Versione classicaVersione mobile

Antes

 | 
Stéphen Rostain
, 
Geoffroy de Saulieu

Incisiones y pinturas

Testo integrale

1El periodo que sigue al Formativo es conocido de manera desigual en la Amazonía ecuatoriana. Dos regiones beneficiaron de investigaciones más avanzadas gracias a programas arqueológicos de varios años: los valles del Upano y del Pastaza.

EL VALLE ARQUEOLÓGICO DEL UPANO

2Encerrado entre dos cordilleras al pie de Los Andes, el valle del Upano forma una entidad geográfica en la alta Amazonía. Más allá, esta misma cuenca constituyó una entidad cultural en la época precolombina desde hace casi 3000 años. Varias culturas se sucedieron y desarrollaron en un biotopo específico, en la frontera entre las tierras bajas amazónicas y las montañas andinas.

3El volcán Sangay domina el valle del Upano al norte, y su actividad volcánica permanente influencia considerablemente la vida de los habitantes. Si bien sus cenizas fertilizan el suelo permitiendo hasta tres cosechas de maíz por año, sus erupciones también pueden destruirlo todo en los alrededores. El río Upano dibuja una línea recta norte-sur paralela a Los Andes y está separado de la baja Amazonía por la cordillera del Cutucú. La característica de este río ancho y torrentoso es su ribera formada por abruptos barrancos de 50 a 100 m de altura en cuyas orillas la falla sísmica del Sub-Andino ha formado varias terrazas en donde están implantados los sitios arqueológicos.

4En esta región específica, bajo el auspicio del Instituto Francés de Estudios Andinos, se llevó a cabo una cooperación científica franco-ecuatoriana (1995-2003) cuyo interés era el estudio de los sitios con montículos artificiales de tierra precolombinos ubicados en las terrazas. Estos establecimientos presentan rasgos culturales típicos de la alta Amazonía: edificación de montículos artificiales de tierra, difusión de cerámicas en el seno de una extensa red comercial entre sierra y selva, así como también uso de metates de piedra pulida y de grandes ollas para hacer la cerveza de maíz. Las investigaciones realizadas en el marco de los programas “Sangay-Upano” y “Río Blanco” concernían el mapa arqueológico regional, la organización espacial interna de los sitios, de los montículos y el estudio de las antiguas culturas del alto Upano. Durante estos estudios, se excavaron tanto sitios con montículos como también sitios sin evidencias de acondicionamiento de terreno, los mismos que contenían vestigios de estilos iguales a los descubiertos en los montículos. Su excavación permitió establecer paralelos entre los dos tipos de establecimientos, comparar sus cronologías respectivas y explicar sus inter-relaciones.

5Una parte del trabajo de campo se concentró en un grupo de montículos del sitio de Sangay (también llamado “Huapula”). Una excavación por decapado en áreas fue efectuada en la totalidad de la cima de un montículo y en una plaza baja, orientando el trabajo las siguientes interrogantes: ¿Cómo fueron construidos los montículos y bajo qué plan de distribución? ¿Cuál era su función? ¿Son estos obra de una o varias comunidades? ¿En qué época fueron ocupados? ¿Cómo estaba organizado el espacio en la cima de las plataformas?

6Bordeando el río Upano y con más de 70 hectáreas, Sangay es el sitio más extenso de la región. Está compuesto por varias entidades de montículos ubicados en planicies separadas a su vez por profundas quebradas. Su sitio principal tiene unos treinta complejos de montículos, entre los cuales se halla uno central con estructuras bastante más largas y altas. Los complejos están distribuidos dentro de una red de caminos, unos largos y profundos y otros secundarios. Tres lugares fueron excavados en el sitio de Sangay: La Lomita junto al barranco del río, un montículo con doble plataforma en el complejo central y el Complejo XI situado al sureste del sitio, al borde del río Huapula y extendiéndose en un área de 3500 m2. Este complejo sigue el modelo espacial característico de los sitios del Upano, es decir una plaza central dividida en dos por una plataforma y rodeada por seis elevaciones periféricas. Sus primeros sondeos sacaron a la luz una estratigrafía compleja, hecho excepcional en Amazonía en donde los sitios tienen por lo general una única capa cultural. La estratigrafía del montículo central se mostró muy interesante: observamos un nivel estéril en la base, seguido por una primera ocupación que denominamos Sangay; vino luego el relleno de construcción, coronado a su vez por el suelo quemado de la ocupación Upano. A esta le sigue un nivel espeso de cenizas volcánicas provenientes de una erupción del Sangay y un último nivel de ocupación que llamamos Huapula, el mismo que fue decapado a mano, revelando un suelo de habitación completo.

Mapa del centro del sitio de Sangay y sitio de montículos de Edén en el valle del Upano

7En Kilamope, sitio ubicado a algunos kilómetros más al sur y constituido por un complejo de cinco montículos, se efectuaron otros sondeos y excavaciones por decapado. Sus prospecciones demostraron que los alrededores del complejo, un área estimada de 500 m de diámetro, estuvo ocupada por los antiguos habitantes. Su estratigrafía es muy comparable a aquella de Sangay, con varios niveles de ocupación separados por la construcción de los montículos y una capa de cenizas volcánicas. A pesar de esta similitud, los datos obtenidos en este sitio son diferentes y completan con nuevas informaciones los de Sangay.

8Además de estas dos excavaciones, varios sondeos y prospecciones fueron realizados en numerosos complejos de montículos y sitios sin estructura de tierra.

9De 1978 a 1984, Pedro Porras (1987) excavó ya el sitio de Sangay, volviéndolo famoso al interpretar la disposición de los montículos centrales como aquella de un jaguar copulando con un hombre. El nuevo mapa del sitio realizado en 1997 demostró el error de su interpretación naturalista, ya que en realidad, el sitio está constituido por complejos independientes que asocian montículos y plazas. Pedro Porras identificó en el valle del Upano una sola tradición cultural de 3500 años, que denominó “Upano”. Por desgracia, su clasificación cerámica se basó únicamente en los decorados y las formas, sin tomar en cuenta la estratigrafía y las fechas radiocarbono. El gran número de tipos definidos y las superposiciones de algunos de ellos, impedían el uso de esta tipología, volviéndose necesaria una revisión basada en nuevas excavaciones. Esta daría como resultado cuatro fases culturales (Rostain 1999a, 2010).

10Durante las nuevas prospecciones y excavaciones se recogieron gran cantidad de tiestos que proporcionaron una muestra completa de la secuencia cerámica del valle del Upano. Se definió además una nueva tipología en base a la pasta, la decoración y la forma de la cerámica, así como también en la estratigrafía y las fechas radiocarbono. Por otro lado, se estudiaron varias colecciones museográficas, ayudando a la reconstitución de las formas cerámicas. Gracias a la colaboración del museo del Banco Central de Guayaquil, el restaurador Julio Burgos rehizo los recipientes recogidos durante las excavaciones.

11La estratigrafía de los montículos y de los alrededores, las fechas radiocarbono y la tipología cerámica permitieron la definición de una secuencia del valle del alto Upano que empieza alrededor del 700 a.C. y se prolonga hasta la fecha.

La cultura Upano

12El inicio de la cultura Upano se sitúa entre el 500 y el 200 a.C., después de la fase Sangay. Siguiendo un modelo espacial preciso, los Upano construyeron a lo largo del valle, montículos de tierra, plazas bajas y caminos que organizaban complejos. En varios casos, aprovecharon del relieve natural del lugar para edificar la estructura. Quemaron además, debido al suelo lodoso y resbaloso, la superficie de los montículos de arcilla y de las plazas a fin de obtener un piso compacto. El modelo de distribución es una plaza central cerrada por montículos aunque se dan variaciones como por ejemplo la presencia de una plataforma central o más montículos periféricos. Ciertos caminos cavados que conducen a un riachuelo están generalmente asociados a los complejos. Las excavaciones realizadas en dos sitios indican que la primera fun ción de algunos montículos era la habitacional, mientras que otros, como los estrechos de la periferia, tenían un uso diferente, pues se torna imposible edificar una casa en su estrecha cima. Probablemente, los complejos hayan sido a la vez lugar doméstico y ceremonial.

Sitio de montículos de Domonó en el valle del Upano

13La cerámica Upano es homogénea, bien cocida, de color beige claro o café oscuro y con desgrasante de arena fina. Las características de pasta la diferencian claramente de la cerámica Sangay. Pedro Porras había definido una multitud de tipos decorativos, en los que se repetían los mismos diseños, impidiendo de este modo una visión clara del material.

14El tipo de bandas rojas entre incisiones es el decorado característico de la cerámica Upano. A veces, se encuentra pintura negra, café y/o blanca entre las incisiones finas o gruesas y rectas o curvas. En algunos casos, la pintura roja no está presente en la pared del recipiente sino dentro de la incisión. Los motivos geométricos son muy diversos e incluyen bandas rectas, triángulos, rectángulos, espirales, etc. A pesar de una gran variedad de motivos, el tipo de bandas rojas entre incisiones se reconoce inmediatamente. Las bandas anchas alternan con las bandas finas. Los mismos motivos pueden estar solamente pintados de rojo sin incisiones al lado. Incisiones, puntuaciones o botones aplicados pueden acompañar al decorado.

Platos con motivos pintados típicos de cultura Upano (INPC)

15La morfología de los recipientes es también muy diversa, se observan platos, cuencos, ollas, cazuelas, etc. Algunos presentan formas muy complicadas, demostrando esto la habilidad de los alfareros Upano. La mayoría corresponden a vajillas y otros sirven para conservar líquidos o alimentos. Una forma recurrente es la olla con cuerpo globular abierto, cuello cerrado y borde horizontal salido. El borde es generalmente decorado por una serie de triángulos rojos. La forma cerámica Upano más populares el plato, con numerosas variaciones. Puede ser redondeado o con fondo plano y paredes verticales rectas o sinuosas. Su diámetro varía entre 15 a 30 cm y su altura entre 5 y 15 cm. El decorado puede llevar una simple incisión horizontal, bandas rojas entre incisiones o simplemente motivos rojos. Los platos fueron producidos en grandes cantidades y, a pesar de aparecer a menudo en la literatura con fondo plano, tienen en realidad varios tipos de base: anular, pie troncónico o tres botones. Como en otros recipientes Upano, y sobretodo del tipo de bandas rojas entre incisiones, los platos tienen el interior bruñido de negro brillante. Por dentro, el borde interior presenta por lo general de una a tres incisiones anchas paralelas, y a veces el fondo lleva el mismo tipo de incisiones, poco profundas, con motivos simples y eventualmente con botones.

16La incisión fina o ancha es el segundo tipo de decorado más común en esta cerámica. Puede ser puntuación o achurado, aunque en su mayoría son líneas rectas simples con motivos paralelos o triangulares.

17El tercer tipo Upano es la pintura negativa negra sobre rojo. Consiste en series de bandas negras paralelas que forman motivos triangulares o en rombos. Las formas son cuencos globulares y vasos. Al parecer, este tipo surge en el período tardío de la ocupación Upano.

Ollas con motivos rojos entre incisiones, del Transcutucú (CP) y del sitio de Sangay (INPC)

18La decoración Upano está esencialmente hecha a base de motivos geométricos no-figurativos, volviéndose difícil analizar su iconografía. Hay que subrayar la ausencia de adornos modelados en esta cerámica. Excepcionalmente, se observan motivos figurativos, como por ejemplo una rana aplicada sobre una pared, o una rana y tal vez una serpiente excisas, pintadas de rojo en el lado izquierdo. Este tema es interesante, pues en la iconografía amazónica estos son dos animales asociados a la mujer. Además, la representación de una serpiente mirando (o amenazando) a una rana se halla en otras regiones amazónicas. Es común verla en el borde de recipientes funerarios de la cultura de tradición Policroma Aristé, situada en la costa del Amapá en Brasil (Rostain 1994).

19Desde el inicio de la ocupación Upano, se dieron estrechos intercambios con la sierra localizada al oeste del valle. En el sitio de Pirincay, cerca de Cuenca, se hallaron numerosos tiestos de bandas rojas entre incisiones, en un nivel cuya fecha está entre el 400 y el 100 a.C. Los análisis mineralógicos comprobaron que esa cerámica fue fabricada con arcilla del valle del Upano (Bruhns et al. 1994). Recíprocamente, en el sitio de Sangay, se descubrieron ciertos tipos exógenos como por ejemplo cerámicas de la cultura serrana Panzaleo. En la Tola Central del Complejo XI de Sangay, se halló un tiesto del tipo “cáscara de huevo” y en las excavaciones de La Lomita del mismo sitio (Pazmiño 2008; Rostain 2010) aparecieron algunos tiestos Panzaleo. Podemos mencionar la presencia de unos tiestos Upano en la comarca de Puyo en el Pastaza. Esto confirma la existencia de intercambios con culturas vecinas o lejanas.

20El tiempo y energía necesarios para la construcción de los complejos, la jerarquización de los sitios y los intercambios de larga distancia, muestran la probable existencia de una sociedad avanzada.

21El área de extensión de la cerámica Upano con bandas rojas entre incisiones, está bien delimitada al norte por el río Pastaza, al este por la cordillera del Cutucú y al oeste por Los Andes. Su distribución es mayor hacia el sur, pues existen varios sitios a lo largo del Upano (Rostoker 2005) y del Santiago en el Perú. En el río Ucayali, se observa el tipo de bandas rojas entre incisiones en la cerámica Cumancaya (Lathrap 1970; Roe 1973). Su fecha tardía, 800 d.C., da a pensar que la tradición decorativa del Upano llegó a la región después de su desaparición en el valle del mismo nombre.

La cultura Kilamope

22La cultura Kilamope aparece luego de la ocupación Upano, en los mismos sitios. Su cerámica presenta una pasta similar a la Upano y también una gran variedad de formas. En muchos casos, en un mismo recipiente podemos notar una mezcla de motivos y formas Upano y Kilamope. Esto nos conduce a pensar que esta cultura es el resultado de la influencia e integración de un estilo externo a la Upano y que pudo originarse en la cultura Pastaza (Saulieu & Rampón Zardo 2006; Duche Hidalgo & Saulieu 2009).

23La decoración más común de la cerámica Kilamope es la incisión, aunque tiene muchas técnicas asociadas y una multitud de motivos geométricos más elaborados que los Upano. El decorado que caracteriza al estilo Kilamope es la impresión cordelada. Es una línea ancha y profunda hecha con la impresión de una cuerda o con el vaivén de un punzón, imitando el dibujo de una cuerda. Los motivos son líneas paralelas cortas y largas. El decorado cordelado está generalmente asociado a otras técnicas decorativas: incisión, puntuación y pintura. Por ejemplo, se ve en ciertos cuencos la asociación característica de cordelado e incisiones, mientras que el interior está decorado con pintura negativa café con fondo beige, muy diferente del negativo Upano. Las bandas anchas forman motivos paralelos rectos y curvos. Los platos Upano desaparecen en la cerámica Kilamope y son reemplazados por vasos con base plana y paredes rectas verticales. Como en el estilo Upano, hay muchas formas muy elaboradas y originales. No se ha reportado cerámica Kilamope fuera del valle del Upano.

Cuencos de cultura Upano y Kilamope, el segundo con motivo de rana y serpiente (INPC)

24Hacia el 400-600 d.C., una erupción del Sangay depositó una gruesa capa de cenizas en el valle del Upano dando lugar a la huida de sus habitantes. Fue una erupción de cenizas y no una nube ardiente la que provocó la destrucción de los asentamientos. Se puede subrayar que la capa de cenizas es muy espesa en el sitio de Sangay, 30-40 cm de espesor, y va disminuyendo progresivamente hasta el sur hasta desaparecer en Sucúa. Después de esta catástrofe, los Upano y los Kilamope no volvieron al valle. Ciertos indicios sugieren que fueron hasta el río Ucayali en el Perú adonde llevaron la cerámica Cumancaya.

Tiesto inciso con cara humana de cultura Kilamope del sitio epónimo (INPC)

Recipiente inciso y modelado de cultura Kilamope (MAA)

Cuenco de cultura Kilamope con decorado exterior cordelado e interior negativo (INPC)

Sitio de Kilamope y excavación de uno de sus montículos

Reconstitución de huida de los Upano

Erupción del Sangay alrededor de 400/600 d.C.

LA CUENCA DEL PASTAZA

25Las vertientes andinas de la provincia están cubiertas por una formación vegetal llamada bosque nublado, uno de los medios naturales que posee la mayor biodiversidad en el mundo. Los Llanganates en el norte y los contrafuertes de los volcanes Tungurahua y Altar dejan pasar por un estrecho valle marcado por cascadas el Pastaza, el mismo que nace de la unión de los ríos Patate y Chambo, al pie del volcán Tungurahua. Solamente hacia fines del siglo XVIII este paso fue oficialmente reconocido para llegar a la Amazonía (Trujillo 2001), pero las fuentes etno-históricas nos dicen que este eje era recorrido regularmente por poblaciones indígenas amazónicas hasta el sector de la actual ciudad de Baños.

26Descendiendo por el encañonado del Pastaza, cerca de la localidad de Mera, la cordillera andina deja lugar a grandes planicies sobre-elevadas, cuya vegetación cambia a medida que la altura disminuye y que las temperaturas aumentan. El bosque nublado cede progresivamente su puesto a una vegetación tropical típicamente amazónica. Esta zona, entre 1000 y 600 m de altura sobre el nivel del mar, que se extiende hasta el nivel de Canelos, posee muy pocos ríos que sean realmente navegables. Sin embargo, no se debe pensar que las comunicaciones en la Amazonía se hacen únicamente en canoa. Esta región fue en el pasado una especie de continente lleno de rutas y caminos terrestres, recorridos por los indígenas quiene fueron, a su vez, grandes caminantes.

Valle del Pastaza y petroglifo del río Anzú

27Además, en el eje este – oeste configurado por el valle del Pastaza, descendiendode losflancos del Tungurahua y una vez fuera de las vertientes andinas, vemos muy claramente adjuntarse otros tres ejes de circulación. El curso del río Anzú fue hasta los años 1960 un eje de comunicación norte/sur desde Mera y Shell, que permitía llegar a la cuenca del río Napo. Los testimonios de algunos antiguos pobladores sostienen que el río Anzú era navegable en canoa durante un largo trecho y que luego era necesario terminar el camino hasta Mera a pie. Hacia el sur, los flancos entrecortados del Altar y del Tungurahua no parecen trazar un camino claro, aunque es posible que el valle del Chiguaza, un afluente de la orilla sur del alto Pastaza, cerca de la del Upano y orientada suroeste/noroeste, haya cumplido su rol desde este punto de vista. Además, según ciertos testimonios, hace 50 años la orilla del Pastaza estaba poblada por algunas familias Shuar provenientes del sur. Estas debieron haber llegado por caminos que todavía se conocían en esa época.

28Después de pasar por el piedemonte, el curso del Pastaza sigue una orientación noroeste/sureste. Es posible que su curso haya orientado los caminos precolombinos hacia el interior de la Amazonía, aunque también es muy probable que a partir de allí, uno se dirigiera más bien hacia la región de Canelos para tomar una canoa y bajar el Bobonaza, un afluente paralelo y navegable del Pastaza, que se une con él cerca de la actual frontera con el Perú. En todo caso, el camino fue intensamente recorrido por los misioneros (Renard-Casevitz et al. 1986; Trujillo 2001). La mayoría de los ríos de la provincia conservan, por razones geológicas y tectónicas, aproximadamente esta misma orientación noroeste/sureste.

29La vegetación se torna tropical a medida que se baja y que las temperaturas promedio suben. El paludismo es más común bajo los 300 m de altura, cerca de las zonas húmedas. Hasta allí podemos encontrar colinas y un relieve muy diversificado. Cabe destacar que las planicies aluviales se instalan a lo largo de grandes ríos.

Hummocks del sitio de Zulay durante cultivo de té en 2003

¿“Tolas or not tolas”?

30Las poblaciones precolombinas de Amazonía efectuaron enormes obras de terraplenes modificando así su paisaje (Rostain 2012b). Se trata de campos elevados (camellones), de montículos de hábitat y/o funerarios, caminos elevados, reservorios, canales, etc. El valle del Pastaza, en el piedemonte amazónico de Los Andes, constituye una región particularmente interesante desde el punto de vista arqueológico, dada la presencia de numerosos sitios, de elevaciones quizás antrópicas y ocupadas por el hombre, y por el acceso directo que constituye el cañón del río que conecta la montaña a las tierras bajas.

31La ubicación de los sitios aledaños de Puyo ilustra de forma particular el rol fronterizo que cumplió el río Pastaza entre tierras altas andinas y tierras bajas amazónicas. La cuenca del Pastaza y su afluente, el Bobonanza, serían entonces la puerta de entrada a la Amazonía propiamente dicha. Hacia el norte, un valle secundario, el Anzú, conduce al río Napo, otro afluente mayor del Amazonas, mientras que hacia el sur, los caminos de piedemonte llevan al valle del Upano, ya conocido por el brillante desarrollo de sus civilizaciones.

32En 1987, Pedro Porras publicó su texto “Investigaciones arqueológicas en las faldas del Sangay. Tradición Upano”, dando de esta manera a conocer al público en general, la existencia de una civilización amazónica situada en el valle del Upano, la misma que se caracterizaba por una cerámica policroma de formas diversas, refinadas y por una arquitectura de tierra monumental. En esta publicación, Pedro Porras muestra algunas fotos de la hacienda Zulay, precisando lo siguiente en el pie de foto: “Tolas en una plantación de té muy cerca de la pista Shell-Mera (Base Pastaza)”. A partir de la publicación, muchos autores tendieron a repetirlo: “hay tolas”, es decir montículos artificiales de tierra, en la hacienda de té Zulay y también en las zonas adyacentes.

33Como sucede frecuentemente, la realidad es más compleja y matizada. Al sobrevolar la zona en avión, no se observa ninguna disposición particular de montículos, a diferencia de lo que se puede ver en el caso del Upano. Los supuestos montículos son redondeados, ovalados, y a veces de forma irregular. Un paseo por los senderos de la hacienda de té, así como un vistazo a la elevación truncada de Balandino, localizada a pocos metros de la carretera, donde había material arqueológico, muestra lo que se debe matizar. El sitio está constituido por una formación geológica natural donde emergen colinas absolutamente naturales. El corte del sitio de la Colina Balandino determina muy claramente que el “montículo” posee un sustrato rocoso natural.

34Sin embargo, es evidente que las colinas fueron acondicionadas. La mayoría de las cimas fueron aplanadas o expandidas para acoger asentamientos humanos de los cuales se carece de información. Esas colinas constituyen curiosas elevaciones que salpican la planicie de conglomerados, areniscas y shale tufáceo que caracteriza a la formación Mera del piedemonte oriental (DGGM & NIGS 1982). Las colinas no han sido descritas en la literatura geomorfológica disponible para el área de estudio. Tomando como base la literatura especializada sobre la geomorfología y el vulcanismo en la región, así como también observaciones realizadas en dos colinas cuyos perfiles habían sido expuestos por el trabajo de maquinaria pesada, se las puede considerar como montículos de tipo hummock.

35Un hummock es un tipo de relieve que mide desde algunos centímetros hasta varios metros de altura.

Sitios de Colina Moravia y Balandino sobre hummocks

36En su mayoría están ligados al hielo y formados por variaciones climáticas en el banco o por la congelación del suelo. Otros, de origen volcánico, provienen de la avalancha de pedazos durante fuertes erupciones; pueden ser diferentes elementos del volcán y hasta una parte del desmoronamiento del cono. Estos montículos están conformados por sedimentos clásticos heterogéneos y mal clasificados (Siebert 1984), y constituyen un paisaje irregular de decenas o centenas de elevaciones variadas. Los hummocks del Pastaza son probablemente derivados de una antigua avalancha de derrubios asociada a una erupción del volcán Tungurahua. Una avalancha de tales características podría haberse originado a partir de un evento de colapso de flanco del Antiguo Tungurahua (Hall et al. 1999), sin ser del todo descartable el papel complementario de dinámicas de flujos de derrubios asociadas al retroceso glacial (Clapperton 1993). Aun cuando el actual cono del Tungurahua se encuentra a 37 km lineales del local del área de nuestra investigaciones, estudios de situaciones comparables en otras regiones del Ecuador (Alcaraz et al. 2005) permiten defender que dicha avalancha de derrubios habría sido canalizada a través el cañón del río Pastaza hasta depositarse sobre áreas del piedemonte oriental.

Banco de piedra pulida encontrado aislado a lo largo de un riachuelo cerca de Puyo (CP)

37Las colinas que identificamos como hummocks son frecuentes en las cuencas del Pastaza, del Palora y del Upano. Este tipo de formación está descrito además al pie del Cotopaxi (Jácome Mestanza 2009).

38En conclusión, las formaciones observadas en las terrazas que bordean el alto Pastaza parecen ser de origen natural. Se trataría de hummocks surgidos de erupciones y avalanchas de partes del Tungurahua. Sin embargo, el hombre también modificó algunos de ellos, particularmente aplanando su cima para poder habitarlos. En el caso del sitio de Colina Moravia, elevación aislada situada en la terraza izquierda del barranco de Pastaza y excavada recientemente por los autores, los restos de una larga ocupación terminaron conformando un cordón periférico. Las poblaciones precolombinas utilizaron este lugar dos o tres veces durante el Formativo y durante el Desarrollo Regional.

La cultura Pastaza

39En 1969, Pedro Porras emprende una misión en la región del río Huasaga, un afluente del Pastaza, en la provincia de Morona-Santiago. A su retorno trae consigo diversos materiales cerámicos que presentan un estado de conservación muy variable. A pesar de que el material proviene de la provincia de Morona-Santiago, fue publicado en 1975 bajo el nombre de fase “Pastaza”. Pedro Porras clasificó esta fase en 9 tipos cerámicos y presentó cuatro fechas radio carbónicas comprendidas entre el 2000 a.C. y el 1500 d.C. (Porras 1975a: 135). Por desgracia, esta cronología presenta un cierto número de problemas, puesto que implica una secuencia cultural excepcionalmente larga. Si seguimos la cronología de Pedro Porras, la fase Pastaza sería parcialmente contemporánea de una de las más antiguas culturas agro-alfareras que se conocen en la actualidad: Valdivia, en la costa ecuatoriana, y de las antiguas fases del sitio ceremonial de Santa Ana-La Florida en la provincia de Zamora-Chinchipe (Valdez et al. 2005). Tres fragmentos poco representativos figuran en el catálogo de la exposición “Ancient Ecuador” organizado por Donald Lathrap en Chicago en 1975, sobre el Formativo ecuatoriano (Lathrap, Collier & Chandra 1975: 109). En cuanto a Betty Meggers, ésta integró la cerámica Pastaza dentro de su horizonte Achurado Zonal con el mismo título que la cerámica peruana de Waira-Jirca y de Tutishcainyo (Meggers 1987). A partir de este momento, la fase Pastaza figura sistemáticamente en las cronologías del Ecuador publicadas por arqueólogos o por instituciones culturales ecuatorianas. En el extranjero, esta fase también figura como un hecho poco discutido: recientemente Luis Lumbreras citó a la fase Pastaza como un ejemplo de agricultores de selva tropical de principios del Formativo dentro de la región amazónica (Lumbreras 2005: 116).

Tiestos de cerámica de cultura Pastaza (CP)

Cuenco inciso de cultura Pastaza (MEP)

40Un material semejante al Pastaza se conocía ya en la época en la cual Pedro Porras hizo su publicación. Warren DeBoer dio a conocer en 1975 (publicándolo en 1977) una cerámica proveniente de las riveras del Huasaga, costado peruano, que denominó “Kamihun” (DeBoer et al. 1977), similar a la que Pedro Porras llamó “Pastaza Inciso y Punteado”. Por esta razón, este estilo fue recientemente referido como “Pastaza-Kamihun” (Saulieu 2006; Duche Hidalgo & Saulieu 2009).

Cuenco inciso de cultura Pastaza (CP)

41En 1980, Stephen Athens realizó una trinchera en el sitio de Pumpuentsa, a 20 Km. al oeste del sitio excavado por Pedro Porras. La estratigrafía reportada contenía material Pastaza y permitió obtener dos fechas radio carbónicas que arrojaron una edad comprendida entre los siglos II a.C. y VIII d.C. Para Athens, a pesar de la importante separación de las dos fechas, la fase Pastaza entraría probablemente en el periodo de Desarrollo Regional (Athens 1984, 1986). Sin embargo, surgen algunos problemas: por un lado, no se explica la importante diferencia que hay entre los dos fechados y, por otro lado, la fecha más reciente proviene del nivel 5, y la más antigua está constituida por una mezcla del carbón de los niveles 5 y 4 (encontrándose este último en el estrato superior); además, el tipo llamado “achurado zonal” que caracteriza a los niveles más profundos de la trinchera, aparece también en las capas superiores.

42A partir de una revisión de la colecciones cerámicas, Geoffroy de Saulieu (2006) reveló las incoherencias de las dataciones propuestas por Pedro Porras y publicó dos fechas que habían sido omitidas por el descubridor. Se dio cuenta de que la colección de Porras es un conjunto heterogéneo de conjuntos cerámicos que probablemente no son contemporáneos, al menos en lo que concierne una parte del material. Definió entonces 6 grupos cerámicos: Cerámica Pastaza-Kamihun, Cerámica incisa y/o excisa con engobe rojo, Cerámica con engobe rojo pulido, Cerámica con diseños triangulares impresos, Cerámica con impresiones lineales, Cerámica perteneciente al horizonte Corrugado. Hizo una atribución cronocultural tardía alrededor de los siglos VI y VII de nuestra era (Saulieu 2006), más concordantes con las dataciones de Stephen Athens (1984, 1986). Basándose en sus análisis, propuso limitar el término Pastaza al material cerámico fino (alisado y/o pulido) constituido por cuencos con borde simple y directo con pared convexa, que llevan una decoración compleja donde se utiliza la impresión, la incisión, la excisión y el punteado sobre pasta fresca. Por lo general, estas decoraciones consisten en grecas, zonas achuradas y líneas incisas regularmente en muesca (Saulieu 2006: 284-287). Dentro de este grupo, se ha insistido en la existencia de tres subgrupos: el achurado zonal (ya definido por Athens 1984, 1986), el Pastaza-Copataza, y el Pastaza-Kamihun. Se encuentran estos tres grupos en distintos sitios de Pastaza y Morona-Santiago.

43El achurado zonal proviene de Pumpuetza (Athens 1984, 1986), Chiguaza (Saulieu & Rampón Zardo 2006), Taisha (Saulieu & Duche Hidalgo 2007), siempre en la zona de Morona-Santiago, es decir, en la ribera sur del Pastaza. La pasta no es muy fina pero el acabado de superficie está a menudo bien ejecutado. La decoración más característica consiste en bandas achuradas realizadas en el exterior cuando la pasta estaba todavía fresca. En el interior de este cuenco, bajo el labio, notamos una línea incisa en zigzag que constituye una de las marcas estilísticas de este grupo. Frecuentemente las bases conocidas son convexas pero hay también bases planas y convexas.

44En cuanto al Pastaza-Kamihun, ya conocido al sur del Pastaza en Huasaga, Pumpuetza y Kamihun (Athens 1984; DeBoer 1975; Porras 1975a), volvemos a encontrarlo aquí en dos sectores de la ribera norte: Charapacocha, Sharamentza (Saulieu & Duche Hidalgo 2007) y Muitzentza. Las pastas de los sitios son muy semejantes: siempre hay una delgada y homogénea, a tal punto que no se puede distinguir el desgrasante de color variable según la cocción (de blanquecino a gris oscuro); y otra que sigue siendo delgada pero con un desgrasante visible, constituido por partículas brillantes y granos blancos inferiores a 1 mm. Algunos tiestos contienen pequeños granos rojos, que corresponden probablemente a ocre natural. La totalidad de los tiestos proviene de cuencos más o menos abiertos o cerrados. Las decoraciones son muy elaboradas a base de líneas, muescas, punteados, excisiones, achuras finísimas, grecas (DeBoer 1975; Porras 1975; Saulieu 2006). La base de los cuencos es a menudo cóncava, pero algunas son ligeramente convexas, y otras planas.

45La variante Copataza ha sido encontrada en la localidad del mismo nombre, en la ribera norte. Pero es difícil articularla con los otros dos grupos. El cuenco tiene una pared muy convexa. La superficie ha sido pulida e incisa en registros horizontales.

46Es cierto que las dataciones y la estratigrafía publicadas por Stephen Athens (1984, 1986) plantean problemas, pero representan un buen “promedio”, confirmado por observaciones de terreno en la región de Muitzentza.

Tiesto de cerámica de cultura Pastaza (CP)

47En conclusión, queda excluido pensar que el Pastaza data del Formativo, a causa de las limitaciones que pesan sobre las dataciones de Pedro Porras (Saulieu 2006). Las dataciones de Stephen Athens son mucho menos contradictorias. Nuevos datos fueron obtenidos por Carlos Duche Hidalgo y Geoffroy de Saulieu (2009) en el sitio de Tinajayacu:

48- El material del sitio está fechado entre el periodo que va del siglo III al siglo IV. Pero se encontró en la superficie del sitio algunos tiestos pertenecientes al grupo Pastaza-Kamihun, en la capa 5-20 cm, al lado de los últimos tiestos que llevan una decoración corrugada.

49- El material Muitzentza está fechado en un periodo alrededor de los siglos XI y XII. Sin embargo, se encuentran algunos tiestos pertenecientes al grupo Pastaza-Kamihun mezclados con el material Muitzentza. Dada la configuración del sitio, es probable que se trate de un material conducido al basurero por la erosión de la vertiente que domina el yacimiento.

50- La distribución de los diferentes materiales pertenecientes al grupo Pastaza muestra muy claramente que el material que podría ser el más antiguo dadas la estratigrafía y las dataciones de Stephen Athens, el Pastaza Achurado Zonal, se limita a la orilla sur del Pastaza y se extiende desde Pumpuentsa hasta las vertientes andinas.

51El estilo Pastaza-Kamihun, que podría ser más reciente, abandona las vertientes andinas y avanza hacia el norte y el sur-este. Pero en Muitzentza, por ejemplo, la presencia del Pastaza-Kamihun, fehacientemente comprobada, no parece muy importante, se trataría de una expansión de este grupo relativamente breve en el tiempo.

Mapa de la culturas incisas del sur de la Amazonía ecuatoriana

52Además, me parece que el escenario más probable es el siguiente: hacia el final del primer siglo de

53nuestra era se forma un grupo entre las vertientes andinas, la orilla sur del Pastaza y el centro del actual Morona-Santiago. Posiblemente se relaciona con la fase Kilamope. Es portador de una cerámica compuesta de cuencos y de ollas cuya decoración se caracteriza por incisiones geométricas donde dominan las franjas achuradas. En una época desconocida, anterior al siglo VII, un grupo se diferenció por razones que ignoramos, desarrollando hasta el extremo la decoración incisa que la llevó hasta niveles de complejidad inigualados hasta entonces, pero de ahí en adelante reservada únicamente a los cuencos. El grupo deja las vertientes andinas, penetra en el Morona-Santiago y hace excursiones en la orilla norte del Pastaza. En la región del pueblo de Muitzentza esta incursión es posterior al material Tinajayacu, y por lo tanto probablemente posterior por lo menos al siglo III. En una época indeterminada, pero anterior al siglo XI, el grupo desaparece y deja su lugar a los poseedores del material Muitzentza. Si tomamos en cuenta los otros cambios conocidos, en el sur con la llegada de los que traen la cerámica corrugada hacia los siglos VII y VIII (Guffroy 2004), y en el norte el horizonte Polícromo del Napo hacia el siglo IX (Cabodevilla 2007; Evans & Meggers 1968), se puede ajustar la estimación entre los siglos VII y IX.

A propósito de la complejidad

54Algunas evidencias que valen la pena recordar (extraídas en parte del libro de Alain Testart 2005).

55Bis repetita non placet”

56Aunque resulte incómodo para los arqueólogos, debemos admitir que hablar de “complejidad social” no tiene mucho sentido: una sociedad no es más compleja que otra, una sociedad no es más simple que otra. El suponerlo sería defender una visión evolucionista peligrosamente simplista. Definir esta complejidad por su “integración” no tiene ya sentido (habría que empezar por definir la “integración”): además, ¿podemos acaso definir a un elefante con tan solo un criterio de peso?

57Hablar de “jefatura” (chiefdom, jefatura, cacicazgos en su equivalente sudamericano) crea igualmente serios problemas puesto que esta noción nunca fue tampoco definida por aquellos que la utilizan (y no hablemos de las absurdas “jefaturas redistributivas”). Jamás sabremos si se trata de jefes permanentes o temporales, de “jefes de paz” o “jefes de guerra”, si mantienen la justicia, etc. ¿La “redistribución” con la cual nos colman, busca tal vez saciar dependientes permanentes o brindarnos de vez en cuando un buen trago? Seriamente, ¿acaso los caciques inventaron la “seguridad social” antes de hora?

Caja de plumas y artefactos valiosos de un chamán Trio de Suriname (SSM)

58Hablar de “desigualdad social” no es sinónimo de “jerarquía”. El primer término se refiere a la distribución desigual de la riqueza en una sociedad (lo que supone existencia de riqueza en el lugar), el segundo, en cambio, se refiere a la distribución del poder en la sociedad. Constatar en el registro arqueológico desigualdades sociales no implica forzosamente una jerarquía. Una jerarquía fuerte no engendra forzosamente desigualdades sociales. En efecto, desde hace tiempo, la etnología nos enseña que las sociedades de cazadores-recolectores nómadas pueden ser jerarquizadas (jóvenes sobre viejos, hombres sobre mujeres, etc.) entonces, no hay desigualdad social ya que no hay clase. Por otro lado, sociedades de horticultores, tales como aquellas de Nueva Guinea, son capaces de liberar mucho excedente y poseer objetos que representan la riqueza, mas no jefes: ¡los famosos bigmen no tienen poder formal!

59En resumen, surgen tres preguntas: aquella de la existencia o no de riqueza, aquella del poder y aquella de la organización interna de la sociedad.

El difícil tema de la riqueza

60La primera pregunta a la cual se debe responder frente a los restos dejados por una sociedad del pasado es también la más difícil: ¿existía en esta sociedad riqueza? En primer lugar, definámosla: toda sociedad, ya sea de cazadoresrecolectores o de agricultores, posee artefactos que denominaremos bienes. Su utilidad primera es aquella de servir para algo, a menudo como prolongamiento de la mano, como las herramientas, o embellecer el cuerpo en el caso de los adornos. Pero en ciertas sociedades – casi la mayoría – algunos de estos objetos tienen un valor particular dado que poseen una utilidad social, a más de los símbolos que pueden conllevar, tal como el hacha pulida o el adorno que sirven para pagar matrimonios, multas o rembolsar la vida de un hombre asesinado por otro. Podemos decir que estos bienes constituyen la riqueza, puesto que son “socialmente útiles”. Su concesión permite compensar, liberar, adquirir. Es por esta utilidad y su circulación de mano en mano, que intrínsecamente este tipo de bienes, en caso de existir, tenderán a ser elaborados en materiales duraderos que puedan atesorarse.

61¿Cómo saber si un bien hallado en una excavación era “socialmente útil” o no? ¿En dónde se sitúa la Amazonía precolombina en esta interrogante? ¿Tenemos la posibilidad en la arqueología de volver a encontrar la riqueza, aunque esta última estuviera justamente destinada a dar la vuelta en la sociedad, pasando de mano en mano?

Cuenta serpentiforme de turquesa del sitio de Santa Ana-La Florida (INPC)

Corona de plumas Achuar

62Recordemos, en efecto, que estas sociedades sin riqueza pueden tener bienes duraderos, a veces de gran calidad estética tales como los adornos, ciertas herramientas, objetos ceremoniales, etc. Pero la etnología nos muestra que en estas sociedades, estos objetos no sirven para compensar un crimen, pagar un matrimonio ni una multa. No sirven para nada concerniente a los derechos de las personas. En última instancia pueden servir para adquirir otros objetos en trueques o intercambios ceremoniales, pero aunque tengan un valor de intercambio, no tienen valor de pago. Los Shuar y Achuar poseen magníficos objetos de plumas, o curare de calidad que pueden ser intercambiados entre ellos o con otras etnias, pero jamás sirvieron para pagar algo. Los pagos por matrimonio no existen y las vendettas nunca se apagan. Resumiendo, los bienes que se encuentran en las sociedades sin riqueza, aún si son bellos, no son socialmente útiles (inclusive si lo son simbólicamente). Después de la muerte de sus propietarios pueden ser distribuidos, abandonados, destruidos y hasta depositados con su propietario en la tumba.

63La cuestión no es simple y no tenemos respuesta definitiva ni uniforme. Contamos solo con manojos de indicios y un contexto etnográfico general del cual sabemos, en el caso de la Amazonía, que ha sido remodelado varias veces y particularmente durante el contacto con los europeos.

  • 1 El Magdaleniense europeo proporcionó objetos absolutamente magníficos, de una finura increíble y q (...)

64¿Son riqueza1 los objetos de Santa Ana-La Florida? ¿Qué nos permiten decir sobre las sociedades del Formativo amazónico? Son las preguntas reales a las cuales debemos dar un inicio de respuesta o, sino ¿qué decir sobre le cambio de régimen que constatamos hacia el 700 d.C.?

El rompe cabezas del poder y la organización social

65Las dos últimas interrogantes son entonces aquellas del poder y de la organización sociales. ¿Quién manda, cómo y sobre quién ejerce el mando? Aquí también la arqueología se halla bastante desprovista: la arqueología funeraria es bastante delicada por el simple hecho que no hay necesariamente equivalencia entre la cantidad de bienes depositados en una tumba y el poder de la persona en la sociedad. No permite tampoco, a menudo, definir con claridad estatutos sociales (como por ejemplo los esclavos, que por lo general no tienen tumbas). Se debe entonces completar, cuando es posible con todos los demás indicios: análisis crítico de las huellas de trabajos colectivos, planos de casas, planos de pueblos, estudios de intercambios de bienes, iconografía, etc. Está claro que la arqueología de la Amazonía está todavía lejos de facilitar un análisis tan avanzado como el de la edad del Hierro europeo y nuestra situación es la misma en lo concerniente a la identificación de riqueza.

¿Qué buscamos, de qué hablamos?

66Las respuestas a las tres interrogantes concernientes a la riqueza, el poder y la organización de las sociedades parecen ser inalcanzables. Son de todas maneras preguntas recurrentes que orientan directa o indirectamente nuestras investigaciones y nuestras conclusiones.

67Nos parece factible, inclusive deseable correr el riesgo de proponer soluciones e interpretaciones. Hablemos de “jefatura” o de “redistribución” si queremos insistir en el uso de estos términos, pero definámoslos desde el punto de vista sociológico sin contentarnos con definiciones vagas y vacías que los arqueólogos se han acostumbrado a utilizar, ya sea por pereza o vacuidad intelectual.

Cabeza de urna antropomorfa de cultura Napo (FAL)

Note

1 El Magdaleniense europeo proporcionó objetos absolutamente magníficos, de una finura increíble y que requirieron miles de horas de trabajo. Aún así, no es posible decir que el Magdaleniense marque el nacimiento de la riqueza, el análisis del contexto de los objetos, sino que en realidad lo contradice.

Indice delle illustrazioni

Legenda Valle del Upano
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-1.jpg
File image/jpeg, 694k
Legenda Mapa del centro del sitio de Sangay y sitio de montículos de Edén en el valle del Upano
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-2.jpg
File image/jpeg, 750k
Legenda Sitio de montículos de Domonó en el valle del Upano
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-3.jpg
File image/jpeg, 194k
Legenda Platos con motivos pintados típicos de cultura Upano (INPC)
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-4.jpg
File image/jpeg, 343k
Legenda Ollas con motivos rojos entre incisiones, del Transcutucú (CP) y del sitio de Sangay (INPC)
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-5.jpg
File image/jpeg, 386k
Legenda Cuencos de cultura Upano y Kilamope, el segundo con motivo de rana y serpiente (INPC)
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-6.jpg
File image/jpeg, 421k
Legenda Tiesto inciso con cara humana de cultura Kilamope del sitio epónimo (INPC)
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-7.jpg
File image/jpeg, 139k
Legenda Recipiente inciso y modelado de cultura Kilamope (MAA)
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-8.jpg
File image/jpeg, 317k
Legenda Cuenco de cultura Kilamope con decorado exterior cordelado e interior negativo (INPC)
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-9.jpg
File image/jpeg, 428k
Legenda Sitio de Kilamope y excavación de uno de sus montículos
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-10.jpg
File image/jpeg, 787k
Legenda Reconstitución de huida de los Upano
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-11.jpg
File image/jpeg, 668k
Legenda Erupción del Sangay alrededor de 400/600 d.C.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-12.jpg
File image/jpeg, 729k
Legenda Valle del Pastaza y petroglifo del río Anzú
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-13.jpg
File image/jpeg, 460k
Legenda Hummocks del sitio de Zulay durante cultivo de té en 2003
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-14.jpg
File image/jpeg, 351k
Legenda Sitios de Colina Moravia y Balandino sobre hummocks
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-15.jpg
File image/jpeg, 725k
Legenda Banco de piedra pulida encontrado aislado a lo largo de un riachuelo cerca de Puyo (CP)
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-16.jpg
File image/jpeg, 156k
Legenda Tiestos de cerámica de cultura Pastaza (CP)
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-17.jpg
File image/jpeg, 556k
Legenda Cuenco inciso de cultura Pastaza (MEP)
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-18.jpg
File image/jpeg, 252k
Legenda Cuenco inciso de cultura Pastaza (CP)
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-19.jpg
File image/jpeg, 271k
Legenda Tiesto de cerámica de cultura Pastaza (CP)
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-20.jpg
File image/jpeg, 262k
Legenda Mapa de la culturas incisas del sur de la Amazonía ecuatoriana
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-21.jpg
File image/jpeg, 533k
Legenda Caja de plumas y artefactos valiosos de un chamán Trio de Suriname (SSM)
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-22.jpg
File image/jpeg, 239k
Legenda Cuenta serpentiforme de turquesa del sitio de Santa Ana-La Florida (INPC)
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-23.jpg
File image/jpeg, 197k
Legenda Corona de plumas Achuar
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-24.jpg
File image/jpeg, 630k
Legenda Cabeza de urna antropomorfa de cultura Napo (FAL)
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/18009/img-25.jpg
File image/jpeg, 135k

© IRD Éditions, 2013

Condizioni di utilizzo http://www.openedition.org/6540

Acquista

Versione a stampa

IRD Éditions
Cerca su OpenEdition Search

Sarai reindirizzato su OpenEdition Search