Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Les silences pudiques de l'économie

 | 
Yvonne Preiswerk
, 
Anne Zwahlen

La maquila en El Salvador

Résumé

Accepter ou mourir, tels sont les enjeux pour les femmes des maquilas. Voilà ce que nous avons hélas entendu de nos collègues d'Amérique centrale. Nous ne saurions passer sous silence cette autre facette perverse du grand Commerce international. Ainsi dans les zones franches fleurissent, un peu partout dans le monde mais plus particulièrement en Amérique centrale (Mexique, Honduras, Guatemala, Costa Rica, Salvador, Nicaragua entre autres), le maquila business pratique ouvertement une forme d'esclavage moderne. Issus de la volonté de délocalisation du Nord et de la nécessité de création d'emplois au Sud, ces parcs d'usines industrielles de sous-traitance, situées hors frontières nationales, profitent de la misère de millions d'hommes et de femmes sans travail et surtout de travailleuses pour terminer la fabrication de vêtements, chemises, tee-shirts, chaussures de sport, qui arrivent semi-élaborés de certains pays asiatiques ou des Etats-Unis avant d'être réexportés vers les pays de grande consommation et vendus à prix forts. Les "ateliers de sueurs" comme les appellent les ouvrières exigent des semaines de 70 heures, pour de salaires de famine, sans aucun droit de se syndicaliser. Seule "aubaine" pour travailler, ces femmes vivent cependant l'enfer dans ce que l'Amérique centrale et la maquila appellent "le modèle et la réussite du développement"1.

Yvonne Preiswerk

Note de l’auteur

En Síntesis de los documentos: Informe laboral 19952. Las Maquilas en Centro América3. Este documento síntesis forma parte del trabajo presentado por Rosa Virginia Hernández de Menjivar.

Texte intégral

Reseña histórica de las zonas francas y empresas maquiladoras

El Marco general

1La crisis mundial del gran capital en la década pasada obliga a buscar nuevas formas de revalorización a escala mundial. Una de estas nuevas formas es la creación de zonas francas o zonas procesadoras de exportación en los países del tercer mundo, en donde la mano de obra es barata y, además, se otorgan exoneraciones de impuestos y aranceles para facilitar la creación de dichas zonas.

2Las características de las décadas pasadas en cuanto a la división internacional del trabajo continúan vigentes, por un lado, los países industrializados y, del otro, los países exportadores de materias primas e importadores de bienes y servicios. Sin embargo, la particularidad a la que ahora asistimos es la reorganización de la producción a escala mundial, que implica la fragmentación de los procesos productivos de diversas ramas en diferentes localizaciones y dentro de un espacio mundial de producción. En otras palabras, la particularidad de la división internacional del trabajo para los países del tercer mundo es la instalación de espacios productivos denominados zonas francas.

3La crisis estructural del capital, que lleva más de un cuarto de siglo, se debe en parte a la incapacidad técnica de incrementar la productividad frente a la elevación de los costes de producción. Por ello, la propuesta planteada para solucionar este problema se orienta a:

  • Retomar el control del Estado para reducir las cargas fiscales.

  • Renovar las tecnologías de producción y de organización del trabajo para relanzar el crecimiento de la productividad.

  • Reducir la presión de los costes salariales introduciendo procesos de automatización en las diversas fases del proceso productivo.

  • Utilizar estrategias anti-sindicales para debilitar o eliminar el poder de los trabajadores organizados.

4Todas estas políticas impulsan a la implementación de las zonas francas y empresas maquiladoras en los países del tercer mundo.

Las zonas francas en El Salvador

  • 4 Particularmente en 1974.

5La primera iniciativa de crear una zona franca en El Salvador (San Bartolo) fue auspiciada por la Agencia Interamericana de Desarrollo (AID) durante el gobierno del presidente Armando Molina. En este período4, no obstante al fomento de las zonas francas o zonas libres de exportación, dicha iniciativa no logró crear ningún impacto.

6Durante la década de guerra interna en El Salvador, el desarrollo de las zonas francas se paralizó. No sucedió lo mismo en Centro América, observándose una fuerte expansión de las empresas exportadoras. Sin embargo, si comparamos algunos datos (1992) con otros países de la región en, se advierte que en la zona franca operativa de El salvador la dimensión media de las empresas es mucho mayor que la de los otros países, la producción por trabajador es similar al de Costa Rica, el doble de la República Dominicana y aproximadamente el triple de Honduras.

El primer proyecto de las zonas francas

7A finales de la década del 80, la AID retoma su interés por promover las zonas francas como mecanismo de generación de empleo en actividades no tradicionales. Se dispone de un fondo de 26 millones de dólares, canalizados a través del Ministerio de Economía, la Fundación para el Desarrollo Económico y Social (FUSADE) y el sistema bancario nacional. La promoción de zonas francas alcanza una dimensión en la política económica nacional como ninguna otra actividad de fomento: el Banco Central de Reserva, con los fondos de la AID, cubre hasta el 75% del costo total del desarrollo o ampliación de una zona franca, de las actividades de promoción, de la construcción de edificaciones e instalaciones, de la maquinaria y equipo, y de la construcción o adquisición de naves industriales.

8Dichas medidas de promoción no tuvieron los resultados esperados. En el lapso de dos años, sólo se construye una nueva zona franca (Export Salva) que inicia sus operaciones con cuatro empresas (3 de capital extranjero y una de capital salvadoreño) y genera un promedio de 1000 empleos, cuando la meta de funcionamiento total de la zona tiene proyectado generar aproximadamente 15,000 empleos.

9Estos resultados indican lo irreal del proyecto: el número proyectado de zonas francas y de generación de empleo es excesivo. En particular, la proyección del empleo es utópico si se compara con lo que efectivamente han generado las zonas francas de otros países de dimensiones socioeconómicas similares a las de El Salvador. En efecto, se proyecta una generación de empleo diez veces mayor que los logrados en las zonas francas de Costa Rica, uno de los países más beneficiados de los mecanismos de acceso preferencial al mercado de los Estados unidos.

Características de las empresas maquiladoras

Distribución sectorial por rama de actividad

10En El Salvador existe una fuerte concentración, sectorial y espacial, de las actividades de la maquila en el sector textil. La concentración en las actividades textiles se encuentra más difundida entre las empresas de capital extranjero: el 88% de las empresas extranjeras se ubican en la maquila textil.

Ubicación geográfica de las empresas y plantas maquiladoras

11Las empresas se ubican en su mayoría en el aérea metropolitana, en las ciudades aledañas (Ilopango, Soyapango, Mexicanos y San Martín) y en Santa Tecla. Sólo 6 empresas se encuentran fuera de San Salvador. Esta distribución ha creado problemas de congestionamiento, ya que la mayoría de las plantas maquiladoras han sido creadas en los últimos tres años. En efecto, esta situación ha generado incrementos vertiginosos en la demanda por servicios industriales y urbanos (electricidad, agua y transporte) y ha dificultado una adecuada planificación, tanto de los servicios como del territorio urbano de San Salvador.

Origen del Capital

12El 73% de las empresas son de origen salvadoreño. Dicho de otro modo, si se considera que las empresas cuyo origen se desconoce son en su mayoría salvadoreñas, se puede afirmar que ocho de cada diez empresas son de capital nacional.

13Respecto a las empresas extranjeras, las coreanas y taiwanesas, concentradas en el sector textil, han realizado sus actividades en el país con el único propósito de utilizar la cuota salvadoreña de exportación hacia los Estados Unidos. Frente a la competencia asiática, la política comercial de los Estados Unidos otorga diferentes incentivos a las empresas americanas. Esta política busca mantener la competitividad de las industrias intensivas en mano de obra, deslocalizando las partes del proceso de producción intensivas en mano de obra y de menor valor agregado.

14El predominio del capital nacional en la planta maquiladora se concentra de manera particular en el alquiler de servicios (mano de obra y maquinaria). En efecto, las empresas de capital salvadoreño son subcontratadas por los fabricantes norteamericanos, dependen de éstos para el suministro de materia prima y la tecnología, para la organización de la producción, el control de calidad y los ritmos de trabajo, a excepción de la contratación de la fuerza de trabajo.

Tamaño e intensidad del uso de la mano de obra

15El volumen de empleo por establecimiento es superior en las zonas francas que en el resto de las empresas. Por ejemplo, en el sector textil, mientras que las empresas de la zona franca empleaban un promedio de 586 trabajadores, las empresas situadas fuera de estos parques industriales sólo empleaban un promedio de 242 trabajadores por empresa. En general, el promedio en las zonas francas es de 321 trabajadores por empresa. Esta diferencia se encuentra asociada a la mayor concentración de empresas extranjeras en ese tipo de zonas industriales y a la mayor dimensión de éstas respecto a las empresas nacionales. Las maquiladoras establecidas tienen una dimensión correspondiente a lo que se conoce como gran empresa, esto es 295 trabajadores por establecimiento.

16Respecto a los salarios, según el Instituto Salvadoreño de Seguro social el salario mensual promedio en diciembre de 1994 fue de 1262 colones, se señala además que 16 empresas reportan un salario promedio inferior al salario mínimo legalmente establecido.

17En cuanto al valor agregado, según estadísticas del Banco Central de Reserva el valor agregado de la industria maquiladora en 1994 representó un valor de US $ 97.000 mil, lo que significa una tasa de explotación de 99%. Por último, por mucho que se considere otros gastos, la rentabilidad de esta actividad se sitúa por encima de toda norma internacional de rentabilidad aceptable.

Características de la mano de obra

18El empleo en las plantas y empresas maquiladoras es mayori-tariamente femenino: el 78% del empleo total es femenino. Este mismo porcentaje se alcanza en el sector textil.

19El promedio de las trabajadoras tienen un nivel de escolaridad de sexto y noveno grado y aproximadamente el 26% tienen un nivel de bachillerato, encontrándose muy por encima del promedio del trabajador nacional. Sin embargo, la diferencia de niveles educativos (desde trabajadoras analfabetas hasta bachilleres) no significa ninguna diferencia respecto a las condiciones trabajo. La maquila no ofrece ninguna posibilidad de promoción interna en la empresa (salvo el puesto de supervisoras), los niveles de ingreso están vinculados a las destrezas y habilidades manuales y no a los conocimientos o capacitación profesional de las operarias. Los cursos para el manejo de las máquinas textiles en la maquila, que duran entre tres y quince días, no tienen como objetivo el entrenamiento formal de la mano de obra, sino identificar las habilidades y destrezas de las candidatas a un puesto de trabajo.

Movilidad ocupacional

20Una practica común de las empresas de la maquila es despedir a las trabajadoras al finalizar el año, la finalidad es de reducir los costos salariales (vacaciones y aguinaldo) correspondientes al pago por antigüedad. Asimismo, es norma generalizada despedir a una parte de la plantilla en función de la variación de la demanda de trabajo de los subcontratistas. En consecuencia, se producen importantes fluctuaciones estacionales en materia de empleo por dos razones:

  • Muchas de las empresas despiden a un número indefinido de trabajadores(as) cuando se acerca el fin de año, los que serán nuevamente contratados semanas después.

  • Cuando se reducen los “stocks” de piezas a componer, se despide a una parte de la plantilla, en algunas empresas se despiden a los de más reciente contratación y en otras, por diversos motivos.

Marco legal e institucional

Legalidad mercantil

21En 1974 se decreta la “Ley de fomento de exportaciones” cuyo contenido refleja la correlación de fuerzas de entonces. Este decreto ley se inscribe en la política de fomento de plataformas para las exportaciones, las que se encuentran desvinculadas de las condiciones internas de circulación de capital industrial a escala mundial y con necesidad de reducir el peso del capital variable en el coste de producción para elevar las tasas de ganancia.

22En 1986 se crea otra “Ley de fomento a las exportaciones” introduciendo la posibilidad de propiedad o de administración privada de las zonas francas, tanto por nacionales como por extranjeros. La ley amplía las categorías de empresas que podrán establecerse en zonas francas, además de las empresas productoras de exportación, se podrán establecer las empresas de comercialización internacional, las que se dediquen al ensamblaje o maquila para exportación y aquellas que efectúen actividades conexas o suplementarias. Como mecanismo de fomento al desarrollo de zonas francas privadas, los que se establezcan o administren las empresas estarán exentos de:

  • Los impuestos que graven la importación de maquinaria, equipo, herr amienta, repuestos o de implementos necesarios para su establecimiento y funcionamiento.

  • El impuesto sobre la renta.

  • El impuesto sobre el activo o patrimonio.

  • El IVA.

Los recintos fiscales

23El capítulo IV de la ley anteriormente mencionada, convierte en la práctica a todo el territorio nacional en una zona franca potencial, pues para obtener las exenciones fiscales basta con que el Ministerio de Economía declare a una empresa “recinto fiscal”, sin que sea necesario su ubicación al interior de una zona franca. Se entiende por recinto fiscal a “las personas naturales o jurídicas titulares de empresas que exporten la totalidad de su producción o que se dediquen a la comercialización internacional, y que por razones técnicas no se encuentran ubicadas en la zonas francas”. En definitiva, este marco legal lo que representa es una clara discriminación contra la producción orientada al mercado interno.

24Como consecuencia de esta legislación orientada a favorecer la producción para los mercados externos, en abril de 1992 habían registradas 12 empresas con el carácter de recinto fiscal, en noviembre de 1994 alcanzaban la cifra de 186, es decir, un incremento del 55% en dos años y medio. En la mayoría de estas empresas predomina la maquila textil.

25El sesgo pro-exportador de esta ley está contribuyendo a la pérdida de contenido nacional en las actividades manufactureras, sustituyendo la fabricación manufacturera nacional por actividades maquiladoras. Ello sucede dentro de un proceso de subcontratación de las instalaciones industriales, hecho que convierte a los empresarios manufactureros locales en rentistas industriales.

La legalidad laboral

26Ni la Constitución de El Salvador ni el código del trabajo, garantizan el derecho de libertad de expresión de los trabajadores en el sector privado. Por ejemplo, si un trabajador(a) informara a la prensa sobre un producto o desecho tóxico en su empresa, el empresario podría despedirlo legalmente. Los trabajadores tampoco se benefician de la consideración de inocencia hasta que se pruebe la culpabilidad. Si un empleador despide a un trabajador(a), éste no permanece en su puesto de trabajo hasta que se resuelve el conflicto. Con este marco general, la posibilidad de mejorar la situación en las zonas francas y las empresas maquiladoras es muy remota.

27Desde el 21 de mayo de 1994 se encuentran vigentes un conjunto de reformas de la legislación laboral que comprenden los siguientes aspectos: regulación del trabajo de menores, desregulación del trabajo de las mujeres, algunas normas protectoras del trabajo mínimo, y entre las más importantes sobre las relaciones colectivas de trabajo, las relativas a la organización sindical, negociación colectiva y huelga.

28Si bien es cierto que las reformas al establecer un plazo específico en la etapa de cancelación facilitan el procedimiento de la negociación colectiva, igualmente abre la posibilidad de desnaturalizar la negociación colectiva mediante el abuso de la práctica negociadora entre sindicatos minoritarios y empleadores. Ejemplos de este tipo de negociación ya se dan en la práctica, los empleadores negocian con las asociaciones solidarias, establecen pactos que no sólo están en contra de la legalidad, sino que sustituyen al sindicato en tanto instrumento de clase que representan los interés de los trabajadores(as).

El marco legal de la política comercial de los Estados Unidos hacia El Salvador

29La política de seguridad nacional de los Estados Unidos, considera que la mejor forma de evitar la expansión de movimientos insurgentes en su área de influencia es vinculando las estructuras productivas de estos países a la economía norteamericana. Para ello, se propone una política mercantilista de “fomento a las exportaciones” y sólo cuando las condiciones son críticas se propone medidas de reforma estructural (reforma agraria, nacionalizaciones, etc.).

30Por consiguiente, la política de fomento de las exportaciones exento de aranceles se entiende principalmente como una política contrainsurgente. En este sentido, dicha política queda suspendida cuando se pone en peligro la “seguridad económica” de los Estados Unidos, es decir, cuando las exportaciones alcanzan un volumen que pone en peligro las industrias nacionales concurrentes.

El sistema privilegiado de preferencias (SGP)

31Se trata de un programa temporal, hasta 1993, fomentado por los países desarrollados. Este programa ofrece ventajas tarifarias a las exportaciones de los países desarrollados con la condición de que al menos el 35% del valor agregado del producto sea creado en el país beneficiario. El objetivo es apoyar a los países para diversificar sus estructuras productivas.

El decreto de recuperación económica de la cuenca del Caribe (CBERA)

  • 5 Incluye nuevos productos, carne de res, piña, jugo de naranja congelado, ron, alcohol etílico y cañ (...)

32Este decreto, emitido en 1983 y vigente en 1984, incrementa las posibilidades de exportar exento de aranceles al mercado de los Estados Unidos5. Asimismo, este decreto otorga incentivos fiscales para la inversión de capital norteamericano en los países de la cuenca del Caribe. Bajo este decreto, en 1991 El Salvador exportó US$ 9 millones de cañade azúcar, US$ 8 millones de capacitadores cerámicos dieléctricos, US$ 2 millones en melones, US$ 1.5 millones en ocra, US$ 1.3 millones en productos de cartón y US $ 2.5 millones en otros productos.

Las condiciones y relaciones laborales en las zonas francas y empresas maquiladoras

La libertad sindical y el derecho de sindicalización

33En las zonas francas no existen los derechos laborales de sindicalización ni, en consecuencia, el de la negociación colectiva. Una de las garantías para el fomento de las empresas y plantas maquiladoras es la inexistencia de un marco de contrato colectivo obligatorio. A esta característica, se agrega la represión sindical como mecanismo de control patronal sobre el proceso de trabajo. En la actualidad, sólo hay un sindicato activo en las empresas maquiladoras de la zona franca, éste sindicato, debido a su reciente creación (Febrero de 1995), aún no ha sufrido los embates de la acción antisindical.

34Según varios líderes sindicales y otras personas entrevistadas en la maquilas, la principal estrategia empresarial es la represión directa a los trabajadores(as) que aspiran a organizarse. Por ejemplo, existen “listas negras” que impiden encontrar un trabajo a las obreras despedidas por intentos de organización sindical, hasta el punto de que el Ministerio de Trabajo emite una especie de “certificado de buena conducta” que se asegura que la persona concerniente no ha participado en ningún esfuerzo de organización sindical.

35Entre los problemas más frecuentes por los que las trabajadoras y trabajadores se interesan en organizarse sindical mente destacan los problemas de maltrato, de violaciones evidentes a la ley (no pago de salarios mínimos u horas extras) y de dificultades para obtener permisos de atención medica. La combinación de todas estas violaciones ha llevado a los trabajadores(as), aunque quizás de manera espontánea, a levantar pliegos de reclamos, a la toma de instalaciones y otras formas de lucha más activas, ocasionando agudas confrontaciones con las empresas.

La negociación colectiva

36La negociación colectiva es inexistente. Los incrementos salariales anuales, cuando incluyen algún tipo de bonificación, se deciden en base a una tabla personalizada de rendimiento que toma en cuenta el grado de colaboración con la empresa, la puntualidad, la asistencia, etc. En algunos casos, los incentivos para incrementar el rendimiento permiten superar el salario mínimo, contrariamente, en otros casos, inducen a un pago inferior al mínimo legalmente establecido. La inexistencia de negociación colectiva se debe asimismo a una actitud antisindical de ciertos grupos de empresas. En algunos casos, las movilizaciones de los trabajadores(as) han permitido firmar actas de compromisos, las que se han limitado a la aceptación, por parte de la dirección de la empresa, de las condiciones contractuales establecidas por el ordenamiento legal.

37Debido a la represión sindical existente en este ámbito laboral, el trabajo organizativo se realiza con mucho sacrificio y riesgo para los dirigentes sindicales, y sobre todo para los trabajadores(as) que se involucren. Por ello, el trabajo organizativo, al menos en la fase inicial, es de carácter clandestino.

Igualdad de oportunidades y de trato

38El acceso al mercado de trabajo de la maquila es informal, se realiza principalmente mediante relaciones personales.

39La proporción de mujeres que trabajan en la maquila es mayor que la de hombres: de cada cuatro trabajadores tres son mujeres. Esta proporción se traduce en la reproducción de una cultura de subordinación y de maltrato a la mujer trabajadora, reflejo evidente de las condiciones sociales imperantes no sólo en las zonas francas, sino en el conjunto de la sociedad.

40La mano de obra infantil en la maquila se ha incrementado, en especial en aquellas empresas que realizan sus operaciones con grandes fluctuaciones estacionales en los pedidos. De este modo, se facilita el despido y la contratación, pues la mano de obra infantil es más flexible desde el punto de vista de la entrada y la salida del mercado de trabajo.

41En los convenios internacionales sobre igualdad en el trato laboral y de oportunidades ratificados por la OIT, solamente se han aprobado aquellos que hacen referencia de un modo marginal al trato de las mujeres trabajadoras. El criterio clásico de algunos funcionarios y empleadores es que cualquier protección específica a las mujeres trabajadoras significa pérdida de imagen, de oportunidades de inversión (sobre todo en la maquila) y de aumento en los costos de producción.

Illustration tirée de : Daïffa, l’Algérie des femmes (Femmes sous lois musulmanes), 1994.

Notes

1 Pour en savoir plus voir Le Monde diplomatique, "Les travailleurs centraméricains, otages des maquilas", mars 1998, p. 12 et 13; La déclaration de Berne, Lausanne, "Made in dignity" lettre d'info No. 9 Janvier 1997.

4 Particularmente en 1974.

5 Incluye nuevos productos, carne de res, piña, jugo de naranja congelado, ron, alcohol etílico y caña de azúcar.

2 Fundación F. Ebert.

3 OIT-Fundación Trabajo y Universidad.

Table des illustrations

Légende Illustration tirée de : Daïffa, l’Algérie des femmes (Femmes sous lois musulmanes), 1994.
URL http://books.openedition.org/iheid/docannexe/image/6036/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 202k

Lire

Open access