Version classiqueVersion mobile

Partir y cultivar

 | 
Anaïs Vassas Toral

Conclusión general. El incierto devenir de un territorio

Texte intégral

Una región en profunda mutación

1La globalización es un vector de cambios profundos en la mayor parte de las regiones del mundo. El Altiplano Sur de Bolivia, región que hasta ahora se mantuvo al margen de los ejes estratégicos de desarrollo en el país, hoy ve su agricultura comprometida en un proceso de integración en el mercado mundial y se convierte, al mismo tiempo, en un espacio-clave en las estrategias de desarrollo territorial, tanto a nivel regional como nacional. Más allá de esos desafíos políticos, el auge de la quinua produce impactos locales, especialmente cambios territoriales y transformaciones rurales en relación con los sistemas de actividades y las prácticas de movilidad de la población. El auge de la quinua para exportación, que empezó hace más de veinte años, cuestiona de hecho muchas dimensiones del cambio social y espacial. El Altiplano Sur se encuentra hoy en una encrucijada de su “trayectoria territorial”, término que se refiere a mutaciones multidimensionales resituadas en una dinámica socio-espacial de largo plazo. Es que, si el auge de la quinua cuestiona, en primer lugar, la rápida transición de una agricultura familiar de subsistencia en una agricultura familiar de exportación, y por ello cuestiona también los modelos de desarrollo agrícola en el Sur, dicho auge es fuente de mutaciones aún mayores, también más complejas, que afectan por igual a dimensiones ambientales, económicas, sociales e incluso de identidad. En definitiva, hablar de trayectoria territorial plantea preguntas sobre la transformación del auge de la quinua en un proceso de desarrollo más sostenible. Esto implica entonces replantearlo a la luz de los acontecimientos, inflexiones, rupturas de diversos tipos y que, acumulados con el paso del tiempo, participan en la metamorfosis de esos territorios rurales. Una cronología con múltiples entradas (fig. 48) pone en paralelo a los cambios en los diferentes niveles: contexto nacional, la migración, los cambios llegados a diferentes niveles: contexto nacional, migraciones, actores, comercialización de la producción agrícola, cría de animales, técnicas y prácticas agrícolas, uso y manejo del territorio, impactos sociales y ambientales.

Figura 48. Cronología de los cambios alrededor de la producción de quinua en el Altiplano Sur boliviano.
Fuente: Vassas y Vieira Pak, 2010: 8, modificado por A. Vassas Toral.

Una reorganización de los sistemas de actividades y movilidad

2El auge de la quinua engendró un profundo cambio territorial que se juega a largo plazo, afectando a la vez a la función económica y productiva de estos espacios, a las organizaciones sociales inter e intra-familiares, a las relaciones de pertenencia e identificación de las poblaciones en el territorio local, hasta los sistemas de actividades y movilidad.

3Como en la mayor parte de los campos andinos, las familias del Altiplano Sur recurren, desde hace mucho, a una estrategia de dispersión de riesgos (agroclimáticos, económicos) a través de la práctica combinada de varias actividades. Si, previamente, agricultura y crianza fueron dos actividades dominantes y complementarias, esta última se ha ido abandonando en favor del cultivo de la quinua, pero también de otras actividades desarrolladas fuera de las comunidades rurales. La pluri-actividad multi-localizada es hoy, más que nunca, la base de las economías familiares rurales y su relación con el espacio.

4La pluri-actividad garantiza cierta seguridad de ingresos y significa, por tanto, menos expectativas depositadas en cada actividad. Sin embargo, esta seguridad puede disminuir pronto cuando nuevos factores de riesgo concurren, como en el caso de la producción de quinua en tierras sujetas a fuertes presiones ambientales. La pluri-actividad permite, por otra parte, transferencias monetarias en el sistema de actividad. De esta forma, los ingresos de la migración financiaron, en determinados casos y momentos, los gastos o inversiones relacionadas con la producción de quinua. Inversamente, los ingresos agrícolas son transferidos hoy a otros sectores (turismo, comercio...).

5La reorganización de los sistemas de actividades es inseparable de la tocante a las prácticas de movilidad. Hasta la década de 1970, la producción de quinua estaba destinada al auto consumo y al trueque. Los agricultores estaban forzados a buscar en otra parte las fuentes de ingresos y suplementos para su suministro alimentario. La movilidad estaba, entonces, en el centro de las estrategias de reproducción económica y social de las familias. Era temporal o estacional, a veces circular (doble residencia) en el caso del trabajo en las minas o empleos agrícolas en Chile. Parte de esos movimientos se convirtieron luego en migraciones “definitivas” en el caso de viajes a las ciudades del país.

6El auge de la quinua de exportación hoy implica un cambio real en las trayectorias migratorias de la región. En primer lugar, induce a un movimiento de contra-migración, con el regreso a la agricultura de antiguos migrantes, aquellos que partieron a La Paz, Oruro, Cochabamba, Santa Cruz, o incluso el Alto Beni, los que fueron relocalizados de las minas en la década de 1980, o incluso aquellos que probaron su suerte en Chile o Argentina. Los nuevos modos de producción, y especialmente la mecanización, en segundo lugar, engendraron formas más complejas de migración y prácticas de movilidad. De hecho, estos movimientos de retorno a la agricultura no significaron instalaciones residenciales sistemáticas en las comunidades rurales. Más bien se acompañaron de una intensificación de la movilidad de la población, sobre todo a escala regional, que se tradujo en el despliegue de lógicas de doble residencia, circulación y movimientos de idas y venidas.

7Los sistemas de movilidad de los agricultores y sus familias con residencia permanente en la comunidad indican, sin embargo, tendencias muy contradictorias. Los ingresos de la quinua y la pluri-actividad asociada permitieron, por un lado, la reducción de circulaciones ligadas al trabajo temporal o estacional fuera de las comunidades. Y en algunos casos, la quinua permitió a los jóvenes construir su futuro en la comunidad. Pero, por otra parte, las aspiraciones para la educación y formación de los niños reactivaron las estrategias de movilidad hacia la ciudad. Elevar el nivel de vida, gracias a los ingresos de quinua, llevó a muchas familias a preferir la escolarización de sus hijos en la ciudad y desplegar estrategias residenciales urbanas que se tradujeron, de nuevo, en el desarrollo de la multi-residencia. Por tanto, las motivaciones que guían la movilidad cambiaron desde que ella no está a la búsqueda de ingresos sino tras la ascensión y movilidad social para sus hijos. Dicho esto, con la escolarización y la educación superior más costosos, las familias, además del cultivo de la quinua, recurren a otras actividades en la ciudad (comercio, en particular).

Territorialidades cada vez más complejas

8El auge de la quinua modificó e hizo más complejas las territorialidades individuales y familiares. Si los retornos se tradujeron en re-anclajes en las comunidades de origen, se trata principalmente de lógicas de multi-anclajes, que se hacen más comunes. La dispersión de los miembros de la familia que mantienen lazos de solidaridad y complementariedad, y la movilización de una red de lugares que se teje en un espacio agrandado, fundan la organización social, tanto intrafamiliar como interfamiliar. Esos dispositivos socio-espaciales también permiten, en un contexto en el que los sistemas de producción agrícola no implican una actividad a tiempo completo, desarrollar estrategias de cultivo “a distancia” de la quinua.

9La plasticidad de las formas de territorialización de las poblaciones del Altiplano Sur tiene que ver entonces con su inscripción en espacios de vida múltiples. Las trayectorias de vida de individuos y familias, en las que los eventos de movilidad dan más cuenta de desplazamientos que de migraciones en el sentido clásico del término, mostraron la capacidad de las personas para ampliar o reducir constantemente su espacio residencial, integrando a su espacio vital lugares nuevos oya familiares (Domenachy Picouet 1987; Courgeau, 1988; Sassonne, 2008). En estos dispositivos, las funciones de los espacios cambian, las lógicas de inversión material o inmaterial van de un lugar a otro, la organización de los viajes diarios, así como los tiempos de presencia en los lugares, son constantemente reajustados. La organización poli céntrica de muchas familias, que despliegan sus estrategias cotidianas en el seno de un territorio multisituado, rompe así con la concepción de un mundo rural “uni-centrado”, es decir, fundado en un anclaje y un referente únicos. Estas formas de multi-localización, que no fragmentan los múltiples lugares del espacio de vida, resultan ser un recurso espacial en el sentido en que lo entiende E. Ma Mung (1999), aun si la dispersión familiar también incluye costes y riesgos sociales: inestabilidad, separación y dispersión de las familias. Ellas “juegan” así con varias actividades y varios espacios, manejan más asideros territoriales, navegando entre ciudad y campo. Debido a que es más circulación que migración, esta forma de movilidad es, finalmente, una alternativa tanto al retorno residencial estable a la comunidad y como al éxodo definitivo en la ciudad.

10Por tanto, las prácticas de movilidad, estrechamente vinculadas a los sistemas de actividades familiares, se adaptaron a los efectos de circunstancias y oportunidades que revelan fuertes capacidades de respuesta y adaptación al nuevo contexto de la quinua globalizada. Por la plasticidad de su organización social y su inscripción espacial, las poblaciones del Altiplano Sur tienen una gran capacidad de respuesta al campo de posibles. Pueden y saben cómo aprovechar las oportunidades de trabajo y actividad, en constante adaptación de sus prácticas cotidianas, su forma de vivir y su manera de habitar.

11La multipolarización territorial de las poblaciones, si no es nueva en sí misma, y más aún en el contexto de las sociedades andinas, se ha fortalecido. Recordemos por último, que estos territorios multisituados se fabrican en temporalidades largas, a todo lo largo del ciclo de vida. De hecho, la multi-polarización territorial sólo se hace posible por la permanencia de los lazos que mantienen los migrantes con sus comunidades de origen, a través de su recorrido migratorio. Esta continuidad de los lazos comunitarios, condición misma de la pertenencia y la preservación del acceso a los recursos locales, permitió a muchos regresar a cultivar, o poder constituir un patrimonio en tierras.

Reformulación de un continuo ciudad-campo

12Para las poblaciones del Altiplano Sur, ciudad y campo no son mundos inconexos. La economía de la quinua reposa, de hecho, en una organización territorial, en la que la dispersión residencial de agricultores da lugar a comunidades rurales “translocales” (Gundermann Kröll y González Cortez, 2008). Las redes sociales estructuran en ella las circulaciones y tejen un continuo entre los mundos urbano y rural que están completamente entrelazados y son complementarios, vinculados entre ellos por una “interdependencia reticular” (Antheaume et al., 1987). Todos los individuos de las comunidades de la región del Salar de Uyuni, en efecto, tienen una experiencia de la ciudad, ya sea por trabajo o por otras actividades (comercio, educación, etc.). Por otra parte, toda la organización social del trabajo agrícola de la granja y la movilización de la mano de obra familiar se basa en la interdependencia ciudad-campo y, más precisamente el recurso a los migrantes. En otras palabras, la campaña extrae sus recursos de la ciudad pero, a la inversa también, ya que los ciudadanos-agricultores encuentran una nueva fuente de ingresos en sus comunidades de origen.

  • 94 Este proceso se observa a menudo en el caso de las migraciones internacionales en que las comunida (...)

13El éxito de la quinua le debe mucho, en última instancia, a ese capital extra comunitario (Gajardo Arriaza, 2007) que representan los miembros de comunidades que viven en el exterior, pero que se identifican con su espacio de origen, cultivan, participan en la vida local, en los trabajos colectivos, las fiestas... El capital extra comunitario aparece como un recurso y una fuerza movilizable. Pero también puede ser fuente de profunda transformación y debilitamiento de las formas colectivas de gestión del territorio local. El proceso podría ser el de una extra-territorialización, es decir la transición de una comunidad translocal a una comunidad extra-local, lo que se traduce en el cambio del centro de decisión hacia el exterior, con el riesgo de una toma de poder y control de los recursos locales por los migrantes94. Parece sin embargo que estamos lejos de un proceso de ese tipo, aunque surgen algunos signos en algunas comunidades.

14Los asentados permanentes, circulantes o no, los dobles residentes, así como la instancia comunitaria que permite la apropiación de tierras hasta cierto límite, intentan mantener un derecho de control sobre los modos de uso de los recursos locales. Las tensiones o conflictos por la tierra son reveladores de ello. También es cierto que la dispersión de los lugares de migración, a nivel nacional e internacional, puede frenar una posible organización de los migrantes para una acción extra-local concertada.

15Otro factor importante y que se ha afirmado en los últimos años, tiene que ver con la acumulación monetaria permitida por el cultivo de quinua. Además del aumento del nivel de vida de la población, estos ahorros, cuando se reinvierten localmente, permiten fortalecer la pluri-actividad, por ejemplo mediante la compra de un tractor o la construcción de infraestructura turística. Así, la diferenciación social a nivel de ingresos, que en otro momento favorecía a los migrantes que habían podido formarse e insertarse en la ciudad, toma nuevas formas. Ahora, los productores asentados permanentes pueden estar mejor dotados que los que viven fuera. Desde el auge de la quinua, es posible ganar más dinero en la agricultura que en una actividad de la ciudad. Quien ha reinvertido parte de las ganancias de la quinua en la compra de un tractor es más rico que el albañil en Oruro. Esta revalorización de la agricultura es una importante inversión de las ruralidades de esas regiones andinas.

16El modelo centro-periferia, que opone clásicamente ciudad y campo, aquí llega a invertirse. Las lógicas de transferencia de dinero expresan esta inversión, ya que si dichas transferencias se realizaban antes desde el exterior hacia las comunidades (que a veces también se invirtieron en el cultivo de quinua...), hoy son los productores de quinua los que invierten en la ciudad, en vivienda, un negocio, o la educación de sus hijos o incluso enviando dinero a los migrantes. En comparación, las inversiones en proyectos productivos en las comunidades siguen siendo relativamente limitadas, tanto para los productores circulantes como para los permanentes que, todos ellos, dan la impresión de preparar su “salida” de las comunidades. En otras palabras, los beneficios económicos a nivel local son mínimos en relación con los beneficios relacionados con la producción de quinua, cuyo valor añadido es, en su mayor parte, transferida a la ciudad.

¿Otra relación con el espacio rural de origen?

17El análisis de las formas de anclaje, a través de las trayectorias de movilidad y las relaciones con el lugar de origen, mostró que los productores de quinua atribuyen funciones al espacio rural que pueden ser muy diferentes. En efecto, la comunidad de origen puede ser la base de la reproducción económica, social y cultural. Pero también puede que no provea más que una renta complementaria, ya que la agricultura está esencialmente destinada al consumo propio y a que el dinero se lo consigue fuera. En otros casos, especialmente para los ciudadanos-agricultores, la comunidad de origen puede reducirse sólo a su función productiva. Entonces prevalece una relación pecuniaria con el espacio y una lógica “extractivista”, sin una fuerte identificación con el lugar de origen. Inversamente, la comunidad puede ser el lugar de una estrategia patrimonial e identitaria. Es el caso de muchos migrantes-circulantes o residentes temporales que encuentran una manera de mantenerse derechohabientes, a pesar de sus ausencias. Al confiar sus parcelas y su ganado, sin tratar de retirar los consecuentes beneficios económicos, conservan sus derechos de acceso a los recursos locales, mantienen su pertenencia a la comunidad y anticipan un eventual retorno.

18Esta pluralidad de relaciones con el espacio de origen debe compararse con la complejidad del tablero social local. Efectivamente, el auge de la quinua se acompaña con una multiplicación y diversificación de los actores locales. En primer lugar, los perfiles de los productores son más diversos que antes debido a la multiplicidad de sus trayectorias de vida y sus aspiraciones. Luego, los intermediarios comerciales (ya sean independientes, de empresas privadas o cooperativas), aun cuando vienen desde lejos para comprar quinua, se han convertido en actores de primera importancia a través de las normas de producción que imponen (Carimentrand y Ballet, 2008). Por último, el auge de la quinua se presenta en un momento en que ocurren grandes cambios políticos a nivel nacional, con un creciente papel de proyectos y programas de desarrollo en torno a la producción de la quinua. Esta proliferación de actores participa allí de una profunda mutación en el tejido social de las zonas rurales del altiplano, donde el campesino-criador aymara o quechua ya no es la única figura de esas tierras altas.

Vuelven... ¿pero se quedarán?

19Hoy en día, las comunidades del Altiplano Sur viven pulsaciones demográficas durante el año, dependientes de los ciclos de producción de la quinua, pero también de la vida festiva y colectiva local. La movilidad circular de los productores se traduce en una alternancia de llenos y vacíos demográficos. El auge de la quinua ha permitido en ese sentido una repoblación, por lo menos estacional, de las comunidades rurales. Una renovación demográfica más permanente, más estable, parece difícil de concebir, ya que no se cumplen las condiciones económicas, sociales y ecológicas para la sostenibilidad agrícola.

20En menos de quince años, la flexibilidad territorial de estas poblaciones ha permitido a las familias del Altiplano Sur aprovechar la oportunidad que hoy representa la quinua. La larga tradición de movilidad espacial y pluri-actividad es indudablemente un factor de adaptabilidad a los cambios externos. Pero esta capacidad de adaptación también puede traducirse en lógicas “oportunistas”, que van a contracorriente de lo que es una organización colectiva. Por ejemplo, los productores de quinua venden al mejor postor en detrimento, a veces, de la creación o existencia de organizaciones colectivas de productores que pueden representar una fuerza frente al mercado. Por otra parte, esta misma flexibilidad sugiere que cuando el auge de la quinua haya terminado, la gente se replegará hacia otras oportunidades. Resulta para ellas inútil, en ese caso, invertir localmente, proyectarse en una instalación permanente en la comunidad. En ese sentido, las personas no expresan una visión muy clara sobre las condiciones necesarias para dicha sostenibilidad, sobre todo las condiciones económicas, sociales y ecológicas de una agricultura sostenible y, en el nuevo contexto de una economía globalizada, en ruptura con las prácticas anteriores.

21Las actividades agrícolas de las poblaciones del Altiplano Sur siempre han sido concebidas para tener en cuenta los riesgos climáticos. Esta gestión de riesgos llevó a establecer un calendario agrícola y prácticas específicas de la región. Además, estas actividades agrícolas con mucha frecuencia se han incorporado a una serie de actividades mucho más amplias. El desarrollo extraordinario del cultivo de quinua en las últimas décadas no ha cambiado fundamentalmente este punto de vista. Obviamente, no más hoy que ayer, el cultivo de la quinua, a un tiempo aleatorio e incierto, no es considerado, por los habitantes de estas zonas, como la única fuente regular de ingresos para las familias. Demasiado aleatorio debido a los accidentes climáticos (sequía, granizo, heladas), la cosecha de quinua no está garantizada cada año, y su futuro resulta demasiado incierto, por la evolución del clima (Pouteau, 2008), la volatilidad del mercado y la aparición de la competencia comercial de los países vecinos (Ecuador, Perú, Chile, Argentina) o lejanos (Estados Unidos y Canadá están empezando a producir quinua significativamente, y nacen proyectos en Marruecos, India, Vietnam y otros países).

22Por otra parte, las potencialidades de aumento de la producción agrícola ya no son tan grandes como al comienzo del período de expansión de la quinua. De hecho, hasta ahora, el aumento de la producción se basó principalmente en el aumento de las superficies cultivadas, y no en la mejora de rendimientos por hectárea. Pero la extensión de las tierras agrícolas va alcanzando sus límites, sobre todo en las zonas más antiguas de esta expansión, por lo que la continuación del proceso pasará por una fase de intensificación del sistema de producción (prácticas de cultivo más cuidadosas, fertilización del suelo, lucha contra las plagas). Las prácticas agrícolas actuales ya tienen un fuerte impacto en el frágil medio ambiente del Altiplano Sur: erosión eólica, baja renovación de la fertilidad del suelo, proliferación de plagas, etc. Por tanto, una verdadera reflexión sobre el desarrollo de la agricultura en el Altiplano Sur deberá integrar esos elementos, tanto para la actividad agrícola como para la cría, ya que la recuperación de la cobertura vegetal necesaria para la conversión de los cultivos en pastizales exigirá muchos años (Joffre y Ochoa, 2008).

23Mientras tanto, las nuevas diferenciaciones relacionadas con los modos de acceso a la tierra afectarán a las generaciones futuras. Si la constitución del capital de tierras se basaba anteriormente en la transmisión por herencia y la asignación de tierras comunitarias, actualmente, en gran parte, sigue al acaparamiento individual de tierras colectivas. Ya podemos prever el escenario de mañana: cuando se alcancen los límites al avance de cultivos, el conjunto de las tierras colectivas habrá sido “apropiado” y el patrimonio comunitario en tierras ya no podrá responder a una regulación de desigualdades en el acceso a la tierra. Por tanto, éstas serán ratificadas para la transferencia de tierras por herencia, ya que el fraccionamiento de la tenencia de tierra dejará poco para los hijos de las familias que no hayan podido acaparar grandes superficies (quizá, sin embargo, ya habrá derechos para las mujeres, un derecho adquirido si sus demandas tienen éxito).

24En este contexto, el vínculo entre movilidad y desarrollo rural es complejo de entender. La relación da cuenta, en parte, de un círculo vicioso. Por un lado, las familias se ven obligadas a seguir diversificando sus actividades, ya que sólo la producción agrícola resulta demasiado incierta. Por otro, las posibilidades de diversificar la economía local son muy limitadas. La diversificación de las fuentes de ingresos y la pluri-actividad, implican entonces el recurso a otros lugares y movilidad espacial. A su vez, la migración y la inestabilidad residencial de las familias, la dispersión de sus miembros y las prácticas de circulación, incluso si adquieren un carácter estratégico para el desarrollo de la actividad agrícola, frenan el impulso de un verdadero desarrollo local relacionado con la implantación de actividades no agrícolas, de comercio o servicios. Lo que es más, en ausencia de una red de pueblos – postas y pequeñas ciudades en esta región de Bolivia, las poblaciones del Altiplano Sur han desarrollado la costumbre de la movilidad diaria, tanto para la comercialización de sus productos como para su aprovisionamiento, la educación de sus hijos o el trabajo temporal. Si los pueblos de Salinas y Llica experimentan cierto crecimiento y dinamismo como consecuencia del auge de la quinua, su oferta de instalaciones y servicios sigue siendo muy limitada.

25Tratar de anticipar el futuro de las zonas rurales en el Altiplano Sur lleva a preguntarse, por otra parte, sobre las expectativas y proyecciones de las generaciones más jóvenes. En ese sentido, un factor que limita una posible fijación de las poblaciones y un verdadero desarrollo local es lo que P. Hamelin (2004) llama el “deseo de urbanidad”. Más allá de las nuevas expectativas que ofrece el auge de la quinua, la gente no quiere perder su base urbana. Los perfiles de los agricultores se diversifican –asentados permanentes, dobles residentes, ciudadanos-agricultores– y hay jóvenes productores que no han vivido su infancia en su comunidad de origen, lo que los hace menos propensos a establecerse en su comunidad. Esto es particularmente cierto para los jóvenes que nacieron o se criaron en los centros mineros, es también el caso de los niños educados en la ciudad donde sus padres son dobles residentes. El tema del referente territorial de estos actuales o futuros productores y de su inversión social en el medio rural, está ampliamente planteado.

26Mientras tanto, el “deseo de educación”, que debe conectarse a un aumento neto de la alfabetización y la mejora de las posibilidades y condiciones de acceso a escuelas en un medio rural, proyecta el futuro de los jóvenes hacia fuera de la comunidad. Los estudios de campo han demostrado que no se entrevé éxito social en la agricultura si no es en comercio o servicios en torno a la misma (por ejemplo como tractorista). Así, educarse no es quedarse, ya que incluso si los empleos urbanos a menudo se encuentran en el sector informal y están marcados por la precariedad, es poco probable que los jóvenes graduados regresen a vivir al campo, más aún si no pueden ejercer una actividad que corresponde a sus calificaciones.

27Así, sin duda hay que renunciar a una concepción de la ruralidad basada en una vida sedentaria y la fijeza territorial como modelo del futuro desarrollo del Altiplano Sur. El entre-dos, entre ciudad y campo, es el estilo de vida que anima hoy esos campos, y probablemente los de muchas regiones del Sur.

Tensión en la instancia comunitaria

28Las mutaciones que animan los espacios rurales andinos del Altiplano Sur se refieren a un cuestionamiento en torno al desarrollo territorial y los actores colectivos implicados en la regulación social y la gestión de recursos locales. La instancia comunitaria, tan importante en las formas de organización social, es el primer actor en cuestión.

29A nivel local, la comunidad vive un período de tensión en términos de su papel, su funcionamiento y su posición venidera. Los juegos de múltiples pertenencias de las poblaciones, que la intensificación de la movilidad y los retornos tienden a complejizar, así como la carrera por la tierra y los conflictos resultantes, implican un reajuste de las normas de gestión de los recursos y el territorio. En este contexto, ¿qué espacio, físico y social, permanecerá bajo la autoridad de la instancia comunitaria? ¿Qué obligaciones es capaz de imponer en un contexto de creciente individualización en la toma de decisiones?

30Las normas de regulación y gestión colectiva de los recursos no están escritas y sobre todo, son flexibles y evolutivas, fundadas en la permanente búsqueda de consenso. La comunidad –a imagen de las familias que la componen– se adapta a los cambios. Antes del auge de la quinua, manejaba un territorio marcado por una débil presión demográfica y alta disponibilidad de recursos. Podía entonces otorgar tierras a no originarios, o incluso integrarlos como miembros plenos de la comunidad. Además, la ausencia de los migrantes, que mantenían sin embargo sus derechos, es una realidad desde antiguo admitida en las comunidades. Y en este contexto, la tierra de los ausentes era siempre respetada y preservada de toda forma de apropiación. El auge de la quinua presenta ahora nuevas restricciones y una gran ruptura en relación con los recursos locales. La comunidad se enfrenta hoy a la necesidad de dar respuestas sociales a la presión sobre la tierra.

31La comunidad es la entidad gestora de la tenencia de la tierra, la guardiana de tierras, y hasta ahora no autoriza la venta o renta de la tierra a miembros no originarios de la comunidad. Pero al mismo tiempo, acompañó la dinámica de cambio del uso de la tierra, e incluso si ella sigue siendo de carácter comunitario y usufructo familiar, el acaparamiento de su uso es una realidad aceptada. Concretamente, el cambio más importante está en el papel de las tierras cultivadas en territorio comunitario. Las tierras de usufructo familiar hoy están más extendidas que las de usufructo colectivo, tradicionalmente dedicadas al ganado. El uso familiar del espacio cultivado y la disminución del uso colectivo de las tierras plantean entonces, muy directamente, la cuestión sobre el futuro rol de la comunidad. ¿Puede ella subsistir, como instancia de regulación social sin un territorio que gestionar? ¿Cuáles serán sus prerrogativas en materia de derechos y obligaciones?

  • 95 Con los acuerdos contractuales al partir los tractoristas tienen acceso a muchas tierras, pero por (...)

32De hecho la comunidad, como institución, es cada vez más eludida, incluso contestada. Se la elude cuando los derechohabientes acaparan tierras colectivas sin su aprobación; cuando los mismos prestan tierras a sus hijos para que no asuman cargos; y todavía se la pasa por alto cuando un derechohabiente confía su cargo a un pariente para evitar tener que volver a residir permanentemente en la comunidad. Por último, la pasan por alto los tractoristas que, al no poder acumular tierras en su propia comunidad, cultivan tierras mediante contrato en un amplio radio geográfico95. La institución comunitaria comienza también a ser cuestionada cuando aplica el principio de igualdad de participación en los trabajos o contribuciones financieras para todos los derechohabientes, independientemente de sus bienes en usufructo.

33Las poblaciones del Altiplano Sur viven una tensión paradójica. Porque si la comunidad puede ser vista como un obstáculo o restricción al desarrollo individual / familiar, estas mismas poblaciones son conscientes de que la comunidad es también el garante del derecho de uso de la tierra y cierta cohesión identidad socio-identitaria. Si el estatuto colectivo de la tierra ahora impide que los miembros originarios no se hagan quitar su patrimonio por personas ajenas a la comunidad, ella no es una barrera contra la individualización de las prácticas agrícolas. De hecho, hoy son las organizaciones de productores y los organismos de certificación, a través de sus normas de producción, quienes asumen cada vez con más frecuencia la regulación de las prácticas individuales.

34El componente cultural y las representaciones relacionadas con la cosmovisión andina, también intervienen en la tensión de la comunidad y la relación ambivalente que las personas llegan a entablar con su territorio. Si la continuidad de rituales en referencia a la Pachamama no deja ninguna duda, es la expresión acentuada de la relación entre los hombres y la tierra, las poblaciones expresan muy claramente el hecho de que sus acciones no están en concordancia con este pensamiento, que no es bueno no dejarles espacio a los animales, que no es bueno no dejar a la tierra descansar, etc.

35En realidad, la cuestión del futuro de la comunidad rural en Bolivia desde hace tiempo es objeto de muchos debates. En este sentido X. Albo identificaba, en la década de 1990, de tres tipos de tensiones: “(a) la avalancha de estructuras organizativas más modernas, (b) la tensión entre propiedad comunal e individual de la tierra, (c) la creciente diferenciación socio-económica dentro de la comunidad” (Albo, 1994: 105). El auge de la quinua, en suma, exacerba esas tensiones. Si el futuro de la autoridad comunitaria dentro de estas sociedades rurales se refiere claramente a nuevas formas de diferenciación social, a relaciones complejas que ponen en tensión lógicas individuales y colectivas, también se inscribe en el contexto más amplio de transformaciones socio-políticas que se dan desde hace una decena de años en Bolivia: procesos de descentralización, reorganización de la red territorial, fuerza tomada por las poblaciones indígenas con los riesgos que se conocen de fractura territorial entre tierras altas y tierras bajas.

36En el contexto global de la mundialización del comercio, pero también de la multiplicación de las estructuras administrativas y los escalones del poder relacionados con el proceso de descentralización, los desafíos para la población local son muchos. Porque si sus características culturales son fuerzas heredadas de una tradición multicentenaria, también tienen que adaptarse a nuevas coyunturas. En ese sentido, estas poblaciones hiper-reactivas, cuyas formas de acuerdos sociales permiten una adaptación permanente, deben jugar y “bricoler-improvisar usando materiales existentes” con el espacio. Ahora tienen que hacer frente a múltiples estructuras organizacionales y territoriales que, sin duda, las llaman a una mayor participación en la vida política, pero, al mismo tiempo, les dejan menos creatividad y libertad en el manejo de su territorio local. Estas poblaciones y sus comunidades deben articularse con otros niveles del poder territorial que representan los municipios y departamentos, que por su parte, están a cargo de programas de desarrollo, planes de gestión e infraestructurales. Siendo así, las reformas emprendidas por el actual gobierno boliviano ponen en el corazón del desarrollo la cuestión fundamental de la autonomía territorial. La ley marco de autonomía y descentralización de 2010, a raíz de la nueva Constitución de 2009, define nuevamente los Territorios indígenas originarios campesinos (TIOC). Si se trata de un nuevo nivel de descentralización que no elimina los anteriores, esta ley sugiere una mayor autonomía en el ámbito local.

Desafíos de un desarrollo controlado y sostenible

37Ciertamente, la población del Altiplano Sur siempre aprovechó las oportunidades económicas, poco a poco, readaptándose cuando esas oportunidades desaparecían. De este modo, siguieron los ciclos económicos de Bolivia o los países vecinos, el trabajo en las minas, el trabajo en las granjas del Oriente, Chile o Argentina. Pero la producción de quinua para la exportación es la primera oportunidad económica basada en el control de su propio recurso territorial. El dominio de la tierra, las plantas, saberes y el saber-hacer, de la mano de obra y el control del mercado tienen su parte. Los campesinos del Altiplano Sur tienen en sus manos este nuevo ciclo productivo y su base territorial les pertenece. Esta es una inversión de la historia de los que habían sido forzados, previamente, a trabajar para otros en condiciones miserables. Son dueños de los recursos, incluso si son dependientes del mercado, y si ese recurso es hoy muy codiciado.

38El desafío por venir, del que son plenamente conscientes los productores, pero también el gobierno boliviano, es el de mantener el control de los recursos y la defensa de la especificidad en el mercado mundial. El paso de un sistema agro-pastoral a un sistema agro-exportador especializado implica la integración de los agricultores en cadenas de producción y comercialización cada vez más organizadas, pero también con cada vez mayor dependencia de la demanda de los países importadores y las exigencias de los consumidores occidentales del todo invisibles para las comunidades rurales de las tierras altas. Para los productores del Altiplano Sur, esto implica elegir y tomar decisiones individuales pactadas en el exterior de la comunidad, y que ya no se negocian internamente. Se puede suponer entonces que sus márgenes de maniobra tenderán a reducirse. Un primer paso ya se ha dado con la mecanización: la experiencia de una práctica agrícola ancestral ya no guía el arado y la siembra. Si la cosecha se mecaniza mañana, será lo mismo para esta operación. De forma paralela, el mercado dicta las variedades a sembrarse y los productos certificados como “agricultura orgánica” deben seguir pliegos estrictos. La evolución hacia una red de producción más integrada deja presagiar la pérdida de autonomía de las decisiones agrícolas del agricultor, llegando incluso una verdadera dependencia total: imposición de tipos de semillas para comprar, de tratamientos que aplicar, tiempos de barbecho a respetar, volúmenes de producción que entregar. La perpetuación y la transmisión de saberes locales, así como el mantenimiento de la agrobiodiversidad, se verán entonces profundamente desafiados.

39Con los ciclos de producción anteriores, las poblaciones del Altiplano Sur no se planteaban la cuestión de la sostenibilidad de su forma de organización social, de su manera de cultivar y producir, su forma de gestionar y habitar su territorio. Si esta preocupación anima los debates de expertos en desarrollo, ONGs, o incluso investigadores, ella toma formas tangibles y vividas todos los días por los propios productores. Este es un cambio crucial de la percepción desde debajo de las potencialidades del territorio y los futuros posibles.

40Al final, el auge de la quinua está lejos de ser un mero paréntesis en la trayectoria territorial del Altiplano Sur. Por las profundas transformaciones que genera, por las contradicciones y las múltiples tensiones que crea, es para esta región una prueba real de lo que todos llaman hoy desarrollo sostenible. ¿Cómo en esta periferia de las “periferias del mundo”, para retomar las palabras de L. Arreghini (2011), puede la quinua ser la palanca de un desarrollo basado en una genuina sostenibilidad económica, social y ecológica?

Notes

94 Este proceso se observa a menudo en el caso de las migraciones internacionales en que las comunidades de migrantes al extranjero adquieren prestigio social en sus comunidades de origen y un poder de control de los recursos locales, debido a su nivel de ingresos y su capacidad de ahorro.

95 Con los acuerdos contractuales al partir los tractoristas tienen acceso a muchas tierras, pero por un tiempo limitado. Algunas comunidades han decidido prohibir la presencia de tractoristas de otras comunidades para evitar que el dinero “escape”.

© IRD Éditions, 2016

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Volume papier

IRD Éditions
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search