Version classiqueVersion mobile

Espacio y territorio

 | 
Hubert Mazurek

Capítulo 1. Introducción

Texte intégral

1El territorio tiene cada día mayor importancia, tanto en su componente físico como en su dimensión sociocultural. La gestión de los recursos naturales, el problema del acceso a la tierra, la gobernabilidad, la demanda identitaria, las cadenas productivas, las políticas de infraestructura, el imaginario campesino, la reciprocidad y otros son temas relacionados con el espacio y el territorio. Los dos términos, hoy en día, son de uso común, incluso en la comunidad científica. Sin embargo, los conceptos que están detrás de estas palabras son, en general, mal entendidos o mal utilizados, lo que genera a menudo interpretaciones incorrectas que pueden llevar a definiciones de políticas perjudiciales.

2La concepción más difundida del territorio está confinada a límites administrativos o a territorios zonales. Esta concepción tiene una serie de consecuencias en la generación de políticas públicas. Por ejemplo, la metodología de ordenamiento territorial se aboca casi exclusivamente a la zonificación y se encuentra, por su carácter muy técnico, alejada de las necesidades locales y sociales. A menudo, también se ha confundido la herramienta con el método: hay una profusión de estudios de zonificación que utilizan el Sistema de Información Geográfica (SIG) pero olvidan que el ordenamiento es ante todo una política de planificación territorial.

3Esta situación es el resultado de una crisis metodológica que no es otra cosa que un reflejo de una economía y una sociedad que privilegian lo técnico sobre la problemática o lo investigativo. Es cierto que las ciencias sociales no deben quedar fuera de la evolución de las técnicas de adquisición y de conocimiento, pero, como ocurre en momentos de crisis, el uso incondicional de estas técnicas se traduce en una exageración y una exacerbación de las nuevas herramientas, asimilándolas a la investigación misma.

4Por otro lado, el proceso actual de globalización de la economía, a diferencia de los períodos coloniales o imperialistas, tiene efectos notables y contradictorios: la desaparición de las fronteras nacionales por el doble efecto de la constitución de bloques económicos supranacionales (Comunidad Andina de Naciones, Mercado Común del Sur, Unión Europea...) y de la internacionalización de los flujos de información; la fragmentación de los territorios nacionales por la demanda territorial cultural y los procesos de descentralización – autonomías – regionales; la “archipielización” de los territorios por efecto de la competencia internacional y el abandono del Estado regulador. En este contexto, las metodologías de estudio del territorio y del espacio tienen que superar lo técnico para dar énfasis en la dinámica de los nuevos territorios definidos o vividos por el hombre.

5La geografía ha superado los viejos demonios de los siglos pasados, alimentados principalmente por el principio de causalidad entre las características de la naturaleza y sus consecuencias sobre el hombre y su sociedad. En palabras de Schaefer (1953), sin duda uno de los grandes fundadores de la geografía moderna: “Explicar los fenómenos que describimos supone que los reconocemos como la manifestación de leyes. Otra manera de decirlo es subrayar que la ciencia no se preocupa tanto de los hechos tomados de manera aislada sino de las estructuras que forman. La geografía tiene que ser concebida como la ciencia que se ocupa de formular las leyes que gobiernen la distribución espacial de varios aspectos de la superficie terrestre.

6El uso de los conceptos de espacio y territorio, pilares de la geografía moderna pero también de la mayoría de las ciencias sociales (en particular de la antropología, la sociología y la psicología), necesita, por ello, algunas aclaraciones y caracterizaciones. Aprovecho, entonces, la oportunidad que me ha dado la Universidad para la Investigación Estratégica en Bolivia para elaborar este libro y proponer una lectura multidimensional, sino multidisciplinaria, de los conceptos de espacio y de territorio. El objetivo de este libro es brindar un panorama de las maneras de abordar los conceptos de espacio y territorio, las metodologías adecuadas en cada caso y los instrumentos más usuales de estudio.

7En primer lugar, enfocaremos el espacio, como producción social sobre la base de localizaciones; en segundo lugar, veremos la concepción de territorio como construcción social en base a actores. En el Capítulo 4, abordaremos los diferentes enfoques de la descripción geográfica y su aplicación a los métodos de estudio del espacio y del territorio. Finalmente (Capítulos 5 y 6) veremos los instrumentos disponibles para poner en práctica lo visto anteriormente, sobre todo la cartografía como herramienta de expresión.

8Para abordar este libro, se supone que el lector conoce la metodología general de la investigación, la cual se puede estudiar en varios libros especializados (ver Barragán, 2003). La Figura 1 recuerda las diferentes etapas de realización de una investigación, que se pueden resumir de la siguiente manera:

91. Realizar un cuestionamiento sobre un espacio determinado en un marco teórico establecido. El estudio sobre un espacio o un territorio supone un marco teórico establecido, una problemática de investigación y la elección de un espacio determinado, ya sea como zona de muestra (“verificaremos las hipótesis en tres zonas piloto...”) o como problemática misma (“estudio de la zona tal con la hipótesis que…”) La problemática siempre tendrá que incluir tres preguntas específicas sobre el espacio y el territorio:

  • ¿Quién? Estudio de los grupos sociales, los actores, que ocupan el territorio con sus características, valores, cultura, estrategia, etc. (Capítulo 3.2).
  • ¿Qué? Los modos de producción económico y social, las formas de organización, la gestión de los recursos, los intercambios, etc. (Capítulo 3.1).
  • ¿Dónde? La localización, las redes, la organización espacial, etc. (Capítulo 2).

102. Las primeras observaciones sobre este espacio permiten introducir las hipótesis necesarias para responder a la problemática general. Las hipótesis pueden ser a-espaciales (por ejemplo: la herencia como forma de estabilidad comunitaria) pero serán estudiadas en un espacio determinado: espacial intrínseca (hipótesis definida por la naturaleza del espacio, por ejemplo: es la diversidad ecológica la que permite la sobrevivencia...) o espaciales teóricas (definidas por un modelo espacial, por ejemplo: verificar la hipótesis de que la concentración de las actividades genera desigualdades).

Figura 1: Etapas de realización de una investigación sobre espacio y territorio

Figura 1: Etapas de realización de una investigación sobre espacio y territorio

Fuente: Elaboración propia.

113. Estas dos primeras etapas permitirán establecer los objetivos principales y secundarios del proyecto de investigación. Los objetivos pueden ser de naturaleza descriptiva (memoria sobre una región), empírica (elaborar una ley a partir de la observación), teórica (verificación de un modelo), metodológica (elaboración de reglas de investigación), etc.

124. La enunciación de los objetivos y de las hipótesis que se quiere verificar definen un marco metodológico que contiene el protocolo de la investigación: reglas de trabajo para verificar las hipótesis y cumplir con los objetivos.

135. Los métodos y herramientas de estudio permiten la recolección de la información, su tratamiento en forma textual, visual, estadística, informática, cartográfica y la estructuración de resultados de naturaleza muy diversa. Los métodos y los resultados deben tener siempre una fase de control para comprobar su pertinencia y su validez.

146. La interpretación de los resultados, en el marco teórico considerado, permite verificar las hipótesis de la investigación o la redefinición de éstas y de los objetivos.

15En los nuevos enfoques epistemológicos de la investigación en ciencias espaciales, la dicotomía entre metodologías cuantitativas o cualitativas ya no tiene sentido (ver Capítulo 5). Por una parte, porque se considera que los dos puntos de vista son complementarios y, por la otra, porque se considera que esta dicotomía forma parte de los métodos y no de la metodología.

16La metodología es un cuerpo de métodos científicos que permite responder a una problemática general. El método responde a un enfoque práctico-¿qué hacer?, ¿cómo hacer?-para responder a una cuestión científica. Todo proceso de investigación necesita la definición de su problemática, la metodología de investigación y una fase de descripción o de acumulación de información, la que es posible gracias al uso de métodos o técnicas de estudio. La encuesta, la entrevista, el dibujo, el cuento, las fotografías, las imágenes de satélite, etc. son algunas de las técnicas de adquisición (ver Capítulo 5.3 y 5.4). Esta fase se llama en general “recolección de datos”. Sin embargo, no se puede separar esta fase ni de la fase de planteamiento de la problemática ni del marco teórico.

17El lector percibirá, a medida de su lectura, que es muy difícil dar recetas metodológicas para estudiar el espacio o el territorio. La metodología utilizada depende en gran parte del objetivo del estudio y de la disciplina científica de origen. Un antropólogo no tendrá la misma lectura ni los mismos enfoques metodológicos que un político o un agrónomo. Además, parece utópico pensar que un investigador pueda manejar todos los conceptos y métodos que hoy en día se desarrollan en el campo del estudio del espacio y del territorio. Las publicaciones son numerosas y diversificadas, las técnicas son cada día más sofisticadas y esta diversificación introduce una cierta confusión en cuanto a lo que se necesita usar y a lo que se puede usar.

18Por estas razones, este libro intenta dar una lectura de las múltiples facetas de la metodología de estudio del espacio y del territorio, desde los modelos conceptuales hasta los aspectos técnicos de la cartografía, para que el estudiante o el investigador puedan escoger lo que necesiten en función a sus intereses y trabajos propios, y profundizar en esos aspectos gracias a la bibliografía adjunta.

19Si al finalizar el libro, he logrado que el lector tenga ganas de seguir estudiando esa maravillosa construcción social que es el territorio, base de toda sociedad, creo que será un reto ganado.

20Finalmente, quiero agradecer a las personas que me ayudaron a realizar y completar este libro: Godofredo Sandóval, Director Ejecutivo del PIEB, y Mario Yapu, Director Académico de la Universidad PIEB, por haber tenido confianza en la importancia de este tema. A Louis Arreghini, Edgar Benavides, Erwin Galoppo y Debra Pereira por su ayuda, revisión y sugerencias.

© IRD Éditions, 2009

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search