Version classiqueVersion mobile

“Yo soy libre y no indio: Soy Guarayo”

 | 
Pilar García Jordán

Parte III. «Con pan y con palo, hemos conseguido más de lo que se podía esperar». El proyecto franciscano entre los Guarayo

«Con pan y con palo, hemos conseguido más de lo que se podía esperar»1. El proyecto franciscano entre los Guarayo

Texte intégral

  • 1 Punto 86, f. 5 rev. del borrador del Informe enviado por el comisario prefecto de las Misiones, Fr. (...)

1Analizado el rol jugado por las misiones franciscanas en la política desarrollada por los gobiernos bolivianos para la conquista y ocupación de las tierras bajas y estudiados los hitos fundamentales acaecidos en la prefectura de Guarayos es llegado el momento de dilucidar en esta tercera parte del trabajo las características del proyecto misional elaborado por los franciscanos para lo que se llamó la civilización de los Guarayo. En consecuencia abordaremos, en el capítulo séptimo, los aspectos teóricos más relevantes del plan misional para la conquista y reducción de los Guarayo; veremos las disposiciones e instrucciones de los superiores franciscanos y los reglamentos elaborados por los misioneros para «conseguir el objeto santo de las misiones», como señaló Fr. José Cors, impulsor y principal agente junto a Fr. Manuel Viudez, de la sistematización de la actividad misional entre los Guarayo desde inicios de la década de 1840.

  • 2 Conviene aclarar aquí el diverso significado que damos a los conceptos de espacio y territorio. El (...)
  • 3 Construcción del espacio derivado de la necesidad que los grupos humanos sienten de proyectar sobre (...)
  • 4 Aunque el estudio del tiempo se encuentra presente, en mayor o menor medida, en diversos estudios a (...)

2Sólo entonces estaremos en condiciones de analizar, en el capítulo octavo, las características presentes en el microcosmos misional, las limitaciones del proyecto misional y las reformas introducidas en el mismo con vistas a la obtención final de la socialización de los Guarayo. Estudiaremos así, en el primer y segundo apartados, la importancia que tuvo en el proyecto reduccionista la implantación de los cultivos, la construcción de edificios para vivienda de religiosos y neófitos, de talleres, etc., esto es, la importancia de todos estos elementos para la configuración de un nuevo espacio2; un espacio cristiano que reemplazó al espacio indígena preexistente, considerado en la época como bárbaro y salvaje3, y del que en el segundo capítulo he hecho algunas consideraciones. La erección de este nuevo espacio comportó, paralelamente, la introducción de nuevos conceptos del ocio, del trabajo y, por ende, del tiempo que fue regulado por la omnipresente campana4. Sin embargo, la praxis histórica mostró las limitaciones del proyecto franciscano en aras a la socialización de los indígenas, a la incorporación de los mismos a la bolivianidad y, de ahí, las reformas postuladas para la consecución de tal objetivo que analizaremos en el tercer apartado.

3Señalados los aspectos teóricos y la praxis histórica del proyecto misional estudiaremos, en el capítulo noveno, los aspectos más relevantes de la república guaraya, el proyecto ideológico-cultural por el cual algunos franciscanos llegados a Guarayos avanzada la década de 1890, en su defensa del buen salvaje guarayo explotado por las élites regionales y el mismo Estado, y «corrompido» por las costumbres de los civilizados, promovieron la implementación de un plan que, de facto, mantuviera la separación entre los Guarayo y los civilizados bolivianos y, por ende, impidiera la incorporación de los indígenas a la bolivianidad. De ahí el carácter segregacionista del proyecto que hizo de la identidad guaraya su principal baza y que, considerando el relativo «éxito» del proyecto reduccionista se redefinió a partir de la nueva creencia católica que no fue incompatible con algunos elementos significativos de la cosmovisión tradicional —el más importante de los cuales fue el mito de origen en torno al Tamoi, al Abuelo—; la nueva identidad guaraya surgida de la implantación del proyecto franciscano encontró en la conservación del idioma su principal baza. El proyecto republicano elaborado por Pesciotti nos hizo recordar la utopía milenarista de los primeros franciscanos arribados a la Nueva España en la primera mitad del siglo XVI (Baudot, 1983; Duch, 1992), aunque la inspiración del reducido grupo franciscano —de origen italiano aunque formado en Tarata, colegio al que se incorporaron siendo adolescentes— no fue aquel proyecto sino el ofrecido por los jesuitas en las vecinas regiones de Moxos y Chiquitos (García Recio, 1988; Block, 1994; Tomichá, 2002).

  • 5 Una muy útil aproximación a la mediación cultural en general es la obra colectiva Les intermédiaire (...)

4Y, dado que fueron los religiosos franciscanos los encargados de implementar el proyecto reduccionista, el décimo capítulo girará en torno a los misioneros que ejercieron su actividad entre los Guarayo desde 1841 hasta 1939. Las series que he logrado reconstruir de la mayor parte de los religiosos destinados a las misiones permitirá identificar, entre otras cuestiones, los datos más relevantes de sus biografías, origen nacional, lugar y contenido de su formación y, por ende, nos proporcionarán algunos datos significativos para entender el papel ejercido por estos misioneros como mediadores culturales5. Me interesa aclarar a este propósito que si bien generalmente los religiosos franciscanos llegados a Bolivia para ejercer su actividad misional debían atenerse al papel de mediación clásico por el cual eran difusores, correa de transmisión de un saber, de una cultura, de una ideología dominante que las élites republicanas pretendían imponer a las poblaciones indígenas con el teórico objetivo de conseguir la bolivianización de las mismas, varios de los que misionaron en Guarayos no se atuvieron al guión establecido. Por el contrario, los que idearon e impusieron —aunque fuera en una coyuntura histórica bien precisa y no excesivamente duradera en lo temporal— la república guaraya pretendieron «saltarse» el guión escrito por sus superiores franciscanos y los grupos dirigentes republicanos y, en buena medida, contribuyeron a una reelaboración identitaria a partir de la imposición de la cosmovisión católica que, sin embargo, fue tolerante con la pervivencia de una serie de elementos de la cosmovisión tradicional. Proyecto que, en última instancia, pareció ser aceptado por los Guarayo como mecanismo protector frente a la sociedad y al Estado.

5Finalmente, en el Epílogo, estudiaremos las consecuencias inmediatas que tuvo en Guarayos la secularización de las misiones para concluir con unas muy breves reflexiones finales en que trataremos de responder al interrogante planteado al inicio del trabajo, esto es, en qué medida contribuyeron los franciscanos a la minoría de edad de los Guarayo y, en consecuencia, el fracaso de los religiosos en conseguir los objetivos que en ellos habían delegado los gobiernos republicanos, «la incorporación de los pobladores indígenas al control efectivo de la Nación» según señaló el decreto de 14.06.1939 sobre las atribuciones de la Delegación Nacional de Guarayos.

Notes

1 Punto 86, f. 5 rev. del borrador del Informe enviado por el comisario prefecto de las Misiones, Fr. Pascual Bianchi a la SCPF [Tarata, 11.03.1851] en respuesta a la petición de ésta, en Archivo de Tarata, actualmente en APHMAP, y que he incluido en anexo como doc. 8.

2 Conviene aclarar aquí el diverso significado que damos a los conceptos de espacio y territorio. El espacio no existe por sí solo sino que se materializa, se concretiza, en la existencia de algo real que le de contenido el cual, socialmente, es consecuencia de la actuación de los agentes y actores sociales, sus interrelaciones y el tipo y forma de uso del territorio sobre el que se asientan. El territorio, por el contrario, constituye la infraestructura sobre la que se desarrollan los procesos naturales y actúan los colectivos humanos siendo, en última instancia, la base de la construcción espacial.

3 Construcción del espacio derivado de la necesidad que los grupos humanos sienten de proyectar sobre un territorio sus peculiaridades y, en última instancia, su identidad, y la importancia que en dicha proyección adquieren los aspectos simbólicos. Ver al respecto las novedosas reflexiones recogidas en Anthropologie de l’espace (1995).

4 Aunque el estudio del tiempo se encuentra presente, en mayor o menor medida, en diversos estudios antropológicos, es reciente la atención prioritaria prestada a dicha problemática por los científicos sociales, particularmente antropólogos. Una visión introductoria a los debates en el campo de la antropología sobre el tema es Carbonell Camós, 2004.

5 Una muy útil aproximación a la mediación cultural en general es la obra colectiva Les intermédiaires culturels (1978), con una muy breve pero clarificadora introducción de Michel Vovelle.

© Institut français d’études andines, 2006

Licence OpenEdition Books

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search