Version classiqueVersion mobile

El trueno ya no vive aquí

 | 
Anath Ariel de Vidas

Conclusión. La razón de los “sin razón”

Texte intégral

Sus dioses son dioses de los montes, por eso nos han vencido; mas si peleáramos con ellos en la llanura, se verá si no los vencemos
1 Reyes 20: 23

1El propósito de este trabajo era dar cuenta de la construcción de la identidad teenek a través de procesos históricos y sociales confrontados a los discursos indígenas sobre la marginalidad social.

2En la introducción general los teenek veracruzanos fueron presentados como un grupo étnico que, aparte del idioma, muestra pocos marcadores emblemáticos de su diferencia. Dicho esto, la ausencia de rasgos étnicos evidentes en ese grupo (ausencia de vestimenta tradicional, rituales agrícolas, sistema de cargos religiosos...), no hundió a los teenek en el anonimato, pues han conservado su lengua y parte de la cosmología mesoamericana. Sin embargo, los discursos identidarios de los teenek consisten en despreciar su propia cultura. Los teenek presentan un caso de identidad étnica viva, que parece a priori no fundarse sobre ningún patrimonio valorado y reivindicado. Por lo demás, la afirmación de la identidad teenek en un contexto de marginalidad política, económica y cultural en el seno de una región pluriétnica, ponía en tela de juicio algunos de los lugares comunes sobre los contactos interétnicos y la aculturación de las sociedades indígenas que deriva de ellos. Se planteaba así la cuestión fundamental del proceso de elaboración de una identidad étnica y de la especificidad de un grupo en relación con otros con los que está en contacto. Para responder a este cuestionamiento, el análisis buscaba discernir los factores históricos, sociales y culturales que podían dar cuenta de la elaboración de la identidad colectiva teenek, así como de la articulación de ese grupo con su ambiente geográfico y social inmediato.

  • 1 F. Barth, op. cit.

3La búsqueda del fundamento de la identidad étnica teenek requirió de un enfoque constituido a partir de pinceladas sucesivas en dominios diferentes. El estudio de la organización social de la diferencia cultural, tal como Barth1 definió los fenómenos de la etnicidad, debe, en efecto, referirse simultáneamente a procesos diacrónicos y sincrónicos que forjan en conjunción la identificación cultural. Por no existir la identidad sino en relación con la otredad, su análisis debe ligarse a los Emites que separan de manera permanente a un grupo de otros, a los discursos elaborados en torno a esos límites, así como a lo que éstos demarcan de un lado y otro. A todo lo largo de esta obra, el análisis se ha construido en torno a la línea demarcadora, recorrida a través de la historia regional y la realidad social extracomunal, que opone continuamente a los teenek con los Otros. Además de la marginación del grupo por procesos históricos y sociales, los teenek establecieron también su propia línea de demarcación al definir los criterios de pertenencia a su grupo por las reglas de filiación y de residencia. Por lo demás, sin establecer un inventario sustantivista, hemos visto que más allá de esa frontera, la diferenciación teenek lleva un contenido cultural que se percibe, en esencia, por índices exteriores no exclusivos tales como la lengua, la territorialidad y cierta religiosidad. Sin embargo, aun si se puede explicar globalmente la marginalidad de los teenek frente a la sociedad nacional (la estratificación social fundada sobre la desigualdad, y no sobre la etnicidad), los criterios, índices y Emites evocados aquí para establecer la existencia del grupo y los principios de su diferenciación, no explicarían su etnogénesis, sino tan sólo su persistencia.

4La especificidad del grupo étnico teenek no podía, pues, plantearse como un postulado fundado únicamente sobre Eneas de demarcación elaboradas a uno y otro lado. Al sondear las representaciones teenek de la otredad, la diferenciación de ese grupo étnico evidenció ser también, sobre todo, el hecho de una elaboración categorial (y categórica) propia de los teenek. Así, para asentar el fundamento de la identidad étnica teenek, era esencial considerar la teoría de la diferencia tal como ésta es elaborada por los mismos miembros del grupo; concepción indígena que por lo demás puede, tal como en el caso de los teenek, no ser percibida del exterior. Por ello, la diferencia afirmada por el grupo se percibe desde el exterior solamente por medio de la línea de demarcación y de los marcadores culturales, mientras que su contenido se mantiene en el dominio de la intimidad del grupo. Ese contenido se confina finalmente en la exégesis indígena de la diversidad cultural. Así, para los teenek, el mito de origen del grupo forma el principio de su constitución y establece con claridad la diferencia ontológica que separa a los teenek de los Otros. Luego, los criterios y los índices de pertenencia, así como los Emites que demarcan al grupo de los otros, subrayan y validan su originalidad, transformada desde entonces en una identidad asumida.

5La comprensión del sistema de representaciones simbólicas teenek sólo podía darse a partir del conocimiento de la historia y de la situación socioeconómica, tema de la primera parte. Éste introdujo la realidad de la lógica regional (configuraciones económicas, sociales y espaciales centradas esencialmente sobre la ganadería vacuna) y la lógica de las relaciones entre teenek-agricultores y mestizos-ganaderos, establecidas siempre a partir de una línea de demarcación. Así, la concepción teenek del infortunio, ligada a la existencia de seres del inframundo, que son también antepasados prehumanos que huyeron de la “luz”, se cristalizó como el dominio simbólico del conjunto de las relaciones sociales internas y externas y, particularmente, las que oponen a teenek y mestizos. En efecto, la visión del mundo teenek integró las evoluciones históricas y los cambios culturales en una realidad sobrenatural, ligada a las enfermedades y al territorio, transformados así en los espacios de la memoria de los tiempos antiguos. Finalmente, esta visión del mundo les permite dar cuenta de su posición marginal y subordinada frente a los mestizos. La filiación que los liga a los antepasados prehumanos transformados en seres del inframundo, relega a los teenek a una posición intermediaria que no es ni la de los mestizos ni la de esos seres crónicos. Los discursos autodenigratorios justifican entonces esa situación y, al mismo tiempo –debido a que están ligados a la historia de sus antepassados–, actúan como soporte de su identidad étnica. Es, pues, a través de esa concepción del mundo que se organiza el registro de la otredad (humana y extrahumana) y que se confirma la posición identidaria teenek en relación con el patrimonio que, en este caso, consiste en la lealtad a los antepasados.

  • 2 Se entiende la modernidad en este contexto como la evolución social y tecnológica inducida por la (...)

6Si los teenek justifican culturalmente su marginalidad situándola en un conjunto simbólico, que está en el fundamento de su identidad, falta aún comprender la naturaleza de esa vida al margen de la sociedad nacional. Como lo indica la palabra, la marginalidad designa una situación social que está en relación con otra, considerada como central. Se trata de una situación que no está separada de la corriente principal, pero que se encuentra a su lado y que es, por el contrario, correlativa de ésta. Los teenek no están, pues, “afuera” puesto que participan, a su manera, en ciertas actividades que se llevan a cabo en el “centro”: como jornaleros, comerciantes, escolares, o, también, como víctimas de la apropiación de sus tierras. Cuando comparan en la ranchería el poder de una piedra con un fax, capaz de hacer regresar una alma perdida, de un lugar lejano de trabajo estacional, o que, antes de narrarme el mito de los Baatsik’, se me indica que el origen de los teenek proviene del “tronco proto-maya” porque acaban de oírlo en la radio cultural indígena, los teenek muestran claramente que si bien no pertenecen enteramente en la modernidad, tampoco están totalmente excluidos.2 Desde su lugar de residencia en las colinas se encuentran en la posición de observadores de la vida que, en las llanuras, se desarrolla a otro ritmo y según otros valores. Ahora bien, el espacio marginal de los teenek se volvió, como hemos visto, en un lugar de construcción cultural que demuestra la vitalidad de ese grupo, a pesar de las apariencias desvalorizantes que opta por dar de sí mismo.

7Hemos visto, en efecto, que el mito de los Baatsik’ contiene la explicación del infortunio y está por eso en la fundación de la noción de la persona entre los teenek. La lógica de ese relato concierne finalmente a la irrupción de la violencia en el universo autóctono. Ya sea ésta la de la “luz”, asociada con la Conquista española y el cristianismo, o la de los soldados durante la Revolución, esa violencia siempre acompaña los intentos externos por incluir a los teenek en universos sociales más vastos. En el mismo orden de ideas, la integración de los teenek a la sociedad nacional reproduce inevitablemente la violencia: la inscripción de los teenek a la escuela, susceptible de transformarlos en aceite que se vende ulteriormente en las tiendas subvencionadas; el trabajo en el exterior de la comunidad, que reproduce el cautiverio del alma en el mundo ctónico de los Baatsik’; la construcción de una carretera, o las prospecciones petroleras que requieren sacrificios humanos; etcétera. En esa comprobación de la violencia y del poder ejercidos por los Otros, los teenek se encuentran sin duda en una posición muy vulnerable. El mito de los Baatsik’ instaura, en efecto, la áspera alteridad y la desigualdad de las fuerzas entre los antepasados prehumanos y los teenek contemporáneos y, como metáfora de la condición teenek, ese mito da cuenta asimismo de la desigualdad entre teenek y mestizos. Los Baatsikcomo otredad constituyente de la identidad teenek, corresponden al repliegue de este grupo sobre sí mismo. A fin de contrarrestar los efectos perniciosos que puede ocasionar el encuentro con los Baatsik', así como el contacto con la sociedad mestiza, los teenek se mantienen al margen de la sociedad moderna y deben dar prueba de temperancia en su vida cotidiana. La diferencia instaura así la deferencia.

8La comprobación del poder de los Otros sobre los teenek se reelabora en las construcciones culturales que conciernen a su marginalidad. Al reivindicar para sí la descendencia de Caín, por lo tanto una descendencia vertical y fija, los teenek explican por la fatalidad exógena su mala fortuna, comparada con la de los mestizos-ganaderos, descendientes de Abel. Ahora bien, hemos mencionado que las relaciones de parentesco teenek se organizan esencialmente alrededor del eje horizontal de los aliados endógamos. Los lazos sociales, idealmente armoniosos, se anudan en el interior de la comunidad, entre teenek. Las relaciones sociales exógenas se instauran en una relación vertical, que coloca a los teenek en relación con otros grupos sociales, en tanto que las relaciones endógenas se establecen sobre un eje horizontal, que acentúa la solidaridad interna del grupo frente a los demás. A partir de estas posiciones metafóricas, se comprenden los discursos teenek de autodesvalorización frente a los Otros.

  • 3 Entre los censos de 1980 y 1990, el crecimiento demográfico de la población teenek de Tantoyuca fu (...)

9En efecto, los teenek afirman ser descendientes de Caín frente a los mestizos, descendientes de Abel; declaran haber tenido como rey a Moctezuma, el emperador azteca víctima de sus sueños frente al intrépido Cuauhtémoc, rey de los nahuas, o aun, pueden identificarse con las gallinas que comen cualquier cosa en cualquier lugar, frente a los mestizos asociados con los guajolotes, que requieren cuidados particulares y a los que hay que servir constantemente. En primera instancia, parecería que se trata de un enfoque fatalista de la asimetría abrumadora entre el mundo de los teenek y el de los mestizos, siendo este último causante de extinción cultural para los más débiles, si éstos intentan integrarse a la sociedad nacional. Ahora bien, hay que entender esos discursos autodenigratorios como un lenguaje alegórico que traduce, por el contrario, esa constatación en términos de la supervivencia cultural en la marginalidad.3 De esta manera cuando, durante los ritos de nacimiento, los teenek piden a los seres ctónicos que respeten al recién nacido, ellos se comprometen a hacer lo mismo con respecto a los Baatsik' En tanto que reconocen el poder maléfico de los seres telúricos, los teenek establecen una frontera muy clara entre el universo ctónico y el de los humanos, fundada en el respeto mutuo que garantiza la supervivencia. Lo mismo se da con el mundo mestizo. El valor dado por los teenek a esas relaciones no es, por lo tanto, el de la jerarquía fundada sobre el poder al que está asociado, sino el de la supervivencia en una relación de deferencia: “Para nosotros, lo importante es no morir de hambre, lo demás es lujo...”, me decía Cirilo a propósito de su preferencia por quedarse en el seno de su comunidad y casarse con una mujer teenek.

10El “centro del mundo” investido por los mestizos no es, pues, el único sitio del poder. La reivindicación, frente al mundo moderno convertido en centro, de un universo autóctono marginado pero más o menos autónomo, en el que se aplica cierta visión del mundo, se refleja en efecto en los mitos, los relatos, la clasificación de lo pagano y lo cristiano, las creencias, las danzas, los rituales curativos, en suma, en la praxis teenek. Así, al dirigirse a los santos católicos en español, y a los espíritus telúricos en teenek, al repartir el espacio entre lo que es del dominio cristiano y lo que deriva del dominio pagano, al hacer entrar ciertas danzas y no otras a la iglesia, cuando ciertas enfermedades competen a los médicos y otras a los curanderos no se trata de una actitud incoherente de parte de los teenek, ni de un vaivén entre dos credos. Este dualismo exuberante refleja un ideal de comportamiento normativo, fundado sobre el respeto mutuo de la diferencia. La marginalidad se transforma entonces para los teenek en un espacio de maniobra que no les es impugnado, y en el que la relación con el Otro se aprehende según el modo de pensar autóctono.

  • 4 J. Scott, Domination and the Arts of Resístame – The Hidden Transcripts, Yale University Press, Ne (...)
  • 5 Como los pumé de Venezuela, que se refugian en sus sueños, o los dayak de Indonesia, que parodian (...)

11La incompatibilidad de las diversas creencias reunidas se percibe únicamente de parte del universo católico y moderno, que tiene dificultad en aceptar la diversidad en su seno. Los teenek, en cambio, son móviles y pasan constantemente de un universo a otro, profesando así dos tipos de creencias en el seno de una sola religión bipartita. Es, sin lugar a dudas, en esa ambigüedad que residiría en cierta forma lo que James Scott designa como hidden transcripts, las “transcripciones escondidas”.4 Se trata de actitudes y discursos subversivos de parte de grupos sociales subordinados, referentes al grupo dominante, y expresados “a escondidas”, que contrastan frecuentemente con la actitud inversa, de resignación, que se manifiesta hacia el exterior. Ahora bien, la reivindicación teenek de cierto reconocimiento no se traduce, en su caso, en discursos de venganza violenta o en visiones milenaristas de revolución de la situación social. A imagen de otros grupos indígenas marginados y reducidos a no expresar su identidad sino por lo no dicho,5 la reivindicación identidaria de los teenek se expresa por la segregación simbólica que establecen entre el mundo pagano-autóctono y el mundo católico-moderno. Esta separación deriva finalmente de la decisión de preservar la identidad cultural teenek en un espacio específico. Éste resulta marginal, pero permite una relación constante entre los teenek y sus antepasados prehumanos que forman el soporte de su identidad étnica. La praxis teenek es, por consiguiente, el lenguaje sordo de la subversión, que rehusa adherirse completamente al orden establecido y se restringe al espacio limitado de los teenek en las márgenes de la sociedad dominante. De esta forma, la situación de vulnerabilidad teenek se transformó simbólicamente en un arte de resistencia.

12El espacio teenek no es, pues, únicamente el de la memoria marginada, sino también el de una elaboración cultural sobre la diversidad, que responde localmente a procesos globalizadores. El arte de la supervivencia estableció una unión estrecha entre mito y praxis, transformando en metáfora la vida teenek en los márgenes de la sociedad moderna. La historia de la violencia se inscribe así en la elaboración simbólica teenek de la diferencia.

Notes

1 F. Barth, op. cit.

2 Se entiende la modernidad en este contexto como la evolución social y tecnológica inducida por la distinción, opuesta a la percepción arcaica, entre las leyes exteriores de la naturaleza y las convenciones de la sociedad (véase B. Latour, Nous n’avons jumais ¿té modemes: essai d’anthropologie symétrique, La Découverte, París, 1991). Por su naturaleza, esta evolución sobrepasa el ritmo local y escapa al control comunitario indígena.

3 Entre los censos de 1980 y 1990, el crecimiento demográfico de la población teenek de Tantoyuca fue de 12% en términos absolutos (frente a 18% para el conjunto de la población nacional y 2% para el conjunto de la población indígena); en términos relativos, desde el censo de 1960, la población teenek de Tantoyuca se mantiene estable respecto a la población mestiza de ese municipio. Así, con una población de unos 140 000 teenek, definidos como tales según la lengua (siendo 41% veracruzanos y 59% potosinos), la cultura teenek no parece, por el momento, estar en vía de extinción.

4 J. Scott, Domination and the Arts of Resístame – The Hidden Transcripts, Yale University Press, New Haven, Conn., 1990.

5 Como los pumé de Venezuela, que se refugian en sus sueños, o los dayak de Indonesia, que parodian su propia marginalidad, véanse, respectivamente, G. Orobitg Canal, Les Pumé et leurs rêves. Etude d’un groupe indien des Plaines du Venezuela, Éditions des Archives Contemporaines, París, 1998; A. Lowenhaupt Tsing, In the Realm of the Diamond Queen. Marginality in an Out-of-the-Way Place, Princeton University Press, Princeton, 1993.

© IRD Éditions, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search