Version classiqueVersion mobile

El trueno ya no vive aquí

 | 
Anath Ariel de Vidas

Segunda parte. Mensajes del inframundo

Mensajes del inframundo

Texte intégral

1Imelda, mi vecina en Loma Larga, se quejaba un día mientras agitaba enérgicamente la hamaca cuna de su nieto, del mal humor de éste, quien lloriqueaba todo el día, mostraba poco apetito y se veía particularmente intranquilo. Sugerí, habida cuenta de su edad, que le estaban saliendo los dientes y que ésa era probablemente la causa de su inquietud. La abuela y la madre del bebé me observaron, e incrédulas preguntaron: “¿A poco duele cuando crecen los dientes?” Me tocó a mí expresar consternación. ¿Sería posible que, a diferencia del resto de los niños, los de los teenek no sufriesen por la salida de los dientes? ¿Sería posible que algunos dolores sólo existiesen en algunas culturas? ¡No!, la razón de la inquietud del niño, afirmaron Imelda y Leticia, era que durante la noche un borracho se había parado frente a la casa y había descargado su “calor”, es decir su humor viciado, sobre el bebé, que sufría ahora las consecuencias. Descubrí de repente el sentido de toda etiología. En efecto ¿en qué fundamentaba yo que la salida de los dientes producía dolor? Ciertamente no en recuerdos personales, sino más bien en una aserción comúnmente aceptada en mi sociedad. ¿Por qué no aceptar, entonces, de la misma manera, la afirmación de mis vecinas teenek?

2Unos días después me encontré en una situación aún más elocuente. Regresando del monte cargada de leña, me aprestaba a animar el fuego del hogar con el fin de hervir, durante los veinte minutos recomendados por las autoridades sanitarias, el agua poco salubre del pozo. Valeria, en cuya casa vivía yo, observaba con sorpresa mi actitud, como ocurría con frecuencia con otras actitudes mías en el poblado. Me dijo burlona que yo estaba “cocinando agua”, como lo recomenda ba sin cesar la radio en el marco de la campaña contra el cólera. Intenté justificar el desperdicio aparente de combustible, tiempo y energía, explicando que había en el agua estancada y sucia microorganismos invisibles al ojo humano pero capaces, sin embargo, de afectar la salud. Rápidamente constaté la incredulidad de Valeria ante mis argumentos, en todo sentido comparable a la mía cuando me explicaban que el humor de un borracho daba cuenta del malestar del infante.

3Entendí también, de manera más bien súbita, la conducta de los habitantes de Loma Larga frente a ciertos espíritus que, según ellos, merodeaban sin cesar por doquier. Si bien había adquirido cierto conocimiento teórico sobre los conceptos indígenas de la enfermedad, mi mente racional y escéptica no lograba aceptar ni interiorizar las prácticas curativas que observaba a mi alrededor. Hasta ese momento me había contentado con inventariar las precauciones y actitudes de los teenek frente a los maleficios potenciales que podían transmitir los seres invisibles, pero perfectamente presentes a decir de mis interlocutores. Pues bien, las precauciones que yo misma tomaba al hervir el agua, en el marco de mi lucha cotidiana contra los microbios –seres invisibles que conocía sólo por la transmisión de cierto saber propio de mi sociedad– ¿no eran acaso análogas en cierto modo a las medidas que los teenek tomaban para hacer frente a los artificios de los espíritus que los acosaban?

4Me di cuenta, así, que lo que le decía a Valeria sobre los microbios provenía de una aserción, sin duda demostrable en determinadas condiciones, aceptada en mi sociedad pero no necesariamente en todas, y que todo era de hecho cuestión de cognición y de transmisión de un saber, fundado más sobre lo socialmente aceptado que sobre lo científicamente probable. ¿No es acaso la ciencia, aun la “dura”, antes que nada fruto de una cierta manera de pensar?

5Es por tanto a la manera de pensar de los teenek veracruzanos que son consagrados los siguientes capítulos, en el marco de los cuales la cuestión de identidad y otredad encuentran naturalmente su lugar.

© IRD Éditions, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search