Version classiqueVersion mobile

Antes

 | 
Stéphen Rostain
, 
Geoffroy de Saulieu

Colonial

Texte intégral

Busto de Francisco de Orellana en el camino de Gúapulo, entrada de la Amazonía, en Quito

1A partir del siglo XVI, la conquista europea desencadenó un caos considerable en el mundo amerindio, al parecer ya en mutación desde hacía al menos cuatro siglos. Las enfermedades importadas diezmaron grupos, y desestabilizando el frágil equilibrio de las fuerzas indígenas. Las guerras inter-étnicas tomaron un nuevo giro, a menudo exacerbadas y orientadas por los conquistadores de diferentes países europeos. Huyendo de los disturbios provocados por los recién llegados o al contrario atraídos por los productos occidentales (hachas, cuchillos, perlas, etc.) poblaciones amerindias enteras migraron, multiplicándose las divisiones y cruces culturales. Esto dio como resultado la reestructuración de las sociedades autóctonas. Muy rápidamente, la Amazonía ecuatoriana mostró un rostro nuevo que nada tenía que ver con aquel que lucía antes de la conquista europea.

Tentaciones incaicas

2Antes de los Europeos, los Incas parecían manifestar un cierto interés por las tierras bajas amazónicas, interés que no es nada sorprendente ya que las poblaciones andinas intentaron a menudo abrirse un acceso a las bajas tierras calientes que les permitían alcanzar materias raras y preciosos bienes: coca, madera para las armas (tal como la chonta, Bactris gasipaes), plumas y oro. El Napo es una de las más ricas. Además ciertas etnias andinas reivindican su origen oriental. En algunas regiones de la cordillera, las poblaciones tienden a establecer directamente pequeños islotes de poblamiento en las laderas orientales y las llanuras. En otras regiones de Los Andes, se encarga más bien a un grupo de comerciantes especializados la tarea de hacer circular los productos.

Sitio de San Augustín, actualmente cementerio cerca de Palanda, en donde los Bracamoros vencieron a los Incas

Recuerdo de la expedición de Huayna Capac hacia el río Coca

3Uno de los testimonios más interesantes es aquel de Ortiguera. Reporta el testimonio transcrito en 1569 de una vieja india de Quito, doña Isabel Huachay, quien había acompañado al ejército inca de Huayna Cápac hacia la llanura oriental. Comprendemos a través de este testimonio la fascinación de los andinos por las tierras bajas calientes y ricas en donde crecen los maíces y la yuca a granel, pero también vemos hasta que punto los intercambios comerciales son allí cruciales, especialmente de la sal, tan difícil de acceder para los amazónicos. Hé aquí los términos en que ella describe la expedición: “Había allí un río cuyas riberas poblaban unos indios de buena disposición que lo navegaban en canoas. Traen las medias cabezas trasquiladas de medio en adelante y de medio atrás con cabellos largos; los vestidos eran unas mantas añudadas por el hombro a manera de gitanos. Y la tierra llana, caliente, de mucho maíz, algodón, yucas (…) muchos pavos y patos. Los indios traían grandes patenas de oro como broqueles, las indias muchas joyas. Y por ninguna de las cosas que Huayna Capac les ofrecía mostraron dárseles nada, sino fue por una especie de hacha de cortar y por la sal, la cual tuvieron en mucho, y por ella daban cantidad de oro a cargas” (citado par Cabodevilla 2007: 42)

Indígenas “Suno” cruzando el Napo en piragua

Amazonía por Guamán Poma de Ayala en 1615, probablemente una de las primeras representaciones europeas del bosque tropical

4Desde esta perspectiva, es normal constatar que los Incas intentaban abarcar las franjas orientales de las altas tierras andinas durante su formidable expansión, lo que les permitiría abrir accesos hacia la vasta planicie y controlar la circulación de los bienes y de las personas. Los resultados fueron moderados y variables según las regiones. Por ejemplo, la cuenca Mayo-chinchipe fue objeto de diversas tentativas de conquistas, saldándose todas por un fracaso rotundo. Las fuentes son ciertamente poco numerosas, pero está claro que los Incas estaban intrigados por las informaciones que mencionaban la existencia de poblaciones diversas, a veces bien organizadas en las tierras bajas. Así, los emperadores se preocuparon por mantenerse al tanto de la configuración de una región de la cual, sin duda comprendieron, dominaban las salidas y todos los accesos, gracias a la conquista de la región quiteña. Los cronistas españoles hablan así de diversas tentativas claramente organizadas por penetrar en la región oriental y particularmente Quito, ilustrada según sabemos por la arqueología, con la presencia de un material cerámico, el “Panzaleo”, que muestra un sistema de intercambio comercial entre las tierras altas y bajasRecordemos además algunos hechos, comenzando por Fernando de Montesinos, cronista recientemente rehabilitado por la historiografía, que hace mención de eventos poco comentados: el abuelo de Huayna Cápac (probablemente Tupac Ypanqui) habiendo conquistado la región de Quito, envió una primera expedición en dirección de las tierras bajas amazónicas, por la ruta del Napo: “para conocerlos primero, envió sus capitanes con gente bastante, los cuales fueron a entrar por los Cofanes que hoy llamamos los Quixos o lo de la Canela. Vieron muchas gente que habitaban las montañas por las orillas de los ríos muy caudalosos; su traje era andar en carnes, sin más cubierta que el cabello, que les servía de vestido” (citado por Trujillo 1998: 79-86). Como lo hace notar juiciosamente Jorge Trujillo (1998) la anexión de Quito por los Incas les ofrecía una de las vías de acceso más directa hacia las tierras bajas de la Amazonía; esta expedición parece lógica y plausible. Montesinos nos dice que los “capitanes” encargados de esta misión vuelven a aparecer un año después agotados por el viaje. A pesar de estos moderados resultados, el emperador parece decidido a obtener mayores informaciones, enviando nuevamente una expedición de 200 hombres por Llactacunga, pero fracasa.

5Otra expedición fue enviada por Huayna Capac al país “de los Cofanes” por Pimampiro. Finalmente, según Cabello de Balboa, Atahualpa también envió un cuerpo expedicionario para guerrear hasta el río Coca.

El paisaje etno-lingüístico de la Amazonía ecuatoriana precolombina

6Es a menudo muy difícil hacer corresponder los datos arqueológicos y etno-lingüísticos. Esto es tan delicado en la alta Amazonía como en otras regiones del mundo. Sin embargo, ciertos indicios, unos sacados de archivos coloniales y otros de la etnografía, puesto que ciertas tradiciones cerámicas han perdurado hasta hoy en día, nos permiten anunciar tendencias.

“Audiencia Real de Lima y de Quito”, mapa de la segunda mitad del siglo XVIII

7Los documentos etno-históricos nos informan indirectamente sobre el estado etno-lingüístico de la colonia española. Por lo general se tratan de documentos de misiones que mencionan grupos locales. Pero estos textos se limitan a menudo a esto, volviéndose difícil saber la pertenencia de una tribu a un grupo más amplio. No obstante, Anne-Christine Taylor (en Renard-Casevitz et al. 1986), Chantal Caillavet (2000), Jorge Trujillo (2001) pudieron cruzar diferentes documentos sobre la región que nos compete. Se revela que la alta Amazonía al norte del Marañón es dominada en los documentos escritos más antiguos (siglos XVI-XVII) por grandes conjuntos etno-lingüísticos: los grupos Jíbaro, los grupos Záparo, los grupos con componente Tupi.

Espada europea encontrada plantada en la arena de un río del Transcutucú (CP)

8Se señala a los Jíbaros de Los Andes (provincia actual de Loja) con el término genérico de Paltas, en el actual Zamora-Chinchipe con los Bracamoros, y en el valle del Upano con los Xibaros. Su existencia en y al pie de Los Andes, explica por qué contaron con algunas atenciones por parte de los cronistas españoles. Además, su levantamiento de 1599, al parecer realizado en una vasta zona, permite obtener datos indirectos. Sabemos en primer lugar que los Incas hicieron pesar fuertemente su influencia en la región de Loja, que fue integrada al Imperio. Intentaron igualmente, aunque sin éxito, someter varias veces a la región del Mayo-Chinchipe. Si bien las descripciones parecen mostrar ciertas aculturaciones con el mundo andino (ciertos grupos de las laderas de Los Andes adoptaron por ejemplo al conejillo de Indias y la llama), lo esencial de los rasgos sociológicos que encontramos en los grupos jíbaro modernos parecen estar ya presentes: sociedades acéfalas, fragmentadas y muy belicosas, hábitat disperso, agricultura semi-itinerante con yuca dulce y maíz. Los grupos jíbaro existen aún hoy en día a través de los Shuar, Achuar y Shiwiar.

9Los Záparos poseen en esta época una vasta región comprendida entre los ríos Pastaza, Napo y Marañón. Se mencionan a menudo a los Oas, Gaes, Semigaes, Andoas, Iquitos. Por desgracia, las descripciones con contenido cultural están ausentes de las fuentes y a menudo no contamos sino con etnónimos. Actualmente, la existencia lingüística zaparoana está fuertemente amenazada. Algunos locutores viven en la comunidad de los Sapara en la cuenca del Curaray y la situación es aún más desesperada para la lengua Andoas.

10Más al norte, se hace mención de Omagua como los grupos que dominan la navegación por el río Napo. Estos desaparecieron completamente en el siglo XVIII, pero los datos dispersos que les conciernen, los etnónimos y los antropónimos, abogan por la presencia de un componente Tupi.

11Por otro lado, la supervivencia de ciertas tradiciones cerámicas da lugar a algunas atribuciones. Así, los grupos actuales pertenecientes al grupo Jíbaro practican todos una alfarería cuya modalidad decorativa dominante es el corrugado. Este se encuentra muy cercano por su simplicidad, formas y decorados a la cultura Huapula. Los grupos actuales tienen, además, una vajilla para beber constituida por cuencos pintados que imitan a menudo el estilo de los actuales Kichwa-Canelos de la provincia de Pastaza de hoy. Recordemos que esta dicotomía entre dos tipos de vajillas existía ya en las tradiciones Huapula y Palta.

“Las 7 naciones indígenas” en la ciudad de Puyo

12La superposición entre las áreas etno-culturales reconstituidas gracias a las fuentes etno-históricas y las grandes tradiciones cerámicas permite proponer otras atribuciones. De esta manera, el policromo de la fase Napo es verosímilmente aquel de los antiguos Omagua. En cuanto a la cultura Muitzentza, podría ser aquella de los ancestros de los Oas o de los Gaes que ocupaban la región al inicio de la época colonial.

Cuenco Andoa (MEP)

Cuencos Kichwa (CP)

Cuenco Achuar y vaso Huaorani (CP)

Recipiente Shuar (CP)

Fabricación de cerámica Kichwa en Puyo

© IRD Éditions, 2013

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

IRD Éditions
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search