Version classiqueVersion mobile

“Yo soy libre y no indio: Soy Guarayo”

 | 
Pilar García Jordán

Parte I. «Ganar hombres para la civilización y brazos para el trabajo». El Estado, las misiones franciscanas y los Guarayo, 1825-1939

«Ganar hombres para la civilización y brazos para el trabajo»1. El Estado, las misiones franciscanas y los Guarayo, 1825-1939

Texte intégral

  • 1 Gutiérrez, 1914: 132.

1Objetivo de esta primera parte es, por un lado, estudiar las características fundamentales de la política desarrollada por el Estado boliviano en relación a sus Orientes desde la independencia y hasta fines de la década de 1930, cuestión que se tratará en el primer capítulo; éste nos permitirá comprobar el rol fundamental otorgado por los gobiernos bolivianos a las misiones franciscanas como instrumento prioritario para la conquista y ocupación de las llamadas fronteras, ocasionalmente llamadas desiertos, territorios escasamente conocidos ocupados por poblaciones indígenas no sometidas. Muchos serán los indicativos aquí utilizados pero, probablemente, el más significativo y que a manera de hilo conductor permite reconstruir el relato, será el corpus legal que a lo largo del tiempo estudiado reguló las cuestiones intramisionales, pero también las relaciones entre las misiones y el Estado, me refiero a los reglamentos misioneros. Por otro lado, planteada la relación histórica Estado e indígenas a través de la mediación misionera, se abordará, en un segundo capítulo, quiénes eran los Guarayo, mejor dicho, cuál fue la percepción que de dicha población se formaron algunos de los primeros interlocutores que, cual etnólogos, reflejaron en sus relatos.

  • 2 Datos de la organización político-administrativa extraídos de Miller (s.a.): I, 38-39 y Pentland (1 (...)
  • 3 La redemarcación se vio confirmada en la constitución aprobada en 1834. Conviene recordar que la le (...)

2La definitiva ruptura política de la Audiencia de Charcas con su hasta entonces metrópoli se produjo en 1825-Para entonces, la neo república boliviana contaba con extensas regiones al norte/noreste (Amazonia) y sur/sureste (Chaco), lo que aquí denominamos Orientes bolivianos, en gran parte inexploradas y cuya vida discurría al margen de la temprana sociedad republicana. Común denominador a estas regiones era, no sólo el desconocimiento existente sobre ellas, sino también la escasa sino nula existencia de vialidad con el resto del país, y la existencia de una población de indígenas nómadas o seminómadas insumisos que hasta entonces habían resistido la penetración colonial. Según el uti possidetis inris, la nueva república boliviana ocupaba alrededor de 2 343 769 Km2 —más del doble de los actuales 1 098 377 Km2— territorio que, según la primera demarcación político-administrativa efectuada por el presidente Antonio J. de Sucre (23.01.1826), se distribuía en los departamentos de Chuquisaca, Potosí, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz (provincias de Mojos, Chiquitos, Vallegrande, Cordillera)2. Esta demarcación fue redefinida poco después con la creación de los nuevos departamento de Oruro (3.09.1826) y las «provincias litorales» de Tarija y Cobija o Litoral (24.09.1831)3. La demarcación político-administrativa permaneció inalterable hasta el acceso a la presidencia de José Ballivián.

  • 4 Como ha estudiado Lofstrom (1982), los proyectos reformistas abordados por Sucre afectaron a los bi (...)
  • 5 Mercantilista decidido, Santa Cruz implantó un proyecto económico proteccionista que rigió hasta la (...)
  • 6 Varias son las obras sobre la figura y actuación de Santa Cruz; entre otras, por orden de publicaci (...)
  • 7 Estudios útiles sobre el caudillismo boliviano son, entre otros, los de Dunkerley (1992) y Peralta (...)
  • 8 Frías llegó a Bolivia huyendo de la dictadura de Juan Manuel de Rosas, fue cónsul de dicho país en (...)
  • 9 Las medidas de 6 de agosto y 18 de noviembre de 1842 recogidas en Limpias Saucedo, 1942: 3-4, 16.
  • 10 El mapa refleja las sucesivas reducciones territoriales sufridas por el país a lo largo de la histo (...)
  • 11 Reglamento publicado en Archivo de la Comisaría Franciscana de Bolivia, (ACFB), V. VIII, no 91 y 92 (...)

3El efímero gobierno de Simón Bolívar fue seguido por el presidido por Antonio J. Sucre que, bajo planteamientos liberales, proyectó reformas socioeconómicas que, con la excepción de las relativas a la Iglesia Católica, se saldaron con un rotundo fracaso4. La renuncia de Sucre dejó paso al gobierno de Andrés de Santa Cruz, cuya administración logró establecer un orden económico5, político y social estable gracias a la cual pudo crear una estructura financiera estatal más viable que la precedente, conseguir la mayor cantidad de recursos para el Estado y emplearlos para la configuración del incipiente aparato civil y militar de la nueva república (Klein, 1996: 125 passim)6. El derrocamiento de Santa Cruz por una rebelión militar comandada por el general José M. Velasco (17.02.1839) y los conflictos con Perú dejaron paso en 1841 al acceso a la Presidencia del general José Ballivián, con quien se consolidó la hegemonía de los caudillos militares en el gobierno boliviano hasta 18807. Y, como he señalado en otro trabajo (García Jordán, 2001a: 252 passim), la administración Ballivián (1841-1847) constituyó un antes y un después en la historia del control de los Orientes bolivianos dado que fue entonces cuando se diseñó el primer plan integral para el conocimiento, ocupación y control del territorio y de los habitantes, en el que se aprobaron los instrumentos —colonias militares y religiosas— y las medidas destinadas al logro de tales objetivos. La implementación del proyecto orientalista de Ballivián, inspirado en buena medida en las ideas del argentino Félix Frías8, debía lograrse a partir de, primero, la aprobación de un Corpus legal, siendo una de las leyes más significativas la creación del departamento del Beni (18.11.1842) aprobada poco después del decreto (6.08.1842) por el que, por un lado, se estableció que la antigua gobernación de Moxos pasara a ser «gobierno independiente sujeto directamente al poder central de la República» ejerciendo el cargo el correspondiente Gobernador; por otro lado, se otorgó a los indígenas de la región «la dignidad de hombres libres y ciudadanos con pleno goce de sus derechos y prerrogativas»9; segundo, del patrocinio de viajes de exploración del territorio y de los ríos orientales; tercero, la mejora de la red viaria para la comunicación entre el altiplano y sus regiones periféricas, y la construcción de nuevos caminos que posibilitaran, ya la expansión de la frontera interna a partir del desarrollo de un vasto programa colonizador, ya la presencia del Estado en todas aquellas regiones que permitiera la defensa de sus confines territoriales, siempre imprecisos; y, finalmente, cuestión nada baladí considerando lo dicho hasta ahora, Ballivián proyectó el levantamiento de la que sería primera carta geográfica del país, que sólo fue publicada en 1859 bajo la gestión del gobierno de José Ma Linares (1854-1861) y que aquí se adjunta10. Y, como veremos más adelante, me interesa notar que fue con Ballivián quien, como antaño hiciera Santa Cruz, confió a los misioneros franciscanos la reducción de las poblaciones insumisas de las tierras bajas cuando se aprobó (22.02.1845) el primer reglamento misionero; éste, sin embargo, no se aplicó al contener varias disposiciones incompatibles con las dictadas por la Congregación de Propaganda Fide11.

Figura 1-Bolivia, 1859

Figura 1-Bolivia, 1859

Fuente: Elaboración propia a partir de Roux, 2000: 61

  • 12 Concepto éste que se utilizó, frecuentemente, para designar los territorios periféricos ocupados po (...)
  • 13 Cifra que no creo sea, siquiera, una especulación ilustrada, aunque el autor del Censo remita a las (...)
  • 14 Hay una cierta confusión en torno a cuál fue la extensión de la región cedida al Brasil, que según (...)

4La caída de Ballivián supuso, también, la marginación de su proyecto orientalista pues, aunque en las siguientes tres décadas los gobiernos bolivianos dieron reiteradas medidas relativas a las denominadas fronteras12 y los indígenas que las ocupaban —los denominados en el censo de 1854 como «tribus salvajes», estimados en 760 000 individuos como muestra el cuadro adjunto—13, la praxis histórica mostró cuán alta fue la dejación de los poderes públicos que llegó a su cenit en 1867 cuando la administración Melgarejo cedió al Brasil, alrededor de 250 000 Km2 de su territorio amazónico14.

Cuadro 1 - Población indígena no sometida en los Orientes bolivianos, 1854

Departamento

Población

Beni

90 000

Cochambamba

70 000

Chuquisaca

150 000

La Paz

150 000

Santa Cruz

100 000

Tarija

200 000

Total

760 000

Fuente: Aguirre, 1855: Censo General

5No mejoró la situación cuando Melgarejo fue derrocado por Agustín Morales quien permaneció apenas dos años en el poder. Sin embargo, fue bajo su gestión cuando el Ejecutivo sancionó (13.09.1871) el considerado, frecuentemente, como primer reglamento misionero aunque, en realidad, fue el segundo. Posteriormente, bajo la gestión de Hilarión Daza (1876-1879), hubo un tímido repunte del interés por los Orientes como se desprende de la aprobación de varias medidas pero, en la práctica, la política orientalista de los gobiernos bolivianos no dejó de ser, desde 1825 y hasta 1880, un espejismo como consecuencia, entre otras razones, de la inestabilidad política, del interés prioritario de los grupos dirigentes por la explotación argentífera, y de la escasez de recursos públicos que permitieran implementar aquella política. Paradójicamente, la «necesidad» de ocupar los Orientes planteada por la mayoría de los gobiernos bolivianos en los primeros sesenta años de la historia republicana, y que se visibilizó en el primer mapa de la república (1859), fue conformando un discurso en el que la colonización de las fronteras fue ingrediente significativo del imaginario colectivo. La consolidación de este imaginario se produjo en las dos últimas décadas del siglo XIX, tras el acceso al poder de la llamada por la historiografía oligarquía conservadora, en una coyuntura en que Bolivia había perdido su salida al mar como consecuencia de la derrota de sus ejércitos en la Guerra del Pacífico.

  • 15 Buena síntesis de los aspectos más significativos del período 1880-1930 en Klein, 1996: 161-196 y d (...)
  • 16 Hasta 1880 la explotación de la goma elástica estuvo localizada por un lado, en la región del bajo (...)
  • 17 En la década de los ‘80 el diferendo fronterizo afectó fundamentalmente a los territorios del sudes (...)

6La década de los ‘80 se inició con el acceso al poder de las élites conservadoras chuquisaqueñas que promovieron una política modernizadora de la economía y la sociedad boliviana como no tuvo parangón en el pasado. La presencia de los empresarios mineros en el Congreso de 1880 tradujo el progresivo interés de los mismos por la política nacional pues, rotos sus vínculos con el capital chileno tras la Guerra del Pacífico e interrumpidas sus exportaciones, se vieron obligados a asumir que sus intereses como grupo hegemónico pasaban por la implantación de un gobierno estable y sólido desde el punto de vista financiero que, además, pudiera contribuir a la financiación de las redes ferroviarias, vitales para la explotación de los recursos mineros. El crecimiento que se produjo en este sector provocó un aumento de la demanda de alimentos y mano de obra que se tradujo en un incremento de la producción no sólo de granos, sino también de la agricultura comercial; esta expansión agrícola se vio favorecida por las conexiones ferroviarias que le abrieron nuevos mercados. Y, consecuencia directa del aumento de la demanda de productos agrícolas se produjo el gran asalto a las tierras de comunidad, tanto en las tierras altas como en los valles adyacentes15. El proyecto político conservador alcanzó también a los Orientes como consecuencia, primero, de la presión de los sectores propietarios fronterizos por ocupar dichas regiones tanto en el nor/noroeste, donde por entonces estaba en alza la extracción del caucho16, como en el sur/sudeste para la expansión de la frontera agropecuaria; segundo, de la derrota sufrida por los ejércitos bolivianos en el conflicto del Pacífico que, como es sabido, comportó la pérdida de Bolivia de su acceso al mar y la amputación de alrededor de 120 000 Km2 de su territorio; tercero, del interés de los nuevos dirigentes políticos por reivindicar la soberanía del país en territorios cuya posesión era controvertida tanto en el noroeste como en el sudeste17. Fueron estos factores los que, a mi entender, provocaron el cambio cuantitativo y cualitativo de la política desarrollada por los gobiernos bolivianos en los Orientes.

7La administración Campero y los gobiernos que le sucedieron hasta 1899 modificaron la estrategia estatal relativa a la ocupación y control del territorio, de la que formaron parte el patrocinio de viajes exploratorios a las por entonces aún insuficientemente conocidas regiones orientales; el fomento de estudios relativos a la implementación de una infraestructura de comunicaciones como vía para el crecimiento económico; la aprobación de una amplia legislación que propiciara la colonización del territorio y la explotación de los recursos naturales; y, finalmente, un impulso decidido al establecimiento de fortines, «empresas industriales» y especialmente de misiones, en los territorios orientales. Sin embargo, como tendremos ocasión de comprobar, éstas se vieron sometidas, paradójicamente, a una creciente presión secularizadora por parte de los sectores propietarios involucrados, por un lado, en la expansión de la frontera agropecuaria; por otro lado, en el boom cauchero.

8Cuando, tras la llamada «guerra federal», los liberales accedieron al poder (1899), en el que permanecieron hasta 1920, pareció que el proyecto planteado desde 1880 podía hacerse realidad tanto más cuanto que, bajo la gestión de José Manuel Pando (1899-1903), el país había visto cercenado el territorio del Acre tras la derrota sufrida frente a Brasil en la guerra homónima. Es en este contexto que los Orientes cobraron un inusitado protagonismo tanto por su función económica, dada la riqueza de sus recursos naturales, como por su función política, al constituir la plataforma que permitiera demostrar a los nuevos dirigentes paceños su capacidad para construir la nacionalidad y defender la soberanía de Bolivia. La expansión de la frontera agropecuaria y la explotación de las gomas provocó, de nuevo, un incremento de la presión secularizadora sobre las misiones que, no obstante el radicalismo liberal que provocó la aprobación de nuevos reglamentos misioneros, continuaron siendo consideradas por los gobiernos bolivianos el principal instrumento de colonización de los Orientes. Esta política se mantuvo en la década de 1920 cuando, tras la caída de los liberales —afectados por la recesión económica producida en el país consecuencia de la guerra de 1914-1918— el nuevo Partido Republicano, integrado por antiguos conservadores y disidentes liberales, accedió al poder. Sin embargo, para entonces, el papel de las misiones —que parecían haber alcanzado el cénit— fue constantemente cuestionado por diversas élites regionales y sometido a un progresivo control político que llegó a su máxima expresión en 1937 cuando David Toro, como presidente de la Junta Militar que, a través de un golpe de estado había accedido al poder (17.05.1936), sancionó el reglamento misionero de 26.01.1937 que fue el precedente inmediato de la secularización que llegaría pocos meses después.

9Considerando pues que a lo largo de la historia de la Bolivia republicana, las misiones católicas han sido el principal instrumento, tanto del poder político central, como del regional para la conquista y ocupación de los Orientes, es llegado el momento de abordar los hitos más significativos de dicha política en relación a la actividad misionera.

Notes

1 Gutiérrez, 1914: 132.

2 Datos de la organización político-administrativa extraídos de Miller (s.a.): I, 38-39 y Pentland (1975). Extensión territorial en Pers García, 1996: 331.

3 La redemarcación se vio confirmada en la constitución aprobada en 1834. Conviene recordar que la ley de septiembre de 1831 quedó en suspenso hasta que las Cámaras acordaran las cuestiones relativas a las rentas departamentales.

4 Como ha estudiado Lofstrom (1982), los proyectos reformistas abordados por Sucre afectaron a los bienes económicos de la Iglesia regular y secular (diezmos, capellanías, cofradías y obras pías en general) y siguieron los planteamientos liberales sobre la cuestión diseñados en el Trienio Liberal español. Concuerdo con Lofstrom que la política eclesiástica de Sucre respondió tanto a razones ideológicas —animadversión anticlerical de origen ilustrado— como económicas, que fueron más circunstanciales —penuria financiera de la hacienda pública y necesidad estatal de los fondos eclesiásticos—. Ver también al respecto los trabajos de Josep M. Barnadas (1976) y Roberto Vada Palma (1995).

5 Mercantilista decidido, Santa Cruz implantó un proyecto económico proteccionista que rigió hasta la década de 1860. Durante su gestión se redujeron los impuestos mineros, se regularizó el crédito público, y se trató de canalizar las importaciones por el hasta entonces pequeño puerto de Cobija; además, se impuso la moneda feble como recurso temporal si bien su creciente importancia frente al peso fuerte fue buen indicador de la progresiva crisis financiera del Estado. Aunque tradicionalmente los estudios sobre la economía boliviana del período han subrayado los efectos negativos de la «manipulación monetaria» sobre la economía nacional, en estas últimas décadas se ha impuesto una interpretación según la cual la moneda feble estimuló el crecimiento económico, tanto en Bolivia como en las regiones fronterizas. Interesante reflexión sobre ambas interpretaciones es Gustavo A. Prado Robles (1997: 299-327).

6 Varias son las obras sobre la figura y actuación de Santa Cruz; entre otras, por orden de publicación, ver Santa Cruz (1924), Crespo (1944), Escoban (1976), Parkerson (1984) y Querejazu Calvo (1996).

7 Estudios útiles sobre el caudillismo boliviano son, entre otros, los de Dunkerley (1992) y Peralta Ruiz e Irurozqui Victoriano (2000).

8 Frías llegó a Bolivia huyendo de la dictadura de Juan Manuel de Rosas, fue cónsul de dicho país en Chile y, más tarde, consejero del presidente Ballivián. Firme partidario de la salida de Bolivia hacia el Atlántico a través de los ríos orientales, abogó por un acuerdo con Paraguay y la pacificación de los grupos indígenas recurriendo a los misioneros. Un análisis del proyecto orientalista de Ballivián es Groff Greever, 1987.

9 Las medidas de 6 de agosto y 18 de noviembre de 1842 recogidas en Limpias Saucedo, 1942: 3-4, 16.

10 El mapa refleja las sucesivas reducciones territoriales sufridas por el país a lo largo de la historia. Una copia del «Mapa de la República de Bolivia» de los militares Juan Ondarza y Juan Mariano Mujía, y el cartógrafo Lucio Camacho, en Archivo Histórico de Límites (AHL), situado en Archivo de la Cancillería de Bolivia (ACCB). Bl-3, PL-8-6. Interesante estudio del mapa es Roux, s.a: 77-119. Las peripecias en torno a la financiación y edición del mapa Linares en Gumucio, 1988: 97-106. En estricto sentido, el primer mapa fue el levantado por F. Bertrés quien en 1843 publicó el «Mapa corográfico de la República de Bolivia con la topografía de las fronteras limítrofes. Mandado levantar por el Exmo. Sr. Presidente José Ballivián y formado por el Coronel de Ingenieros Felipe Bertrés, Director de la mesa Topográfica», en Pozo Cano, s.p.i.: 20 y mapas no 95 y 95 b.

11 Reglamento publicado en Archivo de la Comisaría Franciscana de Bolivia, (ACFB), V. VIII, no 91 y 92 (Tarata, 1916): 313-321, 355-356.

12 Concepto éste que se utilizó, frecuentemente, para designar los territorios periféricos ocupados por poblaciones no sometidas y en los que la presencia del Estado era escasa, sino nula. En este sentido el concepto trascendió la dimensión política (territorio limítrofe con los países vecinos) e incorporó la dimensión socioeconómica. Entre los escasos trabajos relativos al tema en la historia republicana ver Lavadenz, 1925 y el más genérico de Sanabria Fernández, 1958.

13 Cifra que no creo sea, siquiera, una especulación ilustrada, aunque el autor del Censo remita a las fuentes proporcionadas por Dalence en su trabajo de 1851 y «otros datos» recogidos por el Gobierno, en «Censo Jeneral de la Población de la República, formado en el año de 1854», que cifró la totalidad de habitantes entre los que se contaban los indígenas no sometidos, en 2 326 126 individuos, recogido en Aguirre, 1855, y en el que podemos observar que Cobija, Oruro y Potosí no tienen asignada población «salvaje».

14 Hay una cierta confusión en torno a cuál fue la extensión de la región cedida al Brasil, que según los autores oscila entre 100 000 Km2 y 450 000 Km2, diferencias relacionadas con la posición de las fuentes del Yavarí, errores sobre la latitud del Madera (demarcación colonial hispano-lusa), los confines del Purús, etc. Según los datos recogidos en Bolivia (2001) relativos a las cesiones territoriales efectuadas a lo largo de la historia republicana. Agradezco a Jean-Claude Roux la información relativa a este punto. Por el «Tratado de Amistad, Límites, Navegación, Comercio y Extradicción», o tratado López Netto-Donato Muñoz (27.03.1867), Bolivia obtuvo el libre acceso al Amazonas a cambio de la cesión de una parte de su territorio —la región inexplorada de la línea Madeira-Yavarí, incluyendo el curso completo del Madeira— al Brasil; ver Muñoz, 1868: 203-210.

15 Buena síntesis de los aspectos más significativos del período 1880-1930 en Klein, 1996: 161-196 y del mismo autor su trabajo de 1969; también Irurozqui, 1994. Por lo que se refiere a la política sobre las tierras de comunidad ver, entre otros, Platt, 1982; Langer, 1988: 59-95; Langer & Jackson, 1990: 9-32.

16 Hasta 1880 la explotación de la goma elástica estuvo localizada por un lado, en la región del bajo Mamoré-Iténez y, por otro lado, en un territorio localizado a medio camino entre Reyes y Cavinas. La expansión de esta segunda zona estaba absolutamente condicionada por el alto costo del transporte del caucho al Madeira en busca de los mercados exteriores.

17 En la década de los ‘80 el diferendo fronterizo afectó fundamentalmente a los territorios del sudeste, donde en función del uti possidetis de 1810, Bolivia pretendió tener derechos sobre el Chaco Boreal —que se extiende entre el Paraguay y el Pilcomayo— y el Central —que abarca el territorio ubicado entre el Pilcomayo y el Bermejo—. Por lo que se refiere a la región del noroeste, los conflictos fronterizos no se presentaron hasta fines del siglo XIX. Sin embargo, la preocupación por la defensa de la frontera apareció reiteradamente en los informes prefecturales y ministeriales al Congreso desde inicios de la década de 1880.

Table des illustrations

Titre Figura 1-Bolivia, 1859
Légende Fuente: Elaboración propia a partir de Roux, 2000: 61
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/8584/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 175k

© Institut français d’études andines, 2006

Licence OpenEdition Books

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search