Version classiqueVersion mobile

Partir y cultivar

 | 
Anaïs Vassas Toral

Parte II. Auge de la quinua y trastornos agrarios

Capítulo 3. Los mecanismos de auge de la quinua

Texte intégral

El auge de la quinua

1Los procesos de cambio en la región del Altiplano Sur son un conjunto de factores tanto externos como internos, de naturaleza a la vez económica, social y ecológica.

Las premisas del cambio

2El calentamiento global aparece como un dato recurrente en el discurso de los campesinos. Todos los productores entrevistados están de acuerdo en que ahora es posible cultivar en planicies que antes eran pasibles a heladas. Eso no quiere decir que estén libres de heladas, como muestran Pouteau et al. (2011), pero el riesgo disminuyó suficientemente y el mercado es suficientemente prometedor como para que la producción agrícola sea económicamente viable.

3Un segundo hecho de gran importancia tiene que ver con la mecanización generalizada, con la llegada de los primeros tractores a fines de los 1960s. En esta región, el trabajo agrícola se hacía hasta entonces totalmente a mano. Pero la introducción del tractor, ya haya sido importado por extranjeros a través de organizaciones no gubernamentales, como en el sur del salar, o comprado por cooperativas locales con financiación nacional, como la zona Intersalar o aún introducido por los propios migrantes después de un proceso de acumulación, a veces vinculado a un período de migración en el extranjero (Laguna, 2011), lo cierto es que el tractor revolucionó los sistemas de producción agrícola y multiplicó la potencia del trabajo. La mecanización de los cultivos se hizo en dos etapas, ya que el tractor llegó simplemente equipado con arados a discos, utilizados para la roturación y el arado. No fue sino hasta mediados de los 1980s que se desarrolló la sembradora mecánica.

4Otro factor, social esta vez, se refiere a la famosa consigna de la revolución nacional de 1952: “la tierra es de quien la trabaja”. Si la reforma agraria no tuvo repercusión en esta región de Bolivia, así como tampoco fue influenciada por las organizaciones campesinas, ese lema tuvo suficiente impacto como para justificar un nuevo modo de acceso a los recursos.

5Por último, no debe pasarse por alto, en este proceso de cambio, el papel del desarrollo de canales de comunicación y medios de transporte. La mejora de infraestructuras, fuertemente ligada a la evolución económica y política en el país en las últimas dos décadas (educación, descentralización, políticas de desarrollo), abrió la puerta a una mejor circulación de bienes y personas.

Crecimiento de la demanda y la organización del sector de la quinua

6La demanda de la quinua boliviana vino por primera vez desde el vecino Perú que, desde hace varias décadas, es el primer consumidor (Laguna, 2002). En efecto, después de una política nacional que alentaba el consumo de quinua, la producción de Perú resultó insuficiente para cubrir las necesidades del país. En un segundo momento, la promoción de la quinua (sobre todo por la FAO) como alimento de calidad equilibrada y rica en proteínas, dio lugar a una nueva demanda de Estados Unidos, Japón y Europa Occidental, permitiendo a la semilla cruzar los océanos para abastecer el mercado de los países del Norte a partir de 1986, cuando se dio la primera exportación oficial (Carimentrand, 2008). Pero fue el establecimiento de la cadena de quinua certificada como “orgánica” en 1991, el que realmente impulsaría un mercado extra-regional, reforzado luego por el desarrollo del tema del comercio justo desde 2005 (Laguna et al., 2006). Perú se mantiene, aparte de estas cadenas de calidad, como el primer importador de quinua boliviana.

  • 28 1 quintal de quinua = 46,8 kg.

7El volumen de exportación oficial aumentó de 1400 toneladas en 1995 a 15558 toneladas en 2010, por un valor de $ 47 millones (INE, 2013). A esos volúmenes se agregan las exportaciones a Perú que no declaran las mismas (y que, según estimaciones, serían muy importantes). El aumento de la demanda de quinua se tradujo en un alza considerable de los precios de venta: si en los años 1970s, las condiciones de intercambio en la región eran de dos quintales28 de quinua por un quintal de harina de trigo, en 2008 un quintal de quinua se vende por el equivalente de un salario mensual mínimo en Bolivia (70 USD), es decir dos quintales de harina. La figura 13 muestra la evolución de los precios en dólares por tonelada entre 1963 y 2010. En ella se destacan las fluctuaciones interanuales de los precios y, sobre todo, su meteórico ascenso desde 2005, con una duplicación del precio de venta entre la campaña 2007 y la 2008. Ese precio de compra a los productores se estabilizó luego, alrededor de los 2000 USD.

Figura 13. Evolución del precio medio de la quinua real pagado al productor del Altiplano Sur entre 1963 y 2012 (en dólar americano por tonelada).
NB: 1984-1985 es un periodo de hiperinflación en Bolivia.
Fuente: Laguna (2011) de 1963 a 2001; Fundación Autapo (2009) de 2002 a 2008; datos del mercado de Challapata de 2009 al 2012.

  • 29 Entre otros: la empresa boliviana Saite, la Empresa americana Andean Naturals, la empresa alemana (...)

8La red de producción y comercialización se organizó gradualmente. Se crearon dos organizaciones de productores para apoyar la producción y promoción de la quinua (asistencia técnica y comercialización). La CECAOT (Central de Cooperativas Agropecuarias Operación Tierra), fundada en 1974, actualmente cuenta con siete centros regionales. Por su parte, ANAPQUI (Asociación Nacional de Productores de Quinua), fundada en 1983, cuenta con 13 grupos, unos 1.600 productores en total para las dos organizaciones, procedentes de más de un centenar de comunidades distintas (Vieira Pak, 2012). Esas organizaciones de productores exportan solamente la quinua certificada como orgánica. Desde 1990, las empresas privadas también se interesan en el comercio de quinua29.

9Mientras que antes los compradores llegaban a las comunidades a trocar quinua por productos de consumo diario, los productores de hoy tienen varias maneras de vender su producción. Pueden, si producen quinua orgánica siguiendo un manual de especificaciones de producción, ser miembros de una cooperativa o una asociación (organizaciones de productores), en cuyo caso su producción va directamente allí. La otra posibilidad es la de vender a una empresa privada (de forma individual o como agrupación), implicando o no un modo de contratación.

10Algunos productores optan por la venta directa en el mercado de Challapata o a un intermediario de la comunidad (sea por mercaderías o por dinero). Los métodos de comercialización difieren, sin embargo, dependiendo de las comunidades. Históricamente, el proceso de desarrollo de la quinua de exportación llevó a la formación de cooperativas y asociaciones en ciertas comunidades, que podemos llamar pioneras, situadas sobre todo en los municipios de Salinas, Llica y Colcha “K”. En otras comunidades, la creación de cooperativas es muy reciente, o aún no ha ocurrido. La proximidad geográfica de Challapata, el único mercado local en que se comercializa la quinua convencional (no orgánica), también juega un papel importante. La lejanía, sobre todo para los productores de las comunidades rurales de la zona sur del Salar, impide la venta directa en este mercado.

Evolución de las superficies cultivadas y la producción

11Con la mecanización, la necesidad de mano de obra por hectárea es mucho menor que antes. De hecho, la superficie cultivada por explotación aumenta significativamente en respuesta a la creciente demanda. El crecimiento de la producción se relaciona mucho más con una extensificación de la agricultura que con una lógica de intensificación, ya que es el aumento de las áreas cultivadas la que permite responder a la demanda de quinua, y no la mejora de los rendimientos. Al no ser infinita la superficie cultivable, esta dinámica de extensión hoy encuentra sus propios límites.

12Los dos gráficos siguientes (Figs. 14 y 15) muestran el aumento de las áreas cultivadas de quinua así como la producción para el conjunto de Bolivia.

Figura 14. Evolución de la superficie cultivada en quinua en Bolivia de 1967 a 2011.
Fuente: FAO, 2013.

Figura 15. Evolución de la producción de quinua en Bolivia de 1967 a 2011.
Fuente: FAO, 2013.

13P. Laguna (2002) señala que, desde mediados de la década de 1980, la superficie cultivada aumentó principalmente en las orillas del Salar de Uyuni y que, desde 1989, la producción en esta región representa más de la mitad de la producción nacional y la superficie cultivada. Si el área total se ha más que quintuplicado en 40 años, las diferencias entre zonas son importantes.

  • 30 Este estudio se basa en la interpretación de fotografías aéreas de 1963 e imágenes de satélite de (...)

14Otra fuente (Duprat, 2008) sobre el aumento de las áreas cultivadas en seis comunidades de la región del Salar de Uyuni permite refinar el análisis30. Según este estudio, la superficie cultivada –entendida aquí como parcelas en barbecho y parcelas cultivadas– aumentó entre 1963 y 1972 en 63% y entre 1963 y 2006, en 326%. La superficie cultivada se incrementó pues de 1600 ha en 1963 a 7500 ha en 2006.

Cambio de uso de la tierra y avance del frente de quinua

15Las áreas de quinua cultivada se han triplicado en cuarenta años. ¿Qué cambios implica este crecimiento en los modos de ocupación y organización del territorio comunitario? ¿Cuáles fueron los impactos paisajísticos del auge de la quinua?

La organización del territorio comunitario

16Las comunidades estudiadas se encuentran en un solo piso ecológico en el sentido de C. Troll (1968) y J. Murra (1975): la Puna seca. Se pueden distinguir sin embargo varios sub-pisos o ecosistemas: la parte superior de los volcanes y montañas de la Cordillera, las faldas o flancos de las montañas, colinas pie de monte y planicies. Con la excepción de la alta montaña desértica, la agricultura y la ganadería se practican en todas estas zonas.

17A menudo se encuentran en las descripciones de agricultura del Altiplano, los términos de aynoqa para hablar de un sistema de rotación de cultivos situados lejos de las viviendas (las unidades domésticas tienen varias parcelas, dispersas en cada una de las áreas sometidas a la rotación colectiva) y sayaña para las tierras administradas y utilizadas por las familias, cerca de las unidades de vivienda (Riviére, 1994). En la región del Salar de Uyuni, se utiliza solamente el término de manto, equivalente a aynoqa, y solo excepcionalmente se encuentran tierras de cultivo cerca de las viviendas.

18Dadas las condiciones agroecológicas, las tierras de cultivo pluvial (papa y quinua) se situaban, hasta hace poco, exclusivamente en los relieves (piedemonte y laderas). De hecho, el viento y las heladas afectaban poco estas áreas y los suelos siempre se consideraron de mejor calidad en las laderas. Es a partir de los años 1960-1970, o, más recientemente aún en algunas comunidades (1980-1990), que asistimos a un cambio de ubicación de las áreas cultivadas con un “descenso” de los cultivos hacia las planicies. Con excepción de la comunidad Candelaria, ya que tiene poco relieve cultivable.

19Dos formas de gestión de las parcelas de agricultura seca (o pluvial) se practicaban en los relieves, una de tipo colectivo y fundada en una organización ínter familiar, la otra de tipo exclusivamente familiar. Las dos modalidades son, respectivamente, las siguientes:

  1. las parcelas de todos los derechohabientes comunitarios se agrupan, es decir, todas las parcelas son adyacentes y encerradas por un cerco de piedra; en este caso, la regla es que las parcelas se cultivan un año sobre n años (n es el número de conjuntos de parcelas);
  2. las parcelas de cada familia se cercan. Cada cercado contiene varias parcelas y, en este caso, cada familia decide sobre el ritmo de rotación de los cultivos.

20A partir de 1950 (el período varía en función de la comunidad), la planicie es un nuevo espacio para el cultivo de la quinua. En esta nueva dinámica, se distinguen dos configuraciones:

  1. las parcelas de todos los derechohabientes se agrupan y son cultivadas un año sobre n años siguiendo una decisión colectiva. Este es el caso de Palaya, Otuyo y Chilalo donde cuentan con dos mantos;
  2. las parcelas de los beneficiarios están dispersas, y el año de cultivo es independiente de una decisión comunitaria (caso de San Juan y Candelaria).

21Tengamos en cuenta, sin embargo, que en algunas comunidades el cultivo de quinua de planicie ha reemplazado totalmente los cultivos de montaña (en Otuyo y San Juan, por ejemplo). En otras, se mantienen los cultivos de laderas (casos Chilalo y Palaya).

  • 31 “En Qochapampa, las familias tienen en promedio 2-3 parcelas en cada una de las 12 mantas (zonas d (...)

22Conviene precisar algunos elementos concernientes a los mantos. De hecho, no hemos encontrado un sistema tal como los descritos por X. Albó (1994) o D. De Morrée (1998)31 que dan cuenta de la existencia de seis aynoqas/mantos o más. En la región del Salar, hay como máximo dos o tres mantos. La proliferación de aynoqas/mantos significa tiempos de barbecho relativamente largos, así como un sistema de rotación de cultivos. En la región estudiada, los mantos, cuando existen, tienen como objetivo principal facilitar el pastoreo, dividiendo el territorio del pueblo en dos: una parte destinada a cultivos y otra al pastoreo.

23Si la agricultura de secano es ampliamente dominante en términos de superficies cultivadas, algunas comunidades que se benefician de fuentes de agua, desarrollan una agricultura de riego (alfalfa y frijol, principalmente). Esas áreas se encuentran en zonas de montaña, donde las familias han vallado sus parcelas. Las áreas de regadío no han experimentado cambios significativos en términos de superficie, y aún se cultivan.

24Las áreas de pastoreo, finalmente, se dispersan por todo el territorio de la comunidad (los pastizales comunes a varias comunidades son muy raros) y se gestionan alternadamente durante el año. Durante la temporada de cultivo, los rebaños pastan hierbas y arbustos de tierra sin cultivar, en planicie y montaña. Después de la cosecha, también pastan los residuos de cultivos dejados en campos en barbecho. La expansión del cultivo de la quinua se está llevando a cabo en zonas anteriormente dedicadas a pastizales, de modo que las superficies de pastoreo han disminuido drásticamente desde el auge de la quinua.

25Los modos de organización socio-espacial de la distribución y el uso de recursos corresponden, en última instancia, a la aplicación de “zonas de producción”, tal como las concibe E. Mayer (1992) en el Perú. E. Mayer parte del principio de que uno no puede contentarse con estudiar los niveles ecológicos (y por tanto los recursos presentes) para comprender los patrones del uso de la tierra. De hecho, es el grupo social el que ha creado, gestionado y mantenido estas zonas. El autor pone pues al hombre en el centro de la comprensión de la agricultura y su organización espacial. La zona de producción es “un conjunto territorial de recursos productivos, gestionado por la comunidad, y en el que la producción se realiza de manera específica. [Cada zona de producción] tiene infraestructuras características, un sistema particular de distribución de recursos y mecanismos que permiten la regulación en el uso de estos recursos. Las unidades de producción individuales (familias campesinas) tienen derechos de acceso a porciones identificadas y diferenciadas; todos los productos que obtienen con su trabajo les pertenecen sin reservas; tienen el derecho de transmitirlos a otros” (op. cit.: 163).

26Por último, E. Mayer (op. cit.: 165) describe muy bien la organización social de estas zonas de producción: “Es un sistema de decisión dual. En el primer nivel, la unidad doméstica (la familia) es la unidad real de producción; en el segundo nivel, la comunidad gestiona y administra el territorio a través del control que ejerce en las familias. Las unidades de producción individuales tienen acceso a la tierra en cada zona de producción, pero sólo podrán utilizarla con las condiciones establecidas por las autoridades. Pueden sin embargo influir en estas condiciones, asistiendo a las asambleas o presionando a las autoridades. Si la producción se especializa por zonas, las unidades de producción individuales se diversifican”. Ciertamente, hasta hace poco, los territorios comunitarios se dividieron en zonas de producción claramente delimitadas (mantos), pero es más difícil hablar de zona de producción para tierras recién cultivadas en planicies.

27Los patrones de ocupación de suelos y la organización del uso de recursos territoriales muestran una gran diversidad de situaciones, según las comunidades. Los bocetos de los cinco territorios comunitarios estudiados (fig. 16) ilustran esta diversidad, tanto en términos de superficie del territorio como de su topografía y usos.

  • 32 Sin embargo, los certificadores de la quinua orgánica trazaron bocetos de tierras de los productor (...)
  • 33 El desarrollo de este mapa fue un trabajo tedioso de limpieza de la base de datos proporcionada po (...)

28Precisemos que no existe una base de datos cartográficos que muestre los límites de los territorios comunitarios (y por tanto de sus superficies exactas). Tampoco hay un registro catastral que permita distinguir los límites de las parcelas dentro de estos territorios32. En la Figura 2, cada punto representa la ubicación del “centro del poblado” de las comunidades. La densidad de puntos revela indirectamente el tamaño de los territorios comunitarios33.

Figura 16. Relieve y usos agrícolas (cultivo y ganado) de los territorios comunitarios.
Fuente: elaboración propia según entrevistas.

29Al norte del Salar de Uyuni, los territorios comunitarios son más pequeños que en el resto de la región. Esta densidad de comunidades debe relacionarse con una densidad demográfica más alta en el norte y el noreste (entre 1,2 a 2,6 hab./km2) que al oeste y al sur (entre 0,2 y 0,7 hab./km2). Al oeste y al sur del salar, en cambio, la densidad de comunidades es más baja, lo que indica territorios comunitarios de superficies mucho más grandes. En una primera aproximación, ese contraste corresponde a las comunidades más extensas que aquellas tradicionalmente más orientadas a la actividad pastoril, mientras que las comunidades de tamaños más pequeños favorecieron los cultivos.

30Estas variaciones de densidad también se relacionan con factores topográficos. De hecho, algunas comunidades sólo tienen acceso a terrenos en pendiente (caso Chilalo), mientras que otros tienen su territorio dividido entre montaña y planicie (casos de Palaya, Candelaria, Otuyo, San Juan). También hay comunidades asentadas sólo en las planicies, pero no entran en el marco de nuestro estudio, ya que se trata exclusivamente de comunidades pastoriles que no practican el cultivo de quinua (al menos al principio de esta investigación).

31Algunas comunidades tienen condiciones micro-climáticas más favorables, ya que están al abrigo de las heladas, mientras que otras se encuentran en verdaderos pasillos de aire frío. Por último, las comunidades del sur y sureste del salar sufren regularmente de escasez de agua, mientras que la escasez es menor en las del norte y noreste.

La dinámica del cambio de uso de suelos

32La interpretación de fotografías aéreas de los años 1970 y 1980 (Liberman Cruz, 1986; Duprat en Vassas et al., 2008) muestra superficies cultivadas muy pequeñas en las planicies hasta principios de 1970. Pero poco a poco, el conjunto de tierras de planicie llegó a cultivarse, hasta llegar hoy a una saturación casi total de las tierras cultivables. ¿Cómo se llevó a cabo este “descenso hacia la planicie”?

33En un proceso general de progresión de la quinua, cada comunidad inscribe su propia dinámica. De hecho, no todas las comunidades pasaron por todas las etapas de expansión agrícola y ahora cada una está en una etapa diferente de la dinámica agraria.

34El descenso de los cultivos a la planicie comenzó muy gradualmente. El cultivo de quinua en la planicie, como un nuevo recurso, no se propagó de un día al otro. La primera etapa da cuenta de una innovación para cultivar la planicie en los lugares más apropiados. Esta innovación se realizó en algunas comunidades al constatar lo exiguo de las parcelas en pendiente (minifundio) y la percepción de un cambio climático. Este primer descenso a menudo fue posible gracias a una distribución de la tierra operada por la propia comunidad o, en su defecto, con su consentimiento o incluso su estímulo. Muy pronto fue acompañado por la llegada del tractor, lo que supone experimentaciones técnicas y adaptación de conocimientos. En esta primera etapa, son los asentados permanentes, ansiosos de extender su área cultivada más allá de las parcelas en pendiente, los que se apropiaron del usufructo de tierras comunitarias.

35Una vez dominadas las nuevas técnicas de cultivo, la producción de planicie cobró impulso, siendo pensada a mayor escala. En esta segunda etapa, la comunidad ya no fue el órgano regulador de las dinámicas de tenencia de la tierra: cada cual se apropió del usufructo de las tierras que quería, dando prioridad a las parcelas mejor situadas y más fértiles. El tractor fue un medio fácil, rápido y económico de transformar finalmente las tierras de pastoreo en tierras de cultivo, de tierras de acceso comunitario a tierras de acceso familiar. Los asentados permanentes han invertido en las tierras más fértiles, e incluso en la tierra que usaban para pastar y donde tenían una pequeña casa. Puede hablarse, en este caso, de un derecho de “tanteo” en algunas áreas. Esta dinámica no se ha verificado por toda la zona, sino en las comunidades de aldeas y asentamientos dispersos.

  • 34 Contradice la percepción positiva del calentamiento global, ya que supuestamente es favorable para (...)

36La última etapa –la actual– es de la apropiación individual masiva del usufructo del conjunto de las tierras que permanecieron vacantes, independientemente de su aptitud para ser cultivadas. La dinámica del cambio de uso de las tierras ahora se hace de forma caótica y azarosa, toca por igual a tierras menos fértiles, menos protegidas de las heladas o más pedregosas34. El proceso de apropiación del usufructo es, en este sentido, de tipo patrimonial, es decir, que la gente se “reserva” tierra como patrimonio movilizable desde el punto de vista productivo, si las condiciones del mercado resultan favorables. La “fiebre por la tierra” se convirtió así en realidad en el Altiplano Sur y no es exagerado decir que finalmente, ciertas prácticas no tienen esperanza de retorno económico inmediato y responden, más bien, a lógicas de anticipación. El acaparamiento del recurso es una inversión y una apuesta por el futuro que se piensa prometedor y del que no hay que estar excluido.

37La figura 17 muestra en tres fechas la distribución de las tierras de cultivo en función de la altura en las seis comunidades estudiadas por J. R. Duprat.

Figura 17. Repartición de las tierras cultivadas por clases de altitud en 1963,1972 y 2006, en seis comunidades de la región del salar de Uyuni.
Fuente: Duprat, 2008.

38Las tierras situadas entre 3650 y 3800 m de altura corresponden a la planicie, lugar principal de la extensión del cultivo de la quinua. La extensión ha afectado en pequeña proporción las tierras de piedemonte (3850-4000 m), que son mecanizares, mientras que los cultivos en pendientes (que se encuentra a una altura por encima de 4000 m) sin ser del todo abandonados, tampoco se extendieron.

Los cambios en el paisaje

39A nivel local, el auge de la quinua tuvo impactos significativos en los patrones de uso del espacio y en el paisaje. Los diagramas dibujados por D. Félix (2008: 6-7) se readaptan a partir de nuestras observaciones y estudios sobre el terreno (Figs. 18 y 19).

Figura 18. Paisaje agrario de las regiones productoras de quinua del Altiplano Sur boliviano antes de los años 1970.
Fuente: según D. Félix, 2008, adaptado por A. Vassas Toral.

Figura 19. Paisaje agrario de las regiones productoras de quinua del Altiplano Sur boliviano desde los años 1970.
Fuente: según D. Félix, 2008, adaptado por A. Vassas Toral.

40Antes de la década de 1970, tres elementos clave formaban el paisaje tradicional: un territorio comunitario cubierto en su mayor parte con vegetación espontánea empleada para el pastoreo de llamas, alpacas y ovinos; parcelas cultivadas (papa, quinua) y parcelas en barbecho durante períodos más o menos largos. Este paisaje también se caracterizaba por una gran fragmentación en la tenencia de tierras y con parcelas muy pequeñas en relación con la mano de obra familiar disponible (parcelas que rara vez superan una hectárea).

41El “descenso” de la quinua a las planicies llevó a una reubicación de las prácticas ganaderas. La principal consecuencia es que se borró el mosaico del territorio comunitario y la aparición de un paisaje agrario que se asemeja a un inmenso campo de quinua uniforme sin tholares o cercos, cuyo fisonomía contrasta con las laderas de las montañas, ampliamente (aunque no del todo) abandonadas para su cultivo en comunidades con acceso a ambos ecosistemas. La ganadería se relegó así a espacios marginales, montañas y planicies no cultivables. Pero el paisaje agrícola no corresponde necesariamente a enormes parcelas individuales. Cada productor sigue cultivando, cada año, varias parcelas en microclimas distintos a fin de disipar los riesgos agroclimáticos.

Notes

28 1 quintal de quinua = 46,8 kg.

29 Entre otros: la empresa boliviana Saite, la Empresa americana Andean Naturals, la empresa alemana GEPA, las empresas francesas Markal, EuroNat, CelNat, Raiponce.

30 Este estudio se basa en la interpretación de fotografías aéreas de 1963 e imágenes de satélite de 1972, 1990, 1999, 2005,2006 y 2008. La metodología consistió en trabajar en áreas rectangulares centradas en las comunidades, en lugar de límites administrativos no rectilíneos y además no oficiales, a veces impugnados. Dependiendo del caso, esta cartografía puede entonces subestimar la verdadera extensión del territorio comunitario o, a la inversa, sobrepasar sus límites. La cultura de quinua es muy poco densa y la vegetación espontánea sigue siendo baja y dispersa durante los barbechos cortos (Joffre y Acho, 2008), lo que impide diferenciarlas mediante teledetección. Es pues el conjunto del espacio cultivado, incluyendo parcelas cultivadas y parcelas en barbecho, que fueron cartografiadas en diferentes fechas.

31 “En Qochapampa, las familias tienen en promedio 2-3 parcelas en cada una de las 12 mantas (zonas donde se siembra un solo cultivo) de la comunidad, y, cada año deciden, en reunión, qué cultivo van a sembrar en qué manta, y acuerdan las mantas en descanso” (De Morrée, 1998: 350). Qochapampa es una comunidad situada al norte del departamento de Potosí.

32 Sin embargo, los certificadores de la quinua orgánica trazaron bocetos de tierras de los productores certificados y desean georeferenciarlas.

33 El desarrollo de este mapa fue un trabajo tedioso de limpieza de la base de datos proporcionada por el Ministerio de Descentralización.

34 Contradice la percepción positiva del calentamiento global, ya que supuestamente es favorable para el cultivo de planicies, mientras las actuales zonas de cultivo quedan sujetas a las heladas (Pouteau et al., 2011). En 2008, por ejemplo, vastas superficies de quinua han sufrido daños por las heladas, mientras que las parcelas de montaña sufrieron poco.

© IRD Éditions, 2016

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Volume papier

IRD Éditions
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search