Version classiqueVersion mobile

Tant qu’on a la santé

 | 
Yvonne Preiswerk
, 
Mary-Josée Burnier

Relaciones de género: factor determinante en la vida y la salud de las mujeres

El caso de los barrios peri-urbanos de cochabamba (Bolivia)

Gloria Patscheider-Graf

Texte intégral

1Antes de iniciar con el tema de mi intervención, me parece importante señalar que la institución a la que represento en este encuentro, el IFFI, es una organización no gubernamental que trabaja prioritariamente con las mujeres de los barrios populares de Cochabamba, tercera ciudad en importancia política, socio-económica y demográfica (540000 habitantes) de Bolivia. A través de diferentes líneas de trabajo, el propósito del IFFI es fortalecer la democracia, el ejercicio de la ciudadanía, la equidad de género y el respeto a la diversidad cultural. Uno de los programas de la institución es el de Salud y Seguridad Alimentaria Nutricional, con acento en derechos los sexuales y reproductivos, la calidad de atención en salud, la educación alimentaria nutricional y el apoyo a centros de abastecimiento.

2Hemos aceptado con gusto participar en este encuentro porque la reflexión y las experiencias institucionales, desde sus distintos programas, tienen como uno de sus ejes fundamentales los derechos humanos y la equidad de género. Tengo la certidumbre que de este evento saldremos todo(as) enriquecidos(as) por los distintos aportes y que sobre todo, juntos(as) habremos avanzado un paso en la reflexión global respecto a las políticas de salud mundiales, nacionales y locales, que vayan verdaderamente a crear las condiciones que aseguren una buena salud y una mejor calidad de vida para todos(as).

3Mi exposición consta de tres partes. En la primera se hace una presentación sucinta de la realidad boliviana y la situación de la mujer, la segunda parte trata sobre los aspectos culturales andinos respecto a la salud y género y finalmente, a manera de conclusión, en la tercera parte se intenta responder a las preguntas formuladas por las organizadoras de este encuentro.

1. La realidad boliviana, algunos datos1

Población

4Según el último censo de 1992, Bolivia cuenta con aproximadamente 7,5 millones de habitantes, de los cuales 50,6% son mujeres. Se trata de una población «joven» pues las personas menores de 18 años representan el 47,7% y las mayores de 65 años sólo el 4%. Bolivia registra la tasa más alta de fecundidad en Latinoamérica con 5 hijos por mujer.

5Según un estudio realizado por la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL) en 1988, Bolivia es la nación con mayor índice de población indígena de Latinoamérica (51%). Este dato es claramente subestimado – lo reconoce el mismo estudio – por varias razones, entre ellas la discriminación, la aculturación y lo difícil que resulta categorizar al indígena como tal. A nivel lingüístico, el Instituto Nacional de Estadística censaba en 1992 un 58% de personas que hablan castellano, 23% de quechua-hablantes, 16% de personas hablan aymara y 1,6% habla otros idiomas nativos. El resto habla lenguas extranjeras. Según esta fuente, más de la mitad de la población es bilingüe. Sin embargo, es importante señalar que, por una parte, se trata fundamentalmente de un bilingüismo sustractivo, es decir, con claro intento de castellanización y de desaparición paulatina de las lenguas (y) de las culturas indígenas. Por otra parte, grandes porcentajes de la población indígena – sobre todo femenina – que viven en las zonas peri-urbanas y dicen hablar el español, tienen en realidad apenas conocimientos rudimentarios de esa lengua y se comunican perfectamente sólo en su lengua materna indígena.

La realidad social, algunos indicadores basicos

6A continuación se mencionan algunos datos que también son determinantes fundamentales en la situación de salud de la población boliviana. Casi un 70% de la población vive en condiciones de hacinamiento (3 o más personas por habitación), 77% no cuenta con servicio higiénico, 90% no dispone de ducha ni de tina de baño, 72% no tiene alcantarillado y un 59% no cuenta con agua potable.

7A pesar de tener suficientes tierras fértiles para nutrir a sus habitantes, Bolivia, debido a la ausencia de políticas pertinentes, la corrupción imperante, el bajo nivel de los salarios, etc., se sitúa una vez más en el lamentable «último lugar», del país con menor consumo de calorías de América Latina. En relación a las recomendaciones de la FAO respecto al requerimiento diario por persona adulta, 2500 calorías, la disponibilidad calórica diaria por habitante boliviano es de 2088. A nivel de los barrios marginales, donde se sitúa la población peor alimentada, se estima un consumo de 1350 a 1500 calorías diarias.

8Según diversas fuentes, la tasa de mortalidad infantil varía entre 75 y 80 por mil nacidos vivos. En el área urbana la tasa es de 58 y en la rural de 94. En base a la información de las madres, el 40% de las causas son aquellas ligadas al estado nutricional y sus complicaciones. Son muy numerosos los casos de muerte por diarreas agudas, vinculados a la malnutrición y, obviamente, a las condiciones de salubridad. La tasa de desnutrición en Bolivia alcanza al 11,67% (indicador peso por edad).

9Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la mortalidad materna en Bolivia es la más elevada del hemisferio occidental, estimada entre 480 y 600 decesos maternos por 100000 partos de niños nacidos vivos. Como bien señala Iriarte, «el riesgo de morir para una mujer boliviana durante el embarazo o el parto es aproximadamente 60 veces mayor que para una mujer en Europa o en Estados Unidos».

10Veamos las causas de estos decesos. Según datos obtenidos de los hospitales, 55% de las causas de mortalidad materna se deben a abortos inducidos, 26% a hemorragias de diversa etiología, 10% a toxemias y 9% a «otros». De acuerdo con la información que proporcionan las comunidades campesinas, las muertes maternas entre 1975 y 1988 se debieron en un 67% a causas vinculadas al embarazo, 12% al parto y 21% al tiempo del puerperio.

11Según estas fuentes, ratificadas en el trabajo de campo, 48 de 10000 madres mueren por abortos inducidos, infecciones y hemorragias, anemias, desnutrición y trabajo físico excesivo durante el embarazo. No existen datos registrados respecto a la desnutrición materna después del parto.

12Si bien se han registrado mejorías en los últimos 20 años, es importante señalar que Bolivia ocupa siempre el sitial menos favo rable de índices de morbi-mortalidad en América Latina. Según un informe de la UNICEF, la tasa de mortalidad infantil que en 1978 ascendía a 120 por mil niños nacidos vivos, disminuyó a 80 en 1992. La esperanza de vida, calculada en 1990 en 53 años pasó en 1994 a 60 años. A pesar de ello, los ciudadanos bolivianos viven 10 años menos que sus vecinos latinoamericanos y 18 menos que los ciudadanos suizos.

13Si la pobreza, según G. Iriarte, se define como «la insuficiencia en el consumo de bienes y servicios de los grupos alimentación, salud y educación», vemos que la pobreza en Bolivia se ha urbanizado.

14En 1976, el 34% del total de la población pobre se encontraba en el área urbana. En 1988, el 45% de los pobres vivían en las ciudades, situación que ha ido y sigue en aumento. Ello significa que cerca del 63% de los hogares de las ciudades capitales son pobres y un poco más del 26% son indigentes, es decir que sus ingresos no alcanzan a cubrir los gastos de alimentación. Estos hogares representan fundamentalmente a los migrantes de origen quechua y aymara, mineros que abandonaron las minas a causa de los despidos masivos en la década de los 80 y campesinos del altiplano que abandonaron sus tierras por las sequías. Dichos migrantes se instalaron, legal o ilegalmente, en los alrededores de las ciudades, particularmente de la ciudad de Cochabamba, próxima a la región de mayor producción ilegal de coca del país. Estas son pues las características de las zonas marginales en las que trabaja el IFFI.

Situación de la mujer boliviana

15Del total de la Población Económicamente Activa (PEA), las mujeres constituyen el 36,5%, 10% más que en 1976. Casi la mitad de ellas se ocupa en el sector terciario (comercio minorista, comercialización de productos de contrabando y de ropa usada, servicio doméstico, etc.). El 44,4% realiza una actividad lucrativa en el sector primario y sólo el 16% realiza una actividad económica calificada (profesional o técnica).

16El creciente aumento de la pobreza urbana obliga a las mujeres a trabajar en lo que fuere para asegurar la subsistencia de la familia. La combinación de su bajo nivel de instrucción con las responsabilidades domésticas, produce una ampliación irracional de la llamada economía informal. La lucha por obtener mejores ingresos, «conciliada» con la situación personal de la mujer, incluye las más creativas respuestas: pequeña industria, artesanía, actividades que se derivan del narcotráfico y del contrabando, comercialización de todo lo posible e inimaginable, etc. Estrategias que frecuentemente se desarrollan en el ámbito familiar, a veces a cargo exclusivo de las mujeres, sin ningún beneficio ni seguridad social. Las condiciones de esas «ocupaciones laborales» significan para las mujeres la llamada «doble o triple» jornada de trabajo, con las sobrecargas y consecuencias físicas que cabe suponer.

17La creciente responsabilidad económica de las mujeres bolivianas se refleja asimismo en la jefatura del hogar, 19 de cada 100 mujeres entre los 15 y 19 años son consideradas jefas de hogar, 57 de cada 100 mujeres entre los 30 y 59 años y 23 de cada 100 mujeres de 60 y más años. A nivel nacional se estima que el 46% de los hogares bolivianos son sostenidos económicamente por mujeres.

18Como en muchos otros países pobres vemos pues que las mujeres bolivianas ejercen un triple rol (reproductor, productor y de gestión) y asumen una serie de responsabilidades para la subsistencia de la familia. En efecto, con el objetivo de mejorar los escasos e inestables ingresos familiares – debido al aumento del desempleo y subempleo de los hombres y la dramática reducción de la capacidad adquisitiva – las mujeres hacen uso de diferentes estrategias de sobrevivencia, intensificando y diversificando su participación económica.

19A estas alturas del análisis me parece importante resaltar dos aspectos. El primer aspecto – según informes de la Subsecretaría de Asuntos de Género del Gobierno y de la experiencia de terreno – es que a pesar de las terribles condiciones de vida y de trabajo a las que está sometida la mujer, su aporte económico toma una importancia vital tal que le permite renegociar algunos términos en su relación de pareja. De este modo, surge una redefinición del campo y los límites del «respeto» obligado hacia el esposo y, en tanto generadora de ingresos económicos, es ella la que ahora empieza a esperar o exigir el «respeto» que se le debe. El segundo aspecto importante a considerar es la verificación de que las mujeres gastan sus ingresos de manera distinta que los hombres. Ellas invierten prioritariamente en educación, alimentación y salud para la familia, los hombres destinan una parte importante de sus ingresos a la recreación.

20Las mujeres se relegan frecuentemente, no reivindican ni toman lo que necesitan mientras el resto de la familia no esté «servida». Un ejemplo ilustrativo es la injusta distribución de los alimentos dentro de los hogares observados: la porción mayor la recibe el esposo «porque trabaja duro», luego vienen los hijos – primero los varones – y finalmente, lo que resta, si resta algo, es para las mujeres. La que distribuye los alimentos en la mesa es la madre-esposa, por consiguiente no resulta extraño que el 30% de las mujeres latinoamericanas embarazadas sean anémicas.

21En octubre de 1994, bajo la presión del movimiento de mujeres y gracias a la intervención consecuente y militante de las mujeres parlamentarias, el gobierno boliviano decidió aprobar y ratificar la Convención Interamericana, promulgada por la OEA, para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer. Es así que en cumplimiento de la Ley contra la Violencia, se crearon a nivel nacional las «Brigadas contra la Violencia», compuestas fundamentalmente por mujeres policías.

22Respecto a la violencia, de un total de 5526 denuncias de violencia registradas en un año, 76,3% fueron de violencia física y 12,2% de violación. La agresión física, violación y asesinato tuvieron lugar en el hogar y fueron practicados por los mismos familiares de los cuales 95% fueron varones. Respecto a las causas, la Subsecretaria de Asuntos de Género del Gobierno dice: «… en nuestro país hay una cultura autoritaria que se expresa en relaciones de poder al interior de la familia… es el sistema de valores y jerarquías vigentes en el país el que origina la violencia». Nuestra experiencia en barrios populares observa también que a medida que las mujeres empiezan a reivindicar su derecho a la salud, al margen de su rol reproductivo, y se atreven a aspirar otro destino de vida – por ejemplo pretendiendo planificar el número de hijos para buscar otras formas de realización personal o simplemente para tener tiempos prolongados de recuperación física – ellas se vuelven objeto de «sanciones» o control social, discriminaciones y violencia física y psíquica.

2. Especificidades del mundo andino

23Presentada la realidad boliviana, y dentro de ella de manera más específica la situación de la mujer en aspectos que tienen que ver con la salud integral, me parece importante ahondar sobre algunos aspectos de la cosmovisión y la práctica respecto a la salud y a las relaciones de género, de esa gran mayoría de la población boliviana que vive en las dramáticas condiciones de salud descritas. Me refiero a las poblaciones de origen indígena más representadas a nivel nacional y con las que el IFFI trabaja desde hace 18 años: aymaras y quechuas, quienes constituyen, como veíamos antes, más de la mitad de la población boliviana.

24La razón de ello es que, como lo señalan las organizadoras de este encuentro, la promoción y el mejoramiento de la salud, al margen de las desigualdades socio-económicas que saltan a la vista de manera dramática en los países del hemisferio sur, no son solamente un asunto de transmisión de información y conocimientos de aquí para allá. La salud es un basto campo donde las relaciones de poder y de negociación, que son «socialmente construidas por la historia, la cultura y las prácticas sociales, juegan un rol fundamental…». Es decir, y es mi profunda convicción, se debe abandonar la actitud «globalizadora» (por no decir etnocéntrica) y entablar un verdadero diálogo con «el otro» y «la otra», en el afán conjunto y sincero de mejorar nuestras y sus condiciones de vida.

25A pesar de que sólo intentaré acercarme a algunos aspectos de la cosmovisión andina, la empresa no será fácil debido a que la llamada cultura andina es un mundo inmenso y misterioso para quienes la percibimos desde el exterior. La experiencia de terreno y algunas lecturas de autores (as) que se ocupan del tema son la base de los enunciados subsiguientes.

26En primer lugar, me parece importante aclarar que, a pesar de los índices publicados sobre «indigenidad», hoy no se puede hablar en Bolivia de culturas andinas puras, aisladas del conjunto de las otras culturas existentes. No podemos olvidar que, en un afán homogeneizador, durante más de 500 años esas sociedades sufrieron y sufren aún considerables agresiones a su cultura, desde intentos de supresión étnica hasta múltiples esfuerzos de integración a las Sociedades Nacionales. Como no puede ser de otra manera, la aculturación forzada o sutilmente subterránea ha dejado huellas, la yuxtaposición cultural se hace visible y sensible en todos los ámbitos de la vida de los bolivianos y bolivianas. Los procesos de intercambio, préstamos, asimilaciones e imposiciones culturales, modifican las cosmovisiones andinas, sobre todo en el área urbana. A pesar de ello, la cultura andina mantiene su singularidad y peculiaridad respecto a la cultura occidental. De ahí la importancia para referirme a ella en el marco de este encuentro.

La vision andina de la salud

27Como afirman algunos autores, las culturas andinas asumen una actitud integral, global, respecto al cuerpo y alma, persona, sociedad y cosmos. No se puede considerar al ser humano ni a la enfermedad o a la salud separadamente, sin tomar en cuenta todo el entorno (familiar, social, natural, etc.). Por otra parte, existe un principio estructural de dualismo (dos mitades, cielo-tierra, grande-chico, frío-caliente) que debe estar en armonía y equilibrio. La enfermedad es considerada justamente como un desequilibrio entre los contrarios. Consiguientemente, el proceso de curación pasa por el restablecimiento del equilibrio entre influencias opuestas. Algunos ejemplos: el resfrío es generalmente considerado «fresco» y puede ser curado con inhalaciones de eucalipto considerado «cálido», mientras que la fiebre (cálida) se curará con un emplasto fresco. En algunas regiones la inyección es percibida como «cálida», debido a ello muchas veces es rechazada cuando se trata de una enfermedad considerada «cálida». Siguiendo la lógica de los opuestos, no es de extrañarse que frecuentemente se rechacen las sales de rehidratación en casos de diarrea aguda, lo que se necesita es algo que «seque» las heces en vez de introducir al cuerpo un elemento líquido más.

28Otro aspecto fundamental de las culturas andinas es el del intercambio y reciprocidad respecto a todos los ámbitos de la vida y de relaciones: entre personas, entre la naturaleza y el ser humano, etc. En este sentido, cuando por una u otra razón el principio de reciprocidad no se cumple, se produce el desequilibrio, la enfermedad, la riña, etc.

29Según apreciaciones de algunos autores, confirmadas en nuestra práctica, las rupturas de equilibrio (enfermedades) pueden ser de varios tipos:

  • «Enfermedades de dios». Frecuentemente resentimiento o ira de los Apus (espíritus de las montañas) o de la Pachamama (madre tierra) por que no se les trató bien, es decir, se faltó al principio de reciprocidad.

  • «Enfermedades del blanco». Algunas infecciones.

  • «Enfermedades de la posta». Las que sólo se pueden curar a través de la medicina occidental.

  • «Nuestras enfermedades» o «enfermedades del brujo». Las que sólo se tratan con curanderos y medios tradicionales.

30Es así que cuando escuchamos decir «no había sido enfermedad de médico», simplemente significa que el médico no puede curar todas las enfermedades y que hay casos que sólo el yatiri (curandero) puede curar. En el período de la concepción, el embarazo y el parto existen muchos peligros de tener una enfermedad de este tipo, por ello existe una variedad de medidas de protección.

31Más allá de lo anecdótico o «exótico» de ésta y otras maneras de concebir la salud-enfermedad en las distintas culturas y latitudes del mundo, lo que se intenta es demostrar que no se puede prescindir del conocimiento de esas otras formas de ver las cosas cuando se trata de impulsar proyectos de cualquier tipo. Es necesario hacer un esfuerzo de lucidez y honestidad en las explicaciones respecto a los pocos o nulos resultados de las políticas de salud, aplicadas indiferentemente en distintas regiones y culturas del mundo.

Las relaciones de género en la cultura andina

32El enfoque de género nos permite visualizar en qué medida las diferentes sociedades definen y construyen las identidades de las mujeres y varones asignándoles diferentes características y roles. Del mismo modo, permite constatar las discriminaciones y las relaciones de poder que se establecen entre ambos sexos en diferentes espacios: el hogar, la escuela, el trabajo, la organización, los medios de comunicación, las leyes, etc.

33Ahora bien, el mundo andino es un mundo de complementariedad, es decir, se basa en relaciones complementarias y de reciprocidad. Mencionábamos anteriormente que en el mundo andino todo es «par» (dos). Así, para ser «persona» se debe tener pareja. Al concepto «par», se contrapone el de «ch’ulla» (impar, sólo). Esta dualidad se expresa a través de la división entre derecho e izquierdo, que siempre son complementarios y se necesitan mutuamente (hombremujer, yunta de bueyes, etc.). Para lograr dicha complementariedad la pareja «debe ser» la unión de dos opuestos que juntos componen una simetría en tanto concepto ideal. En el mismo sentido, las «desigualdades complementarias» no necesariamente son dos «iguales» que se unen para formar el par y complementarse, puede haber asimetría y diferencias entre ambos «impares» que justamente hacen que al juntarse se complementen. Cada componente de una relación es alguien incompleto mientras no encuentre su «complemento» para posibilitar la regeneración de la vida.

34Esta visión de «imprescindibilidad» de la pareja, fueron observados permanentemente en nuestro trabajo con mujeres de origen quechua y aymara del área urbana: «… sin marido, no hay respeto para la mujer, siempre le falta algo», «… el pobre, hasta ahora no ha podido conseguir mujer». Según un documento del equipo de educadores populares bolivianos (PROCEP), para las mujeres con las que trabajamos existe una jerarquización en el «ser mujer». El primer lugar valorativo ocupa la madre-esposa, el segundo lugar la madre, luego la soltera instruida, seguida por la mujer que aporta económicamente y finalmente, la mujer mayor con experiencia. En este sentido, la identidad más valorada y anhelada de la mujer como ser, pasa por la maternidad y por el hecho de tener marido. Para sentirse «mujer completa», existe una necesidad sentida en las mujeres por obtener y mantener dichos vínculos, en lo posible armónicos. Por otra parte, el sentido de bienestar (salud física y psíquica) de la mujer, a raíz de la concepción de globalidad que tiene, implica también su entorno familiar y social. De este modo, la mujer no puede considerarse como individualidad «fuera de», ella está y se siente bien, en la medida en que su familia también goza del bienestar.

35Como institución que se plantea el enfoque de género en tanto relaciones equitativas entre varones y mujeres, el IFFI tiene como meta lograr las condiciones que permitan a todos y todas un acceso a bienes y oportunidades según los requerimientos y particularidades de las personas. En este sentido, los siguientes son los criterios trabajados en el proyecto de salud: la igualdad de derechos y responsabilidades en el cuidado de los hijos, la alimentación y salud de la familia, el trato equitativo a embarazadas, niños y niñas, la distribución equitativa de alimentos al interior de la familia, etc.

36Muchas veces nos encontramos con que las mujeres mismas rechazan estos criterios «… el hombre trabaja mucho, él trae el dinero y yo como mujer tengo que cuidar a las guaguas», nos dicen. Como en tantos otros lugares del mundo, el trabajo doméstico no es valorado, es un quehacer cotidiano que debe ser asumido exclusivamente por la mujer aunque tanto ella como el hombre tengan que salir a trabajar fuera del hogar.

37Como se mencionó precedentemente, la urbanización de lo indígena, el «roce» cotidiano con el mundo citadino occidentalizado y la nueva realidad socio-económica (creciente pauperización de los hogares de origen quechua o aymara que viven en los barrios marginales de las ciudades), son los factores que han modificado significativamente la vida de la gente andina y dentro de ella las relaciones entre mujeres y hombres. Los roles han cambiado, las mujeres tienen nuevas responsabilidades y mayor sobrecarga física y psíquica, los hombres no acaban de ubicarse ante tanta transformación de la vida de sus esposas. Creemos que estas modificaciones en las relaciones de género, como determinante importante en las condiciones de salud en general, influyen negativamente en la realidad de la salud de las mujeres. Por una parte, hombres y mujeres ven con naturalidad el aumento de las responsabilidades de la mujer, sin cuestionar el reparto de tareas dentro del hogar. Por otra parte, el desequilibrio que se presenta, ante esa aparente «superioridad» femenina que empieza a «exigir respeto» y la inestable situación laboral de los varones, provoca en ellos una profunda inseguridad, desconcierto y frustración que se expresa de diversas maneras: alto índice de alcoholismo masculino (frecuentemente vinculado a la violencia física y psíquica de la mujer), actitud posesiva y patriarcal (que impide a las mujeres regular su fertilidad), «aborto masculino» (el abandono de la familia), etc.

38Referente a la Planificación familiar, tema «privilegiado» cuando se habla de relaciones de género vinculadas a la salud de las mujeres, no voy a extenderme mucho, sólo voy a confirmar que también es una necesidad muy sentida por las mujeres quechuas y aymaras «urbanizadas». Ellas se sienten sobrecargadas económica y físicamente, «los hijos cuestan, siempre es una boca más», «estoy gastada, cansada», «quisiera morirme», nos dicen. El alto índice de mortalidad materna a causa de abortos inducidos es dramáticamente ilustrativo. El sentimiento de las mujeres no siempre es compartido por los varones que, como veíamos anteriormente, ven en los continuos embarazos una forma de controlar la fidelidad de la esposa, de mantenerla «ocupada» para que no tenga tiempo de «andar mal». Son ellos los que muestran mayor resistencia a los métodos anticonceptivos, y el hecho de no trabajar el tema desde la perspectiva de las relaciones de pareja, pone a la mujer en una situación de conflicto suplementario. Quizás éstas sean parte de las razones por las que a pesar de la infinidad de programas y proyectos de Planificación familiar, la gran mayoría de las mujeres no emprende ninguna medida y sigue embarazándose.

3. Conclusión

39La reflexión sobre la realidad boliviana y la situación de la mujer andina que acabamos de exponer, no se agota ahí ni mucho menos, el tema es sin duda de mayor amplitud y complejidad. Sin embargo, a partir de los elementos vertidos hasta aquí, podemos formular algunas conclusiones en relación a las interrogantes de este encuentro.

40A la pregunta de cómo y en qué condiciones influyen las relaciones de género sobre la capacidad de las personas para cuidar su vida y su salud y en su capacidad de optar, trataremos entender y responder esa influencia para el caso de las relaciones entre hombres y mujeres del mundo andino que viven en los barrios marginales de las ciudades de Bolivia.

41Si consideramos, no sin cierto atrevimiento, dichas relaciones de género dentro de la cultura andina separada del entorno social y natural, vemos que esas relaciones en el contexto urbano ubican a la mujer en franca desventaja. Surgen una serie de contradicciones, sobre todo en la mentalidad y en la práctica de las mujeres, que son de cierta manera reforzadas por la sociedad y que provocan, justamente, el desequilibrio: enfermedad, infelicidad.

42Por una parte, en un intento profundo y sincero de mantener el principio de complementariedad, las mujeres no se atreven salir de ciertas categorías, como la de la sobrevaloración de su rol principal: la procreación y el bienestar de sus hijos. Vimos que en la jerarquización del «ser mujer», el primer lugar valorativo está ocupado por la madre-esposa, ella sola no importa, por eso no acude a los centros de salud ni al curandero cuando está enferma, pero sí concurre cuando sus niños o el marido necesitan atención médica. Por otra parte, debido a la necesidad material de buscar medios de sobrevivencia para la familia, la mujer deja de tener ese único o principal rol y asume también el de producción, realizando jornadas de 16 horas y más, sintiéndose única responsable del bienestar de su entorno, sin darse cuenta de que también ella hace parte de ese entorno.

43Como si fuera poco, vimos que en muchos casos el equilibrio del mundo de la mujer se rompe también cuando-por diversas razones-ella sola asume la Jefatura del hogar (quedar impar, ruptura de la estructura dual). Este es el caso de las familias de ex-mineros a causa de la morbi-mortalidad masculina (consecuencias nefastas de las pésimas condiciones de trabajo que tuvieron en las minas), de las familias donde los esposos se ven obligados a trabajar en otros lugares y que sólo pasan algunas temporadas del año con sus familias, de las innumerables familias que fueron abandonadas por los hombres («aborto masculino») o de aquellas en donde éstos no asumieron las consecuencias de sus actos (caso de las madres solteras), etc. Es decir, que además de vivir sobrecargadas física y psíquicamente, gran cantidad de mujeres son discriminadas socialmente a causa de su situación de «impar».

44La no importancia de la mujer como persona obtiene un tinte «oficial» en la sociedad donde dominan estas relaciones de género, que no puede menos que estremecernos. Lo ilustraremos con un ejemplo. En la primera parte de esta exposición decíamos que en los Centros de Salud sólo existen datos del progreso y estado nutricional de los niños menores de un año, no así sobre índices de desnutrición materna después del parto. Una vez nacido (a) el niño (a) el estado nutricional y de salud en general de la mujer, no se controla. Cuando se le habla de mejorar su alimentación es siempre con el argumento de la producción de leche «para que su hijo esté sano y gordo». Lo que suceda con ella, con su cuerpo, con su salud, no interesa a nadie sino en función de su rol de madre proveedora.

  • 2 Lugares donde se consume chicha, especie de «cerveza» andina producida del maíz.

45Otra contradicción y campo de desequilibrio provocado por las relaciones de género se observa en la actividad de la recreación, la que consideramos parte integrante de la salud de las personas. Los varones invierten una parte importante de sus ingresos (y tiempo libre) en actividades deportivas, encuentros con los amigos en las chicherías2, etc. Contrariamente, las mujeres, los domingos lavan lo no terminado en la semana, van a vender (bebidas, salados, sandwichs) a las canchas de fútbol, etc. Ella se permite y «se» le permite «salir» sólo si lo hace con el fin último de proveer una vez más a la familia. Es más, si la mujer sale a vender algo y no vuelve al hogar con el dinero de la venta, es agredida verbal y físicamente por el esposo.

  • 3 Valores y modelos de vida en la ciudad y la poderosa influencia de los medios de comunicación, sobr (...)

46El rol de la madre procreadora y proveedora, tradicionalmente sostenido y asumido, ha sido reforzado en contacto con la cultura judeo-cristiana occidental de los blancos y mestizos de las ciudades. Nos referimos a la identificación de la imagen de la madre con valores absolutos y sublimes de autoentrega, sacrificio y renuncia personal por el bien de su familia. Por esta razón, si a través del contacto con otros valores y modelos3 las mujeres de origen indígena llegaran a aspirar a una realización de carácter personal diferente, se ven sometidas a presiones sociales y culturales tan fuertes que finalmente – en la mayoría de los casos – prefieren darse por satisfechas con su realización a través de los demás.

47Nuestra reflexión sobre cuáles podrían ser los cambios de nuestras prácticas y las de las interesadas, tanto en la formulación de políticas de salud como en la ejecución de proyectos, surge igualmente de lo que antecede.

  • 4 Por ejemplo, el campesino charla con el viento, con las plantas, la tierra, etc., para saber dónde (...)

48Una primera evidencia es que no es tan simple, menos aún a través de nuestra sola intervención, modificar las relaciones de género que influyen negativamente en la salud de las mujeres. De un lado, pensamos que no se puede tratar el tema de la equidad sólo en términos de reivindicación y confrontación, de otro lado, es necesario considerar, en este como en todos de temas, que el mundo andino es también un mundo de conversación. En efecto, para establecer reciprocidades y complementariedades, la comunidad andina necesita conversar4, por lo tanto existe la necesidad, entre otras, de conversar con las mujeres sobre las relaciones de pareja y los significados que ellas y nosotras le damos. Charlando con ellas sobre sus sentimientos y aspiraciones para mejorar o modificar los efectos que se desprenden de esas relaciones, podemos imaginar juntas cambios «de a poquito», en términos de seguir sientiéndose complementada (o) así como de negociación dentro de las condiciones peri-urbanas. Estas condiciones, al haberse añadido el rol productivo al reproductivo, han significado para la mayoría de las mujeres un desequilibrio en la repartición de roles y de poder dentro de la pareja.

49Creo que el tema del poder debe tratarse cuando las mujeres lo mencionan, cuando en la charla surgen elementos que ellas viven y sienten como conflicto o problema. Nuestra experiencia muestra que cuando se conversa verdaderamente en un plano de intercambio horizontal, ellas mencionan el tema cuestionando prácticas y actitudes. Este no es el caso cuando se llega con posturas predeterminadas y generalizadoras, cada realidad, cada caso, son únicos.

50En cuanto al tema crucial de Planificación familiar, creemos que la razón fundamental de la no utilización de métodos anticonceptivos, más allá del temor a los efectos secundarios – algunos imaginarios, relacionados con su cosmovisión –, es el temor a romper la armonía de la pareja. Temor que tiene como base lo que tanto hombres como mujeres dicen y repiten: «… las mujeres que se hacen poner la T de cobre andan con otros hombres», en ese caso consideran que sus esposos tienen razón y derecho a oponerse. Además de información técnica y de insistir sobre aspectos vinculados a los derechos de la mujer como ser humano que hace parte del entorno y que tiene que «estar bien», parecería necesario abocarse al desafío de trabajar con ellas y sus parejas. Trabajo relativo a las significaciones sobre pareja desde su cosmovisión, la situación de la mujer dentro de ésta, las dependencias y relaciones así como las implicaciones en la salud de la mujer y de los niños que supone la presencia o ausencia de la planificación familiar.

51El tema sobre el derecho de la mujer a la libre elección de la maternidad, en el caso de las mujeres andinas, no se puede descontextualizar de su realidad y sobre todo de su pareja. Como veíamos anteriormente, ella no puede verse «fuera de», al parecer, la solución al problema pasa por una solución desde el entorno. En este sentido, más que reivindicar el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo, habría que hablar del derecho al bienestar de su entorno social, que implica necesariamente el bienestar y la buena salud de la mujer.

52El tema de la fecundidad pone en evidente desventaja a las mujeres de los barrios populares. Por ello, las relaciones de poder y de dependencia dentro de la pareja, debería tratarse en un ambiente de negociación, complementación y reconstrucción de la pareja. Ello implica la «auto-re-valoración» de la mujer así como su valoración desde su entorno, reconociendo su derecho a «estar bien» y sabiendo que hay instancias que la protegen. Paralelamente, surge el desafío de empezar a considerar el tema de la «auto-re-valoración» de los varones dentro de su realidad y en relación al enfoque de género.

53Quedan seguramente muchos aspectos a seguir reflexionando en este tema, muchas dudas e interrogantes a seguir trabajando dentro un proceso que no termina aquí ni ahora y que nos invita a ir(nos) re-creando permanentemente. El desafío es grande, pero creemos que vale la pena asumirlo, sobre todo, sabiendo que somos muchos(as) los que nos acompañamos en este camino.

Bibliographie

DIBBITS, Ineke 1994. Lo que puede el sentimiento La temática de la Salud a partir de un trabajo con mujeres del El Alto Sur. Ed. TAHIPAMU, La Paz, Bolivia.

IFFI. (Instituto de Formación Femenina Integral). Sistematizaciones 1996 y 1998. Cochabamba, Bolivia.

IRIARTE, Gregorio. o.m.i. 1996. Análisis Crítico de la Realidad, Ed. Colorgraf, Cochabamba, Bolivia.

RODRIGUEZ, Mario Luis. 1997. La construcción colectiva del conocimiento en la Educación Popular: Desafíos actuales en contextos culturales andino-bolivianos. Ed. B. Fernández, La Paz, Bolivia.

Notes

1 La mayor parte de los datos presentados provienen de distintas fuentes oficiales nacionales e internacionales que han sido recopilados y analizados por el P. Gregorio Iriarte en su obra Análisis crítico de la Realidad.

2 Lugares donde se consume chicha, especie de «cerveza» andina producida del maíz.

3 Valores y modelos de vida en la ciudad y la poderosa influencia de los medios de comunicación, sobretodo la televisión, que no falta ni en los hogares más pobres.

4 Por ejemplo, el campesino charla con el viento, con las plantas, la tierra, etc., para saber dónde y cuando sembrar mejor.

Auteur

Enfermada, estudiante en etnologia, Instituto de Formacion Femenina Integral (IFFI), Bolivia.

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Lire

Open access

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search