Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Francisco Pizarro

 | 
Bernard Lavallé

Tercera parte. El oro, la gloria… y la sangre

9 El año de todas las esperanzas (abril de 1534-julio de 1535)

Texte intégral

1A fines del mes de marzo, algunos días después de haber procedido a la atribución de los repartimientos de indios a los soldados, Francisco Pizarro decidió alejarse de Cusco y regresar a Jauja dejando en la ciudad a unos cuarenta hombres para hacer frente a cualquier eventualidad, pues la paz no había vuelto todavía completamente a las provincias aledañas a la antigua capital del Tahuantinsuyu. Se hizo acompañar por el nuevo Inca, Manco Inca Yupanqui, quien tomó la cabeza de un ejército de dos mil guerreros indios destinados a combatir a Quizquiz quien se dirigía hacia el norte con cerca de mil soldados. Se anunciaba además la llegada de tropas procedentes de Quito y comandadas por un hijo de Atahualpa. Como de costumbre, Hernando de Soto había sido despachado por delante, misión que cumplió perfectamente con el ímpetu —y la parte de inconciencia— que ya había demostrado tantas veces.

2La situación en el Perú central seguía siendo también muy incierta. Quizquiz había marchado sobre Jauja con la intención de destruir la guarnición que Pizarro había dejado allí. Al borde del Yacusmayo, un afluente del Mantaro, se produjo una batalla decisiva en la que hubo muchos muertos indígenas. Los españoles gozaron del beneficio de la alianza de los indios de la región, los huancas, enemigos tradicionales de los incas, y de los errores tácticos de Quizquiz, quien sin embargo pudo escapar de la derrota abandonando precipitadamente el valle y refugiándose con sus hombres en las alturas de la cordillera donde los caballos de los españoles no pudieron seguirlos. Pizarro le había encargado a Almagro conducir las operaciones que buscaban eliminar la amenaza que hacía pesar el ejército de Quizquiz quien, en realidad, retrocedía incesantemente con la esperanza de poder reunirse con los ejércitos indios procedentes del norte pero que nunca llegaron.

La fundación de Jauja

3El gobernador y su séquito llegaron al valle del Mantaro aproximadamente un mes después de haber partido de la antigua capital de los incas. Fueron recibidos por el tesorero Riquelme a quien Pizarro había dejado a la cabeza de la guarnición mientras se dirigía a Cusco. Para este encuentro, Manco Inca Yupanqui hizo organizar una gigantesca cacería en la que participaron varios miles de ojeadores indios y que impresionó mucho a los participantes españoles por su importancia, su organización y sus resultados.

4Sin embargo, no era objetivo del gobernador dedicarse a semejantes placeres. Además, al parecer, de que esto no iba con su carácter, la situación general distaba mucho de permitirlo. El objetivo era fundar en Jauja una ciudad llamada a desempeñar un papel particularmente importante dentro del dispositivo del nuevo Perú colonial. En ese entonces solo se contaba en el país con tres asentamientos españoles, San Miguel de Piura, Cajamarca y Cusco, sobre una extensión de dos mil kilómetros a través de los Andes. A grosso modo equidistante de Cajamarca y Cusco, Jauja era una etapa esencial de este camino, el único conocido y utilizado entonces por los españoles. Menos descentrada por el sur y menos adentrada en la cordillera que Cusco, ocupaba además un lugar excepcional en el centro de un rico y grande valle longitudinal que hacía de ella un lugar agradable, por su altitud moderada, y lleno de perspectivas económicas alentadoras, por la riqueza de su agricultura y el número de sus habitantes, garantía de jugosas encomiendas. Un detalle de vocabulario dará una idea de ella: en castellano, Jauja, es un país imaginario donde se supone reina la felicidad, la prosperidad y la abundancia, por eso se dice la tierra de Jauja.

5Finalmente, aunque situada en la cordillera, los contactos de la nueva ciudad con la costa eran relativamente fáciles. Existían ya caminos bien mantenidos. Éste era un punto esencial para el futuro. Tumbes, a donde llegaron los españoles, y Paita, el puerto de Piura, eran las únicas puertas de ingreso al Perú. El desarrollo de la conquista hacia el sur las alejaba ahora del probable futuro centro de gravedad de la colonia. Este nuevo equilibrio hacía necesaria la instalación de un puerto más central. Todo concurría pues a hacer de Jauja la piedra angular del dispositivo que los españoles, con algunos titubeos, se empeñaban en implementar.

6Pizarro decidió entonces establecer ahí la capital. Seguramente se le ocurrió esta idea cuando vino por primera vez, pero apurado como estaba por ingresar en Cusco y por terminar con aquello en el plano militar, que se presentaba todavía muy incierto, no había tenido tiempo de dedicarse a ello. Esta vez, el gobernador lo hizo muy oficialmente algunos días después de su llegada, el 25 de abril de 1534. Por cierto, fue la primera ciudad verdaderamente creada por Pizarro en el Perú. Es verdad que existían San Miguel, Cajamarca y Cusco, pero en la primera en donde solo estuvieron de paso, el gobernador y sus hombres no tuvieron tiempo de establecerse. En cuanto a las otras dos ciudades, en vista de la urgencia, los españoles se instalaron por decirlo así en casa de los incas.

7Por el contrario, Jauja fue fundada con todo el ceremonial a la usanza en semejante caso. Primero se dibujó una plaza grande en cuyo centro se erigió una picota, símbolo de la justicia del Rey a la que todo debía estar subordinado. En los costados se destinaron terrenos para la iglesia, el concejo municipal y la residencia del representante de la autoridad real, lugares de los tres poderes de la Colonia. De las cuatro esquinas de la plaza, en ángulo recto, partían calles que dibujaban un damero dentro del cual se atribuyeron solares, a unos cincuenta soldados que habían solicitado constituir el núcleo fundador de la ciudad, los pobladores. Se comprometieron, bajo pena de perder todas sus ventajas, en no dejar la nueva ciudad y en comenzar en un plazo razonable la construcción de sus futuras viviendas. A continuación, y hasta fines del siglo xviii, la misma operación debía repetirse en la misma forma centenares de veces, puesto que los españoles concibieron siempre su penetración, y sobre todo su instalación colonial, a partir de núcleos urbanos desde donde irradiaban su poder, su religión y sus modos de vida, en una palabra su cultura.

8Una ciudad sin el trabajo de los indios no valía nada. En todo caso, era así como los pobladores de Jauja veían las cosas. Pizarro, por su parte, era más circunspecto, no porque estuviese en desacuerdo con el deseo de los conquistadores, muy por el contrario, sino que no estaba seguro que las capitulaciones de Toledo lo autorizaban expresamente a repartir a los indios, sobre todo de manera definitiva, tal como sus hombres lo incitaban a hacerlo de manera evidentemente muy apremiante. Este escrúpulo lo había asaltado ya en Cusco. Para no disgustar a los pobladores, y con las precauciones usuales en cuanto a la decisión final de la Corona, en el mes de agosto el gobernador hizo proceder a las primeras atribuciones de indios destinadas a los fundadores más meritorios de Jauja. De esta manera pudieron comenzar a beneficiarse de las prestaciones y del tributo a los cuales fueron sometidos los indios designados desde ese momento.

9Por la misma época, Pizarro emprendió la bajada a la costa. Visitó la región situada al sur del oasis en donde se hallaría más tarde la ciudad de Lima. Pasó por Pachacamac, Lurín, Mala, Lunahuaná las que por un camino indígena se unían con el valle del Mantaro. Después, fue a Chincha de la que los indios le habían hablado tanto durante su primer viaje al Perú, y que primero había constituido el punto extremo, por el sur, de los territorios que la Corona le había confiado gobernar. Un correo recién llegado de España acababa de informarle que este límite había sido desplazado en unas veinticinco leguas. En la solicitud presentada a este efecto ante la Corona, Pizarro había pedido que sean cincuenta. No recibió entera satisfacción, pero, sin embargo, la decisión real era conveniente para su clan. Faltaba saber de qué manera su socio Almagro tomaría este asunto, el día en que sería informado de ello, porque los territorios puestos bajo su autoridad en virtud de las capitulaciones de Toledo comenzaban al sur de aquellos que estaban atribuidos a Pizarro. Para señalar bien la importancia que otorgaba a la región de Chincha, Pizarro tomó la decisión de confiarla en su totalidad en tanto que encomienda a su hermano Hernando, a la sazón en España, para entregar al soberano el quinto real y, más secretamente renegociar —o por lo menos hacer precisar— dichas capitulaciones, que eran ya obsoletas en varios puntos por el desarrollo y el éxito de la Conquista.

10La estancia de Pizarro en la costa se interrumpió brutalmente. Un correo de Gabriel de Rojas, a quien el gobernador había investido con sus poderes en Jauja en espera de su regreso, le proporcionó informaciones confidenciales que daban cuenta de una posible sublevación de los huancas del Mantaro. Hasta ese momento, éstos habían sido aliados eficaces y fieles de los españoles, por lo menos mientras se había tratado para ellos de deshacerse del pesado yugo de los incas. Sin embargo, las exacciones de los recién llegados no tardaron en convencerlos de su error, en demostrarles que no gozarían de ningún privilegio y no volverían a encontrar su independencia, más bien todo lo contrario. En definitiva, la continuación inmediata de los acontecimientos mostró que se trataba de una falsa alarma, y Pizarro pudo pues dedicarse en las tierras altas a implementar la organización del país según las nuevas reglas de la explotación colonial.

11Pronto se les presentó a todos otro problema. Algunos españoles de Jauja habían recibido en encomienda a indios de la costa. Ellos tenían que vivir cerca de sus tributarios porque no se podía obligar a estos últimos a efectuar constantes idas y venidas entre las tierras bajas y el valle del Mantaro. Además de la distancia, los cambios de clima debidos a los rigores de la altura les eran a menudo fatales. Pizarro parece haber comprendido, al término de su viaje por la costa, que le sería necesario fundar allí una ciudad-puerto destinada a desempeñar un papel capital en todos los sentidos del término. Las discusiones entre los conquistadores fueron largas y profundas. En fin de cuentas, a últimos del mes de noviembre el concejo municipal de Jauja, reunido en la iglesia, por entonces el único edificio público ya construido —aunque en partes solamente y de manera provisional—, decidió mudar la ciudad y trasladarla a la costa.

  • 1 Alain Musset, Villes nomades du Nouveau Monde, París, 2002.

12Los primeros años de la colonización española, tanto en el Perú como en otros lugares de América ofrecen muchos ejemplos de una migración urbana semejante. La ignorancia en la que se encontraban a su llegada los conquistadores frente a un ambiente tan diferente del suyo y de tan fuerte imposición lo explica fácilmente, así como la evolución muy rápida de la geopolítica colonial que se estaba construyendo. En cuestión de meses, ésta podía hacer necesaria la construcción de una ciudad nueva o mostrar la obsolescencia de aquella que se acababa de fundar1.

El nacimiento de doña Francisca

13Es conveniente interesarse aquí por un episodio de la biografía de Pizarro que tuvo lugar en el transcurso de los meses de que acabamos de hablar. Aunque tenga relación con su vida privada, su significado va mucho más allá. A fines del año 1534, en diciembre, la nueva ciudad de Jauja conoció un día de júbilo particularmente notable. La plaza central fue teatro de festividades públicas, en la que los conquistadores a caballo se ejercitaron particularmente en el juego de las cañas en ese entonces muy apreciado en España por la aristocracia. ¿Qué era lo que sucedía?

14Aquel día se festejaba con gran pompa el bautizo de una niñita que acababa de nacer y a quien se llamó Francisca. Su padre, es fácil adivinarlo, no era otro que Francisco Pizarro. En cuanto a la madre, se la conocía entonces con el nombre de doña Inés Yupanqui, pero antes se había llamado Quispe Sisa. Era la hija del antiguo Inca Huayna Capac y de una joven noble cuyo padre era uno de los jefes tradicionales de la región de Huaylas. A la muerte de Huayna Capac, ella se había retirado con su madre, luego había ido a vivir a Cusco de donde salió cuando Atahualpa, su hermano, cayó preso y mandó venir a una parte de su entorno y de su corte.

15Ahí, Atahualpa se la había «dado» a Pizarro. Para los incas era una práctica corriente ofrecer o intercambiar mujeres de su entorno inmediato con los jefes de las etnias antes enemigas para sellar su nueva amistad. Quispe Sisa, Inés por bautizo, tenía entonces quince o dieciséis años pues había nacido en 1516 o 1517. Pizarro tenía más de 55. No se dispone de información sobre lo que uno no se atreve a llamar su relación, o su vida en común, a no ser el nacimiento, a finales de 1534, de la pequeña Francisca y al año siguiente de un hijo, Gonzalo, que murió a la edad de once años. Francisca, de la que hablaremos más adelante, vivió, ella, hasta fines de siglo. Sea como fuere, la solemnidad de las festividades que marcaron el bautizo de doña Francisca muestra bien el rango que tenía en la joven sociedad colonial, y el lugar que le daba su padre. Fruto de la unión del jefe de los españoles y de una hija del último de los grandes Incas, a ojos de todos, de los conquistadores pero también quizás más aún de los indios, ella era un símbolo vivo, la prueba de una suerte de alianza en la cúspide entre las dos naciones.

16En los primeros años que siguieron a la Conquista, cuando se establece poco a poco el dominio español en los Andes, este ejemplo se fue repitiendo muy a menudo en diversos niveles. El más conocido es el del cronista mestizo de los incas, el célebre Garcilaso de la Vega a quien hemos recurrido. Fueron numerosos los conquistadores que se aliaron de esta manera con los altos linajes incásicos, particularmente cuando estos últimos habían sido jefes étnicos de las regiones en las que los nuevos dueños del Perú tenían encomiendas. Todos salieron ganando: los caciques —curacas en el Perú—, una alianza que reforzaba su prestigio frente a sus súbditos y les daba además garantías ante las nuevas autoridades españolas; los conquistadores se beneficiaban con aliados interesados por el mantenimiento de sus privilegios en la implementación del sistema de explotación de los indígenas. Casi siempre, la historia terminaba de la misma manera. Una vez ricos, los españoles se casaban con compatriotas y, sin olvidar, sin embargo, en general, a su progenitura mestiza, casaban a sus concubinas indias con soldados de menor rango, muy felices de conseguir mediante ello elevarse en la jerarquía de la nueva sociedad, cosa que no hubieran podido lograr de otra manera.

  • 2 Véase María Rostworowski de Díez Canseco, Doña Francisca Pizarro, una ilustre mestiza, 1534-1598, (...)

17Las cosas sucedieron así en el caso de doña Inés. Desde 1538 ella estaba oficialmente casada con un tal Francisco de Ampuero, que llegó al Perú en el séquito de Hernando Pizarro cuando regresó de sus negociaciones en España. El joven había servido en calidad de paje en la misma casa del gobernador. Como, después de su matrimonio este lo gratificó con una buena encomienda en la parte sur del oasis de Lima, todo hace pensar que hubo algún arreglo en todo esto, y no, como han escrito algunos historiadores, una trivial historia de amores paralelos. Cabe precisar que en ese momento Pizarro tenía otra amante india con título, la ñusta (princesa de sangre real) doña Angelina, antes Cuxirimay Ocllo, de alta alcurnia y destinada primero a ser una de las numerosas esposas de Atahualpa. En Cusco Pizarro tuvo con ella dos hijos: Francisco que murió poco antes de sus veinte años, y Juan, fallecido a corta edad2.

La irrupción de Pedro de Alvarado

18Encontrándose aún en Cusco, Pizarro fue informado de una noticia muy preocupante. Una expedición rival estaba en camino hacia el norte del Perú. Cuando se conoce en qué contexto de rivalidad se desarrollaba la conquista, no es necesario precisar el efecto que tuvo este anuncio para el gobernador, sus asociados y sus hombres. Además, el jefe que venía a disputarles una parte de lo que consideraban como su feudo era uno de los personajes más prestigiosos y más poderoso de la nueva América.

  • 3 Véase Bartolomé Bennassar, Cortés, le conquérant de l’impossible, París, 2001, passim.

19Se trataba de Pedro de Alvarado, una vez más un hombre de Extremadura puesto que era oriundo de Badajoz donde nació en 1485. Pedro de Alvarado llegó a Cuba en 1510 y desempeñó un papel protagónico desde 1518 en la expedición a Yucatán comandada por Juan de Grijalva y, un año más tarde, en la que condujo Hernán Cortés. En esta última, Alvarado fue uno de los capitanes más fieles a su jefe, entre los más eficaces y los más temibles porque destacaba a menudo por su particular crueldad. Durante las batallas decisivas para el control de Tenochtitlán, de mayo a agosto de 1520, él comandaba con Cristóbal de Olid y Gonzalo de Sandoval, uno de los tres destacamentos del ejército de Cortés. Cuando éste dejó México para ir a sofocar la rebelión de Narváez, le confió el comando de la ciudad. Pedro de Alvarado fue entonces responsable directo de la sublevación india que habría podido convertirse en una catástrofe durante el episodio conocido bajo el nombre de la noche triste, cuando hizo masacrar, entre otros, a los principales dignatarios mexica en el Gran Templo. Cortés no le guardó rencor. Lo envió después a establecer la autoridad española en el istmo de Tehuantepec, y sobre todo le confió, en 1523, la conquista de Guatemala de la que pasó a ser gobernador y le aseguró su fortuna3.

20En 1532, Alvarado había recibido una cédula real que lo autorizaba a hacer la conquista de las islas de las especies, en el Pacífico. Empero, influenciado indudablemente por las noticias de lo que acontecía entonces en el Perú, cambió de opinión y decidió él solo modificar su destino. Partió para América del Sur. Informada de este cambio, la Corona, se lo había formalmente prohibido, pero Alvarado ya estaba en camino. No era la primera vez que un conquistador audaz infringía así las órdenes reales.

21Esta expedición partió de la costa del Pacífico de Nicaragua en enero de 1534. Nunca se había organizado expedición más imponente para ir al Perú. Era una verdadera flota compuesta de una docena de navíos que transportaban, según se decía, a unos cuatrocientos cincuenta soldados españoles, dos mil auxiliares indios y un buen número de negros de guerra. Luego de una navegación particularmente penosa durante la cual llegó a faltar el agua, en la que se tuvo que enfrentar tempestades que obligaron a echar por la borda una parte de la caballería no obstante tan valiosa, Alvarado desembarcó al mes siguiente en la bahía de Caraques, al norte del actual Ecuador. Parece que después de haber dudado en cuanto a la ruta a seguir y el objetivo a alcanzar, decidió marchar hacia la región donde se encuentra actualmente Quito, pues sabía que Pizarro y sus hombres estaban ocupados en Cusco, allá en el sur. La progresión hacia las altas tierras fue particularmente penosa y mortífera para los españoles y aún más para los cargadores indígenas.

22Mientras tanto, procedente del sur, Benalcázar trataba de abrirse un camino pese a la resistencia encarnizada del ejército del general yana Rumi Ñahui, siempre fiel a Atahualpa y, por cierto, acompañado de varios hijos del Inca difunto. Una vez más, la alianza de etnias locales opuestas a los incas, en este caso los cañaris, fue decisiva para los españoles. Al precio de duras batallas, en particular en Soropalta y en Teocaxas, Benalcázar logró tomar la capital regional de los incas, Tomebamba y luego Riobamba y Ambato, en mayo, casi en el momento en el que el gran volcán que domina la región, el Tungurahua comenzaba a erupcionar. El 22 de junio, la columna de Benalcázar ingresó en Quito, la misma que a continuación Rumi Ñahui intentó retomar.

23Mientras que Benalcázar se encontraba más al norte, en Cayambe, buscando infructuosamente el tesoro destinado al rescate de Atahualpa que Rumi Nahui habría escondido, recibió la noticia de la llegada de Almagro y de su tropa, reforzada de paso con soldados reclutados en San Miguel de Tangarará y despachados con toda urgencia por Pizarro para cerrarle el camino a Alvarado.

24Almagro y Benalcázar, a la cabeza de ciento ochenta españoles fueron en búsqueda del intruso pero tuvieron que enfrentar en el camino a una revuelta india. Por no conocer el país, Alvarado había tomado el camino más largo y que pasaba además por las tierras más altas. En el transcurso de un terrible periplo, su tropa fue azotada por tempestades de nieve y diezmada por el frío, en especial los cargadores indios acostumbrados a un clima tropical. Cieza de León cuenta entre los muertos a unos veinte españoles, tres mil indios y «numerosos negros». Almagro terminó encontrando la huella de Alvarado y de sus hombres al norte de Ambato. Los primeros contactos fueron muy tensos. Alvarado hizo detener a los exploradores que Almagro le había enviado. Por otro lado, en el propio campo de Almagro, algunos, entre los más jóvenes que tenían la sangre caliente, dice Cieza de León, eran de opinión de tentar su propia suerte en esa nueva región y romper el vínculo que los unía a Pizarro. Almagro terminó yendo a encontrarse con Alvarado que acampaba más al sur, en Riobamba. Hay un detalle que es significativo del ambiente que se vivía en aquellos momentos: Almagro fue acompañado de una escolta que, además de sus armas visibles, escondía otras para poder enfrentar cualquier eventualidad.

25Almagro y su séquito testimoniaron gran deferencia al mariscal Alvarado, en ese entonces uno de los hombres de mayor prestigio en América. Los dos jefes parlamentaron en una atmósfera de gran tensión. Almagro demostró un agudo sentido de la negociación, solicitó, en vano, ver los documentos reales que autorizaban al gobernador de Guatemala a venir a tierra peruana. Alvarado rechazó la idea de tener que combatir contra otros españoles. Durante los escasos días que duraron las discusiones de los dos jefes, sucedieron muchas cosas bajo mano. El intérprete Felipillo, fiel a su costumbre, trató de enfrentar a los hombres de ambos jefes con la esperanza de que los indios pudiesen sacar partido de ello. Según algunas fuentes, en general poco favorables al asociado de Pizarro, éste habría propuesto primero a Alvarado aliarse con él para partir a la conquista del sur que le había sido prometida. Después, habría cambiado de opinión después de haberse convencido de la naturaleza muy discutible de las autorizaciones oficiales del Mariscal. Entre los soldados de Alvarado las deserciones no eran pocas, y algunos no dudaban en reclamar a voz en cuello la paz entre los dos ejércitos.

26Finalmente, el 26 de agosto de 1534, gracias a la intervención del licenciado Hernando de Caldera, en particular, los dos hombres llegaron a una transacción cuya paternidad se atribuyó Almagro después: comprar a Alvarado sus navíos, sus caballos y sus hombres por la impresionante cantidad de cien mil ducados. Indudablemente, el precio estaba muy sobrevaluado, pero en el plano político la operación era excelente. Sería pagada por Pizarro, pero entretanto el mariscal abandonaba toda autoridad sobre sus hombres. Algunos refunfuñaron, por cierto, de solo pensar que habían sido vendidos «como negros». Según Cieza de León, después del acuerdo, Alvarado habría mostrado un poco de despecho ante una salida muy poco conforme con su imagen. La perspectiva de una riqueza asegurada en el Perú calmó sin embargo los ánimos de sus hombres.

27Los dos jefes partieron al sur a encontrarse con Pizarro. Este había sido informado del desenlace cuando se encontraba en Jauja y decidió pagar la cantidad prevista sin chistar. Aumentaban de golpe y de manera considerable los medios de acción de los que iba a disponer en un momento en el que, precisamente, dada la nueva importancia de la conquista del Perú, tenía la imperiosa necesidad de refuerzos. Sin embargo, su alegría se quebrantó cuando unas personas le susurraron que en realidad Almagro y Alvarado se habían aliado contra él y venían a derribarlo. No estuvo convencido de ello y las acciones futuras demostraron que tenía razón.

28Los tres hombres se encontraron a finales de diciembre de 1534 o en los primeros días de 1535 en Pachacamac, y fueron alojados en el Gran Templo. Según testigos, su encuentro dio lugar a una escena de intensa emoción, así como a grandes fiestas que al parecer provocaron excesos. Pizarro prometió tratar a los recién llegados como a hermanos. Les anunció que les reservaría buenas encomiendas y aseguraría su fortuna con las conquistas venideras. Por otro lado, preocupado porque Alvarado retorne lo más pronto a sus tierras guatemaltecas, el gobernador despachó a Hernando de Soto a Cusco para reunir el dinero convenido, aunque sea sacando de los fondos que pertenecían a los conquistadores fallecidos y en espera de destinatarios. Le aconsejó también a Almagro partir a la antigua capital de los incas con los hombres de la expedición de Alvarado, pues su futuro se situaba allá en el sur. Por su parte, el gobernador de Guatemala se reembarcó hacia América Central el 5 de enero, a partir de un fondeadero en aguas profundas descubierto poco tiempo antes, ligeramente más al norte y que se bautizó El Callao porque el suelo que conducía hasta allí estaba casi exclusivamente hecho de guijarros de todos los tamaños.

29No por ello había terminado la aventura americana de Pedro de Alvarado. Retornó a España para firmar con la Corona en 1538 las nuevas capitulaciones que lo autorizaban a partir a la conquista de las islas de las Especies en el Océano Pacífico. En algunos meses, esta operación gastó trescientos mil pesos, en particular en la construcción, el año siguiente en El Salvador, de la flota necesaria, cuyo material fue transportado a hombros con las peores dificultades desde Vera Cruz en el golfo de México. Pedro de Alvarado nunca fue de la partida porque la muerte lo sorprendió en 1541.

  • 4 Para mayores detalles sobre la irrupción de Alvarado y sus consecuencias, véanse particularmente, (...)

30Este intermedio que tuvo de protagonista a Alvarado en el norte de Quito también tuvo otra consecuencia imprevista. Benalcázar había ido a fundar la ciudad de Quito tal como se le ordenó pero el desenlace de la suerte de crisis provocada por la irrupción del mariscal había demostrado que en el Perú, Pizarro y Almagro tenían bien sujetas las riendas. Más que nunca, seguían siendo los dueños del juego y nada podría hacerse sin su aval. Sin duda, cansado de desempeñar papeles segundarios y deseoso de trabajar finalmente por su cuenta, Benalcázar se decidió a dar el salto. Reunió a sus hombres y partió hacia el norte, a la conquista de la provincia de Popayán, hoy en día en el sur de Colombia, y situada fuera de los territorios asignados a Pizarro por la Corona4.

Lima, una nueva capital para el Perú

31La llegada de Almagro y de Alvarado a Pachacamac había sido también una suerte de descanso en la acción de Pizarro ocupado en encontrar un lugar de implantación para la nueva capital. El 6 de enero de 1535, tres jinetes a quienes había comisionado, Ruy Díaz, Juan Tello de Guzmán y Alonso Martín de Don Benito partieron en busca de un lugar adecuado. Lo descubrieron un poco al norte donde se encontraba el mayor oasis costero de la región que se beneficiaba con las aguas de tres ríos, el Rímac, el más importante, al centro, el Chillón al norte, y el Lurín al sur, y ya entonces con una sustancial población india. Les pareció que la margen izquierda del Rímac ofrecía todas las ventajas requeridas. Además, a dos leguas apenas, dos islas cortando el oleaje y el viento de alta mar ofrecían una protección importante para el puerto que requeriría la ciudad. Pizarro aceptó la propuesta. Juan José Vega —siemprer muy adverso a Pizarro— señala, contrariamente a una tradición bien establecida, que quien en realidad guió la selección fue Almagro. El feliz final de la aventura de Alvarado negociada gracias a sus esfuerzos lo investía de un prestigio del que nunca había gozado hasta ahora. Por primera vez en el Perú, había actuado independientemente de Pizarro y con el éxito que se le conoce.

32Sea como fuere, la ciudad fue oficialmente fundada el 18 de enero de 1535. Se la puso bajo la invocación de los Reyes magos, pues los tres jinetes habían partido el día de la Epifanía y se la llamó entonces la Ciudad de los Reyes. Durante toda la época colonial conservó este nombre, preferentemente al de Lima, bajo el cual se la conoce hoy en día. El origen, al parecer, es una deformación del nombre de su río, el Rímac —en quechua «el que habla»—, alusión al ruido de sus aguas en el momento de las crecidas suscitadas por el derretimiento de las nieves andinas.

33Pizarro presidió una ceremonia semejante a la de Jauja. El 22 de enero nombró al nuevo concejo municipal y dio sus instrucciones para que la ciudad tome forma rápidamente. No se decepcionó. Los vecinos de Jauja, convencidos de las ventajas del lugar, vinieron a instalarse sin dificultades. Lima, convertida de hecho en la capital del Perú español, vio confluir todo hacia ella, tanto más porque su puerto, El Callao, la ponía directamente en relación con Panamá y, más allá, con España, desde donde venía todo aquello que ella necesitaba.

34A continuación, el gobernador prosiguió con su política de fundación de ciudades, y por ende de consolidación colonial, todavía muy floja, del espacio peruano. A finales del mes de enero, partió por la costa norte a varios centenares de kilómetros. Allí, en el corazón de un gran conjunto de ricos oasis drenados por los ríos Chicama, Moche y Virú que, antes de la llegada de los incas habían visto el desarrollo particularmente brillante de la civilización Chimú, fundó el 5 de marzo una nueva ciudad bautizada Trujillo, en recuerdo de su ciudad natal. Situada casi a medio camino entre San Miguel de Tangarará y Lima —de allí su interés— fue instalada como esta última, apenas a algunos kilómetros del mar, muy cerca de lo que había sido la capital todavía visible de los Chimú, Chanchán. El gobernador no tuvo tiempo de quedarse porque unos problemas muy importantes lo requerían más al sur.

35Si la estatura de Almagro había tomado envergadura como es sabido, la posición de Pizarro también salía reforzada en esta nueva fase de su aventura común. Él había presidido la organización del Perú central, fundado ciudades y una capital llamadas a convertirse en los puntos fuertes del Perú futuro, apartado de su camino las ambiciones rivales de Benalcázar y Alvarado, y mejorado sus relaciones con Almagro, quien había aprovechado felizmente la autonomía de la que había podido gozar. Sólo quedaba en suspenso el futuro de Hernando de Soto. A inicios del año 1535, Pizarro, su familia y sus fieles seguidores, su clan, reinaban más que nunca como dueños en el Perú.

Se apaciguan las rivalidades entre conquistadores

36Recordemos que Hernando Pizarro había partido a España, oficialmente para entregar muy respetuosamente al soberano la parte del botín que correspondía al Tesoro real, en realidad para ganar sus favores y tratar así de hacer precisar el contenido de las capitulaciones de Toledo, en una palabra para obtener nuevas ventajas en vista del extraordinario éxito de la expedición. El anuncio de su llegada a Sevilla con el cargamento de vajilla, joyas, estatuillas y objetos diversos, todo en oro macizo, en cantidades aún nunca vistas y apenas creíbles, había producido una verdadera conmoción. No se hablaba más que del Perú —dice Cieza de León—, y eran muchos los que buscaban partir allá. El emperador fue informado de la noticia en Calatayud cuando regresaba de las Cortes de Aragón reunidas poco antes en Monzón. Él ya había recibido algunas informaciones del Perú, vía Nicaragua, pero quiso ser informado directamente y ordenó a Hernando Pizarro que viniese a verlo en Toledo. Allí, admiró las piezas más bellas que se trajeron, preguntó por el país, sus habitantes, los adelantos de la evangelización, y dio a conocer todo lo bien que pensaba de Francisco Pizarro, y de Almagro su socio, quienes habían hecho tanto por el esplendor de la Corona y la expansión de la fe cristiana.

37En realidad una lucha sorda se tramaba tras bastidores. Ante el soberano y sus consejeros, Hernando Pizarro buscaba resaltar la figura de Francisco, y la suya. Para ello, no dudaba en disminuir, hasta en denigrar el papel que había cumplido Almagro. Sin embargo, este último tenía también ardientes defensores en la Corte. Se trataba de Cristóbal de Mena y de Juan de Sosa, quienes volvieron a España después de Cajamarca y estaban muy enfadados con el clan de Pizarro a quienes acusaban personalmente de haberlos marginado y de querer monopolizarlo todo. Cuando Hernando logró saber que el monarca pensaba dar al socio de su hermano una gobernación de doscientas leguas de norte a sur, más allá de aquella atribuida a Francisco Pizarro, se apresuró en modificar su comportamiento. Volando por decirlo así ante la victoria, se hizo desde entonces el abogado de Almagro. Precisemos que éste le había prometido, antes de la partida a España, una buena gratificación si lograba para él esta gobernación a la que aspiraba con tanta fuerza y desde tanto tiempo atrás.

38Dicha gobernación fue llamada Nueva Toledo. La Corona trató con Hernando el contenido de las capitulaciones firmadas en semejante caso. El 21 de mayo de 1534, Almagro fue también nombrado adelantado, es decir jefe militar de los territorios que le eran asignados. Se designó a los funcionarios del Tesoro encargados de velar por la buena marcha de las operaciones fiscales que tendrían lugar durante la futura conquista. Como la caridad comienza por casa, Hernando Pizarro hizo también precisar que la gobernación atribuida a su hermano, cuyo límite, en principio, se encontraba al sur de Chincha, sería prolongada en setenta leguas. El objetivo era, desde luego, englobar Cusco y su región. Por otro lado, se hizo atribuir un hábito de la orden militar de Santiago, una de las distinciones más altas de España en esa época, reservada en general a los miembros de la nobleza.

39Entretanto la Corte se había desplazado de Toledo a Valladolid, pues España no tenía aún en esa época una capital fija. Desde ahí, Hernando Pizarro se fue a Trujillo para ver a su familia, y luego a Sevilla para regresar a América. Iba acompañado de un largo séquito de jóvenes, a veces de buenas familias, deseosos de ir ellos también a probar suerte en el fabuloso Perú. Se embarcaron en Sanlúcar de Barrameda, sobre el Guadalquivir, río abajo de Sevilla, pero el viaje fue particularmente movido desde el inicio. Los barcos soportaron varias tempestades que los obligaron a capear por el lado de Gibraltar, y después llegaron por fin al Istmo, a Nombre de Dios. Allí, el espejismo del Perú ya había actuado. Gente proveniente de todos los horizontes afluía para ir allá y participar en la arrebatiña. Todo estaba muy caro, se instalaba la escasez. El clima hacía talas masivas entre los recién llegados cuyos organismos debilitados no resistían el calor unido a la humedad del clima de la región.

40Después de haber tocado tierra en Portoviejo, Hernando cruzó el Istmo y llegó al norte del Perú y, de ahí, partió a caballo hacia Lima, que acababa de ser fundada por su hermano. Un mensajero lo precedió trayendo la noticia del nombramiento de Almagro mientras que Francisco Pizarro se encontraba en Trujillo. Inmediatamente, Diego de Agüero, a quien sin embargo se le conocían hasta ese momento sus simpatías por el clan del gobernador, partió a rienda suelta a informar al feliz beneficiario quien, a la usanza de la época, le ofreció una buena recompensa. Almagro, recordemos, se encontraba a la sazón en Cusco en donde Pizarro lo había hecho oficialmente uno de sus tenientes en la ciudad. Sin dudar, el gobernador consideró que el nuevo estatuto de su socio cambiaba muchas cosas. Él envió también, con toda premura, a un mensajero hacia la antigua capital inca, Melchor Verdugo, portando cartas que revocaban las disposiciones hechas a favor de Almagro, y nombraban en su lugar a su hermano Juan.

41Los españoles de Cusco vivieron varios días de gran incertidumbre. Sucesivamente, festejaron el nombramiento de Almagro, y recibieron el mensaje de Pizarro a través del cual no fue difícil notar el gran descontento y la desconfianza de éste respecto de su socio, indudablemente sospechoso de albergar malas intenciones. El problema no provenía del nombramiento en sí, sino más bien de la vaguedad de las demarcaciones de los territorios que le eran concedidos, es decir el estatuto de Cusco y de sus riquezas. La ciudad se dividió en dos bloques muy marcados, los partidarios de Pizarro y los de Almagro, que llevaron a cabo conciliábulos en casa de sus respectivos jefes, sobre la conducta a seguir. Los veteranos de Guatemala que vinieron con Alvarado y pasaron al servicio de Almagro con la perspectiva de ir a la conquista de Nueva Toledo no eran los menos excitados. Llenos de soberbia, seguros de su brillante futuro y de su fuerza, empujaban a su jefe a no ceder nada, en particular en un punto preciso pero esencial: Cusco estaba comprendido en los territorios que le habían sido atribuidos, y la repartición de sus riquezas le incumbía en adelante. Alvarado les había dicho siempre que la autoridad de Francisco Pizarro se detenía al sur de Chincha y excluía la capital inca.

42Hernando de Soto trató de razonar a los pizarristas. Le fue muy mal. Consideraron su comportamiento como una verdadera traición hacia el gobernador y quisieron jugarle una mala pasada. Los dos hermanos de Francisco Pizarro que se encontraban en Cusco, Juan y Gonzalo, se pusieron a la cabeza de sus partidarios. Se parapetaron en uno de sus palacios fortificado a toda prisa para resistir un verdadero cerco, mientras que los soldados de Almagro desfilaban por la ciudad.

43La tensión recayó con el anuncio de la llegada de Francisco Pizarro cuya estatura e historia personal se imponían a todos y cuyo sentido de la justicia era muy conocido. Hasta Almagro fue a su encuentro. Una vez más, estaríamos tentados de decirlo, los dos hombres se abrazaron como viejos amigos y trataron indudablemente de su diferendo. A continuación se llevaron a cabo negociaciones. Resultado de ello —y fue aceptado por ambos campos—, Cusco correspondía claramente a la autoridad de Pizarro. A cambio, este dio todas las facilidades a su socio para preparar la expedición destinada a la conquista de la Nueva Toledo. El 12 de junio de 1535, como varias veces en el pasado, sellaron su acuerdo durante una misa solemne en la que se juraron fidelidad y, al comulgar, compartieron una hostia.

44A continuación las cosas sucedieron muy rápido. Dos semanas más tarde, los primeros contingentes de jinetes, una centena, partieron hacia su nueva conquista, seguidos el 3 de julio por Almagro y cincuenta hombres a caballo. Iban acompañados, como de costumbre, por un gran número de cargadores indios pero también de Villac Umu, el gran sacerdote cusqueño del culto solar y por el príncipe Paullu, hermano del nuevo Inca entronizado por los españoles. Ellos iban a ser, por decirlo así, los garantes de la legitimidad de los intrusos ante las poblaciones que iban a encontrar.

45El final feliz de la crisis fue sin duda de gran satisfacción para Francisco Pizarro. Una vez más, supo evitar que se cristalicen las oposiciones y pudo, sin choques, calmar los ánimos. Por otro lado, no había cedido en lo referente a Cusco, que era esencial para él. Finalmente, Almagro había partido hacia un destino que le sería propio, vaciando además al país de los soldados de Alvarado, cuya impaciencia y arrogancia —sin duda también cuya decepción— constituían el primer ejemplo de lo que sería más tarde en el Perú, y por largo tiempo, un mal crónico y un grave factor de desestabilización, los soldados sin empleo.

46Pizarro tuvo pronto otro motivo de satisfacción. Hernando de Soto había esperado integrar la expedición de Almagro. Este, al parecer, lo había pensado en un primer tiempo, por cierto, pero luego había cambiado de opinión. Sin duda, con este aliado molesto, no tenía ganas de volver a vivir la situación ambigua que había soportado durante años con Pizarro. Hernando de Soto tuvo mucha pesadumbre. Veía alejarse la última oportunidad para él de realizar su destino en América del Sur. El clan de los Pizarro siempre había sospechado de él y, más recientemente aún, había podido medir el odio que en el fondo le tenían. Para ellos, él sólo era bueno para ir de explorador con sus hombres, para adelantarse a lo desconocido y al peligro, hasta para enderezar las situaciones más comprometidas. Para nada más. Desde su llegada inopinada a la costa actualmente ecuatoriana, en realidad nunca pudo imponerse como un verdadero socio. A la hora del reparto de los despojos, tanto en Cajamarca como en Cusco, le pareció, y con razón, que su porción era de poco valor y no estaba a la medida de todo lo que había hecho y arriesgado.

47Puesto que Benalcázar, que llegó al mismo tiempo que él, intentaba la aventura por su lado y por su cuenta en el norte en donde sus talentos podían ejercerse libremente, Hernando de Soto tomó una decisión más radical. Dejó el Perú, indudablemente para gran alivio de la familia Pizarro. No por ello su aventura americana había terminado, al contrario. A su regreso a España se casó con una hija del antiguo gobernador del Istmo, Pedrarias Dávila, aprovechó las relaciones que tenía su suegro —y su propia hoja de servicios que no era escasa— para hacerse nombrar gobernador de Cuba. Ya en la isla, imaginó un proyecto gigantesco: la conquista de América del Norte, el equivalente de lo que Pizarro y Almagro habían hecho en el sur. El único intento emprendido hasta entonces, el que fue conducido por Pánfilo de Narváez en 1528, que terminó con un estruendoso desastre. De él, sólo lograron escapar un puñado de sobrevivientes de los cuales uno, Alvar Núñez Cabeza de Vaca, nos ha dejado el relato de su extraordinario periplo desde Tampa, Florida, hasta México adonde llegaron varios años más tarde.

48A la cabeza de seiscientos hombres, Hernando de Soto emprendió en la primavera de 1539 un viaje también fuera de lo común. Partió de Florida, atravesó los actuales estados de Georgia, Carolina del Sur y del Norte, Tennessee, Alabama, Mississippi, Arkansas e incluso parte de Texas. Descubrió el gran río Mississippi, lo atravesó y llegó a las grandes llanuras, dejando a su paso por todo lado un reguero de sangre y de muerte. Algunos testigos han relatado, por ejemplo, que se le había hecho una especialidad hacer monterías de indios. La expedición provocó también su lote de epidemias, que acabaron por diezmar a las poblaciones encontradas y además se expandieron mucho más allá de las regiones atravesadas, todo en vano, porque no había ni oro ni plata en estas vastas regiones.

49En mayo de 1542, a orillas del Mississippi, Hernando de Soto cayó enfermo y murió. Sus compañeros lo hicieron desaparecer en el gran río, haciendo creer a los indios que no había fallecido sino que había subido al cielo, pues era inmortal. Ante la inutilidad de sus esfuerzos y de sus crímenes el resto de la expedición, comandada por Luis de Moscoso, optó al año siguiente por descender hacia la desembocadura en balsas improvisadas. Cuando llegaron, los sobrevivientes continuaron su viaje por mar y tocaron finalmente México en setiembre de 1543.

50Regresemos a Pizarro. En esta segunda mitad del año 1535 su situación parecía andar mejor que nunca. Sus rivales potenciales y reales habían salido del escenario peruano con el menor costo para él. Nadie podía disputarle ya nada. El país comenzaba a estructurarse según la nueva lógica colonial y los ingresos que sacaba de él junto con sus fieles seguidores superaban ampliamente sus esperanzas. La pax hispanica se extendía por los Andes. Quizquiz, el valeroso general yana, la pesadilla de los conquistadores, había acabado desapareciendo en las montañas del Perú central. Fue sin duda asesinado por uno de sus capitanes, lo que provocó casi de inmediato la dispersión de su ejército y alivió a los españoles de una amenaza constante. En el norte, Rumi Ñahui había sido derrotado y con él desaparecía la última resistencia organizada de los partidarios quiteños de Atahualpa. ¿Se podía considerar sin embargo que todo estaba solucionado y que la conquista había terminado?

Notes

1 Alain Musset, Villes nomades du Nouveau Monde, París, 2002.

2 Véase María Rostworowski de Díez Canseco, Doña Francisca Pizarro, una ilustre mestiza, 1534-1598, Lima, 1989, en particular el cap. I y Alvaro Vargas Llosa, la mestiza de Pizarro, Madrid, 2003, cap. I.

3 Véase Bartolomé Bennassar, Cortés, le conquérant de l’impossible, París, 2001, passim.

4 Para mayores detalles sobre la irrupción de Alvarado y sus consecuencias, véanse particularmente, Pedro Cieza de León, Descubrimiento y conquista del Perú, op. cit., cap. LXXII-LXXVIII; Agustín de Zárate, Historia del descubrimiento y conquista de la provincia del Perú, op. cit., lib. II; Juan de Herrera, Historia general de los hechos de los castellanos en las Islas y Tierra Firme del Mar Océano, op. cit., Década V, lib. VI., y Juan José Vega, Los Incas frente a España op. cit., cap. VI.

© Institut français d’études andines, 2004

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540