Version classiqueVersion mobile

Cargar y descargar en el desierto de Atacama

 | 
Benjamín Ballester
, 
Nicolas Richard

II- Contenedores

Capítulo 11. Microcargas de pigmentos: contenedores precolombinos de madera y hueso del desierto de Atacama

Marcela Sepúlveda, Emily Godoy et María Del Mar Torres

Texte intégral

Agradecimientos: Trabajo financiado por el proyecto FONDECYT 1190263. Nuestro profundo reconocimiento a Cristian Becker y Francisco Garrido por su recibimiento en el MNHN y permitirnos revisar las colecciones. Agradecemos también a Sebastián Gutiérrez, del Laboratorio de Análisis e Investigaciones Arqueométricas de la Universidad de Tarapacá, por el análisis químico mediante fluorescencia de rayos X portátil de los contenidos aquí presentados. Finalmente, agradecemos al Ibero-Amerikanisches Institut zu Berlin por facilitarnos la fotografía de Max Uhle disponible en su página web.

Introducción

1La noción de carga en su principal acepción se refiere a “una cosa que hace peso sobre otra”, “una cosa transportada a hombros, a lomo o en cualquier vehículo” [RAE, 2021]. Así, no debe extrañarnos que, al pensar en la idea de cargar y descargar en los Andes, recordemos de inmediato y con gran sentido las palabras del padre Bernabé Cobo [1890, p. 332] durante la época colonial:

“Los principales trajines que al presente hacen los españoles en este reino del Perú, son en recuas de estos carneros con indios arrieros; porque en ellos se llevan coca, vino, maíz y demás bastimentos así a las minas de Potosí como a otras partes […] Son siempre las recuas muy grandes. Porque comúnmente van en cada una de quinientos carneros para arriba, y de mil y dos mil, con ocho indios para cada ciento, que los rigen, cargan u descargan”.

2El transporte de cargas a lomo de camélidos se mantuvo hasta tiempos recientes, relegadas no hace mucho por el uso de vehículos motorizados [Richard et al., 2018]. Variados estudios etnográficos sobre las caravanas de llamas permiten no solo comprender la importancia de los productos que eran transportados y su relevancia en las relaciones de intercambio [Lecoq, 1987; Nielsen, 1997-1998], sino también evidenciar una gran riqueza de testimonios materiales relacionados con las caravanas y las prácticas simbólicas que acompañaban a animales y pastores [Lecoq & Fidel, 2003, 2019]. Es común encontrar estos referentes entre las ofrendas de los principales cementerios prehispánicos tardíos del desierto de Atacama en el norte de Chile [Boman, 1991[1908]; Créqui-Montfort, 1904; Duran et al., 2000; Latcham, 1938; Mostny, 1952, 1964; Núñez, 1962; Sánchez & Verde, 2005; Spahni, 1963; Tarragó, 1989; Uhle, 1913], los que permiten reconocer la trascendencia de la carga para estas poblaciones. Sumados a ganchos de atalaje [Raviña et al., 2007], cencerros, grandes bolsas y amarras textiles [Cases, 2007], se hallan también otro tipo de objetos formando parte del ajuar ofrendado a los difuntos que, aunque diferentes entre sí, es posible agrupar por compartir una función común: contener y, por lo tanto, cargar. Nos referimos específicamente a objetos producidos en una amplia diversidad de materias primas, tales como concha, madera, piedra, cerámica, calabaza, textil, cuero, vejiga y hueso [Ayala et al., 1999; Créqui-Montfort, 1904; Durán et al., 2000; Gili et al., 2016; Hermosilla, 2001; Horta, 2012; Horta et al., 2020; Latcham, 1933, 1938, 1939; Lehmann-Nitsche, 1904; Llagostera et al., 1988; Montell, 1926; Nielsen, 2018; Ryden, 1944;Tarragó, 1989; Uribe et al., 2004].

3Entre estos contenedores destacan unos por su reducido tamaño y singular naturaleza, comúnmente llamados cajitas, tubos, cubiletes, estuches o bolsitas (Figura 1). ¿Cuáles fueron sus características materiales, morfológicas y volumétricas? ¿Qué cargan estas cajitas y tubos? ¿Qué se guardaba en tan pequeñas cantidades que debía ser cargado en estuches tan elaborados? Ricardo Latcham se refiere a ellos en varias de sus publicaciones. Además de indicar la variedad de materias primas con que fueron producidos estos objetos, agrega información sobre su función, contenido y tamaño:

“En las sepulturas de todas las épocas de la cultura atacameña […] se encuentran cajitas o estuches de hueso, de caña o de madera, empleados para guardar tierras de color. Los más antiguos son de hueso, usándose para ellos un trozo del fémur de un lobo marino o bien de llama o huanaco. […] Raras veces pasan de 10 ó 12 cm de largo”. [Latcham, 1938: 143; el destacado es nuestro]

4Aunque estos objetos fueron señalados tempranamente por diversos investigadores de la región [Boman, 1991[1908]; Créqui-Montfort, 1904; Latcham, 1938; Uhle, 1913] (Figura 2), hasta ahora han recibido escasa atención más allá de su descripción tipológica [Alliende, 1981; Horta et al., 2020; Núñez, 1962; Tarragó, 1989].

Figura 1. Pequeños contenedores de concha y madera

Figura 1. Pequeños contenedores de concha y madera

Fuente: Colección Museo Augusto Capdeville Rojas de Taltal, Benjamín Ballester

Figura 2. Pequeños contenedores de madera

Figura 2. Pequeños contenedores de madera

Fuente: Ibero-Amerikanisches Institut zu Berlin

5La cantidad y variedad de pequeños contenedores en los contextos funerarios de la región de Antofagasta funda nuestro interés por reflexionar sobre su importancia y valor, aunque en esta ocasión a partir de la noción de ensamblaje, que nos obliga a pensarlos desde la relación indisociable entre contenedor, contenido y el individuo que lo porta [Robb, 2017]. Interesante es que, junto con compartir una misma función destinada a contener, todos estos envases son relativamente pequeños, lo que les confiere la ventaja de ser livianos, transportables (solos o en colectivo), pero además ser poco visibles, de modo que se pueden trasladar en otro envoltorio de mayor tamaño, confeccionado en textil, cuero u otro material y, por ende, constituir parte de una carga personal, individual, íntima y preciada.

6Así, sin detenernos demasiado sobre sus particularidades materiales (técnicas de manufactura o los distintos materiales que ensamblan, por ejemplo) ni morfológicas (formas, tamaños, eventuales decoraciones, entre otros), centramos el presente trabajo en el análisis del volumen y la naturaleza del contenido de dos clases de estos contenedores: aquellos de madera y de hueso. Seleccionamos estos conjuntos, provenientes de diversos cementerios tardíos de la región de Antofagasta y que hoy forman parte de las colecciones del Museo Nacional de Historia Natural en Santiago (MNHN), por corresponder a envases cerrados y haberse identificado en ellos un contenido similar: pigmentos minerales. En este texto buscamos, en síntesis, problematizar la capacidad de “microcarga” para superar la noción habitual en los Andes de una carga como una “macrocarga”.

Microcargas precolombinas

7Los contenedores de hueso son pequeños envases cilíndricos confeccionados a partir de huesos largos de camélido, documentados en sitios arqueológicos funerarios de la región de Antofagasta en el norte de Chile [Alliende, 1981; Ayala et al., 1999; Cerezo, 2005; Créqui-Montfort, 1904; Durán et al., 2000; Gili et al., 2016; Horta, 2012; Horta et al., 2020; Latcham, 1938, 1939; Montell, 1926; Mostny, 1952; Ryden, 1944; Uribe et al., 2004] y en la puna de Jujuy en el noreste de Argentina [Lehmann-Nitsche, 1904; Nielsen, 2018; Ramundo, 2020]. Si bien existe cierta variabilidad formal dentro de los objetos estudiados, los exponentes más comunes son contenedores realizados sobre la diáfisis de un fémur que se ha regularizado, eliminando parte del tejido cortical para generar un cilindro casi perfecto; también los hay manufacturados sobre húmeros y tibias, logrando formas cilíndricas (Figuras 3A & 3C) y troncocónicas (Figuras 3B & 3D).

Figura 3. Contenedores de hueso

Figura 3. Contenedores de hueso

A- Tubo de hueso cilíndrico envuelto parcialmente con fragmento de cuero
B- Tubo de hueso troncocónico con envoltorio de cuero
C- Tubo de hueso cilíndrico con huellas periféricas en cada extremidad
D- Tubo de hueso troncocónico con fragmento de envoltorio de cuero, hilo y argamasa en una extremidad

Fuente: A- Quillagua, Colección Ricardo Latcham, MNHN
B- Chiu Chiu, Colección Aníbal Echeverría y Reyes, MNHN
C- San Pedro de Atacama, Colección Aníbal Echeverría y Reyes, MNHN
D- Chunchuri, Colección Max Uhle, MNHN

8Es común hallar hoy en las colecciones únicamente el tubo de hueso (Figura 3C), pero en ciertos casos, cuando el objeto se ha preservado mejor, se aprecia además un tapón en una de las extremidades, junto con hilados y forros de cuero o textiles que envuelven la pieza (Figuras 3A, 3B & 3D). En los ejemplares completos se aprecia también una tapa de cuero para encerrar, proteger o no perder el contenido. Los casos incompletos acá considerados fueron incluidos por poseer un adelgazamiento o pequeños cortes en la parte proximal destinados a asegurar la tapa en su lugar. En total, identificamos 66 objetos de estas características en el MNHN (Tabla 1).

Tabla 1. Detalle de contenedores de hueso y madera analizadas (MNHN)

Sitio

Contenedores de hueso

Contenedores de madera

Quillagua

3

-

Caspana

19

2

Calama

-

28

Chunchuri

29

-

Chiu Chiu

7

17

Valle del Loa

-

1

San Pedro de Atacama

-

7

Origen no precisado

8

-

Total

66

55

9Los contenedores de madera, por su parte, son habituales entre las ofrendas de cementerios de la costa e interior de la actual región de Antofagasta [Latcham, 1910, 1928, 1933, 1938; Mostny, 1958; Ryden, 1944; Spahni, 1963, 1967; Tarragó, 1989]. A diferencia de los huesos, los envases de madera manifiestan una gran variabilidad morfológica: cuadrangulares, cilíndricos (simples o dobles), bicónicos (diábolo), prismáticos rectangulares o trapezoidales, y con uno o múltiples compartimentos [Latcham, 1938]. Para este trabajo, no obstante, pusimos particular énfasis en objetos “cerrados”, es decir, aquellos que tuvieron tapa, conservada o no, o con evidencia de rebaje para disponer un cierre, los que demuestran entonces cierta intencionalidad para almacenar, proteger y transportar su contenido. Entre las múltiples formas, solo dos tipos conservan su tapa o presentan un rebaje para ubicarla: las de forma cilíndrica y las prismáticas rectangulares (Figura 4). Usualmente las primeras tienen solo un espacio para contener y las segundas pueden contar con más de un compartimiento. En total registramos 63 contenedores de madera de estas características en las colecciones del MNHN, aunque solo 55 ejemplares completos fueron medidos y considerados para el análisis volumétrico (Tabla 1).

Figura 4. Contenedores de madera

Figura 4. Contenedores de madera

A- Caja cilíndrica con motivo antropomorfo tallado y tapa de cuero
B- Caja rectangular con motivo antropomorfo tallado
C- Caja cilíndrica con envoltorio de cuero cosido con hilado
D- Cajita rectangular con dos compartimentos

Fuente:
A- Chunchuri, Colección Max Uhle, MNHN
B- Chunchuri, Colección Max Uhle, MNHN
C- Chiuchiu, Colección Emil de Bruyne, MNHN
D- Chiuchiu, Colección Stig Ryden, Varldskulturmuseet, Suecia

10En ambos casos, a partir de los ejemplares mejor conservados y sin entrar en detalles, es posible indicar que la manufactura implicó no solo la obtención del material óseo y de madera con técnicas de trabajo específicas para su producción, sino también la de otras materias primas con sus propias cadenas operativas. Al involucrar diversos materiales, conocimientos y técnicas, en su ensamblaje estos objetos adquirieron un alto nivel de sofisticación, lo que aumentaba sin dudas el valor no solo del producto final, sino también de su contenido.

11Los volúmenes calculados para los contenedores completos de hueso y madera, pese a una mayor variabilidad de capacidad en las segundas, muestran cierta recurrencia entre los 20 y 80 centímetros3 (Figura 5). Aunque los de madera almacenan mayor volumen que los de hueso, es interesante notar que la mayoría de los objetos cilíndricos o prismáticos rectangulares de madera y los cilíndricos de hueso fueron producidos para contener volúmenes similares, casi estandarizados. Esta coincidencia permite pensar que el material (hueso o madera) con el que fueron elaborados pudo ser un factor secundario frente a la capacidad del contenedor, lo que da aún más importancia a su pequeño tamaño y a su contenido. No obstante, la manufactura de estos envases, sumada al volumen de almacenaje restringido, pudo en efecto contribuir a ponderar el valor de la sustancia interior por ser algo escaso, difícil de producir u obtener, preciado, simbólico, o usado solo en ocasiones especiales, algo que no podía ser visto, y que debía almacenarse en contenedores cerrados por alguna propiedad específica (degradación química, por ejemplo), entre muchas alternativas. Las preguntas entonces son: ¿qué resguardaron específicamente?, ¿contuvieron lo mismo o productos diferentes?

Figura 5. Volúmenes de contenedores de hueso y madera calculados sobre piezas seleccionadas del MNHN

Figura 5. Volúmenes de contenedores de hueso y madera calculados sobre piezas seleccionadas del MNHN

Esencia de los contenedores

12Numerosos autores han remarcado, desde un enfoque basado en el estudio y comprensión de la cultura material, la necesidad de ampliar el análisis de un contenedor más allá su mera función como envase para cargar, para interpretarlo a partir de sus propiedades, su rol e incluso agencia, es decir, en las distintas interacciones ligadas a su capacidad de contener [Gamble, 2007; Knapett et al., 2010]. De ahí entonces la relevancia de reflexionar sobre las otras posibilidades de acción de estos objetos, tales como su capacidad de separar interior y exterior, de invisibilizar y proteger su contenido, o de poner en valor la relación entre contenedor y contenido, o entre portador y espectador. En palabras de John Robb [2017], es impensable distinguir la función del objeto respecto de su contenido y del individuo a quien se encuentra asociado.

13Como no se tiene información precisa sobre su contexto específico de hallazgo, podemos orientar nuestra interpretación a la relación entre contenedor y contenido, por ejemplo, al integrar sus cualidades o propiedades como materia, su estado (líquido-sólido), textura, color, entre otros aspectos. Si bien algunos autores han afirmado su posible relación con el almacenaje de productos alucinógenos [Hermosilla, 2001; Horta et al., 2020; Llagostera et al., 1988; Tarragó, 1989], las primeras referencias a estos contenedores fueron enfáticas en describir su uso principal para guardar tierras de colores: “Interesante es la colección de objetos de madera, casi todos de algarrobo. Incluían herramientas de agricultura, como palas, cuchillones para desterronar y azadas; cajitas de diversas formas para guardar colores, cuyas manchas y restos todavía se veían” [Latcham, 1933, p. 136].

“Son comunes las cajitas de madera en que guardaban sus colores; i frecuentemente se las hallan con restos de las tierras que usaban: Los colores de estas tierras eran casi siempre rojo, amarillo o blanco […] los colores molidos y amasados en bolas, también se encuentran, a veces y con frecuencia los estuches o cajitas de hueso o de madera de que hemos hablado contienen todavía dichas pinturas. Los colores son siempre minerales siendo los más comunes los ocres o hidratos y óxidos de hierro, tiza o caolín, óxidos de manganeso, carbonatos de cobre, óxidos de arsénico y a veces, el cinabrio”. [Latcham, 1910, p. 43]

14Nuestra revisión del contenido en los casos aquí analizados nos permitió observar concreciones sólidas de color blanco-beige opaco, o bien, en forma de polvo en 23 contenedores de madera y residuos rojos al interior de 10 casos; mientras que en los de hueso observamos contenidos blanco-beige-café (n = 19) y negro (n = 18) (Figura 6).Además del rojo, identificamos otros colores, aunque en envases diferentes no cerrados y, por ende, no considerados en este estudio.

Figura 6. A- Contenedor de madera con restos de concreciones blancas en su interior; B- Contenedor de hueso con concreciones blancas al interior

Figura 6. A- Contenedor de madera con restos de concreciones blancas en su interior; B- Contenedor de hueso con concreciones blancas al interior

Fuente: A- Chunchuri, Colección Max Uhle, MNHN
B- Chiu Chiu, sin referencia, MNHN

15El análisis mediante fluorescencia de rayos X contribuyó a caracterizar químicamente de forma preliminar los contenidos blancos, beiges y negros reconocidos principalmente en los contenedores considerados en este estudio. Con esta técnica identificamos, pese a la variación de colores y tonos, recurrentemente la presencia mayoritaria del elemento titanio (Figura 7).

Figura 7. Espectros elementales de fluorescencia de rayos X de los contenidos observados en dos contenedores

Figura 7. Espectros elementales de fluorescencia de rayos X de los contenidos observados en dos contenedores

A- Contenedor de madera
B- Contenedor de hueso

Fuente: Pieza de Figura 6A, Chunchuri, Colección Max Uhle, MNHN. Chunchuri, Colección Max Uhle, MNHN

16El dióxido de titanio, a diferencia de los óxidos de hierro o manganeso u otros colorantes minerales [Sepúlveda, 2021], ha sido escasamente registrado en los Andes y regiones vecinas, y muchas veces su presencia se debería a alguna contaminación que corresponde a un pigmento producido sintéticamente desde inicios del siglo xix [Eastaugh et al., 2004]. Sin embargo, pigmentos a base de dióxidos de titanio se han reportado recientemente en diversas regiones de Sudamérica, por ejemplo, en pinturas de cerámicas prehispánicas del sur del Perú [Kriss et al., 2018] y Argentina [Freire et al., 2016], keros de madera pintados de la época colonial (s. xvi) [Howe et al., 2018], así como en el arte rupestre de la Patagonia [Rousaki et al., 2014]. Es probable, por lo tanto, que su inexistencia previa se deba más a una falta de investigación que a un desconocimiento de estos materiales en tiempos precolombinos.

17Hasta ahora este tipo de colorante mineral no había sido identificado analíticamente en el desierto de Atacama. Lamentablemente, aún desconocemos sobre qué soportes se empleó en el pasado. Un reciente estudio de tubos de hueso decorados de San Pedro de Atacama que contenían residuos similares a los aquí analizados demostró la ausencia de compuestos orgánicos con propiedades psicotrópicas [Horta et al., 2020]. Si bien estas moléculas pudieron degradarse con el tiempo, pensamos que la interpretación sobre este tipo de concreciones blancas, beiges o negras al interior de estos contenedores no debe cerrarse en el problema de los alucinógenos, sino considerar también el posible almacenamiento de pigmentos de origen mineral, combinados seguramente con otros compuestos orgánicos aglutinantes para generar concreciones, originalmente pastoso. En efecto, el dióxido de titanio es un mineral insoluble, opaco, liviano, cubriente y reflectante, lo que le permite recubrir fácilmente cualquier superficie, inclusive la piel.

El cuerpo ausente

18Sin precisión sobre las asociaciones fúnebres es difícil abordar el ensamblaje completo del que participaron estos objetos de hueso y madera. Aunque es innegable que integraron el ajuar funerario, no parecen haberse fabricado para ser depositados exclusivamente como ofrenda, por lo que es muy probable que fueran cargados y su contenido usado también en vida, para solo finalmente ser dispuestos junto a los muertos.

19Por la volumetría de estos envases, en específico por ser “microcargas”, interpretamos que sus contenidos debieron poseer cualidades materiales específicas, ser usados en pequeñas cantidades o sobre superficies acotadas. Por su capacidad estandarizada es posible pensar también que los contenedores de hueso y madera se usaban indistintamente para el mismo fin: almacenar y cargar pigmentos minerales.

20La valorización y función del contenido se puede explorar desde otra perspectiva cuando se trata de los envases de madera. En efecto, una fracción de estas piezas posee decoraciones talladas o incisas (N = 9; 16,4 %). En cuatro ejemplares se trata de motivos geométricos simples o compuestos que la cubren parcial o totalmente. Una de estas exhibe dos figuras animales con cola enroscada (tipo simio) talladas en lados opuestos y más anchos de la pieza tipo. Cinco poseen figuras humanas completas (n = 4) o simplemente la cabeza (n = 1). Uno de esas piezas antropomorfas tiene una cabeza animal “draconiana”, comúnmente asociada a la cultura Aguada del noroeste argentino, aunque también se ha hallado en el arte rupestre de la región [Cabello et al., 2021; Sepúlveda, 2006], así como en tubos y tabletas del complejo alucinógeno [Horta et al., 2020; Mostny, 1958; Oyarzún, 1931;Torres, 1984; entre otros]. En los otros cuatro contenedores con representaciones humanas estas están vestidas y portan un tocado. Dos de ellas poseen un instrumento musical. En síntesis, se enfatiza la representación de cuerpos completos o parciales (cabeza), un aspecto único en la colección de objetos estudiados. Más relevante aún es el hecho de que, de todo el universo de contenedores de madera revisado (aproximadamente 150 ejemplares), solo fueron decorados los aquí descritos.

21Miriam Tarragó había destacado este mismo aspecto de las cajas de madera que ella define como Tipo C, al describir que los cubiletes cilíndricos o ligeramente hiperboloides en el caso de presentar decoración por medio de relieves o grabados, que suelen “portar tapas de madera con tallado volumétrico en forma de cabezas humanas sencillas o con tocados cefálicos” [Tarragó,1989, p. 78]. En consecuencia, si bien no es posible precisar el significado del contenido, notamos cierta relación, que deberá ser precisada, entre contenido, contenedor (tamaño y decoración) y cuerpo humano, aunque este último no en su sentido contextual sino representacional, un vínculo muchas veces remarcado para las vasijas cerámicas [Knappett et al., 2010].

Palabras finales

22El potencial de acción de los contenedores se expresa en distintas dimensiones: su capacidad para cargar, su volumetría, la interacción entre exterior/ interior y la representación del cuerpo humano. Sobre la base de estos elementos planteamos que cargar pigmentos minerales en envases cerrados y de pequeño tamaño fue una práctica altamente significativa para las poblaciones precolombinas del desierto de Atacama. Nos inclinamos a pensar que estos objetos contenían colorantes minerales con cualidades cosméticas, empleados como pinturas faciales o corporales, aunque todavía no podemos demostrarlo de manera fehaciente por sus propiedades. No obstante, de confirmarse, demostraría la importancia de estos productos en la vida cotidiana, además de un conocimiento específico sobre sus propriedades materiales.

23Este texto constituye una primera aproximación a los contenedores pequeños desde una mirada que nos condujo a reflexionar sobre el valor de estos envases, su manufactura, capacidad y contenido considerando la interacción entre estas partes, para rescatar la importancia de las “microcargas” en la vida diaria de las poblaciones del desierto de Atacama. Analizar la relación contenedor-contenido-portador expone asp ectos relevantes para la comprensión de estos objetos más allá de los clásicos acercamientos tipológicos y de su capacidad de almacenamiento. Esto demuestra que en el mundo del cargar no existen solo “macrocargas”, sino también “microcargas” que llegaron a ser sumamente significativas en tiempos precolombinos.

Bibliographie

Alliende Pilar, La colección arqueológica “Emil de Bruyne” de Caspana, Tesis de pregrado inédita, Universidad de Chile, 1981.

Ayala Patricia, Reyes Omar & Uribe Mauricio, “El cementerio de los abuelos de Caspana: El espacio mortuorio local durante el dominio del Tawantinsuyu”, Estudios Atacameños, n° 18, 1999, p. 35-54.

Boman Eric, Antigüedades de la región andina de la República Argentina y del desierto de Atacama, T. I y II. S.S. de Jujuy, Universidad Nacional de Jujuy, 1991[1908].

Cabello Gloria, Sepúlveda Marcela & Brancoli Bernardita, “Embodiment and fashionable colours in the rock art paintings from the Atacama Desert (Northern Chile)”, Rock Art Research, 2021, En prensa.

Cases Bárbara, Continuidad, cambio y variaciones en las bolsas domésticas de Quillagua durante el Período Intermedio Tardío, Tesis de Magíster en Antropología, Universidad Católica del Norte-Universidad de Tarapacá, Chile, 2007.

Cerezo Carmen, “Señuelo para investigadores”, Anales del Museo de América, n° 13, 2005, p. 339-358.

Cobo Bernabé, Historia del Nuevo Mundo, vol. 2, Libro Noveno, Capítulo LVII, Sevilla, Imp. De E. Rasco., 1890, p. 319-323.

Créqui-Montfort George, “Fouilles dans la nécropole préhispanique de Calama: Les anciens Atacamas”, in Hälfte Z. (ed.), Internationaler Amerikanisten-Kongress.Vierzehnte Tagung, Stuttgart,Verlag von W. Kohlhammer, 1904, p. 531-550.

Durán Eliana, Kangiser Fernanda & Acevedo Nieves, “Colección Max Uhle: Expedición a Calama 1912”, Publicación Ocasional del Museo Nacional de Historia Natural Chile, n° 56, 2000, p. 5-49.

Eastaugh Nicholas, Walsh Valentine, Chaplin Tracey & Siddall Ruth, The pigment compendium. A dictionary of historical pigments, Oxford, Elsevier Butterworth-Heinemann, 2004.

Freire Eleonora, Acevedo Verónica, Halac Emilia, Polla Griselda, López Mariel & Reinoso María, “X Ray diffraction and raman spectroscopy study of white decorations on tricolored ceramics from Northwestern Argentina”, Spectrochimica Acta Part A: Molecular and Biomolecular, n° 157, 2016, p. 182-185. DOI: 10.1016/j.saa.2015.12.030

Gamble Clive, Archaeology.The basics, Londres, Routledge, 2007.

Gili Francisca, Echeverría Javier, Stovel Emily, Deibel Michael & Niemeyer Hermann, “Las pipas del salar de Atacama: reevaluando su origen y uso”, Estudios Atacameños, n° 54, 2016, p. 37-64.

Hermosilla Nuriluz, “The people of the Tumi, the Condor, and the Jaguar Psychoactive plant use in the Loa river basin, Atacama Desert”, Eleusis, n° 5, 2001, p. 123-136.

Horta Helena, “El estilo circumpuneño en el arte de la parafernalia alucinógena prehispánica (Atacama y Noroeste Argentino)”, Estudios Atacameños, n° 43, 2012, p. 5-34.

Horta, Helena, Paulinyi Muriel, Santander Boris & Echeverría Javier, “Una nueva faceta para ‘El Sacrificador’: Iconografía Tiwanaku en tubos de hueso de San Pedro de Atacama, Chile (400-1.000 d.C.)”, Boletín del Museo Chileno de Arte Precolombino, vol. 25, n° 2, 2020, p. 7-126.

Howe Ellen, Kaplan Emily, Newman Richard, Frantz James, Pearlstein Ellen, Levinson Judith & Madden Odile, “The occurrence of a titanium dioxide/silica white pigment on wooden Andean qeros: a cultural and chronological marker”, Heritage Science, vol. 6, n° 41, 2018. DOI: 10.1186/s40494-018-0207-0

Knappett Carl, Malafouris Lambros & Tomkins Peter, “Ceramics (as containers)”, in Hicks Dan & Beaudry Mary C. (eds.), The Oxford Handbook of Material Culture Studies, 2010. DOI: 10.1093/oxfordhb/9780199218714.013.0026

Kriss Dawn, Howe Ellen, Levinson Judith, Rizzo Adriana, CarÒ Federico & DeLeonardis Lisa, “A material and technical study of Paracas painted ceramics”, Antiquity, vol. 92, n° 366, 2018, p. 1492-1510. DOI: 10.15184/aqy.2018.164

Latcham Ricardo, Los changos de las costas de Chile, Santiago, Imprenta Cervantes, 1910.

Latcham Ricardo, Alfarería indígena de Chile, Santiago, Soc. Imp. y Lit. Universo, 1928.

Latcham Ricardo, “Notas preliminares de un viaje arqueológico a Quillagua”, Revista Chilena de Historia Natural, n° 34, 1933, p. 130-138.

Latcham Ricardo, Arqueología de la Región Atacameña, Santiago, Prensas de la Universidad de Chile, 1938.

Latcham Ricardo, “La edad de piedra en Taltal”, Boletín del Museo Nacional de Historia Natural, n° 18, 1939, p. 3-50.

Lecoq Patrice, “Caravanes de lamas, sel et échanges dans une communauté de Potosi, Bolivie”, Bulletin de l’IFEA, vol. 16, n° 3-4, 1987, p. 1-38.

Lecoq Patrice & Fidel Sergio, “Prendas simbólicas de camélidos y ritos agropastorales en el sur de Bolivia”, Textos Antropológicos, vol. 14, n° 1, 2003, p. 7-54.

Lecoq Patrice & Fidel Sergio, “Algunas reflexiones sobre la composición social y los aspectos rituales de una caravana de llamas, con un enfoque etnoarqueológico al revés”, Chungará, vol. 51, n° 1, 2019, p. 27-55. DOI: 10.4067/S0717-73562019005000503

Lehmann-Nitsche Roberto, “Catálogo de las antigüedades de la provincia de Jujuy: conservadas en el Museo de La Plata”, Revista del Museo de la Plata, vol. 11, 1904, p. 75-125.

Llagostera Agustín, Torres Manuel & Costa María A., “El complejo psicotrópico en Solcor-3 (San Pedro de Atacama)”, Estudios Atacameños, vol. 9, 1988, p. 61-98.

Montell Gösta, An Archaeological Collection from the Rio Loa Valley: Atacama, AW Brøgger, Boktrykkeris A/S, vol. 5, n° 1-3, 1926.

Mostny Grete, “Una tumba de Chiuchiu”, Boletín del Museo Nacional de Historia Natural, vol. 26, n° 1, 1952, p. 1-56.

Mostny Grete, “Máscaras, tubos y tabletas para rapé y cabezas trofeos entre los Atacameños”, Miscellanea Paul Rivet, Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad de México, 1958, p. 379-392.

Mostny Grete, Arqueología de Taltal: epistolario de Augusto Capdeville con Max Uhle y otros, Santiago, Fondo Histórico y Bibliográfico José Toribio Medina, 1964.

Nielsen Axel, “Tráfico de caravanas en el sur de Bolivia: observaciones etnográficas e implicancias arqueológicas”, Relaciones de la Sociedad de Antropología, n° 22/23, 1997-1998, p. 139-178.

Nielsen Axel, “La parafernalia para consumo de alucinógenos de ‘Calilegua’ (Jujuy, Argentina): procedencia, cronología y relaciones circumpuneñas”, Boletín del Museo Chileno de Arte Precolombino, vol. 23, n° 1, 2018, p. 71-100. DOI: 10.4067/S0718-68942018005000304

Núñez Lautaro, Tallas prehispánicas en madera. Contribución a la arqueología del norte de Chile, Memoria de prueba para optar al título de Profesor de Estado en las asignaturas de Historia, Geografía y Educación Cívica, Universidad de Chile, 1962.

Oyarzún Aureliano, “Las tabletas y los tubos para preparar y aspirar la paricá en Atacama”, Revista Chilena de Historia y Geografía, n° 68, 1931, p. 69-76.

Ramundo Paola, “Colección ‘Casanova-Gatto’: contribución al estudio de la historia de las investigaciones de la quebrada de La Cueva (Humahuaca, Jujuy) y la reconstrucción de su pasado”, Revista del Museo de la Plata, vol. 5, n° 1, 2020, p. 246-267. DOI: 10.24215/25456377e106

Raviña María Gabriela, Fernández Ana María & Capparelli Aylen, “La relación de las tarabitas, horquetas o ganchos de atalaje con el tráfico de bienes en momentos tardíos prehispánicos”, Estudios Atacameños, vol. 33, 2007, p. 87-104.

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, Diccionario de la lengua española, 23ª edición, 2021. Versión 23.5 en línea [última consulta el 01 de Agosto de 2021] : https://dle.rae.es

Richard Nicolás, GalazMandakovic Damir, Carmona Javier & Hernández Consuelo, “El camino, el camión y el arriero: la reorganización mecánica de la puna de Atacama (19301980)”, Historia, vol. 396, 2018, p. 163-192.

Robb John, “Contained within history”, History and Anthropology, vol. 29, n° 1, 2017. DOI: 10.1080/02757206.2017.1397649

Rousaki Anastasia, Bellelli Cristina, Carbadillo Mariana, Aldazabal Verónica, Custo Graciela, Moens Luc, VANDENABEELE Peter, VÁSQUEZ C., “Micro-raman analysis of pigments from hunter-gatherer archaeological sites of North Patagonia (Argentina)”, Journal of Raman Spectroscopy, vol. 46, 2014, p. 1016-1024. DOI: 10.1002/jrs.4723

Ryden Stig, Contribution to the Archaeology of the Río Loa Region, Elanders Boktryckeri Aktiebolag, 1944.

Sánchez Araceli & Verde Ana María, Historia de un olvido: la expedición científica del Pacífico (1862-1866), Madrid, Museo de América, 2005.

Sepúlveda Marcela, Art rupestre et iconographie dans le bassin de la rivière Salado (nord du Chili), à la période Intermédiaire Tardive (850-1450 apr. J.-C.), thèse doctorale en Préhistoire, Ethnologie et Anthropologie, université Paris 1-Panthéon Sorbonne, 2006.

Sepúlveda Marcela, “Making visible the invisible. A microarchaeology approach and an Archaeology of Color perspective for rock art paintings from the southern cone of South America”, Quaternary International, vol. 572, 2021, p. 5-23. DOI: 10.1016/j.quaint.2020.05.031

Spahni Jean-Christian, “Tombes inédites du cimetière atacaménien de Chiu Chiu (Chili)”, Bulletin de la Société Suisse Américaniste, vol. 26, 1963, p. 2-10.

Spahni Jean-Christian, “Recherches archéologiques a l’embouchure du río Loa (Cote du Pacifique-Chili)”, Journal de la Société des Américanistes, vol. 56, n° 1, 1967, p. 179-239.

Tarragó Myriam, Contribuciones al conocimiento arqueológico de las poblaciones de los oasis de San Pedro de Atacama en relación con los otros pueblos puneños, en especial, el sector septentrional del valle de Calchaqui, tesis para optar al título de Doctor en Historia, especialidad Antropología, Universidad Nacional de Rosario, 1989.

Torres Manuel, “Iconografía de las tabletas para inhalar sustancias psicoactivas de la zona de San Pedro de Atacama, norte de Chile”, Estudios Atacameños, vol. 7, 1984, p. 178-195. DOI: 10.22199/S07181043.1984.0007.00013

UHLE Max, “Los indios atacameños”, Revista Chilena de Historia y Geografía, n° 9, 1913, p. 105-111.

Uribe Mauricio, Adán Leonor & Agüero Carolina, “Arqueología de los períodos Intermedio Tardío y Tardío de San Pedro de Atacama y su relación con la cuenca del Río Loa”, Chungara, n° 36 (NE2), 2004, p.  943-956.

Table des illustrations

Titre Figura 1. Pequeños contenedores de concha y madera
Crédits Fuente: Colección Museo Augusto Capdeville Rojas de Taltal, Benjamín Ballester
URL http://books.openedition.org/iheal/docannexe/image/10424/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 280k
Titre Figura 2. Pequeños contenedores de madera
Crédits Fuente: Ibero-Amerikanisches Institut zu Berlin
URL http://books.openedition.org/iheal/docannexe/image/10424/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 428k
Titre Figura 3. Contenedores de hueso
Légende A- Tubo de hueso cilíndrico envuelto parcialmente con fragmento de cuero B- Tubo de hueso troncocónico con envoltorio de cuero C- Tubo de hueso cilíndrico con huellas periféricas en cada extremidad D- Tubo de hueso troncocónico con fragmento de envoltorio de cuero, hilo y argamasa en una extremidad
URL http://books.openedition.org/iheal/docannexe/image/10424/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Titre Figura 4. Contenedores de madera
Légende A- Caja cilíndrica con motivo antropomorfo tallado y tapa de cuero B- Caja rectangular con motivo antropomorfo tallado C- Caja cilíndrica con envoltorio de cuero cosido con hilado D- Cajita rectangular con dos compartimentos
URL http://books.openedition.org/iheal/docannexe/image/10424/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 148k
Titre Figura 5. Volúmenes de contenedores de hueso y madera calculados sobre piezas seleccionadas del MNHN
URL http://books.openedition.org/iheal/docannexe/image/10424/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 136k
Titre Figura 6. A- Contenedor de madera con restos de concreciones blancas en su interior; B- Contenedor de hueso con concreciones blancas al interior
Crédits Fuente: A- Chunchuri, Colección Max Uhle, MNHN B- Chiu Chiu, sin referencia, MNHN
URL http://books.openedition.org/iheal/docannexe/image/10424/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 232k
Titre Figura 7. Espectros elementales de fluorescencia de rayos X de los contenidos observados en dos contenedores
Légende A- Contenedor de madera B- Contenedor de hueso
Crédits Fuente: Pieza de Figura 6A, Chunchuri, Colección Max Uhle, MNHN. Chunchuri, Colección Max Uhle, MNHN
URL http://books.openedition.org/iheal/docannexe/image/10424/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 108k

Auteurs

Arqueóloga, Universidad de Chile, máster y doctora en Prehistoria, Etnología y Antropología por la Université Paris 1 Panthéon-Sorbonne, Francia. Actualmente es profesora asociada de la Escuela de Antropología en la Pontificia Universidad Católica de Chile e investigadora de la UMR 8096 (CNRS-Paris 1). Sus principales líneas de investigación giran en torno a la arqueología del arte, la materialidad del color, los pigmentos, las tecnologías colorantes y la arqueometría.

Licenciada en Antropología con mención en Arqueología, Universidad de Chile. Actualmente continúa su formación en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile. Su área de interés principal es la movilidad y organización social, específicamente sobre dinámicas sociopolíticas durante el Periodo Intermedio Tardío en la cuenca del Loa.

Licenciada en Antropología con mención en Arqueología, Universidad de Chile. Actualmente continúa su formación en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile. Su investigación se enfoca en los contenedores de hueso de la prehistoria tardía del Loa y su variabilidad, expresada en estilos y técnicas de manufactura.

Le texte et les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont sous Licence OpenEdition Books, sauf mention contraire.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search