Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Migración en el Sur boliviano

 | 
Ceydric Martin

Algunas precisiones metodológicas

Texte intégral

1Tarija, pequeño departamento integrado a la diversidad física de Bolivia (Martin, 2010), es un terreno privilegiado para el estudio de los cambios demográficos del país, especialmente respecto a los movimientos migratorios. Sin embargo, los estudios sobre este tema son escasos, lo que nos condujo a desarrollar un programa de encuestas que explicaremos brevemente a continuación. Aprovecharemos la oportunidad para justificar las unidades de análisis elegidas y explicar los grandes ejes metodológicos que serán empleados. La metodología específica de cada una de las encuestas se encuentra al final de este libro.

Entender la complejidad de las migraciones en Bolivia

2La comprensión del poblamiento y de la redistribución de la población pasa especialmente por un estudio de los movimientos migratorios, cuya importancia va en aumento desde los últimos cincuenta años en Bolivia. Pero la complejidad de estos movimientos se estudia generalmente sólo a través de análisis cualitativos puntuales o por medio de datos incompletos del censo.

La falta de estudios y datos sobre movimientos de población

  • 14 Ver la selección siguiente de publicaciones de Geneviève Cortes sobre el tema: 2002a, 2002b, 2004.

3Faltan estudios y datos sobre los movimientos de población en Bolivia, tanto a escala nacional como internacional. El trabajo de Geneviève Cortes14 constituye una de las pocas investigaciones sobre las migraciones internas; ahí, revela la existencia de migraciones entre los diferentes niveles ecológicos del Cochabamba que permiten a las comunidades rurales andinas participar en el desarrollo del cultivo de la coca en el Chaparé (cuyas características físicas son similares a las de los valles subandinos del departamento de Tarija). Sin querer hacer una revisión bibliográfica completa, conviene también citar a otros autores a los cuales se hará referencia en esta obra: Víctor Vaca Flores (2004), Vargas Martin (2005), Sophie Blanchard (2006), Hubert Mazurek (2007). En cuanto a los valles tarijeños, ya señalamos los estudios cualitativos de David Preston y de Samantha Punch, sobre la emigración desde el valle de Camacho hacia Argentina (Preston, 1999, y Punch, 2001) y los trabajos de Alfonso Hinojosa que proponen una mirada del mismo fenómeno desde el valle vecino de Tolomosa (Hinojosa Gordonova & Cortez Franco 1999, e Hinojosa Gordonova, Pérez et al., 2000).

  • 15 Notar que el ultimo censo de población realizado por el INE el 21 de noviembre de 2012 tiene integ (...)

4En cuanto a los datos disponibles sobre la migraciones internas en Bolivia, se limitan a tres variables del censo de población llevado a cabo por el ine (Instituto Nacional de Estadística): lugar de nacimiento (aplica a todos), lugar de residencia cinco años antes (reservado para individuos mayores de cuatro años) y lugar de residencia habitual, lo que permite afinar las subpoblaciones estudiadas.15 Es a partir de estos datos que Melvy Vargas Bonilla desarrolló la primera evaluación de la migración interna en Bolivia (principalmente para el periodo 1996-2001, CODEPO, 2004), midiendo el movimiento de personas entre las regiones ecológicas (de acuerdo con la tripartición del ine), entre departamentos y municipios. La contribución de este trabajo para la comprensión de la redistribución de la población en Bolivia es innegable, ya que ilustra las grandes tendencias actuales: el crecimiento de las llanuras y la urbanización general. Además, mediante la combinación de las variables de género o educación con las de la migración, se pueden abordar con mayor precisión causas y consecuencias de la migración. Sin embargo, esto es apenas una aproximación general a un problema más complicado y los datos del censo sólo ofrecen una respuesta fragmentada.

  • 16 En el caso de Bolivia, no tenemos información respecto a los movimientos de población realizados e (...)
  • 17 Por ejemplo, y según Luc Cambrézy en Veracruz (México), la falta de datos sobre el tema de la movi (...)

5En primer lugar, se puede señalar que permiten una visión parcial de los eventos migratorios dado que los intervalos temporales son demasiado espaciados; es decir, trabajar sobre el lugar de residencia cinco años antes de la recolección de datos impide la detección de movimientos de corta duración (especialmente la migración estacional) y el lapso intercensal puede dejar un vasto periodo no cubierto.16 Además, la inclusión del lugar de nacimiento, del lugar de residencia de cinco años antes del censo, y del lugar de la vida actual no muestra la diversidad de las migraciones, a menudo más complejas.17 Por último, estudiar los movimientos de personas respecto a los datos producidos por las instituciones de estadística limita considerablemente las posibilidades de cruce de las variables. ¿Cómo entender las motivaciones de los migrantes limitándonos al estudio de los censos del ine? ¿Cómo abordar la relación crucial entre migraciones y actividades? Y en las zonas rurales, ¿cómo podemos vincular la situación agraria y los desplazamientos? Por lo tanto, en Bolivia, los censos son sólo una herramienta de análisis parcial de los mecanismos y de los determinantes socioeconómicos en el trabajo de las migraciones.

Las encuestas Frontarbol

6Estas faltas justifican la realización de encuestas adecuadas, con variables precisas y apropiadas para cada unidad de análisis. Sin embargo, en América del Sur, la tradición colonial de contar y, más recientemente, el establecimiento de las encuestas nacionales de hogares en todos los países de este continente, paradójicamente, ha limitado la extensión de las investigaciones de la migración (Domenach & Picouet, 1995, p. 20).

  • 18 Universidad Autónoma Juan Misael Saracho, la universidad pública del departamento de Tarija.
  • 19 Universidad Nacional de Córdoba en Argentina.
  • 20 Institut recherche pour le développement (institución francesa que publica investigaciones especia (...)
  • 21 Instituto Francés de Estudios Andinos (ente público de investigación, con base en Lima, que trabaj (...)

7En este sentido se puso en marcha el programa Frontarbol —gracias a la cooperación científica entre universidades Sudamericanas (uajms18 de Tarija y unc19 de Córdoba) y centros de investigación franceses la (ird20 y ifea)—21 con el objetivo de generar y analizar datos sobre las migraciones en el departamento de Tarija. Así, diversos estudios se llevaron a cabo a escala departamental: Entar 2001 en la ciudad de Tarija, en septiembre de ese año; Entol 2002 en el valle de Tolomosa, al sur de la capital, en febrero de 2002; Enyac 2002 en la ciudad fronteriza de Yacuiba, en abril de ese año; Envil 2002 en la ciudad de Villamontes, la localidad rural de Caigua ubicada en el Piedemonte y de Caraparí, en los Valles Subandinos orientales en julio de 2002, y finalmente Enber 2005 en la ciudad de Bermejo, en mayo de ese año. Los principales resultados de esta gran empresa — 2 604 hogares encuestados, más de 12 000 personas en total— son presentados en el libro colectivo Movilidad y procesos migratorios en el espacio de frontera argentino-boliviana dirigido por Hervé Domenach, Dora Celton, Hugo Arze y Philippe Hamelin (Domenach, Arze et al., 2007).

  • 22 Visitar la página <www.frontarbol.com> para los cuestionarios completos.
  • 23 El módulo que censa el lugar de origen de los padres del jefe de hogar fue introducido desde Entol (...)

8A diferencia de los censos ine, estas encuestas se aplicaron exclusivamente a miembros de hogares (no se incluyeron establecimientos colectivos como hospitales, cárceles, hoteles, etc.) y contabilizaron una población de derecho (que vive habitualmente en el hogar) y no de ley (presente durante la recolección de datos). El enfoque básico fue llevar a cabo una encuesta22 retrospectiva de los eventos migratorios (desde el nacimiento) y de las movilidades (en los últimos 12 meses) utilizando definiciones a priori: los lugares de migración son aquellos en los que el entrevistado vivió por lo menos seis meses continuos (fuera del lugar de nacimiento) y la movilidad con relación a cualquier desplazamiento que generó el paso de al menos una noche fuera de la localidad y de una duración total inferior a seis meses. Como parte de este estudio, se preguntó sobre las motivaciones de cada uno de los desplazamientos, lo que permitió distinguir movimientos activos y pasivos, y en esta última categoría, los viajes por motivos laborales y por educación. De manera complementaria, la situación en el tiempo del evento fue especificada por los años de llegada y de salida del lugar de la migración, o por el mes de principio de la movilidad más larga (en caso de desplazamientos múltiples hacia el mismo destino). Por último, se prestó especial atención a la hora de identificar los lugares de migración o de movilidad a distintas escalas: localidad, provincia, departamento y país. Se realizó lo mismo con el lugar de nacimiento de las personas encuestadas (dato esencial para el estudio de los movimientos de población), y de los padres del jefe de hogar,23 lo que permitió atrasar una generación el estudio del lugar de origen. Además de estas preguntas específicas sobre los desplazamientos, se diseñaron otras más generales a nivel individual (edad, sexo, relación familiar, fecundidad) y familiar (electrodomésticos, condiciones de vivienda) [cf. www.frontarbol.com para ver los cuestionarios completos, Hamelin, Martin et al., 2007 para la metodología].

  • 24 Este módulo no se presenta hasta la encuesta Enyac 2002.

9Es conveniente resaltar varias especificaciones de estos cuestionarios respecto a las encuestas habituales sobre migración. En primer lugar, sobre el enfoque económico, su estudio a nivel individual (por sector y categoría de empleo en caso de ocupación laboral) se complementó con un censo de las prácticas agrícolas y de crianza en los hogares, en zonas rurales pero también en zonas urbanas, a fin de captar posibles vínculos entre la ciudad y el campo y medir la importancia de estas prácticas a las afueras de la ciudad. Además, en la encuesta Envil 2002 se incluyó un módulo para identificar una eventual pluralidad de actividad en los hogares (o la diversificación de las fuentes de ingresos de los hogares). Por último —en esta misma encuesta— el módulo “instalación”, reservado a los no nativos, proporcionó valiosa información respecto a la actividad de los individuos en su lugar de origen y sobre las razones para la instalación y el trabajo realizado a la llegada en la localidad encuestada.24

  • 25 Notaremos la presencia de otro módulo innovador que trata la cuestión de las visitas (toda persona (...)
  • 26 Estos ejemplos no son exhaustivos: en Enyac 2002 se insertó un módulo sobre la movilidad cotidiana (...)

10En segundo lugar, un módulo especialmente innovador, “otros hijos del hogar” permitió estudiar el lugar de vida (para todas las encuestas) y la actividad (salvo en el caso de Entar) de la descendencia del jefe del hogar y de su pareja, información que consideramos relevante sobre la redistribución de la población desde las localidades encuestadas.25 En tercer lugar, se introdujeron, de forma esporádica, algunos módulos específicos de la situación de las localidades. Citaremos aquí dos ejemplos: el cuestionario Entol 2002 incluye un módulo sobre la frecuencia y las motivaciones de la movilidad cotidiana de los habitantes del valle hacia la ciudad vecina de Tarija. Y la importancia local del petróleo nos animó a introducir en Envil 2002 un módulo sobre la percepción del futuro y los proyectos de migración.26

Presentación del departamento de Tarija y de su partición

Presentación del departamento de Tarija y de su partición

Fuente de datos: ZONISIG (1999) INE (2001)

  • 27 Esta base de datos, pública, puede descargarse en formato spss en la página dedicada a este proyec (...)

11Producto de estas encuestas en el departamento de Tarija tenemos ahora una base de datos consistente y de una riqueza importante,27 de la cual usaremos sólo una pequeña parte en este estudio.

El campo de análisis: dinámicas del Occidente y del Oriente

12Restringiremos el campo de análisis a dos niveles. El primero, espacial, para seleccionar las unidades que serán estudiadas de acuerdo con la diversidad física del departamento de Tarija y sus dinámicas de poblamiento; el segundo, metodológico, presenta el enfoque para el análisis de las localidades seleccionadas, indicando datos y terminología utilizados en este trabajo.

La división espacial del departamento de Tarija y de Bolivia

13Este trabajo esta basado en una división espacial del departamento, realizada por el autor en investigaciones anteriores, según criterios físicos y de ocupación del espacio. Incluye una división principal, entre el Occidente y el Oriente, a nivel nacional y departamental. Está completada por varias subdivisiones del departamento de Tarija que se presentarán brevemente abajo (ver Martin, 2010 para más detalles).

  • 28 Se emplearán mayúsculas para escribir el nombre de las regiones delimitadas.

14En el Oeste (Occidente) de Tarija, las Altas Montañas28 y los Valles Andinos tienen climas áridos o templados y constituyen el corazón histórico del poblamiento. Durante el reinado inca, se aprovechó el fondo de los Valles Andinos que tenían aventaje de ser fértiles y de servir de zona tapón para protegerse contra las tribus guerreras del Este. Durante la época de la Colonia, los valles cumplieron con la misma función y se consolidaron alrededor de la fundación de la ciudad de Tarija, lo cual permitió centralizar la producción de las haciendas agrícolas destinadas al área minera de Potosí y proporcionar una base para las expediciones laboriosas en la zona oriental del departamento (Oriente). Este último conjunto está compuesto por los Valles Subandinos y por la Llanura del Chaco, ambos más cálidos y menos áridos. La fuerte resistencia de sus habitantes limitó los intereses de la Colonia y el Oriente tuvo hasta 1880 un papel pasivo de extensión exótica e inerte de un conjunto geográfico meramente andino (Roux, 2000).

15Esta bipartición departamental tiene varias subdivisiones multiescalares que se detallan en el mapa —la decapartición integrada a la cuadripartición—, útil según el tipo de análisis que se quiera manejar. Respecto al nivel nacional, coincidimos con Nicolás d’Andréa (2004) en su crítica a los modelos de partición propuestos hasta ahora, en general en tres grupos (altiplano, valle y llanura) a los cuales atribuimos su falta de relevancia debido a las evoluciones recientes de Bolivia o a las elecciones de divisiones estadísticas muy amplias. Se optó aquí por una prolongación nacional de la bipartición Occidente/Oriente utilizada para el departamento, e inspirada por Vidal de la Blache, quien tiene el mérito de plantear el problema de las relaciones entre Bolivia tradicional y su Far East (d’Andréa, 2004).

Ilustrar las dinámicas rurales del Occidente y Oriente

  • 29 La proporción de personas nacidas fuera de Bolivia y residente en diferentes valles centrales (seg (...)

16Existen dos tendencias muy marcadas en el Occidente tarijeño rural: la concentración de la población en los valles centrales y el papel desempeñado por la emigración, sobre todo hacia Argentina (Martin, 2010). Es a partir de la cuenca de Tolomosa, ubicada en los valles centrales alrededor de la ciudad de Tarija, en la cuenca histórica el poblamiento, que hemos optado por estudiar estos movimientos migratorios. Esta unidad de análisis es particularmente adecuada para el estudio de la emigración tradicional del campo occidental, y de algunos indicadores del censo 2001 del ine, bajo el supuesto de una fuerte emigración actual desde el valle. Por un lado, el estudio de la estructura por edad de la cuenca de Tolomosa muestra las grandes tendencias de un sistema migratorio particularmente exacerbado [cf. Fig. I-9 para la representación de la pirámide de edad de Tolomosa, cf. Martin, 2010 para aquellas de los otros valles del Occidente tarijeño). De esta manera, la salida de los jóvenes induce una clara ruptura a partir del rango de edad de 15-19 años, sobre todo en la población masculina; el envejecimiento de la población es más importante, y el déficit de niños pequeños es considerable (especialmente en los de 0-4 años). Por otro lado, la proporción de no nativos de Bolivia en el valle es particularmente sobresaliente.29 Un elemento adicional que justifica nuestra elección es la estructura de los asentamientos humanos de la cuenca de Tolomosa, pues parece corresponder a la observada a escala de los valles centrales, o a una mezcla de pequeñas comunidades aisladas (en el Sur del valle) y de localidades rurales mayores (más de 500 habitantes en 2001) bien conectadas a la red de carreteras que rodean la capital departamental. Finalmente, la ubicación del valle a lo largo de la cordillera de Sama implica una variedad de climas en la cuenca: las localidades ubicadas al pie de las montañas se benefician de un drenaje acuífero sostenible y de fuertes lluvias (más de 1 200 mm por año), mientras que las comunidades lejanas a la línea de cresta están fuera del alcance de los ríos permanentes en zonas más áridas (menos de 900 mm de precipitación anual).

  • 30 Ver Martin, 2011 para un tratamiento sintético de estas estrategias.

17La combinación de estos factores condujo a la selección del valle de Tolomosa para la encuesta del Occidente rural del departamento de Tarija. En el marco de este trabajo, utilizaremos los datos recogidos para llevar a cabo un análisis del sistema agrario de las localidades encuestadas, más específicamente sobre la crisis rural andina mencionada anteriormente. Con los resultados de este análisis, buscaremos entender la diversidad de estrategias migratorias de los habitantes del valle.30 Prestaremos especial interés a la frecuencia de la emigración (distinguiremos la estacional de aquella de mayor duración), a las motivaciones y a los destinos. Este último punto revelará qué tanto Argentina constituye el único lugar de la emigración, o si el país vecino está en competencia con polos de atracción más cercanos (Tarija, por ejemplo) o al contrario más distantes (España, Estados Unidos).

  • 31 Esta elección no resta interés a una zona portadora de una fuerte dinámica histórica del poblamien (...)
  • 32 Sin embargo, el estudio de Caraparí podría integrarse en futuras investigaciones. Por un lado, vin (...)

18Para estudiar la dinámica poblacional rural del Oriente tarijeño, se buscaron espacios con funciones demográficas receptivas y redistributivas, sin que estén ligadas a fenómenos obsoletos o coyunturales (comercio fronterizo, hidrocarburos). Se excluyeron del estudio las localidades rurales del triángulo de Bermejo, en los Valles Subandinos meridionales, que corresponden más a enfoques históricos (caña de azúcar, cf. Martin, 2010) y que están aislados del resto del departamento.31 Más al Norte, el estudio de los Valles Subandinos del centro se limitaría a analizar la emigración y el estancamiento de la población rural. Ahora bien, se pudieron detectar dinámicas demográficas mayores en el Este en los Valles Subandinos orientales, pero correspondientes a situaciones altamente coyunturales, relacionadas con las actividades esporádicas del gas. En la misma zona, el estudio llevado a cabo en la localidad de Caraparí hubiese podido servir como base de análisis, pero no de una dinámica rural actual, ya que corresponde a asentamientos no reciente.32 Por último, si las características de poblamiento de la llanura del Chaco son numerosas (bases militares, menonitas, indígenas establecidos recientemente) el peso demográfico de esta región del Oriente tarijeño la hace poco significativa.

  • 33 En relación al resto en el departamento de Tarija [cf. Martin, 2010a para más detalles].

19Justamente este peso demográfico es uno de los criterios por los que se eligió el Piedemonte —cuya densidad rural es particularmente alta—33 como observatorio de la dinámica del poblamiento del campo oriental del departamento de Tarija. Además, su poblamiento está relacionado al crecimiento reciente de comunidades rurales ubicadas en uno de los ejes de comunicación más importante del departamento, que une Argentina y Santa Cruz, en una zona con potencial agrícola apenas explotado a mitad del siglo pasado y que fue posteriormente sujeto a una colonización. Y las investigaciones de hoy en día tienden a mostrar un límite actual en la extensión de estas nuevas comunidades (Martin, 2012), lo que refuerza su interés para estudiar las estrategias de adaptación desarrolladas y así observar en conjunto la inmigración reciente y la redistribución eventual del poblamiento. Pues bien, nos referimos a la localidad de Caigua, ubicada en el Piedemonte Norte, como la seleccionada por observar esta dinámica. Como se señaló con anterioridad, la instalación de sus primeros habitantes se remonta a mediados del siglo xx, y los últimos 50 años han estado marcados por la llegada de colonos, alentados por la redistribución de tierras de la reforma agraria de 1953, mismos que han desarrollado las actividades agrícolas.

La inestabilidad del poblamiento en el centro del método analítico

20Para comprender los principales mecanismos que controlan la distribución de la población actual de las zonas rurales del departamento de Tarija, proponemos estudiar los grandes flujos migratorios, pasados y presentes, y los polos de atracción que la estructuran. Para este fin, las unidades geográficas de Tolomosa y Caigua tendrán su análisis dividido en varias secciones que presentaremos brevemente a continuación, haciendo las precisiones conceptuales necesarias.

  • 34 Como se señaló anteriormente, con el término migración designamos un cambio de residencia de una d (...)

21En un primer momento, centraremos nuestra atención en el entendimiento del poblamiento pasado de las zonas seleccionadas a fin de identificar el origen y el desarrollo de las localidades encuestadas; para lo cual relacionaremos informaciones de carácter histórico y demográfico (esta última proveniente del ine y de encuestas Frontarbol). Haremos también una revisión detallada de la inmigración reciente hacia la zona, a través del estudio de los lugares de origen, compuesto por los lugares de nacimiento (de origen) para los no nativos que vinieron directamente a instalarse en las localidades encuestadas; o bien, de los lugares de la última migración34 para quienes declaran otro lugar de vida precedente a la instalación. Entonces, podremos evaluar la relación entre los períodos de llegada y las zonas geográficas y caracterizar así, de mejor manera, la inmigración a través de variables con respecto a la motivación y la actividad.

22En una segunda instancia la actividad actual en las localidades encuestadas será el punto de interés. En este estudio rural caracterizaremos, sobre todo, el sistema agrario: proporción de las actividades ganaderas y de agricultura, tipos de cultivo y ganado, tamaño de las parcelas, presencia o ausencia de riego. Para ello, la información recogida en el módulo agrícola será esencial, así como las observaciones de campo.

  • 35 Nosotros preferimos este término para la migración de retorno, concepto que se ha utilizado princi (...)
  • 36 Como recordatorio, se trata de desplazamientos que significaron pasar al menos una noche fuera de (...)

23Por último, el enfoque de la redistribución de la población de las comunidades encuestadas es fundamental y complementario. Se abordará principalmente a partir de las migraciones anteriores;35 es decir, la migración que llevó a ir y regresar a la localidad encuestada, y con base en las migraciones actuales (las de los hijos que dejaron la ciudad). Para cada uno de estos tipos de migración, se relacionará la motivación de los desplazamientos con el destino, para aclarar la especificidad de los polos de atracción, mientras que la comparación de las migraciones anteriores y actuales arrojará una visión diacrónica de estas atracciones. De manera general, se favorecerá el estudio de la migración significativa en la distribución de la población en el espacio en lugar de la movilidad.36 Además, son las migraciones activas (formación, laboral) las que constituirán nuestro eje principal de análisis. Por último, este trabajo no se centra específicamente en los efectos de la migración, sin embargo nos ocuparemos de algunos como el del impacto sobre la estructura por edad o el de las remesas.

24Organizado de tal manera, el trabajo propone un análisis sistemático de la inmigración y la emigración hacia y desde las unidades seleccionadas, permitiendo algunos puntos de comparación durante el estudio o en las conclusiones. Finalmente, señalando que este modelo tiene una variación en el caso del valle de Tolomosa, las edades de su poblamiento no justifican una sección dedicada a la formación de su espacio rural; en cambio, la riqueza de los desplazamientos de la zona ha validado dos secciones en la redistribución de los habitantes del valle.

Notes

14 Ver la selección siguiente de publicaciones de Geneviève Cortes sobre el tema: 2002a, 2002b, 2004.

15 Notar que el ultimo censo de población realizado por el INE el 21 de noviembre de 2012 tiene integrado un capitulo especifico sobre migración internacional que censó a las personas que salieron del hogar para ir a vivir a otro país.

16 En el caso de Bolivia, no tenemos información respecto a los movimientos de población realizados entre 1976 y 1987, cinco años antes del censo de 1992.

17 Por ejemplo, y según Luc Cambrézy en Veracruz (México), la falta de datos sobre el tema de la movilidad en las zonas rurales puede afectar su comprensión, el riesgo es centrarse en migraciones en formas masivas y también más caricaturescas: el éxodo rural. El peligro es entonces caer en una percepción reduccionista de los fenómenos migratorios que, justamente, no se limitan solamente a esta forma de movilidad (Cambrézy, 1996, p. 680).

18 Universidad Autónoma Juan Misael Saracho, la universidad pública del departamento de Tarija.

19 Universidad Nacional de Córdoba en Argentina.

20 Institut recherche pour le développement (institución francesa que publica investigaciones especializadas sobre los países del Sur).

21 Instituto Francés de Estudios Andinos (ente público de investigación, con base en Lima, que trabaja sobre Bolivia, Ecuador, Perú y Colombia).

22 Visitar la página <www.frontarbol.com> para los cuestionarios completos.

23 El módulo que censa el lugar de origen de los padres del jefe de hogar fue introducido desde Entol 2002.

24 Este módulo no se presenta hasta la encuesta Enyac 2002.

25 Notaremos la presencia de otro módulo innovador que trata la cuestión de las visitas (toda persona, no miembro del hogar, que se haya quedado al menos una noche en el hogar encuestado) y que permite estudiar las movilidades hacia la localidad censada. Para simplificar este módulo no está presente en el cuestionario de Envil 2002 [cf. anexo metodológico].

26 Estos ejemplos no son exhaustivos: en Enyac 2002 se insertó un módulo sobre la movilidad cotidiana entre la ciudad fronteriza de Yacuiba y Argentina; Entol 2002 y Enyac 2002 incluyen un módulo sobre las condiciones de trabajo en Argentina, restringido a las personas que declaran al menos una migración y/o una movilidad profesional en el país vecino; en el caso de Entar 2001, son las estrategias residenciales en las ciudades las que son objeto de una atención particular. Finalmente, señalaremos que todas las encuestas incluyen un módulo específico para la movilidad por razones de salud, identificando los desplazamientos relacionados con algún tratamiento médico en los últimos cinco años.

27 Esta base de datos, pública, puede descargarse en formato spss en la página dedicada a este proyecto: <www.frontarbol.com>.

28 Se emplearán mayúsculas para escribir el nombre de las regiones delimitadas.

29 La proporción de personas nacidas fuera de Bolivia y residente en diferentes valles centrales (según el censo del ine de 2001) varía fuertemente de un valle del Occidente tarijeño a otro. Es así que encontramos que es muy baja en el caso de Nogal/Papa Chacra (0,3%), del río Tarija (0,6%), y de Santa Ana (0,7%), en la media del Occidente rural tarijeño (1,6%) por el valle de Guadalquivir (1,8%) y particularmente fuerte en los valles de Camacho (3,0%) y de Tolomosa (3,2%) [Cf. Martin, 2010 para información más completa sobre este tema].

30 Ver Martin, 2011 para un tratamiento sintético de estas estrategias.

31 Esta elección no resta interés a una zona portadora de una fuerte dinámica histórica del poblamiento rural y escenario de importantes migraciones temporales.

32 Sin embargo, el estudio de Caraparí podría integrarse en futuras investigaciones. Por un lado, vinculando el crecimiento de esta localidad y la ciudad cercana de Yacuiba (a 30 km, al otro lado del Aguaragüe); por el otro, un estudio específico sobre la influencia de los hidrocarburos sobre el poblamiento de Tarija deberá tomar en cuenta el desarrollo de esta pequeña ciudad de los Valles Subandinos orientales. De hecho, su proximidad con el pozo de San Alberto ha influido su desarrollo en los años sesenta. La evolución reciente del sector en la región (extensión del complejo de San Alberto, perforación de los pozos de Itaú) y los beneficios financieros sólo ampliarán esta relación (Martin, 2010). En este contexto, la realización en el futuro de una investigación suplementaria en la localidad de Caraparí podría resultar un estudio longitudinal muy interesante.

33 En relación al resto en el departamento de Tarija [cf. Martin, 2010a para más detalles].

34 Como se señaló anteriormente, con el término migración designamos un cambio de residencia de una duración superior o igual a seis meses.

35 Nosotros preferimos este término para la migración de retorno, concepto que se ha utilizado principalmente a nivel internacional para estudiar los efectos del retorno de antiguos emigrantes a sus países de origen y que se basa en un periodo relativamente largo de estancia en el país de acogida (Domenach & Picouet, 1995) que no corresponde, precisamente, al sentido que queremos darle.

36 Como recordatorio, se trata de desplazamientos que significaron pasar al menos una noche fuera de la localidad y una duración total inferior a seis meses.

Table des illustrations

Titre Presentación del departamento de Tarija y de su partición
Légende Fuente de datos: ZONISIG (1999) INE (2001)
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17768/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 376k

© IRD Éditions, 2012

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter