Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

En sentido contrario

 | 
Kali Argyriadis
, 
Stefania Capone
, 
Renée De La Torre
, 
et al.

Primera parte

Política segmentaria y transnacionalización religiosa

Las Asambleas de Dios y el Centro Betania de Gabón

Maixant Mebiame Zomo
Traduction de María Palomar Verea

Texte intégral

  • 1 Acerca de este relevo entre los misioneros estadounidenses instalados en Gabón desde 1842 y la Misi (...)

1La Iglesia de las Asambleas de Dios (AD) surgió del componente fundamentalista del pentecostalismo original (Fath, 2004: 73) que se estructuró en 1914 en los Estados Unidos en los medios blancos del Despertar del Espíritu Santo. Esta iglesia se expandió rápida y masivamente en todo el mundo y constituye hoy en día la confesión pentecostal más importante del planeta en términos numéricos. A través de un trabajo misionero de indigenización fundó iglesias “nacionales” autónomas y autogestionadas en todas partes. Las ad se implantaron en Africa occidental (Burkina Faso) y central (Gabón) desde la década de los treinta. A diferencia de las primeras fundaciones estadounidenses de la segunda década del siglo xx, esta obra misional es dirigida en el continente africano por pastores europeos (franceses, suecos y suizos), en Gabón por disidentes de la Misión Protestante de París que había tomado el relevo de los misioneros estadounidenses de la misión congregacionalista para fundar la Iglesia Evangélica de Gabón (eeg, por sus siglas en francés), organizada según el modelo presbiteriano-sinodal de la Iglesia reformada de Francia.1 A partir de Gabón y con el respaldo de los misioneros franceses, esa iglesia pentecostal también se irá estableciendo en los países vecinos (Camerún, Congo y Guinea Ecuatorial). Gabón fue, pues, vía Europa, el relevo y la plataforma giratoria de la expansión de ese pentecostalismo histórico en África central.

  • 2 Sobre el nacimiento del ceb y el funcionamiento de algunas de estas asambleas en el extranjero (Fra (...)

2El Centro de Evangelización Betania (ceb) es un movimiento religioso reciente fundado en 1987 en Libreville (Gabón) por jóvenes gaboneses disidentes de la eeg que primero se agruparon en la Unión Cristiana de Jóvenes, creada en 1955 por misioneros protestantes franceses con el fin de formar a la juventud mediante la organización de seminarios y conferencias. Esta comunidad religiosa contribuiría a la multiplicación de los centros, asambleas e iglesias de inspiración pentecostal o carismática en Gabón y en Africa central.2 Esta dinámica está vinculada con el sentimiento de descontento de los fieles respecto de la élite que administraba la eeg. La renovación religiosa que resultó de esa crisis engendraría una nueva comunidad cristiana. Los jóvenes se toparon con la incomprensión de los “ancianos” de la eeg y las negociaciones entre éstos y los dirigentes nunca llegaron a un arreglo. Los jóvenes fueron excomulgados y fundaron el ceb.

3En una perspectiva histórica, el nacimiento de estas dos organizaciones religiosas (desfasadas cronológicamente y de distinto tamaño) aparece como el surgimiento de empresas particulares que rompen con las estructuras jerárquicas e institucionales de la eeg. Pero se construyen sobre dos modelos de organización muy diferentes. Las ad de Gabón se adscriben por completo a una red internacional de asambleas y a una organización “congregacionalista” en el plano nacional. El ceb se construye, en cambio, sobre un núcleo local de actores carismáticos que trabajan para una organización donde se supone que los fieles son libres en cuanto a sus iniciativas y no están canalizados por una estructura institucional. Las asambleas del ceb están dirigidas también por pastores, pero se diferencian de las de ad porque no hay una jerarquía directiva por encima de las asambleas y los pastores. Este trabajo busca partir de esas dos estructuras pastorales para conocer las formas de acción y las estrategias de su transnacionalización religiosa, y cuál es la naturaleza de las redes sociales movilizadas por los actores para la transnacionalización de este idioma religioso pentecostal con fuerte anclaje local y nacional.

4En ambos casos, lo que está en juego no es sólo estructural, sino que la transnacionalización religiosa va de la mano con la conversión religiosa de los individuos. Ser un cristiano convertido significa buscar convertir a los demás. La conversión implica entonces el proselitismo, que a su vez contribuye a suscitar conversiones. Los actores se inscriben pues en un proselitismo fervoroso, encarnizado y ofensivo que los obliga a cruzar fronteras para “anunciar la Buena Nueva”.

Estructuras pastorales y estrategias misioneras

  • 3 El primer presidente del directorio nacional fue un nativo gabonés, Georges Ndjongué.
  • 4 Fue en 1963 cuando el Ministerio del Interior otorgó su reconocimiento a las ad.

5Fieles a la tradición estadounidense, las ad de Gabón surgieron al principio de una segmentación o una serie de asambleas locales que afirmaban su carácter “congregacionalista”: la iglesia es la congregación de los fieles reunidos en un sitio determinado. Cada asamblea es autónoma y soberana. El proceso de institucionalización de las ad comienza en el momento en que el pastor francosuizo pionero del pentecostalismo en Gabón, Gaston Vernaud, crea una estructura-sombrilla que incluye todas las asambleas con un directorio nacional surgido del colegio de pastores.3 Este periodo de institucionalización corresponde al reconocimiento oficial de las ad por el poder político.4 La Iglesia de las ad sigue reafirmando, sin embargo, que todas las organizaciones supralocales, como las federaciones de iglesias, no tienen más que una autoridad funcional y no una legitimidad eclesial; su función es establecer vínculos entre comunidades locales y actuar en forma concertada en la sociedad (Willaime, 1998: 66). Pero la afirmación del principio de autonomía de las iglesias locales no significa ausencia de regulación doctrinal entre ellas.

6La Iglesia de Pentecostés de Gabón, en cuanto iglesia “nacional”, se mantiene asociada o afiliada a la red mundial de las ad, en este caso la Lederación mundial de las ad, órgano de intercambio y coordinación de las políticas de evangelización. También existen en cada continente redes de iglesias ad que facilitan los intercambios y la circulación de los pastores: por ejemplo, la Alianza de las ad de Africa, la Conferencia de las ad de África central, la Federación de las ad de los Estados Unidos, la Federación de las ad de Europa, etcétera. Es en el seno de esas redes donde los pastores u otros actores “nodales” de las ad circulan para la formación, la evangelización y la coordinación de sus políticas de evangelización. Los fieles de esas iglesias ad también están organizados en redes horizontales de cristianos que pertenecen a la misma confesión religiosa. Existen en cada país y en cada continente asociaciones de jóvenes y de mujeres de las ad que constituyen espacios de circulación y formación. En esos espacios circulatorios es donde los pastores y los simples fieles comprometidos se desplazan de un país al otro.

  • 5 Camerún (ciudades de Ébolowa, Édéa y Kye Ossy), Guinea Ecuatorial (ciudades de Mbini y Bata).
  • 6 Pierre Joseph Laurent (2003) describe el trabajo misionero de la Iglesia de las ad de Burkina-Faso, (...)

7La implantación de nuevas asambleas en otro país por parte una iglesia “transnacional” no puede darse si ya existe una iglesia ad. El hecho de pertenecer a una misma red de las ad, a una misma familia, exige no invadir el territorio de sus “hermanos y hermanas”. En cambio, la ausencia de ad en una “zona no tocada” autoriza todas las campañas de evangelización con el fin de expandir la iglesia. Es así como poco antes de 1960, las ad de Gabón fueron a conquistar países vecinos en los que la iglesia todavía no estaba establecida (el Camerún francófono, Congo Brazzaville y Guinea Ecuatorial) con la visita del misionero Gaston Vernaud, por entonces residente en Gabón, acompañado por pastores y evangelistas de ese país. Esas primeras evangelizaciones generaron algunas asambleas en esas naciones.5 Es el grado de madurez de los actores locales, tanto como la voluntad de respetarlos, lo que generalmente lleva a los misioneros a pasar la responsabilidad a los “nacionales” y a erigir una iglesia “nacional” instituida, que forme parte de la gran familia mundial de las ad.6 La polídca de la iglesia ha consistido en apostar por los inmigrantes; es decir, la numerosa población alóctona presente en territorio gabonés: los cameruneses y los ecuatoguineanos que asisten a sus asambleas. Los fieles voluntarios eran formados velozmente para fungir como diácono, anciano, evangelista o pastor, cuya misión era fundar asambleas en sus países de origen con el respaldo financiero, material y humano de la iglesia de Gabón. Los fieles inmigrantes con trabajos estables tenían la obligación de sostener financieramente la obra religiosa de su país de origen. Sobre la base de ese contrato, las ad de Gabón abrieron sucursales en esos dos países. Esta forma de organización religiosa congregacionalista e institucional y esta lógica de redes asociativas contrastan con la organización del ceb, donde las redes son mucho más personalizadas.

  • 7 Según las estadísticas de la Dirección de Becas y Capacitación de Gabón (dgbs), el Estado otorga ce (...)
  • 8 Los pastores fundadores de Béthanie Lyon, Ozez Ministères-Église Évangélique Hoshéas de Burdeos y B (...)

8La estrategia de transnacionalización del ceb reside principalmente en la forma en que se posiciona en el seno de la sociedad gabonesa. Se define ante todo como un “centro” o “escuela” de formación de actores religiosos cristianos llamados a fundar asambleas. Un frente de jóvenes pastores formados en “la escuela” Betania creó una multitud de iglesias o ministerios en Libreville (Ministerio Efesios 4, Betel, Victoria Perfecta, Zarza Ardiente, Iglesia de Nazaret, Iglesia de Jerusalén, Centro Misionero Cristiano Internacional cmci, Centro Mundial de los Despertares, Morija, Iglesia San Salvador, etcétera) y otros tantos en el resto del país. Es por medio de los alumnos egresados de esta escuela que el movimiento Betania se exporta a otros países. La originalidad de la estrategia consiste en recurrir a la fuerte migración estudiantil de gaboneses a Francia7 y a la inmigración importante de las otras nacionalidades instaladas en Gabón, todos formados en la “escuela” Betania. La mayoría de los pastores fundadores de asambleas Betania en Europa llegaron a Francia para hacer estudios universitarios. Ese viaje con fines de estudio finalmente se transformó en instalación definitiva para fundar lugares de culto.8 En África, el ceb está establecido en Etiopía, Malawi, Camerún, Guinea Ecuatorial y Costa de Marfil. No todas esas iglesias o ministerios fundados por antiguos alumnos de Betania mantienen necesariamente el mismo nombre de Betania, pero tienen una relación privilegiada con la iglesia “madre” de Libreville y otras asambleas surgidas de ella. Esas asambleas diseminadas en África y Europa no son coordinadas por una superestructura federativa. Los intercambios entre pastores se caracterizan por invitaciones a campañas de evangelización y por la organización de seminarios y conferencias.

9El estudio de la expansión de estas dos organizaciones religiosas indica que si la indigenización de “la obra” y del cuerpo pastoral fue históricamente la palanca de la implantación local de las AD por pastores europeos, en lo sucesivo fue el movimiento inverso de la migración interafricana y europea el que se convirtió en vector principal de la transnacionalización religiosa. Es a través de la migración, básicamente de tipo estudiantil, de los gaboneses como el ceb ha implantado comunidades religiosas fuera de Gabón, punto de partida de las actividades de esta iglesia. También la Iglesia de las ad se ha apoyado en la inmigración, o sea en la importante población inmigrante que reside en Gabón. Después de la época de los flujos de mercaderes migrantes de Malí o Benín, ya desde hace años los migrantes de Ghana y Nigeria tomaron el relevo y se impusieron. De ahí una política de entendimiento que se ha mantenido entre las ad francófonas y las anglófonas en materia de estructura de acogida y de lenguas de culto. Las ad de Gabón apuestan a la franja de población que frecuenta sus lugares de culto para evangelizar y fundar sitios similares en sus países de origen en el Sahel, donde no existía la obra de las ad.

  • 9 Ponencia “Logiques et typologies de la transnationalisation religieuse”, jornada de estudios del Ej (...)

10Las dos formas de acción religiosa con diferentes estructuras corresponden a dos modelos de transnacionalización religiosa evocados por la tipología de Ari Pedro Oro9 a propósito del pentecostalismo brasileño. El autor toma en cuenta tres tipos de transnacionalización con subdivisiones internas. El primer modelo da toda su importancia a la institución o a la confesión y habla de una “transnacionalización institucional expansionista”. Este modelo incluye una alternativa: la “transnacionalización institucional exclusivista unidireccional y centralizada”, con los dos ejemplos típicos de dos iglesias brasileñas (Universal del Reino de Dios y Dios es Amor) que se implantan en otros países (entre ellos Gabón). Es un movimiento unidireccional, lo cual significa que no hay un regreso de pastores, sino que son los pastores brasileños los que se instalan en los otros países. El segundo modelo es el de la “transnacionalización institucional pluridireccional y abierta”, que corresponde a iglesias como las ad, que forman “iglesias en red”. Son iglesias más abiertas en redes internacionales. Para el autor, lo más nuevo es la “transnacionalización personalizada en redes”. Todo depende de individuos inscritos en redes de relaciones transnacionales, con frecuencia asimétricas, que obedecen a una fuerte jerarquización; estos pastores predicadores gozan de gran prestigio carismático. La última opción en esta tipología muestra redes simétricas de pastores y fieles transnacionales, en las cuales pequeños actores sociales con prestigio limitado forman redes personalizadas, se reúnen en pequeñas iglesias, viajan en autobús: es en parte el ejemplo del ceb. Estas redes se encuentran, se cruzan, ya sea entre “pequeños” actores, o entre los líderes y actores “puentes” que están a la cabeza de las iglesias. Pero esta tipología permite sobre todo medir la tensión que existe entre el ámbito nacional y el ámbito local de la vida eclesial, entre la iglesia como institución y la comunidad de los fieles en sí, la cual está presente en el seno de cada tendencia religiosa.

Negociaciones estatutarias y espacio de posiciones

  • 10 Es cierto que cada pastor es responsable de su asamblea de fieles en el seno de las AD, pero por ar (...)

11El cuerpo pastoral (ámbito local y estructura jerárquica)10 de ambas organizaciones religiosas se presenta como un espacio de posiciones y de luchas estatutarias que “es definido por la exclusión mutua o la distinción de las posiciones que lo constituyen” (Bourdieu, 1997: 167). Lo que está en juego en las tensiones y las negociaciones estatutarias se sitúa, pues, en el reconocimiento, el ejercicio y la afirmación de los “dones” o “ministerios” a ejercer como operarios de Dios en el seno de la iglesia. Tanto en el plano local como en el institucional, el ejercicio, la valoración y el reconocimiento de ciertos carismas por parte de los otros actores religiosos conducen por lo general a escisiones en el seno de las iglesias o asambleas. Esos pastores disidentes con frecuencia se llevan tras de sí una parte de la “comunidad emocional” (Weber, 1996) de los fieles seducidos por sus carismas.

  • 11 Acerca de la cuestión de las conversiones pentecostales en Gabón, véase Mebiame Zomo (2007).

12Se observa además en el ámbito local y en las dos empresas religiosas la existencia de un flujo informal de fieles cuyas prácticas religiosas y relaciones sociales escapan a la codificación de las pertenencias institucionales (Colonomos, 1995: 22). En efecto, la mayoría de los fieles gaboneses que se convierten al pentecostalismo, tanto en Africa como en Europa, lo hacen para hallar soluciones a sus problemas existenciales y materiales: curación de una enfermedad, búsqueda de empleo, esterilidad, matrimonio, etcétera.11 Estos “fieles” a menudo siguen los desplazamientos y virajes de los pastores responsables de las asambleas que tienen fama de poseer un carisma de sanación o de solucionar problemas. En ese momento escapan de las reglas y las obligaciones de la afiliación institucional. Esta movilidad religiosa que los impele a pasar de una asamblea a otra, o de una iglesia a otra, pertenezcan o no a las ad o al ceb, no debe sin embargo hacernos soslayar los recursos y las ventajas esperadas, sobre todo en situación migratoria, de la fidelidad comunitaria y de la solidaridad etno-nacional.

Espacio fronterizo y transnacionalismo comunitario

13El modelo ad, con su respeto por la institución, se presenta como una organización religiosa claramente internacional en comparación con la organización más localizada y personalizada del ceb. Las ad se apoyan en redes de sociabilidad extensas y sólidas, medios de comunicación (radio, publicaciones) y una política de migración asistida. A semejanza de las Asambleas de Dios africanas de Zimbabwe (Zaoga) que describe David Maxwell, las iglesias históricas nacionales, con frecuencia fundadas o dominadas por personalidades carismáticas, buscaron en la década de los setenta apropiarse de los recursos de las asociaciones bíblicas mundiales a cambio de nuevas denominaciones internacionales (Maxwell, 2002; Mary, 2000). Pero no por ello esas iglesias renuncian a cultivar la especificidad de una visión panafricana anclada en un nacionalismo cultural al que deben su éxito histórico en el contexto del acceso de esos países a sus independencias.

  • 12 Observación hecha en los lugares de culto de París y Amiens.

14En cambio, la personalización de las redes transnacionales del Centro Betania se desarrolla en el seno de las redes de afinidad intragrupo o intragaboneses, y en ciertos contextos alienta una forma de transnacionalismo comunitario. El CEB presenta en realidad varios rostros en sus implantaciones fuera de Gabón. En Europa, los pastores migrantes betanistas se presentan como “salvadores” de un Occidente “enfermo” de los males que lo minan (desempleo, homosexualidad, pedofilia, pornografía, etcétera) y que interpretan como la consecuencia lógica del abandono por parte de los occidentales de la palabra de Dios. La creación de los lugares de culto en Francia por estos betanistas forma parte de un programa misionero de “evangelización al revés” que se sustenta en el canal de la migración y en una red de actores “puentes” betanistas, varios de cuyos miembros se formaron en los países de acogida. Los locales donde se hace oración (el domicilio del pastor en un apartamento de interés social, un hotel barato cercano a los centros comerciales), al igual que la organización y el funcionamiento cotidiano de los actores involucrados en este trabajo misionero, confirman en Europa la orientación comunitaria. Los lugares de oración contrastan aquí con el proselitismo abierto de esas mismas iglesias en Africa, donde toman por asalto los espacios públicos para afirmar su visibilidad social. El tamaño de esos espacios de culto varía según cada reunión de oración y es difícil saber cuántos fieles asisten; por lo general no son más de unos cincuenta en los cultos dominicales.12 Los fieles son en su gran mayoría gaboneses y de algunas otras nacionalidades africanas. Las dos iglesias observadas (Amiens y París) obedecen, pues, a una lógica de reunión de oriundos sobre una base regional (Africa central) y nacional (Gabón). Los lugares de culto recrean en Francia una nueva forma de solidaridad entre los individuos procedentes de un mismo país.

  • 13 Association des étudiants gabonais d’Amiens, Association des étudiants de París, Association de la (...)

15Para fortalecer la evangelización ante sus semejantes, los pastores movilizan la red de asociaciones de estudiantes africanos y caribeños,13 cuyas actividades (conferencias y seminarios sobre temas de identidad negra, veladas culinarias y de música afrocaribeña, etcétera) permiten despertar una conciencia identitaria africana y crean vínculos de parentesco espiritual, reales o imaginarios, que trascienden las fronteras de los Estados (Bruneau, 2004). Se insertan en esas redes de asociaciones para “ganar nuevas almas”. Esa inserción en el seno de dichas asociaciones desemboca en la realidad en un fracaso en términos de afiliación a la iglesia o de conversión religiosa: los gaboneses se orientan hacia una asamblea gabonesa y las otras nacionalidades africanas prefieren también las iglesias dirigidas por pastores originarios de su país de procedencia.

  • 14 Investigación hecha en abril y mayo de 2009 en las asambleas de Yaunde y Kye-Ossy.

16El mismo ceb, en los sitios donde está implantado en África, presenta un rostro distinto. En efecto, investigaciones y observaciones14 realizadas dentro de las asambleas establecidas en dos países vecinos de Gabón, Camerún y Guinea Ecuatorial, indican claramente que estas implantaciones religiosas logran convertir a la población autóctona no gabonesa. Las asambleas están constituidas por varias otras nacionalidades africanas, al igual que por migrantes gaboneses. Así pues, en África, estas iglesias consiguen salirse de las redes de parentesco o comunitarias en las cuales se hallan encerradas en Francia.

  • 15 En los tres países fronterizos (Gabón, Camerún y Guinea Ecuatorial) donde está presente el grupo fa (...)

17Sin embargo, hay que relativizar y sobre todo contextualizar el doble juego del ceb entre apertura transfronteriza y transnacional en el espacio de la subregión (Camerún, Guinea Ecuatorial) y cerrazón “étnica” en el ámbito internacional (Francia). La estrategia de los betanistas reside claramente en una ambición etno-nacionalista o pan-nacionalista de la etnia fang que podría compararse, guardando las proporciones, con la del nacionalismo cultural yoruba o mexica. Todos los responsables de las iglesias visitadas en Africa central e implantadas tanto en la frontera entre Gabón, Camerún y Guinea Ecuatorial como en las grandes ciudades de Yaundé (Camerún) o Mbini (Guinea Ecuatorial), pertenecen al grupo étnico fang, que tiene presencia desde hace mucho en esos tres países limítrofes. Lo que es más sorprendente es que los lugares de culto que hemos observado en Francia también están dirigidos por pastores fang. Incluso el gran profeta betanista Meixant Zogo, cuyas visitas a Francia movilizan las asambleas parisinas, es de origen fang: salió de Gabón en la década de los noventa para instalarse en Etiopía, la tierra de sus antepasados, y ponerse al servicio profético de los intereses de sus principales clientes, sus “hermanos etíopes” (Mebiame Zomo, 2010).15

  • 16 Palabras del pastor Nguema, ceb del poblado de Abang Minko’o.

18Además, en el espacio transfronterizo ecuatorial, el “transnacionalismo comunitario” (Sindjoun, 2004) se halla en la base de las estrategias de evangelización del ceb y de la red de fieles de los lugares de culto. La distribución de los miembros de una misma comunidad étnica en varios Estados-nación (fang o pahouin de Camerún, Gabón y Guinea Ecuatorial) hace recordar el carácter artificial de las fronteras africanas, determinadas por la conferencia de Berlín y los tratados europeos. Pero a pesar de ese “transnacionalismo comunitario” en términos de compartir la lengua y la cultura fang, la frontera nacional acabó por instituir una psicología cultural y simbólica distintiva entre las poblaciones. La experiencia de los contactos entre poblaciones fronterizas pertenecientes a la misma comunidad cultural fang o pahouin revela la vigencia actual del referente estatal: se es fang de Gabón, o de Camerún, o de Guinea Ecuatorial. En este último caso, el uso de la lengua oficial, el español, es un criterio de demarcación respecto de los francófonos, pero el acento con el que se habla el francés en Gabón y en Camerún permite también diferenciar a los fang o pahouin. Sin embargo, la reivindicación de la fidelidad al Estado no es la única regla; todo está en función de las situaciones que enfrentan los individuos y las identidades se movilizan en función de las circunstancias de lugar y de acción. En el espacio liminar de la frontera, se trata sobre todo de un pentecostalismo rural donde se observa una fuerte actividad de evangelización en los poblados transfronterizos. Además del trabajo cotidiano de las sesiones de oración o de evangelización en las iglesias, la acción de los evangelistas de los poblados, con frecuencia ancianos jubilados, se relaciona con la resolución de los conflictos latentes vinculados a la xenofobia que mina desde dentro esta comunidad de los fang de los tres países. “No somos gaboneses, cameruneses o ecuatoguineanos. Somos fang ante todo. Todos somos hermanos.”16 La originalidad y la fuerza de ese pentecostalismo rural se deben a la manera en que sus actores, ancianos y pastores recuperan, explotan y se apropian de los modelos de resolución de conflictos o de las querellas intestinas de las prácticas culturales de la sociedad fang “tradicional”, por un lado, y por el otro los modelos de resolución llamados “modernos” en materia de conversión y confesión de los individuos (Mebiame Zomo, 2007).

19En el frente europeo, la retórica bien conocida de la misión inversa de la prédica de los pastores no va acompañada de una verdadera estrategia de prácticas de evangelización abierta a todos, “blancos” igual que “negros”. Dicho de otra manera, la religiosidad betanista tal como se vive y se vende en suelo francés no es un mercado de bienes de salvación abierto a todos. El primer objetivo de la vanguardia betanista no es realmente “convertir a los europeos”, sino resolver a su manera los problemas de sus hermanos africanos en el país y de paso obtener de ello algunos recursos.

Bibliographie

Bibliografía

Bourdieu, Pierre
1997 Méditations pascaliennes, París, Seuil.

Colonomos, Ariel
1995 Sociologie des réseaux transnationaux. Communautés, entreprises et individus: lien social et système international, París, L’Harmattan.

Fath, Sébastien (ed.)
2004 Le protestantisme évangélique. Un christianisme de conversión, Turnhout, Brepols.

Mary, Andró
2000 “La violence symbolique de la pentecóte gabonaise”, en A. Corten y A. Mary (eds.), Imaginaires politiques et pentecôtismes (Afrique/Amérique latine), París, Karthala, pp. 143-163.

Maxwell, David
2002
African Gifts of the Spirit. Pentecostalism & the Rise of a Zimbabwean Transnational Religious Movement, Oxford, James Currey.

Mebiame Zomo, Maixant
2007 Le pentecótisme en Afrique centrale (Gabon). Stratégies d’évangélisation et de conversión, tesis doctoral, París, ehess.
2010 “Logiques transnationales et entreprises missionnaires d’une Église gabonaise en France”, en S. Fancello y A. Mary (eds.), Chrétiens africains en Europe. Prophétismes, pentecótismes et politiques des nations, París, Karthala.

Sindjoun, Luc (ed.)
2004 Etats, individus et réseaux dans les migrations africaines, París, Karthala.

Weber, Max
1996 Sociologie des religions, París, Gallimard.

Willaime, Jean-Paul
1986 Profession: Pastear, Ginebra, Labor et Fides.

Zorn, Jean-François
1993 Le grand siècle d’une Mission Protestante. La Mission de Paris de 1842 à 1914, París, Karthala.

Notes

1 Acerca de este relevo entre los misioneros estadounidenses instalados en Gabón desde 1842 y la Misión Protestante de París, véase Jean-François Zorn (1993). Asimismo, sobre la historia de la disidencia de los pastores francosuizos para fundar la ad, véanse André Mary (2000) y Maixant Mebiame Zomo (2010).

2 Sobre el nacimiento del ceb y el funcionamiento de algunas de estas asambleas en el extranjero (Francia), véase Maixant Mebiame Zomo (2010).

3 El primer presidente del directorio nacional fue un nativo gabonés, Georges Ndjongué.

4 Fue en 1963 cuando el Ministerio del Interior otorgó su reconocimiento a las ad.

5 Camerún (ciudades de Ébolowa, Édéa y Kye Ossy), Guinea Ecuatorial (ciudades de Mbini y Bata).

6 Pierre Joseph Laurent (2003) describe el trabajo misionero de la Iglesia de las ad de Burkina-Faso, en Africa occidental, en los países limítrofes.

7 Según las estadísticas de la Dirección de Becas y Capacitación de Gabón (dgbs), el Estado otorga cerca de 600 becas anuales a estudiantes gaboneses para estudiar en Francia.

8 Los pastores fundadores de Béthanie Lyon, Ozez Ministères-Église Évangélique Hoshéas de Burdeos y Béthanie Bethléem Ephrata de Amiens llegaron a Francia para estudiar, antes de involucrarse en el trabajo de evangelización (Mebiame Zomo, 2010).

9 Ponencia “Logiques et typologies de la transnationalisation religieuse”, jornada de estudios del Eje 3 Relitrans (ANR), París, 19 de noviembre de 2009.

10 Es cierto que cada pastor es responsable de su asamblea de fieles en el seno de las AD, pero por arriba de él está la estructura de dirección de la iglesia de la cual su asamblea forma parte.

11 Acerca de la cuestión de las conversiones pentecostales en Gabón, véase Mebiame Zomo (2007).

12 Observación hecha en los lugares de culto de París y Amiens.

13 Association des étudiants gabonais d’Amiens, Association des étudiants de París, Association de la diaspora africaine chrétienne en France, Africapac (Afrique, Caraïbe et Pacifique), que federa a todas las asociaciones de estudiantes del África negra y el Caribe, etcétera.

14 Investigación hecha en abril y mayo de 2009 en las asambleas de Yaunde y Kye-Ossy.

15 En los tres países fronterizos (Gabón, Camerún y Guinea Ecuatorial) donde está presente el grupo fang, se enfrentan dos mitos identitarios para explicar los orígenes de ese pueblo. El primero, sostenido mayoritariamente por los intelectuales fang e iniciado por los propios misioneros, presenta a esa etnia como descendiente de los egipcios o “etíopes”; el segundo, sostenido por los otros grupos étnicos e incluso algunos fang, se vincula con las mitologías del grupo lingüístico bantú que está presente en toda la subregión.

16 Palabras del pastor Nguema, ceb del poblado de Abang Minko’o.

Auteur

María Palomar Verea (Traducteur)

© IRD Éditions, 2012

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Freemium

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr