caracas: Imprenta Nacional.

Arvelo Jiménez, N & H. Biord (1994) “The impact of conquest on contemporary indigenous peoples of the Guiana Shield. The system of Orinoco regional interdependence”, en Ann Roosevelt (ed.) Amazonian Indians from prehistory to thepresent. anthropologicalperspectives. Tucson & London: The University of Arizona Press.

Beckerman, S. (1979) “The abundance of protein in Amazonia: a reply to Gross”, Am. Anthr., no 81: 533-560.

Biord Castillo, H. (1985) “El contexto multilingüe del sistema de interdependencia regional del Orinoco”, Antropológica, no 63-64: 83-101.

Bonneuil, N. (1990) “Turbulent dynamics in a XVIIth century population”, Math. Pop. Studies, 2 (4): 289-311.

Bueno, R. (OFM) (1965) “Tratado histórico y diario de Fray Ramón Bueno, OFM sobre la Provincia de Guayana”, en Fidel Lejarza (ed.), Conversión de Píritu delP. Matías Ruiz Blanco, OFM y tratado histórico del P. Ramón Bueno OFM. Caracas: Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia (no 78): 95-187.

Butt-Colson, A. (1973) “Intertribal trade in the Guiana Highlands”, Antropológica, no 34:1-70.

Carvajal, Fr. J. de (1985) Descubrimiento delrío Apure, Madrid: Historia 16.

Castellanos, J. de (1886) Historia del Nuevo Reino de Granada. Madrid: Imprenta de A. Pérez Dubrull.

Clastres, P. (1974) La sociétécontre l’état. Paris: Les Editions de Minuit.

Cliff, A. & P. Haggett (1985) “Island epidemic”, Scientific American, 250 (5): 110-117.

Colmenares, G. (1970) La provincia de Tunja. Bogotá: Universidad de Los Andes.

Cook, S. & W Borah (1971) Essays in population history. Berkeley: University of California Press, 3 vols.

Coppens, W. (1971) “Las relaciones comerciales de los ye’kwana del Caura-Paragua”, Antropológica, no 30: 28-59.

Del Rey Fajardo, J. (1971) Aportes jesuíticos a la filología colonial venezolana. Caracas: Universidad Católica Andrés Bello, vol. I.

Denevan, W. M. (1976) “The aboriginal population of Amazonia”, en William M. Denevan (ed.) The nativepopulations of the Americas in 1492. Madison: The University of Wisconsin Press: 205-234.

(1970) “The aboriginal population of tropical America: problems and methods of estimation”, en Paul Deprez (ed.) Population andeconomics. Winnipeg: University of Manitoba Press: 251-269.

Dobyns, H.F. (1966) “Estimatingaboriginal american population. An appraisal oftechniques with a new hemispheric estimate”, Current Anthropology, 7 (4): 395-416.

Ekeland, I. (1984) Le calcul l'imprévu. Les figures du temps de Kepler à Thom. París: Editions du Seuil.

Federmann, N. (1985) “Relación del primer viaje a Venezuela”, en L.E. López (ed.), Alemanes en América. Madrid: Historia 16:40-126.

Fernández Pedroche, J. (1974) “Memorial del P. Juan Fernández Pedroche (1687)”, en José del Rey Fajardo (comp.), Documentos jesuíticos relativos a la historia de la Compañía de Jesús en Venezuela. Caracas: Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia (Fuentes para la Historia Colonial de Venezuela, no 118), vol. II: 190-196.

Gabaldón, A. (1950) La campaña de escala nacional contra la malaria en Venezuela. Ms.

Gilij, F.S., s.j. (1965) Ensayo de historia americana. Caracas: Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia (no 71,72 y 73).

González Oropeza, H. & M. Donís Ríos (1989) Historia de las fronteras de Venezuela. Caracas: Cuadernos Lagoven.

Gross, K. & M. Scholmerich (1979) Manualde medicina interna, 5a ed. Barcelona: Ed. Reverté, 2 vols.

Gumilla, J. J. (1745) El Orinoco ilustrado y defendido, historia natural, civily geographica de este gran rio, y de sus caudalosas vertientes.. Madrid: Manuel Fernández Impresor.

(1963) El Orinoco ilustrado y defendido. Caracas: Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia (no 68).

(1970) Escritos varios. Caracas: Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia.

Hopkins, D.R. (1983) Princess andpeasants: smallpox in history. Chicago: University of Chicago Press.

Humboldt, A. de (1956) Viaje a las regiones equinocciales del Nuevo Continente. Caracas: Ministerio de Educación, Biblioteca Venezolana de Cultura, 5 vols.

Inhorn, M.C. & P.J. Brown (1990) “The anthropology of infectious disease”, Annual Review in Anthropology, no 19: 89-117.

Jaramillo Uribe, J. (1964) “La población indígena de Colombia en el momento de la conquista”, Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura, I (2): 239-293.

Le Bras, H. (1969) “Retour d’une population à l’état stable après une catastrophe”, Population, 24 (5): 861-896.

(1991) Marianne et les lapins: L’obsession démographique. Paris: Hachette.

Learmonth, A. (1988) Disease ecology. An introduction. Oxford/New York: Basil Blackwell.

López, L.E. (1985), “Introducción”, en L.E. López (ed.) Alemanes en América. Madrid: Historia 16: 7-37.

Mansutti Rodríguez, A. (1986) “Hierro, barro cocido, curare y cerbatanas. El comercio intra e interétnico entre los uwotjuja”, Antropológica (Caracas) no 65: 3-75.

(1987) “Enfermedades exógenas, mortalidad y panorama poblacional en la cuenca del Medio Orinoco durante los siglos XVII y XVIII”, Seminario-Taller sobre aspectos antropológicos y sociológicos de la atención primaria de salud en el Territorio Federal Amazonas. Puerto Ayacucho: Caicet.

(1990) Los Piaroay su territorio. Caracas: Cuadernos de Trabajo del Ceviap (no 8).

(1991) Sans guerriers il n’y a pos de guerre. Etude sur la violence chez les Piaroa du Venezuela. Paris: Memoria de DEA, EHESS:

(1994) “Tres momentos, tres modelos: los sistemas de poblamiento piaroa”, ponencia presentada en el XLVIII Congreso de Americanistas, Estocolmo, julio de 1994.

(en prensa) “Hipótesis sobre el poblamiento en el Orinoco Medio durante el período proto-histórico temprano”, Antropológica.

Mansutti Rodríguez, A. & N. Bonneuil (s.f.) Dispersión y asentamiento interfluvial: dos razones de sobrevivencia étnica en el Orinoco Medio delpost-contacto Ms.

Markell, E.K. & M. Voge (1981) Parasitología. Diagnóstico, prevención y tratamiento. México: Editorial El Manual Moderno, S.A. de C.V.

Mark, K. (1974) El capital. México: Siglo XXI Editores, Libro I, Capítulo VI.

McNeill, W.H. (1976) Plagues andpeoples. Oxford: Basil Blackwell.

Merbs, C.F. (1992) “A new world of infectious disease”, Yearbook of Physical Anthropology, no 35: 3-42.

Mora Camargo, S. (1986-88) “Cataruben: una aproximación a los achagua”, Revista Colombiana de Antropología, n°26: 83-107.

Morey, N.C. (1976) “Ethnohistorical evidence for cultural complexity in the western llanos of Venezuela and the eastern llanos of Colombia”, Antropológica (Caracas), no 45: 41-69.

Morey, R. (1979) “A joyful harvest of souls: disease and destruction of the llanos indians”, Antropológica (Caracas) no 52: 77-108.

Morey, N.C. & R. Morey (1980) “Los sálivas”, en Walter Coppens (ed.), Los aborígenes de Venezuela. Caracas: Fundación La Salle, I: 241-306.

Morey, R. & N. Morey (1975) “Relaciones comerciales en el pasado en los llanos de Colombia y Venezuela”, Montalbdn (Caracas) no 4:533-564.

Neel, J.V. (1970) “Lessons from a primitive’people”, Science, 170 (3960): 815-822.

Neel, J.V. & K.M. Weiss (1975) “Biodemographyof the yanomama indians”, Am. Journal Phys. Anthr, no 42 (1): 25-52.

Ohlin, G. (1970) “Historical evidence of malthusianism”, en Paul Deprez (ed.) Population and economics. Winnipeg: University of Manitoba Press: 3-9.

Petersdorf, R.G., R.D. Adams, E. Braungwals, K.J. Isselbacher, J.B. Martin, J.D. Wilson & Harrison (1986) Principios de medicina interna.6a ed. México: McGraw-Hill.

Poeck, G., s.j. (1974) “Misión del río Orinoco en el Nuevo Reino, 1684”, en José del Rey (ed.), Documentos jesuísticos. Caracas: Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia, vol. II (no 118): 168-190.

Ribeiro, D. (1977) Fronteras indígenas de la civilización. México: Siglo xxi Editores.

Rivero, J., s.j. (1883) Historia de las misiones de los llanos de Casanarey los ríos Orinoco y Meta. Bogotá: Imprenta de Silvestre y Cía.

(1956) Historia de las misiones de los llanos de Casanare y los ríos Orinoco y Meta. Bogotá: Biblioteca de la Presidencia de Colombia 23, Empresa Nacional de Publicaciones.

Roman, M., s.j. (1970) “Informe del P. Manuel Román s.j. sobre la misión del Orinoco”, en José del Rey (comp.) Joseph Gumilla. Escritos varios. Caracas: Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia (no 93): 313-320.

Salas Cuesta, M.E. (1982) La población de México-Tenochtitlán. Estudio de osteología antropológica. México: Instituto Nacional de Antropología e Historia (Col. Científica, no 126).

Sánchez Albornoz, N. (1974) The population of Latín America: a history. Berkeley: University of California Press.

Sattenspiel, L. (1987) “Epidemics in non-randomly mixing populations: a simulation”, Am. Joun. of. Phys. Anthr., no 73: 251-265.

Shea, D.E. (1976) “A defense of small population estimates for the central Andes in 1520”, en W Denevan (ed.), The native populations of the Americas in 1492. Wisconsin: University ofWisconsin Press: 157-204.

Simón, Fr. P. (1882) Noticias historiales de las conquistas de tierra firme en las Indias occidentales. Bogotá: Imprenta de MedardoRivas, vol. I.

Stein, J.H. (s.f.) Medicina interna. Barcelona: Salvar Editores, 2 vols.

Tapia, M. de, s.j. (1966) “Mudo lamento de la bastissima y numerosa gentilidad que habita las dilatadas márgenes del caudaloso Orinoco, su origen y sus vertientes, a los piadosos oídos de la Majestad católica de las Espartas, nuestro señor, Don Phelipe Quinto (que Dios guarde)”, en José del Rey (ed.), Documentosjesuíticos. Caracas: Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia (no 79): 169-213.

Thomas, D.J. (1972) “The indigenous trade system or southeast estado Bolívar, Venezuela”, Antropológica (Caracas), no 33: 3-37.

Vega, A. de (1974) “Noticia del principio y progresos del establecimiento de las missiones de gentiles en el río Orinoco por la Compañía de Jesús...”, en José del Rey Fajardo (comp.), Documentos jesuíticos relativos a la historia de la Compañía de Jesús en Venezuela. Caracas: Academia Nacional de la Historia, Fuentes para la Historia Colonial de Venezuela (vol. 118), t. II: 3-149.

Whitehead, N.L. (1993) “Recent research on the native history of Amazonia and Guayana”, L’Homme, 126-128: 495-506.

Annexes

Figura 1. Calendario de brotes epidémicos que pudieron afectar al Orinoco Medio

Figura 1. Calendario de brotes epidémicos que pudieron afectar al Orinoco Medio

Fuentes: Beckerman 1970: 57; Colmenares 1970: 57; Cook& Borah 1971:423; Federmann 1985: 56, 81, 89, 90,108,113; Gilij 1965, II: 68-69; Herrera 1730,I: 195; Hopkins 1983: 204-206, 211,213-217; Jaramillo Uribe 1964: 263; McNeill 1976: 209; Merbs 1992: 29; Morey 1979: 81-83, 85-86, 88-90, 94-96; Poeck 1974: 172; Rivero 1883:140-141, 231-232; 1956: 248,416-418,448; Sanchez Albornoz 1974: 61-62; Simón 1882,I: 368-369; II: 36, 56; Vega 1974:104-108.
Origen: Alexánder Mansutti R. Coloquio Franco Venezolano de Antropología. UCV. Caracas. Octubre de 1995.

Notes

1 De hecho, nuestros resultados no pueden cuestionar los de Cook y Borah pues, en última instancia, nosotros hemos medido el potencial de sobrevivencia de una cualidad, el nombre de la etnia, asociado a variables cualitativas sobre la tecnología y el poblamiento, mientras que Cook y Borah (1971) midieron, a partir de series de población, el efecto de las enfermedades sobre los individuos.

2 Un caso típico, a nuestro juicio, era el ocurrido en los llanos donde el monopolio en la producción de un artificio asociado al ornato y el prestigio como la quiripa, otorgaba una ventaja a sus creadores quienes podían acceder en el mercado, a cambio de todo tipo de bienes, incluidos los alimentos.

3 No siendo un paraíso demográfico sin variaciones bruscas de los indicadores fundamentales, no hay razón alguna para pensar que su dinámica poblacional no se rigiera por la existencia de dos fases alternas, como lo plantea Bonneuil (1990: 308-309) a las que se pasaba de acuerdo con la acción de estímulos como las guerras, epidemias, hambrunas o a la saturación de la capacidad de carga del sistema.

4 La polémica sobre el origen de la sífilis está vigente. Lo que está fuera de discusión es su presencia en América precolombina.

5 Algunas de estas plagas pudieron ser zoonosis en su primera etapa evolutiva (Learmonth 1988: 140).

6 El caso del Aedes, transmisor de la fiebre amarilla y el dengue, es un poco más complejo pues este vector no estaba presente en América. Sin embargo, se ha demostrado que era posible que viviera en los tanques de agua de los barcos que traían a los esclavos de África (Learmonth 1988: 183).

7 Cliff y Haggett (1985: 111) calculan en 250.000 el mínimo de población concentrada en un asentamiento que se requiere para que la relación entre afectados, inmunizados y susceptibles permita que el sarampión permanezca endémico. La viruela parece requerir una población menor, aun cuando no substancialmente, dado que es menos infecciosa y el período de contagio del enfermo es mayor (Hopkins 1983: 8).

8 La epidemiología nos enseña que el alcance de las epidemias depende de la relación entre el número de sensibles a la enfermedad y la fuente de contagio, la densidad de población, su nivel de hacinamiento, la movilidad y patrones migratorios de los individuos, el grado de aislamiento físico, la frecuencia de sus contactos interpersonales, la cercanía y frecuencia de contactos entre los miembros de los pequeños asentamientos y los de los más grandes e importantes, y la calidad de los medios de transporte, entre las más importantes (Cliff y Haggett 1985:111; Inhorn y Brown 1990: 94; Merbs 1992: 36; Sattenspiel 1987: 253; Shea 1976: 159).

9 Un nodo de primer orden es un asentamiento adonde se pueden encontrar todos los bienes y servicios que son utilizados por la gente que habita en un espacio determinado. Ellos son la cúspide de la jerarquía de asentamientos y funcionan como un eje que ordena las actividades comerciales e influye sobre la distribución de los asentamientos dependientes.

10 Entendemos por efecto de gravitación demográfica al proceso de concentración poblacional y de densificación de relaciones alrededor de un grupo social cualquiera que ocurre entre los sobrevivientes de crisis o catástrofes demográficas y cuyo efecto fundamental es dar viabilidad a la reproducción al conjunto. En general, postulamos que el grupo eje alrededor del cual se reorganizan todos los sobrevivientes es aquel que, entre los cercanos, es percibido como el que ostenta mejores condiciones para incorporarlos.

11 De acuerdo con Le Bras (1969: 862-863) una crisis demográfica es aquella por la que fallece entre un 10 y un 20% de la población. Una catástrofe demográfica es la que ocurre cuando el flagelo hace desaparecer entre el 30 y el 60% de la población.

12 El período de incubación de las viruelas es de 9 a 14 días y del sarampión es de 10 a 14 días y en los adultos de hasta tres semanas (Gross & Scholmerich 1979; Hopkins 1983: 3-4; Stein 1983). Durante todo ese tiempo, un buen caminante indígena podía atravesar agrestes montañas y llegar a más de 100 kilómetros de distancia antes de que los primeros síntomas de enfermedad y la debilidad asociada lo obligaran a detenerse.

13 Entendemos el término “subsunción formal” tal como lo define Marx en el “Capítulo VI, Inédito”, como el momento en el cual los procesos de trabajo no capitalistas se ponen al servicio del capitalismo produciendo plusvalía sin que para ello se hayan visto precisados a cambiar las tecnologías y formas asociadas de cooperación en el trabajo.

14 La población indígena disminuye sistemáticamente a partir del contacto. El nadir es, resumiendo, el momento que indica el inicio de la recuperación demográfica de los pueblos indígenas una vez superado el trauma y algunas de las condiciones que promovieron la catástrofe demográfica. Se caracteriza por el dominio de balances demográficos positivos en la dinámica de poblaciones.

Table des illustrations

Titre Figura 1. Calendario de brotes epidémicos que pudieron afectar al Orinoco Medio
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18962/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Légende Fuentes: Beckerman 1970: 57; Colmenares 1970: 57; Cook& Borah 1971:423; Federmann 1985: 56, 81, 89, 90,108,113; Gilij 1965, II: 68-69; Herrera 1730,I: 195; Hopkins 1983: 204-206, 211,213-217; Jaramillo Uribe 1964: 263; McNeill 1976: 209; Merbs 1992: 29; Morey 1979: 81-83, 85-86, 88-90, 94-96; Poeck 1974: 172; Rivero 1883:140-141, 231-232; 1956: 248,416-418,448; Sanchez Albornoz 1974: 61-62; Simón 1882,I: 368-369; II: 36, 56; Vega 1974:104-108.Origen: Alexánder Mansutti R. Coloquio Franco Venezolano de Antropología. UCV. Caracas. Octubre de 1995.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18962/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 102k

Auteur

Centro de Investigaciones Antropológicas de Guayana CLAG-UNEG, Ciudad Bolívar.

© IRD Éditions, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Volume papier

IRD Éditions
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search