Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Francisco Pizarro

 | 
Bernard Lavallé

Cuarta parte. La carrera hacia el abismo

13 El fin de los conquistadores

Texte intégral

1Con la ejecución de Diego de Almagro, y luego, por contragolpe, el asesinato de Francisco Pizarro, el Perú parecía haber entrado definitivamente en el trágico engranaje de las venganzas y de las guerras civiles. Éstas corrían el riesgo de no cesar muy pronto. Menos de diez años después de la llegada de los españoles, ya nada parecía capaz de detener el círculo vicioso de las rivalidades originadas por la organización misma de la conquista y por la voluntad de sus jefes de gozar de ella exclusivamente. Sólo, quizás, la Corona hasta entonces casi ausente de la escena peruana, pero a la que esos sucesos no podían dejar indiferente, podría si no poner orden, porque parecía distar mucho de tener los medios de hacerlo, por lo menos trazar una línea política. Así orientaría el futuro y haría entrar al Perú en una época nueva en la que los conquistadores no tendrían más el papel esencial que había sido el suyo hasta entonces.

El interregno de Diego de Almagro el Mozo (junio de 1541- setiembre de 1542)

2La atmósfera de venganza y de violencia que siguió la muerte de Francisco Pizarro tomó mucho tiempo en disiparse. Antonio Picado, el secretario aborrecido del M<arqués, terminó por ser descubierto. Después de haberlo sometido a horribles torturas, se expuso su cabeza en la picota de Lima. En su fuga desenfrenada, otros partidarios de Pizarro tuvieron la mala suerte de ser muertos por los indios, como el doctor Juan Velázquez en la isla de la Puná.

3Juan de Rada, el alma de los conjurados durante meses y cuya actuación había sido capital durante el asesinato de Pizarro, fue nombrado Capitán General por Diego de Almagro. No tardaron en engrosarse sus filas. Pedro Pizarro habla de quinientos hombres, Garcilaso de ochocientos entre los cuales «los de Chile» pronto fueron minoría. La mayor parte estaba constituida de vagabundos y hombres perdidos, dice Garcilaso. En realidad, se trataba de individuos que, no habiendo encontrado aún su lugar en la sociedad peruana, consideraban buena la ocasión de participar en el reparto de los despojos que se anunciaba y que tuvo efectivamente lugar.

4Almagro despachó emisarios a las principales ciudades con la misión de hacerlo reconocer como gobernador. Como cada uno llegaba a la cabeza de unos cincuenta jinetes, los cabildos se sometían más por miedo que por verdadera adhesión. En las provincias también fueron numerosos los ajustes de cuentas y las venganzas. En el norte, el enviado de Almagro, García de Alvarado, dimitió a las autoridades de Trujillo. En San Miguel de Piura y en Huánuco, mandó degollar a las personalidades locales conocidas por sus vínculos con Pizarro. En el otro extremo del país, en Charcas, cuando Diego Méndez entró para establecer el nuevo orden almagrista, encontró a la ciudad fundada por partidarios de Pizarro abandonada por sus habitantes. La llegada de los hombres de Almagro a cada ciudad iba acompañada también de atropellos financieros. Las cantidades destinadas al Rey, provenientes en su mayor parte del derecho de quinto tomado sobre el oro y la plata, eran confiscadas. Sucedió lo mismo con los bienes dejados por los difuntos y las personas ausentes. Los personajes más ricos, en general pizarristas, eran detenidos y, en el mejor de los casos, se veían en la obligación de entregar mucho dinero para recuperar la libertad. En Porco, en el Alto Perú —la actual Bolivia—, donde el Marqués, pero también algunos de sus allegados, poseían grandes intereses en las minas, Diego Méndez lo confiscó todo y puso a nombre de Diego de Almagro, indios, minas y haciendas.

5La violencia reinaba también entre los vencedores. Diego de Almagro, un jovencito, pues había nacido en 1520, no parece haber tenido, por lo menos todavía, la fibra de un verdadero líder que la situación requería. En su campo, la dirección de las operaciones correspondía a los hombres que habían combatido con su padre y conservaban una gran autonomía frente a ese heredero considerado sin duda muy tierno. Juan de Rada era, de hecho, el verdadero jefe, y no compartía nada de su poder. Su omnipresencia fue muy rápidamente mal aceptada por algunos soldados bien decididos a continuar actuando según su parecer. Hasta comenzó a tramarse un complot destinado a eliminarlo. En el ambiente de rivalidades exacerbadas y de traiciones que reinaba entonces, se lo descubrió y su inspirador murió en el garrote.

6Sin embargo, lograron manifestarse oposiciones al partido de Almagro. Así, en Chachapoyas donde estaba ocupado en «pacificar», Alonso de Alvarado se negó a obedecer las órdenes escritas por Almagro y las presiones de su emisario. Organizó incluso la defensa de la región, con la esperanza de darse la mano con otras resistencias del mismo tipo. El nuevo poder encontró sus mayores dificultades en Cusco. Por cierto, sus partidarios eran numerosos allí, pero los de Pizarro aún más, y además con una diferencia muy clara. Los segundos eran en general gente importante y rica, los primeros soldados pobres, con poco tiempo en el Perú y deseosos de semejantes disturbios, dice Garcilaso, para abrirse camino ellos también. Presionado para manifestarse en favor de Almagro, el cabildo trató de ganar tiempo. Los ediles no querían avasallarse a un gobernador evidentemente privado de toda legitimidad. Para no dar tampoco a los hombres de éste razones para ejercer sus represalias, consideraron que los documentos enviados por Diego de Almagro no eran suficientemente explícitos, y debían ser respaldados en el plano jurídico. En vista de la duración del viaje de ida y vuelta entre Cusco y Lima, aquello les dejaba por delante varios meses de espera.

7Los partidarios del Rey, es decir los pizarristas, lo aprovecharon para organizarse. Pronto, uno de ellos, Pedro Álvarez Holguín, tomó la decisión de levantar el estandarte de la revuelta contra Almagro. Varios centenares de hombres confluyeron de todo el sur peruano, Arequipa y Charcas. Unos cincuenta partidarios de Almagro consideraron más prudente dejar Cusco de noche para ir a unirse al grueso de su tropa en Lima, pero fueron detenidos y llevados bien escoltados a la antigua capital de los incas.

8El Perú había entrado de nuevo en guerra civil. Al enterarse de la resistencia opuesta en Chachapoyas y en Cusco, Diego de Almagro decidió ir a sofocarla, y sobre todo a evitar que los dos focos «rebeldes» logren unir sus fuerzas. Hizo regresar a García de Alvarado que se encontraba en el norte, en Trujillo, y pensaba ir a atacar Chachapoyas. Reunió una imponente expedición de más de seiscientos soldados con él a la cabeza y partió a Cusco.

9Entretanto, ocurrió un hecho nuevo y de extrema importancia. El nuevo gobernador enviado por el Rey, el licenciado Vaca de Castro de quien se hablaba desde hacía meses, se acercaba por fin a la capital. Su viaje se había retrasado en diversas oportunidades, pero en esa época aquello no era nada excepcional. En cuanto llegó a los territorios que dependían de su autoridad, es decir al norte de Quito, nombró nuevos jueces e informó los cabildos sobre las instrucciones que le habían dado. En Lima, se recibió la noticia apenas algunos días después de la partida de Diego de Almagro. Temiendo la reacción de los partidarios de don Diego, incluso el retorno de éste, el cabildo sesionó una noche, aceptó todas las decisiones de Vaca de Castro y fugó inmediatamente hacia Trujillo para escapar de una eventual venganza de Almagro.

10Francisco López de Gómara, Agustín de Zárate y luego Garcilaso de la Vega, son muy prolijos en detalles sobre las peripecias de esa época, los preparativos de un lado y otro, las traiciones, los asesinatos, las tretas de guerra que se usaron, los combates y la evolución general de la situación. Pasando el tiempo, el gobernador Vaca de Castro controlaba mejor las cosas. Las adhesiones se sucedían, lo que significaba reforzar la causa real. Por su lado, Diego de Almagro había perdido a su capitán más fiel, y principal consejero, Juan de Rada, muerto a inicios de la campaña como consecuencia de una herida contraída en la pierna durante el asalto dado a la casa de Francisco Pizarro. Almagro hizo su ingreso en Cusco. Aprovechó la situación para reforzarse, particularmente en lo referente a artillería. En efecto, Pedro de Candia, experto en la materia, se había pasado a su campo, a raiz de las vejaciones que le había infligido Hernando Pizarro durante la expedición fracasada de la cual ya hemos hablado.

11Sin embargo, no todo iba de lo mejor. La discordia reinaba en el campo de Almagro que tenía dificultades en imponerse en medio de los viejos soldados de su entorno. Dos de sus capitanes más cercanos, García de Alvarado y Cristóbal de Sotelo, terminaron peleando y el primero mató al segundo. La venganza de los amigos de éste no tardó en llegar. Algún tiempo después, en presencia de don Diego, tendieron una celada a García de Alvarado y le tocó morir. A pesar de estas peripecias, en suma normales en aquella época, el campo de Almagro estaba lleno de esperanzas en cuanto al resultado de la campaña. Incluso un refuerzo inesperado se había presentado. Manco Inca había sido puesto al corriente de lo que se preparaba. Desde su reducto andino de Vilcabamba, en recuerdo de su amistad con el padre de don Diego, le hizo entregar a éste una buena cantidad de lanzas, espadas, corazas y sillas de montar que los indios habían tomado a los españoles durante sus pasados enfrentamientos. Inútil precisar que esta generosidad fue considerada por los adversarios de don Diego como una verdadera colusión con el enemigo, y por ende una prueba de traición a la causa española.

12En el otro bando, un nuevo elemento debe ser señalado también. Por fin, Gonzalo Pizarro había regresado de su expedición al país de la canela. Desde Quito, había informado a Vaca de Castro que se ponía a su entera disposición para sacar del poder al asesino de su hermano. Pese a la ayuda que aquello significaba, el nuevo gobernador no aceptó la oferta. La presencia de Gonzalo a su lado cortaría toda posibilidad de negociación con Almagro, se corría el riesgo, además, de transformar en lucha de facciones movidas por viejas rivalidades un enfrentamiento que oponía en realidad las armas del Rey y las de un «tirano».

13Se llevaron a cabo transacciones. Vaca de Castro envió a sus emisarios hasta don Diego. Éste, persuadido de la superioridad de sus fuerzas, convencido por allegados que el Rey no se oponía a él verdaderamente, respondió con altivez que aceptaba someterse. Ponía una condición: el perdón general para todos sus hombres. Don Diego quería también que le sea reconocido el gobierno de la Nueva Toledo —Chile—, otrora atribuido a su padre y la confirmación de todas las encomiendas que había otorgado el viejo conquistador. Todo aquello, desde luego, era inaceptable para Vaca de Castro. El enviado real probó entonces otro método. Mandó al campo contrario, por otras vías, un soldado disfrazado de indio, un tal Alonso García, provisto de documentos que prometían a los capitanes de don Diego una amnistía y buenos repartimientos de indios si sabían, en el momento oportuno, encontrar de nuevo la vía de la legalidad real, elegante manera de sugerirles una traición. El mensajero fue descubierto, ahorcado sin otra forma de proceso, y don Diego hizo saber al gobernador que todos los puentes estaban rotos, en adelante solo las armas decidirían la suerte.

14La batalla tuvo lugar a mediados de setiembre de 1542, en Chupas, aldea distante unas leguas de la ciudad de Huamanga. Puso frente a frente a más de mil quinientos españoles. Fue la batalla más grande desde la llegada de los conquistadores al Perú. Los cronistas disfrutan contando en detalle, aún más que para la batalla de las Salinas, las peripecias del combate. No se guardan nada, las órdenes de los jefes, las señales rojas de reconocimiento de las tropas realistas o blancas de las de Almagro, el movimiento de los escuadrones, las acciones brillantes o las crueldades de tal o cual, la lista de los muertos, de los que dieron pruebas en un bando u en otro de gran valentía o de despiadada crueldad. Los vencedores, los hombres de Vaca de Castro, tuvieron más de trescientos muertos. Fueron un poco menos numerosos en las filas de Almagro. Se contó entre ellos al célebre Pedro de Candia. Según algunas fuentes, él habría participado a Vaca de Castro, la víspera de la batalla, que la artillería que él comandaba no haría ningún daño a sus tropas. Unos cuatrocientos heridos de ambos lados perecieron en la noche por el frío, porque los indios aprovecharon la oscuridad para ir a despojarlos hasta de su vestimenta. En los caminos mataron también a numerosos fugitivos, aislados y que habían cambiado precipitadamente sus insignias blancas por las rojas que arrancaron de los cadáveres de los hombres de Vaca de Castro.

15Al día siguiente, en Huamanga, los principales prisioneros almagristas fueron degollados, o bien antes de la llegada del gobernador Vaca de Castro, o bien más tarde por orden suya. Los más suertudos y los menos conocidos fueron dispersados y exilados. Por su lado, en vista del giro de la batalla, Diego de Almagro había tomado la decisión de abandonar el combate. Acompañado de solo seis de sus allegados, había partido a rienda suelta a Cusco pensando encontrar allí un refugio. Pero le fue mal. En cuanto llegó fue detenido. Se sabía en la antigua capital de los incas que la víspera de la batalla se había instruido un proceso sumario contra él que lo había condenado a muerte. Vaca de Castro se dirigió a Cusco. Considerando que no había tiempo que perder y basándose en la sentencia ya pronunciada, el gobernador mandó decapitar a don Diego en el mismo lugar en que su padre había sido ejecutado y por obra del mismo verdugo. Temiendo que su cuerpo desnudo sea ofrecido a la vergüenza pública, unas buenas personas pagaron al verdugo el precio de las escasas ropas que llevaba el ajusticiado. Para que el castigo fuera para todos manifiesto, el cadáver permaneció expuesto durante un día entero. Se lo llevaron después a la iglesia de la Merced donde fue enterrado a lado de su padre. Así terminaba aquel que Garcilaso considera como el mejor mestizo de todo el Nuevo Mundo si hubiese obedecido al ministro de su Rey.

  • 1 Véanse Agustín de Zárate, Historia del descubrimiento y conquista del Perú, op. cit., lib. IV, cap (...)

16En los siguientes días una diez partidarios de don Diego fueron también ahorcados en la plaza de Cusco. Otros conocieron la prisión. Cinco de ellos lograron escapar y consideraron más prudente, en vista de los ejemplos anteriores, huir a territorios controlados por los indios de Manco Inca. Éste los recibió amablemente, les hizo regalos, dado que habían combatido al lado de su amigo Diego de Almagro el Viejo. Más adelante, tendremos la ocasión de volver a hablar de este extraño retiro. En otra región, más cerca del campo de batalla, otros vencidos de la batalla de Chupas también se habrían refugiado en aislados pueblos indios de la cordillera. Allí habrían marcado con su huella duradera la etnia de los por mucho tiempo feroces morochucos quienes recuerdan aún hoy en día con orgullo a estos ancestros quizás míticos1.

La Corona reafirma su poder

17En cuanto hubo mandado ejecutar a los jefes y exilado a los rebeldes de menor envergadura, Vaca de Castro tomó una serie de medidas muy parecidas, y por las mismas razones, a las de Pizarro después de la batalla de las Salinas. Hizo organizar expediciones hacia regiones aún no controladas para dar un nuevo empuje a la Conquista, pero también para ocupar a los soldados de las campañas precedentes y a los últimos recién llegados siempre en busca de la oportunidad de su vida. Pedro de Vergara, Diego de Rojas, Nicolás de Herrera, Felipe Gutiérrez y Juan Pérez de Guevara partieron con sus hombres hacia diversas comarcas de la vertiente amazónica de los Andes, o al oriente de la actual Bolivia. Alonso de Monroy fue enviado a Chile para prestar ayuda a Pedro de Valdivia que la estaba necesitando. Por otro lado, el gobierno practicó nuevas atribuciones de encomiendas. Los hombres que lo habían servido recibieron otras mejores que las que ya tenían, porque estaban provistas de un mayor número de indios o situadas en zonas más ricas. En cuanto a Gonzalo Pizarro, que permanecía en Quito después del rechazo de Vaca de Castro de hacerlo participar en la campaña contra Diego de Almagro, el gobernador lo llamó al Perú. Le rindió repetidos homenajes por su larga hoja de servicios, en particular por sus esfuerzos infelices durante la última expedición, luego le aconsejó ir a descansar y a ocuparse de sus lejanas propiedades en el Alto Perú. No había manera más elegante de separarlo de la escena peruana.

18La venida el gobernador Vaca de Castro no tenía solamente por objetivo restablecer el orden en un país desgarrado, y poner término a las pasiones rivales de aquellos que lo habían conquistado. Su nombramiento se inscribía dentro de un marco mucho más vasto y de un alcance político a largo plazo. Hacía ahora medio siglo que los españoles habían puesto el pie en América, más de veinte años que habían comenzado a invadir los imperios continentales. La Conquista se había efectuado casi exclusivamente por empresas privadas, la del Perú era un perfecto ejemplo. Esto no significaba sin embargo que la Corona se desinteresaba de ello, muy por el contrario, y el sistema de las capitulaciones estaba ahí para recordar con precisión los papeles, los intereses y los límites de la acción de las partes presentes. Desde los orígenes, los conquistadores habían corrido con la mayor parte de los gastos y de los infortunios. Consideraban pues que la legitimidad de sus derechos sobre los territorios que ellos sometieron, luego organizaron y pusieron en valor, era por lo menos igual a la del Rey en nombre de quien supuestamente habían actuado. En consecuencia, habían visto con cierta reticencia que la Corona les envíe directivas, funcionarios para aplicarlas, y les quite poco a poco y de muchas maneras la total libertad de acción que había sido la suya. Estas discrepancias habían aparecido desde la fase antillana de la Conquista. Las nuevas dimensiones de la empresa en el continente no las habían hecho sino más tensas aún.

19A estas sospechas recíprocas había venido a añadirse un hecho nuevo. Desde hacía muchos años, Bartolomé de las Casas luchaba en España por una colonización más justa, que tomase mejor en cuenta el derecho de los indios y quería la supresión de los sistemas inicuos de opresión y de explotación de los que eran víctimas, en particular de la encomienda, fuente de abusos a menudo vergonzosos. Este no es el lugar de recordar las campañas efectuadas por el famoso dominico. Él se basaba en argumentos jurídico-teológicos del derecho natural desarrollados en sus conventos por sus hermanos de orden, en una compasión cristiana de la mejor calidad. Esto no le impedía tener un sentido agudo de cómo actuar ante las personas más encumbradas del Estado. Desde este último punto de vista, el inicio de los años 1540 marca su mejor momento. Había logrado convencer al entorno inmediato del Emperador, y al mismo Carlos V, quien gozaba a la sazón en España de uno de los escasos descansos que le permitían los asuntos europeos.

20El 20 de noviembre de 1542, es decir dos meses después de la batalla de Chupas, el Emperador firmó en Barcelona un conjunto de leyes destinadas a América. El objetivo era a la vez armonizar las disposiciones relativas a las diversas regiones americanas, poner al día la legislación que en su mayoría databa de las leyes de Burgos dadas veinte años atrás, y tomar en cuenta las reflexiones de cualquier tipo aportadas por el increíble desarrollo de la aventura americana. Estas «Leyes nuevas », nombre bajo el cual han permanecido en la Historia, eran varias decenas y se referían a los campos más variados, como el trabajo en las minas, el transporte por los indios o las limitaciones del tributo pagado por los indígenas en las encomiendas. No obstante, dos de ellas, directamente inspiradas por Bartolomé de las Casas retuvieron particularmente la atención y no tardaron en suscitar la polémica. La primera preveía la supresión de las encomiendas a los miembros del clero, a los conventos, a los hospitales y a los funcionarios coloniales. A pesar del mal humor de las personas, o de las instituciones concernidas, esta medida pareció sin embargo impregnada de lógica pues las encomiendas en principio estaban hechas para recompensar a los veteranos de la Conquista. La segunda pareció inmediatamente más problemática. Estipulaba que las encomiendas eran concedidas solamente a título vitalicio. A la muerte de sus titulares, los indios corresponderían al soberano y pasarían por la regla común.

21Esta decisión tuvo el efecto de una bomba. Aún cuando no se había precisado nada en cuanto a la duración de las encomiendas, los beneficiarios no tenían duda alguna de que habían sido concedidas a título perpetuo, como se decía entonces. ¿Después de todo, no tenían el mismo origen que lo señoríos creados durante la Reconquista en España, y no era la aventura americana, en muchos aspectos, continuación de esta última? Más allá de ese aspecto de principio, muy importante, se perfilaba otra cosa. En aquella época, las encomiendas eran frecuentemente la única o la principal fuente de ingresos de los veteranos de la Conquista. Seguros de esa renta, llevaban en general una vida de pequeños señores feudales, a menudo no habían buscado diversificar sus actividades y habían dejado a otros, que llegaron tarde y no tenían encomiendas, el comercio, las minas, los talleres textiles. En otros términos, el carácter en adelante vitalicio de las encomiendas iba a provocar en la próxima generación, por ende muy rápidamente, trastornos en la sociedad colonial y significaría sobre todo a corto plazo la desaparición de los hijos de conquistadores en la joven aristocracia americana.

22Era más de lo que podían aceptar los veteranos, altamente conscientes de que su lugar, adquirido a muy alto precio, solo se lo debían a ellos mismos. Se supo después que los miembros del Consejo de Indias, la más alta autoridad que se ocupaba de América en materia de justicia y de administración, había distado bastante también de ser mayoritariamente favorable a semejante medida, pero no logró nada. La decisión del Emperador era definitiva.

23Por la misma época, Carlos V había tomado una serie de medidas muy reveladoras de la orientación que pensaba dar en adelante a la relación entre el poder central peninsular y los lejanos reinos americanos. Tal como se había hecho para Nueva España, esto es Méjico, nombró a un virrey para el Perú. El título dice bien que él representaría en el lugar al soberano, y estaría investido de la casi totalidad de sus atribuciones. Carlos V decidió también que habría una Audiencia en Lima, tomando como modelo las Chancillerías existentes en España. Siguiendo el principio de la confusión de poderes tan propia del Antiguo Régimen, esta Audiencia, presidida por el virrey, tendría autoridad en materia administrativa, judicial y legislativa. En otras palabras, venía a ser en el Perú el órgano central– que faltaba hasta ahora – del gobierno colonial. En paralelo, Agustín de Zárate fue nombrado para dirigir los servicios fiscales de la colonia, con el mandato de ordenarlos correctamente y de hacerlos realmente eficaces, en unión con la Audiencia.

24El Virrey designado fue Blasco Núñez Vela, a la sazón inspector general de las guardias de Castilla. Es significativo que esa elección haya recaído en una persona que había ocupado altas funciones militares después de haber tenido una larga experiencia administrativa en calidad de corregidor de Cuenca y de Málaga. En cuanto a los oidores, cuyo número era entonces de cuatro, habían tenido igualmente en España una larga práctica del funcionamiento del Estado. La voluntad de retomar las cosas en manos era evidente. El Virrey y los oidores partieron de Sanlúcar de Barrameda en noviembre de 1543, en compañía de un Visitador General, una especie de Inspector General de la administración, designado para Nueva España, Francisco Tello de Sandoval.

25No tiene por qué asombrar que las primeras reacciones a las «Leyes nuevas» hayan tenido lugar en México. Los cabildos de las ciudades españolas del virreinato le mostraron al Visitador General su estupefacción ante las decisiones tomadas en España. Hubo incluso que encarcelar a algunos cabezas calientes de quienes se temía alguna locura. Tello de Sandoval, el Virrey y la Audiencia de México hilaron fino. Sin ceder en lo esencial, escucharon las quejas, prometieron transmitirlas y aceptaron que una delegación constituida por religiosos y representantes de las municipalidades pueda ir a Europa con el fin de defender su causa ante el Emperador. Los emisarios fueron hasta Alemania en donde se encontraba Carlos V. En la primera flota para México, prescribió a su Virrey una serie de medidas necesarias para poner un poco de bálsamo sobre las heridas en carne viva de los colonos. No obstante, el soberano no cedió en nada sobre el fondo, el fin programado de las encomiendas. Los rencores permanecieron fuertes. Aunque no llegaron nunca a desaparecer, terminaron por atenuarse y dejaron de constituir el centro de los discursos y de las preocupaciones.

26En el Perú las cosas fueron muy diferentes. Aunque Blasco Núñez Vela no fue siempre tan cortante y altivo como algunos cronistas se complacen en decirlo, no tuvo la habilidad política de su colega de México o de Tello de Sandoval. Respondía a las quejas de sus administrados, dice Garcilaso, de mala gana y con rudeza. Se debe, empero, tener en cuenta dos otros factores. El Perú se levantaba apenas de la grave conmoción de la batalla de Chupas y de sus consecuencias. Por otro lado, la relación colonial, con todas sus implicancias, había sido en él siempre más tensa, más áspera que en Nueva España. Aquello debía haberlo obligado a ser más prudente. Pero no fue así.

27Después de haber tocado Tumbes el 4 de marzo de 1543, el Virrey decidió dirigirse a Lima por tierra sin esperar a los oidores. En camino, en Piura, en Trujillo, no admitió ninguna súplica, despachó emisarios a Lima y a Cusco, todo a la vez para encaminar las reformas y solicitar a Vaca de Castro que desaparezca. La situación del Gobernador era difícil porque los enviados de las dos principales municipalidades de la Colonia le pedían que no reciba al Virrey, y que suplique insistentemente al Emperador para que dé marcha atrás en sus decisiones. Vaca de Castro consideró más prudente, e inevitable, retirarse, no antes sin haber atribuido una nueva hornada de encomiendas a aquellos que lo habían servido bien.

28El ambiente era cada vez más tenso entre los españoles. Cuando Vaca de Castro partió hacia la costa norte para ir al encuentro del Virrey, hubo manifestaciones de mal humor respecto de él por su negativa en seguir los consejos que se le prodigaba. Hasta ocurrió algo más grave. En el camino de retorno hacia Cusco, en Huamanga, algunos delegados de la antigua capital inca se llevaron la artillería dejada por Diego de Almagro durante la batalla de Chupas. En Trujillo, el Gobernador fue atacado por los encomenderos. El tono había subido. Algunos anunciaban que iban a abandonar al país dejando a sus esposas allí, otros querían el reembolso del precio de sus esclavos indios quienes no debían ya trabajar en las minas. Todos se quejaban amargamente de haber sido engañados y de encontrarse sin nada en el umbral de la vejez. Para probar lo que decían, algunos mostraban a Vaca de Castro sus encías ya sin dientes a causa de las privaciones, otros unas espantosas mordidas de caimán, y todos sus impresionantes heridas.

29Entre los españoles del país se escuchaban encendidos discursos. Los rencores se expresaban directamente, tanto más porque, según un rumor, todos aquellos que habían participado en las pasadas guerras civiles, sea cual fuese su partido, serían privados de sus indios. En Lima, el cabildo se negó primero a recibir al Virrey. Fue necesaria toda la fuerza de convencimiento de Diego de Agüero y de Illán Suárez de Carvajal para que, en definitiva, ello no ocurra.

30La recepción oficial se llevó a cabo como tenía que ser. Al día siguiente, informado de los diversos movimientos provocados por las «Leyes nuevas», y en particular de la actitud de los delegados de Cusco, Blasco Núñez Vela responsabilizó a su predecesor que había estado al mando del país durante año y medio. Los oidores que llegaron poco después estaban lejos de compartir y de querer avalar las decisiones del Virrey. Pronto sus disensiones no fueron un secreto para nadie.

  • 2 Véase los capítulos siguientes a aquellos que están indicados en la nota precedente.

31En Cusco, los ánimos estaban por lo menos tan caldeados como en Lima. Se llevaron a cabo debates de extrema vivacidad particularmente en el seno del cabildo. Un elemento imprevisto vino a complicar aún más la situación. Los partidarios de Diego de Almagro, que habían huido de prisión para ir a buscar refugio donde Manco en su reducto montañés, supieron convencer al Inca para que escriba al Virrey, proponiéndole entrar dentro de la legalidad colonial, si acaso el representante real tenía a bien otorgarle su perdón, cosa que hizo. No se conocerá nunca el desenlace que hubiera podido tener este cambio, ni el alcance de este inesperado acercamiento. Durante un juego de bolas, uno de los españoles refugiados en Vilcabamba y muy conocido por su irritabilidad se peleó con Manco por un motivo fútil. Le propinó un golpe en la cabeza con una de sus bolas y el Inca falleció poco después a consecuencia de ello2.

Gonzalo Pizarro contra el Virrey (1544-1548)

32La inquietud de los colonos no cesaba de aumentar. Los rumores más fantasiosos se propagaban de ciudad en ciudad. En la población española sometida a presiones contradictorias eran visibles los signos de nerviosismo. A pesar de la lentitud y de las dificultades de las comunicaciones, los cabildos de las tres principales ciudades del sur, Huamanga, Charcas (entonces llamada La Plata) y sobre todo Cusco, decidieron hacer frente común y nombrar a un Procurador general encargado de representarlas ante el Virrey. En apariencia, nadie mejor que Gonzalo Pizarro podía ser encargado de esta temible y difícil misión. Su nombre, su papel eminente durante la Conquista, le daban toda la legitimidad para semejante acción.

33En verdad, esta opción no era tal vez tan juiciosa como parecía. Además, entre los rumores, se contaba que el Virrey había venido al Perú con la expresa misión de matar a Gonzalo y de castigar a todos aquellos que habían apoyado a los Pizarro durante la batalla de las Salinas. Gonzalo, evidentemente, estaba al corriente. Después de haber aceptado el ofrecimiento de las municipalidades, su primera medida fue llamar a sus partidarios, constituir un cuerpo de cuatrocientos soldados poderosamente equipados con lo que había sido recuperado después de la batalla de Chupas, y sacar dinero de las arcas reales para subvenir a las necesidades de su pequeño ejército.

34Varios regidores de Cusco no tardaron en lamentar su actitud, sin llegar, no obstante, hasta retirarle su poder a Gonzalo. Para ellos, se trataba de obtener la anulación de las «Leyes nuevas», nada más, sobre todo no entrar en conflicto con los representantes del soberano. Terminaron por hablar al interesado sobre la suerte de malentendido que comenzaba a instalarse tanto más cuanto que Gonzalo hablaba ahora de ir a negociar acompañado de una escolta de doscientos hombres armados. Se justificó arguyendo amenazas que, según los rumores, pesaban sobre su persona y la actitud notoriamente amenazante de Blasco Núñez Vela. En su propio campo se comenzó a murmurar que en realidad Gonzalo quería recuperar, primero que nada, el título de Gobernador. Francisco Pizarro, con todo su derecho, se lo había transmitido mediante acta notarial, para el caso en el que él falleciera. Aquello no se había producido pues, el día fatídico, Gonzalo aún no había regresado del país de la canela. Luego, Vaca de Castro, nombrado gobernador por la Corona, se había empeñado siempre en tenerlo apartado, aunque con deferencia.

35En Lima y en Cusco los dos bandos se dedicaban a los preparativos, nombraban capitanes, almacenaban pólvora, encarcelaban a los sospechosos, a los tibios, o simplemente a aquellos que tenían una opinión menos tajante. Así, Blasco Núñez Vela hizo detener a Vaca de Castro. Puesto que tenía la misión de entrevistarse con el Virrey, Gonzalo se puso en marcha y dejó Cusco por Lima, a la cabeza de unos quinientos soldados, miles de cargadores indios —veinte mil según Agustín de Zárate—, y particularmente con una importante artillería. Por su lado, el Virrey podía contar con tropas equivalentes en número y bien remuneradas, porque se había apoderado de un barco cargado de metal precioso a punto de partir para Panamá y destinado al soberano por su predecesor.

36El giro de los acontecimientos y el choque ahora sí casi inevitable con las tropas reales causaron un gran desconcierto entre los hombres de Gonzalo Pizarro. Poco después de la partida de Cusco, cierto número de soldados, e incluso de capitanes, desertaron. Regresaron a la antigua capital de los incas. La guerra que se anunciaba no era la suya. Varios de ellos pensaron en unirse a Blasco Núñez Vela por otra vía, utilizando dos navíos que Gonzalo poseía en la costa sur. Cuando llegaron a Arequipa, se enteraron de que los dos navíos ya habían partido para unirse al Virrey.

37El asunto comenzaba mal para el campo pizarrista. Se dice que Gonzalo estuvo a punto de abandonarlo todo y de regresar a sus tierras del altiplano, incluso de partir a Chile, cuando supo que Pedro Puelles, teniente del Gobernador de Huánuco y enviado contra él por el Virrey, cambiaba de partido y se unía a su causa. Gonzalo regresó precipitadamente a Cusco, castigó como se puede imaginar a aquellos que lo habían abandonado, les retiró las encomiendas de que gozaban y se las atribuyó.

38En el camino que unía Cusco con Lima ocurrieron muchas tragedias. Pedro Puelles y Francisco de Carvajal, el maestre de campo de Gonzalo, se señalaron por venganzas o ejecuciones sumarias de gran crueldad. El Virrey no se quedó atrás, sobre todo con la ejecución de Illán Suárez de Carvajal, un personaje muy conocido en la capital y muy respetado, pero de cuya doblez sospechaba Blasco Núñez Vela.

39Como Gonzalo y su tropa se acercaban a Lima, el Virrey decidió, pero tarde, cambiar de actitud. Anunció que suspendía por dos años la aplicación de las «leyes nuevas ». Esto no dio ningún resultado. No le quedaba más que fortificar su capital, pero dudando con razón de su capacidad de resistencia, pensó partir hacia el norte, no sin haber practicado destrucciones. Los oidores se opusieron a ello formalmente, y terminaron saliendo del impasse encontrando un capitán, Martín de Robles, que aceptó por orden suya escrita y unánime detener al Virrey. Todos los cronistas insisten sobre la confusión que reinaba entonces en los espíritus. En la capital hubo una suerte de motín, el Virrey logró partir a Trujillo. Los oidores dudaban, no sabiendo qué hacer, tanto más que se anunciaba a Pizarro ya muy cerca de Lima, y que sus soldados en número eran superiores al campo adverso. En los puestos avanzados del ejército de Pizarro, Francisco de Carvajal, «el demonio de los Andes», actuaba con una celeridad, una eficacia y una falta de escrúpulos de lo más preocupantes. Entró incluso de noche en la ciudad y comenzó a hacer ejecutar a las personas sospechosas de haber cambiado de bando.

40Los oidores terminaron cediendo. Considerando que la seguridad del país y la buena marcha de la justicia así lo exigían, nombraron gobernador a Gonzalo Pizarro. Entonces, ya nada se oponía a su ingreso en la ciudad, el 28 de octubre de 1544, ingreso triunfal a la cabeza de más de mil doscientos hombres y de miles de indios. El nuevo Gobernador se alojó en el palacio del Virrey, dejó matar a algunos oponentes, otorgó su perdón a otros, mientras se desarrollaban grandes fiestas por su victoria de la que ya nadie dudaba que significaba el fin de las «Leyes nuevas» tan deshonrosas. Sin embargo, había una sombra en el escenario: Vaca de Castro logró escaparse y partió a Panamá para seguir hacia España. Mientras que dos hombres de su séquito fueron hasta Alemania a exponer al Emperador los pormenores de una situación extraordinariamente complicada, Vaca de Castro consideró más prudente esperar en las Azores que la situación se decante antes de volver a la Península.

41Blasco Núñez Vela había sido puesto primero bajo arresto domiciliario en una de las islas situadas frente a El Callao, el puerto de Lima. Habiendo logrado regresar a tierra firme, gracias a algunas complicidades, consiguió fugar hacia el norte de acuerdo a su idea inicial. Hacia mediados de octubre llegó a Tumbes. Ahí, como había puesto suficientes leguas entre Gonzalo y él, declaró a este último traidor a su Rey, y exhortó a todos los españoles del Perú a ayudarlo para reducir a ese «tirano». Por su parte, seguro de su fuerza, aureolado por una victoria obtenida sin combate, beneficiándose de un muy amplio apoyo de la opinión, y porque las reticencias respecto a él se silenciaban forzosamente, Gonzalo decidió ir a buscar al Virrey adonde se encontraba. Blasco Núñez Vela era en efecto el último obstáculo a su poder absoluto.

42Cuando Gonzalo subía por la costa norte, el Virrey retrocedió y fue a buscar refugio en los Andes de Quito. Le fue muy mal. No encontrando la ayuda con que contaba, continuó aún más hacia el norte, hasta alcanzar, en el sur de la actual Colombia, la gobernación de Popayán, feudo de Benálcazar, un viejo conocido de los Pizarro. Gonzalo solucionó el problema con astucia. Evidentemente no deseaba combatir contra las fuerzas conjuntas del Virrey y de Benálcazar. Y menos aún quería tener que ver con este último. Pensaba, con razón, que además de sus vínculos de antaño, podía ser un aliado de hecho en la lucha contra las «Leyes nuevas» que también lo afectaban. Gonzalo Pizarro retrocedió cuando se encontraba a punto de alcanzar a su adversario. Hasta dejó Quito. Ante esta noticia interpretada como una confesión de debilidad, el Virrey decidió atacar, pese a los consejos de prudencia y de negociación de Benálcazar. El choque tuvo lugar al norte de la ciudad en donde Pizarro, desde el 18 de enero esperaba a pie firme en un lugar llamado Iñaquito. Sus fuerzas eran muy superiores. Blasco Núñez Vela fue completamente derrotado e incluso muerto. Herido en el combate, fue rematado por un esclavo negro que le cortó la cabeza, y la transportó a Quito en donde fue expuesta en la picota. Gonzalo Pizarro estuvo muy descontento por ello y ordenó que el cuerpo y su cabeza sean enterrados sin demora, con gran pompa y con los principales capitanes muertos en el combate. No por ello la guerra había terminado. Francisco de Carvajal fue encargado de continuar la lucha contra diversos grupos armados que permanecían fieles al Virrey, particularmente aquellos comandados por Diego Centeno, Lope de Mendoza y algunos otros. Desde Quito hasta el sur peruano, el «demonio de los Andes» dio muestras de una resistencia a toda prueba, de gracejo y de sentido de burla en la crueldad, de un valor guerrero que maravillaron pero que no ganaron muchos partidarios a su causa, aunque, cuando retornó a Lima, Gonzalo le hizo organizar una recepción multitudinaria.

43Mientras tanto, el emisario de Gonzalo Pizarro, por una parte, y el del Virrey por la otra, habían llegado a España para presentar cada cual al soberano su versión de los acontecimientos. El poder estaba entonces entre las manos del príncipe Felipe —el futuro Felipe II— quien, desde Valladolid, se ocupaba de los asuntos del reino, porque su padre el Emperador estaba, otra vez, fuera del país. La Corona fue de opinión de enviar un nuevo presidente para la audiencia de Lima. Escogió para ello a un sacerdote, Pedro de La Gasca, un hombre conocido por su firmeza, su experiencia y su sentido de lo político, cualidades todas que no podían dejar de ser útiles en el Perú.

44Salió de España a fines de mayo de 1546, y en la escala de Santa Marta La Gasca se enteró de la muerte del Virrey. Esto cambiaba muchas cosas. Desde Panamá escribió a Gonzalo para hacerlo entrar en razón y decirle que retorne a la legalidad. Al mismo tiempo recibió una ayuda providencial. Unos emisarios del jefe de los insurgentes le entregaron la flota que éste había enviado al Istmo. En secreto se comenzó a discutir eventuales amnistías, acuerdos a los que se podría llegar en caso de oportunas adhesiones a la causa real. En los Andes, seguía habiendo combates esporádicos, prueba de que los partidarios de la Corona no se habían desarmado. El anuncio de la llegada del presidente La Gasca a Tumbes acentuó más el movimiento de las deserciones. Hasta fue recibido de manera muy reverenciosa por Hernán Mejía y el almirante Hinojosa enviados por Gonzalo para impedir su desembarco. En Lima, el viento también había cambiado de sentido. Los ediles, y con ellos buena parte de los habitantes, se declararon oficialmente en favor del nuevo presidente.

45Sólo le quedaba a Gonzalo la salida de replegarse a las tierras altas del sur, aunque el pequeño ejército de Diego Centeno continuaba por allí peinando los campos. Gonzalo Pizarro partió a enfrentarlo y lo derrotó el 26 de octubre de 1547 en Huarina, a orillas del lago Titicaca. Por su parte, La Gasca se tomaba su tiempo. No tenía demasiada confianza en sus capitanes y prefería esperar que la situación de su adversario continúe degradándose. Así, en diciembre, a la salida de Jauja, recibió el refuerzo inesperado de hombres reclutados para ir a Chile a reforzar la conquista de Valdivia. La Gasca podía contar ahora con 900 soldados.

  • 3 Fuera de los tres autores ya indicados y a quienes se puede referir para lo esencial, estos aconte (...)

46Después de varios meses de aproximación de una y otra parte durante los cuales La Gasca reiteró sus promesas de perdón a Gonzalo si se rendía, el choque frontal tuvo lugar en Jaquijaguana, cerca de Cusco, el 9 de abril de 1548. En realidad, el presidente La Gasca no se precipitó, sabiendo que el tiempo jugaba en su favor, que las defecciones se multiplicaban. Durante la batalla varios capitanes cambiaron bruscamente de campo, imitados por cuadrillas de arcabuceros. La tropa de Gonzalo se desbandó precisamente cuando éste dio la orden de perseguirlos. Algunos se pasaron al enemigo, otros partieron a Cusco. No le quedaba sino rendirse. Lo hizo con cierta nobleza, prefiriendo aquello al deshonor de la fuga. Dos días más tarde era condenado a muerte y decapitado así como sus principales capitanes, particularmente «el demonio de los Andes» fiel a su leyenda hasta en la muerte3.

47Esta «rebelión» bastante complicada en su desarrollo y de la que hemos relatado apenas las grandes líneas va mucho más allá de peripecias que hacen pensar con frecuencia en las luchas de facciones de la Italia del siglo precedente. En realidad, el enfrentamiento entre los encomenderos, dirigidos por el más prestigioso de ellos, y los representantes de la Corona, tenía como objetivo, a través de las «Leyes nuevas», el futuro mismo del Perú. ¿Impondrían los colonos su ley, su lógica de ganancia, su voluntad sin límites en una sociedad colonial moldeada según sus deseos? Desde España, ¿lograría la Corona realizar su política de recuperación del poder, siguiendo un proyecto que forzosamente tenía en cuenta otros muchos intereses y otra concepción del hecho colonial? Tampoco hay que olvidar que algunos allegados de Gonzalo, en particular Francisco de Carvajal, le aconsejaron proclamarse rey del Perú, para mostrar bien la ruptura y el sentido de su acción. Además, unas manos amigas le habían bordado estandartes encima de cuya G del monograma estaba una corona real.

  • 4 Marcel Bataillon, “La rébellion pizarriste enfantement de l’Amérique espagnole”, Diogène, n° 43, j (...)

48La segunda opción prevaleció —después de cuatro años de luchas e incertidumbres—, apoyada por los arrepentimientos y el temor tardíos de muchos colonos ante la idea de una ruptura con el Rey para la cual no estaban preparados. Se comprende por qué, en análisis luminosamente perspicaces, Marcel Bataillon ha demostrado en este conflicto el fin de una época, la de los conquistadores, y el nacimiento de una nueva América, lo que él denomina la Edad Media colonial. En adelante, la aristocracia nacida de la Conquista, y después sus descendientes, tendrían que seguir los caminos trazados en la Península. Conservarían para siempre la nostalgia de una América que les había pertenecido, y a ellos solos, antes de que la Corona los prive de ella, de manera vergonzosa a su parecer. Es inútil decir que semejantes sucesos dejarían una huella profunda en la memoria de los colonos, de sus descendientes y de la Corona4.

El retorno de Hernando Pizarro a España

49Cuando por fin llegó a Cusco después de la muerte de Almagro el Viejo, Francisco Pizarro tuvo largas discusiones con Hernando sobre la nueva situación del Perú, pero también sobre las justificaciones que se iban a dar al soberano respecto a lo que había sucedido. Persuadidos de que sus adversarios no dejarían de recurrir a la Corona, los dos hombres fueron de opinión que el segundo debía ir a España para entrevistarse con Carlos V y exponerle los motivos de las decisiones tomadas contra el partido de Almagro. Los dos hermanos contaban con que Hernando, cuya habilidad era real, tenía ya experiencia en negociaciones con la Corona. Además, se presentaba ante el Emperador con argumentos de peso, a saber todas las conquistas efectuadas por la familia Pizarro, y con una cantidad muy fuerte correspondiente al quinto real tomado sobre el oro y la plata encontrados en el Perú. No todos los allegados de Hernando estaban convencidos de la necesidad que tenía de ir él a España, y aconsejaban incluso no hacerlo. No se tenía ninguna garantía en cuanto a la decisión real. El riesgo era grande. No obstante, como en el Perú Hernando tenía buenas razones para temer realmente por su vida después de la ejecución de Diego de Almagro el Viejo, se decidió por lo que Garcilaso considera como un mal menor, y partió en julio de 1539.

50Se presentó ante la Corte, a la sazón en Valladolid, rodeado de un fasto considerable y haciendo gala de su riqueza, una manera de mostrar su poderío, pensaba él. Defendió su causa primero con cierta eficacia pero, como era de preverse, sus enemigos, entre los cuales el más activo era Diego de Alvarado, también habían viajado. Además, la Corona, alimentaba en su contra cierto número de quejas en particular en cuanto a su extraordinario enriquecimiento, a la posesión de sus minas y al número, considerado muy excesivo, de sus indios encomendados. Respecto del tema central, la ejecución de Almagro, el procurador Villalobos encargado del asunto había subrayado, desde que había recibido los documentos del proceso instruido por Hernando, las numerosas infracciones a la legalidad y la sospechosa prisa del procedimiento.

51Seguro de sí y del poder de su clan, Hernando Pizarro no comprendía sin duda que los tiempos habían cambiado desde su última misión en España. La Corona estaba ahora bien decidida a someter a los jefes de la Conquista tanto mejicana como peruana, a limitar su poder en un primer tiempo, a apartarlos después. La mayor parte de diversos procesos incoados en contra de Hernando tiene que ver con las condiciones de adquisición y de ejercicio de su fortuna. En cuanto a la muerte de Almagro, en un primer proceso Villalobos había concluido en la responsabilidad de Hernando pero había dejado a la Corona decidir de ello en última instancia, cosa que no hizo. Mucho después, en 1550, siempre el mismo Villalobos decidió abrir un nuevo procedimiento, mostrándose esta vez mucho más preciso. En efecto, hacía de Hernando uno de los principales culpables de todos los desórdenes, muertes, injurias, daños, robos y malos tratos y otros excesos cometidos en las provincias del Perú contra el servicio real.

52Evidentemente, entre los dos procesos tuvo lugar la «rebelión» de Gonzalo que no solucionó ni mucho menos los problemas de la familia. Hernando había sido condenado primero por el Consejo de Indias al exilio en un presidio —una plaza fuerte— de África del norte. Luego la sentencia había sido conmutada, en el mes de mayo de 1540, en pena de prisión en una fortaleza de Madrid, y finalmente en el imponente castillo de la Mota, cerca de Medina del Campo adonde llegó a inicios del mes de junio de 1543. Permaneció allí hasta el 21 de mayo de 1561, término pues de más de veinte años de encarcelación.

53¿Encarcelación o arresto domiciliario? No se sabría decir, porque Hernando parece haber gozado sin embargo de un trato conforme con su rango. Primero vivió con una jovencita perteneciente a una familia noble arruinada de Medina del Campo, Isabel Mercado, de la que tuvo dos hijos que murieron a corta edad. Cuando llegó la noticia a la Mota de que doña Francisca, la hija de Francisco Pizarro, llegaba a España, Isabel fue llevada a un convento donde terminó sus días.

54Doña Francisca tenía en ese entonces diecisiete años, Hernando cerca de cincuenta. En 1552, el tío y la sobrina se casaron en la Mota y permanecieron allí cerca de diez años. Para entonces la calma había retornado al Perú, el poder real se encontraba ahora bien establecido y sin oposición, el clan Pizarro no era más que un recuerdo. La Corona podía entonces considerar la liberación de Hernando. La pareja partió a Trujillo, a la Zarza, propiedad familiar de los Pizarro. Allí, Hernando se pasó el tiempo y gastó su dinero en implementar, por medio de muy numerosos procesos con desiguales resultados, lo que Rafael Varón, después de haberlos estudiado en detalle, llama una estrategia de reconstrucción de su patrimonio. Sus querellas judiciales referentes a sus asuntos americanos no le impidieron ocuparse también muy activamente de la administración de su fortuna española y de la, muy considerable y no discutible, de su esposa.

55Para señalar bien el lugar que era ahora el suyo en el microcosmos de Trujillo, ambos esposos mandaron edificar un palacio, el más bello de la gran plaza, de estilo seudoplateresco. Se adornó uno de sus ángulos con un escudo monumental, el que Carlos V concedió a Francisco Pizarro pero que nunca fue usado por este último. Lo rodean cuatro cabezas de piedra que representan a Francisco Pizarro y a doña Inés Yupanqui por un lado, Hernando y Francisca por el otro. Para que la pareja asiente definitivamente su situación dentro de la aristocracia española de la época y haga de ella la igual de los más grandes, sólo le faltaba un título nobiliario. Mediante cédulas reales, Francisca primero, Hernando después, fueron autorizados a fundar y después a unir, en 1576, sus dos mayorazgos que, bajo Felipe IV, se convirtieron en marquesado de la Conquista. La Corona había hecho borrón y cuenta nueva pues los Pizarro, instalados ahora en sus tierras de Extremadura y muy decididos a vivir allí de sus rentas, no representaban ningún peligro para ella.

  • 5 Rafael Varón Gabai, La ilusión del poder, apogeo y decadencia de los Pizarro en la conquista del P (...)

56Hernando murió a fines de agosto o comienzos de setiembre de 1578. En un largo testamento cuidadosamente redactado y completado por sucesivos codicilos, repartió su fortuna entre sus hijos, sus acreedores, diversas obras piadosas y, por supuesto, su esposa quien le sobrevivió todavía veinte años5.

57La era de los conquistadores estaba definitivamente cerrada en el Perú. La Corona había sabido, o podido, eliminar —a menudo con su colaboración involuntaria— a las grandes familias nacidas del Descubrimiento y de la Conquista y que habrían podido hacerle sombra en la conducción de los asuntos americanos, los Colón, los Cortés y los Pizarro.

  • 6 James Lockhart, Spanish Peru (1532-1560), a Colonial Society, Madiseon, 1968, y en castellano El m (...)

58En los Andes, la sociedad que se instalaba, y de la cual James Lockhart ha hecho un buen análisis6, se parecía cada día un poco menos a la que habría querido moldear la aristocracia de origen militar nacida de la Conquista. Ella estuvo lejos de perder todas sus ventajas, pero frente al ascenso de las fortunas más recientes construidas en base al comercio, la minería, la producción textil o los favores sospechosos de la administración, dichas ventajas se convirtieron más en ensignos sociales que fuentes reales de riqueza. Los «hombres nuevos» buscaron captarlas, y lo lograron con frecuencia mediante el matrimonio.

59En el Perú, por toques sucesivos y a menudo titubeantes, todavía durante varias décadas, la Corona y sus representantes iban a tratar de modelar según sus puntos de vista a esta nueva sociedad. Hubo que esperar los años 1570, y la acción reformadora del virrey don Francisco de Toledo, para que la obra sea realizada, mientras que a través de todo el virreinato se multiplicaban las recriminaciones cada vez más agrias de los herederos de la Conquista, muy conscientes del fin del mundo creado por sus padres. No les dio ningún resultado. La organización que se instaló iba a durar casi sin modificación hasta el siglo xviii e incluso, en algunos aspectos, mucho más.

Notes

1 Véanse Agustín de Zárate, Historia del descubrimiento y conquista del Perú, op. cit., lib. IV, cap. XIV-XIX; Francisco López de Gómara, Historia general de las Indias, op. cit., cap. CXLIX-CLX; Garcilaso de la Vega, Historia general del Perú, op. cit., lib. III, cap. XI-XVIII.

2 Véase los capítulos siguientes a aquellos que están indicados en la nota precedente.

3 Fuera de los tres autores ya indicados y a quienes se puede referir para lo esencial, estos acontecimientos han sido narrados con lujo de detalles por Diego Fernández (el Palentino), Historia del Perú, lib. I y II, Madrid, 1963; Pedro Gutiérrez de Santa Clara, Quinquenarios o historia de las guerras civiles del Perú (1544-1548), lib. I-V, Madrid, 1963; y Juan Cristóbal Calvete de Estrella, Rebelión de Pizarro en el Perú y vida de don Pedro Gasca, Madrid, 1963.

4 Marcel Bataillon, “La rébellion pizarriste enfantement de l’Amérique espagnole”, Diogène, n° 43, julio­setiembre. 1963, pp. 47-63, y “Les colons du Pérou contre Charles Quint, analyse du mouvement pizarriste (1544-1548)”, Annales E.S.C., mayo-junio 1967, pp. 479-494. Para un buen estudio del transfondo ideológico de la rebelión, véase Guillermo Lohmann Villena, Las ideas jurídico-políticas de Gonzalo Pizarro, Valladolid, 1977.

5 Rafael Varón Gabai, La ilusión del poder, apogeo y decadencia de los Pizarro en la conquista del Perú, op. cit., en particular el capítulo V; María Rostworoswky de Diez Canseco, Doña Francisca Pizarro, una ilustre mestiza (1534-1598), op. cit., pp. 54-73; y Alvaro Vargas Llosa, la mestiza de Pizarro, una princesa entre dos mundos, Madrid, 2003, cap. “El castillo de la Mota”.

6 James Lockhart, Spanish Peru (1532-1560), a Colonial Society, Madiseon, 1968, y en castellano El mundo hispanoamericano (1532-1560), México, 1982.

© Institut français d’études andines, 2004

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540