Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Francisco Pizarro

 | 
Bernard Lavallé

Conclusión

Texte intégral

1La tentación es grande, de establecer una suerte de palmarés de los conquistadores a partir de comparaciones de sus cualidades y/o de sus supuestos defectos, de sus «hazañas» americanas, de la importancia de su conquista ya sea la época en la que tuvo lugar, ya sea en función de su futuro. Algunos libros han intentado hacerlo, pero se trata de una empresa evidentemente destinada al fracaso y que no tiene sentido en una perspectiva verdaderamente histórica.

2Es mejor regresar a la trayectoria de Francisco Pizarro, al retrato que se puede adivinar de él, no a través de las crónicas, casi siempre sesgadas, de sus turiferarios o de sus despreciadores del siglo xvi que le prestan tal o cual intención, sino en la filigrana de los comportamientos que fueron efectivamente los suyos en momentos claves de su vida aventurera.

3Hablar de Pizarro, es hacer la historia de una voluntad inquebrantable, a la que nada detuvo nunca, ni las largas y oscuras décadas de los inicios, ni los fracasos rotundos y reiterados durante años, ni los prestamistas de Panamá, siempre al acecho de las repercusiones de sus inversiones y que se impacientaban, ni las tensiones crecientes en el seno de su pequeño ejército y de su entorno más inmediato, ni la resistencia india cuando intentó organizarse una vez que los conquistadores pusieron el pie en el Perú.

4Otra dimensión parece marcar profundamente esta existencia con un sello muy particular: la economía de palabras, incluso el silencio. En Pizarro, éste parece despojar a la voluntad de los efectos a veces inoportunos, o de los afeites de la elocuencia. Ese silencio la hace destacar más en lo que tenía de más sencillo, la tensión y el esfuerzo. Analfabeto, Pizarro no nos ha dejado nada escrito, fuera de algunos documentos de naturaleza estrictamente jurídica debidos en realidad a sus notarios. Todos los contemporáneos han recalcado este carácter y no han relatado sino en escasas ocasiones, todas excepcionales, unas tomas de palabra decisivas probando que Pizarro, en esos casos, sabía encontrar las palabras justas para tocar en lo más profundo a su auditorio, es decir a los hombres que habían ligado su destino con el suyo. Cuando hubo discusiones entre los jefes, fueron a puerta cerrada, por ende sin testigos, y lo que se relata de ellas, nos damos cuenta, es más suputación que información real y confiable. En realidad, las crónicas son a menudo más locuaces sobre lo que dijeron los allegados del gobernador que sobre sus propias palabras.

5La imagen de Francisco Pizarro no sale de ellas ni más borrosa, ni engrandecida, ni rodeada de misterio. Se diría que está como grabada con una punta más seca, sin duda, en el contorno, en todo caso desprovista de sentimientos, quizás contradictorios en algunos momentos, los que, sin embargo, debieron darle ánimo a lo largo de esos años. Pizarro fue un hombre de acción, el jefe de una jauría cuyo comportamiento tenía que servir de ejemplo y llevar tras él al resto de su hueste. A menudo colocado en las condiciones más extremas, el conquistador del Perú aparece antes que nada como el hombre de su tiempo y de su proyecto.

6No duda en matar, y en hacer matar, pero sin disfrutar del placer sádico que se ve transparentar en los excesos de algunos de sus colegas comprometidos como él en la América de la época. Poderosamente atraído por la riqueza que durante tanto tiempo le había huido, siempre con el afán de conseguir para él y sus hermanos la mejor parte, no manifestó la rapacidad ilimitada de algunos de sus semejantes a quienes los espejismos del oro hicieron literalmente perder la cabeza. Consciente muy pronto de los problemas de rivalidades que dividían a su entorno y hacían correr el riesgo de minar su cohesión, parece que siempre buscó si bien no minimizarlas, por lo menos calmarlas, dar tiempo al tiempo. Convencido de la necesaria alianza con algunas facciones indias y con sus elites, supo mostrarse en la práctica más que en el cálculo, un político más fino de lo que se ha dicho a veces.

7Más realista que moderado, cuando las circunstancias parecían exigirlo, Francisco Pizarro, aparentemente sin estados de ánimo, ha sido tajante, es decir ha matado o hecho matar, ya que sin aquello su objetivo no podía ser alcanzado. Desde este punto de vista, sus largos años americanos, desde los inicios en La Española, en el Darién y en el Istmo, hasta sus últimas campañas peruanas, están marcados por interminables séquitos de muertos, sobre todo indios. Cierta tradición ha exaltado su gesta, su epopeya, la grandeza de su empresa. ¿La imagen resiste ante estos continuos mares de sangre que fueron su costo durante el nacimiento trágico de la nueva América? ¿Qué conquista, en la historia del mundo se ha ahorrado crímenes y tragedias? Ésta no escapa de la regla.

8La decisión de la Municipalidad de Lima, de retirar la estatua ecuestre de Pizarro de un ángulo de la plaza mayor de la capital peruana no está exenta de oportunismo e incluso, tal vez, de un poco de demagogia como escribió el novelista Mario Vargas Llosa durante los debates suscitados por esta decisión. Sin embargo, es cierto que Pizarro simboliza para el Perú, y más allá para los Andes en su conjunto, un nacimiento doloroso, el inicio de una historia desgarrada y trágica entre vencedores seguros de su fuerza, de estar en su derecho sin límites, y vencidos reducidos al silencio, a una servidumbre sin piedad con todas las hipotecas que semejante desequilibrio iba a hacer pesar durante siglos sobre el futuro. A título de comparación, no se puede imaginar el centro histórico de México decorado con la estatua de Hernán Cortés.

9En cuatro décadas, la biografía de Francisco Pizarro se confunde con la de la Conquista del Nuevo Mundo de que es representativa en muchos puntos casi emblemática por sus diferentes fases, sus caracteres, sus fracasos, su tropismo, el brillo de su éxito, la tragedia de su final. La imagen del jefe, del Capitán, casi perfecta en el caso de Francisco Pizarro no debe hacer olvidar el segundo plano que la sostiene. Si la Conquista nació a veces de la intuición, hasta del instinto particularmente político de un jefe, fue también y sobre todo el resultado de una dinámica, de un proceso de formación de una soldadesca iniciado en el siglo xii en Europa y que se inscribió en la continuidad secular del fenómeno de los bandos de guerra, para retomar felices expresiones de Ruggiero Romano. Francisco Pizarro no existe sin sus lugartenientes, sin sus hombres, sin sus hermanos, sin el complejo tejido de intereses y de vínculos diversos que los unía a todos en una misma empresa, pero que también podía hacerlos desgarrarse, luego matarse, como vulgares delincuentes a la hora del reparto. Desde el día en que dejó Panamá por el mítico Perú, la trayectoria de Pizarro está marcada, o puntuada, por estas tensiones, con el paso del tiempo cada vez más cruciales, y que hacia el final se embalaron, en los dos campos, hasta armar el brazo de los asesinos.

10Queda una última observación. La historia de Pizarro, de la fratría de los Pizarro, es también reveladora de un punto esencial de la joven historia americana y de los sobresaltos de su futuro: la actuación de la Corona. Ésta, prudente al comienzo, siempre bien decidida a sacar el máximo beneficio de sus conquistadores a quienes no prodigaba más que hermosas palabras pero a quienes fijaba por adelantado la naturaleza y sobre todo los límites de la retribución. Ahí estaban los gérmenes de tensiones y de conflictos futuros. Cada uno a su manera y según los momentos, Francisco, Hernando y Gonzalo Pizarro han ilustrado las facetas posibles de esta relación entre la Corona y los conquistadores. Si fue ejemplar en el caso del primero de los nombrados, las desviaciones de Gonzalo empujado por los encomenderos terminaron conduciendo a la tragedia que conocemos. En cuanto a Hernando, pagó muy caro el precio de la memoria larga de la Corona, de su rencor y de su voluntad de que la aristocracia militar nacida de la Conquista sepa que su tiempo había terminado y se abría el de los funcionarios coloniales.

11Igual que en las manchas de sangre de la Conquista, había allí un legado que no sería fácil olvidar y que iba a pesar largo tiempo sobre la sociedad colonial.

© Institut français d’études andines, 2004

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540