Vous l’avez sans doute déjà repéré : sur la plateforme OpenEdition Books, une nouvelle interface vient d’être mise en ligne.
En cas d’anomalies au cours de votre navigation, vous pouvez nous les signaler par mail à l’adresse feedback[at]openedition[point]org.

Précédent Suivant

Violencias de género hacia minorías sexuales en la guerra colombiana y su tratamiento en las negociaciones y el acuerdo de paz


Texte intégral

Introducción

1Durante los años de la reciente guerra política en Colombia (1964 – 2016), las violencias de género hacia minorías sexuales tuvieron baja relevancia: no fueron visibles en el debate público (el tema no era relevante en los medios, y comenzó a ser tratado en la academia sólo en la última década). La firma de los acuerdos de paz, en 2016, implicó una ruptura con esta situación. Este capítulo analiza el cambio de postura de ciertos actores armados con respecto a las cuestiones LGBT, en particular las FARC1.

2La primera parte del capítulo muestra cómo las personas provenientes de sectores LGBT fueron objeto de fuertes hostilidades por parte de los actores de la guerra (la antigua guerrilla comunista de las FARC y otros actores involucrados en el conflicto armado: paramilitares, el ejército legal y otras guerrillas). Se documentan las diferentes formas de violencia que se produjeron durante el conflicto armado y se presenta a sus principales responsables.

3La segunda parte explora el cambio epistémico que se produjo en torno a los sectores LGBT en uno de los actores armados, las FARC. El capítulo enseña cómo las dinámicas de las conversaciones de paz dieron lugar a la llegada de feministas y organizaciones de mujeres a La Habana, sede de las conversaciones, y cómo esto abrió la puerta para que representantes de ONG de minorías sexuales y LGBT fueran escuchadas, y su demanda de incluir un enfoque de género, incorporada en el Acuerdo de Paz.

4En esta sección se muestra cómo, en este cambio de paradigma, se dio un vuelco completo a las consideraciones antiguas sobre la cuestión trans, lo que implicó una convergencia inédita entre las FARC y las mujeres trans.

5La tercera parte argumenta que, pese al cambio operado, la forma en que las mujeres trans están siendo consideradas en la izquierda latinomericana sigue reflejando un ordenamiento heteronormado. Nuestra explicación parte de la base de que el orden sexual dominante establece una concepción heteronormada de la sociedad: en ésta, los sexos (hombre, mujer) corresponden a los géneros (masculino, femenino) y la orientación sexual es, necesariamente, la heterosexual. La no correspondencia en alguno de estos niveles (por ejemplo, una no correspondencia del sexo con el género, o del sexo con la orientación sexual) es vista como una desviación social, y por lo tanto, sancionada. Este marco nos permite comprender porqué subsiste la sanción hacia la “desviación” homosexual, mientras que la cuestión trans se aborda desde un parámetro binario y fundado en el respeto a los derechos humanos.

6En el capítulo utilizamos los términos “minorías sexuales y de género” y “LGBT”2 para describir a los individuos o grupos de individuos que se desvían del orden heteronormado. Concretamente, nos referimos a las personas lesbianas, gays y bisexuales (quienes transgreden la norma heterosexual), así como a las personas trans, quienes transgreden la norma de la homología sexo / género.

7Para elaborar este trabajo, se revisaron las fuentes estadísticas del gobierno, así como los informes del gobierno y de las ONG que trabajan con las poblaciones LGBT. Fueron consultados los datos del Registro de Víctimas, establecido desde el año 2012 y los informes de la Jurisdicción Especial para la Paz y la Comisión de la Verdad. Fueron igualmente consultados informes de organizaciones de derechos humanos colombianos, y finalmente material de prensa. El trabajo de campo incluyó entrevistas en profundidad con dos miembros de las FARC, entrevistas con activistas transgénero y LGBT y entrevistas con especialistas en VIH.

1. El impacto de la guerra en las minorías sexuales y de género

8El lugar que se da a las víctimas civiles está cambiando la perspectiva sobre el conflicto armado: los análisis ya no pueden ignorarlas como antes, dándoles prelación a los actores militares y políticos. Una de las razones es que los procesos de “justicia transicional”, durante y después de los procesos de paz, prestan especial atención a las víctimas.

9Por esta vía, entre las múltiples medidas y compromisos asumidos ante la comunidad internacional, el Estado colombiano ha desarrollado una política institucional de memoria y reconocimiento de las víctimas. Por ejemplo, en 2011 se aprobó la Ley 1448, conocida como la “Ley de las víctimas”, analizada por Londoño y Peralta (2018). Dentro de esta política, los testimonios de los civiles, cada vez más profusos, proporcionan conocimientos recientes sobre la violencia política experimentada por una categoría específica de víctimas: las personas LGBT.

Panorama general de la violencia contra las personas LGBT en el contexto del conflicto armado

10El Registro Único de Víctimas3, creado en 2012 en aplicación de la Ley de Víctimas, enumera los hechos, así como las personas, individuales o colectivas, reconocidas como víctimas. Estas deben ser graves violaciones de las normas internacionales de derechos humanos, producidas en el contexto del conflicto posterior a 1985.

11Pertenecer a una minoría implica un tratamiento específico. El término acuñado por las organizaciones colombianas durante los últimos diez años para referirse a este tratamiento es el “enfoque diferencial”. Originalmente reservado para las minorías étnicas con el objetivo de reconocerlas e incorporarlas a la narrativa nacional y a las instituciones oficiales, el concepto se ha ampliado ahora a otros sectores considerados especialmente vulnerables (minorías sexuales, menores de edas, ancianos, personas con discapacidades, etc.).

12En los registros oficiales se indican los casos que se han producido, de acuerdo con quince criterios relativos a los actos violentos, que incluyen, entre otros: el homicidio, la pérdida de bienes y la violencia sexual. Los casos notificados por las personas LGBT son muy escasos: los delitos contra la integridad sexual representan el 1,45% del número total de esos delitos. En cuanto al desplazamiento (que es la violación de los derechos humanos que más afecta a las personas), las personas LGBT representan el 0,04% del total.

13Varias razones pueden explicar esta debilidad numérica relativa. En particular, una hipótesis proporcionada por las organizaciones que trabajan directamente con esta población es que muchos casos quedan fuera del relato o de las estadísticas de la violencia sufrida en el contexto de la guerra, porque se normalizan o no se identifican como tales (Caribe afirmativo, 2015; CNMH, 2015).

14Por consiguiente, en número y a escala de Colombia, estos datos son casi insignificantes (hay más de 9 millones de sucesos registrados en las bases de datos oficiales). Sin embargo, el examen de los relatos de las personas afectadas es sumamente revelador de las situaciones experimentadas por la población LGBT durante los años de conflicto.

Una violencia sistémica, exacerbada por el conflicto armado

15¿Cómo se produjeron las violencias contra la población LGBT? En esta sección nos apoyamos en los informes realizados por ONG e instituciones estatales en Colombia. Los investigadores del Centro Nacional de Memoria Histórica4 realizaron entrevistas a los interesados en cinco ciudades colombianas: Bogotá, Medellín, Pasto, Cartagena y Carmen de Bolívar. En total se entrevistó a 63 personas LGBT. Se destaca el alcance de la violencia sufrida, así como el hecho de que muchas de estas violencias se producen de forma independiente del conflicto armado: en efecto, dos instituciones aparecen con frecuencia en los relatos de las personas, la familia y la religión. Esos tres testimonios lo ilustran bien:

S., hombre gay, Cartagena, 30 años:

Porque mi sector, el lugar donde yo vivo, la mayoría son evangélicos, cristianos. Venían las guerras verbales, nos decían: “arrepiéntanse, busquen a Cristo”, nos salían con la Biblia, con una cita bíblica, diciéndonos: “Eso es malo, es del demonio, no vas a entrar al reino de los cielos, usted es pecador, va a dañar los peladitos, va a volverlos gays, esto no es bueno para la sociedad”. (CNMH, 2015, 84)

P., mujer lesbiana, Cartagena, 32 años:

[Mi familia] incluso me [hizo] exorcismo, una cantidad de cosas para ver si yo cambiaba. Me llevaron a psicólogo, me llevaron a psiquiatra. Me llevaron ante un sacerdote, un pastor también estuvo ahí, decían que se me había metido el diablo. “Eso es un demonio que tiene metido, vamos a sacártelo para que tú puedas vivir tu vida con un hombre”. (CNMH, 2015, 83).

L., Mujer trans, Urabá, Antioquia, 32 años:

Todo empieza desde la misma casa, porque hemos visto que nuestras propias familias nos rechazan y nos dan la espalda, hasta nuestros padres nos rechazan y nos desean la muerte. Porque, vea: con los años que tengo, yo he cuidado a mi familia, los he ayudado a criar y los he ayudado desde la edad de siete años, cocino para ayudar a levantar a mis hermanos y esta es la hora en que todavía mi mamá me dice que me mata (CNMH, 2015, 82).

16La violencia es sistémica. Esta configuración permite comprender su interiorización desde una edad muy temprana, así como su invisibilización, o la no comunicación de los acontecimientos violentos que ocurren más tarde. Ahora bien, el conflicto armado puede exacerbar la violencia, o ser funcional a algunos actores, como ocurre en este testimonio:

M. (41) y Ma. (21), pareja de lesbianas, Medellín:

La misma comunidad hace que nosotras seamos víctimas, porque la comunidad tiene algo que se llama religión, el catolicismo, entonces nos dicen que eso [ser lesbianas] es pecado, que esto y que lo otro, que te vas a condenar y un poco de rollos. Entonces ellos [la comunidad y las instituciones religiosas] ¿qué hacen?, se unen con los otros [actores armados], les dicen: “Ah, es que son así, dénles duro” – y como en el conflicto lo que más les encanta es la violencia, entonces hacen una unidad entre ellos mismos. Por eso, uno en la misma comunidad tampoco puede confiar, porque la misma comunidad lo va metiendo a uno en problemas con cualquier comentario (CNMH, 2015, 85).

17La llegada de los actores armados trae consigo un nuevo arreglo de la vida social, y vuelve instrumental el ejercicio de la violencia. Varios trabajos (Arias López, 2015; Espinosa, 2006, Osorio, 2013; Gómez A, 2012) han documentado estos aspectos, por ejemplo, cómo se ve alterada la vida cotidiana por la llegada de la guerrilla, los paramilitares y/o la presencia del ejército (Dávila, 2016). Los actores armados tratan de ejercer el control sobre la población, pero el método de cada grupo armado difiere. En general, las guerrillas tratan de “ganarse” a las poblaciones, es decir de ser aceptadas mediante coacción social, mientras que los paramilitares se imponen de forma brutal. En cuanto al ejército legal, actúa en nombre de la fuerza de la ley y la “violencia legítima”.

18El control de la población abarca muchos espacios de la vida. Los actores armados observan y controlan la vida social, pues consideran que los enemigos pueden esconderse entre los civiles. Están atentos al desplazamiento de las poblaciones, a los recién llegados, conocen las funciones de cada uno, imponen sanciones de acuerdo con sus normas internas o con la arbitrariedad de sus dirigentes, censuran la moral, ejercen una justicia intimidatoria. Muchas esferas de la vida cotidiana y de la vida privada son así, sometidas a vigilancia. El control incluye las expresiones sexuales o corporales, incluidas las que parecen “disidentes” con relación a una supuesta normalidad. De hecho, los paramilitares tenían “normas de convivencia” (según sus términos), es decir, una serie de disposiciones coercitivas. Estas normas incluían la prohibición de que los hombres tuvieran el pelo largo y llevaran pendientes, la prohibición de que las mujeres llevaran ropa “sexy” y la humillación pública de las mujeres infieles (Amnistía Internacional, 2004).

19Antes de discutir las formas diferenciadas en que se articula la violencia contra los gays, las lesbianas y los transexuales, cabe señalar que la variable de la clase social es importante. Los testimonios recogidos indican que los hombres homosexuales de clase media o con un alto nivel social (profesional, o alguna forma de notoriedad dentro de la comunidad) no eran hostilizados abiertamente o con brutalidad, como fue el caso de los hombres gays de los sectores más populares. Sobre estos últimos, la sanción llegaba, sobre todo, si no eran “varoniles”, si eran “afeminados” (en la jerga, esto se llama “emplumados”).

20En una de las regiones de Colombia de la Costa caribe, donde los paramilitares de extrema derecha se han establecido con fuerza, los hombres homosexuales de clase trabajadora fueron obligados a tener combates de boxeo:

Relato de una persona trans en los Montes de María, región del Caribe:

[Los paramilitares] reunían a los gays del pueblo, se los llevaban para la finca, les hacían sancocho. Pero algo que de pronto hacían es que ellos tenían allá un ring de boxeo, las desnudaban5, les ponían guantes, las ponían a pelear entre ellas mismas. [Esto solo lo presenciaba] el grupo paramilitar, los jefes el Oso y Cadena, y los gays del pueblo de allá, de San Onofre. (CNMH : 2015, 189).

21Así, la pertenencia a determinada clase social (acá, la clase social baja), sumado a la “feminidad” de los hombres, eran motivos para sancionarlos o efectuar burlas sobre ellos. De hecho, las sanciones venían cuando los individuos se apartaban del sistema heteronormado, el cual supone una correspondencia entre el sexo biológico, el género social y la orientación sexual. En este sentido, según los testimonios, algunas lesbianas disfrutaban del “privilegio” de la invisibilidad, y en particular las que no se identificaban como tales, es decir, las que no eran “masculinas” ni se exhibían públicamente en una relación.

22De hecho, existe una lógica de la discriminación, acorde con este sistema heteronormado. En realidad, el precio a pagar para no ser hostilizada radica en que se benefician de un prejuicio, la inferioridad sexista (Chamberland y Théroux-Séguin, 2009). Lo que se sanciona en primer lugar es el apartarse de un sistema donde, en principio, debe haber una homología entre sexo, género y orientación, bajo la consideración de que la jerarquía la establece el patriarcado. Así, un hombre gay “amanerado” es más sancionado que uno que no lo es, y las lesbianas “masculinas” lo serán más que las lesbianas “femeninas”. Los testimonios muestran en efecto que las lesbianas visibles han sido sometidas a una gran violencia:

En Medellín, a finales de 2002, una muchacha de 14 años fue desvestida en una de las calles del barrio y le fue colocado un cartel en donde decía: “Soy lesbiana”. De acuerdo con la versión de pobladores del barrio, fue violada por tres hombres armados, presuntamente paramilitares. Días después fue hallada muerta, con los senos amputados (AI: 2004, 48).

23Los testimonios sobre las violencias ejercidas contra los hombres trans son más escasos. Hay señalamientos de que fueron hostilizados, por ejemplo, obligados a adoptar un comportamiento agresivo. En cuanto a las mujeres trans, hubo un “llamado al orden” del sistema de género:

Y., mujer trans, Carmen de Bolívar:

[Ellos] querían que [nos] vistiéra[mos] como hombre, como macho alfa, lo cual nosotras no somos. Si uno quería ponerse una minifalda entonces era un bochorno, porque se la quitaban a uno, quedaba en cuera (CNMH: 2015, 188).

24Toda esta violencia contra el comportamiento desviado condujo a la brutal salida de las víctimas de sus lugares de residencia. Huir de sus vecindarios, comunidades o ciudades era la única manera de sobrevivir para muchos de ellos.

25El desplazamiento forzoso es un fenómeno de larga data y muy extendido. Colombia tiene el mayor número de desplazados internos de América y uno de los cinco primeros del mundo. El fenómeno tiene temporalidades y características variadas, así como especificidades regionales (CNMH, 2015b). Aunque es predominantemente rural, también puede ser intra-urbano. Afecta muy fuertemente a las mujeres y los niños, y desproporcionadamente a las poblaciones negra e indígena. Debido a la violencia que han sufrido, es entonces muy probable que las poblaciones LGBT se hayan visto altamente afectadas.

26Además, los militantes y activistas que luchaban por una mayor visibilidad de las personas LGBT, también han sufrido todo el peso de la violencia (amenazas, ataques, desplazamientos, violaciones, homicidios) por parte de los actores armados. Muchos de estos casos siguen en la impunidad. Entre ellos, se cuentan el asesinato en 1993 en Medellín de León Zuleta, profesor universitario y pensador influyente de los primeros grupos de reflexión gay de Colombia (Bedoya, 2014); el asesinato en 2007 de Rolando Pérez, un activista de los derechos de los homosexuales, lesbianas, bisexuales y transexuales en Cartagena; el asesinato en 2009 en Cali de Álvaro Miguel Rivera, defensor de los derechos humanos, activista de los derechos de los homosexuales, lesbianas, bisexuales y transexuales y activista en materia de VIH; las numerosas amenazas contra La Mesa, grupo de activistas homosexuales, lesbianas, bisexuales y transexuales en una zona dominada por las mafias y los paramilitares (Comuna 8) en Medellín en los años 2011 – 2015 (Colombia Diversa, 2018).

Conflicto armado, seropositividad y estigma

27El estigma en relación con el VIH es muy fuerte en Colombia, donde la infección está asociada con la homosexualidad. Como explica el jefe de uno de los mayores programas de prevención del VIH del país:

Hablar de un diagnóstico [del estado del VIH] es ponerse en riesgo de muerte. No es el caso en Bogotá o en algunas grandes ciudades, pero así es en muchas otras zonas del país. Por ejemplo, si vas a zonas controladas por el ELN (Ejército de Liberación Nacional, guerrilla colombiana activa), resulta que ellos siguen haciendo “limpieza social” si tienes VIH, si eres trans, si eres gay, o si consumes drogas… (Testimonio de H., Liga Nacional de lucha contra el sida, Bogotá, 2018)

28Del mismo modo, el director de una ONG de Bogotá que trabaja con mujeres trans, narra:

Ahora sabemos de un número creciente de casos de mujeres transexuales que fueron violadas durante el conflicto armado y que afirman haber sido infectadas con el VIH. Antes no lo decían. El tema del VIH sigue siendo, una vez más, una situación vergonzosa (Testimonio de R., miembro de una ONG de lucha contra el sida, Bogotá, 2018).

29Recopilados en contextos urbanos, estos testimonios son aún más crudos en las zonas de guerra y en los entornos rurales. Para referirnos a este período, nos basamos en el informe elaborado por Colombia Diversa. Publicado casi 20 años después de los hechos, detalla la persecución de las FARC a personas seropositivas o en riesgo de infectarse con el VIH. Los acontecimientos se produjeron en los años 1999 – 20006 en el sureste del país. En un contexto de odio y miedo a los homosexuales y transexuales, aparecieron graffitis denunciando a una mujer transexual: “V. tiene SIDA”.

[Más tarde], alias Pitufo [un comandante de las FARC] obligó [a las mujeres trans] a que escribieran una lista de todos los miembros de la población LGBT, “incluso en el clóset” o a las personas que tenían relaciones sexuales con ellas. Además, les dio tres días para que fueran a Vistahermosa, se hicieran la prueba de VIH y ordenó pruebas masivas de VIH a toda la población a cargo del Hospital San Juan Bosco, en la parte rural y urbana. Como consecuencia, V. y J. se vieron obligadas a desplazarse fuera de Vistahermosa. (…) El examen era obligatorio para hombres y mujeres desde los 14 años, o menores de esta edad de los cuales se supusiera que habían comenzado la vida sexual. Cada persona era obligada a pagar por su examen médico y los finqueros que tuvieran personal a cargo tenían que pagar por sus trabajadores (Colombia Diversa, 2017, 42 – 43).

30Las consecuencias de estas prácticas son numerosas: una de ellas, la más visible, es el desplazamiento forzado de las personas afectadas. Otra consecuencia era la subordinación del personal, en este caso de los hospitales públicos, pues se les obligaba a realizar pruebas médicas. Por último, al llevar a cabo estas operaciones para mantener el orden “sanitario” y “moral”, los actores armados ganaron legitimidad frente a una población coaccionada.

Responsabilidades por la violencia contra las personas LGBT durante el conflicto armado

31¿Quiénes son los responsables de estas violencias? En la actualidad, no existe una compilación que reúna todas las denuncias presentadas por las víctimas, y sus presuntos responsables. Tampoco existen informes elaborados por los organismos de la justicia colombiana para responder a esta pregunta. No obstante, sobre la base de la recopilación de los testimonios de los investigadores, el Centro Nacional de Memoria Histórica establece que el 65% de los actos violentos fueron cometidos por grupos paramilitares o paramilitares desmovilizados, el 19% por guerrilleros y el 11% por las Fuerzas Armadas o la Policía (CNMH, 2015b: 183).

32Los principales perpetradores de la violencia contra la población LGBT son los paramilitares. Sólo un departamento del Caribe (Córdoba), donde este actor se ha impuesto violentamente, reporta la mitad de los casos de violencia contra personas LGBT. Es imposible, aquí, trazar todos los contornos del paramilitarismo, un proyecto político de extrema derecha, armado y con vínculos con el gobierno, el ejército, la policía o el poder económico. La defensa de este orden económico, político y social presupone el silencio, o la eliminación, de sus enemigos. Los comunistas, sindicalistas, periodistas o intelectuales críticos representan un peligro para sus intereses económicos y son sus principales objetivos. Al mismo tiempo, el orden social y moral debe mantenerse. Los “desviados” se vuelven el blanco principal de los ataques.

33El paramilitarismo se articula con las prácticas existentes de “limpieza social” (Perea, 2016; Serrano, 2013) para eliminar a los “desviados” (traficantes, ladrones, prostitutas, personas LGBT). Por último, la violencia se convierte en un recurso, en una oportunidad que puede movilizarse para ajustar cuentas (ejemplificado por el fenómeno de los sicarios) o para imponer el orden moral en el seno de la familia. Así, en un territorio con una fuerte presencia paramilitar, los padres les pedían a los paramilitares que mantuvieran el orden, por ejemplo encerrando o castigando públicamente a sus hijos consumidores de drogas, o que tenían “malas compañías” (CNMH, 2018; AI, 2004).

2. El proceso de paz y el salto epistémico en relación con las cuestiones LGBT

34Las conversaciones de paz entre el gobierno y las FARC abarcaron el período 2012 – 2016. Los temas de género estaban a priori muy alejados de los acuerdos de paz: las FARC y el gobierno trataron temas muy circunscritos, acordados desde hace tiempo en la agenda común, como el comercio de drogas o los temas agrarios. De hecho, durante los dos primeros años de las conversaciones, no hubo representación femenina en la sede de la negociación (La Habana), ni se manifestó interés alguno por las cuestiones relativas a las mujeres o al género.

35Sin embargo, las organizaciones de mujeres habían tratado de hacer oír su voz desde el inicio de las conversaciones. Estas organizaciones no se llamaban necesariamente feministas. Algunas hicieron hincapié en su identidad como madres: “Las mujeres estamos decididas a ser no sólo hijas de la guerra, sino también madres y abuelas de la paz” (Movimiento Social de Mujeres de Colombia, 2016). Otras mostraban la situación especifica de las mujeres, violentadas a causa de su género. Si las organizaciones LGBT tuvieron voz durante las negociaciones, fue en gran medida gracias a la influencia de la “variable género”, inicialmente promovida por estas organizaciones. Posteriormente, algunos sectores de la comunidad LGBT, en particular las mujeres trans, adquirieron un alto perfil dentro del partido político de las FARC y otros partidos progresistas.

La llegada de las organizaciones de mujeres a la mesa de diálogos con las FARC7

36Muchas organizaciones de mujeres (se destacan la Red de Mujeres, la Ruta Pacífica y la Iniciativa de Mujeres por la Paz) habían estado trabajando políticamente durante varios años en un esfuerzo por ser escuchadas y obtener reparación. Desde hacía varios años, estas organizaciones venían mostrando que las mujeres eran una de las poblaciones más vulnerables durante la guerra. Así, eran las más afectadas por el desplazamiento y eran las principales víctimas de la violencia sexual (Humanas y Ciase, 2017). Las organizaciones femeninas y feministas han estado exigiendo durante años que el cese de la ofensiva militar y el incio de conversaciones de paz. La “resolución pacífica del conflicto” hacía, por lo tanto, parte del eje de su programa.

37Estos movimientos habían establecido alianzas con organizaciones internacionales que apoyaban programas de paz y post conflicto, como ONU Mujeres, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, AECID, o la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID.

38Al inicio de las conversaciones en 2012, estas organizaciones solicitaron que representantes de las organizaciones de mujeres se sentaran en La Habana para presentar sus demandas, pero solamente en el año 2013 fueron escuchadas. Una combinación de factores favoreció este cambio: por un lado, las FARC necesitaban interlocutores que las reconocieran como actores políticos en un momento difícil de las negociaciones; por otro lado, el gobierno podía así darse una mayor legitimidad, ya que Noruega y Cuba, los dos países que servían de intermediarios más implicados en las conversaciones, también deseaban que se diera esa representación femenina.

39A partir de esa fecha, dos mujeres representantes del gobierno y una representante de las FARC se sentaron junto a los diecisiete hombres responsables de las conversaciones. Luego, en 2014, financiada por Noruega, fue creada la “Subcomisión de Género”, que tenía como mandato plantear el tema de la participación de las mujeres en los acuerdos de paz, y que dio lugar a la participación en La Habana de 18 organizaciones feministas, 10 especialistas en violencia de género y 10 excombatientes de otros países.

40De forma simultánea, las FARC abogaban por una mayor presencia de mujeres en sus filas. De hecho, en el pasado, las FARC habían enfrentado cuestionamientos de feministas colombianas (por ejemplo, referidas a la ausencia de mujeres entre sus cuadros), así como preguntas planteadas por feministas fuera de Colombia. Olga Marín, integrante de las FARC y miembro de la Comisión de Género de La Habana, analiza este proceso:

Los cambios relacionados con el lugar de la mujer no vienen exclusivamente de nosotras, las mujeres que estuvimos presentes en La Habana. En mi caso, por ejemplo, la influencia [feminista] vino de afuera, porque yo estaba en México y tenía que viajar al exterior. Y cuando, por ejemplo, las feministas italianas me cuestionaban sobre esto, yo les dije: “Tienen razón, profundizaremos en la cuestión”. Porque, por ejemplo, sabíamos que entre los 48 fundadores de las FARC había 2 mujeres, pero no sabíamos más (Olga Marín, 2018).

41La guerrilla y el gobierno colombiano finalmente acordaron incluir un “Enfoque diferencial de género”. Este término se refiere a la inclusión de la “variable género” en los análisis y en las políticas públicas. Este tipo de enfoque calca lo que ocurrió con la variable “etnia” en años anteriores: en efecto, la perspectiva multiculturalista introducida en la Constitución de 1991 y desarrollada por organismos internacionales desde los años 1990 – 2000 se centraba esencialmente en esta variable8. En los años 2010, el gobierno se enorgullecía de haber incluido temas de género en las negociaciones de paz, algo que, subrayaban, “no tenía precedentes en el mundo” (Oficina del Alto Comisionado para la Paz, 2016).

42En definitiva, cada uno de los cinco puntos abordados en la negociación incorporó el sujeto político “mujeres”, considerado a partir de entonces como un actor por derecho propio, pero también específico por la vulnerabilidad causada por la guerra. Esto se refleja en los enunciados del Acuerdo de Paz:

  • El punto relativo a la verificación de los acuerdos de paz insiste en la necesidad de incluir una proporción del 20% de mujeres.

  • El punto sobre “cultivos para uso ilícito” (coca) afirma que hay que escuchar las necesidades de las campesinas y que es necesario abrir jardines infantiles en el campo.

  • El punto relativo a la justicia afirma la necesidad de excluir los delitos sexuales de la amnistía y el indulto.

43Las ONG han estimado que el Acuerdo de Paz (más de 300 páginas) contiene 122 puntos referidos específicamente a medidas con enfoque de género.

La llegada del tema LGBT a La Habana

44Si las cuestiones relativas al lugar de las mujeres ya habían sido abordadas, o al menos pensadas dentro de las FARC, la situación de las cuestiones relativas a las minorías sexuales es muy diferente. Como se vio en la primera sección, las personas LGBT fueron severamente castigadas en áreas bajo el control de las FARC. Asimismo, la homosexualidad estaba prohibida en sus filas. En el siguiente testimonio, una antigua líder de las FARC analiza los motivos de esta prohibición, así como una de las raras experiencias de homosexualidad que ha presenciado:

Dentro de las FARC, esto era lo que se nos decía: “No podemos incluir a los homosexuales, especialmente a los hombres, en nuestras filas, porque nuestra organización es revolucionaria y no tiene la capacidad educativa para abordar este tema en este momento”. Y, en efecto, yo he visto algunos casos. Por ejemplo, presencié una vez que el Secretariado [el órgano de toma de decisiones] convocó a un guerrillero porque tenía información [sobre su homosexualidad]. Le dijeron: “Tendremos que hablar de esto”. Pero este guerrillero no resistió. Cuando se dio cuenta de que lo sabíamos, se pegó un tiro. Murió 15 días después, porque en el bosque no había posibilidad de brindarle asistencia médica. Y este tema dio lugar a discusiones. “¿Cómo es que se está suicidando por esto?” Entonces, se nos ocurrió esta idea: cuando sabíamos que eran [homosexuales], los enviábamos fuera del monte, los enviábamos a otra parte, como milicianos. (Olga Marín, 2018)

45En el interior de las FARC, el proceso de paz ha dado lugar a un salto epistémico en torno a las personas LGBT. Es evidente que la introducción de demandas por parte de organizaciones de mujeres y feministas favoreció la llegada de representantes de los sectores LGBT a las conversaciones de paz (González, 2019). La visita de representantes de las organizaciones LGBT Colombia Diversa y Caribe Afirmativo fue un momento importante en La Habana:

“El tema LGBTI despertó tanto interés entre los negociadores que se convirtió en el tema central [durante nuestra visita a La Habana]. Entonces éramos cinco representantes, cuatro para el sector de las mujeres y uno para el tema LGBTI, pero debo admitir que nuestro tema [LGBT] tuvo más tiempo, más escucha, más preguntas y más análisis”. (Wilson Castañeda, director de Caribe Afirmativo, “Reconciliación Colombia”, 18 febrero de 2015).

46Es en este contexto que conviene leer las declaraciones del negociador de las FARC, Iván Márquez: “Nosotros reconocemos que las personas LGBTI han sufrido por nuestra culpa y ha sido fruto de nuestro desconocimiento, pero no nos podemos amparar en ello porque la revolución no puede ser homofóbica”. (Otero, 2015).

47La consecuencia de esta toma de conciencia fue la inclusión del actor LGBT en el “enfoque de género” de los Acuerdos. De manera similar a lo que se estaba desarrollando para las mujeres, la población LGBT (se menciona también como “población con orientación sexual diversa”) es citada explícitamente en los Acuerdos de Paz9, como aquí:

Para la transformación de territorios, es necesario tomar en cuenta las características (…) del territorio y sus habitantes, así como sus necesidades diferenciadas por género, edad, etnia, orientación sexual e identidad de género diversa, condición de discapacidad (Acuerdo de paz, version 1).

48Las minorías sexuales se incluyeron en el “enfoque diferencial”, junto con otras poblaciones en situación de vulnerabilidad. Además, se estipuló que las distintas instituciones encargadas de asegurar la transición a la vida civil de las FARC y la implementación de los Acuerdos (como la Comisión de la Verdad) debían contar con representantes de los sectores LGBT.

49La inclusión del “enfoque diferencial” en los Acuerdos de Paz dio lugar a un intenso debate, posterior al referendo de octubre de 2016 y donde triunfó, por estrecho margen, el “no” a esos acuerdos (González, 2019). Como resultado de este debate, el texto del Acuerdo de Paz fue modificado. Sin embargo, en lo que respecta a las cuestiones LGBT, no ha habido ninguna modificación profunda -solo cambios formales. Por lo tanto, fueron eliminados ciertos términos (como “orientación de género” o “diversidad sexual”), pero la población LGBT sigue figurando en los Acuerdos, y es uno de los sectores que más necesitarán ser priorizados en las políticas públicas del post conflicto10.

A propósito del acercamiento político entre las FARC y las mujeres trans

50Como resultado de los Acuerdos de Paz, el nuevo partido político de las FARC11 propuso a una mujer trans como una de sus candidatas a las elecciones al Congreso de 2018. Si Daniela Maldonado finalmente decidió no postularse – según la prensa, por razones burocráticas (El Espectador, 2017) – esta solicitud ilustra el vuelco de un movimiento que antes era homofóbico o, el mejor de los casos, indiferente frente a la homofobia. Ya hemos detallado los cambios de percepción en La Habana. Acá exploraremos otra faceta: a saber, el acercamiento entre miembros de las FARC y mujeres trans en las cárceles colombianas (ver el cuadro a continuación).

El acercamiento entre las FARC y la trans: una salida común de la clandestinidad

Varias historias de relaciones entre guerrilleros y mujeres trans, ocurridas en prisión, circulan en los medios y entre activistas. Una de ellas me fue narrada por dos altos líderes de las FARC, y describe a un ex guerrillero que se convirtió en una mujer trans en prisión.

La historia es la siguiente: un guerrillero entra en relación con otro preso guerrillero, que decide feminizarse. Pero el jefe de esta unidad en la cárcel (también guerrillero) intenta censurar esta unión, como solía hacerlo cuando las FARC estaban activas en el monte. Como los dos presos quieren mantener su relación, se les pide su opinión a otros jefes de la guerrilla, por fuera de la prisión. Estos aprueban la relación. Uno de ellos decide cambiar de sexo.

Otra historia que ocurrió en prisión es la de la pareja formada por una mujer trans, Laura, y un guerrillero, Jaime. Esta relación también fue inicialmente sancionada por la guerrilla en prisión, y luego autorizada por los jefes. (Bueno-Hansen, 2017).

Con el telón de fondo de la prisión, estas historias reflejan el momento actual de las FARC y las mujeres trans: la nueva articulación política (proceso de paz, salida, mayor presencia de los temas LGBT) favorece una salida común de la clandestinidad y una politización importante en las cárceles.

51Al igual que las FARC, varios otros partidos de izquierda o en las filas de los partidos progresistas en Colombia tuvieron, durante esta elección, candidatas mujeres trans: es el caso de la “Lista de los decentes”, el movimiento del ex alcalde de Bogotá – y hoy presidente – Gustavo Petro (aunque su candidata trans al Congreso, Tatiana Piñeros, no logró ser elegida). Otro partido, “Alianza Verde” también incluyó a una mujer trans, Sofía Rave (no elegida). Hay que agregar que a pesar de eso, ninguno de estos partidos puso en evidencia la identidad u orientación sexual de otros candidatos (así, no hubo candidatas lesbianas, ni candidatos gays, bisexuales o intersexuales). Tampoco hubo ningún candidato masculino trans.

3. Visibilidad de las mujeres trans dentro de las izquierdas colombianas y latinoamericanas: ¿permanencia de un orden heteronormado?

52¿Por qué las mujeres trans ahora son cortejadas por los partidos políticos, especialmente la izquierda, en Colombia? De hecho, el caso de Colombia no es aislado. Varios otros países latinoamericanos (Honduras, Costa Rica, Perú) han tenido candidatas transgénero en sus listas, y algunas han llegado al Parlamento (es el caso de Ecuador, Venezuela, Uruguay, Brasil). Incluso en el Brasil de Bolsonaro, ha habido un número récord de candidatas transgénero (actualmente hay tres mujeres trans elegidas en el Parlamento).

53¿Cómo explicar la altísima visibilidad de las mujeres trans en estos movimientos? ¿Significa que existe una apertura a los derechos de las personas LGBT? ¿Acaso traduce una mejor disposición hacia los temas de género (como los derechos de las mujeres o de los homosexuales)?

54En realidad, nos enfrentamos a una paradoja. El caso de Colombia puede ilustrar los fenómenos que ocurren en la mayoría de los países latinoamericanos: ha habido un avance muy grande en los derechos de las personas trans (especialmente en lo que respecta a la solicitud de cambio de sexo y/o identidad)12 a la par que, salvo excepciones, hubo durante mucho tiempo pocos avances reales para los derechos de las mujeres. Durante años, el aborto ha sido extremadamente limitado (por regla general, solo se ha permitido por razones terapéuticas13 o en casos de violación)14. Paralemente, por su parte, los derechos de los homosexuales han avanzado lentamente: por ejemplo, el matrimonio entre personas del mismo sexo, o la adopción por estas mismas parejas, son medidas que siguen estando bloqueadas en muchos de estos países.

55Ahora bien, lo que parece interesante señalar aquí es que los partidos ubicados en la izquierda o entre las fuerzas progresistas, en Colombia y en otros países latinoamericanos, no han militado abiertamente a favor de la extensión de los derechos recién nombrados: matrimonio entre personas del mismo sexo o aborto, siendo que se han posicionado favorablemente en público en torno a otros derechos, como los de las personas transgénero.

56En Colombia, por ejemplo, la propuesta legislativa sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo en 2013 no fue apoyada por partidos de izquierda. En ese momento, ni el Partido Verde ni el Partido Polo Democrático Alternativo se pronunciaron sobre este tema; incluso, algunos de sus diputados se opusieron. En cuanto al aborto, es un tema controvertido en otros movimientos latinoamericanos considerados de izquierda, o progresistas. La oposición ha sido fuerte incluso entre mujeres en el poder, como Cristina Kirchner en Argentina. Cuando ella fue presidenta se opuso al aborto, a la vez que se comprometió con los derechos de las personas trans. La expresidenta brasileña Dilma Roussef también se opuso al aborto, en su momento, salvo por motivos terapéuticos y en caso de violación.

57El caso de Colombia amerita un comentario debido a los cambios recientes: la causa del aborto avanzó significativamente luego de la sorpresiva decisión de la Corte Constitucional (autorización de la interrupción voluntaria de embarazo hasta la semana 24) en Colombia a principios de 2022, mediante la resolución de una acción de tutela interpuesta por ONG feministas. Esta decisión no fue, sin embargo, acompañada ni promovida por el principal partido político progresista (Pacto Histórico, dirigido por el ex guerrillero Gustavo Petro). Por el contrario: esta disposición fue obtenida por escaso margen en esa alta corte, sin que hubiera debate en el Congreso, y en un contexto electoral en donde Gustavo Petro promovía el “aborto cero” (González, 2022). De hecho, en Colombia, luego de la decisión de 2022 que autoriza el aborto, varios partidos de derecha han recogido millones de firmas para derogar la medida por medio de un plebiscito. Los partidos progresistas, como el Pacto Histórico, no han realizado, por su lado, ninguna recolección de firmas para contrarrestar dicha iniciativa. Por el contrario: los sectores evangélicos han sido llamados por el candidato Gustavo Petro, quien nombró como encargado de los asuntos de la familia en dicho partido a un político muy afin a los sectores evangélicos (Alfredo Saade).

58¿Cómo entender la oposición a los derechos de las personas y mujeres homosexuales y el apoyo a los derechos de las personas trans? Mi hipótesis es que esta paradoja radica en el esencialismo de los análisis. De hecho, se considera “contra natura” realizar un aborto o legalizar un matrimonio entre personas del mismo sexo, porque eso iría en contra de una “ley biológica” o una “ley divina”. Y se tiene el mismo registro esencialista cuando, para promover los derechos trans, se intenta “reconciliarlos” con sus cuerpos: como la naturaleza se equivocó, solo se está corrigiendo este error. El mito de nacer con el cuerpo equivocado es la narrativa dominante cuando se trata de personas transgénero (Missé, 2018; González, 2018). Este relato está muy lejos de considerar que los roles de género (masculino o femenino) son una construcción social.

59Así se explica la alta visibilidad de las mujeres trans dentro del mundo LGBT y sus demandas: no se considera que sean demandas que cuestionen el sistema heteronormativo o el orden de género. Se considera que son temas de derechos humanos: debemos dar a todos la oportunidad y la posibilidad de expresar su “verdadera” naturaleza. Anotemos que el regreso al esencialismo al abordar temas relacionados con las personas trans también se observa en otras regiones del mundo, como América del Norte y España (Brubaker, 2016).

60Finalmente, cabe señalar que exhibirse públicamente con personas LGBT ha sido una estrategia utilizada por los partidos políticos para mostrar su “modernidad” y atraer a un electorado joven, sensible a los relatos forjados por los medios, y con ganas de sentirse parte del mundo contemporáneo. El caso de Darla Cristina González, una mujer trans colombiana, es muy evocador: se enroló, forzada, a temprana edad en las FARC (en esa época era un niño y se llamaba Cristian). Luego desertó de esta organización por su homosexualidad. Posteriormente hizo la transición hacia el género femenino y se convirtió en activista LGBT. Como mujer trans, Darla Cristina se acercó a un candidato del partido Cambio Radical (derecha). Ella explica:

Necesitaban [a gente como yo] para hacer trabajos ocasionales y obtener más votos. Guerrero [el líder del partido local y candidato a la alcaldía de Pasto] es un hombre de negocios y sabía muy bien que había que mostrarse generoso como ser humano. ¿Y qué mejor manera de mostrar la causa de la “diversidad” [de las minorías sexuales] y demostrar que en su mandato iba a apoyar las causas sociales? (Bermúdez, 2015)

61Molesta con la forma como la utilizaron, Darla Cristina finalmente renunció a ese partido y ahora está vinculada al partido progresista Alianza verde.

Conclusión

62La guerra en Colombia tuvo un costo alto para las personas LGBT. Como se vio en este capítulo, los grupos armados ejercieron violencias crudas, además de que trajeron consigo un nuevo arreglo de la vida social.

63A la par, el proceso de paz jugó un papel importante en la forma en que las FARC cambiaron su percepción de las personas LGBT y en la creación de nuevas alianzas políticas. Los diálogos, realizados por fuera de Colombia y con la participación de gobiernos extranjeros (incluida Noruega, que financiaba la Subcomisión dedicada a asuntos de género), generaron una visita a La Habana por parte de organizaciones de mujeres y de personas LGBT. El encuentro con representantes de estas organizaciones hizo que las FARC tomaran conciencia de la importancia de estos temas, y otros partidos políticos colombianos progresistas también se comprometieron con los asuntos LGBT. El proceso de paz, como momento de convergencia transnacional, ha sido el catalizador de este importante cambio.

64Sin embargo, quedan muchas preguntas. Hemos mencionado aquí los crímenes contra poblaciones LGBT ocurridos en el contexto del conflicto armado. ¿Quedarán impunes estos crímenes? ¿Existen mecanismos en marcha para brindar reparación a las víctimas? Estos temas están vigentes en la agenda de Colombia.

65En diciembre de 2014, la justicia colombiana condenó a 27 paramilitares perpetradores de graves violencia de género, en particular contra varias personas LGBT (es el caso conocido como “Botalón”, por el apodo de su líder). ¿Llevará esta primera decisión judicial a otras similares? ¿Se abordarán estas cuestiones en las comisiones de la verdad y en los órganos de justicia transicional15? En agosto de 2021, el tribunal creado por el Acuerdo de Paz, la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, para administrar justicia y conocer de los delitos cometidos en el marco del conflicto armado, no había creado un “caso” destinado a las violencias de género16, pese a que varias ONG lo han solicitado (GPAZ, 2021).

66Por otra parte, los crímenes contra las personas LGBT no han cesado. Las ONG advierten sobre los bloqueos institucionales en los órganos encargados de realizar las investigaciones debido a prejuicios homofóbicos, o debido a otro tipo de obstáculos (por ejemplo, exigencias burocráticas que dificultan recoger las versiones de las víctimas).

67En otro nivel, existen preguntas sobre las alianzas entre los movimientos políticos progresistas y los diferentes grupos afectados por los cambios de las normas de género. Como hemos mostrado, ciertas “identidades” tienen gran visibilidad en los partidos progresistas (es el caso de las mujeres trans). Sus derechos han avanzado mucho, mientras que los derechos de otros grupos (derechos de las mujeres o derechos de los homosexuales) están a medio camino. Según nuestro análisis, la concepción esencialista dominante explica esta discrepancia. Este esencialismo debe ser visto en relación con la política de reconocimiento de “identidades”, en lugar de un análisis en términos de factores estructurales de opresión (de los cuales el género es un componente central). En las circunstancias actuales, es de esperar que muchos de los temas planteados por las minorías sexuales y de género sigan siendo un campo de tensión en la vida política, social y en el campo de las ideas, tanto en Colombia como en América Latina.

Bibliographie

Des DOI sont automatiquement ajoutés aux références bibliographiques par Bilbo, l’outil d’annotation bibliographique d’OpenEdition. Ces références bibliographiques peuvent être téléchargées dans les formats APA, Chicago et MLA.

Álvarez, M. – Mi historia la cuento yo. Colombia Diversa, 2017. http://colombiadiversa.org/caso-marta-alvarez/documentos/libro.pdf

Acuerdo de paz, 2016. https://www.jep.gov.co/Normativa/Paginas/Acuerdo-Final.aspx

Amnistía Internacional, “Colombia: cuerpos marcados, crímenes silenciados: violencia sexual contra mujeres en el marco del conflicto armado”, 2004. http://www.corteidh.or.cr/tablas/23128.pdf

Arias-López, B. – “Vida cotidiana y conflicto armado en Colombia: los aportes de la experiencia campesina para un cuidado creativo”, Aquichan, 2015, 15 (2): 239 – 252. DOI: 10.5294/aqui.2015.15.2.8

10.5294/aqui.2015.15.2.8 :

Bazán, O. – La historia de la homosexualidad en la Argentina: de la conquista de América al Siglo XXI. Buenos Aires: Marea Editorial, 2006.

Bedoya M., P. – “Sin libertad sexual no hay libertad política: Aportes para la memoria del movimiento por la diversidad sexual y de género en Medellín”, in Ruth López O y Pablo Bedoya M. (editores), Existir, habitar y resistir: Memoria histórica de las personas LGBTI en Medellín, 2014.

Bermúdez Liévano, A. – “Cristina y la transformación política de Pasto” La Silla Vacía, 7 de octubre de 2015. URL: https://lasillavacia.com/historia/cristina-y-la-trans-formacion-politica-de-pasto- 51892

Bueno-Hansen, P.- “Feminismos Insurgentes En Colombia”. OpenDemocracy, el 15 de septiembre de 2017 https://www.opendemocracy.net/es/feminismos-insurgentes-la-
poco-probable-alianza-entre-las-farc/

Bueno-Hansen, P. – “El emergente desafío de los derechos LGBTI a la justicia de transición en América Latina”, Revista Internacional de Justicia de Transición, vol. 12, nº 1, marzo de 2018, pp. 126 – 145.

Brubaker, R.Trans Gender and Race in an Age of Unsettled Identities, Princeton University Press, 2016.

Caribe Afirmativo, Des-armar Sexualidades: Personas LGBTI y aplicación de la Ley de Víctimas en el Caribe colombiano, Usaid, 2015. https://caribeafirmativo.lgbt/docs/Des-armar-Sexualidades--Personas-LGBTI-y-Aplicacion-de-la-Ley-de-Victimas-en-el-Caribe-Colombiano.pdf

Centro Nacional para la Memoria Histórica, Aniquilar la diferencia: lesbianas, gays, bisexuales y transgeneristas en el marco del conflicto armado colombiano, 2015. https://centrodememoriahistorica.gov.co/aniquilar-la-diferencia/

Centro Nacional de Memoria Histórica, Una nación desplazada: informe nacional del desplazamiento forzado en Colombia, 2015b. http://www.centrodememoriahistorica.gov.co/descargas/informes2015/nacion-desplazada/una-nacion- desplazada.pdf

Centro Nacional de Memoria Histórica, Violencia paramilitar en la Altillanura: autodefensas campesinas de Meta y Vichada. Informe N°3. Serie: Informes sobre el origen y actuación de las agrupaciones paramilitares en las regiones, Bogotá, 2018.

Chamberland, L. y Théroux-Séguin J.“Sexualité lesbienne et catégories de genre”, Genre, sexe et société, 1 | Primavera 2009. http://journals.openedition.org/gss/772

10.4000/gss.772 :

Colombia Diversa, Un parche que resiste. Recomendaciones para la reparación colectiva de personas lesbianas, gays, bisexuales y trans, 2018.

Colombia Diversa, marzo de 2019. “Por primera vez, el crimen de persecución contra personas LGBT llega a un tribunal de justicia transicional”.

Colombia Diversa, Vivir bajo sospecha: Estudios de caso: personas LGBT víctimas del conflicto armado en Vistahermosa y San Onofre, 2017. http://www.colombiadiversa.org/conflictoarmado-lgbt/documentos/vivir%20baja%20sospecha.pdf

Dávila, L.F. – “Violencia urbana, conflicto y crimen en Medellín: una revisión de las publicaciones académicas al respecto”. Revista Criminalidad, 2016, 58 (2): 107 – 121.

El Espectador – “Lulú ya no será la candidata trans de la FARC”, 13 de diciembre de
2017. https://colombia2020.elespectador.com/politica/ lulu-ya-no-sera-la-candidata-
trans-de-la-FARC

Espinosa, N. – “Violencia y vida campesina: reconstrucción etnográfica de la violencia de la vida diaria en zonas rurales de la Sierra de la Macarena”, Revista Colombiana de Sociología, Nº 27, 2006, pp. 151 – 168.

Gómez A., N. – “Estrategias de adaptación en contextos de soberanías múltiples producidas por el conflicto político-militar en un municipio de Caldas”, Eleuthera. Vol. 7, juliodiciembre 2012, pp.4867.

González, O. L.“Colombie: processus de paix, subversion de genre et résistance”, L’ordinaire des Amériques Nº224, Université de Toulouse, 2019. https://journals.openedition.org/orda/4638

González, O. L.“L’imbrication classe et sexe à l’oeuvre: parcours identitaires et migratoires chez les personnes trans MtF latino-américaines”, Genre, sexualité & société, N°20, Automne 2018. http://journals.openedition.org/gss/5230

10.4000/gss.5230 :

González, O. L., “Bien por el aborto, ¿pero y el Congreso qué?” La Silla Vacía, febrero 26 de 2022.

Grupo de Género en la Paz, GPAZ, “La paz avanza con las mujeres”, mayo de 2021.http://generoypaz.co/informes/

Humanas y Ciase, Vivencias, aportes y reconocimiento: las mujeres en el proceso de paz de La Habana, 2017.

Londoño Toro, Beatriz y Peralta González, Laly Catalina, La voz de las víctimas: retos para la academia ante el posconflicto, Universidad del Rosario, 2018.

Missé, M. – A la conquista del cuerpo equivocado, Editorial Egales, 2018.

Oficina del Alto Comisionado para la Paz, “La paz es conmigo: Las mujeres como protagonistas en la construcción de paz”, http://www.altocomisionadoparalapaz.gov.co/herramientas/Documents/Cartilla-mujeres-paz-12-sept- 2016.pdf

Osorio, R. – “Paramilitarismo y vida cotidiana en San Carlos (Antioquia)”, Boletín de Antropología. Universidad de Antioquia, Medellín, Vol. 28, N°45, 2013, pp. 130 – 153

Otero, N. – “La revolución no puede ser homofóbica”, ¡Pacifista!, marzo de 2015. http://pacifista.co/la-revolucion-no-puede-ser-homofobica-ivan-marquez

Perea R., C. M. – Limpieza social: una violencia mal nombrada, Bogotá, Centro Nacional de Memoria Histórica, 2016.

Robles, V. H.Bandera hueca: historia del movimiento homosexual en Chile, Santiago: Editorial Arcis, Editorial Cuarto Propio, 2008.

Serrano, J. F.«Contribución a la historia de las violencias por orientación sexual e identidad de género en la violencia sociopolítica de Colombia», Controversia N°201, 2013.

Notes de bas de page

1 Las FARC, Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, son un grupo guerrillero fundado en 1964 y que dejó las armas en 2016. Entre 2017 y 2021, las FARC son la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, partido político establecido como resultado del proceso de paz.

2 Usaremos las siglas LGBT para lesbianas, gays, bisexuales y trans. El acrónimo LGBTI, que también incluye a las personas intersexuales, es el acrónimo más utilizado por las ONG en Colombia. Sin embargo, utilizaremos el acrónimo LGBT porque se refiere mejor a los casos que hemos encontrado en nuestro trabajo (en los archivos que examinamos, no hay testimonios de personas intersexuales).

3 El Registro Único de Víctimas es un repertorio estatal que agrupa todas las denuncias presentadas por las víctimas. Depende de la Unidad de Víctimas, creada en 2012.

4 El Centro Nacional de Memoria Histórica es una institución pública creada en 2011 con el objetivo de reunir documentos de todo tipo relacionados con la violencia, en virtud de las disposiciones de la «Ley de víctimas», y ponerlas a disposición de los ciudadanos para mejorar el conocimiento de la historia reciente y la política de Colombia. Ver su página: http://www.centrodememoriahistorica.gov.co/

5 La persona que hace este relato feminiza el sustantivo gay. Esta forma de empleo del femenino para los hombres homosexuales es muy frecuente en las clases populares en Colombia.

6 Durante esos años, y como parte del proceso de paz entonces en curso, las FARC habían obtenido la administración política y militar de una gran parte del territorio en el sureste del país (la zona del Caguán) y el retiro de las fuerzas armadas del gobierno de esa zona.

7 En esta sección retomo elementos que desarrollé en González (2019).

8 Esto implica varias medidas, como la creación de circunscripciones especiales en los organismos de elección (Congreso) para las minorías étnicas (afrocolombianos e indígenas), el reconocimiento de territorios sobre bases ligadas a la ocupación de pueblos indígenas, etc. Adicionalmente, algunas instituciones (como las universidades) adoptaron el principio de discriminación positiva, e incluso varias hicieron lo mismo en el sector privado.

9 Existen dos versiones de los Acuerdos de Paz, puesto que después del referendo (ganó el NO a los Acuerdos), el texto inicial fue editado. La primera versión del texto ya no se encuentra en línea.

10 Según los acuerdos, el gobierno deberá apoyar iniciativas para que los objetivos en torno a la paz sean apropiados por los actores LGBT, y se deberá apoyar a organizaciones LGBT que trabajen en este sentido.

11 Las FARC se convirtieron en el partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, FARC. Como fruto del proceso de paz, el partido tiene 10 representantes en el Congreso sentados de derecho por dos mandatos legislativos. Además, puede presentar candidatos que compitan en las elecciones como cualquier otro candidato. Aclaremos que en enero de 2021, las FARC anunciaron su nuevo nombre: «Comunes».

12 En 2009, Uruguay proclamó una Ley de Identidad de Género. En 2018, esta ley se completó y los cambios de nombre y sexo se convirtieron en un proceso puramente administrativo. La Ley de Identidad de Género fue aprobada en Argentina en 2012 y es considerada la más progresista de la región. Bolivia aprobó su Ley de Identidad de Género en 2016, Chile en 2018; en este último país, a partir de los 14 años, las personas pueden cambiar de sexo, nombre y datos fotográficos en cualquier establecimiento, público o privado del país. En varios otros países (Colombia, México, Ecuador, Venezuela, Brasil, El Salvador, Perú, Cuba, Guatemala, República Dominicana), los decretos administrativos o las decisiones judiciales dan un reconocimiento parcial o total a la identidad de género de las personas transgénero.

13 Se denomina «aborto terapéutico» a la interrupción médica del embarazo en caso de riesgo de muerte para las mujeres o en caso de malformación fetal.

14 Tan sólo Cuba, Puerto Rico, Guyana y Uruguay autorizan el aborto, ciertos Estados de México y desde 2021 Argentina, tras una gigantesca movilización feminista. La interrupción del embarazo en Colombia es legal desde 2022.

15 En marzo de 2019, dos casos de violencia colectiva contra poblaciones LGBT (cometidos por los paramilitares y las FARC) fueron llevados a los tribunales de justicia transicional de Colombia (Colombia Diversa, 2019)

16 La Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, busca establecer las responsabilidades de los crímenes sucedidos durante la guerra, en función de tipos de crímenes («casos»).

Précédent Suivant

Le texte seul est utilisable sous licence Creative Commons - Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International - CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.