Version classiqueVersion mobile

Partir y cultivar

 | 
Anaïs Vassas Toral

Parte I. Una ruralidad vulnerable

Capítulo l. Una zona árida de altura, poblada, agrícola y en dificultades

Texte intégral

1El Altiplano Sur, ya antiguamente poblado, está sujeto a fuertes limitaciones naturales, aunque la población ha encontrado los medios de sobrevivir, sobre todo gracias al cultivo de la quinua y la movilidad regular. ¿Cómo la densidad demográfica, hasta entonces muy baja, evolucionó en el contexto del auge de la quinua?

Un entorno natural particularmente difícil

2El Estado Plurinacional de Bolivia está situado en el corazón de América del Sur. Se compone de tres grandes conjuntos (fig. 1): la parte occidental, constituida por el Altiplano y las cordilleras andinas, los valles interandinos y, al este, las tierras bajas o pré amazónicas, que son las dos terceras partes del territorio. Cada nivel difiere notablemente, tanto por sus características ecológicas y sus ecosistemas como por la gente que vive allí y sus organizaciones socio-económicas.

3El Altiplano es una gran meseta rodeada por las dos ramas de la Cordillera de los Andes (Cordillera Occidental y Cordillera Oriental), ligeramente inclinado de norte a sur (4072 m en El Alto para cerrar en 3670 m en Uyuni). Es fronterizo con Chile, Argentina y Perú. Su parte meridional, denominada Altiplano Sur, se extiende por más de 300 km de largo y 150 km de ancho, aproximadamente, a una altura media de 3700 m. Este altiplano, salpicado de desiertos de sal, con el más grande que cubre aproximadamente 12000 km2 (Salar de Uyuni), está dominado por muchos volcanes y picos de hasta más de 5000 m. Esta gran región, especialmente la zona situada en la periferia del Salar de Uyuni, es el corazón de la reciente ampliación de la quinua de exportación.

Figura 1. Las grandes regiones naturales de Bolivia.
Fuente: arriba, Del Castillo et al., 2008, según Montes de Oca, 1997. Abajo, elaboración propia.

  • 7 En el texto usaremos indiferentemente las apelaciones Candelaria de Viluyo o Candelaria; San Juan (...)

4Entre el Salar de Uyuni y el Salar de Coipasa, el cultivo de quinua es muy antiguo. En esta zona, llamada Intersalar, hemos estudiado tres comunidades: Chilalo, Otuyo y Palaya (fig. 2). El este y el sur del Salar de Uyuni entraron más recientemente en la dinámica expansión del cultivo de la quinua; allí, optamos por investigar en dos comunidades: Candelaria de Viluyo y San Juan de Rosario7 (el detalle de los criterios de selección así como su presentación están en el Anexo 1).

Figura 2. Localización de los municipios y comunidades estudiadas en la región del salar de Uyuni, Bolivia.
Fuente: elaboración propia.

5Situada en el piso ecológico de la puna, estepa de altiplanos áridos y fríos (Troll, 1968; Murra, 1975), esta región del Altiplano Sur tiene cuatro sub-pisos ecológicos:

  • la parte superior de los volcanes y montañas de la Cordillera, casi exclusivamente mineral y entre 4500 y 5000 m sobre el nivel del mar, zona cubierta de nieve;
  • las pendientes o laderas, rocosas y más o menos colonizadas por la vegetación;
  • los piedemontes (localmente llamados falda)
  • las planicies8 dominadas por la estepa arbustiva (tholar) en suelos generalmente arenosos, dando lugar a una vegetación muy baja al borde arcilloso de los salares (pelar) y a algunos humedales aislados (bojedales).

6La región combina las características climáticas de medios de montaña y tropicales. Así, si la media de las temperaturas es baja y pueden darse hasta 250 días de heladas por año, con una radiación solar extrema, la amplitud térmica cotidiana alcanza de 15 a 20 ° C promedio y la duración del tiempo asoleado varia poco en el curso del año. Las lluvias, sobre todo concentradas en cuatro meses del año (de diciembre a marzo) son muy bajas (entre 300 y 120 mm/año de norte a sur) y marcadas por una fuerte irregularidad interanual (Del Castillo et al., 2008). Las nevadas son muy raras, pero se dan a veces granizadas. La presencia de vientos, a veces violentos con mini remolinos localizados son otro elemento notable de las condiciones climáticas. El sur del Altiplano es la región más árida y más fría del país (Montes de Oca, 2005: 142).

7El Altiplano Sur es pues una zona árida, fría y ventosa, aunque la gente está reportando cierto calentamiento climático en los últimos cuarenta años. De hecho, constatan que zonas antes propensas a heladas hoy lo están menos. A falta de dispositivos meteorológicos suficientes, sus apreciaciones climáticas no pueden verificarse con precisión, pero la observación de un rápido retroceso de los glaciares da una evidencia indirecta (Vuille et al., 2008).

8En cuanto a los suelos, los de la meseta son en su mayoría de textura arenosa con muy bajos contenidos de materia orgánica, mientras que los flancos de los volcanes contienen más arcilla, materia orgánica y nutrientes, aunque también son mucho más pedregosos (Joffre y Acho, 2008). Los suelos de planicies son salinos a menudo.

9La vegetación espontánea del Altiplano Sur sólo comprende una especie de árbol nativos, la queñua (Polylepistarapacana). En la zona Intersalar, éste árbol se encuentra en las faldas del volcán Tunupa, a una altura por encima de 4200 m. El cactus columnar Trichocereusatacamensis, cuyo fruto es comestible, es común en las laderas desde la altura del salar hasta unos 4200 m. Numerosos arbustos pertenecientes principalmente a las familias Asteraceae, Verbenaceae, Solanaceae y Fabaceae, así como gramíneas perennes de los géneros Stipa y Festuca componen la thola, término genérico para una formación vegetal arbustiva de altura menor a un metro y cuya cobertura, en el área de estudio, por lo general no supera el 30%. Durante la temporada de lluvias, varias especies herbáceas anuales forman un estrato bajo (inferior a 25 cm) que puede cubrir temporalmente hasta el 50% del suelo. Varias agrupaciones de thola correspondientes a sustratos y modos de uso diferentes se han descrito en función de las especies dominantes (Beck, 1985; Alzerreca et al., 2002). Por último, la vegetación de los humedales, cubre una superficie reducida alrededor de arroyos –bofedal se le llama– o cerca del Salar, donde se llama pelar-. Corresponde a una densa cobertura de herbácea perenne que ofrece una zona pastoral de gran interés.

10En resumen, aunque el Altiplano Sur sea un medio extremo para el desarrollo de la vida, la diversidad de relieves y microclimas, permitió sin embargo a las poblaciones humanas establecerse en él y desarrollar muy temprano, junto a la extracción de sal y minerales, actividades ganaderas y agrarias.

Población de la época prehispánica a 1950

11Diversas fuentes indican que los primeros grupos humanos en esta parte de los Andes datan de entre 12000 y 20000 años (Little, 1981; Dollfus, 1982; Franqueville, 2000), y las primeras poblaciones sedentarias en domesticar animales y plantas se remontarían a 4500 años (Little, 1981: 146). Todavía se pueden observar vestigios como terrazas pluviales (terrazas lineales, cross-channels, micro-terrazas) y parcelas de cultivos, así como estructuras del tipo graneros y silos, muy probablemente asociados con la cultura de la quinua (Barfield, 1961; Nielsen, 1998).

12Los habitantes del Altiplano Sur siempre han tenido como su principal actividad local la agricultura, combinando cultivos de secano y la ganadería. Si la ganadería se practicaba casi en todas partes, se daban en cambio zonas sin cultivos. La mayor parte de la producción agrícola era de papas y/o quinua, variando su densidad en función de los microclimas. Estos dos componentes básicos de la alimentación local se conservan fácilmente por varios años y son prácticos de transportar. Así, se deshidrata la papa (chuño) mediante la alternancia entre la helada de la noche y la intensa radiación diurna, mientras que la quinua se conserva en granos.

13La cría de llamas (Lama glama, familia de los camélidos) se practicó en toda la zona. La carne de llama se consume fresca o salada y secada al sol para ser almacenada y/o transportada (en esta forma, se la llama charque). Algunos microclimas también permiten la cría de alpacas (Lama pacos, familia de los camélidos) que necesitan pastos húmedos (bofedales). Por último, desde la conquista española, la ganadería también proporciona ovejas.

14Toda producción agrícola es, por definición, irregular, variando de un año a otro en función de diversos factores (clima, enfermedades, predadores, etc.). En el Altiplano Sur, hay ciertos peligros climáticos: sequías, heladas, granizo o vientos fuertes pueden afectar los cultivos durante todo su ciclo de crecimiento y pueden así reducir a nada los cultivos, de ahí la necesidad de la población de implementar estrategias productivas fundadas en la minimización de riesgos, en lugar de maximizar la producción. Históricamente, y como en cualquier sociedad campesina, esta agricultura tenía como su primera vocación la reproducción social y la cobertura de las necesidades alimentarias de la familia, de manera que la producción era directamente consumida o trocada por otros productos.

15El acceso indirecto a bienes no producidos en las zonas de Puna a través de intercambios fue una de las principales estrategias de las poblaciones andinas para diversificar su dieta. Eas caravanas de llamas cargadas de diversos productos partían de la comunidad; cuando el viaje para llegar a los lugares de intercambios, podría durar de 10 a 30 días (Lecoq, 1987). Eran viajes hacia los oasis y la costa del actual Chile, y hacia los valles interandinos de Bolivia (Cochabamba, Potosí, Sucre, Tupiza) (Nielsen, 2001). Una vez llegada a destino, la caravana se detenía por unos días, el tiempo de intercambiar los productos de montaña contra los de los valles o el océano, y luego repartían a su comunidad. La ausencia de las comunidades podía durar así hasta cuatro meses.

16Los productos transportados desde el Altiplano eran principalmente la sal extraída de los salares, papas o chuño, quinua, lana, charque de llama y a veces llama fresca (se mataba en el sitio a los animales de la caravana) así como cantidades de otros productos (artesanías, piedras preciosas, hierbas medicinales, etc.). Por estos productos, los caravaneros intercambiaban frutas, maíz, coca, madera, productos del mar y más recientemente, harina y azúcar.

17Cada comunidad tenía sus itinerarios y destinos favoritos, vinculando entre sí las zonas superior e inferior.

  • 9 J. Murra describe las poblaciones del periodo 1460-1560, antes de la colonización española. Da cue (...)
  • 10 Ir y venir entre dos localidades o regiones económicamente complementarias.

18No sabemos exactamente qué tipo de vínculos existían entre los diferentes pisos, si se trataba de “archipiélagos verticales” descritos por J. Murra (1975)9 o de alianzas inter-étnicas, como las estudiadas por J.-L. Martínez (1992) para los oasis de Chile o aún de “simples” relaciones de trueque. En todo caso, había una gran “movilidad giratoria”10 (Núñez y Dillehay, 1995) entre los pisos ecológicos. A pesar de las barreras montañosas y la dureza del medio, el Altiplano no era, pues, una región aislada y fue más bien parte integrante de una red de intercambios a mayor escala.

19Durante el período incaico, de 1450 y hasta 1572, la región experimentó desplazamientos forzados de poblaciones (mitimanes, mitmackunas) a otras áreas de producción agrícola o las zonas mineras, cuando no debido a conflictos. Las funciones de ese tipo de colonización eran a la vez productivas y militares. El imperio del sol, el Tiwantinsuyu, era un régimen centralizado que implantó centros administrativos en el conjunto del imperio. En la región, se trató de Sevaruyos (Cruz, 2009) y Tahua (P. Cruz, com. pers.).

  • 11 A escala nacional, 62% de la población desde los 15 años se auto-identifica como indígena, con un (...)

20El Altiplano Sur es el área de asentamiento de la etnia aymara. Durante el censo de 2001, en esta región, el 53% de la población mayor de 15 años se auto identificaba como el aymara y el 34% como quechua, el otro grupo étnico mayoritario en Bolivia11.

  • 12 Al sudoeste de la actual Bolivia.

21Durante el período colonial, a partir del siglo XVI, las reorganizaciones fueron importantes, pero, a diferencia del resto de Bolivia, la región no fue afectada por el modelo de las haciendas-grandes propiedades de tierras confiscadas de los indígenas y luego explotadas por un patrón que hacía trabajar gratuitamente a la población autóctona. De hecho, la región de los Lípez12 adquirió cierta autonomía pagando un trihuto directamente a la corona (tributo pagado en plata u oro) (Cruz et al., 2011; Martínez, 2011). La agricultura familiar y las producciones locales se preservaron, de tal forma, relativamente bien. En cambio, la imposición de reducciones, es decir, la reagrupación de la población indígena en aldeas, marcó estos territorios. El objetivo del colonizador era el de controlar las poblaciones locales y debilitar sus estructuras sociales tradicionales basadas en la comunidad (Martínez, 2011). A pesar de esto, la antigua organización social local persistió en gran parte y las tierras permanecieron comunitarias. Otro punto a destacar del período colonial fue la introducción del trabajo forzoso en las minas (mitayos) alrededor de las cuales se había reestructurado la economía regional. Si el período colonial es sinónimo de una considerable caída demográfica en todo el país (ligada especialmente a las epidemias y muertes en las minas), hubo, localmente, una afluencia masiva de inmigrantes de diversas partes de los Andes a las minas (Gil Montero y Nielsen, 2010). Con la independencia de Bolivia (1825), la base de las actividades en la región seguirán siendo la agricultura, el trueque, el trabajo de temporada en las minas para los hombres (Potosí, Cordillera Oriental, Pulacayo) así como algunos trabajos alrededor de la mina y, sobre todo, el transporte de minerales de Potosí a Chile. El sur del Altiplano estaba en camino de las rutas de esos minerales y algunos hacían este transporte, utilizando un gran número de muías. Con la construcción de líneas de ferrocarril (1890), esta actividad cesó gradualmente. Otro recurso económico era la explotación de plantas (yareta y thola) utilizadas como combustible en las fundiciones mineras. Esta actividad se detuvo con el uso del carbón y el petróleo.

22A las primeras tradiciones de la movilidad para complementar la dieta alimentaria se sustituyeron gradualmente la movilidad laboral orientada hacia la obtención de ingresos para la compra de materiales y productos alimenticios. Esta necesidad de movilidad refleja nuevas exigencias impuestas por la colonización y nuevas necesidades relacionadas con la monetización de la economía. Pero también se refiere a la falta de actividades locales que proporcionen ingresos decentes. De hecho, la agricultura local es aleatoria y no existía entonces mercado para la producción agrícola y ganadera.

El poblamiento desde 1950

23La región del Salar de Uyuni reviste la imagen de una región marcada, en proporciones más altas que otras del país, por un proceso de éxodo rural y el declive demográfico. A. Spedding y D. Llanos (1999), en el caso de los valles interandinos de Cochabamba, mencionan la despoblación a partir de 1970, mientras W.C. Plata Quispe et al. (2002), en un estudio del Altiplano norte, hablan del abandono de las zonas rurales a partir de 1952, cuando ocurrió la revolución nacional boliviana y la reforma agraria que siguió. Por último, E. Madrid Lara (1998), en un estudio del Altiplano central, también sitúa la activación del éxodo rural a partir de la misma fecha, aunque señala que el crecimiento de la ciudad de Oruro fue determinante en esta fase de la emigración, con un gradiente de distancia a la ciudad (desde los 1950s para las comunidades cercanas, sólo desde los 1970s para las comunidades más remotas).

24Por ello, el año 1952 es una fecha importante en Bolivia, con fuertes repercusiones en la vida política y social del país, pero también en su organización espacial, y sobre todo en la distribución de los centros de población. Además, 1950 es, precisamente, la fecha de un censo nacional en Bolivia, desde el cual podemos captar las evoluciones demográficas y sociales.

El bajo crecimiento de la población13

  • 13 Los datos estadísticos relativos a la evolución demográfica de Bolivia vienen de los censos efectu (...)

25A escala nacional, los datos indican un aumento del 207% en el período 1950-2001, con la población que pasó de 2704165 en 1950 a 8274325 en 2001. Todos los departamentos han tenido, durante el período 1950-2001 un crecimiento fuerte o muy fuerte de la población urbana (excepto por Pando), mientras que el aumento de la población rural es más contrastado. De hecho, en los departamentos de Santa Cruz y Cochabamba, el crecimiento de la población rural fue significativo, mientras que es mucho más bajo que en el resto del país.

26En participación relativa, el país se urbaniza crecientemente desde hace unos cincuenta años, ya que la proporción de la población urbana hacia 1950 es menor al 30%, frente a algo más del 60% en 2001. Este crecimiento se produce, sin embargo, a un ritmo más lento a partir de 1990.

27Paralelamente se asiste, desde 1960, a un desplazamiento de la población hacia las tierras bajas y el departamento de Santa Cruz, a raíz de las políticas de colonización agrícola y equipamiento del Oriente (fig. 3).

Figura 3. Repartición de la población boliviana por grandes zonas ecológicas 1900-2001.
Fuente: Blanchard, 2005: 66 (datos de Ledo 1999 e INE censo 2001).

  • 14 Ver en Vassas Toral (2011) para las precisiones metodológicas de cálculo.
  • 15 Las zonas urbanas fueron definidas por el INE a partir del umbral de 2000 habitantes.

28En este contexto general, las zonas rurales del altiplano, especialmente en los departamentos de Oruro y Potosí, se encuentran entre las que experimentan el crecimiento demográfico más bajo desde 1950. La figura 4 muestra la evolución de la población de los municipios de la región del Salar de Uyuni14. El crecimiento poblacional para el período 1950-2001 es de alrededor del 7%, muy lejos del 207% registrado a nivel nacional. Excepto los de Santuario de Quillacas y Uyuni, la población de los municipios estudiados aumentó durante el período 1950-2001, pasando de 47697 en 1950 a 50875 en 2001. De hecho, la ciudad de Uyuni era el centro ferroviario más grande del país, por donde transitaban los minerales. El cierre de muchas minas alrededor en 1985, provocó el declive de esta ciudad. El municipio de Uyuni contiene el conjunto de la población urbana de los nueve municipios15, debido a la presencia de la ciudad de Uyuni: 58% en 1992 (11372 personas) y el 56% en 2001 (10551 personas). Entre los dos últimos censos, el crecimiento fuera del área urbana fue ligeramente negativo.

29El crecimiento demográfico sigue siendo muy bajo, entonces, en comparación con el del país.

30En detalle, para el período inter censal 1950-1976 las tasas están comprendidas entre-0,8 y el 1,1%, digamos una relativa estabilidad de la población. Este periodo post-revolucionario nacional corresponde a la nacionalización de las minas y el inicio de la urbanización del país.

31Para el período de 1976-1992, la tendencia general es una disminución de la población. Esta disminución es el reflejo de las migraciones y del “abandono residencial de los campos” en la zona. Este período corresponde por una parte a la creciente urbanización del país, por el otro a las políticas de colonización de las tierras bajas y el surgimiento de Santa Cruz como el nuevo gran polo económico.

32Entre 1992 y 2001, en cambio, el crecimiento de la población es general en todos los municipios, salvo por el de Uyuni, que continúa su declive. Hay que apuntar un posible sesgo en los datos del 2001, ya que la población rural fue sobreestimada. En efecto, desde la Ley de Participación Popular y Descentralización Administrativa promulgada en 1994, el gobierno ofrece subsidios a los municipios (Participación Popular) en base a la población residente. Como resultado de ello, fueron muchos quienes se hicieron censar en sus comunidades de origen, cuando su principal lugar de residencia se encontraba en otra parte, generalmente en la ciudad. El hecho de mantener vínculos con las comunidades de origen, las costumbres de circulación e igualmente los sistemas de residencia dobles, han favorecido esta “táctica del regreso” para el censo. Si no es imposible que el período haya estado marcado por un crecimiento real de la población, esos datos del censo deben considerarse con cautela. Sin embargo, más tarde presentaremos una estimación personal de la población de las comunidades estudiadas en 2008, que confirma una tendencia al crecimiento.

Figura 4. Evolución de la población de los municipios de la región del salar de Uyuni (1950-2001).
Fuente: INE, censos 1950, 1976, 1992, 2001 (datos redistribuidos según los límites administrativos para Salinas, Tahua y Llica, 2001). Elaboración propia, en colaboración con S. Coursiére.

33El análisis de las formas del hábitat da una idea de los cambios demográficos en la zona Intersalar. En esas comunidades, los rastros de hábitat antiguamente ocupado pueden indicar una disminución de la población residente y un proceso de migración. Se tocan, sin embargo, casas abandonadas (sin techo o con un techo que se derrumba) con casas con techos de calamina más recientemente construidas (casas ocupadas de forma permanente o temporal), lo que también podría reflejar una sustitución de las formas de vivienda, con familias que habrían podido construir casas con materiales más “modernos” y abandonando su antigua casa. Pero es cierto que las segundas son menos numerosas que las primeras, lo que indicaría un verdadero declive demográfico.

34En las comunidades estudiadas y situadas fuera de la zona de Intersalar (al este y al sur del salar), la configuración del hábitat es diferente. De hecho, estas comunidades fueron antes comunidades de pastores, de manera que el hábitat era muy disperso. Con la implantación de escuelas, la llegada de la electricidad y el aumento de la producción de la quinua, las poblaciones tendieron a reagruparse en ciertos sectores del territorio comunitario. Así, el pueblo de Candelaria (municipio de Uyuni) es de reciente formación, ya que corresponde a una nueva ubicación de las poblaciones de las áreas circundantes y a la creación de un nuevo centro donde el hábitat se caracteriza por casas exclusivamente nuevas. Sin embargo, si recorremos el resto del territorio de la comunidad, muchas son las casas y aldeas abandonadas. El caso de San Juan (municipio de Colcha “K”) es bastante similar pero, a diferencia de Candelaria, el centro actual de la comunidad no es una creación como tal, ya que se encuentra desde hace mucho en el mismo lugar. Para estos dos pueblos, la impresión es de una evolución demográfica positiva, lo que confirman nuestras propias estimaciones.

35Así, las casas abandonadas de la región del Salar de Uyuni reflejan un éxodo rural que realmente afectó a algunas comunidades. Pero, algunas aldeas “fantasmas” que se podría pensar desiertas, corresponden en realidad a una relocalización residencial de las poblaciones, en pueblos convertidos en centros comunitarios o en los pueblos cercanos.

Estructura demográfica y distribución de la población

36El estudio de la estructura demográfica completa el análisis de las dinámicas poblacionales. Se distinguen dos tipos de pirámides de población (fig. 5). En primer lugar, las pirámides relativamente equilibradas en términos de representación de franjas de edad y distribución de género; es el caso de los municipios Colcha “K”, Salinas de Garci Mendoza, Pampa Aullagas, Tahua y San Agustín, es decir los municipios situados en las fronteras norte y sur del Salar de Uyuni. Sin embargo, para los otros cuatro municipios, intervienen “huecos” en algunos grupos de edad. En San Pedro de Quemes y Llica, los huecos aparecen a partir de la franja de 30 a 39 años para continuar hasta la cima de la pirámide, lo que indica la partida de una población joven y activa, sin retorno. En Santuario de Quillacas, en cambio, un hueco de efectivos desde la franja de edad de 20-29 años, dobla el perfil hasta los 39 años. El retorno a una pirámide clásica luego puede reflejar las migraciones de retorno a partir de los 40 años. Por último, la pirámide del municipio de Uyuni es la más desequilibrada, presentando una hinchazón de la población joven (0-19 años) y reducida en las franjas de mayor edad, para ambos sexos.

37En cuanto a los índices de masculinidad, que representan el número de hombres por cada 100 mujeres, los resultados globales en el campo del Altiplano Sur no muestran un fuerte desequilibrio, están entre 91 y 120. Se observa, de todas maneras, un mayor número de hombres, excepto en dos municipios, los de Uyuni y San Agustín. Los desequilibrios más fuertes se dan en uno de los municipios fronterizos con Chile, el de San Pedro de Quemes (120 hombres por 100 mujeres). Este hallazgo resulta paradójico si tenemos en cuenta que la migración rural, tradicionalmente más bien induce a una feminización del campo, al ser generalmente los hombres quienes parten. A menos que, en el Altiplano Sur, las migraciones afecten a mujeres tanto como a hombres. Volveremos a estos aspectos en el análisis más detallado de los sistemas de movilidad de las poblaciones.

Figura 5. Pirámides de población de algunos municipios estudiados, 2001.
Fuente: INE, censo 2001 (datos redistribuidos según los límites administrativos para Llica).

38Si la estructura demográfica de la población presenta ciertos desequilibrios (ahuecamiento de la pirámide a partir de los veinte años, elevada tasa de masculinidad), sin embargo no se ajusta al esquema clásico de los campos que pierden muchos migrantes y están marcados por el envejecimiento y la feminización de la población rural.

  • 16 Esas cifras son el resultado de un nuevo análisis de los datos del censo del 2001 y entonces no ap (...)

39El censo de Bolivia el 2001 contó a un 41% de la población total en el conjunto del Altiplano (Altiplano norte, donde se encuentra la capital, Altiplano central y sur), población que no deja de perder su peso demográfico relativo, en beneficio de valles y tierras bajas (CODEPO, 2004). Bolivia, con una superficie de alrededor de 1,1 millones de km2, tiene una densidad media de 7,53 hab./km2, lo que representa un débil empuje de poblamiento. Sin embargo, las densidades rurales pueden ser relativamente altas, yendo más allá de 200 hab./km2 en algunas zonas vecinas al Lago Titicaca o en Cochabamba. En contraste para el área estudiada, la densidad de población varía entre 0,2 y 2,6 hab./km2 con muy baja densidad media de 1,26 hab./km216

40La población rural del Altiplano se reparte en unidades territoriales denominadas “comunidades”, ellas mismas constituidas ya sea por un solo pueblo (para las pequeñas comunidades) o por diferentes aldeas (estancias o villorrios en las comunidades más grandes). La llegada de las escuelas, luego de la electricidad “aprieta” las residencias de los habitantes, las estancias y villorrios a menudo son abandonados durante el año escolar y son re habitados durante las vacaciones, los trabajos agrícolas y de pastoreo.

41Según el censo del 2001, la población de las comunidades varía entre nueve personas para las menos pobladas y 990 para las más grandes. La figura 6 refleja la distribución espacial de las comunidades en la región del Salar de Uyuni y los efectos de la repartición con desigualdad en la distribución, por una parte, entre el norte y el sur, y por otro, entre la parte occidental (zona frontera con Chile) y la oriental. Uno de los factores que explican la menor densidad hacia el sur y el oeste tiene que ver con la orientación productiva de las comunidades. Las comunidades del norte, en efecto, son más agrícolas que las del sur, más dedicadas a la ganadería extensiva, lo que va junto a territorios comunitarios más amplios y menos poblados. Hacia el sur, pues, el hábitat está más disperso dentro de las comunidades, sabiendo, sin embargo, que hemos representado el mapa poblacional a partir del centro del pueblo.

Figura 6. Repartición de la población en las comunidades en la región del salar de Uyuni en 2001. Número de habitantes.
Fuente: INE, 2001. Elaboración propia, en colaboración con S. Coursière.

42¿En qué medida los datos del censo de 2001 se corresponden con la realidad, y más aún la situación en 2008, el año de nuestras investigaciones? En las comunidades, resultó sumamente difícil determinar con certeza el número de habitantes. Contar el número de residentes es de hecho una tarea compleja, ello también para la población local, ya que los significados del término “habitantes” varían según los interlocutores. ¿Se refiere uno a la población permanente? ¿Ala que cultiva? ¿A la nacida en la comunidad? ¿A la población “miembro” de la comunidad? En otras palabras, el criterio podría ser el de la residencia (con todas las ambigüedades de su definición), de origen o el del acceso a los recursos.

  • 17 Los censos de 1950 y 1976 no se efectuaron a la escala de las comunidades y el de 1992 es difícilm (...)

43Según el criterio de residencia, la única fuente oficial que tenemos para el conjunto de las comunidades es el censo general de población del 200117. Y bien, muchas personas originarias de las comunidades se hicieron censar en su comunidad mientras que no residían allí, o lo hacían de forma discontinua (doble residencia). Los datos del censo son útiles porque dan una estimación mínima del número de individuos miembros de la comunidad. Pero que no reflejan la realidad de la población residente. Sin embargo, en Bolivia, los datos del INE del 2001 son un punto de referencia para el conjunto de políticas públicas. Establecen los presupuestos municipales, como ya se mencionó, y también determinan las modalidades de intervención en las áreas de salud y educación.

44Para la salud, por ejemplo, el índice de crecimiento demográfico calculado por el INE para cada municipio de acuerdo a los datos 1992-2001 sirve para determinar el volumen de la población, y es sobre esta base que anualmente se asignan los medios a los centros salud. Pero todos saben que la población real es menor, y algunos centros y puestos de salud hicieron entonces su propio censo para determinar la población a tratar. No pudimos acceder a esta información sino para dos de las comunidades estudiadas: San Juan y Palaya. Para Otuyo y Chilalo, escasamente pobladas, pudimos realizar nuestro propio censo y, en el caso de Candelaria, se utilizó la lista de productores con derechos en la comunidad (derechohabientes), completada con la asistencia de un representante de la comunidad. Los resultados se muestran en la Tabla 1.

Tabla 1. Población de las cinco comunidades estudiadas en 2008

Tabla 1. Población de las cinco comunidades estudiadas en 2008

* INE: Instituto Nacional de Estadísticas, PS: puesta de salud, AVT: elaboración propia.
(1) Consideramos la población mayor de 15 años de edad, edad potencial de salida en migración.
(2) Reagrupación de las entidades estadísticas: San Juan, Amor, Turuncha y San José.
(3) Reagrupación de las entidades estadísticas: Candelaria de Viluyo, Mulasi, Poqueroma, Lupi et Challa Vinto.
(4) Según el documento: “Nómina de habitantes de la comunidad de Paiaya” proporcionado por el asistente sanitario, completado con el representante de la comunidad del año 2008.
(5) Según el documento: “Lista de contribuyentes”, proporcionado por las autoridades locales, completado con el representante de la comunidad del año 2007.
(6) Censo personal.

Caracterización estadística de la migración interna

45Se acostumbra a distinguir, en el estudio de la movilidad, las migraciones internacionales de las migraciones internas. Esta distinción, sin embargo, tiende a desaparecer tan pronto como tenemos en cuenta las trayectorias de movilidad de los individuos. De hecho, el área de los destinos migratorios en esta región va más allá de las fronteras nacionales, lo que no reflejan los datos del censo del INE, que no incluyen las variables relativas a la movilidad internacional. Sobre la base de los datos del INE, aquí se tendrán en cuenta los movimientos estrictamente internos de la población: ¿qué lugar tienen en la dinámica de poblamiento de la región? ¿Cuáles son los orígenes y destinos migratorios en el área de estudio?

46Entre las preguntas formuladas en el censo del 2001, aplicadas a toda la población del país, dos tenían que ver con la migración: primero el lugar de nacimiento, y luego el lugar de residencia cinco años antes de la fecha del censo (1996). No había pues ninguna pregunta acerca del año de instalación en la residencia actual. Basado en el principio de residencia única, este censo no planteó más preguntas sobre otros posibles lugares de residencia de la persona.

47Si bien los datos del censo permiten conocer las cantidades de migrantes y flujos intercensales, no dan cuenta de los movimientos temporarios, las sucesivas migraciones o movimientos reversibles (Domenach y Picouet, 1995: 17). Se utilizaron tres indicadores: el lugar de nacimiento, lugar de residencia en 2001 y el lugar de residencia en 1996. La escala espacial del censo del INE es el municipio. La migración se llama antigua cuando el lugar de residencia en 2001 es diferente del lugar de nacimiento, y reciente cuando hubo un cambio de residencia entre 1996 y 2001.

48Tres municipios se caracterizan por una gran cantidad de antiguos emigrantes (más del 40%): Uyuni-de la que ya hemos mencionado el declive de su centro urbano (la ciudad de Uyuni) y de las minas alrededor; Llica y San Pedro de Quemes ambos de los cuales son frontera con Chile y donde la actividad agrícola es muy incierta debido a las condiciones ambientales. Por otra parte, la proporción de antiguos emigrantes no es muy alta (entre 20% y 25%), lo que tiende a relativizar la idea de éxodo rural en estos municipios.

49En cuanto a la categoría de antiguos inmigrantes, conviene relativizar su peso en el seno de la población total, ya que parte de las personas que llegaron a instalarse en los municipios de la zona de estudio son en realidad originarias de las comunidades, es decir, los hijos de inmigrantes nacidos en el lugar de trabajo de sus padres (minas, ciudad) y que luego retornaron con ellos, como “inmigrantes pasivos.” Luego están las mujeres que se instalan en el municipio de sus esposos en el momento de su matrimonio. La proporción de antiguos inmigrantes en los municipios estudiados osciló entre el 7% a casi 28%. Los residentes “originarios” (en el sentido de lugar de nacimiento) son ampliamente mayoritarios en todos los municipios (al menos en 70%).

50Las siguientes figuras (7 y 8) indican el lugar de residencia de los antiguos emigrantes y el origen de los antiguos inmigrantes de todos los municipios.

51En general, los sitios de residencia de la población “emigrada” en 2001, nacida en un municipio del Altiplano Sur, están en su inmensa mayoría en el Altiplano Central y Norte (Oruro y La Paz) y en los valles interandinos de Bolivia (Potosí, Cochabamba en particular). Comparativamente, el Oriente, y sobre todo la ciudad de Santa Cruz, siguen siendo una atracción secundaria, lo que relativiza la idea de que se hubiera dado, al menos en esta región, una deriva demográfica desde las tierras altas hacia las bajas. Se observa, además, la importancia de las migraciones de cercanías, especialmente a la ciudad de Uyuni, situada al este de nuestra zona de estudio, así como el atractivo de ciertas regiones fronterizas con la Argentina, como Villazón y Tarija al sur de Bolivia.

52El efecto de proximidad es aún más visible para jos flujos de inmigración. Los lugares de nacimiento de los residentes no nativos, en efecto, están en la gran mayoría en el seno mismo del Altiplano Sur, es decir, en los municipios vecinos de los departamentos de Oruro y Potosí. Hay mucho menos inmigrantes de otros departamentos, como La Paz y Cochabamba.

53La inclusión de los cambios residenciales durante el período 1996-2001 capta los últimos patrones espaciales de migración interna. A nivel nacional, las tasas netas de migración negativas corresponden a casi todos los municipios de la región andina, en beneficio de los municipios de tierras bajas.

Figura 7. Residencia en 2001 de los antiguos emigrantes de los municipios estudiados.
Fuente: INE, 2001. Elaboración propia, en colaboración con S. Coursiére.

Figura 8. Lugar de nacimiento de los antiguos inmigrantes residentes en los municipios estudiados en 2001.
Fuente: INE, 2001. Elaboración propia, en colaboración con S. Coursiére.

54Así, para todos los municipios de la región del Salar de Uyuni, excepto Santuario de Quillacas, las tasas netas de migración anual (fig. 9) son negativas, especialmente para aquellos que están en posición muy periférica, al oeste y al sur el Salar de Uyuni. Estos municipios “expulsan” más población de la que reciben; el crecimiento demográfico registrado entre los dos últimos censos es positivo y se debería exclusivamente al crecimiento natural.

Figura 9. Tasa neta de migración interna de los municipios estudiados (1996-2001).
Fuente: INE, censo 2001, cálculos CODEPO, 2004.

55Por último, el análisis de la dinámica de poblamiento –fundamental para hacer un balance del impacto demográfico del auge de la quinua– desemboca en conclusiones contradictorias. Las fuentes oficiales del censo dan fe de un bajo crecimiento demográfico de la región, algunos indicadores relacionados con la vivienda y el cierre de algunas escuelas van en la dirección de una población en declive. Del mismo modo, los censos locales o nuestro propio recuento indican una disminución de la población, por lo menos de la que reside permanentemente en las comunidades. Si las migraciones rurales no han escatimado esta región, su magnitud se mantiene relativamente moderada en el largo plazo.

56Del mismo modo, la feminización y el envejecimiento de las campañas, fenómenos clásicos en las zonas rurales de fuerte emigración, no son puestos a la luz en la región. Es pues difícil concluir en un descenso demográfico en la región Salar de Uyuni, especialmente durante la década 1990-2000. Las lógicas demográficas son en realidad más complejas de lo que se resume en la migración como disminución de población activa. El análisis de las trayectorias de movilidad mostrará la diversificación y complejidad de los sistemas residenciales en los últimos años, que participan de nuevas dinámicas demográficas y económicas en la región.

Una economía local basada en agricultura y pastoreo

  • 18 Entre los países andinos, Bolivia es el que tiene la parte del sector primario más elevada. Por ej (...)

57El censo de 2001, en la escala de Bolivia, indica que el 45% de la población activa trabaja en el sector primario, el 14% en el sector secundario y el 40% en el sector terciario. El porcentaje relativo del sector primario es sorprendentemente elevado en relación con la proporción de la población urbana que sube al 62%18. Estos datos reflejan la importancia de la actividad agrícola, todavía ampliamente dominante, y a veces exclusiva, en las áreas rurales bolivianas.

58Este esquema es propio de la región del Salar de Uyuni, cuya base económica local está en el sector primario, sobre todo agricultura y ganadería. La diversificación de las actividades locales es muy poco marcada, limitada a actividades mineras y turismo (este último especialmente en el sur del salar), a los que podemos añadir la extracción de sal, pero que sigue siendo muy marginal. Si la zona es rica en recursos minerales, estos se explotan cíclicamente, según los precios del mercado. La región se mantuvo alejada del desarrollo industrial que es, por otra parte, bastante bajo en Bolivia, mientras que comercios y servicios siguen estando muy concentrados en unos pocos pueblos rurales o en la ciudad de Uyuni.

  • 19 La pregunta sobre la actividad se la hace a todas las personas, de 10 a 98 años incluidos.

59Los datos estadísticos sobre el empleo del censo del 2001, es decir sobre el sector de la principal actividad declarada por los individuos19, confirman esta característica: el predominio del sector primario para todos los municipios, excepto por el de Uyuni, donde el sector terciario llega lógicamente en primera posición (empleos en los servicio y la administración en la ciudad de Uyuni). Los municipios fronterizos (San Pedro de Quemes, Llica) y los de la parte sur (San Agustín, Colcha “K”) indican un sector terciario más importante (entre el 21% y el 36% de la población activa) que en otros municipios. Son los cuatro municipios en los que las condiciones climáticas son más extremas, limitando severamente la actividad agrícola. El municipio de San Pedro de Quemes se volvió hacia el comercio transfronterizo con Chile, mientras que la tercerización de la economía en el municipio de Llica está relacionada con la presencia de un gran centro educativo (Escuela Normal). En los municipios de Colcha “K” y San Agustín, es el turismo el que explica la importancia relativa del sector terciario.

60El principal problema de las estadísticas consideradas es el hecho de que los individuos declaran sólo una actividad: la principal. Como señaló H. Guétat-Bernard (1998: 261), estos datos no reflejan, entonces, la pluri-actividad de los individuos y el sector de estas diferentes actividades: “Una de las debilidades de los estudios estadísticos es subestimar el conjunto de las ocupaciones y los tipos de empleos de los individuos y los hogares, para privilegiar, para cada uno, lo que parece principal”. Para la población del Altiplano Sur, la pluri-actividad es una vieja realidad que continúa hoy (Molina Rivero, 1986; Laguna, 2003; Parnaudeau, 2006; Gasselin, 2009; Vassas y Vieira Pak, 2010), y de forma incluso más amplia en el resto de los Andes (Altamirano, 1992; Zoomers, 1998, 2002; Spedding y Llanos, 1999; Alber, 2005).

61La población practica la pluri-actividad multi-localizada, lo que significa que si la economía local está basada casi exclusivamente en la agricultura y la ganadería, la economía familiar, a su vez, es más diversa. Tampoco es cierto que la agricultura local sea la principal actividad, ya sea en términos de tiempo de trabajo o de ingresos, ya que la mayoría de la gente va a buscar ingresos fuera de su comunidad de origen, como asalariados de la agricultura, la construcción, el comercio o incluso el servicio doméstico para las mujeres. El tema de la multi-actividad se desarrollará ampliamente en la tercera parte, a partir de nuestras encuestas en las comunidades y la reconstitución de las trayectorias profesionales.

Desarrollo social y territorial: una lenta evolución

La persistencia de la pobreza

  • 20 La incidencia de la pobreza se define en Bolivia a partir de los criterios establecidos por el Ins (...)

62Bolivia es considerada como uno de los países más pobres de América Latina, con gran parte de su población en situación de pobreza20. Los bolsones de pobreza extrema están en los municipios predominantemente rurales y en la región andina, de la que hace parte el Altiplano. Si los niveles de pobreza de la población rural han disminuido entre 1992 y 2001 (fig. 10), el campo boliviano acusa sin embargo grandes dificultades en términos de indicadores de desarrollo social y económico.

Figura 10. Repartición de la población rural boliviana por grupos de satisfacción de las necesidades básicas, censos 1992 y 2001 (en %).
Fuente: INE, 2001a: 9 (datos INE, UDAPE)

  • 21 Para la comparación, a nivel nacional, la proporción de población pobre llega al 91% en la zona ru (...)

63En la región del Salar de Uyuni, la proporción de la población pobre en 2001 oscila entre el 89 y el 100%, a excepción de Uyuni (58%). Pero más de la mitad de los municipios del área de estudio alcanzan tasas superiores al 90%. Estas cifras confirman un fenómeno persistente en Bolivia, y más ampliamente en los países del Sur, a saber, las grandes disparidades de desarrollo entre las ciudades y el campo21. Por otra parte, no hay evidencia de una mejora general de los indicadores de desarrollo social durante la década de 1990 a 2001. En cambio, para el período más reciente, las observaciones de campo muestran evoluciones positivas influenciadas por el auge de la quinua.

Índices socio demográficos y educación

64Los índices demográficos básicos (tasa global de fecundidad, tasa de mortalidad infantil y esperanza de vida) de las poblaciones del Altiplano Sur reflejan un proceso de transición demográfica aún en gran medida en curso, y cierta vulnerabilidad socio demográfica característica de los países del Sur.

65La tasa global de fecundidad se caracteriza por una disminución generalizada entre 1992 y 2001 y se situó el 2001 entre 3,7 y 5,3 hijos por mujer según los municipios. Estas tasas están muy por debajo de la media rural nacional, que es de 6,3. La tasa de mortalidad infantil se redujo en todos los municipios entre 1992 y 2001, a veces de manera espectacular. Todavía signe siendo alto, con alrededor de uno de cada 10 niños, lo que significa que, dada la tasa de fecundidad, estadísticamente una de cada dos mujeres sabe de la muerte de uno de sus hijos. Por último, los datos sobre la esperanza de vida al nacer también indican diferencias significativas que pueden llegar hasta los 14 años: 48,9 años en Santuario de Quillacas contra 62,4 años en Llica, localidad que cuenta con un mejor acceso a servicios y equipos médicos.

66Estos índices reflejan la dificultad de acceso a los servicios de salud en esta región. En efecto, las políticas nacionales de salud son recientes y a menudo insuficientes para cubrir las necesidades, sobre todo en esta región de Bolivia marcada por el aislamiento y por la lejanía de comunidades rurales con equipos médicos. El personal de salud es de 0,92 a 3,79 personas por cada 1 000 habitantes en los municipios de la región según el PNUD-Bolivia INE (2005). A nivel nacional, tres tipos de estructuras organizan el sistema de salud: hospitales (principales y secundarios), los centros y puestos de salud y finalmente los enfermeros móviles. Las capitales de los municipios están equipadas con un centro de salud y algunas raras comunidades tienen una posta sanitaria para la atención básica. Los enfermeros hacen rondas por las comunidades, como una vez al mes, aunque el ritmo es irregular. La ciudad de Uyuni está equipada con un hospital, pero los servicios aún son reducidos. Los habitantes de la región se ven obligados pues, en muchos casos, a ir a Oruro o Potosí (entre 6 y 10 horas de viaje) y algunos no dudan en ir a Sucre o La Paz (viajes de 10 a 15 horas).

67Recordemos que a ese sistema formal de salud se yuxtapone un sistema de medicina tradicional (curanderos y yatiris), ampliamente utilizados por las familias de la región.

68En cuanto a la educación, antes de las posibilidades de acceso a las escuelas públicas, los pueblos se organizaban para garantizar la educación básica a los niños remunerando a una persona del pueblo con cierto nivel de educación. P. Laguna (2011) afirma que “desde finales del siglo XIX, los habitantes de la periferia del Salar de Uyuni, en especial los de las zonas fronterizas con Chile, integraron la educación pública como un componente esencial de su vida, el medio por el que pueden articularse a la sociedad global. Aprovecharon al máximo las políticas estatales para crear escuelas primarias y secundarias, que se iniciaron en la primera mitad del siglo XX, y luego las escuelas normales después de la revolución de 1952”.

69Las figuras 11 y 12 muestran desarrollos convergentes en el sector de la educación.

Figura 11. Evolución de la tasa de analfabetismo de la población de los municipios estudiados entre 1992 y 2001.
Fuente: INE, censos 1992, 2001.

Figura 12. Evolución de los años promedios de estudio de la población de los municipios estudiados entre 1992 y 2001.
Fuente: INE, censos 1992, 2001.

70La alfabetización y el nivel de escolarización están en plena mejoría desde hace una década. Esta tendencia está vinculada con las políticas nacionales de equipar los campos.

  • 22 CETHA: Centro de Educación Técnico Agropecuario Humanista.

71El sistema educativo de Bolivia tiene tres niveles: primario, secundario y superior. En las zonas rurales, las unidades educativas incluyen varias escuelas primarias y, a veces un colegio. En la zona estudiada, algunas comunidades cuentan con una escuela primaria, cuando hay suficientes niños. La región está considerada como fronteriza y se beneficia, por tanto, con una política reforzada de desarrollo, gracias a la cual el número umbral de niños para que pueda acceder un maestro, es menor que la permitida en otras áreas de Bolivia. Frecuentemente se trata, en tales casos, de clases únicas. El nivel secundario (colegio) se encuentra generalmente en las capitales de municipio. En la región del Salar de Uyuni, hay una sola institución de nivel superior, que es la Escuela Normal de Llica. Puede mencionarse también el establecimiento de CETHA22 en Salinas y los del CEMA y de la IBA en Uyuni, que son centros de educación técnica.

72La oferta educativa es pues reducida y no siempre tiene buena reputación, por lo que cada vez más familias se vuelcan a la ciudad para la educación de sus hijos.

Una región en desarrollo

73El acceso al agua es un problema recurrente en esta región árida. La mayoría de las comunidades cuenta con una fuente de agua dulce, pero algunas utilizan el agua salina de los pozos excavados en el pelar (caso Palaya en particular). Desde hace veinte años, se construyen tanques de agua así como canalizaciones que llevan agua a la aldea. El agua está disponible entonces en las pilas o grifos comunes. Estos trabajos generalmente fueron financiados, mientras los habitantes del pueblo que participaron con la mano de obra.

74El acceso del sector a la electricidad es reciente. Anteriormente, si bien algunas comunidades estaban equipadas con paneles solares individuales (financiados por ONGs), la mayoría de las casas se iluminaban con velas. Hoy en día, algunas comunidades cuentan con un generador y entonces se benefician 2-3 horas de electricidad al día. Pero lo nuevo es la instalación de electricidad en el área. En efecto, la subprefectura de Salinas se beneficia de ella desde 2007 y, desde fines de 2008, la electricidad llegó a Llica, sirviendo en su recorrido a algunas comunidades. Estos progresos no debe ocultar la extrema debilidad de cobertura de la región, sobre todo en la parte sur.

75Las redes de telecomunicaciones, a su vez, permanecen deficitarias en gran parte. Antes había telégrafo, sobre todo en las capitales de municipio. Desapareció hace varios años y se instalaron cabinas telefónicas en los pueblos y algunas comunidades. Pero el servicio es muy limitado y de mala calidad. Por otra parte, algunas comunidades tienen comunicación por radio, especialmente para las emergencias médicas, pero rara vez funcionan las radios. Los teléfonos fijos nunca entraron a las casas. Sin embargo, la telefonía móvil se está desarrollando rápidamente en los últimos años; algunas comunidades ahora tienen acceso a la red de telefonía móvil.

76Por último, al igual que muchas zonas rurales de Bolivia, la región del Salar de Uyuni está mal servida por las carreteras. Sin caminos pavimentados, sólo hay unos pocos caminos en mal estado, conectando algunos pueblos. Muy a menudo se toma el salar y el pelar para circular, lo que reduce las distancias y tiempos de viaje. Pero estos “atajos” son intransitables durante al menos cuatro meses del año (temporada de lluvias y sus secuelas), aislando algunas comunidades. La actual política nacional apunta a mejorar las infraestructuras viales a través de una inversión a cargo de los departamentos. Al sur del salar, la mina privada de San Cristóbal financió una buena carretera. Por último, se está llevando a cabo el proyecto del corredor bi-oceánico (que une el océano Atlántico con el océano Pacífico), que pasa al sur del salar.

77Los viajes se hacen sobre todo por autobuses (flotas). Los tiempos de viaje son largos, pero esto no impide una intensa circulación. Los destinos y horarios de flotas obedecen a la demanda, mientras la oferta de servicios de transporte es más importante los días de mercado. Los trayectos de las flotas conectan algunas ciudades (Uyuni para la zona sur; Challapata y Oruro para la zona norte) y asisten a las comunidades ubicadas en su camino. Muchas comunidades no tienen acceso a un servicio de transporte colectivo. Sin embargo, todas ellas están conectadas entre sí y con la capital del municipio, lugar de partida del transporte público.

78Si el uso de los medios de transporte privado (motos, camionetas, camiones) era muy raro hasta hace algunos años, hoy dejó de serlo. Para largas distancias, es aún más caro que emplear flotas. Esos vehículos se utilizan pues a nivel local y sobre todo para las necesidades de las labores agrícolas. Suele tratarse de vehículos contrabandeados de Chile, que entonces no pueden ir más allá de la misma zona.

79En los principales pueblos de la región, como Salinas, Llica, Pampa Aullagas, Santuario de Quillacas, Coroma, comercios y servicios están muy poco desarrollados o limitados a pequeñas tiendas poco surtidas. Estos pueblos son lugares de tránsito o de residencia más que de actividades propiamente dichas. De hecho, son numerosos los miembros de las comunidades cercanas que tienen casa en ellos. Por otra parte, su desarrollo se debe mucho a los servicios educativos, que lleva a algunas familias a practicar una doble residencia, entre su comunidad y el pueblo vecino. La pobreza de los servicios comerciales, a su vez, obliga a la gente a desplazarse a la ciudad, es decir a distancias relativamente grandes, para la compra de bienes de consumo. Dependiendo de la ubicación y el servicio, van a Challapata, Oruro o Uyuni.

  • 23 Lugar de la venta de productos agrícolas y alimenticios, pero también espacio de sociabilidad e in (...)

80En la región del Salar de Uyuni, la gran feria23 semanal de Challapata sigue siendo el principal polo local (incluso si está lejos de ciertas comunidades) en el que se vende sobre todo la producción de quinua y carne. Como alternativa a los comercios urbanos o las ferias locales, las personas pueden optar por comprar algunos productos frescos a los comerciantes que llegan directamente a algunas comunidades. Estos hacen, a menudo, de intermediaros en el comercio de quinua, que se hacen pagar en género, es decir en quinua. Por último, algunas familias instalan pequeñas tiendas de artículos básicos en sus propias casas.

81Hasta el auge de la quinua, la región del Salar de Uyuni era una zona de producción agrícola, muy poco excedentaria, donde las lógicas familiares de producción se basan esencialmente en el autoconsumo. Sigue siendo así para algunos productos alimenticios (sobre todo la papa), pero los productos alimenticios básicos se compran en el mercado urbano (Oruro, Uyuni, Challapata). En este sentido, la región está en una fuerte situación de dependencia alimentaria respecto a otras áreas agrícolas, sobre todo los valles interandinos y las tierras bajas, donde las producciones son mucho más diversificadas y de donde vienen el arroz, las harinas, aceites y la mayoría de las frutas y verduras.

82Así pues, la incidencia de la pobreza, el escaso grado de equipamientos y el aislamiento de los campos pesan en gran medida en las condiciones de vida de las poblaciones de la región del Salar de Uyuni, históricamente organizado en torno a actividades agrícolas y pastoriles. Sin embargo, ellas no están recluidas y asignadas de por vida a sus tierras. Con una fuerte tradición de movilidad, continúan e incluso intensifican sus desplazamientos, a fin de responder a la situación de pobreza mediante la búsqueda de fuentes de ingresos en otras partes. Este aumento de la movilidad también se relaciona con las prácticas comerciales y de suministro, así como la necesidad de acceder a servicios de salud y educación.

Notes

7 En el texto usaremos indiferentemente las apelaciones Candelaria de Viluyo o Candelaria; San Juan de Rosario o San Juan.

8 Localmente, los habitantes hablan de pampa para designar las superficies planas de este altiplano en relación a los volcanes de la cordillera, que alcanzan más de 6000 metros de altura.

9 J. Murra describe las poblaciones del periodo 1460-1560, antes de la colonización española. Da cuenta de una organización para controlar el máximo de pisos ecológicos y por tanto de producción, que podían ir desde la puna a 4000 metros de altura a zonas litorales: “La población hacía un esfuerzo continuo para asegurarse el acceso a “islas” de recursos, colonizándolas con su propia gente, a pesar de las distancias que las separaban de sus núcleos principales de asentamiento y poder” (1975: 62). En cuanto concierne a nuestra zona de estudio, indica que “existirían etnias altiplánicas sin contacto con el Titicaca o el mar, pero con acceso a yungas hacia el norte y el este. Se trata de los Pocona y de los Charcas, Caracaras, Soras, Quillacas, Carangas, Chuis, Chichas” (1975: 78).

10 Ir y venir entre dos localidades o regiones económicamente complementarias.

11 A escala nacional, 62% de la población desde los 15 años se auto-identifica como indígena, con un 25% de aymaras y un 31% de quechuas.

12 Al sudoeste de la actual Bolivia.

13 Los datos estadísticos relativos a la evolución demográfica de Bolivia vienen de los censos efectuados por el INE (Instituto Nacional de Estadísticas) en 1950, 1976,1992 y 2001.

14 Ver en Vassas Toral (2011) para las precisiones metodológicas de cálculo.

15 Las zonas urbanas fueron definidas por el INE a partir del umbral de 2000 habitantes.

16 Esas cifras son el resultado de un nuevo análisis de los datos del censo del 2001 y entonces no aparecen como tales en los trabajos del INE.

17 Los censos de 1950 y 1976 no se efectuaron a la escala de las comunidades y el de 1992 es difícilmente explotable a esta escala.

18 Entre los países andinos, Bolivia es el que tiene la parte del sector primario más elevada. Por ejemplo, la parte del sector primario en la población activa es del 8% en Ecuador para 64% de urbanos, de 30% en Colombia para 74% de urbanos y de 9% en el Perú para 71% de urbanos.

19 La pregunta sobre la actividad se la hace a todas las personas, de 10 a 98 años incluidos.

20 La incidencia de la pobreza se define en Bolivia a partir de los criterios establecidos por el Instituto Nacional de Estadística y la UDAPE (Unidad de Análisis de Políticas Económicas). Se refiere a la proporción de hogares cuyas condiciones de vivienda y acceso a los servicios (agua, salud, electricidad, educación) no satisfacen las necesidades básicas de acuerdo con un estándar mínimo predefinido. G. Cortes (2008) indica que los datos de las encuestas a hogares (base MECOVI Mejora de encuestas y medición de las condiciones de vida en América Latina y el Caribe-CEPAL/BID/Banco Mundial), que son más completos-ya que también integran en el cálculo los niveles de ingreso y consumo-, no hacen variar la configuración general de la incidencia de la pobreza en el país.

21 Para la comparación, a nivel nacional, la proporción de población pobre llega al 91% en la zona rural y 39% en medio urbano.

22 CETHA: Centro de Educación Técnico Agropecuario Humanista.

23 Lugar de la venta de productos agrícolas y alimenticios, pero también espacio de sociabilidad e intercambio de información (Albo et al., 1990; Bernabé Uño et al., 2002; Quispe Plata et al., 2002; Núñez, 1998).

© IRD Éditions, 2016

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Volume papier

IRD Éditions
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search