Version classiqueVersion mobile

El trueno ya no vive aquí

 | 
Anath Ariel de Vidas

Primera parte. Tiempos y espacios huastecos

Capítulo I. El universo teenek

Texte intégral

[...] el temple es húmedo y cálido en extremo, en montañas ásperas llenas de fieras [...]; animales ponzoñozos: escorpiones y unas culebras [...] que se dejan caer de los árboles y es mortal su ponzoña [...]. Los mosquitos cubren el sol [...], la sombra de los árboles no sirve, porque todos están de garrapatas cuajados [...]. Con el calor, [la carne] las más veces se llena de gusanos [...]. Muchos de los que entran en aquella región, a pocos días acaban con sus días y, si escapan, quedan con achaques habituales para toda su vida
Agustín de Vetancurt,Teatro Mexicano
En pocas partes es la tierra tan madre de sus hijos, como lo es la Huasteca de sus ingratos habitadores, pues, en raras, consigue la naturaleza ver la madura mies pendiente de sus adultas cañas, cuando, a su mismo pie, en una propia tierra, está dando en leche los matemos pechos a las que de nuevo pululan para que gocen los hombres tres y aun cuatro cosechas en cada año, sin que conozca la agricultura más beneficio que el de los elementos ni más instrumentos que una ruda estaca
Carlos de Tapia Zenteno, Paradigma apologético y noticia de la lengua huasteca

La Huasteca: paraíso e infierno tropical

  • 1 Véanse “Itinerario de los caminos que conducen de Tampico por la Huasteca baja a Atotonilco el gra (...)
  • 2 Cuide Bleu du Mexique, Hachette, París, 1990, p. 478.
  • 3 Ibid., p. 479.
  • 4 Palabra de origen náhuatl que designa una blusa femenina sin mangas.
  • 5 Se trata del grupo teenek veracruzano. Para acercarse a los teenek del estado de San Luis Potosí s (...)

1Para llegar a la Huasteca veracruzana desde la ciudad de México hay dos carreteras de semejante longitud. Una atraviesa perpendicularmente la sierra pasando por Tulancingo y Huauchinango y se dirige hacia la costa del golfo de México desembocando en la ciudad de Poza Rica, gran centro petrolero de la región. Es la carretera del tráfico comercial y del transporte pesado que une la capital con la Huasteca. La otra carretera, más tortuosa pero recomendada a los aficionados a los panoramas espectaculares, se extiende a lo largo de la Sierra Madre Oriental y atraviesa paisajes de lo más contrastados. Este camino, construido en los años setenta del siglo xx, sigue aproximadamente el itinerario tomado en la época colonial y prehispánica entre Tantoyuca y el Altiplano central1 y despliega ante los ojos del viajero contemporáneo tanto elementos de la historia como de las características físicas de las diferentes regiones recorridas. Se deja la ciudad de México para llegar a Pachuca, cien kilómetros al norte, capital del estado de Hidalgo y ciudad minera desde el periodo colonial que se eleva a más de 2 400 metros de altitud. Se atraviesa una meseta ondulada de vertientes áridas o boscosas según su orientación, pasando por antiguos centros mineros. Después de salvar un primer paso, se penetra a una región de altas montañas, de relieve accidentado, cuyas grandes coniferas recuerdan casi un paisaje alpino. Se sigue el recorrido y se atraviesa Atotonilco el Grande, antiguo poblado otomí, donde se yergue desde 1536 un imponente monasterio agustino. Éste formaba parte en ese tiempo de una cadena de misiones, distantes una de otra de una jornada de marcha e implantadas en la región desde el inicio de la evangelización de los indios en el siglo xvi. Más allá se extiende “un paisaje grandioso formado por las líneas horizontales de las mesetas dislocadas y fracturadas por las cóleras del Quebrantador de la Tierra y las verticales de los prodigiosos cañones, de múltiples ramales, con primeros planos erizados de cactos candelabros, magníficos como los candeleras del templo de Salomón”.2 Después de pasar por una meseta desértica salpicada de cactos, uno se adentra en el fondo de un valle profundo de exuberante vegetación para volver a subir desde Metzquititlán a Molango, donde se yergue otro monasterio agustino. Se sigue entonces una larga cornisa que pasa bajo escarpaduras empinadas, suspendida a su vez sobre precipicios de varios cientos de metros. El paisaje alterna entre crestas montañosas de vegetación exuberante y desnudas rocas basálticas. A la altura de Tlanchinol, sitio de otra misión agustina, empieza la Huasteca y “la vegetación, a medida que la carretera gana en altitud, adquiere un carácter tan fantástico, con sus lianas y helechos arborescentes, que recaen con la gracia de palmeras, que parece haber sido concebido por la mano de un Gustave Doré”.3 Ese paisaje escarpado en el que la presencia humana es muy discreta, está frecuentemente cubierto por capas de neblina que se deshacen a medida que se baja hacia las tierras calientes, revelando de pronto a hombres nahuas vestidos de blanco y mujeres en huipiles4 ricamente bordados. La vegetación silvestre cede su lugar a las milpas de maíz, naranjales y platanales colgados de las laderas, que aún son muy abruptas. A un extremo de esta carretera de montaña se llega finalmente al pueblo de Huejutla, donde, a 150 metros de altitud, la humedad tropical hace contraste con el frescor que acaba de atravesarse. La austeridad de la iglesia agustina se opone aquí al resplandor de los huipiles coloridos de las mujeres nahuas que venden en la plaza productos agrícolas, vasijas pintadas o comida caliente. Pero quedan aún ochenta kilómetros hacia el noreste antes de llegar a la “Huasteca huasteca”, la que está poblada por el grupo étnico epónimo.5 Se deja entonces el estado de Hidalgo y las últimas estribaciones orientales de la sierra para penetrar en Veracruz por una planicie ondulante de grandes praderas que se extiende sobre unos cincuenta kilómetros y donde algunas vacas dispersas son testimonio del sistema de ganadería extensiva común en la región. En el lugar llamado Las Conchitas, esa planicie se topa bruscamente con un pequeño macizo de colinas que recuerda, una vez más, la estrecha relación entre la geografía y la configuración social. En efecto, estas lomas, desdeñadas por los ganaderos, están ocupadas por las rancherías teenek, cuyas chozas dispersas pueden verse entre las milpas de maíz y el monte. Un poco más lejos, una suntuosa residencia, digna de la serie televisiva “Dallas”, sirve de domicilio a uno de los hombres más ricos de la región. Al término de cuatrocientos kilómetros y ocho horas de ruta un cartel publicitario nos da la bienvenida a Tantoyuca, “la perla de la Huasteca”.

El aislamiento de la Huasteca

  • 6 Véanse G. Stresser-Péan, “Les problèmes de frontières de la Huasteca et régions voisines”, en A. B (...)
  • 7 Véase “Mapa de la provincia agustina del santísimo nombre de Jesús (siglo xvii)”, en A. Rubial Gar (...)
  • 8 Véanse, entre otros, “Orden sobre el buen estado de los caminos”, 1533, Juicio de residencia de Nu (...)
  • 9 Véanse, entre otros, A. Blazquez y T. Calvo, op. cit.

2Si hoy este trayecto sigue siendo un verdadero periplo, lo era aún más en el pasado con los medios de transporte y vías de comunicación rudimentarios, separando por eso a la Huasteca del centro del país. En vista de su situación geográfica y del relieve accidentado que la rodea, la Huasteca, adosada por un lado a las vertientes de la sierra y bordeada por el otro por las costas del golfo de México, estuvo, por mucho tiempo, no sólo aislada de la capital sino también de las capitales respectivas de los seis estados (o de sus antecedentes coloniales) de los que forma parte, encontrándose las zonas huastecas de cada estado en su región más remota. Ya en el periodo prehispánico se trataba de la zona fronteriza de Mesoamérica frente a la Aridoamérica poblada por los chichimecas (“linaje de perros” en náhuatl) –término genérico aplicado a las tribus de cazadores recolectores asentadas en las estepas septentrionales al norte del río Pánuco–. Esta posición periférica de la Huasteca como último espacio mesoamericano frente a los bárbaros por un lado, y alejada de la influencia del Altiplano central por el otro, contribuyó en cierta medida a un desarrollo cultural diferido en comparación con las grandes civilizaciones mesoamericanas.6 En cuanto a la permanencia de ese aislamiento en el periodo colonial, si se lo juzga según el número de misiones establecidas a lo largo del itinerario entre Tantoyuca y México, el recorrido duraba unos doce días.7 Por lo demás, el estado de los caminos era desastroso, como lo indican documentos coloniales,8 situación válida aún hoy en día y que se debe sin duda a las lluvias abundantes que deterioran el suelo arcilloso de las carreteras. Por lo demás, el repliegue de la Huasteca sobre sí misma, al menos al inicio del periodo colonial, no se debía únicamente a su situación geográfica sino también a la política de su primer gobernador, Nuño Beltrán de Guzmán, que quería a toda costa escapar a la tutela del gobierno de la Nueva España.9 A merced de este personaje que desbarataba todo intento de control, la Huasteca se vio sometida a los peores abusos y, despoblada a raíz de la gran trata de esclavos del inicio de la Colonia, su desarrollo económico no siguió el mismo ritmo que el del centro del país; situación que perdura, bajo otras modalidades, hasta nuestros días.

  • 10 En 1823, 1832, 1838, 1852-1853, 1855, 1856, 1872 y 1953. Se trató, en todos los casos, de un movim (...)
  • 11 Véase Á. Bassols Batalla et al., Las Huastecas en el desarrollo regional de México, Trillas, Méxic (...)

3En tales condiciones y por mucho tiempo, las relaciones comerciales y sociales de los habitantes de la Huasteca se establecieron al interior de la región: la planicie litoral y el interior del país se comunicaban por vías de transporte fluvial o por caminos de herradura, y la planicie la costeaban o cruzaban vías marítimas o lagunares. Estas relaciones intrarregionales sin duda contribuyeron a reforzar a la larga una identidad regional huasteca, afirmada en común en la época actual por los habitantes de ese territorio, sea cual fuera su pertenencia social y étnica. Esta identidad regional dio lugar, en ciertas ocasiones durante el siglo xix y aun a mediados del xx, al surgimiento, en el seno de la sociedad mestiza, de un movimiento separatista cuya reivindicación ha sido el establecimiento de un estado huasteca en el marco de la federación de Estados mexicanos.10 Esta entidad propuesta tiene como fundamento una cierta unidad que caracteriza a la región huasteca según varios criterios que serán desarrollados a continuación: históricos (área cultural de la civilización huaxteca), geográficos (la topografía y el clima), y socioeconómicos (interdependencia en el seno mismo de la región y predominio de la actividad ganadera). Un criterio adicional, mencionado por Angel Bassols Batalla,11 concierne a los aspectos socioculturales (música, cocina e identidad regionales) de la Huasteca, pero éstos se refieren sobre todo a las poblaciones mestizas y en menor medida a los teenek y no se analizarán en esta obra.

La Huasteca como marco histórico de análisis

  • 12 Sobre las fases de desarrollo de esta cultura véanse L. Ochoa Salas, Historia prehispánica de la H (...)
  • 13 B. de Sahagún, op. cit., p. 202.
  • 14 R. Van Zantwijk, “El concepto del cuextecatl en la cultura azteca”, en Enquétes sur l’Amérique moy (...)
  • 15 A. de Molina, Vocabulario en lengua castellana y mexicana y mexicana y castellana [1555-1571], 2a. (...)
  • 16 R. Van Zantwijk, op. cit., p. 160; véase asimismo la descripción de los guerreros huaxtecas en A. (...)
  • 17 B. de Sahagún, op. cit., p. 203.
  • 18 J. Meade, La Huasteca. Época antigua, Cossio, México, 1942, pp. 23-24.
  • 19 Los nombres científicos de plantas mencionadas en este libro provienen de diversas fuentes bibliog (...)

4La cultura huaxteca se desarrolló en la región que lleva su nombre, entre los periodos clásico y postclásico de las culturas del golfo de México, ya sea entre 200 D.C. y la Conquista española en 1522.12 El origen del término “Huasteca” sería múltiple. Según el cronista español Bernardino de Sahagún,13 el término provendría del vocablo náhuatl cuextlan que designa un lugar geográfico pero que podría también provenir del nombre del soberano original de ese pueblo, llamado Cuextecatl. Según Rudolf Van Zantwijk,14 sería el lugar de cuextli; el sentido de la raíz cuex en náhuad se refiere a la sinuosidad, la redondez o curvatura, por lo que el topónimo significaría, en el mismo orden de ideas, “caracol”15 y estaría relacionado, en tal caso, con las conchas de caracoles marinos que adornaban los cinturones de los guerreros huaxtecas.16 Por otro lado, según Sahagún, esta región tropical y fértil se llamaba también, en el periodo prehispánico, Tonocaltlalpan, que significa el lugar de abastecimiento, de abundancia, o Xochitlalpan, lugar de las flores.17 Según Meade,18 el término hispanizado “Huasteca” significa “lugar de los cúes”-montículos artificiales en los que se establecían los santuarios huaxtecas-. Ahora bien, si se deja de lado la etimología popular-antigua y contemporánea-sería más probable, lingüísticamente hablando, que este nombre sea un apócope de Huaxtecapan, lugar de abundancia de huax (Leucaena esculenta Benth), un tipo de calabaza y símbolo de la fertilidad.19

  • 20 Véase J. Ruvalcaba Mercado, “Nombres, límites y características de la Huasteca, siglos xv-xx”, en (...)
  • 21 Más precisamente, la Huasteca se extiende desde el Golfo de México al este hasta los confines meri (...)
  • 22 G. Stresser-Péan, “Ancient Sources on the Huasteca”, en Handbook ofMiddle American Indians, 11, Un (...)
  • 23 Estas cifras se refieren a la población teenek hablante e incluyen asimismo a los miembros de meno (...)
  • 24 C. de Tapia Zenteno, op. cit., p. 30.
  • 25 Véanse A. Ariel de Vidas y B. Barthas, “El Fondo Regional de Solidaridad ¿para el desarrollo de lo (...)

5No sólo el término ‘Huasteca’ tiene acepciones múltiples; los límites de la región varían según criterios de definición que a su vez difieren de acuerdo con las épocas y los intereses en juego (divisiones políticas, zonas tributarias, escalas de análisis, etcétera).20 Sin embargo, tal como se lo entiende comúnmente en el periodo contemporáneo, la Huasteca se extiende bajo el Trópico de Cáncer, desde las planicies litorales del golfo de México al este hasta las vertientes de la Sierra Madre Oriental al oeste.21 Esa región corresponde aproximadamente al área de influencia de la civilización huaxteca, cuyo centro se situaba en la cuenca del Pánuco y cuyos límites estaban sujetos a variaciones según el flujo y reflujo de invasiones aztecas desde el Altiplano central y otras, chichimecas, provenientes del norte.22 Hoy en día los teenek, considerados como los descendientes de los huaxtecas, ocupan una parte del territorio que se extiende entre las latitudes norte 21° 15’y 22° 15’y las longitudes oeste 97° 45’ y 99° 15’, superpuesto sobre el sureste del estado de San Luis Potosí y el norte del estado de Veracruz. El río Moctezuma, que sirve de límite natural entre esos dos estados es también la línea isoglosa que separa las dos áreas dialectales de la lengua teenek. Sin embargo, del lado veracruzano, se distingue el dialecto de Tantoyuca del de la Sierra de Tantima. Según el censo de la población en 1990, viven en el estado de Veracruz 57 210 teenek, la mayoría de los cuales residen alrededor de Tantoyuca, y 83 708 en el estado de San Luis Potosí, principalmente alrededor de Aquismón.23 La distinción dialectal entre los dos grupos ya había sido señalada por el autor de una gramática y de un catequismo en teenek, redactados en el siglo xviii,24 pero las diferencias no terminan allí y los dos grupos parecen haberse desarrollado por separado según evoluciones sociales y económicas locales distintas.25

  • 26 Los nahuas del sur de la Huasteca serían probablemente huaxtecas nahuatlizados desde el siglo xv b (...)
  • 27 L. de Sousberghe y C. Robles Uribe, “Nomenclature et structure de parenté des Indiens Tzeltal”, en(...)
  • 28 G. Stresser-Péan, “Les problémes de frontiéres...”, p. 51.

6La Huasteca y sus inmediaciones están pobladas actualmente por distintos grupos étnicos, testigos contemporáneos de los lugares de población de las culturas de antaño: los totonacos están al sur del río Cazones, los otomíes y tepehuas al suroeste en las sierras de Puebla y Chicontepec, los nahuas en esa misma región, así como al sur de Tantoyuca y más al oeste alrededor de Huejutla y Tamazunchale.26 Al oeste y al norte, en el estado de San Luis Potosí, hay aún algunos grupos pames, afiliados a los antiguos chichimecas, largo tiempo irreductibles pero finalmente sometidos por los españoles en la segunda mitad del siglo xviii. Las relaciones o contactos que estas diferentes etnias pudieron tener en el pasado se reflejan, entre otros, en las denominaciones que los teenek aún usan para referirse a esos grupos. Los teenek llaman a los nahuas dhak tsam —“insectos blancos”-, evocando el zumbido del habla de esos individuos vestidos de blanco; los otomíes (como los totonacos y los tepehuas con los que los confunden) son llamados uch’inik –“los hombres de los piojos” o “los piojosos”–; por último, a los pames y chichimecos en general los llaman nok’ que, según los informantes, evoca su pintura corporal. Esta explicación la corroboraría el hecho de que entre los tzeltales (grupo maya del Chiapas) de Bachajon y Chilon, el término nuhk’ul indica la piel.27 Sin embargo, según Stresser-Péan, esta palabra, de origen maya, habría tenido originalmente un sentido vago de animal y a veces de insecto o de larva.28

La Huasteca como marco geográfico de análisis

  • 29 H. Puig, “Contribution de l’écologie á la définition de la limite nord-est de la Mésoamérique”, en (...)
  • 30 Ibid., pp. 14-16.
  • 31 La tierra de esta región (rendzina o regosol arcillo-calcáreo) está constituida por un suelo de ho (...)
  • 32 La memoria colectiva de los habitantes de las rancherías teenek se ve corroborada por los hechos h (...)

7La Huasteca se caracteriza también por cierta originalidad ecológica y esa región representa la última prolongación septentrional de la selva tropical perenne en el continente americano.29 No obstante, está dividida en dos partes: la Huasteca baja caracterizada por un clima cálido y húmedo, de vegetación higrófila, y la Huasteca alta, que se eleva desde 800 a 1 200 metros de altitud, donde el clima es más fresco y seco y que por consiguiente corresponde a la zona de vegetación xerófila.30 En Tantoyuca, que se encuentra en la Huasteca baja veracruzana, el clima subtropical alterna temporadas secas y húmedas. El volumen promedio de precipitaciones anuales varía entre 1 000 y 1 500 mm y de junio a septiembre cae diariamente una lluvia recia, periodo interrumpido sin embargo durante algunas semanas en agosto por una corta temporada seca y particularmente calida (la canícula). Si, a pesar de la mala calidad del suelo de esta región,31 el clima (temperatura promedio anual de 23.5 °C) y las lluvias permiten dos cosechas anuales de maíz, sin embargo éstas se ven arruinadas a veces por la irregularidad del régimen de precipitaciones. Durante la temporada húmeda, en la cual llueve con frecuencia a cántaros y sin parar durante varias semanas, los pequeños arroyos tranquilos se transforman en corrientes violentas, acarreando todo lo que encuentran a su paso, incluso a veces seres humanos; en crecida (“cuando los ríos suben como café caliente”), destruyen puentes y bloquean las principales carreteras, aislando la región durante días si no semanas. Los senderos que conducen a las rancherías se transforman entonces en charcos de lodo, frecuentemente infranqueables, y sus habitantes se encuentran recluidos en la imposibilidad de procurarse alimentos básicos, encontrar empleo temporal en la ciudad o siquiera trabajar en las milpas en las que el maíz se pudre bajo las inundaciones. El fin de la temporada de lluvias se corona a menudo por depresiones ciclónicas que siembran la devastación, destruyendo durante su camino casas, llevándose techos, dañando las carreteras, derribando árboles, etcétera. La temporada seca (octubre a mayo) durante la cual el calor llega a ser de lo más sofocante, puede, por lo demás, prolongarse más de lo habitual, secando los prados, los productos de la tierra, las represas y los pozos.32

8La gran planicie litoral de la Huasteca veracruzana está irrigada por los ríos Pánuco y Tuxpan, respectivamente al norte y sur de la región. Con sus 510 kilómetros, el Pánuco es el río de mayor caudal del país. Se origina en el Altiplano central para desembocar en el golfo de México a la altura de Tampico. Es navegable por pequeñas embarcaciones desde su estuario hasta Tamazunchale, y sólo hasta Pánuco por barcos más grandes. En cuanto al Tuxpan, nace en la frontera sur de la región, entre los estados de Veracruz e Hidalgo, y desemboca en el Golfo a la altura de ciudad de Tuxpan; es navegable por pequeñas embarcaciones hasta Alamo. Entre esos dos ríos se extiende una inmensa planicie de unos 4 000 km2 dedicada esencialmente a la ganadería extensiva y salpicada de ranchos cuyos propietarios frecuentemente no residen en ellos, sino en Tantoyuca, Tempoal o Ozuluama. Ese territorio, llano o ligeramente ondulado, sin exceder nunca los 250 metros de altitud, es atravesado sin embargo en el sur por la sierra de Tantima (llamada también de Otontepec) cuyo punto más elevado llega a los 1 320 metros y que se extiende sobre unos cuarenta kilómetros de longitud. Esta pequeña cordillera de arenisca calcárea está poblada por el segundo grupo dialectal teenek del estado de Veracruz, compuesto por unas 9 000 personas y repartido a todo lo largo de la sierra entre aldeas de población nahua y mestiza. Al este, entre la planicie y el golfo de México, se extiende la gran laguna de Tamiahua, hábitat de poblaciones mestizas en las que la actividad de la pesca, combinada con cultivos de alimentos, remplaza a la ganadería, dominante en la planicie. Al suroeste de ésta, las colinas de Tantoyuca están habitadas por el grupo teenek veracruzano más numeroso así como por nahuas y mestizos que se dedican, en esencia, a los cultivos de autoconsumo. Las poblaciones nahuas son mayoritarias al sur de Tantoyuca y en la sierra de Chicontepec, que se extiende transversalmente al suroeste de ese pueblo. Al norte de Tantoyuca se extienden de nuevo llanuras ondulantes y las localidades teenek se vuelven más raras, dando lugar a las de campesinos mestizos y a ranchos dispersos.

La Huasteca como marco socioeconómico de análisis

9Esta división en el interior de la región no la determinan únicamente los rasgos físicos del paisaje y se habrá adivinado bajo esas características la configuración social y económica de este territorio. En otras palabras, la topografía del espacio está estrechamente vinculada con la composición étnica de la población y ello repercute en los modos de explotación del suelo y de tenencia de la tierra. Así, allí donde el terreno es más llano y accesible, la densidad de la población es más baja, la actividad económica más orientada hacia la ganadería extensiva, la piel de los habitantes más clara y la propiedad de la tierra es esencialmente privada; subiendo un poco hacia las colinas de Tantoyuca al oeste o en las sierras de Tantima y de Chicontepec al sur y al sureste, se oye hablar el náhuatl o el teenek, se observan cultivos de autoconsumo –esencialmente el maíz–, hay más propiedades comunales y dotaciones agrarias postrevolucionarias y la densidad de la población es más elevada (véase cuadro 1). Por lo demás, esta región –caracterizada, por un lado, por la actividad de la ganadería extensiva y, por el otro, por la de cultivos de alimentos destinados sobre todo al autoconsumo–difiere de las regiones limítrofes en las que dominan los cultivos agroindustriales. En efecto, inmediatamente al norte, en el estado de Tamaulipas, se alinean los campos de algodón, tomates, cebollas y sorgo, en tanto que al sur, en las inmediaciones de Álamo y Papantla, se extienden las plantaciones de cítricos y plátanos.

10El espacio así descrito es fruto de la Historia y de una historia (que se delinea de manera breve más adelante) que lo convirtió en un enclave en contraste con las regiones vecinas. Lugar de concentración de población indígena por un lado, y de un grupo poderoso de ganaderos por el otro, se efectuaron en él pocas dotaciones agrarias. No hay industrias, ni ocupaciones económicas sustantivas fuera de la ganadería extensiva, actividad iniciada desde el periodo colonial y que continúa hasta nuestros días sin que otras la hayan desplazado. La región se caracteriza frente a las vecinas por una economía soñolienta en la que el tiempo parece haberse detenido o al menos ir más lentamente. Pero está lejos de presentar una homogeneidad social y económica. De uno y otro lado de las fronteras sociales, cada grupo se ha construido un marco identidario, metamorfoseado y condicionado mutuamente a través del tiempo. La diversidad descrita más arriba se organiza alrededor de una oposición fundamental entre la planicie y el piedemonte. Por su posición geográfica en esta región, Tantoyuca es como la encrucijada de esas subregiones de realidades distintas, en las que ganaderos y campesinos, mestizos e indígenas, se distribuyen el espacio, cada quien explotándolo de acuerdo con diferentes ritmos y lógicas, no compartidas pero sí estrechamente vinculadas. Estas dos subregiones, social y económicamente construidas a través de la historia, forman en su conjunto la Huasteca baja veracruzana y el marco general de esta obra.

Cuadro 1. Datos sobre los municipios de la Huasteca veracruzana

Cuadro 1. Datos sobre los municipios de la Huasteca veracruzana

Cuadro 1. Datos sobre los municipios de la Huasteca veracruzana

Cuadro 1. Datos sobre los municipios de la Huasteca veracruzana

1 Se trata del conjunto de la población (incluidos los niños de menos de cinco años) que hablan alguna lengua indígena o que viven en hogares en los que se habla una lengua indígena. En la región de la Huasteca veracruzana se trata esencialmente de poblaciones nahuas (N) y teenek (T). El grupo mayoritario en cada municipio aparece entre paréntesis en la columna correspondiente.
2 Porcentaje de la superficie municipal.
3 Datos del censo 1990.
4 El municipio de Pánuco fue dividido en 1990 para crear el municipio de El Higo. Los datos agrarios accesibles referentes a la superficie y estructuras anteriores del municipio de Pánuco se presentan aquí para el conjunto de los dos municipios.
Fuentes: Atlas Ejidal del Estado de Veracruz. Encuesta Nacional Agropecuaria Ejidal, 1988, Aguascalientes, Ags., inegi/orstom, 1991; XI Censo General de Población y Vivienda, Aguascalientes, Ags., inegi, 2000.

11La Huasteca ¿tierra de abundancia? Sin duda lo es para una minoría que ha acumulado prodigiosas fortunas a costa de los demás. Pero en cierta forma lo es también para la mayoría de los despojados, puesto que les permite sobrevivir en el marco de sus comunidades, a pesar de los diferentes cataclismos sociales que los han azotado a lo largo de su historia.

Territorialidad y comunalidad indígenas en la Huasteca

  • 33 Véanse, por ejemplo, B. de Sahagún, op. cit., t. 3, libro X, cap. 29, § 8, 3a. ed., México, Porrúa (...)
  • 34 Véase “Parecer de fray Nicolás de San Vicente Paulo, alias de Witte, de la Orden de San Agustín, s (...)
  • 35 Véanse, sin embargo, los vestigios arqueológicos y las descripciones de numerosos centros político (...)
  • 36 Véanse W. Borahy S. Cook, The Aboriginal Population of Central Mexico onthe Eve of the Spanisb Con (...)
  • 37 Véase P. Gerhard, “Congregaciones de indios en la Nueva España antes de 1570”, en Historia Mexican (...)
  • 38 Véase, entre otros, E. Florescano, Origen y desarrollo de los problemas agrarios de México, 1500-1 (...)

12En el contexto postcolonial latinoamericano, sin duda más que en otros, un gran número de elementos característicos de la actual configuración social y espacial datan del periodo colonial y del de las reformas que lo siguieron. Los huaxtecas que le dieron el nombre a la región, simada en los confines de Mesoamérica, ocupaban un lugar intermediario entre el imperio mexica y los bárbaros del norte lo que, por un lado, les otorgó una reputación poco halagadora,33 pero, por otro lado, les permitió también mantener una relativa independencia frente al yugo azteca. Estaban organizados en señoríos y no en grandes aglomeraciones (como en la región central de México), regidos por un soberano universal.34 Este factor, además de su situación periférica, podría tal vez explicar –si bien la escasez de fuentes no nos permite desarrollar esta hipótesis– una fragmentación paulatina de las localidades prehispánicas y una adaptación más fácil a las reducciones de indios efectuadas durante el periodo colonial.35 Sin embargo, la Conquista española marcó una ruptura con el pasado prehispánico. En vista de la considerable caída demográfica en la Huasteca donde, a finales del primer decenio de la presencia española, en apariencia sobrevivía menos del 2.5% de la población existente en la víspera de la Conquista,36 sería poco probable que la población sobreviviente hubiese podido mantener estructuras sociales y políticas tradicionales. La destrucción de las familias y los linajes, la pérdida de referencias respecto al patrimonio territorial y a las instituciones estructurantes del grupo –políticas y religiosas–, el desarraigo, etcétera que caracterizaron a los primeros años de la Conquista, remodelaron profundamente la sociedad indígena, la cual fue paulatinamente reagrupada por los españoles en las repúblicas de indios en el marco del proceso de las congregaciones de indios efectuado en la Huasteca entre 1560 y 1600.37 Esta recomposición del territorio y de la sociedad indígenas así como el status particular acordado para los indios por el régimen español contribuyeron finalmente (desde inicios del siglo xvii) a la cristalización de una nueva figura social, la del indio colonial y de su comunidad. Se trata, desde luego, de una comunidad reconstruida sobre un modelo muy diferente del que lo precedió. Se basa desde entonces en una sociedad que es a la vez una unidad económica y étnica, separada de un conjunto cultural más amplio, y cuyos cimientos materiales son el patrimonio agrario que se le atribuyó para asegurar su reproducción pero sobre todo para pagar el tributo a las instituciones coloniales. Ante la ausencia de minas en la Huasteca, que hubiesen acaparado y desplazado la mano de obra indígena, los españoles estuvieron interesados ante todo en los productos agrícolas de los indígenas y por sus servicios personales, obtenibles en la medida en que estos últimos poseyesen tierras. Se entiende entonces la estrecha relación que une a los miembros de una república de indios, entre ellos mismos y sus tierras así como frente a la sociedad exterior. Así, las tierras de los indios (ciertamente reducidas) y su organización social remodelada fueron reconocidas y preservadas como sistemas económicos superpuestos a una pertenencia cultural porque tales unidades así constituidas sostenían materialmente la base de la sociedad colonial.38 Es en ese marco que se construyeron de manera pragmática un modo de vida y una sociedad indígena, de carácter típicamente colonial.

  • 39 Véase, entre otros, P. Carrasco, “The Civil-Religious Hierarchy in Mesoamerican Communities: Pre-S (...)
  • 40 Ch. Gibson, “Rotation of Alcaldes in the Indian cabildo of México City”, en Hispanic Historica1 Re (...)
  • 41 Véanse, entre otros, B. García Martínez, op. cit.; G. Aguirre Beltrán, El proceso de aculturación (...)
  • 42 Véase, por ejemplo, agn, Indios, vol. 50, exp. 125, ff. 237v°-238v°, 1724.

13Algunos autores afirman que el confinamiento de los indígenas en las repúblicas les permitió conservar su unidad e integridad, perpetuando formas de organización social prehispánicas, aun si fueron injertadas con un modelo y denominaciones españoles.39 Otros sostienen que la instauración de las repúblicas de indios contribuyó a su hispanización, a saber, según la fórmula de Charles Gibson, a “la contraparte civil de la cristianización”.40 En otras palabras, esa organización social indígena tenía la función de incorporar a los indios en una relación de dependencia económica simbiótica con la sociedad colonial, que forjaba así la idiosincrasia de las comunidades indígenas.41 Sería ciertamente dudoso considerar a las comunidades indígenas coloniales como organizaciones sociales en continuidad con las que las precedieron. Aun cuando algunos documentos pueden sugerir que las autoridades indígenas en la Huasteca colonial descendían de una nobleza india prehispánica,42 es difícil inferir por ello la continuidad de un sistema político autóctono. Es más razonable concluir de ello la adaptación de los caciques a formas españolas de gobierno, impuestas por los colonizadores. Sin embargo, esas repúblicas de indios, dotadas de autoridades indígenas que, además de recaudar el tributo transferido a los españoles, regulaban los asuntos internos de su comunidad, pueden considerarse como un nuevo modelo, colonial, de circunscripción étnica, puesto que separaban legalmente a los indios del resto de la sociedad colonial.

  • 43 Véase M. Toussaint, op. cit.
  • 44 La situación de los indígenas huastecas coloniales se asemeja, desde este punto de vista, a la de (...)

14Por lo demás, en la Huasteca, es muy probable que esta figura social y territorial se haya beneficiado del aislamiento de la región, que dejaba a los indígenas cierto espacio vital que permitía perpetuar su fundamento identidario. En efecto, las tierras llanas y casi sin poblamiento así como las particularidades climatológicas (trópico húmedo) de la Huasteca la convirtieron en una región propicia para la ganadería bovina extensiva, caracterizada por la depredación y el ausentismo de los propietarios. La inexistencia de una organización estructurante en la Huasteca, así como la ausencia de un encuadramiento eclesiástico sostenido durante el periodo colonial, condujeron a una presencia española poco numerosa en esa región, a diferencia de la región central.43 Esa situación sugiere que las sociedades indígenas, a pesar de haber sufrido transformaciones profundas, estuvieron al abrigo de procesos mayores de aculturación (o los experimentó de manera más gradual) que tuvieron lugar en otras regiones indígenas de México (trabajo en las minas, trabajo y residencia permanentes en las haciendas, etcétera)44 Aun cuando se dio un proceso de aumento del trabajo de peones indígenas en las haciendas de la Huasteca (sobre todo a partir de finales del siglo xviii), se trataba esencialmente de aparceros establecidos en las zonas periféricas de las grandes explotaciones ganaderas y no de un vínculo de trabajo directo con el hacendado. Los peones indígenas seguían, pues, próximos a su esfera cultural y social familiar. De este modo los grupos huastecas pudieron preservar, en las márgenes en las que se encontraron, cierta autonomía y un vínculo comunal que formaron su identidad colectiva.

  • 45 Para más detalles sobre estos procesos véanse A. Ariel de Vidas, La bella durmiente: el norte de V (...)

15Paradójicamente, la amenaza de desaparición de la organización territorial y social de los indígenas se reaviva a finales del siglo xviii con el inicio de la era neocolonial instaurada por las reformas borbónicas y más tarde, cuando los indígenas se liberan del yugo español pero terminan, desprovistos de su status particular, en el seno de una joven nación independiente que pregona el liberalismo. Empieza entonces para ellos un periodo de más de un siglo, repleto de luchas legales para recuperar patrimonios despojados o, por el contrario, de invasiones por parte suya del territorio de las haciendas, de confrontaciones violentas o de legalizaciones y compras de bienes prediales. Todos esos esfuerzos confirman finalmente la vitalidad de una identidad comunal y la necesidad de poseer tierra para mantenerla y transmitirla. Más que una resistencia a los numerosos intentos estatales, a lo largo del siglo xix, en el marco del movimiento de la Reforma para desmantelar las propiedades corporativas indígenas (ley de desamortización o ley Lerdo, 1856), los indígenas huastecas demostraron una capacidad muy pragmática de adaptación a las coyunturas y optaron por el cambio de su status legal, lo que impediría su desaparición como tales. El condueñazgo huasteca en efecto apareció como una fórmula adecuada en la que la copropiedad de un bien agrario indiviso respondía a las exigencias de la ley liberal, así como a la voluntad de los indígenas de preservar su identidad vinculándola a un patrimonio agrario dentro de un marco corporativo. De esa manera, después de más de un siglo en el que el destino de las comunidades teenek parecía incierto, el condueñazgo terminó siendo el terreno de consolidación de la identidad colectiva indígena.45 Así, tras la Revolución, los teenek de Tantoyuca prefirieron, en su gran mayoría, continuar esa modalidad de tenencia de la tierra que, reglamentada por la Ley de la Reforma Agraria de 1917, recibió el significativo nombre de “bienes comunales”.

  • 46 Véase, por ejemplo, el “Reglamento Económico Rural de la Hacienda de San Gabriel”, 1895, archivos (...)
  • 47 Ibid.

16El término “comunidad” parece pertinente para designar a una agrupación de individuos que no es sólo una localidad, ni una estructura institucional o aun una forma de tenencia de la tierra. La comunidad sirve de apoyo identidario y ha sobrevivido, en estrecha relación con la tierra, a las transmutaciones profundas ocurridas durante estos últimos cinco siglos. Pero ¿puede entonces hablarse de la continuidad de las comunidades huastecas?, y en ese caso ¿a partir de qué momento establecerla? Ciertamente no desde el periodo prehispánico, en la medida en que, como se vio, hubo una ruptura de las sociedades indígenas con su pasado prehispánico. Sin embargo, una renovada vitalidad comunal indígena se manifestaba ya en el periodo colonial, por las diferentes gestiones y esfuerzos de los indios para preservar sus tierras. Ese espíritu comunal dependía de las modalidades de las relaciones coloniales que superponían la unidad social, económica y cultural indígena en un vínculo anclado en contextos económicos y políticos más amplios. Ahora bien, cuando el pago del tributo, que confinaba a los indígenas en su status, fue abolido al final del periodo colonial y las repúblicas fueron desmanteladas, se observa siempre a la vez una ruptura en la forma de organización pero una continuidad en los esfuerzos, a lo largo de más de un siglo, por reconstituir una forma de organización social colectiva bajo la forma de condueñazgos, origen de los bienes comunales contemporáneos. Por lo demás, aun si las modalidades coloniales ya no existían, seguía vigente la relación entre las formas colectivas indígenas de organización y los intereses económicos y políticos más amplios y extraños a las comunidades. En efecto, es con la consolidación progresiva del Estado mexicano y de sus políticas de organización y administración del territorio, sumada al crecimiento demográfico (en aumento desde finales del siglo xviii), que puede situarse el inicio de la formación de la comunidad indígena moderna. El desbroce y el aprovechamiento acrecentados de las tierras de la Huasteca, la ganadería extensiva que se desarrollaba a costa de las tierras comunales –que debían dividirse entonces entre más y más individuos–, requirieron, de parte de los indígenas, una administración más formalizada de la situación. Es en ese contexto de recursos limitados que los grupos indígenas tomaron forma al dotarse de una organización agraria legitimada por el poder en vigor en la época. Los condueñazgos permitían en efecto precisar, por un lado, sus límites frente a las otras propiedades y, por el otro, reglamentar la repartición equitativa de los derechos y obligaciones de los miembros, pero sobre todo del derecho de acceso a la tierra.46 En otras palabras, el condueñazgo en la Huasteca establecía las fronteras materiales y sociales de las sociedades indígenas en torno a un patrimonio agrario que procuraba su medio de subsistencia. De ello deriva una cohesión segura de las comunidades indígenas alrededor de sus tierras. Se podría entonces pensar que con esa formalización de la organización de la comunidad se desarrollaron también prácticas de transmisión familiar, de carácter restrictivo, del derecho de acceso a la tierra o, en otros términos, un proceso de cierre de esas comunidades.47 Las comunidades teenek contemporáneas, como se verá en el capítulo III dedicado a las costumbres matrimoniales, vinculan en efecto ese derecho de acceso a la relación de parentesco, pero también a la residencia efectiva en el sitio y a la participación en las faenas comunales. Así, las repúblicas coloniales, como los condueñazgos indígenas y más tarde los bienes comunales, son el reflejo de procesos más vastos que generan en el seno de los grupos indígenas un sentimiento de solidaridad, formado a partir del vínculo común con su espacio territorial.

  • 48 Véanse L. Manrique Castañeda, “La posición de la lengua huasteca”, en Actes du xliiè Contrès Inter (...)

17Esas formas diversas de organización indígena están siempre en una relación de dependencia económica frente a la sociedad dominante y en una situación de recursos limitados. Sin embargo, su existencia no se funda sólo en su relación con las leyes del mercado o en la relación funcional entre la tierra y los hombres. En efecto, si hasta aquí se subrayaron las rupturas y reconstrucciones en las formas de organización social y territorial de las sociedades indígenas de la Huasteca, subsiste sin embargo en su recorrido un indicio de cierta continuidad étnica concreta desde el periodo prehispánico hasta nuestros días. Ésta se manifiesta por la lengua, hablada por los teenek de hoy y cuyo origen se sitúa, según los lingüistas, en una migración maya de hace más de tres mil años.48 Ahora bien, la lengua transmite consigo un sentimiento de pertenencia a una comunidad (que se acentúa cuando ésta se vuelve minoritaria), alimentada por otros factores tales como compartir la misma condición económica así como ciertos valores éticos. Se trata pues de un patrimonio no material que, por su naturaleza colectiva, puede transmitirse únicamente en el seno de la comunidad, que se convierte entonces también en el marco social para asimilar las transmutaciones, independientemente del hecho de que se vea modificada en el espacio y el tiempo. Los capítulos siguientes estarán consagrados a analizar las modalidades contemporáneas a través de las cuales se concretan las relaciones, día a día, entre las comunidades teenek y los otros grupos sociales, a partir de las cuales se construyen las representaciones mentales de esas relaciones.

18La ganadería extensiva, introducida desde inicios de la Colonia, marcó a partir de entonces el destino de los habitantes autóctonos de la Huasteca y de las relaciones de fuerzas entre los diversos grupos sociales de la región. Esto se resume esencialmente en los despojos del patrimonio agrario indígena en provecho de las tierras de pastoreo. Al tiempo que se establecía esta relación en la región, esa actividad, que necesita esencialmente tierras y, en menor medida, mano de obra, sin duda permitió el mantenimiento de cierto statu quo entre ganaderos y campesinos indígenas, tras retraerse estos últimos a las colinas del piedemonte. La desigualdad social se compensa en cierta forma por el clima tropical de la región que permite a los indígenas obtener dos cosechas anuales de maíz a pesar de la agricultura rudimentaria y de sus milpas disminuidas y agotadas. Hoy en día, sobre esas colinas suspendidas sobre los vastos terrenos de pastoreo en la planicie, las aldeas teenek, con sus milpas de maíz inclinadas y fragmentadas, se encuentran en un espacio comunal reducido, cuya preservación sigue siendo para ellos tan importante como lo fue para sus antepasados. La historia de esas comuni dades, como la identidad teenek que se intentará circunscribir en este estudio, es así el relato de las interpenetraciones sociales y culturales de dos tipos de sociedad. En cada periodo, a pesar de los eventos desestabilizadores, los grupos huastecos/teenek se adaptaron a las nuevas condiciones sin dejar de preservar una diferencia y sobre todo, los límites entre ellos y los Otros. Las estructuras sociales han cambiado, así como las relaciones intracomunales y las que se establecieron entre las comunidades y las instancias exteriores. No deja por ello de ser cierto que la organización social indígena autogestionaria, con todos los aportes culturales externos y todas las modificaciones de sentido y de contenido que ha podido experimentar, persiste hasta nuestros días, manteniendo su pertinencia entre sus miembros.

19Después de esbozar rápidamente la historia de la organización social y territorial indígena en la Huasteca (véase también cuadro 2), transformada, reorganizada y no obstante continua, es necesario entonces penetrar en el universo teenek contemporáneo para entender el sentido que reviste hoy para sus miembros.

  • 1 Fuentes: D.E. Chipman, Nuño de Guzmán and the Province of Pánuco in New Spain 1518-1533, A.H. Clar (...)

Cuadro 2. Cronología de las secuencias históricas que incidieron en la organización social indígena en la Huasteca1

Cuadro 2. Cronología de las secuencias históricas que incidieron en la organización social indígena en la Huasteca1

* Al inicio del periodo colonial se trataba de una concesión acordada por el rey o el virrey a un español (encomendero) que le permitía cobrar un tributo sobre un grupo determinado de indios puestos a su servicio. A cambio de dicho tributo y del trabajo de los indios, el encomendero asumía su evangelización y protección. A partir de 1542 el monto del tributo lo establecieron las autoridades coloniales. Así, la encomienda se convirtió en una institución reguladora del trabajo de grupos de indios tributarios.

cuadro 2. Cronología de las secuencias históricas que incidieron en la organización social indígena en la Huasteca.

cuadro 2. Cronología de las secuencias históricas que incidieron en la organización social indígena en la Huasteca.

Cuadro 2. Cronología de las secuencias históricas que incidieron en la organización social indígena en la Huasteca.

Cuadro 2. Cronología de las secuencias históricas que incidieron en la organización social indígena en la Huasteca.

Cuadro 2. Cronología de las secuencias históricas que incidieron en la organización social indígena en la Huasteca.

Cuadro 2. Cronología de las secuencias históricas que incidieron en la organización social indígena en la Huasteca.

Cuadro 2. Cronología de las secuencias históricas que incidieron en la organización social indígena en la Huasteca.

Cuadro 2. Cronología de las secuencias históricas que incidieron en la organización social indígena en la Huasteca.

Cuadro 2. Cronología, de las secuencias históricas que incidieron en la organización social indígena en la Huasteca.

Cuadro 2. Cronología, de las secuencias históricas que incidieron en la organización social indígena en la Huasteca.

Cuadro 2. Cronología de las secuencias históricas que incidieron en la organización social indígena en la Huasteca

Cuadro 2. Cronología de las secuencias históricas que incidieron en la organización social indígena en la Huasteca

Notes

1 Véanse “Itinerario de los caminos que conducen de Tampico por la Huasteca baja a Atotonilco el grande”, en Boletín de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadísticas, 2 (1), 1869, pp. 164-169; L. Ochoa Salas, “Un documento del siglo xviii para el estudio de la Huaxteca” en J. Ruvalcaba y G. Alcalá (coords.), Huasteca I. Espacio y tiempo, Mujeres y Trabajo,ciesas, México, 1993, pp. 73-76.

2 Cuide Bleu du Mexique, Hachette, París, 1990, p. 478.

3 Ibid., p. 479.

4 Palabra de origen náhuatl que designa una blusa femenina sin mangas.

5 Se trata del grupo teenek veracruzano. Para acercarse a los teenek del estado de San Luis Potosí se debe recorrer aún un centenar de kilómetros hacia el noroeste en dirección de Ciudad Valles.

6 Véanse G. Stresser-Péan, “Les problèmes de frontières de la Huasteca et régions voisines”, en A. Breton, J.-P. Berthe, S. Lecoin (eds.), Vingt études sur le Mexique et le Guatemala,pum, Toulouse, 1991, pp. 47-66; B. García Martínez, Los pueblos de la sierra. El poder y el espacio entre los indios del norte de Puebla hasta 1700, El Colegio de México, México, 1987, pp. 36-37.

7 Véase “Mapa de la provincia agustina del santísimo nombre de Jesús (siglo xvii)”, en A. Rubial García, Una monarquía criolla (La provincia agustina en el siglo xvii),cnca, México, 1989, pp. 8-9.

8 Véanse, entre otros, “Orden sobre el buen estado de los caminos”, 1533, Juicio de residencia de Nuño de Guzmán, f. 549vo, citado en A. Blazquez y T. Calvo, Guadalajara y el nuevo mundo. Nuño Beltrán de Guzmán: semblanza de un conquistador, Guadalajara, Esp., Institución Provincial de Cultura, 1992, p. 81; Archivo General de la Nación (agn), México, D.F., Caminos y calzadas, vol. 10, exp. 8, fs. 125-131, 1787.

9 Véanse, entre otros, A. Blazquez y T. Calvo, op. cit.

10 En 1823, 1832, 1838, 1852-1853, 1855, 1856, 1872 y 1953. Se trató, en todos los casos, de un movimiento surgido en la élite regional interesada en mantener el monopolio del poder local y no de un movimiento independentista como en el Yucatán de mediados del siglo xix; véase M.F. Soto, El nuevo Estado, necesidad de firmarlo inmediatamente con los cinco distritos de Tuxpan, Tampico de Veracruz, Tancanhuitz, Huejutlay el sur de Tamaulipas, Imprenta de Ignacio Cumplido, México, 1856; M.B. Trens, Historia de Veracruz, 5 (1), La Impresora, México, 1950, pp. 129-135; A.J. Andrade Azuara, Huaxtecapan, el estado huaxteco, México, s.e., 1952; E. Márquez, “Tierra, clanes y política en la Huasteca potosina (1797-1843)”, en Revista Mexicana de Sociología, 48 (1), 1986, pp. 201-203.

11 Véase Á. Bassols Batalla et al., Las Huastecas en el desarrollo regional de México, Trillas, México, 1977.

12 Sobre las fases de desarrollo de esta cultura véanse L. Ochoa Salas, Historia prehispánica de la Huasteca, reimpresión [la. ed., 1979], unam, México, 1984; R. Piña Chan, “El desarrollo de la tradición huasteca”, en L. Ochoa (coord.), Huaxtecos y totonacos. Una antología históricocultural,cnca, México, 1989, pp. 164-176; A. García Cook y B.L. Merino Cardón, “Procesos culturales durante el formativo en la planicie costera del golfo de México” e “Influencias externas en el desarrollo regional de la planicie costera”, en A. Ávila Méndez y J. Ruvalcaba (coords.), Cuextecapan, lugar de bastimentos,ciesas, México, 1991, pp. 9-31.

13 B. de Sahagún, op. cit., p. 202.

14 R. Van Zantwijk, “El concepto del cuextecatl en la cultura azteca”, en Enquétes sur l’Amérique moyenne. Mélanges offerts d Guy Stresser-Péan,cemca/inah/cnca, México, 1989, p. 159.

15 A. de Molina, Vocabulario en lengua castellana y mexicana y mexicana y castellana [1555-1571], 2a. ed., Porrúa, México, 1977.

16 R. Van Zantwijk, op. cit., p. 160; véase asimismo la descripción de los guerreros huaxtecas en A. Tezozomoc, Crónica mexicana [± 1550], 4a. ed., Porrúa, México, 1987, p. 314.

17 B. de Sahagún, op. cit., p. 203.

18 J. Meade, La Huasteca. Época antigua, Cossio, México, 1942, pp. 23-24.

19 Los nombres científicos de plantas mencionadas en este libro provienen de diversas fuentes bibliográficas y no de una identificación directa de plantas recogidas en el terreno. Esto podría ocasionar ligeras variantes debidas a las diferencias climáticas entre la región de la Huasteca veracruzana, en la que los informantes me dieron los nombres populares de las plantas, y las regiones vecinas en las que los botánicos siguientes recogieron sus especímenes y a cuyas obras me referí para completar las definiciones: J. Alcorn, Huastec mayan ethnobotany, University of Texas Press, Austin, Tex., 1984; L. Klipper, R. Walleyn, E Billiet etal., LeMexique –desplantespour leshommes, Jardín botanique national de Belgique/Hayez, Bruselas, 1993; M. Martínez, Catálogo de nombres vulgares y científicos de plantas mexicanas,fce., México, 1979.

20 Véase J. Ruvalcaba Mercado, “Nombres, límites y características de la Huasteca, siglos xv-xx”, en Cuadrante, 11-12, 1993, pp. 10-29.

21 Más precisamente, la Huasteca se extiende desde el Golfo de México al este hasta los confines meridionales del estado de San Luis Potosí y orientales del estado de Hidalgo, hasta la latitud del río Moctezuma en la Sierra Gorda del estado de Querétaro al oeste; de sur a norte, se extiende desde la Sierra Norte del estado de Puebla, a la altura del río Cazones al sur de Tuxpan, hasta el río Tamesí, al sur del estado de Tamaulipas.

22 G. Stresser-Péan, “Ancient Sources on the Huasteca”, en Handbook ofMiddle American Indians, 11, University of Texas Press, Austin, Tex., 1971, pp. 583-584; L. Ochoa Salas, Historia prehispánica de la Huaxteca..., pp. 128-129. Sin embargo, al norte del río Pánuco, en la cuenca de los ríos Guayalejo y Tamesí, se encuentran vestigios de asentamientos huaxtecas cuyo arcaísmo indica que estaban situados en los confines de esa área cultural (véase G. Saldívar, Los indios de Tamaulipas, Instituto Panamericano de Geografía e Historia, México, núm. 70, 1943, p. 19-21).

23 Estas cifras se refieren a la población teenek hablante e incluyen asimismo a los miembros de menos de cinco años de los hogares en los que se habla esa lengua.

24 C. de Tapia Zenteno, op. cit., p. 30.

25 Véanse A. Ariel de Vidas y B. Barthas, “El Fondo Regional de Solidaridad ¿para el desarrollo de los pueblos indígenas? Dos respuestas sub-regionales en la Huasteca”, en H. Carton de Grammont y H. Tejera, (coords. generales), La sociedad rural mexicana frente al nuevo milenio,unam/uam/inah/Plaza y Valdés, México, 1996, vol. 2: A. Paula de Teresa y C. Cortés Ruiz (coords.), La nueva relación campo-ciudad y la pobreza rural, pp. 269-296.

26 Los nahuas del sur de la Huasteca serían probablemente huaxtecas nahuatlizados desde el siglo xv bajo la influencia de las conquistas mexicas, véase G. Stresser-Péan, “Les Nahuas du sud de la Huasteca et l’ancienne extension méridionale des Huastéques”, en Revista Mexicana de Estudios Antropológicos, 13 (2-3), 1952-1953, pp. 287-290 y del mismo autor, “Ancient Sources on the Huasteca”, op. cit., pp. 585-586.

27 L. de Sousberghe y C. Robles Uribe, “Nomenclature et structure de parenté des Indiens Tzeltal”, en L’Homme, 2 (3), 1962, p. 105.

28 G. Stresser-Péan, “Les problémes de frontiéres...”, p. 51.

29 H. Puig, “Contribution de l’écologie á la définition de la limite nord-est de la Mésoamérique”, en Actes du xliie Congres International des Américanistes, vol. ix-b, París, 1976, p. 20.

30 Ibid., pp. 14-16.

31 La tierra de esta región (rendzina o regosol arcillo-calcáreo) está constituida por un suelo de horizontes poco profundos que no permiten la retención de la humedad y de los fertilizantes naturales, lo que la vuelve mediocre para la agricultura.

32 La memoria colectiva de los habitantes de las rancherías teenek se ve corroborada por los hechos históricos. En 1948 se abatió sobre la Huasteca una sequía seguida por una epizootia de fiebre aftosa que atacó a los bovinos y destruyó ganados y cultivos. En consecuencia de esta epidemia hubo una hambruna que causó muchas víctimas. En 1957, una inundación devastó la zona entre Tampico y Huejutla y una serie de heladas afectó los cultivos de manera consecutiva: 1957-1958, 1962, 1964, 1979, 1983, 1985 y por último en 1989. Los ciclones “Diana” y “Gert”, desencadenados al final de los veranos de 1990 y 1993 respectivamente, también ocasionaron graves daños en la región. Véase también M. Romer, “Los flujos migratorios laborales desde la Huasteca indígena”, en F. Lartigue (coord.), Trabajo y trabajadores en la Huasteca indígena,ciesas, México, en prensa.

33 Véanse, por ejemplo, B. de Sahagún, op. cit., t. 3, libro X, cap. 29, § 8, 3a. ed., México, Porrúa, 1977, pp. 202-204 y passim, B. Díaz del Castillo, op. cit., cap. 158, p. 85; M. León-Portilla, “Los huaxtecos según los informantes de Sahagún”, en Estudios de Cultura Náhuatl, 5, 1965, pp. 15-29.

34 Véase “Parecer de fray Nicolás de San Vicente Paulo, alias de Witte, de la Orden de San Agustín, sobre el modo que tenían de tributar los indios en tiempo de la gentilidad. Mextitlán, a 27 de agosto de 1554” [Archivo General de las Indias (agi), Sevilla, España, Patronato 181, Ramo 27 (2-2-2)]; en Epistolario de Nueva España (ene), t. 16, doc. 402, Antigua Librería Robredo de J. Porrúa e hijos, México, 1942, pp. 56-62.

35 Véanse, sin embargo, los vestigios arqueológicos y las descripciones de numerosos centros político-religiosos huaxtecas al sur del río Pánuco, atestadas también por las primeras exploraciones españolas a lo largo del río (“Real cédula dando facultad a Francisco de Garay para poblar la Provincia de Amichel, en la costa firme que con navios armados por su cuenta para buscar un estrecho había reconocido” [agi, leg. lo., de Descubrimientos en tierra firme, de 1500 a 1595], transcrito en M. Toussaint, La conquista de Pánuco, El Colegio Nacional, México, 1948, p. 196.

36 Véanse W. Borahy S. Cook, The Aboriginal Population of Central Mexico onthe Eve of the Spanisb Conquest, University of California Press, Berkeley, Califi, 1963, citado por J.M. Pérez Zevallos, en La Huasteca en el siglo xvi: fragmentación de los señoríos prehispánicos, organización social y tributo, tesis de licenciatura en ethnohistoria, enah, México, 1983, pp. 61-62; véase también la estimación de P. Gerhard, A Guido to the Historical Geography of New Spain, Cambridge University Press, Cambridge, 1972, p. 214 y “La Visita de Gómez Nieto...”, citada en D.E. Chipman, Nuño de Guzmán and the Province of Pánuco in New Spain 1518-1533, A.H. Clark, Glendale, 1967, pp. 291-293.

37 Véase P. Gerhard, “Congregaciones de indios en la Nueva España antes de 1570”, en Historia Mexicana, 26 (3), 1977, pp. 347-395.

38 Véase, entre otros, E. Florescano, Origen y desarrollo de los problemas agrarios de México, 1500-1821, 8a. ed., Era, México, 1986.

39 Véase, entre otros, P. Carrasco, “The Civil-Religious Hierarchy in Mesoamerican Communities: Pre-Spanish Background and Colonial Development”, en American Anthropologist, 63 (3), 1961, pp. 483-497; se encuentra una síntesis de los diferentes enfoques sobre este tema en F.G. Hermosillo, “Indios en cabildo: historia de una historiografía sobre la Nueva España”, en Historias, 26, 1991, pp. 25-63.

40 Ch. Gibson, “Rotation of Alcaldes in the Indian cabildo of México City”, en Hispanic Historica1 Review, 33, 1953, pp. 212-222.

41 Véanse, entre otros, B. García Martínez, op. cit.; G. Aguirre Beltrán, El proceso de aculturación y el cambio sociocultural en México (la. ed., 1957), Universidad Iberoamericana, México, 1970, pp. 134-136; E. Wolf, “Closed Corporate Peasant Communities in Mesoamerica and central Java”, en Southwestem Journal of Anthropology, 13 (1), 1957, pp. 1-18, y del mismo autor, “The Vicissitudes of the Closed Corporate Peasant Community”, en American Ethnologist, 13 (2), 1986, pp. 325-329.

42 Véase, por ejemplo, agn, Indios, vol. 50, exp. 125, ff. 237v°-238v°, 1724.

43 Véase M. Toussaint, op. cit.

44 La situación de los indígenas huastecas coloniales se asemeja, desde este punto de vista, a la de los indígenas del Yucatán, véase N.M. Farriss, op. cit., p. 394 y passim.

45 Para más detalles sobre estos procesos véanse A. Ariel de Vidas, La bella durmiente: el norte de Veracruz”, en O. Hoffmann y E. Velázquez (coords.), Las llanuras costeras de Veracruz: la lenta construcción de regiones, Orstom/Universidad Veracruzana, Xalapa, Ver., 1994, pp. 39-73; A. Escobar Ohmstede, “Los condueñazgos indígenas en las Huastecas hidalguense y veracruzana: ¿Defensa del espacio comunal?”, en A. Escobar Ohmstede (coord.), Indio, Nación y Comunidad en el México del siglo xix,cemca/ciesas, México, 1993, pp. 171-188, y del mismo autor: De la costa a la sierra. Las Huastecas, 1750-1900,ciesas/ini, México, 1998.

46 Véase, por ejemplo, el “Reglamento Económico Rural de la Hacienda de San Gabriel”, 1895, archivos personales de Calixto García, ex administrador-tesorero del condueñazgo de San Gabriel, Tantoyuca, Ver.

47 Ibid.

48 Véanse L. Manrique Castañeda, “La posición de la lengua huasteca”, en Actes du xliiè Contrès International des Américanistes, vol. IX-B, París, 1979, pp. 87-102; N. McQuown, “Los orígenes y la diferenciación de los mayas según se infiere del estudio comparativo de las lenguas mayanas”, en E.Z Vogt y A. Ruz (eds.), Desarrollo cultural de los mayas,unam, México, 1964, pp. 49-80.

Notes de fin

1 Fuentes: D.E. Chipman, Nuño de Guzmán and the Province of Pánuco in New Spain 1518-1533, A.H. Clark, Glendale, 1967; M.T. Ducey, “Tierras comunales y rebeliones en el norte de Veracruz antes del porfiriato, 1821-1880: El proyecto liberal frustrado”, en Anuario (Universidad veracruzana), 6, 1989, pp. 209-229; Epistolario de Nueva España (ene), publ. por F. del Paso y Troncoso, Antigua Librería Robredo de J. Porrúa e hijos, México, 1942; A. Escobar Ohmstede, De la costa a la sierra. Las Huastecas, 1750-1900,ciesas/ini, México, 1998; P. Gerhard, A Guide to the Histoncal Geography of New Spain, Cambridge University Press, Cambridge, 1972; Historia general de México, reimpresión [3a. ed. 1981], El Colegio de México/Harla, México, 1988; J. Meade, La Huasteca. Época antigua, Cossio, México, 1942 y del mismo autor La Huasteca veracruzana, Citlalteped, México, 1962; J.M. Pérez Zevallos, La Huasteca en el siglo xvi: fragmentación de los señoríos prehispánicos, organización social y tributo, tesis de licenciatura en ethnohistoria, enah, México, 1983; J.M. Pérez Zevallos, L. Gortari Krauss, Indice de documentos para la historia indígena en la Huasteca, Centro Hidalguense de Investigaciones Históricas/Biblioteca de Cultura Hidalguense/ciesas, Pachuca, Hgo., 1987; G. StresserPéan, “Les Indiens huastéques”, en Revista Mexicana de Estudios Antropológicos, 13 (2-3), 1952-53, pp. 213-234, y del mismo autor “Problèmes agraires de la Huasteca ou région de Tampico (Mexique)”, en Les problèmes agraires des Amériques Latines, Colloques internationaux du Centre National de la Recherche Scientifique, París, 1967.

Table des illustrations

Titre Cuadro 1. Datos sobre los municipios de la Huasteca veracruzana
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17526/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 244k
Titre Cuadro 1. Datos sobre los municipios de la Huasteca veracruzana
Légende 1 Se trata del conjunto de la población (incluidos los niños de menos de cinco años) que hablan alguna lengua indígena o que viven en hogares en los que se habla una lengua indígena. En la región de la Huasteca veracruzana se trata esencialmente de poblaciones nahuas (N) y teenek (T). El grupo mayoritario en cada municipio aparece entre paréntesis en la columna correspondiente.2 Porcentaje de la superficie municipal.3 Datos del censo 1990.4 El municipio de Pánuco fue dividido en 1990 para crear el municipio de El Higo. Los datos agrarios accesibles referentes a la superficie y estructuras anteriores del municipio de Pánuco se presentan aquí para el conjunto de los dos municipios.Fuentes: Atlas Ejidal del Estado de Veracruz. Encuesta Nacional Agropecuaria Ejidal, 1988, Aguascalientes, Ags., inegi/orstom, 1991; XI Censo General de Población y Vivienda, Aguascalientes, Ags., inegi, 2000.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17526/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 168k
Titre Cuadro 2. Cronología de las secuencias históricas que incidieron en la organización social indígena en la Huasteca1
Légende * Al inicio del periodo colonial se trataba de una concesión acordada por el rey o el virrey a un español (encomendero) que le permitía cobrar un tributo sobre un grupo determinado de indios puestos a su servicio. A cambio de dicho tributo y del trabajo de los indios, el encomendero asumía su evangelización y protección. A partir de 1542 el monto del tributo lo establecieron las autoridades coloniales. Así, la encomienda se convirtió en una institución reguladora del trabajo de grupos de indios tributarios.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17526/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 182k
Titre cuadro 2. Cronología de las secuencias históricas que incidieron en la organización social indígena en la Huasteca.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17526/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 241k
Titre Cuadro 2. Cronología de las secuencias históricas que incidieron en la organización social indígena en la Huasteca.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17526/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 264k
Titre Cuadro 2. Cronología de las secuencias históricas que incidieron en la organización social indígena en la Huasteca.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17526/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 210k
Titre Cuadro 2. Cronología de las secuencias históricas que incidieron en la organización social indígena en la Huasteca.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17526/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 204k
Titre Cuadro 2. Cronología, de las secuencias históricas que incidieron en la organización social indígena en la Huasteca.
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17526/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 225k
Titre Cuadro 2. Cronología de las secuencias históricas que incidieron en la organización social indígena en la Huasteca
URL http://books.openedition.org/irdeditions/docannexe/image/17526/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 110k

© IRD Éditions, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search