Version classiqueVersion mobile

Tant qu’on a la santé

 | 
Yvonne Preiswerk
, 
Mary-Josée Burnier

Factores que inciden en la diferenciación de la salud según género: una experiencia de trabajo

Cristina Sanchez

Al Instituto de Estudios del Desarrollo (IUED), por haber organizado este evento centrado en la búsqueda de propuestas de cambios a realizar en las prácticas y en el diseño de las políticas, para transformar las actuales relaciones sociales de género que afectan la salud de las mujeres y su capacidad de elección.

A Yvonne Preiswerk y Mary-Josée Burnier, quienes han hecho un esfuerzo sistemático en la organización del evento y han hecho posible que estemos aquí.

A Enfants du Monde, quienes con sus lineamientos de trabajo han apoyado financieramente la experiencia que hoy exponemos.

Texte intégral

Introducción

1La diferenciación de la salud según el género está condicionada principalmente por factores socio-económicos y culturales. A partir de la experiencia de trabajo que hoy exponemos, podemos deducir que, de un lado, la capacidad de acceso a bienes y recursos resulta de primera importancia y, de otro lado, el tipo de respuesta a la salud estará mediado por el hecho de ser mujer u hombre.

Ubicación de la experiencia

2La población implicada se encuentra situada en la zona oriental de la ciudad de Santo Domingo, ciudad que concentra el 30% de la población de República Dominicana, estimada a la fecha en 8 millones. El 70% de los habitantes de Santo Domingo viven en barrios marginales en condiciones de extrema pobreza. En este contexto, las mujeres son las más pobres y muchos de los hogares que ellas lideran caen en la clasificación de indigentes, es precisamente con estas mujeres con quienes trabajamos en primer lugar.

3La zona norte de Los Mina, que es el lugar específico donde participa TU, MUJER apoyando programas de desarrollo, tiene una población de alrededor de 63,000 habitantes. Ubicadas en familias diferentes, esta experiencia tiene una cobertura directa de más de cinco mil personas y una cobertura indirecta que abarca el 45% de los y las habitantes de la Zona.

Condiciones de subsistencia

4La forma de sobrevivencia usual de la población involucrada depende de su participación en la economía informal, la mayoría de la población masculina que trabaja lo hace como vendedor ambulante, tanto de productos como de servicios. La tendencia de las mujeres que trabajan fuera del hogar es a la realización de diversos servicios personales. Asimismo, en los últimos años han habido algunas oportunidades de empleo en las zonas francas industriales, sin embargo sólo pueden acceder aquellos quienes tienen el nivel de escolaridad (8° curso aprobado) y la formación técnica requerida.

5Las mujeres involucradas en el Programa de Salud, madres soltera s en un 40% aproximadamente, se valen de un conjunto de estrategias para generar ingresos y salir adelante con la crianza de sus hijos. Actividades que van desde la venta de loterías (rifas), alimentos semi- terminados o terminados (habichuelas, dulces) hasta el envío de los hijos a la calle para realizar servicios marginales y en muchoscasos, el trabajo de ellas mismas como trabajadoras sexuales.

El programa de salud implementado por TU, MUJER

6Desde hace 10 años la Asociación TU, MUJER viene realizando un programa de desarrollo integral que incluye servicios y formación (educación y formación técnica vocacional). Los ejes temáticos bajo los cuales se realizan estos servicios y formación son, salud, alfabetización, relaciones sociales de género, políticas públicas, organización comunitaria, crédito a micro y pequeñas empresas, orientación legal y educación ciudadana.

7El Programa «Salud Comunitaria, Salud de la Mujer y Materno Infantil», con énfasis en la población femenina e infantil, forma a las mujeres y a la comunidad en general en salud preventiva, tratamiento de enfermedades comunes y género y salud.

8El Programa se realiza en un marco de desarrollo comunitario donde la formación a líderes es un elemento primordial, ya que éstos se convierte en efecto multiplicador, casa por casa, de los conocimientos adquiridos. Los ejes temáticos conducen al conocimiento, a la acción directa en la comunidad, a la organización y a la búsqueda de intereses estratégicos. En síntesis, se busca que la condición y la posición social de las mujeres y la comunidad sean comprendidas por los(las) líderes que hacen el trabajo de multiplicadores(as), y que ello sea transmitido a cada mujer y familia involucrada de forma directa en el programa.

9Desde 1994, TU, MUJER viene aplicando una encuesta semestral para estudiar el comportamiento de las variables relacionadas con la salud de la mujer y el niño. El análisis comparativo de los resultados de dichas encuestas, explica no sólo el impacto positivo que se ha logrado en parte de los propósitos generales sino también las situaciones perjudiciales a las mujeres adultas y niñas que se mantienen sin cambiar. Esto último debido a que dichas situaciones fueron ocasionadas por actitudes y comportamientos muy arraigados y profundos que se reproducen culturalmente.

Los factores que inciden en la respuesta de la salud

10Diferente factores socio-económicos y culturales influyen en la diferencia de la respuesta de la salud cuando se es hombre o cuando se es mujer: desempleo y pobreza, educación, tipo de vivienda en la que se vive, acceso a servicios, socialización y construcción social del género, violencia, exclusión del poder, etc. En la experiencia de trabajo que abordamos se ha encontrado diversos factores determinantes que se inscriben en dichas categorías.

Pobreza y desempleo

  • 1 ONAPLAN. 1997. Informe de Población. Pág. 4.
  • 2 Alemán, José Luis. 1997. ¿Desarrollo con Pobreza?

11Atendiendo a las estimaciones oficiales de 1996, el 56% de los hogares dominicanos estarían viviendo en condiciones de pobreza y el 19% de ellos en pobreza extrema1. Otro análisis señala que para 1989, el «porcentaje de hogares bajo la línea de pobreza» era de 49% para la zona urbana y 58.6% para la zona rural2. Cifras que involucran a más de la mitad de la población del país.

  • 3 IEPD-1996. Condicionantes de Salud de la Población Dominicana, y Factores Demográficos y Socioeconó (...)

12Entre los condicionantes de la pobreza en el país, algunas investigaciones3 indican los siguientes: bajos ingresos de la población ocupada, elevada proporción de hogares con necesidades básicas insatisfechas, deterioro de la distribución del ingreso, tendencia a largo plazo de la reducción del salario real y salario indirecto.

  • 4 Población económicamente activa.

13El desempleo es señalado como el principal factor de la pobreza, y ésta como el principal condicionante de la salud en el País. Según los censos y encuestas aplicada en las últimas dos décadas, más del 25% de la PEA4 se encuentra desempleada.

14La población que participa en el Programa de Salud, es parte de las grandes masas de desempleados(as), sub-empleados(as) y de fuerza de trabajo que caracteriza al 1.5 millones de personas que viven en los barrios marginales de la ciudad de Santo Domingo. Ciudad con una tasa crecimiento anual de 10% sin planificación urbana y carente de servicios básicos estables (agua, electricidad, saneamiento ambiental). La mayoría de las familias involucradas viven en los márgenes de los ríos y cañadas que arrastran aguas contaminadas. La amenaza de enfermedades y tragedias debido a la insalubridad y arrastre de las corrientes de agua en épocas de lluvia es constante, tornándose en dificultares mayores como en 1998 cuando, por esta causa cientos de familias perdieron su vivienda.

15Tanto en la situación de viviendas inadecuadas como en la de desastres, donde se vulnera aún más o se pierde la vivienda, las mujeres, niños y ancianos son los más afectados ya que permanecen más tiempo en la vivienda. Tal y como revelan las consultas psicológicas abiertas en el Programa de Salud, el mal estado de las viviendas trastorna la salud física y mental de las mujeres y las conduce a un estado de desesperanza y de crisis emocional.

  • 5 PNUD. 1995. Informe de desarrollo Humano. Pág. 43.

16Es de conocimiento general que las mujeres representan el grupo más pobres entre los pobres5. Ellas son quienes trabajan más y quienes cargan con los efectos de las sucesivas crisis económicas. En República Dominicana la tasa de desempleo femenino (58%) es tres veces más que la masculina (19%). Estas informaciones impulsan a la reflexión sobre los aspectos culturales que obstaculizan a la mujer el acceso al empleo, teniendo en cuenta que a partir de 1996 la tasa de actividad económica femenina (73%) se acercaba a la masculina (83%).

Jefatura femenina del hogar

  • 6 CESDEN, PROFAMILIA, ONAPLAN, DHS. 1997. Encuesta Demográfica y de Salud 1996. (ENDESA-96). Pág. 15

17La mujer dominicana asume el 31.2% de la jefatura de hogar en la zona urbana6, situación que alcanza mayores porcentajes entre las mujeres de la población atendida en el Programa de Salud.

  • 7 Duarte, Isis y Tejeda, Hoguín. 1995. Los hogares dominicanos. Pág. 46.
  • 8 CESDEN et al. 1997. Encuesta Demográfica y de Salud. Pág. 15.

18En los sectores pobres de República Dominicana, la jefatura de hogar femenina es un fenómeno en crecimiento. Al respecto, un estudio7 muestra que «en 197 alrededor del 20% de los hogares reconoció a una mujer como autoridad principal, en 1991 este porcentaje se había elevado a un 29.5%. Esta situación es más acentuada en la zona urbana, abarcando a una tercera parte de los hogares». La Encuesta demográfica y de salud, 1996 (ENDESA-96) señala que «en el 27% de los hogares dominicanos es una mujer la que sume la jefatura del hogar» y que «aproximadamente uno de cada tres hogares en la zona urbana tiene una jefa de hogar»8.

19La salud de las mujeres con agudos problemas económicos, y con mayor énfasis de las jefas de hogar, se deteriora a nivel físico, emocional y psíquico. En la mayoría de casos sin compañía de un conjugue, ellas deben asumir el hogar en todas sus dimensiones. Hecho que contribuye considerablemente a que los hogares liderados por mujeres se encuentre dentro de los más pobres.

Nutrición

  • 9 CESDEN et al. 1997. Encuesta Demográfica y de Salud. Pág. 161 y 163.

20La ENDESA-96, produce informaciones sobre el nivel de nutrición de las madres, en base a medidas antropométricas que incluyen la estatura, el peso y la masa corporal. Se ha encontrado que sólo el 2% de las mujeres entrevistadas estaban por debajo del valor crítico de 145 cm y únicamente el 6% tenía una masa corporal deficiente9. Sin embargo, los diagnósticos médicos aplicados a las madres atendidas en el Programa de Salud, muestran que gran parte de ellas adolecen de serios problemas de salud, los que podrían prevenirse con una adecuada alimentación.

21En el grupo de referencia del Programa de Salud, el limitado poder adquisitivo generado por la pobreza condiciona una nutrición precaria. Los cuadros de anemia y otras complicaciones a causa de una alimentación insuficiente y no equilibrada se presentan con frecuencia. Esto alcanza niveles críticos para las mujeres embarazadas y lactantes quienes con frecuencia, al tornarse de «alto riesgo», ven amenazados sus embarazos así como su vida misma. Una ingestión inadecuada de alimentos durante el proceso de gestación y de lactancia es pues la causa de nacimientos de niños y niñas con bajo peso así como otras complicaciones vinculadas a la descalcificación y falta de energía.

  • 10 CESDEN et al. 1997. Encuesta Demográfica y de Salud. Pág. 156.

22Esta situación repercute sobre la población infantil, provocando altos índices de desnutrición para la población que se encuentra por debajo de la línea de pobreza. A nivel nacional, la ENDESA-9610 señala que el 11% de los niños y niñas sufren de retardo en el crecimiento o desnutrición crónica, el 1% padece de desnutrición aguda o emaciación (que se refleja en el adelgazamiento exagerado en relación a la estatura) y el 6% sufre de desnutrición global o bajo peso respecto al peso esperado por edad y sexo. Se destaca además que los niños son más afectados que las niñas.

23En el Programa de Salud, tanto a nivel de índices generales como por género, la situación es muy diferente para las niñas y niños que atendemos, en general, las niñas son más severamente afectadas que los niños.

Pobreza, desnutrición y género. Resultados de la encuesrta semestral

  • 11 TU, MUJER INC. 1994. Encuesta Semestral de Salud Materno-Infantil.
  • 12 Esta clasificación se extrae de la curva de crecimiento aplicada por la Secretaría de Estado de Sal (...)
  • 13 TU, MUJER INC. 1998. Encuesta Semestral de Salud Materno-infantil.

24La Encuesta Semestral que aplica TU, MUJER nos muestra que el grado de pobreza incide directamente sobre la salud infantil y la desnutrición, en la mayoría de los casos son una consecuencia de ello. En junio de 199411 se obtuvo que el 30.62% de una población de 2,243 niños(as) menores de 5 años mostraban grados I, II o III de desnutrición12. En mayo de 1998, tras la intervención del Programa de Salud en una población de 2,238 niños (as) en la misma zona, se había logrado reducir dicho porcentaje a 16.04%. Según la encuesta de diciembre de 199813, en una muestra de 1,721 menores de 5 años, los efectos del huracán George se manifestaron elevando el índice infantil de desnutrición a 18.95%.

25El Cuadro N° 1 muestra que a partir de la intervención del Programa de Salud, se ha logrado mejorar los niveles nutricionales de la población menor de 5 años, elevándose en un 14.58% entre 1994 y 1998 (se pasó del 69.38% al 83.96% respectivamente).

CUADRO N° 1. CAMBIOS EN LOS NIVELES NUTRICIONALES POR GRADO DE DESNUTRICIÓN DE NIÑOS(AS) MENORES DE CINCO AÑOS, 1994-1998

GRADO

PESADA SEMESTRAL JUNIO 1994

PESADA SEMESTRAL MAYO 1998

Absolutos

%

Absolutos

%

Normales

1546

69.37

1879

83.95

Grado I

498

22.20

276

12.34

Grado II

136

6.06

74

3.31

Grado III

53

2.36

9

0.40

TOTAL

2243

100.00

2236

100.00

Fuente: TU, MUJER, Encuesta Semestral, 1994-1998.

26Aunque el Cuadro N° 2 indica que el promedio de niñas atendidas (50.2%) es lige ramente superior al de los niños (49.8%), el análisis de la info rmación del Cuadro N° 3 pone en evidencia la expresión numérica de un pro blema cultural de discriminación de género en la práctica misma de la nutrición, generalmente a cargo de las mujeres.

CUADRO N° 2. PORCENTAJE DE NIÑOS (AS) ENCUESTADOS MENORES DE CINCO AÑOS, POR SEXO Y POR SEMESTRE, 1995-1998

Aplicación de la Encuesta Semestre

Niñas%

Niños%

1ro. 1995

50.21

49.79

2do 1995

48.29

51.71

1ro. 1996

49.39

50.61

1ro. 1997

51.84

48.16

2do. 1997

50.03

49.97

1ro. 1998

50.59

49.41

2do. 1998

51.5

48.5

Promedios

50.2

49.8

Fuente: TU, MUJER, 7 Encuestas Semestrales.

CUADRO N° 3. DESNUTRICIÓN DE NIÑOS(AS) MENORES DE 5 AÑOS, POR SEXO Y POR SEMESTRE, 1995-1998

Semestre

Totales

Niñas

%

Niños

%

1ro. 1995

550

307

55.81

2243

44.19

2do. 1995

423

243

57.44

180

42.56

1ro. 1996

451

268

59.43

183

40.57

1ro. 1997

296

174

58.58

122

41.42

2do. 1997

380

234

61.58

1486

38.42

1ro. 1998

359

219

61.00

140

39.00

Promedios

410

240.83

58.77

169

41.23

Fuente: TU, MUJER, Encuesta Semestrale.

27De este modo, se encuentra que la mejoría nutricional lograda en el Programa de Salud ha favorecido sólo a los varones. En 1995, del total de desnutridos, las niñas constituyen el 56.63% mientras que sólo el 43.37% eran niños. Tres años más tarde, en 1998, el porcentaje de niñas desnutridas aumentó a 60.55% mientras que el de los niños disminuyó a 39.45%. Ello revela que, igualmente, en el acceso a los alimentos influyen actitudes fundadas en la valoración de género, que perjudican profundamente, tanto en el ejercicio mismo del rol que juega ante la nutrición infantil y familiar como en los efectos que provoca.

La educación

28La educación formal es otro factor que incide en la respuesta de la salud y la participación en el desarrollo. En la ENDESA-96 se destaca la relación existente entre el bajo nivel de escolaridad de la madre y la desnutrición infantil crónica. La Encuesta Semestral señala que más del 50% de las mujeres incluidas en el programa de salud son analfabetas y, precisamente, en la gran mayoría de casos son los niños y las niñas de éstas mujeres los que presentan problemas más acentuados de desnutrición.

Formación de género y salud

29Hoy en día es de conocimiento general que la educación diferenciada para niños y niñas forma a éstos para ejercer roles sociales distintos. El género es una construcción sociocultural con raíces patriarcales, afianzado en la psiquis humana y capaz de reproducirse automáticamente. Sabemos que las relaciones sociales entre hombres y mujeres, ubican a las mujeres en condición y posición de desventajas con relación a los hombres, en todas las instancias socio-culturales y económicas.

30La encuesta semestral de Salud Materno-Infantil confirma que las mujeres estamos relegadas a un segundo lugar, lo que para millones de mujeres en el mundo significa todavía ser apenas una sombra. Junto a la capacidad natural de dar y conservar la vida, se nos ha impuesto el rol social de reproducir una cultura cuyos fundamentos se sustentan en la exclusión y maltrato de la mujer. Hoy en día, diferentes indicadores sociales económicos y culturales nos muestran las dimensiones de esta exclusión.

31Durante el período que abarca la Encuesta Semestral, el programa de educación en género y salud ha estado vigente. Mediante este programa, las mujeres participan en espacios de formación donde se sugiere un trato equilibrado entre niñas y niños, en todos los aspectos de la crianza. Aunque las informaciones de la Encuesta nos hablan de cambios de actitud en diversas prácticas y comportamientos relacionados con la salud familiar y ambiental, llama la atención que la nutrición siga reportando dificultades para las niñas, incluso en mayores proporciones que al inicio (hace 5 años) de la aplicación de la encuesta.

32Los niveles nutricionales de la población atendida menor de 5 años se han elevado en un 14.58% (pasando de 69.38% en 1994 a 83.96% en 1998). La proporción de niñas y niños guarda un equilibrio, 50.2% y 49.8% respectivamente. Al aplicar en la información un análisis de género, encontramos que la mejoría ha favorecido sólo a los niños. En 1995, el porcentaje promedio de niñas desnutridas era de 56.63%, mientras que sólo el 43.37% era niños. Tres años más tarde, en 1998, el porcentaje de niñas desnutridas aumentó a 60.55%, mientras que en los niños disminuyó a 39.45%.

33Tal y como lo evidencian los resultados comparados de las encuestas semestrales aplicadas en el Programa de Salud, la tradición de valorar más al varón se expresa de manera consciente o inconsciente, en hechos concretos que perjudican y amenazan la existencia misma de las mujeres.

34Desde el nacimiento, a las niñas se les impide tener las mismas oportunidades de sobrevivencia. En este sector de población, que se encuentra por debajo de la línea de pobreza y donde los alimentos accesibles son insuficientes para mantener los requerimientos nutricionales, se trata de preservar al varón. La mayor cuota de alimentos, de tiempo de lactancia y de afectos, recaen sobre los niños. Se trata de un factor cultural que incide directamente en la salud por género y en la capacidad misma de participar en condiciones de igualdad social en el desarrollo.

Control reproductivo

  • 14 ENDESA 96, Págs. 54 y 76.

35La respuesta a esta necesidad es altamente impuesta a las mujeres, tanto por su pareja como por la oferta del servicio. Según ENDESA-9614, a nivel de República Dominicana el uso de anticonceptivos alcanza al 63.7% de las mujeres con pareja. Siendo el de la esterilización femenina el de mayor alcance de los casos (40.9%) seguido de la píldora (12.9%). El impacto de estos métodos se efectúa sobre el cuerpo de la mujer, afectando con frecuencia su salud. Sólo el 9.8% de los hombres sexualmente activos declaró que usaba condón, que a diferencia de la esterilización y la píldora, no representa riesgos para el usuario.

36La Encuesta Semestral aplicada en el Programa de Salud de TU, MUJER, muestra que entre 1995 y 1998 el porcentaje promedio del uso de esterilización femenina alcanza el 37.44%, el de uso de píldoras el 35.77% y el uso del dispositivo intrauterino (DIU) 8.62%. Inversamente, la proporción de responsabilidad masculina en el control reproductivo (condón) es de 1.77%.

37Entre la población atendida en el Programa de Salud sobre la responsabilidad del control reproductivo, son las mujeres, en promedio nacional, las que se ven obligadas a llevar la carga más pesada (ver Cuadro N° 4). Sus compañeros se niegan a usar preservativos, lo que en este momento podría servir no sólo para evitar embarazos no deseados sino también para la prevención de enfermedades mortales como el virus de immunodeficiencia humana (VIH).

CUADRO N° 4. CONTROL REPRODUCTIVO SEGÚN SEXO Y MÉTODO EMPLEADO, 1995-1998

Participación masculina

Participación femenina

Semestre

Mujeres entrevitadas

Condón %

Esterilización %

Píldora %

DIU %

1ro. 1995

1805

2.9

21.0

16.6

4.9

2do. 1995

1818

1.9

37.5

39.9

9.2

1ro. 1996

927

2.4

40.0

40.3

9.2

1ro. 1997

1489

1.02

43.57

37.55

8.57

2do. 1997

1391

1.40

42.10

36.90

10.50

2do. 1998

1002

1.00

40.52

43.41

9.38

Promedio

1405

1.77

37.44

35.77

8.62

Fuente: TU, MUJER, Encuesta Semestrale.

38Dadas las condiciones de existencia y de calidad de vida tan distintas para mujeres y hombres de un mismo segmento social, las respuesta a la salud resulta también diferente según el género al que se pertenezca. Así, las mujeres pasan a ser las principales demandantes de los servicios de salud.

Lactancia materna

39El Programa de Salud trabaja asimismo promoviendo la lactancia materna, actividad en la que se ha superado las metas propuestas. En la última encuesta semestral encontramos que de un total de 58 niños(as) entre 4 y seis meses, 12 (20.69%) estaban recibiendo lactancia exclusiva como alimentación. De 90 niños(as) de 4 meses, 46 (51.11%) recibían lactancia exclusiva. En ambas categorías se ha logrado un porcentaje superior al nacional reportado por la ENDESA-96, que es de 5% y 25% respectivamente.

40La lactancia es uno de los factores que ha ayudado a mejorar los niveles nutricionales en la población infantil atendida en el Programa. Sin embargo, ello tiene efectos negativos sobre las madres, que con frecuencia se ven afectadas por anemia y descalcificación de los dientes, dado el difícil acceso a una alimentación adecuada en este segmento de la población.

41En los últimos años el Ministerio de Salud y las instituciones, como la nuestra, que trabajan con salud materno-infantil han promovido la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses. Este hecho ha profundizado los problemas de salud de las mujeres lactantes cuyos cónyuges son los suministradores de la alimentación familiar, actitudes culturales inducen a éstos hombre a no proporcionar el alimento imprescindible para que las madres lacten sin consecuencias sobre su salud. Cuando al niño(a) se le alimenta con leche enlatada, el padre está dispuesto a proporcionar los recursos para su adquisición pero cuando la madre lacta 100% al bebé esos recursos no son proporcionados a las madres, de ahí que algunas prefieren la alimentación mixta antes de los primeros seis meses.

Violencia de género

42La violencia contra las mujeres es un hecho generalizado en la cultura dominicana. La violencia está presente en sus vidas y se manifiesta de las más diversas formas afectando su salud física y mental. Ello conlleva a una baja auto-estima que vulnera la voluntad y la identidad de la mujere.

  • 15 Dirección General de Promoción de la Mujer (DGPM). 1997. Cuarto informe periódico referido a la Con (...)
  • 16 Mujeres Latinoamericanas en cifras – República Dominicana, 1993. Instituto de la Mujer, Ministerio (...)
  • 17 DGPM. 1997. Obra citada.
  • 18 Colectivo Mujer y Salud. 1998. «Situación de Salud de la Mujer Dominicana». Mimeografiado. Santo Do (...)

43La verdadera magnitud de la violencia contra la mujer aún no ha sido medida en República Dominicana, los sub-registros probablemente se deban al temor de agresiones o por considerarse aún un tema tabú. No obstante, estadísticas parciales nos indican una violación sexual cada seis horas15. El homicidio es la sexta causa de muerte de las mujeres dominicanas entre 25 y 44 años de edad16. Según los reportes policiales de 1995, más de la mitad (50.9%) de los homicidios de mujeres ocurrieron por razones pasionales. Se estima que a lo largo de la vida, 1 de cada 6 mujeres dominicanas es o será víctima de violencia física17. Según un estudio sobre la violencia doméstica en Santo Domingo (1994), el 27% de las mujeres encuestadas sufrió agresión física, el 94% agresión psicológica (amenaza, ofensas) y el 69% agresión social (por ejemplo la prohibición de amistades)18. Ello es una muestra objetiva de la escasa valoración de las mujeres y del rol encomendado como reproductora de la sociedad.

44La población atendida en el Programa de Salud es víctima de la violencia en general, la violencia intra-familiar y la violencia de género, pero en todos los sentidos la mujer es la principal víctima de la violencia. Por ello, la violencia es otro condicionante de primera importancia de la respuesta a la salud según el género.

Reflexiones finales

45Aspiramos a una cultura más equilibrada donde el desarrollo sea sostenible, aspiramos a la paz y al bienestar generalizado con derechos humanos al alcance de todos. No obstante, la estructura y paradigma patriarcal sobre el cual se sustenta la sociedad actual, hace que tales aspiraciones no trasciendan los enunciados de la filosofía del desarrollo.

46La desigualdad de género aún se encuentra encubierta en la planificación e implementación del desarrollo. La lucha contra la desigualdad de género conlleva la implementación de procesos de educación y reflexión y acciones dirigidas al cambio de paradigmas y de actitudes.

47La construcción cultural del género, responsable de tanta exclusión para las mujeres, ha sentado bases en las estructuras mentales de la sociedad humana. Ello permite la reproducción del sistema mediante el cumplimiento de roles de género que se hacen difícil de cuestionar mediante simple observación.

48El género atraviesa todas las instancias sociales, y la salud no está exenta. Desde cualquier perspectiva que analicemos la salud, el género condicionará respuestas diferenciadas para mujeres y hombres. Ser hombre o ser mujer implica un conjunto de experiencias sociales diferenciadas sobre cualquier aspecto de la vida, aún cuando se participe del mismo sector social.

49Un elemento clave para la transformación de las actuales relaciones entre los géneros, es el acceso de la mujer al poder así como la inclusión de la perspectiva de las mujeres en las políticas públicas.

50La participación en los cargos en donde se toman las decisiones de políticas sociales así como en el poder en todas sus dimensiones, en la familia y en la sociedad, permitirá profundizar el proceso de destrucción de los paradigmas que excluyen a la mujer y la visión como referente social con igual validez que el hombre.

Illustracion : Marie Thorndahl

Notes

1 ONAPLAN. 1997. Informe de Población. Pág. 4.

2 Alemán, José Luis. 1997. ¿Desarrollo con Pobreza?

3 IEPD-1996. Condicionantes de Salud de la Población Dominicana, y Factores Demográficos y Socioeconómicos relacionados. Pág. 84 y 85.

4 Población económicamente activa.

5 PNUD. 1995. Informe de desarrollo Humano. Pág. 43.

6 CESDEN, PROFAMILIA, ONAPLAN, DHS. 1997. Encuesta Demográfica y de Salud 1996. (ENDESA-96). Pág. 15

7 Duarte, Isis y Tejeda, Hoguín. 1995. Los hogares dominicanos. Pág. 46.

8 CESDEN et al. 1997. Encuesta Demográfica y de Salud. Pág. 15.

9 CESDEN et al. 1997. Encuesta Demográfica y de Salud. Pág. 161 y 163.

10 CESDEN et al. 1997. Encuesta Demográfica y de Salud. Pág. 156.

11 TU, MUJER INC. 1994. Encuesta Semestral de Salud Materno-Infantil.

12 Esta clasificación se extrae de la curva de crecimiento aplicada por la Secretaría de Estado de Salud Pública, donde influyen las variables de edad, peso y tamaño. La misma es usada en el Programa de Salud para las anotaciones de las pesadas mensuales que se hacen a la población infantil menor de 5 años.

13 TU, MUJER INC. 1998. Encuesta Semestral de Salud Materno-infantil.

14 ENDESA 96, Págs. 54 y 76.

15 Dirección General de Promoción de la Mujer (DGPM). 1997. Cuarto informe periódico referido a la Convención Contra todos las Formas de Discriminación Contra la Mujer. Mimeografiado. Santo Domingo.

16 Mujeres Latinoamericanas en cifras – República Dominicana, 1993. Instituto de la Mujer, Ministerio de Asuntos Sociales de España y Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales.

17 DGPM. 1997. Obra citada.

18 Colectivo Mujer y Salud. 1998. «Situación de Salud de la Mujer Dominicana». Mimeografiado. Santo Domingo.

Table des illustrations

Légende Illustracion : Marie Thorndahl
URL http://books.openedition.org/iheid/docannexe/image/6076/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 516k

Auteur

Sociologa, Directora Asociacion TU, MUJER, Republica Dominica.

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Lire

Open access

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search