Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Francisco Pizarro

 | 
Bernard Lavallé

Introducción

Texte intégral

Mapa de América del Sur

Mapa de América del Sur

1La biografía es una de las maneras más difíciles de escribir la Historia», afirmó un día Jacques Le Goff, recordando sin duda la larga elaboración de su magnífico San Luis. Durante mucho tiempo han sospechado de este género, y con buenas razones, los partidarios de una historiografía renovada. Lo encontraban demasiado marcado por los resortes de la literatura heroica, demasiado impregnado en muchos casos, aunque lo nieguen los autores, por la creencia implícita en los «destinos providenciales». Le reprochaban también conceder exagerada atención a un individuo en detrimento de conjuntos humanos más amplios y por esto mismo más significativos. Finalmente, no olvidemos las consecuencias multiformes de posibles deslices de los sentimientos empáticos del autor para con aquel cuyo retrato bosqueja y cuya vida describe. Afortunadamente, la biografía ha recuperado sus cartas de nobleza, utilizando con acierto los aportes de las nuevas vías de la investigación histórica. No pocos ejemplos ya clásicos han demostrado sobradamente que éstas podían vivificar el proyecto biográfico e integrarse en él sin ninguna dificultad.

2Este ha sido nuestro afán en el libro que se va a leer. El recorrido vital del célebre conquistador será el hilo del relato. Constituye el ángulo bajo el cual este libro ha sido pensado, pero nos hemos empeñado en insertarlo siempre en su época, en presentarlo dentro de sus vínculos complejos y cambiantes con las redes de diversa naturaleza con las cuales estaba ligado, que utilizó para el éxito de su empresa, pero de las que no era a menudo sino la expresión más visible. Comprender a Francisco Pizarro y dar un sentido a su acción es imposible si no se toma en cuenta toda una serie de elementos que la determinaron. Indiquemos, sin orden de preferencia y para empezar, la inserción familiar y los años de juventud en Extremadura, el duro y largo aprendizaje de la Conquista, primero en Santo Domingo, después en el Darién y en el istmo de Panamá. Recordemos después el trabajo de Almagro con los inversionistas, la autoridad lejana pero muy real de la Corona y sus exigencias cada vez más apremiantes, los tejemanejes con los funcionarios reales, las relaciones ambiguas con los hombres de la hueste, ese ejército, de tan particular organización, y luego las negociaciones implícitas con los refuerzos necesarios pero problemáticos venidos de Nicaragua. Hubo también el uso constante y decisivo de innumerables auxiliares indios, las alianzas de circunstancia o a largo plazo con jefes étnicos de todo nivel, desde los modestos caciques locales hasta los herederos del Imperio inca, las tensiones internas y silenciosas que se convirtieron en despiadadas rivalidades en el seno mismo del grupo conquistador. Se podrían citar otros muchos más.

3Hemos escogido seguir a Francisco Pizarro cronológicamente. No se trata aquí de una facilidad aparentemente cómoda. La naturaleza y la concatenación de las etapas por las cuales pasó la vida del conquistador se revelan de muchas maneras ejemplares. Durante un período bastante largo para la época —se inicia en el último cuarto del siglo XV y acaba en la quinta década del siguiente—, Pizarro vivió prácticamente todas las fases y todas las situaciones que caracterizan los cincuenta primeros años de presencia española en América. Seguirlo en el transcurso del tiempo revela los problemas, las esperanzas, los titubeos, los éxitos, los horrores y los fracasos de una época determinante tanto para la península como para aquello que se comenzaba a llamar el Nuevo Mundo. Nos ha parecido pues útil insertarlo en la sucesión y la lógica interna de los resortes, del desarrollo, de las implicaciones y de las consecuencias de lo que vivió. Para nosotros, la biografía de Francisco Pizarro era también —que se nos perdone la inadecuación del término— la de su época y de los lugares adonde sus pasos lo llevaron.

4Un personaje de una envergadura tan excepcional como Francisco Pizarro ya ha suscitado, claro está, varias biografías, escritas casi todas por autores del mundo hispanohablante. La mayoría, incluyendo a las mejores, como aquellas de Raúl Porras Barrenechea, Guillermo Lohmann Villena, y más recientemente de José Antonio del Busto Duthurburu, están destinadas a lectores prioritariamente peruanos, o latinoamericanos, por ende ya informado de los grandes rasgos de una historia que lo impregna desde su más tierna edad. Por otra parte, estos libros se han dedicado sobre todo a situar los hechos, a restituirlos con la mayor precisión posible, cosa después de todo a veces delicada y que da lugar, sobre ciertos puntos y sus respectivos alcances, a debates que van más allá de las habituales querellas de eruditos. En este plano factual, queremos insistir en que hemos seguido y utilizado a nuestros predecesores, sobere todo al último de los nombrados, a quien se le debe un lujo de detalles de extrema precisión en la última versión de una investigación en la que ha venido trabajando varias decenas de años.

5Nuestra intención ha sido de otra naturaleza, pues este libro ha sido escrito originalmente para un público europeo no tan familiariazado con estas páginas de la Historia. Con el afán de no caer nunca en un didactismo fuera de lugar en una obra como ésta, hemos querido sin embargo esclarecer, explicar y poner en perspectiva peripecias, opciones, reacciones individuales o colectivas que, sin este esfuerzo, corren el riesgo de tener como único interés su evidente valor novelesco para lectores que están quizás apenas familiarizados con dicha época.

6En toda su extensión, la existencia de Pizarro estuvo marcada por los contrastes más violentos. Nacido en el seno de una cierta marginalidad social por el hecho de su bastardía, entre un padre ocupado a lo lejos por su carrera militar, y una madre de origen muy humilde casada después con otro hombre, su infancia, su adolescencia y su primera juventud se desarrollaron en el anonimato más completo. Sus sucesivos biógrafos se han reducido a menudo a suponer más que a buscar las huellas problemáticas de este oscuro período. Un anonimato también presente durante los largos años de aprendizaje americano. Cuando la Fortuna parece modestamente sonreírle, la idea de la conquista del Sur, del mítico Perú, se concreta. Hacia ahí, sin flaquear nunca, por lo menos sin mostrarlo, en tres oportunidades Francisco Pizarro conducirá a sus hombres con una voluntad de acero, a pesar de las peores dificultades, varias veces al borde de la quiebra, rozando sin cesar la catástrofe, la muerte. Ahí también la búsqueda durará años.

7Cuando finalmente el Perú es una realidad, nuevos extremos, pero esta vez son cumbres, las del éxito inaudito, de la riqueza fabulosa. En unos cuantos meses, Pizarro pasa a ser un jefe victorioso, indiscutido, el igual de los más grandes del naciente Nuevo Mundo, y junto con sus hombres escribe una epopeya continental con sangre y horror. Trata con Carlos V en persona. El bastardo de Trujillo termina a la cabeza de un inmenso imperio en que, junto con sus hermanos, se sirve la mejor parte. Ya es, en realidad, el sucesor del Inca bajo la autoridad lejana y sobre todo nominal del rey de España. Sin embargo, no hace más que acercarse a estas alturas que quizás ni siquiera imaginó en sus sueños más extravagantes. Las rivalidades, los odios, los celos y los errores de su entorno hacen su obra. Menos de diez años después de haber puesto definitivamente el pie en el Perú, Francisco Pizarro muere asesinado. Sus enemigos triunfan y emprenden inmediatamente la reorganización del país de la manera más ventajosa para ellos. El hijo de la criada convertido en gobernador, el marqués, analfabeto toda su vida, es inhumado a escondidas por una persona fiel, compasiva y valiente.

Table des illustrations

Titre Mapa de América del Sur
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/926/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 96k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/926/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 90k

© Institut français d’études andines, 2004

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540