Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Francisco Pizarro

 | 
Bernard Lavallé

Segunda parte. El triunfo de una increíble voluntad

3 En busca del Perú: las dos primeras expediciones (1524-1528)

Texte intégral

  • 1 Gonzalo Fernández de Oviedo, Historia general y natural de las Indias, op. cit., 3ª parte, lib. VI (...)

11522. Pizarro tiene cuarenta y cinco años o un poco más, hoy en día la plenitud de la existencia, las inmediaciones de la vejez a comienzos del siglo xvi. El cronista Gonzalo Fernández de Oviedo, entonces empleado de la administración fiscal del Darién, lo conoció bien, en particular durante una estadía profesional de varios meses en Panamá. Pizarro era entonces un hombre de elevada estatura —sin duda heredada de su padre— robusto, de buena estampa, de rasgos agradables, de un comportamiento siempre medido (lento o espacioso), que hablaba poco (de corta conversación) y ya famoso por su merecida reputación de gran valentía1.

2Hace veinte años que lleva una vida aventurera sobre las márgenes de la América colonial en vías de formación, con éxitos muy desiguales y en suma muy mitigados si se tiene en cuenta lo que habían costado: esfuerzos, sufrimientos españoles pero también sangre indígena. En un mundo en el que nada está aún verdaderamente ganado, en el que todo está por hacerse, uno imagina a Pizarro abierto hacia el futuro. Él ignora que tendrá que esperar todavía una larga década la sonrisa decisiva de la Fortuna.

La Compañía del Levante

3El documento notariado más antiguo de Pizarro, Diego de Almagro y Hernando de Luque se remonta precisamente a comienzos del año 1522. Se refiere a una cantidad de unos setecientos pesos enviada a Sevilla y proveniente sin duda del producto de una mina explotada en común con otro socio, un tal Diego de Mora. La colaboración de los dos primeros no era novedad. Desde hacía varios años ya, por lo menos desde 1519 con su participación en la expedición comandada por el licenciado Espinosa, estaban íntimamente asociados en negocios.

4Diego de Almagro era un poco más joven que Pizarro. Nació hacia 1480 en Bolaños de Calatrava, pueblito situado a una legua al este de Almagro en Nueva Castilla. Él también era bastardo de un tal Juan de Montenegro, sin duda hidalgo, que pertenecía a la casa del maese de Calatrava, y de una jovencita del pueblo, nativa de Almagro, Elvira Gutiérrez. Luego de una infancia y una adolescencia oscuras —otro punto en común con Pizarro— de un lado para otro entre la familia de su padre y la de su madre, lo encontramos de criado en Toledo. Posteriormente habría fugado a Sevilla para escapar del castigo probable que iba a valerle un intercambio de navajazos, y se había embarcado en la flota de Pedrarias Dávila a punto de partir para el Darién. Estábamos en 1514. Como Pizarro, su amigo, Almagro participó en el Istmo en varias expediciones. Ahí ganó una excelente reputación de soldado, particularmente eficaz en las zonas de más difícil penetración. Empero, a pesar de sus cualidades, nunca escaló posiciones como hemos visto hacerlo a Francisco Pizarro con el correr de los años.

5Hernando de Luque era un personaje diferente. Andaluz, de Morón de la Frontera en la provincia de Sevilla, no se dispone de información sobre sus orígenes ni sobre sus inicios en la existencia. Seguramente no era de baja extracción pues pudo realizar los estudios necesarios para acceder al sacerdocio. Él también vino a América en la flota de Pedrarias Dávila, acompañando al franciscano Juan de Quevedo, quien partió para dirigir el recién creado obispado del Darién y cuya sede se encontraba en Santa María la Antigua.

6Poco después lo encontramos como miembro del capítulo de la nueva catedral. Ocupaba funciones de maestrescuela pero, como otros muchos españoles de la región, no iba a tardar en sufrir el tropismo del Istmo en donde en adelante todo parecía decidirse. A comienzos de los años 1520, primero de manera episódica y luego definitivamente, se fue a vivir en Panamá, anticipando así el traslado a esa ciudad de la sede episcopal de Santa María la Antigua que tendría lugar en 1527. Sacerdote aparentemente sin problemas —rasgo que en aquella época y en ese medio merece ser destacado—, Hernando de Luque tenía un sentido agudo de los negocios que había hecho de él uno de los hombres más ricos de la región, junto con el gobernador Pedrarias Dávila y el licenciado Espinosa.

7En 1524, parece ser, porque ningún documento de esa época lo confirma, Pizarro, Almagro y Luque decidieron asociarse en una operación bastante precisa: el descubrimiento y la conquista del levante. Esta palabra merece un comentario. En la región del Istmo, la costa del Pacífico está orientada grosso modo este-oeste, lo que por cierto explica por qué el océano fue llamado al comienzo Mar del Sur. En los dos años precedentes, 1522 y 1523, se habían efectuado una serie de expediciones hacia el oeste, el poniente, teniendo por objetivo, más allá del Istmo, cuando la costa se orienta hacia el norte, Nicaragua, Honduras e incluso Guatemala. El inmenso éxito de la aventura mejicana, en ese entonces muy reciente, permite comprender esta atracción a la que sucumbió, en primer lugar, Pedrarias Dávila quien sería nombrado gobernador de Nicaragua en 1527.

  • 2 Miguel Maticorena Estrada, «El vasco Pascual de Andagoya, inventor del nombre del Perú», Cielo abi (...)

8La ruta del levante y, más allá, del sur, no había provocado tales ansias. Quedaba pues abierta a las ambiciones. En verdad, hasta entonces sólo había conocido un viaje exploratorio de alguna importancia, el del vasco Pascual de Andagoya quien, en 1523, había llegado a la desembocadura del río San Juan, del cual volveremos a hablar. Andagoya y sus hombres habían regresado trayendo un poco de oro. A pesar de los resultados bastante modestos de su empresa, según una costumbre muy arraigada en los Descubridores, éstos se habían deshecho en hipérboles sobre el país adonde habían partido de exploración, sobre lo que Andagoya llamaba “el viaje del Perú”, cuando en realidad tan sólo había bordeado la costa noroeste de la actual Colombia. La palabra Perú (Pirú o Perú) provenía, parece ser, de Birú, nombre de un cacique rico en oro y en perlas que, según los indios, vivía por allá, en el sur, y de quien los españoles habían escuchado hablar durante sus primeras exploraciones en la costa del Pacífico2.

9¿Mito? ¿Realidad? ¿Tenían los indios un conocimiento confuso de este lejano Birú? O bien, como aquello ocurrió tantas veces durante la Conquista, ¿no era esta sino una manera de deshacerse de los españoles recién llegados? En todo caso, la vía estaba más despejada que la de Nicaragua, en ese entonces objeto de una competencia de intensas ambiciones.

  • 3 Véase el relato que hace Antonio de Herrera, Historia general de los hechos de los castellanos en (...)
  • 4 Francisco López de Gómara, Historia general de las Indias, tomo I, op. cit., 1ª parte, cap. CVIII.

10Los cronistas del siglo xvi, en su mayoría, se han detenido complacientemente, con algunas variantes, en un episodio que estimaban significativo e incluso simbólico. En mayo de 1524, en la iglesia de Panamá en ese entonces bastante modesta, Pizarro y Almagro habrían asistido a una misa celebrada por Luque. Éste habría partido una hostia y los tres habrían comulgado entonces para dar fe, ante Dios y ante los hombres, de su lealtad y de su compromiso solidario en la nueva empresa que se habían fijado3. Gómara precisa incluso que se habrían jurado fidelidad sobre las Santas Escrituras, pase lo que pase4.

  • 5 Rafael Varón Gabai, La ilusión del poder. Apogeo y decadencia de los Pizarro en la conquista del P (...)

11La escena impresionó las imaginaciones, más aún, evidentemente, cuando se conoce el desenlace. Hoy en día los historiadores son más circunspectos. Retomando una serie de argumentos desarrollados por especialistas reconocidos, Rafael Varón Gabai, a quien se debe un estudio profundizado de los aspectos económicos de la trayectoria de Pizarro en el Perú, emite serias dudas en cuanto a este episodio, así como sobre la implicancia financiera de Luque, a quien habitualmente se presenta como el financista de la empresa. Hace notar varias cosas. El único documento que ha llegado hasta nosotros sobre la constitución de la Compañía del Levante es una copia tardía de 1526, cuya autenticidad ha sido cuestionada de manera convincente. Además, apenas una década más tarde, los herederos de Luque, fallecido en 1534, no mencionaron nunca en sus trámites contrato alguno, cuando la existencia de tal documento habría podido valerles ventajas considerables. Rafael Varón Gabai insiste asimismo en el hecho de que el principal financista de la operación puede muy bien haber sido en realidad el licenciado Espinosa, uno de los hombres más conocidos y más ricos de Panamá en esa época, pero cuya posición en relación a Pedrarias Dávila, de quien era alcalde mayor, lo ponía en una situación delicada. No es pues imposible que Luque, quien de todos modos participaba en la empresa, le haya servido de pantalla. Para terminar, no olvidemos que el proyecto requería muchísimo dinero y que los intereses comprometidos en esta empresa iban de una manera o de otra, mucho más allá de los tres socios, Pizarro, Almagro y Luque5.

El fracaso del primer intento (noviembre 1524-julio 1525)

12A mediados de noviembre de 1524, Pizarro, por primera vez a la cabeza de una expedición que él había concebido, abandonó el puerto de Panamá. Ordenó hacerse a la vela con rumbo a la isla de Taboga, a unas quince millas mar adentro, en la que Luque era el principal encomendero, luego se dirigió al archipiélago de las Perlas que él conocía bastante. En vista del viaje, se aprovisionó allí en agua, madera y hierba para los caballos, pero tuvo que quedarse más tiempo de lo previsto, sin duda tres semanas. Los vientos del norte, absolutamente necesarios para una buena progresión, se hacían esperar. En efecto, la expedición se había anticipado a su llegada pues en esta región habitualmente soplan de enero a marzo. Pizarro contaba con poder utilizarlos al máximo durante el viaje venidero. A mediados de diciembre, aprovechando una apertura, dio la orden de partir pero los vientos tan esperados no habían cambiado completamente todavía. Tuvieron que bordear durante una semana larga, lo que provocó la pérdida de un tiempo valioso y de mucha energía.

13La expedición se componía de dos barcos. El más grande, pomposamente bautizado Santiago, nombre del santo patrón de España y de sus ejércitos, había sido comprado a un mercader de Panamá. Llamado, según las fuentes, bergantín o pequeña carabela, tenía dimensiones modestas (se habla de unas cincuenta toneladas) pero debía ser también de factura bastante artesanal. Había salido de un taller rudimentario que Pedrarias Dávila había hecho instalar sobre la costa con le fin de construir allí las embarcaciones necesarias para las futuras expediciones. En cuanto al segundo barco, más pequeño aún, tenía algo en común con el primero, estaba en bastante mal estado.

14Esta flotilla reducida a su más simple expresión llevaba sin embargo a unos ciento diez hombres en condiciones de extrema incomodidad, dada la exigüidad de los barcos y el de que se transportaban también dos esquifes con remos previstos para los desembarcos, los indispensables caballos —en número de cuatro, lo que era poco, en razón de su precio quizás o, con más seguridad, de la falta de espacio a bordo—, y un perro de guerra.

15Enrumbando en dirección del sureste, los dos navíos se hicieron a la vela hacia la costa descubierta algún tiempo atrás por Pascual de Andagoya, hacia el país en donde se encontraba supuestamente el célebre y mítico Birú. Pizarro y sus hombres saltaron a tierra al cabo de unas doscientas millas de cabotaje en un lugar que fue bautizado Puerto de Piñas, porque estaba rodeado de espesos bosques de coníferas. Los españoles decidieron dirigirse al interior de las tierras, tanto para encontrarse con los indios como para buscar alimentos que necesitaban bastante, pero inmediatamente padecieron grandes dificultades. Caminaron tres días tierras adentro, en una zona constituida de montañas escarpadas que hacía extremadamente penosa la penetración a la selva, y también a lo largo de los ríos. Las continuas lluvias aumentaban el sufrimimiento de los hombres que no disponían de cargadores indígenas. Según la expresión de Cieza de León, los españoles tenían la impresión de que el infierno no podía ser peor. Poco después, además, uno de ellos, un tal Morales, murió de agotamiento. Y todo esto para nada. No había ningún cacique Birú ni ningún indio a la vista. A lo sumo, la expedición encontró un pueblo abandonado por sus habitantes, pero que le permitió felizmente comer un poco de maíz y algunos tubérculos.

16De vuelta al barco, los hombres, agotados, cubiertos de barro y con los pies ensangrentados, tuvieron que hacer frente a un mar particularmente embravecido y a vientos contrarios, con todas las consecuencias que se puede imaginar, en particular para los caballos, cuyo embarque, desembarque, alimentación y cohabitación con los hombres planteaban siempre problemas muy complicados. Los dos barcos no tardaron pues en anclar de nuevo en un puerto natural al que dieron el nombre, tan evocador, de Puerto Deseado. Aquí se acumularon más decepciones, y por las mismas razones que en Puerto de Piñas: no había indios y, sobre todo, algo que ya era angustiante para todos, nada que comer. Entonces, los hombres le pidieron a su jefe que dé media vuelta y regrese a Panamá, pero Pizarro, descubriéndose talentos de orador, supo convencerlos para no hacer nada de ello. Apelando a todo tipo de argumentos logró suscitar nuevamente en ellos la esperanza de la riqueza y encontró las palabras que supieron convencerlos que su honor podía ser mellado al volver lastimosamente al puerto con las manos vacías. La víspera de Navidad, habiéndolos reunido sobre el puente, repartió en partes iguales entre los hombres las escasas reservas de a bordo, para demostrar que todos, incluido él, eran iguales frente a la adversidad, hecho que produjo una fuerte impresión.

17Sin embargo, entre la tropa la duda se había instalado de forma duradera. La falta de alimentos y la perspectiva de no encontrarlos la habían transformado en angustia. La navegación continuó. Todas las veces que la expedición tocaba tierra, se repetía el mismo guión: no había indios, no había qué comer… A bordo, las subsistencias eran ya de lo más sucintas y se reducían, por día y por persona, a dos mazorcas de maíz, que en esa época estaban lejos de tener sus dimensiones actuales. Hasta el agua estaba racionada. Todos los hombres ya eran melancólicos, cuenta Cieza de León, y algunos se maldecían incluso por haber dejado Panamá en donde, por lo menos, tenían qué comer.

18El horizonte aparecía siempre muy desesperante. Los dos barcos volvieron hacia atrás buscando protección en la desembocadura de un río que la expedición había bautizado el río de los Mártires (¡!). Deliberaron. La única salida, para poder continuar, era que el Santiago vuelva a partir hacia el archipiélago de las Perlas, recoja provisiones y regrese enseguida, porque ni pensar, desde luego, en comer los caballos. Al fin de cuentas esta solución fue adoptada. Pizarro se encontraba de alguna manera en la situación que había conocido en la punta Caribana muchos años atrás.

19En los primeros días de 1525, se le encargó esta misión a Hernando de Montenegro. Él puso casi un mes para hacer el trayecto de ida y vuelta, así que ya se puede imaginar las angustias de aquellos que esperaban allá, perdidos en la playa, en el sur, mal guarecidos en las chozas que habían construido intentando protegerse de las lluvias diluvianas. Cuando Montenegro por fin regresó, ya no quedaban más que unos cincuenta, ni siquiera la mitad de los efectivos que habían partido de Panamá. Para ser justos, cabe señalar que la tripulación de Montenegro había conocido también muchas dificultades. No habiendo llevado casi nada a bordo para dejar lo más que podían a los hombres de Pizarro, ella se había visto reducida a comer el cuero de la bomba de bordo, previamente hervido.

20Una vez que se olvidó el hambre y las fuerzas regresaron, Pizarro hizo una incursión hacia el interior, pero no encontró nada. Entonces dio la orden a sus hombres de reiniciar el avance hacia el sur. En recuerdo de los sufrimientos que pasaron, decidieron desbautizar el lugar. La desembocadura del río de los Mártires sería inscrita en adelante en la historia como Puerto del Hambre.

21La continuación de la navegación no trajo ningún rayo de esperanza. La expedición sólo encontraba manglares, un interior montañoso, inhóspito y de difícil acceso, nubes de mosquitos que se abatían sobre los soldados y les daban apariencia de leprosos, todo esto bajo una incesante lluvia tropical que hacía pudrir la ropa y los sombreros. Algunos escasos signos de vida humana llevaban a veces a la vanguardia hacia el corazón de una selva tan espesa que los hombres caminaban en una suerte de penumbra. Los senderos indios no llevaban a ninguna parte, o sino hacia pueblos prácticamente abandonados. Excepcionalmente, la expedición encontraba joyas de oro fino, pero en una ocasión los españoles se toparon con comidas de carne humana en preparación. A veces, tenían lugar sangrientas escaramuzas, como cuando Montenegro se había adelantado en las tierras para capturar indios destinados a hacer trabajar la bomba en la cala del barco.

22Además de esos tormentos, un nuevo peligro se hacía cada día más acuciante. El Santiago, cuyo casco estaba carcomido incluso desde antes de la partida, hacía agua por todas partes. Cada vez con mayor fuerza los hombres reclamaban el regreso. Pizarro transigió y decidió hacer descansar a la tropa en un puerto natural que habían explorado con alguna anterioridad y denominado el puerto de la Candelaria, porque habían atracado allí a comienzos de febrero, el día de la Candelaria.

23Después de que la expedición descansó y que el Santiago recibió algunas reparaciones improvisadas, Pizarro y los suyos reiniciaron su avance hacia el sur hasta la desembocadura de un nuevo río situado a cinco grados de latitud norte y desde donde se veía, sobre una altura, un fortín indígena aparentemente abandonado. Ahí los españoles encontraron finalmente alimentos, así como en algunos pueblos, también abandonados y situados a una legua tierras adentro. Estando provisionalmente resuelto el problema más urgente, Pizarro optó por esperar en el lugar —razón por la cual el río fue llamado el río de la Espera— y enviar al Santiago hacia Panamá para hacerlo reparar y para que regrese trayendo los refuerzos necesarios.

24Esta decisión significaba privar a la expedición de una parte de sus efectivos en sí ya bastante reducidos. Los jefes decidieron pues —siguiendo un método tantas veces experimentado desde el inicio de la conquista americana— efectuar entradas en los pueblos del interior. El peligro estaba por todo lado. Durante un enfrentamiento en las inmediaciones del fortín, Pizarro se encontró aislado, cayó sobre el suelo en pendiente y recibió varias heridas, una de ellas en la cabeza que le hizo perder el conocimiento, al punto que los indios lo dieron por muerto. Sus soldados lo trajeron al fortín aunque ellos también creyeron en su deceso, pero poco a poco Pizarro recuperó el conocimiento a pesar de encontrarse muy debilitado.

25Desde aquel momento le fue imposible resistir a la presión que, desde hacía mucho tiempo ya, los hombres ejercían sobre él para regresar. Entonces dio la orden tan esperada de partir hacia al norte, pero exigió que no lo llevaran a él hasta Panamá. Sin duda no quería reaparecer en tan lastimoso estado, habiendo fracasado, y teniendo que rendir cuentas a sus financistas que habían invertido en el negocio más de diez mil ducados de Castilla.

26Pizarro ignoraba que entretanto su socio y amigo Almagro había fletado un nuevo navío, el San Cristóbal, con unos sesenta soldados, con el objetivo de partir en su búsqueda, porque nadie sabía en Panamá lo que le había sucedido a la expedición. Sin mayor dificultad encontraron las huellas del paso de los hombres del Santiago pero no vieron a ningún español, y llegaron así hasta el fortín del río de la Espera que Cieza llama Pueblo quemado. Diego de Almagro trató de tomarlo por asalto, llevando consigo a unos cincuenta hombres, muchos de los cuales terminaron retrocediendo ante los clamores de los indios y sus feroces pinturas. Almagro, igual que Pizarro estuvo a punto de perder la vida en el mismo sitio. Cuando llegó a la empalizada, un indio le dio con un flechazo que lo hirió gravemente en un ojo y, si no hubiese sido por la sangre fría de un esclavo negro que lo acompañaba, muy probablemente habría sido muerto.

  • 6 Para mayores detalles sobre el primer viaje, véanse Crónica rimada o relación de la conquista y de (...)

27Su estado de salud y el resultado infructuoso de sus búsquedas llevaron a Almagro a regresar a Panamá, él también presionado por sus hombres quienes, en el momento de reembarcar, dice Cieza de León, no paraban de maldecir a ese país que parecía hecho más para los demonios que para la habitación humana. En cuanto llegaron al archipiélago de las Perlas, Almagro supo del retorno del Santiago y de sus sobrevivientes quienes, junto con su jefe, esperaban en Chochama. Era mediados del año 1525. Hacía más de seis meses que Pizarro y los suyos habían dejado Panamá. Almagro se dirigió a Chochama y se reencontró efusivamente con su compañero que estaba en bastante mal estado. A pesar de todo, éste no quiso quedarse ahí. Convenció a Almagro para que regrese a Panamá, repare el Santiago y el San Cristóbal, reclute nuevos soldados que, con los refuerzos traídos por Almagro y los veteranos del primer viaje, constituirían la tropa de un nuevo intento6.

Las promesas tardías del segundo viaje (enero 1526-marzo 1528)

28Mientras que el tesorero real de la expedición, Nicolás de Ribera, iba a Panamá para depositar allí la parte de oro correspondiente a la Corona, Pizarro permaneció algunos meses en Chochama con sus hombres. Aprovechó la estancia para tratar, sin mayor éxito, de someter a los indios de la comarca de quienes, en principio, él era su encomendero desde hacía varios años. Almagro, por su lado, cumplía en Panamá la misión que se le había encargado.

29Lo más difícil fue convencer a Pedrarias Dávila. Este tenía en la mente otras preocupaciones, particularmente en Nicaragua, en donde sus negocios amenazaban con terminar mal. Estaba entonces montando una expedición punitiva contra su ayudante Francisco Hernández que lo había traicionado. Pedrarias Dávila estimaba que Pizarro ya había costado demasiado en hombres y en dinero, y escuchó «secamente» los alegatos que Almagro le presentó. Finalmente se dejó forzar la mano, sobre todo porque sabía ya muy próximo su reemplazo en tanto que gobernador. No obstante, tomó una decisión muy controvertida, la de nombrar a Almagro segundo capitán para el viaje venidero. ¿Cuáles fueron sus razones? ¿La voluntad de poner un freno a la influencia de Pizarro sobre la expedición? ¿Una oscura venganza contra él? Difícil decirlo, sobre todo porque las versiones son divergentes. Algunos afirmaron que, frente a la voluntad de Pedrarias Dávila de nombrar a un tercero al lado de Pizarro, Luque y Almagro se habrían arreglado para que este último fuera en definitiva nombrado, con el fin de que no se le escapara nada a la Compañía del Levante. Otros hasta sospechaban que Almagro, a pesar de sus negativas cuando la cosa le fue anunciada, tenía que ver secretamente con el origen de este nombramiento bastante sorprendente, y contrario a los usos de la época, pues correspondía al jefe, y sólo a él, designar, eventualmente, un lugarteniente.

30Diego de Almagro volvió a partir hacia Chochama a fines del año 1525 con los dos mismos barcos, el Santiago y el San Cristóbal y dos botes de desembarco servidos por veinte remeros —sin duda esclavos indios —, ciento diez soldados, algunos caballos y, algo nuevo en relación al primer viaje, varios arcabuces.

31El reencuentro de Almagro y de sus refuerzos, por un lado, de Pizarro y de los cincuenta hombres que le quedaban, por otro, dio lugar a emotivas escenas, sobre todo entre los dos jefes que se abrazaron efusivamente. ¿Qué pensó Pizarro del inesperado nombramiento de su socio como segundo capitán? No se sabe. Corrió el rumor de que estuvo notablemente afectado por ello, y escondió su furia pero no lo olvidó para nada. En todo caso no dejó traslucir cosa alguna cuando se hizo pública ante la tropa la decisión del gobernador. Según toda verosimilitud, Pizarro no estuvo convencido de la buena fe de su socio, y se dedicó en los hechos a demostrar que seguía siendo el único patrón de la empresa.

32Esta vez, la expedición tuvo como primer objetivo el Río de la Espera, el punto más adelantado del primer viaje y de siniestro recuerdo para Pizarro y Almagro. Los indios habían vuelto a tomar el fortín y daba la impresión de que los estaban esperando allí a los españoles. En realidad estos querían a la vez vengar su desventura pasada, reducir un bolsón de resistencia que podía plantearles problemas en el futuro y convencer a los indígenas de la región de la naturaleza de su determinación. Después de algunos días de duros combates no quedó ni un solo indio y, poco antes de la partida de los españoles, el fortín fue incendiado, razón por la cual el lugar fue llamado desde entonces Pueblo quemado.

33La navegación enrumbó hacia el sur. Los españoles encontraron algunos pueblos indios en donde se reaprovisionaron y sufrieron varias emboscadas duramente reprimidas. Siempre avanzando, cruzaron las desembocaduras de tres ríos que fueron bautizados como el San Nicolás, el Río de los Egipcianos, porque terminaba, como el Nilo, en un delta infestado de caimanes, y el Cartagena. Esta parte ya había sido explorada por Almagro durante su expedición de auxilio. Más allá venía lo desconocido. Pronto los dos navíos tuvieron a la vista un nuevo río, más imponente que los anteriores, el San Juan. A diferencia de las otras escalas, allí encontraron indios, les quitaron el oro —de un valor de quince mil ducados de Castilla— y se hicieron de cautivos destinados al mercado de Panamá. No obstante, la esperanza fue de corta duración. Las poblaciones locales no tardaron en abandonar sus pueblos y las incursiones de los españoles río arriba provocaron sangrientas escaramuzas.

34Entonces Pizarro decidió establecer un campamento sobre una isla desierta y fácil de defender, situada en la desembocadura, la isla de la Magdalena. De ahí, la expedición avanzó hacia el sur y, para sorpresa suya, descubrió un extraño país en el que los indios vivían en los árboles de la selva. Para desalojarlos, las ballestas fueron de una temible eficacia, pero los soldados españoles tuvieron que trepar a menudo de rama en rama y combatir ahí en condiciones de extrema dificultad para ellos. Era el precio a pagar para conseguir las indispensables reservas de maíz que los indios almacenaban en sus chozas encaramadas ahí arriba.

35A pesar de ciertos éxitos, la expedición marcaba el paso. Requería más medios, más hombres y más provisiones. Pizarro pensó entonces en enviar a Almagro a Panamá, en el Santiago, para buscar refuerzos. Mientras tanto, el piloto Bartolomé Ruiz de Estrada proseguiría con el San Cristóbal una navegación de reconocimiento hacia el sur. Pizarro, a la cabeza de los hombres que le quedaban, pensaba consolidar su dominio en el valle bajo del río San Juan y continuar buscando oro en los pueblos. La empresa se reveló arriesgada.

36Diego de Almagro se dirigió primero hacia la isla de Taboga en setiembre de 1526, es decir unos nueve meses después de su partida para el sur. En mejor posición que nadie para conocer la actitud ambigua de Pedrarias Dávila frente a la expedición, indudablemente no le causó molestia saber que éste había sido remplazado en sus funciones de gobernador por un tal Pedro de los Ríos de quien no sabía nada. Un intercambio de cartas con Hernando de Luque le confirmó que el nuevo gobernador era uno de sus amigos. Además, cuando Almagro tocó finalmente Panamá, Pedro de los Ríos vino a recibirlo a la playa, lo alentó en su misión y, sobre todo, confirmó los títulos otorgados por Pedrarias a los dos capitanes. El lugarteniente de Pizarro pudo pues reclutar sin problemas a unos cuarenta hombres recién llegados de España. Compró seis caballos adicionales, diversos equipos, medicamentos, cargó el barco con alimentos y, en los primeros días de 1527, volvió a partir hacia la desembocadura del San Juan.

37Entretanto, Bartolomé Ruiz de Estrada había bogado hacia el sur. En dos meses de navegación, había alcanzado y dejado atrás la bahía de San Mateo, el Río de las Esmeraldas, al noroeste de la actual república del Ecuador y, por primera vez en la Historia, un barco español había cruzado en el Pacífico al sur de la línea equinoccial.

38Sin embargo, el hecho más notable de este viaje de reconocimiento no se produjo en tierra. Un día, en alta mar, los marinos divisaron una gran vela latina que tomaron primero, para gran sorpresa suya, por la de una carabela. En realidad, se trataba de una balsa de gran tamaño bien habilitada, con un pequeño castillo, un timón y una tripulación de diez indios. Los españoles apresaron la embarcación y estuvieron completamente maravillados al descubrir, y en gran cantidad, un verdadero cargamento de productos muy diversos: objetos y adornos de oro, de plata, mantas, ropa de lana y de algodón delicadamente trabajada, collares de perlas realzados de esmeraldas y de piedras finas, una especie de balanza para pesar el oro y muchas conchas rojas. Bartolomé Ruiz de Estrada y los suyos acababan de encontrar, por azar, a mercaderes provenientes del sur, e ignoraban, evidentemente, que dichas conchas rojas, los spondylus, llamadas mullu por los indios, constituían en esa región la moneda habitual para tal tipo de transacciones.

39Desde luego, el botín y la tripulación fueron llevados a la desembocadura del San Juan en donde, a pesar de las dificultades de la barrera de los idiomas, Pizarro y los suyos comprendieron que tenían por fin presente un signo manifiesto de la existencia, más al sur, de un mundo muy diferente y cuán prometedor. Seguramente no debía parecerse en nada a las orillas inhóspitas y apenas pobladas de indios «bárbaros» sobre las cuales, desde hacía meses, batallaban por muy escasos resultados. Ahora, el objetivo estaba sin duda próximo. En todo caso, el sueño tomaba las formas concretas de la realidad.

40Cuando Bartolomé Ruiz de Estrada retornó a las orillas del río San Juan, la buena nueva sirvió como un poco de bálsamo para el corazón de los hombres que se habían quedado con Pizarro. Durante estos dos meses, las cosas casi no habían mejorado para ellos. En cierta ocasión, un bote en donde se encontraban catorce españoles fue sorprendido en marea baja por los indios y no quedó ningún sobreviviente. El agotamiento, las fiebres y el desaliento eran cosa común. Muchos soldados murieron de enfermedades o devorados por los caimanes al momento de pasar los ríos. En cuanto a los sobrevivientes, «odiaban la vida y desearían más bien morir que verse en el estado en el que estaban». En sus conversaciones, acusaban a Pizarro de retenerlos contra su voluntad en tan inhóspitas comarcas y habrían querido regresar a Panamá pero no se atrevían a hacerlo, tanto por miedo como por vergüenza de regresar miserables a su punto de partida. Pizarro lo sabía, pero se hacía el que no veía nada.

41El retorno de Almagro con víveres y refuerzos volvió a dar algún aliento que Pizarro aprovechó para ordenar la prosecución del viaje. Los dos barcos tocaron sucesivamente la isla del Gallo en la bahía de Tumaco, al sur de la actual Colombia, la desembocadura del Santiago y luego el noroeste del Ecuador de hoy. Un día se encontraron con una verdadera flotilla de balsas semejantes a la que había traído Bartolomé Ruiz de Estrada. Aquello vino a confirmar sus esperanzas, pero las condiciones del viaje seguían siendo siempre duras. Cuando ponían pie en tierra y pasaban la noche allí, los hombres se veían obligados a enterrarse bajo la arena para tratar de escapar de los mosquitos.

42Los españoles llegaron enseguida frente a una aldea, Atacames. Tuvieron que batallar duro, atacar con los caballos y disparar los arcabuces para propiciar en los indios mejores sentimientos hacia ellos. Si la tropa pudo alimentarse a saciedad, cosa que no hacía desde mucho tiempo atrás, el botín, una vez más, era irrisorio. La esperanza suscitada por el retorno de Bartolomé Ruiz de Estrada no desembocaba en nada concreto y el descontento que se incubaba en los hombres se hacía cada vez más profundo. Recordemos que hacía casi año y medio que habían partido. Su decepción debía estar a la medida de sus sacrificios, de las esperanzas que había hecho nacer Bartolomé Ruiz de Estrada, pero también proporcional a los hipérboles que, sin escatimar, debieron usar los jefes en sus discursos para convencer a la tropa de volver al trabajo una vez más, la última antes de ir finalmente al encuentro de la fortuna y de la gloria. Los hombres, en su mayoría, eran de opinión de regresar a Panamá y retornar con refuerzos.

43La situación se puso muy tensa. Los nervios estaban a flor de piel. Almagro se mostró excesivo con aquellos que querían volverse. Les expuso que allá se verían reducidos a pedir limosna o acabarían en prisión por deudores. Sin llegar a defenderlos públicamente, Pizarro, exasperado, hizo notar a su segundo que hablaba con facilidad pues había pasado la mayor parte de los dos años precedentes en Panamá o en barcos de enlace. Almagro se sintió insultado, le dijo en su cara a Pizarro que fuese él a buscar los refuerzos mientras que él se quedaría de buena gana junto con los hombres. El tono subió. Los dos socios terminaron por meter mano a la espada. Bartolomé Ruiz de Estrada y Nicolás de Ribera les impidieron pasar a mayores, y los dos capitanes finalmente aceptaron reconciliarse. Aunque en los hechos no ocurrió lo irreparable, en las mentes sí fue diferente. Pizarro consideró, por muchas razones, que más valía que Almagro retorne a Panamá en la primera oportunidad, mientras que él se quedaría con la tropa, fiel en ello al comportamiento que ya había demostrado varias veces.

44En un primer momento, la expedición volvió sobre sus pasos por tierra siguiendo la costa en dirección al norte, luego, para mayor seguridad y para dar un respiro a sus hombres —apenas quedaban ochenta—, Pizarro los hizo pasar a la isla del Gallo explorada a la ida y en donde tuvieron que permanecer en definitiva tres meses, de junio a agosto de 1527. Tal como estaba previsto, envió a Almagro para Panamá a traer víveres, municiones y refuerzos. Le encargó también una carta para el gobernador, en la que, extrapolando sobre el cargamento de la balsa interceptada por Bartolomé Ruiz de Estrada, describía de la mejor manera las tierras, según él llenas de promesas, que acababa de explorar junto con sus hombres.

  • 7 Para sus biografías, véase José Antonio del Busto Duthurburu, Los trece de la Fama, Lima, 1989.

45A inicios del mes de agosto, le tocó al segundo barco partir a Panamá. De manera más o menos clandestina, llevaba varias cartas escritas por miembros de la expedición destinadas a sus allegados en el Istmo. En términos elocuentes, toda esta correspondencia, que ha sido encontrada y publicada por Raúl Porras Barrenechea, evoca el agotamiento y el deterioro físico de los hombres, su desesperanza, el hambre que los atormentaba desde hacía meses. Insisten también a veces sobre el hecho de que algunos, embarcados a la fuerza, estaban allá contra su voluntad, que los jefes les impedían regresar, lo que era su más caro deseo. De todas maneras, los firmantes comparan la suerte común de los soldados con un verdadero cautiverio pues los capitanes los tenían a su merced sin escuchar sus quejas7. Con el objeto de poner al gobernador al corriente de lo que estaba sucediendo en el sur, se colocó un mensaje inequívoco en forma de epigrama en los ovillos de algodón que llevaba el barco y que habían de ser regalados a su esposa, doña Catalina de Saavedra.

46El bergantín enviado a Panamá regresó felizmente con los tan esperados alimentos y equipos. Para sorpresa de los hombres, y sobre todo para su gran alegría, lo siguieron algunos días después otros dos barcos, comandados por el capitán Juan Tafur. Este era mandado por el gobernador Pedro de los Ríos alarmado por el contenido de las misivas que habían debido entregarle y más aún por el costo en hombres de estos viajes, hasta el punto que Hernando de Luque, a pesar de todos sus esfuerzos, no lograba hacerlo cambiar de opinión. En realidad, Juan Tafur tenía efectivamente por expresa misión regresar con los hombres que quisieran seguirlo. Según toda verosimilitud, Pizarro no compartió de manera alguna el entusiasmo de sus soldados, que lloraban de alegría y bendecían al gobernador cuando vieron llegar el barco de Tafur que, además, traía un cargamento de maíz. ¿Por qué intervenía el gobernador en un asunto en el cual él, Pizarro, era el único jefe? ¿Otra vez Almagro había urdido algo? ¿Buscaban el fracaso de su empresa o privarlo de una conquista en la que, a pesar de todo, él creía todavía?

47Aquí se sitúa uno de los episodios más célebres de la Conquista americana, que los cronistas, durante unos ochenta años, y los historiadores, durante siglos, se han complacido en repetir, incluso si su veracidad es bastante dudosa. No tiene importancia pues impresiona la imaginación e inscribe, con cierta teatralidad, el carácter de los hombres en el linaje de los más grandes momentos de una epopeya digna de la Edad Antigua. Al término de una discusión tensa sin duda durante la cual, en una playa de la isla, Juan Tafur le había notificado que deje regresar a Panamá a los hombres que lo soliciten, Pizarro se habría dirigido a los soldados reunidos y les habría dicho que los dejaba en libertad de regresar. Por su parte, fiel a su línea de conducta, a él le parecía peor que la muerte volver pobre a Panamá en donde no los esperaba nada. Si bien les concedía que habían soportado hambre y miserias bajo sus órdenes, forzosamente tendrían que reconocer que él nunca se había puesto a salvo y siempre había sido el primero en padecerlos. Luego, en un hermoso arranque oratorio, recordando las promesas de la balsa que encontró Bartolomé Ruiz de Estrada, Pizarro habría invitado a los presentes a continuar secundándolo.

  • 8 Para mayores detalles sobre el segundo viaje, véanse las crónicas citadas en la nota 6 y al Inca G (...)

48Desenvainando la espada, habría marcado una línea sobre la arena, y había propuesto pasarla a aquellos que, en vez de la oscuridad y de la miseria seguras de Panamá, preferían el oro y la gloria venidera del Perú. A pesar de este discurso, la tropa no quiso saber nada y presionó a Tafur para partir. Según la tradición, trece hombres atravesaron la línea trazada por su jefe. La historia de la Conquista los conoce bajo el nombre de Los Trece de la Fama: cinco andaluces (Nicolás de Ribera el Viejo, Cristóbal de Peralta, Pedro de Halcón, García de Jarén, Alonso de Molina), dos castellanos (Antón de Carrión, Francisco de Cuéllar), dos de Extremadura (Juan de la Torre, Gonzalo Martín de Trujillo), un leonés (Alonso Briceño), un griego (Pedro de Candia), un vasco (Domingo de Soraluce), y un soldado de origen desconocido (Martín de Paz)8.

49Que la escena haya tenido lugar exactamente como la tradición la ha conservado, y sin duda adornado, o bien que haya sido menos teatral, el hecho es que Pizarro se encontró de pronto solo con trece soldados decididos a seguirlo y a compartir su suerte. Solicitó a Tafur que le deje uno de sus navíos, pero éste se negó. Pizarro optó entonces por esperar mejores tiempos y tomar un barco, para la isla de la Gorgona. Situada un poco más al norte, ésta no era nada agradable. Para Cieza de León, que la conocía, esta isla tenía la apariencia del infierno, pero Pizarro consideró que correspondía a la situación del momento: los indios no solían atracar ahí, en consecuencia no había peligro por ese lado, se hallaba agua en abundancia y tanto la caza como la pesca permitían encontrar alimentos, por lo menos de qué hacerlos vivir, a él, a sus hombres y a algunos indios cautivos.

50Tafur y sus hombres tenían tanta prisa por dejar la isla de la Gorgona que, más que desembarcar, arrojaron a la playa, el cargamento de maíz contenido en su barco, de tal modo que casi todo se echó a perder. Pizarro y sus compañeros improvisaron unas chozas para protegerse, con un hacha vaciaron un tronco de árbol para hacer una piragua y, como unos Robinsones antes de tiempo, lograron sobrevivir como pudieron. Después de una espera de dos meses sin ninguna otra salida más que un hipotético auxilio proveniente de Panamá, el puñado de irreductibles que rodeaban a Pizarro vio que asomaba una vela en el horizonte. Bartolomé Ruiz de Estrada estaba de regreso. Aunque parece ser que había escogido permanecer con su jefe en la playa de la isla del Gallo, el piloto había partido con Juan Tafur, quizás a iniciativa de Pizarro mismo.

51Almagro, luego Tafur y los que lo acompañaban habían llegado a Panamá en un contexto muy particular. Pedrarias Dávila había regresado algún tiempo atrás a la capital de Castilla del Oro en una posición bastante difícil. Su gestión en Nicaragua y en Panamá era cuestionada por la misma Corona, y el desenlace de su juicio de residencia, a saber la investigación realizada sobre el comportamiento de los funcionarios reales al término de su mandato, se anunciaba para él bastante arriesgada. Como estaba indudablemente preocupado por otros muchos problemas más urgentes, Almagro y Luque supieron convencerlo, por medio de un acuerdo financiero, de desentenderse de la Compañía del Levante. Desde el comienzo fue uno de sus miembros pero, ocupado por otros proyectos, casi no le había prestado atención hasta entonces y debía incluso mucho dinero a sus socios.

52Libres de toda preocupación en cuanto a este tema, Almagro y Luque tuvieron también que defender su causa ante el gobernador Pedro de los Ríos quien, como es sabido, les era favorable y lo había demostrado, pero la expedición de Pizarro se dilataba, sin resultados probatorios. Su costo ya era preocupante, no sólo en dinero y en productos escasos, y por ende caros, en el mercado del Istmo que no estaba casi provisto, pero era un problema que concernía en primer lugar a los financistas. Lo más grave era el precio a pagar en hombres, y en eso, el gobernador de Castilla del Oro se encontraba directamente involucrado. La población española de Panamá, poco después de la fundación de la ciudad, había llegado a cuatrocientos hombres, y muy pronto se había reducido de manera inquietante, sobre todo con las partidas ocasionadas por la conquista de Nicaragua que para Pedrarias Dávila era prioritaria. Ahora bien, la expedición del Levante también había venido a sangrar peligrosamente unas filas ya raleadas. Desde su inicio, ella había costado cerca de doscientas vidas humanas, y ¿qué resultados había dado?

53Pedro de los Ríos se mostró al comienzo inflexible. Negó a Luque y a Almagro el envío del barco que le solicitaban, después terminó aceptando que la expedición prosiga, pero con una condición. Les daba seis meses más a Pizarro, Almagro y Luque. Cumplido este plazo, los tres socios deberían presentarle un balance de la operación, y él tomaría entonces una decisión definitiva en cuanto al futuro de un proyecto que tardaba tanto en concretarse.

54Cuando Bartolomé Ruiz de Estrada se reunió con Pizarro y sus trece soldados ya en la isla de la Gorgona, éstos estaban al borde de la desesperación. Al no ver llegar nada, estaban a punto de construir unas balsas para tratar de regresar a Panamá por sus propios medios. Bartolomé Ruiz, sin duda, le dio a conocer a Pizarro las últimas noticias. Venía en su busca para conducirlo junto con sus hombres a Panamá, pero Pizarro tuvo entonces otra idea. Pedro de los Ríos le había otorgado seis meses para tener éxito, ahora bien, como apenas había transcurrido la mitad de este plazo, y puesto que Bartolomé Ruiz de Estrada traía un barco y víveres, decidió avanzar primero hacia el sur antes de volver. Decididamente, este hombre tenía ilación en las ideas.

55Dejaron en la Gorgona a los indios y a las indias “de servicio” bajo el cuidado de tres españoles, los más debilitados, y partieron con los únicos intérpretes oriundos de Tumbes. Al cabo de unos veinte días de navegación, Pizarro y sus hombres tocaron una isla desierta, que los indios exploraron y los españoles bautizaron como isla de Santa Clara. Manteniendo el rumbo al sur, encontraron una gran balsa a la que pronto se le unieron otras cuatro. Gracias a los intérpretes que los acompañaban, los españoles comprendieron que venían de Tumbes y partían hacia el norte para guerrear contra los indios de la isla de la Puná. Conducidos hasta Tumbes, en el límite de la costa hoy peruana, Pizarro y sus hombres fueron muy bien recibidos, abundantemente alimentados por los habitantes y sus jefes locales, evidentemente muy sorprendidos por la llegada de esos hombres tan diferentes de aquellos que habían visto hasta entonces.

56Algunos españoles tuvieron incluso todo el tiempo que quisieron para conocer mejor la tierra y, a su regreso, le contaron en detalle a su jefe lo que habían visto. Ese fue el caso de Alonso de Molina, a quien se le encargó ir, junto con un esclavo negro, a regalarle al jefe local una pareja de cerdos, un gallo y algunas gallinas. Molina habló a su regreso, de una fortaleza llena de riquezas y rodeada de seis o siete muros de defensa, Pizarro mandó desembarcar, para asegurarse, al griego Pedro de Candia, el artillero de la expedición en quien tenía plena confianza. Éste, con casco y revestido de su cota de mallas, fue enviado para hacer a los indios una demostración de sus talentos de arcabucero, demostración bastante exitosa ya que espantó a los espectadores. Traspasó de una sola bala un grueso tabique de madera, y más tarde logró casi un milagro. El ruido de un nuevo estampido lanzó a los indios al suelo, pero sobre todo detuvo de inmediato la acometida de un puma y de un jaguar que habían sido soltados contra él. Fuertemente impresionados, los indios acompañaron a Pedro de Candia a bordo con numerosos presentes para su jefe y sus compañeros.

57El viaje hacia el sur prosiguió sin dificultad. De tarde en tarde, los soldados desembarcaban y el hombre encargado del estandarte real, Antón de Carrión, tomaba posesión de esas nuevas tierras en nombre del emperador, rey de Castilla. Tocaron así los alrededores de Paita, la isla Foca, rodearon el desierto de Sechura, llegaron a la isla de Lobos de Tierra para después descender a lo largo de la costa hasta la desembocadura del río Santa, esperando encontrar una ciudad llamada Chincha que había sido objeto de grandes elogios por parte de los indios de Tumbes. No habiéndola encontrado, Pizarro resolvió no avanzar más de momento. Por primera vez desde la partida de la isla de la Gorgona, el navío se hizo a la vela rumbo al norte.

58Diversos episodios tuvieron lugar durante el viaje de retorno. Recogieron a Alonso de Molina a quien habían tenido que dejar en tierra durante una escala porque como el viento se había levantado, no fue posible subirlo a bordo. Más tarde la expedición fue suntuosamente recibida por una cacique, la Capullana. En honor de los recién llegados ella ofreció una recepción que los dejó deslumbrados. Un soldado, Pedro de Halcón, se enamoró perdidamente de ella y, parece ser que fue recíproco. Le pidió incluso a su jefe que lo deje con los indios hasta el próximo viaje que no dejaría de realizarse, pero su petición fue rechazada. Más lejos, en Paita, hubo nuevamente una nueva recepción muy amistosa por parte de los caciques locales, con intercambio de regalos y grandes banquetes. Un marino, de nombre Ginés, se quedó en Paita a su solicitud. Alonso de Molina quiso permanecer en Tumbes, y Pizarro aceptó, con la idea de que aprendería la lengua y los usos de los indios, muy útiles en la perspectiva de la futura expedición que, ahora sí era seguro que se llevaría a cabo. Por cierto, con esta idea Pizarro se llevó consigo a varios jóvenes indios que le habían regalado y de quienes pensó hacer sus intérpretes para el futuro.

59El retorno se efectuó sin tropiezos, aunque Pizarro casi se ahoga un día porque zozobró el bote en el que iba para tomar posesión de una playa. A la altura del ecuador, los españoles encontraron varias balsas de indios, a veces otros, desde tierra, vinieron a ofrecerles suntuosos presentes. Pizarro había visto ya bastante sin duda, y pidió a sus hombres enrumbar a la isla de la Gorgona en donde encontraron sólo a dos de los tres compañeros que habían dejado. El tercero había muerto en el intervalo, y luego se hicieron a la vela, finalmente, hacia Panamá.

60El barco tocó sus orillas en el mes de marzo de 1528, casi al cabo de los seis meses fijados por el gobernador. Como había partido para su primera expedición en noviembre de 1524, hacía más de tres años que Pizarro había dejado la capital de Castilla del Oro. Para sus hombres, el hambre, el sufrimiento, la muerte y la desesperación habían estado presentes a menudo, pero él no había cedido nunca. ¿Por qué estaba convencido de un desenlace favorable? ¿Simplemente por terquedad o por orgullo de no regresar miserable y derrotado a Panamá?

61Pizarro fue recibido con honores. Pedro de los Ríos, en particular, le testimonió su admiración. Fiel a sí mismo, mientras que en la ciudad todos hablaban de sus hazañas y querían festejarlo, Pizarro permaneció recluido y silencioso durante una semana. Poco le importaba ahora la vanidad de tal agitación. Las adversidades, los muertos y los sufrimientos quedaban atrás. Había triunfado la tenacidad. Aunque parezca imposible, existía el Perú. El camino estaba abierto ahora pero todo quedaba por hacerse. Se acabaron los banquetes, los intercambios de regalos con los caciques y la navegación de exploración a lo largo de las costas, ahora había que pensar en la otra etapa: la de la Conquista.

Notes

1 Gonzalo Fernández de Oviedo, Historia general y natural de las Indias, op. cit., 3ª parte, lib. VIII, Proemio.

2 Miguel Maticorena Estrada, «El vasco Pascual de Andagoya, inventor del nombre del Perú», Cielo abierto, V, Lima, 1979.

3 Véase el relato que hace Antonio de Herrera, Historia general de los hechos de los castellanos en las islas y tierra firme del mar océano, op. cit., Década III, lib. VI, cap. XIII.

4 Francisco López de Gómara, Historia general de las Indias, tomo I, op. cit., 1ª parte, cap. CVIII.

5 Rafael Varón Gabai, La ilusión del poder. Apogeo y decadencia de los Pizarro en la conquista del Perú, Lima, 2ª edición, 1997, pp. 44-50. El autor se basa en particular en los estudios de Mellafe, Lockhart, Porras Barrenechea y Lohmann Villena.

6 Para mayores detalles sobre el primer viaje, véanse Crónica rimada o relación de la conquista y descubrimiento que hizo el governador don Francisco Piçarro en demanda de las provincias que agora llamamos Nueva Castilla, Lima, 1968; Gonzalo Fernández de Oviedo, op. cit., 3ª parte, lib. I-V; Francisco de Jerez, Verdadera relación de la conquista del Perú y provincia del Cuzco llamada Nueva Castilla, Madrid, 1947; Antonio de Herrera, op. cit, Década III; Pedro Cieza de León, Descubrimiento y conquista del Perú, op. cit., cap. I-VIII; Raúl Porras Barrenechea, Cartas del Perú (1524-1543), Lima, 1959, pp. 13-18.

7 Para sus biografías, véase José Antonio del Busto Duthurburu, Los trece de la Fama, Lima, 1989.

8 Para mayores detalles sobre el segundo viaje, véanse las crónicas citadas en la nota 6 y al Inca Garcilaso de la Vega, Historia general del Perú, lib. I, cap. X-XIII

© Institut français d’études andines, 2004

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540