Las mujeres en los espacios comunitarios. «La matriz comunitaria de sociabilización», un espacio político en gestación? Las manzaneras de San Cayetano, Campana, Argentina

Álvaro San Sebastián

Résumé

La recherche-action a été développée pendant 7 ans dans le quartier argentin de San Cayetano et a été fondamentalement basée sur le suivi d’un groupe de femmes bénéficiaires du « Plan vie » (Plan Vida), un programme à caractère social, implanté depuis 1995. Ce programme fait intervenir de diverses manières les femmes dans la gestion sociale, en créant de nouveaux rôles et espaces de participation féminins, cela en relation directe avec l’environnement des femmes et avec leurs pairs masculins.

Introducción

1Sin duda el trabajo de investigación-acción desarrollado a lo largo de estos años, por el conjunto de equipos (la red) de diversos países y continentes, nos ha permitido compartir procesos y situaciones analizables en el marco del cruce de las variables iniciales: ciudad, medio ambiente y relaciones entre varones y mujeres.

  • 1 Ver F. Hainard «Apports et limites de la comparaison», 2004.

2Si bien una de las consecuencias de esta diversidad ha sido la cuestión de la comparatividad (desde lo metodológico y lo conceptual)1, es cierto que desde el inicio existieron variables o hipótesis que nos brindaron un común denominador a la hora de elegir y seleccionar el terreno de investigación y sus condicionantes.

3Estas consideraciones han surgido fundamentalmente de nuestra experiencia de trabajo en Argentina, y desde allí estamos planteando algunas de estas ideas. Sin embargo, percibimos por el conocimiento ya adquirido (motivado por visitas a otros terrenos y en los intercambios producidos en los seminarios de la red) que algunas de estas hipótesis pueden ser válidas como eje de comparaciones y elaboraciones conceptuales posteriores en el caso de la temática que nos ocupa.

  • 2 El Programa Vida tenía como objetivo explícito: «revertir los índices de morbimortalidad maternoinf (...)
  • 3 En su condición de Presidenta del Consejo Provincial de la Mujer y luego Presidenta Honoraria del C (...)
  • 4 Campana ciudad de 70.000 habitantes situada a 70 km de la capital federal.
  • 5 Se denomina área metropolitana a la capital federal y al conjunto de 140 partidos y municipios que (...)

4En nuestro caso el desarrollo de la investigación-acción se centró en el análisis de la concepción e implementación del Programa Vida2, diseñado y puesto en marcha por la Sra. Hilda González de Duhalde3 (la «Chiche» en la jerga de la política y del público en general), en ese momento esposa del gobernador de la provincia de Buenos Aires. Este programa, de carácter asistencial, se desarrolla a lo largo de la Provincia desde el año 1995 (aún continúa, ahora bajo el nombre de «Programa Más Vida») y nos permitió analizar la implicación de las mujeres y los varones en un territorio particular, el barrio de San Cayetano en la ciudad de Campana4, ciudad límite del área metropolitana5.

5Este programa, centrado en la aplicación de políticas públicas de asistencia social, constituye un paradigma en el sentido de la aplicación de un modelo de gestión de lo social centrado en la mujer como sujeto de asistencia (con la concepción que ésta representa desde su lugar en la familia, un eje comunitario), con la particularidad de que creó una red de 40.000 mujeres, llamadas manzaneras, actoras sociales encargadas de la implementación y consecución de sus objetivos en cada localidad y barrio de la provincia de Buenos Aires.

6En este artículo planteo ideas que surgieron a partir de nuestro caso de análisis, en Argentina, y que considero pueden ser útiles, en tanto aplicación o contrastación de las hipótesis iniciales, tanto en nuestro terreno como en los otros terrenos de investigación de la red.

Los nuevos escenarios políticos, económicos, sociales y culturales

7Argentina representa un claro ejemplo para analizar el impacto de las políticas neoliberales impuestas en los países (con diferencias regionales o continentales) por los organismos internacionales, y gestionados, en el caso de Argentina, por una sucesión de gobiernos dictatoriales y democráticos que adhirieron e implementaron con matices, estas directrices para lograr el «desarrollo de la región y de la nación». De la mano de un discurso sobre el proceso de globalización, el estado se transformó radicalmente, y como bien lo expresa A. Borón (2004: 8), «su carácter ficcional desempeñó funciones político-ideológicas sumamente importantes a la hora de legitimar esas políticas neoliberales».

8Los efectos de la globalización no son simétricos para todos los implicados, no han tendido a homogeneizar. Muchas de las actuales narrativas, que lo definen como un proceso irreversible que afecta de la misma manera y en idéntica medida a la totalidad de las personas, no se cumplen. Se han ampliado las brechas entre ricos y pobres, se han generado más desigualdades étnicas, de género, de religión.

9Sin duda, entre las diferentes causas de su implantación como modelo casi universal, son muchos los factores que confluyen y que han sido sostén y anclaje de su consolidación en el imaginario social y político. Pero quizás exista una constante en cada una de estas causas, o un sistema de interdependencias que, en todo caso, van produciendo un permanente fenómeno de ocultamiento y deslumbramiento conjunto. El fenómeno de la globalización me remite constantemente a la imagen del caballo de Troya.

10Evidentemente, la globalización en tanto construcción históricocultural está atravesada por una gran variedad de posiciones relativas en cuanto a su interpretación, a sus consecuencias, a las acciones estructurales, y básicamente a la posición relativa que cada estadonación ha adoptado frente a este fenómeno neoliberal que se presenta con la apariencia de inevitabilidad (Bourdieu, 1998: 44) y donde pareciera que frente a este discurso homogéneo las alternativas se limitan a construir procesos de adaptación y gestión que permitan alivianar las consecuencias negativas en el universo cultural, social y económico.

11Las políticas que se implementaron en Argentina significaron profundas transformaciones económicas, sociales y culturales; todas ellas aplicadas con escasa o nula transparencia, sin evaluación de las dimensiones de los deterioros que iban produciendo y con una anónima complicidad social, que como consecuencia del imaginario de esta globalización omnipresente e irremediable, acompañó – sobretodo inicialmente – el proceso de profundos cambios implementados. Cuando hablamos de las nuevas condiciones generadas por la exclusión y la pobreza, nos referimos a un cuadro particular e inédito en la historia del país (50% de la población por debajo de la línea de pobreza) y constituye una experiencia inédita de exclusión no sólo del campo de la inserción laboral (economía) sino que se constituye en una exclusión estructural en campos como la salud, la educación y, por supuesto, la cultura.

12En ese marco existió un cambio sustantivo del rol del estado, dejando de lado aquel rol de estado benefactor, promotor del desarrollo, convirtiéndose en un gestor de las políticas del neoliberalismo. El estado dejó de ser el garante para el logro de la condición universal en el acceso a los derechos de la salud y la educación, dejó de tener políticas de gestión y suministro de servicios básicos para la población (agua, electricidad, transportes, comunicaciones, etc.), ya que fueron entregados a manos privadas.

13Además, en muchos casos estos servicios han sido privatizados a niveles nacionales o provinciales, lo que inhabilita a las autoridades locales (municipios) a tener alguna incidencia en los modos y tarifas como estos servicios se brindan, sin embargo, los habitantes siguen solicitando o reclamando al municipio por los problemas relacionados con ellos. A las ya precarias condiciones medio-ambientales se agrega un nuevo factor, la imposibilidad de lograr una gestión de lo urbano que contemple las situaciones de marginalidad y exclusión social en aumento.

14En muchos casos, estas comunidades o barrios ni siquiera acceden a la prestación del servicio ya que las empresas no realizan las inversiones necesarias de infraestructura debido a que estos sectores no se presentan como un mercado rentable. Lógica de mercado que funciona como ordenadora de la inversión y que hace desaparecer el derecho de cada ciudadano.

15Grandes franjas de la sociedad, principalmente las de menores recursos, vieron profundizada la crisis de su integración social y los derechos de ciudadanía frente a dos órdenes de factores: a) en relación al trabajo y b) en relación a la inserción relacional, una concepción material y otra simbólica. Aunque es bueno remarcar que la primera, la exclusión al trabajo, conlleva también a una situación de economías precarias, al quedar las personas fuera de los sistemas de derechos sociales que se ligan a una inserción laboral formal, y debido también a la salida (exclusión) del sistema educativo o de los sistemas de salud. «Se puede observar hoy una interrupción en el proceso de construcción histórica de la ciudadanía social, que se inicia con la crisis del Estado intervencionista y se profundiza en la actualidad. (Levin, 1998: 287)»

16Frente a estas críticas e inéditas situaciones sociales, el Estado ausente o desplazado en muchos de los aspectos que producen y condicionan el medio ambiente (en lo físico), se presenta a través de planes sociales de asistencia, tratando de atender algunos aspectos de la crisis. Estas nuevas políticas ya no llegan en un sentido universal de integración y protección de sectores marginados, sino que empiezan a conformarse con una mirada focalizada que interviene definiendo grupos de alta vulnerabilidad (por ejemplo, las mujeres), con la consecuencia, en muchos casos, de que esta perspectiva aumenta la marginalidad y las diferencias.

17En ese sentido comenzamos a transitar sobre «una nueva matriz de desigualdades: la desigualdad ante la precariedad, las desigualdades no son homogéneas, no afectan de la misma manera a toda la población, ni a todas las categorías sociales, e incluso en una misma categoría social la vulnerabilidad es desigualmente repartida». (Levin, 1998: 288). En este sentido, la dimensión del impacto de las políticas neoliberales y el nuevo rol del estado han afectado de diversa manera a varones y mujeres, y dentro de estas variables de género, también afectó a unos y otros, según sus condiciones sociales, económicas y culturales.

18Por lo tanto, nos encontramos frente a un escenario en donde el territorio está signado por estas variables, y en donde se despliegan procesos sociales que tienen una doble característica. Una, la determinada por el accionar del Estado, produciendo políticas públicas que alcanzan a los ciudadanos, y la otra, surgida desde los propios habitantes que de diferentes maneras intentan adaptarse, luchar y crear formas de subsistencia que les permitan mantenerse dentro del tejido social.

19En este sentido, me interesa detenerme en este análisis, también uno de los ejes de nuestro trabajo, tanto en nuestro caso como en el la investigación en general, y es el referido al análisis de la cuestión de género y de ciertas prácticas que se despliegan como consecuencia de procesos de autogestión de sus habitantes o producto de políticas sociales que se implementan en los terrenos.

Programa VIDA: las características de un programa focalizado

20Nuestro trabajo centrado en el Programa Vida nos condujo a compartir múltiples experiencias con los actores de un terreno particular, un conjunto de mujeres, las manzaneras, que a partir de la convocatoria del programa desarrollaban prácticas específicas, diseñadas y definidas por el propio plan para disminuir algunos de los efectos de la crisis social y económica.

21Este programa bautizó con el nombre de manzaneras al «conjunto de mujeres voluntarias (manzaneras y comadres) amas de casa pobres que asumieron las tareas básicas del Plan Vida, sin recompensas materiales, movilizadas por el deseo de servir. Consiguiendo, este programa, de modo intuitivo lo que hoy se proponen los principales organismos internacionales y algunos de los países más avanzados del planeta: movilizar el capital social latente en una comunidad» (G. de Duhalde, Kliksberg, 2002: 15)

22Sólo algunos datos que considero relevantes para considerar la validez del ejemplo: el número de mujeres que trabajan actualmente en este plan de la provincia de Buenos Aires asciende a 40.000 y este número es constante desde el año 1999, siendo también, en años anteriores, de magnitudes significativas (97/98: 26.000, 96: 15.000 y 95: 5.000). Este programa ha atendido en su máxima expansión a más de 1 millón de beneficiarios directos, aplicándose en la totalidad del área metropolitana y en cada ciudad de la provincia con más de 20 mil habitantes.

23Es muy importante señalar que pese a que Chiche dirigió en forma personal este programa hasta el año 1999, posteriormente con los cambios en la gobernación de la provincia, ella dejó esta tarea. Sin embargo, el Programa Vida, siguió con altibajos producidos por los cambios políticos, esta trama territorial de mujeres manzaneras, mantuvo su presencia fundacional y funcional en el terreno de la provincia, hasta el punto que hoy en día siguen siendo conocidas como las manzaneras de la «Chiche».

24En síntesis: la magnitud, continuidad y presencia territorial de este programa, su construcción y desarrollo en el marco del proceso de globalización de Argentina, sus efectos en el plano concreto de la resolución del problema para el cual fue creado, la constatación de la importancia territorial de esta red, la construcción de la red de las mujeres manzaneras y su relación con la gestión estatal, la exclusión instituyente de los varones como gestores en los problemas de la comunidad y referentes de una política social implementada desde el estado, las bifurcaciones hacia tareas políticas de las manzaneras, su aparición en el espacio público/político del barrio, el impacto en sus propias subjetividades e identidades en tanto manzaneras, los niveles de empowerment alcanzados o imaginados, los imaginarios de género implícitos y explícitos, hacen de este programa (y de las prácticas de las mujeres que lo llevan adelante) un interesante ejemplo del trabajo comunitario y de las variables que nos propusimos conceptualizar en esta investigación-acción.

25Las concepciones que se plantean en la creación de estas políticas sociales representan lo que Bourdieu (1998: 10) llama «la mano izquierda del estado, conjunto de agentes de los ministerios llamados gastadores, que son el vestigio, en el seno del estado, de las luchas sociales del pasado». En nuestro caso, además, la podríamos denominar la mano «femenina del estado», encarnada en ese momento, en la mujer del Gobernador de la Provincia, posición que no es menor en el sentido que propone un instituyente muy importante para este lugar de la mujer como la que viene a reparar y crea una línea de acción estatal que construye un modelo donde los varones gobiernan y deciden, y las mujeres que los acompañan, resuelven los problemas sociales producidos a causa de las decisiones y resoluciones de los varones. Este modelo, sin duda, tiene fuertes antecedentes en nuestro país y sobretodo en el peronismo en función de la figura de Eva Perón, matriz fundacional de un modelo de acción política de la mujer peronista.

26Hay una fórmula que se instituye, que se inicia y se constituye verticalmente, que es la de una mujer (en reiteradas oportunidades «la esposa de…») a la que se otorga la potestad para «ocuparse» de los grupos más vulnerables en los que siempre se encuentran las mujeres, y en donde inclusive, toda la estructura que se institucionaliza está compuesta por mujeres. Las encontramos a distintos niveles de gobernaciones, municipios, secretarías, ministerios, direcciones a cargo de la acción o desarrollo social, ligadas a su vez a las estructuras partidarias en los terrenos donde actúan.

27Este modo de actuar implica asimismo una cierta trampa en el sentido que se realiza desde un extremo voluntarismo de modificar las condiciones de vida de ciertos grupos vulnerables (en este caso en particular las mujeres y los niños), pero al no plantear la posibilidad de que esa situación pueda ser modificada en su estructura, se fundan acciones adaptativas, que inclusive pueden ser eficaces para enfrentar una realidad determinada, pero que no contienen en su formulación estrategias e ideas que vayan construyendo alternativas de anticipación a las desigualdades sociales producidas. Es decir, que ese capital social que movilizan, y de hecho lo hacen, precisa ser analizado en función de los imaginarios que naturaliza y consolida.

28Mucho se ha hablado, y con razón, de la feminización de la pobreza, pero también deberíamos hablar de la feminización de la gestión política de la pobreza, sabiendo que en esta definición de la pobreza uno de los sujetos incluidos es la mujer.

29En las estructuras burocráticas o del poder la gestión está dividida, existen áreas netamente masculinas que se relacionan de un modo muy diferente con la comunidad, establecen distinto tipo de relación con la gente, y en muchos casos restringen información a sus pares funcionarias mujeres a las que identifican con las demandas de la población. El vínculo que establece cada área es diferente, en palabras de una ex funcionaria del área social trasladada al área de planificación urbana expresaba: «... aquí estoy alejada de los problemas afectivos de la gente, esto es una cosa muy distinta…», como si el lugar y la pertenencia modificaran parte de su sensibilidad social o le impusiera otra manera de vincularse, o dicho de otro modo, como si ese área no tuviera en su estructura la posibilidad de procesar las emociones de los ciudadanos. Obviamente, también en ese nuevo lugar la mayoría de sus compañeros son varones.

30Estas mujeres, que se relacionan entre sí y disputan, a veces, espacios políticos, presupuestos y la administración de conflictos producidos por decisiones de los varones, trabajan en las bases con grupos de mujeres e implementan políticas donde la perspectiva de género no tiene correspondencia con sus acciones (que se corresponde en general con políticas hacia la mujer) y, entre otras cosas, no cuestionan la exclusión de los varones, naturalizando que ellos no participen.

31Si bien por una parte existen ciertas configuraciones identitarias y subjetivas o imaginarios comunes que otorgan sentido a estas institucionalidades encadenadas de mujeres, detectamos entre ellas distintos niveles de agenciamiento, distintas prácticas, distintas ideologías, distintas pertenencias comunitarias/políticas, y por supuesto, diferentes niveles sociales.

32Como señalamos anteriormente, el objetivo explícito e inicial del Programa Vida se centró en revertir los índices de morbimortalidad materno-infantil. Y para ello se definieron una serie de pautas metodológicas que caracterizaban el programa. A su vez, estas pautas implicaban definiciones sobre los ejes de la política social, el modelo de gestión, y uno más, que en nuestro caso nos interesa focalizar, referido al papel de la mujer, ya que lo encontramos presente en la definición de todo el proceso de gestación de las políticas sociales implementadas.

33Una de las definiciones expresa que se realiza un proceso «de acción social unificado, interinstitucional y basado en la familia, acción solidaria organizada en redes, de las instituciones hacia el grupo primario y estos grupos sostenidos por otros en redes ínter vinculadas en lo horizontal por las mujeres participantes y en lo vertical por las estructuras intervinientes.» (G. de Duhalde, 2002: 82)

34Este cruce horizontal (individual/comunitario) con lo vertical (institucional/político) pretendía movilizar el capital social de la comunidad de la mano de las mujeres. Y en esta convocatoria a la movilización del capital social aparece una primera característica analizable desde una perspectiva de género, el agente o actor social privilegiado es la mujer porque se considera que es la más capacitada para el desempeño de esa función comunitaria, entonces la primera pregunta a formularse es: ¿Desde qué configuración de identidad de género se la convoca? y también ¿Por qué no preguntarse desde dónde y quiénes la convocan?

35Rescato aquí algunas de las configuraciones que se proponían desde el plan: (Kliksberg, G. de Duhalde, 2002: 13, 14, 44, 96)

«Los programas, en lugar de construir una extensa estructura burocrática (...) apelaron al capital social de los pobres de la provincia, convocando acertadamente a una de sus expresiones mayores, las madres, la respuesta fue masiva y de una calidad singular»

«Los resultados que superaron todas las expectativas, se basaron en el trabajo continuo de 35.000 voluntarias: amas de casa pobres que asumieron la tarea básica de ambos planes, sin recompensas materiales, movilizadas por su deseo de servir.»

«La mujer es mucho más que el género en su participación social, porque en nuestra cultura sudamericana se transforma en la articuladora de la comunidad. Es a su alrededor que se construye la familia, que se establecen las redes solidarias naturales e incluso, en los últimos tiempos, son ellas quienes llevan adelante tareas de protesta o reivindicación que sobrepasan con mucho su rol de género.»

«Tomar para la formación de la red el actor social más capacitado para el desempeño de la función y motivarla a través de las tareas de organización y capacitación para proyectarse en una realidad más abarcadora que las cuatro paredes de su casa»

36En estas breves definiciones queda claro que existen muchas predeterminaciones naturalizadas sobre el rol de la mujer y que la concepción de género pareciera referirse a una identidad social pre-establecida a la cual no se le cuestiona su particular condición, aunque se describen algunas características de su subordinación.

37Nos encontramos con una valorización de la mujer (madre/ama de casa) que deviene del rol de la mujer en el espacio doméstico. Estaríamos frente a una concepción que se apropia de bienes que las mujeres producen en la comunidad o en el espacio doméstico (bienes simbólicos, económicos, productivos), pero también, en el mismo proceso, se produce una apropiación de sus potencias como ciudadanas para producir tales bienes. Se logra de esta manera una producción de consenso que sostiene determinados universos de significaciones imaginarias y construyen el sentido social estableciendo relaciones de género en el sentido hegemónico en lo cultural y simbólico.

38¿Proceso de discriminación relacionado con esa cadena vertical que también se apropia de la potencia del movimiento de avance de las mujeres pero esta vez entre las propias mujeres?

39Las mujeres manzaneras en algunos casos han ampliado sus prácticas, su presencia en el territorio las ha colocado como referente, son puntos de contacto con el poder, con un poder que aún se presenta como benefactor y protector en esos ámbitos marginalizados donde ellas actúan, por otro lado, su aprendizaje social las capacitó para enfrentar situaciones problemáticas en el seno de sus comunidades (violencia doméstica, gestión del entorno, participación en ciertas organizaciones de la comunidad).

40Estas mujeres, sin duda, han comprometido su cuerpo junto a sus emociones. El lugar que han adquirido en cuanto a su propia experiencia subjetiva no es menor, han modificado su rol pero no el imaginario que portan, han adquirido mayor autonomía en lo personal, se sienten respaldadas (inclusive al interior del espacio doméstico) para defender algunos de sus derechos (no en igual medida los de sus vecinos).

41Pero, ¿Qué pasó en el espacio público-social? Han accedido al espacio público no sólo de su propio territorio sino que además se han constituido, en tanto manzaneras, en un sujeto público, nominadas en los medios, homenajeadas, cuestionadas o defenestradas por ser consideradas «punteras encubiertas» de una red de clientelismo político; de cualquier manera, eso les otorgó visibilidad en lo grupal, reforzando lo personal. Sin embargo, esta posición no les ha proporcionado una reflexión sobre sus roles de género, ya que han sido colocadas en ese lugar de madres sociales desde una gestión que no propone rupturas a ese rol tradicional en sus espacios domésticos, sino que, por el contrario, desde ese lugar se las convoca para la tarea social.

«Algunas trabajamos en la unidad básica, sólo algunas de la unidad son manzaneras, pero nadie nos obliga, no nos obligan a hacer política, yo voy porque me encanta, es lindo, a mí me gusta trabajar por la gente. Yo a mi marido no le dejo que diga nada, no hacemos nada malo, estamos entre mujeres, yo no dejo que le haga falta nada, no puede decir nada,¿por qué va a decir? Limpio mi casa, cuido mis hijos, dejo el orden, tengo la comida, el mate listo, el baño listo y después salgo. Mi marido no va a la unidad, ni a ningún lado. Otra cosa es si viene tu marido y tenés la casa patas para arriba, un despelote, los chicos en la calle… igual yo tengo tiempo para todo»
(del testimonio de una manzanera).

42La auto-exclusión de los varones, vecinos, maridos, compañeros, hijos, en estas actividades impide también que la gestión comunitaria incluya una visión abarcadora de los problemas de su entorno (varones a los que ellas consideran débiles y poco aptos para esta gestión, que es una opinión coincidente con el concepto del programa). La perspectiva de género entendida como «componente mujer» que aumenta la diferencia entre las personas, no colabora en construir al interior de las relaciones sociales un proceso de negociación y consenso donde varones y mujeres acuerden en un proceso tendiente al equilibrio y la equidad.

43No estoy formulando que la exclusión de los varones constituye el problema, ya que ese tema es más complejo para analizar, pero sin duda esta nueva división del trabajo (en lo social y político-comunitario) reafirma roles tradicionales de nuestra cultura e impide la generación de procesos que otorguen a las mujeres el acceso a un poder y toma de decisiones, a la vez que tampoco genera en el conjunto de la comunidad un agenciamiento que aumente el poder local.

44El capital social que han producido es incierto en términos de permanencia autónoma, está afianzado en esa cadena de sentidos instituida desde el estado, ha reforzado lo individual de cada mujer y su autoestima, pero la pertenencia a esa permanencia autónoma también las debilita.

45Si bien podemos comprobar que estas mujeres han vivido un proceso donde su autoestima ha crecido, donde las tareas llevadas adelante, las prácticas y aprendizajes realizados, el nivel de socialización en relación a sus pares, ha producido modificaciones en su identidad como mujeres, no es menos cierto que este agenciamiento se ha construido en el marco de una dependencia, de una pertenencia a esa cadena vertical de gestión, y esta dependencia simbólica las ha colocado también en una dependencia, en la capacidad para generar acciones por fuera de la línea de representaciones de una política oficialista de asistencia marcada por los imaginarios presentes en este modelo de mujer voluntaria dedicada a los problemas de la comunidad donde, sin embargo, su tarea no puede ser remunerada.

46Todo este proceso ha sido gestado con una fuerte impronta a partir de la concepción e implementación del Programa Vida. Sin embargo, existen líneas de acción, procesos subjetivos que han saltado por encima de los imaginarios establecidos como arquetípicos en su condición de mujeres, y sobre estas experiencias es que es importante describir algunas de las prácticas que les dan origen y sentido.

El fenómeno de la participación de las mujeres en la comunidad

47Una de las variables iniciales en la formulación de esta investigaciónacción se refería a la participación protagónica de las mujeres en las comunidades y el estudio de cómo esta participación y acción podía constituirse en un proceso de empowerment en la medida que las estructuras de participación autogestiva fueran consideradas e incluidas en las decisiones y en las políticas públicasm además de estar consideradas dentro una perspectiva de género a la hora de planificar políticas medio-ambientales relacionadas con la situación de los ciudadanos en esos terrenos.

48Hoy, después de compartir en la red este rico proceso de trabajo conjunto y de conocer las diversas realidades de los terrenos analizados, podemos inferir algunas conclusiones o consideraciones, que si bien no podemos considerarlas de un modo general, podemos intentar realizar algunas comparaciones, encontrando similitudes en causas y consecuencias, teniendo siempre en cuenta la diversidad de escenarios culturales, políticos y sociales.

  • 6 Iniciamos, junto a otro grupo del CEIL PIETTE, Conicet, un trabajo conjunto para analizar las relac (...)

49La experiencia que adquirimos nos condujo también a ampliar desde este mismo programa MOST y a compartir el análisis de otras experiencias de campo atravesadas por la misma situación.6

50Frente a las críticas situaciones sociales (la pobreza, la exclusión, la marginalidad, el desempleo, etc.) en las mujeres aparece un motor que las lleva a salir de su espacio familiar (espacio doméstico, privado) que lo denominaremos la conciencia de necesidad. Se enfrentan a una situación donde sus hijos u otros niños no tienen alimentos, sufren problemas de salud producto de las malas atenciones o deficiencias en el servicio de salud estatal, viven en situaciones medio-ambientales de alta precariedad. Las mujeres se encuentran en un contexto donde los varones (generalmente sus compañeros) han perdido el trabajo, o peor, no han accedido nunca a un trabajo formal, ruptura del paradigma masculino del proveedor que no encuentra alternativas a una inserción laboral formal o informal y que, en general, no encuentra formas alternativas de subsistencia. En ese contexto, la mujer, llevada por esta conciencia de necesidad, comienza a desarrollar nuevas prácticas intentando abordar nuevos caminos para la construcción de alternativas de subsistencia, inicialmente, para su propia familia.

  • 7 «Las mujeres (y en otros casos los varones) califican su aporte como ayuda al esfuerzo de quien con (...)

51Inclusive, algunas de estas mujeres ya habían transitado experiencias de inserción laboral (doble rol) para aportar una ayuda7 (Rauber, 1998: 6) en lo económico, desde la construcción tradicional donde era el varón el que aportaba a la economía de la producción en el espacio familiar. Muchas otras se constituyen como jefas de familia y tienen en forma completa la responsabilidad de la manutención económica de sus hijos o del grupo que tienen a cargo. Muchas otras, sin embargo, cuentan inicialmente con la única experiencia de ser amas de casa, responsables de la reproducción en el seno del espacio doméstico.

52La crisis, el desempleo de los varones, la marginación, la exclusión como ciudadanos de derecho, el hambre, los problemas medioambientales que afectan directamente a los sujetos del entorno más próximo, entre otros factores hacen que las mujeres motivadas en esta conciencia de necesidad y apoyadas en sus prácticas de reproducción irrumpan en el espacio comunitario. Si bien este no es un proceso que se inicia en la crisis que estamos describiendo, adquiere en este momento una magnitud diferente y significativa.

53Es aquí donde es muy importante marcar una diferencia en cuanto al protagonismo de las mujeres en el espacio comunitario (espacio de sus prácticas y acciones). Existen casos como el que analizamos centralmente en nuestro trabajo (las manzaneras) donde estas mujeres son convocadas por el poder estatal y político para llevar adelante una función en el marco de un plan de carácter asistencialista, basado en la representación de que las mujeres, a causa de una determinación de género y experiencias de acciones anteriores a nivel comunitario, pueden desarrollar eficazmente este rol social.

  • 8 En Santo Domingo las mujeres participan activamente en organizaciones barriales en los terrenos ana (...)

54Es diferente la situación, por ejemplo en el caso de las mujeres que participan en los movimientos de desocupados, o en varios de los terrenos de investigación de la red, donde estas mujeres actúan desde grupos de base mas bien auto-convocados y autogestivos, (tales son los casos de Santo Domingo, Bulgaria, Senegal o Burkina Faso)8. Esta mención nos permite plantear ciertos niveles de comparación para pensar el fenómeno de la presencia protagónica de las mujeres en el espacio comunitario y en las ausencias (en este tipo de actividades) de los varones.

55Otro elemento a destacar en este accionar de las mujeres es que este compromiso o práctica social (militancia en lo social, por denominarlo de otro modo), no implica una postura de reivindicaciones de género, no se postula inicialmente como una militancia destinada a suprimir o a combatir diferencias y desigualdades de género. La conciencia de necesidad, motor de esta participación, está ligada a obtener soluciones sobre los problemas básicos (salud, alimentación, medioambiente) y en un principio pareciera que el hecho de que sean las mujeres las que salen a enfrentar la situación, es una de las tantas naturalizaciones incorporadas en el imaginario social. Es decir, pareciera que existe en las mujeres en tanto representaciones sobre el rol femenino, una capacidad de producir bienes desde determinados universos de significaciones imaginarias que se asientan en lo social.

56Y cuando se diferenciaba esta presencia en el espacio comunitario producida desde el propio poder político o desde las propias bases comunitarias, en realidad se plantea la apropiación de una potencia como grupo o como individuos, desde una determinación de género que implica, por otra parte, y en los casos que se produce la doble apropiación (la de bienes y la de potencias), un proceso de discriminación que oculta las desigualdades de género.

57Porque cuando las mujeres son convocadas para actuar como útiles agentes del estado en temas de asistencia social (tal cual el caso de las manzaneras) «el saber trasmitido está destinado a reforzar un saber intuitivo y emocional que les es atribuido naturalmente a las mujeres: la preparación de alimentos, la crianza de los niños y la educación» (Masson, 2004: 110) tratando de poner en práctica una maternidad social partiendo de una visión fragmentada de lo que es ser mujer.

El triple rol: un concepto que deberíamos problematizar

58Tradicionalmente, en muchas de las concepciones del feminismo, sobre todo las que vienen del norte, se habla del triple rol de la mujer. Las definiciones o aproximaciones a lo que significa en la condición femenina el triple rol que encarnan las mujeres, están referidas a una sumatoria de prácticas. La reproducción considerada como un rol primario naturalizado. El doble rol ligado a la salida al espacio de producción, inclusión formal o informal (casi siempre) en el mercado de trabajo para complementar el sustento económico del grupo familiar. El tercer rol se define a partir de las actividades que las mujeres despliegan en el espacio comunitario, y en que, en nuestro trabajo; las podríamos ejemplificar a partir de por ejemplo: las motivaciones generadas por situaciones como la precariedad del hábitat (caso del terreno brasileño o búlgaro), gestión de temas urbanos como consecuencia de un estado ausente (caso del terreno burkinense), nuevas condiciones en el acceso a servicios primarios de infraestructura (caso rumano), o problemas ligados al desempleo, la salud o la educación (caso de los movimientos de desocupados argentinos).

59Este tercer rol, el de gestoras del entorno, está reforzado desde la determinación de género, desde la figura de esposa/madre, posición subordinada que se construye sobre una división sexual del trabajo. Esta concepción tradicional define, además, al espacio comunitario como una ampliación naturalizada del espacio doméstico. (Kabeer, 1992: 3-22; Moser, 1989: 1801)

60Desde esta perspectiva, este triple rol se basa en una naturalización de la capacidad de las mujeres para gestionar problemas referidos a lo reproductivo. También es, efectivamente, una sobrecarga de responsabilidades y actividades en relación a los varones de su misma comunidad, ellas se comprometen con su medio-ambiente (en un sentido amplio desde lo ligado a recursos físicos, como en la problemática social), y en esas actividades son nuevamente invisibilizadas y subordinadas a un poder patriarcal. Se trata de un rol de reproducción, producción y trabajos comunitarios.

61Concatenada con esta perspectiva también se incorpora una noción espacial entre el mundo público de los varones y el mundo privado de las mujeres, donde el barrio o el territorio de pertenencia es considerado como una extensión de la esfera doméstica.

62Esta perspectiva tradicional coincide cuando la situación en los terrenos se verifica como un proceso progresivo de división de tareas determinadas desde el género, que hacen que las mujeres vayan incorporando, de un modo naturalizado, las responsabilidades por el medioambiente, considerando en los imaginarios sociales a este espacio comunitario como una prolongación del espacio doméstico. Se trata de una división de tareas basadas en un varón que se hace cargo de las responsabilidades de producción que sostiene al grupo familiar desde el punto de vista económico, en donde la mujer se ocupa de las tareas de reproducción en el espacio doméstico y en donde este espacio se amplía a lo comunitario. Así, este espacio comunitario va siendo considerado como esfera de lo privado (salvo que en él desarrollen actividades ligadas a la política, en cuyo caso son los varones que adquieren protagonismo y por lo tanto hablaríamos de un espacio público), descripción hecha desde una perspectiva del modelo tradicional, que por efectos de suma de actividades las va determinando desde una división sexual de trabajo y de las representaciones de género que otorgan sentido a la organización familiar y comunitaria.

63Y es en este punto que considero importante plantear algunas diferencias que a partir de nuestras experiencias problematizan este concepto, sobretodo en lo que se refiere a la concepción de que este triple rol (las tareas comunitarias) se constituye como una clara y definida ampliación del espacio doméstico, y que su práctica no cuestiona algunos órdenes de género.

64Por eso, me parece que la categoría de triple rol debería ser reconstruida en cada una de sus instancias y que no puede ser analizada como un conjunto homogéneo que actúa por pura asimilación de funciones iguales, o que surge de una base de prácticas femeninas que se van ampliando y donde en cada instancia se repite la práctica anterior.

65Cuando hablamos de la conciencia de necesidad frente a la ruptura del modelo tradicional donde los varones dejan de poder cumplir con su rol de proveedores se produce, como lo mencionamos anteriormente, una salida de la mujer que incorpora la imperiosa necesidad y la voluntad de encontrar una solución productiva para garantizar la reproducción aunque no esté directamente asociada a lo laboral, pero si asociada a encontrar un sustento o un cambio en su situación medio ambiental, vía lo laboral, la ayuda social o un reclamo al estado. Salida que se produce de algún modo no sólo desde una conciencia individual sino con un sentido colectivo, no es ella en particular la que sufre los avatares de esta situación aunque a veces así lo pueda sentir inicialmente.

66En esta caracterización de solución productiva estoy considerando el acercamiento a los planes sociales (que otorgan por ejemplo en Argentina un subsidio a través del plan de jefes y jefas de hogar, que fue otorgado a cerca de 2 millones de beneficiarios, siendo el 70% mujeres), o en otros casos, la participación en actividades comunitarias que organizan las mujeres en sus barrios (comedores, guarderías, roperos populares), u otras organizaciones económicas que de un modo directo o indirecto intentan buscar la producción de bienes (el alimento, por ejemplo) que pueden colaborar con la situación en su conjunto.

67En algunos casos también se acercan a planes que dan subsidios para el funcionamiento de estas actividades (sobre todo para los comedores), o como en el caso de las manzaneras que realizan un trabajo voluntario en el barrio, para garantizar la entrega de alimentos a todos los beneficiarios. En este caso además hay una adquisición simbólica otorgada desde el poder que las coloca como referentes del territorio a nivel municipal y político.

68En la mayoría de las actividades que mencionamos – actividades identificadas, inicialmente, con esta prolongación del rol maternal del cuidado, la alimentación o la salud – los varones no participan. La conciencia de necesidad lleva a las mujeres a irrumpir en el espacio comunitario, en él despliegan una gran diversidad de tareas sin un objetivo político, es la propia práctica que empieza a determinar su protagonismo y su participación y que se convierten en una referencia de la política social difícil de soslayar por los varones o los poderes públicos.

69Entonces podemos plantearnos como hipótesis que la mujer actúa sobre una ausencia, un vacío en la complementariedad naturalizada del género, es decir, la identidad relacionada con la responsabilidad de la reproducción se amplía, se modifica. La mujer sabe, en algún lugar de su subjetividad, que esta salida al espacio comunitario le debe brindar una respuesta en lo productivo (en el sentido que lo señaláramos). Aparece una resignificación de estas actividades domésticas, presentándoseles como trabajo de las mujeres en la comunidad. Y necesariamente este cambio produce de modo directo o indirecto una modificación en las relaciones de género (independientemente de que esto signifique una modificación en las representaciones de lo femenino, en tanto subordinación o desigualdad) le otorga un contacto con la capacidad de producir bienes y la potencia de sí misma (autoestima y autonomía).

70Esta doble constatación la vemos en las mujeres senegalesas, que en función de la participación en las cooperativas (donde han desarrollado una propuesta centrada en una rentabilidad económica), expresan que ellas tratan de, para evitar la humillación natural que sienten sus maridos, dejar que sean ellos (con el dinero que ellas obtienen) los que hagan, por ejemplo, las compras de alimentos para la familia. Interesante postura que evidentemente se tensiona entre la adquisición de un nuevo lugar en el espacio doméstico y su relación con el varón, intentándose siempre dentro del mismo discurso, que la ruptura no afecte los roles tradicionales de género según una representación imaginaria.

71Como bien lo plantea Ramos Ávila (2003: 25), la colectivización de actividades domésticas ha producido algunos desplazamientos de sentido como por ejemplo:

  1. Ha posibilitado que dichas tareas sean visualizadas como un trabajo, es decir como productoras de valor,

  2. ha hecho posible que las mujeres sientan que sus actividades tienen influencia más allá de sus propios hogares y finalmente,

  3. ha contribuido a generar lazos comunitarios y a destacar la importancia de los procesos de organización colectiva.

  • 9 «Repensando la esfera pública: una contribución a la critica de la democracia actualmente existente (...)

72Por otra parte, pareciera que las categorías de espacio público y espacio privado (quizás hegemónicas de la modernidad, efectivamente discutidas por ejemplo por N. Fraser sobre la concepción de Habermas)9, donde se intenta ubicar unívocamente las actividades desplegadas por varones y mujeres en los nuevos escenarios sociales, no nos permiten definir los límites entre espacios superpuestos, espacios en proceso de transformación, espacios conflictivos, espacios subversivos, espacios transgresores, intersticios de nuevas producciones, o espacios donde se realizan prácticas instituyentes que aún nos cuesta saber si tendrán un efecto sobre lo doméstico/público/político o quedarán como parte de un mundo privado/personal/no-politizado, tanto en términos sociales como en las cuestiones de género.

73De otro lado, principalmente porque en estas prácticas las mujeres no se plantean una lucha de género, ellas proponen la necesidad de desarrollar en esos espacios tareas que puedan devolver la dignidad a sus familias o vecinos, creen que los varones no están en condiciones de enfrentar esta situación de urgencia primaria y ni siquiera les reclaman su presencia, dicen «ellos se deprimen, se angustian, si no tienen trabajo, no saben que hacer, se emborrachan». Es importante de remarcar este punto, ya que uno de los elementos que surgen a causa de la metodología de la investigación-acción es que las mujeres tienen (sobre todo inicialmente) una naturalización de las desigualdades de género. Y es en ese camino que empiezan a transitar, donde se van poniendo de manifiesto problemáticas en los vínculos con los varones (violencia, derechos sexuales, aborto, propiedad de la tierra, etc.).

74Porque esa categorización taxativa, espacio privado/espacio público, nos hablaría entonces de un espacio comunitario domesticado regido exclusivamente por las jerarquías de subordinación de género de lo doméstico, y sobre todo, por la condición de espacio privado que se le otorga a lo doméstico, que produce que ciertas problemáticas no se transformen en temas de la política y de las agendas públicas (tal el caso de la violencia familiar o sexual al interior de los hogares).

75Aquí, sin embargo, hemos observado la importancia de lo que significa esta salida al espacio comunitario, desde los roles domésticos, desde esta conciencia de necesidad. Y en función de nuestra experiencia en la investigación-acción, estas categorías aparecen interpeladas por las prácticas concretas que se desarrollan en el escenario de estos espacios comunitarios de encuentro y socialización.

76Y esta problematización del espacio comunitario, es decir, su análisis connotándolo como ampliación del espacio doméstico por estar ligado a las actividades que en él realizan las mujeres, es interpelada por la magnitud y potencia que adquieren las prácticas femeninas que irrumpen en ese espacio, por las tensiones que se generan, o porque se politizan (directa o indirectamente), dándole nuevos sentidos sociales y políticos, y dicho sea de paso, es paradójico que en este espacio y en esas actividades los varones no estén presentes, siendo ellos los que, desde una perspectiva de género, le otorgaban al espacio el carácter de lo público. Creo que es apresurado otorgar a este espacio un carácter doméstico tan sólo por el hecho de que sean las mujeres las que lo habitan y lo producen, ya que otorgándole, eliminaríamos la posibilidad de considerarlo como una práctica instituyente, potente e impredecible en cuanto a sus consecuencias en las relaciones sociales de género.

77La participación de las mujeres en estos espacios comunitarios provoca renovadas formas de participación colectiva, nuevas formas de representación y nuevos espacios de discusión y construcción social y, por momentos, de construcción política.

78Es por esto que la consideración del triple rol desde esa perspectiva tradicional no da cuenta de la complejidad que adquiere la condición protagónica al espacio comunitario, por lo que considero que es necesario diferenciar a partir de las prácticas que encontramos en las comunidades y en los movimientos sociales (de los países del sur), su caracterización.

La matriz comunitaria de sociabilización

79En función de estas diferencias de conceptos que nos parecen, pueden cerrar un campo incipiente de análisis y donde las prácticas y sus consecuencias se van modificando en un devenir socio-histórico, prefiero denominar a este espacio como matriz comunitaria de sociabilización. Porque acordamos con Di Marco (1998: 207) que la ciudadanía está ligada a los espacios de socialización donde se forman las identidades de sujetos corporizados y que estos espacios van marcando un tipo de ser varón y de ser mujer.

80La defino como matriz porque en ese espacio se van construyendo prácticas, que si bien están enmarcadas, en un principio, en un orden de género tradicional, se van resignificando, van cuestionando ciertos principios del orden naturalizado y van produciendo también lo que Butler denomina una performance, ya que el género no es uno sólo sino lo que uno va encarnando en determinadas circunstancias y en función de ir construyendo una identidad engenerada socio-culturalmente.

81Y se define como comunitaria, porque se despliega dentro de la comunidad y atendiendo problemas comunes, conformando una identidad grupal y social diferenciada de aquellas en las que participan.

82Matriz comunitaria de sociabilización, lugar donde podemos preguntarnos, ¿Cuáles son los niveles de empoderamiento que obtienen las mujeres (dada las prácticas que desarrollan)? ¿Cuáles los varones? ¿y ambos en conjunto? ¿cuánta autonomía adquieren? ¿Qué espacios en la vinculación entre varones y mujeres modifica? ¿Y cómo?

83El concepto de empoderamiento ha sido definido en la red como un «proceso de desarrollo de las capacidades de negociación, a nivel doméstico y colectivo, para llegar a configurar un modo más igualitario y un ejercicio diferente del poder entre varones y mujeres» (Verschuur, 2003: 236). Es decir, estamos frente a una conceptualización que nos presenta la idea de proceso, donde las desigualdades se deben ir reconstruyendo en función de una práctica concreta. Sin duda las experiencias por las que atraviesan las mujeres en esta matriz comunitaria de sociabilización producen efectos importantes en la construcción de sus subjetividades y nuevas construcciones identitarias, en la autonomía que despliegan (tamizada según los orígenes del movimiento o programa de política pública del que participan), en el desarrollo de su autoestima, y hasta en algunos casos donde podemos observar que esa inicial conciencia de necesidad se comienza a transformar en conciencia de derechos.

84¿Qué quiero expresar con este tránsito de la conciencia de necesidad a la conciencia de derechos?

85Las características iniciales en la motivación de las mujeres para irrumpir en el espacio comunitario están determinadas por las necesidades concretas que las aquejan, sus hijos, su familia, su compañero, su comunidad, ellas mismas se encuentran en riesgo debido a condiciones que no pueden garantizarle una vida digna y sustentable. Desde sus prácticas tradicionales salen más allá de sus hogares en búsqueda de soluciones. No cuestionan los valores de género o de ciudadanía que están presentes en sus realidades. Una de las consecuencias de esa salida es el encuentro con las otras mujeres, se organizan, se comprometen, socializan sus dificultades.

86Esta sociabilización, también les permite ampliar sus horizontes de referencia, comienzan a cuestionarse ciertas realidades cotidianas que parecían ser naturales, se identifican con el conjunto de mujeres y van construyendo una identidad grupal de género. En algunos casos son apoyadas por organizaciones políticas, grupos feministas, por ONG’s, reciben cursos, realizan talleres, se relacionan, se vinculan, se forman, aprenden, discuten, comparten, y ganan en autonomía, crece su autoestima, resignifican sus prácticas comunitarias y valorizan sus capacidades de gestión.

87En estas nuevas prácticas comienzan a sentir que los problemas que padecen obedecen también a cierto orden al que se encuentran subordinadas, su propio hogar o su propia pareja. Comienzan a sentir que lo obtenido a partir de la participación en esta matriz comunitaria de sociabilización no es negociable, que la autonomía y la autoestima las fortalece en lo individual y en lo colectivo y que tienen el derecho de no someterse naturalmente a ciertas situaciones que padecen. La necesidad (producida por un sufrimiento) comienza a transformarse en la vivencia del derecho a no padecerlo.

88Este pasaje es evidente en una de las temáticas más serias y reiteradas que surgen en los terrenos de investigación, el de la violencia doméstica, situación que se ha agravado considerablemente producto de esta aceleración en la figura del varón que pierde su trabajo y ve peligrar su identidad masculina al no encontrar otros referentes identitarios que le permitan generar una alternativa de sustento racional y emocional, en su propia condición de varón.

89La presencia de las mujeres en la matriz comunitaria de socialización hace que esta problemática comience a emerger inmediatamente (producto de la comunicación que se genera en las prácticas compartidas), y se constituye, junto a los temas de derechos sexuales (maternidad, aborto, enfermedades sexuales, anticoncepción) en los principales temas de la agenda de las mujeres. Es decir, son temas que son considerados por ellas mismas, temas de la mujer. Esto se refuerza también desde las políticas públicas (consideradas como políticas de género) que trabajan exclusivamente con las mujeres sobre estos temas, planteando – con buen criterio – que en el caso de la mujer hay una primera urgencia que atender referida a la integridad física, psíquica y moral que está en juego producto de la violencia a la que se encuentran sometidas en el espacio doméstico.

90Esta agenda que se empieza a construir entre las mujeres provoca la necesidad de atender esta problemática, generándose un circuito de atención al tema. Cursos o talleres que llegan desde los planes sociales, desde grupos de ONG’s, o desde militantes feministas que se acercan a las mujeres, producen diversas vías de comunicación comienzan funcionar activamente.

91Si bien esta es una problemática social complejísima (y complejas también las formas de su resolución), su emergencia en los espacios de comunicación y encuentro de las mujeres comienza a provocar un aprendizaje y una conciencia en el sentido de que este sometimiento en sus relaciones con los varones, físico o simbólico en términos de violencia, no es una situación natural y que tienen el derecho de ser defendidas y protegidas principalmente por el estado, pero que también el resto de las mujeres pueden convertirse en una red de ayuda y protección.

92Los varones, por otra parte, comienzan a tomar conciencia – inclusive aquellos que son golpeadores – de que esta situación dejó de estar encerrada en el mundo privado/doméstico y está expuesta ante la comunidad. No se trata ya de un problema privado, pasa a ser un problema público y por ende político. Si bien esta secuencia no es tan simple y lineal (tiene muchos matices antes de llegar a alguna solución definitiva), produce un cambio importante en la identidad de estas mujeres, que recorren este camino desde la conciencia de necesidad a la conciencia de derecho.

93También es interesante ver cómo con la aparición de los planes de asistencia – basados en general en la idea de que la mujer necesita de la protección estatal no como sujeto de derechos sino como sujeto vulnerable digno de asistencia – esta mirada de tránsito entre la conciencia de necesidad y la conciencia de derecho comienza en algunos casos a ser cuestionada, empezándose a reclamar dicha asistencia como un derecho adquirido sin dotarla del concepto de tránsito antes mencionado.

94La (im)potencia que se genera en esta matriz comunitaria de sociabilización está relacionada también, con la constitución de ese espacio y sus relaciones con el poder. Es notorio escuchar los diferentes discursos entre manzaneras y piqueteras, que si bien ocupan el mismo lugar en el tejido social, se relacionan de un modo diferente con el poder. Mientras que las piqueteras en sus prácticas lo cuestionan, se oponen, o demandan al estado, las manzaneras se sienten representantes de ese poder, el cual les da un reconocimiento simbólico a prácticas, y a su vez, les restringe un pensamiento crítico de su rol socio-político. Todo esto debido a que el capital simbólico que adquieren las manzaneras está constituido en gran parte e inicialmente por su identificación al poder, al círculo de la gestión política municipal, o a la responsable inicial del programa (Chiche Duhalde). Esta pertenencia las inhibe en muchas de las situaciones que analizamos en hacer este pasaje de la conciencia de necesidad a la conciencia de derecho, es decir, romper con la idea del «asistencialismo», o de este concepto de estado patriarcal benévolo que les otorga soluciones (por supuesto que parciales) a sus problemas o a los de sus vecinos. Esta situación está bien definida por Masson (2004: 115) cuando dice «Las manzaneras tienen acceso a un espacio público que se agota en “lo social”, con dificultades para acceder al público que incluye “lo político”».

95Son pocas las prácticas instituyentes en el espacio público que estas mujeres han generado por fuera de lo instituido por la cadena de sentido de su actividad como manzaneras, y la actividad las coloca en un lugar donde la representación de un tipo de política las inhibe a sentirse enfrentadas a ese poder establecido (constituido por una cadena de significaciones imaginarias), que así como les otorga una identidad, las limita para generar en ellas una conciencia de los derechos por fuera de los supuestamente otorgados. Cualquier acto que las diferencie se instituye como un peligro al sistema de interpretaciones instituido y es vivido por ellas como amenazante, pudiéndoles costar ser desplazadas de esta pertenencia adquirida.

96Sin embargo, como contrapartida, nos podemos preguntar, en función de los grandes cambios y luchas que se han producido en la política argentina en los últimos años y los varios intentos de desarmar este programa, cómo estas 40.000 mujeres manzaneras han logrado constituirse en un colectivo dotado de una fuerte identidad social, con una entidad práctica y simbólica difícil de dejar sin efecto en función de las luchas políticas internas entre dirigentes.

97De cualquier modo consideramos valioso el caso de estas mujeres manzaneras que en esta experiencia de trabajo comunitario han recorrido y construido prácticas, en muchos casos más allá de los objetivos específicos para los que las convocaron, y han generado una identidad grupal más allá de los condicionantes institucionales, políticos o simbólicos que intentan manejarlas. A nuestro entender esto se produjo en esa experiencia de la matriz comunitaria de sociabilización, porque esas prácticas también han dado lugar a la emergencia y construcción de la agenda de temas que les preocupan, temas que en general están atravesados por un orden de género.

98¿Y los varones? En muchos casos los varones invisibilizan o secundarizan estos temas planteados por las mujeres, parece que fueran temas que no les conciernen, o que, cuando participan en ellos, terminan por considerar que hay temas más urgentes y prioritarios como el hambre, la política y la desocupación. Esta postura invisibiliza su propia pasividad para enfrentar los nuevos escenarios, sus propias dificultades para reconstruir una identidad hegemónica sobre la masculinidad que los limita y les genera sufrimiento, que les impide tomar conciencia de sus propias necesidades como sujetos engendrados y socialmente marginados. No logran acceder con naturalidad a esta matriz comunitaria de sociabilización porque la identifican, desde sus representaciones, como un espacio femenino donde a su vez están siendo interpelados, por ejemplo, por la temática de la violencia. ¿Espacio femenino y persecutorio?

99Inclusive las propias mujeres sienten que esta ausencia les permite construir con mayor libertad un espacio propio, exclusivo, donde pueden encontrar altos niveles de comunicación y donde la presencia de los varones les impediría acercarse unas a otras del mismo modo. También plantean que los varones no están en condiciones de enfrentar estas nuevas situaciones, que perdida la identidad otorgada por el trabajo, quedan huérfanos de acción y desde allí muchas veces justifican sus depresiones o su pasividad, y es desde allí también que aumenta la percepción de que de ellas depende el cambio y que ellas son capaces de lograrlo. Ellas son el cambio.

100Desde la matriz comunitaria de sociabilización también se producen prácticas ligadas al medio-ambiente físico o se empieza a luchar por derechos relacionados con los servicios públicos. Se adquiere una potencia en el reclamo, que en algunos casos, ha funcionado para mejorar las condiciones medio-ambientales del barrio. También a partir de esta participación encontramos mujeres que comienzan a participar en cooperativas, en programas de micro-emprendimientos, realizando muchas veces tareas tradicionalmente masculinas.

101Lo que surge a partir del encuentro de las mujeres en la matriz comunitaria de sociabilización también modifica las agendas, y en este sentido es interesante retomar el tema planteado cuando hablábamos de feminización de la gestión.

102Esta participación de las mujeres hace que surjan muchos de los temas ya mencionados y producidos al interior del vínculo con los varones (violencia doméstica o sexual, derechos reproductivos, aborto, etc.), temas relacionados con la agenda de las luchas políticas feministas (aunque no estén identificados de ese modo por las mujeres, que inclusive expresan ciertos reparos a que se las identifique con esos movimientos).

103Esta aparición en los espacios de poder político produce un fenómeno interesante: los varones, desde sus lugares dirigenciales, parecen tomar conciencia de que estas temáticas deben ser abordadas de algún modo o por lo menos contenidas para que no se conviertan en espacios de riesgo que puedan desestabilizar un orden de género establecido. En general esto lo podemos ver no sólo en la política oficial o partidaria, sino también en grupos de base, donde se crean áreas destinadas «a la mujer o áreas de género» donde se involucran los temas que mencionamos, quizás negando desde el inicio la posibilidad de concebirlos como vinculares.

104Estas áreas son conducidas por mujeres, y en reiterados casos, se repite el esquema que vimos en las políticas públicas: las responsables son las compañeras o esposas de los dirigentes. ¿Poder femenino de decisión o de influencia? ¿Dispositivo para controlar o atenuar una lucha política potencial que irrumpe a causa de las prácticas de las mujeres? Una vez más, el espacio de lo femenino se convierte para los varones en un espacio persecutorio o potencialmente desestabilizador de las relaciones de género tradicionales. Potencia de la participación de las mujeres.

105Harcourt y Escobar plantean en un artículo (2002: 3) «que las mujeres están participando en una forma nueva y radical de hacer política que tiene como eje sus cuerpos, sus hogares, su medio ambiente y el espacio público y social».

106Esta «secuencia de lugares» nos muestra que las prácticas desplegadas en el espacio comunitario generan consecuencias directas e indirectas en cada uno de estos lugares donde se plantea una acción totalmente ligada a lo político.

107Cuando planteamos que las mujeres empiezan a recorrer el camino entre la conciencia de necesidad a la conciencia de derecho, por ejemplo, con relación a la violencia doméstica como producto de los aprendizajes que realizan en conjunto con otras mujeres, vemos también cómo esto tiene un efecto en sus espacios domésticos, además de poder saber en dónde se modifica la relación con el varón (en principio pasan a reconocer que no merecen ese trato, en algunos casos logran cambiar la situación o dejar la relación de sometimiento) que está produciendo un circuito donde ese espacio comunitario adquiere un valor político (un valor de derechos de ciudadanía), afecta sus cuerpos y sus hogares, esta presente en lo ambiental y afecta sus relaciones de poder.

108Paradójicamente la ausencia de los varones y su salida de este espacio comunitario por considerarlo parte de una práctica femenina, instala una preeminencia en las referencias de la política. Es difícil encontrar un territorio donde no sea necesario, a la hora de trabajar políticamente, relacionarse con estas mujeres que actúan y realizan prácticas comunitarias como las que hemos descrito.

109En general las mujeres reconocen la importancia que ha tenido en sus vidas esta experiencia dentro de la matriz comunitaria de sociabilización. Muchas mujeres expresan (más allá del origen de estas prácticas comunitarias) que no se imaginan volviendo a sus casas a realizar solamente las tareas domésticas, inclusive una de ellas expresaba con una fuerte ironía «nunca más volveré a la prisión domiciliaria porque, por otra parte, las necesidades de nuestras compañeras seguirán existiendo y yo puedo seguir trabajando por estos derechos», deduciéndose por un lado la toma de conciencia de una situación anterior e histórica, y por otro, la esperanza de poder seguir desplegando esas prácticas en un espacio que no es vivido como el espacio doméstico.

110Si bien no quiero plantear que esto que presentamos modifica estructuralmente la relación desigual de género que viven las mujeres en cada uno de los terrenos, me parece que nuestra postura debería estar más cerca de poder detectar los incipientes devenires (que son potencialmente prácticos) que pueden ayudar a lograr un empoderamiento que equilibre las relaciones entre varones y mujeres, que pueda interpelar a los gobiernos e influenciar en las políticas públicas para que valoren y construyan propuestas en función de estas nuevas realidades, sin dejar de poner de manifiesto las resistencias que se generan en los actores que participan, y en las relaciones de poder que tratan de condicionar la situación social para adaptarse a un discurso hegemónico donde las cuestiones de género están soslayadas.

111Se trata de huellas corporales y emocionales, prácticas sociales innovadoras difíciles de definir a partir de concepciones clásicas, en fin, procesos que cuestionan una realidad que está en permanente movimiento y no debe suponerse como inmodificable.

San Cayetano, Argentina.

Bibliographie

ADEUM, 1996, varios autores «Relaciones de género y exclusión en la argentina de los 90», Buenos Aires, Ed. Espacio.

Auyero, Javier, 1997, «¿Favores por votos?», Buenos Aires, ED. Losada.

Borón, Atilio, 2004, «Pensamiento único y resignación política,: los límites de una falsa coartada», Buenos Aires, PRIGEPP-FLACSO.

Bourdieu, Pierre, 1998, Contrafogos, Rio de Janeiro, Ed Jorge Zahar.

Bourdieu, Pierre, 2003, «La dominación masculina», Buenos Aires, Ed. Anagrama.

De Barbieri, Teresita, 2002, «Sobre la categoría género. Una introducción teóricometodológica». Buenos Aires, PRIGEPP-FLACSO.

Di Marco, Graciela, 1998, Ciudadanía femenina en «Relaciones de género y exclusión en Argentina de los 90» Buenos Aires, Ed. Espacio.

Fraser, Nancy, 1992, «Repensando la esfera pública: una contribución a la crítica de la democracia actualmente existente», England, Habermas and the public sphere. The MIT Press, Cambridge, Massachussets and London.

Fraser, Nancy, 2004, «Política feminista en la era del reconocimiento, una aproximación bidimensional a la justicia de género», Buenos Aires, PRIGEPP-FLACSO.

Friedman, Susan, 2002, «Globalización y teoría social feminista: identidad en movimiento». Buenos Aires, PRIGEPP-FLACSO.

Gónzalez de Duhalde, 2002, «El Plan Vida, una experiencia donde la solidaridad es el eje de la política social», Buenos Aires, Ed. Temas Hainard François, Verschuur Christine y otros, 2001, «Empoderamiento de las mujeres en las crisis urbanas», Ed. IEPALA, MOST-UNESCO.

Hainard François, Verschuur Christine, 2004, «Femmes et politiques urbaines, Ruses, luttes et stratégies» Ed. UNESCO-Karthala.

Harcourt y Escobar, 2004, «Mujeres y política del lugar» Buenos Aires, PRIGEPP-FLACSO.

Hériter, Francoise, 2002, «Masculino y femenino», Buenos Aires, Ed Ariel Antropología.

Levin, Silvia, 1998, «Ciudadanía y política social: continuidades y discontinuidades de una trayectoria» en «Relaciones de género y exclusión en Argentina de los 90» Buenos Aires, Ed. Espacio.

Masson Laura, 2004, «La política en femenino» Ed. Antropofagia.

Moser, Carolina, 2000, «Planification selon le Genre dans le tires monde: comment satisfaire les besoins pratiques et stratégiques selon le genre», en «Le genre un outil necesaire», N ª 1, Cahiers genre et d´veloppement, Ed. L´Harmattan.

Ramos Avila, 2003, Isabel «Mujeres y política, construcciones identitarias y políticas de representación en las prácticas de organización de las piqueteras argentinas», inédito, Tesis doctoral en la Universidad Andina Simón Bolívar, Ecuador.

Rauber, Isabel, 1998, Informe de contenido del equipo de trabajo MOST-UNESCO de Santo Domingo.

Rivera, Marcia, 2000, «La participación: motor del desarrollo humano sostenible. (Cap. 5) Tejiendo los caminos posibles del desarrollo social», Buenos Aires, PRIGEPP-FLACSO.

San Sebastián, Álvaro, 2001, «Argentina. Mujeres manzaneras ¿empoderamiento o asistencialismo?» en «Empoderamiento de las mujeres en las crisis urbanas», Hainard F., Verschuur C. y otros, Ed. IEPALA, MOST-UNESCO.

Verschuur, Christine, 2003, «L´empowerment des approches contrastés, etudes des cas en Amérique Latine», en «Genre, pouvoir et justice sociale», N ª 4, Cahiers genre et developpement, Ed. L´Harmattan.

Notes

1 Ver F. Hainard «Apports et limites de la comparaison», 2004.

2 El Programa Vida tenía como objetivo explícito: «revertir los índices de morbimortalidad maternoinfantil a través del esfuerzo compartido entre el estado provincial, los estados municipales, las instituciones intermedias de la comunidad y una red de mujeres y vecinos» (G. de Duhalde, 2002, 91)

3 En su condición de Presidenta del Consejo Provincial de la Mujer y luego Presidenta Honoraria del Consejo Provincial de la Familia y Desarrollo Humano de la provincia de Buenos Aires y esposa del Vicepresidente de la Nación Dr Duhalde (que acompañó al Presidente Menem) y luego fue (1995) gobernador de la provincia (mismo período menemista) y posteriormente Presidente (2002-2003), en ese último período ella se hizo cargo, también de modo honorario, del Consejo de Coordinación de Políticas Sociales, por delegación de la presidencia.

4 Campana ciudad de 70.000 habitantes situada a 70 km de la capital federal.

5 Se denomina área metropolitana a la capital federal y al conjunto de 140 partidos y municipios que la rodean, sitio donde habitan 14.000.000 de habitantes y se concentran los más grandes signos de pobreza y desocupación.

6 Iniciamos, junto a otro grupo del CEIL PIETTE, Conicet, un trabajo conjunto para analizar las relaciones de género en el seno de algunas organizaciones de desocupados (piqueteros).

7 «Las mujeres (y en otros casos los varones) califican su aporte como ayuda al esfuerzo de quien consideran es el protagonista real del rol y dueño de la responsabilidad. La ayuda se torna así en concepto-conflicto en cuyo nudo se cruzan todas las contradicciones de una época que no puede amoldarse a los roles que la crearon y que tampoco puede mantenerse sin ellos, por lo cual, tratando de ocultar la profundidad de los cambios que se van dando a pesar de unas y otras, de poderes, voluntades y caprichos, la transformación que viene caminando comienza a insinuarse disfrazada a través de las ayudas, facilitando el acercamiento y fusión de roles y responsabilidades sin herir frontalmente dignidades y modos histórico-culturales de ser varón o mujer» Este concepto surgió del trabajo del equipo de Santo Domingo, cuya responsables es Isabel Rauber.

8 En Santo Domingo las mujeres participan activamente en organizaciones barriales en los terrenos analizados. En Bulgaria fundaron, junto a los varones una ONG para proteger su entorno construido en función de nuevas leyes de restitución de terrenos posterior a la caída del muro. En Senegal organizan una cooperativa de carácter productivo, ligada a la explotación de la pesca y en Burkina Faso constituyen una cooperativa encargada de la remoción de los desechos domiciliarios a nivel de su propio barrio. En los dos casos africanos existe un fuerte componente económico en el desarrollo de la autonomía de las mujeres.

9 «Repensando la esfera pública: una contribución a la critica de la democracia actualmente existente», Nancy Fraser.

Auteur

Álvaro San Sebastián

Architecte (UBA) et psychologue social. Il est chercheur à la faculté d’architecture, de design et d’urbanisme (FADU) à l’Université de Buenos Aires. Il a participé à divers projets de recherche nationaux et internationaux et est responsable de la formation du centre POIESIS. Il a coordonné pendant 4 ans le programme RED, un programme de coordination et de développement entre l’université et l’entreprise. Il a été Secrétaire des Relations Institutionnelles de la FADU. Il a participé à la gestion et l’organisation de projets de recherche et de gestion. Depuis 1997, il est responsable du projet MOST-UNESCO « Genre, ville et environnement » en Argentine.