Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Espacio y territorio

 | 
Hubert Mazurek

Capítulo 7. Conclusión

Texte intégral

1El lector ha podido darse cuenta de la diversidad y de la riqueza de los enfoques relacionados con el estudio del espacio y del territorio. Por naturaleza, estos dos conceptos traspasan las disciplinas.

2“La Historia no se escribe fuera del espacio y no hay sociedad aespacial. El espacio, en sí mismo, es social” decía Milton Santos (1996). Esto significa que el espacio y el territorio constituyen conceptos trans-disciplinarios muy fuertes, capaces de integrar múltiples visiones de la construcción y la dinámica de las sociedades.

3Esta riqueza se acompaña de una diversidad de metodologías cuyo uso depende del enfoque y del objetivo de la investigación. La metodología de estudio de un espacio va desde la descripción del imaginario hasta el cálculo geométrico de las señales de una imagen satelital. Como se dice en la Introducción, es utópico pensar que el investigador pueda dominar todos los conceptos y métodos de la ciencia espacial, más aún cuando esta ciencia se aplica por lo menos a seis disciplinas diferentes.

4El objeto común de investigación es un “constructo” social compuesto de espacio y de tiempo, el cual se materializa en territorio cuando las formas de apropiación son suficientemente fuertes para permitir la transición de lo social a la sociedad. Basándose en esta definición, cada disciplina puede aportar su piedra al edificio que constituye la pareja espacio-territorio, escogiendo algunos componentes en la matriz de lectura metodológica que hemos propuesto.

5No obstante, antes de repasar esta matriz, es importante examinar las dificultades a las que se enfrenta el investigador durante el proceso de construcción de su investigación.

6La dificultad principal reside en la profusión de información disponible hoy en día, la mayoría de segunda mano, incompleta o imprecisa; y en la dificultad de proceder al levantamiento de información actualizada, ya sea estadística (los censos y las encuestas son muy costosos) o discursiva (trabajo de campo). El análisis espacial y la cartografía son el resultado de un saber, de una construcción intelectual que se traduce en la construcción de síntesis, de transformación de datos, de comentarios que pueden tener consecuencias importantes. Es bueno recordar la importancia de la calidad y de la validez de la información que se utiliza; una mala información conducirá a una mala interpretación.

7El investigador está, además, frente a una difícil situación. ¿Cuál es la información que tengo que utilizar? ¿Cómo escoger? ¿Qué tipo de información escoger? Las respuestas a estas preguntas dependen en gran medida de la problemática y de los objetivos de la investigación. Sin embargo, es aconsejable un trabajo de reflexión, preliminar a la investigación, sobre la información disponible y sobre su utilidad para los objetivos. No hay peor situación para un investigador que verse obligado a adaptar su problemática a la información disponible.

8Finalmente, el tratamiento de esta información debe evitar recetas y técnicas de “caja negra” que el investigador no puede dominar, a pesar de dar resultados a menudo espectaculares. El duro trabajo de reflexión es una condición necesaria e indispensable en el proceso de investigación. En el proceso de investigación (ver Figura 1), la definición de la problemática es fundamental y su sustento permite su buen desarrollo; sin datos ni tratamientos de calidad, la problemática no llegará a ninguna conclusión de valor.

9La segunda dificultad de importancia viene de la dinámica misma de los espacios. La sociedad evoluciona, se mueve en el espacio y el impacto en el espacio es el reflejo de esta dinámica. Esto quiere decir que la situación actual de un espacio o un territorio es el resultado de su historia a corto o mediano plazo, y a menudo de largo plazo. En el análisis espacial, reposicionar el estudio en la perspectiva histórica es fundamental; no insistiremos demasiado sobre este aspecto. Ya sea en sociología, economía, ecología o agronomía, investigar lo que ha pasado anteriormente es más importante que investigar lo que existe ahora: “Es el tiempo vivido (o soñado) de un grupo dentro de un soporte espacial dado, lo que constituye uno de los determinantes de la construcción de una territorialización” (Gumuchian, Marois, 2000).

10La dinámica de los espacios se concreta en la modificación de los lugares, de sus propiedades, de las características de su población, de la naturaleza de las relaciones sociales, etc. La dificultad de la investigación consiste en hacer, en el desorden aparente de los movimientos, una clasificación y una selección pertinentes. En este sentido, el uso de la matriz de la Figura 63 puede ayudar a clasificar las huellas de las dinámicas de los procesos sociales particulares que se pueden estudiar de manera independiente.

11La tercera dificultad viene de la necesidad de posicionarse en el espacio. Lo local-global, la territorialidad, el control socio-administrativo, etc. generan dinámicas específicas que sólo un cambio de escala y de nivel permite apreciar. El investigador tiene que saber, en cualquier momento de su trabajo, dónde se sitúa, a qué nivel está su información, cuál es la escala que le permite sacar conclusiones, cómo el cambio de una escala genera una variación de su problemática o de sus resultados. La doble dinámica tiempo-escala es la clave de la lectura de los espacios y territorios que el investigador debe intentar considerar en todo el proceso de su investigación.

12Cada disciplina puede encontrar en el esquema general de estudios (Figura 63) la parte o las partes que le interesan. La ventaja de este esquema es que permite un diálogo entre las disciplinas, con la condición de ponerse de acuerdo sobre las tres dificultades expuestas anteriormente. El tema del conflicto social, por ejemplo, necesita tomar en cuenta varias partes de este esquema:

  • El ecólogo o el geógrafo tendrán una inclinación al estudio de las relaciones verticales y horizontales (espacio), para resaltar la naturaleza de los recursos disponibles, su posible uso y los eventuales conflictos de interés.
  • El antropólogo o el sociólogo investigarán sobre el sistema de actores (territorio), su interrelación y las estrategias de cada uno para resaltar los antagonismos de interés.
  • El economista estará interesado en el análisis de las funciones en el territorio considerado y, adicionalmente, en las formas espaciales, las estructuras y la organización generadas por la sociedad.

13El diálogo entre los tres aspectos permitirá construir una visión sintética, por no decir sistémica, del problema de los conflictos territoriales y sociales. Esta argumentación se podría repetir para varios temas, como el ordenamiento territorial, la gestión integrada de cuencas, la generación de desigualdades, etc.

14En resumen, el investigador tendrá nueve enfoques de estudio del espacio o del territorio, los cuales pueden ser empleados solos o asociados en varias combinaciones. Estos enfoques pueden alimentar investigaciones empíricas, teóricas, metodológicas, pero siempre se sitúan en un contexto histórico y geográfico específico.

Figura 63: Esquema general de la metodología espacial

Figura 63: Esquema general de la metodología espacial

Fuente: Elaboración propia.

15El espacio tiene cinco grandes direcciones de investigación:

  • El sistema de lugar y localización (Capítulo 2.1).
  • La naturaleza del espacio (Capítulo 2.2).
  • Las estructuras elementales (Capítulo 2.3.1).
  • Las relaciones horizontales (Capítulo 2.3.2).
  • Las relaciones verticales (Capítulo 2.3.2).

16El Territorio tiene cuatro:

  • Las funciones que lo caracterizan (Capítulo 3.1), y entre ellas:
  • la particularidad de las formas de apropiación, de dominación y de administración;
  • el sistema de actores (Capítulo 3.2.1) y sus estrategias (Capítulo 3.2.2);
  • el paisaje (Capítulo 3.3).

17Tres enfoques son transversales en la medida que utilizan los temas precedentes para su propia construcción:

18La descripción geográfica (Capítulo 4.2) permite re-situar la problemática en los campos de la investigación, de la acción o de la comunicación, ayudando a seleccionar los métodos más adecuados para la realización de la investigación. Siempre es mejor referirse a los actores-objetivos y eliminar los componentes que no sirven para ese propósito. Realizar una modelización matemática no siempre sirve para un actor local, ni para una comunicación en la prensa; tampoco la construcción de una metodología interesa a alguien que toma decisiones. No se puede pretender en una misma investigación realizar todo el espectro de la descripción geográfica, es mejor enfocarse en lo que se puede realizar con calidad.

19La representación cartográfica (Capítulo 6) es la expresión gráfica de los resultados. Se puede utilizar como medio de comunicación o como herramienta de investigación que permite preguntarse de nuevo sobre la problemática. Ambas situaciones no exigen los mismos niveles de cartografía.

20La prospectiva o la evaluación de los territorios (Capítulo 4.3) intenta responder a la demanda social. La prospectiva intenta utilizar todas las metodologías relativas al espacio y al territorio para, fundamentalmente, responder a tres problemas de la sociedad civil: ¿qué pasa con mi territorio? ¿Qué puedo hacer para mejorarlo? ¿Cómo lo puedo hacer? Las respuestas pasan (y esto queda un poco fuera del propósito de este libro) por la sensibilización sobre estas cuestiones por parte de los investigadores en dirección de la sociedad civil; el desarrollo de las investigaciones para entender el “estado del arte” y los problemas; la construcción de herramientas de toma de decisiones. Es un modo de acción del investigador que debe acompañarse de una buena dosis de escucha, de comprensión y de ética.

21Para concluir, es importante resaltar la necesidad de la difusión de la información y de los resultados de la investigación. Demasiados estudios se quedan en los cajones o como afiches en la pared, mientras su conocimiento podría ser de gran utilidad para acciones concretas. Toda investigación debe tener como uno de sus objetivos su publicación y difusión, no solamente en un libro sino también como procesos de capacitación de los jóvenes, de la sociedad civil y de quienes toman decisiones. En el caso del ordenamiento territorial o de la gestión de los recursos naturales, la investigación, con las metodologías que hemos visto, debería llevar a la redefinición de políticas específicas, en las cuales el territorio debe ser entendido como sistema social y no solamente como soporte de la actividad; el papel del investigador es primordial en este proceso de aprendizaje.

22Investigar es también compartir. El conocimiento es un pozo sin fin donde cada uno puede adquirir lo que necesita y lo que puede transmitir a los demás, con valor agregado y ética. Espero que este libro sirva para abastecer nuestro pozo y generar vocaciones en el vasto mundo de la investigación.

Table des illustrations

Titre Figura 63: Esquema general de la metodología espacial
Légende Fuente: Elaboración propia.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17855/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 235k

© IRD Éditions, 2009

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter