Version classiqueVersion mobile

Les orphelins de la forêt

 | 
Stéphanie Carrière

Resumen

Texte intégral

Los huérfanos del bosque

Prácticas campesinas y ecología forestal (ntumu, sur de Camerún)

1En los bosques de África central, se encuentran poblaciones dispersas que asocian el sistema tradicional de agricultura itinerante de roza y quema con las actividades de caza y recolección. Tal y como afirma el profesor Bahuchet cuando dice que «no hay bosques vírgenes», estas poblaciones llevan tanto tiempo habitando los bosques que han transformado su estructura y composición. Muchas de estas sociedades vivían en equilibrio con el medio pero actualmente los cambios son rápidos y, a menudo, irreversibles.

2El estudio se efectuó con un objetivo preventivo en una época en la que los ntumu del sur de Camerún permanecían relativamente apartados de influencias exteriores. Es verdad que, al final de los noventa, el equilibrio entre poblaciones y medio forestal era precario, pero las prácticas agrícolas tradicionales contribuían a la sostenibilidad del sistema mediante el mantenimiento de un largo periodo de barbecho que suponía un adecuado manejo del medio ambiente forestal en estas regiones. Gracias a estas prácticas milenarias, los agricultores habían trabajado y transformado los bosques ecuatoriales, a menudo en su provecho, mediante la selección de especies útiles al hombre. El análisis de un sistema agrícola típico de agricultores de roza y quema de África central (los ntumu del sur de Camerún) permitió identificar prácticas agrícolas ancestrales que contribuyen al mantenimiento de un equilibrio entre las poblaciones y el medio ambiente. Se estudiaron dichas prácticas desde el punto de vista de la ecología y la etnoecologia. La tala selectiva, que consiste en evitar o proteger ciertos árboles en la apertura de los campos, pudo observarse frecuentemente en las poblaciones que practican la roza y quema en la zona intertropical. Sin embargo, el número de estudios detallados sobre esta práctica es escaso, particularmente en lo referente a las razones, diversas y complejas, de su aplicación. Del mismo modo, en ecología, son pocos los investigadores que han intentado comprender la función que desempeñan los árboles aislados en los campos sobre la regeneración forestal. Las investigaciones, efectuadas en el marco del programa Avenir des peuples des forêts tropicales (APFT), valorizan los conocimientos empíricos sobre la naturaleza y los procesos ecológicos adquiridos por las poblaciones forestales para contribuir a la protección del bosque ecuatorial.

3Los ntumu (su lengua está vinculada al gran grupo lingüístico beti) se distribuyen en el bosque ecuatorial del sur de Camerún pero, también, en el norte de Gabón y Guinea Ecuatorial. Antiguamente nómadas, las poblaciones se sedentarizaron durante la colonización en las cercanías de las redes de caminos. Una gran proporción de los pueblos del sur de Camerún vive en aldeas de calle única. Estas poblaciones se dedican a actividades de subsistencia como la agricultura itinerante de roza y quema, la caza, la pesca y la recolección en las tierras forestales situadas alrededor de las aldeas. El cacao, como cultivo comercial, se cultiva en agrobosques complejos y multiusos. Los colonos alemanes introdujeron este cultivo que, posteriormente, se desarrolló durante la colonización francesa.

4Los ntumu cultivan varios tipos de campos de subsistencia y, en cada uno de ellos, hay un cultivo dominante. La calabaza precede a los cacahuetes cuyos campos son más pequeños, luego vendrán los cultivos alimentarios amiláceos, cultivados en asociación en el mismo campo: mandioca, plátano, batata, ñame y taro. Más raramente, los ntumo cultivan también arroz en tierras bajas o rafiales inundados. Esta agricultura polialimentaria se caracteriza por la diversidad espacial y temporal de las asociaciones de cultivos. Las rozas se realizan dos veces al año para el cultivo del cacahuete y una vez al ario o cada dos años para la calabaza. Gracias a la frecuencia de creación de campos de cultivo, las poblaciones garantizan una producción alimentaria no sólo diversificada sino también escalonada en el tiempo. Este escalonamiento temporal permite que las familias puedan abastecerse permanentemente de productos alimenticios. Esta estrategia de diversificación permite también reducir el impacto de los riesgos climáticos, económicos y sociales (matrimonios, entierros, fiestas religiosas...). Siempre asociadas a la agricultura, las actividades temporales como la caza, la pesca y la recolección mejoran la calidad de la alimentación y de la vida. Por último, el tiempo que se destina a la producción de cacao no impide el correcto desarrollo de las actividades de subsistencia ya que se distribuye regularmente durante el año. Los agrobosques de cacao, aunque relativamente recientes, reflejan en gran parte la «cultura» agrícola ntumu por su carácter multiusos y por el papel fundamental, tanto económico como ecológico, que desempeña el árbol en su manejo.

5La agricultura de roza y quema de los ntumu se basa en la mineralización mediante el fuego de los elementos orgánicos vegetales y animales presentes en el bosque talado y previamente secado. La roza y la tala son necesarias para el desarrollo de los cultivos. La fertilidad del medio después de la quema permitirá al agricultor cosechar durante dos a tres ciclos sucesivos, antes de empezar el periodo de disminución de la actividad agrícola o barbecho. Para el campesino ntumu, esta fase es necesaria para la reconstitución de la fertilidad del medio antes de empezar un nuevo ciclo de cultivos. La regeneración de la vegetación leñosa es una condición sine qua non para la restauración de la fertilidad del suelo. De padres a hijos, las poblaciones de agricultores de roza y quema tradicionales adoptaron prácticas agrícolas, como la tala selectiva, beneficiosas para la eficacia del barbecho.

6La tala selectiva en los campos de cultivo consiste en salvar árboles que el agricultor y su esposa eligen y protegen para que formen parte del futuro sistema compuesto por la sucesión «cultivos-barbecho». Para los ntumu, esta práctica es sistemática y obligatoria.

7En la sociedad ntumu, las especies protegidas revisten un valor tanto social (simbólico, ritual) como cultural (medicinal, alimentario, cinegético, pesquero, de recolección, de utilidad material, de construcción, de elaboración de cesterías...), e incluso agronómico, ecológico y económico. Los árboles protegidos en los campos son, para los ntumu, los «huérfanos del bosque». En efecto, a raíz de la tala del bosque, acto de destrucción por antonomasia, los ntumu consideran que estos árboles perdieron una gran parte de su familia y que, por consiguiente, se convierten en huérfanos del bosque. Este estatus desaparece al principio del barbecho ya que, gracias a los rebrotes forestales recientes, estos árboles ya no estarán solos. Es verdad que se dejan también algunas especies de árboles «no deseadas» en los campos por falta de tiempo o mano de obra para cortarlos pero, la mayoría de los árboles huérfanos, fueron seleccionados antes de la tala. En realidad, su presencia condiciona la elección de la parcela que debe roturarse. Para los ntumu, algunas especies de árboles son indicadores de la fertilidad del medio. La densidad de árboles protegidos en los campos puede variar según las estrategias campesinas y depende de numerosos parámetros (sociales, culturales y ecológicos). Por último, la tala es el resultado de un compromiso decidido entre los hombres y las mujeres según las responsabilidades de cada uno de ellos trente a los cultivos en cuestión.

8En ecología, dos fenómenos principales explican la presencia de árboles en los campos: el primera concierne una mejora de las condiciones fisicoquímicas y edáficas bajo y alrededor de los árboles huérfanos; el segundo se refiere un aumento importante de la «lluvia de semillas» bajo los árboles, que son uno de los sitios preferidos para los animales diseminadores de semillas. Dichos animales dudarían en atravesar estos espacios abiertos si no hubiera árboles. Los dos procesos van parejos para acelerar la regeneración forestal ya que las semillas depositadas bajo estos árboles encuentran condiciones idéales para germinar El fenómeno de facilitación puede extenderse en torno a estos núcleos de regeneración que coalescen unos con otros, según el modelo predictivo de la nucleación, reconstituyendo así más rápidamente la cubierta forestal.

9El estudio en el sur del Camerún se refería a los árboles protegidos y al fenómeno de nucleación con el fin de evaluar su función en el incremento de la lluvia de semillas, la mejora de las condiciones fisicoquímicas y, en consecuencia, la posible aceleración de la regeneración forestal. En efecto, la lluvia de semillas es mucho más importante y diversificada bajo la copa de los árboles huérfanos que a cielo abierto en donde es casi nula. La lluvia de semillas es también más importante cerca del tronco que bajo la copa. Se pudo enumerar un centenar de especies en esta lluvia de semillas; la gran mayoría son diseminadas por los animales frugívoros y, un número más reducido, por el viento. Además, la lluvia de semillas traída por los animales aumenta bajo los árboles aislados que producen frutos carnosos. Estos frutos atraen especialmente a los animales diseminadores de semillas. Sin embargo, el número de semillas observadas bajo los árboles que no producen frutos carnosos hace pensar que los mecanismos de atracción son probablemente menos dicotómicos. En efecto, otras razones pueden explicar que los pájaros se posen en los árboles aislados de los campos (nidificación, lugar de canto y cortejo, protección, posadero, alimentación distinta de los frutos...). Otro aspecto del estudio comparé también la dispersión de las semillas bajo los árboles aislados en función de la actividad humana. La lluvia de semillas esparcidas por los animales disminuye durante los períodos de actividad humana intensa, lo que hace pensar que la presencia de los agricultores podría asustar a los animales. Es interesante situar esta observación en el marco de la sucesión forestal. En efecto, los rebrotes post-agrícolas comienzan precisamente en el momento en que la presencia humana disminuye (concluye el aclareo pero prosiguen las cosechas).

10La dispersión de las semillas en las parcelas que hay que recolonizar es un factor decisivo en el proceso ecológico de regeneración forestal post-cultivo. Si los árboles huérfanos son lugares privilegiados para el depósito de semillas gracias a las deyecciones de animales diseminadores, también proporcionan lugares ecológicos favorables a las plántulas procedentes de semillas de árboles. En efecto, en barbechos de edades diferentes las especies de árboles se establecen más fácilmente bajo los árboles huérfanos que en las zonas abiertas del barbecho. De manera simétrica, las plantas herbáceas son más numerosas a cielo abierto que bajo las copas de árboles. Los árboles aislados en los campos desempeñan un papel primordial en el rebrote vegetal que, en un caso, evoluciona hacia una composición arbustiva y en el otro, hacia un estrato principalmente herbáceo. El establecimiento de un rebrote con dominancia herbácea puede ser la causa de un bloqueo de la sucesión vegetal leñosa. Además, los análisis relativos al área bisimétrica (estimador de la biomasa) ponen de relieve una fuerte influencia de los árboles aislados. El microclima bajo los árboles favorece, pues, la regeneración de especies leñosas. El conjunto de resultados indica que la presencia de estos árboles y la sombra que producen en los campos permiten ahorrar la primera fase de regeneración leñosa, la del estrato arbolado con Musanga cecropioides.

11En los ntumu, la tala selectiva parece estar especialmente bien adaptada a un sistema agrícola de bosque ecuatorial cuya sostenibilidad se basa en gran parte en la eficacia del barbecho, es decir, de la regeneración de la vegetación leñosa tras el cultivo.

12A escala del paisaje, la agricultura y la tala selectiva influyen en la dinámica de las formaciones forestales, sobre todo por medio de la roza y la selección de especies «útiles» al hombre durante la tala. En efecto, la dinámica forestal es modificada por la extensión de especies pioneras y/o antropófagas en las zonas de mayor presión antrópica, lo que contribuye a la creación de manchas de bosques secundarizados dentro de bloques forestales «primarlos». Estas prácticas modifican la composición específica de los bosques de distintas maneras y con pasos de tiempo diferentes.

13Estos dos fenómenos se interpenetran ya que las especies pioneras suelen ser especies protegidas y seleccionadas por los agricultores africanos. El aumento de la densidad de algunas especies de árboles en los bloques forestales donde la actividad agrícola es intensa o antigua (desde hace casi 2000 años AP) ha podido ser determinante en la composición específica de los bosques de hoy. Hay estudios que muestran que la acción antrópica se produce en concomitancia con el clima. En el valle del Ntem, al sur del Camerún, la acción humana probablemente modificó localmente la composición específica de los bosques cercanos a los lugares de hábitat. La actividad agrícola y los cambios inducidos se reflejan a escala regional mediante la penetración progresiva de especies de carácter caducifolio, típicas de los rebrotes post-agrícolas, dentro del bloque forestal original compuesto por especies perennifolias. Este fenómeno origina un mosaico forestal, formado por unos bloques forestales perennifolios y otros semicaducifolios, y contribuye a aumentar la diversidad de los ecosistemas a escala regional.

14La protección de árboles en los campos, al igual que el sistema de agricultura de roza y quema, son una prueba de la adaptación de las sociedades tradicionales a su medio ambiente. Por consiguiente, los pueblos de los bosques tropicales han contribuido durante estos últimos milenios a enriquecer su medio con especies útiles para su supervivencia. Existen numerosos ejemplos de adaptación de los modos de explotación al medio forestal.

15En la actualidad, estas prácticas tradicionales empíricas, como la tala selectiva, podrían verse valorizadas y actualizadas por los actores de la protección del medio ambiente y el desarrollo.

© IRD Éditions, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search