Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Francisco Pizarro

 | 
Bernard Lavallé

Tercera parte. El oro, la gloria… y la sangre

5 En el desierto del norte peruano (abril-noviembre de 1532)

Texte intégral

LA EXPEDICIÓN DE 1532-1533

LA EXPEDICIÓN DE 1532-1533

1Para salir de la isla de la Puná, Pizarro tuvo que pedir ayuda a aquellos que se habían convertido en sus aliados, Chilimasa y los indios de Tumbes. No había suficiente lugar en sus barcos para transportar a la vez a sus hombres, los refuerzos que había recibido de Benalcázar y luego de Hernando de Soto, los caballos así como todo el material y las provisiones indispensables. En razón de las buenas relaciones mantenidas con los tumbesinos, aquello no planteó problemas dado que Pizarro permitía también la repatriación de los trescientos cautivos mantenidos hasta entonces como esclavos en la Puná, y llevaba de vuelta a Tumbes tres ídolos de oro, cada uno del tamaño de un niño de tres años, según el cronista Diego de Trujillo.

2Los indios proporcionaron pues cuatro balsas grandes y su tripulación. Hernando de Soto tomó el mando de una de ellas, la que transportaba su propio equipaje, Cristóbal de Mena hizo lo propio con la que llevaba las cosas de Hernando Pizarro, mientras que Francisco Martín de Alcántara y un tal Hurtado, tenían a su cargo las dos balsas en donde se había amontonado las pertenencias de Francisco Pizarro y de los oficiales reales, particularmente el valioso quinto real retenido sobre el oro tomado a los indios desde el inicio de la campaña. Francisco Pizarro partió con los soldados y sus caballos en los barcos, cuyo número era de dos o tres según las fuentes. A pesar de todo no pudo embarcar a Benalcázar, a sus hombres y sus monturas, por lo que se acordó que esperarían en la isla el retorno de los navíos para unirse a la expedición.

3La navegación iba a durar tres días, pero las balsas indígenas, mucho más ligeras y sobre todo más manejables, no tardaron en distanciarse de los navíos españoles. Ellas fueron pues las primeras en atracar en la zona prevista para este efecto, a saber cerca del lugar en el que el pequeño río de Tumbes desemboca en el océano.

Sorpresas y desilusiones en Tumbes (abril de 1532)

4Desde su llegada, las balsas, y sobre todo los españoles que habían embarcado en ellas, conocieron diversas fortunas. El cronista Pedro Pizarro cuenta que la suya ancló cerca de una pequeña isla cercana a la costa. Francisco Martín de Alcántara que la comandaba y él mismo descendieron a tierra para dormir, mientras que Alonso de Mesa permanecía a bordo porque tenía dificultades en restablecerse de un terrible ataque de verruga, esta tan extraña como nueva enfermedad. En medio de la noche, Mesa cuya enfermedad le impedía dormir, se dio cuenta que los indios de la tripulación, con el mayor sigilo, estaban levando el ancla para marcharse por su lado dejando a los dos españoles en tierra y jugarles, más tarde sin duda, una mala pasada. Pedro Pizarro y Francisco Martín de Alcántara despertaron sobresaltados a los gritos de su compañero, amarraron a tres de los indios para impedirles partir y, con las armas en la mano, pasaron el resto de la noche vigilando.

  • 1 Pedro Pizarro, Relación del descubrimiento y conquista de los reinos del Perú, op. cit., cap. VI.

5La balsa retomó su ruta hacia Tumbes al día siguiente. Está demás decir que los dos españoles y los indios se miraban con la mayor desconfianza. Cuando estuvieron a punto de llegar al término de su viaje, en el momento más delicado, es decir cuando había que sortear las olas particularmente fuertes en el océano en aquel lugar, los indios se lanzaron repentinamente al agua, dejando la balsa desamparada. La embarcación terminó arrastrada a la playa adonde los españoles llegaron mal que bien, empapados y medio ahogados, dice Pedro Pizarro. Una vez a salvo, cuál no sería su sorpresa, y su rabia, al ver a los indios —que se habían quedado en el mar hasta ese momento— subirse a la balsa y alejarse de la costa, evidentemente, con toda su valiosa carga, el equipaje de Francisco Pizarro y de numerosos otros soldados que les habían dado su confianza1.

  • 2 Pedro Cieza de León, Descubrimiento y conquista del Perú, op. cit., cap. XXXVI.
  • 3 Agustín de Zárate, Historia del descubrimiento y conquista del Perú, Lima, 1944, lib. I, cap. III.

6Hurtado y los dos soldados que lo acompañaban en su balsa conocieron una suerte mucho más funesta. Según Cieza de León, cuando llegaron a tierra, un gran número de indios los recibieron con demostraciones amables, y fingieron proponerles un alojamiento para la noche, que los españoles aceptaron sin desconfianza. En realidad, los tumbesinos los cogieron por sorpresa y los mataron con horribles detalles2. Por su lado, Hernando de Soto tuvo más suerte. Habiendo notado la gran alegría de los indios que lo acompañaban en el momento de desembarcar, le pareció sospechosa y se mantuvo prudentemente sobre aviso toda la noche junto con sus compañeros. De hecho, salvaron la vida porque los indios esperaban sin duda que todos los españoles hayan llegado para atacarlos. Al día siguiente en la mañana, en cuanto hubo desembarcado, y al tomar conocimiento de lo que había pasado con las otras balsas, Pizarro, envió a dos jinetes para prevenir a Hernando de Soto quien, según Agustín de Zarate, subió prestamente a bordo de su balsa, se alejó de la orilla y pudo así ponerse a salvo en espera de refuerzos3.

7Francisco Pizarro había estado, con sus hermanos, entre los primeros en desembarcar, operación después de todo siempre difícil cuando se trataba también de llevar a tierra los caballos. Los jinetes se pusieron a correr en la orilla con el fin de asustar a los indios quienes, de lejos, burlándose, mostraban a los españoles lo que les habían robado en las balsas. Esa actitud volvió particularmente furioso a Hernando Pizarro quien arremetió contra ellos en varias ocasiones.

8Cuando todos estuvieron en tierra, Francisco Pizarro, muy decidido a vengar la traición de la que habían sido —o habían estado a punto de ser— víctimas los hombres de las balsas, pero temiendo también un ataque en regla, decidió primero parapetarse dentro de dos fortalezas indias de las inmediaciones. Enseguida envió a los jinetes por delante, pero estos no encontraron resistencia pues casi todos los indígenas se habían retirado tierra adentro. Los soldados españoles capturaron a algunos y regresaron al campamento trayendo unas llamas. Hernando de Soto fue encargado de avanzar un poco. Se hizo de algunos cautivos, pero no encontró más que pantanos y lagunas de las que se alejó por temor a las fiebres. Más tarde, en cuanto le fue posible, toda la tropa se puso en camino hacia Tumbes situada un poco más al interior de las tierras. Pizarro y los suyos seguían con el recuerdo de lo que había dicho de ella Pedro de Candia enviado hasta allá al final del segundo viaje, y que a su retorno la había descrito con mucho entusiasmo. En realidad la ciudad estaba en ese momento prácticamente abandonada. Los monumentos y la mayor parte de las casas no eran más que ruinas.

9Este primer contacto causó una impresión deplorable entre la tropa, sobre todo en los soldados que habían dejado a Nicaragua para venir a tentar suerte en el Perú. El cronista Pedro Pizarro habla de sus quejas, cuenta que se pusieron a maldecir al gobernador (Pizarro) por haberlos llevado a un país tan lejano y tan poco poblado. Se reprochaban de haber confiado en él, de haber creído en sus palabras y en las “pruebas” de la riqueza de la región que les habían mostrado cuando se unieron a la expedición en Coaque. Cieza de León habla de su tristeza ante el espectáculo que se ofrecía e insiste sobre su falta de confianza en cuanto a los acontecimientos venideros. Algunos soldados pidieron volver a Nicaragua o a Panamá. Pizarro aceptó, a condición de que dejen sus armas y sobre todo sus caballos. La exasperación de algunos hombres era tal que quisieron incluso jugarle una mala pasada a Pedro de Candia a quien le reprochaban haberlos engañado.

10Cabe decir que los exploradores regresaron con no muy gratas noticias. En los alrededores, una vez más, no habían encontrado más que arena y lagunas. Ni siquiera un pastizal para los caballos que debían contentarse con cardos y hojas de algarrobo, abundantes en algunos sitios. Sin transición, Pizarro y sus hombres habían pasado de una frondosidad permanente, de las lluvias, del pesado y omnipresente verdor del Golfo de Guayaquil a una región —la costa peruana— en donde, a causa de una corriente fría que sube hacia el norte, el paisaje tropical tal como se lo imagina habitualmente cede su lugar a un verdadero desierto, salpicado de oasis alejados unos de otros por varios días de camino y pegados a los valles de los ríos que descienden de los Andes, se pierden en las arenas y, a menudo, ni siquiera llegan al océano.

11Se le encargó a Hernando de Soto la dirección de una misión de exploración en el valle. A la cabeza de una tropa de cuarenta jinetes y ochenta peones para evitar cualquier mala sorpresa, atravesó el río y avanzó hacia el interior sin encontrar obstáculos, hasta que se topó con un campamento indio cuyos defensores fueron pasados a cuchillo. Luego, Chilimasa, que había desaparecido, se manifestó de nuevo. A cambio de la promesa de salvar la vida, se dirigió al campamento de Pizarro. Ahí, hizo grandes demostraciones, juró que no tenía nada que ver con lo que había pasado, y que no podía entregarles a los responsables del ataque de las balsas porque estos habían desparecido. Pizarro no le creyó nada, pero consideró más hábil aparentar lo contrario. La alianza de Chilimasa y de sus vasallos le era más que nunca necesaria en la perspectiva de la continuación de las operaciones. Tumbes no era sino una etapa, por cierto, pero debía constituir la cabeza de puente de los españoles pues pronto iba a ser necesario dejar la región. Ni pensar entonces en abandonar la retaguardia a enemigos potenciales. En verdad, la apuesta de Pizarro fue un éxito, pues Chilimasa y los suyos debían, posteriormenete, mostrarse fieles aliados.

12En la perspectiva de la partida, después de haber deliberado con los demás jefes, particularmente con su hermano Hernando, Cristóbal de Mena y Hernando de Soto, Pizarro decidió dejar en la fortaleza de Tumbes, en donde hizo cavar un pozo, a los enfermos y una parte del equipaje por la dificultad para transportarlos sobre largas distancias. Francisco Martín de Alcántara había regresado de una cabalgata con una excelente noticia: había encontrado un verdadero camino que se adentraba hacia el interior e iba a ser de gran utilidad. Se trataba evidentemente de uno de esos famosos caminos del Inca que surcaban el país.

13Cerca de veinticinco españoles, entre los cuales los oficiales reales Alonso de Riquelme y García de Salcedo, permanecieron en Tumbes bajo las órdenes de Francisco Martín de Alcántara y del tesorero real Antonio Navarro. Otros cuatro pidieron volver a Panamá en el primer barco porque no querían terminar sus días en medio de los pantanos y de la miseria, solicitud a la que Pizarro accedió, insistiendo sobre el hecho de que él sólo quería llevar consigo voluntarios, aunque tenga que terminar sólo con sus hermanos. Dos religiosos, a quienes, según Cieza de León, les parecía que los doblones tardaban en llegar, hicieron el mismo pedido y pretextaron su preferencia por las misiones de Nicaragua.

14Siempre según Cieza de León, el Inca Atahualpa, prevenido del desembarco de Pizarro y de sus hombres, había logrado introducir un espía entre los indios que se habían puesto al servicio de los españoles.

La fundación de Piura (agosto de 1532)

15La expedición se encontraba en Tumbes y en sus alrededores desde hacía cerca de un mes y medio cuando se puso en camino el 16 de mayo de 1532. Primero tomó la dirección del sur, paralelamente a la costa, y tuvo que avanzar en condiciones muy difíciles. Francisco Pizarro comandaba la vanguardia compuesta por la caballería, su hermano Hernando tenía a su cargo el resto de la tropa, es decir los peones, los perros de guerra y los rezagados . El suelo no era más que arena. Cansaba mucho a hombres y caballos. No había agua fuera de la transportada en calabazas, ninguna sombra para calmar las quemaduras del sol. Felizmente, al cabo de algunos días de camino, los españoles —eran cerca de doscientos— terminaron encontrando una gran “residencia real”, en realidad sin duda uno de esos albergues que punteaban los caminos incásicos, un tambo, tal vez el de Silán. Aunque abandonado, tenía agua así que hombres y animales pudieron apagar la sed a su gusto. Después de descansar, la tropa retomó su camino, y varios días más tarde, desembocó en Un valle mucho más agradable, el del río Chira y, sobre todo, en un camino bien señalado que evidentemente facilitó la progresión.

16A lo largo del viaje, los españoles encontraron de vez en cuando pueblos indios. Sin duda instruidos por lo que había sucedido, los jefes locales venían al encuentro de los españoles para hablar con Pizarro. Éste los recibía de manera honrosa. Dio la orden a sus hombres de no importunar a los indios que venían a someterse y de respetar sus cultivos. A cambio, para evitar cualquier tentación en sus soldados, solicitó a los jefes indígenas proveerlos en alimentos, lo que los indios hicieron aparentemente sin hacerse demasiado de rogar, en particular en Poechos, en el valle del Chira. El jefe local le entregó incluso uno de sus sobrinos a Pizarro quien pronto hizo de él uno de sus intérpretes favoritos y lo bautizó cristianamente con el nombre de Martinillo.

17Pizarro y sus hombres acampaban un poco fuera del pueblo, en una fortaleza india abandonada, con la intención de fundar una ciudad que serviría de base para la instalación española y de punto de apoyo para la penetración cuando finalmente hubiese que partir en reconocimiento hacia la cordillera, en la que según todas las informaciones se encontraba la mayor parte de lo que había que conquistar. Paralelamente a esta ciudad, donde el valle desemboca en el mar, habría que encontrar un lugar que pueda servir de puerto con el fin de asegurar los indispensables enlaces con Panamá.

18En cuanto al primer objetivo, Pizarro hizo examinar la configuración del valle del Chira. El del río Piura muy cercano a este lugar y mucho más amplio le pareció adecuado, tanto por la disposición general de los lugares como por sus riquezas potenciales, pero también por la existencia de una población india más numerosa que podría servir a los españoles sin tener que efectuar largos trayectos y por este mismo hecho, sería más fácil de vigilar e incluso someter. Pizarro se hizo aconsejar por los oficiales reales, Navarro, Riquelme y Salcedo y por el dominico Vicente de Valverde que acompañaba a la expedición. Finalmente puso la mirada sobre las tierras del cacique de Tangarará situadas en las orillas del río, a unos veinte kilómetros del mar en donde sería establecido el futuro puerto de Paita. La fundación tuvo lugar el 15 de agosto de 1532, siguiendo un ceremonial muy preciso que era habitual en los españoles desde que estaban en América. La ciudad fue puesta bajo la protección de San Miguel y tomó el nombre del santo arcángel. Cuarenta y seis españoles se inscribieron como vecinos, título que les daba derecho a un terreno para edificar su vivienda, a la posibilidad de votar y de ser elegidos en las futuras elecciones municipales, a algunas tierras en los alrededores y, desde luego, al servicio —a tiempo parcial diríamos hoy— de los indios de la comarca, en número variable según los méritos de cada uno durante la campaña. Otros miembros de la expedición, unos doce, sin duda oscuros peones, pidieron figurar también entre los fundadores de la ciudad pero no les atribuyeron servidores indígenas. En virtud de los poderes que le había conferido la Corona en las capitulaciones, Pizarro nombró finalmente a los dos alcaldes del año en curso, Gonzalo Farfán de los Godos y Blas de Atienza, el tesorero Antonio Navarro, por su parte, fue hecho teniente del gobernador, es decir representante directo de Pizarro.

19Para que esta ceremonia de tan particular importancia no fuese perturbada, Francisco Pizarro había enviado a patrullar el valle a unos cincuenta jinetes bajo las órdenes de su hermano Hernando, porque las informaciones recogidas daban cuenta de movimientos indios en la sierra.

20La sierra era pues un gran misterio para los españoles. Ya en la región de Tumbes, Pizarro había enviado para allá en calidad de exploradores a unos jinetes al mando de Hernando de Soto. El cronista Pedro Pizarro, que no le tenía mucha estima a este último, insinúa incluso que en aquella ocasión a de Soto le habría faltado poco para romper el vínculo de subordinación y de solidaridad que lo ligaba a Pizarro y a la expedición. Habría estado a punto de sucumbir a la tentación de proseguir solo la aventura, es decir junto con los hombres que vinieron de Nicaragua. Falta probarlo. Evidentemente, Francisco Pizarro no tenía confianza en Hernando de Soto, y sin duda tenía buenas razones para ello. Sin embargo, un argumento bastante sólido parece infirmar la versión del cronista. Cuando los españoles estuvieron instalados en el valle del Piura, el gobernador confió precisamente a de Soto la misión decisiva de marchar hacia el este y de ir a ver lo que había en las tierras altas, mientras que él mismo, con el grueso de la tropa, continuaba avanzando por la costa, hacia el sur.

21A comienzos de octubre, a la cabeza de unos cincuenta hombres, Hernando de Soto partió pues en dirección de los Andes. Empezó subiendo por el valle del río Piura. Al cabo de tres días de camino, llegó a Cajas, una aldea en parte vacía de sus habitantes, algunos de los cuales estaban aún colgados por los pies. El jefe local, el curaca, explicó que aquello era consecuencia del paso de las tropas del Inca Atahualpa. En Cajas, de Soto y sus hombres hallaron sin embargo bellos edificios, grandes rebaños de llamas —que los españoles llamaban entonces muy sencillamente los carneros de la tierra —, e incluso lingotes de oro fino, lo que, según Cieza de León, los regocijó mucho más.

22A medida que su estadía se prolongaba, los españoles descubrían cada día un poco mejor los efectos y la importancia de un problema mayor: una lucha fratricida sin piedad enfrentaba en la cumbre del Estado a Atahualpa y a Huáscar, dos hijos que el precedente emperador había tenido en diferentes esposas. La ruina que constataron en Tumbes poco después del desembarco era en gran parte, resultado de esta guerra.

23Si le creemos al cronista Diego de Trujillo, de Soto halló, sin embargo, en Cajas bellos tejidos, vestimenta, maíz en abundancia, y sobre todo una suerte de “convento” en el que estaban encerradas quinientas vírgenes destinadas al culto del sol. Las habría sacado de su clausura para distribuirlas entre sus hombres. Este último detalle, por lo menos en lo que se refiere a la importancia del “botín”, hay que ponerlo en tela de juicio y sin duda debe ser más bien del dominio de la imaginación. Siempre según Cieza de León, la cabalgata de los hombres de Hernando de Soto no fue, por otra parte, una mera diversión. Sucedió que fueron atacados por los indios, pero éstos, impresionados por las armas españolas, se desbandaban fácilmente y a menudo eran capturados.

24Mientras que se hallaba en Cajas, de Soto fue interpelado primero por un espía que Atahualpa había enviado a la costa para conocer los actos y los gestos de los españoles, y que los seguía a escondidas desde un comienzo. Allí, él se descubrió y amenazó a de Soto y sus hombres revelándoles que el Inca Atahualpa y su poderoso ejército se encontraban muy cerca. Esta proximidad le fue confirmada a Hernando de Soto poco después, cuando recibió a un embajador de Atahualpa quien le declaró tener el encargo de entregar unos presentes al jefe de los españoles. De Soto lo detuvo, en espera de conocer la decisión de Pizarro a quien un correo fue a prevenir.

25De Soto prosiguió su marcha y llegó a Huancabamba, una aldea mucho más importante que Cajas, por donde pasaba el camino del Inca que unía Cusco, centro político y religioso del imperio, con el norte del imperio, en el actual Ecuador. Deslumbrados por lo que vieron, y sin duda más aún por lo que imaginaron o creyeron comprender de sus intérpretes, de Soto y sus hombres regresaron sobre sus pasos, y se fueron donde Pizarro. Éste, para tener todas sus fuerzas a su disposición, había enviado a buscar a los hombres que se quedaron en Tumbes, y esperaba, como acordado, en Serrán con ciento sesenta soldados. Por la misma época, había despachado un navío a Panamá para informar a Diego de Almagro sobre el giro de los acontecimientos y los refuerzos que tenía que traerle.

26El embajador de Atahualpa se encontraba en el séquito de Hernando de Soto. Para impresionarlo, Pizarro hizo disparar una salva de artillería en el momento de su ingreso en el campamento. Se llevó a cabo un intercambio de obsequios entre el jefe de los españoles y el mensajero del Inca. El primero regaló objetos de Castilla, el segundo una suerte de bandeja decorada con lo que los españoles tomaron por unas fortalecillas en miniatura y dos paquetes de patos secos que, una vez reducidos a polvo, estaban destinados a ser quemados en unos perfumadores. Hernando de Soto, por su parte, traía finos tejidos de lana bordados y objetos de oro.

27El mensajero de Atahualpa, cuyo nombre era Ciquinchara, fue autorizado a permanecer en el campamento español con los demás indios nobles que lo acompañaban. Los conquistadores se dieron muy bien cuenta de que, con aire falsamente inocente, ellos medían su número, sus fuerzas, la calidad y la eficacia de sus armas. Ciquinchara se sorprendió por la barba de los soldados y se atrevió incluso, al parecer, a tirar violentamente una de ellas, lo que le valió un rudo empellón por parte de su propietario, reacción que Pizarro condenó inmediatamente. Algunos días después, el gobernador hizo llamar a Ciquinchara y le preguntó sobre sus intenciones. Gracias a los intérpretes, se comprendió que quería regresar donde Atahualpa para darle cuenta de su misión. Pizarro, como prueba de amistad y de respeto, le entregó entonces bonitos regalos para su soberano: una camisa fina, vasos, cuchillos, peines, espejos y tijeras, objetos hasta entonces desconocidos en los Andes. Le participó también todo el interés que tendría en encontrarse con Atahualpa.

Los arenales de la costa (octubre-noviembre de 1532)

  • 4 Desde mucho tiempo atrás, los especialistas han tratado de reconstituir con la mayor precisión pos (...)

28Después de algunos días de descanso, toda la columna española retomó su camino hacia el sur4. La marcha se hizo particularmente penosa para los hombres y sobre todo, como anteriormente, para los caballos, no tanto por la arena, porque la tropa avanzaba por un amplio camino inca en perfecto estado, sino en razón de la falta de agua. El trayecto tomado se hallaba al borde del desierto de Sechura, el más vasto de toda la costa peruana, obligando el camino inca a efectuar un gran desvío hacia el interior, y a alargar de manera considerable el trayecto hacia el siguiente oasis. En el transcurso de la segunda mitad de octubre, cuando se anunciaban los calores del verano austral, Pizarro y sus hombres llegaron sucesivamente a las regiones donde están situadas las actuales ciudades de Olmos, Motupe y luego Jayanca, que eran ya centros de asentamiento indígena. En esta última, fueron muy bien acogidos por Caxusoli, el cacique del lugar, pero no tuvieron la posibilidad de encontrarse con aquel que ejercía su autoridad en todo el valle de Lambayeque. En efecto, murió cuando se dirigía al campamento español. Según Cabello de Balboa, habría sido misteriosamente asesinado por otros indios cuando se dirigía a ver a Pizarro, aparentemente con buenas intenciones.

29De hecho, durante su avance, era cada día vez más evidente para los españoles que el país que atravesaban era presa de una verdadera guerra civil: pueblos abandonados por sus habitantes, fortalezas destruidas, relatos de grandes masacres, caciques ausentes porque habían partido donde el Inca para avasallarse, o que se habían escabullido para evitar las represalias del soberano. Según Cieza de León, Pizarro y sus lugartenientes incluso habrían hablado largamente del problema, a través de intérpretes, con Ciquinchara y los notables que lo acompañaban.

  • 5 Miguel Cabello de Balboa, Miscelánea antártica, Lima, 1951, 3ª parte, cap. XXXII y Francisco de Je (...)

30Los españoles habían notado que, a menudo, tan sólo escuchar el nombre de Atahualpa inspiraba verdadero terror a las poblaciones con que se encontraban. Todo lo que se conocía hasta ese momento confirmaba que el Inca se hallaba bastante cerca, en las montañas del interior del país, a la cabeza de un sólido ejército de varias decenas de miles de hombres, según se decía. Pizarro propuso entonces a un jefe local que le sirva de espía ante Atahualpa —quien desde algún tiempo se encontraba en la región de Cajamarca—, tanto para tratar de conocer de cuántas fuerzas disponía así como para saber también cuáles eran sus intenciones respecto de los españoles. El cacique rechazó esta arriesgada misión, pero aceptó ser el mensajero oficial de Pizarro. Fue donde el Inca llevándole nuevos regalos, le aseguró que las disposiciones de los españoles eran amistosas hacia todos aquellos que lo quisiesen, e incluso que su jefe estaba dispuesto a ayudarlo en la guerra en la que estaba comprometido5.

31Continuando su camino hacia el sur, la columna española llegó a comienzos del mes de noviembre al valle siguiente, el de Saña, en donde encontró hermosas construcciones, una importante población y muchos alimentos (esencialmente maíz) almacenados en silos que la administración inca había instalado en todo el país en previsión de posibles hambrunas y también para la subsistencia de la administración.

32Hacía ya más de siete meses que la expedición había puesto el pie en el Perú. Había recorrido centenares de leguas, atravesado alternativamente desiertos y oasis, empero sin encontrar nunca hermosas ciudades ni sobre todo las fabulosas riquezas que esperaba. Chincha, de la que los indios habían hablado maravillas durante el precedente viaje, permanecía obstinadamente más allá del horizonte. Pero, a algunas etapas de camino apenas, al este, en las montañas, el Inca Atahualpa encabezaba un inmenso ejército. ¿Cuáles eran sus verdaderas intenciones respecto de los españoles? Las destrucciones y las masacres de las cuales habían sido testigos, o que les habían relatado, no dejaban presagiar nada bueno en cuanto a lo que era capaz. Finalmente, conforme la expedición avanzaba siguiendo por la costa, sin gran provecho y con grandes dificultades, se aislaba más de sus bases y de eventuales auxilios.

  • 6 Gonzalo Fernández de Oviedo, Historia general y natural de las Indias, op.cit., 3ª parte, lib. VII (...)

33Pizarro deliberó con sus lugartenientes. Decidieron cambiar el curso de su marcha, es decir no descender más hacia al sur siguiendo la costa sino subir hacia los Andes e ir, pues, al encuentro de Atahualpa. ¿Tenía Pizarro una idea clara de la continuación de las operaciones? ¿Pensaba ya en capturar al Inca como lo afirmaron a posteriori varios cronistas no muy preocupados por la exactitud histórica sino por trenzar su corona y exaltar los dones de visionario del capitán? Si consideramos el discurso que dirigió a sus hombres en el momento de partir, por lo menos tal como le llegó a Gonzalo Fernández de Oviedo quien lo relata6, dos cosas aparecen con claridad. Por muchas razones, Pizarro habría temido que de proseguir en dirección al sur hacia Chincha aquello sea tomado, en opinión del Inca y de sus consejeros, como una confesión de debilidad de parte de los españoles, incluso como una prueba de que le temían. Semejante deducción no podía sino acentuar más las ventajas del adversario, darle más confianza y empujarlo, quizás, a querer terminar de una vez con esta amenaza latente, y este ultraje que significaba para él la irrupción de un ejército extranjero en sus reinos.

34En la segunda parte de su discurso, Pizarro no habría anunciado claramente que el objetivo fuese apoderarse del Inca, pero habría dejado saber a sus hombres que debían estar listos para cualquier eventualidad. Poco importaba su pequeño número frente a la “multitud de gentes” que rodeaban al Inca. Pizarro esperaba que todos den muestra de coraje como tenían costumbre como buenos españoles que eran. De todas maneras, la ayuda de Dios sería más fuerte que el ejército enemigo, porque en las peores necesidades, ella viene a socorrer a los suyos, los favorece para vencer y rebajar la soberbia de los infieles, y llevarlos al conocimiento de la santa fe católica. ¿No se había visto a Nuestro Señor hacer a menudo semejante milagro, e incluso otros más grandes todavía? La intención de Pizarro era pues atraer a “estos bárbaros” a la unión de la república cristiana, sin hacerles daño ni perjuicio, a menos que quieran oponerse a ello y tomen las armas.

35Evidentemente, nada garantiza la exactitud de estas palabras, pero ellas corresponden bien con la suerte de casuística en ese entonces vigente en los conquistadores. Gonzalo Fernández de Oviedo, tal vez inconscientemente, destaca su ambigüedad cuando concluyó escribiendo que todos los hombres estuvieron de acuerdo con la propuesta de su jefe, y le aseguraron que tendría la oportunidad de constatar lo que cada uno de ellos haría para servicio de Dios, de Su Majestad, y de sí mismo, los objetivos de estas tres partes no eran, por supuesto, de idéntica naturaleza, como tampoco los móviles y los intereses personales de los soldados.

Al encuentro de Atahualpa

36Parece que Pizarro y sus hombres permanecieron poco tiempo en Saña, prueba, sin duda, de que la decisión ya estaba tomada desde mucho tiempo atrás. La deliberación con sus lugartenientes y sobre todo el discurso del que se acaba de hablar son, evidentemente, un paso obligado por la naturaleza épica del relato de la campaña, pero cabe preguntarse si ocurrieron, por lo menos en la forma relatada por el cronista.

37La partida hacia Cajamarca se hizo por el valle del río Saña arriba, y para los soldados acostumbrados, desde hacía siete meses, a los de arenales de la costa, el paisaje así como los esfuerzos cambiaron pronto totalmente. En particular, el calor bajó mucho a medida del avance. Los caballos más que los hombres sufrieron de sus consecuencias, aunque las altitudes de la cordillera en esta región están muy alejadas de aquellas que los esperaban más al sur.

38Gonzalo Fernández de Oviedo insiste sobre este cambio climático y sus consecuencias sobre los animales. Indica que Francisco Pizarro comandaba la vanguardia compuesta de unos cincuenta jinetes y de un número de peones del mismo orden. Habiendo abandonado el capac ñan, el camino del Inca que habían seguido durante semanas, su progresión se hizo más difícil y penosa, tanto más cuanto que llevaban consigo un pesado equipaje. La columna encontró diversas fortalezas indias, sin guarnición, pero construidas de piedra —mientras que las de la costa eran de adobe—, cuyo tamaño y calidad de la disposición suscitaron la admiración de los soldados. Luego de haber pasado la noche en una de ellas, la vanguardia reinició su marcha cuando unos informantes indios le anunciaron el retorno del Inca a Cajamarca.

  • 7 Francisco de Jerez, Verdadera relación de la conquista del Perú y provincia del Cuzco llamada Nuev (...)

39Después de dos días de marcha, Pizarro llegó al punto más alto de la travesía de la cordillera en esta zona y decidió agrupar sus fuerzas, por consiguiente, esperar a la retaguardia al mando de Juan de Salcedo. Francisco de Jérez, que estaba en el viaje, cuenta que las ligeras carpas de algodón de los españoles no les fueron de mucha ayuda. Compara el frío afrontado aquella noche con los inviernos más rigurosos que había conocido en la meseta castellana, cerca de Palencia7.

40En los siguientes días, alternando marcha y reposo, Pizarro continuó avanzando sobre Cajamarca. En varias oportunidades recibió embajadas del Inca, prueba que estaba bien informado del lugar en el que se hallaban los españoles y de su avance. La primera vez les hizo enviar una decena de llamas. Pizarro y sus lugartenientes, gracias a sus intérpretes, pudieron conversar largamente con el embajador que parece que no se hizo de rogar para hablar. Insistió, según Francisco de Jérez, sobre el poderío del Inca, la fuerza de su ejército pero también sus intenciones pacíficas respecto de los recién llegados, y propuso acompañarlos hasta donde su soberano. Invitó a los jefes españoles a beber con él chicha en grandes vasos de oro que impresionaron mucho a los invitados.

41Tres días después, vieron volver al mensajero que Pizarro había enviado ante Atahualpa y cuyo nombre era Guachapuro. En cuanto éste vio en el campamento al mensajero de Atahualpa, se lanzó sobre él y lo agarró de las orejas, parte de su cuerpo particularmente sensible porque, como todos los dignatarios incásicos, sus lóbulos estaban distendidos por unos discos, de ahí el nombre de orejones que les dieron los españoles. Guachapuro tuvo enseguida un encendido altercado con el supuesto embajador oficial del Inca y dio una versión diferente a la de éste. Acusó al mensajero de ser un mentiroso empedernido, entregado a Atahualpa. Según él, el Inca estaba en pie de guerra en las inmediaciones de Cajamarca. Los consejeros del emperador le habían impedido verlo, y se habían mostrado interesados sobre todo por la naturaleza exacta de las fuerzas españolas. Habrían declarado no temerles pues la tropa de Pizarro era ridículamente reducida. En cuanto a sus capacidades militares, los allegados al Inca sabían ahora que los caballos no estaban armados, que los cañones eran muy pocos, y se comprometieron en matar a todos los españoles que se presentasen.

42Guachapuro le aconsejó a Pizarro ser muy prudente, en particular no consumir nada de lo que el Inca pudiese enviarle de obsequio. De hecho, al día siguiente, una caravana de llamas enviadas por Atahualpa llegó al campamento español. Los animales estaban cargados de alimentos destinados a la tropa: carne seca de llama, tortitas de maíz, chicha, etc. Por precaución, se entregó todo a los cargadores indios que acompañaban a la columna española. En general estos ayudantes no son mencionados por los cronistas, pero su colaboración, indudablemente forzada, fue esencial desde la llegada al norte del Perú, y continuaría siéndolo después. Sin ellos nada era posible, y cuando se piensa en las campañas de los conquistadores españoles, cabe tener siempre en la memoria la naturaleza y la importancia decisiva de este acompañamiento.

43La columna no encontró ninguna resistencia y llegó así delante de Cajamarca. La última noche, el 14 de noviembre, procedente del noroeste, acampó a aproximadamente una legua de la ciudad situada en el corazón de los Andes, a 2 700 metros de altura, en una hermosa y muy verde depresión, y con un clima templado, caracteres que, para los españoles, hacían un agradable contraste con la rudeza de la cordillera que acababan de atravesar.

Las tensiones internas del Imperio inca

44En varias oportunidades ya hemos señalado que a lo largo de su peregrinaje por el norte peruano los españoles se habían encontrado muchas veces frente a las consecuencias de la guerra que desgarraba al país. Es muy probable además que el conflicto en el que se vieron mezclados en la isla de la Puná entre los habitantes de ésta y los de Tumbes iba más allá del simple enfrentamiento entre etnias y tenía que ver también con esta guerra.

45¿De qué se trataba, en el fondo, puesto que ya hemos mencionado las ambiciones rivales de los dos pretendientes, Huáscar y Atahualpa, que se enfrentaban en una guerra sin merced? Ellos eran dos de los numerosos hijos —hablábase de más de cuatrocientos— que había tenido el Inca Huayna Capac, fallecido en 1528 durante una epidemia, aparentemente, de viruela que habría sido traída por los españoles durante su segundo viaje, pues esta enfermedad era hasta entonces desconocida en América. Al mismo tiempo que él, y en las mismas condiciones, había muerto el joven Ninan Cuichi quien por decisión del emperador iba a ser su heredero. Con bastante rapidez había sido designado un sucesor, Huáscar, con el apoyo de numerosos descendientes de los dos Incas precedentes, Túpac Yupanqui y Pachacuti, pero también de manera general gracias al aparato estatal de Cusco, la capital política, religiosa y simbólica del imperio. Huáscar, nacido en Cusco hacia 1502, tenía en su contra, sin embargo, el no ser hijo de una princesa imperial, una coya. La tradición indígena relata incluso que, para reforzar la legitimidad de quien iba a ser hecho Inca, habían casado en forma precipitada a su madre, Rahua Ocllo, con la momia de Huayna Capac recién fallecido.

46La designación de Huáscar estuvo lejos de crear unanimidad entre sus numerosos hermanos. Indudablemente todos se estimaban con igual derecho que él en estos imbricados linajes incas de una extrema complejidad. Además, desde un inicio el nuevo soberano se hizo impopular, incluso entre los que lo habían colocado sobre la tiana, el trono de los Incas. Envuelto en una suerte de fiebre obsidional, pero tal vez con razón, comenzó a sospechar de todos los de su entorno, y llegó incluso hasta a enfadarse con el clero del culto solar al que sin embargo le debía mucho.

47Frente a semejantes descontentos y tales torpezas políticas, no asombra que Atahualpa haya buscado, él también, hacer valer sus derechos. Huayna Capac lo tuvo a fines del siglo xv, algunos años antes que Huáscar, de una princesa oriunda del norte de la actual república del Ecuador. Particularmente querido por su padre, muy joven había participado en las guerras que éste libraba en el norte de su imperio, y en ellas se había dado a conocer por los jefes militares. Estos pertenecían con frecuencia, en aquella época, a la casta servil de los yanas. A pesar de la tara de su origen, algunos habían llegado hasta los puestos más altos. Esta situación puede explicar por qué apoyaron a Atahualpa en sus esfuerzos, sin duda esperaban obtener una mejora de su suerte en el imperio tanto para ellos como para sus semejantes. Huáscar, representante de la ortodoxia de Cusco que lo había puesto en el trono, no debía de ser tan sensible a sus aspiraciones y a las eventuales modificaciones sociales que habrían implicado.

48Otro factor permite comprender de qué manera la corriente que lo apoyaba se pudo congregar en torno a Atahualpa. Desde la época del Inca Tupac Yupanqui, la extensión del imperio hacia el norte había llevado a construir en esa zona una suerte de capital regional, Tomebamba, porque Cusco se encontraba a más de dos mil kilómetros. Tomebamba estaba situada al sur de la actual república del Ecuador, en la región de Cuenca. Allá, el Inca instaló colonos provenientes de Cusco (mitimaes) cuya fidelidad le estaba asegurada. Con el tiempo, la mayor parte de la panaca de Huayna Capac había echado raíces, hasta el punto de identificarse plenamente con la región que consideraba a la vez como una suerte de feudo y el lugar simbólico de su origen. Había pues en la “rebelión” de Atahualpa una dimensión que sería anacrónico calificar de autonomista o de regionalista. No obstante, era una manifestación evidente de las tensiones en el interior mismo de la casta inca, entre sus elementos provenientes de Cusco, la capital histórica, y que vivían allí, y aquellos que, en la órbita de Tomebamba, tenían vínculos particularmente muy estrechos a menudo y de diversa naturaleza con las noblezas regionales del norte del imperio. Estas mismas aspiraban, también, a un mayor reconocimiento, a un papel más marcado que el que les había concedido hasta ahora la aristocracia tradicional de Cusco preocupada por mantener su poder con la entronización de Huáscar.

  • 8 Para mayores detalles sobre este enfrentamiento y su contexto, véase Juan José Vega, Los Incas fre (...)

49No es necesario aquí pormenorizar una guerra iniciada en 1529 y que en consecuencia, de manera episódica, duraba ya cerca de tres años cuando llegaron los españoles8. Precisemos simplemente que cuando la columna de Pizarro atravesaba el valle de Lambayeque, en el sur del Perú tenían lugar varias batallas decisivas que decidieron el desenlace del enfrentamiento entre los dos Incas. A orillas del río Apurímac primero, las tropas cusqueñas vencieron claramente a las de Atahualpa, provenientes del norte y masacradas en Tahuaray. En gran parte los sobrevivientes fueron quemados vivos después, durante un gigantesco incendio provocado de manera intencional en una sabana en donde se habían refugiado, en la región de Cotabambas. Huáscar cometió entonces el error de no acabar con el adversario, de no impedirle rehacerse. Por el contrario, celebró su victoria con gran pompa junto con la aristocracia de Cusco mientras que los restos del ejército que había venido de Tomebamaba, una parte de sus mejores elementos que habían escapado de la derrota, se reconstituían bajo el mando de generales yanas de gran calidad como Quizquiz y Challco Chima.

50La suerte de la guerra se decidió en Chontacaxas. El ejército de Huáscar fue sorprendido pero, confiado en su superioridad numérica, no tuvo tiempo de instalar su orden de batalla habitual. Fue arrollado por el ímpetu del ataque enemigo que pronto tocó el corazón del dispositivo cusqueño, es decir el lugar donde se encontraba el Inca instalado sobre la litera que servía para transportarlo a hombros en todos sus desplazamientos. Lo agarraron y, señal de su ruina, lo lanzaron violentamente al suelo. Esta captura fue la señal de la desbandada.

  • 9 Antonio de Herrera, Historia general de los hechos de los castellanos en las islas y tierra firme (...)

51¿Tenían conocimiento los españoles de todos esos sucesos? La respuesta es sin duda alguna afirmativa, muchos indicios convergentes están ahí para probarlo. A inicios del siglo xvii, Antonio de Herrera escribió incluso que tales desgarramientos fueron la razón esencial de la decisión que tomó Pizarro de abandonar bruscamente la ruta de la costa e ir al encuentro de Atahualpa9. Los cronistas contemporáneos de los hechos no son tan tajantes, pero la mayoría de ellos, Pedro Pizarro, Pedro Sancho de la Hoz, Agustín de Zárate, insisten sobre el hecho que la discordia en el enemigo fue un elemento decisivo, sin el cual la victoria española habría sido mucho más difícil, hasta sin duda imposible. Cieza de León llega incluso a distinguir en la guerra fratricida de los Incas la mano de la divina providencia deseosa de favorecer la suerte de las armas cristianas.

52En este orden de ideas, cabe tomar en cuenta también otro aspecto de la situación que vivía entonces el Imperio inca. En el transcurso de los siete meses que había durado su travesía de los desiertos y de los oasis del norte peruano, Pizarro y los suyos habían tenido también todo el tiempo de comprender que otro tipo de tensiones afectaban profundamente al país. Durante su mayor período de expansión, es decir bajo el reinado de los tres soberanos precedentes, tanto en la costa como en la cordillera, el imperio había congregado un amplio abanico de etnias hasta entonces independientes, autónomas o federadas. Esta conquista se había efectuado de acuerdo a variados procesos que iban desde la sumisión pacífica, en consideración del desequilibrio de las fuerzas en presencia, hasta la guerra más cruel, con masacres, destrucciones y hambrunas organizadas, como cuando los ejércitos del Inca destruyeron los complejos sistemas de irrigación en la costa norte para tener a su merced a esas poblaciones. Como resultado de ello, el imperio fue bastante abigarrado, mucho menos uniforme que las realidades cubiertas por esta palabra en la historia europea podrían dejarlo entender. A veces con importantes matices según el carácter local o regional de la conquista inca, las poblaciones vencidas podían conservar cierta identidad, por no hablar de autonomía, lo que sería indudablemente excesivo. Para que ello ocurra era necesario que acepten una fidelidad total al soberano de Cusco y a su tan omnipresente como altiva administración, que adopten, además pero sobre todo por encima de sus propios dioses, el culto al sol y a la luna, y que se sometan a una cierta racionalización imperial de la economía.

53En particular, las aristocracias étnicas permanecieron a menudo en sus lugares, con la condición de servir de dóciles correas de transmisión para las órdenes que venían de Cusco. Si no tuvieron otra solución que plegarse a las nuevas exigencias impuestas a sus pueblos, sin embargo, guardaron con frecuencia en la memoria un pasado algunas veces aún inmediato. Abreviando, digamos que no querían a los incas y los consideraban, como lo que efectivamente eran, conquistadores sin ningún escrúpulo y cuya benevolencia, a veces, no era sino un mero cálculo político. Estos sentimientos, al menos en parte, eran vividos también por los respectivos pueblos de estas elites regionales. Pizarro y sus hombres tenían que haberse dado cuenta de ello durante los meses que pasaron recorriendo la costa norte del Perú. Ahí estaba la fibra sensible que se podía tocar. Tal era el caso de los tallanes de Tumbes recién sometidos por Cusco, más al sur el de los llanpayecs de la región de Lambayeque. Después, en el transcurso de su avance, los españoles debieron tener todo el tiempo de constatar que sucedía lo mismo con los huambos, los huayacuntus, los huamachucos, los huailas, y sobre todo, en el Perú central, con los huancas de los que hablaremos más adelante.

54Las incertidumbres de estos largos meses, la acumulación de fatigas por muy escasas ganancias iban a tener un desenlace. Aunque nadie lo conocía, era evidente para todos que el encuentro con el Inca y su corte en Cajamarca iba a marcar una nueva etapa, pues los españoles tocaban ahora el corazón del imperio. Cajamarca les develaría sus esplendores y sus riquezas que hasta ahora les habían sido esquivos.

55A pesar del extraordinario desequilibrio de fuerzas entre el Inca Atahualpa y Pizarro, la situación era mucho más compleja de lo que decían la sequedad y la fría lógica de las cifras. La inteligencia a la vez política y militar de Pizarro y de sus lugartenientes radica en haber comprendido que debía ser posible jugar con este abanico de tensiones y de rencores, con la condición de demostrar audacia y de hacerse dueños del juego.

Notes

1 Pedro Pizarro, Relación del descubrimiento y conquista de los reinos del Perú, op. cit., cap. VI.

2 Pedro Cieza de León, Descubrimiento y conquista del Perú, op. cit., cap. XXXVI.

3 Agustín de Zárate, Historia del descubrimiento y conquista del Perú, Lima, 1944, lib. I, cap. III.

4 Desde mucho tiempo atrás, los especialistas han tratado de reconstituir con la mayor precisión posible el recorrido de Pizarro y de sus hombres en el norte peruano. Para el mejor trabajo al respecto, véase Anne Marie Hoquenghem, Para vencer la muerte, Lima, 1998, pp. 233-261.

5 Miguel Cabello de Balboa, Miscelánea antártica, Lima, 1951, 3ª parte, cap. XXXII y Francisco de Jerez, Verdadera relación de la conquista y provincia del Perú llamada Nueva Castilla, op. cit., p. 326.

6 Gonzalo Fernández de Oviedo, Historia general y natural de las Indias, op.cit., 3ª parte, lib. VIII, cap. IV.

7 Francisco de Jerez, Verdadera relación de la conquista del Perú y provincia del Cuzco llamada Nueva Castilla, op.cit., pp. 328-330.

8 Para mayores detalles sobre este enfrentamiento y su contexto, véase Juan José Vega, Los Incas frente a España, las guerras de la resistencia (1531-1544), Lima, 1992, cap. I, y Franklin Pease, Los últimos Incas del Cuzco, Madrid, 1991.

9 Antonio de Herrera, Historia general de los hechos de los castellanos en las islas y tierra firme del mar océano, op. cit., Década V, lib. I, cap. II.

Table des illustrations

Titre LA EXPEDICIÓN DE 1532-1533
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/934/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 4,8M

© Institut français d’études andines, 2004

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540