Version classiqueVersion mobile

Primeras sociedades de la alta Amazonia

 | 
Francisco Valdez

Introducción

Texte intégral

1El propósito de esta obra es presentar al público el contexto natural y cultural de la alta Amazonía, subrayando el aporte que los antiguos pueblos de esta comarca hicieron a la construcción de lo que hoy se ha dado en llamar la Civilización Andina. En este recuento se hace una síntesis de los distintos medios y paisajes que caracterizan a esta región intermediaria entre las altas tierras andinas y las tierras bajas de la cuenca amazónica. Se hace una recapitulación de lo que se ha tomado, hasta la presente fecha, como las primeras evidencias arqueológicas de la antigua historia de los pueblos selváticos. Esta revisión es más bien breve por cuanto hay muy poca información publicada sobre lo que se pudiera considerar como las huellas de la primera ocupación humana en las distintas partes del territorio amazónico que hoy constituye la República del Ecuador. Hay que reconocer que la investigación científica sobre los primeros habitantes de esta inmensa región arrancó relativamente tarde (mediados de la década de los años 1940) y que luego despertó muy poco interés en la comunidad, hasta la década de los sesentas, en que un entusiasta sacerdote incursionó como pionero solitario en la selva. Él dedicó buena parte de su vida al estudio de los “tiestos y cacharros del oriente”. A pesar de que la ciencia arqueológica en el Ecuador tomó un nuevo impulso desde los 70s, con los programas ejecutados por los Museos del Banco Central, la investigación en la Amazonía siguió siendo una prioridad postergada. Para cuando el mecenazgo de la institución bancaria se apaga a inicios de los 90s, se despierta una llama de esperanza con los estudios de impacto ambiental, que por ley deben emprender las compañías petroleras que exploran los campos en la baja amazonía. De pronto hay recursos y facilidades para entrar a la selva, lo que atrae a una nueva generación de técnicos en la disciplina a fijar sus miras en la arqueología contractual. Cientos de contrato se generan pero muy poca información se publica y escasos son los resultados que han contribuido a acrecentar el conocimiento de la primera historia de los pueblos amazónicos.

2No obstante, esta historia existe y debe ser expuesta, no como un manual de tecnicismos que describe las particularidades de la cerámica maltrecha que generalmente se encuentra en los pozos de sondeo, sino como el reflejo que deja la evidencia arqueológica de los antiguos modos de vida, de las técnicas empleadas para transformar la selva en un dominio culto, donde el hombre encontró el sustento y trabajo las materias para forjarse una vida en sociedad. El presente libro tratará entonces sobre las primeras sociedades de la alta amazonía, de cómo éstas se organizaron en comunidades interdependientes y rompieron el aislamiento que el bosque tupido les brindaba. Se discuten para ello los resultados de la investigación efectuada en la provincia de Zamora Chinchipe y más concretamente en la región de Palanda, donde los estudios efectuados en el sitio Santa Ana-La Florida han contribuido a brindar una imagen bastante clara de cómo estos pueblos produjeron una alta cultura desde hace 5500 años antes del presente.

3La investigación ha sido efectuada, en el marco de un convenio de asistencia técnica y cooperación científica entre el Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD de Francia) y el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC). Los trabajos conjuntos han permitido recuperar, en el transcurso de los últimos 12 años, una serie muy amplia de evidencias materiales que hoy se discuten para intentar reconstruir una parte de la primera historia de los habitantes de la cuenca hidrográfica del río Chinchipe (un importante afluente del río Marañón).

4Por sus particularidades geográficas, el estudio de esta cuenca, permite comprender las interacciones sociales que se dieron a través del tiempo entre los pueblos que habitaron las tierras bajas de la región amazónica, los de la zona de transición, conocida como ceja de selva, los de las altas tierras del corredor interandino, los de las tierras bajas de la vertiente occidental de los Andes y los pueblos asentados en las costas del océano Pacífico. Las evidencias encontradas en el sitio Santa Ana-La Florida atestiguan de una larga serie de contactos (directos o por intermediarios) entre los pueblos que vivieron a los dos lados de la cordillera andina. La presencia física de conchas marinas, procedentes de los mares cálidos de la zona del golfo de Guayaquil, en los contextos de la alta amazonía es una prueba irrefutable de la relación que tuvieron los antiguos habitantes de esta parte de la América precolombina.

5Sin embargo, existen muchos otros tipos de evidencias, a primera vista no tan claras, que hablan de las relaciones que mantenían los pueblos de ambos lados del circuito. A veces éstas tienen un carácter microscópico, pero son las evidencias que han dejado sus huellas en el paisaje natural y cultural. Así por ejemplo, está el caso de muchas plantas hoy ampliamente difundidas a los dos lados de la cordillera, pero que originalmente tuvieron su punto de origen en la vertiente oriental. Plantas como el maní, la yuca, la coca son todas originarias de la Amazonía, sin embargo entraron muy tempranamente en la dieta y en las costumbres culturales de los pueblos de la costa del Pacífico. Evidentemente estas plantas no trasmontaron los Andes por la gracia divina, o por la acción de algún ave migratoria que desplazó sus semillas a localidades tan distantes. La acción humana es responsable de estas y muchas otras interacciones regionales, y aunque las motivaciones directas no son por ahora del todo conocidas, sus efectos están palpables por doquier.

6Como se verá en el transcurso de esta narración, muchas de las plantas, usos y costumbres que hoy caracterizan a la Civilización Andina tuvieron su origen en la Amazonía y es por ello que hoy conviene reconocer la importancia que tuvo esta región en el surgimiento de la cosmología que sustenta el pensamiento andino. La interacción regional es probablemente una de las principales características que define a los pueblos de esta parte de la América meridional. Estudios como los que ahora se presentan contradicen la noción tradicional que se tenía de que los pueblos amazónicos vivían sin cultura, en un estado de completo aislamiento con respecto a los otros pueblos. Esta noción teórica justificó durante décadas el aparente retraso sociocultural que caracteriza a los pueblos del bosque tropical. En la práctica esta situación está muy alejada de la realidad, la interacción que el hombre amazónico tuvo con su medio fue decisiva en el surgimiento de las culturas selváticas y de cómo estas se proyectaron más allá de su marco natural, pero siempre propagando la ideología profunda y misteriosa que el bosque cerrado les inspiró, pero que los pueblos con su acción social supieron transformar. La historia de los pueblos amazónicos es una dialéctica entre naturaleza y cultura y cómo se verá de ella surgen los primeros rasgos de la civilización. Esta historia es un relato de diálogos y saberes inéditos, pero milenarios.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18183/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 957k

© IRD Éditions, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search