Version classiqueVersion mobile

Apprivoiser la montagne

 | 
Pascale de Robert

Resumen

Texte intégral

Amansar la montaña. Retrato de una sociedad campesina de los Andes (Venezuela)

1Los Andes de Venezuela, situados al noroeste de la Cordillera, todavía no son muy conocidos, Una colonización española precoz aceleró el proceso de mestizaje de las populaciones andinas e europea y transformé algunos paisajes en andenes para el cultivo del trigo, un cereal que se exporté durante varios siglos de esas regiones de montaña. Hoy en día, los altos valles trigueros han sido olvidados y los campesinos que todavia ocupan y cultivan los antiguos territorios del trigo se encuentran marginalizados de las redes regionales, más favorables al café ο a las hortalizas. Así es la gente de Apure que vive en la Sierra Nevada de Mérida, en el alto valle del río Nuestra Señora. En el siglo XIX, buscando tierras para sembrar, dejaron río abajo campos más fertiles para instalarse entre 2500 y 3500 metros de altura donde utilizan desde entonces tierras marginales, en la frontera agrícola, cerca de las cumbres.

2Al instalarse en estos lugares y al fundar una comunidad, los campesinos tenían un reto: mantener vivos algunos valores heredados de la «gente del trigo» y liberarse de las relaciones de dependencia que caracterizaban las haciendas trigueras del valle. Al mismo tiempo, tenian que ajustar su sistema de prácticas en función de las particularidades de un medio montañero considerado hostil. Este libro analiza las relaciones técnicas y simbólicas que los hombres y las mujeres de Apure, habitantes de los territorios «de adentro», construyen y mantienen con su medio ambiente.

3Para cultivar las tierras altas, la gente de Apure tuvo que adquirir nuevos conocimientos sobre el medio y transformar en consecuencias sus técnicas de explotación de los recursos naturales. La organización vertical de la producción en función de la altura es una de las manifestaciones más evidentes del saber ecológico campesino. Sin embargo, debe entenderse también en relación con la importancia dada aquí a la papa y al ganado, el manejo complejo de los periodos de cultivo y de descanso de las parcelas, la organización local del trabajo y las relaciones con los centras urbanos. En fin, las maneras de clasificar, de nombrar y de usar los elementos naturales, sobre todo los vegetales, evidencian tanto la importancia de los conocimentos campesinos como un modo particular de relacionarse al mundo.

4Habitar las tierras de río arriba implica también acomodarse de la proximidad de espacios más salvajes y considerados peligrosos para los humanos, como el páramo de las tierras altas no cultivadas y el monte de las selvas y de los barbechos. En este proceso, los campesinos de Apure explican la gran importancia que adquirieron, en los territorios de rio arriba, algunos valores locales como la cordialidad y el respeto.

5Aunque utilizado para el pastoreo, el páramo sigue siendo territorio de los cheses, seres sobrenaturales a quienes se atribuye una vida social parecida a la de los hombres y que, a veces, roban el ganado. En vez de buscar siempre a establecer relaciones de dominación, de forzar una domesticación considerada en fin como nunca adquirida, la gente de adentro prefiere privilegiar lazos de amansamiento con las plantas, los animales, los lugares y los seres que los rodean. Como suelen decirlo, ellos 'amansan' el páramo.

6Transformando de esta manera el medio «natural», los habitantes contribuyen igualmente a la construcción de una identidad de «gente de adentro», reformulando su papel en el espacio regional y en el tiempo histórico. Las prácticas agrícolas, alimenticias, económicas y sociales son abordadas en forma sistémica; esas maneras de hacer estan ligadas a modos de pensar la relación al espacio y a la naturaleza. Su singularidad se manifiesta en particular en la distincción y el ordenamiento de espacios diferenciados y más ο menos domesticados aunque también en la organización del trabajo colectivo, las opciones agrícolas, los comportamientos, los gustos alimenticios ο las formas de intercambio. Al mismo tiempo, la flexibilidad de las fronteras espaciales y sociales, la indeterminación de algunas categorías locales facilitan la reformulación del rol de los campesinos en las dinámicas contemporáneas.

7La primera parte del libro presenta los elementos que permiten situarse en el mundo andino. Los procesos que llevaron estos campesinos a marginalizarse de los modelos de desarrollo dominantes son comunes a numerosas populaciones. También se detállan las étapas de la constitución de un nuevo territorio, él que reconoce la comunidad formada por la gente de Apure.

8La segunda parte trata de las relaciones con el medio ambiente a partir de las categorías espaciales distinguidas por los habitantes: las maneras de habitar su casa y de cultivar su huerta, el manejo de las tierras trigueras y de las rozas de altura, los usos del páramo en función de las representaciones sociales de las tierras altas.

9Los tiempos de la sociabilidad constituyen el tema de la tercera parte que describe días ordinarios y periodos de fiesta, organización social y formas de trabajo colectivo asociadas, importancia de los lazos de parentezco y compadrazgo, modos alimentarios. Se analizan también, a partir de cuentos sobre el pasado, las relaciones ambiguas que la gente de Apure mantiene con sus orígenes y las tradiciones indígenas. Finalmente, se discuten las estrategias asociadas a las migraciones regionales y las dificultades encontradas actualmente por los campesinos, trente a la enfermedad por ejemplo, ο trente a las políticas de protección de la naturaleza que defiende el Parque nacional al cual pertenecen los territorios de río arriba.

© IRD Éditions, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search