Version classiqueVersion mobile

Arqueología Amazónica

 | 
Francisco Valdez

Temáticas y resultados

Tribulaciones y promesas de la “tribu” de arqueólogos de la Amazonía colombiana

Según la mirada de un etnólogo

Roberto Pineda C.

Texte intégral

Introducción

1En primer lugar, quisiera agradecer al doctor Francisco Valdez y a sus colegas por la organización de este importante evento; y su amable invitación para participar en el mismo, una oportunidad que realmente me place mucho, en cuanto que nos permite convivir durante algunos días con la “tribu de arqueólogos” andino amazónicos –de carne y hueso– escuchar y compartir sus ideas, inquietudes y sueños, en esta común tarea de comprender la Historia de la Amazonía y su relación con las sociedades prehispánicas de los Andes.

2En esta ponencia, relacionada con la trayectoria de la arqueología amazónica en Colombia y su inscripción en las políticas de las memorias en este país (en cuanto que la arqueología produce representaciones del pasado con diferentes significaciones según los contextos y los usuarios o receptores) quisiera considerar, principalmente, dos tópicos:

  1. ¿Por qué nuestra arqueología amazónica ha sido –y sigue siendo– si nuestro diagnóstico es correcto, todavía marginal en el contexto de la arqueología colombiana, a pesar del esfuerzo más o menos reciente de connotados investigadores (as)?
  2. Cómo podríamos incentivar –arqueólogos, historiadores y etnólogos– un diálogo mayor entre nuestras disciplinas que redunde en una articulación de los enfoques de cada una, de manera que sus diferentes memorias contribuyan a dilucidar los procesos históricos de la Amazonía y su relación con otras regiones, como verdaderas atalayas que observan y analizan a las sociedades amazónicas en diferentes escalas, contextos y ritmos temporales?

3Para el efecto, dividiré esta presentación en cuatro secciones:

  1. En un primer momento, haré un esbozo de la historia de la arqueología en Colombia, indicando las limitaciones que los imaginarios y mentalidades de nuestras elites letradas nos impusieron para pensar, desde la Colonia, y durante gran parte de la República, las tierras bajas y sus sociedades aborígenes.
  2. En una segunda fase efectuaré una somera caracterización del tardío surgimiento de la arqueología amazónica en Colombia y su ritmo de desenvolvimiento.
  3. Posteriormente, resaltaré algunos de los principales factores que han impedido su consolidación e incluso han condicionado su reciente retroceso.
  4. Finalmente, discutiremos algunas posibles situaciones que podrían animar el diálogo entre los actores académicos de la amazonía colombiana y articular sus resultados con las visiones de las historias de los indígenas y sus perspectivas políticas de identidad y reconocimiento territorial.

4Estos temas forman parte de la agenda de muchos arqueólogos latinoamericanos y aquí apenas esbozaré o retomaré discusiones más amplias en la Antropología y Arqueología latinoamericana (ver, por ejemplo, Politis, 2006).

5Me situaré, inicialmente, en una escala de análisis macro que nos de cierta inteligibilidad del proceso. A veces bajaré, casi que abruptamente, a una microescala, a la de un suceso que podría considerarse casi como una “luz de bengala” –que estalla pero que pronto se disipa y olvida– para intentar delinear la combinación de diversos factores con variados pesos específicos que dan cuenta del curso real de la práctica arqueológica en la Amazonía.

6Los diferentes imaginarios sobre la Amazonía han gravitado, con diversos grados de influencia, sobre nuestras prácticas investigativas en la región y su recepción en contextos más amplios; de igual manera, la condición de las antropologías latinoamericanas en el contexto más general de la disciplina marca también el ejercicio de la antropología y arqueología colombiana, pero dejaré de lado esta arista o cara del análisis.

Un imaginario de larga duración

7Desde una perspectiva de la historia de nuestras mentalidades, el estudio de los pueblos indígenas en Colombia –pasados y presentes– estuvo decisivamente condicionado por lo que he llamado la topología moral del Nuevo Reino, desde la fundación de la Real Audiencia de Santafé en 1550. Para entonces, Alonso de Santa Cruz, famoso cosmógrafo español, redactó el “Epitome de la Nueva Granada”, durante años atribuido a Gonzalo Jiménez de Quesada, el fundador de Santa Fe de Bogotá y el “descubridor” del país de los chibchas en 1538.

  • 2 Pineda C. (2010).

8El Epitome estableció una dicotomía entre las “Tierras frías” y “Tierras calientes”. Aquellas habían sido habitadas por los moscas (muiscas) a quienes se les veía como sociedades paganas y, en alguna forma, como “hombres de razón”; al contrario, las hombres y mujeres de sociedades de las tierras bajas fueron considerados como “hombres bestiales”, o caribes, en la terminología de Colón, destinadas a ser erradicadas de la faz de Reino, ya que se les atribuía una naturaleza guerrera, nómade y antropófaga.2 Con el correr de los años, se instauró la idea de unos Andes propicios a la civilización, mientras que las otras regiones de Colombia, la casi tercera parte del territorio del antiguo territorio del Nuevo Reino de Granada se concibió como un “Infierno Verde”, modelo en gran parte legitimado a lo largo del siglo XX, por las ideas del barón Alejandro von Humboldt quien influyó de manera muy ostensible en la elite neogranadina.

9El siglo XIX, en general, fue un periodo de andinización de los imaginarios de la República: la región Caribe como nuestros grandes territorios orientales, casi la mitad del país, fueron percibidos como “desiertos”, como espacios de decadencia, como lugares salvajes, habitado por infieles, en un modelo que replicaba en gran medida la cosmología medieval.

10En este marco, es compresible que la Independencia de España y la fundación de la República de Colombia (en 1821) –que implicó por lo menos en su primeras épocas un rompimiento con la Madre Patria, una verdadera madrastra a los ojos de los revolucionarios de 1810 y 1820 –representase la búsqueda de nuevas raíces históricas– en los muiscas como fundamento de la novel nación; gran parte de los estudiosos del siglo XIX, sobre todo de su segunda mitad, se concentraron en la revisión de las crónicas coloniales sobre los chibchas a los que se le percibió como una civilización de igual jerarquía a los incas y a los aztecas.

11Este proceso se vio acompañado con una devaluación de los indígenas contemporáneos, lo que trajo como consecuencia que aquellos de las zonas andinas fueran percibidos como hombres o mujeres degeneradas; y aquellos de las regiones selváticas como “infieles” y literalmente salvajes. Aún los mismos descendientes de los chibchas no pudieron escapar a estas ideas y fueron considerados como una cultura inferior.

Emergencia de una arqueología nacionalista

  • 3 La historia de la Arqueología en Colombia ha sido analizada por distinguidos colegas, algunos de e (...)

12En la década de los años treinta del siglo pasado, una nueva percepción de la diversidad colombiana, ligada a nuevas tendencias mundiales y a la conformación del movimiento indigenista moderno, sentaron las bases para la organización de las primeras excavaciones arqueológicas llevadas a cabo por historiadores y “arqueólogos nacionales”. Entre ellas sobresalieron la excavación del Templo del Sol de los Muiscas (en Sogamoso) y sendas excavaciones en Tierra dentro y San Agustín, en la zona sur andina, cuyos hipogeos y grandes estatuas de piedra llamaron la atención del Estado y del público, en lo que ha sido llamado con razón como un proyecto de recrear una arqueología nacionalista, análogo a lo que acontecía por entonces en México y también en el Perú.3

13Todo ello llevó a la creación en 1938 del Servicio Arqueológico Nacional, por parte del arqueólogo Gregorio Hernández de Alba, y la elaboración, por la misma época, con ocasión del IV centenario de la fundación de Bogotá, de la primera exposición arqueológica y etnográfica nacional; y del primer mapa arqueológico del país, basado en las ideas de aéreas culturales, en el cual, sin embargo, las regiones amazónicas eran un verdadero espacio vacío.

  • 4 Durante los años 1912-1913, el alemán Th. Konrad Preuss realizó en Santa Agustín, en el Alto Magda (...)

14Aunque los muiscas seguían dominando el panorama de los imaginarios de la cultura nacional, Tierradentro y San Agustín habían entrado en el escenario. Y a través de San Agustín, con sus grandes estatuas con colmillos de jaguar, con sus representaciones de calaveras humanas, de hombres enmascarados con bastones, etc. la sombra –como lo había sugerido el gran etnólogo y arqueólogo Th. Konrad Preuss– de la selva amazónica también se proyectaba en esta compleja sociedad del Alto Magdalena, limítrofe con la selva amazónica.4

15En 1941, la llegada providencial de Paul Rivet a Colombia, huyendo del nazismo, marcaría un nuevo rumbo a nuestra antropología. Ese año se fundó el Instituto Etnológico Nacional, que formaría, con un pénsum inspirado en el del Museo del Hombre en París, a los primeros etnólogos colombianos. En algunas cortas clases se les instruiría en técnicas estratigráficas y también en antropometría y serología.

16Algunos de los estudiantes de Rivet efectuarían excavaciones estratigráficas en diversas regiones de Colombia y las primeras descripciones sistemáticas de restos humanos prehispánicos.

17Hay cuatro aspectos en la perspectiva rivetiana que vale la pena aquí resaltar:

  1. Rivet concebía la etnología como una ciencia del hombre integral, al estilo de Franz Boas.
  2. Pensaba que el estudio de las sociedades indígenas vivas debía tener prioridad en el campo de la investigación etnológica en Colombia, en cuanto estimaba que los pueblos indígenas estaban amenazados de extinción cultural o se encontraban enfrentados a un cambio social irreversible que afectaría de forma radical su vida social –sin perjuicio de realizar investigaciones arqueológicas–.
  3. El americanista francés enviaría a sus estudiantes a campo, tanto a realizar etnografías de las sociedades indígenas como a explorar y excavar aéreas arqueológicas.
  4. Rivet propició el estudio de las sociedades de las tierras bajas, sobretodo de aquellas denominadas Karib; y de aquellas que eran relevantes para su teoría del origen del hombre americano, cuyas concepciones condensó en su libro “El origen del hombre americano” (1943).

18Este último aspecto fue muy significativo, ya que en cierto modo incluyó a los pueblos del oriente colombiano, en este caso de la Amazonía; de hecho se realizarían algunas expediciones etnográficas a la región del alto Amazonas colombiano –por parte de Milciades Chávez y Juan Friede y a la zona del Vaupés por Lotard Peterson– financiadas por el Instituto Etnológico Nacional o quizás por el Comité De Gaulle Pro-Francia Libre.

19De otra parte, el mismo Rivet se interesó considerablemente por las lenguas amazónicas, a las cuales consagró relevantes estudios, con el apoyo de diversos “corresponsales” (misioneros, viajeros o etnógrafos). Ello le permitió estudiar sus afinidades y plantear, en ciertos casos, la existencia de diversos troncos o familias lingüísticas.

20Con Rivet se inició la revalorización de las tierras bajas de Colombia; se promovió los primeros trabajos etnográficos de la Amazonía y la recopilación de artefactos de su cultura material –aunque en cierta forma ya los misioneros capuchinos– agrupados en torno al Centro Investigaciones Etnográficas y Lingüísticas de la Amazonía Colombia-(CILEAC) habían iniciado, años atrás, el estudio de la etnografía y lingüística de las regiones alto Amazonas colombiano, en los límites entre Colombia, Ecuador y Perú; y, posteriormente, del gran interfluvio de los ríos Caquetá y Putumayo.

21En la segunda mitad de la década de los cuarenta del siglo XX, hubo cambios significativos en el campo de la llamada etnología en Colombia, con incidencias relevantes en las prácticas de investigación, a saber:

  1. Se consolidó la investigación integral en la región Caribe colombiana, particularmente en la Sierra Nevada de Santa Marta, donde los esposos Gerardo y Alicia Reichel excavaron las región tairona y postularon una continuidad temporal entre los antiguos Tairona y los indios contemporáneos de la Sierra Nevada de Santa Marta, aunque previamente el arqueólogo norteamericano Alden Mason ya había realizado trabajos arqueológicos en la zona.
  2. Los antiguos “hombres bestiales” del Valle del río Cauca se transformaron en sociedades de gran interés en cuanto cuasi estados, debido a las investigaciones de los alemanes Hermann Trinborm y George Eckert.
  3. Se intentó dar una visión de continuidad entre los muiscas y los campesinos contemporáneos del altiplano cundiboyacense particularmente por el historiador marxista Guillermo Hernández R.
  4. Se elaboró la primera etnohistoria del Alto Caquetá colombiano moderna sobre un pueblo de la Alta Amazonía colombiana –los indios andaquies– por parte del historiador don Juan Friede (1953).
  5. Se consolidó un relativo conocimiento sobre las lenguas indígenas de la Amazonía, fundado en la labor de Theodor Koch Grünberg, el pionero de la lingüística amazónica del noroeste amazónico colombiano, Paul Rivet, Marcelino de Castellvi y numerosos viajeros que recogieron vocabularios y fueron parte de sus corresponsales.
  • 5 En 1944, Wendell Bennett efectuaría dos síntesis de la arqueología colombiana “Archeological Regio (...)

22A pesar de ello, la Amazonía siguió siendo una “terra incógnita”, con una muy poca presencia de investigadores y mucho menos de estudiosos de su pasado arqueológico. Ello se constata en el ejemplar estudio del profesor Gerardo Reichel titulado “Colombia (1965)” la primera síntesis con una perspectiva ecológica del pasado prehispánico de Colombia, que integró la información disponible para Colombia en ese entonces sobre el hombre temprano, las sociedades arcaicas y formativas del Caribe; la conformación, a través de la “colonización maicera”, de diversos cacicazgos en el interior de los valles interandinos y los procesos de confederaciones de aldeas –casi protoestados– en las montañas de la Nevada o en el Altiplano cundiboyacense.5

  • 6 A partir del segundo lustro del sesenta del siglo pasado, Charles Bolien, discípulo de Donald Lath (...)

23La arqueología de la Amazonia siguió siendo una tierra ignota, y no por negligencia del gran arqueólogo sino por simple y física ausencia de datos para la región colombiana, excepto algunas descripciones de petroglifos en diversas regiones de la Amazonía (Alto Caquetá, Guaviare, Vaupés y la Pedrera).6

El despertar de la etnología amazónica en Colombia

24A partir de la década del sesenta del siglo XX, Colombia tendría algunas transformaciones sociales y políticas significativas; se presentaría, entre otros aspectos, un proceso de urbanización acelerado, y la adopción de un modelo de desarrollo cepalino que daría, aunque de manera parcial, ciertos impulsos a la reforma agraria, a la colonización de la Amazonía y a los primeros pasos de protección legal de las tierras de los indígenas de la Amazonía, cuyos territorios hasta entonces eran percibidos como “baldíos de la Nación”. Estos procesos propiciaron la conformación de saberes expertos en economía, sociología, antropología, ciencia políticas, entre otros, como herramientas indispensables para la modernización del Estado.

25En este ámbito, en el año de 1963, Gerardo Reichel y su esposa, la destacada antropóloga Alicia Dussán, fundaron el primer Departamento de Antropología en Colombia, en la Universidad de los Andes; abrió sus puertas en el primer semestre del año siguiente (1964) a la primera promoción de estudiantes de antropología. Los fundadores y sus colaboradores impulsaron un programa de formación de pregrado, con un fuerte componente arqueológico, motivado, entre otras razones, por su larga experiencia arqueológica en el Caribe y en la selva del Pacífico colombianos; y sus destacados descubrimientos en Puerto Hormiga (1963) al norte de Colombia donde encontrarían una de las cerámicas más antiguas para su momento de América del Sur; y quizás, también, por la mirada sintética que la redacción del citado libro “Colombia” les había permitido alcanzar y tal vez proyectar en un eventual programa sistemático de investigación con sus profesores y estudiantes.

26En los memorándum internos del profesor Reichel, que reposan en el Archivo de la Universidad de los Andes, se resalta la necesidad de fortalecer el campo de la arqueología y en particular los aspectos relacionados con la teoría, metodología y técnicas de investigación.

27De otra parte, su encuentro casual con Antonio Guzmán, indígena desano del Vaupés, conduciría a Reichel a un nuevo rumbo: el de la investigación de la selva del Vaupés colombiano, en el alto río Negro; aunque con anterioridad había llamado la atención de la comunidad internacional acerca de la necesidad de realizar investigaciones de etnología de urgencia en Colombia, este encuentro lo ratificó en la importancia de efectuar trabajos intensivos en la región, a la que consideraba una de las pocas áreas en Colombia donde sobrevivían comunidades indígenas en condiciones tradicionales.

  • 7 Y no es una casualidad que el primer egresado del programa de Antropología de los Andes, en el año (...)

28En 1967, los profesores Reichel organizaron una expedición a la ciudad de Mitú, capital de la entonces Comisaría del Vaupés, conformada por profesores del Departamento de Antropología de la Universidad de los Andes y un destacado grupo de estudiantes. Lamentablemente, en el curso de la misma, el joven arqueólogo y antropólogo físico norteamericano Stanley Long, profesor del Departamento de Antropología, moriría ahogado en el río Vaupés, frustrándose totalmente el viaje. ¿Qué hubiera ocurrido si se hubiese podido establecer un programa de investigación etnológica y quizás arqueológica permanente en Mitú y sus alrededores? Quizás se hubiese iniciado un programa de arqueología amazónica nacional en esas regiones ya a mediados del sesenta.7

29En 1968, Reichel Dolmatoff publicó su libro Desana. Simbolismo de los indios del Vaupés que marcó un verdadero giro en la investigación etnológica de Colombia, con gran resonancia a nivel internacional. Desde entonces se multiplicaron las investigaciones etnológicas en la región oriental de Colombia; y, a partir de finales del setenta, las investigaciones históricas. Una parte significativa de las etnografías fue elaborada en el marco de una “etnología de urgencia” que privilegió el registro de la vida tradicional, debido a la convicción –ya mencionada– de la inminente desaparición de las culturas tradicionales o su irremediable transformación.

30Pero este prometedor proyecto universitario inesperadamente también entró en crisis en el año 1968. Un grupo significativo de los estudiantes al parecer no estaban interesados en la arqueología o en los estudios indígenas. O por lo menos no estaban interesados tal y como se les enseñaba la antropología cultural. Karl Marx y Max Weber habían entrado a la escena de la antropología. Los estudios de comunidad se veían opacados frente a la comprensión de las dinámicas mundiales, el estudio del imperialismo y una convicción muy profunda sobre una supuesta naturaleza colonial de la Antropología.

31Ello produjo un inesperado retiro de los esposos Reichel de la Universidad de los Andes, en el segundo semestre de 1968, que marcó un cambio de rumbo del programa de antropología; aunque en el nuevo pénsum del año 1969, siguió enseñándose tanto arqueología como antropología cultural (además de lingüísticas y antropología física) se presentó un verdadero divorcio entre los estudiantes interesados en la arqueología (en su mayoría mujeres) y el grupo mayoritario de los antropólogos socioculturales. Unos enfocados al pasado; los otros al presente, al cambio de las estructuras del país. La arqueología fue percibida, en cierta forma, como un oficio de anticuario, casi reaccionario; e incluso algunos estudiantes calificaban a nuestras compañeras arqueólogas con el apelativo de las “arpías”– quizás porque que yo recuerde no compartían, a menudo, los paros, los mitines, los escalerazos de los Andes (es decir, las grandes concentraciones de estudiantes en las escaleras de entrada de la Universidad de los Andes, que realmente se trepa a la montaña).

32Algo similar ocurriría en el otro programa de Antropología establecido en el año 1966, en la Universidad Nacional, en el cual la arqueología tendría aún mucho más, durante algunos años, un segundo plano.

33Esta situación marcó sin duda nuestra práctica profesional en Colombia, hasta hoy en día: explica en cierta forma (aunque habría que matizar en algunos casos) la ruptura, como un teléfono roto, entre arqueología y etnografía, no obstante que las dos áreas se enseñan en el mismo pénsum y en una forma u otra los estudiantes se ven obligados a empaparse de sus respectivos campos.

  • 8 Entre los años 1979 y 1979, por ejemplo, no se realizaría ninguna tesis de arqueología por parte d (...)

34Pero mientras que algunos alumnos de aquella época optarían por realizar tesis de pregrado en la Amazonía ninguno de los tesistas de arqueología escogería la región amazónica colombiana como campo de estudio. Es probable que la ausencia de tesistas en arqueología amazónica fuese condicionado por las dificultades financieras y logísticas que implicaran las excavaciones arqueológicas en el oriente colombiano, no obstante que en los cursos de arqueología se leyera, o por lo menos se indicara, la naciente bibliografía sobre la cuenca amazónica (Betty Meggers, Donald Lathrap, etc.) –aunque también se siguió leyendo el texto de Julian Steward y Louis C. Faron “Natives People of South American Indians”(1959) un resumen del Handbook of South American Indians, en el cual Steward pensó a las “Culturas de Selva Tropical”, como una especie de involución de sociedades protoandinas, como consecuencia de la pobreza ambiental de la selva.8

La tribu de los arqueólogos amazónicos

  • 9 Álvaro Soto había participado en la expedición a Mitú mencionada. Igualmente acompañaría a Reichel (...)

35Habría que esperar unos pocos años más tarde, con la conformación en 1974 de las Estaciones Antropológicas del Instituto Colombiano de Antropología (bajo la dirección de Álvaro Soto) en diversas regiones de frontera, entre ellas la de la Pedrera, en el río Caquetá, en la frontera colombo-brasilera, y la consolidación de la Fundación de Investigaciones Arqueológicas Nacionales (FIAN) del Banco de la República, bajo la dirección del destacado arqueólogo Luis Duque Gómez, para que florecieran las primeras investigaciones arqueológicas a manos de jóvenes investigadores colombianos en la Amazonía, o se realizaran algunos estudios etnográficos que se articulaban en alguna medida con preocupaciones arqueológicas.9

36En efecto, bajo el patrocinio del Instituto Colombiano de Antropología, en 1975 se elaboraron pioneras investigaciones en la región de la Pedrera, en el río Caquetá por parte de Elizabeth Reichel, que complementaron los estudios de Peter Hilbert en el Yapurá (Caquetá) brasilero. La misma arqueóloga también describiría de forma detallada la mayor parte del arte rupestre que se encuentra entre las localidades de Araracuara y la Pedrera, en el medio Caquetá; una labor iniciada medio siglo atrás por el sacerdote Constant Tastevin (1923)

  • 10 El escarpe de Araracuara forma un estrecho salto, en el medio río Caquetá colombiano, que impide t (...)

37En el año 1977, se realizó una expedición anglo-colombiana a la región de Araracuara, en la cual participaron diversas arqueólogas del Instituto Colombiano de Antropología, jóvenes profesionales egresadas de los Andes. Esta expedición fue, con excepción de un trabajo previo del profesor Gonzalo Correal– del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional en la pista de Araracuara,10 la primera investigación de campo en la zona, a partir de la cual, entre otros aspectos, se identificaron los “suelos negros” en la región y se describirían sus tipos cerámicos.

38De otra parte, la Fundación de Investigaciones Arqueológicas también financiaría –como se mencionó– investigaciones etnográficas y arqueológicas en la región amazónica. Además, patrocinó trabajos etnohistóricos –en la zona uitoto– con el fin de explorar sus eventuales vínculos con el pasado arqueológico representado en la cultura agustiniana, siguiendo las pistas sugeridas por el citado The Konrad Preuss. Asimismo, bajo su auspicio, Fernando Urbina realizaría desde la década del setenta del siglo pasado un valioso reconocimiento de los petroglifos del río Caquetá, pero esta vez localizados entre los raudales de Guamarayas y Araracuara, además de diversos trabajos sobre tradiciones orales uitoto y muinane

39En 1980, nuevamente Martin von Hildebrand y Elizabeth Reichel realizarían un destacado proyecto de reconocimiento y excavaciones en el bajo Caquetá y bajo Apaporis, con el apoyo de la citada fundación.

  • 11 En este marco, en Araracuara se establecería la existencia de dos fases: Camani (135-830 d. C.) y (...)

40Todos estos trabajos, empotrados en gran medida en un modelo de arqueología como “Historia cultural”, reconocieron de forma pionera la existencia de por lo menos dos periodos arqueológicos en Araracuara; establecieron una primera cronología, describieron los estilos cerámicos, y mostraron desde un principio un interés por lo que podríamos llamar una arqueología ambiental. También, expresaron una preocupación por las manifestaciones de arte rupestre, complementando la información de otras regiones de la Amazonía y registros arqueológicos disponibles para el Yapurá brasilero.11

41Este balance –que no pretende ser exhaustivo– nos indica que a la par de la conformación de la etnología amazónica colombiana, a partir de los años 1970, se presentó igualmente la generación de una arqueología en la zona, aunque en una magnitud más reducida. En contraste con los trabajos etnográficos, efectuados conjuntamente por hoy notables investigadores extranjeros, la arqueología amazónica fue ante todo liderada por una decena de arqueólogos nacionales. Algunos de los investigadores asumieron un doble rol de etnógrafos y arqueólogos (v. g. Elizabeth Reichel, Martin Hildebrand, Leonor Herrera) pero por lo general los antropólogos siguieron su camino aunque muchos de ellos también pondrían atención a la historia de la región.

42En conclusión, en la Amazonía la brecha entre arqueólogos y etnógrafos no parece haber sido tan dramática, a pesar de las nuevas inquietudes de los estudiantes post 68; no obstante, como veremos, y con ciertas excepciones nuevamente, no hubo un enlace entre este pasado prehispánico de gran antigüedad –que se encontraría en los sitios arqueológicos– y las sociedades del presente, no obstante el interés por analogías etnográficas para interpretar los materiales arqueológicos.

43Pero diversas circunstancias –entre ellas conflictos entre algunos investigadores y cambios en la Dirección del Instituto Colombiano de Antropología– tendrían como consecuencia un retroceso de la investigación arqueológica desde el Instituto Colombiano de Antropología en la Amazonía, aunque la Fundación de Investigaciones Arqueológicas prosiguió apoyando algunos trabajos en la región de Araracuara y se establecería la Fundación Erigai que tendría una especial importancia en los nuevos trabajos en Araracuara y áreas aledañas.

La arqueología florece en la región de Araracuara

44Sin perjuicio de algunas investigaciones arqueológicas realizadas en otras regiones de la Amazonía –en el alto Caquetá– Putumayo, la región de Araracuara se convirtió en un sitio de gran interés tanto por los enfoques arqueológicos como por su dinámica histórica. A partir de la segunda mitad, de los años 1980, un equipo particularmente competente de arqueólogos –Inés Cavelier, Luisa F. Herrera y Santiago Mora, etc.– efectuarían nuevas investigaciones en la región, con una perspectiva paleobotánica, precisando la cronología de este y otros sitios, y mostrando una interesante dinámica entre las pautas de poblamiento, la utilización de palmas o formación de las terrsas pretas. Algunos de sus sitios aledaños (v. g. Peña Rojas) fueron un escenario especialmente apto para estudiar la presencia de antiguos cazadores recolectores, cuya antigüedad se estimó en 9250 años a. P., aproximadamente.

45En 1990, Gonzalo Correal U., Thomas van der Hammen y Fernando Pineros, realizarían, por su parte, un corto reconocimiento de un sitio precerámico en raudal II del río Guayabero, una zona asociada a un profuso arte rupestre que comprende la serranía de la Lindoza, manifestaciones estudiadas por Álvaro Botiva, y ahora por un grupo de profesores de la Universidad Nacional encabezado por el profesor Virgilio Becerra.

46También, en la década del noventa del siglo pasado, el profesor Thomas Van der Hammen junto con Carlos Castaño U. y otros investigadores, realizarían el primer reconocimiento arqueológico de la Serranía del Chiribiquete, en la región del río Apaporis; descubrirían su fascinante y profuso arte rupestre –algunas de cuyas figuras conectan con los antiguos pobladores locales–. Además, de efectuar diversos registros de su arte rupestre, obtuvieron fechas tan antiguas –aunque discutibles– como 50. 000 a. P, y un gran número de registros cronológicos que señalan, de forma reiterada, la antigüedad de muchos artefactos de abrigos rocosos-oscilando en líneas generales entre los 10.000 y los 1000 a. P. Las dificultades de acceso al lugar hicieron que su permanencia fuera también breve; y ello dificultó, entre otras razones, la continuidad del trabajo.

47Asimismo, en este contexto cabe mencionar los aportes significativos de Gustavo Politis quien –e inicialmente junto con Gerardo Ardila– realizó destacados trabajos de carácter etnoarqueológico sobre algunas “bandas” nukak, pueblo nómade de la Amazonía colombiana, en la región del río Guaviare (Politis, 1995). También Augusto Oyuela haría algunos reconocimientos en el trapecio amazónico y en la región del Yari, con el apoyo de la Fundación Puerto Rastrojo.

48Y, posteriormente, tendríamos de nuevo importantes trabajos en el área de Araracuara y de la Pedrera por nuestro colega Gaspar Morcote, arqueólogo del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional y algunos jóvenes arqueólogos y estudiantes de la misma Universidad.

  • 12 De acuerdo con Elizabeth Bernal, entre los años 1994 y 2000 solamente se realizarían cuatro tesis (...)

49No obstante este recuento, en los últimos veinte años la arqueología amazónica colombiana parece haber perdido, en realidad, su juvenil impulso. Grandes regiones permanecen sin reconocimiento (vg. El Vaupés); en el Alto Putumayo los reconocimientos parecen sobretodo derivados de estudios de consultoría relacionados con grandes proyectos energéticos. En el mapa arqueológico del ICANH, la (Instituto Colombiano de Antropología e Historia) la Amazonía continúa siendo una gran laguna o hueco negro.12

Decadencia de la arqueología amazónica en Colombia?

50Pero volvamos a una de nuestras preguntas iniciales:

51Por qué, a pesar de los grandes esfuerzos de nuestros arqueólogos (as) y la existencia de una relativamente buena formación arqueológica (incluyendo en los últimos años formación de posgrado) nuestra arqueología amazónica sigue siendo en el número de los que la practican (y no en sus resultados) marginal en el contexto nacional? tal como la caracterizara Augusto Oyuela hace 20 años.

52Permítaseme efectuar algunas consideraciones que corresponden, en orden, a diferentes escalas de análisis, no sin antes advertir que el término “decadencia” no se refiere a las calidades de las investigaciones en curso, sino a su retroceso desde el punto de vista cuantitativo. Algunos de los investigadores amazónicos siguieron publicando sus resultados de campo y otros llevando a cabo relevantes reflexiones sobre la región– v. g. Santiago Mora (2006) aunque otros escogerían distintos rumbos profesionales o se dedicarían a otro temas y regiones arqueológicas. Unos pocos migrarían hacia otras latitudes amazónicas.

  1. La primera consideración tiene que ver con la incapacidad de pensarnos, aún hoy en día, como un país amazónico, debido al peso de una mentalidad andina que sigue gravitando en la conciencia de las elites que todavía desde Bogotá diseñan las políticas culturales; o que conforman, en muchos casos, las elites dominantes regionales. Sin duda, el discurso sobre el “Infierno Verde” ha sido parcialmente sustituido por el de un “Paraíso de la biodiversidad “ –pero en los dos casos la Amazonía ya sea como paraíso o infierno– es percibida como una región sin historia. Los indígenas como Guardianes de una naturaleza prístina también se contagian de esa inmovilidad de la naturaleza humboldtiana.
  2. La segunda consideración tiene que ver con un factor nada despreciable, que consiste en la transformación acelerada de la Amazonía colombiana en un escenario de confrontación armada, que alcanzaría su clímax con la incruenta toma de Mitú por la FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias) –en el año 1998– donde más de un millar de guerrilleros sitiaron y tomaron la ciudad, ante la impotencia del Gobierno central, de sus fuerzas armadas y de policía. El fallido pacto de paz firmado en el Caguán, durante la presidencia de Andrés Pastrana, entregó de hecho a las FARC casi toda la Amazonía, situación que el mencionado grupo guerrillero supo aprovechar para controlar vastas áreas de las regiones más orientales, entre ellas el Departamentos del Vaupés y la región de Araracuara. Esta situación –sumada a la existencia de cultivos ilícitos, la irrupción de grupos paramilitares, entre otros factores– convirtieron a la Amazonía colombiana, como se dijo, en un espacio de abierta confrontación armada que aunque no frenó del todo la investigación antropológica o de otra índole, sí la afectó de manera notable.

53Por ejemplo, el estudio de Correal y sus colaboradores ya citados en el raudal II de río Guayabero solo pudo realizarse en unos pocos días, ante la falta de garantías de seguridad para los investigadores, en el contexto de una población en auge coquero y rodeada de frentes de las FARC. El importante trabajo investigativo de Politis en el Guaviare entre los nukak, también se vio abruptamente interrumpido por la prohibición que expresamente recibió este notable arqueólogo argentino para continuar su camino hacia un grupo nukak, supuestamente por parte de un comandante de las FARC o de este grupo guerrillero. Pocos años después, los mismos nukak serían desalojados de sus territorios tradicionales posiblemente también por los mismos actores, y debieron refugiase en San José del Guaviare (capital del Departamento del Guaviare) en donde hoy se encuentran asilados. Asimismo, la grave situación del medio Caquetá –controlado hasta hace unos pocos años por las fuerzas irregulares de las FARC– afectó de forma radical la presencia de algunas fundaciones y dificultó ostensiblemente la continuidad de los trabajos de investigación, entre ellos los arqueológicos.

54Algunas ONG nacionales o internacionales, dedicadas sobre todo a la gestión social y ambiental, pudieron continuar sus labores, y en algunos casos sobreaguar, gracias a la colaboración de sus beneficiados –comunidades indígenas–; y también a su pericia de moverse en este medio complejo. Pero en general vieron afectadas de manera significativa sus acciones.

55En el oriente colombiano, hacia principios del siglo XXI, solamente existían algunas regiones en la Amazonía que podrían ser llamados “remansos de paz” –entre ellas la localidad de la Pedrera o el llamado trapecio amazónico, en el área del río Amazonas y en los alrededores de Leticia, en la denominada carretera a Tarapacá, habitada por diversas comunidades indígena, incluidos algunas familias desplazadas del interfluvio del Caquetá-Putumayo. Precisamente, en estos lugares se reactivaron los proyectos de Gaspar Morcote, cuyas investigaciones han tenido una continuidad hasta el presente (Morcote, 2008).

56En síntesis, la investigación arqueológica se vio afectada seriamente por el conflicto armado – de igual forma que muchos pueblos indígenas y poblaciones colonas cuyas familias también se vieron forzadas a migrar a ciudades como Bogotá, Florencia, San José del Guaviare, Mitú, Leticia y la Pedrera.

  1. En el recuento histórico realizado no deja de ser una constante la dificultad de generar una política de mediano plazo debido a la inestabilidad institucional. Desde la década del sesenta del siglo pasado, prometedoras perspectivas se han visto truncadas por cambios inesperados de dirección o de crisis institucionales, aunadas a situaciones personales de ciertos investigadores. Recientemente, debido a la muerte de Luis Duque, la misma Fundación de Investigaciones Arqueológicas Nacionales cambió su política en términos de cuantías de financiación y de publicaciones, dificultándose la organización de proyectos de investigación a nivel de pregrado, en aras de trabajos de más largo aliento e impacto. Pero lo que en teoría sonaría correcto, significa, a nuestro parecer, un retroceso en la posibilidad de formación de los arqueólogos desde el nivel de pregrado, los cuales podrían abrir ciertas trochas en diferentes lugares de la Amazonía colombiana.
  2. Pero quizás encontramos otros factores que tienen que ver con la forma que tanto arqueólogos y etnógrafos asumimos ciertos problemas de la región. Al respecto Santiago Mora ha destacado la existencia de un hiato entre el presente etnográfico y el pasado arqueológico o la historia de larga duración en la Amazonía colombiana; según nuestro colega, ello se debió, al menos durante muchos lustros, a la fuerza del modelo del profesor Reichel, plasmado en el libro ya mencionado (Colombia, 1965). Mora, si no entendí, mal, sugiere que existe una especie de disociación en el propio modelo de Reichel, incluso una contradicción, en “cuanto ello presuponía la aceptación de una continuidad cultural “entre los Andes y la Amazonía, en cuya base se encontraba la existencia de dos modelos diferentes (arqueológico y etnográfico) que trajo como consecuencia “un distanciamiento temporal y conceptual que fue heredado por los siguientes investigadores del país” (Mora, 2011, p. 169).
  • 13 Reichel elaboraría una interpretación del proceso cultural centrado en el las planicies del Caribe (...)

57Creo que Mora ha introducido una discusión relevante y respetuosa, que contrasta con algunas de las críticas de otros arqueólogos colombianos de la obra de Reichel que más bien parecieran estar matando al padre: respecto al método etnoarqueológico de Reichel se podría mostrar que la filiación de su modelo chamánico para interpretar la religión e iconografía de las sociedades andinas tiene, además de la indudable marca de su experiencia en el Vaupés, otro contexto más general que simultáneamente ocurría en otra latitudes y no necesariamente estaría anclado en una visión de continuidad temporal entre Andes y Selva, en la que esta sea, en cierta forma, un derivado de la primera.13

58No obstante, sospecho que aunque estas razones gravitasen de forma muy fuerte en el horizonte de la investigación amazónica en Colombia, tenemos otros motivos de tipo estructural, y no “coyuntural” que tiene que ver con los usos de la historia amazónica y la manera como se articula la Amazonía con la historia nacional y con la historia de las comunidades indígenas de la región.

59En primer término, los conceptos de historia de etnógrafos y arqueólogos son diferentes. Y aunque por lo general los primeros han demostrado la existencia de diversas formas de conciencia histórica, sus reconstrucciones históricas tienen que ver, sobre todo, con los procesos de cambio fruto del encuentro con las sociedades nacionales; nos falta penetrar en las microhistorias de los procesos internos, en cierta forma en los pliegues de sus perspectivas locales, lo que quizás nos podría ayudar a formular, paradójicamente, ciertas preguntas relevantes para una historia mayor. De otra parte, las escalas locales de las investigaciones etnográficas no son con frecuencia conmensurables con las escalas espaciales de los análisis arqueológicos, no obstante que la Ecología histórica nos ha ayudado a pensar, a partir del presente, algunos problemas de la dinámica pasada de la amazonía.

60En otras regiones de Colombia (y sin duda dependiendo de los problemas de investigación) se ha construido una especie de continuidad histórica (a cierta escala del análisis) buscada en cierta forma por los investigadores y también promovida por parte de los sociedades indígenas las cuales otorgan nuevos sentidos a este eventual diálogo con la arqueología, como veremos, en el próximo acápite. En estos casos, arqueólogos, antropólogos sociales e indígenas se encuentran y dialogan de manera relevante.

Los usos de los “lugares de memoria arqueológica”

61En Colombia, la Sierra Nevada de Santa Marta, al norte del país, es, en la actualidad, uno de los casos paradigmáticos del uso de la memoria arqueológica. En el siglo XVI, los antiguos pobladores de la Sierra Nevada y sus alrededores –genéricamente llamados Tairona– fueron cuasi aniquilados por los españoles; los sobrevivientes se vieron obligados a refugiarse en los valles del interior de la Sierra. Los actuales pueblos indígenas de la región –los kogui, ijka, arsarios y kankuamos– se consideran sus descendientes y sobrevivientes de la Conquista; reclaman su ascendencia tairona –representadas en las terrazas, caminos, cerámica y orfebrería– y con base en ello articulan su defensa del territorio: piensan que está definido por lo que ellos llaman la “línea negra”, la cual se visibiliza en gran parte por los antiguos “lugares de pagamento” (ofrendas), en los cuales se evidencia collares y otras ofrendas de origen tairona.

62En el Departamento del Cauca, al sur de Colombia, por ejemplo, los guambianos recrean también su lucha e identidad a través de una arqueología que demuestra su antigüedad en la región, previa a la ocupación en 1536 por las huestes de Benalcázar quien, partiendo de Quito fundara la ciudad de Popayán; con base en excavaciones, registros de archivo y tradiciones orales refutan a sus contradictores que plantean su eventual origen, al contrario, en los centenares o millares de yanaconas llevados por el fundador de Popayán u otros españoles. Sin duda, la polémica no es solo histórica sino que fundamenta los derechos de reclamación de tierra o de ampliación de sus resguardos.

  • 14 Con respecto, a la nueva valoración de las estatuas de piedra por parte de los paeces y otras cons (...)

63En la región de Tierra dentro, entre el Cauca y el Huila, los actuales habitantes paeces alegan derechos sobre el manejo del patrimonio arqueológico del Parque Patrimonio de la Humanidad debido a su relación con ese pasado prehispánico, no obstante que anteriormente lo veían con recelo y lo atribuían a los indios pijaos, sus enemigos, y los asociaban a la contaminación y al “sucio”.14

64Como ha anotado de manera pertinente Cristóbal Gnecco, lo que podríamos llamar los regímenes de historicidad de muchas sociedades indígenas, en los cuales se asignan a ciertos antepasados, sitios y artefactos arqueológicos que se encuentran en su territorio una naturaleza “salvaje “o incluso contaminante –similar a la del mundo de los muertos– puede ser la expresión de una política colonial que desplazó ese pasado a una esfera de la brujería o del mundo indeseable, en oposición a una situación de su “domesticación” en virtud de su incorporación al proyecto cristiano y “civilizador”. Estos otros mundos de los antepasados pijaos, “moros”, aukas, etc. –son un un orden simbólico derivado de su nueva condición colonial–, aunque no del todo desprovisto de poder y de cierta áurea que podría ser empleada en prácticas chamánicas, de brujería o de curación.

65En la medida que las mismas comunidades nativas se han empoderado, sus propias concepciones de historia se han modificado; y en muchos casos superado las antiguas dicotomías temporales que dividían esas historia remota con su condición presente, visibilizándose usos de ese pasado, en cierta medida velados o sumergidos, o reactivando nuevamente lazos con los mismos (Gnecco, 2011).

66Todo ello conlleva a que en muchas regiones de Colombia, los sitios arqueológicos y los artefactos tengan un interés público más allá de las consideraciones únicamente académicas; lo que deriva asimismo en discusiones y controversias sobre el manejo del patrimonio, como ocurre en la Sierra Nevada, en donde sus organizaciones plantean la recuperación de los centenares de artefactos orfebres que se encuentran en el Museo del Oro, o el manejo del famoso sitio denominado “Ciudad Perdida”, en la Sierra Nevada de Santa Marta.

67En síntesis, la práctica de la arqueología no puede centrarse exclusivamente en el pasado, en cuanto que no puede deshacerse de la pertinencia de estos lugares de memoria para las reivindicaciones de las sociedades actuales y para sus nuevas modalidades de historicidad.

  • 15 Es verdad que en los últimos años, algunos antropólogos han intentando dar cierto espesor históric (...)

68En la Amazonía colombiana, esta situación no parece todavía tan presente. En los últimos lustros ha habido un profuso mapeo, en muchas regiones, de los territorios tradicionales, indicando, entre otros aspectos, raudales, “salados”, cerros y otros lugares como espacios sagrados o lugares de memoria. Y aunque en algunos casos ello ha sido utilizado como argumento contra ciertos proyectos –por ejemplo, la construcción de una gran pista de aterrizaje y una base aérea en Araracuara– el interés por profundizar con la significación histórica de estos sitios sagrados no parece tener la misma dimensión que en otras regiones de Colombia o incluso otras zonas del Amazonas, como el territorio del Alto Río Negro brasilero, contiguo a Colombia y en donde viven grupos también que forman parte de tradiciones culturales comunes.15

69En efecto, en el Alto Río Negro brasilero, los grupos arawak y tucano discuten o polemizan frente a la legitimidad de su presencia en la región a partir de sus cosmología y cantos que describen con detalle los flujos de desplazamiento –en una canoa anaconda ancestral– desde la bocana del río Negro, en río el Amazonas. marcados en los petroglifos; y legitiman su posición política frente al territorio y a las medidas de patrimonialización de las cachiveras de Ipanoré (o raudales de Yavaraté) mediante esta apelación al pasado cosmológico e histórico. Solo recientemente, el Ministerio de Cultura de Colombia –a través de su subdirección de Patrimonio inmaterial– ha planteado el interés de reconocer unas rutas de sitios sagrados en la región.

A manera de conclusión

70La arqueología amazónica tendrá un nuevo estatus –fondos, recursos, etc.– que la independice de sus patronos petroleros cuando se convierta en un tema de trascendencia nacional –cuando entre a formar parte de eso que algunos llaman con cierta crítica– una “arqueología nacionalista”; o cuando se convierta en un recurso de la memoria indispensable para el reconocimiento de los derechos de sus pueblos ancestrales o de otros pobladores que también han vivido allí, o se enlace de manera más clara con la comprensión de los regímenes de historicidad de las sociedades actuales y sus funciones políticas y de identidad de los mismos.

71De esta forma, etnógrafos e arqueólogos tenemos un campo común de encuentro en las dimensiones históricas de las sociedades indígenas.

72Estamos enfrentados, si queremos avanzar, a recorrer simultáneamente, y desde diversos ángulos, y diferentes escalas, la Historia de la Amazonía; ello requiere, sin duda, un programa de investigación nacional e internacional que permita comunicarnos, compartir experiencias y plantear preguntas comunes que nos lleve a comprender las especificidades de su dinámica cultural que, hoy sabemos por la llamada Ecología histórica, fue igualmente un factor determinante en la dinámica de la propia Amazonía.

73Ahora, reiteremos, que el panorama del conflicto parece aminorar en ciertas zonas, es indispensable organizar un proyecto colectivo e internacional, con una base institucional sólida, que nos permita desde diversos frentes avanzar en el conocimiento de las sociedades pasadas y presentes de la Amazonía, estableciendo sus fracturas y continuidades. El arqueólogo brasilero Goes Neves plantea que en el primer milenio d. C., se configurarían unas sociedades amazónicas que, en mayor o menos medida, se proyectarían hasta el siglo XVI, e incluso hasta la actualidad, guardando matices y quizás excepciones. De ser así, la ventana del presente, tan cara al historiador Marc Bloch, o sea la historia regresiva también sería una oportunidad fundamental y nada despreciable para la comprensión de la dinámica social regional, como bien lo había visto, cada a uno a su manera y con los lentes de su época, Reichel Dolmatoff y Donald Lathrap. Lo peor que le podría ocurrir a la arqueología amazónica, si este racionamiento es adecuado, sería encerrarse en sí misma, o renegar de buscar modelos explicativos fundados en el diálogo con otros saberes o atalayas, como plantean ciertas corrientes teóricas. Es hora que la pequeña tribu de arqueólogos colombianos prosiga sus relaciones de exogamia con todos los otros actores que viven en la región.

74Y, no por último de menor importancia, estamos enfrentados a comprender y apoyar la articulación de las sociedades indígenas en torno a su pasado representado en artefactos y sitios arqueológicos, en cuanto su historia no es competencia exclusiva de expertos, sino que se requiere que las tomemos seriamente para comprender, incluso, la propia naturaleza de nuestra aproximación al pasado.

Figura 1. Indígena murui preparando la coca tradicional

Figura 1. Indígena murui preparando la coca tradicional

Figura 2. Indígena uitoto

Figura 2. Indígena uitoto

Figura 3. Figuras de petroglifos del medio río Caquetá, Colombia

Figura 3. Figuras de petroglifos del medio río Caquetá, Colombia

Figuras de petroglifos del medio río Caquetá, Colombia

Figuras de petroglifos del medio río Caquetá, Colombia

Bibliographie

Bibliografía

Andrade, Ángela
1986 Investigación arqueológica de los antro soles de Araracuara, Fundación de Investigaciones Arqueológicas Nacionales, Banco de la República, Bogotá.

Bernal, Elizabeth
2011 “Terrenos antropológicos en Colombia en la década de 1970. Resonancias y disonancias en la búsqueda ansiosa por un nuevo Estado, una nación igualitaria y una Antropología contra-hegemónica”, Tesis de maestría, Departamento de Antropología, Universidad Nacional, Bogotá.

Botero, Clara Isabel
2008 El redescubrimiento del pasado prehispánico del Colombia (1820-1945), INCAH, Universidad de los Andes, Bogotá.

Botero, Clara Isabel y Langebaek Carl
2009 Arqueología y Etnología en Colombia. La creación de una tradición científica, Bogotá, Universidad de los Andes.

Castaño Uribe, Carlos. y van der Hammen Thomas
200xx Visiones y alucinaciones del cosmos felino y chamanístico de Chiribiquete, Ministerio del Medio Ambiente, Fundación Tropenbos, Bogotá.

Correal Gonzalo, Piñeros Fernando y van der Hammen Thomas
1990 Guayabero 1, un sitio precerámico de la localidad Angustura II, San José del Guaviare, Caldasia 16 (77), Instituto de Ciencias Naturales, Bogotá, p. 245. 253.

Eden M, Bray W, Herrera L y Ewan C
xxxx Terra Preta soils and their archeological context in the Caquetá of south west Colombia, American Antiquity, vol. 49, p. 125-140

Franky, Carlos
2006 El poblamiento del noroeste amazónico visto desde los Tanimuka (Tucano Oriental). Una aproximación desde tradiciones orales indígenas. En Morcote Gaspar, Mora Santiago y Franky Carlos, Pueblos y paisajes antiguos de la selva amazónica, Universidad Nacional, Bogota.

Friede, Juan
1953 Los Andakí. Historia de la aculturación de una tribu selvática. Fondo de Cultura Económica, México.

Fundación Etnollano
s/f Universidad de Tunja. Rocas y petroglifos del Guainía. Escritura de los grupos arawak-Maipure.

Herrera, Leonor, Bray Warwick, Mac Ewan Colin
1981 Datos sobre la Arqueología americana (Comisaría del Amazonas), Revista Colombiana de Antropología, vol. XXIII, Instituto Colombiano de Antropología, Bogotá, p. 183-251.

Herrera, Leonor
1987 Apuntes sobre el estado de la investigación arqueológica en la Amazonía colombiana, Boletín de Arqueología, vol. VI, N.º 21, Universidad de Antioquia, Medellín, p. 21. 61.

Herrera, Leonor
1989 Amazonía, En Colombia prehispánica, Instituto Colombiano de Antropología, Bogotá.

Herrera de Turbay Luisa F, Mora Santiago y Cavalier de Ferrero
Selección y tecnología en el primer mileno d. C., Colombia amazónica, vol. III, N.º 1, p 75-87.

Jaramillo, Luis Gonzalo y Oyuela, Augusto
1994 Colombia. A Qualitative analysis, in History of Latin American Archeology, USA, p. 49-68.

Gnecco, Cristóbal y Piazzini, Emilio
2003 Arqueología al desnudo. Reflexiones sobre la práctica disciplinaria, Editorial Universidad del Cauca, Popayán.

Gnecco, Cristóbal
2010 La historia y sus desencuentros: estatuas de piedra, historias nativas y arqueólogos. En Gnecco Cristóbal y Ayala Patricia Pueblos indígenas y Arqueología en América Latina, Fundación de Investigaciones Arqueológicas Nacionales-Universidad de los Andes, Bogotá, p. 85-135.

Goulard, Jean Pierre
2010 El noroeste amazónico en perspectiva: una lectura desde los siglos V-VI hasta 1767, Mundo amazónico, vol. 1, Leticia, Universidad Nacional de Colombia, p. 183-213.

Langebaek, Carl
2003 Arqueología colombiana. Ciencia, pasado y exclusión, Colciencias, Bogotá.

Langebaek, Carl
2009 Los herederos del Pasado. Indígenas y pensamiento criollo en Colombia y Venezuela, t. II, Universidad de los Andes, Bogotá.

Mora Santiago
2011 Lejos del Atlántico, Lejos de los Andes en la floresta con los animales. noroeste amazónico como problema arqueológico colombiano, p. 161-184.

Mora, Santiago, Cavelier Inés y Herrera Luisa Fernanda
1989 Intolerancia, intensificación y rastrojos Un caso amazónico, Revista de Antropología, vol. V. N.º 1-2, Departamento de Antropología, Universidad de los Andes, Bogotá, p. 137-151.

Mora, Santiago
2003 Habitantes tempranos de la selva tropical lluviosa. Un estudio de las dinámicas humanas y ambientales. Universitty of Pittsburg, Universidad Nacional de Colombia, Pittsburgh, Latin American Archeology report, N.º 3.

Mora, Santiago
2006 Amazonía. Pasado y presente de un territorio remoto, UniAndes-Ceso, Fondo de Promoción de la Cultura del Banco Popular. Bogotá.

Morcote Gaspar, Mora Santiago y Franky Carlos
2006 Pueblos y paisajes antiguos de la selva amazónica, Bogotá, Universidad Nacional.

Morcote, Gaspar
2008 Antiguos habitantes en río de aguas negras. Ecosistemas y cultivos en el interfluvio Amazonas-Putumayo. Colombia. Brasil. Instituto de Ciencias Naturales, Universidad Nacional, Bogotá.

Oyuela, Augusto
1999 Arqueología: treinta años de historia marginal, Comisión Regional de Ciencias y Tecnología del Amazonas, Bogotá.

Pineda C, Roberto
2010 Los hombres bestiales de las tierras que arden, Boletín de Historia y Antigüedades N.º 851, Academia Colombiana de Historia, Bogotá, p. 727-756.

Politis, Gustavo
1995 Mundo de los nukak. Amazonía colombiana. Bogotá, Fondo de Promoción de la Cultura, Bogotá.

Politis, Gustavo
2006 El paisaje téorico y el desarrollo de la Arqueología en América Latina, Arqueología Suramericana, Vol. 2, N.º 2, p. 167-204.

Neves Goes, Edoardo
2011 “El nacimiento del presente etnográfico: la emergencia del patrón de distribución de sociedad des indígenas y familias lingüísticas en las tierras bajas suramericanas durante el primer milenio d. C. En Chaumeil JP., Espinosa O y Cornejo M. (eds.) Por donde hay soplo, Lima, IFEA-CAAP-Universidad Católica, Lima, p. 39-65.

Reichel Dolmatoff, Gerardo
1965 Colombia, Thames and Hudson, London.

Reichel Dolmatoff, Gerardo
1968 Desana. Simbolismo de los indios tucano del Vaupés, Universidad de los Andes, Bogotá.

Reichel, Elizabeth
1976 Resultados preliminares del reconocimiento del sitio arqueológico de la Pedrera (Comisaría del Amazonas, Colombia), Revista Colombiana de Antropología vol. XX, Instituto Colombiano de Antropología, p. 145-176.

Reichel Elizabeth y Von Hildebrand, Martin
1982 Reconocimiento, sondeos y excavaciones arqueológicas en el área del Bajo rio Caquetá y Apaporis. Fundación de Investigaciones Arqueológicas Nacionales, Banco de la República, Bogotá.

Silva Celis, Eliecer
1968 Arqueología y prehistoria de Colombia, Prensas de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Tunja, Tunja.

Silva Celeis, Eliécer
1963a Los petroglifos del Encanto, Revista Colombiana de Antropología, vol. XII, Instituto Colombiano de Antropología, Bogotá, p. 80-90.

Silva Celis, Eliécer
1963b Movimientos de la civilización agustiniana por el Alto Amazonas, Revista Colombiana de Antropología, vol. XII, Instituto Colombiano de Antropología, Bogotá, p. 303-370.

Urbina, Fernando
1986 Amazonía. Naturaleza y cultura, Banco de Occidente, Bogotá.

Notes

2 Pineda C. (2010).

3 La historia de la Arqueología en Colombia ha sido analizada por distinguidos colegas, algunos de ellos ilustres arqueólogos. Cabe destacar los trabajos de Carl Langebaek (2003), el estudio de Clara Isabel Botero (2008) la aproximación de Augusto Oyuela y Luis Gonzalo Jaramillo (1994), y los ensayos compilados por Cristóbal Gnecco y Emilio Piazzini (2003), entre otros.

4 Durante los años 1912-1913, el alemán Th. Konrad Preuss realizó en Santa Agustín, en el Alto Magdalena, la primera investigación de campo moderna en Colombia. Aunque Preuss no efectuó excavaciones propiamente estratigráficas, si tenía conciencia de los problemas modernos de la arqueología y fotografió con gran detalle las estatuas de piedra monumentales y los montículos funerarios. Durante la estación de lluvias del año 1913, remontó la cordillera oriental hacia el piedemonte del Caquetá; descendió (acompañado con su guía) el río Orteguaza y se instalaría en una comunidad uitoto que había huido de los caucheros de la Casa Arana. Allí notó la presencia de algunas estatuas de madera, de carácter antropomorfo: llamaría la atención, por primera vez en Colombia, sobre la pertinencia de la investigación etnográfica de los indios del Amazonas para la comprensión del pasado arqueológico agustiniano.

5 En 1944, Wendell Bennett efectuaría dos síntesis de la arqueología colombiana “Archeological Region of Colombia: A ceramic survey” y “The Archeology of Colombia”, publicada en el famosos Handbook of South American Indians, vol. II, 823-850) (Langebaek, 2003, 272).

6 A partir del segundo lustro del sesenta del siglo pasado, Charles Bolien, discípulo de Donald Lathrap, excavaría en el área del trapecio amazónico colombiano y otras zonas adyacentes, con la perspectiva de realizar su tesis de doctorado.

7 Y no es una casualidad que el primer egresado del programa de Antropología de los Andes, en el año 1968, el panameño Juan Yangües realizaría, en los años subsiguientes, su doctorado en Antropología bajo la dirección de Lathrap, efectuando su tesis de arqueología en la Alta Amazonía peruana. En el año 1975, Yangües regresaría a Colombia con su título de doctor y sería contratado como profesor por el joven departamento de antropología de la Universidad del Cauca. Allí, apoyado por un grupo de jóvenes arqueólogos, incentivaría la arqueología en el Cauca, aunque lamentablemente no se proyectaría su experiencia hacia la Amazonía. Por diversas razones, Yangües se desplazaría a Bogotá, donde trabajaría en el Departamento de Antropología de la Universidad de los Andes, pero la ciudad literalmente engulliría a una personalidad solitaria e hipersensible. Viajaría posteriormente a Panamá, donde contribuiría de forma notable –se nos ha informado– a fundar el Departamento de Antropología de la Universidad de Panamá. Lamentablemente fallecería relativamente joven.

8 Entre los años 1979 y 1979, por ejemplo, no se realizaría ninguna tesis de arqueología por parte de los graduandos de los Departamentos de Antropología de la Universidad de los Andes y de la Universidad Nacional de Colombia; ello contrasta, sin duda, con las treintena de tesis de etnografía provenientes de dichos Departamentos, caracterizados por su mayor volumen de estudiantes y graduados para aquella época (Bernal, 2011).

9 Álvaro Soto había participado en la expedición a Mitú mencionada. Igualmente acompañaría a Reichel Dolmatoff durante su viaje al Piráparaná con Antonio Guzmán y elaboraría su tesis de pregrado sobre la Mitología Cubeo (1970).
De otra parte, el doctor Duque Gómez fue un renombrado arqueólogo colombiano, especialista en la cultura agustiniana. Ello lo induciría a ser muy sensible a las posibles relaciones de San Agustín con el Amazonas, lo que explica su reiterado apoyo a los trabajos en la región.
Una primera síntesis del estado y la historia de la arqueología amazónica en Colombia, se encuentra en Herrera, Leonor (1987). En el 1989, Leonor Herrera redactó una primera síntesis del estado de la investigación arqueológica en Colombia; una década después, Augusto Oyuela realizaría igualmente otra evaluación de la arqueología amazónica, enfatizando la novedad de sus preguntas, la pertinencia de algunos de sus resultados, anquen también su condición marginal en el contexto de la arqueología colombiana (Oyuela, 1999),

10 El escarpe de Araracuara forma un estrecho salto, en el medio río Caquetá colombiano, que impide totalmente la navegación del río, lo cual lo convierte también en un excepcional sitio de pesca, en una “trampa canasto” para los peces, como lo consideran algunas tradiciones indígenas. También es un lugar marcado con una gran variedad de petroglifos y fue, posiblemente, un área de frontera entre los antiguos habitantes del norte del Caquetá, los llamados Carijona, y los pueblos uitoto, andoque, etc. del interfluvio de los ríos Caquetá-Putumayo.

11 En este marco, en Araracuara se establecería la existencia de dos fases: Camani (135-830 d. C.) y Nofurei (805 d. C. 1610 d. C.). Posteriormente, Ángela Andrade y Pedro Botero retomarían el análisis de las tierras negras y ampliarían, en el tiempo, la antigüedad de la fase Camani. En general, la cronología de los antiguos agricultores y alfareros del area de Araracuara se ha ampliado, llegando en un sitio a 4695 AP.

12 De acuerdo con Elizabeth Bernal, entre los años 1994 y 2000 solamente se realizarían cuatro tesis de pregrado y una de maestría –en el campo de la arqueología– en la Amazonía colombiana. Dos de ellas estarían enfocadas en Araracuara (Gaspar Morcote y Juan Manuel Llanos); una se realizaría en las riberas del río Caucayá (Ángela Rojas)) y otra –efectuada también en el Putumayo– tendría asimismo un sentido etnoarquelógico (Juana Schlenker). Vale la pena resaltar la prospección de Oscar Hidalgo Dávila, en el Valle de Sibundoy, una zona de transición andina hacia la selva.

13 Reichel elaboraría una interpretación del proceso cultural centrado en el las planicies del Caribe y los valles interandinos – tal y como se ha mencionado – en el cual la Amazonia no tiene significación alguna; de otra parte, a través de su experiencia etnográficas en el Vaupés (particularmente, sobre las bases de sus ideas sobre la relación humanos – no humanos, la relevancia de las plantas psicotrópicas y su teoría del chamanismo) en el mundo tukano interpreta el mundo simbólico de las sociedades andinas y de otras zonas, destacando la existencia de un orden simbólico común. El modelo arqueológico es filtrado por su modelo etnográfico, en un tipo de ejercicio etnoarqueológico, que da inteligibilidad, entre otros aspectos, a la iconografía orfebre y cerámica de los cacicazgos colombianos de la zona andina, inter andina o incluso de las planicies del norte del país.

14 Con respecto, a la nueva valoración de las estatuas de piedra por parte de los paeces y otras consideraciones sobre los usos de artefactos arqueológicos ver Gnecco (2010).

15 Es verdad que en los últimos años, algunos antropólogos han intentando dar cierto espesor histórico y rebasar la temporalidades trazadas por la arqueología, historia y etnografía para pensar en procesos de larga o mediana duración. Por ejemplo, en una reciente publicación, fruto de un seminario en la ciudad de Popayán, Carlos Franky utiliza la cosmología indígena de los Tanimuka (un pueblo del río Mirití Paraná, afluente del río Caquetá) como punto de partida para recrear su historia desde Ipana, el ombligo del mundo de estos pueblos en el Vaupés (Franky, 2006); o JP Goulard ha intentado efectuar la historia de los pueblos del río Amazonas con una perspectiva que arranca, incluso, siglos atrás, de la llegada de los europeos y se proyecta de una forma u otra en el contexto colonial (Goulard, 2010).

Table des illustrations

Titre Figura 1. Indígena murui preparando la coca tradicional
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18836/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 409k
Titre Figura 2. Indígena uitoto
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18836/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 392k
Titre Figura 3. Figuras de petroglifos del medio río Caquetá, Colombia
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18836/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 166k
Titre Figuras de petroglifos del medio río Caquetá, Colombia
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18836/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 139k

Auteur

Profesor en el Departamento de Antropología de la Universidad Nacional de Colombia

© IRD Éditions, 2013

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search