Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Espacio y territorio

 | 
Hubert Mazurek

Capítulo 3. El territorio o la organización de los actores

Texte intégral

1Antes de los años 70, en las ciencias sociales, el concepto de territorio no existía afuera de la concepción jurídica del término: un área de control territorial con fronteras y sistema de dominación. Este concepto fue introducido por los etólogos, como sistema de defensa de los miembros de una misma especie animal. La etología, estudiando los animales en su entorno, desarrolló el concepto de territorialidad, basado en un sistema de comportamiento individual y colectivo, concepto que fue transferido a otras disciplinas de las ciencias sociales, principalmente la antropología, la psicología y la sociología. En todas estas disciplinas se llega a la misma conclusión: no puede existir comportamiento social sin territorio y, en consecuencia, no puede existir un grupo social sin territorio.

2En geografía, el uso del concepto de territorio es muy tardío, corresponde a los años 70, a pesar de que desde los años 50 existían muchas políticas de ordenamiento territorial en varios países europeos.

3La definición del territorio ya no es, hoy en día, objeto de controversia. Retomaremos la definición de Maryvonne Le Berre: “El territorio se define como la porción de la superficie terrestre apropiada por un grupo social con el objetivo de asegurar su reproducción y la satisfacción de sus necesidades vitales” (Bailly, Ferras et al., 1995: 606).

4El territorio tiene cinco características que constituyen algunas de las bases de la metodología de su estudio:

  • El territorio es localizado y, como tal, tiene características naturales específicas.
  • El territorio se basa en un proceso de apropiación, es decir, de construcción de una identidad a su alrededor. Por eso, existen signos de apropiación que pueden ir desde la denominación hasta la delimitación de fronteras, pasando por formas abstractas de reconocimiento, como el territorio de las diásporas o de los gitanos.
  • El territorio es un producto de la actividad humana porque existen procesos de manejo y de transformación del espacio apropiado por parte del hombre. El paisaje, en el sentido de la escuela alemana, es la forma más visible e integrada de la acción del hombre sobre el territorio, que acumula las prácticas territoriales ligadas a la historia, la cultura, el nivel tecnológico, etc. (tenencia de la tierra, sistema de producción, rastros arqueológicos, etc.).
  • El territorio es dinámico, es decir, cada territorio tiene una historia y la construcción de un territorio dado depende en gran parte de su configuración anterior.
  • La definición de un territorio es relativa a un grupo social, es decir que puede existir superposición de territorios de varios grupos sociales o que la ubicación de la población no necesariamente corresponde a la del territorio (ver Recuadro 13).

5¿Cuál es la diferenciación entre el territorio y el espacio?

  • Los caracteres de diferenciación son la apropiación y la identidad: “el territorio es al espacio lo que la conciencia de clase es a la clase, algo que se integra como parte de sí mismo, es decir, que estamos dispuestos a defender” (Brunet, Ferras et al., 1993: 480); “una forma objetivizada y consciente del espacio” (Brunet, 2001: 17).
  • Otra diferencia fundamental entre espacio y territorio es que el primero se caracteriza por un sistema de localización mientras el segundo se caracteriza por un sistema de actores.
  • Finalmente, no todos los espacios son territorios, solamente los espacios que son vividos pueden pretender una apropiación; pero todo territorio tiene sus espacios.

Recuadro 13: Tres formas de territorio
No existe una tipología de los territorios porque las formas de apropiación y de estructura son muy diversas. Los tres ejemplos siguientes muestran esta diversidad. El mapa de la Figura 15 muestra la superposición de varios límites administrativos y económicos en el Norte boliviano. Cada delimitación es percibida como un territorio en la medida en que existe una estructura de poder, de apropiación y una historia que lo ha creado o mantenido. La superposición de estos territorios corresponde a la divergencia de intereses en las formas de apropiación y se puede observar que las regiones donde existe más superposición son las regiones más conflictivas. La política, en el marco de la democracia occidental, no ha superado todavía el problema de los límites y de la superposición de competencias, a diferencia de las comunidades nativas que constituyen territorios sobre la base de parámetros funcionales. Los lupacas, por ejemplo (Figura 16), son una etnia de 20.000 familias aymara-hablantes ubicada en el altiplano boliviano; su territorio no tiene límites, es un archipiélago multi-geográfico y multi-étnico. El territorio se define por las funciones socio-económicas, a menudo culturales, que permiten a la población mantener su estructura y su desarrollo. Se compone de varias islas compartidas por culturas diferentes donde los conflictos son raros por la necesidad de sostenibilidad del sistema. Los nómadas son sociedades que funcionan también con territorios sin fronteras (ver Figura 17).

Figura 15: La superposición de los territorios según competencia e intereses, en el caso del Norte boliviano

Figura 15: La superposición de los territorios según competencia e intereses, en el caso del Norte boliviano

Fuente: Elaboración IRD, sobre la base de la Unidad de Ordenamiento Territorial, Bolivia.

Figura 16: Los territorios “archipiélagos” de los lupaca (Morlon, 1992)

Figura 16: Los territorios “archipiélagos” de los lupaca (Morlon, 1992)

Fuente: Morlon, 1992.

La diáspora es otro tipo de territorio, llamado territorio transnacional o en red. La población judía es más numerosa en Estados Unidos que en el propio Israel, y una gran parte (un tercio) está dispersa en el mundo entero. A pesar de esta situación, la diáspora tiene la característica de basar su apropiación territorial, la cual puede ser completamente abstracta o idealizada, sobre redes de contactos, solidaridad y familia que pueden existir en el mundo. Este tipo de territorio se fundamenta generalmente sobre varios lugares simbólicos que concentran la idealización y culturas fuertemente solidarias, un “territorio de origen” que, a través de su significado, puede ser un cemento cultural. Los gitanos conforman también una sociedad que no tiene un territorio concreto, definido. Viajando a través del mundo, tienen algunos puntos simbólicos de encuentro que les permiten identificarse y sostener una cultura propia (Ste Marie de la Mer en Francia, Sevilla en España, Bucarest...).

Figura 17: El territorio en red: la diáspora judía en el mundo (DellaPergola, 2002)

Figura 17: El territorio en red: la diáspora judía en el mundo (DellaPergola, 2002)

Fuente: Della Pergola, 2002.

Recuadro 14: Los “cinco mandamientos del pequeño espacialista”, (Bailly, Guesnier et al., 1987)
Principios de análisis espacial resultado de una convergencia metodológica de más de 30 años de investigación.
1. Los territorios son interdependientes: consumo, producción, inversión, recursos, costos, relación costa/sierra, relación entre espacios de producción, de transformación y de comercialización, etc. Las interpretaciones y los modelos deben ser espacialmente interdependientes.
2. Las relaciones espaciales son asimétricas. En relación con un criterio estudiado, siempre existe una jerarquía donde las actividades se relacionan con el centro. Esta asimetría está hoy en día a favor de las ciudades, porque concentran los servicios y la población (principio de la escala de rendimiento territorial).
3. La causalidad existe, pero no es a-espacial ni de proximidad. La situación de pobreza en un lugar no depende de la altitud o de los recursos locales, sino de políticas o acciones que pueden ser definidas a centenas de kilómetros. Los movimientos migratorios se explican por una diferencia entre ventajas y desventajas comparativas, en general más percibidas que reales, entre varios espacios que pueden ser, además, independientes.
4. La relación entre la localización de una actividad y el modo de funcionamiento de esta actividad tiene que ser resaltada. El ejemplo más conocido es el de la agricultura: su característica es la inamovilidad de los factores de producción y una dependencia a los recursos naturales (tierra y agua), lo que genera sistemas de producción con características muy locales. La coincidencia entre territorio de vida y territorio de trabajo determina el sistema migración-actividad-pobreza-medio ambiente. Un caso ejemplar es el de la ciudad de La Paz, donde la migración (desde afuera así como la migración pendular para el trabajo desde La Paz hacia El Alto) corresponde a actividades específicas y a lugares de vivencias situados en las periferias en riesgo.
5. El espacio y el territorio son los receptáculos de las actividades humanas. Como tal, se puede medir potencialidades y se necesita incluir en los análisis externalidades sujetas a este espacio o territorio (distancia, densidad, costo de transporte, costo ambiental, educación, etc.).

3.1. Las funciones del territorio

6Hay varias formas de estudiar el territorio. El primer enfoque se basa en sus funciones. La Figura 18 (elaborada a partir de Brunet, 2001), resume la totalidad de las funciones del territorio (círculo), de los procesos que los unen (cuadrado) y de las estructuras espaciales que generan (estrella). La función central de administración permite asegurar una coherencia y una sostenibilidad al territorio como modo de reproducción de la sociedad.

7Cuatro funciones revelan el uso que hace la sociedad del territorio: vivir, apropiarse, explotar e intercambiar.

8• Vivir en un territorio tiene varias formas posibles dentro de las cuales el hábitat es la más importante. El hábitat y los modos de vivir son indicadores muy interesantes para definir la naturaleza de un territorio. La antropología ecológica y la antropología cultural estudian la adaptación de la sociedad a su entorno ecológico, climático, físico y, en consecuencia, las formas de organización que se crean en esos entornos rurales o urbanos (Moran, 1990; Serres, 1990). Los sociólogos también estudian la construcción social del hábitat asociando la función de vivir con la “existencia social”: “la capacidad de dominar el espacio depende del capital poseído. Los que carecen de capital son mantenidos a distancia, ya sea física o simbólicamente, de los bienes socialmente más escasos y se los condena a codearse con las personas o bienes más indeseables y menos escasos. La falta de capital intensifica la experiencia de la finitud: encadena a un lugar” (Bourdieu, 2000: 123). En geografía, el hábitat tiene varios significados: el medio más o menos natural, la estructura urbana o de las viviendas, la estructura familiar, las formas de agrupación comunitaria, etc. Sin embargo, más que la distribución o el arreglo de viviendas, se trata de una forma de apropiación del espacio privado y público, los cuales, a menudo, generan una forma de tenencia particular.

Figura 18: Las funciones que definen el territorio

Figura 18: Las funciones que definen el territorio

9• La apropiación no es solamente la posesión, es un concepto mucho más rico. Significa la aptitud del actor, su poder, para disponer de un espacio y manejarlo. En este sentido, el territorio no es siempre continuo, las diásporas, los territorios de las multinacionales o de los nómadas son ejemplos de territorios parcelados (en red) pero apropiados por actores homogéneos con la intención de dominarlos o de identificarse con ellos. Algunos territorios pueden ser virtuales, como el territorio de los mercados o ciertas concepciones del territorio de comunidades indígenas. La apropiación es, entonces, el proceso de concientización de la dominación de un espacio determinado. El estudio de la apropiación resulta en la delimitación del territorio, ya sea en forma de fronteras o de percepción mental, de las formas de apropiación (afectación de recursos o infraestructuras, tenencia de la tierra, instrumentos de control, etc.) y de sus formas de organización (individual, colectiva, jerarquía, relación de poder, etc.).

10• Las formas de explotación del territorio son múltiples; dependen del objetivo social de la apropiación territorial (el modo de producción) y de las capacidades del territorio (la aptitud territorial). El objetivo puede ser su pura explotación extractivista (como el caso de la minería) o la construcción de una sociedad compleja que busca ante todo su reproducción (como la sociedad medieval europea o, en otro contexto, la estructura de los ayllus de la zona andina). Este modo de producción se inscribe en el tiempo, con posible movilidad de la apropiación o de las actividades. La aptitud territorial se define por la disponibilidad de los recursos y por la organización que los regula: “explotar lo que se dispone, con los medios que se dispone”. Esta doble característica genera una especialización territorial y una división espacial del trabajo que se trata de analizar para entender el proceso de producción social del territorio.

11• Intercambiar es intentar “nivelar” la diferenciación espacial; diferenciación que puede ser interna al territorio (acceder al lugar de trabajo, encaminar los productos desde el lugar de producción hacia el lugar de transformación o de venta, etc.) o externa (cadenas productivas, comunicación telefónica, flujos bancarios, etc.). Los casos de autarquía son muy raros en las sociedades. La comunicación o el intercambio generan también sus propios espacios (red vial, terminal de buses, cibercafés, ferias, hipermercados, congresos, etc.), los cuales pueden ser permanentes o temporales, integrados o no al propio territorio. Por fin, intercambiar es también generar las relaciones sociales necesarias a la construcción de la sociedad.

12Una de las metodologías de estudio del territorio puede ser el examen fino de estas cuatro funciones, de los procesos que las definen (naturaleza de los productos y bienes producidos o intercambiados, forma de tenencia y de herencia de la tierra, organizaciones o flujos) y de las estructuras espaciales implicadas (malla para control territorial, dinámica económica y social, jerarquía y redes), retomando todos los criterios que hemos mencionados anteriormente.

Recuadro 15: Funciones para estudiar
Vivir
• Formas de hábitat
• Vivienda - familia - comunidad
• Privado - público
• Agrupado - disperso
Apropiarse
• Proceso de identificación - delimitación
• Formas (concreto, virtual, abstracto, mental)
• Conciencia - dominación
• Organización
Explotar
• Modo de producción
• Aptitud
• Explotación - reproducción (sostenibilidad)
• Especialización - división espacial del trabajo
Intercambiar
• Diferenciación espacial
• Espacios propios y formas de integración
• Flujos
• Relaciones sociales - organización

13Este análisis no sería completo sin el estudio de las formas de gobernar o de administrar. Estos términos tienen un sentido mucho más allá de la representación sociopolítica o de la organización de los gobiernos. Gobernar es mostrar el camino, manejar, organizar, ordenar, etc. Muchas formas de gobernar influyen directamente en el territorio, otras dejan huellas o tienen una influencia indirecta (ver capítulo sobre actores). También, existen lugares específicos definidos por estas formas que pueden ser infraestructuras ligadas al poder (tribunal, palacio de gobierno, alcaldía, lugares rituales, ciudades, etc.) y/o a culturas o rituales sagrados (templos, el árbol, el estadio, etc.). En general, estos signos organizan el espacio o son el origen de la concentración espacial (construcción de centros).

14La gobernabilidad es la cualidad propia de una comunidad política según la cual sus instituciones de gobierno actúan eficazmente dentro de su espacio de un modo considerado legítimo por la ciudadanía, permitiendo así el libre ejercicio de la voluntad política del poder ejecutivo mediante la obediencia del pueblo” (Arbós y Giner, 1993).

15La gobernabilidad es el estado último del ciclo del poder que permite transformar un espacio en un territorio:

Figura 19: La espiral de la gobernabilidad

Figura 19: La espiral de la gobernabilidad

Fuente: Elaboración propia.

16La dominancia territorial refleja mecanismos complejos que permiten utilizar las diferenciaciones espaciales para crear desarrollo y, como repercusión, marginación social y espacial.

17Desde el punto de vista existencial, el territorio es revelador de una identidad, de una territorialidad, es decir, del sentido de pertenencia a un lugar y a un comportamiento social específico ligado a este lugar, y el sentido de ser reconocido por parte de ese lugar a través de la gobernabilidad y de la noción de ciudadanía.

18Desde el punto de vista físico, el geosistema, es decir, los elementos naturales (recursos), determina la potencialidad de una sociedad; desde el punto de vista organizacional, corresponde a la distribución de la lógica de los actores.

19El desarrollo sostenible sería el punto de equilibrio de la interacción grupo social-territorio, influenciado por la innovación (la capacidad de cambio) y el nivel de organización (la gobernabilidad). Este sistema (Figura 20) puede ser otra metodología de estudio del territorio, que analiza los factores políticos y culturales internos a un grupo social, por una parte, la diversidad natural, por otra parte, y los factores externos como políticas de ordenamiento impuestas por niveles superiores o factores de riesgo natural o social. En este caso, la metodología estaría centrada en las interacciones más que en la estructura funcional del territorio.

Figura 20: El desarrollo sostenible como sistema de relación territorio-sociedad

Figura 20: El desarrollo sostenible como sistema de relación territorio-sociedad

Fuente: Elaboración propia sobre la base de Le Berre, 1992.

Figura 21: La descripción simbólica del Tawantinsuyu

Figura 21: La descripción simbólica del Tawantinsuyu

Fuente: Yampara, 2001.

Recuadro 16: La función territorial según los aymaras (Yampara, 2001: 71)
El Ayllu es un sistema organizativo multisectorial y multifacético, una institución andina, la casa cosmológica andina, que interacciona/emula una doble fuerza y energía de la Pacha en la vida de los pueblos, fundamentalmente tetraléctico [...] Este sistema está regido por una autoridad política pareada (pareja) de Tata-Mama Jilaqata, coadyuvada por los “Yapu-Uywa Qamana” (autoridades de la producción) y los “Yatiri/Chamakam” (autoridades de la cosmovisión andina). Por eso la autoridad originaria del Ayllu no se entiende sin su territorialidad, ni la territorialidad sin su autoridad, una de las principales diferencias con el sindicalismo. [...] El Ayllu es entonces fundamentalmente una institución “Tetraléctica”, en aymara “tiwana qallqu” (espaciación/seriación doble del cuatro) que... dinamiza simultáneamente los cuatro ordenamientos: Territorial, Producción-Economía, Cultural-Ritual y Socio-Político, con la armonización (equilibrio) de estos elementos encuentran el “suma qamaña” (“vivir bien” armónicamente con la naturaleza).

Recuadro 17: Los territorios de la psico-geografía
• La piel
• La esfera del gesto (espacio de expresión corporal)
• El cuarto o el lugar (espacio de la visión)
• El espacio-refugio (vivienda, espacio privado reconocido por la sociedad)
• El espacio colectivo-socializado (calle, barrio, parque, etc.)
• El espacio colectivo privado (bar, teatro, servicios específicos, etc.)
• La ciudad o la región de identificación
• La ciudad o región de pertenencia
• Nación
• Mundo
• Universo
• El espacio metafísico

3.2. El análisis de los actores

20El estudio de un territorio puede realizarse también únicamente con el análisis de sus actores. Los aspectos físicos, biológicos o todos los elementos que describen los espacios geográficos dentro del territorio son parte de una lógica de los actores. “El territorio es una escena donde se juegan representaciones en (varios) actos; el actor es entonces ubicuo” (Gumuchian, Grasset et al., 2003: 1); y, en este caso, los espacios son parte del “decorado”.

21El estudio del territorio, como lo indica el título de esta parte, supone un análisis de la naturaleza, de la organización y de las interrelaciones de los actores. No hay que olvidar que el actor construye el territorio, y no al contrario.

22Podemos presentar dos visiones de la metodología de estudio del sistema de actores:

  • Un análisis de la tipología de los actores que actúan en un territorio y de las relaciones entre ellos;
  • y un análisis de las lógicas y estrategias detrás de la estructuración de un territorio.

23En sociología existe una clasificación similar definida por dos grandes grupos de teorías que analizan la acción social como tema central: los valores, intereses, etc. que motivan la acción; y el actor y sus interacciones, es decir, el análisis del contexto en el cual se sitúa el actor o el tipo de actor que actúa.

24Los motivos pueden resultar en comportamientos racionales: el modelo de la elección racional de los economistas que supone una maximización de sus intereses (costo-beneficio o ley de Pareto) (G. Baecker, J. Colman); o la racionalidad limitada por la estrategia subjetiva de los actores (R. Boudon, H.A. Simon); o los comportamientos subjetivos en función a una cierta visión del mundo (A. Schutz, M. Weber).

25La interacción surge de las situaciones mismas en las cuales se encuentra el actor (interaccionismo simbólico de E. Goffman y H. Becker o reglas etnometodológicas de H. Garfinkel y A. Sicourel) o del comportamiento de la acción colectiva (sociología de los movimientos sociales de A. Touraine o sociología de las organizaciones de M. Croizier y E. Friedberg).

3.2.1. Tipología de los actores

26Existen cinco grandes clases de actores, las cuales agrupan mucha variedad y mucha complejidad:

27La persona o individuo.

28Es el actor-base de la producción del territorio, a veces con muy poco impacto visible (funcionarios, maestros) o, al contrario, con impactos fuertes (agricultores, industriales). Es el único actor que tiene una fuerte movilidad, de corta o larga distancia, en general repetitiva, asociada a una función económica. La mayoría de las funciones territoriales se aplican a este actor: buscar una vivienda (situarse en el espacio geográfico), un empleo (situarse en el espacio económico y social), apropiarse de un territorio en el sentido cultural (ser identificado e identificarse con el territorio de la sociedad) e intercambiar económica y socialmente en un territorio determinado (situarse en un espacio de libertad individual).

29En la mayoría de las sociedades, el individuo está fuertemente ligado a una estructura familiar más o menos compleja. Esta estructura ha generado construcciones territoriales cuyas particularidades se han construido a partir del modo de tenencia de la tierra (la hacienda, la comunidad, terrazas, etc.) y de las formas de transmisión del patrimonio (modalidades de herencia, minifundio, etc.).

30El estudio de este tipo de actor necesita, entonces, levantar información sobre su acción en las cuatro funciones fundamentales del territorio, su grado de participación en la acción colectiva y el impacto que genera a nivel individual o familiar en la estructura y la dinámica territorial.

31Grupos territoriales o a-territoriales

32El hombre no vive sólo, vive en sociedad. La organización es, sin duda, la forma más elaborada de la innovación que el hombre ha podido construir. Siempre hay que sorprenderse de la cantidad de formas de organización que ha creado la sociedad humana. Grupos étnicos, religiosos, políticos, asociativos, etc. son constructores de territorios específicos y de reglas particulares de uso. Citaremos ejemplos bolivianos: los ayllus, la colonia menonita, la TCO (Tierra Comunitaria de Origen). Cada uno tiene su delimitación, su forma de organización, su gestión de la tierra, sus reglas de poder, sus estructuras y dinámicas.

33Algunos de estos grupos son a-territoriales (las diásporas por ejemplo) pero el territorio es fundamental en la estructura de su identidad (lugares de referencia comunes, conmemoraciones, viajes, etc.). La sociedad feudal tenía su forma de organización (castillo, granja, parcelas individuales), la ex URSS también (kolkozes), así como las comunidades andinas con la repartición de las tierras en tierra del Inka, del Sol y de los naturales (Fernández Osco, 2004). Lo que estructura el territorio son, siempre, las relaciones de poder dentro de los grupos.

34Los actores socioeconómicos

35Empresas, técnicos y asociaciones locales son actores que estructuran fuertemente el territorio, pero no siempre cumplen las cuatro funciones del territorio, en particular las funciones de apropiación y de vivir, porque, por naturaleza, crean riqueza y no espacio. El impacto más fuerte se encuentra en el lugar de trabajo (plantas, edificios, almacenes, infraestructuras, etc.) y en todo aspecto que enlaza varios lugares de trabajo (flujos de mercancías, de información, centros sociales, canales, etc.). Se necesita distinguir las pequeñas empresas artesanales que, en general, viven en el lugar de trabajo de las grandes empresas que tienen sus sedes a kilómetros del sitio de explotación. Estos actores tienden a agruparse para generar economía de escala (proximidad de fuentes de energía, de transporte o de materia prima), lo que genera también formas particulares de territorios (parques industriales, zonas francas, distritos industriales, etc.).

36El Estado y sus representantes

37El Estado es, en sí mismo, el territorio; sus representantes (colectividades territoriales, prefectura, alcaldía, institutos descentralizados, etc.) personifican, manejan y tienen alguna forma de poder sobre el territorio. Es el Estado, en general, el que organiza la política de asentamientos humanos, las grandes infraestructuras viales, los equipamientos de educación y de salud, el uso del suelo para actividades sujetas a recursos naturales, etc. La definición del interés público o del bien público y del patrimonio material como inmaterial tiene una dimensión cada día más relevante; caracterizarlos es muy importante para el análisis del territorio. También el Estado interviene a través de los aspectos normativos en la definición de las reglas de uso o de manejo del territorio. Declarar una zona como parque natural o zona de interés turístico supone la llegada de inversiones o de protecciones particulares que modifican las relaciones entre actores y el impacto en el territorio.

38Además, el grado de descentralización que otorga el Estado a las regiones modifica profundamente la manera de gestionar un territorio y la posible incorporación de desequilibrios entre territorios.

39Los actores extra-territoriales o supra-nacionales

40Estos actores son numerosos. Desde las Naciones Unidas o el Banco Mundial hasta las ONG internacionales, pasando por las multinacionales y los grupos económicos regionales (como la CAN, el MERCOSUR o el ALCA), existe una multitud de actores extra-nacionales que intervienen directamente sobre el territorio. Por ejemplo, un informe de USAID (Plan Bohan) de los años 50 y de la FAO en los años 80 fueron los puntos de inicio de la colonización del Este boliviano. El impacto fue considerable, ya que en apenas 30 años la estructura del territorio boliviano ha visto profundas mutaciones. También los proyectos de la Corporación Andina de Fomento (CAF) sobre los corredores transoceánicos tendrán un impacto considerable en el equilibrio territorial de todos los países andinos.

41Cada clase de actor tiene que ser estudiado de manera particular, resaltando su acción en el territorio, es decir, su papel en la producción del territorio, en su manejo y en su dinámica. Sin embargo, lo más relevante del estudio de los actores es la interacción entre ellos. Los actores son interdependientes y el nivel jerárquico, las formas de organización entre ellos y los niveles de intervención en el territorio, son puntos indispensables del estudio. Considerar los actores como un sistema permite tener una visión dinámica de los cambios de naturaleza o de interacción. La perspectiva histórica, a corto o largo plazo, ayuda a entender ciertas conformaciones territoriales: fronteras, polarización, jerarquía, etc.

Recuadro 18: El espacio social de la agricultura peruana (Mazurek, Huerta et al., 1998)
El espacio social agrícola, base de la producción, comprende un conjunto de relaciones sociales entre individuos, comunidad, grupos y espacios dentro de los cuales actúan. El elemento básico es la unidad agropecuaria, en el sentido de una entidad de producción, delimitada en el tiempo y en el territorio. Esta propiedad puede situarse en un contexto jurídico, regional, nacional y/o internacional.
La organización de la unidad es muy diversa: un productor individual, lo más común en el caso peruano, trabajadores agrupados en cooperativas, una comunidad, una asociación, una empresa, etc. La legislación necesita una responsabilidad jurídica que condiciona el título de propiedad, indispensable hoy en día para asegurar una estabilidad de la producción y el acceso a recursos financieros. El productor forma parte de una familia que, a veces, participa en el proceso de producción. Los trabajadores también se integran en la unidad; el productor mismo puede ser un trabajador en otra unidad.
Dos esferas de influencia intervienen en este esquema de relaciones: la comunidad que organiza la producción común por medio de las faenas y las organizaciones exteriores que apoyan u organizan al mercado de venta (cooperativas, empresas agroindustriales, organismos públicos de asistencia, ONG, etc.). La comunidad se sitúa siempre en el espacio nacional, muy a menudo regional, mientras que las organizaciones pueden pertenecer a la esfera internacional.
La contracción o la dilatación de este esquema y el cambio de posición relativa de todos o parte de sus elementos pueden describir el funcionamiento de las relaciones sociales en diversos territorios. [...] Cuanto más se contrae el espacio del productor, de su familia y de su unidad y se restringe a un territorio local o micro regional, más limitadas se encuentran sus posibilidades de participación en las esferas de relaciones sociales y mercantiles. Sin embargo, la dilatación del espacio de la unidad (mediana o gran propiedad, proximidad de una zona productiva, gran participación de trabajadores, tenencia de tipo empresarial, etc.) tiende a simplificar el esquema, excluyendo algunos elementos, con el objetivo de tener relaciones más directas entre la producción y el mercado.

Figura 22: Esquema de articulación de los actores en el sistema agrario peruano

Figura 22: Esquema de articulación de los actores en el sistema agrario peruano

Fuente: Mazurek et al., 1998.

Recuadro 19: La relación entre ayllus andinos e instituciones estatales en Bolivia (Yampara, 2001)
“En nuestra aproximación reflexiva, vemos que los ‘atropellos’ del Estado están institucionalizados, al menos entre 8-9 espacios de acción de la realidad de los ayllus andinos, ellos van desde los ministerios de desarrollo económico y planeamiento, el Viceministerio de Asuntos Indígenas y Pueblos Originarios (ex MACA) y las instituciones descentralizadas.”

Figura 23: Relación ayllus andinos e instituciones estatales

Figura 23: Relación ayllus andinos e instituciones estatales

Fuente: Simón Yampara, 2001.

“La estructura de los partidos políticos a través de comandos departamentales y provinciales, las direcciones distritales de educación, la diócesis, prelaturas y párrocos, los medios de comunicación social (por falta de conocimiento e información), las cortes superiores de justicia a través del ejercicio de los jueces y la justicia campesina, la guardia nacional de seguridad, las prefecturas y sub-prefecturas, los municipios urbanos y campesinos, últimamente hasta los sindicatos campesinos y la COB. Todos obedecen a la lógica del Estado.”
“Entonces debemos entender que este hecho no sólo es evidente en los espacios de regulación del régimen de propiedad de las tierras, sino en toda la estructura del Estado, bajo lemas de ‘civilización’, ‘modernización’, ‘incorporación a la vida nacional’ y últimamente con ‘Participación Popular’, ‘Municipalización’, ‘Democracia’ y ‘Estado de Derecho’, continúan inculcando ideologías y estructuras exógenas al ayllu. En nuestro criterio por falta de estudios serios y prejuicios coloniales aún presentes en las elites gobernantes e investigadores” (Yampara, 2001).
La figura 23 es expresiva, puesto que muestra la desproporcionalidad y proceso asimétrico de la relación Estado y los ayllus andinos en permanente choque histórico. A esta dinámica obedece la adjetivación dicotómica de “indígena”, “no indígena”; “moderno y ancestro”, “civilización y aldeas linajeros”.

3.2.2. Lógica y estrategia de los actores

42Los actores pueden ser externos o internos al territorio, actuar directa o indirectamente sobre él, siempre tienen una lógica en la acción territorial. El territorio, como espacio físico, no tiene dinámica propia, son los actores los que impulsan una dinámica que se refleja en las estructuras territoriales. Por eso, las ciencias sociales y humanas son animadas por una paradoja: “la sociedad no puede analizarse afuera de la acción territorial, pero la acción y el territorio no se pueden entender afuera del campo social del espacio” (Gumuchian, Grasset et al., 2003).

43No vamos a precisar los enfoques de la teoría de la acción en sociología, solamente hay que recordar los cuatro enfoques importantes en la comprensión de la relación acción-actor. El enfoque holístico, cuyo principal defensor es Touraine (1987) (El sentido de la conducta de los actores... no está en ningún otro lado que en las relaciones entre sistemas y sujetos). El enfoque individualista (Boudon, 1981) inicia un posibilismo dentro del individuo mismo (derivado de la teoría de la racionalidad de Pareto en economía). El constructivismo estructuralista: “Por constructivismo quiero decir que existe, por una parte, una génesis social de los esquemas de percepción, del pensamiento y de la acción, los cuales son constitutivos de lo que llamo el habitas y, por otra parte, estructuras sociales, y en particular lo que llamo campos y grupos y singularmente lo que se llamó por lo general las clases sociales” (Bourdieu, 1987). El constructivismo interaccionista (Goffman, 1985): la construcción de la acción colectiva es inherente a la estructura social y a la internalización de los ritos de interacción que esta estructura impone a los individuos.

44La clasificación de los actores no tiene en este tipo de análisis mucha importancia. Lo que importa es analizar los comportamientos y las estrategias de los actores dentro de la construcción territorial. Todo hombre o mujer puede ser actor; los estatutos, las funciones, los mandatos no son diferencias fundamentales (Gumuchian, Grasset et al., 2003).

  • Todo actor tiene una personalidad y una individualidad que no se disuelven en la acción pero que estructuran las experiencias individuales.
  • Todo actor tiene una competencia territorial, si no es jurídica o política es geográfica, es decir, espacial, social y cultural.
  • El sujeto que actúa se transforma en actor territorializado cuando se encuentra en situación de acción.
  • La situación de acción se define como un marco espacial y temporal, una modalidad concreta de encuentro e intercambio, un contexto de cumplimiento de una libertad ontológica y un ejercicio de la libertad de actuar.
  • El actor territorializado actúa dentro de un sistema de acciones concretas que son evolutivas y permeables las unas a las otras, que permiten construir la decisión y transformar colectivamente los objetos espaciales.

45El actor territorializado negocia permanentemente sus interacciones en el espacio y en el tiempo con varios juegos de poder, lo que genera un sistema complejo de relaciones tanto positivas como negativas.

Figura 24: Territorio, lógicas y estrategias de los actores

Figura 24: Territorio, lógicas y estrategias de los actores

Fuente: Sobre la base de Gumuchian et al., 2003.

46Desde el punto de vista metodológico, se trata de analizar los territorios con respecto a las lógicas de las acciones que se emprenden en ellos. La Figura 24 resume las diferentes etapas, algunas de las cuales ya fueron estudiadas en los capítulos anteriores.

  1. El territorio es el resultado de dinámicas socio-espaciales y de vivencias individuales y colectivas. El estudio de estos dos elementos concierne a la geografía en la parte dinámica espacial y a la sociología en la parte vivencial.
  2. La vivencia colectiva e individual participa de la construcción de los territorios. Estos procesos pueden ser estudiados por medio de las funciones territoriales (ver Capítulo 3.1).
  3. Las relaciones sociales son reguladas por juegos de poder que se expresan en normas y organizaciones. Uno de los campos más importantes de la metodología de estudio de los actores es la normativa, es decir, estudiar en qué contexto jurídico e institucional se desarrollan las acciones de los actores. Eso supone un análisis de los actores que actúan (ver 3.2.1), de las interacciones entre ellos, del marco normativo que sostiene o no a estas interacciones y, sobre todo, de las lógicas de poder que definen los intereses comunes, generales y particulares. El conjunto de estos parámetros influye en la construcción y en la dinámica de los territorios, directamente o por medio de actos.
  4. Las estrategias territoriales son el resultado de actos que pueden ser prácticos (acción directa sobre el territorio) o discursivos (actos políticos, organizacionales, es decir, acciones indirectas). Estos actos se enmarcan siempre en actitudes y comportamientos que derivan de situaciones identitarias territoriales.

47El conjunto de la metodología busca analizar el sistema de acción más que el sistema de actores, para entender el papel, las lógicas y las estrategias de los actores y su impacto en la dinámica territorial. Los enfoques de desarrollo local, proyectos territoriales, planificación participativa o evaluación prospectiva de los territorios (ver Capítulo 4.3) tienen también esta lógica: ¿Quién hace qué? ¿Quién quiere hacer qué? ¿Para qué? ¿Con qué objetivo? ¿Cómo?

48Existen múltiples posibilidades de describir el sistema de acciones de los actores. Éstas son algunas posibilidades que pueden combinarse para realizar los estudios:

  • La relación del actor con el territorio en términos jurídico-administrativos (propietario, dirigente de institución territorial, técnico de catastro...).
  • La función que tiene el actor en el territorio desde el punto de vista profesional (lo que condiciona los tipos de acciones, por ejemplo, agricultor, constructor, funcionario), pero también en términos de calificación territorial (agricultor o presidente de junta vecinal).
  • El grado de implicación del actor en el territorio, sus niveles de responsabilidad o de compromiso (diputado, participante de reuniones, presidente de la junta de agua...).
  • El nivel jerárquico en el proceso de acción (dirección, asesoramiento técnico, arquitecto, albañil...).
  • El grado de pluralidad o de especialidad del actor (multiactividad, especialización productiva, grado de participación en organizaciones...).
  • En geografía económica, el sistema se puede reducir a dos tipos de actores: las unidades de consumo y las unidades de producción (ver Claval, 1980).

Recuadro 20: Lógicas de actores e impacto sobre el territorio de las laderas de Cochabamba (según Pereira, 2004)
El Parque Nacional Tunari limita con la aglomeración de Cochabamba a una altitud de 2700 msnm. Este límite marca una zona de conflictos por los intereses que varios actores tienen en apropiarse de estos últimos espacios potenciales de construcción. El territorio, principalmente ocupado por campesinos, productores y propietarios, está bajo una presión de varios actores que tienen lógicas distintas:
• Las empresas intentan aprovechar estos lugares para la explotación de los recursos naturales como es el caso de la empresa Taquiña (fábrica de cerveza que necesita agua y que está situada dentro del Parque).
• Los investigadores de la universidad, así como las asociaciones ambientalistas y ONG, buscan una estrategia de conservación o, por lo menos, de cumplimiento de la ley de protección.
• Los actores económicos, como los loteadores, tienen una estrategia económica que aspira al desarrollo de asentamientos humanos, principalmente condominios para la clase alta y asentamientos para los mineros migrantes.
• El Estado, a través de sus representantes (prefectura, SERNAP, alcaldía) busca imponer las normas para el respeto de la ley y también para proteger el recurso agua indispensable para la ciudad de Cochabamba.
• Existen varias organizaciones (sindicatos, asociaciones de regantes, organizaciones territoriales de base (OTB), etc.) que tienen como estrategia intentar gestionar este espacio para mantener sus potencialidades.
Todos estos actores juegan con estrategias y acciones de presión, los unos sobre los otros, para defender sus intereses. El análisis de estas interrelaciones es rico en enseñanzas sobre las modalidades de funcionamiento de este territorio. También permite establecer un diagnóstico territorial sobre la base de estudios de los actores para tomar medidas de ordenamiento, es decir, alcanzar las sinergias necesarias entre los diferentes actores regionales para lograr un manejo territorial que permita un nivel productivo sostenible de las comunidades campesinas, sin dejar de lado la conservación de los recursos naturales.

Figura 25: Relación entre actores en las laderas de Cochabamba

Figura 25: Relación entre actores en las laderas de Cochabamba

Fuente: Pereira, 2004.

3.3. El análisis de los signos de apropiación y acción: el paisaje

49Toda sociedad produce espacio y manipula territorio y, en consecuencia, deja huellas de sus acciones. Las huellas, que pueden tomar aspectos muy diversos, son los signos de la apropiación de un espacio por la sociedad: la toponimia (la apropiación empieza por dar un nombre), los restos arqueológicos, un cercado, la presencia de animales, un camino, etc. En general, se estudian las manifestaciones visibles de estas huellas, que se traducen en paisaje. El paisaje es una apariencia, una representación, un sinónimo de la percepción de las acciones del hombre sobre el territorio.

  • 2 Ver el sitio del Consejo Europeo: http://www.coe.int/t/e/Cultural_Co-operation/Environment/Landsca (...)

50Según el Convenio Europeo sobre el Paisaje:2 “El paisaje indica una parte de territorio tal como es percibido por las poblaciones cuyo carácter resulta de la acción de factores naturales y/o humanos y de sus interrelaciones”. El paisaje incluye el territorio en su dimensión de espacio y apropiación, añadiendo una noción de percepción de los elementos de esta apropiación.

51Una parte de la geografía se dedica al estudio del paisaje como forma de expresión de la sociedad en su territorio, con dos concepciones fundamentales: el paisaje-objeto y el paisaje-valor.

52El estudio del paisaje como objeto. Es el paisaje perceptible, es decir, que existe como objeto científico de estudio. Este tipo de estudio suele analizar la interacción entre el soporte geográfico, las dinámicas naturales, físicas y biológicas y las prácticas humanas. El científico aplica al paisaje una metodología estricta con el objetivo de explicarlo. Varias disciplinas reivindican la paternidad, el uso y el marco teórico del concepto de paisaje. Este concepto se volvió demasiado complejo al intentar, en un esfuerzo sistémico, integrar todos los demás conceptos. La geomorfología, una parte de la geología que intenta describir las formas de relieve existentes en la superficie terrestre, ha constituido durante un tiempo la base del estudio del paisaje (Pedraza Glisanz y Carrasco González, 1996). El enfoque de la arqueología (Butzer, 1989; Hodder y Orton, 1990) se dirige al uso que hace el hombre de su espacio y a la significación de ese uso para la organización de la sociedad. Los agrónomos enfocan varios aspectos del paisaje: un enfoque más biológico con la ecología del paisaje o la construcción de paisajes; un enfoque más etnológico sobre los sistemas agrarios; y enfoques de manejo “paisajístico” de la agricultura (Burel y Baudry, 2002). En geografía, el estatuto del análisis del paisaje fue siempre ambiguo: a veces se confundía con la geografía y a veces era repudiado por ésta. Esto se debe a que la geografía generó varias escuelas o se confundió con las escuelas que tratan el paisaje: la biogeografía (Meaza, 2000), la ecología del paisaje, la landschaft alemana, el geosistema ruso (Rougerie y Beroutchachvili, 1991), la ecological landscape, etc. (Forman y Godron, 1986). Estas escuelas intentaron dar un enfoque más ambiental con metodologías más rigorosas. El resultado es una profusión de métodos de estudio del paisaje difíciles de describir aquí.

53El estudio del paisaje como valor. Este estudio considera que el paisaje es una abstracción basada en referencias culturales y construcciones mentales. El científico, en este caso, busca interpretar los elementos de la construcción del paisaje. El primer valor que atribuimos al paisaje es su existencia misma. La lectura de un paisaje es subjetiva, es decir, pasa por el filtro del observador que lo visualiza, lo interpreta y lo transcribe en una forma accesible para los demás. Es importante reconocer este proceso en el estudio del paisaje como forma de territorio; la multitud de paisajes y la multitud de interpretaciones diferentes es, a la vez, una riqueza y un limitante para la concepción de una disciplina científica.

  • 3 Ver a este propósito el sitio Web de la UNESCO: http://www.unesco.org/culture/heritage/intangible/ (...)

54En este caso, también existen varias escuelas y maneras de abordar el estudio. Algunos estudiosos, principalmente los antropólogos y los sociólogos, utilizan este enfoque para abordar la relación hombre-naturaleza y la cuestión del patrimonio inmaterial,3 estado supremo de la apropiación territorial.

55Pero, detrás del paisaje-valor existen también concepciones mercantiles del paisaje, como el análisis económico de las preferencias que clasifica a los paisajes en paisajes-mercancía, paisajes-patrimonio y paisajes-por ordenar. Otras concepciones hacen del paisaje un “bien público” cuyo estado o dinámica dependen del sistema de acciones de los actores. En el territorio, los actores actúan sobre partes del territorio construyendo espacios específicos, a los que consideran como pertenencia de la comunidad, es decir, como espacios públicos. Este último enfoque se aplica muy a menudo al medio urbano, considerando la importancia del lugar público en la ciudad.

56No entraremos en los detalles del estudio de los paisajes que aportan, sin duda, a la comprensión de los territorios, pero con enfoques y conceptos demasiados diversos y todavía poco consolidados. Recomendamos, además de los libros sobre los conceptos de la geografía, las siguientes obras que dan una percepción bastante amplia del estudio del paisaje: Rougerie y Beroutchachvili, 1991; Claval, 1995; Salinas Chávez y Middleton, 1998; Farina, 1998; Etter, 1990; Partoune, 2004. Se puede encontrar una amplia información en el sitio web de la Asociación Internacional de Ecología del Paisaje (http://www.landscape-ecology.org).

Recuadro 21: La lectura de un paisaje
Un paisaje es subjetivo: antes de leerlo, lo vemos; y la primera percepción depende de nuestra personalidad.
La primera etapa: clasificar los elementos presentes entre naturales y antrópicos; asociar estos elementos a su función (producción, hábitat, intercambio, apropiación) o al origen del elemento (geología, clima, relieve, etc.), pero también con relación a elementos estéticos (color del cielo, belleza, interés, originalidad, etc.).
La segunda etapa: establecer, a partir de esos elementos, categorías de paisaje, sobre la base de un vocabulario, para constituir unidades paisajísticas homogéneas.
La tercera etapa: interpretar el paisaje en su conjunto, con hipótesis sobre la dinámica (¿cómo se ha constituido? y ¿cómo evoluciona?) y el espacio: abierto o cerrado, antropizado o no, hipótesis sobre la ubicación de actividades o infraestructuras, relación del paisaje con su entorno regional, etc.
La cuarta etapa: representar (por medio de un dibujo, de un mapa o de un texto) los elementos significativos de la organización del paisaje y de sus relaciones. Este esquema debe acompañarse de elementos básicos que permitan ubicarse en el espacio (línea de horizonte, carretera, río, pueblo, etc., pero también dirección del Norte, escala, leyenda). El objetivo de este esquema no es un dibujo del paisaje mismo si no de su interpretación.

57Los tres ejemplos siguientes muestran esta diversidad. El primero, derivado de la biogeografía, da los tipos de elementos que se pueden estudiar según la escala de observación; el segundo da una clasificación de tipos de paisaje según la función social a la que están asociados; el tercero es una concepción de los geosistemas de Rogelio, con un enfoque sistémico pero difícil de implementar al nivel de la metodología.

Recuadro 22: Las unidades de paisaje según Bertrand, 1968

Recuadro 22: Las unidades de paisaje según Bertrand, 1968

Recuadro 23: Clasificación de los paisajes según Sauvé, 1994

Aspecto del paisaje

Tipo de paisaje

El paisaje ambiente de vivencia

• El paisaje cotidiano de los ciudadanos.
• El paisaje concientizado de los filósofos.

El paisaje naturaleza

• El paisaje medio ambiente de los científicos.
• El paisaje emocional de los caminantes, estetas, místicos, etc.

El paisaje espacio

• El paisaje sistema de los geógrafos.
• El paisaje percibido de los cognocitivos.

El paisaje herencia

• El paisaje como producto social de los historiadores, arqueólogos, etnólogos, sociólogos.
• El paisaje memoria individual y colectiva de los psicólogos y psicosociólogos.

El paisaje territorio

• El paisaje objeto de la gestión y ordenamiento.
• El paisaje patrimonio colectivo de los ciudadanos y decisores políticos.

El paisaje recursos

• El paisaje tres estrellas de los negociantes y especuladores.
• El paisaje preferencia del consumidor de los economistas.

El paisaje medios

• El paisaje jardín de los paisajistas.
• El paisaje decorado de los artistas, turistas y pedagogos.

Recuadro 24: El paisaje según una concepción sistémica

Recuadro 24: El paisaje según una concepción sistémica

3.4. Síntesis sobre el territorio

La definición consensuada del territorio es “un espacio apropiado”.
El territorio tiene cinco características:
• Su contexto, en particular el natural
• Las formas de apropiación
• Es un producto de la actividad humana
• Está ligado a un grupo social determinado
• Es dinámico
Su naturaleza es diversa:
• Concreto y delimitado
• Sin fronteras, en archipiélago • Idealizado • Difuso o en red
El primer componente de estudio es el análisis de sus funciones:
• Vivir
• Apropiarse
• Explotar
• Intercambiar
• Administrar
El segundo componente es el análisis de los actores:
• A través de la tipología de los actores
• Por medio de las lógicas y estrategias de los actores
El tercer componente es el análisis de las formas de apropiación a través del paisaje.

  • La primera fase de estudio de un territorio es determinar y caracterizar los espacios que lo definen, tal como lo hemos visto en el Capítulo 2: lugares, localizaciones, relaciones e interacciones, gracias al análisis de morfología y de funciones.
  • La segunda fase es determinar y entender las funciones fundamentales del territorio: formas de vivir, de apropiarse, de explotar y de intercambiar y de analizar los elementos de flujos y las estructuras básicas que conforman este territorio (producción y flujos de bienes, de personas, tenencia de la tierra y herencia).
  • En el caso de la apropiación, varios aspectos pueden ser tratados, como el aspecto normativo, las formas de propiedad, el imaginario, el patrimonio, el paisaje, etc. La apropiación depende en gran medida del grupo de actores que se toma en consideración y de sus relaciones de poder. El tema de la gobernabilidad y de la gobernanza es un tema central para entender las formas de apropiación.
  • El fundamento del territorio son los actores. Evidenciar sus características (tipología) y sus funciones (acción y lógica) permite determinar con precisión los mecanismos de constitución y de regulación del territorio.

58Resulta claro que el estudio de un territorio no puede comprender todos los aspectos mencionados a la vez. La investigación siempre tiene que sustentarse en una problemática y es esa problemática la que determinará la orientación de la metodología que se va a estudiar. La ventaja de este tipo de enfoque es la integración casi obligatoria de la dinámica del territorio y en su dimensión tanto histórica como actual.

59Las metodologías de “ordenamiento territorial” deberían basarse en este esquema metodológico y no limitarse a un diagnóstico físico-ambiental, el cual, como hemos visto a lo largo de estos dos capítulos, no tiene una importancia real en el análisis. Concebir el ordenamiento sobre la base del sistema de actores, por ejemplo, permite tener un mejor fundamento para la implementación de políticas específicas.

Notes

2 Ver el sitio del Consejo Europeo: http://www.coe.int/t/e/Cultural_Co-operation/Environment/Landscape/

3 Ver a este propósito el sitio Web de la UNESCO: http://www.unesco.org/culture/heritage/intangible/html_sp/index_sp.shtml

Table des illustrations

Titre Figura 15: La superposición de los territorios según competencia e intereses, en el caso del Norte boliviano
Légende Fuente: Elaboración IRD, sobre la base de la Unidad de Ordenamiento Territorial, Bolivia.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17843/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 358k
Titre Figura 16: Los territorios “archipiélagos” de los lupaca (Morlon, 1992)
Légende Fuente: Morlon, 1992.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17843/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 294k
Titre Figura 17: El territorio en red: la diáspora judía en el mundo (DellaPergola, 2002)
Légende Fuente: Della Pergola, 2002.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17843/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 170k
Titre Figura 18: Las funciones que definen el territorio
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17843/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 221k
Titre Figura 19: La espiral de la gobernabilidad
Légende Fuente: Elaboración propia.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17843/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 142k
Titre Figura 20: El desarrollo sostenible como sistema de relación territorio-sociedad
Légende Fuente: Elaboración propia sobre la base de Le Berre, 1992.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17843/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 100k
Titre Figura 21: La descripción simbólica del Tawantinsuyu
Légende Fuente: Yampara, 2001.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17843/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 208k
Titre Figura 22: Esquema de articulación de los actores en el sistema agrario peruano
Légende Fuente: Mazurek et al., 1998.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17843/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 205k
Titre Figura 23: Relación ayllus andinos e instituciones estatales
Légende Fuente: Simón Yampara, 2001.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17843/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 387k
Titre Figura 24: Territorio, lógicas y estrategias de los actores
Légende Fuente: Sobre la base de Gumuchian et al., 2003.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17843/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 249k
Titre Figura 25: Relación entre actores en las laderas de Cochabamba
Légende Fuente: Pereira, 2004.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17843/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 262k
Titre Recuadro 22: Las unidades de paisaje según Bertrand, 1968
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17843/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 319k
Titre Recuadro 24: El paisaje según una concepción sistémica
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17843/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 487k

© IRD Éditions, 2009

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter