Version classiqueVersion mobile

Los peligros volcánicos asociados con el Tungurahua

 | 
Pablo Samaniego
, 
Jean-Philippe Eissen
, 
Minard L. Hall
, 
et al.

2. Historia geológica del volcán Tungurahua

Texte intégral

1La siguiente historia geológica, así como las descripciones que se detallan a continuación, se basan en un estudio científico publicado por Hall, et al. (1999), en una de las más importantes revistas científicas en el área de la vulcanología (Journal of Volcanology and Geothermal Research) y cuyo título es “El volcán Tungurahua, Ecuador: estructura, historia eruptiva y peligros volcánicos”.

EL PERÍODO PREHISTÓRICO

2El volcán Tungurahua consta de tres edificios sucesivos, de los cuales los dos primeros fueron parcialmente destruidos por grandes deslizamientos (colapso sectorial), cuyos vestigios se observan en los flancos norte, oriental y sur del volcán (fig. 5).

El viejo edificio volcánico: Tungurahua I

3Este edificio fue construido sobre el basamento metamórfico de la Cordillera Real. Actualmente se encuentra representado por las grandes superficies inclinadas del flanco norte (Runtún y Pondoa, figs. 3 y 4), así como por las lavas de los flancos sur y oriental del volcán. Las superficies de Runtún y Pondoa se encuentran cortadas por grandes y profundos valles (Vazcún y Ulba, figs. 3 y 4), presentan un espesor aproximado de 400 m y están constituidas por un apilamiento de flujos de lava de composición andesítica a andesítica básica. Este volcán sufrió un deslizamiento que destruyó parcialmente el edificio y finalizó su actividad con un importante episodio de volcanismo más silíceo, responsable de la emisión de los flujos de lava dacíticos de Runtún y Minsas. En base a dos dataciones radiométricas (Barberi, et al, 1988) se ha podido estimar que este edificio fue construido por la acumulación de los productos volcánicos de erupciones sucesivas ocurridas entre 770 000 y 350 000 años antes del presente (AP).

El edificio intermedio: Tungurahua II

4Luego de un período de reposo y de erosión importante, se construyó el cono intermedio, llamado Tungurahua II. En la actualidad únicamente se encuentra representado por una serie de flujos de lava ubicados en la parte superior del flanco sur del complejo (sector de Tiacos, fig. 5). Esta unidad constituye una secuencia de aproximadamente 100 m de espesor de lavas andesíticas que reposan sobre los flujos de lava del Tungurahua I. En base a evidencias geomorfológicas, se infiere que este período de actividad tiene una edad menor a 14 000 años antes del presente (AP), pues los flujos de lava del Tungurahua II se encuentran rellenando paleovalles formados durante el último avance glaciar ocurrido entre 33 000 y 14 000 años AP (Clapperton, 1993). Finalmente, hace 3 000 años aproximadamente, este edificio sufrió un gran colapso sectorial, debido probablemente a las fuertes pendientes de este antiguo volcán y a la intrusión de un volumen de magma dacítico en el edificio volcánico. Como resultado de este evento se originó una caldera de avalancha, fácilmente reconocible hoy en día, especialmente en el flanco sur, así como un importante depósito de escombros que constituyen las planicies de Cotaló y Pillate y que también se extiende aguas arriba por los valles de los ríos Patate y Chambo (fig. 5).

El edificio actual: Tungurahua III

5Finalmente, el edificio actual, denominado Tungurahua III, consiste en un cono aproximadamente simétrico, con pendientes de 30-35° y que ocupa la tercera parte occidental del complejo volcánico. Este cono joven rellena aproximadamente la caldera de avalancha formada en el flanco occidental por el último gran deslizamiento. La incipiente erosión ha excavado solamente pequeñas quebradas de 10 a 40 m de profundidad en este cono. El Tungurahua III se caracteriza por una casi continua actividad eruptiva (figs. 5A y 6) desde hace 2 300 años (aproximadamente desde el año 350 a.C), caracterizada por la generación de flujos de lava, flujos piroclásticos y flujos de escombros, así como moderadas cantidades de material piroclástico lanzado al aire por el volcán y depositado principalmente sobre los flancos y sobre la región al occidente, noroccidente y suroccidente del volcán.

EL PERÍODO HISTÓRICO

6Además de la fase actual de actividad, los documentos históricos reportan cuatro períodos eruptivos posteriores a la conquista española (fig. 6, anexo 4): 1640, 1773,1886 y 1916-1918 d.C. Las descripciones del primero de estos períodos eruptivos son muy escasas, por lo que no mencionaremos detalles de esta erupción. Por el contrario, las otras tres fases eruptivas históricas se caracterizaron por la ocurrencia de uno o más episodios explosivos que generaron productos piroclásticos. Los episodios de 1773 y 1886 terminaron con la emisión de flujos de lava.

Erupción de 1773 d.C.

7En este año, se reportaron (Martínez, 1886) importantes caídas de ceniza (fig. 7) y material piroclástico de mayor tamaño Clapilli), probablemente flujos piroclásticos y flujos de escombros y finalmente fue emitido un gran flujo de lava andesítica que descendió el flanco noroeste del cono hacia las áreas de Juive Grande y La Pampa, represando el río Pastaza por varios días. Adicionalmente, durante esta erupción, la ciudad de Baños fue afectada por un gran flujo de escombros o lahar que descendió por el valle del río Vazcún y se extendió sobre la pequeña ciudad de aquel entonces.

Erupción de 1886 d.C

8En esta erupción ocurrieron numerosos flujos piroclásticos que siguieron diferentes rutas en el flanco occidental hasta el río Chambo (Martínez, 1886), siendo más frecuentes en el lado noroeste, donde cubrieron parcialmente el flujo de lava de 1773. Este período eruptivo culminó pocos meses después con la emisión de un flujo de lava que descendió por el flanco noroeste hasta la zona de Cusúa y represó el río Chambo. Durante esta erupción, los flujos de escombros más grandes descendieron el flanco suroeste hasta Puela; sin embargo, ocurrieron también otros flujos de escombros que bajaron por los valles de Vazcún y Ulba.

Estratigrafía simplificada del volcán Tungurahua III

Estratigrafía simplificada del volcán Tungurahua III

Figura 6. Resumen cronológico de la actividad reciente del volcán Tungurahua.
a.C. = Antes de Cristo; d.C. = Después de Cristo. Modificado de Hall, et al. (1999).

Figura 7. Pintura que representa la erupción del volcán Tungurahua, en 1773. (Fuente: Archivo de Indias de Sevilla, España).

Erupción de 1916-1918 d.C.

9Esta fase eruptiva fue la más notoria debido a los flujos piroclásticos que descendieron los flancos norte y noroeste hacia el área de Las Juntas y el valle de Vazcún. Al menos uno de estos eventos fue observado por Nicolás Martínez (1932, anexo 3). Al finalizar este período no se derramó un flujo de lava, por lo que se supone que la lava quedó confinada al interior del cráter. Adicionalmente se tienen reportes de la generación de flujos de escombros, especialmente por los valles de Vazcún y Ulba. Estudios bibliográficos recientes (J. Egred, datos no publicados) indican que la actividad volcánica del Tungurahua se extendió hasta el año 1925; sin embargo, se estima que se trató de una actividad poco explosiva.

10Lo importante de este período es que a pesar que la actividad duró por más de 3 años, ésta no fue continua, sino más bien se caracterizó por la alternancia de períodos de calma de semanas a meses de duración, con ciclos de intensa actividad explosiva, los cuales generaron flujos piroclásticos e importantes caídas de ceniza.

LA FASE ERUPTIVA ACTUAL

1999 d.C. hasta mayo 2003

11La presente cronología se inicia en el año 1993, cuando se detectaron los primeros síntomas de intranquilidad del volcán, pero detalla sobre todo el período correspondiente a la fase eruptiva actual del volcán Tungurahua (figs. 9 y 10), iniciado en octubre de 1999 y que se prolonga hasta la fecha (mayo del 2003).

1993

12Enero. En este mes se comienza a registrar de forma esporádica una vibración interna del volcán denominada tremor volcánico.

13Mayo. El día 6 de este mes se reportó una explosión freática registrada por los instrumentos del IG-EPN y escuchada en varias poblaciones aledañas al volcán, como Baños, Patate, Ambato y Cevallos.

Figura 8. Fotografía de la erupción del Tungurahua del año 1918. Se aprecia una nube eruptiva, así como los flancos superiores del volcán cubiertos de ceniza y material piroclástico (Foto: N. Martínez).

1994

14Marzo a septiembre. Se detectó un incremento de la actividad sísmica propia del volcán, con la presencia de largos períodos de tremor volcánico.

15Octubre. Se registraron decenas de microsismos de pequeña importancia.

1995-1997

16Marzo a septiembre. Durante estos meses, que corresponden con las mayores precipitaciones anuales en la zona del volcán, se repitieron períodos de tremor volcánico.

1998

17Septiembre y diciembre. Ocurrencia de un enjambre de sismos volcano-tectónicos de origen superficial, tanto en septiembre como en diciembre, probablemente asociados a la ruptura de las rocas del interior del volcán por la presencia de magma en ascenso.

1999

18Abril. Incremento de la amplitud del tremor de origen hidrotermal.

19Mayo. Nuevo enjambre de sismos volcano-tectónicos de origen superficial.

20Julio. Serie de sismos de largo período de carácter profundo. Estos eventos se asocian al ascenso desde grandes profundidades de magma. Al final de este mismo mes se detectaron las primeras columnas pequeñas de vapor saliendo del cráter y un fuerte olor a azufre.

21Agosto. Se registraron varios eventos volcano-tectónicos y de largo período de carácter profundo. Por otra parte, se registraron los primeros valores altos de SO2, confirmando el ascenso de magma bajo el volcán. Una fumarola semi permanente de más de 100 m de altura fue claramente visible desde Baños y los alrededores.

22Septiembre. La actividad sísmica y las emisiones de gases continuaron incrementándose durante los primeros días de este mes. Por esta razón, el 10 de septiembre el IG-EPN recomendó a la Dirección Nacional de Defensa Civil (DNDC) la declaratoria de ALERTA AMARILLA. Del 14 al 16 de este mes ocurrió un período de alta actividad tremórica, algunas veces de carácter armónico, asociado visualmente a pulsos energéticos de salida de gas. El IG-EPN inicia la emisión de reportes diarios de la actividad del volcán, difundidos por la prensa local y nacional.

23Octubre. Durante la primera quincena de este mes el tremor se vuelve continuo. Adicionalmente, el 5 de octubre ocurrió la primera explosión freática que produjo dos heridos. A partir del 9 de octubre, el flujo de SO2 superó las 10 000 toneladas/día y además se reciben los primeros reportes de incandescencia y la expulsión de bloques en el cráter (11 de octubre). A mediados de este mes se iniciaron las primeras emisiones de ceniza del volcán.

24Durante la primera quincena de este mes, debido al importante incremento de la actividad volcánica, un gran número de pobladores de Baños y de los alrededores del volcán comenzaron a abandonar voluntariamente sus viviendas. El 15 de octubre, en base a los altos valores en la actividad sísmica, a las medidas altas del flujo de SO2 y a la observación de incandescencia en el cráter, se recomendó a las autoridades encargadas de la emergencia la declaratoria de la ALERTA NARANJA en la zona de alto peligro del volcán Tungurahua. Como respuesta, las autoridades nacionales y provinciales dieron un plazo de 48 horas (hasta el 17 de octubre) para que se realice la evacuación. El Observatorio del Volcán Tungurahua (OVT), que hasta la fecha había funcionado en el barrio Los Pinos, Baños, también fue evacuado para instalarse en el sector de Guadalupe. Una vez realizada la evacuación, se estima que alrededor de 25 000 pobladores de los distintos flancos del volcán y de la ciudad de Baños se desplazaron a diferentes lugares del país, un número importante de los cuales fueron ubicados en refugios temporales, en Ambato y Riobamba. Esta evacuación duró alrededor de tres meses, hasta el 5 de enero del 2000, cuando los pobladores comenzaron a regresar a la ciudad bajo su propia responsabilidad, rompiendo el cerco militar impuesto por las autoridades.

25Ocurrieron también los primeros flujos de lodo en las quebradas de la parte occidental del volcán, que afectaron la vía que conecta las poblaciones de Baños, Puela y Penipe.

26Noviembre. La actividad eruptiva continúa en aumento. Se escucharon los primeros “cañonazos” (onda acústica asociada a una explosión), correspondientes al inicio de la actividad explosiva del volcán. Durante este mes se registraron más de 1 400 explosiones o detonaciones, lo que constituye hasta la fecha (marzo del 2003) el más alto número de eventos explosivos en lo que va del actual período eruptivo. Ocurrieron grandes flujos de lodo en el flanco occidental y noroccidental del volcán.

27Diciembre. La actividad eruptiva se mantiene en niveles altos de manera sostenida.

2000

28Enero. La actividad volcánica se mantiene en un nivel alto. La población de la zona de mayor peligro decidió regresar a su tierra, para lo cual se comprometieron a capacitarse y aprender a convivir con un volcán en erupción. A partir de este momento se reorganizó el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) del cantón Baños y se estableció una estrecha colaboración con el IG-EPN y en particular con el OVT. Esta cooperación incluye los reportes diarios a los miembros del COE vía un sistema de radio y la comunicación frecuente con los vigías ubicados en los alrededores del volcán.

Figura 9. Fotografía de una explosión del volcán Tungurahua, el 23 de septiembre del 2002, tomada desde el sector sur-occidental. Se aprecia una columna de ceniza que alcanza una altura de 3 000 metros sobre el nivel del cráter y que se dirige ligeramente al occidente. Nótese, además, la cicatriz (flecha) de la caldera de avalancha del volcán Tungurahua II (Foto: Jean-Philippe Eissen, IRD/IG-EPN).

29Febrero a septiembre. La actividad eruptiva del volcán continúa, variando en intensidad y disminuyendo drásticamente, sobre todo a partir del mes de septiembre. En marzo se instaló el sistema de detección de lahares (AFM) en los valles de Juive y Vazcún. El 5 de septiembre la DNDC decidió la declaratoria de la ALERTA AMARILLA para la zona de Baños, y se mantuvo la ALERTA NARANJA para los otros sectores del volcán.

Figura 10. Resumen de los parámetros monitoreados por el 1GEPN desde enero 1999 hasta mayo 2003.
A: El tono de gris de las barras corresponde al tipo de eventos sísmicos y el tamaño de cada barra vertical corresponde al número de eventos.
B: Medidas del flujo del gas SO2 realizadas con el COSPEC.

30Octubre a noviembre. Se detecta una disminución de la actividad eruptiva. Ultimas explosiones con cañonazos audibles en la zona. Emisiones menores de ceniza.

31Diciembre. Nivel bajo de actividad eruptiva. El 31 de diciembre, en base a la disminución en todos los parámetros de la actividad registrada, el IG-EPN sugiere a la DNDC la declaratoria de la ALERTA AMARILLA en toda la zona del volcán.

2001

32Enero a febrero. Nivel muy bajo de la actividad eruptiva.

33Marzo. Nuevo pulso de actividad sísmica.

34Mayo. Nuevo enjambre de sismos de largo período de origen profundo, que evidencian una nueva inyección de magma. Para finales de este mes, se registraron importantes explosiones, que evidenciaron el inicio de un nuevo ciclo eruptivo.

35Junio. La actividad explosiva prosiguió con la ocurrencia de fuertes explosiones con cañonazos.

36Julio. Actividad volcánica sostenida de nivel moderado a bajo.

37Agosto. Aumento notable de la actividad sísmica, que se tradujo en una importante liberación de energía sísmica. Erupciones con columnas cargadas de ceniza que depositan una capa de hasta 3 cm de espesor en las poblaciones inmediatamente al occidente del volcán y de más de 10 cm en los flancos superiores del Tungurahua (figs. 11 y 12). Las nubes de ceniza viajan cientos de kilómetros hacia el occidente, afectando las comunicaciones aéreas. Gran afectación por las caídas de ceniza en las poblaciones inmediatamente al occidente del volcán.

38Septiembre. Elevado nivel de actividad eruptiva, caracterizado por una importante actividad sísmica y emisiones de ceniza.

39Octubre a diciembre. Disminución paulatina de la actividad eruptiva. A partir de la segunda quincena de diciembre se observó nuevamente un ligero incremento de la actividad sísmica.

Figura 11. Impacto de las caídas de ceniza de agosto del 2001 en el sector occidental del volcán. El espesor acumulado de ceniza fue de 7 cm. (Foto: Jean-Luc Le Pennec, IRD/1G-EPN).

2002

40Enero. Nuevo pulso de actividad sísmica a partir de la segunda mitad de este mes.

41Febrero. Nuevo período de actividad eruptiva asociado con el incremento de la actividad sísmica observada a finales de enero. Actividad de fuentes de lava con emisiones limitadas de ceniza.

42Marzo a abril. Continúa la actividad de fuentes de lava y se reportaron caídas de ceniza durante todo el mes de marzo. Para finales de este mes, la actividad tiende a disminuir. Durante el mes de abril se tuvo un nivel bajo de actividad eruptiva.

43Mayo a julio. Incremento notable del nivel de sismicidad y de las emisiones de ceniza, probablemente asociado a pequeños ascensos de magma, ocurridos durante estos meses.

Figura 12. Distribución de la ceniza volcánica durante la erupción de agosto del 2001. Las líneas encierran las áreas al occidente del volcán afectadas por más de 10, 4,1 y 0 cm de ceniza (Fuente: Le Pennec, et al., IRD/IG-EPN).

44Agosto. Nivel importante de actividad eruptiva, caracterizado por actividad de tipo estromboliana y emisiones importantes de ceniza.

45Septiembre. Importante liberación de energía sísmica. Ocurrencia de algunos sismos volcano-tectónicos bajo el volcán y posteriormente de tremor. Actividad explosiva importante; algunas de estas explosiones tuvieron un tamaño muy grande, comparable a las más grandes explosiones ocurridas en noviembre de 1999. Emisiones de ceniza continuas, aunque de menor importancia que aquellas de agosto del 2001, que vuelven a afectar a los habitantes que viven al oeste del volcán.

46Octubre. Explosiones de tamaño moderado a grande durante los primeros días del mes. A continuación se registró una disminución progresiva del nivel de actividad general del volcán. Incrementos de la actividad volcano-tectónica precedieron a pequeños eventos explosivos en la segunda y última semanas del mes. Incremento en las emisiones de vapor y ceniza y de la actividad volcano-tectónica en la última semana del mes.

47Noviembre. Actividad moderada a baja, con un tremor de fondo, casi permanente, durante las dos primeras semanas; emisiones leves de gases y vapor de color blanco. Durante las dos primeras semanas se tuvo un promedio de 30-40 sismos diarios y una explosión cada dos días; en cambio, durante las dos últimas semanas la sismicidad decreció progresivamente hasta valores cercanos a cero; eventos sísmicos y una sola explosión durante la última semana del mes.

48Diciembre. Nivel bajo de sismicidad con manifestaciones de superficie de poca energía, pero con una degasificación continua, frecuentemente con brillo visible en la noche dentro del cráter. Una sola explosión notable ocurrió el 30 de diciembre, la cual estuvo acompañada de una leve caída de ceniza.

2003

49Enero a febrero. Nivel muy bajo de actividad, con un promedio de 10 sismos por día durante el mes de enero y de cuatro eventos diarios durante el mes de febrero. Se registró una explosión durante el mes de enero y dos durante febrero.

Figura 13. Camioneta cruzando el puente de madera construido por los habitantes del flanco oeste del volcan Tungurahua, luego de que los lahares destruyeran el puente existente. Nótese las huellas de las avalanchas que se deslizaron por esa quebrada (Foto: Pablo Sarnaniego, IG-EPN).

50Marzo. Incremento progresivo de la actividad sísmica (señales de tremor casi constantes después del 6 de marzo) y del número de explosiones durante la segunda semana del mes. Se pudo observar actividad estromboliana de baja intensidad y una notable actividad explosiva (hasta cinco explosiones diarias) con eyección de bloques incandescentes y bramidos, Toda esta actividad disminuyó considerablemente durante la última semana del mes.

51Abril a mayo. Nivel muy bajo de actividad, caracterizada por un proceso de degasificación pasiva. La sismicidad tuvo un promedio de 10 sismos diarios en abril y tres eventos diarios en mayo. Se registró una sola explosión en cada uno de estos meses.

© IRD Éditions, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search